Está en la página 1de 5

Análisis jurisprudencial Sentencia C-333 de 1996

Presentado por: Juan Cadavid

¿Cuáles son los argumentos presentados por el demandante en


su escrito de demanda?
La señora Emilse Angarita Palencia Cruz, incoa demanda de
inconstitucionalidad contra el artículo 50 de la Ley 80 de 1993, por
cuanto considera que dicha norma viola el artículo 90 constitucional. El
argumento de la señora Emilse Angarita Palencia Cruz, es que el artículo
90 constitucional establece el fundamento de la responsabilidad del
Estado: “el daño antijurídico”, y este “no depende de la legitimidad de la
conducta que despliegue el agente del Estado sino de la existencia de un
daño antijurídico imputable al Estado.”

Esto debido a que el artículo 50 de la Ley 80 de 1993, parte del


siguiente derrotero: “las actuaciones, abstenciones, hechos y
omisiones”, que es todo contrario al daño antijurídico, que no depende
del comportamiento de la entidad que causa el daño, sino de la simple
existencia del daño, y, sumado a lo anterior, si se tiene en cuenta el
derrotero del artículo 80 ibídem, también se haría omisión a los
regímenes de responsabilidad del Estado, en especial el del daño
especial, en el cual se presenta un daño antijurídico, mas no una
actuación antijurídica del Estado.

¿Cuál es el problema jurídico que resolvió la Corte


Constitucional?
La Corte Constitucional al analizar los argumentos planteados en la
demanda de inconstitucionalidad contra el artículo 50 de la Ley 80 de
1993, y, los argumentos de las intervenciones ciudadanas e
institucionales, llega al consenso de que no se puede plantear un solo
problema jurídico sino dos, los cuales son:

1.- ¿El artículo 90 de la Constitución Política consagra una cláusula


general de responsabilidad patrimonial del Estado, esto es, aplicable
tanto al campo contractual como extracontractual? Y,
2.- ¿Cuál es el alcance del concepto de daño antijurídico que
fundamenta la responsabilidad patrimonial del Estado? esto para poder
determinar, si es exequible o no, la norma acusada.

¿Cuáles son los fundamentos constitucionales de la


Responsabilidad Extracontractual del Estado?
El fundamento constitucional de la responsabilidad extracontractual del
Estado se basa en la cláusula general de responsabilidad del Estado
consagrada en el artículo 90 de la Constitución, dicha cláusula es, el
daño antijurídico.

Dicta la Corte Constitucional en la sentencia sub examine, para esta


Corporación el inciso primero del artículo 90 consagra la cláusula
general de responsabilidad patrimonial del Estado y comprende por
ende no sólo la responsabilidad extracontractual sino también el sistema
de responsabilidad precontractual (derivado de la ruptura de la relación
jurídico-administrativa precontractual) así como también la
responsabilidad patrimonial del Estado de carácter contractual.

¿Explicar el concepto de Daño Antijurídico?


El daño antijurídico a groso modo es aquel en el cual, una persona no
está en la obligación de soportar una carga o cargas, por consecuencia
de un daño antijurídico imputable a una acción u omisión del Estado.

Para la Corte Constitucional, el daño antijurídico ha sido entendido de la


siguiente manera: "la lesión de un interés legítimo, patrimonial o
extrapatrimonial, que la víctima no está en la obligación de soportar",
"el daño antijurídico puede ser el efecto de una causa ilícita, pero
también de una causa lícita. Esta doble causa corresponde, en principio,
a los regímenes de responsabilidad subjetiva y objetiva". De igual modo,
la Corte Constitucional se acoge a lo expuesto por el Consejo de Estado
al definir el daño antijurídico de la siguiente manera: La noción de daño
antijurídico es invariable cualquiera sea la clase (contractual o
extracontractual) o el régimen de responsabilidad de que se trate;
consistirá siempre en la lesión patrimonial o extrapatrimonial que la
víctima no está en el deber jurídico de soportar.

De acuerdo a lo anterior, el daño antijurídico se presenta pues, como


aquel menoscabo a los derechos e intereses de los particulares o de un
colectivo, por una acción u omisión del Estado, el cual, a su vez, implica
que el Estado deba reparar el daño al particular o colectivo. Esto,
teniendo en cuenta lo plasmado en el artículo 90 superior en su inciso
primero que establece: El Estado responderá patrimonialmente por
los daños antijurídicos que le sean imputables, causados por la
acción o la omisión de las autoridades públicas. (Negrilla fuera de texto)

¿Explique los siguientes conceptos: Conducta antijurídica y


responsabilidad contractual del Estado?
Por conducta antijurídica debe entenderse de conformidad a lo
establecido en el inciso primero del artículo 90 constitucional, las
acciones u omisiones de los agentes del Estado, que consuman un daño
antijurídico. Lo anterior se sintetiza en que, las actuaciones, ya sean de
carácter ilegitimas o legítimas de los agentes del Estado, conlleven a la
causación de un daño antijurídico (aquel que hace menoscabo a los
derechos e intereses de los particulares y que no están en la obligación
de soportar).

Ahora bien, por Responsabilidad Contractual del Estado, entiéndase


aquella responsabilidad patrimonial que tiene el Estado (art. 90
Constitución Política) a raíz de un contrato (Relación contractual entre el
Estado y particulares), por haber causado un daño antijurídico, esto
entendido desde la fuente constitucional del daño antijurídico
consagrada en el artículo 90 constitucional, en conjunto con las demás
normas de carácter legal, que regulan el tema contractual del Estado
con los particulares, tal como lo es la Ley 80 de 1993.

¿Qué decisión adopto la Corte Constitucional?


Declarar EXEQUIBLE la frase "las entidades responderán por las
actuaciones, abstenciones, hechos y omisiones antijurídicos que les sean
imputables y que causen perjuicio a sus contratistas" del artículo 50 de
la Ley 80 de 1993, con base en las consideraciones efectuadas en la
parte motiva de esta sentencia.

Lo anterior se simplifica en que fue declarado exequible


condicionalmente el artículo 50 de la Ley 80 de 1993, toda vez, que se
entienda que lo establecido en dicho artículo no es la única base o
sustento de la responsabilidad contractual del Estado, sino, que dicho
artículo debe ser entendido con base en el artículo 90 constitucional.

¿Está de acuerdo o no con la decisión adoptada? (El estudiante


debe explicar su respuesta).
Con base en el resuelve de la Corte Constitucional, que se sintetiza en el
siguiente tenor: Declarar EXEQUIBLE la frase "las entidades
responderán por las actuaciones, abstenciones, hechos y omisiones
antijurídicos que les sean imputables y que causen perjuicio a sus
contratistas" del artículo 50 de la Ley 80 de 1993, estoy de acuerdo,
toda vez que las actuaciones, abstenciones, hechos y omisiones
antijurídicas, que expresamente se consagran en la norma acusada,
como dicta la Corte Constitucional en la sentencia Sub Examine, no
contraría, ni mucho menos viola lo establecido en el inciso primero del
artículo 90 constitucional que prevé: El Estado responderá
patrimonialmente por los daños antijurídicos que le sean imputables,
causados por la acción o la omisión de las autoridades públicas. Lo
anterior por las siguientes razones:

1.- No hay dicotomía, contradicción, entre los verbos establecidos en el


artículo 50 de la Ley 80 de 1993 (actuaciones, abstenciones, hechos y
omisiones antijurídicas) con los establecidos en el artículo 90
constitucional (Acción y omisión). Otrora, los establecidos en el artículo
50 de la Ley 80 de 1993, son subsumidos por los del artículo 90
superior, por ende, no hay contradicción, ni mucho menos violación.

2.- La Corte especifica que dicha norma no debe ser entendida como
excluyente de la aplicación directa del artículo 90 de la Carta al ámbito
contractual. Además, el artículo 90 es amplio, pues establece la
responsabilidad patrimonial del Estado, ya sea contractual o
extracontractual. Y,
3.- Como en la parte motiva, concluye la Corte: el artículo 50 de la Ley
80 de 1993 no constituye el fundamento único de la responsabilidad
patrimonial del Estado en el campo contractual, por lo cual el artículo 90
de la Constitución es directamente aplicable en este campo.