Está en la página 1de 4

Lenguaje y comunicación

PROCESOS INTEGRADORES DEL PENSAMIENTO

Los procesos integradores del pensamiento son operaciones mentales que decodifican información
proporcionada mediante métodos que facilitan el aprendizaje y el estudio. El proceso integrador
ayudará a desarrollar el razonamiento inductivo o deductivo de una persona al momento de entender
el mundo que le rodea. El análisis, la síntesis y la evaluación integran estas operaciones del
pensamiento. Los tres procesos integradores permitirán comprender un objeto, un hecho, una
lectura, una ponencia o cualquier tipo de evento comunicacional, descomponiéndolo en sus partes,
integrándolas en un nuevo producto o creación y emitiendo juicios de valor con base en parámetros
establecidos. Es posible realizar estos procesos integradores a partir de la comprensión lectora de un
texto en sus niveles descriptivo, interpretativo y valorativo.

Análisis

El análisis es un proceso integrador que descompone a un objeto o situación en sus partes a raíz de
un objetivo previamente planteado (nivel descriptivo-literal). Es decir, para realizar esta operación
hay que establecer un criterio de análisis que permita identificar, clasificar y relacionar las
características de un fenómeno.

Según Velázquez (2013), el análisis implica el proceso de descomposición mental del todo en sus
partes o elementos más simples, a fin de conocer su estructura, así como la reproducción de las
relaciones de dichas partes, elementos y propiedades. Es la capacidad para distinguir y separar las
partes de un todo, hasta llegar a conocer sus principios o elementos. Para ello, el estudiante debe
identificar los elementos del objeto a analizar; determinar los criterios de descomposición del todo;
relacionar dichos elementos y reproducir las relaciones.

El análisis permite el desarrollo de habilidades del pensamiento lógico para demostrar capacidades,
pensar ordenadamente, razonar, comparar, deducir y construir conocimiento. El análisis separa por
criterios la relevancia de la información dada para poder comprender a profundidad un objeto,
hecho o fenómeno. Por ende, es importante establecer con claridad los objetivos del análisis porque
ayudarán a establecer criterios para seleccionar la información relevante y organizarla en la
construcción de la síntesis.

Para realizar un análisis debemos seleccionar el objeto o hecho que queremos analizar y establecer
un objetivo teniendo claro por qué o para qué haremos este ejercicio. A continuación es preciso
seleccionar el tipo de análisis que queremos aplicar (análisis de partes, análisis de usos y funciones,
análisis de cualidades, análisis de relaciones), esto dependerá de nuestro objetivo inicial pues solo
este criterio nos permitirá seleccionar la mejor opción. Habiendo definido estos puntos procedemos
a descomponer el objeto hasta agotar todas sus partes, para ello podemos elaborar una lista simple o
un listado relacional.
Lenguaje y comunicación
Síntesis

La síntesis es la operación del pensamiento que integra las partes previamente separadas para
formar un todo significativo (nivel interpretativo-inferencial). La síntesis se refiere a la composición
de un todo por reunión de sus elementos. Esta construcción se puede realizar uniendo las partes,
fusionándolas u organizándolas de diversas maneras (Bajo, 2004). En este proceso integrador, el
estudiante debe tener la capacidad de inferir o interpretar lo que el conjunto de partes separadas
significan o pueden significar según su conocimiento previo o acercamiento al objetivo de estudio.
Compone organizadamente las partes de un tema determinado y sus relaciones, construyendo
justificadamente un todo coherente y diferente. Existen dos tipos de síntesis:

 Síntesis Cerrada: El autor solo puede incorporar las partes, elementos o relaciones


que dispone para elaborar el producto final.

 Síntesis Abierta: El autor, además de los elementos que dispone, puede incorporar


conceptos, inferencias o suposiciones de su propia creación para buscar lo que se propone,
es decir, puede añadir información a su alcance para elaborar su síntesis.

La capacidad de análisis y síntesis permite conocer más profundamente las realidades con las que el
ser humano se enfrenta, simplifica su descripción, descubrir relaciones aparentemente ocultas y
construir nuevos conocimientos a partir de otros que ya poseía.

Evaluación

La evaluación es un proceso reflexivo que ayuda a emitir juicios de valor, desarrollar el


pensamiento crítico y permite tomar decisiones fundamentadas en criterios de valoración respecto a
un objeto, hecho o fenómeno (nivel crítico-valorativo). La evaluación no significa exponer un
comentario aprobando o desaprobando sin argumentos. Este proceso integrador plantea criterios de
evaluación que comparan una situación real con la situación ideal que el autor anhelaba para a partir
de ello, dar su opinión.

La evaluación es un proceso de análisis estructurado y reflexivo, que permite comprender la


naturaleza del objeto de estudio y emitir juicios de valor sobre el mismo, proporcionando
información para ayudar a mejorar y ajustar la acción educativa. (…) La Evaluación es el proceso de
identificar, obtener y proporcionar información útil y descriptiva acerca del valor y el mérito de los
momentos de la planificación, la realización y el impacto de un objeto determinado, con el fin de
servir para la toma de decisiones, solucionar los problemas de responsabilidad y promover la
comprensión de los fenómenos implicados. (Foronda, 2007)

La evaluación busca que el estudiante identifique, clasifique y relacione según un criterio adecuado
todas las características relevantes, tanto cuantitativas como cualitativas, de un fenómeno o proceso
para presentar conclusiones y proponer relaciones entre realidades análogas en un contexto más
amplio. Una evaluación se realiza a partir de los siguientes planteamientos:

1. Fijar el propósito de la evaluación.


2. Describir la situación deseada o ideal.
3. Definir los criterios de comparación o de evaluación.
4. Describir el objeto o situación a evaluar, tal como se observa en la realidad.
Lenguaje y comunicación
5. Comparar la situación ideal con la evaluada, tomando en cuenta los criterios establecidos.
6. identificar semejanzas o discrepancias para emitir juicios de valor.
7. Verificar el proceso y el producto.

Aplicación

Los procesos integradores del pensamiento están presentes en nuestra vida cotidiana aunque no lo
notemos o los utilicemos con todo el detalle que aquí hemos descrito, sin embargo, a la hora de
tomar cualquier decisión por mínima que parezca, analizamos diversos factores, hacemos una
interpretación de nuestro análisis y tomamos una decisión. Al final del día evaluamos si esta
decisión se apegó a la situación ideal que nos habíamos planteado o si la misma distó ampliamente
de la realidad a la que nos enfrentábamos entonces.

Para evidenciar mejor la forma en que los procesos integradores operan en nuestra vida, veamos un
ejemplo:

Objetivo: emitir un diagnóstico médico a partir de la sintomatología del paciente.


Criterios de análisis Síntesis
(Descomponer) (Integrar)
Edad: Niño de 3 años y 6 meses. Paciente pediátrico
Temperatura corporal: Sensación de calor y Fiebre de 39°
sofoco, manos y pies fríos, estómago y frente
muy calientes.
Aspecto de la piel: Puntitos rojos en brazos, Prurito
piernas y mejillas, acompañado de picor y
sensación quemante.
Dolores: Dolor de cabeza a distintas horas del Cefaleas intermitentes
día, sobre todo en la noche.
Pequeñas heridas en la boca. Aftas orales
Secreciones: Abundante flujo nasal. Congestión nasal
Evaluación
(Emitir una opinión)
Situación ideal Situación real

Paciente pediátrico escolarizado con historial de Paciente pediátrico de 3 años y 6 meses que
buena salud, ninguna enfermedad prexistente. convive con niños de su edad en las aulas de
clases. Presenta fiebre, prurito, cefaleas, aftas
orales y congestión nasal.

Diagnóstico: Infección viral estacionaria inclasificable que no reviste gravedad, se otorga


incapacidad de 3 días para evitar casos de contagio entre sus compañeros de aula.

Tratamiento en casa con medicamentos antipiréticos y antihistamínicos durante 5 días. En caso de


dolor suministrar jarabe.

Cita de control: Al finalizar la incapacidad médica.

REFERENCIAS:
Lenguaje y comunicación
Calle M., Remolina N., y Velásquez B. (2013) Habilidades de pensamiento como estrategia de
aprendizaje para los estudiantes universitarios. Revista de investigaciones UNAD. Volumen 12.
Número 2.

Campirán A., y Guevara G. (1999). Habilidades de pensamiento crítico y creativo. México:


Colección Hiper-Col,U. V.

Foronda Torrico, J., y Foronda Zubieta, C. (2007). La evaluación en el proceso de aprendizaje,


perspectivas, (p. 15-30).

Universidad Politécnica de Madrid. (s.f.). Innovación educativa. Obtenido de


https://innovacioneducativa.upm.es/competencias-genericas/formacionyevaluacion/analisisSintesis