Está en la página 1de 5

La profesión contable y su internacionalización.

Resumen

Existe un problema de carácter ético en el ejercicio profesional del contador


público, en el cual interactúan diferentes agentes, entre ellos, encontramos en primera
instancia, el profesional contable quien ha olvidado el juramento que realizó al recibir su
título como profesional. En segundo lugar, están los empresarios que dan poca importancia
a los beneficios que brinda este profesional dentro de sus compañías limitándolo a ser un
simple llevador de cuentas que genera informes para efectos fiscales, que satisface las
necesidades de sus contratistas sin importar si atenta los principios que rigen su profesión.
Un tercer agente la sociedad que ha degradado al profesional obligándolo a obtener
mayores ingresos sin importar los costos que le permitan posicionarse en un lugar de la
sociedad, por lo cual se puede observar que la ética del contador público en si es un
problema social ya que se encuentra involucrados todos los agentes que constituyen la
sociedad.

Palabras clave: ejercicio profesional, credibilidad, fe pública, principios éticos,

Es importante que todo Contador Público que ejerza sus funciones, tenga muy claro a lo
que se expone al infringir las normas. Quizás muchas veces se hace para darle gusto a
personas que no tienen nada que ver con ejecución de la profesión pero que en un momento
dado causan daño tanto a los Contadores Públicos como a las empresas, ya que éstas, tarde
o temprano se van a ver en serios aprietos económicos por multas, sanciones, iliquidez etc.

La Ley 43 de 1990 en su Capítulo IV, Título I, establecen los principios que constituyen el
fundamento esencial para el desarrollo de normas sobre ética de la contaduría:

✓ Integridad: Rectitud, probidad, honestidad, dignidad y sinceridad.


✓ Objetividad: Imparcialidad.
✓ Independencia: Criterio.
✓ Responsabilidad: Cumplimiento.
✓ Confidencialidad: Leal y autenticidad, Secreto Profesional.
✓ Observaciones de las disposiciones normativas: Legalidad.
✓ Competencia y actualización profesional: Idoneidad.
✓ Difusión y colaboración: Desarrollo, superación y dignificación de la profesión.
✓ Respeto entre colegas: Sinceridad, buena fe y lealtad hacia los colegas.
✓ Conducta ética: Función social enmarcada en la moral universal.

La profesión de Contador Público puede ser ejercida tanto en el sector público o


privado, ya que es una profesión liberal, que brinda un campo muy amplio de aplicación,
pero a pesar de esa libertad el contador no puede desconocer su responsabilidad social, por
ello sus actuaciones deben ser bajo normas y/o principios, obrando siempre bajo la
legalidad. Hoy en día nos encontramos con una sociedad degradada porque una gran
mayoría de personas no atienden a las normas mínimas de convivencia y la falta de valores
en muchos casos se hace evidente en el desempeño diario de nuestros profesionales en las
diferentes áreas, lo que repercute en la actualidad en grandes escándalos de corrupción. Así
las cosas, resulta inaplazable para los diferentes profesionales la aplicación de normas
éticas al ejercer cualquier trabajo independiente de la profesión y del sector en el que se
encuentren laborando.

La profesión contable, es un elemento indispensable para el Estado, porque a través de


la cuantificación de hechos económicos, brinda las herramientas e información necesaria
para determinar y analizar variables de los diferentes actores económicos que afectan las
finanzas públicas o la “hacienda pública”, por ello, no se debe desconocer la importancia
que tiene la contabilidad en la relación Estado-economía, es allí donde viene a tomar mayor
relevancia el rol del Contador Público, por la gran responsabilidad social que implica el
desarrollo de la profesión contable junto con la ética profesional.

La credibilidad en que descansa la confianza pública es producto del seguimiento y


apego a normas éticas que relievan los valores, proyectando una imagen seria en quien
obtiene la primera y cumple con las segundas. La comunicación de ésta se hace a través del
ejemplo, constituyendo garantía de información veraz, completa, oportuna, confidencial.
Solamente así cumpliremos también con la obligación de contribuir al logro de una
sociedad mejor, a la reconstrucción de una sociedad a quien se le rinde fe pública por
expresa delegación del Estado.

Ante los problemas de corrupción que existen en las empresas de los países
latinoamericanos, y en el caso particular de Colombia, es necesario analizar, desde la
apreciación de egresados y empleadores, la propuesta formativa de la academia, así como
los requerimientos de formación que el mercado laboral de Colombia necesita del contador
público. A la ética aplicada le precede la ética como filosofía moral, la cual requiere de una
fundamentación racional a fin de generar principios que puedan luego ser aplicados en la
vida cotidiana. En la mayor parte del mundo el ejercicio de la contabilidad se rige, además
de las normas técnicas, por normas éticas que contemplan una serie de principios que
suponen una garantía del comportamiento moral de los profesionales. Sin embargo, se
presentan aún fallos morales en el ejercicio de los contadores, tal como se evidencia en
conocidos casos internacionales. Este artículo reflexiona sobre la idea según la cual no se
ha realizado una fundamentación ética que permita derivar normas prácticas de los asuntos
morales vinculados a la contabilidad, y presenta algunas teorías cuyos fundamentos podrían
vincularse a la ética de los profesionales contables. El estudio empírico analítico, de tipo
descriptivo, permite evidenciar que el contexto solicita, más que profesionales con
excelentes conocimientos, destrezas y habilidades, un contador público que cuente con una
sólida formación ética, por lo cual se realiza una reflexión crítica del papel de la ética

Ruth Alejandra Patiño, profesora de la Universidad Santo Tomás y de la FCE UN, en


concordancia con la postura del profesor Ariza, destacó la ausencia de los contadores
públicos en los debates y análisis sobre temas de corrupción que ocurren en el país.
“La evasión y elusión tributaria son prácticas poco estudiadas en Colombia en el ámbito
académico y deberíamos prestarle atención, porque siempre que existe un fraude hay un
contador público de por medio, algo que nos imprime un sello negro. ¿El contador qué
retos tiene frente a esto? Vemos que fallamos por falta de acción en un tema tan
importante”, enfatizó la académica.
Para la profesora Patiño, una de las razones por la que los contadores públicos no tienen
una voz fuerte es que su preparación académica puede estar fallando en varios aspectos.
Según su última revisión (con corte al 26 de febrero de 2016), en el país existen 341
programas de Contaduría, una oferta grande en la que se encuentra de todo, desde
currículos de muy alta calidad hasta aquellos de dudosa reputación.

“Existen algunos con fortalezas técnicas, otros con componentes humanistas, pero en
general uno observa que los cursos están muy alejados del contexto, o se dictan por
profesionales que no conocen la actividad contable. Además, existen muchos programas
nocturnos y uno se pregunta si esos egresados adquieren las mismas capacidades como
aquellos que hicieron un pregrado en la U.N.”, cuestionó la experta de la Santo Tomás.

Por último, Gabriel Rueda Delgado, contador público de la U.N., en su intervención expuso
que el papel de la información contable, en un escenario de posconflicto, es generar
mecanismos de diálogo social, deliberación y construcción de nuevas condiciones
económicas. Ese, en su opinión, es el mayor reto de los contadores públicos del país, lo que
demandará una profesión más dada a la convergencia y a desafiar el modelo económico
predominante.

Se puede concluir que el contador público posee inherente a sus funciones la


responsabilidad de guardar los principios éticos que rigen su profesión para lo cual es
necesario que todos los agentes que hacen parte de la formación de este profesional
cumplan con la parte que ha ellos corresponde, dado que este desempeña sus actividades
dentro de las sociedades y para la sociedad.

Gualtero (2011) explica de manera práctica el sentido de la ética en la vida de cada persona
“La ética no es un chip que nos implantan en el cuerpo, ni una programación que nos
imponen al nacer. La ética es parte de la formación constante, y el conservarla debe ser tan
importante como el respirar” (p.47). Lo cual deja a la vista que la ética no es algo que se
puede separar del ejercicio de la profesión, es inseparable, es indisoluble. Es necesario que
se mire atrás y se inicie un proceso de recuperación de los valores éticos que deben rodear
el actuar de una persona en la sociedad en especial en el ejercicio de las profesiones,
permitiendo así el desarrollo adecuado de la misma y cumplir su propósito siendo útil a la
sociedad. Es necesario que el contador público ocupe su lugar y comience por orientar
todas sus acciones a realizar un trabajo integro de la manera como fue preparado para
hacerlo, entendiendo de que sus acciones ocasionan el deterioro de su profesión, de las
empresas para las cuales trabaja y para la sociedad.

ANTONIO MANCILLA B.
Modelos de Regulación Contable Pública.
Contaduría Pública.

Referencias

✓ Hernández, J. (2010). La Ética Profesional, ¿Un Problema Ético Del Contador


Público? Revista Centro de Investigación de Ciencias Administrativas Y Gerenciales,
Vol. 7 Edic. 1, P74- 89.

✓ Gualtero, G. N. (2011). La deificación del dinero en contravía de la integridad de la


profesión contable. Revista Activos, 16 y 17, 35-50.

✓ Cardona, J., & Zapata, M. (2005). Educación contable: Antecedente, actualidad y


prospectiva. Bogotá: Universidad de Antioquia, ASFACOP.

✓ Bermúdez, H. (2009). Los retos que la profesión contable colombiana le plantea a su


academia. En Memorias I Encuentro Nacional de Profesores de Contaduría Pública [pp.
11-14]. Bogotá: Corcas Editores.

También podría gustarte