Está en la página 1de 9

EXODO 34: 5-10


Y Jehová descendió en la nube, y estuvo allí con él, proclamando el nombre de
Jehová.

Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: !!Jehová! !!Jehová! fuerte,
misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad;

que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el
pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado; que visita la
iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera
y cuarta generación.

Entonces Moisés, apresurándose, bajó la cabeza hacia el suelo y adoró.

Y dijo: Si ahora, Señor, he hallado gracia en tus ojos, vaya ahora el Señor en
medio de nosotros; porque es un pueblo de dura cerviz; y perdona nuestra iniquidad
y nuestro pecado, y tómanos por tu heredad.
10 
Y él contestó: He aquí, yo hago pacto delante de todo tu pueblo; haré maravillas
que no han sido hechas en toda la tierra, ni en nación alguna, y verá todo el pueblo
en medio del cual estás tú, la obra de Jehová; porque será cosa tremenda la que yo
haré contigo.
INIQUIDAD
 ¿Que es la Iniquidad?
Etimológicamente hablando Iniquidad es todo lo que está torcido, es decir, lo que se tuerce del
diseño perfecto y de la rectitud que Dios tiene para nuestras vidas.
Inicia con Luzbel cuando el tuerce sus pensamientos, alejándose y desalineándose de la voluntad
de Dios y de sus diseños. Es en esos momentos que entra la iniquidad y se convierte en la
semilla diabólica por donde todo el mal se origina

Ezequiel 28: 15-18


15 
Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad.

A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de
16 

Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector.

Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por
17 

tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti.

Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué
18 

fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran.

Aquí vemos claramente cómo lucifer trata de pervertir los diseños de Dios. Ha entrado en su
corazón la iniquidad, la palabra de Dios dice: "Hasta que se halló en ti maldad"
Maldad=Iniquidad
Y desde ese momento Satanás es arrojado con una simiente o semilla que tratará de transferir.
Con toda su sed de venganza y su deseo de ser adorado y ser como Dios tratará de apoderarse
de la tierra y destruir la creación de Dios.
El primer Adán desobedeció y torció los caminos y la voluntad perfecta de Dios, así que recibió de
parte de Satanás esa semilla de iniquidad. A partir de ese momento todo ser humano que nace,
desde la concepción recibe esa semilla o simiente de iniquidad.
Es transferida en el hombre desde su nacimiento, y va a impregnar el espíritu y el corazón del
hombre con pensamientos e intenciones que se oponen a la justicia, a la verdad y al amor de
Dios y todo lo que él es. Se origina en el espíritu e invade el alma y el cuerpo, como un lodo que
lo ensucia todo.
Esta es la principal puerta de legalidad que tiene el imperio de Satanás sobre la vida de cualquier
ser humano (sea creyente o no) y es donde engarza las maldiciones que vienen de nuestros
ancestros.
La semilla de iniquidad tampoco reconoce tiempo para germinar, lo puede hacer en la niñez,
juventud, adolescencia, o aún en la vejez

 El hombre es un ser tripartito 1 Ts 5: 23


LBLA
Y que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y que todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado
irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.
DHH
Que Dios mismo, el Dios de paz, los haga a ustedes perfectamente santos, y les conserve todo su ser, espíritu, alma y
cuerpo, sin defecto alguno, para la venida de nuestro Señor Jesucristo.
NTV
Ahora, que el Dios de paz los haga santos en todos los aspectos, y que todo su espíritu, alma y cuerpo se mantenga
sin culpa hasta que nuestro Señor Jesucristo vuelva
Así como la herencia biológica se hereda en el ADN y esta herencia va a determinar nuestros
aspectos físicos, tales cómo: de qué color serán nuestros ojos, nuestra piel nuestro cabello etc.
Así también como seres espirituales tenemos un ADN espiritual que determinará toda la carga
espiritual que tendremos. La herencia espiritual se hereda en el espíritu del hombre.

Ezequiel 37;3 -6

Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes.

Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová.

Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis.
Hebreos 4:12
12 
Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma
y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón

 La Biblia hace claramente una diferencia entre iniquidad, pecado y rebelión


Éxodo 34: 6 – 10
5 Después, el SEÑOR descendió en una nube y se quedó allí con Moisés; y proclamó su propio nombre, Yahveh.
6 El SEÑOR pasó por delante de Moisés proclamando:
«¡Yahveh! ¡El Señor! ¡El Dios de compasión y misericordia! Soy lento para enojarme
    y estoy lleno de amor inagotable y fidelidad.

Yo derramo amor inagotable a mil generaciones, y perdono la iniquidad, la rebelión y el pecado.
Pero no absuelvo al culpable, sino que extiendo los pecados de los padres sobre sus hijos y sus nietos;
toda la familia se ve afectada, hasta los hijos de la tercera y cuarta generación».

'Dios visita la iniquidad hasta la tercera y cuarta generación" esto nos habla de una herencia que
va pasando de generación en generación, es la semilla que Satanás ha colocado en el espíritu
del hombre, es:
 Herencia de iniquidad
Salmos 51: 5
He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre.
LBLA
He aquí, yo nací en iniquidad, y en pecado me concibió mi madre
Jeremías 17: 1
El pecado de Judá escrito está con cincel de hierro y con punta de diamante; esculpido está en la tabla de su corazón,
y en los cuernos de sus altares,

Soy un espíritu y recibo una herencia espiritual donde está contenido todo lo que está torcido de
mis antepasados. Los pecados de mis padres, de mis abuelos, de mis tatarabuelos, etcétera.
Así que el espíritu del hombre está contaminado, no importa si ya es hijo de Dios. La iniquidad
debe purgarse (purificación o limpieza) de todos los hijos de Dios o de lo contrario se mantendrá
en el interior del espíritu.

 Todo creyente debe limpiar o purificarse de la iniquidad


2 Corintios 7: 1
Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu,
perfeccionando la santidad en el temor de Dios.
Aquí vemos con claridad el apóstol Pablo está hablando de contaminación no solamente en la
carne sino también en el espíritu. Es precisamente esta contaminación la que Satanás usará
como derecho legal para traer toda clase de males y angustias y enfermedades a las personas,
aún también a los hijos de Dios.
Ahora el problema no solamente será el diablo sino también Dios. Ya que la justicia es totalmente
opuesta a la iniquidad y está atraerá los juicios de Dios constantemente.
La justicia tiene como parte de su esencia juzgar todo lo que se opone a ella. Tanto la justicia
como la iniquidad son fuerzas opuestas que atraen las cosas del reino al que pertenecen.

Mateo 6: 33
Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todas estas cosas os serán añadidas.

La justicia es una fuerza de atracción que atrae todas las cosas que pertenecen al reino de Dios.
Asimismo, la iniquidad atrae todas las cosas que pertenecen al reino de Satanás. Si no purgamos
la iniquidad de nuestro espíritu esta va a determinar nuestro destino, nuestro comportamiento y
las cosas que nos acontecen.

 Sustancia
La iniquidad al igual que la fe es una sustancia (es la esencia de un cuerpo, el componente
principal). En el mundo espiritual existen sustancias. La iniquidad que es una sustancia va a
permear (pasar a través de, o atravesar) nuestro espíritu, alma y cuerpo, para llevarnos a ser
iniquidad.
Va a determinar nuestros pensamientos, nuestras emociones y sentimientos, nuestra conducta,
nuestros órganos y cuerpo.

 La iniquidad va a bloquear nuestros sentidos espirituales


Como seres espirituales que somos tenemos sentidos espirituales.
el espíritu es un sistema tremendamente complicado y maravilloso que tiene oídos, ojos, gusto,
tacto y olfato espiritual. Pero esta sustancia lodosa negra oscura Qué es la iniquidad bloquea
estos sentidos para no escuchar, ni ver, ni sentir a Dios.

Salmo 58: 3 - 5
Se apartaron (enajenación: pérdida transitoria de la razón o los sentidos) los impíos desde la matriz; Se descarriaron
hablando mentira desde que nacieron.
Veneno tienen como veneno de serpiente; Son como el áspid sordo que cierra su oído,
Que no oye la voz de los que encantan, Por más hábil que el encantador sea.

Aquí vemos que desde el nacimiento y mucho antes en la matriz ya se habían descarriado. Este
lodo espiritual está impidiendo que la persona pueda oír y entender el mensaje de salvación por
más hábil que El predicador sea.

Pero tristemente esto no solamente les sucede a los impíos refiriéndome en este caso a los que
no han conocido a Dios. Sin embargo, en este pasaje cuando habla de la palabra impío se refiere
también a todos aquellos que no han purificado su espíritu de iniquidad. Hay muchos hijos de
Dios que nunca han escuchado la voz de su padre o que piensan que ya Dios no habla en estos
tiempos. Pero, Dios quiere hablarnos
Juan 10: 27
Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen

Todos tenemos la habilidad de oír en el mundo espiritual. No es el diseño de Dios que podamos
oír la voz de Satanás y que no podamos escuchar la voz de él.

 Dios quiere manifestar su gloria a todos sus hijos


Cuando Moisés le pedía a Dios que le mostrará su gloria, Dios le contesta quiero que entiendas
que yo soy misericordioso y piadoso. Pero tengo que tratar con la iniquidad, la rebelión y el
pecado de mi pueblo.
En estos tiempos Dios quiere manifestar su gloria a su iglesia, pero tenemos que tratar con la
iniquidad, la rebelión y el pecado porque la gloria de Dios viene acompañada de su justicia. Y la
justicia de Dios innegablemente visita la iniquidad juzga la iniquidad hasta la tercera y cuarta
generación.

¿Sabías que es la voluntad de Dios que todo creyente mire el rostro de Dios a cara descubierta?
Hay una forma de ver el rostro de Dios y es a través de Jesucristo.
Algunos piensan que no es posible porque la escritura dice que nadie ha visto el rostro de Dios y
ha vivido esto se lo dijo Dios a Moisés después de que Moisés había pasado 40 días mirando el
rostro de Dios a cara descubierta. Lo que sucede es que hay diferentes niveles de la gloria de
Dios.

Juan 14: 19
Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis

 Nosotros los hijos de Dios podemos ver el reino de Dios


Esto fue lo que le dijo Jesús a Nicodemo.
Pero Satanás con esa sustancia lodosa ha bloqueado nuestros ojos espirituales para que ya no
podamos ver el mensaje del evangelio donde se nos revela la gloria y el rostro de Dios, es por
eso que muchos hijos de Dios no pueden entender la palabra de Dios, sino que les adormece.

Segunda de Corintios 3: 16 - 18
16 
Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará.
17 
Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.
Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de
18 

gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.

Adán era semejante a Dios, nosotros no nacimos semejantes a él es necesario que lo miremos
cara a cara en su gloria y esta Gloria nos transforme a su imagen.
Ver a Dios es parte de nuestra herencia espiritual y es necesario para que seamos transformados
de Gloria en gloria para que seamos transformados a su imagen.
La iniquidad no solamente afecta nuestros ojos y oídos espirituales y nuestros sentidos,
sino que también va afectar nuestro cuerpo y nuestra alma

¿CÓMO NOS DESHACEMOS DE LA INIQUIDAD?


1. Determinación
Para resolver el problema de la iniquidad debemos entrar en un proceso con Dios, pues no se
resuelve diciendo: "-Dios, perdóname por mis pecados-" esto es muy vago y muy general y Dios
en su palabra nos enseña a ser muy específicos, a tratar con cuidado y tiempo los asuntos
espirituales.
Job 11:13-15
13 Si tú dispusieres tu corazón, Y extendieres a él tus manos;
14 Si alguna iniquidad hubiere en tu mano, y la echares de ti, Y no consintieres que more en tu casa la injusticia,
15 Entonces levantarás tu rostro limpio de mancha, Y serás fuerte, y nada temerás...

Ezequiel 18:14-17
14 Pero si éste engendrare hijo, el cual viere todos los pecados que su padre hizo, y viéndolos no hiciere según ellos;
15 no comiere sobre los montes, ni alzare sus ojos a los ídolos de la casa de Israel; la mujer de su prójimo no violare,
16 ni oprimiere a nadie, la prenda no retuviere, ni cometiere robos; al hambriento diere de su pan, y cubriere con
vestido al desnudo;
17 apartare su mano del pobre, interés y usura no recibiere; guardare mis decretos y anduviere en mis ordenanzas;
éste no morirá por la maldad de su padre; de cierto vivirá.

Quiere decir claramente que es decisión propia caer en los mismos errores de nuestros padres o
apartarnos para no cometer los mismos pecados. Es claro que cada cual morirá por su propia
maldad. El Señor nos hace responsables a cada uno de nuestras elecciones y nuestras
decisiones. 
2. Obedezca la Palabra de Dios y viva una vida justa
3. Busque una relación genuina con el Padre, con Jesus y con su ES
4. Tema a Dios y deje de practicar el pecado
5. Congréguese. Cuando uno deja de congregarse se enfría y se seca nuestra vida

Poder Generacional
Max Jukes nació en 1700, fue ateo, aunque creció en una familia cristiana, se reveló y se
transformó en ateo y, se casó con una mujer de mala reputación. De sus 1200
descendientes, 310 fueron vagabundos y murieron en miseria; 440 arruinaron su vida y
acabaron en bancarrota; 130 fueron a la cárcel, 7 por asesinato. La sentencia promedio
fue de 13 años de prisión. 600 fueron alcohólicos
60 eran ladrones habituales, 190 eran prostitutas, y 20 fueron traficantes que aprendieron
del oficio mientras estaban en prisión.
La descendencia de Jukes le costó al estado de Nueva York un millón doscientos
cincuenta mil dólares de pérdida.
Jonathan Edwards, nació en 1703, era contemporáneo Jukes. Fue un predicador de la
palabra, hombre de Dios que se casó con una mujer también cristiana. Él tenía 24 y ella 17
al casarse cuando consagraron su matrimonio a Dios. De sus 1394 descendientes, 300
fueron ministros, 100 famosos misioneros, y otros predicadores destacados y profesores
de teología, 295 de ellos se graduaron en la Universidad, de los cuales 13 fueron rectores
de la Universidad, 75 fueron profesores, 60 autores de literatura clásica; 3 senadores de
Estados Unidos, 3 gobernadores estatales y otros fueron enviados como embajadores a
países extranjeros, 30 jueces, 100 abogados (uno fue el decano de una excelente facultad
de derecho); 56 practicaron la medicina (uno de ellos fue el decano de una facultad de
medicina); 75 fueron oficiales del ejército; otros ochenta desempeñaron algún tipo de
cargo público, de los cuales 3 fueron alcaldes de grandes ciudades, 14 presidentes de
universidades, uno fue el contador del Tesoro Nacional y otro fue vicepresidente de los
Estados Unidos.
Su descendencia no le costó a Estados Unidos sino que aportó al crecimiento y el
desarrollo durante su vida.
ORACION
  
Padre Adonay, Rey del Universo, que eres misericordioso y escuchas la oración de tus hijos que
creen en Ti, en Tu poder y en Tu Gloria. Te ruego pongas atención a esta súplica que tus siervos
y siervas te piden con humildad por medio de Tu Hijo Jesus. Padre Altísimo Omnipotente
clamamos por medio del sacrificio de Tu Hijo amado Jesus que deshagas y arranques el yugo
hereditario de la pobreza espiritual y material que llevamos y que no permite que podamos
disfrutar de esa vida abundante que fue la promesa de Yeshúa el Mesías.

Padre tú eres el JIREH, Tú eres El proveedor. Ábrenos la ventana de los cielos, y derrama sobre
nosotros Tu bendición hasta que sobreabunde. Reprende también al devorador, para que no
destruya el fruto de la tierra, ni de la vid, ni del campo, ni de nuestro trabajo, o por nuestro
esfuerzo, ni que destruya cualquier recurso necesario para lo que hemos sido llamados a hacer, o
para cumplir la voluntad tuya sin impedimentos físicos ni espirituales.
No nos arruine! ¡No nos detenga! ¡No nos paralice más!

Padre te pedimos que envíes a tus ángeles guerreros para librar esta batalla a favor nuestro y
obren muy eficazmente contra todo obstáculo, traba dificultades, bloqueos, impedimentos de
cualquier índole que nos impide recibir todas las bendiciones de abundancia y prosperidad
material y espiritual. Padre confieso que yo y mis antepasados hemos pecado contra tí desde los
días de nuestros padres pues nos apartamos de tus leyes, de tus mandamientos. No hemos
obedecido tu Palabra y no la guardamos. Y hemos dejado de lado al único Dios grande y
verdadero. Todos sin excepción hemos sido malos, rebeldes, desobedientes e incrédulos. Te pido
perdón en nombre mío y de mis ancestros por poner el dinero o los bienes en el lugar de Dios,
por confiar en ellos y por cualquier apego desordenado al dinero y a los bienes materiales.

Te pido perdón en nombre mío y de mis ancestros por el involucramiento en el ocultismo. Te pido
perdón en nombre mío y de mis ancestros por todas las promesas hechas a Ti que no fueron
cumplidas. Te pido perdón en nombre mío y de mis ancestros por usar inadecuadamente los
recursos que nos brindaste, y por deudas contraídas que no fueron pagadas. Te pido perdón en
nombre mío y de mis ancestros por no ser generosos, por envidiar, robar, codiciar bienes ajenos y
por la usura; también por no haber ayudado al pobre, al huérfano, a la viuda. Te pido perdón en
nombre mío y de mis ancestros por haber afirmado, testificado, depuesto o certificado, declarado
o jurado en falso o por haber declarado categóricamente sobre un hecho cuya certeza no nos
constaba y por haber quebrantado una FÉ jurada. 

Padre perdónanos todo nuestro perjurio. 


Te pido perdón en nombre mío y de mis ancestros por haber ofrendado a dioses falsos o a sus
servidores, o por cualquier participación directa o indirecta en actividades ocultistas. Te pido
perdón en nombre mío y de mis ancestros por la pereza, desgano, descuido, desprolijidad,
pasividad, desidia e irresponsabilidad.
Resisto ahora a todos ellos y los echo fuera de mi vida y nunca más tendrán poder sobre mí.
Te pido perdón en nombre mío y de mis ancestros por toda la iniquidad y las rebeliones
conocidas y las que se mantuvieron ocultas que ocasionaron miseria, pobreza y escasez
espiritual y financiera en nuestra línea ancestral.
Te pido perdón en nombre mío y de mis ancestros por todo SECRETO DE FAMILIA mantenido
hasta hoy oculto, que sigue devengando maldiciones sobre mí y mi línea sanguínea.

Te pido perdón en nombre mío y de mis ancestros por todo pecado de inmundicia e inmoralidad
sexual, perversiones, abusos sexuales, divorcios, adulterios, fornicaciones, abortos,
homosexualidad, mamas solteras, papás solteros, incestos, pornografía, masturbación,
promiscuidad, prostitución, uniones libres que se han practicado a lo largo de mis generaciones y
aún en mi generación.

Te pido perdón en nombre mío y de mis ancestros por todo pecado de suicidio, asesinato, pleitos,
odios, divisiones, traiciones, escándalos, violencia, falta de perdón, irrespeto, ofensas y
deshonras y ofensas a papá y/o mamá que hayan sucedido en mi línea sanguínea y aún en mi
generación.
Te pido perdón en nombre mío y de mis ancestros por todo VICIO que se ha practicado a lo largo
de mis generaciones y aun en mi generación.

Te pido perdón en nombre mío y de mis ancestros por todo pecado de MAL CARÁCTER, IRA,
EGOISMO, SOBERBIA, DESAMOR, IRRESPETO Y FALTA de TEMOR A DIOS, que se ha
practicado a lo largo de mis generaciones y aún en mi generación. Te pido perdón en nombre mío
y de mis ancestros por todo pecado de odio a los judíos que haya habido en mi línea sanguínea y
aún en mi generación. Te pido perdón por poner primero el dinero o los bienes en vez de buscar
primeramente el reino de Dios y su justicia.

En este momento te ruego que me enseñes a obedecer tus mandamientos, tu preciosa Palabra, y
quiero decirte: Haré todo lo que me mandes, haré todo lo que me mandes, haré todo lo que me
mandes. Pero alúmbrame, enséñame, dirígeme. Suplico ahora, que traigas un inmenso
avivamiento en mi vida.

 
....aún estando nosotros muertos en pecados, nos dió vida juntamente con Cristo (por gracia sois
salvos), y juntamente 
con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares 
celestiales con Cristo Jesús....(Efesios 2:5-6)

Y ahora, en unión con Cristo Jesús mi Señor, ejerzo autoridad y quebranto, deshago y destruyo
todas las maldiciones que nos han alcanzado debido a todos estos pecados y declaro que nunca
más tendrán poder, derecho, ni influencia en mi vida, ni en la vida de mi familia, ni en la vida de
mis futuras generaciones. Ahora sujeto e inactivo y echo fuera a todos los demonios que
ministran estas maldiciones, en el poderoso nombre de Jesus.

En esta hora revoco todo decreto de muerte, enfermedad, ruina, sufrimiento causado por las
rebeliones ancestrales y pasamos de muerte a vida abundante. Estamos vivos y somos libres por
el precioso poder de la Sangre de Jesus.

Yo, en nombre mío y de mi familia perdono a cualquier persona que también ocasionó dolor y
heridas en mi línea sanguínea, en nuestra familia trayendo escasez, pobreza y perturbación.
Perdono en nombre mío y de mis antepasados a todas las personas que nos robaron, nos
llevaron a la ruina, nos engañaron, o nos tendieron una trampa. Los perdono y los bendigo. 
También Padre Santo suplico y clamo a ti que puedan perdonarme todos aquéllos a los que he
hecho algún daño, todos aquéllos que se sintieron traicionados, engañados o estafados por mí,
todos aquéllos a los que les he producido dolor. Pon en cada uno de ellos paz y un espíritu
perdonador para conmigo y ayúdame a reconciliarme de alguna manera con ellos y a olvidar toda
amargura, odio, enemistad del pasado. Confío plenamente en Ti y sé que lo harás.

Padre, mi Dios, mi Señor!! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en
misericordia y verdad; gracias por guardar tu misericordia sobre nuestra generación y perdona
toda nuestra INIQUIDAD, PECADO Y REBELIONES PASADOS en este día, (Exodo 34: 6b-7a)
perdónanos Señor, y destruye esa iniquidad, borra nuestras rebeliones, y perdona nuestros
pecados, los confesados y aún los ocultos y no confesados por desconocimiento.

Padre Altísimo: ahora que hemos confesados nuestras iniquidades, quebrantamos, destruimos y
deshacemos toda maldición que haya venido a causa de estos pecados y nos declaramos hoy
libres de todo lazo, yugo, cadena con que Satanás nos ha mantenido.

Altísimo Padre: ahora purga de mi espíritu, de mi alma y de mi cuerpo toda esta iniquidad. Toda
maldición e iniquidad que se encuentra alojada en mi interior, que entró como agua en las
entrañas, como aceite en los huesos, y busque su salida ahora mismo. ¡INIQUIDAD! sal de mis
huesos, de mis entrañas, en el nombre de Jesus. La maldición ya no nos cubre como vestido,
ahora nos vestimos con vestiduras reales, como hijos del Altísimo. Toda tela-araña que nos
mantenía cautivos, enredados, se rompió, quedó destruida y somos libres. Todo huevo de áspid
que se estaba incubando en nuestro interior ahora se destruyó y es consumido desaparece para
siempre. (Isaías 59:4; Salmo 109: 18

También declaro que toda semilla de enfermedad que esté latente en mi línea sanguínea ahora
se seca y muere. Queda destruida ahora. Ya no me alcanzará ninguna enfermedad de herencia
genética, soy libre ahora. Tampoco alcanzará a mis hijos ninguna enfermedad de herencia
genética, por el poder y en el nombre de Mi Señor Jesus.

Toda semilla de iniquidad, de enfermedad, ahora se seca y muere, ahora queda inactiva,
destruida para siempre. Nunca avanzará, nunca crecerá, nunca dará frutos, lo declaro ahora en el
poderoso nombre de Jesús. Destruyo ahora toda plan y diseño del infierno para mantenernos
cautivos con enfermedades. Se frustran ahora.

Quedaron secas y destruidas semillas de cáncer, diabetes, hipertensión, problemas de huesos,


problemas cardíacos, derrames, tumores, quistes, infertilidad, anomalías.
Quedaron secas y destruidas semillas de malformaciones, debilidades, asma, alergias,
deficiencias, depresión, ataques cardíacos. Quedaron secas y destruidas semillas de ataques
cerebrales, asma, Parkinson, Alzheimer, artritis, apoplejía, senilidad, demencia, vicios........
(nombre la enfermedad 
que ha venido en su línea sanguínea)

Soy libre, porque Jesus vino a deshacer toda obra del diablo en mi vida y porque por FÉ, tengo el
poder y la autoridad contra todo mal. Gracias Padre porque tú eres el Vencedor y el que libera, en
el poderoso nombre de Cristo, mi Señor.