Está en la página 1de 2

JAIME ARAUJO RENTERÍA – BIOGRAFÍA

Jaime Araújo Rentería nació en Valledupar en 1956, dentro de una familia de tradición liberal. Es
abogado especializado en derecho constitucional, y fue magistrado de la Corte Constitucional entre
2001 y 2009, en donde llegó a ocupar la Presidencia. Luego de su salida, en 2010 se lanzó a la
Presidencia de la República avalado por la Alianza Social Afrocolombiana, pero se quemó en primera
vuelta obteniendo el último lugar con casi 15 mil votos.
El abuelo del ex magistrado, Santander Araújo, fue un inspector de impuestos que llegó a ser alcalde de
Valledupar en la década de los 40. Era miembro del Partido Liberal y le heredó a algunos de sus hijos el
interés por la política. De ellos, Álvaro y Jaime Araújo Noguera fueron congresistas, y Consuelo, la
'Cacica', fue ministra. La siguiente generación, es decir los primos de Jaime Araújo, también ha
participado en política, aunque opuestos dentro del espectro político. Su primo Álvaro Araújo Castro
fue senador y en 2010 fue condenado por parapolítica, y su prima María Consuelo Araújo fue canciller
y ministra de Cultura De ALVARO URIBE.
Jaime Araújo Rentería estudió derecho en el Externado y se especializó en Ciencias Administrativas y
Derecho Internacional Humanitario en Roma, y en Ciencias Penales en el Externado. También es
especialista en Docencia Universitaria y en Derecho Financiero de las Universidades Santo Tomás y
Los Andes, en Colombia.
En 1990 fue el único candidato originario del Cesar en presentarse a las elecciones para la Asamblea
Nacional Constituyente, avalado por el Partido Liberal. Araújo no resultó elegido, y luego aceptó un
cargo diplomático en el Vaticano así como otros cargos públicos en la Aduana de Bogotá y el Banco
Ganadero. En 1995 fue ternado al Consejo Nacional Electoral por el Partido Liberal, pero después de
varias rondas de votación perdió frente a Camilo Velásquez Turbay, primo del entonces contralor David
Turbay Turbay.
En 1998 finalmente logró ser elegido al Consejo Nacional Electoral, de nuevo en representación del
Partido Liberal. Allí se opuso a la elección de Iván Duque como registrador (se retiró de la sesión en la
que fue elegido) y fue quien formuló pliego de cargos al entonces candidato a la Gobernación de
Cundinamarca, Pablo Ardila, por iniciar su campaña antes de tiempo. También promovió las propuestas
del CNE para imponer topes más rígidos a la financiación de las campañas políticas y llegó a proponer
que los partidos, las Farc y el Eln conformaran una comisión para auditar las elecciones locales de
2000.
En 2000 fue ternado para la Corte Constitucional por el Consejo de Estado, y el Senado lo eligió con 84
votos. En la terna también estaban el ex congresista liberal Jaime Buenahora (luego Representante a la
Cámara del Partido de la U por los colombianos en el extranjero) y la ex consejera de Estado Dolly
Pedraza.
Como magistrado de la Corte, Araújo se caracterizó por ser un ferviente antiuribista y por tener
posturas de izquierda que lo llevaron a ser ponente de fallos liberales como el del aborto. Sus 'pataletas'
a raíz de sus posturas de izquierda fueron memorables, tales como abandonar la Sala Plena cuando se
discutía el referendo reeleccionista en 2003, insinuar que el Gobierno le había pagado al magistrado
Rodrigo Escobar Gil para votar a favor de la reelección, o afirmar que la Corte había votado un
proyecto de fallo sobre la ley de Justicia y Paz cuando finalmente había salido otro.
Después de terminar su período en la Corte, Araújo se lanzó a la Presidencia de Colombia, primero
como independiente por el movimiento Unión Social Demócrata (USD) pero luego avalado por la
Alianza Social Afrocolombiana (ASA). En campaña su favorabilidad se mantuvo en menos del uno por
ciento ya que Araújo nunca ha sido popular entre el público (CM& incluso confundió su nombre
pensando que se trataba de Fernando Araújo, en ese entonces presidente del Partido Conservador).
En consecuencia, los canales de televisión decidieron no invitarlo a los debates presidenciales, y Araújo
se quejó en varias oportunidades por la falta de cubrimiento que, como en ese momento se lo dijo a La
Silla Vacía, consideró anticonstitucional. Luego de quedar de último en primera vuelta Araújo volvió a
su labor como abogado. Su cliente más conocido fue el entonces Senador Iván Moreno Rojas, en el
proceso que culiminó con la destitución de éste por aprte del Procurador Alejandro Ordóñez.