Está en la página 1de 3

LIBROS

Oratio de homonis dignitate 1496 Dignidad del hombre

Heptaplus: 1489 interpretación del génesis, actualiza la cosmología


platónica y la cristología original - busca comprender el mundo a través del
nexo Dios – hombre. La visión cosmología de Pico es neoplatónica. Las criaturas
son creadas por dios y retornan a él. En primer lugar se da la unión con Dios,
después la salida, en tercer lugar salida y por último se da la reunión. Cuanto
más se alejan las criaturas más imperfectas son, en ese alejamiento define tres
mundos distintos: mundo angélico, mundo celeste y por último el mundo
terrestre donde vive el hombre y cuya realidad le hace formar un cuarto
mundo, es aquí donde el hombre ocupa un puesto central en la creación pues
es el mediador entre Dios y el Universo.

Of being and unity

De hominis dignitate, Heptaplus, De ente et uno, e Scritti vari

Über das Seiende und das Eine: Compatibilidad de las doctrinas básicas de
la metafísica platónica y aristotélica

SOBRE PICO DELLA MIRANDOLA:

Lo importante del pensamiento de Pico della Mirandola es que, entre otras


cosas, señala pautas que pueden hacer posible la transformación de la vida
personal, condición sin la cual no es factible la generación de un cambio.

Por sus tesis sobre la superioridad y el protagonismo del hombre en el universo,


la libertad de conciencia y la voluntad humana, es considerado una de las
figuras centrales del Renacimiento y del Humanismo. De gran inteligencia
precoz y ansia por saber, llegó a conocer lenguas como el griego, árabe,
hebreo y caldeo con el deseo de poder entender la Cábala y el Corán. Estudió
en profundidad a Averroes, Platón y Aritóteles, Tomás de Aquino y Juan Duns
Escoto, entre muchos otros pensadores de todos los tiempos. Se opuso
vehementemente a toda forma de magia y de astrología contra la cual
escribió una obra. Defendía que el hombre era un ser lleno de dignidad y
nobleza, y que debería esforzarse por responder a la alta misión por la que
había sido creado: comprender la unidad del cosmos y la unidad de lo divino.
Este último concepto tuvo a partir de entonces una gran influencia tanto en la
filosofía y como en la religión. Otra de sus tesis consistía en intentar demostrar
que el cristianismo era el lugar de convergencia de los saberes culturales,
religiosos, filosóficos y teológicos de todas las épocas y procuró un gran
consenso filosófico entre los principales pensadores de su día. También
estudiaba y efectuaba exégesis del libro bíblico del Génesis para encontrar su
significado, y de las obras de Platón y Aristóteles con el fin de encontrar
confluencias entre sus respectivas filosofías. Sin embargo, recibió una gran
oposición a su obra por parte de los teólogos de su día y buena cantidad de
sus escritos fueron considerados como herejías por la Iglesia oficial. ¿Cuál y
cómo es ese mensaje que aportó en su tiempo y por qué se hace vigente
actualmente? Recordemos que el Renacimiento comprende por lo menos tres
siglos, que van desde finales del XV hasta principios del XVII. Se caracteriza —
sabemos—, ante todo, por una recuperación de la cultura antigua de los
pueblos clásicos, Grecia y Roma, y por la confluencia de varios factores que
permitieron el inicio de una nueva era. Es un periodo en el que ocurren
profundas transformaciones en todos los aspectos de la vida humana; quizá por
esto no puede hablarse de un solo Renacimiento, ya que cada país toma
diversos matices y varía, también, en sus personalidades representativas. Dicha
recuperación de la cultura antigua abrió el camino para el "descubrimiento del
hombre" en lo que tiene de valioso; tendencia conocida con el nombre de
Humanismo, cuya característica fundamental es la exhumación de la cultura y
arte antiguos, cultura pagana a la cual los humanistas pretenden embonar con
la doctrina cristiana.

La etapa que antecedió inmediatamente al Renacimiento, la Edad Media, se


caracterizó por un orden debidamente establecido por Dios; en todo había
una perfecta armonía, pues era producto de un plan divino y estricto donde
todos ocupaban el lugar debido. De manera que, para el hombre medieval,
Dios es el eje de todo cuanto existe. Podría decirse que la cosmovisión, las
ideas, los valores y las actividades de los medievales fueron expresiones de la
intensa fe cristiana. Pico della Mirandola intenta recuperar la dignidad del
hombre pero para volcarlo hacia Dios, lo cual significa que su misticismo deriva
mediatamente de la Edad Media. Abre dimensiones humanas que tocan lo
divino, se proyecta a la suma trascendencia, va más allá del conocimiento
racional; intuye, a través de la fe, que el hombre puede llegar a dimensiones
jamás vislumbradas por la razón; ve la esencia y la grandeza del hombre en la
capacidad ilimitada de superación humana y espiritual, en lograr y fijar un
puesto, una imagen trascendente por propia elección, pues gracias a la
libertad está colocado en "el centro del mundo"; el hombre es el rey de las
cosas inferiores y cuenta con la suficiente capacidad de trascenderlas.

La exaltación del hombre es tendencia común de los renacentistas y


humanistas, y Pico en su Oratio de hominis dignitate (Oración sobre la dignidad
del hombre) precisamente pondera los valores espirituales, físicos e
intelectuales. Leamos algo sobre esto:

“El hombre es el intermediario entre las criaturas, el rey de los seres inferiores, el
intérprete de la naturaleza por la agudeza de su sentido, por el discernimiento
de su razón y por la luz de su inteligencia, el intervalo entre la eternidad inmóvil
y el tiempo fluyente, el himno nupcial del mundo, y poco menos que los
ángeles”.