Está en la página 1de 78

UNIVERSIDAD NACIONAL DE CAJAMARCA

FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS


ESCUELA ACADEMICO PROFESIONAL DE INGENIERIA FORESTAL

DETERMINACIÓN DEL CAMBIO DE COBERTURA


VEGETAL EN EL ÁREA DE CONSERVACIÓN MUNICIPAL
“BOSQUES DE HUAMANTANGA”, UTILIZANDO
IMÁGENES DE SATÉLITE

TESIS
PARA OPTAR EL TÍTULO PROFESIONAL DE:

INGENIERO FORESTAL

PRESENTADO POR LA BACHILLER:

MARÍA KELI SALDAÑA TORRES

JAÉN – PERÚ

2010
DEDICATORIA

A Luisa Torres, mi Madre


Por su apoyo incondicional y
A la memoria de Juan Saldaña, Mi Padre.
AGRADECIMIENTO

A mis asesores: Ing. M.Sc. Segundo Vaca Marquina, Ing. M.Sc.


Hugo Centurión Cárdenas y al Ing. James Rivera Gonzáles, por el
asesoramiento y continuo apoyo para la realización de esta
investigación.

Al Programa de Desarrollo Rural Sostenible de la Cooperación


Alemana al Desarrollo – PDRS/GTZ por al apoyo logístico y
financiero de la presente investigación.

A los profesionales del Área de Conservación Municipal “Bosque


de Huamantanga” por el apoyo logístico en los trabajos de campo
para la ejecución del presente trabajo de Investigación.

A los pobladores de los Caseríos San Luis del Nuevo Retiro, La


Rinconada Lajeña, San José de la Alianza, Nuevo Jerusalén, La
Virginia y otros, aledaños al Área de Conservación Municipal
“Bosque de Huamantanga”.

A mis amigos de la Promoción 2000 – 2005, de Ingeniería Forestal


de la Universidad Nacional de Cajamarca Sección Jaén, por su
incondicional apoyo en todos los momentos de mi formación
profesional.
INDICE

Pág.
RESUMEN
ABSTRAC.
I.INTRODUCCIÓN 14
II.REVISIÓN DE LITERATURA 16
2.1 IMPORTANCIA DE LOS BOSQUES EN EL PERÚ 16
2.2 LA COBERTURA Y USO DEL SUELO 16
2.3 CAMBIO DE LA COBERTURA VEGETAL 18
2.3.1. CAUSAS DIRECTAS DEL CAMBIO DE COBERTURA
VEGETAL 19
La expansión agropecuaria 19
La deforestación 20
La Minería 22
2.3.2. CAUSAS INDIRECTAS DEL CAMBIO DE COBERTURA
VEGETAL 22
Las políticas gubernamentales 22
Migración 23
Apertura de Vías de comunicación 24
2.3.3. CONSECUENCIAS DEL CAMBIO DE COBERTURA
VEGETAL 25
Cambios en los ecosistemas 25
Cambio climático 25
Cambios micro climáticos 26
Aislamiento de hábitats 26
Influencias modificantes 27
2.4 IMÁGENES DE SATÉLITE 27
2.4.1. Evolución de las imágenes de satélite 28
2.4.2. Evaluación de satélites y sensores 29
Los sensores de los satélites 29
Las imágenes pancromáticas 29
Las imágenes multiespectrales 29
Las imágenes hiperespectrales 30
2.4.3. Clasificación de imágenes 30
Clasificación no supervisada 31
Clasificación supervisada 31
2.4.4. Productos de imágenes de satélites 31
Mapas de clasificación 32
Modelos digitales de elevación (DEM) 32
Fusiones 32
Mosaicos 33
Detección de cambios 33
2.4.5. Imágenes de satélite en evaluación de cobertura vegetal 33
2.4.6. Interpretación de imágenes de satélite 34
2.4.7. Rectificación y restauración de las imágenes de satélite 34
2.4.8. Realce de la imagen 35
Realce de detalles espectrales 35
Realce de detalles Multiespectrales 36
III. MATERIALES Y MÉTODOS 38
3.1 MATERIALES 38
3.1.1 DESCRIPCIÓN DE LA ZONA DE ESTUDIO 38
Ubicación 38
Caracterización ecológica 39
Hidrografía 39
Biodiversidad 40
Geomorfología 40
Población y características socioeconómicas 41
3.1.2 MATERIALES, HERRAMIENTAS Y EQUIPOS 42
De Campo 42
De gabinete 42
3.2 METODOLOGÍA 43
3.2.1 Fase previa de gabinete 43
Recopilación de información disponible 43
Georeferenciación 43
Delimitación del área de estudio 44
Imágenes de satélite 44
Procesamiento de las Imágenes de Satélite. 45
Realce de la Imagen para mejorar la visualización. 47
Combinación de bandas para la combinación de colores 47
Clasificación no supervisada 49
Índice de Vegetación de Diferencia Normalizada 49
3.2.2 Fase de campo 50
Verificación en Campo 50
Selección de Parcelas y tamaño 50
Evaluación de las parcelas para determinar el Índice de
valor de importancia 51
3.2.3 Fase de gabinete 52
Clasificación supervisada 52
Cambios de Uso 52
IV. RESULTADOS Y DISCUSIÓN 54
4.1 ÁREA DE ESTUDIO 54
4.2 ANÁLISIS DE LA COBERTURA VEGETAL DEL SUELO 55
4.3 USO ACTUAL DEL SUELO 56
4.3.1 Uso actual del suelo, año 1989 57
4.3.2 Uso actual del suelo, año 2000 58
4.3.3 Uso actual del suelo, año 2006 58
4.4 CAMBIO DE USO DEL SUELO SEGÚN ÁREAS COMPARATIVAS 63
4.5 DINAMISMO DEL CAMBIO DE USO DEL SUELO 65
4.6 ANALISIS DEL VALOR ECOLÓGICO DE LAS ESPECIES
ARBÓREAS EN LA VEGETACIÓN NATURAL 67
V. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES 69
5.1 CONCLUSIONES 69
5.2 RECOMENDACIONES 71
VI. BIBLIOGRAFÍA CITADA 72

ANEXOS
ÍNDICE DE CUADROS

Cuadro 01: Bandas y aplicaciones de imágenes de satélite LANDSAT 44


Cuadro 02: Características de imagen TM (1989) 45
Cuadro 03: Características de imagen ETM + (2000) 45
Cuadro 04: Características de imagen ASTER del año 2006 45
Cuadro 05: Valores de NDVI y su superficie en hectáreas para el año 55
1989
Cuadro 06: Valores de NDVI y su superficie en hectáreas para el año 55
2000
Cuadro 07: Valores de NDVI y su superficie en hectáreas para el año 56
2006
Cuadro 08: Cambio de uso del suelo, del año 1989 al año 2000 63
Cuadro 09: Cambio de uso del suelo, del año 2000 al año 2006 64
Cuadro 10: Dinamismo del cambio de uso del suelo en el periodo 1989- 65
2000, bosque de Huamantanga
Cuadro 11: Dinamismo del cambio de uso del suelo en el periodo 2000- 66
2006, bosque de Huamantanga
Cuadro 12: Índice de Valor de Importancia (IVI) para las 5 primeras 68
especies en cada lugar de evaluación
ÍNDICE DE FIGURAS
.
Figura 01: Ubicación del área de estudio 39
Figura 02: Corte de Imagen Landsat (banda 4) para abarcar el ámbito 46
Figura 03: Compósito con bandas 1 (azul), 2 (verde) y 3 (rojo) 48
Figura 04: Compósito con bandas 3 (rojo), 5 (infrarrojo) y 4 (infrarrrojo) 48
Figura 05: Ubicación y distribución del área de estudio 54
Figura 06: Uso actual del suelo en el año 1989 con su superficie 57
cubierta en hectáreas
Figura 07: Uso actual del suelo en el año 2000 con su superficie 58
cubierta en hectáreas
Figura 08: Uso actual del suelo en el año 2006 con su superficie 58
cubierta en hectáreas
Figura 09: Mapa de cobertura año 1989 para la zona del ACM “Bosques 60
de Huamantanga”
Figura 10: Mapa de cobertura año 2000 para la zona del ACM “Bosques 61
de Huamantanga”
Figura 11: Mapa de cobertura año 2006 para la zona del ACM “Bosques 62
de Huamantanga”
Figura 12: Gráfico de las superficies en hectáreas de los tipos de uso 66
del suelo analizadas en los años 1989, 2000 y 2006
ANEXOS

ANEXO I: PUNTOS DE CONTROL EN LA FORMA DE VERIFICACIÓN


LINEAL TOMADOS EN LA SUPERVISION DE CAMPO PARA
LA CARACTERIZACIÓN DEL USO ACTUAL DEL SUELO,
BOSQUE DE HUAMANTANGA

ANEXO II: PUNTOS DE CONTROL EN LA FORMA DE VERIFICACIÓN


POLIGONAL TOMADOS EN LA SUPERVISION DE CAMPO
PARA LA CARACTERIZACIÓN DEL USO ACTUAL DEL
SUELO, BOSQUE DE HUAMANTANGA

ANEXO III: MAPAS 1989 - 2000

ANEXO 3 A. CULTIVOS DIVERSOS Y VEGETACIÓN SECUNDARIA EN


EL AÑO 1989 Y SU CAMBIO DE COBERTURA AL AÑO
2000

ANEXO 3 B. NUBES Y SOMBRAS (HUMO) EN EL AÑO 1989 Y SU


CAMBIO DE COBERTURA AL AÑO 2000

ANEXO 3 C. PASTOS CULTIVADOS Y NATURALES EN EL AÑO 1989 Y


SU CAMBIO DE COBERTURA AL AÑO 2000

ANEXO 3 D. VEGETACIÓN NATUAL EN EL AÑO 1989 Y SU CAMBIO DE


COBERTURA AL AÑO 2000

ANEXO IV: MAPAS 2000 - 2006

ANEXO 4 A. CULTIVOS DIVERSOS Y VEGETACIÓN SECUNDARIA EN


EL AÑO 2000 Y SU CAMBIO DE COBERTURA AL AÑO
2006

ANEXO 4 B. NUBES Y SOMBRAS EN EL AÑO 2000 Y SU CAMBIO DE


COBERTURA AL AÑO 2006

ANEXO 4 C. PASTOS CULTIVADOS Y NATURALES EN EL AÑO 2000 Y


SU CAMBIO DE COBERTURA AL AÑO 2006

ANEXO 4 D. VEGETACIÓN NATURAL EN EL AÑO 2000 Y SU CAMBIO


DE COBERTURA AL AÑO 2006

ANEXO V: ÍNDICE DE VALOR DE IMPORTANCIA

ANEXO 5 A. CUADRO DEL INDICE DE VALOR DE IMPORTANCIA -


PARCELA 1 - NUEVO JERUSALEN

ANEXO 5 B. CUADRO DEL INDICE DE VALOR DE IMPORTANCIA -


PARCELA 2 - NUEVO JERUSALEN

ANEXO 5 C. CUADRO DEL INDICE DE VALOR DE IMPORTANCIA -


PARCELA 1 - SAN LUIS DEL NUEVO RETIRO

ANEXO 5 D. CUADRO DEL INDICE DE VALOR DE IMPORTANCIA -


PARCELA 2 - SAN LUIS DEL NUEVO RETIRO

ANEXO VI. IMÁGENES DE CAMPO TOMADAS EN LA SUPERVISIÓN DE


CAMPO
RESUMEN

Se muestra información procesada en la determinación del cambio de cobertura


vegetal en el Área de Conservación Municipal “Bosques de Huamantanga”
utilizando imágenes del satélite. Se ha tenido como área de evaluación una
superficie total de 12,236.83has. El área de estudio está ubicada en la región
Cajamarca, provincia de Jaén, distrito de Jaén.
Se usaron dos periodos comparativos, un primer periodo para los años 1989 al
2000 y un segundo periodo para los años 2000 al 2006, determinándose que un
75% de las áreas cambiaron de uso de los suelos con el paso de los años,
mientras que el otro 25% se mantuvo intacto.
Con fines de comparación se determinaron cuatro tipos de cobertura vegetal o
uso del suelo para los dos periodos comparativos, de lo cual se tuvo que; el área
cubierta por vegetación natural aumentó en 2356.94has (47.55%) en el primer
periodo y disminuyó en 4483.01has (61.29%) en el segundo periodo, el área
usada para cultivos diversos y vegetación secundaria disminuyó en 788.88has
(36.14%) en el primer periodo y aumentó en 624.78has (44.81%) en el segundo
periodo, el área usada como pastos cultivados y naturales aumentó en 605.16has
(108.22%) en el primer periodo y volvió a aumentar en 1733.10has ( 148.85%) en
el segundo periodo, el área cubierta por nubes y sombras disminuyó en
2173.21has (47.90%) en el primer periodo y aumentó en 2125.13has (89.89%) en
el segundo periodo.
Se analizó que el área cubierta por nubes y sombras es una condicionante para
hacer variar las áreas, mayormente en el área correspondiente a vegetación
natural, debido a que estos bosques están casi siempre cubiertos de neblina; a
esto se debió que el área cubierta por vegetación natural aumentara del año 1989
al año 2000 y disminuyera al año 2006.
Palabras Claves: Cobertura vegetal, Imágenes de satélite, Jaén.
ABSTRACT

Processed information is displayed in determining the change of vegetation in


the Conservation Municipal Area “Forest Huamantanga” using satellite images.
It has had the assessment area a total area of 12, 236.83 hectares. The study
area is located in Cajamarca region, province of Jaén, Jaén district.
There were two periods of comparison, a first period for the years 1989 to 2000
and a second period for the years 2000 to 2006, determining that 75% of the
areas changed land use over the years, while the another 25% remained intact.
For comparison purposes identified four types of vegetation cover or land use
for the two comparative periods, of which he had to, the area covered by
vegetation by natural vegetation has increased by 2356.94. (47.55%) in the first
period and decreased by 4483.01 ha. (61.29%) in the second period, the area
used as a natural and cultivated grasses has increased by 605.16. (108.22%)
in the first period and increased again in 1733.10 hectares. (148.85%) in the
second period, the area covered by clouds and shadows fell 2173.21 hectares.
(47.90%) in the first period and increased by 2125.13 ha. (89.89%) in the
second period.
It was analyzed that the area covered by clouds and shadows is a condition for
varying areas, mostly in the area for natural vegetation, because these forests
are almost always covered in mist, this was due to that the area covered by
vegetation natural increase from 1989 to 2000 and decrease by 2006.
Key words: Vegetable covering, image satelital, Jaén.

.
I. INTRODUCCIÓN

La cobertura vegetal del mundo está cambiando en cantidad, calidad, de manera


positiva y negativa. Este proceso se asocia a factores sociales, económicos y
ambientales. Estos factores no se presentan siempre de una manera
comprensiva, basado en toda la información disponible, y libre de ideas o
prejuicios preconcebidos. ¿Cuáles son los factores que motivan a la gente a
plantar o cortar los árboles y los bosques (fuerzas impulsoras humanas)?,
¿Cuáles son los fenómenos naturales que afectan la cobertura vegetal (fuerzas
impulsoras naturales)? (Bustamante & Grez, 1995).

Los bosques tropicales sufren procesos de deforestación muy rápidos. Según


estadísticas publicadas por la FAO (2000), entre 1990 y 1995, se registró una
pérdida neta estimada en 56.3 millones de hectáreas de bosque en todo el
mundo, lo que entraña una reducción de 65.1 millones de hectáreas en los países
en desarrollo, compensada en parte por un aumento de 8.8 millones de hectáreas
en los países desarrollados.

El uso del suelo resulta de las actividades productivas y asentamientos humanos


que se desarrollan sobre la cobertura del suelo para satisfacer sus necesidades
materiales. Las características del suelo son el resultado de la interrelación entre
los factores físicos o naturales y los factores culturales o humanos. El balance
entre hábitat natural y el paisaje humano podría determinar el futuro de la
conservación de la diversidad biológica en grandes áreas del planeta. Las
actividades antrópicas como la agricultura, la minería, entre otras, están
originando cada año la pérdida de grandes superficies de bosques, lo cual pone
en peligro la biodiversidad y los refugios de fauna silvestre, así como los servicios
ambientales del bosque (Lee et al., 1995; Bustamante & Grez, 1995).

En la provincia de Jaén, los “Bosques de Huamantanga” son de importancia


significativa, pues representan el principal “colchón” hídrico para la retención de
agua que alimenta a la quebrada Amojú, que es la única fuente de agua para la
población y todas las actividades que se desarrollan dentro de la cuenca
(Suclupe, 2007).

14
La importancia de realizar un estudio sobre los cambios ocurridos en la cobertura
y uso del suelo en la parte alta de la cuenca Amojú, así como las posibles causas
de dicho cambio, es que la información será un instrumento de apoyo para la
toma de decisiones en la planeación del desarrollo futuro de la zona. El presente
estudio se basa en un análisis multitemporal con imágenes de satélite, cuya
finalidad es determinar el uso actual de suelo y las áreas con mayor dinámica de
cambio de uso del suelo en el Área de Conservación Municipal “Bosque de
Huamantanga”, durante el desarrollo de este trabajo se cumplió con el objetivo
general de:

Determinar el cambio de cobertura vegetal en los “Bosques de Huamantanga” en


el período 1989 - 2006, utilizando imágenes de satélite.

Para lo cual, se desarrolló los objetivos específicos de:

Determinar el uso actual del suelo, dentro del área de influencia de los “Bosques
de Huamantanga”.

Determinar las áreas de los “Bosques de Huamantanga” con mayor dinámica de


cambio de uso del suelo.

15
II. REVISIÓN DE LITERATURA

2.1. IMPORTANCIA DE LOS BOSQUES EN EL PERÚ

Siendo uno de sus principales recursos naturales renovables, sea por su


extensión o por su importancia económica y no sólo son fuente de especies
maderables, alimentos, medicinas, combustibles, etc., sino que producen
servicios ambientales como el mantenimiento de las fuentes de agua, el
hábitat de la diversidad biológica, regulación del clima, captura de carbono
(CONAM, 2006). El escenario que presentan los bosques igualmente sirve
para el turismo, recreación o la realización importantes actividades
socioculturales de algunos habitantes (Suclupe, 2007).

La región de Cajamarca es prodigiosa en bosques que por su diversidad


biológica y naturaleza húmeda neblinosa, como las del Santuario Nacional
de Tabaconas- Namballe, representan un corredor ambiental valioso en el
nororiente peruano, al cual se suma Jaén con extraordinarios bosques de
neblina y bosques secos, que son el hábitat de especies diversas de flora y
fauna que comparten su existencia con un valle ubérrimo (Suclupe, 2007).

Los grandes problemas que afronta el recurso forestal en el país es el de


estar sometido a constante presión y depredación, como consecuencia de
malas prácticas agropecuarias y de la venta ilegal de madera, siendo los
responsables algunos campesinos que urgidos por la pobreza arremeten
contra los bosques en busca de nuevas áreas de cultivo o comerciantes que
hacen caso omiso de las leyes que prohíben el tráfico de madera,
ocasionando como tal la disminución de la cobertura vegetal en la cuenca de
la quebrada Amojú (Suclupe, 2007).

2.2. LA COBERTURA Y USO DEL SUELO

La cobertura está referida a aquellos cuerpos naturales o artificiales que


cubren la superficie del suelo, por lo tanto pueden originarse de ambientes
naturales como resultado de la sucesión ecológica (bosques, sabanas,
16
lagunas, etc.) o a partir de ambientes artificiales creados y mantenidos por el
hombre (cultivos, represas, ciudades, etc.) (FAO, 1999).

Cobertura vegetal, es la medida de la superficie cubierta por una planta o un


tipo de vegetación (Ñique, et al. 2006); la vegetación se define como el tapiz
vegetal de un país o de una región geográfica. La predominancia de formas
biológicas tales como árboles, arbustos o hierbas, sin tomar en
consideración su posición taxonómica, conduce a distinguir diferentes tipos
de vegetación, como bosque, matorral y pradera. (Ñique, et al. 2006).

El uso del suelo afecta el clima y las precipitaciones porque ejerce una
influencia directa sobre la evapotranspiración y los vientos. Los bosques
naturales evitan que se sequen las fuentes de agua. La menor humedad
relativa actual es un efecto de la creciente deforestación. Las quemas, el
sobrepastoreo y la eliminación total de la vegetación arbustiva perjudican la
infiltración de agua. Las inundaciones tienden a ser más intensas cuando se
da una menor infiltración y evapotranspiración a causa de la deforestación,
porque ello causa una mayor escorrentía (Vitousek, et al. 1997).

Un estudio de la cobertura y uso del terreno supone analizar y clasificar los


diferentes tipos de cobertura y usos asociados, que el hombre practica en
una zona o región determinada Su importancia radica en que, a escala
global, regional y local, cambios en el uso del terreno están transformando la
cobertura a un paso acelerado. No obstante, los datos cuantitativos: en
dónde, cuándo y por qué cada cambio toma lugar globalmente, están aún
incompletos, y, algunas veces, estos datos son inexactos (Bocco, et al.
2001). Actualmente, los cambios en el uso del suelo están transformando a
la cobertura rápidamente, sin que en la actualidad se tenga cuantificado este
cambio a escala global, regional y local (Dalence, et al. 1999).

Caracterizar la cobertura terrestre, el uso del suelo de un área, así como sus
cambios espaciotemporales en relación con las actividades humanas, es
fundamental para entender y predecir la dinámica de los componentes del
paisaje. Además, proporciona un marco de referencia para el estudio de la
sucesión y la dinámica de los ecosistemas, así como para el diseño de

17
políticas y estrategias de planificación, conservación y manejo sostenible de
los recursos naturales (Ojima, et al. 1994).

2.3. CAMBIO DE LA COBERTURA VEGETAL

En el transcurso de la historia, el suelo ligado a la productividad


agropecuaria, además del cambio de cobertura del suelo, se han constituido
en factores importantes para el crecimiento y desarrollo de todas las
culturas. En los últimos 20 años, ha resurgido la importancia verdadera y real
que tiene la conservación de los recursos naturales, y como componente de
éstos el recurso suelo como fuente de producción de alimento para la
humanidad (Dalence, et al. 1999).

El crecimiento demográfico, la demanda, la expansión y la sobre-explotación


del uso de las tierras con fines agrícolas están provocando una serie de
trastornos al ecosistema, debido a que éstas actividades producen un
cambio en la cobertura del suelo (FAO, 1999).

La tasa, magnitud y extensión de las alteraciones humanas al sistema


terrestre no tienen precedente (Lambin, et al. 2001). Como señalan Vitousek,
et al. (1997), el uso de la tierra para proveer bienes y servicios representa la
principal alteración humana al sistema tierra. Los cambios de cobertura y
uso del suelo amenazan la diversidad biológica, contribuyen al cambio
climático local, regional y global, degradan el suelo y alteran el
funcionamiento y los servicios de los ecosistemas, así como la vulnerabilidad
de éstos y de la población humana frente a los cambios climáticos y las
perturbaciones naturales y humanas.

Entre las causas o los factores que ocasionan los cambios en la cobertura
vegetal, es posible identificar dos tipos de factores: Las causas directas, son
aquellas actividades humanas que hacen uso del suelo, cambiando o
manteniendo sus atributos. Entre estas causas podemos citar: la agricultura,
la ganadería, la deforestación y la minería; y las causas indirectas, que están
normalmente asociadas con las causas directas, y en la mayoría de las
veces se encuentran directamente detrás de ellas. Entre estas causas

18
podemos citar: los derechos de propiedad y estructuras de poder, la
densidad poblacional y nivel de desarrollo social y económico, la tecnología,
las fluctuaciones del mercado y las políticas gubernamentales (Cárdenas,
2005).

El cambio de la cobertura vegetal de un determinado territorio modifica las


propiedades de los ecosistemas mas rápido de lo que normalmente ocurriría.
Algunos de los efectos ambientales del cambio de la cobertura vegetal
incluyen: fragmentación del paisaje, remoción e introducción de especies,
alteración de los ciclos hidrológicos y biogeoquímicos, erosión y elevación de
sedimentos en cuerpos de agua, cambios atmosféricos, entre otros
(Cárdenas, 2005).

El cambio de uso de los suelos, se relaciona con la pérdida de biodiversidad,


la disminución del hábitat de especies, el cambio climático global y el
desarrollo sustentable (Woodwell, et al. 1983), además de tener
implicaciones económicas y sociales a diferentes escalas (Robbins, et al.
1989).

2.3.1. CAUSAS DIRECTAS DEL CAMBIO DE COBERTURA VEGETAL

La expansión agropecuaria

El bosque además de aportar forraje y madera, tiene efectos positivos


sobre el medio ambiente. Sin embargo, gran parte de la tierra
habilitada para ganadería y agricultura se hace en base al desmonte
masivo e irracional (Pérez-Carrera, 2008).

La mayoría de los estudios realizados, indican como causa principal


de la conversión de bosque a tierras agrícolas y pastos (FAO, 2000).
La intensificación de los cultivos y las actividades ganaderas han
llevado a la conclusión de que la agricultura es un importante factor
causante de la deforestación y cambio de uso de los suelos en todo el
mundo, así como causante de contaminación no localizada en aguas
superficiales y subterráneas (Ignazi, 1993).

19
Según la FAO (2000), la ganadería extensiva ha demostrado tener
una alta relación con la deforestación a través del tiempo. Así mismo,
las cuencas que presentan mayor actividad humana, principalmente
las dedicadas a la ganadería y a la agricultura, evidencian un mayor
deterioro de su territorio.

En la actualidad el Perú tiene un total de 7.6 millones de hectáreas


(6% de la superficie total) con capacidad para cultivos agrícolas;
mientras que alrededor de 17.9 millones de hectáreas (14% de la
superficie total) corresponden a tierras con aptitud para pastos (INEI,
2003).

Estudios realizados en el área de influencia indirecta de la Carretera


Interoceánica en el sur del Perú, indican que alrededor del 90% de la
superficie deforestada se encuentra cubierta por pastizales cultivados.
El resto está conformado por cultivos agrícolas anuales (yuca, etc.) y
permanentes (plátano, café, cítricos), así como por vegetación
secundaria (IIRSA-SUR, 2006).

La deforestación

La deforestación se atribuye a causas directas y subyacentes (Meyer


& Turner II, 1992; Myers, 1991). Las causas subyacentes o los
procesos sociales pueden tener impacto indirecto tanto a nivel
nacional como global. Por su parte las causas directas, son las
actividades humanas que afectan directamente al ambiente y
constituyen la fuente principal del cambio en el uso de suelo (Lambin
et al., 2001). Las causas principales de deforestación incluyen el
desarrollo del sistema de transporte carretero, los incentivos del
gobierno para la agricultura, el financiamiento de proyectos a gran
escala tales como presas hidráulicas, y explotación de la tierra
(PNUMA & SEMARNAT. 2006).

Las causas de la deforestación, se pueden agrupar en tres grandes


categorías: Expansión de cultivos y de pastos; explotación forestal y la

20
expansión de infraestructura (Meyer & Turner II, 1992; Myers, 1991;
Ojima et al., 1994; Achard et al., 1998 y 2002; Angelsen, 1999;
Lambin et al., 2001; Carr, 2004)

Las tasas de deforestación han aumentado rápidamente (Turner II,


2001), especialmente en las zonas tropicales (Achard et al., 1998 y
2002). En el Perú, la superficie deforestada entre 1985-1990 fue de
261,000 ha/año; en base a este dato, se estimó que la superficie
deforestada al año 2000 sería de 10.5 millones ha; sin embargo, al
actualizar el mapa forestal (2000), se tenían 7.3 millones de ha; y con
el Proyecto PROCLIM (2005), se confirma la superficie de 7.2
millones de ha. Esta superficie deforestada, representa el 9.25% de la
superficie amazónica peruana y el 5% del territorio nacional. El
promedio anual de deforestación entre los años 1990 y 2000,
encontrado es: 149,631 ha/año (PROCLIM – INRENA, 2005).

Durante los años 50, el territorio que corresponde a la provincia de


Jaén era conocido como “tierras de montaña”, justamente por la
densa población boscosa que predominaba en su paisaje. Se sabe
que el Bosque de Huamantanga ocupaba una superficie de 30 mil
hectáreas, la que gradualmente se ha reducido a 3,840.00 has, que
hoy constituyen el Área de Conservación Municipal (ACM) “Bosque de
Huamantanga”; en este proceso intervino el crecimiento demográfico
experimentado en la zona, como consecuencia de la Ley de Tierras y
Montañas No. 1220, que provocó la inmigración de campesinos de las
serranías vecinas, en búsqueda de tierras para la agricultura
(Suclupe, 2007).

Estas familias, procedentes de realidades geográficas diferentes,


trajeron su propia cultura y por tanto otra forma de relacionarse con la
naturaleza. Vieron al bosque no sólo como un lugar para proveerse de
madera y otros recursos, sino como una dificultad para la práctica de
una agricultura expansiva de subsistencia (Suclupe, 2007).

21
La Minería

La minería es una actividad a corto plazo pero con efectos a largo


plazo. Cuando se realiza actividades mineras en zonas de bosque
constituye una depredación. La minería, junto con la explotación de
petróleo, amenaza el 30% de las últimas extensiones de bosques
primarios del mundo (Lillo, 2006).

El enorme consumo de agua que requiere la actividad minera


generalmente reduce la napa freática del lugar, llegando a secar
pozos de agua y manantiales. El agua termina contaminada con
materiales tóxicos que pueden continuar durante muchos años (Lillo,
2006).

Productos químicos peligrosos utilizados en las distintas fases de


procesamiento de los metales, como cianuro, ácidos concentrados y
compuestos alcalinos terminan en el sistema de drenaje. La alteración
y contaminación del ciclo hidrológico tiene efectos muy graves que
afectan a los ecosistemas cercanos, de manera especialmente
agravada a los bosques, y a las personas (Lillo, 2006).

2.3.2. CAUSAS INDIRECTAS DEL CAMBIO DE COBERTURA VEGETAL

Las políticas gubernamentales

Como se recuerda en nuestro país, en la década 1980-1990 se


produjo una de las etapas más intensas de la deforestación de la
amazonía. Los Proyectos Especiales (PE) de Colonización de la
Amazonia Peruana, promovidos por el estado, se encontraban en
fase de ejecución, siendo su principal objetivo la promoción de la
ocupación planificada del territorio y la articulación regional a través
de la Carretera Marginal de la Selva, incrementar la producción y
productividad del agro, lógicamente la ampliación de la infraestructura
vial (IIRSA-SUR, 2006).

22
Los Proyectos Especiales que se desarrollaron en la Amazonia
peruana fueron PE Jaén-San Ignacio-Bagua, PE Alto Mayo, PE
Huallaga Central y Bajo Mayo, PE Alto Huallaga, PE Pichis Palcazu,
PE Cuencas de ríos Ucayali, Chontayacu y Purús y PE Madre de
Dios, zonas que en su mayoría presentan porcentajes altos de
deforestación (IIRSA-SUR, 2006).

También debe considerarse que la estrategia amazónica peruana de


los años 80 incluía abundantes incentivos para las empresas
deseosas de invertir en las zonas más alejadas del país, como por
ejemplo la Ley 15600, promulgada el 4 de setiembre de 1965,
aplicada hasta diciembre de 1990 donde se declaró a la Región de la
Selva ubicada debajo de los 2 mil metros de altitud como zona libre
de impuestos por un plazo de quince años a partir de 1965, lo que
atrajo la migración de la población de la sierra hacia el oriente (IIRSA-
SUR, 2006).

Actualmente existe la tendencia hacia una recuperación de cobertura


proveniente de bosques secundarios y plantaciones forestales. Esto
debido a la implementación de políticas de incentivos a la
reforestación y conservación del bosque (FAO, 2000).

Migración

Estudios realizados por Brandao & Souza (2006), en la amazonía


brasilera indican que los proyectos de asentamiento creados en la
década del setenta son otro importante factor de presión sobre la
Amazonía; manifiestan que entre 1970 y 2002 más de 1,300
asentamientos fueron creados, ocupando más de 230,000 kilómetros
cuadrados, concentrados fundamentalmente en el llamado “arco de
deforestación”. Estos asentamientos están muy relacionados con
actividades agrícolas y madereras. La tasa de deforestación en el
área de los mismos fue de 1,8 por ciento anual entre 1997 y 2004,
cuadriplicando la tasa del resto de la Amazonía.

23
En el Perú, así como ha existido la ocupación planificada de las tierras
para desarrollar actividades agrícolas, pecuarias y forestales en
tierras boscosas, también, ha existido y sigue existiendo la actividad
agrícola migratoria ilegal y desordenada, sin ningún tipo de
planificación. En ambos casos, la deforestación resulta inminente
(IIRSA-SUR, 2006).

El incremento de la población andina, cada vez con menos


posibilidades de tener tierras para vivir, como única opción, le queda
migrar a la selva y posesionarse del bosque, inicialmente en forma
ilegal, luego en forma legal (IIRSA-SUR, 2006).

Apertura de Vías de comunicación

La apertura de la selva con nuevas carreteras es un importante factor


en el proceso de deforestación. Luego de la apertura de un camino
comienza el proceso de extracción de madera y de ocupación de
tierras por parte de pequeños productores que practican agricultura
de tala y quema. Los buscadores de oro son también un factor de
presión en la apertura de caminos. Posteriormente llegan los grandes
productores y se intensifica el aprovechamiento de la tierra (Martino,
2007).

La construcción de carreteras en la selva amazónica permite el


desarrollo de los pueblos, por los múltiples beneficios que implica. Por
otro lado, propicia el crecimiento vertiginoso del cambio de uso de la
tierra, es decir, la conversión y transformación de los bosques
tropicales originales en áreas con actividad agropecuaria,
principalmente (IIRSA-SUR, 2006).

La construcción de nuevas carreteras implica directamente el


asentamiento de nuevos pueblos cuya población va a ejercer una
fuerte presión sobre los recursos naturales del bosque,
convirtiéndolas al poco tiempo en áreas de cultivos agropecuarios
(IIRSA-SUR, 2006).

24
2.3.3. CONSECUENCIAS DEL CAMBIO DE COBERTURA VEGETAL

La transformación del paisaje, como consecuencia de las


actividades humanas, es un proceso que no solo tiene impactos
locales, sino que es uno de los factores más importantes del cambio
ambiental global (Turner II, 2001).

Los cambios en la cobertura de vegetación tienen consecuencias


sobre la erosión de los suelos, los procesos hidrológicos y el
movimiento de nutrientes en las cuencas, la pérdida del hábitat y
biodiversidad, las emisiones de carbono y otros gases de efecto
invernadero, y en general, sobre la sustentabilidad de la capacidad
productiva del territorio (Murdiyarso & Wasrin, 1995).

Cambios en los ecosistemas

El cambio de la cobertura vegetal natural de un paisaje produce una


serie de parches de vegetación remanente rodeados por una matriz
de vegetación distinta y/o uso de la tierra. Los efectos primarios de
este cambio se reflejan en las alteraciones microclimáticas dentro y
alrededor del remanente (parche) y el otro efecto es el aislamiento de
cada área con respecto a otras áreas remanentes dentro del paisaje.
Es así que, en un paisaje donde ocurre el cambio de la cobertura
vegetal natural, existen cambios en el ambiente físico como en el
biogeográfico (Saunders et al., 1991).

Cambio climático

Estudios realizados en México indican que las fuentes responsables


de emisiones, corresponde 61% al sector energético; 7% a los
procesos industriales; 14% al cambio de uso de suelo (deforestación);
8% a la agricultura y 10% a la descomposición de residuos orgánicos,
incluyendo las plantas de tratamiento de aguas residuales y los
rellenos sanitarios. Dentro del sector energético en particular, la
generación de electricidad representa 24% de las emisiones; el uso

25
de combustibles fósiles en el sector manufacturero e industria de la
construcción 8%; el transporte 18%; los sectores comercial,
residencial y agrícola 5%; y las emisiones fugitivas de metano durante
la conducción y distribución del gas natural, otro 5% (Bocco et al.,
2001).

En Brasil, gran parte de las emisiones de Gases de Efecto


Invernadero (GEI) derivan de fuentes no energéticas tales como
agricultura y ganadería, cambio de uso de suelo y silvicultura. Una
serie de estudios, llevados a cabo de 1992 a 1994, muestran que el
cambio de uso de suelo y la silvicultura son las fuentes más
importantes de las emisiones de dióxido de carbono, seguidas por la
energía y abonos con cal (PNUMA & SEMARNAT. 2006).

Cambios micro climáticos

El cambio de la cobertura vegetal tiene como resultado cambios en


los flujos físicos a través del paisaje. Las alteraciones en los flujos de
radiación, viento y agua pueden tener efectos importantes sobre la
vegetación nativa remanente (Saunders et al., 1991).

Aislamiento de hábitats

El cambio de cobertura vegetal tiene dos consecuencias importantes


para la biota. Primero, existe una reducción del área de hábitat
disponible, con posibles incrementos en la densidad de la fauna
sobreviviente en los remanentes, y la segunda consecuencia, es que
los hábitats son fragmentados en remanentes que se aíslan en
diferentes grados. El tiempo desde el aislamiento, la distancia entre
remanentes adyacentes y el grado de conectividad entre ellos son
importantes para determinar la respuesta de la biota frente al cambio
de la cobertura (Saunders et al., 1991).

26
Influencias modificantes

Los remanentes más pequeños, tienen una gran influencia por los
factores externos, en estos la dinámica del ecosistema es
probablemente dirigida por factores externos que por fuerzas internas.
En estos remanentes adquiere la importancia del efecto de borde. Los
remanentes mas grandes tienen una gran área núcleo que no es
afectado por el medio y los cambios bióticos asociados con el borde
(Harris, 1988).

La posición del remanente en el paisaje afecta a la prefragmentación


de patrones geomorfológicos, de suelos y vegetación, y a partir de
ésta se determina la estructura y la composición de la vegetación de
algún remanente dado (Harris, 1988).

2.4. IMÁGENES DE SATELITE

Las imágenes obtenidas por los satélites de teledetección ofrecen una


perspectiva única de la Tierra, sus recursos y el impacto que sobre ella
ejercen los seres humanos. La teledetección por satélite ha demostrado ser
una fuente rentable de valiosa información para numerosas aplicaciones,
entre las que cabe citar la planificación urbana, vigilancia del medio
ambiente, gestión de cultivos, prospección petrolífera, exploración minera,
desarrollo de mercados, localización de bienes raíces y muchas otras.
Ofrecen una visión global de objetos y detalles de la superficie terrestre y
facilitan la comprensión de las relaciones entre ellos que pueden no verse
claramente cuando se observan a ras de tierra. El carácter "remote" de la
teledetección proporciona una visión parcial del globo desde un lugar
específico. Las imágenes de satélite muestran, literalmente, mucho más de
lo que el ojo humano puede observar, al desvelar detalles ocultos que de
otra forma estarían fuera de su alcance (SRGIS, 2005).

El valor práctico y la multiplicidad de aplicaciones de las imágenes continúan


aumentando a medida que se lanzan nuevos satélites, que se suman a los
que ya están en órbita. Al haber más satélites se dispone de imágenes en

27
una cantidad creciente de tamaños de escena, resoluciones espectrales,
frecuencias de paso y detalles espaciales. A la vez que estos nuevos
sensores espaciales hacen que las imágenes sean más útiles que nunca,
ofrecen a los usuarios actuales mayores dificultades a la hora de escoger las
más adecuadas (SRGIS, 2005).

2.4.1. Evolución de las Imágenes de Satélite

La tecnología de observación de la Tierra de alta resolución a través de


satélites se realiza hace 40 años. tecnología satelital, sus orígenes se
ubican con el inicio de las actividades aeronáuticas a principio de siglo
XX .Puede decirse que la teledetección como tecnología empezó con la
aparición de las primeras fotografías. Muchos eventos significativos
ocurrieron hasta el momento del lanzamiento de los Landsat (sensores en
plataformas satelitales) (Alzate, 2001).

Uno de los dispositivos más conocidos que han servido como un primer
sensor remoto por más de 150 años es la cámara fotográfica. Esta captura
un “retrato” de objetos exteriores a ella, concentrando (a través de una lente)
la radiación electromagnética (normalmente, la luz visible) en un medio
(película) capaz de desplegar los objetos y sus posiciones relativas por
variaciones en su brillo de los niveles grises (negro y blanco) o los tonos de
colores (Alzate, 2001).

Aunque las primeras fotografías se tomaron sobre la tierra la idea de mirar


hacia abajo a su superficie le dio origen a la fotografía aérea, surgida en los
1840 con cuadros tomados desde los globos. Durante la primera Guerra
Mundial, cámaras montadas en aviones proporcionaron vistas aéreas de
áreas de la superficie bastante grandes que aportaron el reconocimiento
militar. Desde entonces hasta principios de los años sesenta, la fotografía
aérea seguía siendo la única herramienta estándar para representar la
superficie desde una perspectiva vertical u oblicua (Alzate, 2001).

La teledetección desde cohetes tuvo sus orígenes durante los primeros días
de la edad del espacio (programas rusos y americanos). Comenzó tomando

28
imágenes de la superficie, usando varios tipos de sensores de plataforma
espacial. Durante los años sesenta, los primeros sensores de imágenes
sofisticados fueron incorporados en satélites de órbita (Alzate, 2001).

2.4.2. Evaluación de satélites y sensores

Los sensores de los satélites

Entender la diferencia entre información espacial y espectral es muy


importante porque se trata del primer paso para elegir entre los dos
tipos fundamentales de imágenes de satélite: pancromáticas y
multiespectrales. En la mayoría de las ocasiones ésta será su primera
decisión al evaluar los diversos tipos de imágenes y productos
(Eastman, 1999).

Las imágenes pancromáticas

Se captan mediante un sensor digital que mide la reflectancia de


energía en una amplia parte del espectro electromagnético (con
frecuencia, tales porciones del espectro reciben el nombre de
bandas). Para los sensores pancromáticos más modernos, esta única
banda suele abarcar la parte visible y de infrarrojo cercano del
espectro. Los datos pancromáticos se representan por medio de
imágenes en blanco y negro (Eastman, 1999).

Las imágenes multiespectrales

Se captan mediante un sensor digital que mide la reflectancia en


muchas bandas. Por ejemplo, un conjunto de detectores puede medir
energía roja reflejada dentro de la parte visible del espectro mientras
que otro conjunto mide la energía del infrarrojo cercano. Es posible
incluso que dos series de detectores midan la energía en dos partes
diferentes de la misma longitud de onda. Estos distintos valores de
reflectancia se combinan para crear imágenes de color. Los satélites
de teledetección multiespectrales de hoy en día miden la reflectancia

29
simultáneamente en un número de bandas distintas que pueden ir de
tres a catorce (Eastman, 1999).

Las imágenes hiperespectrales

Se refieren a un sensor espectral que mide la reflectancia en muchas


bandas, con frecuencia cientos. La teoría en lo que se apoya la
detección hiperespectral es que la medida de la reflectancia en
numerosas franjas estrechas del espectro permite detectar
características y diferencias muy sutiles entre los rasgos de la
superficie, especialmente en lo que se refiere a vegetación, suelo y
rocas (Eastman, 1999).

2.4.3. Clasificación de imágenes

Este proceso comprende el análisis de datos multiespectrales de la


imagen y la aplicación de reglas de decisión basadas en técnicas
estadísticas para determinar el tipo de cobertura de la tierra para cada
píxel en una imagen. En cualquier caso, el proceso de clasificación
consiste en categorizar a todos los píxeles de una imagen digital en
alguna clase de cobertura de la tierra o en “estratos”. Estos datos
categorizados pueden ser usados para producir mapas temáticos de
la cobertura terrestre presente en la imagen y/o para producir
estadísticas sumarias en áreas cubiertas para cada tipo de cobertura
(Eastman, 1999).

Los procedimientos de reconocimiento de los patrones espectrales


están más avanzados que los procedimientos de reconocimiento
espacial. Dentro de la clasificación espectral existe la clasificación
“supervisada” y la “no supervisada”. En ambos procesos se utiliza el
clasificador de “máxima resemblanza o verosimilitud” (maximum
likelihood), que evalúa cuantitativamente la variancia a lo largo de
todo el rango espectral, rango que será subdividido de acuerdo a sus
valores de promedio y variancia (Eastman, 1999).

30
Se hace énfasis en los procedimientos de clasificación basados en
criterios espectrales, debido a que es el “estado del arte” de estas
técnicas. En la “clasificación supervisada” el analista supervisa el
proceso de categorización de los píxeles en la escena (Eastman,
1999).

Clasificación no supervisada

Según Rodríguez, et al. (2007), este método de mapeo de clases no


requiere de campos de prueba. El agrupamiento de clases es
meramente estadístico y depende de la capacidad del algoritmo
aplicado de asociar el valor del pixel registrado en la imagen satelital
con la evaluación de las firmas espectrales obtenidas al finalizar el
proceso.

Clasificación supervisada

Según Rodríguez, et al. (2007), en el método de clasificación


supervisada, cada estrato es considerado como campo de prueba por
lo cual puede mencionarse que la firma espectral en unidades de
energía corresponde a la verificada en campo. En la clasificación
supervisada se representa la decisión a priori de la selección de
clases espectrales de los patrones de la cubierta del suelo que un
analista puede identificar. Es importante mencionar que el mapeo de
clases aplicando este método de identificación depende íntegramente
del conocimiento a priori del analista, sobre la cubierta del suelo a
fotoidentificar.

2.4.4. Productos de imágenes de satélites

Uno de los aspectos más valiosos de las imágenes digitales es que


pueden ser procesadas, manipuladas y realzadas por computadora
para generar una serie de productos de información diferentes. A
continuación se enumeran algunos de los productos más corrientes
que se extraen de las imágenes obtenidas por satélite (Eastman,
1999).

31
Mapas de clasificación

Son probablemente los de tipo más común entre los creados a partir
de imágenes de satélite. En estos mapas temáticos, las zonas de
terreno se clasifican y agrupan en clases de ocupación y uso del
suelo. Las clasificaciones pueden ser amplias, como zonas urbanas,
boscosas, de campo abierto y de aguas. También pueden ser muy
específicas, diferenciando campos de maíz, trigo, soja o remolacha.
Normalmente, los distintos tipos de terreno están codificados por
colores. También se utilizan para determinar zonas de interés
(Eastman, 1999).

Modelos digitales de elevación (DEM)

Llamados también modelos digitales del terreno, estos conjuntos de


datos contienen medidas de la elevación del terreno obtenidas
aplicando procedimientos fotogramétricos a pares de imágenes
estereoscópicas traslapadas. Los DEM se usan con frecuencia para
crear modelos tridimensionales y en los programas informáticos de
visualización comúnmente usados en ingeniería civil, cartografía
geológica y simulación de vuelo. Actualmente existen dos conocidos
satélites que toman imágenes con un par estereoscópico: Ikonos y
Aster de los cuales se pueden obtener modelos de elevación digital a
1 y 15 metros respectivamente (Eastman, 1999).

Fusiones

Es posible fundir dos tipos de imágenes de satélite distintas para crear


un producto híbrido que aúne las ventajas de ambas imágenes. Lo
más habitual es fundir una imagen pancromática, como la SPOT de
10 m con otra multiespectral SPOT de 20 metros o Landsat de 30 m.
Esto produce una imagen que contiene los datos multiespectrales y la
información espacial de la imagen pancromática (Eastman, 1999).

32
Mosaicos

Es frecuente que la escena de la imagen del satélite no abarque el


área de interés en su totalidad. En ese caso se pueden solicitar dos o
más escenas adyacentes y el distribuidor efectuará un mosaico
utilizando complejos algoritmos informáticos que hagan coincidir
exactamente los bordes de las escenas y equilibren los colores para
crear una base de datos sin fisuras de la zona extensa (Eastman,
1999).

Detección de cambios

Para crear una imagen de detección de cambios se aplican algoritmos


especiales a dos imágenes de satélite de la misma zona, tomadas en
momentos distintos. El ordenador examina todos y cada uno de los
píxeles de las dos escenas para determinar qué valores de píxel ha
cambiado. En la mayoría de los casos, el área modificada se muestra
en color. Este procedimiento se utiliza habitualmente para cartografiar
automáticamente extensas zonas e identificar cambios como nuevos
edificios, carreteras, urbanizaciones, también desastres naturales
como inundaciones, aluviones, entre otros. De este modo se
identifican también cambios radicales, como la transformación de
bosques en zonas de cultivo o zonas desertificadas (Eastman, 1999).

2.4.5. Imágenes de satélite en evaluación de cobertura vegetal

Estas imágenes son efectivas en la mapificación de la vegetación por


que permiten que un gran volumen de información referente a las
características del sitio y fisonomía de la vegetación, sea interpretado
en corto tiempo. La ventaja de este trabajo es que se inicia a partir de
una estructuración del paisaje, tomando en cuenta todos los tipos de
vegetación.

El trabajo con imágenes de satélite proporciona una base cartográfica


digital y un análisis semidetallado de la cobertura del suelo y sus

33
cambios en el tiempo en base a métodos de clasificación de las
imágenes utilizando un software especializado.

Debido a que la calidad y accesibilidad de las imágenes están


mejorando, puede esperarse muchos adelantos en el conocimiento
de la vegetación, basados tanto en las imágenes como en trabajos de
campo.

2.4.6. Interpretación de imágenes de satélite

Lillesad & Kiefer (1987), manifiestan que las imágenes de satélite


pueden interpretarse mediante un análisis visual o en forma digital.
Las técnicas de interpretación visual, sirven para evaluar
cualitativamente patrones espectrales en la imagen, diferenciando
tonalidades, texturas, formas y otras características. Esta técnica
tiene desventajas, pues ciertas características espectrales, no son
siempre evaluadas, ya que el ojo humano tiene una capacitación
limitada para discernir tonalidades similares en la imagen.

Por otro lado el análisis digital se aplica cuando los patrones


espectrales contienen mucha información. El procesamiento digital de
imágenes comprende la manipulación y clasificación de imágenes en
forma digital, con ayuda de un computador. Esta forma de
teledetección empezó en la década de 1960, pero no fue hasta el
lanzamiento del LANDSAT 1 en 1972 que los datos digitales se
encuentran ampliamente disponibles para el estudio de los recursos
naturales (Eastman, 1999).

2.4.7. Rectificación y restauración de las imágenes de satélite

Por medio de estas operaciones se corrige la imagen distorsionada o


degradada para crear una representación más fiel de la escena
original. Comprende el procesamiento inicial de los datos “brutos”
para corregir distorsiones geométricas, calibrar los datos
radiométricos y eliminar el “ruido” llamándose así a cualquier disturbio

34
en la imagen debido a limitaciones en el proceso de registro, en la
digitalización de la señal o en el proceso de detección (Lillesand &
Kiefer 1987; Campbell, 1987).

Otro proceso utilizado en esta fase es el filtrado espacial que consiste


en acentuar o atenuar la imagen en diversas frecuencias espaciales,
y que están referidas a la variación de tonos que ocurren en una
imagen, se hace una operación “local” que consiste en modificar los
valores del píxel de una imagen original en base a los niveles de gris
de los píxeles vecinos. Estos procedimientos son frecuentes llamados
operaciones de “preprocesamientos” por que generalmente preceden
a la manipulación y análisis de los datos de una imagen para extraer
información específica (Campbell, 1987).

2.4.8. Realce de la imagen

Este proceso comprende técnicas para incrementar la diferenciación


visual entre distintas características o detalles de la escena
(Campbell, 1987). El objetivo es crear una “nueva” imagen a partir de
la original para incrementar la cantidad de información que puede ser
visualmente interpretada. Son necesarios varios realces de una
imagen “bruta”. Las operaciones de realce son aplicadas
normalmente a una imagen después del adecuado procedimiento de
restauración. La remoción del ruido es, en particular, un importante
precursor para la mayoría de realces.

Existen tres tipos de realce que involucran diferentes técnicas o


procedimientos en la manipulación de contrastes de la imagen los
que se muestran a continuación:

Realce de detalles espectrales

Este tipo de realce resalta características espectrales banda por


banda y se puede hacer por diversas técnicas (Campbell, 1987).

35
Limitación de niveles de gris. Esta técnica es usada para segmentar
una imagen en dos clases, una compuesta por los píxeles que tengan
valores iguales o por debajo de un nivel de gris definido y la otra
clase, para aquellos píxeles cuyos valores sean iguales o superiores a
ese nivel (Lillesand & Kiefer 1987); se aplica generalmente para
eliminar la presencia de nubes que pudieran interferir en el posterior
realce (Campbell, 1987).

Elongación de contrastes. Con esta técnica los valores de gris se


agrupan en clases y cada clase se extiende (o se elonga) hacia un
rango previamente seleccionado, ya sea en parte o a lo largo de todo
el rango de valores de gris (Lillesand & Kiefer 1987).

Ecuación por histograma. En este proceso, los valores asignados a


la imagen, se elongan en función a la frecuencia en la que se
presentan los valores de los píxeles, que de acuerdo a una ecuación
se extienden a lo largo de todo el rango.

Realce de detalles Multiespectrales

A diferencia del realce espectral, que trabaja con una banda, el realce
multiespectral trabaja con una composición de bandas, las cuales se
pueden combinar de diferentes maneras para conformar una escena.

Índice de vegetación de diferencia Normaliza (NDVI). El NDVI es


una división de bandas, con las que se resalta o muestra el vigor de la
vegetación, e indirectamente, en algunos casos, el estado o tipo de
suelo (Lillesand & Kiefer 1987).

El índice de vegetación procede de la relación entre las


reflectividades en el infrarrojo cercano y en el rojo, y nos da una
medida del vigor de la cubierta vegetal (Portuguez, 2000).

Valores de NDVI por encima de 0.2 indican presencia de vegetación,


aunque puede tratarse de vegetación poco densa. A partir de valores
de 0.4 tenemos vegetación con mayor cobertura. Valores de 0.6

36
indican áreas boscosas y por encima de 0.7 hasta 1 podría tratarse de
campos de cultivo de gran vigor (Ryan L.et al 2005).

El intervalo de valores obtenido del NDVI, varía entre (-1) y el (+1) De


ellos, sólo los valores positivos corresponden a zonas de vegetación.
Los valores negativos, pertenecen a nubes, nieve, agua, zonas de
suelo desnudo y rocas; ya que sus patrones espectrales son
generados por una mayor reflectancia en el visible que en el infrarrojo
(Sender R. 2004).

Análisis por Componentes Principales. Este proceso permite


obtener los componentes principales de una combinación de canales
seleccionados. El Primer canal resultante, corresponde al primer
componente principal, el cual agrupa la mayor variabilidad de
información de los canales procesados. De esta manera, se logra
concentrar en el primer componente principal, es decir, en un solo
canal, el 95% de la variabilidad de la información contenida en los
canales seleccionados, con la finalidad de tener una mejor
diferenciación (Campbell, 1987).

37
III. MATERIALES Y MÉTODOS

3.1. MATERIALES

3.1.1. DESCRIPCIÓN DE LA ZONA DE ESTUDIO

Ubicación

La presente investigación se desarrolló en el Área de Conservación


Municipal “Bosque de Huamantanga”, ubicado en la parte alta de la
cuenca Amojú, en el distrito y provincia de Jaén, del departamento de
Cajamarca.

Es un escenario natural que abarca una superficie de 3,840.00 ha.,


distribuidas entre los sectores La Virginia, San José de la Alianza,
Nuevo Jerusalén, Rinconada Lajeña y San Luis del Nuevo Retiro. Está
a una altura que oscila entre los 1900 y 3200 msnm, dentro de un
ramal interno de la cordillera occidental andina (Suclupe, 2007).

El ACM BH, geográficamente se encuentra ubicada entre las


coordenadas: Zona: 17M Datum: WGS-8 comprendida entre
coordenadas UTM 0731160 y 0728224 m. este y entre 9365934 y
9377650 m. norte.

En la figura N° 01 se muestra el área de estudio de color verde


corresponde al Área de Conservación “Bosques de Huamantanga” y
el de color ladrillo corresponde a su zona de amortiguamiento.

38
Figura N° 01. Ubicación del área de estudio

Caracterización ecológica

El área boscosa comprende las siguientes zonas de vida:

- Bosque muy húmedo Montano Bajo Tropical (bmh –MBT) con


temperaturas de 12 a 17ºC., precipitación de 2000 mm. y un
escurrimiento de 1200 mm. medio anual.

- Bosque húmedo Premontano Tropical (bh-PT) con temperatura de


18 a 25ºC., 1200 mm. de precipitación y 158 mm. de escurrimiento
medio anual (Suclupe, 2007).

Hidrografía

El Bosque de “Huamantanga” es un bosque de neblina, o


“atrapanieblas”, como suelen llamarlo los lugareños, por su capacidad
para capturar el vapor de agua de la atmósfera a través de los
musgos colgantes que cubren los árboles, y conducirla en forma de

39
agua hacia manantiales y quebradas como la de La Rinconada, San
José de la Alianza, La Cascarilla, El Coto, etc., que dan origen al río
Amojú, a partir del cual inicia un recorrido de 30 Km.,
aproximadamente, hasta desembocar en el río Marañón, en el distrito
de Bellavista, con un caudal promedio de 2.00 m3 /seg. (MPJ, 2007;
Suclupe, 2007).

Biodiversidad

La parte más alta se caracteriza por tener una vegetación cargada de


musgos, líquenes, hepáticas, numerosas orquídeas, bromelias y otros
especímenes. Por debajo de los 2 700 m., el bosque se hace más alto
y rico en especies como ceticos, begonias, cedros y parientes
silvestres de la papaya (Carica sp.). Es un bosque de alta
biodiversidad con predominio de especies forestales de la familia
PODOCARPACEAE, destacandose los romerillos (Retropyllum
rospigliosii y Prumnopytis harmsiana), que cumplen vital importancia
en la protección de suelos y la conservación cíclica del agua. Existe
igualmente una variedad de fauna compuesta por especies de aves,
mamíferos, reptiles siendo los más representativos el gallito de las
rocas, tapir de altura, armadillo, oso de anteojos, sajino (Suclupe,
2007).

Geomorfología

La zona de estudio presenta una geomorfología accidentada, con


presencia de laderas altas y escarpadas erosionales y denudativas,
piedemonte con pendientes moderadas poco disectadas y topografía
ondulada, también presenta pequeños lugares planos y una diferencia
altitudinal que oscila entre los 3200 msnm en la parte mas alta y 1900
msnm en la parte más baja (MPJ, 2007).

40
Población y características socioeconómicas

La población que habita en la zona adyacente al bosque o zona de


amortiguamiento la constituyen las 483 familias asentadas en la parte
baja, a ambas márgenes de la cuenca Amojú, distribuidas en 20
poblados, siendo los mas importantes los centros poblados La Virginia
y La Cascarilla (MPJ, 2007).

Se trata de una población de origen migrante, principalmente de


Cutervo, Chota y Bambamarca, que vino a esta zona en búsqueda de
tierras para cultivo y que recibe beneficio directo del bosque por la
variedad de recursos que le provee: suelo, agua, madera, fauna para
la caza, especies medicinales, etc. (MPJ, 2007).

La principal actividad económica es la agricultura de autoconsumo y


en menor proporción la que se orienta al mercado local, con productos
como: frejol, maíz, vituca, caña de azúcar y café. Complementa la
economía familiar la actividad pecuaria, principalmente mediante la
crianza de ganado vacuno, animales menores y la producción
artesanal de lácteos, como el quesillo. La extracción de especies
maderables es otra fuente de ingresos, sobre la que es difícil tener
información detallada, debido al ocultamiento de datos de parte de los
pobladores (Suclupe, 2007).

El nivel socioeconómico de la zona es precario. El ingreso promedio


mensual del 87,5% de familias no pasa de los S/. 250. El 30,4 % de la
población no ha culminado la primaria y sólo el 47,8% terminó la
secundaria. El nivel de salud también es bajo debido a la fuerte
presencia de enfermedades intestinales, parasitarias, respiratorias y la
desnutrición crónica. Ningún caserío cuenta con servicio de agua
potable ni alcantarillado, tampoco energía eléctrica (MPJ, 2007).

41
3.1.2. MATERIALES, HERRAMIENTAS Y EQUIPOS

De Campo

Materiales

Lapiceros, libreta de apuntes, marcadores (brochas, esmaltes).

Herramientas

Machetes, linterna, botas de jebe, poncho impermeable, bolsa


de dormir (Sleeping).

Instrumentos y equipos

Navegador GPS, brújula, cámara fotográfica digital.

Logística

Camioneta

De gabinete

Materiales

Papel bond A4 de 80 gramos, lapiceros.

Instrumentos y equipos

Computadora, Impresora, Scanner

Imágenes

Imagen LANDSAT 5 TM de noviembre de 1989 con resolución


de 30 metros; imagen LANDSAT 7 ETM+ de noviembre del
2000 con resolución de 30 metros e imagen ASTER de
setiembre del 2006 con resolución de 15 metros.

42
Material cartográfico.

Carta nacional. Escala 1:100 000

Software

Microsoft Windows XP Profesional, Microsoft Office, IDRISI


Kilimanjaro, Arc Gis 9.2, Map Souce, ERDAS Imagine 9.1.

3.2. METODOLOGÍA

Para determinar la dinámica de cobertura vegetal, se siguió la metodología


de Souza, et al. (2003), para lo cual se utilizó imágenes de satélite
LANDSAT tomadas por la NASA de los Estados Unidos y ASTER. El uso de
estas imágenes se realizó principalmente para la elaboración de los mapas
temáticos para las áreas extensas y por tanto se obtuvo una mejor precisión
para determinar características de las áreas pequeñas (Asner, et al. 2005).

3.2.1. Fase previa de gabinete

Recopilación de información disponible

Se recopiló información bibliográfica y cartográfica existente de


instituciones como el Instituto Geográfico Nacional (IGN), Proyecto
Especial de Titulación de Tierras (PETT), Ministerio de Agricultura
(MINAG), Instituto Nacional de Recursos Naturales (INRENA),
Proyecto Especial Jaén, San Ignacio, Bagua (PEJSIB), Comité
Interinstitucional – Municipalidad Provincial de Jaén (CI-MPJ), entre
otros.

Georeferenciación

Las imágenes satelitales utilizadas para el estudio fueron


georeferenciadas con respecto a los mapas topográficos e

43
hidrográficos de escala 1:100 000 del Instituto Geográfico Nacional
con una exactitud aproximada de máximo 100 m.

Delimitación del área de estudio

Usando imágenes de satélite de los años 1989, 2000 y 2006 se


delimitó el área de estudio tomando como referencia a mapas
cartográficos y mapas del Área de Conservación existentes,
identificando las zonas de influencia del área, en base a la capacidad
de uso actual del suelo.

Imágenes de satélite

Se utilizaron imágenes de satélite Landsat 5 TM del año 1989,


Landsat 7 ETM+ del año 2000 e imágenes ASTER del año 2006,
Siendo las escenas de tamaño de 185 x 185 Km. de la imagen
Landsat 5 TM de 1989, la escena de la Imagen Landsat 7 ETM + del
2000 es de 170 x 183 Km.; así también la imagen ASTER del 2006 es
de 60 x 60 Km. las cuales se cortaron a escenas obteniéndose 16.26
x 16.03 Km. para su posterior clasificación. Dichas imágenes tienen
las siguientes características.

Cuadro N° 01. Bandas y aplicaciones de imágenes de satélite LANDSAT

Banda Denominación Aplicaciones


Mapeo de tipos de bosque, diferenciación entre
1 Azul visible vegetación y suelos, identificación de rasgos
culturales (caminos, urbanización, etc.).
Diferenciación entre tipos de plantas, determinación
2 Verde visible del estado de la vegetación, identificación de rasgos
naturales.
Diferenciación de especies vegetales y rasgos
3 Rojo visible
culturales.
Infrarrojo Determinación de tipos y estado sanitario de
4
cercano vegetación, delimitación de cuerpos de agua.
Infrarrojo Distinción entre nubes y nieve, determinación del
5
medio contenido de humedad del suelo y la vegetación.
Fuente: Parimbelli .H, 2005.

44
Cuadro N° 02. Características de imagen TM (1989)
Bandas Resolución (nm)
TM1 (Azul) 450-520
TM2 (Verde) 520-600
TM3 (Rojo) 630-690
TM4 (Infrarrojo Cercano) 760-900
TM5 (Infrarrojo Medio) 1550-1750
TM6 (Infrarrojo Térmico) 10400-12400
TM7 (Infrarrojo Medio) 2080-2350
Fuente: Fernández y Herrero, 2001.

Cuadro N° 03. Características de imagen ETM + (2000)


Banda ETM Frecuencia Resolución
Característica
N° Nombre μm m
1 VIS B 0.450-0.515 30 Azul visible
2 VIS G 0.525-0.605 30 Verde visible
3 VIS R 0.630-0.690 30 Rojo visible
4 NIR 0.750-0.900 30 Infrarrojo cercano
5 NIR 1.550-1.750 30 Infrarrojo cercano
6 TIR 10.40-12.50 30 Infrarrojo termal
7 MIR 2.090-2.350 30 Infrarrojo mediano
8 PAN 0.520-0.900 15 Pancromática
Fuente: Fernández y Herrero, 2001.

Cuadro N° 04. Características de imagen ASTER del año 2006.


Banda ASTER Frecuencia Resolución
Característica
N° Nombre μm m
1 VNIR 0.52-0.60 15 Azul visible
2 VNIR 0.63-0.69 15 Verde visible
3N VNIR 0.78-0.86 15 Rojo visible
3N VNIR 0.78-0.86 15 Infrarrojo cercano
Fuente: Vargas González C., 2002.

Procesamiento de las Imágenes de Satélite.

Las imágenes originales están corregidas geométricamente desde


(“Global Land Cover Facility”, en http://glcf.umiacs.umd.edu/index.shtml).
Para este estudio se ha recortado las imágenes (banda por banda)
para abarcar el ámbito requerido. El resultado se muestra en la Figura
2 para la banda 4 de la imagen LandSat 7 del 2000.

45
Figura N° 02: Corte de Imagen Landsat (banda 4) para abarcar el ámbito.

Las imágenes de LandSat 5 y LandSat 7 contienen 7 bandas


multiespectrales. La información para cada píxel en las distintas
bandas está dada en niveles digitales (ND) que pueden variar entre
0 y 255 (256 niveles) representadas visualmente por una escala de
grises, donde el nivel cero puede ser representado por el color negro
y el nivel 255 por el blanco. Como la imagen original ha sido cortada,
los ND dentro del ámbito varían entre 0 (negro) y 165 (blanco) en la
escala de grises. Las paletas de colores se emplean en las
imágenes de satélite cuando distintas bandas se combinan para
formar una combinación de colores naturales (bandas azul, verde y
rojo) o colores “falsos” donde se emplea por ejemplo una o más
bandas infrarrojas que resaltan mejor la vegetación.

46
Realce de la Imagen para mejorar la visualización.

La figura N° 02 muestra poco contraste lo cual hace difícil distinguir


las diferentes cubiertas del suelo. Hacemos uso de la herramienta
“Histogram” del software SIG para mejorar el contraste, lo cual permite
una mayor nitidez entre las coberturas del suelo.

Combinación de bandas para la combinación de colores

Distintas combinaciones de bandas se pueden combinar de 3 en 3. La


figura N° 03 (con bandas visibles) y figura N° 04 (con 2 bandas
infrarrojas) son combinadas a los que ya se ha aplicado el realce. El
procedimiento de realce visual es similar al explicado para cada una
de las bandas.

47
Figura N° 03: Compósito con bandas 1 (azul), 2 (verde) y 3 (rojo)

Figura N° 04: Compósito con bandas 3 (rojo), 5 (infrarrojo) y 4 (infrarrrojo)

48
Clasificación no supervisada

Se realizó una clasificación no supervisada de cada imagen satelital


usando un método de agrupamiento (clusters) para la unión de pixeles
y así examinar la existencia de clases espectrales similares es decir
clases de cobertura vegetal homogéneos. A partir de un espectro de
detección razonable, se produjeron señales para permitir una
clasificación supervisada que fue llevada a cabo a continuación con
referencia a datos de verificación de campo.

Para que la imagen pueda ser asociada en clases informativas es


decir en bosques, áreas urbanas, desiertos, etc debe examinarse la
existencia de clases espectrales similares, lo cual ayuda al usuario a
detectar pixeles similares en la imagen, estas clases fue facilitada
con la elaboración de datos de campo georreferenciados.

Según lo propuesto por Eastman (2003), la clasificación no


supervisada se realizó con la lógica análisis de grupos (cluster), del
Software IDRISI Kilimanjaro y es principalmente aplicado en el
módulo de grupos. Este módulo realiza la clasificación basándose en
un grupo de imágenes de entrada usando una técnica máxima de
histograma multi-dimensional. Es importante reconocer, sin
embargo, que los procedimientos de agrupamiento de clasificación
no supervisada no son clases de información, sino clases
espectrales (es decir, agrupan características, pixeles, con patrones
de reflexión similares).

Índice de Vegetación de Diferencia Normalizada

El proceso del NDVI indicará resultados cualitativas y cuantitativas del


estado de la vegetación a partir de medidas espectrales obtenidas por
satélites. La cual indica el realce de la cubierta de la vegetación y se

49
atenúa otras cubiertas tales como: suelo, agua, rocas, etc (Ryan L.et
al 2005).

3.2.2. Fase de campo

El trabajo de campo se realizó con la intención de correlacionar la


clasificación no supervisada con la vegetación existente en el área de
estudio y para tomar los datos de información requerida los que
servirán posteriormente para la clasificación supervisada.

Verificación en Campo

Se realizó un reconocimiento general del área de evaluación,


recorriendo el bosque a través de todas las rutas accesibles en
motocicleta y posteriormente con visitas más detalladas a pie a
lugares de difícil acceso. Se levantaron áreas de control localizadas
de preferencia en parches homogéneos para cada tipo de cobertura
vegetal. El levantamiento de dichas áreas se realizó registrando las
Coordenadas UTM con un Navegador GPS.

La verificación en campo con áreas de control (clasificación


supervisada), se realizó mediante 2 formas: 1. Forma lineal, para
áreas menores de 1 ha. y 2. Forma poligonal, cuando las áreas eran
superiores a 1 ha.

Selección de Parcelas y tamaño

La selección de las parcelas se hizo con la finalidad de obtener


información representativa de la vegetación existente en el área de
estudio. Se instalaron y evaluaron 5 transectos en forma de parcelas
rectangulares de 10 m x 100 m en 4 sectores (2 en Nuevo Jerusalén y
2 en San Luis del Nuevo Retiro), haciendo un total de 10 transectos
para cada sector o 1ha (10,000m2); la metodología seguida para esta
evaluación es la recomendada por Mostacedo y Todd (2000) en su
Manual de Métodos de Muestreo y Análisis en Ecología Vegetal. Se
instaló una trocha base a favor de la pendiente y perpendicular a ello y

50
al lado izquierdo de la trocha base se instalaron los transectos de 10
m. X 100 m. en un número de 5, dejando un espacio de 20 m. entre
límites de transectos.

Evaluación de las parcelas para determinar el Índice de valor


de importancia.

Se determinó el índice de valor de importancia de las especies


arbóreas que se encuentren en las 20 parcelas que se evaluaron,
para determinar el valor ecológico de las especies arbóreas de la
vegetación natural existente.

En las parcelas se evaluaron las especies arbóreas con diámetros a la


altura del pecho (DAP) ≥ 10 cm., se registro su altura comercial, altura
total y diámetro a la altura del pecho (DAP), correspondiente a cada
individuo.

Indice de Valor de Importancia

Se usó el análisis recomendado por Antón & Reynel (2004) para la


determinación del Índice de Valor de Importancia (IVI). Este IVI se
calculará mediante la siguiente fórmula:

IVI = AB% + D%+F%; donde:

IVI = Índice de Valor de Importancia.

AB% = Abundancia Relativa es la participación de cada especie en %


del número total de árboles levantados en la muestra.

D% = Dominancia Relativa de una especie es la suma de las áreas


básales proyectadas sobre el suelo de la copa o del DAP (diámetro a
la altura del pecho = 1.30 m).

F% = Frecuencia Relativa, es la ocurrencia de las especies en el total


de las parcelas evaluadas.

51
3.2.3. Fase de gabinete

Se analizó las imágenes satelitales LANDSAT 5 TM de 1989,


LANDSAT 7 ETM+ del 2000 y ASTER del 2006 las que fueron
proporcionados a nivel de pre procesamiento georeferenciados con la
carta nacional del Perú (escala 1: 100 000), realizándose la
caracterización multitemporal y referenciándose con los puntos de
control obtenidos de campo de cada tipo de cobertura vegetal, los que
fueron capturados con el localizador global (GPS) y llevados a una
base de datos para ser procesados a través Software del IDRISI
Kilimanjaro, Arc Gis 9.2.

Clasificación supervisada

En base a la clasificación no supervisada se realizó la clasificación


supervisada de cada imagen (1989, 2000 y 2006), para atribuir
categorías predeterminadas de tipos de cobertura (uso del suelo)
del área de conservación municipal y su zona de amortiguamiento.

El uso de una clasificación supervisada en este contexto


representa una herramienta adecuada para la separación de
pixeles y el espacio multiespectral de cualquier pixel en la imagen.

Con las señales espectrales visibles de la imagen se combinan las


bandas visibles (rojo, verde y azul) para identificar la vegetación y
suelos. Con los puntos de control tanto lineal y poligonal se
validaron en cada imagen, siendo estos puntos recogidos en
campo.

Cambios de Uso

Para determinar el cambio de uso de un área en estudio es


importante usar imágenes calibradas traducidas en unidades
similares es decir bandas similares de las imágenes; con la
finalidad de detectar variación en el uso de la tierra desde un
estado inicial hasta un estado final a las cuales se les realizó una

52
clasificación supervisada; el análisis debe comparar el estado
inicial de los pixeles en la categoría de uso de la tierra atribuida y
su cambio en el estado final validada con la imagen no
georeferenciada.

53
IV. RESULTADOS Y DISCUSIÓN

4.1. ÁREA DE ESTUDIO

De acuerdo a la información bibliográfica y cartográfica sistematizada


se determinó que el área de estudio tiene una superficie total de
12,236.83 ha., la misma que abarca el Área de Conservación
Municipal (ACM) Bosque de Huamantanga, con un 3,840.00 ha.; y su
zona de amortiguamiento, con 8,396.83 ha. Para fines de la presente
investigación, el área de estudio se denominó “Bosque de
Huamantanga” (Figura 5).

Figura N° 05. Ubicación y distribución del área de estudio

C
o
m
o se puede ver en la figura N° 05, él área de color verde corresponde
al ACM-Bosque de Huamantanga y el color amarillo corresponde a su
zona de amortiguamiento. En estas áreas se analizó la dinámica del
cambio de uso del suelo y de qué manera esto puede amenazar la
intangibilidad del ACM.

54
4.2. ANÁLISIS DE LA COBERTURA VEGETAL DEL SUELO

Haciendo uso de imágenes satelitales LANDSAT y ASTER, así como


del Software especializado IDRISI; se hizo un análisis en función a
valores de NDVI (Normalized Difference Vegetation Index), obteniendo
la clasificación que se muestra en los cuadros N° 05, 06 y 07, para los
años 1989, 2000 y 2006 respectivamente.

Cuadro N° 05. Valores de NDVI y su superficie en hectáreas para


el año 1989

Superficie Valores de
Significado
Hectáreas NDVI
Sin presencia de Vegetación (nubes, rocas, suelos
2709.30 -1 - 0
totalmente desprovistos)
1988.58 0 - 0.19 Nula presencia o muy poca presencia de vegetación
1610.59 0.2 - 0.39 Vegetación poco densa
5728.87 0.4 - 0.59 Mayor cobertura vegetal
199.32 0.6 - 0.69 Vegetación densa (bosques densos)
Vegetación muy densa (bosques o cultivos muy densos
0.17 0.7 - 1.0
y vigorosos)

Cuadro N° 06. Valores de NDVI y su superficie en hectáreas para


el año 2000

Superficie Valores de
Significado
Hectáreas NDVI
Sin presencia de Vegetación (nubes, rocas, suelos
152.52 -1 - 0
totalmente desprovistos)
1318.38 0 - 0.19 Nula presencia o muy poca presencia de vegetación
9456.68 0.2 - 0.39 Vegetación poco densa
1309.16 0.4 - 0.59 Mayor cobertura vegetal
0.08 0.6 - 0.69 Vegetación densa (bosques densos)

55
Cuadro N° 07. Valores de NDVI y su superficie en hectáreas para
el año 2006

Superficie Valores de
Significado
Hectáreas NDVI
Sin presencia de Vegetación (nubes, rocas, suelos
1.31 -0.22 - -0.04
totalmente desprovistos)
Sin presencia de Vegetación (nubes, rocas, suelos
121.90 -0.12 - -0.012
totalmente desprovistos)
6535.54 -0.01 - 0.090 Nula presencia o muy poca presencia de vegetación
5532.86 0.090 - 0.194 Nula presencia o muy poca presencia de vegetación
45.21 0.194 - 0.296 Vegetación poco densa
0.01 0.296 - 0.4 Vegetación poco densa

Los cuadros N° 05, 06 y 07, muestran el detalle de los valores de NDVI


encontrados en el análisis para la superficie del área de estudio, lo
cual indica la calidad del bosque en los diferentes años analizados; en
donde los valores altos indican la gran capacidad fotosintética de la
vegetación presente (vegetación densa y vigorosa), mientras que los
valores bajos indican la reducida o nula presencia de vegetación y por
lo tanto la baja capacidad fotosintética. La imagen satelital del año
1989, muestra todos los valores de NDVI, haciendo resaltar la
presencia aún de vegetación densa con unas 200 ha.
aproximadamente (cuadro N° 05). La imagen satelital del año 2000,
revela la casi nula presencia de vegetación densa con menos de 1ha.;
indicando así la degradación de la vegetación en la superficie en
estudio (cuadro N° 06). La imagen satelital para el año 2006, es aún
más preocupante debido a que los valores de NDVI registrados
revelan solamente la presencia de vegetación poco densa con 45 ha.
(cuadro N° 07), indicando que la degradación del bosque natural ha
sido marcada a comparación con lo existente en el año 1989.

4.3. USO ACTUAL DEL SUELO

Una vez realizado la clasificación no supervisada, se procedió a


realizar una supervisión en el campo para corroborar la información del

56
uso actual del suelo para los años estudiados, tal como lo indica la
metodología, teniéndose que en la verificación de forma lineal, se
realizó con el levantamiento de 274 puntos, los que correspondieron a
210 áreas de control. En la verificación de forma poligonal, se realizó
el levantamiento de 36 áreas de control registrándose 122 puntos
(anexo 1 y 2).

4.3.1. Uso actual del suelo, año 1989

Figura N° 06. Uso actual del suelo en el año 1989 con su superficie
cubierta en hectáreas

Uso actual del suelo año 1989


4957,27
4537,25
5000,00
4000,00 2183,11
3000,00
2000,00 559,20
1000,00
0,00
Vegetación Pastos Cultivos Nubes y
natural Cultivados y diversos sombras
Naturales vegetación
secundaria
L

La figura N° 06, muestra que en dicho año el Bosque de


Huamantanga contaba con una superficie de 4,957.27 ha. de
vegetación natural; 2,183.11 ha. de cultivos diversos y vegetación
secundaria; así mismo contaba con 559.20 ha. de pastos cultivados y
naturales. Existe un área de 4,537.25 ha. de la superficie que se
encuentra cubierta de nubes. La distribución de la superficie por uso
de actual de suelo se puede visualizar en la figura 9, correspondiente
al mapa de cobertura año 1989 (Nº 01).

57
4.3.2. Uso actual del suelo, año 2000

Figura N° 07. Uso actual del suelo en el año 2000 con su superficie
cubierta en hectáreas

Uso actual del suelo año 2000


7314,21
8000,00
6000,00
2364,04
4000,00 1164,36 1394,23
2000,00
0,00
Vegetación Pastos Cultivos Nubes y
natural Cultivados y diversos y sombras
Naturales vegetación
secundaria

En la figura N° 07 se muestra que para el 2000, el Bosque de


Huamantanga contaba con una superficie de 7,314.21 ha. de
vegetación natural; 1,394.23 ha. de cultivos diversos y vegetación
secundaria; la superficie de pastos cultivados y naturales alcanzaba
1,164.36 ha. El área cubierta de nubes abarcaba 2,364.04 ha. La
distribución de la superficie por uso de actual de suelo se puede
visualizar en la figura 10, correspondiente al mapa de cobertura año
2000 (Nº 02).

4.3.3. Uso actual del suelo, año 2006

Figura N° 08. Uso actual del suelo en el año 2006 con su superficie
cubierta en hectáreas

Uso actual de suelo año 2006


4489,17
5000,00 2831,20 2897,46
4000,00 2019,01
3000,00
2000,00
1000,00
0,00
Vegetación Pastos Cultivos Nubes y
natural Cultivados y diversos y sombras
Naturales vegetación
secundaria
58
La figura N° 08 muestra que en el año 2006 el Bosque de
Huamantanga contaba con una superficie de 2,831.20 ha. de
vegetación natural; 2,019.01 ha. de cultivos diversos y vegetación
secundaria; la superficie de pastos cultivados y naturales alcanzaba
2,897.46 ha. El área cubierta de nubes abarcaba 4,489.17 ha. La
distribución de la superficie por uso de actual de suelo se puede
visualizar en la figura 11, correspondiente al mapa de cobertura año
2006 (Nº 03).

El cambio de cobertura en cada una de tipos de usos de suelos para


los periodos 1989-2000 y 2000-2006, se pueden visualizar de manera
gráfica en los mapas presentados en los anexos 3 y 4.

59
Figura 9. Uso del suelo visto en la imagen satelital LANDSAT, año 1989.

60
Figura 10. Uso del suelo visto en la imagen satelital LANDSAT, año 2000.

61
Figura 11. Uso del suelo visto en la imagen satelital ASTER, año 2006.

62
4.4. CAMBIO DE USO DEL SUELO SEGÚN ÁREAS COMPARATIVAS

Obtenida la información de la clasificación supervisada de uso del


suelo, se hizo el análisis NDVI con la superposición de imágenes
satelitales LANDSAT y RASTER, comparándose el cambio de uso
del suelo en el periodo 1989-2000 y el periodo 2000-2006, según se
muestran en los cuadros 8 y 9 que a continuación se presentan.

Cuadro N° 08. Cambio de uso del suelo, del año 1989 al año
2000.

Código Área (ha.) Uso del suelo - Año 1989 Uso del suelo - Año 2000 Observación
VN 1 162.11 Vegetación natural Pastos cultivados y naturales Cambió
Cultivos diversos y vegetación
PCN 2 250.49 Pastos cultivados y naturales Cambió
secundaria
PCN 3 220.66 Pastos cultivados y naturales Pastos cultivados y naturales No cambió
PCN 4 88.05 Pastos cultivados y naturales Nubes y sombras Cambio
Cultivos diversos y vegetación
VN 2 976.89 Vegetación natural Cambió
secundaria
Cultivos diversos y vegetación Cultivos diversos y vegetación
CDVS 2 1012.28 No cambió
secundaria secundaria
Cultivos diversos y vegetación
CDVS 3 498.72 Pastos cultivados y naturales Cambió
secundaria
Cultivos diversos y vegetación
CDVS 4 672.11 Nubes y sombras Cambio
secundaria
NS 1 2272.08 Nubes y sombras Vegetación Natural Cambió
Cultivos diversos y vegetación
NS 2 601.06 Nubes y sombras Cambió
secundaria
NS 3 585.46 Nubes y sombras Pastos cultivados y naturales Cambió
NS 4 1078.65 Nubes y sombras Nubes y sombras No cambio
VN 3 2680.11 Vegetación natural vegetación Natural No cambió
Cultivos diversos y vegetación
VN 4 90.99 Vegetación natural Cambió
secundaria
VN 5 521.39 Vegetación natural Pastos cultivados y naturales Cambió
VN 6 525.78 Vegetación natural Nubes y sombras Cambió

Se realizó la comparación sobre 16 áreas referenciales en cada una


de las imágenes evaluadas, los resultados obtenidos muestran que
en el período 1989 – 2000, del 100% (16) de las áreas, el 75% (12)

63
de éstas cambiaron de uso, lo que significa un cambio de uso del
suelo en un total de 7,245.13 ha.

Cuadro N° 09. Cambio de uso del suelo, del año 2000 al año
2006.

Área
Código Uso del suelo - Año 2000 Uso del suelo - Año 2006 Observación
(ha.)
VN 1 2198.65 Vegetación Natural Vegetación Natural No cambió
VN 2 2644.55 Vegetación Natural Nubes y sombras Cambió
VN 3 974.50 Vegetación Natural Pastos cultivados y naturales Cambió
Cultivos diversos y
VN 4 273.81 Vegetación Natural Cambió
vegetación secundaria
Cultivos diversos y
VN 5 560.82 Vegetación Natural Cambió
vegetación secundaria
CDVS Cultivos diversos y
187.62 Nubes y sombras Cambió
2 vegetación secundaria
CDVS Cultivos diversos y
480.91 Pastos cultivados y naturales Cambió
3 vegetación secundaria
CDVS Cultivos diversos y Cultivos diversos y
725.70 No cambió
4 vegetación secundaria vegetación secundaria
VN 6 661.88 Vegetación Natural Pastos cultivados y naturales Cambió
PCN 2 558.34 Pastos cultivados y naturales Nubes y sombras Cambió
PCN 3 381.36 Pastos cultivados y naturales Pastos cultivados y naturales No cambió
Cultivos diversos y
PCN 4 224.66 Pastos cultivados y naturales Cambió
vegetación secundaria
NS 1 632.55 Nubes y sombras Vegetación Natural Cambió
NS 2 1098.66 Nubes y sombras Nubes y sombras No cambió
NS 3 398.81 Nubes y sombras Pastos cultivados y naturales Cambió
NS 4 234.02 Nubes y sombras Vegetación Natural Cambió

Del mismo modo, los resultados obtenidos muestran que en el


período 2000 – 2006, del 100% (16) de las áreas, el 75% (12) de
éstas cambiaron de uso, lo que significa un cambio de uso del suelo
en un total de 7,832.47 ha.

Este análisis encontrado nos corrobora la información que muestran


instituciones de la región como el PEJSIB, MPJ, quienes indican que
las actividades de deforestación y cambio de uso del suelo son
notorios.

64
4.5. DINAMISMO DEL CAMBIO DE USO DEL SUELO

Con el fin de conocer el dinamismo en el cambio de uso de los


suelos en el bosque de Huamantanga, se procedió a analizar por
diferencia de áreas a cada uno de los tipos de uso del suelo; esto se
puede ver en los cuadros 10 y 11 que a continuación se presentan.

Cuadro N° 10. Dinamismo del cambio de uso del suelo en el


periodo 1989-2000, bosque de Huamantanga

Área (ha.) Diferencia Diferencia


Usos de suelo
Año 1989 Año 2000 (ha.) %

Vegetación Natural 4957.27 7314.21 2356.94 47.55


Cultivos diversos y vegetación
secundaria 2183.11 1394.23 -788.88 -36.14
Pastos cultivados y naturales 559.20 1164.36 605.16 108.22
Nubes y sombras 4537.25 2364.04 -2173.21 -47.90

En el cuadro N° 10 se observa que la vegetación natural aumenta


en un 47.55% en el lapso de 11 años lo cual puede ser contradictorio
frente al aumento de las áreas de pastos cultivados y naturales; Esto
se debe a que el área en común clasificada en ambos años (1989 y
2000) no es una muestra representativa del bosque debido a la
cantidad de área cubierta por nubes y sombras en la imagen de
1989. Siendo así que el área cubierta por nubes y sombras para la
imagen del año 2000 es inferior en un 47.9% con respecto a la
imagen del año 1989, esto da a entender que al reducir el área
cubierta con nubes y sombras se descubren las áreas cubiertas
generalmente por vegetación natural debido a que estos bosques
siempre están cubiertos de neblina. Similares resultados se
muestran en el estudio realizado por el SEANTEC-PEJSIB. 2005
para la cuenca Amojú en el que se determinó un aumento del 18%
para el área correspondiente al Bosque húmedo en las mismas
imágenes (1989,2000).

65
En cuadro N°10 también se puede observar que existe una
disminución en la superficie de suelo usada para cultivos diversos y
vegetación secundaria en el periodo 1989-2000, debido a que gran
parte del área fue cambiada para ser usada como pastos cultivados
y otra gran parte del área estuvo cubierta por nubes y sombras en la
imagen satelital del año 2000.

Cuadro N° 11. Dinamismo del cambio de uso del suelo en el


periodo 2000-2006, bosque de Huamantanga

Área (ha.) Diferencia Diferencia


Usos de suelo
Año 2000 Año 2006 (ha.) %

Vegetación Natural 7314.21 2831.20 -4483.01 -61.29


Cultivos diversos y vegetación
secundaria 1394.23 2019.01 624.78 44.81
Pastos cultivados y naturales 1164.36 2897.46 1733.10 148.85
Nubes y sombras 2364.04 4489.17 2125.13 89.89
A diferencia del resultado del cuadro 10, en el cuadro N° 11 si se
observa la disminución de las áreas cubiertas por vegetación natural
en un 61.29%, debido a que nuevamente se observa un aumento del
área correspondiente a nubes y sombras, cubriendo el área y dando
lugar a una disminución en el área de vegetación natural con
2831.20 ha. Se debe indicar también que los usos del suelo como
cultivos diversos y pastos se incrementan en el periodo 2000-2006,
debido a que gran parte de los bosques de vegetación natural fueron
cambiados para instalar cultivos diversos así como para la
instalación de pastos.

Figura N° 12. Gráfico de las superficies en hectáreas de los tipos de


uso del suelo analizadas en los años 1989, 2000 y 2006

8000,00
6000,00
4000,00
2000,00 Año…
0,00
Vegetación
Pastos
natural
Cultivados
Cultivos diversos
y Naturales
y vegetación
Nubessecundaria
y sombras

66
En la figura N° 12, se observa claramente que en cultivos diversos y
vegetación secundaria reduce para el año 2000 se incrementa
nuevamente al año 2006, mientras que la clase pastos cultivados y
naturales aumentan gradualmente al paso de los años. Esto se debe
principalmente a que las áreas que son usadas para cultivos
diversos, con el paso de los años pierden su fertilidad resultando
como efecto que estas áreas sean usadas para instalación de
invernas o formación de pastizales naturales.

4.6. ANALISIS DEL VALOR ECOLÓGICO DE LAS ESPECIES


ARBÓREAS EN LA VEGETACIÓN NATURAL

Este acápite se presenta como un adicional a los resultados antes


presentados, siendo a que la vegetación natural es la que se
pretende proteger debido a su importancia ecológica, biológica,
cultural y económica. Para este análisis se hizo un inventario en 4
lugares de evaluación, ubicándose 2 en un área boscosa del ámbito
del caserío Nueva Jerusalén y 2 en un área boscosa del ámbito del
caserío de San Luis del Nuevo Retiro. En el cuadro 6 que a
continuación se presenta, se muestra el Índice de Valor de
Importancia (IVI) para las 5 primeras especies en los 4 lugares
evaluados.

67
Cuadro N° 12. Índice de Valor de Importancia (IVI) para las 5
primeras especies en cada lugar de evaluación

Lugar Nombre Común Familia Género / Especie IVI


Romerillo blanco PODOCARPACEAE Retrophyllum Rospigliosii 35.35
Nuevo Lanche MYRTACEAE Myrcia cf. Fallax 20.03
Jerusalén Romerillo rojo PODOCARPACEAE Prumnopitys Harmsiana 17.22
1 Chontilla CYATHEACEAE Cyathea sp.1 16.64
Juanjil blanco MELASTOMATACEAE Miconia sp1 15.50
Marga NI NI NI 33.43
Nuevo Romerillo blanco PODOCARPACEAE Retrophyllum Rospigliosii 26.75
Jerusalén Guarumbo CECROPIACEAE Cecropia sp. 20.98
2 Chupica EUPHORBIACEAE Hyeronima Duquei 18.36
Higuerón MORACEAE Ficus sp. 18.30
Chontilla CYATHEACEAE Cyathea sp.1 50.88
San Luis Roble Amarillo LAURACEAE Nectandra membranacea 22.26
del Nuevo Layo LAURACEAE NI NI 16.89
Retiro 1 Bidón CLUSIACEAE Vismia cf. buchtienii 15.76
Militar o Huaycán MAGNOLIACEAE Talauma sp. Nova 12.54
Chontilla CYATHEACEAE Cyathea sp1 27.59
San Luis Chontilla Choza CYATHEACEAE Cyathea sp3 22.95
del Nuevo Higuerón MORACEAE Ficus sp. 12.98
Retiro 1 N.I. NI NI NI 10.81
Romerillo Macho PODOCARPACEAE Retrophyllum Rospigliosii 9.97

El cuadro N° 12 muestra las especies más importantes que se


encontraron en la evaluación realizada en el año 2007, se puede ver
que gran parte de estas son amenazadas por la deforestación,
debido a su importancia económica que estas tienen siendo que
tienen buenas características para uso maderable; entre estas están
romerillo blanco, romerillo rojo, lanche, roble, juanjil, militar, bidón,
higuerón, marga; estas especies las encontramos en mayor
proporción en los bosques del sector Nueva Jerusalén.

El Índice de Valor de Importancia para todas las especies en los 4


sectores evaluados, se presentan en el anexo 5.

68
V. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

5.1. CONCLUSIONES

 El área total de estudio analizada es de 12236.84 ha. que


comprendió el área del ACM Bosque de Huamantanga con
3840.00 ha. y su zona de amortiguamiento con 8,396.84
ha.

 Se determinó el cambio de uso de los suelos en dos


periodos comparativos, para los años 1989 y 2000, así
como para los años 2000 y 2006; determinándose que un
75% de las áreas cambiaron de uso de suelo con el paso
de los años y el otro 25% se mantuvo intacto.
 El análisis de detección realizado para el periodo 1989 y
2000, muestra, que el tipo de uso como vegetación natural
aumentó en 2356.94 ha. (47.55%), el tipo de uso como
cultivos diversos y vegetación secundaria disminuyó en
788.88 ha. (36.14%), el tipo de uso como pastos cultivados
y naturales aumentó en 605.16 ha. (108.22%) y el área
cubierta por nubes y sombras es de 2173.21 ha.
(47.90%).
 El análisis de detección realizado para el periodo 2000 y
2006, muestra que el tipo de uso como vegetación natural
disminuyó en 4483.01 ha. (61.29%), el tipo de uso como
cultivos diversos y vegetación secundaria aumentó en
624.78 ha. (44.81%), el tipo de uso como pastos cultivados
y naturales aumentó en 1733.10 ha. (148.85%) y el área
cubierta por nubes y sombras es de 2125.13 ha.
(89.89%).
 De las dos conclusiones anteriores, se determinó que la
cubierta de nubes y sombras son condicionantes que
hacen variar las áreas en un periodo de años, mayormente

69
el área de vegetación natural; esto se debe a que las áreas
conocidas como bosques de neblina, casi siempre están
cubiertas de neblina, por lo que las imágenes satelitales
registran estas áreas como cubiertas de nubes, sombras y
humo.
 El dinamismo de cambio de uso del suelos para el tipo
cultivos diversos y vegetación secundaria, determinó que
su área disminuyó al año 2000 y aumentó nuevamente al
año 2006; para el tipo de uso como pastos cultivados y
naturales su área fue aumentando con el paso de los años,
lo que surge como efecto de hechos antrópicos por la
agricultura migratoria. En la clase vegetación natural se
determinó un aumento y luego una disminución, debido a
lo mencionado en la conclusión anterior.
 De acuerdo al análisis del NDVI para las imágenes
satelitales de los años 1989, 2000 y 2006; se determinaron
valores de -1 a 0.69 para la imagen del año 1989, valores
de -1 a 0.59 para la imagen satelital del año 2000, y
valores de -0.22 a 0.29 para la imagen satelital del año
2006. Los valores encontrados muestran la degradación
de la calidad del bosque con el paso de los años, que
básicamente se deberían a efectos antrópicos.
 Adicional al estudio, se realizó un inventario de las
especies arbóreas correspondientes a 4 sectores ubicado
dentro del área de vegetación natural, con la finalidad de
ver la importancia ecológica que tienen estos bosques y
cuales son las especies que están siendo amenazadas
con la deforestación, principalmente especies maderables
pertenecientes a las familias podocarpaceae (romerillo),
lauraceae (roble), melastomataceae (juanjil) y myrtaceae
(lanche).

70
5.2. RECOMENDACIONES

 Se recomienda que para el estudio de cambio de uso de


suelos, se deben usar la mayor cantidad de imágenes
satelitales y de varios años, para reducir el error que
ocasiona las áreas cubiertas por nubes y sombras en el
análisis; sobre todo en áreas con bosques de neblina.

 Se recomienda realizar más estudios usando imágenes


satelitales actuales para confirmar y uniformizar
información y que nos permita tomar las mejores
decisiones y sirva de herramienta para la zonificación
ecológica y económica, para el ordenamiento territorial, y
para el desarrollo de proyectos de desarrollo en esta zona.
 Conociendo que las herramientas SIG y de procesamiento
de imágenes de sensores remotos son materia de
especialistas, pero sus aplicaciones deben ser conocidas
por los administradores de proyectos de desarrollo para
poder tomar decisiones con la mejor información posible
sobre lo que ocurre en el entorno geográfico.
Recomendándose que la capacitación en estos temas es
muy importante, y esta se puede obtener de varias
instituciones que la brindan, tales como universidades,
defensa civil, entre otras.
 Con el fin de conocer la importancia de la vegetación
presente en los bosques naturales de la zona estudiada,
se recomienda hacer otros estudios más detallados en el
tema florístico, que permitan complementar e incrementar
la información de flora para estos bosques, siendo que
esto nos permitirá conocer cual es la vegetación que se
pierde con el cambio de uso del suelo de vegetación
natural a otro tipo de uso.

71
VI. BIBLIOGRAFÍA CITADA

1. Achard, F.; H.D. Eva; A. Glinni; P. Mayaux, T. Richards and H. J.


Stibig (1998). Identification of Deforestation Hot Spot Areas in
the Humid Tropics, TRRES Publication Series, Vol. 4, Joint
Research Centre European Comission, Luxemburgo,
Luxemburgo.

2. Achard F.; H.D. Eva, H.J. Stibing, P. Mayaux, J. Gallego, T.


Richard and J.P. Malingreau (2002). “Determination of
deforestation rates of the World’s Humid Tropical Forests”,
Science, Vol. 297, 999-1002 p.

3. Angelsen, A. (1999). “Agricultural expansion and deforestation:


modelling the impact of population, market forces and property
rights”, Journal of Development Economics, Vol. 58, 185-218 p.

4. Alzate, E. 2001. Imágenes espaciales de la superficie terrestre.


Procesamiento digital, análisis y extracción de información
temática. Departamento de geografía. Universidad Nacional de
Colombia. Bogotá. 61 p.

5. Asner, G.P., D.E. Knapp, E.N. Broadbent, P.J.C. Oliveira, M.


Keller, and J.N. Silva. 2005. Selective logging in the Brazilian
Amazon, Science, 310:480–482.

6. Antón & Reynel 2004. Relictos de Bosques de Excepcional


Diversidad en los Andes Centrales del Perú. UNALM. Perú. 324
p.

7. Bocco G.; Mendoza, M. E. & Masera, O. 2001. La dinámica del


cambio del uso del suelo en Michoacán. Una propuesta
metodológica para el estudio de los procesos de deforestación.
Investigaciones Geográficas, Boletín Nº 44. Instituto de
Geografía – UNAM. México. 18-38 p.

8. Bustamante, R. & Grez. A. 1995. Consecuencias ecológicas de


la fragmentación de los bosques nativos. Ciencia y ambiente,
11(2): 58-63.

9. Campbell, J. B. 1987. Introduction to Remote Sensing, New


York, The Guilford Press, 551 p.

10. Cárdenas, O. 2005. Ordenamiento ecológico e impacto


ambiental: tendencias globales en el cambio de uso del suelo.
Universidad de Guadalajara. México. 7 p.

72
11. Carr, D.; (2004). “Proximate population facotors and
deforestation in tropical agricultural frontiers”, Population and
Environment, Vol. 25, Nº 6, 585-612 p.

12. Dalence, S.; J. GUTIERREZ; G. GUZMAN & G. SEGOVIA. 1999.


Levantamiento semidetallado de suelos en el valle alto. Zona
Punata –Arani. Informe de trabajo de campo. CLAS.
Cochabamba-Bolivia. 56 p.

13. Eastman, R.J. 1999. Guide to GIS an imagen processing.


Volume 2.Ed. Clark Labs. Worcester, M.A. 170 pp.

14. Eatsman, R.J. 2003. IDRISI kilimanjaro. Guía para el SIG y


Procesamiento de Imágenes. Clark University. Manual Versión
14. USA. 312 y 105 p

15. FAO. 1999. Land Use Planning and Farming Systems Analysis.
Working document. Rome. 85 p.

16. FAO. 2000. Cambios en la cobertura forestal. Programa de


Evaluación de Recursos Forestales (FRA). Documento de
Trabajo 36. Roma.55 p.

17. Fernández Ignacio & Herrero ll. Eliecer. 2001. El Satélite


LANDSAT. Análisis visual de imágenes obtenidas del sensor
ETM+ Satélite LANDSAT. Área de ingeniería cartográfica,
geodesia y Fotogrametría. Universidad de Valladolid. Palencia.

18. Harris, L.D., 1988. Edge effects and conservation of biotic


diversity. Conservation Biology 2:330-332.

19. IIRSA-SUR. 2006. Análisis de la deforestación - EISA Corredor


Vial Interoceánico Sur, Perú - Brasil: Tramo 2. 9 p.

20. Ignazi, J. C. 1993. “Improving nitrogen management in irrigated,


intensely cultivated areas: the approach in France”. En:
Prevention of Water Pollution by Agriculture and Related
Activities. Actas de la Consulta de Expertos de la FAO, Santiago,
Chile, 20-23 de octubre de 1992. Water Report 1. FAO, Roma,
págs. 247-261.

21. Lambin, E. F.; B.L. Turner, H.J. Geist, S. B. Agbola, A. Angelsen,


J. W. Bruce, O. T. Coomes, R. Dirzo, G. Fischer, C. Folke, P.S.
George, K. Homewood, J. Imbernon, R. Leemans, X. Li, E. F.
Moran, M. Mortimore, D.S. Ramakrishnan, J.F. Richards, H.

73
Skanes, W. Steffen, G.D. Stone, U. Stone, U. Svedin, T.A.
Veldkamp, C. Vogel and J. Xu. 2001. “The causes of land-use
and land-cover change: moving beyond the myths”, Global
Environmental Change, Vol. 11, 261-269 p.

22. Lee, H.; J. L. Carr & A. Lankerani. 1995. Human disturbance and
natural habitat: a biome level analisis of a global data set.
Biodiversity and Conservation 4: 128 – 155 p.

23. Lillesand, T. M. & Kiefer, R. W. 1987. Remote sensing anda


image interpretation. New York. John Willev & Sons Inc.

24. Lillo, J., 2006. Impactos de la minería en el medio natural. Grupo


de Geología. Universidad Rey Juan Carlos. 35 p.

25. Martino, D. 2007. Deforestación en la Amazonía: principales


factores de presión y perspectivas. Revista del Sur Nº 169.
Enero / Febrero 2007. 3-22 p.

26. Meyer, W.B. and B.L. Turner II. 1992, “Human population growth
and global land-use/cover change”, Annu. Rev. Ecol. Syst., Nº
23, 39-61 p.

27. MPJ – Municipalidad Provincial de Jaén. 2007. Plan Maestro del


Área de Conservación Municipal “Bosques de Huamantanga”,
Jaén 2007-2016. Jaén – Perú.

28. Mostacedo y Todd. 2000. Manual de Métodos Básicos de


Muestreo y Análisis en Ecología Vegetal. Proyecto de Manejo
Forestal Sostenible (BOLFOR) USAID, PL480. Santa Cruz,
Bolivia. 87p.

29. Murdiyarso, D. & Wasrin, U. R. 1995. Estimating land-use


change and carbon release from tropical forest conversion using
remote-sensing techniques. Journal of Biogeography, 22: 715-
721.

30. Myers, N.1991; The world’s forests and human populations: the
environmental interconnections, in Davis, K. and M. Bernstaun
(eds.), Resources, Environment, and Population: Present,
Knowledge, Future Options, Oxford University Press, Nueva
York. 237 – 251 p.

31. Ñique A., M.; Gutiérrez G., R.; Vivar L., L.; Durand T., E. &
Verastegui P., M. 2006. Experiencias de educación ambiental no
formal en areas adyacentes al Parque Nacional Tingo María.

74
UNAS – BIOFOR /IRG – Municipalidad Mariano Dámaso
Beraum. Perú.

32. Ojima, D.S.; K.A. Galvin and B.L. Turner II. 1994. The global
impact of land-use change. BioScience. Vol. 44, No. 5. 300 – 305
p.

33. Parimbelli, Hernán. Matías, 2005. Estudio de Detección de


Cambios con Multispec. Clasificación supervisada Multispec.
Argentina. Universidad CAEICI Técnicas Espaciales de Análisis.
2 y 3 p.

34. Pérez-Carrera, A.; Moscuzza, C.H. & Fernández-Cirelli, A. 2008.


Efectos socioeconómicos y ambientales de la expansión
agropecuaria. Estudio de caso: Santiago del Estero, Argentina.
Rev. Ecosistemas 17 (1): 5-15.

35. PNUMA & SEMARNAT. 2006. El cambio climático en América


Latina y El Caribe. México. 140 p.

36. Portuguez, M., 2000. SIG y Técnica de Procesamiento de


Imágenes. Perú.

37. PROCLIM - INRENA. 2005. Informe Inventario Nacional Gases


Efecto Invernadero.

38. Rodríguez M. Victor, Baez G. Alma, Ramos G. Luis & Gonzales


G. Miguel. 2007. Marco de áreas para caracterizar áreas
agrícolas con imágenes de satélite. Instituto Nacional de
Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarios. México. 12 y
13 p.

39. Robbins, C.S., J.R. Sauer, R.S. Greenberg and S. Droege


(1989). “ Population declines North American birds that migrate
to the tropics”, Proc. Of National Academy of Sciences, Vol. 86,
Nº. 19, 7658-7662 P.

40. Ryan, L.; Escuer, J.; Segovia, A. 2005.Tutorial Multispec


(2ªparte)

41. Saunders, D., R. Hobbs & C. Margules, 1991. Biological


consequences of ecosystem fragmentation: A review,
Conservation Biology (5) 1: 18-27 p.

42. Seantec – Interpretación y Análisis de las Imágenes de Satélite


de la Cuenca del Amojú. 2005. PEJSIB. Jaén-Perú.

75
43. Sender, R. 2004 Analisis Multitemporal Mediante El Uso De
Imágenes Landsat-Ndvi. España

44. Souza, C. Jr., L. Firestone, L.M. Silva, and D. Roberts, 2003.


Mapping forest degradation in the Eastern Amazon from SPOT 4
through spectral mixture models, Remote Sensing of
Environment, 87:494–506.

45. SRGIS – Sensores Remotos y Gis, 2005. Guía Básica sobre


Imágenes Satelitales y sus Productos

46. Suclupe, E. 2007. El Bosque de Huamantanga (Jaén). Una


experiencia de gestión compartida de áreas de conservación
municipal. Proyecto: Bosques del Chinchipe. CI-ITDG. Perú. 32

47. Turner II, B. L. 2001. “Land–use and land-cover change:


advances in 1.5 decades of sustained international research”,
GAIA, vol 10, no. 4, 269-272 p.

48. Vitousek, P. M.; Mooney, H. A.; Lubchenco, J. & Melillo, J. M.


1997. Human domination of Earth’s ecosystems. Science, 277.
494-499 p.

49. Woodwell, G.M., J.E. Hobie, R.A. Houghton, J.M. Mellilo, B.J.
Peterson, G.R. Shaver, T.A. Stone, B. Moore and A.B. Park
(1983). Deforestation measured by landsat: steps toward a
method, DOE, Springfield, Virginia, EUA.

76
Paginas web:

50. Vargas, CH. Remote Sensing Geoimage SAC. Consultado el 20


de Agosto del 2009. Disponible en: www.rs-geoimage.com

51. “Global Land Cover Facility”, Disponible en:

http://glcf.umiacs.umd.edu/index.shtml).

52. Brandao, A. & Souza, C. 2006. Deforestation in Land Reform


Settlements in the Amazon. En Imazon: State of the Amazon.
Consultado el 07 de Junio del 2009. Disponible en:
www.imazon.org.br

53. INEI. 2003. Base de datos estadísticos virtual del Instituto


Nacional de Estadística e Informática. Consultado el 15 de
Agosto del 2009. Disponible en: http://www.inei.gob.pe.

77
ANEXOS

También podría gustarte