Está en la página 1de 2

Nombre: Marla Constanza Martínez Rosero

Especialización: Medicina Física y Rehabilitación


Cc: 1.130.622.055

Células madre mesenquimales para el manejo de la inflamación en la osteoartritis: estado del arte y
perspectivas

Y.-M. Pers et al. / Osteoarthritis and Cartilage 23 (2015) 2027e2035

La osteoartritis (OA) es la forma más común de artritis degenerativa, caracterizada por la degradación del
cartílago articular y está asociada con lesiones óseas subcondrales. Los nuevos enfoques terapéuticos para la
OA incluyen terapias basadas en células que se han convertido en áreas prósperas de investigación y
desarrollo. En este contexto, las células madre mesenquimales o del estroma (MSC) han ganado mucho
interés en función de sus propiedades tróficas e inmunomoduladoras que pueden ayudar a la reparación y
regeneración de tejidos.

En la patogénesis de la OA, algunos de los productos catabólicos de la matriz del cartílago activan los
macrófagos y otras células inmunes innatas para liberar citocinas inflamatorias, que a su vez promueven la
progresión del daño del cartílago al alterar la función de los condrocitos.  El daño a las células y al cartílago
como resultado de microtraumatismos repetidos genera patrones moleculares asociados al daño (DAMP)
que activan el sistema inmune innato a través de la vía del receptor tipo toll (TLR). Los DAMP incluyen
fragmentos generados a partir de la degradación de la ECM (matriz extracelular), como los proteoglicanos,
las proteínas intracelulares, como las proteínas de choque térmico o el ADN. Este proceso inflamatorio
activa la liberación de enzimas por los condrocitos y monocitos, generando aumento del catabolismo del
cartílago articular. Estas enzimas incluyen proteínas de una familia de desintegrina y metaloproteinasas
(ADAMTS) y (MMP) 1, 3, 13.

Se pueden aislar células estromales mesenquimales o células madre (MSC) de una variedad de tejidos
adultos o neonatales (médula ósea, tejido adiposo, pulpa dental, placenta o cordón umbilical). Tienen la
característica fibroblástica, su inmunofenotipo y su potencial de diferenciación hacia el hueso, el cartílago y
el tejido adiposo. Las MSC tienen varias funciones como síntesis de factores de crecimiento, como el factor
de crecimiento transformante (TGF) β, el factor de crecimiento de hepatocitos (HGF), el factor de
crecimiento básico de fibroblastos (FGF) o el factor de crecimiento vascular endotelial (VEGF), que inducen
la proliferación y la angiogénesis de varios tipos de células, en particular fibroblastos, células epiteliales o
endoteliales. Otra propiedad importante de las MSC es su capacidad para rescatar a las células de la
apoptosis inducida por trauma, ambiente oxidativo, radiación o daño químico. Otra función de las MSC es el
efecto antiinflamatorio e inmunosupresor en las células a partir de las respuestas inmunes adaptativas e
innatas, interactúando con las células T e inhiben la proliferación y diferenciación de los linfocitos T vírgenes
hacia el fenotipo Th1 o Th17. 

En un estudio que se centró en pacientes con OA de la rodilla, se observaron resultados clínicos equivalentes
con pacientes que recibieron MSC o libres de células, pero se mostraron mejores puntajes artroscópicos e
histológicos en el grupo que recibió trasplante de células. Sin embargo, todavía falta evidencia de que las
MSC podrían ser mejores que los condrocitos y una terapia más directa podría ser la inyección de MSC. Se ha
demostrado que la proliferación de condrocitos es estimulada por el cocultivo con MSC derivadas de médula
ósea o sinovial.

En este contexto, la terapia basada en células estromales / células madre mesenquimales (MSC) parece
atractiva porque esta innovadora estrategia terapéutica podría proporcionar un potencial antiinflamatorio
ampliado. Las MSC son células inmunosupresoras, que pueden disminuir la inflamación a través de la
liberación de factores antiinflamatorios (incluido IL1RA) y disminuir la activación de monocitos.

También podría gustarte