Está en la página 1de 294

1

Table of Contents
AGRADECIMIENTOS
PREFACIO
INTRODUCCIÓN
SECCIÓN UNO . GENERALIDADES DE LA CONSEJERÍA PASTORAL: BASES Y
PROCESO
CAPÍTULO UNO: BASES BÍBLICO-TEOLÓGICAS DEL PASTOREO MUTUO Y LA
CONSEJERÍA PASTORAL
El ministerio pastoral en el contexto de la iglesia Neo-Testamentaria
Por qué ocurrió la Cleriquización
El Ministerio de los “Unos a Otros”
Especificaciones y principios del ministerio pastoral
El problema de la especialización en el ministerio
La consejería en el contexto de la comunidad cristiana
El Trasegar del Consejero Bíblico
Una definición de Consejería Pastoral
La persona del consejero
La Comunidad de Gracia: Los “Unos a los Otros”
Los Ministros de Gracia
El Admirable ConsejeroEl carácter de Jesús. Estudio bíblico
Niveles de atención (intervención) en la consejería pastoral
El modelo de Jetro
Niveles de la consejería pastoral
Aplicación
¿A quiénes se les puede hacer consejería en la iglesia?
Alcances y límites de la consejería
Cuando se necesita algo más. Cómo identificar cuándo una persona requiere
Recuperación Emocional
La ética en la consejería
Cuando se puede romper la confidencialidad
Remitir o derivar: alcances y criterios

2
Plan de cuidado personal para el consejero
CAPÍTULO DOS: EL PROCESO DE LA CONSEJERÍA A TRAVÉS DE LA ESCUCHA
ACTIVA Y EMPÁTICA
El cambio en el ser humano: La casa de la comunicación
El escuchar activo y empático
Elementos de la escucha activa y empática
Tipos de lenguaje
Ejercicio No. 1. Descubriendo el tipo de lenguaje
La comunicación y los prejuicios
Ejercicio No. 2. ¿Cuál es la realidad de una persona?-
El proceso de la consejería a través del escuchar activo y empático
Elementos básicos del proceso de la Consejería desde y en la Escucha Activa
El Emparejamiento
Las Respuestas Empáticas
Respuestas Empáticas
Ejercicios para observar la importancia del lenguaje no Verbal
Consejeros Inefectivos: anti-empáticos y antipáticos
Identificando a los Consejeros Inefectivos-Ejercicio
Preguntas de retroalimentación
Cerrar la Brecha: Ayuda
La oración por otros. Escuchando el Espíritu Santo
Cómo orar unos por otros
Práctica de Escuchar Activo
SECCIÓN DOS: CASOS FRECUENTES EN LA CONSEJERÍA
CAPÍTULO 3 : CONSEJERÍA PARA LA INTERVENCIÓN EN CRISIS Y DUELO
Definición de crisis
Ventana bíblica: Una mirada a la crisis de Elías
Tipos de intervención en crisis
La intervención preventiva
La intervención en crisis
La intervención especializada o terapéutica.

3
Tipos de crisis
Las crisis Inesperadas.
Las crisis estructurales.
Las crisis de desvalimiento.
Acompañamiento a familias con enfermos crónicos
Las crisis del desarrollo.
La comunidad y la crisis
Estudio de caso: Crisis inesperada
El ciclo del duelo
La negación.
El enojo
Ventana bíblica: las perdidas de Job.
Reacciones frecuentes ante la pérdida
Negociación y Depresión (racionalización)
Aceptación.
Tareas para la persona en duelo
Reconocimiento de la pérdida.
Buscar apoyo.
Control de los pensamientos.
Construir nuevas rutinas .
Inventario de lo que no se ha perdido .
Duelo y cultura, manejo pastoral del duelo.
CAPÍTULO 4: CONSEJERÍA PARA LA RECONCILIACIÓN, EL PERDÓN Y LA
RESTITUCIÓN
El camino del perdón: perdonar y perdonarse
La historia de José
Guía en el proceso del perdón
El perdón a sí mismo
La culpa falsa
La culpa verdadera
El caso de David

4
CAPÍTULO 5: CONSEJERÍA EN CASOS DE VIOLENCIA CONYUGAL Y FAMILIAR
Violencia familiar y conyugal
Tipos de violencia doméstica
Factores que perpetúan el ciclo de la violencia
El ciclo de la violencia
La violencia hacia los niños y adolescentes
Consejería para la violencia doméstica
Algunos pasajes bíblicos para trabajar tema de violencia domestica:
Detectando la violencia conyugal.
El maltrato femenino hacia el hombre
Pasos en la recuperación de la violencia doméstica
Estudio de Caso.
CAPÍTULO 6: CONSEJERÍA EN CASOS DE INFIDELIDAD
Panorama actual en América Latina
Causas de la infidelidad
Consecuencias de la infidelidad
Consejería para la recuperación de la infidelidad
Recomendaciones para el tratamiento de la infidelidad
Pasos en el proceso de recuperación
Ideas para guiar el proceso de recuperación de la persona engañada.
Ideas para acompañar a la persona infiel a ganar la confianza de su cónyuge
Sugerencias para prevenir la infidelidad
Ejercicio para cultivar el aprecio y la valoración en la pareja
Estudio de caso
Retroalimentación
CAPÍTULO 7: CONSEJERÍA EN CASOS DE SEPARACIÓN Y DIVORCIO
Panorama actual
Consecuencias de la separación y el divorcio
Consecuencias sobre la estructura familiar
Padrectomía.
Monoparentalización.

5
Consecuencias del divorcio sobre los hijos
Consejería para la crisis de separación y divorcio
Ventana bíblica.
Tareas para la familia que se separa o divorcia
Proceso de consejería a parejas en riesgo de divorcio
Retroalimentación
Nuevo matrimonio
ANEXO 3: Sanidad Interior Cristocéntrica.
ANEXO 4: La culpa desde la perspectiva Pastoral
BIBLIOGRAFIA
CITAS Y NOTAS
Notas al pie

6
1. AGRADECIMIENTOS
2. PREFACIO
3. INTRODUCCIÓN
4. SECCIÓN UNO .
GENERALIDADES DE LA
CONSEJERÍA PASTORAL:
BASES Y PROCESO
5. CAPÍTULO UNO: BASES
BÍBLICO-TEOLÓGICAS DEL
PASTOREO MUTUO Y LA
CONSEJERÍA PASTORAL
1. El ministerio pastoral en el
contexto de la iglesia Neo-
Testamentaria
2. Por qué ocurrió la Cleriquización
3. El Ministerio de los “Unos a
Otros”
4. Especificaciones y principios del
ministerio pastoral
5. El problema de la
especialización en el ministerio
6. La consejería en el contexto de
la comunidad cristiana
7
7. El Trasegar del Consejero Bíblico
8. Una definición de Consejería
Pastoral
9. La persona del consejero
10. La Comunidad de Gracia: Los
“Unos a los Otros”
11. Los Ministros de Gracia
12. El Admirable ConsejeroEl
carácter de Jesús. Estudio bíblico
13. Niveles de atención
(intervención) en la consejería
pastoral
14. El modelo de Jetro
15. Niveles de la consejería pastoral
16. Aplicación
17. ¿A quiénes se les puede hacer
consejería en la iglesia?
18. Alcances y límites de la
consejería
19. Cuando se necesita algo más.
Cómo identificar cuándo una
persona requiere Recuperación
Emocional
20. La ética en la consejería
8
21. Cuando se puede romper la
confidencialidad
22. Remitir o derivar: alcances y
criterios
23. Plan de cuidado personal para el
consejero
6. CAPÍTULO DOS: EL PROCESO
DE LA CONSEJERÍA A TRAVÉS
DE LA ESCUCHA ACTIVA Y
EMPÁTICA
1. El cambio en el ser humano: La
casa de la comunicación
2. El escuchar activo y empático
3. Elementos de la escucha activa
y empática
4. Tipos de lenguaje
5. Ejercicio No. 1. Descubriendo el
tipo de lenguaje
6. La comunicación y los prejuicios
7. Ejercicio No. 2. ¿Cuál es la
realidad de una persona?-
8. El proceso de la consejería a
través del escuchar activo y
empático
9
9. Elementos básicos del proceso
de la Consejería desde y en la
Escucha Activa
10. El Emparejamiento
11. Las Respuestas Empáticas
12. Respuestas Empáticas
13. Ejercicios para observar la
importancia del lenguaje no Verbal
14. Consejeros Inefectivos: anti-
empáticos y antipáticos
15. Identificando a los Consejeros
Inefectivos-Ejercicio
16. Preguntas de retroalimentación
17. Cerrar la Brecha: Ayuda
18. La oración por otros.
Escuchando el Espíritu Santo
19. Cómo orar unos por otros
20. Práctica de Escuchar Activo
7. SECCIÓN DOS: CASOS
FRECUENTES EN LA
CONSEJERÍA
8. CAPÍTULO 3 : CONSEJERÍA
PARA LA INTERVENCIÓN EN
CRISIS Y DUELO
10
1. Definición de crisis
2. Ventana bíblica: Una mirada a la
crisis de Elías
3. Tipos de intervención en crisis
4. La intervención preventiva
5. La intervención en crisis
6. La intervención especializada o
terapéutica.
7. Tipos de crisis
8. Las crisis Inesperadas.
9. Las crisis estructurales.
10. Las crisis de desvalimiento.
11. Acompañamiento a familias con
enfermos crónicos
12. Las crisis del desarrollo.
13. La comunidad y la crisis
14. Estudio de caso: Crisis
inesperada
15. El ciclo del duelo
16. La negación.
17. El enojo
18. Ventana bíblica: las perdidas de
Job.

11
19. Reacciones frecuentes ante la
pérdida
20. Negociación y Depresión
(racionalización)
21. Aceptación.
22. Tareas para la persona en duelo
23. Reconocimiento de la pérdida.
24. Buscar apoyo.
25. Control de los pensamientos.
26. Construir nuevas rutinas .
27. Inventario de lo que no se ha
perdido .
28. Duelo y cultura, manejo pastoral
del duelo.
9. CAPÍTULO 4: CONSEJERÍA
PARA LA RECONCILIACIÓN, EL
PERDÓN Y LA RESTITUCIÓN
1. El camino del perdón: perdonar
y perdonarse
2. La historia de José
3. Guía en el proceso del perdón
4. El perdón a sí mismo
5. La culpa falsa
6. La culpa verdadera
12
7. El caso de David
10. CAPÍTULO 5: CONSEJERÍA
EN CASOS DE VIOLENCIA
CONYUGAL Y FAMILIAR
1. Violencia familiar y conyugal
2. Tipos de violencia doméstica
3. Factores que perpetúan el ciclo
de la violencia
4. El ciclo de la violencia
5. La violencia hacia los niños y
adolescentes
6. Consejería para la violencia
doméstica
7. Algunos pasajes bíblicos para
trabajar tema de violencia
domestica:
8. Detectando la violencia
conyugal.
9. El maltrato femenino hacia el
hombre
10. Pasos en la recuperación de la
violencia doméstica
11. Estudio de Caso.

13
11. CAPÍTULO 6: CONSEJERÍA
EN CASOS DE INFIDELIDAD
1. Panorama actual en América
Latina
2. Causas de la infidelidad
3. Consecuencias de la infidelidad
4. Consejería para la recuperación
de la infidelidad
5. Recomendaciones para el
tratamiento de la infidelidad
6. Pasos en el proceso de
recuperación
7. Ideas para guiar el proceso de
recuperación de la persona
engañada.
8. Ideas para acompañar a la
persona infiel a ganar la confianza
de su cónyuge
9. Sugerencias para prevenir la
infidelidad
10. Ejercicio para cultivar el aprecio
y la valoración en la pareja
11. Estudio de caso
12. Retroalimentación
14
12. CAPÍTULO 7: CONSEJERÍA
EN CASOS DE SEPARACIÓN Y
DIVORCIO
1. Panorama actual
2. Consecuencias de la separación
y el divorcio
3. Consecuencias sobre la
estructura familiar
4. Padrectomía.
5. Monoparentalización.
6. Consecuencias del divorcio
sobre los hijos
7. Consejería para la crisis de
separación y divorcio
8. Ventana bíblica.
9. Tareas para la familia que se
separa o divorcia
10. Proceso de consejería a parejas
en riesgo de divorcio
11. Retroalimentación
12. Nuevo matrimonio
13. ANEXO 3: Sanidad Interior
Cristocéntrica.

15
14. ANEXO 4: La culpa desde la
perspectiva Pastoral
13. BIBLIOGRAFIA
14. CITAS Y NOTAS
15. Notas al pie

16
Febrero 2013
Carmen Gallego Cano
Ediana Marín Ramírez
Erik Vasquez Cifuentes
ISBN:978-9942-13-036-5
QUITO – Ecuador
Primera edición digital
Registro de propiedad intelectual: 040573
Contactos y Capacitaciones:
vinculosparaelcambio@live.com
libromejorsondosqueuno@gamil.com
Prohibido todo tipo de reproducción total o parcial, sea esta por medios
impresos, fotocopias, digitales u otros medios sin la autorización de los autores.

17
18
19
AGRADECIMIENTOS
En este libro participaron muchas personas con sus oraciones, consejos,
historias y aportes. Muchas gracias porque sin ustedes esto no hubiera sido
posible. Gracias a todos aquellos maestros y consiervos que a través de muchos
años nos han mentoreado y acompañado en nuestro propio proceso de
maduración y formación.

En particular muchas gracias a quienes se tomaron la molestia de leer el


texto y darnos sugerencias. A Ana María Voelkel por su ánimo, consejos y
aportes. A Germán Arias por editar este texto con tanta generosidad y a la
pastora Luz Myriam Álvarez por tomarse la molestia de corregir el manuscrito.
Gracias a Gloria Nicholls por darnos un soporte tan especial para comenzar este
proyecto en su hermoso Eco-Hotel de Bellavista (Ecuador); fueron unas alturas
inspiradoras. Gracias a Carlos Andrés Laguna y CPC Agencia, por aportar el
diseño de la carátula, gracias Robert Chamorro por su apoyo en la edición e
impresión de este libro ¡Todos han sido tan generosos!

Gracias a la comunidad el Redil del Poblado en Medellín (Carmen) por


donarme tiempo para lograr este propósito. Y especialmente a todos los
hermanos que han apoyado todo el proceso y han comprado el libro, por fe.

Gracias a nuestras familias de origen que han aportado grandemente a lo


que hoy somos y nos han enseñado a valorar la familia, gracias a nuestros hijos
Salomé y Juan Esteban (Erik y Ediana) que han contribuido a este libro con su
paciencia y amor, nos han permitido aprender a ser padres, aprender de las
equivocaciones y disfrutar de su amor, alegría y también de sus crisis.

Pero gracias por encima de todo al Admirable Consejero quien nos ha


llamado a llevar “buenas nuevas a los abatidos”. A nuestro Padre Celestial,
“Padre de toda consolación” y al Espíritu Santo, “El que camina a nuestro lado”
¡Para Ti, Amado sea toda la Gloria! Gracias Dios por permitirnos trabajar en
equipo, confirmando que “mejor son dos que uno” y si son tres ¡mucho mejor!

20
Y nuestra oración de gratitud es por todos aquellos lectores que podrán ser
entrenados y guiados mediante este texto. Que sean sal y luz e instrumentos de
esperanza para los abatidos y los quebrantados de corazón.

Los autores

21
22
23
PREFACIO
Cuando Jesús recorría las ciudades y aldeas de Palestina, no solamente
predicó el evangelio del Reino, sino también por su gran compasión, sanaba
toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. (Mateo 9:35).

Si Jesús en su época vio a las multitudes “desamparadas y dispersas como


ovejas sin pastor,” ¡cuánto más las nuestras! El siglo XXI es cada vez más
conocido no solo por las crisis personales (depresión, soledad y abusos) sino
también por las mundiales: guerras, quebrantos económicos, secuestros,
desplazamientos y luchas de toda índole dentro y fuera de la familia.

Cristo señaló a los suyos y a nosotros una solución: “Rogad, pues, al Señor
de la mies, que envíe obreros a su mies.” (Mt 9:38)

Él, como los autores de este libro, reconoció que “mejor son dos que uno” (Y
más adelante, “mejor son 72 que uno”). Jesús formó a sus seguidores de tal
manera que no solamente pudieran compartir su mensaje, sino también
ministrar a las necesidades de toda la gente a su alrededor.

El manual de consejería que tienes en tus manos ¡es un tesoro! Busca seguir
las pisadas del gran maestro y preparar a otros para la consejería pastoral.

Este libro ha sido escrito en el contexto latinoamericano, por terapeutas y


escritores bien entrenados y experimentados en la consejería pastoral y el
campo de la terapia de pareja y familia. Nos han provisto de un recurso que
abarca casi todo aspecto de la problemática social que se nos presenta dentro y
fuera de la Iglesia hoy en día.

En una forma amena y alcanzable al lector, este manual nos brinda todo un
curso de consejería pastoral para pastores, seminaristas, consejeros y líderes
laicos, dotados por el Espíritu Santo, dentro de la comunidad de fe.
Fundamentan sus enseñanzas en las Escrituras y hacen aportes desde la Terapia

24
Familiar Sistémica, un enfoque que es útil sin contravenir los principios de las
Escrituras.

Incluyen en cada capítulo estudios bíblicos pertinentes, preguntas de


reflexión, estudios de caso y ejercicios prácticos con el fin de preparar a los
líderes para la obra del ministerio de tal manera que “…todo el cuerpo, bien
concertado y unido entre sí…(puede crecer en Cristo e) ir edificándose en
amor.” (Efesios 4:16)

Recomendamos de corazón este libro para el uso de la Iglesia del siglo XXI.
Que Dios lo utilice en tu propia vida personal pero también para que puedas,
junto a Él, ministrar a las multitudes que tanto necesitan la salvación y sanidad
que Él les ofrece.

Ana María y Javier Voelkel

Tucson, AZ . 7 de Febrero de 2013

25
26
27
INTRODUCCIÓN

El Rey y sabio Salomón lo dijo así: “Mejor son dos que uno, pues reciben mejor
paga por su trabajo. Porque si caen, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay
del que está solo! Cuando caiga no habrá otro que lo levante… A uno que
prevalece contra otro, dos lo resisten, pues cordón de tres dobleces no se
rompe pronto”.(Eclesiastés 4:9-10 y12).
Por esta razón “Mejor son dos que uno” no es primordialmente un libro para
parejas, sino uno que da cuenta de una teología relacional que propone que
hemos sido creados para vivir en comunidad; no somos auto-suficientes y
necesitamos crecer y vivir en el contexto de relaciones sanas, de modo que la
gloria de Dios se manifieste en sus criaturas y la manera como éstas se
relacionan. Por eso necesitamos de los demás tanto para gozar de la vida como
para enfrentar los desafíos y las crisis que ésta nos presenta.
Por esto, este texto ha sido pensado para cualquier lector, pero especialmente
como una herramienta para aquellos que tienen en su corazón el cuidado y la
ayuda de otros. Esperamos que sea útil para la vida en general, pero también
contiene herramientas para el ministerio de pastores, líderes pastorales,
consejeros y terapeutas. Propone la necesidad de una ética alta en la persona
que ayuda a otros, así como para adquirir una visión bíblica y sistémica de la
realidad.
John Stott, uno de los teólogos más reconocidos de los últimos tiempos, hace
notar que en la actualidad existe una gran confusión acerca de la naturaleza y la
función del pastorado ordenado. En su libro plantea las siguientes preguntas
acerca de los pastores: ¿Son sacerdotes, profetas, pastores, predicadores y
psicoterapeutas? ¿Son administradores, facilitadores o trabajadores sociales?
(1995, p.261).
Estas preguntas no dan cuenta de una crítica en sí, sino más bien nos hacen
reflexionar acerca de la realidad compleja que vive la iglesia cristiana en estos
tiempos, y la necesidad creciente de ministrar y cuidar una grey inmersa en
todas las tendencias post-modernas la cual demanda pastores, líderes y

28
consejeros bien informados, entrenados y capacitados para cuidar bien a su
rebaño, de modo que los discípulos de Cristo puedan responder a los dilemas
que enfrentan así como ser restaurados en medio del desenclave de la familia y
el desmoronamiento moral de estos tiempos. Esperamos que este texto
contribuya a tal fin.
Pero no son solo los pastores los que tienen sobre-demandas en estos tiempos,
la misma iglesia procura ser una comunidad de fe y de servicios en medio de
fuertes tendencias hacia el consumismo, el individualismo, hedonismo y el
relativismo. Por esto este libro puede ser útil para cualquier persona que desee
adquirir herramientas para enfrentar sus propias crisis.
Por esto consideramos importante comenzar este libro examinando el modelo
eclesiológico del Nuevo Testamento para la pastoral y la consejería, el cual no
debe seguir iluminando y haciendo relevante el precioso modelo orgánico
cuerpo de Cristo, el cual nos protege como iglesia de los riesgos que ofrecen
otros modelos basados en liderazgo de poder y no de servicio, al estilo de Jesús.
En la versión digital hemos decidido como autores dividir el libro en dos tomos,
esto por la extensión que tiene.
El Tomo I tiene dos secciones, la primera contiene todas las generalidades de la
consejería pastoral, como los fundamentos bíblicos-teológicos del pastoreo
mutuo, contiene contenidos prácticos útiles para el entrenamiento en
habilidades básicas de escucha activa y empática, así como estudios bíblicos
muy significativos acerca del carácter del consejero bíblico.
Los siguientes capítulos proveen contenidos en diferentes temas que
consideramos significativos desde nuestra propia experiencia como pastores,
consejeros y terapeutas de pareja y de familia. En general cada tema tiene
acercamientos contextuales a la realidad de nuestro continente, mediante
historias, estadísticas o generalidades sobre la temática. También se proveen
ventanas bíblicas que orientan al consejero para adquirir bases de las Sagradas
Escrituras.
Así mismo los temas han sido nutridos por autores significativos en los temas,
tanto en el ámbito cristiano, como del enfoque sistémico de terapia familiar.

29
Concluyendo la mayoría en estudios de casos, los cuales dan cuenta de historias
reales, usadas con permiso (con el cambio de sus nombres, para proteger su
privacidad). Estos casos pueden ser útiles a cualquier lector, pero han sido
especialmente diseñados para el entrenamiento de consejeros, en grupos de
discusión. El maestro puede aprovechar también los recursos bibliográficos y de
investigación que el libro ofrece para plantear la profundización de los temas.
La sección dos aborda diferentes tipos de crisis útiles para cualquier lector. Se
ha tratado de presentar lo más relevante a cada tipo de crisis con base en
nuestra experiencia sabiendo que toda persona o familia en algún momento ha
pasado o pasará por algún tipo de crisis, tendrá una pérdida o necesitará perdón
y reconciliación. Y precisamente por eso es que cualquier persona puede ser
calificada para apoyar a un familiar, amigo o compañero en cualquiera de estas
situaciones, así sus recursos sean limitados. Una mejor comprensión de los
temas de esta sesión dará el equipamiento necesario para evaluar los recursos
propios que se tiene para sí mismo o para otros. Contiene algunas definiciones
importantes así como algunos ejercicios prácticos para el acompañamiento a
personas que experimentan situaciones de crisis, duelo o necesitan procesos de
perdón. Las ventanas bíblicas pueden ser de gran ayuda en el acompañamiento
porque permiten ver cómo personajes de la Biblia enfrentaron sus propias crisis.
También proveerá criterios para saber cuándo es mejor ayudar a la persona en
crisis, duelo o necesidad de perdón y a buscar otros recursos en caso de ser
necesario.

El TOMO II, que no está incluido en este libro, también tiene dos secciones, la
tres y la cuatro en continuación con el TOMO I. Este también puede ser
encontrado en Amazon. com. La sección tres aborda la consejería a través de
todo el ciclo vital de la familia y aunque el lector pudiera discrepar si es muy
extenso o no suficientemente profundo, provee una panorámica muy importante
para el tema de pareja y de familia. No todos los temas tienen ventanas bíblicas,
ni estudio de caso, debido a la necesidad de guardar la extensión del capítulo.

30
Se escogieron entonces los puntos que consideramos más relevantes para
lograr el objetivo del libro.
Somos conscientes de los cambios y los tipos de familias, no tradicionales que
hoy existen y están llegando a las comunidades cristianas. Estas familias
atraviesan sus propias crisis, fruto de rupturas, separaciones, o formas de
convivencia, que obedecen a situaciones culturales. Como consejeros y
terapeutas, seguimos creyendo en la importancia de la familia nuclear y la
formación de consejeros familiares a la luz del ideal bíblico, pero también vemos
la necesidad de una adecuada preparación para atender las necesidades
particulares de las familias que atraviesan las crisis de la post-modernidad.
En nuestra experiencia estas familias deben ser tenidas en cuenta de una
manera especial, debido a la creciente tasa de separaciones, divorcios y nuevos
matrimonios que se dan en las congregaciones. Hemos encontrado posturas
radicales que niegan estas realidades y por consiguiente estas familias corren el
riesgo de no ser debidamente atendidas en sus necesidades particulares.
Además nos damos cuenta de que en las realidades socio-económicas de
América Latina, temas como la violencia, los desplazamientos forzados, la
pobreza, la falta de educación, entre otros, no deben ser tampoco pasados por
alto, dado el impacto que estas realidades tienen sobre la familia. No podemos
tocar dicha complejidad en este texto, pero no queremos dejar de nombrarlo
para animar a la reflexión, la investigación y la búsqueda de relevancia en la
formulación de valores y formación de familias saludables, que no son ideales,
más sí reales.
Por último la cuarta sección trata los temas que consideramos relevantes dentro
de las problemáticas más comunes y complejas del siglo XXI (no
necesariamente nuevas), comenzando por el complejo tema de las emociones a
la luz de la perspectiva pastoral, si bien está nutrida por la mirada de Erik, y su
formación académica en el área de la salud, lo cual da un aporte muy
significativo al tema. Los últimos capítulos abordan temas tales como el abuso
sexual, el quebrantamiento relacional y sexual, el tema de internet y redes
sociales, finalizando con la atención al aborto y a la anorexia y bulimia.

31
Es posible que nuestros lectores no superen la tentación de ir a las partes más
prácticas de este libro, o directamente a los temas que son de su necesidad o
interés, pero no habrá problema ya que los temas han sido bien diferenciados y
de ser necesario envía al lector a otros sitios de referencia en el libro, para
ampliar la comprensión de los temas.
Este libro fue hecho con el cuidado y el amor suficiente pero somos conscientes
que no abarca ni el todo de cada tema, ni tiene todos los acercamientos
posibles, así que les animamos a hacer un diálogo con nosotros, desde sus
propias experiencias y necesidades. Y si usted cree que vale la pena puede
enviarnos sus correcciones, precisiones, comentarios y testimonios a
libromejorsondosqueuno@gmailcom, las cuales tendremos en cuenta para
nuestras próximas ediciones. Este texto se trata de una guía y manual, no de un
modelo rígido y se ha hecho con el fin de aportar en el entrenamiento, de modo
que el estudiante no asuma una postura crítica, sino de edificación.
Las citas bibliográficas mayormente se encuentran siguiendo las normas APA
indicada para los textos en las áreas de ciencias sociales, pero contiene también
el formato de pie de página para la mayoría de las citas hechas en el internet,
con el fin de facilitar dar al investigador rápido acceso. Las citas bíblicas son de
la versión Reina Valera, 1960 a menos que se especifique lo contrario.
Apreciados lectores esperamos que este esfuerzo sea de mucha bendición. Que
sus vidas y ministerios sean animados y refrescados por la Palabra de Dios, y
que nos encontremos en un mismo sentir en esta preciosa vocación de servicio
y amor que Dios nos ha dado.
Terminamos diciendo que aunque como autores llevamos años de experiencia
en nuestra tarea de consejería, nos es muy útil reconocer que somos solo
facilitadores de la gracia de Dios, que sin su sabiduría no podemos ayudar a
nadie. Que necesitamos humildemente reconocer que cuando nos enfrentamos
a cualquier problemática humana, generalmente no sabemos qué hacer, lo cual
nos pone en dependencia de Dios. Sin embargo algo sí podemos hacer: ofrecer
compasión y empatía, mientras aprendemos a ser dirigidos por el “Consejero”,
el verdadero: el Espíritu Santo.

32
33
34
35
SECCIÓN UNO . GENERALIDADES DE LA
CONSEJERÍA PASTORAL: BASES Y PROCESO

36
37
CAPÍTULO UNO: BASES BÍBLICO-TEOLÓGICAS DEL
PASTOREO MUTUO Y LA CONSEJERÍA PASTORAL

“Porque los labios del sacerdote han de guardar la sabiduría y de su boca el


pueblo buscará la ley;
porque mensajero es de Jehová de los ejércitos”
Malaquías 2:7

38
“Es Viernes, supuestamente su día de descanso para él y su familia. Aún no son
las 9 de la mañana y ha recibido 9 llamadas. Tres de ellas para avisar que un
feligrés ha muerto y dos más han perdido seres queridos, los funerales serán en
las horas de la tarde. Con gran desaliento el pastor Elías descubre que sus
planes para ese día tendrán que cambiar radicalmente. ¿Pero cómo podrá hacer
frente a estas demandas si la gente espera su presencia y su acompañamiento?
Este es el momento en que recuerda la historia de Moisés cuando no le
alcanzaba ni el día ni la noche para atender a la gente. Por eso lamenta no
tener más apoyo y compañía para ayudarle en su sobre-carga ministerial.
Recuerda que recién comenzó la iglesia era más fácil, pues no ocurrían tantas
cosas al mismo tiempo. Incluso tenían tiempo para celebrar la vida, salir al
campo y disfrutar. Ahora los días de más de 13 horas de actividades no
alcanzan ya mientras tanto él como la congregación se frustra por la falta de
atención, quejas que ya ha empezado a escuchar con más y más frecuencia”.

39
Elías se pregunta, que es lo que no está haciendo bien, quiere sentirse
motivado como al principio, quiere amar a su congregación, pero le resulta
imposible responder a tantas necesidades y reuniones. Historias como estas son
frecuentes y aún un poco más dramáticas cuando se da el caso de pastores
“quemados” o congregaciones dolidas y frustradas por falta de atención. Este
capítulo pretende ayudar a pastores y líderes como Elías a recordar y re-
descubrir el modelo de la iglesia orgánica en la cual un grupo de personas no
dependen para su bienestar de una sola, sino que aprende a crecer en amor y a
responder a las múltiples necesidades con la variedad de dones, oficios y
ministerios que Dios ha provisto en todo el cuerpo. Es posible que el pastor Elías
en el proceso de crecimiento de su congregación haya necesitado formar más
líderes con corazón pastoral que le pudieran ayudar a responder a situaciones
de crisis como la que le ocurrió ese día.
“El texto de Efesios 4:1-6 plantea un modelo eclesiológico que ve a la iglesia
como un cuerpo en donde cada miembro cumple una función específica de
acuerdo a los dones que Dios mismo le da. Dicho crecimiento y maduración se
logra mediante un modelo orgánico en el que Dios da algunos ministerios, que
permiten el perfeccionamiento de los santos, para la obra del ministerio
(ergóndiakonías) para la edificación de dicho cuerpo, el cual es de Cristo (v.11-
12). Según el v. 16 el trabajo concertado de todo el cuerpo es decir de cada uno
de sus miembros, según su actividad propia, es lo que permite el logro de esa
meta” (Gallego, 1999, p. 13)
Efesios 4 es un capítulo adecuado para comenzar el proceso de
entrenamiento de pastores o consejeros con el fin de obtener algunas bases
bíblico-teológicas para un buen ejercicio de la pastoral y la consejería.
Se sugiere al estudiante de este capítulo que elabore los ejercicios, ya sea
solo o en grupo pequeño, que haga los estudios bíblicos y una revisión profunda
de los textos que sustentan esta propuesta, en un diálogo constructivo de modo
que cada uno pueda sacar sus propias conclusiones dentro del contexto
particular de cada uno.

40
El ministerio pastoral en el contexto de la
iglesia Neo-Testamentaria

A la luz del aporte de Stevens, según el Nuevo Testamento la palabra


“laicos” significa: “pueblo de Dios”. Solamente hasta el 95 d.C. aparece la
distinción entre Clero y Laicado con Clemente de Alejandría. Sin embargo es
muy difícil hoy en día separarse totalmente de esta distinción histórica. Esto
implica que aunque se puede obviar el uso actual de la palabra “laico”, sí se
puede usar entre comillas, teniendo en mente el principio que fue rescatado por
la Reforma Protestante: “El Sacerdocio Universal de todos los Creyentes”.
Desde la perspectiva bíblica (Éxodo 18. Efesios 4) la pastoral del pueblo de
Dios es responsabilidad de toda la congregación. Es una de las funciones más
importantes que puede tener cada miembro y se puede ejercer a través de la
diversidad de dones, ministerios y manifestaciones que el Dios Trino ha dado a
su pueblo (1 Corintios 12, Romanos 12).
El nuevo testamento muestra que el ministerio pastoral fue ejercido en el
contexto de las casas de los creyentes ya que las iglesias funcionaban
allí(Romanos 16:11, 2 Timoteo 4:19). El estilo de comunidad más que
institucional y contractual era “vocacional”, lo cual obedece al supremo
llamamiento del que Pablo nos habla en Efesios 4:1.
En todos los momentos de renovación en la historia de la iglesia, los “laicos”
han tenido una participación determinante y activa. Así mismo, en los
movimientos que han surgido por causa de estos devenires históricos de la
iglesia ha sido notable el llamado de dichos movimientos a re direccionar o
rescatar la participación de los laicos en la iglesia.
En la iglesia antigua los laicos participaban directamente en disciplinas tales
como la celebración de los Sacramentos, la conducción de los cultos y la
disciplina y confesión de pecados además de la liberación de las personas de
demonios y ataques satánicos.
Por qué ocurrió la Cleriquización

41
El fenómeno de la cleriquización aparece cerca del siglo IV por varias razones,
entre otras:

•El modelo secular de liderazgo de “magisterio” (cleros) que se separaba mucho


de la gente no educada (el pueblo-laos)
•El trasfondo sacerdotal del Antiguo Testamento que separaba formalmente a los
sacerdotes.
•La elevación a sacramentos de los ministerios santos que requerían personas
“santas” para administrarlos.
•El efecto de la helenización de la cultura que trivializó y desprestigió la vida y la
misión del cristianismo cotidiano y exaltó como ideal la vida monástica,
separada del mundo.
•La presión de las doctrinas heréticas que condujo a que se impusiera la regla de
un solo obispo (epíscopos) para cada iglesia.

La Reforma Protestante resaltó el Sacerdocio Universal de todos los


creyentes, y ahora más que nunca se necesita buscar el poder del Espíritu Santo
quien es el que suministra sus dones para el bien de todo el cuerpo. La Reforma
rescató la importancia de las Escrituras y de una relación personal con Dios, por
lo cual se hace fundamental volver a los principios bíblicos con miras a una
pastoral relevante que empodere todo el cuerpo de Cristo para compartir la
carga y la responsabilidad mutuamente mediante el ministerio de los “Unos a
Otros”.

El Ministerio de los “Unos a Otros”

En la Biblia la palabra ministerio (diakonía) significa servicio. La expresión


“alelón”, que es la expresión “unos a otros” aparece 47 veces y aparece de
manera imperativa. En la siguiente lista están las referencias más importantes
en relación con las acciones. Algunas de estas no son necesariamente algo que
culturalmente se entiende como “ministerio”, pero precisamente esa es la

42
novedad del uso que da el Nuevo Testamento, en cuya perspectiva el amor se
expresa de maneras prácticas y benéficas para todos e incluye acciones
preventivas, curativas y correctivas.

En la lista siguiente lea la mayor cantidad de textos posibles (se puede repartir
en grupos pequeños)

Que nos amemos los unos a Jn, 13:34; 15:12, Ro. 12:10; 13:8, 1 Tes. 4:9;
los otros 13:12, 1 Pe. 1:22; 13:8, Jn 4:11; 15:12, 2 Jn. 5

Que no nos juzguemos los


Rom.14:13
unos a los otros

Que nos edifiquemos los


Rom. 14:19, 1 Tes. 5:11
unos a los otros

Que nos amonestemos los


Rom. 15:14, Heb.3:13;10:25
unos a los otros

Que nos saludemos los unos


1 Co. 16:20, 2 Co. 13:12,Rom. 16:16
a los otros

Que nos sirvamos por amor


Gl. 5:13
los unos a los otros

Que nos sujetemos los unos


Ef. 5:21
a los otros

Que no mintamos los unos a


Col.3:9
los otros

Que nos consideremos los


Heb. 10:24
unos a los otros

Que no murmuremos los


Stg. 4:11
unos de los otros

Que no nos quejemos los Stg. 5:9

43
unos contra los otros

Que nos confesemos los


Stg. 5:16
unos a los otros

Que nos hospedemos los


1P. 4:9
unos a los otros

Que seamos bondadosos los


Ef. 4:32
unos a los otros

Que nos interesemos los


I Co. 12:25
unos a los otros

Que no nos irritemos los


Gl. 5:26
unos a los otros

Que llevemos las cargas los


Gl. 6:2
unos de los otros

Que nos tengamos


paciencia los unos a los I Ts. 5:14
otros

Que nos soportemos los


Ef. 4:2
unos a los otros

Que nos consolemos los


I Ts 5:11
unos a los otros

Que oremos y roguemos los


Stg 5:16
unos por los otros

Que tengamos comunión


I Jn 1:7
los unos con los otros

Que nos lavemos los pies


Jn. 13:14
los unos a los otros.

Que nos recibamos los unos Ro. 15:7

44
a los otros.

Que nos alentemos los unos


1 Ts- 4:18
a los otros.

Que nos animemos los unos


1 Ts. 5:11
a los otros.

•¿Cuáles le son más fáciles de practicar por su carácter o formación?


•¿Cuáles le son más difíciles de practicar por su carácter o formación?
• Seleccione de esta lista uno que usted está necesitando de su comunidad
actualmente. ¿Por qué?
•¿Cuáles “unos a los otros” necesita comenzar a practicar desde hoy y cómo? 1
Especificaciones y principios del ministerio
pastoral

Según Gallego (1999) además de las funciones de enseñanza, predicación,


grupos pequeños, administración y ministración de los sacramentos, se puede
inferir desde el Nuevo Testamento los siguientes aspectos del ministerio
pastoral:

En el
Nuevo

testamento se pueden dilucidar los siguientes principios que permiten conservar

45
la esencia del proyecto orgánico de Dios con la iglesia: un cuerpo que
concertado y unido va creciendo en todo y cuya cabeza es Cristo, como obispo
de los pastores. Estos son principios que ayudan a prevenir síndromes modernos
y crisis que se ven en la pastoral moderna: falta de unidad, caudillismo, abuso
del poder, funcionalismo, competencia desleal y pérdida de la misión bíblica,
falta de siervos fieles, entre otras.
El principio de la universalidad, por medio del cual, todos los hijos de
Dios son constituidos como un “sacerdocio santo”. 1 Pedro 2:9-10. La palabra
“diakonía” (ministerio) significa, servicio o servir. En el Nuevo Testamento todo
servicio a Dios se pone en términos de “diakonéin”. Desde el texto de Efesios
4:1 todos hemos sido “llamados” (“ekléthete”) por Dios al ministerio.
El principio de la Idoneidad de carácter, que aparece en Éxodo 18 cuando
el suegro de Moisés le aconseja escoger de entre el pueblo a varones de virtud,
temerosos de Dios, varones de verdad que aborrezcan la avaricia. Hombres
idóneos, para que le ayuden a pastorear el pueblo, ya que él no lo puede hacer
solo.
En Hechos 6:1-7 vemos este mismo principio en los criterios para la selección de
los “diákonos” que habrían de servir a las mesas en la iglesia: “de buen
testimonio y llenos del Espíritu Santo”.
El principio de la Diversidad. Textos como Romanos 12, 1 Corintios 12 y
Efesios 4 plantea la diversidad de la “charis” (gracia) de Dios para que el cuerpo
bien concertado se vaya edificando mutuamente y llegue al conocimiento del
Hijo de Dios, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. Esta diversidad
se presenta en términos de dones (carismas), ministerios y oficios. Es así como
se puede distinguir entre tener un don de sabiduría y ser maestro, pero no
ejercer el oficio de maestro, o tener el oficio de pastor que ministra su don de
pastorear dentro de este oficio.
La legitimación de los dones, ministerios y oficios, según la Biblia parte de
dos fuentes: la interna que es dada por Dios como una autoridad delegada y la
externa que es confirmada en el ejercicio dentro del cuerpo, en un contexto de

46
amor y autoridad. Los dones se legitiman en la medida que cumplan el fin con
que han sido dados y estén sujetos a la autoridad de Jesucristo.
El principio de la Pluralidad, en donde el modelo que Jesús plantea es
orgánico. La comunidad de creyentes es el cuerpo en donde sus miembros se
necesitan los unos a los otros y van creciendo de manera concertada en
sujeción. Las Escrituras plantean pluralidad en el sacerdocio (excepto por el
concepto del “Sumo Sacerdote”); pluralidad de diáconos y pluralidad de obispos
o ancianos.
En suma, la iglesia es un cuerpo empoderado por Dios para el propósito con
el que la ha creado, formado y unido; ser un cuerpo es un acto de fe ya que el
creyente tendrá que creer que Dios le usará para edificar al hermano en la fe y
que le ha dado autoridad de sacerdote en Su Nombre para ministrar. Dios nos ha
hecho ministros competentes de un Nuevo Pacto y esa competencia no viene de
una fuente humana, sino Divina, para que la fe no esté fundada en la sabiduría
humana, sino en el poder de Dios (1 Corintios 2:6) y para que sepamos lo que
Dios nos ha concedido: “Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo,
sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha
concedido” (1 Corintios 2:12).

47
El problema de la especialización en el ministerio

La tarea de los líderes pastorales, es lograr que los santos estén equipados
para que esta labor de edificación, efectivamente, sea de cuerpo y no de
individuos que se vuelven “especializados”. El trabajo de los pastores y líderes
no es conseguir voluntarios que ayuden en su labor, sino “equipar” lo cual
implica enseñar, direccionar, mentorear y animar a toda la iglesia a pastorearse
y cuidarse mutuamente.
Los pastores “equipadores” no descansan hasta que ven a todo el cuerpo
cuidándose y amándose los unos a los otros, de acuerdo a la manera y al don
con que cada uno ha sido dotado. Esto implica luchar contra modelos sociales y
mundanos no bíblicos de liderazgo y eficiencia.
Se puede decir entonces que el cuidado del cuerpo o sea la función del
pastoreo, no es una “habilidad profesional”, sino una vocación y un llamado de
toda la iglesia en la que los encargados del rebaño no hacen todo, sino que
facilitan este proceso de cuidado mutuo, mientras ellos se dedican al ministerio
de la oración y la palabra. El amor mutuo que edifica y cubre multitud de
pecados es algo que no se aprende como especialización profesional, sino como
una vocación y un don del Espíritu de Dios.
Esto no significa que la capacitación y la enseñanza para el desarrollo de los
dones, los ministerios y los oficios no se deban hacer, sino que es parte del
equipamiento, pero que tiene su lugar. La manera de guardar el balance es
asegurar que siempre haya espacios para los “no profesionales” en formas de
servicios voluntarios.
En suma se puede decir que en una iglesia saludable, el resultado es que los
miembros se pastoreen los unos a los otros (Colosenses 3:12-17, Efesios 4:15-
5:2). La iglesia es el primer referente no-profesional de la salud mental porque
la gente cuando tiene problemas acude en primera instancia a un amigo o a un
“religioso”.
Esto no se da de manera natural, sino que se requiere de un proceso de
equipamiento que implica enseñanza, supervisión y evaluación de los procesos,

48
de modo que los dones y ministerios sean probados. En este caso no sobran los
profesionales, ya que forman parte del buen equipamiento de una iglesia. Pero
debe haber un buen balance. Tanto el ministerio “profesional” como “no
profesional” debe recordar este principio: “la gente necesita amar y ser amada”.

Descubriendo líderes con un corazón pastoral

¿Qué le gustaría hacer para Dios si el tiempo, el talento y entrenamiento no


fueran obstáculos?

Elija y marque un número del 1 a 10 según represente mejor los siguientes puntos.

¿Qué tanto se interesa por otros y sus necesidades?

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

¿Se interesa de una manera activa por el destino eterno de los que le rodean?

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

¿Tiene un deseo profundo por ayudar a las personas a saber que Dios les ama?

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

¿Con frecuencia la gente le busca para consejo, dirección o simplemente para


estar con usted?

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

¿Qué le hace pensar estas respuestas y en qué siente que necesita equiparse?

49
La consejería en el contexto de la comunidad
cristiana

Se ha notado en los últimos tiempos en el contexto de la iglesia una


inquietud general acerca de si la consejería es un invento de los tiempos
modernos o si la Biblia efectivamente habla de ella.
Este texto no pretende abarcar toda la teoría sobre el tema, sino acercarse
en la manera más sencilla posible a conceptos estudiados en muchos materiales
sumados a las experiencias y la visión del ministerio que Dios ha dado a los
autores.
Para poder responder a la inquietud planteada anteriormente, es necesario
reflexionar en las cosas deducibles desde el contexto socio cultural en el que se
escribió la Biblia.
En primer lugar, se debe pensar en la forma en que se desarrollaba la vida
en el Antiguo Israel y el papel de los ancianos en su vida social y familiar. En
segundo lugar, cuál era el papel del padre y de la familia extendida dentro de la
sociedad Greco-Romana a la cual vino Jesús y por último, el papel que la iglesia
ha ido cumpliendo como comunidad terapéutica en las diferentes épocas desde
sus inicios. Por ejemplo, el papel del mentor en la educación en la edad media y
romántica o el papel de los pastores en la edad moderna y postmoderna en el
contexto de la industrialización, el urbanismo, el consumismo y el
individualismo.
La familia de la fe ocupa un lugar muy significativo no solo en la actualidad,
sino que la Biblia ya nos presenta el valor superior del Reino de Dios del cuidado
de los huérfanos, las viudas y los extranjeros. Dios hace habitar en familia a los
desamparados (Salmo 68: 5-6). A lo largo de todo el relato bíblico se ve el papel
de los líderes, jueces, ancianos, sacerdotes y pastores de Israel (tanto el
Geográfico como el Nuevo Israel, los cristianos)
El siguiente estudio es útil para profundizar en una visión bíblica del
ministerio pastoral y puede ayudar a entender la consejería en ese contexto.

50
El Trasegar del Consejero Bíblico

51
A la luz del texto de Gálatas 6:1-6 procure sacar los principios que el texto
enseña para el enfoque del ministerio, principios para el consejero y para la
consejería.

•Exhortación: Versículo 1. Textos de apoyo Mateo 7:1-5.


•Sobrellevar las cargas: Versículo 2. Textos de apoyo Efesios 4:1-16, Gálatas 6:9,
Santiago 3:17
•Discipulado: Versículo 3-5. Textos de apoyo Gálatas 6:6-7, 1 Pedro, 5:6-11
•Enseñanza dela Palabra: Versículo 6. Textos de apoyo 1 Pedro, 5:1-3

¿Qué aspectos de estos principios le resultan más relevantes para su vida y


ministerio en este momento?

Una definición de Consejería Pastoral

Desde los conceptos básicos de ministerio pastoral la consejería se enmarca


dentro del cuidado de unos hacia otros, que es lo que se pide en la Biblia a
todos los creyentes. Al examinar las listas de los dones y ministerios
enumerados en las Epístolas Pastorales, se puede deducir lo siguiente:
-Existen algunos dones espirituales tales como el de la sabiduría, el
discernimiento de espíritus, los de sanidades, el de revelación, entre otros, que
permiten a un creyente ministrar a un hermano de una manera muy específica a
sus necesidades integrales, pero mayormente de índole espiritual.

-Existe el ministerio y/u oficio de anciano, obispo, pastor y maestro que permite
a un creyente ejercer autoridad espiritual direccionando a la persona como un
pastor lo hace con una oveja.

La palabra consejero aparece en la Biblia más desde la persona que desde el


oficio como tal, partiendo de la naturaleza de Dios revelada por él mismo en su

52
Palabra. Jesús es descrito como el Admirable, Consejero en el libro de Isaías y
revelado en los Evangelios como el pastor compasivo de un rebaño que ha sido
asaltado por el ladrón y que necesita el cuidado de un pastor (Jn.10). El mismo
Jesús describe al Espíritu Santo como el “parakletos”, es decir, quien va
caminando al lado con el fin de guiar y enseñar todo lo concerniente a la
verdad.
Es desde ahí que se puede intentar hacer una definición que resulta tal vez
insuficiente, pero que ayuda a poner un marco al ejercicio de este don,
ministerio u oficio, teniendo en cuenta que es algo que tiene una profunda
esencia espiritual.
La Consejería Pastoral entonces implica una relación entre al menos dos
personas que buscan aplicar la sabiduría y la dirección de Dios a los problemas
de la vida integral. Se puede diferenciar del pastoreo como gran tarea porque es
un proceso dirigido hacia unas metas concretas de acuerdo a lo que Dios está
tratando específicamente. Se orienta hacia cambios específicos e implica el
ejercicio de autoridad espiritual. Las metas se dirigen hacia el cambio en:

-Una actitud, un valor, o una acción que está obstaculizando el crecimiento de la(s)
persona(s).
-Sentimientos que están paralizando o bloqueando a la(s) persona(s) en su libertad
para dar y recibir de Dios o de otros.
-La resolución de un dilema en el cual se requiere la aplicación de la sabiduría y el
consejo de la Palabra de Dios a una situación particular.

El proceso se debe dar de tal manera que se puede medir su comienzo y su


fin. Esto implica que se establece una relación de carácter terapéutico que
comienza pero que también termina. Es por lo anterior que se puede decir que
todos estamos en discipulado y pastoreo permanente, pero no todos estamos en
consejería de manera permanente.

53
La persona del consejero
¿Quiénes deben hacer consejería en la iglesia? Tal vez algunos responderían
a esta pregunta diciendo rápidamente: el pastor. Otros dirían que los consejeros.
La Biblia habla en términos generales que la consejería la hacen los expertos y
los inexpertos, y aunque no existen “expertos” como tal, sí se habla de los que
habitualmente se ocupan del cuidado de otros, bien de manera parcial o total,
bien sea consejeros “laicos”, “eclesiales” o profesionales.
Entonces quienes deben hacer consejería en la iglesia deben ser los siervos
que crecen en la comunidad de gracia, dentro de los lineamientos de fidelidad
de carácter e idoneidad para dicha tarea. Esto implica tanto el carácter bíblico
como la necesidad del equipamiento correspondiente a la tarea. Esto de por sí
es una paradoja, ya que todos influimos en la vida de los demás y les damos
consejos, pero a su vez debemos aprender y ser entrenados en el conocimiento
bíblico de manera que lo hagamos bien. Este principio se aplica a todos los
ministerios.
Una de las presuposiciones teológicas importantes del protestantismo es el
sacerdocio universal de todos los creyentes. Es decir que cada creyente que
tiene el Espíritu Santo posee la sabiduría de Dios y por eso en la Biblia el
ministerio de los unos a los otros es parte de la vida de la comunidad.

La Comunidad de Gracia: Los “Unos a los Otros”

De acuerdo con los principios ya vistos en un ítem anterior, una comunidad


de Gracia es aquella en la cual el ministerio de los “unos a los otros” crece, se
desarrolla y se fortalece de manera continua y sostenible. Se ha dado en
algunas experiencias conocidas que si bien las congregaciones pequeñas
procuran desarrollar un ambiente familiar y de confianza a medida que la iglesia
crece y se institucionaliza tiende también a perder el ambiente de amor y
colaboración mutua, típico de obras nuevas. Así mismo puede ser que las
demandas del ministerio creen una inercia que hace que la iglesia en la medida

54
que crece, se haga más compleja, se llene de actividades y tienda a crear
estructuras de poder piramidal, que hace que el sentido orgánico y ministerial
del “unos hacia los otros” sea mucho más difícil de sostener.
Esta será una lucha permanente en casi todos los ámbitos del discipulado
cristiano: mantenerse en lo esencial, mientras la historia sigue su curso. En el
Nuevo testamento se sugieren los siguientes principios para el ministerio de
cada creyente de modo que cada uno sirva:

-Según el amor: (Gálatas 6:1; I


Pedro 3:8; I Juan 2:4;3:11;3:16). La
comunidad de gracia se
caracteriza porque va creciendo hacia
el amor y por eso la amplitud en el uso
de textos. Si Dios ha dado la vida por
su pueblo, la comunidad de
gracia tiene que ser el sitio en donde los
hermanos dan la vida por los otros.
Si esto sucediera hoy la gente en las
iglesias no cabría porque lo que todas
las personas buscan es ser amados sin condición y Dios sabiendo esto envió su
hijo sin condición, como un regalo de gracia.

-Según la palabra: (II Timoteo 3:16-17) Las Sagradas Escrituras son


principios más que leyes; es vida más que estructura. Una comunidad de gracia
es una comunidad que sabe apreciar la palabra de Dios pero también puede
predicarla con eficacia y pertinencia de modo que el mundo pueda comprender
su aplicabilidad. El escudriñar las Escrituras es una tarea muy importante de los
discípulos, para poder salir de la superficialidad. El mundo moderno es complejo.
La gente está llegando a las congregaciones con preguntas difíciles y es
necesario ir creciendo en hacer de la Biblia un instrumento útil y eficaz para el
hombre de hoy. La gente tiene hambre de palabra eficaz para sus luchas con la

55
nueva era, para sus relaciones quebradas, que les sirva a las mujeres u hombres
que se han quedado solos con su hogar, entre otras situaciones.

-Según la madurez: (II Pedro 1:5-7) El programa de discipulado bíblico


comienza en la fe y termina en el amor. Este texto es clave para hacer una
correcta evaluación acerca del carácter cristiano y de la fe sana, en el Señor
Jesucristo. El proceso va desde una fe que va creciendo hasta el amor, de modo
que los creyentes que no tienen estas cosas están ciegos. Los dones son
importantes, pero el crecimiento en amor, es la meta.

-Según el don de cada uno. (Efesios 4:7-8; I Pedro 4:10-11). La Biblia plantea
que Dios se manifiesta en su multiforme gracia. La gracia es un don y los dones
mismos son parte de esa gracia para la iglesia. A cada uno se le ha dado un don
o dones. Se puede decir entonces en una comunidad llena de gracia fluyen los
dones que Dios ha dado a cada uno de sus miembros y líderes de la comunidad.
Así mismo la comunidad misma necesita reconocer los dones que Dios le ha
dado para poder facilitar el ejercicio de estos.

Entonces, una comunidad de gracia tiene una dieta balanceada como lo


muestra el gráfico.
Si la comunidad tiene este tipo de relaciones en donde fluyen los dones y los
hermanos se ministran, se tendría mucha más salud integral y los líderes
podrían ser guardados de estar sobrecargados y especialmente de las
tentaciones del poder. Una comunidad de gracia es madura en la palabra,
aprende a ser perfeccionada en el amor y ejerce los dones, no desde el
funcionalismo o el activismo, sino en la frescura de la Gracia que Dios quiere dar
a su pueblo, para dar las Buenas noticias del Evangelio.
“Con misericordia y verdad se corrige el pecado, y con el temor de
Jehová los hombres se apartan del mal” Prov. 16:6

Aplicación

56
1. ¿Qué cosas concretas cree usted que obstaculizan el fluir y el crecimiento de
la Gracia en su comunidad?

2. Trate de poner en sus propias palabras su propia experiencia con la Gracia de


Dios y de los hermanos: el perdón, la confesión, la reconciliación, entre otras.

3. ¿Cree que ha podido quebrar los mecanismos de la justicia propia o auto-


justicia en su propia vida, de modo que puede comunicar la gracia a otros?

Los Ministros de Gracia

Los ministros de gracia en la Biblia son los ancianos, los pastores y los
diáconos. Y no hay distinción en cuanto a carácter sino en cuanto a sus
funciones:
-Llamados: (Efesios 3:7; II Timoteo 1:9-14; I Juan 4:10-12). Es muy importante
tener la convicción del llamado por Dios, para evitar el peligro de ser
profesionales del ministerio, asalariados o servir al ministerio antes que a Dios.
-Llenos del Espíritu Santo: (Gálatas 5:22). Hay que hacer la distinción entre
tener un don y ser lleno del Espíritu Santo. Su llenura se refiere al carácter, no a
la funcionalidad, de modo que alguien puede pretender servir a Dios, pero no
ser eficaz, dada la falta de su carácter.

-Sanos y maduros: (Tito 1:7-9; 2:2). Algunos modelos de liderazgo pueden


basarse en paradigmas del mundo tales como el pragmatismo, el funcionalismo
o el relativismo. Constantemente la iglesia corre el riesgo de nombrar líderes por
lo carismáticos que son y no por la madurez que muestran. Parte del problema
es que muchas veces la urgencia de llenar una vacante puede hacer que se
salten con facilidad los procesos de maduración de un líder.
Cada vez más se debe tener en cuenta la importancia de la sanidad
emocional y espiritual de un líder, debido a que en el Reino de Dios no hay
atajos y de esto da cuenta la realidad de una alta tasa de líderes quemados, que

57
caen en inmoralidad o que salen del ministerio con heridas y resentimientos.
Fenómenos que inevitablemente afectará a sus propias congregaciones.

Un modelo sano de liderazgo comienza con el buen discipulado y la sanidad


del líder, desde el servicio, pasando por la capacidad de vincularse con otros, la
enseñabilidad, la vulnerabilidad y la humildad. El líder sano no es independiente
y aprende a rendir cuentas, sabe trabajar en equipo y puede descansar, sin
pretender hacerlo “todo”; no es híper-responsable, desconectado
emocionalmente o “mesías”. Tiene que aprender a delegar y necesita tratar con
su propio perfeccionismo y su temor a ser criticado o evaluado. De lo contrario
puede reproducir líderes también malsanos.

Aplicación:
¿Qué señales pueden indicar falta de sanidad en un líder?
¿En qué aspectos de su liderazgo cree que Dios le está sanando actualmente?

-Eficaces: (II Timoteo 2:15; Santiago 5: 14 -20; I Pedro 3: 8-12.)¿Cómo se puede


medir la eficacia de un siervo? No juzgamos los motivos de las personas, pero sí
se debe considerar si quienes dicen ser discípulos y líderes son eficaces en su
ministerio; si presentan frutos de justicia y de verdad tanto en sus vidas
personales, como públicas.
Las escrituras también consideran importante el testimonio del líder para los
de adentro de su casa y que se debe tener en cuenta el testimonio de los hijos
también. Esto no para juzgar, pero sí en pro de la integralidad del Evangelio, el
cual no puede ser solamente una fachada, sino una vida real que da fruto. Un
líder que no muestra fruto en su vida, no debe ser apartado en primera
instancia, sino discipulado y tratado para que dé Fruto (Juan 15)

58
-Siervos: ( 1 Pe. 5: 1- 4; Hch. 20: 28- 31, Fil 2.)El modelo bíblico de liderazgo
debe ser al estilo de Jesús, el cual no considera una posición, sino que tiene una
actitud de amor suficiente como para ser siervo. La formación de un líder debe
empezar ahí, en el discipulado de su corazón, como un siervo, no como un líder
que tiene una posición y ejerce poder. Cuando ocurre esto muchas veces el líder
pierde su capacidad de recibir de cualquiera, lo cual lo pone en una situación
vulnerable al orgullo.

¿Cómo cree usted que se puede distinguir un líder siervo de uno que no lo es?

“Y aquel Verbo fue hecho carne, y vimos su gloria como del unigénito del Padre,
lleno de gracia y de verdad”. Juan 1:14.

. Auto-examen del consejero de Gracia: Lea cada una de las siguientes


preguntas e identifique con cual de estas afirmaciones se identifica
Muchas veces__ Nunca__ A veces__ No Sé__

1.¿Me siento llamado por la Gracia de Dios?

2.¿Tengo luchas para sentirme amado por Dios y por otros?

3.¿Tengo luchas para amar y aceptar a otros?

4.¿ Puedo recibir con facilidad el amor de Dios y de otros?

5.¿ Creo que estoy creciendo en el Fruto de Espíritu?

6.¿ Normalmente al relacionarme con otros y/o servirlos me siento


animado, con paciencia, con autoridad y con misericordia?

7.¿ Al relacionarme con otros y/o servirles me siento desanimado o


impaciente?

8.¿ Puedo sentir con facilidad el dolor y la situación de otros. Me pongo en los
zapatos del otro?

59
9.¿ Siento que puedo aplicar la palabra de Dios eficazmente.(Sin
superficialidad)?

10.¿ ¿Juzgo con frecuencia a mis hermanos y/o aconsejados?

Medita en Efesios 1: 15 - 23 y Ezequiel 34: 1- 6. Tome nota de su sentir al ver


sus propias respuestas.
El Admirable Consejero2El carácter de Jesús. Estudio bíblico

Aunque utilizamos la palabra "Consejero" con mucha frecuencia, la Biblia


nombra este vocablo únicamente en Isaías 9:6, refiriéndose al Mesías:
“Porque un niño nos es nacido, Hijo nos es dado, y... se llamará su nombre
Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”.
Inicie este estudio adorando a Cristo. Presente sus preocupaciones y
necesidades. Él es el Admirable Consejero, el Dios Fuerte, el Padre Eterno. El
Príncipe de Paz. Pídale que le enseñe en este tiempo de meditación y que le
forme a su imagen como buen consejero.
1. Lea el contexto del pasaje citado arriba, en Isaías 9:1-4 y anota cual era la
situación
2. Ahora, medite en Isaías 11:2 y describe el ministerio del Espíritu Santo en la
vida del Mesías:
3. Haga un estudio detallado de Isaías 61:1-7 y escriba un registro de sus
observaciones:
•¿Cuál es la situación?

•¿Qué necesidades tiene el pueblo?

•¿Qué hace el Admirable consejero?

•¿Cuál es el resultado?

4. ¿Cuáles retos recibe de la vida de Cristo para su propio ministerio como


pastor, maestro y consejero?

60
5. ¿Cuáles recursos le ofrece Dios aquí que le ayudarán en el desempeño de
este importante ministerio?

Jesús y la gente. El modelo de acercamiento pastoral del Admirable Consejero


Jesús pasó tiempo con su familia, con sus amigos, con sus discípulos, con el
público y con individuos particulares. Su método de contacto con la gente no
parece sacado de un manual, lo cual ya nos dice mucho sobre el modelo que
nos plantea para el acercamiento pastoral a la gente.
Cada contacto con la gente fue particular, único y transformador, la meta de
todo encuentro con la Gracia y la Verdad en persona. Jesús se concentró en la
persona, en su necesidad aparente o real discernida por él. Escuchó con
atención y se puso en contacto con la persona. La “medicina de la persona” un
concepto y método desarrollado por el doctor Paul Tournier (1997) parece ser
más antiguo de lo que aparenta.
Dice mucho el hecho que los narradores de los evangelios hayan puesto su
lente sobre ciertos detalles en el trato de Jesús con individuos particulares;
historias que han quedado para la postrimería e iluminan el carácter de Jesús de
manera esplendorosa. Detalles que en últimas se convirtieron en grandes
momentos de revelación del amor del Padre y de la compasión que conmovió a
Jesús tantas veces.
En cada uno de los siguientes textos, preste atención a los siguientes
aspectos:

1) ¿Qué nota acerca de Jesús en su relación con cada una de estas personas?
¿Por qué cree que él se acercó a la persona de esa manera en particular? ¿Qué
quería lograr?

2) ¿Qué se puede aprender de la manera en que Jesús se refiere a las personas


y las cosas específicas que él hizo?

Texto

61
Notas de estudio Bíblico

1. Un momento de curación

Mateo 8: 1-4

2. Una visita milagrosa

Mateo 8: 14-17

3. Un escáner de corazón

Mateo 9: 1-8

4. ¿Qué puede suceder en una mesa?

Mateo 9: 9-13

5. Las manos que bendicen

Marcos 10:13-15

6. Satisfacer las necesidades reales

Mateo 14:19-20

7. Un intercambio de amor

Marcos 14:3-9

62
8. La gracia y la verdad

Marcos 10: 17-31

9. Descanso

Marcos 6:30-32

10. Doliéndose con los amigos

Juan 11:28-36

¿Cuáles son sus impresiones acerca de la manera en que Jesús se acerca a la


gente? Saque sus propias conclusiones acerca de lo que este estudio enseña
sobre un modelo de Jesús: el buen pastor y obispo de los pastores, para la
consejería pastoral.

El Admirable Consejero3- El carácter de un consejero Bíblico


"Y se llamará, su nombre Admirable consejero,
Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de Paz," (Isaías 9: 6)

CRECIMIENTO Y ESPIRITUALIDAD SANA

Una persona en estrecha relación con Dios a través de la oración y la


palabra conocerá bien al Señor, a sí mismo y a los demás. Será
transformada en su ser interior y preparada para escuchar y mostrar el
amor de Dios a otros. Es el Espíritu Santo quien produce en el creyente
los frutos indispensables para desarrollar una eficaz relación de apoyo y
desafío. Él es la fuente de amor, poder, sabiduría y vitalidad. Como
Isaías escribe de Cristo: "Y reposará sobre El, el Espíritu de Jehová,
espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder,
espíritu de conocimiento y de temor de Jehová. Isaías 11:2

63
EMPATÍA

Es tanto la disposición como la capacidad de ponerse en "los zapatos" del


aconsejado, verlo como es y comprender sus percepciones para
reflejárselos a él a cabalidad, usando tanto lenguaje verbal como no
verbal. Es el mayor regalo al aconsejado y un canal abierto por medio del
cual puede fluir libremente el amor de Dios a la otra persona.
Filipenses 2:1-2

AUTENTICIDAD

Es la habilidad de ser quien se es (pensamientos, sentimientos,


preguntas, temores, limitaciones, dolores, etc.), sin máscaras y
expresarlo en formas prudentes y apropiadas al aconsejado. Jn 11:33-35

RESPETO

Es valorar y aceptar a la otra persona sin distingos de raza, sexo,


pensamientos, status, edad, etc. El respetar implica que la otra persona
puede tomar decisiones y vivir su propia vida en el poder de Dios. No
significa estar de acuerdo con sus decisiones. Es estar dispuesto a que la
persona tenga la libertad de cambiar sus conceptos y valores.
Marcos 10:17-22

CALIDEZ

Es el amor no verbal, expresado por la sonrisa, el afecto, el servicio y el


toque físico, sin cruzar los límites de la santidad y la prudencia. Implica
el cuidado en el área sexual. Marcos 1:40-42; Juan 21:4-6:9-12.

TRANSPARENCIA

Tratar con amor los sentimientos y situaciones producidas en la relación


entre los dos en el momento que ellos ocurren. Lucas 7:37- 48

SER CONCRETO

Implica mantener la conversación en el tema y en el aconsejado, no en


tangentes ni en las otras personas. Juan 21: 15 -23

64
CONFRONTAR CON AMOR

Implica mostrar las inconsistencias entre lo que el aconsejado dice y/o


lo que siente o hace. Mateo 16:15-23

CONFIDENCIALIDAD

Es la capacidad de mantener la información bajo absoluto secreto. Es


una característica indispensable para los consejeros efectivos. Se puede
romper, solo en casos concretos (ver sesión de ética).

Niveles de atención (intervención) en la


consejería pastoral
El modelo de Jetro

Luego de una larga jornada llena de la gracia de Dios y tras un momento de


gran victoria contra Amalec, Moisés recibe la instrucción de escribir esta gran
historia de liberación del pueblo de Dios. Tras un momento de adoración
magnífico a Jehová-nisi (Jehová es mi estandarte), Moisés recibe una visita que
le transformó su manera de pastorear al pueblo (Éxodo 18:13-27). Luego de
verle aconsejar desde la mañana hasta la tarde su suegro le hace dos preguntas
claves, una exhortación contundente y un consejo:

-“¿Qué es esto que haces tú con el pueblo?” (v. 14a)


-“¿Por qué te sientas tú solo, y todo el pueblo está delante de ti desde la
mañana hasta la tarde?” (v-14b)
-“¡No está bien lo que haces! Desfallecerás del todo tú, y también este pueblo
que está contigo; porque el trabajo es demasiado pesado para ti; ¡no podrás
hacerlo tú solo!” (énfasis propio) (v.17b.18).
-“Oye ahora mi voz; yo te aconsejo, y Dios estará contigo. Está tú por el pueblo
delante de Dios, y somete tú los asuntos a Dios. Y enseña a ellos las ordenanzas
y las leyes, y muéstrales el camino por donde deben andar, y lo que han de
hacer. Además escoge tú de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos
de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el

65
pueblo por jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez. Ellos juzgarán
al pueblo en todo tiempo; y todo asunto grave lo traerán a ti y ellos juzgarán
todo asunto pequeño. Así aliviarás la carga de sobre ti, y la llevarán ellos
contigo. Si esto hicieres, y Dios te lo mandare tú podrás sostenerte, y también
todo este pueblo irá en paz a su lugar. Y oyó Moisés la voz de su suegro, e hizo
todo lo que dijo. Escogió Moisés varones de virtud de entre todo Israel, y los
puso por jefes sobre el pueblo, sobre mil, sobre ciento, sobre cincuenta, y sobre
diez. Y juzgaban al pueblo en todo tiempo; el asunto difícil lo traían a Moisés, y
ellos juzgaban todo asunto pequeño. Y despidió Moisés a su suegro, y este se
fue a su tierra” (v. 19-27)

Señale en el texto todos los principios, métodos y secretos que descubra en


el consejo de “economía divina de las fuerzas” y de “enfoque claro en lo
importante y no en lo urgente” de Jetro.

Principios Métodos Secretos

¿Cómo cree que podría cambiar su propia vida si aplicara estos principios a
su propio ministerio de consejería?

¿Qué cambios significativos ocurrirían en la dinámica de su comunidad o


congregación el aplicar una perspectiva del liderazgo tal como ésta?

¿Cómo protege tanto al pueblo como a su liderazgo un modelo como éste?

¿De qué cosas específicamente lo guardaría?

Cabe anotar en este estudio que no se especifica cuáles son asuntos graves
o asuntos pequeños. Por eso se propone que cada liderazgo defina sus propios
criterios, de modo que sean bien conocidos por todos.

66
Haga una lista de lo que se podría considerar grave o difícil de
aconsejar en su contexto

Qué podría considerarse asuntos pequeños en su contexto

Niveles de la consejería pastoral

A la luz del modelo planteado en la sesión anterior se propone hacer una


separación de la consejería en forma de niveles que permitan implementar de
una manera orgánica y funcional la consejería para “todos”, y no solamente
para algunos. Pueden existir muchos peligros si no se definen algunos criterios
básicos de la atención en la consejería pastoral. Esta falta de definición puede
afectar al liderazgo como también a las personas que necesitan ser atendidas.
Las personas que necesitan ser pastoreadas deben saber que esperar de sus
líderes y pastores, estas necesitan saber a quién dirigirse en base a sus
principales consultas y preocupaciones.
Por otro lado, también las personas que se capacitan para ayudar a otros en
la consejería, necesitan conocer cuáles son los límites que se deben tener en
cuenta. Eso implica también una política clara de escogencia y entrenamiento
de los consejeros por parte del liderazgo, este debe promover la
confidencialidad y el carácter virtuoso, como también la idoneidad a la hora de
atender a personas en situaciones de crisis.
-La Consejería Ocasional: (Hechos 4:34). La consejería ocasional se da cuando
la persona viene con una situación puntual que no requiere tal vez de un
proceso muy largo, sino de un apoyo específico de oración, palabra o
acompañamiento. Puede ser una cita única o un encuentro ocasional que se da,
cuando alguien pide un consejo o una ayuda concreta a un líder o un amigo.
-La Consejería Pastoral: (Mateo 9:36; 10:1; 10:5-8; Isaías 61). Se orienta hacia
un proceso en el cual el motivo de consulta de la persona se aclara y se enfoca
una evaluación (o diagnóstico) y resolución de la situación. Implica llevar a cabo
un proceso definido en recursos, tiempo y espacio. El foco y método principal de
la consejería pastoral es que sea Bíblica y Cristo-céntrica. Se deberá definir la

67
complejidad del asunto con el fin de decidir la persona más idónea para
atenderlo, como se observó el modelo de Jetro visto anteriormente.
-La Consejería Especializada: Desde el modelo visto anteriormente la
idoneidad es importante en la consejería, de modo que hay asuntos que pueden
requerir más entrenamiento y madurez por parte del consejero. Este puede ser
el caso de la consejería especializada. No existe en la Biblia la profesión de
psicólogo, terapeuta, psiquiatra o consejero profesional. Sin embargo sí como
toda profesión o especialidad en un oficio, estos deben ser ejercidos para el
servicio de Dios y a otros, dentro del marco de una cosmovisión bíblica; que sea
de bendición a otros y glorifique a Dios. Como en cualquier profesión todo
conocimiento humano debe ser sometido a la luz de las Escrituras, de modo que
“se examine todo y se retenga lo bueno” (1 Tesalonicenses. 5:21).
-
Si bien es válido el debate acerca de si la consejería se debe cobrar o
debería ser siempre un servicio gratuito. En principio se sugiere hacer un
dialogo a nivel del liderazgo sobre este tema. Es un debate que también se ha
dado en cuanto a si un obrero cristiano, llámese pastor o como sea, debe cobrar.
Se sugiere que desde el criterio de la consejería especializada como profesión se
deben aplicar los principios que se aplican a cualquier profesión ejercida por un
cristiano: ética, vocación social y dignidad. Si la persona come de lo que hace,
puede hacer uso de su derecho a un pago por su sustento (ver 1 Timoteo 5:17-
18). Sin embargo cada ministerio debe orientar los principios para el ejercicio de
dicho tipo de consejería.

Aplicación

1.¿Qué tipo de consejería se está dando en su iglesia?

2.¿Cuál diría usted que es el grado de efectividad que tiene su iglesia en la


consejería?
3.¿Qué necesidades prioritarias ve en su iglesia, según todo lo visto hasta ahora?

68
¿A quiénes se les puede hacer consejería en la iglesia?

Hay diversas posiciones acerca de si se debe aconsejar a creyentes


solamente. Sin embargo estudiando el modelo bíblico acerca de cómo Jesús se
acercó a la gente, se puede observar que él ayudó a toda la multitud, entre la
cual podía haber creyentes y no creyentes.

-A los Creyentes: (II Timoteo 4:2; I Pedro 2:24). Cuando se hace consejería a
creyentes se debe tener cuidado de que la consejería no sea la meta final, sino
el discipulado. También se tiene que evitar la dependencia de un consejero o de
la consejería misma. Debe ser un proceso puntual que empieza y termina en
algún lado.

-A los no Creyentes: (II Timoteo 2:24-26; Mateo 9:35-36; 14:14). La consejería a


no creyentes es una herramienta muy poderosa, para animar a una persona a
conocer de Jesús, Aquel que trae las buenas nuevas y quiere liberar a los
cautivos. En este caso la consejería se enfoca en la necesidad que la persona
tiene, o sea en el pedido de la persona, pero el consejero trae al escenario las
verdaderas necesidades de la persona en el área espiritual. Se puede
evangelizar desde la consejería, con la ética y el debido respeto de la libertad de
la persona.

Alcances y límites de la consejería

Dependiendo del modelo que cada liderazgo y ministerio quieran desarrollar


se propone que hay formas básicas de intervención en la consejería de modo
que las personas no tengan la tentación de confundir los procesos en que están.
Es muy importante la delimitación de la ayuda que se pueda ofrecer en su
debido momento, lo cual es a su vez una postura ética en pro de la autonomía,
la libertad y la promoción, a diferencia de modelos de intervención que generan
dependencias malsanas, resentimientos (ante la imposibilidad de llenar todas
las expectativas de las personas) y estancamiento en el desarrollo sano de un

69
liderazgo maduro, capaz de pasar de la posición de recibir a dar y recibir (poner
el texto de la madurez en las escrituras)
Se proponen entonces estas formas básicas y se anima a cada líder a re-
pensar cómo quiere adaptar este modelo al estilo que quiere para su
comunidad. A continuación hay una tabla que permite ver estas diferentes
formas básicas de pastoreo con sus descripciones y el límite de esta
intervención.

Apoyar

Una persona necesita apoyo cuando no puede pasar sola por algo y necesita
sostén emocional y espiritual.
Se refiere especialmente a la necesidad de oración, consuelo o compañía
temporal.

El límite de Apoyar: Antes de apoyar es importante que la persona se


comprometa con su propia vivencia y se debe dejar claro por cuánto tiempo
se puede ofrecer dicho apoyo. Decirlo es importante, para evitar un choque
de expectativas.Ej. Hoy vamos a orar

Ayudar

Es brindar un recurso específico para una necesidad concreta. Se refiere a


algún recurso pedagógico o material. Ej. Apoyo a alguien en sus estudios.
Doy un mercado a una familia necesitada, doy dinero por tiempo para
apoyar a una familia, etc.
El límite de Ayudar: Antes de ayudar es importante aclarar la necesidad
específica que se va a atender y cuál es el límite de la ayuda en términos de
tiempo y recursos.
Ej. Durante estos dos meses voy a llevar tus niños a la escuela, mientras
consigues un nuevo transporte.

Acompañar

70
Las personas necesitan que se les acompañe en su evangelización o
discipulado por un tiempo y todas las veces que sea necesario, durante su
vida. Ej. Un hermano que no conoce el consejo bíblico sobre algo y le ayudo
a buscar en la Biblia o le comparto lo que yo sé de eso. O un nuevo cristiano
en la fe que necesita ayuda para aprender las verdades básicas.

El límite de Acompañar: Antes de acompañar se debe aclarar a la persona


qué proceso va a seguir. Ej. Te voy a acompañar durante estos dos meses
para que conozcas la Palabra de Dios.
Se acompaña también cuando se busca el recurso, aunque yo misma no lo
pueda ofrecer.Es bueno que una persona aprenda a recibir acompañamiento
de varias personas, durante su vida.

Aconsejar

Es Ofrecer una asesoría bíblica para un problema específico. Si no estoy


capacitado para eso o remito la persona a alguien con más experiencia. Por
el hecho de que es un ejercicio de autoridad espiritual se debe hacer bajo la
cobertura de los líderes. Puede implicar también sanidad integral y/o
liberación.
El límite de Aconsejar: Antes de aconsejar, se deben seguir unos
principios bíblicos tales como aclarar la necesidad, ver quien más está
involucrado con este caso y estar bajo supervisión y autoridad espiritual.

Cuando se necesita algo más. Cómo identificar cuándo una persona requiere Recuperación

Emocional

Se puede considerar que alguien necesita recuperación emocional “cuando


vive situaciones que lo afectan de manera intensa y que considera que está
bajo amenaza, la persona estresada presiente que agota sus recursos” 4.
Si la depresión se prolonga por más de seis semanas, y la persona no vuelve
a integrarse a su trabajo o a sus actividades habituales, está en peligro de

71
romper con la realidad y refugiarse en un mundo interno y privado. Basado en el
aporte de Maldonado (2002) se pueden tener algunos de las siguientes señales
para evaluar si una persona necesita un tipo de intervención en crisis o un
consejero especializado.
-Tiene hiperactividad como escape de su dolor.
-Se enferma continuamente. Si los primeros síntomas físicos que se presentaron
como reacción al impacto emocional se prolongan por más de seis semanas, se
necesita ayuda médica y psicológica.
-Se comporta muy diferente a lo acostumbrado y se le alteran sus relaciones
significativamente con síntomas de agresión e irritabilidad.
-Puede haber abuso de sustancias como alcohol, tabaco, medicinas o de los
alimentos.
-Ideas suicidas o intentos de suicidio. Se deben tener en cuenta que una persona
en peligro de suicidio puede presentar las siguientes señales:
•Lleva mucho tiempo sin dormir.
•Está inválido o con una enfermedad incurable.
•Tiene visiones u oye voces que le dan órdenes.
•Ha amenazado varias veces con matarse.
•Tiene mucha desesperación, falta de fe e inconformidad con la vida.
•Ha incrementado el uso de alcohol o fármacos.
•Hace arreglos, con mucho detalle de las cosas personales, hacia el futuro.
•Se prepara para un “largo viaje”.
•Se calma demasiado y está serena de manera súbita, sin explicación.
•Muestra repentino interés por la muerte.
•Muestra mucho interés por alguien que se ha suicidado.
•Actos en contra de la ley. Es posible que alguien que antes no tenía problemas
con la ley, ahora comience a tener problemas de robo, asaltos, daños a la
propiedad, etc.
•Se vuelve indiferente y dice no sentir nada. Pierde el deseo de dar o recibir cariño
y parece que el afecto no le llega. Necesita ayuda para reducir el riesgo de un
suicidio o de las otras manifestaciones antes señaladas.

72
La ética en la consejería

Un consejero ético además de cuidar su propia vida y cultivar un carácter


cristiano, tiene la responsabilidad de poner atención en todo lo que dice a un
aconsejado y como hace su práctica de consejería.
Son muchos los errores que se pueden cometer de manera intencional o no.
El problema es que los daños de todos modos se dan, y algunos de estos son
muy difíciles de reparar. Por eso aprender sobre ética en la consejería nos ayuda
a hacer intervenciones más saludables.
A la luz del aporte del Dr. Versevelt (2010) el consejero ético necesita
recordar que las personas fueron creadas a imagen de Dios y deben ser
protegidas y respetas en su dignidad y en su valor. Además la integridad de un
consejero implica la honestidad consigo mismo en cuanto a sus propias
vulnerabilidades y fortalezas. Necesita conocerse muy bien a sí mismo.
Es la integridad la que refuerza la credibilidad de la consejería y del
consejero. Es fácil y frecuente escuchar a alguien salir herido de una consejería
porque el consejero divulgó sus secretos a otros, o su líder habla en público de
lo que le fue confiado en privado.
Lo primero que un consejero tiene que cuidar es la codicia, la conveniencia
personal, y otros motivos egoístas que empañan el juicio y violan los límites.
Dice el Dr. Versevelt (2010): “terapeutas bien intencionados también son
vulnerables…Los terapeutas tienen una posición de poder sobre las personas
con las que trabajan… ellas confían en sus consejeros y esperan que éstos
aboguen por su bienestar”.

Cuando se puede romper la confidencialidad

Según el aporte del Manual de capellanía de Servicio Comunitario (2003) se


puede romper la confidencialidad en casos de:

•Amenaza a la vida del individuo, es decir cuando el aconsejado está contemplando


el suicidio u otro comportamiento destructivo que podría resultar en su muerte.

73
•Amenaza a la vida de otro, cuando el aconsejado aturdido o emocionalmente
afligido manifiesta o revela la idea de hacerle daño corporal a otra persona
(familiar, empleador o compañero). Esto incluye los casos de abuso sexual a
menores.
•Amenaza a la seguridad nacional y/o masiva. Puede que este asunto no se
considere como una razón suficiente para violar la confidencialidad. Sin
embargo, con un análisis más profundo se pueda ponderar el peligro potencial
contra las vidas de los demás y del propio individuo, si hay ruptura de
seguridad.

Remitir o derivar: alcances y criterios

El consejero, luego de escuchar puede llegar a la conclusión de que el caso


no corresponde a su experiencia o sus capacidades. Por otra parte puede
sentirse en un dilema ético tal como tener una información confidencial de un
adolescente, de un cónyuge, o sentirse involucrado emocionalmente o quizás
atraído sexualmente hacia la persona que está atendiendo. También se puede
sentir emocionalmente involucrado con enojo o ira ante un caso que vivió en su
propia vida.
Cualquiera que sea el caso se sugiere aplicar alguno de los siguientes
criterios con el fin de hacer una remisión o derivar a otra persona, es decir,
enviar el caso a alguien mejor calificado o experto en el tema.

•No se tiene tiempo para atenderlo


•Cuando se siente que los recursos no son suficientes y se debe pedir apoyo a
alguien con más experiencia.
•No se está en la capacidad emocional, moral o física para hacerse cargo del caso.
Ej. Hay casos que pueden afectar emocionalmente al consejero, bien sea porque
se relaciona con una situación que él mismo no ha superado o porque está
demasiado cargado y/o cansado.
•Cuando la persona requiere recuperación emocional y necesita una intervención
interdisciplinaria: médico-psiquiatra-psicoterapeuta-pastor-consejero.

74
•Cuando se trata de un caso de disciplina pastoral o del liderazgo. En estos casos
se debe tener cuidados especiales acerca de cómo guardar confidencialidad, ya
que puede tratarse del caso de alguien que no quiere dar cuentas a sus líderes
por problemas morales. Se debe estar consciente de evitar que la persona se
esconda detrás de un proceso de consejería o de terapia para evitar la disciplina
de su iglesia. En este caso se anima al consejero a animar a la persona a tratar
el caso en las dos dimensiones: consejería y pastoral.
•Cuando esté en riesgo la vida de la persona, o terceros, especialmente menores
de edad. Hay que tener claridad acerca de qué hacer en casos de violencia
intrafamiliar, abuso sexual, abuso de sustancias y amenazas de asesinato o de
suicidio.
•Cuando se siente atracción emocional o sexual hacia la persona que se esté
aconsejando.
•Cuando el caso o la persona produce al consejero impaciencia, enojo o poca
compasión.
•Cuando se siente que hay un conflicto de intereses que no le permitirá al
consejero ser objetivo. Ejemplo: alguien puede perder su trabajo por hablar de
un problema y el jefe es el consejero. Otro caso común puede ser el caso de
atender al hijo del mejor amigo, etc.

En el caso que el consejero decida atender un caso, lo más importante a


nivel ético es evitar presionar a su aconsejado a hacer cambios, mediante
amenazas, temores, etc. También se debe aclarar a la persona cómo es que se
le va a atender, qué si puede esperar y qué no puede esperar del proceso, cuál
es la experiencia del consejero al respecto y la libertad que tiene para parar el
proceso en cualquier momento en que no se sienta libre o cómodo para seguir.
En algunos casos se hace muy importante firmar un acuerdo escrito que evite
posteriores quejas o demandas, dependiendo de las leyes de cada país.
Además, según el Dr. Verseveldt (2010) se debe evitar lo siguiente:

•Abrazos rutinarios (de una misma manera o siempre que hay encuentros).

75
•Contactos muy íntimos cara a cara.
•Toques excesivos.
•Sesiones no convencionales cuando esto no es necesario
•Rutinas o socializaciones con los aconsejados.
•Exceso de apertura por parte del consejero.
•Intervención directa en la vida de la persona. Decirle tan específicamente que hay
que hacer de modo que si algo sale mal, el consejero será acusado: “es que él
me dijo que tenía que…”

También se debe prometer y cumplir la confidencialidad de modo que el


aconsejado se sienta libre del temor de ser expuesto ante otros. En caso de
tener que consultar el caso a un supervisor a un colega, la persona aconsejada
debe ser informada y también se debe solicitar su permiso para hacer esto.
Por último cada persona que busca ayuda tiene el derecho a ser bien
escuchado y a saber cuáles serán los límites del proceso en cuanto a cantidad y
calidad de tiempo. También debe tener claridad de qué puede esperar de este
proceso. Tampoco se le deben hacer promesas que no se van a cumplir.
En un caso de consejería formal se sugiere limitar la relación de amistad con
el aconsejado, ya que se pueden presentar dificultades a nivel de las
expectativas que tiene la persona. Uno no espera siempre de un amigo una
exhortación o ser confrontado por algo. Por eso es mejor evitar encuentros
informales en sitios que son más adecuados en el contexto de una amistad más
que para consejería. Cada caso es diferente, pero es bueno tener esto en cuenta
para hablarlo claramente con la persona con preguntas tales como: ¿Qué
esperas de este proceso?; ¿Tienes alguna expectativa de mi o de nuestra
relación en este tiempo?, entre otras.

Plan de cuidado personal para el consejero

De acuerdo con el aporte de grupo de consejería de Burnaby (2010) en


cuanto a un plan de cuidado personal del consejero se sugiere:

76
Durante la práctica de la consejería, a través de los años, es difícil no
cometer errores. Por lo tanto el consejero debe aprender y mantener una
práctica permanente de auto-examen, tratar constantemente con sus propias
dificultades y evitar tratar los casos en los cuales se siente inhabilitado por falta
de recursos o porque él mismo no ha logrado superar una dificultad específica.
Un consejero o terapeuta necesita una rutina de cuidado espiritual, física y
emocional, dada la carga que lleva el escuchar los dolores y los problemas de
otros. Se tiene que cuidar de la fatiga emocional que le lleva a cansarse de
escuchar tantas historias difíciles y dolorosas. Se sugiere el siguiente plan de
cuidado personal para cualquier líder pastoral, pastor, consejero o terapeuta.
Responda a la siguiente pregunta:

1.¿Qué cosas cree usted que están causando estrés en su vida en este momento?
Identifique específicamente en qué categorías de las siguientes podrían estar:
Para soltar, para delegar, para aprender, para ponerle límites.

2.Hay algunos signos de desbalance en su vida ¿Cuáles?

3.¿Cuáles estrategias le gustaría implementar para manejar el estrés?

4.¿Cuáles son tres formas en que usted experimenta vitalidad o rejuvenecimiento?


(Ej. arte, música, deporte, amigos, aire libre, entre otros)

5.Haga una lista de aspectos que usted considera acerca del cuidado personal.
Tenga en cuenta las ideas de otros que pudieran ayudarle en su propio plan.

6.Escoja una actividad nutritiva que pueda incluir cada día. Planéelo en su agenda.

77
7.Establezca una meta semanal y mensual para hacer cambios en su manera de
cuidarse a sí mismo.

- Semanalmente quiero lograr:


- Mensualmente quiero lograr:
Guardando su plan

•Cambiar es un proceso: Empiece por las cosas pequeñas


•Escriba sus estrategias en una agenda
•Evalúe de manera regular qué está y qué no está funcionando y por qué.
•Dé cuentas a sus colegas y miembros de su familia para re-evaluar
periódicamente sus valores versus su tiempo y donde está gastando su energía.
•Siga intencionalmente la regla de “esto no es negociable”.

78
79
80
CAPÍTULO DOS: EL PROCESO DE LA CONSEJERÍA
A TRAVÉS DE LA ESCUCHA ACTIVA Y EMPÁTICA

Es necio y vergonzoso responder antes de escuchar.


Proverbios 18:13 (NVI)

“La primera vez que tuve (Carmen) que enfrentar la muerte del hijo de un
amigo cercano, no supe que hacer. Me sentía responsable por hacerlo sentir
mejor y eso parecía imposible, así que no hice nada y ni siquiera asistí al
funeral, tampoco le llamé. Sin embargo, eso tuvo costos muy altos. Por una
parte, mi amigo no supo que a mí verdaderamente me dolía mucho por lo que
le estaba pasando, y por otra parte, la culpa hizo que evadiera encontrarme con
él.
La realidad es que no había sido entrenada de ninguna manera para saber
que debía hacer en esos casos; nunca había asistido a un curso de cómo
acompañar a alguien cuando está sufriendo. ¿Quién no pasa por momentos de
gran dolor en la vida? Diría también que la empatía no había sido mi mayor
cualidad hasta el momento, ya que si no había aprendido a expresar
sentimientos al interior de mi familia, mucho menos lo iba a hacer con alguien
fuera de ella. La impotencia me derrotó en esa situación.
Unos años después, otro amigo vivió la misma tragedia de perder a su hijo
en circunstancias accidentales y repentinas. Me encontré entonces yendo al
hospital para abrazarlo y llorar con él, en silencio. En la ceremonia fúnebre y de
nuevo enfrentada ante un gran dolor e impotencia, nos abrazamos y le pedimos
juntos a Jesús que nos diera la gracia para vivir ese momento. Por fin y muchos
años después, Dios me había sanado de mi dificultad para poder expresar mis
sentimientos de dolor y podía conectarme sin temor, con mis emociones y mi
corazón. Descubrí que en algunas personas como yo, este proceso puede durar
mucho tiempo, pero es posible. Durante el proceso de la hospitalización y

81
posterior fallecimiento del niño, algo triste sucedió con mi amigo y su esposa:
personas que como yo, no sabían que hacer en casos así, se tornaron en
“consejeros” y “sabelotodos” y vinieron a darles predicciones, “profecías” y
consejos. Esto en vez de ayudarles, incrementó su tristeza y su dolor. Algunos
de estos “comentarios” les crearon falsas esperanzas y expectativas. Poco
tiempo después, mis amigos me expresaron que se sentían impotentes,
enojados y confundidos frente a estos mensajes, ya que venían de personas
cristianas y fieles a Dios. Por eso su dolor también se incrementó. Al escuchar
promesas que iban desde que su hijo se iba a aliviar pronto, hasta que dependía
de la fe de ellos que él se levantara de su lecho de muerte. Pero el niño
finalmente murió, dejando a sus padres culpas y frustraciones que les hacían
pensar, entre otras cosas, que su fe no había sido suficiente. Recuperarse por la
pérdida de un hijo puede implicar mucho, pero también se puede complicar
mucho si no hay una buena comunidad de apoyo que rodee al doliente”.

El arte de escuchar
Cuando se pretende apoyar a alguien en cualquier situación, historias como
éstas dan cuenta de qué tan importante es aprender a escuchar como
herramienta fundamental para la vida, no solamente para dolientes, sino para
toda situación y relación. No es extraño que los conflictos interpersonales se
enreden por un error básico en la comunicación: chequear si las interpretaciones
de lo que el otro está diciendo surge de las propias percepciones o prejuicios,
por lo cual es fundamental chequear con el interlocutor si lo que se ha
escuchado e interpretado es un acuerdo mutuo.
Se puede decir que el ser humano no ha nacido con la capacidad de
escuchar de manera natural sino que es un arte que se aprende y se cultiva en
la medida que se va comunicando con otros. Por esto es posible que jamás se
aprenda a escuchar en el contexto familiar, de manera que se hace urgente,
aprender esta habilidad cuando se es adulto.
Este capítulo integra los principios de la teoría del Escuchar Activo, utilizados
en las técnicas de la comunicación efectiva y que no van contra los principios

82
bíblicos de la Teología Relacional. Luego contiene el proceso de la consejería
pastoral básica a través de elementos que se ponen en juego en un proceso
dinámico y no lineal, de modo que acorde con la experiencia e idoneidad del
consejero (ver sesión anterior) se ponen en juego la empatía, el
emparejamiento, los alcances y límites de diferentes tipos de ayuda, las
preguntas, la retroalimentación y la oración de unos por otros.
No se pretende proponer un solo modelo de consejería, los cuales están bien
explicados y tratados en diferentes textos clásicos de consejería pastoral, sino
ayudar a comprender una manera de hacer la consejería a través de la Escucha
Activa y Empática. Se sugiere ver el Anexo 1 como práctica de su contenido.

El cambio en el ser humano: La casa de la


comunicación5
Una metáfora para entender el cambio.

La Biblia usa la metáfora de nuestro ser como una casa. Así mismo habla de
áreas o aspectos del ser enfocándolos y relacionándoles de manera particular.
Estas áreas se encuentran inter-relacionados e interconectadas y son tenidas en

83
cuenta en la Palabra de Dios de manera integral. Siguiendo la metáfora de la
casa se pueden ubicar dichos aspectos como cuartos, ventanas o puertas de
acceso y de salida hacia la realidad externa o interna la cual expresa en últimas
nuestro ser. Así cada una de estas entradas o salidas, pueden ser el punto de
partida para el proceso del cambio.
Los textos referenciados en la ilustración de la casa hablan del cambio en el
ser humano (leer cuidadosamente los textos en cualquier orden). Cuando se
habla del cambio se tiene que tener en cuenta como es el ser humano por
dentro y por fuera: seres en permanente comunicación e interacción; Dios se
comunica con el hombre y a su vez este se comunica entre sí. Esto da cuenta
del ser humano como alguien relacional, complejo e integral.
Al revisar los textos de esta metáfora se puede notar como las Escrituras
sugieren cambiar los deseos, pensamientos, acciones y motivos del corazón. No
dice qué es primero, aunque tradicionalmente y dada nuestra tradición desde la
Ilustración en algunos modelos del cambio dice: ¡Piensa lo correcto! y entonces
cambia. Otros interpretan “el corazón” como el esquema de pensamientos que
tenemos. ¿Cuál es el orden correcto para el cambio?
Según lo observado en estos textos no hay un orden; lo importante es que
cada persona puede cambiar una conducta para que sus emociones se ajusten o
puede tratar en sanidad con sus emociones, para poder cambiar sus conductas.
Y entre otras cosas, si la motivación del corazón no es correcta, una persona
puede hacer acciones correctas; obedeciendo, pero sin un cambio en su
corazón, lo cual es considerado por Jesús como algo no deseable y “farisaico”.
Entonces ¿Qué es lo que el ser humano necesita cambiar? Todo el ser,
porque todo es importante: las motivaciones, las emociones, las acciones y los
pensamientos. Por esto el cambio se puede plantear hacia toda esta
integralidad desde cualquier ventana del ser. Se debe tener cuidado de
encajonar y reducir la complejidad del ser humano. Además el examen racional
de las cosas no es suficiente como lo recuerda el Salmo 19, ya que no nos es
fácil conocer los pecados y las motivaciones ocultas del corazón. Por eso se
necesita la ayuda del Espíritu de Dios y la intervención milagrosa de Jesús

84
sanando las emociones, y la potencia de Dios para producir buenas acciones y
cambiar la forma de pensar.
El escuchar activo y empático
El escuchar Activo es un proceso que facilita la comunicación real y efectiva
entre las personas, con el fin de asegurar la verdadera comprensión total y no
sólo información.
Siguiendo la metáfora de la casa se puede decir que en vista de que se está
en relación con otros y con el mundo exterior el ser humano es un sistema
abierto para dar y recibir: entran y salen cosas a y desde el ser, pero puede
haber obstáculos externos o internos para la comunicación y para el cambio.
Estas barreras pueden ser dudas, temores, pensamientos vanos, sentidos falsos
de la realidad, entre otros. Además estos aspectos pueden ser conocidos o
desconocidos por sí mismo, pero ahí están y generalmente obstaculizan una
vida saludable tanto a nivel interno como relacional.
Por tanto, la Escucha Activa y empática es una herramienta no solo
pragmática sino ontológica (del ser) que comunica amor, valoración y respeto.
Constituyen la base de la motivación hacia el cambio y a su vez ayudan a
enfrentar los obstáculos en la comunicación interpersonal. Evita que la
comunicación se limite a la transmisión de información y anima a la persona
hacia el cambio a partir de cualquier área en la cual está recibiendo la gracia de
Dios y de otros.
Si no se tiene en cuenta la integralidad del ser, se corre el riesgo de la
superficialidad o de hacer juicios y consejos sin el debido respeto por quienes
estamos procurando apoyar en sus procesos de cambio y transformación.
Entonces, el escuchar Activo y empático tiene como propósito:
•Liberar del miedo que todo ser humano tiene a ser juzgado y condenado por
otros.
•Ayudar a todos en la mejor comprensión de los problemas, realidades y defensas
que cada uno tiene. El hablar o confrontar prematuramente, antes de escuchar
activamente puede activar todas las defensas y resistencias en el otro.

85
•Librar a quien escucha de la tentación de responder rápidamente, corriéndose el
riesgo no solo de no entender bien la situación, sino que el otro se sienta
irrespetado y desvalorizado.
•Ayudar a comprenderse mejor a sí mismo y a la situación a quién habla.
Para comprender la complejidad que se enfrenta en la comunicación
interpersonal se sugiere el modelo planteado por Luft & Ingham mediante la
ventana de Johari6. Este modelo intenta explicar el flujo de información desde
dos puntos de vista, la exposición y la realimentación, lo cual ilustra la
existencia de dos fuentes, los "otros" y el yo. Es como si el espacio interpersonal
estuviera dividido en cuatro áreas: el área Abierta o libre que incluye lo que yo
sé de mí y lo que los demás saben de mí, el área Oculta que incluye lo que se de
mí, pero los demás no; el área Ciega que abarca lo que yo no sé de mí, pero
otros sí saben y se dan cuenta; y el área Desconocida, que da cuenta que ni yo,
ni otros saben de mí. Un ejemplo de esta última área puede ser cuando alguien
tiene una reacción completamente inesperada tanto para sí mismo y para otros.
Según estos autores, estos cuadrantes están en permanente interacción de
modo que si se produce un cambio en un cuadrante, este afectará a todos los
demás. Por eso mientras el área abierta permanezca en crecimiento, la persona
se sentirá más libre, menos aprensiva y temerosa de ser juzgada o atacada;
será más sana porque puede interactuar con otros de una manera más libre.
Se ha encontrado en nuestra experiencia que la Escucha Activa y Empática
ayuda a las personas en este proceso de apertura al auto-examen y al cambio,
de modo que se facilita el arrepentimiento y el cambio en sus vidas. Da paz el
ser conocido tal como se es y no tener que actuar con máscaras que tapan el
temor de ser conocidos por Dios o por otros. Siendo abiertos, cada uno se puede
reconocer mejor a sí mismo y aceptar más fácilmente la gracia de Dios.
Este modelo se puede observar en la siguiente ilustración:

86
Elementos de la escucha activa y empática

87
¿Qué se necesita para Escuchar?
En el proceso del Escuchar Activo se utilizan todos los aspectos del ser y los
sentidos.
En el Ideograma chino, la palabra escuchar está compuesta por cuatro figuras
que representan a los ojos, los oídos, la atención y el corazón.
Este proceso tan complejo se puede ilustrar de la siguiente manera:

Sin embargo la comunicación no solamente da cuenta de varios elementos


en juego, sino que se da en un proceso complejo, en una combinación del ser

88
que incluye las palabras y el lenguaje que se usa, pero también la manera en
que se dicen las cosas que incluye entonación, postura, e intención.
La combinación de los sentidos con las palabras nos da los Tipos de
lenguaje7
usados en cualquier comunicación interpersonal: el lenguaje verbal, el para-
lenguaje y el lenguaje no-verbal.
Tipos de lenguaje

VERBAL-DIGITAL
Lenguaje

Tipo de lenguaje
Marco de referencia
Subcultura
Sistema representativo
(Simbolización)Ej. La palabra “padre”

VERBAL ANÁLOGO
Paralenguaje

Tono
Velocidad
Ritmo

NO VERBAL-ANALÓGICO
Quinéis

Respiración
Postura
Gestos no conscientes

89
Según Arana (s. f) los porcentajes que se pueden atribuir a cada aspecto son:

Pero, no solo se deben tener


en cuenta los tipos de
lenguaje sino la forma de la
comunicación. A veces los
sentidos pueden estar insertos
en las palabras mismas y crear
formas de comunicación
particular que crean un mapa para cada persona. Usando la metáfora de la
casa, el escuchar Activo abre la puerta de acceso a la casa de la persona.
Cuando las personas se comunican lo hacen desde la complejidad de los
significados que cada uno tiene dependiendo de muchos factores. Las formas
del lenguaje pueden ser: visuales, cinéticas y auditivas. Esto se puede ilustrar
mediante los siguientes ejemplos8:

-Visual: Para estas personas lo visual es lo principal. Les gusta describir las
cosas por sus formas y colores y hablan moviendo las manos; hacen dibujos con
ellas para representar lo que están diciendo. Pueden hasta tomar un papel y
dibujar para su interlocutor porque así el cree que se comunica mejor y el otro le
entiende más. Usan lenguaje visual como por ejemplo: “esto está color de
hormiga”, “la veo negra”, “el día está gris”, “más loco que una cabra”, “esta
situación está bien gruesa”, “siento mariposas en el estómago”; “esa persona
es brillante”, entre otras.
-Cinético: Tiene que ver con el gusto, olfato y tacto. Estas personas al hablar
tienden a tocar sus manos o acarician alguna parte de su cuerpo, porque para

90
ellos el contacto físico es muy importante. No hablan mucho pero necesita
acercarse a las personas con las que hablan para tener algún tipo de contacto
físico. Al hablar usan frases como “esto me huele mal”, “me siento hundida”,
“esa persona es muy fría”, “el amor me brota por mis poros”, “esa persona me
parece muy áspera”, entre otras.

Auditivo:Estas personas hablan con las manos pero no dibujan lo que


hablan. Mueven las manos rítmicamente, como si fueran director de orquesta.
También tienden a repetir textualmente lo que les pasó. Por ejemplo: si se
encontraron con alguien ellos dirían “cuando fui al parque me encontré con Juan
y él me dijo: buenos días como está, y entonces yo le dije: bien gracias Juan…”
Hacen sonidos de acuerdo a lo que están diciendo como toc toc si tocaron la
puerta. Usa palabras que tienen que ver con el sonido para describir cosas o
personas, por ejemplo: “esa persona es muy buena nota”, “estás muy cu-cu”,
“cuando el río suena, piedras lleva”, entre otras.
Ejercicio No. 1. Descubriendo el tipo de lenguaje

1. ¿Cuáles cree que son sus tipos de lenguaje y formas más comunes de
comunicación?
2. Busque una persona con la cual hacer equipo. Pregunte a su compañero(a)
que le describa cómo ha sido su día hoy en dos minutos. Trate de descifrar cada
uno de sus lenguajes y las formas que está usando en su descripción.
Retroalimente con él o ella que cosas descubres. Luego intercambien y usen
otros dos minutos.
3. Retroalimenten como grupo lo aprendido en este ejercicio. Anote sus propias
conclusiones
La comunicación y los prejuicios

Cada persona es única y tiene una serie de ideas y pre-conceptos acerca de


todo en la vida. Es por esto que cuando procuramos comunicarnos la
complejidad es evidente y la comprensión mutua un desafío que requiere una
práctica continua e intencional.

91
Es por esto que en el aprendizaje acerca de cómo escuchar el tratamiento de
los prejuicios se hace fundamental. Cada uno necesita conocer sus propios
prejuicios y las barreras que estos constituyen a la hora de comunicarse.
Algunas preguntas que pueden guiar este auto-examen podrían ser:

•¿Me cuesta escuchar algún tipo de persona en particular?


•¿En qué situaciones tiendo a bloquearme para escuchar mejor a alguien?
•¿Cuándo me pongo a la defensiva con alguien?
•¿Cuándo alguien se parece a quien…me cuesta escucharle?
•¿Qué tipo de personas me hacen sentir ira, frustración o enojo?
•¿Hay alguna barrera de tipo social, económico, sexual, racial o cultural que me
pone a la defensiva?

Estas preguntas deben ser respondidas con toda honestidad, y se debe tener
en cuenta que es imposible no tener prejuicios.
Para tratar de acercase a este examen se sugiere los siguientes ejercicios.

Ejercicio No. 2. ¿Cuál es la realidad de una persona?-

Este ejercicio se debe hacer en pareja. Se sugiere escoger a alguien que no


se conoce y se debe hacer en solo cinco minutos para que se logre el objetivo.
Cada uno entonces toma dos minutos y medio.
Conversen brevemente, por cinco minutos en total (aseguren que ambos
hablan) con tu compañero(a) sobre el tema que deseen. Hagan una breve
presentación personal en caso de no conocerse.

Luego respondan por escrito a las siguientes preguntas:

1.¿Cómo se siente frente a esta persona? (Ejemplos: nervioso, tranquilo, extraño,


alegre...)

2.¿Qué es lo primero que ha observado? (su apariencia, su sonrisa, su postura)

92
3.¿Cómo describiría usted a esta persona brevemente?

4.¿Cómo cree que la persona se siente frente a usted?

5.¿Que conclusiones saca de este ejercicio?

Ejercicio No. 3. El puente roto


Al escuchar a una persona siempre se tienen ideas preconcebidas de cómo
es, cuáles son sus recursos y si nos está pidiendo ayuda y cuáles son las
respuestas que se supone que se le deben dar.
Al hacer el siguiente ejercicio, pídale a Dios que le ilumine y guíe al examinar
sus propios pensamientos.

1.Cuando enfrenta el diálogo con una persona desconocida, ¿en cuál aspecto se
enfoca usted primero?
•Su físico
•Su apariencia
•Sus palabras
•Su contexto socio económico
•Otro
¿Cuál? _______________________________________

2.¿Piensa con frecuencia primero en usted (como le va a caer, si lo va a atender,


etc.) o en la otra persona? Ejemplo: se compara con ella para sentirse ¿más o
menos seguro?

3.¿Cuáles son las preguntas más comunes que suele hacerse?


Ejemplos:
¿Será que esta persona está buscando algo de mí?

93
¿Qué debo decirle o contestarle?
¿Qué pasó en el pasado cuando hablé con alguien así?

4.¿Si la persona no fuera desconocida cuáles cree que serían las diferencias en el
proceso y el resultado de la conversación?

5.¿Si la persona fuera un miembro de su familia, cónyuge o hijo(a) cuales cree que
serían las diferencias en el proceso y resultado de la conversación?

A continuación lea la historia del El puente Roto9

Luego converse por breves minutos con la persona a su lado sobre sus
propias conclusiones ¿Qué puede decir sobre los prejuicios que se tienen a la
hora de escuchar a otra persona?

EL PUENTE ROTO

“El era ciego y yo no. Fue así que nos encontramos. Vivíamos en la misma
calle. Claro que esto significa nada, el vivía en la parte de arriba, en la decente.
Yo tenía mi cuartito en el tercer piso, en los fondos de un edificio situado en el
otro extremo de la calle, cerca de la línea del tren.
Un día, a eso de las cinco de la tarde, caminaba de vuelta del trabajo y me
detuve frente a la luz del tránsito. El esperaba también el cambio de la luz. En la
calle no había nadie más, solo nosotros dos. Lo tomé del brazo. “lo acompaño.
Yo también voy por el mismo camino”. Sentía que su brazo se endurecía cuando
lo toqué. “Gracias, me dijo. Era un tipo orgulloso.
Le hice cruzar la calle. “Gracias”, dijo otra vez, y empezó a avanzar. Callé
por un momento y agregué: “Vamos a caminar juntos.” Me tomó del brazo y
caminamos juntos. Su bastón seguía hurgando el camino. Yo también era un

94
tipo solitario. Traté de comenzar una conversación, pero él se limitaba a
responder monosilábicamente: “si”, “no”. De pronto por un impulso súbito le
dije: Yo juego al ajedrez, pero nadie en esta calle juega”. Me tironeó el brazo.
“Ajedrez, ajedrez”, repitió como un eco “hace ya tanto tiempo…bueno…” Echó a
andar otra vez y yo sentía la tensión en su brazo.
Así comenzó nuestra amistad. Así se abrió el camino que estaba delante de
nosotros. Porque ambos estábamos solos y éramos orgullosos. Yo vivía en el
otro extremo de la calle y tenía un trabajo cualquiera, sin importancia. No fue
fácil al comienzo, pero al paso de los días nos las arreglamos para encontrarnos
en las tardes y jugar ese extraño juego. Yo pasaba a buscarlo y lo traía a mi
cuartucho del tercer piso. Conversábamos, jugábamos ajedrez en silencio,
tomábamos nuestra tasa de café.
Mi respeto por él fue aumentando. También el suyo por mí, porque ambos
éramos buenos jugadores de ajedrez. La habilidad para el juego se volvió a
despertar pese a su falta de ojos. Se sentaba allí palpando con los dedos el
tablero antes de cada jugada, explorando cuidadosamente mis intenciones
expuestas en los cuadros blancos y negros que teníamos entre los dos. Dos
pobres tipos solitarios en una gran ciudad, con su tablero de ajedrez en común.
Llegó a acostumbrarse a mis visitas en esas horas que me quedaban libres.
Tomados del brazo, cuando hacía buen tiempo, paseábamos en un banco,
escuchábamos el griterío de los chiquillos jugando. Él me escuchaba y yo le
describía los macizos de flores. Le gustaban las flores y todo lo que crecía.
Un día en que estábamos así, sentados al sol dijo: “Robert Frost es un gran
poeta”. Yo le estreché la mano y se la sacudí por que Frost era mi poeta
favorito. Después de aquello, cuando nos sentábamos juntos en un banco del
parque yo le leía los poemas. Me contó que su padre había sido jardinero y que
su madre había cultivado tulipanes. No mencionaba el pasado con frecuencia,
pero aquí y allí una o dos palabras me permitían ir armando de a poco el
rompecabezas de su pasado. Su padres habían muerto; el quedó ciego por la
piezas de las metrallas de una explosión en frente. Vivía de una pensión.

95
Crecimos juntos, era un tipo gracioso en muchas cosas, por que tenía
perjuicios en cuento a los demás; los que hablaban a gritos, los que le tenían
lástima, los extranjeros. Pero había un prejuicio de él que no conseguía
entender: los negros, la gente de color: “Deberían quedarse en su propio lado
de la calle”.
Yo me contentaba con tomarlo tal cual era y le dije más de una vez lo
agradecido que yo estaba por las cosas que teníamos en común y por su
amistad. Muchas veces al despedirnos me apretaba muy fuerte el brazo. Yo
sabía que me quería. ¿Por qué lo haces? ¿Por qué? Exclamaba abruptamente.
“¿Por qué andas dando vueltas hecho el camarada de un ciego?” ¿“No tienes
una chica o alguien con quien pasar tus veladas?” Yo me reía y él asentía como
si estuviera de acuerdo en que era un gran chiste. “Tú juegas ajedrez a ti te
gustan las cosas que a mí me gustan y a lo mejor también yo me sentía
solitario”. Pero él no sabía la otra mitad del asunto.
Harry tenía un agudo sentido del humor y nunca se contentaba con lo que
era obvio simplemente. Sería una compensación por su falta de vista. “Tienes
un nombre gracioso”, me diría de buenas a primeras. “¿Gracioso?” “Tu viejo
debe haber sido predicador para ponerte el nombre del tipo aquel que hizo
parar el sol”, exclamaba de pronto y se echaba a reír a carcajadas, hasta el
punto que la gente empezaba a mirarnos. Yo estaba de acuerdo, por supuesto,
porque Josué era un tipo valiente con sus dimensiones verticales.
No le dije que en mi familia los nombres bíblicos eran numerosos.
Aprendí mucho de Harry y me gustaba rememorar cómo comenzó todo con
una mano tendida que cualquiera podría haberle ofrecido, y el cambio de la luz
en el semáforo de una esquina. Ahora teníamos en común el ajedrez, Frost y
ese extraño y seco humor que nos deleitaba a ambos.
Un día Harry dijo: “¿sabes lo que me gustaría hacer, Josué?” Vi como se le
iluminaba el rostro de entusiasmo. “Me gustaría ir a pescar allá en el parque
Sycamore”. Vacilé un momento. Luego nos dirigimos allá. Era un día
maravilloso. Trinaban los pájaros, brillaba el sol, una brisa leve venía del oeste.
Harry silbaba mientras cruzábamos del brazo, la ciudad. Cuando llegamos al

96
parque, Harry estaba que no cabía en sí de alegría. Casi a la entrada me paré
en seco y lo retuve. “¿Qué pasa? ¿Un bache en el camino?”. “No, pero hay un
cartel en la entrada, un aviso”. “¿Un aviso?” “¿Que dice?” “Dice…”, repetí,
“Dice…no hay puente…puente destruido, prohibido acercarse”.
Me sequé las gotas de sudor que me bañaban la frente. Era un día caluroso
“Qué lástima” murmuro. Luego volvió a animarse. “No vamos a dejar que esto
nos arruine el día. Ya habrá otras oportunidades “. Le di la razón y mientras nos
alejábamos le dije: “Todavía podemos esperar… como buenos pescadores” Me
dio una palmada en la espalda.
Al día siguiente caminando por la calle pasamos frente a un restaurante y el
apetito le volvió a Harry. Un grato y provocante olorcillo se dejaban sentir. Noté
que el brazo de Harry me detenía. “Tengo hambre, vamos a comer. Fíjate”,
agregó: todo lo que hemos comido hasta ahora han sido tus tazas de te o café”
Y empezó a tirarme del brazo en dirección al restaurante. No acepté y le sugerí
que fuésemos al parque hasta la hora de la cena. “Te van a estar esperando
para cenar en tu pensión. No avisaste nada.” Pero uno o dos días después
pasamos frente al mismo restaurante y el apetito le volvió a Harry “No me vas a
rechazar esta vez. Yo pago. Un churrasco con cebolla o algo por el estilo” y
saboreaba ruidosamente por anticipado “No”, me planté “No me vas a decir que
tienes vergüenza de mi. ¿No quieres comer conmigo?” “Nada de eso”,
murmuré. “Nada de eso”. Pero hay un aviso en la ventana del restaurante”
Harry rugió: “¿Otro puente destruido?” “Tal vez tengas razón”, le dije. “Un
puente”.
Se había dado cuenta de que algo andaba mal, porque me seguía
sacudiendo: “¿Qué dices? Respondí lentamente: “sólo se aceptan BLANCOS.”
Esperé. Estábamos parados los dos, juntos, en la calle desierta. Dos hombres
silenciosos, solitarios y orgullosos. Entonces, luego de unos minutos de silencio
que me parecieron una eternidad, Harry me dijo: “Blancos…blancos…” Yo le
respondí “Voy a buscarte el bastón”. El agarró mi brazo con fuerza y acercó su
rostro al mío. Su otro puño estaba blanco en los nudillos por el esfuerzo. “!

97
No¡ ¡No¡, y el brazo me dolía . “No, nosotros somos amigos y seguiremos siendo
amigos”. Lo dijo lentamente y agregó; “Es decir, si tú todavía me aceptas”.
Nos alejamos tomados del brazo, y Harry siguió hablando “Qué cosa
graciosa. Lo que es esta vida. Yo blanco y él negro. Mis ojos me habrían
impedido disfrutar de esta gran amistad. Los ojos pueden ser una bendición y
también una maldición.”
Caminamos calle abajo, alegres con la idea de la fraternidad. El era ciego. Yo
no. El era blanco. Yo no. Teníamos el secreto de la vida; necesitábamos el uno
del otro, blanco y negro en el tablero, en el ajedrez del destino.

El proceso de la consejería a través del


escuchar activo y empático
El Escuchar Activo forma parte del pastoreo mutuo, mediante el acompañar,
apoyar, orar y edificar. No se trata de un proceso de consejería, el cual implica
instrucción bíblica, exhortación y sanidad, para una dificultad específica de
crecimiento del creyente. Tampoco es un proceso de discipulado, el cuál procura
llevar a un cristiano hacia la madurez, mediante la instrucción bíblica, en
diferentes maneras y etapas. Tampoco es Evangelismo, que es un proceso a
través del cuál la persona toma una decisión personal por Cristo, luego de
arrepentirse.

Sin embargo es la herramienta básica de todo proceso ministerial en el cual


haya implicada una comunicación interpersonal porque tiene que ver con el
carácter pastoral de la tarea de edificación mutua, que sigue el ejemplo del
“Buen Pastor”. Permite un apoyo y acompañamiento fundamental para expresar
a la otra persona compresión y que se está a su lado, como hermano o prójimo.
En particular se espera que sea la base para la Consejería Pastoral porque es lo
que abre los canales de las personas para el cambio. De no ser así el proceso
corre el riego de ser inefectivo y las personas se cierran al cambio, porque se
pueden sentir juzgadas y asustadas.

Elementos básicos del proceso de la Consejería desde y en la Escucha Activa

98
La Escucha activa tiene elementos de actitud y aptitud que ayudan a
desarrollarla en nuestra comunicación y ministerio. Realmente deben ser parte
del carácter cristiano, pero a su vez destrezas prácticas que se deben
desarrollar.
Hay distintos modelos de consejería pastoral que la plantean en términos de
enfoque en soluciones, trato con las emociones, fases, etapas, entre otras. Sin
embargo este libro pretende solamente resaltar los elementos que hacen parte
del proceso en el cual la Escucha Activa compasiva, con el discernimiento del
Espíritu Santo, son el todo y la parte a la vez. Por eso no se pretende resaltar un
método de consejería, sino animar a que los consejeros inserten dichos
elementos a sus propios métodos y al nivel de intervención que se quiera hacer:
desde la Escucha Activa solamente hasta una intervención específica.
Pueden ir entrelazados de acuerdo con el tipo de consejería que se esté
dando, la temática y el nivel de intervención que se plantee, de modo que se
piensa en un proceso no tan lineal, sino uno en el cual los siguientes elementos
atraviesan todo el proceso. Por supuesto se pueden implementar en el orden
planteado, pero se propone que cada elemento sea considerado con igual
importancia dentro del proceso.
El proceso tiene una base: el amor. Comienza por la empatía junto con el
Emparejamiento, avanza mediante las Respuestas Empáticas. Luego introduce
las preguntas claves, para cerrar la brecha de la comunicación y solo al final se
selecciona una propuesta de apoyo.

Amor
“Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo…
para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados
y cimentados en amor,seáis plenamente capaces de comprender con todos los
santos, cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer
el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de
toda la plenitud de Dios”.
Efesios 3:14,17-19

99
Tal como se planteó en el capítulo anterior, la base y razón por la cual la
Biblia anima el involucramiento sano en la vida de los demás, es el amor. La
comunidad de la fe está diseñada por Dios para ser una viña en la cual se pueda
sembrar y cultivar el amor; en la cual cada uno debe aprender a estar arraigado
y cimentado en el amor de Cristo. Y este amor no es algo relacionado con las
emociones, sino con las decisiones que obedecen a la fe, expresado
específicamente en actos de servicio, es decir ministerio hacia los demás.
Es por esto que de las 49 veces que aparece en la Biblia el ministerio de los
unos hacia los otros 13 mandan directamente el amor, sin embargo todos con él
de todos modos. El amor es una razón suficiente por la cual escuchar y
esforzarse por la comprensión hacia los demás. El amor como actitud es una
respuesta al amor que Dios ya nos ha brindado; a su gracia y su llenura.
Comprensión o Empatía
“El hombre se alegra con la respuesta de su boca;
y la palabra a su tiempo. ¡Cuan buena es!”. Prov. 15:23.

La empatía se define como: “Identificación mental y afectiva de un sujeto


con el estado de ánimo de otro”10.
Es una aptitud que surge de una actitud de querer escuchar y comprender a
la otra persona y se relaciona con la compasión, un aspecto emotivo del amor.
El Dr. Paul Goring (1980), describió el Escuchar Empático de la siguiente
manera:
“Consiste en comunicar esta percepción de la vivencia del otro de manera
comprensiva, con verdadera aceptación. Esta comunicación no implica decir al
otro: “Entiendo lo que estás sintiendo”, sino expresarle el contenido de su
vivencia interior. Hacer esto presupone que el que practica el escuchar
empático realmente está valorando y comprendiendo al otro. De otra manera
no es posible practicarlo. El escuchar empático de hecho expresa esta
valoración y comprensión; por este motivo se lo ha llamado lenguaje de
valoración” (p.68).

100
Pero este tipo de lenguaje no surge de una manera natural en cada ser
humano, sino que se aprende, desde la misma formación en casa y a través de
toda la vida; si se ha tenido padres que nos han valorado y escuchado, de
alguna manera será más fácil hacer lo mismo con otros. También es posible que
quienes han padecido más sufrimientos de una u otra manera pueden empatizar
con otros que pasan por lo mismo. Es también algo que las Escrituras exhortan a
incorporar al carácter cristiano, como consecuencia de la decisión de
identificarnos con quien ha sufrido por nosotros.

“Por tanto, si hay alguna compasión en Cristo, si algún consuelo de amor, si


alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia,
completad mi gozo sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes
sintiendo una misma cosa. Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes
bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él
mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino también por lo de los
otros” Filipenses 2:1-3

Las Escrituras muestran la compasión del Dios Trino de manera consistente.


Jesús fue movido por este sentimiento mientras hacía su ministerio, lo que da
mucho que decir sobre su corazón y sus motivaciones. Esto se ilustra en los
siguientes textos: “Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de
ellos, porque no tenían pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas” (Marcos
6:34), “En aquellos días, como había una gran multitud, y no tenían que comer,
Jesús llamó a sus discípulos, y les dijo: Tengo compasión de la gente, porque
ya hace tres días que están conmigo, y no tienen qué comer; y si los enviare en
ayunas a sus casas, se desmayarán en el camino, pues algunos de ellos han
venido de lejos” (Marcos 8:1-30). Jesús tuvo compasión por todas nuestras
necesidades: espirituales, físicas y emocionales.
La pregunta clave que ayuda tanto a mostrar Empatía como a desarrollarla
es: ¿Cómo me sentiría si yo estuviera en esta situación? Poder conectarse
con dichas emociones ayuda a descentrarse de si mismo. Este puede ser un

101
proceso, porque para algunos es difícil ser empáticos, especialmente en
situaciones que son muy desconocidas, o se está concentrado en los problemas
propios.
El Emparejamiento

Es un mecanismo de retroalimentación básico no verbal, como parte de la


Empatía y el respeto por el otro. Comunica calidez, interés y valor al otro.
Consiste en replicar de manera simbólica las principales conductas
representativas de la persona que nos está contando su historia, como una
expresión de nuestra conexión con la persona, en todos los niveles. El resultado
es que la persona se siente aceptada, atendida y comprendida porque sabe que
toda nuestra atención está con ella. Se emparejan conductas de paralenguaje:
tono de voz, velocidad al hablar, volumen; conductas quinéticas: postura básica;
y ciertos gestos o movimiento corporal11.

Para comprender este concepto ayuda la palabra: calor12.

El cara a
cara y ojos
en

contacto indican la importancia de estar frente a frente y mirar a los ojos de la


persona que se escucha, sin nada en medio que se interponga entre los dos,
como por ejemplo, un escritorio. No implica esto que se debe mirar fijamente,
como examinando la persona. La palabra adelante hace referencia a la
importancia de tomar una postura física un poco inclinada hacia la persona que
se está escuchando, sin estar muy cerca o lejos de ella. La libre postura y el

102
estar relajado significa tener una postura abierta y aliviada, evitando cruzar los
brazos, pues esta es una postura cerrada que no invita al dialogo.
Cuando no hay emparejamiento la persona se da cuenta de que
probablemente no está siendo escuchada y perderá la confianza básica para
abrir su corazón. En los primeros minutos de un proceso de escuchar activo y
empático las personas sabrán si serán acompañadas. Generalmente no están
buscando tanto soluciones, como sí, alguien que les pueda comprender y
entender. Es demasiado valioso en el proceso poder sentir que no se está solo y
que alguien está interesado en su vida con sinceridad. Por el contrario, si solo se
dan consejos pero no se escucha con empatía, la persona suele sentirse sola y
tenderá a ser autosuficiente en la búsqueda de sus soluciones.
Ejercicio sobre emparejamiento13

Observe las dos figuras a continuación. Haga sus propios comentarios acerca
de lo que percibe.

¿Empático? ¿Emparejados?
Con un compañero(a) de grupo practique la empatía y el emparejamiento
hablando de una situación que le preocupa; uno hace de escuchador y el otro
practica el emparejamiento. En principio pareciera ser algo que no fluye
naturalmente pero cuando menos se piensa se convierte en algo mucho más
real y poderoso.

Las Respuestas Empáticas

103
Estas procuran asegurar a quien escucha acercarse a la comprensión de una
manera tentativa o hipotética, para evitar el llegar a conclusiones apresuradas.
Ayudan a enfrentar los prejuicios que están siempre presentes en la
comunicación,es casi imposible saber exactamente qué está pasando dentro de
la persona. Por eso ayudan a hilar la comunicación de una manera respetuosa,
en forma de preguntas (curiosidad sana) y frases tentativas (puede ser) que
comunican humildad y respeto.
Las respuestas empáticas abren la comunicación y comunican respeto,
mientras que las conclusiones o “los deberías” la cierran. No hay nada peor que
decirle a alguien que está mal, que se ponga bien, que se esfuerce, que no se
preocupe, etc. Ayuda mucho más responder en forma de preguntas que le
ayudan a la persona misma a avanzar en su propia comprensión y la búsqueda
de los recursos que tiene para enfrentar sus dificultades.
Las respuestas empáticas deben ser hechas desde el emparejamiento con la
persona como una primera respuesta, antes de las posibles preguntas y
soluciones.
Los siguientes ejemplos son posibles respuestas empáticas las cuales se van
incorporando de una manera cada vez más fluida y natural en la medida que
crecemos en una compasión real por quienes estamos escuchando. En principio
se pueden usar las siguientes frases como práctica y no se debe temer ser
demasiado superficial. Poco a poco encontraremos nuestras propias respuestas
y estilo.
Respuestas Empáticas

•Si comprendo bien, lo que me estás diciendo es que…


•Parece que te sientes…
•No estoy seguro si comprendí bien, pero lo que escucho es que…
•Creo que entiendo cómo te sientes…
•Corrígeme si estoy equivocado, pero tengo la impresión de que…
¿Es así?
•Sería posible que ...
•Parece que te estás sintiendo muy ...

104
•Con lo que me estás diciendo me imagino que te puedes sentir…
•Me parece que estás sintiendo...
•Tengo la impresión que ...
•Si puedo resumir hasta ahora, lo que me has dicho es…
•Suena como si ...
•Lo siento mucho...

Construya sus propias respuestas...las que podría usar de una manera natural
-______________________________
-______________________________
-______________________________

Las Respuestas Empáticas no tienen qué ser solo palabras:


-Estar en silencio
-Abrazar
-Expresar compasión verbal: “Lo siento mucho”

Ejercicios para observar la importancia del lenguaje no Verbal

El consejero loco: En parejas uno frente al otro, uno va a hablar por dos
minutos y el otro “escucha”. Se le pide al que escucha hacer todo lo contrario,
es decir le va a hacer entender a su compañero que no le está escuchando pero
sin decirle nada, solo dándole mensajes no verbales que no le interesa para
nada lo que él está hablando. Al final se hace una retroalimentación de cómo se
sintió cada uno.
El minuto largo: Los silencios suelen ser incómodos para la mayoría de
las personas, también para algunos puede ser difícil mirarse a los ojos. Este
ejercicio es para ayudarles a hacer ambas cosas, mirar a los ojos y soportar el
silencio. En parejas, frente a frente deben estar callados por un minuto
solamente, sin hablar y sin quitar la mirada de su compañero(a). Finalmente se
retroalimenta acerca de sus sentimientos y pensamientos.

105
El espejo loco: La mayoría de las personas no son muy conscientes de
los gestos y movimientos que hace cuando habla. Para un consejero es bueno
conocerse y ser consciente de lo que hace con su cuerpo mientras escucha. Este
ejercicio busca ayudarle en esto. En parejas, uno habla y el otro escucha por dos
minutos; el que escucha debe estar callado y reflejar con su cuerpo los
movimientos que el otro hace mientras habla. Finalmente se retroalimentan
mutuamente de las cosas que percibieron.
Consejeros Inefectivos: anti-empáticos y antipáticos

En el libro de Job se puede apreciar unos personajes que van haciendo su


aparición a lo largo de la historia en medio de su tragedia y su dolor. Elifaz,
Bildad, y Zofar fueron duramente juzgados por Dios por no haber hablado lo
recto acerca de Dios, a diferencia de Job. (Job 42:7).
Aunque en principio parecieran que sus palabras eran “justas” parece que el
problema principal es que procuraron interpretar a Dios desde su propio
conocimiento de él y a su vez juzgaron a Job. Aunque inicialmente vinieron y se
sentaron a su lado para acompañarle en su dolor, después, no aguantaron las
ganas de darle unos sermones.
Tú, que impartías instrucción a las multitudes y fortalecías las manos
decaídas;tú, que con tus palabras sostenías a los que tropezaban y fortalecías
las rodillas que flaqueaban;5¡ahora que afrontas las calamidades, no las
resistes!; ¡te ves golpeado y te desanimas!
Job 4: 3-5 (NVI)

Ellos fueron juzgados con severidad por Dios, pero Job finalmente intercede
por ellos y Dios los libra de su juicio.

Después de haberle dicho todo esto a Job, el SEÑOR se dirigió a Elifaz de


Temán y le dijo: «Estoy muy irritado contigo y con tus dos amigos porque, a
diferencia de mi siervo Job, lo que ustedes han dicho de mí no es verdad
Job 42: 7 (NVI)

106
.
Existen algunos personajes típicos que nos ayudan a comprender lo que
pueden ser respuestas anti-empáticas o antipáticas que se pueden hacer
inefectivos como consejeros. De alguna manera en el proceso de aprender a
escuchar se ha podido actuar como alguno de estos personajes. Se debe tener
cuidado de seguir su ejemplo especialmente cuando se piensa que ya se sabe
mucho o que hay que emitir consejos rápidos.
En el siguiente esquema tomado del curso de consejería básica (2004), se
pueden identificar estos consejeros inefectivos. Se anima a cada uno a
identificar cuáles son las tendencias propias que deben ser corregidas en el
escuchar. Luego se propone un ejercicio tipo para identificarlos.

Identificando a los Consejeros Inefectivos-Ejercicio

En las siguientes frases identifique el personaje que crea usted que


corresponde:

“No se preocupe, usted es una esposa maravillosa. No hay nada ___


malo que él pueda ver en usted.” _______

“¿Qué le pudo decir? Usted transgredió la ley de Dios y por eso ___
le ha sucedido esto, usted se lo buscó ¡ahora enfréntelo!” _______

“Sí malgasta, no habrá pasta. Dinero ahorrado, es dinero


___
salvado. Los gastos no pueden exceder las entradas. Este es mi
_______
consejo financiero para usted.”

“¿Comprar un carro? Eso no va a funcionar, usted no sabe nada ___


de carros, se dañará en menos de un año. _______

“¿Por qué dejó su trabajo? ¿Realmente renunció o fue que lo


___
despidieron? ¿De qué va a vivir ahora? ¿Qué le dijo usted al
_______
jefe?

107
“¿Qué significa eso de que las cosas no van bien? Primero haga ___
el devocional, luego ore siempre antes de dormir ¡no haga _______
preguntas, solo hágalo!”

“¿Qué tiene cáncer? No se preocupe, venga vamos al cine y ___


comemos un helado” _______

“Eso también me paso a mí, imagínese como fue la historia: ___


resulta que…. _______

¿Con cuales personajes se identifica más? ¿Cuál diría que es el


más predominante y por qué? _______
___

Preguntas de retroalimentación

108
Después de haber iniciado el proceso con una aptitud y una actitud de
Empatía mediante la compasión, el emparejamiento y las respuestas empáticas,
se puede continuar el proceso de escuchar mediante las preguntas de
retroalimentación. El objeto de dichas preguntas es abrir más la conversación
con el fin de avanzar hacia un foco concreto que nos permita definir qué tipo de
ayuda se le puede brindar a la persona.
Un buen consejero se conoce por las buenas preguntas que hace. Jesús usó
mucho este método como pastor y pareciera que estaba más interesado en el
aprendizaje y la formación de los propios criterios y decisiones de las personas,
que por decirle qué hacer. Esto habla de la importancia que tiene para Dios el
hecho de que sus criaturas escojan libremente el bien por voluntad propia con la
motivación de amarlo más que a todo. Por eso sus buenas preguntas fueron una
parte importante de su método de discipulado.
Las preguntas retroalimentan el proceso de la buena Escucha Activa y
empática y muestran respeto hacia las personas, ya que les comunican que se
les está apoyando más que dirigiendo sus vidas. Además evita que el consejero
sea acusado de haber dado un mal consejo, cuando las cosas salen mal.
También ayudan a mantener bien enfocado el proceso de la consejería mientras
el consejero logra darse cuenta si está siendo efectivo.
Las preguntas de Jesús se podrían sintetizar en tres intenciones: empoderar,
confrontar y consolar.
- Empoderar a la gente con sus necesidades y motivaciones. “¿Quieres ser
sano?”. ¿Acaso Dios Padre no sabe de qué cosas tienes necesidad? ¿Qué
buscáis? ¿Quién dice la gente que soy yo? Le dice a Felipe: ¿dónde
compraremos pan para dar de comer a estos?
- Confrontar: Le dice al ciego sanado ¿Crees tú en el Hijo de Dios? ¿Tanto
tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? Sin embargo
logra confrontarles sin hacerles sentir inútiles e incapaces.
- Consolar: ¿Pedro, me amas? Así no comunicaba condenación, sino interés en
el cambio y la salvación de las personas.

109
Algunas preguntas claves en un proceso de consejería que apenas comienza
pueden ser: (se puede usar el usted o el tú dependiendo del caso y de la
cultura)
•Si la persona ha descrito una situación se le puede preguntar:
¿Qué es lo que más te preocupa de esta situación? ¿Qué es lo más difícil para
enfrentar en este momento?
•Si la persona ha expresado sentimientos se le puede preguntar
¿Qué es lo que más te duele? ¿Qué es lo que más te molesta? ¿Qué es lo que
más te preocupa?
•Si la persona está expresando sentimientos se pueden hacer preguntas que
amplíen la comprensión de las emociones: ¿Desde cuándo te sientes así? ¿Si
calificas esta emoción de 1 a 10 cuanto le pondrías? ¿De qué te sientes más
culpable? ¿Con quién estás más enojado? ¿Qué es lo que te produce más temor?

•Para enfocar la solución y comprender los recursos de la persona se puede


preguntar: ¿Cómo has tratado de resolver esta situación? ¿Qué has pensado
hacer? ¿Has buscado ayuda? ¿Qué te han sugerido otros consejeros? ¿Qué crees
que Dios piensa sobre tu situación? ¿Tienes alguna pregunta de la Biblia sobre
esta situación?

•Para organizar el proceso de apoyo se puede preguntar: ¿Qué quisieras resolver


primero de tu situación? ¿Qué es lo que es más dificulta el avance de tu
recuperación?

•Para cerrar el proceso se puede preguntar: ¿En qué te está ayudando este
proceso? ¿Crees que estás listo para continuar solo?

Ejercicio
Haga una lista extra de algunas preguntas que usted suele hacer y que han sido
útiles para usted como consejero:

110
Solo al culminar la retroalimentación mediante las preguntas se puede ir
hacia el nivel de apoyo o ayuda a la persona, con lo cual se está cerrando la
brecha del proceso de Escuchar Activo. Eso depende del tiempo, la disposición y
los recursos que se tienen. Aquí es cuando se decide si el proceso irá hacia un
simple acompañamiento, que implicará un chequeo cuando vuelva a ver la
persona (ej. ¿Cómo te fue con tu jefe, en lo que me comentaste?), una oración
profunda por la situación, un proceso de consejería o una remisión a otro
proceso o persona más especializado.
Cerrar la Brecha: Ayuda

Una vez haya un ambiente de comprensión de ambas, se puede dar un


cierre de la escucha en donde la persona que está escuchando decide qué tipo
de ayuda se podría brindar a la persona. Hasta aquí no se necesita ser un
consejero especializado, sino solamente un escuchador bien entrenado. Una
persona que sabe escuchar, puede hacer buenas preguntas y hace una buena
devolución, para luego referir a la persona a alguien más calificado en alguna
situación más compleja. Sin embargo hasta aquí se ha hecho mucho por la
persona. Muchas veces la gente que sufre dice: “Gracias, solo necesitaba
alguien que me escuchara”.
Tal como se planteó en el capítulo uno, en el cuadro de las formas básicas
de pastoreo mediante el ayudar, apoyar, acompañar y aconsejar se puede
definir cómo cerrar la brecha. Cada una de estas posibles acciones propone
límites sanos que protegen el proceso y las personas involucradas. “En nuestra
experiencia los consejeros posiblemente tienen muy buenas intenciones de
ayudar, pero muchas veces se malentiende lo que la personas verdaderamente
necesitan y cuáles son las prioridades y los alcances de la ayuda que se les
puede brindar. Hemos notado que en no pocos casos suelen haber heridas
debido a las falsas expectativas que se crean en la consejería, produciéndose
quejas, murmuraciones y conflictos que pueden llegar a ser más problemáticos
aún. No solo se trata de tener buenas intenciones de ayudar a otro, sino de
aprender a hacerlo de una manera efectiva y responsable”.

111
Será importante para el pastor o consejero encargado de la pastoral y/o la
consejería de la comunidad, poder descubrir quiénes en la comunidad o dentro
de los equipos de ministerio tienen los dones, la experiencia y las habilidades
para hacerlo. Hay personas que son prácticas y son muy útiles en la comunidad
ya que pueden administrar bien los recursos que la comunidad puede brindar a
los necesitados de ayuda física. Otros son muy buenos consolando pero no
logran ayudar a la persona de una manera práctica a resolver los asuntos. Otros
han adquirido alguna destreza mientras pasaban por sus propias crisis y pueden
contar a otros lo que les ayudó su propio peregrinaje y brindar un gran consuelo
con sus abrazos y sus cuidados. La comunidad de fe necesita padres, madres,
primos y hermanos sustitutos que pueden apoyar a otros en sus propias crisis
de la vida.
Cada modelo de ministerio puede tomar este cuadro y adaptarlo conforme a
sus necesidades y de acuerdo al tipo de necesidades que se pueden atender. Es
mejor tener un modelo de atención integral de modo que las necesidades
físicas, emocionales y espirituales puedan ser atendidas con más efectividad. Se
sugiere cuestionar un modelo de atención mono-pastoral (ver capítulo uno) que
procura que cada necesidad de la comunidad sea atendida por el pastor, ya que
no solamente lo cansa, sino que frustra a todos.
En algunas comunidades hay diáconos que atienden a las mesas, según el
modelo de Hechos 6, el cual es muy importante en vista de que las necesidades
en el aspecto físico suelen traer murmuración y algunos conflictos típicos. Es
mejor centralizar las ayudas físicas, a través de una sola vía, para que las
personas más pudientes no se sientan asediadas por aquellos que les piden
ayuda de manera directa. Este modelo permite coordinar mejor la atención
integral y además se protege a la comunidad de personas que pueden
aprovecharse o abusar de la confianza de otros.
La oración por otros. Escuchando el Espíritu Santo

La escucha en la consejería pastoral es de triple vía, pues el discernimiento y


la guía del Espíritu Santo deben estar en todo el proceso. Según las Escrituras

112
tanto en forma directa como indirecta se puede deducir la importancia de la
Palabra y de la intervención del Espíritu Santo mediante su guía y sus dones.
Se puede pensar en las siguientes acciones asociadas al ministerio de
oración de unos a otros, el cual se debe ejercer con discernimiento, bajo
autoridad espiritual y de la verdad revelada, y el ejercicio de los dones
espirituales que Dios ha dado a cada uno. Además cada ministerio describe o
delimita de alguna manera cada una de estas acciones. Es muy importante
ejercerlos en un común acuerdo y en especial a la luz de las directrices que
están en 1 Corintios 14, respecto de los dones de lenguas y profecía. Se sugiere
especialmente hacer este ministerio, de ser posible de a dos, de modo que haya
discernimiento entre varios siervos o ministros.

Cómo orar unos por otros

Para pensar en el ministerio de orar unos por otros, se debe crear un


ambiente seguro o apropiado para las personas. Se debe orar solo cuando se
está en condiciones de hacerlo y tenemos el tiempo de hacerlo. Una oración
sencilla puede ser corta, pero intensa y sincera. En este caso usted puede
conocer o no a la persona, porque puede ser para un tiempo de consejería o un
tiempo de oración de lo que algunas comunidades llaman tiempo de
ministración.
El proceso de oración de unos por otros. Escuche antes de hablar y ore
primero en vez de hablar.
1. Pregunte antes de orar:
•¿Cómo es tu nombre?
•¿Cómo puedo orar por ti?
•¿Hay una petición en tu corazón en este momento?
•¿Ha habido un versículo en especial que te ha tocado del mensaje de hoy o de tu
tiempo personal con Dios

113
•¿Quieres orar tu primero y luego te apoyo?
2. Pida la guía del Espíritu Santo antes de hablar
•Espere unos momentos antes de empezar a orar
•Ore las Escrituras o con base en las Escrituras
•Si no sabe qué hacer pida a Jesús que él mismo le hable a la persona la verdad o
le ministre y entonces espere.
3. Vuelva a preguntar:
•¿Hay algo más por lo que quisieras orar?
•¿Hay otra manera en que pudiera apoyarte?
4.Pida permiso para tocar, abrazar o acercarse de manera física.

5.Asegure al final cómo queda la persona y si necesita algo más, oriéntela.

6. Si la persona llora, acompáñela en silencio y luego pregunte con suavidad si


puede orar ahora o prefiere esperar.
7. Cierre en oración
8. Haga seguimiento futuro, o decida si la persona necesita algo más.
Recomendaciones finales
•No se preocupe si no sabe qué hacer, busque ayuda de ser necesario, pregunte:
¿Te parece si oramos con….?
•No sienta que tiene que salvar a la persona o resolver su situación. “El puesto de
Mesías no está vacante”
•Con humildad diga: “No se cómo orar, o no sé qué decirte, pero busquemos al
Señor juntos, estoy contigo” ó ¿Te parece si
Práctica de Escuchar Activo

Para terminar este capítulo les animamos a hacer los dramas propuestos en
el Anexo 1. Están diseñados para practicar los principales elementos del
Escuchar Activo, comenzando por cómo lo harían algunos consejeros inefectivos
y anti-empáticos, para luego hacerlos de una manera empática.
Es muy importante hacer los cuatro dramas, repartiéndolos entre el grupo.
También se pueden hacer las adaptaciones necesarias. Se tienen en cuenta

114
cuatro situaciones típicas que pueden ocurrir después de un grupo en casa,
servicio de adoración, entre otros.

115
116
117
SECCIÓN DOS: CASOS FRECUENTES EN LA
CONSEJERÍA

118
119
120
CAPÍTULO 3 : CONSEJERÍA PARA LA
INTERVENCIÓN EN CRISIS Y DUELO

“¡Como quisiera que mi angustia se pesara


y se pusiera en una balanza, junto con mi desgracia!
¡De seguro pesaría más que las arenas de los mares!
Job 6: 1-2 (NVI)

121
“La llegada del primer hijo es una experiencia
nueva y plena de nuevas emociones y expectativas,
Karla y Diego estaban emocionados por la pronto
llegada de su hija, el parto tuvo complicaciones y la
nena nace con parálisis cerebral grave. Ambos
reciben la noticia y no lo pueden creer, si todo estaba
bien hasta ahora. Los médicos le dicen que deben
esperar y evaluar la evolución de su bebé, solo les
dicen que no caminará, ni podrá hablar. Todo esto les
llegó de repente, se sienten confundidos y llenos de
dolor, muchas preguntas pasan por su cabeza…
regresan a casa con su bebé, es tanto el dolor que no
hablan de ello como pareja, los familiares saben que
necesitan ayuda…”
Esta historia y muchas otras recuerdan que las crisis son parte de la
experiencia humana y el poder acompañar a otros en ellas es una de las
habilidades más importantes que se debe adquirir. Nadie está exento de perder
de repente a un ser querido, perderlo todo en una catástrofe o enfrentar una
enfermedad incapacitante. El apoyo de unos a otros es la marca de una familia,
o una comunidad que crece en el amor, tal como se analizó al apóstol Pablo en
el capítulo anterior: “Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y así
cumplirán la ley de Cristo”. Gálatas 6:2
Grandes hombres de la Biblia, llenos de fe experimentaron crisis profundas.
Esto no los hizo menos espirituales, aun cuando sus crisis involucraron dudas y
fuertes emociones que lograron expresar. Sus testimonios quedaron plasmados
en las historias bíblicas y recuerdan que los seres humanos vivimos y
experimentamos dolor y sufrimiento a pesar de ser creyentes. Esto es lo que
hace relevante el testimonio de las Escrituras por cuanto devela los dilemas
humanos en su fe, mientras Dios se revela al corazón humano en medio de
estas realidades.

122
Esto es muy importante porque hay ciertas teologías o interpretaciones
bíblicas que hacen creer que un cristiano no puede tener crisis, deprimirse o
estar triste, negando dimensiones con la cual Dios lo ha creado: experimentar
emociones. Muchos cristianos tienen miedo de expresar sus sentimientos, pues
algunos piensan que sentir ira o enojo contra Dios es pecar, y nada más lejos de
la verdad, pues Dios mejor que nadie entiende el sufrimiento humano.
Es por esta razón que se hace necesario aprender a reconocer las crisis, qué
son y sus diferentes tipos e intervenciones posibles.

123
Definición de crisis

Crisis es un estado temporal de trastorno y desorganización, caracterizado


principalmente por una incapacidad del individuo para enfrentar sus situaciones
particulares utilizando los recursos que normalmente ha tenido. Según esta
definición, la crisis tiene un carácter temporal, es decir que no duran para
siempre y están caracterizadas por la confusión que provocan las circunstancias
inesperadas. Por ejemplo, cuando unos padres reciben la noticia de que su hija
de 16 años está embarazada, una mujer que se entera de que tiene cáncer,
ocurre un accidente de tránsito grave, alguien recibe su carta de despido, entre
otras.
Las crisis rompen el equilibrio emocional de una persona o de una familia y
cuando estas ocurren las personas pierden el control y el dominio sobre sí
mismos. Es normal sentir emociones intensas y desorientación. Al pasar por una
crisis las personas sienten que las formas que tenían para enfrentar o resolver
las dificultades de la vida ya no les funcionan y se asustan; algunas pueden
entrar en pánico y otras pueden caer en la apatía completa, como una forma de
evadir lo que no se puede enfrentar.
Suele ocurrir que las personas se resientan con Dios y con la iglesia porque
al momento de vivir una crisis fueron mal acompañados y se sintieron solos y

124
acusados por hermanos que dieron consejos anticipados o inadecuados. Por
ejemplo al vivir la muerte de un hijo o sufrir una enfermedad grave suelen haber
comentarios tales como: “Tiene que ser valiente hermano, Dios sabe lo que
hace”, o “seguramente usted no tiene fe o está en pecado y por esto le está
pasando esto”. Comentarios como estos hacen mucho daño y en vez de ayudar
hacen que las personas se enojen o confundan más y se alejen de Dios, cayendo
en resentimiento y depresión.
Las crisis tienen consigo riesgos y oportunidades, como lo permite ver la
definición de crisis en Chino, ellos unen dos ideogramas para escribir esta
palabra. Uno de ellos es peligro y el otro es oportunidad. Cuando se une peligro
con oportunidad se genera la palabra crisis; y es que las crisis conllevan en sí
mismas estos dos ingredientes. Por esto las personas en medio de una crisis
pueden optar por el camino del peligro o la oportunidad.
Cuando la crisis se vive en soledad o las personas que acompañan al que
vive la crisis en vez de ayudar escuchándole, le agregan culpa y juicios, se
podría empujar a la persona en crisis por el camino del peligro.

Pero las crisis también


tienen el camino de la oportunidad, si estas son bien vividas y acompañadas, las
personas pueden salir de estas con la certeza de haber aprendido y crecido en
medio del dolor. También las crisis pueden ser una oportunidad para descubrir
fortalezas y habilidades no conocidas hasta el momento o generar una nueva
forma de relacionarse con Dios y ver su poder. Para vivir el camino de la
oportunidad las personas en crisis necesitan personas que sepan escuchar con
el corazón y entiendan los procesos que las personas viven en medio de las
crisis y duelos.

En la Biblia se encuentran personajes que vivieron momentos de crisis y


sus vidas se vieron afectadas. Por ejemplo Job experimentó grandes pérdidas
y dolores; sus palabras denotan cómo las crisis quitan las fuerzas,
esperanzas y recursos:“¿Qué fuerzas me quedan para seguir esperando?

125
¿Qué fin me espera para querer vivir? ¿Cómo puedo valerme por mí mismo,
si me han quitado todos mis recursos? (Job 6:11-13, 1 Reyes 19:2-5)

Ventana bíblica: Una mirada a la crisis de Elías

(1 Reyes 19:2-5)Otro personaje bíblico que experimentó crisis fue Elías. “Jezabel
envió un mensajero que puso su mundo al revés: « ¡Que los dioses me castiguen
sin piedad si mañana a esta hora no te he quitado la vida como tú se la quitaste
a ellos!» Elías se asustó y huyó para ponerse a salvo. Cuando llegó a Berseba
de Judá, dejó allí a su criado y caminó todo un día por el desierto. Llegó adonde
había un arbusto, y se sentó a su sombra con ganas de morirse. « ¡Estoy harto,
SEÑOR! —protestó—. Quítame la vida, pues no soy mejor que mis
antepasados.» Luego se acostó debajo del arbusto y se quedó dormido”.
¿Qué se aprende de esta historia para acompañar a otros en medio de
las crisis?
En la historia de Elías se puede resaltar el tratamiento de Dios con él; cómo
lo acompañó en medio de su dolor y depresión. En primer lugar Elías se duerme
después de manifestar su enojo y desesperación. Es importante resaltar este
punto, Elías manifiesta abiertamente su enojo y de su boca salen palabras
desesperadas, ideas de muerte que en ningún momento son reprendidas o
castigadas por Dios; es decir que Dios conoce al ser humano, sus emociones y
estados de ánimo normales ante situaciones extremas. En vez de una represalia
aparece un ángel que no le trae malas noticias o regaños de parte de Dios; todo
lo contrario, le ministra a sus necesidades fundamentales; el ángel le dice:
“levántate y come”. En este consejo simple se encuentran varios principios para
el acompañamiento a personas que sufren: compañía, buena alimentación y
descanso. Dios le hace saber a Elías que no está solo en esta situación.
Compañía, palabras de ánimo y cuidado básico son acciones concretas que
se pueden hacer por quien está en crisis; son las primeras medicinas para un
corazón abatido. La historia continúa:
“Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le
tocó, y le dijo: Levántate, come.

126
Entonces él miró, y he aquí a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas, y
una vasija de agua; y comió y bebió, y volvió a dormirse.

Y volviendo el ángel de Jehová la segunda vez, lo tocó, diciendo: Levántate y


come, porque largo camino te resta. Se levantó, pues, y comió y bebió; y
fortalecido con aquella comida, caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta
Horeb, el monte de Dios.”

(1 Reyes 19:5-8 RV)

El hecho que Elías volviera a dormirse muestra que el descanso es algo muy
importante en medio de una crisis severa. La parte física se ve muy afectada en
medio de las crisis. También puede aparecer la irritabilidad constante,
sentimientos de ira, ganas de llorar; físicamente también se afecta la persona
que experimenta un cansancio permanente, dolores de cabeza, palpitaciones,
etc. Por todo esto es que el descanso es fundamental en tiempos de crisis.
Es tarea de todo consejero investigar acerca de los horarios y rutinas del
aconsejado para motivarle a descansar adecuadamente y también a cuidar que
su alimentación sea la adecuada, así como el ángel se preocupó porque Elías
descansara y renovara sus fuerzas.
Luego de que Elías cobra ánimo, una vez fortalecido él emprende un camino
y manifiesta a Dios que de nuevo tiene un propósito en su vida, a pesar de tener
temor aún por su futuro (1 Reyes 19: 7- 10). Ahora se le ve más dispuesto a
seguir adelante y escuchar la voz de Dios; está listo para emprender nuevos
desafíos y seguir sirviendo a Dios. Sin embargo hay que notar que esto no
ocurrió de la noche a la mañana. Elías el gran profeta vivió una crisis que le duró
al menos unos 40 días.
Tipos de intervención en crisis
Ponce (2005), citando a Caplan, propone tres tipos de intervención en crisis:
La intervención Preventiva, la Intervención en Crisis y las Intervenciones
Especializadas o Terapéuticas. Las dos primeras son el objeto de este libro
debido a que las terceras podrían requerir más entrenamiento o capacitación.

127
La intervención preventiva

Como su nombre lo dice, se realiza antes de que se desaten las posibles


crisis. Este tipo de intervención es muy importante porque ayuda a reducir
riesgos y posibles dificultades espirituales, emocionales o mentales. También
permiten un mejor desarrollo de la calidad de vida de las personas y las familias
a través del estudio del ciclo vital, conocer las crisis normales por las cuales
pasan las familias a lo largo de su vida. Pueden ser una fuente de menos estrés
a la hora de enfrentar estas crisis.
Hay muchas formas de hacer intervenciones preventivas dando orientación y
guía a las familias en muchas aspectos de la vida. Se hacen intervenciones
preventivas al hacer cursos prematrimoniales, talleres para padres acerca de
cómo disciplinar a los hijos sin violencia, abordando temas abiertamente con los
jóvenes acerca del sexo, las drogas, el aborto, etc. Se pueden también hacer
talleres de prevención del abuso sexual, el uso de la pornografía para los
jóvenes, de prevención de la violencia familiar y de novios. La iglesia es uno de
los lugares fundamentales para la intervención primaria y debe ser muy tenida
en cuenta
La intervención en crisis

Es la que se realiza cuando el hecho acaba de ocurrir y la persona está en medio


de la crisis. La intervención tiene como objeto reducir los efectos debilitantes
de la crisis y facilitar el crecimiento por medio de la experiencia. Consiste en
contener14 a la persona y darle los primeros auxilios.
No necesariamente estos tienen que ser dados por profesionales, pero sí
preferiblemente por personas que saben escuchar empáticamente y no dan
consejos rápidos.
Así como se estudió en la ventana bíblica se puede aprender de la
experiencia de Elías lo siguiente:
•Es necesario no estar solo y contar con una compañía amorosa y compresiva.

•Hacerle saber a la persona que sufre, que no está sola en este dolor

128
•La presencia del ángel nos recuerda que la ayuda espiritual es fundamental en
momentos de dolor. Ore con y por la persona.

•Se debe brindar una ayuda práctica que sea necesaria en ese momento

•Estimular y proveer el descanso físico

•Recordarle que la recuperación es un proceso que toma tiempo y que incluye


recaídas emocionales.

•Animar a la persona a seguir adelante y poco a poco retomar su vida

•Al final del procesos se debe desafiar a la persona a retomar viejos desafíos o
asumir nuevos

La intervención especializada o terapéutica.

Es la que se hace tiempo después de sucedido el incidente traumático y


busca reparar los daños causados, dado que la crisis sobrepasó la recursividad
que tenía la persona o es una crisis del pasado no resuelta o abordada de forma
incorrecta. Puede ser que se necesite tratar con emociones contenidas por
mucho tiempo, como puede ser un duelo no resuelto (ver sesión de duelo). Las
personas en este tipo de crisis suelen decir: “He intentado todo para solucionar
mi problema, he orado, he pedido a Dios y nada se resuelve”. Suelen llegar con
muchos sentimientos de desconfianza y culpa o ira reprimida.
Este tipo de intervención puede implicar el manejo de depresión, intentos de
suicidio o algún tipo de trastorno emocional que tal vez requieran una
intervención más especializada. Cuando esto ocurre las personas requieren de
terapia a largo plazo, medicaciones y deben ser abordadas por profesionales de
la salud mental, ya sea un psicólogo clínico, psiquiatra o terapeuta.
En estos casos es importante que los consejeros, pastores y líderes sepan
reconocer cuándo una persona está viviendo algo que amerita ser derivado a un
profesional de la salud mental, por ejemplo cuando existen depresiones crónicas
y las personas tienen más de seis semanas en ese estado y que las pone en
peligro de suicidio, cuando existen síntomas de trastornos emocionales graves

129
como anorexia, bulimia, intentos de suicidios, cuando la personas alucinan y
escuchan o ven cosas que no existen, cuando hay cambios drásticos de
comportamiento, especialmente si la persona se torna agresivamente peligrosa,
familias con crisis estructuradas y multi-problemáticas, a causa de violencia
intrafamiliar, alcoholismo, o infidelidades recurrentes, etc. (Ver capítulo uno la
sesión: Cuando se necesita recuperación emocional)
Tipos de crisis
Existen varios tipos de crisis que veremos a continuación y que es muy
importante conocer y entender para dar un adecuado acompañamiento a las
personas que las viven.
Las crisis Inesperadas.

Como su nombre lo indica son crisis o situaciones difíciles que nadie espera o
que no quiere que le ocurran. Llegan casi siempre sin avisar y pueden afectar a
todo el grupo familiar de manera instantánea. Algunas crisis inesperadas
pueden ser:
•La muerte de un miembro de la familia ya sea un padre o madre en una edad
temprana, la muerte de un hijo que es una de las pérdidas más dolorosas que
un ser humano experimente.
•El nacimiento de un hijo con una discapacidad física o mental.
•El anuncio de una enfermedad grave.
•Sufrir accidentes ya sea de tránsito o en el trabajo que ocasionan lecciones
temporales o permanentes.
•Los desastres naturales como terremotos, inundaciones, incendios, deslaves, etc.
que causan pérdidas materiales, de vivienda o aun de la vida.
•Sufrir un asalto, violación o abuso sexual.
•El embarazo de una hija adolescente o que un hijo adolescente embarace a una
chica
•La infidelidad del cónyuge que puede tener como consecuencia un hijo de por
medio, una enfermedad venérea.
•El intento de suicidio o suicidio de algún miembro de la familia
•Un adolescente que empieza a beber o ser farmacodependiente

130
•La infertilidad
•Ir a la cárcel
•Sufrir abuso físico o Psicológico
•El Bullying o acoso escolar
•El abandono del hogar por uno de los cónyuges
•Verse forzados a migrar a otra ciudad o país, afectando la estabilidad económica y
la educación de los hijos
•Quedar desempleado
•Sufrir de acoso sexual en el trabajo
•Menos comunes pero que pueden ocurrir: sufrir de un secuestro, vivir una guerra,
ser torturado.

Primeros auxilios para las crisis(Navarro, et al. 1999, p. 102)

1. Hacer contacto. Es mejor para las personas el saber que no están solas en
medio de su dolor y que hay alguien dispuesto a compartir su carga. El objetivo
en esta fase es que la persona se sienta comprendida, aceptada y apoyada.
También reducir el aturdimiento emocional y transmitir control y calma.

▪Invitar a la persona en crisis a hablar


▪Estar atento a hechos y sentimientos.
▪Resumir/reflejar hechos y sentimientos
▪Declaración de empatía
▪Comunicar interés
▪Tocar/ abrazar (no en casos de personas abusadas sexualmente, a menos que se
tenga la autorización verbal de la persona)
▪Dar control calmante a una situación intensa

2. Examinar las dimensiones del problema. Se trata de ver las necesidades


inmediatas de las personas y evaluar el riesgo de mortalidad. Se debe indagar
sobre:

131
▪Pasado inmediato: qué precipitó la crisis y los recursos espirituales, materiales y
sociales de la persona.
▪Futuro inmediato: Decisiones que deben ser tomadas esa misma noche, el fin de
semana o los próximos días. Por ejemplo quien cuidará de los niños mientras
está en el hospital, dónde dormir esa noche después del incendio, etc.

3.Examinar soluciones. Identificar una o más soluciones para las necesidades


inmediatas. Se debe preguntar y explorar acerca de:

▪Qué ha intentado hacer hasta ahora


▪Lo que podría hacer ahora o un poco más adelante
▪Desalentar la toma de grandes decisiones. Por ejemplo ir directo a un divorcio
porque acaba de enterarse de una infidelidad, provocar un aborto, dejar un
trabajo, etc.
▪Proponer otras alternativas

4.Ayudar a tomar una acción concreta. Se debe valorar cuánto es capaz la


persona de actuar o tomar decisiones por ella misma.
Si la crisis es tan grande que no le permite actuar a la persona, es necesaria una
intervención más directiva, en la que el consejero puede actuar en beneficio del
afectado, como buscar donde vivir temporalmente, quién se hace cargo de
cuidar niños, buscar formas de alimentación, etc. Si la persona puede actuar por
sí misma se debe solo apoyar y permitirle retomar el control de su vida lo antes
posible.
5. Seguimiento. Evaluar si las necesidades inmediatas fueron satisfechas y si
las acciones concretas han brindado alguna solución. Se debe continuar
buscando soluciones a las necesidades presentes.
El impacto de las crisis inesperadas es muy alto y afecta a todo el grupo
familiar de diferentes formas, su impacto se da en un corto periodo de tiempo,
desestabilizando a las personas y creando la necesidad de un apoyo urgente.

132
Tienen, además, un costo emocional muy grande, generan muchos cambios y
muy rápidos para toda la familia y sus efectos puede prolongarse en el tiempo.
El acompañamiento e intervención a las persona o familias que sufren crisis
inesperadas es fundamental pues ellas vivencian estos eventos acompañados
de muchas emociones muy fuertes. La forma más adecuada de ayudar en
momentos así es permitir a las personas desahogarse como primer paso,
aplicando los principios de la escucha activa, es decir aplicar los primeros
auxilios psicológicos que tienen como fin brindar apoyo y ayudar a las personas
a vivir el enfrentamiento inmediato de la crisis, evitar la mortalidad y ayudar a
formar redes de apoyo.
Las crisis estructurales.

Las crisis estructurales son aquellas que tienen un historial repetitivo en la


persona o la familia; la “vieja crisis familiar” que permanece con el tiempo y de
vez en cuando hace una explosión que saca a relucirla.
Se le llama estructural porque de alguna forma la familia se ha organizado
en su funcionamiento con la problemática de modo que permanecen ciertos
comportamientos dañinos. Algunos ejemplos pueden ser: alcoholismo,
infidelidades recurrentes, violencia intrafamiliar, las separaciones o huidas
frecuentes de uno de los cónyuges o un adolescente, intentos de suicidios, los
cambios constantes de empleo, entre otros.
Las familias o personas con crisis estructurales suelen gastar sus energías
en solucionar temporalmente sus crisis cada vez que aparecen (como poniendo
paños de agua tibia), pues la dificultad mayor es lograr hacer cambios radicales
porque tal vez se han acostumbrado a vivir de cierta manera.
Es por esto que estas son las crisis más difíciles de abordar y las que más
tiempo le consumen a los consejeros pues la persona busca ayuda solo en el
momento en que se desencadena la crisis y de alguna manera están buscando
una “solución mágica”, dado que los costos de reorganizar sus vidas son
demasiado altos para ellos. Por ejemplo, la víctima de una nueva infidelidad o
nueva golpiza, quieren ayuda para el momento, quieren ser escuchados o que
alguien haga algo mágico que haga que el otro deje de ser infiel o violento, pero

133
la mayoría de las veces no hay arrepentimiento de parte del ofensor ni la fuerza
o valor por parte de la víctima para tomar medidas extremas y parar el
maltrato. Luego que pasa lo peor, estas familias vuelven a sus rutinas y las
cosas se dejan sin resolver y continúan así hasta que se desata otra crisis.
En estos casos es muy importante que el consejero este consciente del
tiempo y los recursos que tendrá qué movilizar para un cambio a largo plazo. Es
posible que solo se pueda brindar ayuda temporal y se necesite ayuda
especializada para casos como abuso de sustancias, adicciones, violencia,
infidelidad o trastornos de personalidad. El consejero deberá superar la
ansiedad de la limitación que tiene para ayudar y la sensación de fracaso
cuando no se logran cambios significativos.
Las crisis de desvalimiento.

Estas son las crisis que vive una familia cuando uno o más miembros de la
familia son disfuncionales o dependientes. Por ejemplo si alguien sufre de la
enfermedad de Parkinson, o nace un hijo con un grado de parálisis cerebral,
síndrome de Down, autismo, etc. De alguna forma esto genera dependencia de
uno o más cuidadores que deben ajustar sus vidas y horarios para poder
atender a la persona que lo necesita. Muchas veces estas situaciones agotan los
recursos materiales, espirituales o emocionales de las familias y estas requieren
de ayuda externa para atender las necesidades de los miembros dependientes.
Debe anotarse que la persona que principalmente se encarga de cuidar al
desvalido requiere de ser cuidado también.
Las personas o familias con demandas extras por crisis de desvalimiento, de
alguna manera necesitan mucho más apoyo de la comunidad, y el desarrollo de
una sensibilidad pastoral especial, de modo que se puedan movilizar los
recursos de toda la comunidad para el apoyo a largo plazo. Es muy útil proveer
descanso y relax a los cuidadores. También soporte a padres que enfrentan hijos
con discapacidad pues suelen desatar crisis en la pareja o la familia, como la
desatención a los miembros que no están enfermos.
Acompañamiento a familias con enfermos crónicos

134
•Brindar espacios para que la familia saque a flote sus emociones y sentimientos
frente a la enfermedad y cómo esto les ha cambiado la vida.
•Se debe ayudar a la familia a rediseñar los roles familiares.
•Cuidar al cuidador primario, es decir a quien más cuida o se encarga del enfermo.
Este debe tener tiempos de descanso o de realizar otras actividades. Siempre
está presente el peligro que todo se cargue sobre el cuidador primario y este
termina totalmente agotado.
•Evaluar el grado de incapacidad del enfermo y ayudarle a salir de una posición de
pasividad total, encontrando funciones y tareas que pueda realizar en su
entorno.
•Ayudarles a ampliar su red social o de ayuda, vinculándoles con grupos de apoyo
para familias que tienen enfermos crónicos. Aquí hay todo un campo de misión
en las iglesias, crear grupos de apoyo para familias con enfermos crónicos o
niños discapacitados les brinda a estas un espacio para lidiar con la frustración,
la angustia y el estrés que estas condiciones provocan.
•Ayudarles a mantener la esperanza. El dolor forja y puede sacar lo mejor de una
familia.
Las crisis del desarrollo.

Estas son las crisis normales o normativas que se dan a lo largo de todo el ciclo
de la vida de las personas y las familias. Por lo tanto son crisis que deben ser
esperadas y normales en la vida. Se puede tener una mejor comprensión de
ellas, ya que son universales y por lo tanto las familias pueden estar mejor
informadas acerca de ellas y los cambios que conllevan, no para evitarlas sino
para enfrentarlas de una mejor forma.
Las crisis del desarrollo están ligadas a las etapas del ciclo vital de la familia,
esta se verá en el próximo capítulo, las cuales se ilustran a continuación.

135
136
La comunidad y la crisis
Activando los recursos de la comunidad para las crisis. Tal como se vio en
el capítulo uno, acerca de la importancia del ministerio de los unos hacia los
otros, en los momentos de crisis, se hacen demasiado importantes los recursos
espirituales, emocionales y físicos de la comunidad de fe para atender las
múltiples crisis que pueden aparecer. Esto previene que el líder pastoral se
agote procurando responder a todas las crisis que se le podrían presentar en un
momento dado. Se pueden presentar varias situaciones críticas a la vez:
personas enfermas, alguien en la sala de emergencias, una muerte y la
necesidad de preparar y apoyar el funeral, una crisis familiar, un accidente, y
alguna situación personal y alguien deprimido que hay que visitar. Puede ser
una situación abrumadora para un puñado de pocos líderes, o para un solo
pastor. El punto es ¿Qué se puede hacer en situaciones críticas como esas?
Es necesario enseñar, preparar y activar a la comunidad para que aprenda una
dinámica de apoyo y ministerio mutuo, de modo que las personas no esperen
recibir solo del pastor. Por supuesto esto mismo debería ser enseñado en la
familia, tales como, los principios de la solidaridad y el apoyo mutuo para los
momentos críticos de la vida.
La siguiente dinámica es sencilla, pero requiere ser liderada por alguien
sensible, sin prejuicios y con la capacidad de organizar procesos. Sin embargo
es efectivo. Está inspirado en un ejercicio real hecho por una comunidad de fe
en Escocia que por varios años ha implementado este modelo de comunidad; un
ejemplo de que es posible crecer en un amor real y activo que va más allá de los
saludos rápidos, que hace que cada miembro se sienta valioso, útil y necesario
para el otro. De hecho, de esta dinámica surgieron relaciones fraternales muy
valiosas, que aún prevalecen.
Esta dinámica se puede aplicar a grupos pequeños, comunidades de fe o a la
familia (excelente hacerlo en una reunión de la familia extendida, padres,
abuelos, tíos). Esto siempre y cuando se prepare un buen ambiente de
confianza, confidencialidad y no competitividad en el grupo. Confidencialidad en

137
este caso consiste en que si alguien ayuda a alguien no necesariamente todo el
mundo lo tiene que saber, incluso el beneficiario (en caso de que se trate de
recursos económicos)
1.Cada uno debe hacer una lista de lo que puede ofrecer a la comunidad: dones,
talentos, habilidades y recursos que siente que tiene para ofrecer a otros. Por
ejemplo: Sé cocinar, sé coser, puedo hacer oficios, sé de computadores, sé de
contabilidad, visitar a alguien enfermo, cuidar el bebé de una mujer sola, ir a
mercar para un anciano que está enfermo, entre otros.
2.¿Cuáles de esos dones o talentos está dispuesto a ofrecer como servicio a alguien
y con qué frecuencia?
3.¿Cuáles serían algunos impedimentos que tendría a pesar de que quiere servir?
(desconfianza, temores, dificultades de transporte, un horario complicado, etc.
4.¿En qué forma siente que Dios le ha usado más para apoyar a otros que están en
crisis?
5.¿Después de este examen, qué cree que podría ofrecer durante estos seis meses
a su comunidad? (puede ser otro período de tiempo). Escríbalo y ponga su
nombre, teléfono y correo electrónico.
6.Luego se entrega a un facilitador (en algunas comunidades se llaman diáconos o
ancianos) que organiza los servicios que se pueden ofrecer. Luego hace de
puente a cualquier persona que solicita un apoyo o si alguien se da cuenta de
alguna necesidad en la comunidad. Se debe asegurar en el proceso que se
entrena a la comunidad en los límites sanos que permitan un uso sano de esta
dinámica.

Estudio de caso: Crisis inesperada

En pocos segundos más de la mitad de la ciudad de Armenia estaba


destruida. Ha sido uno de los terremotos más graves ocurrido en territorio
colombiano. Así se da cuenta de esta catástrofe: “Como el desastre destruyó las
principales estructuras de control y ayuda en la ciudad (el cuartel de la policía
colapsó inmediatamente, también la estación de bomberos, la oficina de
Medicina legal y la Defensa Civil), no hubo medios para un adecuado reporte ni

138
un buen recuento de víctimas. El terremoto inicial produjo una cifra estimada de
muertes de cerca de 1000 personas. La primera réplica del terremoto (17:40)
produjo un aún indeterminado número de víctimas entre las personas que
intentaban remover sus bienes de las estructuras semi destruidas.
Los subsecuentes vándalos, robos a las víctimas heridas, ataques a las
tiendas y casas, y peleas por comida, agua y alojamiento incrementó el número
total de muertes a cerca de 2000. Los cadáveres que fueron recuperados fueron
llevados al auditorio de la Universidad del Quindío para ser identificados por sus
parientes. Como no había servicios forenses muchos de ellos no pudieron ser
reconocidos y fueron enterrados en fosas comunes”15
En medio del polvo, la confusión y la desesperación no se sabe en últimas
quién ha sobrevivido. Por supuesto, colapsaron las líneas telefónicas y se hace
difícil saber por dónde empezar a buscar a los seres queridos, conseguir agua,
alimentos y techo para una noche que tendrá que ser afuera, dadas las
amenazas de réplicas. Muy poco tiempo después llegaron los vándalos y los
vecinos tendrán que hacer turnos para evitar que les sean quitadas las pocas
pertenencias que han quedado.
Consuelo, no estuvo ahí pero sí toda su familia. Ella estaba fuera de la
ciudad. Luego de recibir la noticia corre apresurada a buscar a su familia. La
angustia que siente es indescriptible. Luego llega y solo encuentra muerte y
desastre a su alrededor. Su casa ni su barrio están en pie. Nada será igual que
antes. Ahora se siente desorientada y no sabe por dónde empezar a caminar de
nuevo. Solo sabe que no murieron todos, y sus familiares, gracias a Dios están
vivos, pero por doquier encuentra a sus vecinos llorando a un amigo o un
familiar. Tiene que empezar de nuevo, pero no sabe cómo.
Preguntas
1.A la luz de lo visto sobre la crisis, ¿de qué tipo de crisis se trata este caso?
2.Si usted tuviera que vivir en una situación como ésta, ¿Cómo se siente preparado
para atender esta crisis? Haga una lista de su red de apoyo en caso de enfrentar
una crisis.
3.¿Qué es lo primero que se tiene que hacer en una crisis como ésta?

139
4.Haga una lista de los pasos que usted ejecutaría como líder en una situación así.
5.Si usted quisiera apoyar como consejero en una situación así, ¿qué puede hacer?,
¿qué puede decir a alguien que ha perdido todo?, ¿Cómo aplicaría los pasos de
intervención en crisis vistos en esta sesión?

Retroalimentación
No en todos los países ocurren tantas tragedias como en Colombia, sin
embargo a causa de los fenómenos climáticos recientes, ningún país escapa a la
amenaza. Además la solidaridad social ha sido uno de los valores en extinción
en medio de una sociedad cada vez más orientada al consumo, el
individualismo y la competitividad. Es por eso que de alguna manera las
tragedias y las crisis inesperadas pueden tomar por sorpresa y estar poco
preparados. Las personas pueden creer que nunca les pasará y no se tienen
redes de apoyo comunitario ni conocimiento de los vecinos. Todo esto se
constituye en un serio riesgo para la sociedad moderna, no solo ante un
desastre natural, sino ante cualquier otro tipo de crisis. Y en últimas por bien
preparado que se esté nunca parece ser suficiente.
En una crisis como esta las necesidades prioritarias 16 son:
La alimentación, el techo, la protección de los peligros inminentes. Luego se
requiere liderazgo y reorganización de los recursos disponibles para la
comunidad. En este caso las iglesias y sus líderes fueron muy claves ya que de
una manera más rápida lograron activar todos los recursos espirituales,
humanos y físicos para atender las primeras emergencias.
En segunda instancia se necesita atención personal a las víctimas que se
encuentran en estado de shock que necesitan ser escuchadas activa y
empáticamente. En estos casos no se podrá hacer aún atención de consejería
más profunda, porque de seguro las necesidades a atender son más básicas y
son apremiantes.
En un tercer momento se necesita reorganizar los recursos y priorizar la
atención a la población más vulnerable: ancianos, niños, mujeres y heridos. Es
vital un liderazgo bueno que conecte las posibles ayudas de las redes sociales

140
que canaliza las ayudas venidas de afuera. De una manera preventiva en la
comunidad debería haber ciertos simulacros o diálogos preventivos que
permitieran conocer un poco más cómo es la dinámica de atención de desastres
de su localidad.
Luego viene un largo período de reorganización y procesamiento del trauma
y de las pérdidas. En ese caso se sugiere tener en la comunidad consejeros
entrenados en duelo y pérdidas, que es el tema que veremos a continuación.
Igualmente, es muy importante tener en cuenta lo que significa estrés-
postraumático el cual es vivido tanto por las víctimas como los apoyadores.
Estos últimos necesitan también recibir apoyo en el proceso, lo que se
denomina: dar apoyo al apoyo.

El ciclo del duelo

Un duelo no solo hace referencia a la muerte de un ser querido, sino se


refiere a cualquier clase de pérdida a cualquier edad. Para un niño una pérdida
puede ser la muerte de su mascota, mudarse de país, vivir la separación o

141
divorcio de los padres, mientras que los adultos viven duelos por divorcio,
separaciones, infidelidades o enfermedad. También puede vivirse un duelo por
alguna discapacidad, la pérdida de un miembro del cuerpo por un accidente,
perder los sueños que tenía para los hijos, un embarazo no deseado de una hija
o hijo adolescente, entre otros.
Las personas al recibir el impacto de malas noticias viven un proceso que se
conoce como el ciclo del duelo y que casi siempre se da en este orden. Aunque
siempre hay un ir adelante y volver atrás hasta llegar a la aceptación, el duelo
es la forma que tiene la naturaleza humana para sanar un corazón herido. Es
tan natural como llorar cuando alguien siente un enorme dolor o dormir cuando
se está agotado.
De acuerdo al Manual de Capellanía de Servicio Comunitario (2003, p. 123)
el ciclo del duelo contempla varias etapas: negación, enojo, negociación,
depresión y aceptación.
La negación.

En esta etapa se presenta la incredulidad y la evitación de lo que acaba de


suceder. Es algo normal y un mecanismo de defensa para tratar de aminorar los
efectos del acontecimiento. Permite la asimilación del golpe gradualmente. Las
personas pueden quedarse calladas o hablar y sus expresiones o pensamientos
son: “no pude ser”, “dime que no es verdad”, “esto no puede estar pasándome”
“es solo un sueño o una pesadilla”. La negación puede durar desde minutos
hasta meses. Dependiendo de la magnitud de la pérdida. Por ejemplo en los
casos de divorcios las personas tardan mucho en asimilar su nuevo estado,
mientras que ante la muerte de un ser querido, enfermedad o accidente es
normal que la negación no dure mucho pues la realidad lo hace evidente. En
esta etapa la persona puede llorar intensamente o estar muy callada. Es muy
importante permitirle a la persona la expresión de su dolor y nunca decirle cosas
tales como: “no llores”, “tranquilo”, “cálmate”, “pudo ser peor”, etc. Si no logra
superarse esta etapa y la negación persiste luego de mucho tiempo, esto es
sintomático y se debe buscar ayuda profesional.
El enojo

142
Es la fase más aguda o intensa del duelo, está marcada por el enojo, la rabia
y la tristeza profunda. En esta etapa las personas pueden experimentar
emociones muy intensas como ira, dolor, tristeza y miedo.

Necesitan libertad para expresarse, poder hablar y ser escuchados sin


temor, vergüenza o culpa. La necesidad más grande que tienen las personas en
esta etapa es la de poder hablar sin temor, sin el miedo a ser juzgados o
criticados, la sensación de ser comprendidos y acompañados permite a las
personas hablar y expresar sus sentimientos. Al hablar y ser escuchadas las
personas en crisis pueden desahogar algo de su dolor, ya que callar puede ser
más doloroso y dañino que hablar y llorar. En este proceso de hablar y contar lo
que pasó y lo que se siente las personas van tomando el control de lo que pasó
y pueden de a poco ir dejando la ira y el enojo. Por esto es de suma importancia
capacitarse en lo que es una escucha activa y empática.

Ventana bíblica: las perdidas de

Job.

Uno de los personajes bíblicos que representa un caso de múltiples pérdidas


es Job. Este libro ha sido muy importante como guía acerca del sufrimiento, su
origen, sus causas, y propósitos. Este tema ha dado origen a controversias y
debates, lo cual no es objeto de este texto, pero si es relevante ver lo que pasó
con Job y cómo finalmente superó su tiempo de prueba y sufrimiento, para tener
un encuentro personal y poderoso con Dios.

Durante varios capítulos se presentan profundos debates teológicos entre


Job y sus amigos, quienes en vez de escucharle y animarle, finalmente terminan
acusándole, juzgándole, presionándole y atacándole en medio de su terrible
sufrimiento. Un estudio profundo de este tema, deja muchas enseñanzas y
reflexiones acerca del acompañamiento deseado en una situación de
sufrimiento, duelo y pérdida (Job 42:7).

143
Otro tema destacado en el libro es la manera en que Dios permite que Job se
exprese libremente en su dolor, sin castigarle por eso (Job 42:7b). Nótese
solamente algunas de sus expresiones de duelo:

«Que perezca el día en que fui concebido y la noche en que se anunció: “¡Ha
nacido un niño!” Job 3:3 NVI

« ¿Qué fuerzas me quedan para seguir esperando? ¿Qué fin me espera para
querer vivir?

¿Cómo puedo valerme por mí mismo,

si me han quitado todos mis recursos? Job 6:11 y 13 NVI

“¿Por qué me hiciste salir del vientre? ¡Quisiera haber muerto, sin que nadie
me viera!” Job 10:18 NVI

“¡Ya estoy harto de esta vida! Por eso doy rienda suelta a mi queja; desahogo
la amargura de mi alma.

Job 10:1NVI

Los consejos y juicios de sus amigos no le ayudan en nada a Job, le hacen enojar
mucho más como se puede ver en los siguientes pasajes:

¿Me van a juzgar por mis palabras, sin ver que provienen de un desesperado?
Job 6:26 NVI

A esto, Job respondió: « ¿Hasta cuándo van a estar atormentándome y


aplastándome con sus palabras? Una y otra vez] me hacen
reproches; descaradamente me atacan. Aun si fuera verdad que me he
desviado, mis errores son asunto mío. Job 19:1-4 NVI

144
Esto habla de la importancia que tienen para Dios la expresión sincera de sus
hijos delante de él y cómo las emociones de tristeza, dolor, amargura ante la
pérdida, que pueden parecer muy fuertes, son parte del proceso. Al final Job se
recupera completamente, recupera su confianza en Dios y ha logrado aprender
lecciones de fe muy significativas; su relación con Dios ha cambiado y puede
reflexionar aún sobre los errores que cometió en sus pensamientos mientras
pasaba por su duelo. Una libertad muy importante que Dios le dio y que los
consejeros de aquellos que sufren el duelo deben aprender a dar; esperar con
paciencia el momento en que la persona pueda recuperarse y logre incluir
dentro de su vivencia y su fe todas las experiencias de pérdida y dolor que la
persona ha sufrido.

Reacciones frecuentes ante la pérdida

REACCIONES
SENTIMIENTOS
FISIOLÓGICAS

Tristeza profunda Vacío en el estomago


Ira/enojo Pecho y garganta
Culpa apretados
Ansiedad Falta de aliento
Soledad Sensibilidad extrema
aislamiento al ruido
Fatiga Debilidad muscular
Adormecimiento Falta de energía
Desespero Cambios hormonales
Dolor Desgano
Temor Boca seca
Desamparo Dolor de cabeza
Añoranza Respiración suspirante

145
Anhelo Temblor incontrolable
Pánico Mareos
Ansiedad Palpitaciones

PENSAMIENTOS COMPORTAMIENTOS

IDEAS HÁBITOS

Desvelo/Insomnio
Sueño Excesivo
Desasosiego
Intranquilidad
Pérdida del apetito
Incredulidad inicial Apetito excesivo
Confusión Falta de memoria
Preocupación Llanto incontrolable
Ilusiones visuales Descuido Personal
Ilusiones Auditivas Visitar sitios
Sentir la presencia del difunto. Apego a Objetos
Ideas suicidas * Reacciones agresivas
Las Ilusiones y el sentir pueden Pensamientos
darse en la fase inicial del duelo y obsesivos
es normal. Aislamiento
Perdida de
concentración.
Peligro de usar el
alcohol como refugio.

Respecto a las ideas suicidas, que pueden aparecer en alguien que está
sufriendo mucho, es común que estas aparezcan debido a la ira e intenso dolor.
Estas pueden expresar el deseo de no querer vivir ni aceptar lo que está
pasando, pero no siempre significan que es lo que la persona quiere hacer. Sin

146
embargo deben ser tomadas en cuenta, ya que pueden ser señales de alerta. En
este caso se deben evaluar cuidadosamente el grado de peligro que corre la
persona (ver el segmento de recuperación emocional del cap.1).

Negociación y Depresión (racionalización)

Es la etapa del desespero ya que al ser inevitable la pérdida, las personas


empiezan a vivir la verdadera tristeza y dolor y a su vez negociaciones mentales
como método de calma. Por ejemplo, si el duelo es por la pérdida de un ser
querido en un accidente la persona podría decir: “al menos no sufrió mucho”
“mejor que está descansando y no se quedó por ahí sufriendo”; o en el caso de
perder el trabajo “creo que era mejor salir de allí, no había futuro y el ambiente
era muy malo”; o ante una relación rota “La verdad es que he estado sola a
pesar de estar con él”, etc.
Estos raciocinios no quitan la tristeza pero permite a la persona ir un paso
hacia delante. Es también una señal de que el enojo ha ido cediendo, así siga
habiendo tristeza o llanto, pero tal vez en momentos más espaciados.
Dependiendo de si la persona tiene quién le escuche y acompañe sin juzgarle o
sermonearle, poco a poco dará nuevos pasos hacia adelante y estará en el
camino de la recuperación, pero esta tomará tiempo y tendrá momentos de
depresión.
Cuando las personas son escuchadas y acompañadas lo que se logra es muy
importante, ya que el contacto con la persona aliviana el dolor y a su vez
permite reducir la intensidad emocional con miras a activar los recursos para
enfrentar la situación. Es así como todas las fuerzas de las personas pueden
reorientarse para poder hacer algo acerca de la situación.
Durante el ciclo del duelo, es verdaderamente inútil decirle a la persona que
no llore o que vea las cosas desde un punto de vista positivo. Esto sería como
pedirle a alguien que salte un muro tres veces más alto que su estatura. Se
requiere mucha paciencia de parte de los acompañantes y de quienes rodean la
persona pues es común que ésta cuente y recuente su historia. Si bien puede
ser agotador no significa que la persona está loca. El hecho es que así como
ocurre con las heridas físicas, el duelo tiene su tiempo para sanar y este

147
depende de muchos factores y de la persona en sí. Así es como se va de alguna
manera sacando el dolor de poco y reorganizando la historia hacia nuevos
significados, ver otros puntos de vista e ir en camino de la aceptación y la
recuperación.
Aceptación.

Ocurre cuando la persona reorganiza su vida adaptándose a la pérdida y siente


que tiene permiso de reír, de vestirse de colores, de volver a disfrutar de la vida,
ya sin sentir culpa ni creer que es malo, por ejemplo por olvidar a su ser querido
en caso de muerte.
El proceso de recuperación tiene bajones y al comienzo es normal tener
recaídas. Por esto tener la expectativa de que la recuperación irá en una
pendiente creciente y sin retrocesos no es bueno porque no es así como ocurre,
ni para el que está viviendo la perdida ni para los que le acompañan. Sin
embargo se espera que la intensidad y frecuencia de dichas recaídas
disminuyan en el tiempo, dando paso a nuevas realidades para la persona o la
familia. Estar preparados para esto es importante porque así se normaliza la
situación y baja la ansiedad por ver de nuevo mal a la persona que ha sufrido la
pérdida.
La llegada de la aceptación de lo que se ha perdido es el final esperado, pero
este depende de cada pérdida y la historia de cada persona. Pasado el enojo y
caminando las ultimas calles de la tristeza, la persona necesita igual de
compañía y ánimo; es momento para nuevos desafíos y quizás algunas
confrontaciones de ser necesario, si vemos que las personas se están quedando
en asumir una posición de víctima y no quieren avanzar. En el relato citado en la
crisis de Elías en 1 Reyes 19: 7 el ángel le desafía: “Levántate y come porque
largo camino te resta”.
Cuando las personas tienen cosas por hacer, sueños o planes, tienen algo
porque vivir. De ahí que no tener metas o tareas por realizar es una de las cosas
más peligrosas del ser humano, pues es vivir sin sueños y esperanzas; sin
sentido en la vida. Por esto es muy importante enfocar la ayuda a quienes

148
vienen de un duelo a que al final de su proceso se orienten de nuevo hacia
metas y nuevas cosas por hacer.
Aceptar la pérdida es haber culminado un ciclo y dejar ir algo que ha sido
muy querido; es aprender a vivir sin esa persona, relación, situación o cosa. En
muchos casos no implica que el dolor desaparezca por completo. Muchas
madres que han experimentado la muerte de un hijo hablan de que, a pesar de
tantos años de haber sufrido esta tragedia, la nostalgia y el dolor aparecen de
vez en cuando. La diferencia está en la intensidad del dolor y en que ahora ellas
pueden seguir adelante con su vida, sueños y metas, habiendo aprendido algo
del sufrimiento.
Otra señal que se está en esta etapa es la paz. La gente no puede describirla
claramente, pero dicen algo así como: “Estoy más tranquilo”. Así la experiencia
dolorosa es integrada a la vida de la persona: “Sí, me pasó esto y fue terrible,
pero acá estoy. He seguido adelante”. Entonces se aprende del dolor y se crece.
Cuando las personas han aceptado la pérdida, están listas para nuevos desafíos
e incorporar nuevas metas, sueños y relaciones a su vida.
La metáfora del camino por recorrer puede ser una hermosa
herramienta de trabajo:
•¿Qué cosas no ha hecho hasta ahora que quisiera hacer?
•¿Qué caminos nuevos se abren en esta nueva etapa de su vida?
•¿Cómo los quiere recorrer?

La esperanza en el futuro mejor es también una de las señales de


superación del duelo y de la confianza en Dios. Muchas personas después de un
duelo manifiestan que tienen una fe más real e íntima con Dios que les ayuda a
mirar el futuro con esperanza, cumpliendo lo que la Palabra de Dios dice en
Jeremías 29:11: “Porque yo sé los planes que tengo para vosotros--declara el
SEÑOR—“planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una
esperanza”.
Es al final de este camino cuando las personas cristianas pueden
comprender el significado profundo que hay en Romanos 8:28: “Y sabemos que

149
a los que aman a Dios, todas las cosas ayudan a bien, esto es, a los que
conforme a su propósito son llamados”. Un texto que se puede aplicar muy bien
al final del proceso, pero que es muy difícil de asimilar en un principio, por lo
cual no se recomienda usarlo de una manera rápida durante la consejería del
duelo. Se ha pasado a la etapa de aceptación cuando en medio de todo lo vivido
la persona puede ver la mano de Dios en su vida permitiéndole ver como él le
ha acompañado en el dolor, le ha guiado y va acomodando las piezas del
rompecabezas en las que ha quedado su vida y poco a poco ve más claro que
en su bondad, Dios logra hacer surgir algo bueno en medio de tanto sufrimiento.
La historia de cómo surgen las perlas puede ser una hermosa metáfora en esta
etapa del duelo17:

El nacimiento de una perla es un suceso


maravilloso. A diferencia de las piedras o metales
preciosos que deben extraerse de la tierra,
las perlas son creadas por ostras vivas en las
profundidades del mar. Una perla natural
empieza su vida cuando un objeto extraño, como
un parásito o una partícula de arena, se aloja por accidente en el cuerpo suave
de la ostra de la cual no puede ser expulsado.

En un esfuerzo por aliviar esta molestia, el cuerpo de la ostra inicia una


acción defensiva. La ostra empieza a segregar una sustancia cristalina lisa y a la
vez dura alrededor del objeto irritante, con el fin de protegerse. Esta sustancia
es llamada nácar. Mientras el cuerpo extraño permanezca dentro del cuerpo de
la ostra, ésta seguirá segregando nácar alrededor del objeto, capa tras capa.
Después de varios años, el objeto irritante quedará totalmente encerrado dentro
de esta sedosa capa cristalina. El resultado: la preciada y brillante gema
llamada perla.

Algunos dicen que las perlas son heridas que han cicatrizado, o que sin dolor
y molestia no tendríamos una genuina y hermosa perla. Así también el
sufrimiento humano puede encontrar un sentido al ver las perlas que se han

150
producido en la vida de quien sufre. Es como redimir el dolor, saliendo de la
gran prueba, pero no con las manos vacías, sino llenas de perlas preciosas que
recuerdan cuán valiente se ha sido y cuánto Dios ha estado de nuestro lado.

Tareas para la persona en duelo


Cuando las personas buscan ayuda para que les acompañen en un duelo, es
bueno guiar el proceso mediante la escucha activa y empática para luego
asignar poco a poco algunas tareas a la persona. Sin embargo se debe recordar
que lo más importante es que ésta pueda hablar libremente. Si usted está
acompañando a alguien en una pérdida, he aquí algunas tareas que puede ir
asignando a la persona después de un tiempo prudencial.
Reconocimiento de la pérdida.

Esta tarea es para poder darse cuenta de lo que se ha perdido y de los


sentimientos que se han vivido. Esta tarea, aunque parezca dolorosa, le permite
a la persona ir exteriorizando su dolor, al mismo tiempo que se le trasmite
esperanza y fe. “Vale más llorar que reír; pues entristece el rostro, pero le hace
bien al corazón” (Eclesiastés 7:3 NVI) Se debe validar el dolor con respuestas
empáticas (ver capítulo1): “¡Es muy duro lo que has vivido!, ¡Esto te ha hecho
sufrir! ¡Tiene sentido que te sientas así! ¡Lo siento mucho!, Es normal sentirse
así ante una perdida como la suya”.
Si la persona manifiesta enojo contra Dios u otras personas con las que está
enfadado, no se le debe juzgar. Es fundamental no sentir la necesidad de
defender a Dios inventando razones por las cuales Dios ha permitido todo lo que
ha pasando. Se sugiere ser sincero y tal vez decir, “no sé porque Dios ha
permitido esto”, “entiendo que es difícil no estar enojado con Dios por permitir
esto”, “sé que estás sufriendo y eso te confunde en por qué Dios lo ha
permitido”.

Ejercicio: La pérdida
Haga una lista de las cosas que ha perdido en medio de esta crisis.
De todo lo perdido, ¿qué es lo que más le duele?

151
¿Qué sentimientos tiene al recordar la pérdida?
¿Qué sueños o ilusiones ha perdido?
¿Cómo se siente ante la pérdida de sus sueños?
¿Qué es lo que más te molesta?
¿Qué es lo que más te preocupa en este momento?

Buscar apoyo.

“Una carga compartida es una carga dividida”. Es importante animar a la


persona que sufre a no aislarse y buscar personas de su confianza y que la
aman para que le escuchen y acompañen en su dolor. Puede escribir nombres
de personas que le puedan acompañar y planear cuando se va a encontrar con
ellas. “En todo tiempo ama el amigo; y es como un hermano en tiempo de
angustia” (Pr. 17:17). Dice Brett en uno de sus refranes acerca del compartir las
cargas: “Llora con alguien. Alivia más que llorar solo” Siempre es bueno
recordarle el camino que está transitando, con subidas y bajadas como se
mostró en el grafico del camino de la recuperación animándole a que “ya
empezaste ese camino, estas en él, ¡Ánimo!”.

Ejercicio: Buscar apoyo

Haga una lista de personas que le aman y que podrían escucharle cuando lo
necesite

¿Cuándo puede hablar con ellos?

¿Qué le gusta hacer con esos amigos?

¿Cómo ellos podrían ser de ayuda en este momento?

¿Hay algún grupo de la iglesia en el cual está involucrado?

Control de los pensamientos.

152
Es muy normal que la mente inicie una lucha de los “si tan solo hubiera… Es
como una batalla contra pensamientos obsesivos, que tienen que ver con las
cosas no hechas, no dichas, o las hechas y dichas que causan culpa y dolor. Es
bueno hacer que la persona tome conciencia de dicha lucha interior y pueda
hablar de ello: ¿Qué se dice a sí misma cuando está sola? ¿Qué pensamientos se
repiten una y otra vez? ¿Cuántos si hubiera… si no hubiera…tal vez debí… están
torturando su mente?
Los pensamientos tienen mucho poder sobre el estado de ánimo de una
persona, como bien dice el salmista: “Cuando en mí la angustia iba en
aumento, tu consuelo llenaba mi alma de alegría”(Salmo 94:19). Poco a poco
la persona irá tomando conciencia de lo que piensa; no se le puede pedir que
destierre de una vez sus pensamientos obsesivos, pues esto es imposible, pero
el primer paso es tomar conciencia de ellos para suplantarlos poco a poco
mediante rutinas que impidan tomar más control sobre la mente.
Para esto se debe planear con las personas nuevas rutinas de protección
para la mente, la salud y las emociones que pueden ser entre otras: cantar,
caminar diariamente, oír música, orar, leer la Biblia, llamar a un amigo, cocinar,
etc.”, y así empezar a suplantar esos pensamientos tan negativos que no
ayudan en nada.

Ejercicio
Haz una lista de los pensamientos más recurrentes y que le quitan la paz:

¿Cuándo tiende a pensar más en ellos? ¿En qué momento del día o
circunstancia?

¿Cuándo dedica tiempo a alimentar estos pensamientos cómo termina


sintiéndose?

¿Qué cosas podría hacer apenas los pensamientos hagan su aparición? Haz una
lista de cosas que le gusta hacer.

153
Construir nuevas rutinas .
Después del caos que se ha creado con la crisis del duelo se requiere una
reorganización de la vida y nuevas rutinas que le permitan a la persona
aprender a vivir con quien ya no está, o con lo que se ha perdido. Así como en
las crisis, en el duelo se hace vital tener un balance entre el descanso y el
mantener rutinas de control a los pensamientos negativos. Debe tenerse en
cuenta que a veces las personas suelen estar demasiado ocupadas para evitar
sentir la tristeza y la depresión de las pérdida, de modo que se les puede ayudar
en la elaboración de un horario de recuperación para mayor descanso, pero a su
vez estar activos.

Inventario de lo que no se ha perdido .

Cuando el enojo ha bajado, es bueno animar a la persona a ver las cosas que
no ha perdido y escribirlas. Esto le permitirá apreciar lo que tiene y lo valiente
que es para seguir adelante ya que la autoestima puede verse lastimada en
medio de los duelos. Es importante que la persona pueda reencontrarse con la
verdad de la bondad y la Gracia de Dios y como no lo perdió todo, que pueda
también verse a sí misma y valorar lo que sabe hacer bien, las cosas que ha
logrado en su vida y las fortalezas que posee a pesar de las adversidades que le
ha tocado vivir.
Por esto es recomendable que la persona en duelo haga una lista de las
cualidades de Dios y de sus propias cualidades positivas y cómo estas le han
ayudado en el pasado a superar otras crisis. Se debe animar a la persona a
evitar la autocrítica, la culpabilidad, la preocupación, la inseguridad, el
resentimiento y el dominio propio que exhorta el capítulo 12 de la Carta a los
Romanos.
•¿Qué cosas ha aprendido en medio de todo lo vivido?
•¿Qué fortalezas ha descubierto o se han desarrollado en usted durante este tiempo?
• ¿Qué lecciones de vida tiene para enseñar a otros?
•¿Qué consejo le daría a alguien que ha vivido lo mismo que usted?

154
• ¿Qué ha aprendido acerca de Dios en todo esto?

Duelo y cultura, manejo pastoral del duelo.


En la pastoral y el manejo del duelo, se hace vital tener en cuenta el aspecto
cultural dado todo lo que puede haber implicado en cada contexto: los detalles
de los funerales, los ritos que suelen hacer las familias, lo que hacen con un
difunto, la visita a los cementerios, cómo se llora al ser querido, entre otros.
Es usual que algunos consejeros cristianos animen a las personas a no
participar de los rituales de duelo de sus familias, a no visitar las tumbas, a no
llevar flores porque lo consideran actos de idolatría. El punto es que se hace
difícil determinar cuál es la línea que separa lo bueno y lo malo en este caso.
Los consejeros deben ser responsables a la hora de hacer prohibiciones
culturales a personas que se encuentran sumamente vulnerables. Un duelo mal
hecho y sin posibilidades de elaborar mediante algún tipo de ritual (léase no
rito), puede tornarse en algo más difícil de concluir.
Este fue el caso de Carlos el cual no alcanzó a estar en el funeral de su
padre porque estaba fuera del país. Ahora que regresa se siente perdido y
necesitado de hacer algo; y de llorar a su padre en su propia tierra. Ahora no
puede dormir y van varios días que se siente deprimido. Consulta con un
consejero cristiano y este le dice que no puede ir a visitar la tumba de su padre
y mucho menos a llevarle flores porque eso es como hacer culto a los muertos.
¿Qué aconsejaría usted en este caso para ayudar a Carlos a elaborar su duelo?
En estos casos se sugiere animar a la persona a evaluar todas sus
posibilidades a la luz de la fe y su conciencia, haciendo uso de la libertad que
nos da la Escritura de examinarlo todo y retener lo bueno, así como de ser sal y
luz en las situaciones en las que se percibe oscuridad. El cristiano es llamado a
crear alternativas sanas contra-culturales que permitan a las familias elaborar
sus pérdidas. Algunos consejeros han optado por hacer un acompañamiento por
varios días a la familia con estudios y oración por consuelo y fortaleza para la
familia, como alternativa a las tradicionales novenas a los muertos, en nuestro
contexto de fe católica.

155
Entonces, para concluir. Cada doliente debe ser animado a evaluar y lo que
quisiera hacer solo o con su familia a la luz de los principios bíblicos de modo
que se evite poner cargas extras a personas en un momento tan difícil en sus
vidas. Se sugiere igualmente esta directriz en caso de cualquier otro tipo de
pérdida, de modo que se pueda ayudar a las personas a elaborarla mediante
acciones concretas que le ayuden a la persona a exteriorizar su dolor y sus
emociones en formas materiales tales como cartas, dibujos, elementos
representativos, cajas de recuerdos, entre otros. También se puede elaborar una
especie de “ceremonia de cierre” en donde se habla del asunto, y se entrega a
Dios el dolor de lo perdido.
En los casos de pérdidas de hijos, elaboración de abortos, y divorcio o
separación, además de elaborar la culpa que se siente, mediante la
reconciliación con Dios se pueden hacer tareas concretas de cierre mediante
una carta o cualquier otro medio de reconciliación.
Estudio de Caso.
Aline se casó ya entrados sus 40 años, un poco tarde para su gusto, pero
agradecida con Dios por haber encontrado por fin el amor de su vida; Jim un
hombre noble y sensible, que la trató como una princesa.
Muy pronto tuvieron su primera hija y tres años después un bebé hermoso.
Pero solo 6 meses después de su nacimiento Jim se enferma gravemente para
morir tres meses después. Jim lamentó el tiempo que no tuvo para jugar con sus
hijos, para cuidarlos y el poco tiempo con su esposa. Por su parte Aline ahora
tiene dos bebés qué cuidar cada día, mientras lucha por recuperarse. No puede
ni pensar en qué hacer, ya que ahora tiene que encargarse de todo. Incluso
olvida cómo alimentar a su bebé. En esta situación pide ayuda a un amigo,
quien la contacta con una consejera para ayudarle. Esta es sensible a que Aline
tiene dos bebés y se desplaza a su domicilio para atenderla.
Preguntas
1.¿Qué tipo de intervención se necesita en esta situación?
2.¿Qué cree usted que necesita Aline en orden de prioridades?
3.¿En qué momento cree que Aline puede comenzar a elaborar su duelo?

156
4.¿Cómo le ayudaría en este proceso?
1.¿Si estuviera usted viviendo esta situación, cómo se sentiría?

Este es un caso de crisis inesperada y duelo a la vez. Lo primero que se tiene


que hacer es una intervención en crisis para atender las necesidades físicas
inmediatas de Aline y de sus pequeños. Necesita en principio alimentos, cuidado
para su bebé y compañía.
Eso es lo que hace la consejera, va a su casa y le atiende en lo más
importante. Luego hace una lista de las necesidades más fundamentales y
busca entre la familia y los amigos cómo atender las necesidades. Aline no
puede por el momento pensar como para hacer esto y organizarse. Entonces
esta ayuda es básica y prioritaria. Se organizan estas personas de modo que no
todos hacen lo mismo, y se evita la fatiga de una sola persona. La comunidad es
fundamental en estas situaciones, por lo cual es muy importante para los
consejeros de atención en crisis el poder coordinar los recursos disponibles. En
este caso la consejera logra conseguir el apoyo de unos hombres, amigos de
Jim, que lo amaban y se sienten bien de poder apoyar en este momento.
Muchas veces las personas no ayudan porque no saben cómo hacerlo ni en qué
ayudar o temen acercarse al doliente, para no importunarlo. Pero si alguien
lidera el proceso, puede ser muy poderoso.
Luego de atender las necesidades prioritarias, entre esas ayudar a Aline a re-
tomar el control de su vida, la consejera comenzó el procesamiento del duelo
con Aline. En primer lugar le ayuda a hablar sobre lo que siente y la lleva a un
parque donde pudiese expresar con libertad su dolor y enojo. Ahora Aline por fin
pudo expresarse y aún sentir la ira contra Jim por dejarla antes de tiempo. A
veces surgen pensamientos que parecen irracionales, pero hay que expresarlos
sin juzgarlos, para luego entregarlos a Dios.
En la siguiente etapa, luego que Aline se siente más aliviada, la consejera
trató con el dolor de enfrentar el futuro sin Jim, y la pena que tiene porque sus
hijos crecerán sin su padre. Entonces comenzaron un proceso de crear
memorias y recuerdos significativos, para poner en la casa, un libro de fotos y

157
recuerdos para poder mostrar a los niños mientras crecen. La consejera recopila
una serie de video clips grabados por las personas que conocían a Jim. Estos
hicieron un memorial sobre él de modo que sus hijos puedan ir conociendo y
recordando a su padre. Esto trajo un gran alivio a Aline; sintió que por fin pudo
arrancar con su vida y todas sus demandas.
Como se observa el proceso del duelo, es necesario tomarlo con cuidado, y
puede ser que tome mucho tiempo. No se debe apurar a la persona diciéndole
cuándo debe dejar de sufrir. Solo necesita la esperanza de que algún día estará
mejor y ¡todo va a salir bien!

158
159
160
CAPÍTULO 4: CONSEJERÍA PARA LA
RECONCILIACIÓN, EL PERDÓN Y LA RESTITUCIÓN

“No paguen a nadie mal por mal.


Procuren hacer lo bueno delante de todos.
Hasta donde dependa de ustedes,
hagan cuanto puedan por vivir en paz con todos.
Queridos hermanos, no tomen venganza
ustedes mismos, sino dejen que Dios
sea quien castigue; porque la Escritura dice:
«A mí me corresponde hacer justicia;
yo pagaré, dice el Señor.»
Romanos 12:17-19 (DHH)

El camino del perdón: perdonar y perdonarse


El perdón es una de las herramientas más poderosas para la sanidad del
alma, pues quien no perdona se está condenando a la desesperación, la
angustia y el resentimiento. Quien más sufre es la persona que no perdona y
puede complicar la salud emocional y física. Lo contrario a perdonar es
vengarse, y esta es tan mala que un proverbio antiguo dice “El que ha de
vengarse, ha de cavar dos tumbas”. La Biblia plantea claramente la necesidad
de perdonar y desistir de la venganza ya que ésta solo añade mal sobre mal.
(Romanos 12: 17-19) Se debe animar a la persona a pensar en este texto bíblico
y a reflexionar sobre él. Después del enojo intenso es bueno orientar a la
persona hacia el perdón, teniendo en cuenta que perdonar es un proceso.
Es cierto que es una decisión pero involucra una sanidad, así que no se
debe forzar a las personas a perdonar o hacer una oración declarándolo sin
antes dejar salir el dolor y la ira; esto sería más perjudicial pues además de la
rabia se pueden generar sentimientos de culpa por no poder perdonar
auténticamente. Si la persona ha sido acompañada adecuadamente, escuchada

161
con atención y entendida en su dolor, es más fácil que ella misma tome la
iniciativa de perdonar, cuando esté lista. Si se la ha apoyado en el
procesamiento de sus emociones y sus dolores y se ha validado su pérdida,
estará lista para pasar la página y dejar atrás el pasado.
En los casos en que la herida involucra a otra persona como ofensor, por
ejemplo cuando un esposo o esposa deja a su cónyuge y se va con otra persona,
es importante aclarar que perdonar no implica restauración de la relación a su
estado inicial o confiar de nuevo, a menos que hayan pasos para recuperar
dicha confianza.
Para perdonar se necesita una persona, es decir quien fue agredido u
ofendido puede decidir perdonar independientemente de lo que el ofensor haga
o piense, el ofendido perdona porque sabe que es lo mejor para él o ella y
porque Dios le ha perdonado.
De igual forma una persona puede ser la ofensora arrepentida, sabe que
debe pedir perdón, su corazón está de verdad arrepentido y ha cambiado de
actitud mostrando frutos dignos de arrepentimiento, pero puede ser que la
persona a la cual ofendió no le quiere perdonar o no está lista para hacerlo
todavía. En este caso su parte es ir y pedir perdón independientemente de lo
que el ofendido haga, pues para pedir perdón solo se necesita una persona.
Una cosa muy diferente es cuando se habla de restaurar una relación
volviendo al nivel en el cual estaba antes del incidente doloroso, por ejemplo
después de una infidelidad, agresiones físicas o verbales, abandono, entre otros.
Cuando se habla de restauración se necesitan dos personas por lo menos, una
dispuesta a perdonar y sanar su corazón y otra que muestra su verdadero
arrepentimiento no solo con palabras sino también con hechos claros y
concretos, pide perdón, se compromete a ayudar en la recuperación de la
persona a la que hizo daño, también hace todo lo posible por restituir lo que
puede ser restituido. Sólo bajo estas condiciones es posible la restauración de
una relación a un nivel profundo y significativo.
Cuando no están presentes estas condiciones lo que suele ocurrir son los
falsos perdones o restauraciones. Es común que los consejeros en estos casos

162
suelan apresurar reencuentros o relaciones con el afán de ser obedientes a la
Palabra, pero en el camino se puede ver claramente que quizás la persona
ofendida no ha perdonado de verdad, y lo que está haciendo son solo actos de
venganza sutil enmascarados en un velo de falso perdón. Cuando esto pasa, el
problema es que las raíces del problema subsisten y las relaciones se
envenenan por el sarcasmo, indiferencia o agresiones diarias.
Esto puede ocurrir aunque la parte ofensora esté realmente arrepentida,
pero por la culpa y el dolor de haber fallado la persona aguanta los ataques del
otro, generando un infierno en la tierra. Por supuesto esta no es la voluntad de
Dios, pues el perdón aunque no implica olvidar lo que pasó, significa dejar de
recordarle al otro lo malo que ha hecho.
Lo mismo puede ocurrir o algo peor cuando la única parte interesada en
restaurar la relación es el ofendido, y el ofensor no muestra ningún signo de
arrepentimiento, pues sus conductas no cambian y tampoco pide perdón. Una
relación así no tarda en convertirse en algo falso y superficial; quien fue
ofendido seguirá sintiéndose ofendido o sufrirá nuevas agresiones aumentando
así la posibilidad de una depresión profunda más adelante. Hay algo dentro del
corazón que espera la restitución y la justicia. Esta sería una reconciliación
superficial.
Por otro lado, al optar por este comportamiento de aceptar al otro sin
cambio alguno, se le está privando al ofensor de la posibilidad de cambiar y de
aprender algo de esta experiencia. Es de alguna manera hacerse cómplice de
las actitudes pecaminosas del ofensor al dejarle al otro actuar mal y no sufrir
consecuencias serias de sus actos. De seguro esta persona seguirá haciendo
este mismo mal a otros. La Biblia tiene algo que decir ante estos casos,
especialmente cuando los involucrados son cristianos:

“Por tanto, si tu hermano peca


contra ti, ve y repréndele
estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. 16 Más si no te
oyere, toma contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos

163
conste toda palabra. 17 Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a
la iglesia, tenle por gentil y publicano.”
Mateo 18: 15-17

Este texto permite ver todo un proceso en busca de la restauración, quien


fue ofendido busca la reconciliación, hace todo lo posible, lo que está en sus
manos, primero a solas, luego con testigos o intermediarios o consejeros y
luego la iglesia misma, pero si nada de esto hace que el ofensor se
arrepienta o les escuche, como dice el texto, la reconciliación no es posible,
no al menos por el momento y mientras el otro no se arrepienta y decida
entrar en un proceso de restauración.

La historia de José

La historia de José es una de las más emblemáticas de lo que significa ser


traicionado por los seres queridos. Habla del dolor, el sufrimiento, el deseo de
venganza, la lucha del perdón y el regalo del perdón. Este estudio se aproxima a
la historia de José y enseña principios de vida para ayudar a otros en el proceso
de perdonar. Se propone leer bien los textos primero, para luego hacer la propia
reflexión en la columna de al lado, reflexionando acerca de una experiencia de
dolor relacional con alguien, un familiar, un amigo, un jefe, entre otros.

La experiencia de José

Génesis 37:12 y capítulos 39 al 45

Lo perdido por José


•La relación con su padre amado
•Su lugar de hijo preferido
•Su túnica especial y precioso recuerdo de su padre
•El derecho a vivir su juventud bajo el amparo de un padre amoroso
•Vivir su juventud lejos de su tierra y familia
•Sufrir injusticias y no contar con el apoyo de su padre
•La dignidad al ser vendido
•Su seguridad al ser amenazado de muerte por sus propios hermanos
•La confianza en los seres queridos
•Su libertad, de privilegiado a esclavo
• Su libertad: de ser esclavo a ser un preso en la cárcel
•El honor y confiabilidad ante su jefe

164
¿Cuál es su propia experiencia de pérdida?

165
Los sentimientos ante la pérdida

Posibles sentimientos que tuvo José durante esta dura experiencia:


•Miedo y terror ante la posibilidad de morir abandonado en un hoyo.
•Ira ante la injusticia de sus hermanos
•Impotencia al no poder hacer nada para salvar su vida
•Humillación de ser tratado como un objeto
•Vergüenza de ser vendido
•Sentirse tan poca cosa que su vida sólo vale unas monedas de plata
•Dolor
•Tristeza
•Decepción
•Frustración
•Angustia
•Ganas de no vivir
•Soledad
•Desamparo
•Ansiedad
•Culpa
•Cansancio
•Desesperación
•Desesperanza
•Confusión
•Preocupación
¿Qué sentimientos ha experimentado usted o experimenta
actualmente en esta pérdida?

Tentación de negar o no afrontar los hechos o el dolor

Es muy humano querer negar las situaciones más dolorosas o retardar los
momentos en que tenemos que enfrentar a las personas que nos han herido.
José vivió esto, pasaron 20 años para el verse con sus hermanos y no porque

166
él los buscó, ellos fueron a él sin saberlo.

Siendo un hombre tan influyente en Egipto, José pudo ir en busca de su padre,


pero no lo hizo, quizás porque era muy doloroso para él o porque temía que ya
no viviera, sea como sea, él no tomo la iniciativa, pero la historia de Génesis
deja ver que a pesar del tiempo él pensaba en su padre y sus hermanos y que
sus heridas no estaban sanadas.

Tarde o temprano debemos enfrentarnos con nuestros sentimientos y rencores


y entre más pronto mejor. Dejar pasar el tiempo puede hacer que la herida se
haga más profunda.
¿A quién o quienes cree que usted necesita perdonar?
¿Cuánto tiempo ha pasado entre los sucesos dolorosos y el
día de hoy?
¿Ha hecho algo para trabajar su rabia, dolor o
resentimiento hacia esas personas?

La tentación de usar la posición de “victima”

Génesis 42: 6

A la hora de un reencuentro con el pasado José ya no era el joven indefenso.


Ahora era el gobernador de un gran país, sus hermanos se postraron ante él,
tal y como él lo soñó años atrás.

Cuando alguien comete un grave error se pone en una situación inferior, “el
malo” “el pecador” “el malvado” y quien fue ofendido es la víctima, pero esta
posición puede ser un peligro cuando del perdón se trata, porque pone a la
víctima en un nivel superior de orgullo y superioridad. Esto se vuelve un arma
de poder en contra del otro y distorsiona el camino del perdón pues la
perspectiva es “El pecador es un ser despreciable, indigno, hizo mal … ahora
debe pagar”

Aunque José no hizo nada malo, él tiene qué recordar algunos hechos que le
permitirían salir de su posición de “único que sufre”, él era el predilecto de su
padre, sus hermanos tuvieron que sufrir viendo los privilegios y el amor que él

167
recibía y ellos no, recordar esto no es para justificar las malas acciones, pero sí
puede servir para tratar de ponerse en el lugar de los ofensores y entender
también sus dolores y sufrimientos. Cuando el dolor toca a la vida de una
familia no solo sufren las víctimas: los victimarios también son arrastrados en
el dolor.

Es un hecho que usted ha sido una víctima, pero quedarse en esta posición
solo le hace hundirse más en su dolor y resentimiento.
¿Quién le ha hecho daño sigue siendo una persona digna
de ser tratada con respeto a pesar de lo que hizo?
¿Sigue siendo un ser a la imagen de Dios desde su
perspectiva?
¿Ha tomado conciencia de que su posición de víctima le da
cierto poder? ¿Cómo está usando ese poder?
¿En qué forma también la persona que le hizo daño está
sufriendo?

La tentación de endurecer el corazón

Génesis 42:7

José reconoció inmediatamente a sus hermanos, pero fingió no conocerlos y


les trató con rudeza. Este es un mecanismo de defensa contra el dolor, pues
tendemos a ocultar los verdaderos sentimientos, pero esto desata la ira.

Un corazón endurecido no permite procesar el dolor ni perdonar, pues los más


fuertes sentimientos quedan ocultos bajo una gruesa capa de rudeza.
¿Qué corazas ha puesto en su corazón hacia la persona que le
ofendió?

¿Cuánta rudeza hay en sus palabras o trato hacia la persona que le


hizo daño?

¿Cuáles son sus sentimientos hacia esa persona hoy?

Permítase tomar contacto con lo que siente hacia esa persona.


Escriba o hable de ello.

168
La tentación de quedarse estancado en acusaciones interminables
y recordar el pasado constantemente

Génesis 42: 9- 12-14

Aunque es normal un tiempo de ira y de pensar y pensar en lo que pasó,


reclamar y reclamar lo mismo muchas veces, se corre el peligro de quedarse
estancado.

Todo esto, lo único que logra es alimentar el cerebro con malos pensamientos,
sentirse peor y aumentar el disgusto con la persona que ofendió, pues entre
más se piensa y se recuerdan los hechos malos, más propensos somos a
atribuir malas intenciones a todo lo dicho o hecho por el ofensor aunque este
tenga una buena intención, esté arrepentido o quiera reparar lo hecho.

¿Cuánto tiempo de su día se pasa recordando lo sucedido?

¿Cuáles son sus pensamientos hacia la persona que le ofendió en este


momento?

¿Cuántas veces ha reclamado lo mismo?

¿Quién es la persona más perjudicada con todos estos pensamientos


y reclamos?

La tentación y el deseo de la venganza

Desde el capítulo 42 del Génesis en adelante nos permite ver el dolor de José
guardado por largos años, después de acusar a sus hermanos de espías, los
mete a la cárcel por tres días (v. 17), luego toma a su hermano Simeón lo ata
y lo deja como rehén.(v. 24) y les obliga a traer a Benjamín.

No satisfecho con hacerles pasar todo el sufrimiento de ir y dar las malas


noticias a su padre, cuando están de nuevo en Egipto les tiende una trampa,
sufre pero en secreto, no es capaz de compartir su dolor con ellos, no todavía.

169
Gn. 43:30.

Está emocionado de ver a su hermano menor, pero aún así su rabia es más
grande y su deseo de hacerles sufrir un poco más continúa y les tiende una
trampa: hace meter su copa en el costal de Benjamín y los pone en una
situación límite, amenazándoles con quedarse con Benjamín como esclavo. Gn
44: 10

Todas las acciones de José muestran la rabia y el dolor tan grandes con que
tuvo que batallar antes de perdonar. Sus acciones fueron actos de venganza
ante tanto sufrimiento, nace en el corazón el deseo de pensar “Bueno, es justo
que paguen algo” ¿Qué hubiera pasado si en medio de estos actos ellos
hubieran viajado y en verdad le hubiera pasado algo a Benjamín?, ¿cómo se
hubiera sentido José y su padre? Gracias a Dios la historia no terminó mal pero
pudo ocurrir una tragedia más.

¿Cuándo estos actos de retribución o “justicia” se convierten en


actitudes pecaminosas?

¿Dónde termina lo justo y empieza el pecado por parte del ofendido?

¿A qué nos animan las Escrituras en cuanto a la venganza?

Romanos 12 :19
¿Qué actos de venganza ha estado realizando usted en contra de
su ofensor?¿Puede y quiere pararlos?

La lucha para dejar salir el regalo del perdón

Génesis 45

José tuvo una lucha muy grande para perdonar. No debemos dudar de que
estuviera feliz de saber que su padre aún vivía y ver a su hermano menor,
pero aún esto no le movió inmediatamente a otorgar el perdón.

Finalmente cuando lo hace, su corazón es liberado y sus lágrimas pueden fluir


con libertad y regocijo, el milagro del perdón ha ocurrido y él y sus hermanos

170
son libres.

Al final de esta hermosa historia vemos a un José dando un nuevo sentido y


significado a su historia y dolor.

De igual forma, al ir saliendo de una gran crisis, algo significativo y común a


todas las crisis es la re significación de lo sucedido, de tal forma que el dolor
que haya sentido en la vida de quien lo vive, no ha sido en vano.

Gn. 45:5

¿Qué le puede estar impidiendo a usted perdonar la ofensa?

Examine estas posibilidades:

¿Necesita más tiempo para sanar su herida?


¿Se ha quedado estancado(a) en la posición de victima?
¿Se ha quedado atrapado(a) en una espiral de venganza y
retribución?
¿Ha pasado tiempo suficiente, pero su orgullo se lo impide?
¿Cuánto tiempo más le va a dar de su vida al resentimiento y el
dolor?
¿Quiere ser libre?

Guía en el proceso del perdón


Algunos textos bíblicos que pueden ser usados para guiar procesos de
perdón son los siguientes:
•La parábola del hijo pródigo, en Lucas 15:11. Puede ser útil para enfatizar el
carácter de Dios perdonador y también para recordar que el perdón nace en
el corazón de Dios, él nos ha perdonado y por esto podemos dar de lo que
hemos recibido.
•Jeremías 17:14-17 Dios está dispuesto a sanar a la persona herida, pero la
persona debe querer ser sanada, como el escritor de Jeremías bien dice
“Sáname y seré sanado”, es algo que el pide y reclama.
•Mateo 11:28-29. Jesús está dispuesto a recibirnos con nuestras cargas y
ayudarnos en medio del cansancio y el dolor; también es bueno meditar con
la persona acerca de lo que Jesús nos invita a aprender de él “la

171
mansedumbre y la humildad” ¿Cómo estas dos virtudes pueden ayudarnos
en el proceso del perdón? ¿Cuánto hay de esto en nuestras vidas?
•La parábola de los deudores en Mateo 18:23-35, que describe como una
persona que ha sido perdonada no puede perdonar a otro. ¿Cuánto Dios le
ha perdonado a la persona ofendida? En medio del dolor es fácil olvidar las
fallas propias, y que también uno ha fallado y pecado. Además no solamente
ha sido perdonado por Dios, sino por otros.
•Ezequiel 36:25-27 es una hermosa invitación a dejar que Dios cambie el
corazón de piedra herido por uno de carne.
•Mateo 5:38-42 sirve para abordar el tema de la venganza.
•Salmo 19:12-13 Es un buen texto para reflexionar sobre la posibilidad de no
ver nuestra parte en los conflictos.
•Mateo 7:1-5. Es una buena exploración de nuestra parte en los conflictos.
•Salmo 51 para guiar procesos de arrepentimiento.

El perdón a sí mismo

Acerca del tratamiento del tema de la culpa verdadera, encontramos que


existen apartados sobre esto en muchos de los libros de buen discipulado,
incluyendo el arrepentimiento verdadero y cómo enfrentarlo. Sin embargo, es un
poco más complejo tratar el tema de la culpa falsa. Tanto en el caso de haber
pecado, como en el caso de tratarse de una culpa que surge más del dolor, hay
que tratar el perdón a sí mismo.
La culpa falsa

El perdón no solo es hacia terceros, es muy importante explorar si la persona


tiene sentimientos de culpa por lo que ha pasado en su vida o se siente o
responsable de los hechos. Por ejemplo cuando alguien muere es normal que
sus seres queridos se sientan culpables por cosas que son reales y por otras
irracionales. Alguien puede decir: “si tan solo no lo hubiera dejado ir a trabajar
ese día, el accidente no hubiera ocurrido”. ¿Es verdad? No, solamente son las
cosas que la mente produce como mecanismo de protección frente al dolor.
Por eso, el auto perdón es una de las tareas más importante y necesarias en
un proceso de crisis, duelo o de conflicto. La culpa es una de las emociones más
paralizantes que existen y en general las personas que la sufren suelen
confundirse acerca de si su culpa es real o no; falsa o verdadera. El hecho es

172
que cuando se sufre, se siente culpa de todos modos y si quienes sufren son
menores de edad, es mucho más fácil que asuman que todo es su culpa. Esto
mismo ocurre en todos los casos de abuso.
Por esto es tan importante la comprensión de la gracia y el perdón de Dios
como la base para este ejercicio. El auto-perdón no es solamente una acción
psicológica, sino un tratamiento profundo a la conciencia que aprende a recibir
el perdón de Dios.
"Yo, yo soy el que borro tus rebeliones, por amor de mí mismo, y no me
acordaré de tus pecados". Isaías 43:25
En los procesos de consejería es común concentrar toda la atención en la
persona que ha sido la víctima y olvidarse del victimario. Pensar que solo sufre
quien fue ofendido es un grave error. Por ejemplo “en la experiencia de trabajar
con casos de infidelidad, hemos notado (Ediana) que el infiel sufre muchísimo
por el daño que ha causado. Pero no se trata de medir quién sufre más, sino ver
que cuando el pecado entra en las vidas o familias, todos son perdedores”.
Cuando hay arrepentimiento genuino hay un gran dolor, por todos los daños
causados a terceros y además la persona ofensora tiene que cargar con la
vergüenza de haber actuado mal, en muchos casos ser expuestos públicamente
ante familiares o amigos, hermanos, etc. Así que es muy importante saber guiar
los procesos de restauración personales, en los cuales la persona arrepentida
quiere el perdón de Dios, pedir perdón a los ofendidos. En este caso se debe
avanzar hacia la restitución.
La culpa verdadera

El verdadero arrepentimiento involucra el cambio de conducta, la Biblia lo


describe como “Metanoía”: cambio de manera de pensar y actuar. Por eso el
arrepentimiento no solo se trata de un sentimiento de malestar y dolor por lo
hecho sino que implica un compromiso y cambio de comportamiento, incluida la
restitución, hija del arrepentimiento.
Cuando alguien está realmente arrepentido desea y necesita restituir o
reponer algo de lo que quitó, robó o dañó al otro. Por ejemplo aquellas personas
que han hablado mal de otros y dañado la honra de un hermano, no pueden

173
quedarse conformes con pedirle perdón al ofendido y dejar que los falsos
rumores sigan corriendo. La restitución debe consistir en hablar con aquellas
personas y decir la verdad acerca de los hechos, sin entrar en detalles
necesariamente, pero reconociendo ante ellos que fue falso lo que dijo o insinuó.
Esto es restituir en la medida de lo que se pueda. Teniendo en cuenta que en
algunos casos el daño es irreparable, pero la restitución trae algo de alivio. En
este caso el ofendido es quien plantea como se sentiría restituido. Por ejemplo
los ofendidos suelen decir: “Si tan solo me dijera que lo siento, sería suficiente”.
Así que a veces solo la humildad, repara.
La restitución también puede tocar los terrenos de lo práctico. Por ejemplo si
ha habido robo, la persona debe devolver lo robado o reponer el dinero, es
importante guiar a las personas no solo a pedir perdón sino a restituir con actos
concretos que muestran el arrepentimiento. Los pagos pueden ser en cuotas
acordadas con el ofendido. Zaqueo es el personaje que representa mejor este
tema. Alguien que luego de ser buscado, amado y perdonado le muestra su
arrepentimiento de manera tangible:
“Señor, voy a dar a los pobres la mitad de todo lo que tengo. Y si he robado
algo, devolveré cuatro veces esa cantidad Jesús le respondió: Desde hoy, tú y
tu familia son salvos, pues eres un verdadero descendiente de Abraham. Yo,
el Hijo del hombre, he venido para buscar y salvar a los que viven alejados
de Dios. Lucas 19:1-10 (lenguaje actual)

Juan el Bautista también hace un llamado a hacer frutos dignos de


arrepentimiento: “Produzcan frutos que demuestren arrepentimiento. No
piensen que podrán alegar: “Tenemos a Abraham por padre.” Porque les digo
que aun de estas piedras Dios es capaz de darle hijos a Abraham” Mateo 3: 8-9
(NVI).
El arrepentimiento sin frutos de cambio y restitución puede ser una señal de
un falso arrepentimiento. Por eso hay qué ser cuidadoso y asegurarse de que la
persona está entendiendo lo que implica el arrepentimiento y orar para que el
Espíritu Santo obre el arrepentimiento. Cuando no es así quizás solo sea
remordimiento que es un dolor pasajero y egoísta, fruto del dolor propio.
Lastimosamente en el medio latino la frase “el que peca y reza empata” es el

174
pan de cada día y la impunidad tanto en el ámbito interpersonal como social es
lo que prevalece.
Hay casos donde es más dura la restitución, por ejemplo cuando se trata de
un engaño, maltratos verbales, violencia sexual, etc., donde lo quitado no es
algo físico y no se puede reponer, estos son los casos en los cuales se generan
las deudas emocionales que no tienen valor y por esto parecen impagables. En
este caso el perdón implica de alguna manera renunciar a la posibilidad de ser
restituido. Solo el perdón cancela un tipo de deuda así, la persona solo puede
restituir dando de sí, tiempo, cambio de conductas, y ayudando al otro en su
recuperación emocional si el ofendido así lo quiere, pero en últimas los grandes
daños ya han ocurrido.
En resumen la tarea con personas que han caído en pecados no es solo
guiarlos a pedir perdón y hacer restitución, sino también apoyarles en su
restauración personal, es decir, ayudarles a ver lo que necesitan cambiar en su
manera de pensar y actuar para que no vuelva a ocurrir lo que pasó. Esto
incluye el otorgarse así mismo el perdón, como cierre al proceso de recibir la
gracia. Es importante que el consejero chequee con la persona el tema del
perdón a otros y a sí mismo a profundidad.
Se sugiere ayudar a la persona en el estudio de algunos textos. En este caso
se sugiere uno de los pasajes más relevantes, relacionado con la caída del Rey
David en el pecado de adulterio. Se puede animar a la persona a hacer una
lectura devocional de este texto, para luego hacer una reflexión conjunta.

El caso de David

Texto: Salmo 51

v. 1 Ten compasión de mí, oh Dios,


conforme a tu gran amor;
conforme a tu inmensa bondad,
borra mis transgresiones.

175
Lecciones de vida para la restauración
¿A qué característica de Dios apela David para su restauración?
¿Cómo estas características de Dios le pueden ayudar a usted hoy?
¿Qué sentimientos cree que embargaban a David cuando escribió este
salmo? ¿En qué forma se puede identificar con él?

v. 3 Yo reconozco mis transgresiones;


siempre tengo presente mi pecado.

Lecciones de vida para la restauración


¿Cuáles fueron sus transgresiones?
Escríbalas a continuación:
¿Qué personas se han visto afectadas?
¿Cómo han sido afectadas?

v.4. Contra ti he pecado, sólo contra ti, y he hecho lo que es malo ante
tus ojos; por eso, tu sentencia es justa, y tu juicio, irreprochable.

Lecciones de vida para la restauración.


¿Cómo lo que ha hecho ofende a Dios?
¿Qué consecuencias negativas han venido a su vida a causa de sus
acciones?

v. 2 ¡Lávame de mi maldad!
¡Límpiame de mi pecado!

Lecciones de vida para la restauración Tome un tiempo para pedir


Perdón a Dios por sus actos, sin olvidar las características de Dios.

.v10. Oh Dios, ¡Pon en mí un corazón limpio!, ¡Dame un espíritu nuevo y


fiel!
No me apartes de tu presencia ni me quites tu Santo Espíritu

176
Lecciones de vida para la restauración ¿Qué áreas de su vida se han
visto manchadas por todas sus acciones?
¿Cómo puede ser limpio de nuevo?
¿Qué cosas lo ponen en peligro de no ser fiel a Dios?
¿Qué va a hacer para estar cerca de la presencia de Dios?

v. 12. Hazme sentir de nuevo el gozo de tu salvación; susténtame con tu


espíritu generoso, para que yo enseñe a los rebeldes tus caminos y los
pecadores se vuelvan a ti

Lecciones de vida para la restauración.


¿Según el salmista de donde proviene el gozo?
¿Cómo puede cultivar el gozo en medio del dolor?
¿Qué ha aprendido de esta dura experiencia que pueda enseñar a otros
que también han caído?

v. 15. Señor. Abre mis labios, y con mis labios te cantaré alabanzas.

Inicie un hábito diario de dar gracias a Dios y alabarle en todo tiempo y


circunstancia

Para concluir, se sugiere ver en la sección de anexos; “La culpa desde la


perspectiva pastoral”, útil para una profundización de lo visto en este capítulo
sobre la culpa.

177
178
CAPÍTULO 5: CONSEJERÍA EN CASOS DE
VIOLENCIA CONYUGAL Y FAMILIAR

“Así también lo maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos.
El que ama a su mujer, a sí mismo se ama… Porque nadie aborreció jamás a su
propia carne, sino que la cuida, como también Cristo a la iglesia… Por lo demás,
cada uno de vosotros ame también a su mujer como así mismo; y la mujer
respete a tu marido…Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer
mandamiento con promesa;…Y vosotros padres, no provoquéis a ira a vuestros
hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”
(Efesios 5:28-29,33, 6:2,4)
Violencia familiar y conyugal
El pleno siglo XXI los datos sobre la violencia doméstica son alarmantes.
Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), una de cada tres
mujeres en América Latina sufrió violencia de género en el 2012. “El 33% de las
mujeres entre 16 y 49 años fue víctima de abuso sexual y el 45% sufrió
amenazas por parte de su pareja. Según los últimos datos ofrecidos por los
Institutos Nacionales de Estadística de diferentes países latinoamericanos, en
Bolivia, por ejemplo, durante el año 2010 se han detectado cerca de 13.000
casos de violencia doméstica. En Uruguay cada 3 ó 4 días se han registrado
intentos de asesinato por violencia doméstica, mientras que cada 40 minutos se
llevaba a cabo una denuncia por el mismo motivo. En Panamá entre el 1 de
enero y el 11 de noviembre de este año se han registrado 46 asesinatos de
mujeres. En Guatemala y Honduras, las cifras para los diez primeros meses de
este año son aún más impactantes: 577 muertes violentas de mujeres y 288,
respectivamente. En Perú se registran 12 asesinatos de mujeres cada mes. En
Colombia cada minuto seis mujeres colombianas son víctimas de algún tipo de
violencia18.
Según Klisksberg (2010):
“El prestigioso Instituto Sangari del Brasil informa en su riguroso Mapa de la
Violencia 2010, que cada 2 horas es asesinada en ese país una mujer por

179
parientes, esposos, novios, ex, u hombres rechazados por ellas. El 40% de las
mujeres asesinadas tenían sólo entre 18 y 30 años. Entre 1997 y el 2007,
41.523 mujeres fueron víctimas de homicidios. Entre 1997 y el 2005 las
denuncias por violencia subieron en un 100%. En esas denuncias, el 68% de los
hijos fueron testigos de las agresiones contra sus madres, y un 15% fueron
también atacados, con las graves secuelas psicológicas del caso para los niños”
(Klisberg, 2010).
Por la violencia se pierden vidas y no se debe despreciar la gravedad de los
reportes del aumento de la violencia en Latinoamérica a pesar de los esfuerzos
de algunas organizaciones o gobiernos por erradicarla. En Argentina se estima
que el 25% de las mujeres sufre regularmente violencia doméstica y el 50%
pasará por alguna situación de violencia en algún momento de su vida. En
general, en Estados Unidos, 42% de las mujeres asesinadas, lo son por sus
compañeros masculinos. Los hombres que sufren abuso son ancianos en su gran
mayoría19.
El autor citado da cuenta que entre el 2004 y el 2008 fueron asesinadas en
Colombia 6.603, de las cuales 71.6% fueron agredidas por el marido o el ex
marido. Además, en Perú en 2009 hubo 135 feminicidios. De las cuales el 48%
fueron asesinadas en sus propios hogares, lo cual no es poco diciente. En
Guatemala 2800 mujeres fueron asesinadas desde el 2001. En México fueron
asesinadas en sólo el primer semestre del 2009, 430 niñas y mujeres.
En Ciudad Juárez, emblemática de los homicidios contra mujeres, en los
primeros cinco meses del 2009, fueron denunciados 14 desapariciones de
jóvenes y 32 asesinatos de mujeres. “La Corte Interamericana de Derechos
Humanos condenó al Estado mexicano por no prevenir, investigar, ni erradicar la
violencia contra las mujeres en Ciudad Juárez, y le ordenó levantar un
monumento en su memoria y como denuncia”.
Una reacción típica de funcionarios públicos o policiales o aún personas del
común es pensar que la violencia doméstica es un tema pasional (como en el
caso de los celos) o que el actuar bajo los efectos del alcohol de alguna manera
justifica las acciones de agresión contra la familia. El problema es que

180
precisamente por esto la violencia se va “normalizando” como comportamiento
social.
Klisksberg propone que tras la violencia de género en Latinoamérica hay un
profundo pensamiento “machista” que percibe a la mujer como una posesión. La
violencia doméstica puede ser de varias formas: emocional, física y verbal.
Varias veces se escucha a miembros de la familia decir que preferirían los
golpes a los maltratos con las palabras. Dice Carlvalho (1999) hablando desde
su conocimiento de la realidad latina: “Hay esposos que controlan cada paso
que da la esposa con tanto reproche que la autoestima de la mujer se va al
suelo. Dios nos ha dicho en 1 Pedro 3.7 que la mujer es el “vaso más frágil” y es
verdad. El marido que maltrata a su esposa destruye su sentido de ser persona,
de ser esposa, y de ser hija de Dios” (p.38-39).
Toda la sociedad debe sumarse para terminar con las excusas, y la
impunidad, y proteger a las víctimas de este drama incalificable. Ahora hay
países como España, en los cuales se están dando actos en los que los hombres
se manifiestan públicamente contra la violencia cultural contra la mujer
manifestándose por la paz y la igualdad, recordando a toda la sociedad que el
problema es de todos, no sólo de las víctimas 20. Sin embargo, todavía hay
mucho camino por recorrer, pues los expertos en el tema coinciden que uno de
los factores de riesgo para la perpetuación de la violencia en Latinoamérica es
la dependencia económica de la mujer hacia el hombre, sin querer decir con
esto que no se den casos de violencia entre personas profesionales, que
pudieran perfectamente auto-sostenerse. Eso muestra también que el tema es
mucho más complejo y va más allá de los factores socio-económicos. Según el
observatorio de la violencia ya citado: “una nueva serie de leyes están tratando
de actuar en este terreno. Algunas como una reciente ley en Argentina
condenan incluso la “violencia mediática” estableciendo sanciones para los
medios que difundan mensajes o imágenes que tiendan a perpetuar patrones
sexistas de dominación masculina, estimulen la explotación sexual de las
mujeres, o contengan prácticas discriminatorias”21.

181
En cuanto a la violencia familiar los datos también son extensos y se pueden
encontrar con facilidad las estadísticas en los informes estadísticos de cada
país. Sin embargo así como en la violencia conyugal, las estadísticas se quedan
cortas en vista de la poca denuncia que hay. Sin embargo los países siguen
creciendo en crear e implementar legislaciones y programas de atención y
prevención. Sin embargo las cifras dan cuenta de que la violencia es como una
plaga. Un estudio realizado por UNICEF en 1996 reveló que … “de 1000
agresiones sexuales en contra de menores en Sâo Paulo, entre 1988 y 1993,
denunciados ante SOS Niño, más de un 75% eran cometidos por parientes, en
este orden: padre legítimo, hermano, padrastro y tío. El 8% de las víctimas
sufren este tipo de violencia antes de completar los 3 años" 22.
La pregunta es: ¿Cómo lograrán estos niños denunciar los hechos?
"UNICEF informa en ese mismo trabajo que, según SOS Niño, de Sao Paulo, en
1993, más del 50% de las denuncias de abuso sexual tuvieron al padre como
abusador. En otra investigación realizada por el Centro Regional de Atención a
los Malos Tratos de la Infancia, Sâo Paulo entre julio de 1992 y diciembre de
1994, identificó un 10% de abuso sexual en esos casos. Del universo de casos
comprobados, 77% de las agresiones ocurrieron dentro de la casa. La mayor
parte de las notificaciones (72%) fueron hechas por las madres. Las víctimas
eran en un 69.5% del sexo femenino y un 30.5% del masculino. Las franjas de
edad de mayor concentración de las víctimas era de los 3-6 años (34.5%), de 7-
10 años (48%). O sea que los niños/as entre los 3-10 años representan el 88.5%
de las víctimas".

Faltan muchos datos aquí, pero el propósito de dar este breve panorama de
la realidad es ayudar a los pastores, consejeros y terapeutas cristianos a estar
enterados de las cifras, las legislaciones y los programas para apoyar a las
víctimas con mayor eficacia, así como para discipular con mucha más claridad
acerca de la gravedad de la violencia y de la perpetuación cultural de ésta 23.
Esta es una inmensa tarea que pareciera estar aún por comenzar, en vista
del creciente aumento de la violencia conyugal y familiar, aún en medio de las

182
congregaciones cristianas, cosa que hemos (los autores) podido comprobar a lo
largo de nuestra experiencia clínica.
Tipos de violencia doméstica

La violencia doméstica, es definida como “Toda forma de violencia física, sexual


o psicológica que pone en peligro la seguridad o bienestar de un miembro de la
familia”24.
Esta puede darse entre la pareja, entre hijos o hijas, o entre padres e hijos.

Tipo de violencia

Violencia Psicológica
Incluye todas las agresiones morales o intelectuales y toda conducta verbal
que tiene la finalidad de anular al otro
Ejemplos
•Destrucción de objetos con especial valor sentimental para la víctima.
•Considerar y proferir insultos tales como: “loco2(a), “estúpido”(a), “inútil”,
“mantenido”(a) , “vaca” y cualquier otra palabra hiriente.
•Culpar a la víctima de todo lo que sucede en casa
•Ignorar la presencia del otro
•Hacer miradas de desprecio.
•Celos y sospechas continuas
•Nunca darle explicaciones de nada
•Mentir y engañar a nivel emocional, sexual o financiero
•Inducir al suicidio o amenazar con hacerlo
•Desautorizar o ridiculizar a la víctima frente a los hijos o familiares
•Exigirle que adivine sus pensamientos, deseos y necesidades
•Dar golpes en las puertas o en las paredes
•Revisarle sus pertenencias y correspondencia o correos electrónicos y
llamadas
•Prohibirle verse con su familiares y amigos
•No darle dinero para sus necesidades y recriminarles por ser incompetente
en el manejo del dinero.

183
•Mirar otros hombres o mujeres en la calle y compararle con otros u otras
que “son mejores”

Violencia Sexual
•Cualquier acto de naturaleza sexual forzado o no consentido
•Inducir a actos de prostitución
•Obligar a ver pornografía o hacer pornografía
•Decirle “No sirves en la cama”

Violencia Física
Cualquier acto de fuerza
•Golpes, tirones de pelo, patadas, mordeduras
•Quemaduras, heridas con armas
•Privación de cuidados médicos o comida
•Empujar, intentos de estrangulamiento
•Provocar abortos
•Tirar objetos
•Expulsar violentamente de la casa
•Terminar en un homicidio

Factores que perpetúan el ciclo de la violencia

Uno de los acercamientos más importantes para comprender el problema de


la violencia es el enfoque sistémico en el cual se entiende que la violencia en la
pareja o la familia es un fenómeno circular el cual se da en tres fases, lo que
hace que sea repetitivo y difícil de cortar. Sin embargo ésta no solo esmantenida
a través de un ciclo de la violencia, sino también existen muchos otros factores
que la alimentan, como son los patrones culturales de machismo o matriarcado
y creencias equivocadas. También está la propia historia de cada persona y sus
patrones de relacionamiento; en este tema es muy importante ver a grandes
rasgos el tema de los vínculos o apego, planteada por Bowlby (1998).
En cuanto a la teoría del apego vale la pena mencionar lo que dicen Loinaz &
Echeburúa (2012) acerca de que todos los seres humanos necesitan sentirse
vinculados con los seres que les aman y cuidan. Por eso cuando los niños

184
desarrollan una relación de seguridad y amor con su cuidador se tiene un apego
seguro, es decir que tiene un sentimiento positivo de autovalía, puede confiar
en los otros y se siente aceptado. Esto le permite al niño desarrollar, en el futuro
la capacidad de poder relacionarse con los otros de una forma más sana, tener
intimidad emocional con los otros y ser al mismo tiempo autónomo, sin ser muy
posesivo. Cuando esto se logra, es menos posible que la persona llegue a ser
abusado abusador, muchos estudios actuales están confirmando una relación
estrecha entre conductas violentas y apegos inseguros.
Si en la tierna infancia y adolescencia esto no se tiene y al contrario la mujer
o el hombre sufren de violencia física o maltrato emocional por parte de las
personas que les cuidan, les hace crear lazos de apego o vínculos inseguros.
Existen varios tiempos de apegos inseguros: el ambivalente, que se caracteriza
por la ansiedad, el temor y la preocupación. Por eso algunos niños buscan
desesperadamente el contacto emocional con su madre o cuidador, aún a traves
del llanto o la agresión, mientras por el contrario otros se vuelven distantes y
rechazan a sus padres. Estos son los que desarrollan un apego evitante.
Este tipo de relaciones vinculantes inseguras hacen que exista la posibilidad
mayor de perpetuar un ciclo de violencia. Según Bowlly, el apego ansioso y
temeroso se ha relacionado con la agresión: “La conducta violenta en la pareja
es más esperable en sujetos inseguros, pues son especialmente vulnerables a
los sentimientos de abandono. A su vez, este apego hace que la persona tenga
una mayor necesidad de dominio en las relaciones íntimas” (1998, p. 38).
Es por esto que a pesar de los esfuerzos de los gobiernos y las instituciones
que trabajan con la familia, en prevención y atención a las víctimas de la
violencia, se hace difícil hacer cambios significativos. Se hace necesario tener
presentes todos estos actores, el ciclo de la violencia que se expondrá a
continuación, los factores culturales y sociales y los tipos de apego a la hora de
intervenir.
El ciclo de la violencia

La violencia es como el secreto a voces, pero lo difícil es que las personas


involucradas puedan salir del círculo vicioso. A continuación se hace una breve

185
descripción de cada fase del ciclo basado en la caracterización de Walker (1979)
para el maltrato a mujeres, que luego ha sido generalizado para cualquier tipo
de agresor y agredido en representación de cualquier caso, puesto que puede
también presentar violencia entre hermanos.

Fase 1. Acumulación
de tensión. En esta etapa
“todo parece en calma” pero
la tensión está presente y
empieza a acumularse.
Hay una comunicación
pobre y trato hostil, puede
darse un control
excesivo, pequeños
empujones, el agresor cree
tener derecho a ser hostil,
pues él quiere el bien de su hogar, se siente seguro de no ser castigado y esto
es reforzado por el silencio del agredido; este trata de “comportarse bien” para
no causar ningún disgusto o molestia al agresor. También trata de que los chicos
se porten bien, no griten o hagan desorden, cocinar los platos favoritos, etc. Se
trata de minimizar los actos violentos que pasaron la última vez porque “no fue
tan grave”. Ocurre también el aislamiento de la familia y los amigos, lo cual deja
a las víctimas mucho más vulnerables.
Fase 2. Explosión o episodio violento. Es el momento en que ocurre la agresión
física, verbal, sexual, o emocional. Se pueden dar golpes, gritos, cachetadas,
patadas, amenazas, rechazo, silencio, uso de armas, lesiones leves, moretones,
entre otros. Pueden ocurrir lesiones que requieren hospitalización, provocar
abortos e incluso la muerte. La víctima en el momento mismo de la agresión
tiende a ser pasiva y no oponer resistencia, busca ayuda después del ataque,
pero en el momento mismo puede defender a su agresor; puede ser que ponga
incluso un denuncio, pero es común que luego vaya y lo retire. Ocurre una

186
racionalización de las razones por las cuales ha ocurrido el episodio. Era común
para una mujer decir: “aunque marido mate, marido pegue, marido es”, como
pensar que algo se hizo para provocar al otro. También es común para los niños
agredidos asumir la culpa sobre sí mismos y pensar que son malos y por eso
merecen lo que les pasa.
Es común también que el agresor justifique sus acciones: “si no me hicieras
enojar, si te portaras bien”, y aún se convenza a sí mismo de que necesita
controlar a su cónyuge o a sus hijos por el bien de ellos. No se debe minimizar
tampoco el efecto del abuso de drogas y alcohol en esta fase.
Fase 3. La luna de miel por culpa y arrepentimiento. El agresor se siente mal por
lo que hizo, se “arrepiente” y hace promesas de nunca más hacerlo. Puede pedir
mil veces perdón, ofrece un futuro mejor, hace actos para compensar tales
como traer regalos o flores; se vuelve cariñoso, expresivo y complaciente por un
corto tiempo, pero lo suficiente para convencer a todos que todo está “bien”.
Se suele utilizar la manipulación para controlar la situación. Si la victima
amenaza con el abandono, el agresor puede amenazar con el suicidio o con
matar. La víctima al inicio se siente enojada y con fuerzas para buscar ayuda (si
es adulto), pero ante las promesas del otro quiere y necesita creer que tal vez
nunca más va a volver a ocurrir, especialmente si “me porto bien”. Siempre se
busca dar nuevas oportunidades por temor a la ruptura, el abandono o las
consecuencias. Generalmente esta fase tiende a durar poco, quizás unos días o
semanas, pero pronto se pasa a la fase de acumulación de tensión, donde se
dará de nuevo comienzo al ciclo.
No solo la fase de luna de miel es la que hace que una mujer permanezca en
una relación violenta; también hay otros factores que perpetúan el problema;
entre otros están los factores de dependencia económica y las propias carencias
emocionales que las mujeres tienen. Veremos algunas de ellas, que son
necesarias tener en cuenta a la hora de acompañarles y hacerles conscientes de
sus carencias y cómo estas les pueden impedir romper el ciclo de la violencia.
•Provenir de un hogar disfuncional o de una mala relación con un padre alcohólico,
ausente o maltratador.

187
•Haber experimentado el abandono o rechazo de alguno de los progenitores.
•Haber sido abusada en la infancia o adolescencia.
•Haber crecido con la sensación de no ser amada o valorada, hace que una mujer
se conforme “Es mejor tener algo que nada”
•Tener un amor propio muy bajo que le hace no esperar algo mejor para su vida
Estos factores deben ser tenidos en cuenta. Muchas mujeres que sufren
relaciones abusivas solo logran salir después de trabajar en sus carencias,
recobrar su valor y sanar heridas del pasado.
Para quienes deseen profundizar acerca del tema se sugiere reflexionar en
los mitos culturales que sustentan la violencia, así como los factores de riesgo
que la pueden desencadenar. Los mitos pueden variar dependiendo de la
cultura, región o país. Algunos de estos pueden ser:

Mitos acerca de la violencia

•¡A las mujeres les gusta que les den duro!


•Si una mujer no se marcha o deja a un hombre violento es porque le gusta o
es masoquista.
•¡Más me quieres más me aporreas!
•Si tiene hijos es mejor aguantar
•¡Aunque marido pegue, marido mate, marido es!
•¡Si un hombre le pega a una mujer será por algo!
•¡A las mujeres les gustan que les peguen!
•¡Si me golpea es porque me quiere!
•El amor todo lo perdona, incluido el maltrato y los golpes
•Solo existe violencia en los sectores pobres y sin educación
•Las mujeres no son maltratadoras. ¡Solo golpean los hombres!
•¡Todos los hombres son violentos!
•Los hombres son violentos por naturaleza
•¡La letra con sangre entra!
•¡El que no cela no quiere!

188
•¡A los niños hay que castigarlos para que sean buenos!
•No hay violencia en clases altas o profesionales
•No hay violencia en las familias cristianas
•No hay violación en el matrimonio
•Los hombres no pueden controlar su furia ni su deseo sexual
•La violencia en la casa es algo privado y no debe salir a fuera

Factores que promueven la violencia intrafamiliar

•La desigualdad genérica y económica


•Concepciones culturales y religiosas erradas acerca de la relación hombre-
mujer
•La creencia de que los niños son inferiores.
•Alcoholismo y/o drogadicción
•El hacinamiento
•Los medios de comunicación
•Dependencia económica y/o emocional
•Aislamiento de la familia y amistades
•Desconocimiento sobre los derechos legales
•Poca tolerancia a la frustración
•Celos patológicos
•Dificultad para hablar de sentimientos
•PENSAMIENTOS IRRACIONALES:
•Creer que las cosas deben ser como ellos (ellas) dicen
•Creer que las cosas deben salir como ellos (ellas ) esperan
•Expectativas muy elevadas acerca de lo que es el “Hogar perfecto”
•Intolerancia ante las limitaciones o incapacidad de los niños
•Problemas de impulsividad y manejo de la ira.
Conductas aprendidas, presiones culturales, de los hijos y la vergüenza
(Carlvalho, 1999; 39-40)

La violencia hacia los niños y adolescentes

189
La violencia intrafamiliar también alcanza a los niños, según datos de la OMS,
Aproximadamente un 20% de las mujeres y un 5 a 10% de los hombres
manifiestan haber sufrido abusos sexuales en la infancia, mientras que un 25 a
50% de los niños de ambos sexos refieren maltratos físicos25.
El maltrato infantil puede ser por negligencia cuando no se les atiende o provee
lo necesario, pero también puede ser por abusos físicos, emocionales o
sexuales. Todo esto puede causar en el niño o niña daños en su salud física o
emocional, su dignidad y desarrollo sano; causa mucho estrés y se asocia a
trastornos del desarrollo cerebral y a largo plazo cuando una persona llega a la
edad adulta habiendo sufrido mucho maltrato en su infancia y adolescencia,
puede presentar problemas conductuales, físicos y mentales, tales como 26:

•Actos de violencia (como víctimas o perpetradores)

•Depresión

•Consumo de tabaco

•Obesidad

•Comportamientos sexuales de alto riesgo

•Embarazos no deseados

•Consumo indebido de alcohol y drogas.

Los padres maltratan a sus hijos por muchas razones. El Manual “Eduquemos
con Amor” de Compassion Internacional (2009), sede Ecuador, los autores
presentan las siguientes razones de maltrato infantil que deben ser tenidas muy
en cuenta a la hora de aconsejar a una familia sobre este tema:

•Por falta de madurez: Los padres muy jóvenes e inseguros a menudo no


comprenden la conducta y necesidades de un niño.

•Expectativas poco realistas: Los padres esperan que los niños, en todas las fases
de su desarrollo se conduzcan como adultos

•Necesidades emocionales no satisfechas: Los padres que no se relacionan bien


con otros adultos pueden esperar que los niños cuiden de sus padres, satisfagan
su necesidad de cariño, protección y autoestima

190
•Crisis frecuentes: Los problemas de dinero, trabajo, legales una enfermedad
mayor, etc., pueden hacer que una madre o padres “se desquiten” con un niño

•Falta de conocimiento: Los padres que no conocen las distintas etapas de


desarrollo de los niños no saben cómo criarlos. En muchos casos los padres no
tienen modelos de buenas relaciones familiares de los cuales aprender.

•Aislamiento social: No hay amigos ni familiares que puedan ayudar a satisfacer,


en algunas ocasiones, las frecuentes y pesadas exigencias de los niños.

•Malas experiencias de la niñez: Muchos adultos maltratadores fueron maltratados


cuando niños y tienen una imagen negativa de su persona

•Problemas de drogas y alcohol: Estos problemas limitan la capacidad de los


padres para cuidar debidamente a sus hijos.

También algunos padres y madres maltratan por el hecho de ser un hijo no


deseado, o porque este no cumple las expectativas, porque llora mucho o tener
necesidades especiales. Todos estos temas deben ser abordados a la hora de
manejar un caso de violencia contra los niños, para explorar cual es la causa de
la violencia y así poder atacar el problema. Para ayudar a los padres en el
manejo sano de la disciplina de los hijos y evitar la violencia, véase el apartado
de “Padres con hijos adolescentes”. Allí podrán encontrar ideas para guiar a los
padres en

191
este
tema.

Las iglesias deben crear cursos de Escuela de Padres que les provean ideas
claras acerca del desarrollo normal de los niños y cómo ejercer una disciplina
sana. Enseñar a las madres primerizas cómo cuidar y crear un vínculo afectivo
sano con su bebé; muchas de ellas no saben siquiera cómo hablarle a un recién
nacido. Esta situación puede ir en aumento en la medida que haya más y más
madres adolescentes. La creación de grupos de apoyo para padres es de gran
importancia en esta época donde la mayoría de las familias viven lejos o
distanciados de sus familias extensas. El apoyo que los abuelos, tíos y primos
brindaban, muchas veces ya no está presente y este aislamiento y agotamiento
por parte de los padres, puede ser una fuente de estrés y de violencia.

Consejería para la violencia doméstica


Es muy importante a la hora de apoyar en consejería a la pareja o la familia que
vive la violencia, comprender la complejidad a la cual se enfrenta no solo el
proceso, sino la familia, ya que puede implicar muchos costos para todos sus
miembros. Deben tener cuidado los consejeros en tratar el tema de la violencia
a la luz de sus propios prejuicios culturales (machistas o matriarcales) y evitar

192
dar consejos rápidos a víctimas de violencia, dado el riesgo en que éstas se
encuentran. Se sugiere un trabajo interdiciplinario con consejeros especializados
en el tema y con médicos y el sistema legal de cada país.
Uno de los aspectos mas importantes en el tratamiento de la violencia
doméstica es la negación, que en últimas es el factor que perpetúa el ciclo y
siempre se presenta de alguna manera. Es el argumento favorito del agresor y
este nivel de auto-engaño persiste en general en victimas y victimarios. No se
logra salir del círculo a menos que se supere el autoengaño y haya un verdadero
arrepentimiento que permita buscar ayuda.
La negación puede ser muy sutil y muestra daños grandes en la personalidad
de los implicados: se minimiza, se justifica, se racionaliza e incluso se miente
para poder mantenerla. Finalmente se llega a justificar el abuso y el asesinato
con argumentos que para la persona son creíbles. Por ejemplo, un joven viene a
consultar y declara que recién golpeó a su novia porque ella ya no le ha puesto
más atención y él ha sido muy buen novio. Muy convencido argumenta que ella
se lo merecía porque es una desagradecida, que por eso le ha dado un puño en
su cara. Luego llora y dice: yo no puedo vivir sin ella, así que tiene que estar
conmigo. Nótense todos los argumentos que usa este joven para justificar la
violencia.Se niega también cuando se trata de minimizar el daño: “Yo no le
pegué, solo la empujé, es que hace mucho escándalo por nada” o cuando se
racionaliza diciendo: “Es que él no puede vivir sin mí, entonces a veces me
pega, pero me quiere”.
Entonces dar el paso del reconocimiento será uno de los más importantes en el
rompimiento del ciclo y la recuperación de agresores y agredidos. Se debe
admitir, sin justificaciones, que la violencia no debe ser parte de sus vidas y
aprender a poner los límites que sean necesarios para proteger la integridad
espiritual, física y emocional.

Algunos pasajes bíblicos para trabajar tema de violencia domestica:

193
▪Génesis 1: 27-30. Cada ser humano es digno de respeto por ser creado a
imagen y semejanza de Dios. La familia está diseñada para ser un hogar donde
las personas deben sentirse protegidas y valoradas.
▪Cantares 5:6-7. En este texto se cita la violencia contra la mujer en tiempos de
Salomón. Las mujeres en varias culturas se pueden encontrar en riesgo.
▪Mateo 5:21-22. Jesús condena todo tipo de violencia, desde el maltrato verbal
hacia el prójimo hasta el matarle. El buen trato es una propuesta bíblica muy
importante en el marco de las relaciones familiares.
▪Juan 8:1-11. Jesús provee alternativas contraculturales ante el trato violento
contra la mujer en esa época, debido al menosprecio de la cultura contra los
niños y las mujeres27.

▪Gálatas 3:28. Pablo abre una puerta de libertad al poner a los hombres y
mujeres al mismo nivel.
▪Efesios 5:21-6:1-4. Provee una teología muy completa acerca de las relaciones
familiares. Sin embargo se hace necesario un estudio serio sobre lo que significa
sujeción, obediencia, respeto y disciplina sin ira, dadas las interpretaciones
tradicionales que algunas veces han justificado comportamientos violentos, en
especial contra las mujeres y los niños. Debe resaltarse el temor a Dios y el
amor como la base fundamental del buen trato y la disciplina sana, que no
provoca a ira. Este es un texto que anima el liderazgo masculino en la familia en
el contexto de un trato preferencial y especial a la mujer (de cuidado y
protección), así como la crianza y la disciplina sin provocar a ira a los hijos.
▪1 Corintios 13: 4-6. Hace énfasis en acciones de cuidado que el amor tiene. El
amor no hace nada indebido, no se irrita.
Detectando la violencia conyugal.

194
Se sugiere el uso de la siguiente herramienta de evaluación para detectar la
violencia.

Preguntas para el agredido

▪¿Tiene miedo de su pareja?


▪¿Con frecuencia tiene que tener un tacto exquisito para evitar su enojo?
▪¿Alguna vez le ha pegado, abofeteado empujado o dicho palabrotas?
▪¿Siente a veces que merece un castigo?
▪¿Siente a veces como si hubiera hecho algo malo pero no sabe qué?
▪¿Ha perdido todo el respeto o amor por su pareja?
▪¿Su pareja se comporta muy bien con usted la mayor parte del tiempo,
pero de vez en cuando actúa con crueldad o perversión?
▪¿Su pareja le pone en situaciones emocionales límite que le hacen pensar
en la locura?
▪¿Alguna vez le ha encontrado pensando en la liberación que supondría la
muerte de su pareja?
▪¿Alguna vez ha pensado que su pareja le va a matar?
▪¿Alguna vez su pareja le ha amenazado con matarle?
▪¿Alguna vez le ha amenazado su pareja con el suicidio sino lo/la complace?
▪¿Fue abusado(a) en la infancia?
▪¿Le ha forzado su pareja a hacer cosas que no quiere?
▪¿Ha perdido casi todos sus amigos desde que está con su pareja?
▪¿Se siente aislado, como si no hubiera ningún sitio a dónde ir para pedir
ayuda, o que nadie le va a creer?
▪¿Ha perdido algún trabajo a causa de su pareja?
▪¿Se siente emocionalmente insensible?
▪¿Está fingiendo todo el tiempo que todo va bien?
▪¿Tiene miedo de contarle a la gente lo que está ocurriendo porque no
quieres que su pareja tenga problemas o vaya la cárcel?
▪¿Le ha obligado sexualmente su pareja?
▪¿Alguna vez ha estado en alguna relación en la que podía haber contestado
sí a estas mismas preguntas?

195
▪Preguntas para el agresor

•¿Su pareja, a veces tiene miedo de usted?


•¿Tiene celos excesivos de su pareja?
•¿Siente necesidad de saber dónde está su pareja, qué está haciendo y con
quién a todo momento?
•¿Es muy sobre protector de su pareja?
•¿Se considera a sí mismo como el verdadero jefe y organizador de la familia?
•¿Siente que a veces tiene que dar un "golpe de timón" para poner las cosas
en orden en la relación?
•¿Alguna vez ha pegado, abofeteado o empujado a su pareja?
•¿Ha dicho alguna vez en tono amenazante?: "¡No me enfades...!"
•¿Ha amenazado alguna vez a su pareja?
•¿Ha dicho algo alguna vez que su pareja ha tomado como una amenaza,
aunque Usted fuera incapaz de hacerlo o lo dijese en broma?
•¿Ha dicho alguna vez, o lo ha pensado?: "Eres inaguantable. Nadie te
aguanta más que yo"
•¿Alguna vez, durante una discusión con su pareja ha lanzado o roto objetos o
golpeado paredes?
•¿Encuentra que sus argumentos al tratar de convencer a su pareja de que
haga algo que no quiere hacer, son convincentes e irrefutables?
•¿Considera que es importante que las cosas se hagan solo a su manera?
•¿Piensa que su pareja a veces merecería ser golpeada?
•¿A veces ha pensado que su pareja busca ser golpeada?
•¿Se ha descubierto a sí mismo alguna vez, sonriendo cuando su pareja se
quejaba de un daño?
•¿Ha dañado o roto intencionalmente algo que era importante para su pareja?
•¿Ha temido alguna vez decir a otra persona lo que ocurre en su hogar, no
fuera que ésta no entendiera, o que le creara problemas incluso legales?
•¿Está seguro de que Usted no es violento con su pareja, porque ve por ahí a
otros tratando mucho peor que Usted a sus mujeres?
•¿Ha seguido alguna vez a su pareja cuando ella no lo deseaba?

196
•¿Ha impedido físicamente a su pareja salir en alguna ocasión?
•¿Es muy importante para Usted que los otros, especialmente su pareja, estén
de acuerdo con Usted?
•¿Se ha encontrado Ud. contestando varias de estas preguntas con un "sí,
pero..." y defendiéndose mentalmente?
•¿Ha obligado a su pareja a tener relaciones sexuales?

Son preguntas tanto para el posible agredido como para el agresor, de modo
que al responder dichas preguntas tanto el uno como el otro puedan hacer junto
con el consejero una autorreflexión necesaria que los prepara para el cambio
que tendrá que ser inmediato, al menos respecto a los riesgos en que se
encuentre cada uno. La idea es que al final cada uno concluya si se encuentra o
no dentro del ciclo.
El maltrato femenino hacia el hombre

Uno de los mitos es que “solo los hombres son violentos”. Las mujeres también
pueden ser maltratadoras, aunque las estadísticas no mienten en cuanto a que
las mujeres son las que más sufren violencia, esto no quita que también hay
algunas mujeres que pueden ser violentas. La mayoría de la violencia de las
mujeres es hacia los hijos, pero también puede ser hacia los maridos. Las
mujeres tienden a ser abusadoras emocionales, es decir hieren con sus palabras
y con actos de desprecio.
Las principales formas de maltrato de las mujeres hacia los hombres están
dirigidas hacia su hombría, su paternidad y su capacidad de generar recursos.
Expresiones como “eres un vago” especialmente cuando los hombres han
perdido el empleo, “no sirves como hombre” y la negativa a tener relaciones
sexuales, como un arma de ataque, son algunas formas del maltrato del cual los
hombres se quejan en las consejerías. También es común que los hombres
sufran del desprestigio ante sus hijos, pues muchas mujeres se quejan o burlan
del marido delante de los hijos, desautorizándoles o ridiculizándoles delante de
ellos.
Las estadísticas de la violencia física de la mujer hacia el hombre es algo no
muy documentado y poco estudiado; se cree que muchos casos quedan sin ser

197
denunciados debido al machismo y la vergüenza, pero cada vez más estos casos
están saliendo a la luz. En un portal español en Internet cuyo nombre es:
“Custodia paterna”, dice que en Holanda son cada vez más los hombres que se
atreven a denunciar el abuso que sufren: “De acuerdo con las autoridades se
calculaba que el 85% de quienes estaban en esta situación fueran mujeres y el
15% hombres, pero la realidad arrojó que la proporción es 60 – 40. Según los
datos de este país, cada año se cometen 200 casos de maltrato grave, pero solo
el 20% de ellos se denuncian, de los cuales el 14% son de varones y el 86% de
mujeres”28.
En un estudio publicado en 1999 por la Revista Panamericana de la Salud 29
se puede observar:
Las diferentes variables presentes en las formas de violencia en la pareja,
se entrevistaron a 10.821 personas en ocho ciudades, entre ellas Caracas, Cali,
Madrid y San José. Uno de los resultados que nos interesa en el tema del
maltrato femenino está en el cuadro 4. Este permite ver la violencia ejercida
tanto por hombres como por mujeres; se puede ver que los gritos son más
ejercidos por las mujeres, y aunque es un porcentaje bajo, los hombres que
dicen sufrir violencia por bofetadas de sus esposas son el 4,7% y el 2,4% dice
recibir golpes por parte de sus esposas.

Este
tema está
muy poco

documentado. Aún en Internet no es fácil conseguir estudios serios sobre el

198
tema; hay todo un desafío por delante al abordar estos casos, que en consulta
no son muy frecuentes, pero lo que sí se puede observar es que tras años de un
mal matrimonio, en los que ha habido infidelidades y desprecios por parte del
hombre, en algún momento la mujer cansada de todo esto puede dar un giro en
su comportamiento y empezar a maltratar a su esposo.
También puede ocurrir lo que se conoce como violencia reactiva. M. Lorente,
en su libro Violencia familiar en Andalucía, publicado el año 2005 sostiene que
“la agresión de una mujer a un hombre es reactiva, ya que responde a una
agresión previa del varón y no lo hace para perpetuar la relación bajo su
control, como en los episodios de violencia ejercida por un hombre a una mujer.
En la mayoría de las ocasiones, la agresora llega a la violencia física porque
quiere acabar con la relación”30
Es importante tener presente que sí se puede dar violencia de parte de la
mujer hacia el hombre y aunque esta es en menor medida, no por esto deja de
ser importante y necesario trabajarla.
Pasos en la recuperación de la violencia doméstica31

Basados en el aporte de Carlvalho (1999) se sugiere que los consejeros


acompañen a la familia en los siguientes pasos:
1.Romper el silencio. Toca salir del secreto, el aislamiento y la vergüenza que da
reconocer la situación. Esto es lo que permite que se pueda ayudar a la familia y
avanzar en un verdadero proceso de cambio y rompimiento del ciclo violento. Se
debe entrenar a la familia en conocer el ciclo que han vivido para poder
romperlo.
2.Separación. Se hace necesario con cierta frecuencia una separación de tipo
terapéutico que no siempre implica divorcio. Es muy recomendable para que los
implicados puedan reflexionar y se pueda romper el ciclo. En algunos casos se
podría evitar este paso firmando un acuerdo escrito en el cual todos se
comprometen a parar inmediatamente los actos de violencia, de modo que el
consejero pueda usarlo dentro de la ética en caso de rompimiento para medidas
legales de protección. En los casos extremos se sugiere proteger al agredido con

199
completo aislamiento del agresor, sin acceso a información de dónde está, etc.
Esto se aplica no solo en caso de parejas sino también de menores en peligro.
3.Tratamiento Como se planteó anteriormente se hace muy necesario un
tratamiento especializado que debe incluir apoyo espiritual, físico y emocional,
dados los múltiples daños y consecuencias de la violencia. Esto implica entre
otras cosas de todos los implicados, comenzando con el reconocimiento de los
daños, arrepentimiento de las conductas violentas, re-aprendizaje de los límites
sanos y sanidad de los traumas recibidos.
4.Reconocimiento real y profundo por ambas partes de que existe un grave
problema de violencia. No se debe permitir el minimizar “… pero fueron solo
unos empujones”. Se debe romper el estado de negación.
5.Enfrentar el dolor y la realidad de lo que se ha vivido por parte de la víctima; esta
necesita ser escuchada y darle espacios para expresar y sacar todo lo horrible
que ha pasado, pero esto debe hacerse con ella a solas. En caso de violencia es
muy peligroso abordar ciertos temas juntos que pueden provocar más violencia
del agresor al sentirse atacado. Es solo más adelante, si es que es posible la
restauración, que se podrá renegociar la relación.

▪El agresor debe mostrar signos claros de arrepentimiento por haberlo hecho y el
agredido por permitirlo.
▪Sanar las heridas del pasado, revisar el tipo de apego que desarrolló y con la
ayuda de Dios guiar a sanar y llenar vacíos de la infancia
▪Crecer en autoestima y en cómo manejar conflictos y emociones. Ver el apartado
del manejo de la ira.
▪Buscar grupos de apoyo

6.Cuidado especial de los menores de edad. Se deben establecer ayudas especiales


y cuidado para los menores de edad implicados. Estos muchas veces sufren de
culpa falsa ante la violencia que han recibido u observado. En general su
identidad se ve muy dañada y no pocas veces a causa de que la violencia
implica asuntos económicos, pueden quedar en situaciones de vulnerabilidad y

200
desprotección. En esos casos es muy importante una intervención
interdisciplinaria y sistémica que involucre a personas de la familia que puedan
brindarles la protección que necesitan. Debe tenerse en cuenta que madres
golpeadas podrían ser también abusivas con sus hijos o permisivas de violencia
contra ellos, lo cual deja a los menores más vulnerables. En estos casos se
necesita un seguimiento muy estricto hasta que se vean cambios de fondo.
7.Rendición de cuentas. La violencia se parece a una adicción de modo que es muy
importante que agresor y agredido entren a dar cuentas de su proceso a
personas de confianza, ya que si vuelve a haber peligro de violencia se puedan
tomar medidas a tiempo. Debe tenerse en cuenta que la violencia se da en una
escalada creciente y hay que tomar en serio la gravedad potencial del siguiente
acto de violencia.

Estudio de Caso.

Irene, una profesional en el área de la salud, llama a su pastor angustiada.


Anoche su esposo, un hombre de negocios, le dio una golpiza; tiene moretones
y tuvo que ir la policía a sacarla del apartamento de él. Ahora no sabe si debe
denunciarlo, porque siente mucha vergüenza y temor de que su matrimonio se
destruya por completo y de que él vaya a la cárcel. Se encontraban separados,
debido a episodios similares, pero de vez en cuando se veían con la esperanza
de arreglar las cosas. Ambos se encontraban resentidos y dolidos. Ella solo sabe
que está tan golpeada por dentro como su cuerpo.
Esta vez su hijo ha sido testigo de los hechos, como tantas veces en los últimos
años, cuando por un simple detalle él daba rienda suelta al maltrato verbal y no
pocas veces al físico. Sin embargo Irene también ha perdido el control muchas
veces y ha dejado que la ira la domine. Eso es lo que la confunde tanto: ¿Será
que es la culpable de todo? Parecía que él era un buen hombre, pero ahora lo
desconoce.
Algo que confunde mucho a Irene es que este matrimonio se hizo a la luz del
consejo de la iglesia a la que asistían. Ya habían tenido muchas peleas como
novios, pero les dijeron que si no se casaban su hijo nunca iba a ser bendecido,

201
lo cual asustó a Irene, aunque sabía que su relación de pareja no era tan
saludable. Temía ser rebelde y accedió al matrimonio. Uno de los argumentos
utilizados por los mentores de Irene, fue el castigo de Dios, algo que
atemorizaba profundamente a Irene, mientras se debatía entre la supuesta
obediencia a Dios y el respeto que interiormente ella sabía que se
debía ejercer en un hogar. Se sentía confundida entre el temor y la sensación
de sentirse esclavizada o subyugada ante una autoridad machista. Ella
sabía que su relación era peligrosa, pero esperaba que una vez estuvieran al
amparo de la iglesia todo iba a salir bien. Pero no fue así, porque cada consejo
espiritual de los líderes fue siendo usado para el maltrato mismo a la luz de la
sumisión que debe una esposa cristiana al esposo.
Pero ahora Irene no tiene opción de no enfrentar esto, y se ha dado cuenta
que su integridad física está en serio peligro. La policía de alguna manera la ha
obligado a poner el denuncio en la Fiscalía. Pasa todo el día en exámenes físicos
y psicológicos. Llena de miedo, de dudas y de una sensación insondable de
abandono. No sabe si le duele más el alma o el cuerpo. Durante las siguientes
semanas se debate entre la culpa por los episodios que desencadenaron la
violencia. Solo recuerda lo que también vivió en su infancia y todo se ha vuelto
un solo caos en su mente, no sabe si va a sobrevivir porque en cierta
manera ya no quiere vivir para no sentir tanto dolor, solo la impulsa el
saber que Dios está en algún lugar.
Ahora su pastor tiene que apoyarla en un proceso doloroso que tal vez
demore un buen tiempo. Ella solo siente terror, dolor, ira, confusión y mucha
angustia. No se siente capaz de proteger suficientemente a su hijo, por el temor
de lo que puede pasar con él. Luego de varios días él llama al esposo para
hablar del tema. Él niega todo y dice que todo es culpa de ella y que por el
contrario él es la víctima de una “loca”. Ahora el pastor se encuentra ante una
sola versión; la de él.
Irene fue remitida a consejera para atención con la directriz de hacer una
retroalimentación periódica al pastor. Un caso que tiene varios desafíos pues el
padre todavía se congrega en ese mismo lugar, y procura presionar al niño

202
hablándole mal de su mamá, o llamándole insistentemente. Este tema angustia
a Irene, quien no sabe otra vez cómo proteger mejor a su hijo y cómo superar el
episodio, sabiendo que la ley le ha puesto a ella una medida de protección pero
que tendrá que verlo regularmente.
Preguntas
1.¿Cuáles son los aspectos más críticos y delicados de este caso? Haga una lista y
póngalos en orden de prioridad.
2.¿Cómo se podría indagar de una manera bíblica y sistémica por este caso? (haga
una lista de preguntas que considere adecuadas)
3.¿Cómo abordaría y referiría usted este caso, teniendo en cuenta a todos los
protagonistas y sistemas implicados, incluyendo el legal, familiar y eclesial?
4.¿Cuáles son las implicaciones legales de un caso como este? ¿Las conoce?
5.¿Haga una lista de los aspectos que tendrá que tratar en pensar en este caso y
cómo comenzaría a apoyar a Irene de una manera efectiva?
6.¿Cree usted que el abordaje debe ser solo desde el punto de vista
ministerial o se debería realizar un manejo interdisciplinario? En ese , ¿cuál
sería su propuesta? ¿Con qué profesionales podría trabajarse este caso?

Retroalimentación
Este es un caso en el cual se puede ver con claridad la complejidad de la
violencia intrafamiliar y conyugal y la necesidad de hacer un abordaje inter-
disciplinario: el médico, el abogado, el sistema legal, consejero, terapeuta,
pastor, la familia, entre otros. Dada esta complejidad se debe tener sumo
cuidado con el asesoramiento y no se deben dar consejos rápidos. El primer
acercamiento a un caso como este es la intervención en crisis, dadas las
características del caso. Esto implica que lo primero que hay que hacer es un
apoyo de escucha activa y empática, libre de juicios, consejos y presiones sobre
la persona. No debe dejarse a un lado al menor de edad implicado, algo que
ocurre con frecuencia, como si ellos no fueran afectados.
En segundo lugar, es necesario hacer una historia lo más clara posible de la
relación de pareja y de la violencia que ha ocurrido, a la luz del ciclo propuesto

203
en este sesión. Esta historia debe incluir de qué manera en la historia individual
se ha vivido la violencia en la niñez (si es que la ha habido y de hecho es
frecuente).
En lo posible se debe involucrar en el proceso a la pareja; sin embargo es
muy posible que en estos casos solo se involucre la víctima en el proceso. En
ese caso el consejero deberá trabajar en común acuerdo con el pastor para
determinar los lineamientos pastorales que den un buen seguimiento a este
caso. El trabajo mancomunado es un desafío dentro del cuerpo de líderes, pero
si no se hace así se corre el peligro de hacer daño al proceso. Deben estar de
acuerdo en cómo van a direccionar el caso y cómo se va a tratar con la otra
parte que no acepta su responsabilidad y que sigue congregándose como si
nada estuviera ocurriendo.
Sin presiones, Irene tendrá que determinar cómo quiere resolver el tema de
su relación con su pareja decidiendo entre la separación y un posible divorcio.
También cuáles son las implicaciones legales de todo el proceso; costos y
beneficios. Especialmente requiere asesoría para proteger a su hijo que está en
medio del conflicto. Una complicación de este caso es que la ley de su país ha
determinado que no deben estar juntos y él no se le puede acercar a ella, para
su protección. ¿Deben verse en la oficina del consejero? ¿Deben ser tratados
aparte? ¿Cómo se involucra al niño? ¿Cómo se acordará el contacto del niño con
su padre?
El proceso y el ritmo de este caso debe determinarlo Irene, mientras recibe
ayuda personal, oración y tratamiento a sus heridas emocionales. En este caso
ha sido muy importante tratar las confusiones espirituales que ha tenido Irene,
en vista de que fue presionada a casarse con su novio, con el cual ya tenía
problemas. Este caso tomó al menos dos años de tratamiento con el psiquiatra,
el médico, una terapeuta y un psicólogo que atendió al niño. Ha sido un desafío
para el pastor poner en juego todos estos elementos. En vista de que sigue
habiendo amenazas sobre el niño y presiones, el psicólogo ha llamado al padre
a tratar la relación, pero no ha sido posible. Ahora el abogado ha tomado el caso

204
y comenzará un proceso igualmente complejo acerca de las reglas de
convivencia y custodia del menor implicado.
Irene se ha recuperado lo suficiente como para continuar con su vida y ahora
comienza el proceso de divorcio, dada la negativa de su esposo a recibir
tratamiento y a recuperar el hogar, por el cual apostó tanto Irene. Con tristeza
necesita seguir adelante y comenzar el proceso de duelo por su matrimonio,
más la clarificación de cómo va a promover una sana relación entre el padre y el
hijo. El cuidado pastoral de este caso debe ser a largo plazo en vista de los
impactos sobre la vida de los menores.

205
206
CAPÍTULO 6: CONSEJERÍA EN CASOS DE
INFIDELIDAD

“Porque dos males ha hecho mi pueblo:


Me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas,
Cisternas rotas que no retienen agua…” Jeremías 2: 13-14
“Pero al que comete adulterio le faltan sesos;
El que así actúa se destruye a sí mismo”. Proverbios 6:32 NVI

Panorama actual en América Latina


Abordar el tema de la infidelidad en consejería es crucial tanto para los no
cristianos que llegan buscando ayuda en las iglesias como para los que siendo
cristianos la han sufrido y están viviendo sus consecuencias. Es muy difícil
hablar de estadísticas ciertas acerca de la infidelidad, pues no es un tema del
que las personas suelen hablar abiertamente, mucho menos en el ámbito
cristiano. Según investigadores del tema:
“En promedio, las estadísticas de infidelidad aseguran que el 60% de los
hombres son infieles, y que el 40% de mujeres les sigue los pasos…la
percepción de infidelidad entre los hombres y las mujeres es diferente, para el
50% de las mujeres el cibersexo no es infidelidad (el 80% de los hombres piensa
igual). Un 81% de las mujeres confiesa que coquetea con sus compañeros de
trabajo, y dos de cada tres aseguran que tienen pensamientos sexuales con
ellos. Según una encuesta de Sigma Dos, un 20% de las mujeres españolas
declara que no engaña a su pareja "pero estaría dispuesta a hacerlo si tuviera la
oportunidad". Según una encuesta realizada por el Instituto DYM, el 20% de las
españolas de entre 18 y 35 años han sido infieles alguna vez” 32.

Según esta investigación citada, las encuestas dan cuenta de que no


necesariamente se necesita un matrimonio malo, pues en su mayoría los
hombres (56%) no rechazan una aventura cuando se da la oportunidad. Por otro

207
lado, un porcentaje menor, pero no menos significativo (35%) de las mujeres
buscan la infidelidad como una venganza frente al menosprecio, el abandono
físico o emocional o una relación de excesivo control. El hombre también puede
usar la infidelidad como una forma de castigo frente a estas mismas razones de
la mujer.
En una investigación, hecha en toda América Latina por GDA, entre junio y
agosto de 2010 con 13 mil 349 entrevistas entre usuarios de la red en
Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Perú, Puerto
Rico, Uruguay y Venezuela, “al menos 63% de los latinoamericanos ha sido infiel
alguna vez. Los países que sobresalen con un mayor porcentaje de infidelidad
son Ecuador y México, cuyas menciones suman hasta 68% para ambos casos.
Además, 49% de los encuestados asocia las relaciones sexuales con el amor y
28% con el placer; 70% experimenta con pornografía, 47.6% con juegos
sexuales, y sólo 9% con intercambio de parejas”33.
Seis de cada diez colombianos admiten haber sido infieles al menos una vez
en sus vidas, de acuerdo con una encuesta sobre el tema hecha para EL TIEMPO
en 13 ciudades del país por la firma Datexco34.
En esta investigación participaron 1.227 adultos y arrojó que el 65,8 por
ciento de quienes hoy dicen ser fieles aceptaría incurrir en una infidelidad si
estuviera seguro de que no lo van a descubrir. “En otras palabras, no es el
compromiso o la lealtad hacia su actual pareja lo que los frena, sino el temor a
las consecuencias de ser pillados”. Fue interesante la observación del 21% de
los participantes creen que no se es infiel hasta que no se involucran los
sentimientos.
En una de las publicaciones Online del diario el Espectador de Colombia del
13 junio del 2012, se puede encontrar lo siguiente: “en la encuesta ‘Cómo viven
los colombianos su sexualidad’ realizada por el CNC para el Espectador y
Caracol en el 2008, más de la mitad de los hombres señalaron haber sido
infieles contra una de cuatro encuestadas. Es decir que más del 50% de los
hombres colombianos pueden ser infieles frente al 25% de las mujeres 35.

208
En Chile parece ser un tanto diferente. En este país del sur las estadísticas
apuntan a que las mujeres son más infieles en la actualidad, según datos
publicados en el blog de la radio de la Universidad de Chile. El 66% de los
quiebres matrimoniales se debe a infidelidades del marido o la esposa (cifra
según consultas a separados de chile) y 61 % de las infidelidades
matrimoniales del 2009 al 2010 fueron cometidas por las esposas, lo que indica
un aumento en la infidelidad femenina36.
Otras estadísticas que dan cuenta de la realidad en USA citadas por Marín
(2011, p. 6), en un estudio de la Universidad de California hecho en el 2008,
indican que el 60% de los hombres son infieles y el 50% de mujeres le siguen los
pasos.
Estas cifras de infidelidad femenina no sorprenden, pues en las consultas
terapéuticas, según mi experiencia terapéutica (Ediana), estos casos van en
aumento. En mi consultorio de cada diez casos de infidelidad se puede decir
que cuatro son por las mujeres. Las cifras son reveladoras, este problema lejos
de disminuir va en aumento y la iglesia debe estar preparada para su abordaje.
Causas de la infidelidad
Según estudios hechos por sexólogos 37, la infidelidad sí tiene causas que la
puedan potencializar y generalmente no sucede de la noche a la mañana. Ellos
plantean que muchas veces los infieles dan cuenta de insatisfacciones en su
pareja como excusa para la infidelidad.
“Entre las causas comunes que se han encontrado están: “Sentirse devaluado al
recibir una atención menor por parte de su pareja; Monotonía. La rutina y la
ausencia de sorpresas conlleva a un aburrimiento sentimental; Vida sexual
deficiente. El sexo es un elemento esencial en la pareja y si éste es defectuoso,
quien se siente insatisfecho tiende a buscar fuera de la relación la satisfacción
sexual que no encuentra en su pareja. En el caso de los hombres no es
aceptado un cambio físico de la pareja; falta de comunicación y diálogo;
búsqueda de nuevas sensaciones al acabarse la seducción del enamoramiento;
pérdida de libertad, al ser la pareja asfixiante; idealización de la pareja;
permisividad de la pareja; ausencia de personalidad de una de las partes; etc.” 38

209
Esto se debe tener en cuenta, porque si bien la Biblia no permite que
saquemos excusas para la infidelidad, es importante abordar a la pareja desde
una perspectiva bíblica (que considera la gravedad del adulterio) y sistémica, en
la cual se analiza la problemática de una relación que están construyendo dos
personas. Como lo dice Marín & Proaño (2010, p. 5):
“El deseo de alcanzar un sueño con respecto a la relación matrimonial, necesita
estar acompañado de conocimiento, dominio de destrezas personales y sociales,
en suma, de cierto grado de madurez integral, sobretodo de decisión rotunda de
no abandonar el sueño. Por demás está decir que este requisito debe estar
presente en los miembros de la pareja. Al igual que el refrán: “el tango se baila
entre dos”, el matrimonio es una empresa de dos”.
Consecuencias de la infidelidad
Las consecuencias de la infidelidad son devastadoras no solo para quien
fue engañado, sino también para el que engaña, los hijos y las familias de
origen. Podría decirse que aún hay un costo social a causa de la infidelidad, si se
tiene en cuenta cuántos trabajos se pierden a causa de esto. Uno de los más
recientes escándalos es el del ex director de la CIA, David Petraeus quien
renunció a su trabajo después de aceptar su infidelidad con su biógrafa, y
aunque el presidente Obama aseguró que la infidelidad de Petraeus no
comprometió la seguridad de su país, casos como estos permiten ver que la
infidelidad no es una cuestión meramente personal, tiene consecuencias y muy
graves para todos los implicados.
Los riesgos y consecuencias de la infidelidad son a nivel físico y emocional.
A nivel físico están las enfermedades de transmisión sexual, desde las más
simples como una ladilla hasta algo más grave como un SIDA; muchas veces la
aparición de una enfermedad venérea es la causante de sacar a la luz una
infidelidad.
En la parte emocional tanto el infiel como el engañado se ven afectados. El infiel
antes de ser descubierto tiene que vivir una doble vida y moral que le hace vivir
en un constante estrés, genera un desgaste emocional constante que a su vez
produce cansancio, irritación y falta de sueño. Luego de ser descubierto, el infiel

210
debe vivir el dolor, la vergüenza y la culpa. Enfrentar el hecho de haber dañado
a los que más ama no es algo fácil; ellos también sufren.
Para la persona engañada, descubrir una infidelidad es sufrir un dolor del
alma que muchos lo describen como “ser destrozados por dentro, perderlo
todo”. La persona experimenta un inmenso dolor espiritual, le duele todo su ser.
Los sentimientos que experimentan son muy fuertes, dolor, vergüenza, celos,
furia, deseos de venganza, culpa, tristeza, depresión, miedo, angustia, en
algunos casos hasta violencia física. La autoestima de la persona se ve
deteriorada y mil preguntas pasan por su cabeza, causando más dolor y
agotamiento físico. Puede experimentar trastornos de sueño, alimentación y
algunas personas pueden caer en una depresión profunda.
Los hijos también se ven afectados porque la imagen del padre infiel causa
una gran desilusión y dolor en los hijos. Cuanto mayores la edad de los hijos,
mayor es el efecto que tiene en estos. En el caso de los adolescentes las
relaciones con los padres se deterioran y de alguna manera quedan
triangulados, entre el progenitor infiel y el engañado, aumentando así su
ansiedad. Para algunos la conducta infiel puede convertirse en una forma
normal de relacionamiento, más si la han visto de forma recurrente entre sus
padres. Algunos pueden llenarse de temor ante sus futuras relaciones y el
miedo de ser ellos los engañados.
Consejería para la recuperación de la infidelidad

La Biblia es muy clara en condenar la infidelidad. La prohibición del


adulterio está en los diez mandamientos: “No cometerás adulterio”(Éxodo 20:14
NVI), mostrando así al importancia de la relación matrimonial monógama. Sin
bien en el Antiguo testamento se ven uniones polígamas, estas se dan bajo
mandatos culturales de la época, pero también la Biblia es honesta con las
implicaciones y las consecuencias de este tipo de uniones. Este es el caso del
conflicto entre la esposa de Abraham y Agar, la sierva. Así mismo el conflicto
entre Raquel y Lea, las esposas de David, conflictos entre los hijos, y los
211
conflictos con las muchas mujeres de Salomón inclinaron su corazón a la
idolatría.
En la ley de Moisés el adulterio estaba penalizado con la muerte: “Si
alguien comete adulterio con la mujer de su prójimo, tanto el adúltero como la
adúltera serán condenados a muerte” (Levítico 20:10 NVI). Ahí aparece la
prohibición tanto para el hombre como la mujer.
En el libro de Proverbios encontramos un texto que cataloga a la
infidelidad como una falta de cordura “Pero el que comete adulterio le faltan
sesos; el que así actúa se destruye a sí mismo” (Proverbios 6:32-35 NVI). Esto
reafirma las consecuencias catastróficas que el adulterio causa en la vida de
quien lo comete. Sin embargo las consecuencias de la infidelidad no sólo son
para el que lo hace, el cónyuge engañado también sufre al igual que los hijos y
hasta las familias políticas.
La infidelidad es tratada en la Biblia como una ruptura a un pacto eterno.
Dios compara la infidelidad de su pueblo a través de la idolatría, como un
adulterio con él. La relación que él propone y espera es la misma de un marido
amoroso y fiel que ha dado todo por su esposa: su pueblo. A través de los
profetas y en capítulos claves como Jeremías 2 y todo el libro de Oseas, él
reclama como un esposo herido y atravesado por el dolor de la infidelidad de su
pueblo. En un estudio transversal de este tema a través de toda la Biblia, se
puede comprender la importancia que Dios da al pacto matrimonial, la gravedad
de la infidelidad y las consecuencias desastrosas de quebrar el pacto de
fidelidad matrimonial: dolor, esclavitud y disciplina de parte de él.
Ahora, bien, otro aspecto importante de este tema es la invitación de
Hebreos 13:4 a honrar el matrimonio y a guardar el lecho matrimonial de la
fornicación y el adulterio. Esto da cuenta de una visión que va más allá de lo
moral y es mucho más amplia y ética. Por tanto, la infidelidad no solamente se
da cuando hay una relación extra-matrimonial. Se puede manchar el lecho
matrimonial con impureza sexual, mental o a través de cualquier otra forma de
infidelidad emocional, pornográfica o cuando se usa a la pareja como objeto
sexual, no considerándola como objeto de amor y respeto.

212
Recomendaciones para el tratamiento de la infidelidad

Como se ha hecho notar anteriormente la infidelidad ocurrida en una pareja


tiene desafíos grandes para quienes deciden enfrentarla y superarla. No se debe
tomar a la ligera ni esperar que una vez el infiel se arrepienta la otra parte deba
perdonar y seguir como si nada. Se debe hacer un proceso serio de atención,
escucha, arrepentimiento y reparación de la confianza.
“Tuvimos un caso (Carmen) que nos conmovió en nuestra comunidad de una
pareja que logró superar una infidelidad de 25 años de parte del esposo. Debo
decir que no fue fácil para este esposo ser vulnerable y explicar con detalle
cómo fue que engaño a dos familias durante tanto tiempo y cómo logro sostener
dos mujeres a la vez. Tampoco fue fácil para ella perdonarle. Fueron muchos los
momentos en los cuales estuvo ella a punto de rendirse y decir no más.
Igualmente fue impactante para nosotros como consejeros escucharles, dejarles
expresar su dolor y llevarles por el proceso de dar cuentas, arrepentimiento,
perdón y reconciliación. Fueron muchos los ajustes que tuvieron que enfrentar,
pero 12 años después son una pareja feliz que gracias a su testimonio de fe ha
logrado impactar su familia y especialmente sus hijos, quienes luego de ver a su
padre ir tras Jesús con una fe sincera y ya en sus años maduros, pedirles
perdón, ellos mismos decidieron rendir sin miramientos su vida a Jesús”.
En el acompañamiento a parejas que enfrentan la infidelidad se debe tener en
cuenta en primera instancia el tipo de infidelidad del caso en particular para
poder guiar el proceso. Pueden ocurrir algunas de estas alternativas:
El infiel está arrepentido verdaderamente pero la persona engañada no quiere
saber nada del otro.
El engañado quiere perdonar y dar una oportunidad pero el infiel no está
arrepentido o declara que ya no ama a su cónyuge.
El infiel está arrepentido y el engañado está dispuesto a perdonar y restaurar la
relación. En estos casos cuando el infiel se arrepiente ya sea porque se da
cuenta de su error, lo confiesa o es descubierto pero logra entender el grave
error que ha cometido y teme perder a su esposa o esposo y entonces quiere
hacer lo que sea necesario para restaurar su hogar, son los casos que mejor

213
pronóstico tienen. Esto no significa que el proceso sea fácil, pues las heridas
están hechas y antes de la infidelidad seguramente hubo algunas cosas que no
andaban bien y tienen que ser cambiadas. Así que lo mejor para una persona
engañada es un cónyuge arrepentido y comprometido a demostrar su amor y
arrepentimiento.
Es vital tener claro que una reconciliación, que incluye el perdón y ganar la
confianza solo es posible en el último caso, pues para esto se necesita de dos
personas comprometidas en hacer su parte. Muchos procesos fracasan porque
no cumplen estos requisitos. Por el deseo de salvar el matrimonio un consejero
puede alentar a una mujer a perdonar a su esposo y a vivir con él a pesar de
que este no muestra ningún síntoma de arrepentimiento; aunque la intención es
buena, lo más seguro es que este hombre o mujer que cometió la infidelidad no
aprenda nada de su error y por el contrario esté listo(a) a cometerlo de nuevo.
En estos casos es típico ver mujeres que por 15 o 20 años han soportado
infidelidad tras infidelidad, perdonando cada una de ellas sin ver un cambio en
su esposo, viviendo en una constante angustia, celos y reclamos que dañan día
a día la relación y llena de miedo y temor a los hijos frente a sus futuras
relaciones.
No se puede confundir el perdón con la convivencia. Una persona puede
perdonarle a otra aunque esta no muestre un auténtico arrepentimiento. Esto le
permitirá vivir en paz pero no está obligada a vivir con la persona que no
muestra un compromiso con el cambio, pues su corazón se ha endurecido ante
el pecado.
La dureza de corazón puede estar presente tanto en el infiel que no se
arrepiente como en el que fue engañado que a pesar de que su conyugue está
arrepentido no logra perdonarle. Quizás estas son las razones por las cuales
Mateo 19:8 -9 cita las palabras de Jesús “Por la dureza de vuestro corazón
Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así. Y yo
os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y
se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera.” La
intención original de Dios es que el matrimonio permanezca, este es el ideal,

214
pero bien sabe Dios que sin el perdón o sin el arrepentimiento que son muestras
de dureza de corazón las cosas serán invivibles y las consecuencias aún serán
peores si ambas personas siguen juntas. Todo esto se debe hacer saber a las
personas involucradas para que sean ellas las que tomen sus propias
decisiones.
Cabe destacar que este es el último recuso posible, pues antes de hablar de
divorcio se debe ayudar a la pareja a hacer todo lo posible para la restauración,
decir ¡No Más! No es un sinónimo de divorcio, es decir no quiero más esta vida
así, para los infieles recurrentes quizás sea la primera vez que ven en peligro su
relación y quizás esto los motive al cambio.
Pasos en el proceso de recuperación

EL O LA INFIEL

•Arrepentimiento verdadero
•Renunciar a la relación extramarital y todo aquello que le conecte con esa
persona.
•Compromiso con la verdad
•Compromiso a cambiar hábitos y actitudes que le distancian de su cónyuge.
•Decisión de ganar la confianza y el respeto.
•Colaborar en la recuperación emocional de su cónyuge.

EL O LA EN EGAÑADA(O)

•Decisión y compromiso a entrar en el proceso del perdón verdadero.


•Compromiso a cambiar hábitos y actitudes que le distancian de su cónyuge.
•Colaborar en su propia recuperación asumiendo un papel activo.

Perdonar una infidelidad es una de las cosas más difíciles que puede
enfrentar un cónyuge, así que es necesario que ambas partes involucradas en el
problema puedan entender que la recuperación será un proceso, a partir de una
decisión muy seria y comprometida de ambas partes. Es cierto que es una
decisión que se toma, en primer lugar como respuesta espiritual al llamado de

215
Dios al perdón, pero implica tiempo para sanar la herida y para tratar el dolor, el
rencor y la ira. Quien cometió la falta muchas veces interpreta que como la
persona engañada ha decidido perdonarle no se debería hablar más del asunto
y todo debe volver a la normalidad. Pero no es tan sencillo; se requiere tiempo
para que la persona herida sane su corazón, se puedan sanar las heridas de
apego de la pareja39.
Algunas ideas para guiar el proceso del perdón las podrán encontrar en la
sesión del perdón en este libro.
Ideas para guiar el proceso de recuperación de la persona engañada.

•Tomar contacto con su dolor y todo lo que se perdió a causa de la infidelidad para
permitir sanar su corazón.

•Ayudarle a identificar posibles actos de venganza que esté realizando y cortar con
ellos.

•Trabajar con la persona los pensamientos repetitivos que acosan su mente, y


ayudarle a desviar estos pensamientos y reemplazarlos por otros.

•Que tome conciencia de que los “si tan solo….” “si no hubiera….” darán vuelta en
su cabeza y que de nada sirve torturarse con ellos.

•Pensar en los detalles de la infidelidad no le ayuda a sanar su mente.

•Tomar conciencia de cuáles comportamientos suyos contribuyeron a distanciar la


relación de pareja y tomar medidas de cambio personal.

•Ayudarle a revisar su propia historia. Cuando en su familia de origen ha habido


infidelidades por parte de un progenitor las heridas tienden a abrirse y es más
difícil sanar.

•Abordar el tema del perdón a sí mismo(a), pues seguro que habrá sentimientos de
culpa. Es importante escribir de qué se siente culpable y analizar cuáles de
estas culpas son reales y cuáles son falsas.

•Todos merecemos ser perdonados, hacer una lista de todas las cosas que Dios le
ha perdonado a él o ella. Mateo 18:23-35 es un buen texto de estudio.

216
Ideas para acompañar a la persona infiel a ganar la confianza de su cónyuge

•Lo primero y más fundamental es asegurarse que de verdad existe un


arrepentimiento verdadero.

•Ayudarle a tomar conciencia de las consecuencias de sus actos en su


pareja, hijos y familia.

•Debe pedir perdón a su esposa(o) y sus hijos (si estos se enteraron) por lo hecho
y por las consecuencias que ha generado en la vida familiar.

•Comprometerse a no mentir más.

•Buscar formas de darle seguridad emocional a su cónyuge y ayudándole en su


recuperación emocional.

•Tener paciencia en los momentos de crisis de su pareja y darle seguridad en esos


momentos críticos de su decisión de salvar la relación y trabajar en ello.

•Guiarle en perdonarse a sí mismo.

•Evaluar qué es lo que le llevó a la decisión de ser infiel para cambiar posibles
patrones y evitar que vuelva a ocurrir.

•Cambiar las actitudes o acciones que le alejan emocionalmente de su cónyuge.

Sugerencias para prevenir la infidelidad

•Ayudar a las parejas a resolver sus conflictos y no distanciarse emocional ni


físicamente.

•Mantener el respeto y la valoración dentro de la relación.

•Si hay problemas en las relaciones sexuales deben buscar ayuda.

•Guiar procesos de perdón y ayudar a la pareja a fomentar su comunicación e


intimidad.

•Alentar a las parejas a tener una cita semanal o quincenal para salir a solas 40

217
•Conocer que la infidelidad es un proceso y se pueden abrir puertas de
oportunidad cuando se conoce a alguien que resulta atractivo (a).

•Evitar todo café, almuerzos o salidas con esta persona a solas o a compartir una
amistad exclusiva.

•Mantener presente los mandamientos bíblicos acerca de la infidelidad. Memorizar


textos bíblicos sobre el tema: Pr 6:32, Ex 20.14, Lev. 20:20, Mt. 5:26-28

•Evitar encuentros presenciales o cibernéticos con ex enamorados, no tenerlos


como amigos en sus redes sociales.

•Buscar ayuda cuando la tentación haga su aparición, compartirla con su esposa(o)


o con una persona madura que le ayude. Esto se aplica para los casos de
adicción o hábito de ver pornografía, ya que se ha encontrado que ésta incita a
la infidelidad.

•Pensar en las consecuencias de una infidelidad para los hijos, la pareja, la familia
(¿Vale la pena?)

Ejercicio para cultivar el aprecio y la valoración en la pareja

Cambie la relación no a su conyugue


•No salga de casa sin antes preguntar a su esposa(o) ¿Cómo amaneciste hoy? O
¿Tienes alguna actividad especial hoy?

•No salga de casa sin despedirse y dar un beso o abrazo a su cónyuge

•Tener un tiempo diario después del trabajo para hablar acerca de las cosas
buenas o malas que pasaron mientras estaban separados; la idea es escucharse
sin juzgar o aconsejar.

•No irse a la cama sin dar alguna palabra de gratitud por algo que el otro ha hecho
o dicho.

•No irse a la cama sin haberse dado un abrazo, beso o masaje

218
•No dormirse sin antes dar unas “buenas noches mi amor”

•No irse a la cama si está enojado(a) con su conyuge, hay que abrir un espacio
para ventilar el problema.

Estudio de caso

Este es un caso en el cual el infiel está arrepentido verdaderamente pero la


persona engañada no quiere saber nada del otro.
Rocío y Samuel se casaron siendo muy jóvenes, ella estaba embarazada y
como se amaban decidieron casarse. Samuel tuvo que dejar los estudios y
empezar a trabajar y ella se dedicó a cuidar de los hijos.
Teniendo solo 8 meses de casados, Samuel le fue infiel a Rocío con una
compañera del trabajo. Ella sufrió mucho pero decidió perdonarlo, pues no
quería causar más dolor a sus padres, regresando a casa después de haberles
fallado al quedar embarazada. Nunca hablaron del tema hasta que volvió a
ocurrir con otra chica a los tres años de matrimonio.
Esta vez Samuel volvió a pedir perdón y juró que nunca ocurriría. Ella le
perdonó de nuevo pero la relación ya estaba muy mal. Rocío no desperdiciaba
oportunidad para sacarle en cara lo que había hecho y los gritos y peleas se
hicieron cada vez más frecuentes. Dos años más tarde él la volvió a engañar.
Pero esta vez al ver la reacción de su esposa buscó ayuda en la iglesia. Por
primera vez siente que en verdad puede perderla y le vuelve a pedir perdón.
Sin embargo Rocío no le cree nada y le dice que todo ha terminado; no quiere
hablar con ningún consejero. En la iglesia le habían dicho que le recibiera y le
perdonara pero su corazón estaba muy herido, esta última infidelidad ya no la
soportaba y decidió dejarlo. Samuel insiste que quiere restaurar su relación y
sigue pidiendo ayuda a sus pastores”.
Preguntas
1.¿Qué errores se cometieron al manejar este caso una vez ocurrida la primera
infidelidad?
2.¿Cuáles son las posibles razones que han hecho que Samuel y Rocío hayan
entrado en un círculo vicioso que ha destruido la relación?

219
3.¿Cómo se puede acompañar y ayudar a Samuel y Rocío? Nombre los pasos
específicos que usted plantearía
Retroalimentación

En vista de que hasta ahora Rocío no quiere asistir a ninguna reunión de


consejería o de terapia y no se le puede obligar, entonces se tiene que hacer el
proceso con Samuel.
En primer lugar se debe revisar qué tan autentico es su arrepentimiento, y
ver su disposición a trabajar su parte. Luego guiarlo a examinar las causas por
las cuales ha sido infiel repetidas veces y si está dispuesto a cambiar su forma
de pensar y actuar. Si quiere tratar de ganar el corazón de su esposa, debe ser
responsable con sus hijos y respetarle sus silencios, decirle que está yendo a
consejería y que está trabajando lo que está mal en él y está dispuesto a hacer
lo que sea para ganar su confianza si ella está dispuesta.
Cuando el consejero ve un cambio radical en Samuel puede pedir a Rocío
que escuche lo que su esposo quiere decirle. En caso de una respuesta positiva
de parte de ella, no se la debe animar a regresar con él inmediatamente, ya que
es importante para ella ganar la confianza en un proceso más controlado de
consejería en el cual ambos hagan cambios perdurables en su relación y su
comunicación. Él debe demostrarle que ha cambiado su manera de pensar y
actuar.
Luego de un tiempo acordado por ambos, si decidieran darse una
oportunidad se debe guiar el proceso de perdón de Rocío hacia su esposo y de
ambos hacia sí mismos, una vez descubiertas sus fallas. Se debe revisar las
veces que anteriormente ella había dicho perdonarle, pero que luego le cobraba
emocional y verbalmente la deuda. Se deberá dar tiempo y una ruta clara de
comunicación para cuando el dolor reaparezca en ella y cómo él puede a su vez
conseguir apoyo en ella y otros para los momentos de tentación que
seguramente vendrán. Es muy posible que este caso no solo se trate de
infidelidades recurrentes, sino de un patrón de adicción sexual, lo cual hay que
revisar. En dicho patrón suele haber un círculo de acumulación de tensión,

220
frustración, ira represada y episodio sexual de escape (ver sesión de adicción
sexual).
Uno de los mayores desafíos será asegurar que Samuel logre recuperar la
confianza de su esposa y esto implica por un buen tiempo un dar cuentas de
una manera clara, de modo que su esposa pueda libremente acceder a la
información que necesite de parte de él. El tema es cómo esto no se constituirá
en un círculo pernicioso de control, venganza o manipulación. El pacto de
recuperación de confianza será en cierta manera lo único que puede guardar un
proceso así. En este caso él debe hacer todo lo que sea necesario para ganar la
confianza de su esposa y ambos deben cambiar todo aquello que deteriora su
relación de pareja además de las infidelidades.
El caso cuando el engañado quiere perdonar y dar una oportunidad pero el
infiel no está arrepentido o declara que ya no ama a su conyugue, es más
común de lo que se podría pensar. Quien busca ayuda es la persona engañada
porque quiere salvar su matrimonio. Puede ser, además, que no es la primera
vez que esto ocurre y la persona infiel “se siente segura del perdón del otro”,
porque puede ser que en el fondo sabe que su cónyuge no tiene el valor para
ponerle fin a la situación.
El infiel recurrente tiende a culpar al 100% a su cónyuge de ser el o la
causante de la infidelidad: “siempre me ha dejado de lado” “hace mucho que no
quiere tener relaciones sexuales”, etc. O también puede ocurrir que la persona
infiel es la primera vez que lo hace y declara abiertamente “ya no amo a mi
esposa(o), se me acabó el amor” “Me enamoré del otro(a)”.

Estudio de caso
Alejandro y Rebeca tienen un matrimonio de 16 años, tienen dos hijos,
Mario de 14 y Adriana de 5 años. Rebeca se casó locamente enamorada de
Alejandro y este por su parte se casó con ella después de haber roto con su
primera enamorada a quien él considera el gran amor de su vida. Rebeca sabía
esto pero aun así se casó con él y ha dedicado todos estos años a amarle y
cuidarle. De hecho su vida se volvió una renuncia a todo lo que ella quería con

221
tal de agradarle a él. Así fue por 15 años, durante los cuales Alejandro fue un
hombre muy responsable pero muy poco cariñoso con Rebeca. Ella sentía que él
no le valoraba lo suficiente y en vez de recibir afirmaciones por todo lo que
hacía por él y la familia, él le trataba muchas veces con desprecio y rudeza.
El último año ella decidió empezar a trabajar fuera de casa, y en el trabajo
conoció a un compañero que era muy atento con ella, siempre le saludaba y la
halagaba por lo bonita e inteligente que era. Así poco a poco se fueron haciendo
más amigos, compartían la hora del café y almorzaban juntos. Hablaban de sus
problemas matrimoniales y su intimidad fue creciendo. Rebeca terminó
enamorándose de este hombre casado y aunque sabía que era un amor
imposible, por primera vez se sentía realmente valorada y amada por un varón.
Esto la llevó a tener por más de un año un romance escondido.
En casa Alejandro empezó a notar el cambio de Rebeca. Ya no era tan
atenta como antes ni tan paciente; su humor cambió y cada vez llegaba más
tarde, descuidando a los hijos. Supuestamente tenía reuniones de trabajo o se la
pasaba en el gimnasio.
Alejandro empezó a sospechar que había otro y la confrontó pero ella lo
negó rotundamente. Su comportamiento era cada vez más agresivo con él y con
los chicos. Un temor enorme invadió el corazón de Alejandro; temía lo peor y no
podía imaginar siquiera que su esposa le traicionara. El daba de hecho el amor y
la fidelidad de ella por siempre. Empezó a vigilarle, a revisarle el celular y su
cuenta de Facebook. Esta angustia de perderla le llevó a comprender cuánto la
amaba y le llenó de temor.
Un día ella dejó el celular en casa y llegó un mensaje: “te espero en el
mismo lugar, te amo”. Fue su hijo de 14 años quien vio el mensaje mientras
jugaba con el celular y lo mostró a su papá. En la noche él la confrontó y ella
dejó de negarlo todo. Le confesó que sí, que se veía con él por un año y que le
había dejado de amar. Alejandro desesperado le insultó y les contó a los hijos y
a toda la familia lo que había pasado. Rebeca le dijo que quería el divorcio y que
no quería verlo más. Alejandro desesperado va al trabajo de Rebeca le pega al

222
hombre y hace que despidan a Rebeca de su trabajo. Luego la amenaza con
quitarle al hijo si pide el divorcio.
Alejandro busca ayuda en la iglesia, porque quiere recuperar a su esposa.
Por su parte Rebeca accede a ir a la consejería por el temor a perder a sus hijos.
Sin embargo, en la primera cita, declara abiertamente que ella no ama a
Alejandro y que su amor se acabó después de años de descuido y de no sentirse
importante para su esposo; ahora está enamorada del otro. A pesar de escuchar
esto su esposo quiere salvar su matrimonio, le dice que está dispuesto a
perdonarle a pesar del gran dolor que le ha causado.
El ex amante después del escándalo y que su esposa también se enterara
decide olvidarse de Rebeca y salvar su matrimonio. Esto empuja a Rebeca, en
medio de su dolor, a dar una oportunidad para salvar su matrimonio. Sin
embargo declara abiertamente que no es por su esposo sino por sus hijos. Por
su parte Alejandro tiene mucha desconfianza e ira, quiere que su esposa haga
frutos dignos de arrepentimiento y le brinde seguridad. Rebeca dice que no le
nace porque no siente nada por él y esto hace que Alejandro se sienta más
inseguro, celoso y exigente con ella. Ahora la vida para ellos y sus hijos se está
volviendo un infierno.
Preguntas
¿Qué errores cometió cada uno antes y después de la infidelidad?
¿Cuáles son las principales dificultades que se van a presentar al acompañar
este proceso de restauración? Haga una lista concreta y en qué orden las
trataría.
¿Qué tendría que hacer cada uno si en verdad quieren salvar su matrimonio y
vivir bien no solo por los hijos sino por ellos?
¿Qué pasos establecería para elaborar una meta común y los acuerdos básicos
para comenzar este proceso de recuperación?
Retroalimentación
Este es uno de los casos más complejos por la forma como Rebeca
reacciona frente a su infidelidad. Cuando el infiel siente que tiene heridas y
razones para haberlo sido es mucho más resistente a un verdadero

223
arrepentimiento, lo cual hace que el cónyuge herido no le sea fácil volver a
confiar y que el caso de por sí tenga un mal pronóstico. Esto no significa que
efectivamente Alejandro como cónyuge herido no tenga responsabilidad por los
todos los años de desprecio y dolor que rebeca ha vivido con él. Es difícil llegar
al acuerdo de que ambas partes tienen responsabilidad y tienen mucho que
perdonar y sanar si quieren tener una buena vida juntos, más allá de salvar el
matrimonio solo por los hijos.
El peligro grande en casos como este es que la persona engañada vive
una angustia auto impuesta por el mismo, al forzar la relación, en este caso con
la amenaza de quitarle a sus hijos y haberla hecho perder su empleo. Alejandro
sabe que no tiene nada seguro con Rebeca y lo que más necesita es seguridad
pero Rebeca no se la puede dar, al menos en este momento. Ella tiene mucho
que sanar y perdonar, necesita ser reconquistada por su esposo, pero él en este
momento está esperando recibir más que dar. Entonces el caso es que se tiene
a dos personas carentes: ella de afecto y él de seguridad y ahora se ha creado
un círculo vicioso del cual será difícil salir. Cada uno puede actuar
impulsivamente por su dolor y hacer retroceder el proceso al punto de
desgastarlo y no dar muchas posibilidades a la recuperación. El no ayuda con
sus arrebatos de celos, ira y control y ella no ayuda con sus reclamos sobre el
pasado y con sus justificaciones por lo que hizo. Sus discusiones son
interminables.
Es posible que lo mejor en este caso sea inicialmente trabajar con cada
uno en cuanto a su propio ser y la responsabilidad que tiene en el deterioro de
la relación, para ayudarles a salir del círculo de inculpación o victimización.
Luego tendrá cada uno que llegar a una decisión de perdonar y caminar hacia la
construcción de un acuerdo de “paz”, una tregua en la cual no se usarán más
“armas de guerra sucia” contra el otro, en una pelea. En estos casos cada uno
necesita ser entrenado para aprender a expresar sus necesidades de manera
responsable, sin culpar al otro. También tendrán que aprender a escuchar las
necesidades del otro y conocer sus heridas, sin entrar a defenderse.

224
En la segunda etapa, cuando se puedan comunicar, se puede animar a
Alejandro a comprender que no puede obligar a Rebeca a estar con él y que lo
mejor es dejarla en libertad de decidir. Debe quitar las amenazas de quitarle a
los hijos y arrepentirse de su venganza y control. También debe estar dispuesto
a aceptar la realidad de los sentimientos de Rebeca y valorar que ahora ella
está siendo honesta. Tendrá que negarse a sí mismo y concentrar todos sus
esfuerzos en enamorar y restituir la falta de valoración a su esposa por tanto
tiempo. Si su dolor y rabia no le permite hacer esto y solo espera que de la
noche a la mañana ella le ame y le dé seguridad, el proceso de restauración no
funcionará y la vida se les hará un martirio.
Por su parte se le debe ayudar a Rebeca a considerar todas sus opciones:
las implicaciones de dejar a su esposo siendo una mujer joven y con un hijo
adolescente y otro pequeño; qué es lo que les espera en el futuro, como familia
y qué le puede pasar si empieza nuevas relaciones. Si se enamoró de su amante
es una señal de su deseo de compartir su vida con alguien en vez de quedarse
sola ¿Trataría de buscar a su ex amante? ¿Sería capaz de dañar el matrimonio
de él también? ¿Estaría dispuesta estar sola el resto de su vida? o ¿estaría
dispuesta a dar una oportunidad a su esposo y buscar rescatar el amor que
tanto tuvo por Alejandro en el pasado?
Si Rebeca decide dar una oportunidad, debe comprender que debe
perdonar a su esposo por todo el pasado, darle tiempo para reencontrarse
emocionalmente, compartiendo tiempo y comunicándose, trabajando todo
aquello que les distanció emocional y físicamente. También debe comprender el
dolor que hay en el corazón de su esposo y comprometerse a brindar a su
esposo la seguridad de estar allí y su deseo de volver a amarle. Ella debe
entender la diferencia entre amor y enamoramiento, ya que lo que ha
experimentado en su infidelidad es enamoramiento aumentado e idealizado por
la clandestinidad de la relación y por el hecho de no vivir juntos. Amar desde las
escrituras bíblicas es el amor que nace de una decisión, se sacrifica por el bien
del otro y al permanecer en el tiempo y en las buenas acciones que nutren las
emociones y la pasión.

225
Si ambos no se comprometen en esta dirección difícilmente la relación
podría salir adelante. Ellos deben considerar claramente sus opciones, la tarea
del consejero es darles a conocer las opciones que tienen y los peligros que
corren de permanecer juntos sin trabajar cada uno su parte de manera
comprometida o si deciden separarse. Pero la decisión final es de ellos.
Para guiar estos procesos se recomienda el libro “La Locura de la
Infidelidad” escrito por Ediana Marín (2011). Según la experiencia de la autora,
la recuperación en los casos de infidelidad requiere de proceso profundo y no en
pocos casos se necesita un especialista en terapia de parejas. Esto muchas
veces es necesario especialmente cuando la infidelidad es recurrente. En el
texto citado se pueden revisar a profundidad los requisitos para la restauración
después de una infidelidad

226
227
CAPÍTULO 7: CONSEJERÍA EN CASOS DE
SEPARACIÓN Y DIVORCIO

“No temas porque no serás confundida; y no te avergüences,


porque no serás afrentada, sino que te olvidarás
de la vergüenza de tu juventud y de la afrenta de tu viudez
no tendrás más memoria. Porque tu marido es tu Hacedor:
Jehová de los ejércitos es su nombre…
Porque como a mujer abandonada y triste de espíritu te llamó
Jehová, y como a la esposa de la juventud que es repudiada,
dijo el Dios tuyo. Por un breve momento te abandoné,
pero te recogeré con grandes misericordias”.
Isaías 5:4-7

Panorama actual
Aunque los valores bíblicos basan la constitución de la pareja y la familia en el
valor de la indisolubilidad conyugal, es un hecho que el divorcio y la separación
conyugal son una realidad creciente, tanto en la sociedad en general, como en
las comunidades cristianas. Lastimosamente toca a líderes, pastores y
feligreses, sin distinción. Esto no significa que el ideal bíblico (Génesis 2:24) de
una unión indisoluble y la unión profunda e íntima de una pareja haya perdido
su pertinencia y relevancia.
Es precisamente, por esto, que en esta época de “vulgarización del amor” se
hace supremamente urgente enseñar a las nuevas generaciones cómo prevenir
la ruptura matrimonial y cómo preservar a los hijos (especialmente los menores
de edad) de los daños inevitables de la separación y el divorcio. Vale la pena la
exhortación del Dr. Reaño cuando dice: “Sería una negligencia criminal el negar
que una cantidad alarmantemente creciente de nuestros fieles enfrentan crisis
matrimoniales tan profundas y severas que inevitablemente terminan en
divorcio también” (2000, p.1).

228
A diferencia de las crisis normativas del ciclo vital de la familia, la separación
o el divorcio constituyen una crisis inesperada y estructural importante.
Independientemente del estrato, nivel cultural o religión, es una pérdida para
todos los involucrados y genera cambios en toda la dinámica familiar y social
que no se deben minimizar, así sea un fenómeno creciente.
Carlvalho, una autora notable en este tema, describe su propia experiencia
de divorcio como: “mi tiempo de muerte… la separación es un aborto que
interrumpe el proceso natural de desarrollo de la vida familiar” (2001, p. 9).
Nadie es igual después de un divorcio; existe un antes y un después tanto para
los adultos como para los hijos y no hay caminos culturales o pastorales
institucionalizados para ayudar a prevenir los daños y las complicaciones de un
divorcio.
Esto no implica que el divorcio sea un pecado imperdonable, como lo plantea
esta misma autora: “Dios aborrece la ruptura del vínculo matrimonial, pero no
aborrece al divorciado. Consecuentemente, este pecado tiene perdón. La única
condición es el arrepentimiento y la fe” (2001, p. 9-10). Es por esto que esta
crisis personal y familiar puede tornarse constructiva y una oportunidad más
para la gracia de Dios. Con el poder de Dios se puede superar y aprender cosas
importantes para el futuro de los adultos y los niños.
Sin embargo, es importante considerar, que así sea actualmente un camino
aparentemente fácil de tomar, las consecuencias traspasan las generaciones y
afecta la vida desde la niñez hasta la adultez. El testimonio de varios jóvenes de
padres divorciados dan cuenta de su pérdida de confianza en el amor y en el
matrimonio; un ejemplo de esto lo tenemos cuando una joven dice: “yo no creo
en el matrimonio, prefiero juntarme con mi novio, porque no hay nada seguro.
Mi padres se divorciaron y no quiero pasar por el sufrimiento que ellos vivieron”.
Testimonios como este dan cuenta de los posibles riesgos que corren hijos de
padres divorciados.
Cuando la separación o el divorcio son inevitables hay que tratar el tema
desde el punto de vista de que se ha dado una ruptura o “dislocación” de la
relación. Está de moda el tema de la “separación amigable” y tal vez sea

229
posible, pero generalmente esa no es la realidad de todas las familias que pasan
por esto. Debe decirse que aunque en muchos casos las relaciones parento-
filiales se mantienen o aún se refuerzan, de todos modos la sensación de cada
miembro de la familia es que ha perdido su lugar en relación con los demás.
Además es común que se dé el divorcio no amigable o “destructivo” en el cual
suele suceder que los hijos queden en medio del conflicto y sean utilizados por
uno o ambos de los padres con fines vengativos, retaliativos, de control o de
manipulación. Por esto el divorcio se puede constituir en una singular forma de
maltrato contra los niños (Madrid, 2012). Según esta autora se pueden tener
algunas señales del “divorcio destructivo”
Es por todo esto que la pastoral hacia las familias (no solo a los adultos) que
atraviesan el divorcio y la separación es tan importante en este momento.
También es igualmente relevante enfocarse en una pastoral y consejería
preventiva con las parejas jóvenes, especialmente aquellas que ya traen daños
a causa del divorcio de sus padres y posiblemente no tengan las habilidades
relacionales de una pareja cristiana basadas en el amor Ágape y sacrificial, la
fidelidad, y el compromiso, en el cual Dios es la persona más importante en la
pareja.
Consecuencias de la separación y el divorcio
Los efectos de un divorcio son inevitables sobre todos, sin embargo qué tan
destructivo sea sí depende de la posibilidad que tengan los miembros de la
familia de procesar, asimilar y aprovechar los cambios durante el proceso de
ruptura y si las consecuencias se pueden mantener dentro de ciertos límites que
protejan la integridad de las personas. También dependerá de si se logra
recuperar una vida cotidiana saludable (especialmente para los niños) y se
puedan resolver lo más pronto posible las tensiones destructivas entre los
padres.
Los procesos que se pueden calificar de malignos se caracterizan por la
prolongación de la crisis trayendo altos costos a nivel afectivo y económico y la
aparición de niños y adolescentes con diferentes dificultades escolares, de salud
y de conducta, entre otros.

230
Otras señales de un divorcio maligno pueden ser: la aparición de un conflicto
de lealtades en los hijos en el cual los chicos pueden sentirse que abandonan a
su padre o su madre o sienten que tienen que amar a uno y odiar al otro.
También cuando los chicos se convierten en el mensajero entre sus padres:
“dígale a su mamá que…; dígale a su papá que mande el dinero”, etc. También
cuando se restringe la libre circulación de los niños o el acercamiento al otro
padre (caso que suele ocurrir con frecuencia). En este último caso ocurre con
frecuencia la dificultad del padre o de la madre que abandona el hogar a causa
de otra relación y empieza a convivir con otra pareja y se vuelve complicado el
tema de las visitas de los hijos a ese nuevo hogar. No en pocos casos los límites
y restricciones se pueden deber a situaciones irregulares, inmorales o peligrosas
a las que se exponen a los niños. Son esas situaciones en las cuales parece que
no habrá ganadores.
Consecuencias sobre la estructura familiar

Se podría generalizar dos consecuencias muy importantes que pueden ocurrir a


nivel de la estructura familiar: padrectomía y monoparentalización. Si bien estas
son dos palabras aparentemente muy técnicas se considera importante
abordarlas dados los efectos sociales y familiares que traen.
Padrectomía.

Martínez plantea la padrectomía de la siguiente manera:


“Las consecuencias que para el padre acarrea el proceso de divorcio no han
sido tratadas con equidad en los estudios realizados sobre este tema. Sin
embargo la experiencia, fundamentalmente clínica, recoge los efectos
devastadores que para el padre tiene el divorcio por estar asociado a él la
pérdida de los hijos, la ruptura del vínculo relacional, la interrupción de una
paternidad construida desde el compromiso y la pérdida de espacios
generadores de experiencias gratificantes con los hijos” 41.
Entonces la padrectomía se refiere a la figura masculina y tiene que ver con
el posible alejamiento forzado del padre y la pérdida de sus derechos ante los
hijos, dada las complicaciones del divorcio. Tras un divorcio, esto se da con

231
mayor frecuencia, pero esto no implica que no sea posible también la
“madrectomía”.
Esta privación es nociva en tanto que el hijo sufre la deprivación parental (de
uno o ambos padres) con el dolor que esto implica por la pérdida de un ser muy
significativo en su vida. A duras penas el padre o madre quedan relegados a un
rol de proveedor o entretenedor, si es que no abandona también por voluntad
propia o por reacción. Esto puede suceder por las mismas circunstancias o
puede ser promovido o avalado por el mismo padre relegado o el que se queda
viviendo con los hijos. No pocas veces esto es auspiciado y reforzado por las
familias extendidas las cuales al tildar al que se va como el causante de la
ruptura o “el malo del paseo”, las relaciones pueden entrar en circuitos de
venganza sutil que terminan relegando al padre que se va, lo más lejos posible.
Culturalmente en Latinoamérica se ha privilegiado la presencia de la madre
sobre el padre, de modo que es fácil que ocurra la padrectomía. Y pareciera que
no solamente esto es reforzado por las madres sino por algunos, quienes tienen
la tendencia a vivir su duelo lejos de la ex-mujer que implica a su vez alejarse
de los hijos. La práctica común demuestra que la mujer, al sentirse propietaria
natural de la educación y el cuidado de los hijos, es quien siente el derecho de
marcar de manera unilateral las pautas relacionales con el padre de sus hijos.
Normalmente ni ella ni la familia hacen la distinción entre la relación de ex-
cónyuges y la relación de padres. Los padres de fin de semana pueden ser el
resultado de una gestión programada de la madre o de una evasión a propósito
que hace el padre (o viceversa). Así es como se formaliza el Síndrome del Padre
destruido.
Será importante por la salud de los niños evitar al máximo este fenómeno y
los consejeros deben estar atentos. Esto requiere de ética y neutralidad por
parte del consejero y procurar evitar tomar partido por “el bueno” de la historia.
Quien pueda ser calificado de “malo” necesita ser involucrado en el proceso y
ser animado a cumplir con su gran responsabilidad. Se debe evitar al máximo el
juego de las culpas que hace que un padre se aleje de sus hijos. Puede ser que
dadas ciertas circunstancias, el padre requiera de ser supervisado en el proceso

232
de visitas o contacto con sus hijos, pero de igual forma los chicos deberán ser
entrenados y animados a resolver la relación con el padre “alejado” o
“problemático” y a enfrentar las emociones difíciles con él, así como poner
límites a toda conducta abusiva de parte del padre.
También se debe tener en cuenta que después de un divorcio, es muy
probable que el hombre se case de nuevo más rápido que la mujer. No se debe
pasar por alto el impacto que trae a los hijos tener que asimilar su nueva
situación en la cual entra una tercera persona al mapa de sus relaciones. ¿Cómo
entra a jugar la “la nueva esposa de papá”? Esto es algo difícil para la mayoría
de los hijos, muchos de ellos sufren al sentirse de nuevo desplazados o que
pierden por segunda vez a su padre. La nueva esposa del padre y su visión de la
relación con los hijastros será fundamental para que no ocurra una nueva
“padrectomía”. En un abordaje sistémico de la consejería, ahora esa persona es
parte del sistema familiar y se deberá tener en cuenta en el proceso de atención
a los hijos.
Monoparentalización.

Culturalmente, en Latinoamérica, aún existe la tendencia de que la madre sea


quien se queda con los hijos, especialmente si son pequeños. Esto tiene
importantes repercusiones a nivel económico en la familia, en particular por las
condiciones socio-económicas de la mayor parte de las mujeres en
Latinoamérica. La generalidad es que el aporte económico del cónyuge que no
vive con los hijos es insuficiente, lo cual lleva de por sí al empobrecimiento de la
familia y a tener estresores adicionales que facilitan el surgimiento de la
violencia intrafamiliar, la soledad, el abandono o desprotección de los niños por
causa de las jornadas de trabajo extendidas de la madre, etc. Muñoz y Reyes, en
un estudio sobre separaciones conyugales en Chile dio cuenta del fenómeno de
la “Feminización de la pobreza” en el cual se da un detrimento de la salud
integral de la familia, pero sustancialmente la calidad de vida de la madre 42.
No sobra decir que los sentimientos que sufren todos los miembros de la
familia son muy diversos, pero en el caso de la mujer aparece en particular un
sentimiento de desprotección e inseguridad acompañados de la depresión y de

233
la ira. Esta problemática se agudiza cuando el padre viola las leyes alimentarias
o cuando la mujer no tuvo suficiente preparación y educación para hacerse
cargo de los hijos. Son múltiples los testimonios de niños en riesgo de abuso,
dada la imposibilidad de las madres de cuidarlos mientras trabaja.
En cuanto a los sentimientos de la mujer descasada, Carlvalho (2001) hace
notar que en Latinoamérica y en el contexto de la iglesia, hay que tener cuidado
con la tendencia a ahondar la culpa de la mujer, dado el rol de “aguantadora”
que se espera en la cultura. La tendencia de la mujer será entonces a asumir
toda la culpa de la situación porque algo hizo para no evitar que el matrimonio
se disolviera o para que el marido fuera infiel. De esto dan testimonio varias
mujeres y la presión que reciben a través de comentarios, consejos o
exhortaciones, independientemente de las causas del divorcio. Esto añade un
dolor más a la mujer, que además de las consecuencias morales, generalmente
carga con las implicaciones de la educación de sus hijos y una sobrecarga
económica, dado que habitualmente se quedan con ella.
Esto no significa que el hombre divorciado no enfrente dichos sentimientos,
pero en general se ha observado que recibe de alguna manera menos presión.
De todos modos ambos tendrán que enfrentar la sensación de fracaso y la
sensación de estar en un status inferior. De hecho en cada encuesta de
información personal tendrá que decir: soy divorciado o divorciada. Es una carga
que de alguna manera se lleva como una marca de deshonor.
Tanto el hombre como la mujer divorciados necesitan mucho tiempo de
adaptación para superar el quiebre de sus vidas y tendrá que aprender nuevas
habilidades. También necesitarán mucha protección espiritual y emocional, pues
es común que se presente acoso sexual o emocional, dada la vulnerabilidad en
que se encuentra un divorciado o separado. Dan testimonio de esto varias
mujeres quienes dicen algo como: “desde que me separé me cayeron todos los
hombres, como si yo fuera ahora una presa fácil”. Es una situación que no se
debe tomar con ligereza, aún en el contexto de la iglesia.
Consecuencias del divorcio sobre los hijos

234
La Dra. Wallerstein (2001), considerada la primera autoridad mundial en los
efectos del divorcio en los niños dice lo siguiente:
“A menudo el divorcio produce un colapso parcial o total de la capacidad de los
adultos para proceder como padres durante meses o a veces años después de
la separación. Ocupados en reconstruir sus vidas, madres y padres tienen mil y
un problemas, y eso suele impedirles ver las necesidades de sus hijos. En este
tipo de familias, uno de los hijos (a menudo la hija mayor) asume
responsabilidades muy superiores a las que tenía con anterioridad” (p. 12).

Esto implica que los hijos que han recibido el inesperado legado del divorcio
como lo plantea esta autora, a menudo luchan con profundos temores a que sus
relaciones afectivas fracasen igual que las de sus padres, a no poder encontrar
compañeros idóneos o amorosos, a no poder ser buenos padres o a sentirse
paralizados por el temor e incapaces de encontrar los deseos de su corazón. Es
un temor constante a la pérdida, a la traición y al abandono (Wallerstein, 2001.
p.15); se encuentran atrapados en un profundo conflicto interior que suele ser
más fuerte en los años de su adultez, contrario a lo que se cree: que el impacto
mayor es solo en la niñez.
Es por eso que en los hijos de familias que han sufrido el divorcio la tasa de
este sea más alta y no debe demeritarse que en la década pasada la cuarta
parte de la población de los adultos menores de cuarenta y cuatro años sean
hijos del divorcio. “Estamos hablando de millones de personas que se debaten
con los residuos de una experiencia que sus padres quisieran olvidar” (p. 16).
Las preguntas frecuentes que un niño tiene al enfrentar el divorcio de sus
padres, pueden ser entre otras: ¿Tendré apoyo financiero para mi educación?,
¿El novio de mamá o papá durara?, ¿La nueva esposa de papá nos va a recibir
bien?, ¿Encontraré un hombre fiel o una esposa fiel para amar o me va a
abandonar como lo hizo él/ella? ¿Puedo confiar en alguien?, ¿Fracasarán todas
las relaciones como las de mis padres? ¿Podré proteger a mis hijos del mismo
sufrimiento que yo he vivido?

235
Por esto esta misma autora propone a la luz de una investigación hecha por
cerca de 25 años a 131 niños del divorcio que es importante no sostener el mito
de que es muy bueno que los niños vivan en dos hogares, y que los niños del
divorcio superan tan fácil la fractura de sus familias. No quiere decir esto que es
una crisis insuperable, pero en vista del aumento potencial de la tasa de
divorcio, no se debe normalizar como conducta deseable y mucho menos por
esto mismo despreciar sus grandes efectos en los niños; hay que desmitificar la
facilidad del divorcio y se hace cada vez más pertinente trabajar en buenos
programas de prevención para parejas y novios. Respecto a su experiencia de
investigación relata:
“Cuando comencé a estudiar los efectos del divorcio en los hijos y los padres en
1970, yo al igual que todos, esperaba que ellos se recuperaran. Pero con el
correr el tiempo comprendí que el divorcio era una crisis de largo plazo que
estaba afectando el perfil psicológico de toda una generación…recién ahora
(que los hijos son adultos) pude contemplar el cuadro completo. El divorcio es
una experiencia que transforma toda la vida. La infancia es diferente después
del divorcio. La adolescencia es diferente. La adultez con la decisión de casarse
o no, de tener hijos o no, es diferente. Sea bueno o malo el resultado final, toda
la trayectoria de la vida de un individuo se altera profundamente con la
experiencia del divorcio. Hemos ignorado todo esto por la gran cantidad de
personas afectadas y por la velocidad con que se transformó nuestra sociedad…
las cifras no brindan consuelo a los niños o adultos para los traumas de la vida.
La gente cree que las cifras silencian el sufrimiento de los niños” (p. 25)
Tal como lo plantea Reaño (2000), es importante tener presente algunas de
las cosas que un niño podría perder en un divorcio, entre otras.
▪Por lo menos uno de sus padres (en la convivencia diaria)
▪La sensación de seguridad que su hogar proveía hasta entonces
▪Cualquier grado de certeza en cuanto a los sentimientos de sus padres
▪Su casa (cuando el niño tiene que salir a otra ciudad o lugar)
▪Sus amigos del barrio
▪Su colegio (con todo lo que esto implica)

236
▪Sus parientes (por lo menos los de un lado, sino ambos)
▪Su seguridad económica relativa (siempre será peor después del divorcio)
▪Su estabilidad emocional y psicológica…etc.

Mc Daniel, citado por Reaño (2000), plantea que la mayoría de los divorcios
afectan niños pequeños que están con menos posibilidades de entender lo que
pasa. Dice este autor que estos niños pueden mostrar conductas de
posesividad, hiperactividad y agresividad entre otros. Además el común de los
niños sufrirá con sentimientos de ira, tristeza, frustración, temor, soledad y
vergüenza, los cuales se pueden expresar de muchas maneras diferentes. Es
común por tanto que los pequeños se culpen por haber nacido o por que por ser
“malos” sus padres se pelean; una pequeña de 8 años con lágrimas dijo a su
consejera: “es que si yo no hubiera nacido mis padres no estarían juntos, y
entonces no se hubieran peleado tanto y no se hubieran separado. Todo esto es
mi culpa”.
Resumiendo el aporte del Dr. Reaño (2000) acerca de lo que los niños del
divorcio viven sería:
Sentido de su propia vulnerabilidad. Los niños pueden concluir fácilmente: “si
mis padres se han dejado, entonces ellos también me pueden abandonar”.
Sentimientos de rechazo. Los niños sienten rechazo dado que los padres se
encuentran muy concentrados en sus conflictos, también por la salida del hogar
de uno de sus padres. Y mientras más pequeño sea el niño menos va a entender
por qué y menos podrá diferenciar que lo que le pasa a sus papás no le pasa a
él. Estos niños suelen mostrar mucha agresividad.
Sentimiento de culpa. Los niños suelen conectar sus conductas con lo que acaba
de ocurrir. Por ejemplo, “ayer desobedecí a mamá, y hoy papá se va…entonces
es mi culpa”. Además, cuando el niño ve a los padres peleando, generalmente
piensa que es su culpa.
Según los investigadores en el tema, si bien es muy complejo lidiar con las
consecuencias del divorcio, los padres que logran mejores resultados son

237
aquellos que logran dar prioridad a los hijos, dado que estos son más
vulnerables:

“La reestructuración familiar y los ajustes que implica el divorcio son facilitados
por los padres cuando pueden poner por encima de sus propios intereses los de
los hijos con un mayor grado de cooperación y respeto. Esto también dependerá
de la destreza de los operadores –familiares, terapeutas, judiciales- que
intervengan, del manejo de las distancias interpersonales, de la cocreación de
esfuerzos compartidos. También del rol que cumplan las redes de sostén
(familiar y social) en ese particular momento de desorganización-reorganización
familiar que implica la separación y el divorcio, ya que si bien es un proceso
legal, como dice Herscovici, requiere acomodaciones biológicas, psicológicas y
sociales complejas; por lo tanto hay un ciclo vital del divorcio” 43.

Según este mismo autor, las consecuencias sobre los hijos dependen de: La
presencia mínima de intermediarios
-Que se eviten las descalificaciones entre los padres
-Que las desacomodaciones que cada uno vive en la familia sean dentro de límites
tolerables
-La claridad que tengan los niños de que el divorcio no es su culpa
-Los acuerdos sobre el tiempo compartido y la provisión de sus necesidades
integrales
-La forma como se maneje el tema de la custodia legal de los menores
-La colaboración o sabotaje de la familia de cada lado
-
Para finalizar este segmento, como se dijo anteriormente y según la
investigación referenciada, el mayor impacto del divorcio se vive en la adultez,
cuando estos hijos están formando sus propios hogares y escogiendo pareja. Lo
central es que “los hijos no solo se identifican con la madre y el padre como
individuos, sino con la relación entre ellos. Llevan consigo el patrón de esta
relación hasta la adultez y lo utilizan para buscar la imagen de su nueva familia”

238
(Wallerstein, 2001. p. 16). La ausencia de un buen modelo por tanto puede
producir una incapacidad afectiva y de intimidad en el adulto. Las ansiedades y
temores pueden producir malas elecciones o patrones de evasión. Es posible
además que los sobrevivientes del divorcio desarrollen muchas capacidades,
sean orientados a altas responsabilidades a temprana edad y a la
independencia: señales claras en aquellos que logran superar la crisis.
Consejería para la crisis de separación y
divorcio
Se sugiere en ese tema hacer un estudio a fondo de los siguientes textos:

Ventana bíblica.

Deuteronomio. 24:1-2 ¿Quién es en este caso el repudiando y por qué? El


tema del repudio y lo que significa “una cosa indecente” es aclarada por Jesús
(Mateo 5:31-32) en cuanto a la verdadera causal para repudiar a un cónyuge: el
adulterio. Esto hace pensar que se daban otras razones para el divorcio en
Israel, pero no son consideradas con la misma validez y peso que la inmoralidad
sexual. Por esto quien comete adulterio debe ser cuidadoso en cuanto a
considerar el nuevo matrimonio. Anótese entonces que repudio no significaba
desprecio porque se ha dejado de amar al otro sino que “el repudiado” es la
persona que ha cometido la falta moral del adulterio. Esto lo aclara Jesús dado
que los judíos, por la dureza de su corazón solían dar carta de repudio (divorcio)
a sus esposas para tomar otras. En este caso la mujer debía ser protegida,
recibir su carta de divorcio y era libre para volverse a casar. En este caso el que
da el repudio tan fácilmente no queda libre (Lucas 16:18); en este caso esta
persona adultera. Esto da cuenta de que el divorcio no se puede dar a la ligera,
ni mucho menos tomarse así44.
Mateo 19: 1-12. Jesús sigue aclarando la única causal de divorcio considerada
lícita: la fornicación. La palabra en griego usada en este texto es porneía
(πορνεiα) que significa impureza sexual o inmoralidad sexual, por lo cual no solo

239
es infiel aquel que comete adulterio físico, sino cualquiera que mancilla su lecho
matrimonial con cualquier tipo de impureza sexual. Y si bien Jesús resalta la
causal del divorcio también deja abierta la puerta a una pareja que ha
enfrentado la infidelidad al perdón y la restauración en el contexto de un
verdadero arrepentimiento.
Malaquías 2: 14-16. Habla de lo celoso que es Dios con la fidelidad
matrimonial y el cuidado especial que tiene que tener un hombre en su
espiritualidad integral (cuerpo y espíritu) para evitar abandonar a la mujer de su
juventud. Es bien conocida la crisis de la edad madura en la cual un hombre
puede tener la tendencia a buscar su juventud perdida y su sentido de virilidad
en una mujer más joven que la propia. Este texto advierte la importancia del
cuidado de la relación con la esposa de su pacto. En este caso el repudio
(rechazo por falta de gusto o cansancio) es considerado por Dios como un acto
de violencia y toma en serio la herida de la mujer abandonada y traicionada; él
mismo se pone como testigo en su defensa ante la traición.
1 Corintios 7:1-40. El apóstol Pablo trata acerca de la teología del matrimonio
y la inconveniencia de la separación conyugal, dada la protección que da al
matrimonio una vida íntima sana y justa. También da pautas acerca de las
condiciones en que un creyente (mujer u hombre) se puede separar de un no
creyente y está llamado a vivir en libertad. En este caso no pareciera hablar de
divorcio sino de separación. No aclara las razones que tendría dicho incrédulo
para la separación. Es bueno anotar también la importancia que da Pablo a la
soltería como una manera de poderse consagrar completamente a Dios y al
matrimonio en el Señor (v.39).
Tareas para la familia que se separa o divorcia

Como lo plantea Marra (2009) citando a Herscovici: “El divorcio o la separación


de la pareja conyugal que tiene hijos requiere de la reorganización de la alianza
parental”45.
Esto hace que tanto consejeros como padres deban priorizar la protección y el
cuidado de los menores de edad, los cuales son mucho más vulnerables. Si bien
se ha procurado normalizar las situaciones que viven las familias en separación

240
o divorcio, no se pueden minimizar los efectos ni la importancia de un buen
proceso de apoyo y consejería. Esta misma autora advierte:
“Los dos primeros años después del divorcio son los más difíciles. Si no se
lograra establecer una alianza parental posterior al divorcio, se corre el riesgo
de que uno o los dos padres abandonen la función paterna o que los hijos vivan
tironeados entre uno y otro, desprotegidos y obligados a crecer sin una guía
coherente. De observarse que en la relación post divorcio se suceden los malos
entendidos, las acusaciones y las confrontaciones. Se recomienda consultar a
profesionales especializados”.

Basados en el aporte de la Dra. Carlvalho (2001),

se sugieren las siguientes tareas para separación /divorcio

Elaboración de las pérdidas y las deudas

-Expresar de forma verbal y escrita las pérdidas que se han tenido con la
separación, tanto las grandes como las pequeñas.
-También las deudas que el otro tiene tales como promesas no
cumplidas, derechos que se han violado, irresponsabilidades, lo que
se siente que se ha quitado, heridas, palabras, etc.
Los niños podrían hacer un dibujo de Antes y Después del divorcio para
que puedan expresar cómo se sienten.

Aclaración de las dudas

-Abrir la oportunidad de hablar abiertamente acerca de las preguntas


que se tienen, especialmente los niños. Se necesita honestidad para
decir ¡no sé!
-Hay preguntas claves que hay que ayudar a elaborar a los niños: ¿Es mi
culpa?, ¿Va a regresar mi papa?, ¿Volveremos a casa?,entre otras.

Arrepentimiento

-Animar a todas las partes a reconocer la responsabilidad en el conflicto,


así se sienta la persona en proporción 99.9% y 01 %. Guiarles en la
humildad y el perdón.

241
Se puede ayudar a la persona a llevar a un diario de oración que le
permita comunicarse con Dios y auto examinarse en cuanto al
arrepentimiento y el resentimiento que tiene al momento.

ºReorganización

-Se deben hacer acuerdos escritos o verbales sobre economía, visitas,


horarios, vacaciones, involucramiento de los abuelos y tíos y en
muchos casos de la otra pareja que tiene el cónyuge.
-Hacer una lista de nuevas necesidades y tareas que tendrán que ser
cumplidas y por quién.

Cierre de procesos de duelo

-Se trata de hacer un ejercicio concreto de cierre de modo que se pueda


entrar a una nueva etapa del ciclo vital. Se pueden hacer cartas de
despedida, las cuales dan una sensación de paz y afirman el perdón
al otro por los daños causados.
-Se podrían hacer carta a los ex cónyuges y a los hijos, las cuales son
muy importantes para afirmar que esto no ha sido su culpa y que no
deben temer a perder a sus padres.
-Se puede hacer una carta de amor al cónyuge o a los padres que
implica cinco elementos: Dar gracias por lo bueno, expresar los
sentimientos por la situación en primera persona, hacer un reclamo
responsable por la herida que se ha sentido, pedir perdón por las
reacciones o heridas causadas de vuelta, expresar las expectativas
frente a la nueva relación que tendrán que construir)

-(En el caso de la carta a los padres, esto es recomendado para hijos


jóvenes y adultos).

En el caso de un divorcio maligno, se pueden trabajar nuevos límites para los


involucrados y para los hijos, de modo que estén protegidos de ser usados,
puestos en medio o manipulados por el cónyuge herido o malsano.

242
Se debe aclarar que todos estos pasos toman tiempo y no necesariamente
son un proceso lineal. Tampoco se puede garantizar que un paso da camino al
otro fácilmente. De hecho la elaboración del duelo por el divorcio puede ser
mucho más complejo y tardar más años que el que ocurre por la muerte del
cónyuge, dado que la persona sigue viva, las consecuencias de las heridas se
siguen viviendo a largo plazo y en el caso de haber hijos, la relación está
presente de manera directa o indirecta. En algunos casos pueden ser años de
recuperación y no parece haber unos indicadores claros de cuánto tiempo
llevará dado que cada caso es muy particular y las personas son diferentes.
Proceso de consejería a parejas en riesgo de divorcio 46

No se alcanza en esa sesión a tratar en profundidad la complejidad que


corresponde a un proceso como estos. Se recomienda que este tipo de
consejería sea tratado por un consejero especializado en parejas, o por un
terapeuta profesional. Sin embargo se proponen algunos lineamientos para los
consejeros que inevitablemente tienen que tratar a una pareja en gran conflicto
y riesgo de separación o divorcio. Se propone entonces tener en cuenta lo
siguiente.
▪Evitar las alianzas con el apoyador de modo que se use al éste como un juez o
verdugo del cónyuge asumido como victimario. Suele ocurrir esto cuando uno
de los cónyuges no quiere asistir a consejería y viene solo uno; de forma casi
inmediata se asume que hay una alianza. Ej. un esposo le dice a la consejera:
“es que usted ya se reunió con mi esposa varias veces, así que no me ha
escuchado a mí”. Este es un peligro latente y se requiere tino para lidiar con
esto. Por más que hayan situaciones problemáticas en una de las partes es muy
importante escuchar con la mayor neutralidad posible. Proverbios18:17 nos
invita a escuchar a ambas partes.
▪Revisar los intentos de solución que ha hecho la pareja y los tipos de ayuda que
han tenido. Evaluar los aciertos y desaciertos de cada uno de esos procesos.
▪Evaluar el involucramiento de los hijos en el conflicto y priorizar su atención.
▪Si la cita es pedida por uno solo de los cónyuges, puede ocurrir que procure aliarse
con el terapeuta y realmente no quiera involucrar a la familia en una solución

243
concertada o que el otro cónyuge no quiera asistir a la cita por prejuicios con el
terapeuta o desconfianza del cónyuge.
▪Es importante indagar si ya han ido antes a una consejería o qué tipo de ayuda
han buscado, si no lo han hecho se les puede animar a hacerlo antes de seguir
pensando en el divorcio.
▪Luego de escuchar bien, revisar los valores y creencias que cada uno tiene acerca
de la familia y revisar una sana cosmovisión bíblica frente al matrimonio y la
familia.
▪Evaluar las expectativas y lo que cada uno quiere resolver en su conflicto
▪Enfocarse en las emociones y enseñarles a expresar sus necesidades en vez de
reacciones y circunstancias. Ayudar a la pareja a comunicarse sin agredirse y
culpabilizarse. Crear un ambiente seguro para que puedan llegar a otro nivel y
superar sus diferencias. Se debe enseñar el lenguaje del reclamo responsable en
primera persona. Esto requiere que el consejero esté entrenado en esta
habilidad.
▪Revisar el proyecto de vida individual, de pareja y familiar, de modo que se
puedan descubrir las grietas que están ahondando la crisis. Tomar medidas
concretas mediante acuerdos serios que eviten el desencadenamiento de una
separación.
▪Explorar cómo puede afirmarse y fortalecerse todas las relaciones, especialmente
con los hijos, quienes muchas veces quedan al margen o en medio del conflicto,
con sus respectivas consecuencias.

Formas de Conflicto Conyugal que pueden generar una


separación/ Divorcio

Infidelidad
La forma como se descubrió el hecho es importante.
Generalmente ha habido una crisis de tiempo atrás.
Saber detalles es un tema de conflicto.
A veces no hay claridad de que se quiere con la terapia. Ej. Saber detalles.
La primera sesión de Temáticas más importantes en el

244
consejería
proceso
Implica gran tensión.
El verdadero arrepentimiento, que va más allá
Depende mucho del género
del remordimiento.
del infiel por los códigos
La recuperación de la confianza.
culturales y sub-culturales
La restauración de la identidad.
implicados.
Trabajar lo que les distancia emocionalmente
No será tan común que
aún antes de la infidelidad
acudan los dos al proceso.

Violencia
A veces este ha sido el desencadenante de la consulta.
El consumo de sustancias alcohólicas predomina en estos casos.
La primera sesión de Temáticas más importantes en el
consejería proceso
El compromiso de parar la Tratar las razones que mantiene a esta pareja
violencia debe ser unida.
inmediato. Acuerdos sobre límites y cambios de las
Suele ser frecuente que solo conductas violentas.
asista uno de los cónyuges. Tratamiento de las emociones

Una relación dispareja (complementariedad rígida)


Agotamiento de la relación por el malestar prolongado de uno de los
cónyuges.
Son relaciones muy cerradas y ha sido difícil buscar ayuda. Es uno de los
casos en que la consejería es más compleja porque hay mucha deserción.
La primera sesión de Temáticas más importantes en el
consejería proceso

Suele asistir uno de los dos Se deben revisar los roles rígidos de “fuerte” y
especialmente quien desea del “débil” de la relación.
salir de la relación. Se deben identificar posibles mecanismos de
Se ha guardado mucha chantaje emocional, control y codependencia.
hostilidad y por mucho Se necesita reforzar la autonomía e

245
tiempo.
Tristeza y temor.
Individualidad de los miembros de la familia.
Aparecerá el frágil y el
fuerte.

Distanciamiento progresivo
Proyectos de vida divergentes que les han llevado a un distanciamiento.
Puede ser que tienen más tiempo de unión o ha habido una incapacidad de
crecer en intimidad emocional y/o sexual.
Temáticas más importantes en el
La primera sesión De proceso
consejería
Se trabaja la historia de la relación y la
Llegan con el temor a la
separación emocional y sexual no declarada
ruptura ya que
abiertamente. Se enfoca el proyecto de vida de
generalmente no han
cada uno buscando los puntos en común
discutido a fondo los asuntos
perdidos o las cosas en común que tendrán que
que les han distanciado. Tal
buscar. Se trabaja el tema de la comunicación
vez no se han comunicado
afectiva y la intimidad rompiendo los malos
en mucho tiempo.
hábitos.

Resentimiento.
Acumulación de conflictos no resueltos por muchos temas. Se aman todavía,
pero están muy resentidos para avanzar.
La primera sesión de
consejería Temáticas más importantes en el
Puede ser que se han usado proceso
armas y descalificación del Se tratan de clarificar en general los conflictos
uno al otro en donde la no resueltos y los temas que requieren perdón y
identidad personal ha salido restitución.
lesionada.

Estudio de Caso
Una de las autoras (Carmen) cuenta su propia historia 47:

246
“Me casé luego de un noviazgo a distancia de 2 años y medio. De alguna
manera, como casi todas las parejas enamoradas, considerábamos que en el
camino se iban a aliviar las cargas y que nuestro amor y relación era fuerte y
maduro como para no esperar más.
Nos casamos muy felices y esperanzados en un gran futuro; como casi toda
pareja que se casa enamorada creíamos que nuestra relación estaba vacunada
contra todo tipo de males y que “el amor todo lo puede”. Empezamos nuestro
matrimonio sin mayores tropiezos a pesar de una economía precaria.
Nos sentíamos unidos en todos los niveles, teníamos gustos comunes, un
proyecto de vida y una linda comunidad de fe que nos rodeaba. Sin embargo
ahora me doy cuenta que por los trasfondos familiares de ambos con familias
muy disfuncionales no veíamos los peligros y las pocas herramientas que
teníamos para resolver nuestros conflictos. Ahora sé que mi esposo acumuló
mucha frustración y ansiedad en esos años de luchas económicas y que nuestra
habilidad para comunicarnos no era tan buena como yo creía. Nunca pensamos
que debíamos ahondar en los conflictos y aprender a intimar mejor.
Cerca del cuarto año de mi matrimonio comencé a notar cambios en el
carácter de mi esposo, comportamiento y actitudes. Nunca imaginaba que su
retraimiento y falta de interés por mi eran tan graves. Ya más tarde me di
cuenta que él no supo buscar ayuda en la luchas sexuales y emocionales que
empezó a tener. Yo empecé a desmoronarme y aunque le perdoné, las heridas
ya eran muchas y no logramos regresar a nuestro punto de intimidad inicial
como pareja. Él comenzó a llegar tarde, a trabajar mucho más y a ausentarse de
la casa con frecuencia; también a mostrarse abusivo emocionalmente e
iracundo. Ya esto prendió las alarmas en mí y supe en esos dos años de tortura
que él no estaba mejorando, sino todo lo contrario.
Ahí fue donde me di cuenta que la falta de sanidad en la vida de mi esposo
había venido a cobrarnos con creces. Él se debatió entre culparme por no haber
aportado más económicamente, y el hecho que se sentía ahogado por mis
expectativas y culparse, de modo que comenzó a plantear la separación como
medida de protección ante su imposibilidad de detener su adicción.

247
Esta situación me obligó a confrontarle y a darle un tiempo para pensar si
quería seguir así o reconstruir el matrimonio. Al fin de ese tiempo, salió de casa
para nunca regresar y comenzar una vida, completamente alejado de su fe, su
comunidad, e incluso de su país.
El proceso de recuperación fue a mi manera de ver largo y doloroso. Sí recibí
mucho apoyo de mi comunidad, en la cual ya estaba laborando y nunca fui
discriminada por lo que me pasó. Sin embargo creo que el recurso se vio
limitado debido al dolor mismo que todos atravesamos. Sólo a los 4 años firmé
los papeles del divorcio pues tenía la esperanza secreta de que él pudiera
arrepentirse y regresar. Fue solo ahí pero fue cuando al fin acepté que mi
matrimonio había concluido para siempre.
La recuperación no fue fácil porque no lograba comprender que pasó, me
sentía abrumada y confundida. También sentía culpa porque pensaba que de
alguna manera pude haber evitado la crisis. De todos modos tuve que enfrentar
la vergüenza por todas sus aventuras amorosas dentro y fuera de la iglesia, sus
incumplimientos y sus deudas. También el hecho que me hubiera quedado sin
hogar para tener que arrancar de cero. También el dolor de mi familia quien lo
consideraba un héroe. Además, los comentarios imprudentes de la gente que
me decía que él regresaría que no me preocupara, que orara más, que esperara
y que Dios lo sanaría, lo cual nunca pasó.
Debo decir que lo peor de esos años, fue el acoso emocional y sexual de
casados y no casados que quisieron aprovecharse de mi vulnerabilidad.
Finalmente Dios me guardó, trató mis propias debilidades y vulnerabilidades,
(especialmente mis dependencias emocionales, debido a mis necesidades) Sin
embargo mi confianza en los demás, se fue al piso muchas veces y ha sido todo
un proceso recuperarla. Tuve que superar todo esto y unos cuantos dilemas
espirituales: ¿Dios permite este mal para qué?, ¿Soy mala, entonces merecía
esto? Si me casé buscando la voluntad de Dios, ¿Por qué pasó? ¿Si mi esposo
era cristiano, cómo pasó esto? ¿Cómo podría seguir sirviendo a Dios como mujer
divorciada?

248
Solo varios años después supe que saldría adelante cuando empecé a vestir
ropa de colores otra vez pudiendo reconocer la fidelidad de Dios como
compañero de la abandonada (Isaías 54) y cuando toda mi experiencia de
restauración fue usada por Dios para la sanidad de otros y la compasión de los
quebrantados relacionales y sexuales.
Preguntas
¿Qué experiencias llevaron a Carmen a poner un límite definitivo a su relación?
1.¿Qué apoyo bíblico se le puede dar a una mujer que vive una separación por
infidelidades recurrentes?
2.¿Con qué temores y angustias tuvo que luchar Carmen antes de tomar esta difícil
decisión?
3.¿Qué cosas perdió ella en esta dura experiencia?
4.¿Qué respuestas se le podrían dar a las múltiples preguntas que angustian a una
mujer que tiene que enfrentar el divorcio?
5.¿Cómo se podría acompañar a alguien que vive lo mismo que ella? ¿Qué pasos
se deben dar para guiar un proceso de recuperación en un caso así?
6.Si a usted le llegara este caso, ¿cómo orientaría la ayuda? Haga una lista de
pasos concretos
7.¿Que se podría hacer con el esposo quien ha abandonado el hogar?
8.¿Cómo se deben preparar los líderes y consejeros para acompañar bien en estos
casos?

Retroalimentación

Lo que más me ayudó en mi recuperación fue la fortaleza que había


construido en mi relación con Dios. La noche que fui abandonada vi cómo Jesús
vino a mi encuentro y me desafío a seguirlo y confiar en él. Con lágrimas le dije
que estaba dispuesta a seguirlo a pesar de todo. A veces una decisión puede
marcar el destino de una situación. Aunque luche aún con pensamientos de
muerte y de suicidio en momentos de terrible dolor, sé que su presencia fue lo
que más me guardó.

249
Me ayudó también el haber tenido personas comprensivas y que nunca se
cansaron que solo hablara de mi crisis y lamento…me dieron tiempo para el
lamento. Por supuesto tuve que lidiar con las imprudencias y atrevimientos de
otros, pero me ayudó tener un grupo cercano de líderes que me acompañaron
de la mejor manera que pudieron.
Creo que hubiera sido bueno tener un proceso de duelo más dirigido por un
consejero más experto, puesto que creo que la ayuda especializada me hubiera
dado más recursos para resolver mis dilemas en menos tiempo. Eso me hizo
pensar en la importancia de la capacitación y en el tener recursos apropiados
para atender estos casos.
Una amiga me dijo: “algún día el dolor va a pasar” y eso me dio una
esperanza inusitada. También me ayudó muchísimo poder aceptar mi propia
responsabilidad en la mala escogencia que había hecho, desde mi propio
quebrantamiento, mi falta de sentido común para prever algunas cosas y
aceptar que así me pareciera en poco porcentaje una relación fracasa por
responsabilidad de ambas partes. Eso me llevó a hacer un buen cierre mediante
una carta en la cual le agradecí al amor de mi vida, por todo lo bueno, le
expresé mi dolor y mi decepción, le pedí perdón por mi parte y lo liberé para
que pudiera un día recibir de nuevo la gracia de Dios. Fue un proceso de muchos
años perdonarle, y es una decisión que hay que afianzar día a día.
Podría resumir qué me ayudo:
-Los recursos espirituales (una relación con Dios sólida)
-El acompañamiento de la comunidad de fe y los amigos
-La comprensión de aquellos dispuestos a escuchar la historia como un “disco
rayado”.
-El haber tenido un proyecto de vida al momento de la separación porque de otro
modo además del dolor la parálisis hubiese sido total
-Saber que había hecho todo lo posible para salvar mi matrimonio y que había
perdonado para poder seguir adelante. El poder seguir con la vida a pesar del
dolor.

250
-Asumir mi propia responsabilidad en mis escogencias, malos patrones y mi propio
quebranto.
-Dar gracias y valorar el apoyo de mis líderes, amigos y los buenos hermanos que
me soportaron y apoyaron en ese tiempo, lo cual me ayudó a entender que no
todo era malo y la Gracia de Dios aún estaba disponible para mí.

Nuevo matrimonio
No es objetivo de esta sesión entrar a un debate acerca del nuevo
matrimonio. Se sugiere el texto citado de la Dra. Esly Carlvalho (2001) junto con
otros, que estudian el tema a profundidad ya que este tema es delicado e
implica que cada comunidad determine sus propios límites y la manera como se
interpretan las escrituras acerca de la posibilidad que tiene una mujer u hombre
divorciado de volver a casarse.
Uno de los temas que tradicionalmente ha causado dificultades es cuando la
conversión se ha dado cuando la persona ya es re-casada. Se debe tener
cuidado de dar consejos y asumir posturas inflexibles que no consideran el
proceso de cada posible familia implicada. Se han encontrado algunos casos en
los cuales el consejero ha determinado la necesidad de que un esposo regrese
con su anterior esposa (la que tuvo en su juventud), pero separando a la familia
que ya constituyó antes de ser creyente. Esto puede causar daños peores y es
importante aplicar los principios de la redención y la gracia, que implica que
Dios nos perdona nuestros errores del pasado por la Gracia de Jesucristo. En
estos casos se anima al cónyuge que hirió a su anterior familia a aplicar los
principios de la reconciliación que implicaría pedir perdón a su anterior familia,
restituir en lo que pueda y reasumir, en la medida de lo posible, sus
responsabilidades parentales.
Para el caso de la consejería a alguien divorciado que considera un nuevo
matrimonio se sugiere que el consejero tenga en cuenta los siguientes puntos
en el proceso:
-Revisar el proceso del divorcio previo y que no haya deudas pendientes ni contra
su ex cónyuge, ni hacia él.

251
-Examinar a profundidad las causas de su anterior ruptura y evaluar si se han dado
los cambios necesarios que pudiera evitar repetir los errores
-Trabajar en las heridas y la autoestima lastimada, para evitar cobrar al futuro
cónyuge facturas de sus anteriores relaciones.
-Revisar cómo se han ejercidos los roles parentales y si esta nueva unión implica
adoptar nuevos hijos para uno de los futuros cónyuges o para ambos, ya que
este tema puede llegar a ser tema de conflicto en el futuro matrimonio
-Revisar la economía, en caso que haya obligaciones con su anterior familia.

252
253
ANEXO 2: Taller para padres:
La nueva generación de padres de familia

Somos de las primeras generaciones de padres decididos a no repetir con los hijos los mismos errores

que pudieron haber cometido nuestros progenitores. Y en el esfuerzo de abolir los abusos del pasado, ahora

somos los más dedicados y comprensivos, pero a la vez los más débiles e inseguros que ha dado la historia.

Lo grave es que estamos lidiando con unos niños más "igualados", beligerantes y poderosos que nunca

existieron. Parece que en nuestro intento por ser los padres que quisimos tener, pasamos de un extremo al

otro. Así que, somos los últimos hijos regañados por los padres y los primeros padres regañados por nuestros

hijos.

Los últimos que le tuvimos miedo a nuestros padres y los primeros que tememos a nuestros hijos. Los

últimos que crecimos bajo el mando de los padres y los primeros que vivimos bajo el yugo de los hijos. Lo

que es peor, los últimos que respetamos a nuestros padres, y los primeros que aceptamos que nuestros hijos

no nos respeten. En la medida que el permisivismo reemplazó al autoritarismo, los términos de las relaciones

familiares han cambiado en forma radical, para bien y para mal.

En efecto, antes se consideraban buenos padres a aquellos cuyos hijos se comportaban bien, obedecían

sus órdenes y los trataban con el debido respeto. Y buenos hijos a los niños que eran formales y veneraban a

sus padres. Pero en la medida en que las fronteras jerárquicas entre nosotros y nuestros hijos se han ido

desvaneciendo, hoy los buenos padres son aquellos que logran que sus hijos los amen, aunque poco los

respeten.

Y son los hijos quienes ahora esperan el respeto de sus padres, entendiendo por tal que les respeten sus

ideas, sus gustos, sus apetencias, sus formas de actuar y de vivir. Y que además les patrocinen lo que

necesitan para tal fin. Como quien dice, los roles se invirtieron, y ahora son los papás quienes tienen que

complacer a sus hijos para ganárselos, y no a la inversa, como en el pasado.

Esto explica el esfuerzo que hoy hacen tantos papás y mamás por ser los mejores amigos de sus hijos y

parecerles "muy cool" a sus hijos. Se ha dicho que los extremos se tocan, y si el autoritarismo del pasado

llenó a los hijos de temor hacia sus padres, la debilidad del presente los llena de miedo y menosprecio al

vernos tan débiles y perdidos como ellos.

254
Los hijos necesitan percibir que durante la niñez estamos a la cabeza de sus vidas como líderes capaces de

sujetarlos cuando no se pueden contener y de guiarlos mientras no saben para dónde van. Si bien el

autoritarismo aplasta, el permisivismo ahoga. Sólo una actitud firme y respetuosa les permitirá confiar en

nuestra idoneidad para gobernar sus vidas mientras sean menores, porque vamos adelante liderándolos y no

atrás cargándolos y rendidos a su voluntad.48

Preguntas de reflexión:

1.¿Según el autor cuáles son las principales causas del nuevo comportamiento de los hijos?

2.¿Qué posibles soluciones creen que hay a los desafíos planteados por el autor?

255
256
257
ANEXO 3: Sanidad Interior Cristocéntrica.
Modelo integrado de Alfred Davis49

1. Aspectos básicos

En los aspectos que tienen que ver con el pasado hay diversos enfoques o abordajes. Partimos de la

premisa de que somos seres integrales y que todo lo que nos afecta en el presente es una construcción que

incluye el pasado y que a su vez afectará el futuro. El Dr. Ed Smith, quien desarrolló el enfoque de sanidad

Theophostic en 1966, dice en su manual de entrenamiento básico:

“La recuperación no debe ser entendida como la remoción o el cambio en la memoria, sino más bien como

la re-interpretación de esta cuando se remplaza la mentira incrustada, por la verdad. La base bíblica para

este trabajo es Juan 8:32. La verdad no puede ser removida o cambiada. La verdad es la realidad. Las

mentiras y las falsas interpretaciones pueden ser cambiadas ya que son falsas y apenas realidades

percibidas”.

El concepto bíblico de la verdad es que la verdad es una persona: Jesús. Cuando la verdad reemplaza a

la mentira, (lo cual solo es posible mediante Jesús), la persona es liberada de la confusión emocional, la cual

puede relacionarse con un recuerdo traumatizante. Nuestras emociones están ligadas a realidades y a

relaciones. Cuando las emociones destructivas son liberadas de un recuerdo específico, el resultado es una

genuina renovación, la sanidad emocional interna para ese recuerdo y la posibilidad de la reconciliación con

Dios con nosotros y con los demás. La siguiente historia puede ilustrar esto:

“Esta persona sufría de asma desde niña. En el momento de atenderla, ella experimentaba miedo.

Diariamente, su vida estaba llena de agitación. El miedo controlaba su mente y su cuerpo y el asma siempre

estaba ahí. Accedió a una sesión de sanidad interior para tratar el miedo. El Espíritu Santo la llevó a un

recuerdo cuando ella era una niña. En el recuerdo, ella estaba muy asustada porque temía dejar de respirar

esa noche, debido a la intensidad del asma. En mi oficina, ella invitó a Jesús al recuerdo y descubrió que

había una mentira ahí, con la que había vivido toda su vida: que ella moriría sin remedio. Cuando escuchó la

verdad que Jesús tenía para ella, re-interpretó el recuerdo como una experiencia temerosa infantil, pero que

no moriría por ello; Hoy, ella estaba bien viva. Esta experiencia sucedió en una hora. Al final de la sesión no

258
solo el miedo se había ido, sino que ella estaba también liberada del asma. Cinco meses después, ella

todavía seguía libre de ello”.

La sanidad Cristocéntrica no es una terapia cognitiva, ni imaginación guiada, ni sugestión post-

hipnótica, ni programación neuro-lingüística, lineal o humanística. Es Bíblica, que viene de la posibilidad de

que Dios tiene para sanarnos completa, genuina y consistente. Es diferente de la terapia cognitiva en cuanto

a que la verdad viene del Espíritu Santo quien le habla a la mente de la persona, en lugar de que el

terapeuta trabaje con verdades externas. En la sanidad Jesús es invitado a revelar la verdad directamente a

la persona, y cuando la verdad es escuchada por ella el impacto es real y significativo; no es una realidad

creada ni manipulada por el consejero.

2. ¿Cómo Funciona El Proceso?

En este modelo el proceso involucra tres componentes:

▪El sentimiento destructivo


▪El recuerdo o recuerdos
▪La mentira incrustada en el recuerdo.

259
Por ejemplo, si el miedo es el sentimiento actual, un recuerdo conectado a él, aparecerá en la mente de la

persona. El primer recuerdo será tal vez el de una experiencia reciente. El objetivo es explorar la posibilidad

de recuerdos interconectados retrospectivamente a lo largo de un camino emocional, de recuerdo en

recuerdo, hasta que se llegue al recuerdo ‘original’, que esta, en la mayoría de los casos, en la infancia. No

es la labor del terapeuta encontrar estos recuerdos. Cuando son llamados, Jesús y el Espíritu Santo, revelan

el recuerdo preciso que necesita ser sanado. El recuerdo puede ser algo en que la persona piensa a veces, o

tal vez una experiencia reprimida que ha sido disociada (lo cual es la causa de la personalidad múltiple).

Una vez que el recuerdo ha sido localizado, la mentira necesita ser identificada. La mentira es la creencia o

afirmación que fue plantada (por si mismo, otros o Satanás) en la mente de la persona durante el tiempo del

trauma o el proceso de conexión de experiencias. La mentira es la parte más difícil del proceso porque la

mentira se siente como verdadera. A veces se requiere trabajo de equipo entre la persona y el ayudador

260
para escuchar la señal del Espíritu Santo y aclarar la mentira precisa. Cuando la mentira precisa ha sido

formulada, esta se siente en una escala muy fuerte (de 9-10 sobre 10). Otro ejemplo es el de una persona

que descubrió la siguiente mentira con la que él había estado viviendo.

“Cuando esta persona era joven, su padre le llamaba tonto, idiota, y le pegaba cuando las cosas no iban

como el padre quería. El se veía a sí mismo en el sótano de su casa con su padre gritándole y pegándole. La

mentira incrustada en el recuerdo y que tenía una intensidad de 10 en la escala de 1 a 10 era que “el nunca

podía hacer nada bien”. Este hombre era un ejecutivo en una gran organización que vivía con constante

miedo de que fallar y que nada de lo que hacía era suficientemente bueno”.

En esta etapa, esta persona invitó a Jesús a su recuerdo.

Algunas veces la persona ve a Jesús visualmente, algunas veces lo escuchan, otros sienten su presencia.

Otros no escuchan o ven a Jesús. Esto no es imaginación guiada, porque el terapeuta no hace sugestiones,

tales como ‘vea a Jesús parado aquí”.

Jesús viene porque la persona lo ha invitado a su recuerdo y realmente este es el primer paso. A veces Jesús

se coloca entre el individuo y la persona que ha hecho daño a la persona, en su recuerdo, y a veces Él los

toca, o los elige y los conforta. Todo esto sucede sin ninguna sugestión del terapeuta. Sucede por la

naturaleza amorosa y bondadosa de Dios. Dios es sanador. Cuando Jesús dice su verdad, la mentira se

disipa. Cuando la mentira se va, las emociones cambian para adecuarse a la verdad.

“Una de mis clientas fue abusada de niña y creía que la mentira era que ella nunca debía haber nacido. Ella

tenía un constante sentimiento de abandono que le causaba dolor, rechazo y soledad. Cuando Jesús reveló

su verdad, que Él quería que ella naciera, y que Él la aceptaba incondicionalmente, la vergüenza y el dolor

desaparecieron, y ella se sintió librada de un gran peso de encima”.

Mientras la mentira se encuentre incrustada en el recuerdo, las emociones destructivas alimentan las

experiencias presentes, haciendo la vida miserable, en algunos casos. El juego de Satán es implantar la

mentira temprano en la vida de la persona y hacer que funcione destructivamente siempre. Como un gran

mentiroso y engañador, Satán no necesariamente habla a la persona directamente, como hizo con Eva en el

paraíso. Él puede trabajar a través del pecado en personas cercanas a usted y usar sus palabras y conductas

para colocar una mentira.

261
Para ser curados, debemos aceptar que hemos sido heridos e invitar a Jesús a que nos traiga la verdad y

que exponga la mentira. Jesús honra nuestra libre voluntad y nos sana cuando respondemos a su invitación

de venir a él y solicitar su ayuda, o dicho de otra manera, cuando lo invitamos a nuestra casa y nuestros

cuartos para sanar. Él es el sanador, pero debemos reconocer que lo necesitamos y queremos ser sanados.

Él está esperando a la puerta y llama.

Es importante recordar que la verdad viene por medio de la Palabra de Dios, la cual puede ser revelada

directamente por el Espíritu Santo, también con el recurso de la palabra memorizada que la persona misma

tiene. El ayudador puede reforzar los conceptos leyendo otras verdades de las escrituras que se relacionan

con lo que Jesús le está diciendo directamente a la persona.

Este proceso se asocia a otros tales como el perdón, confesión de pecados, libertad espiritual, los cuales son

parte también de éste. Esto quiere decir que este método no es una fórmula. Puede ser que Dios decida

comenzar de esta u otra manera la sanidad en una persona.

En el esquema que está más adelante se sugiere el proceso completo del modelo integrado y se encontrará

todo el manual en inglés (y muy pronto en Español) disponible de manera gratuita en

http://www.lovehealstv.com/ Además la propia explicación del Dr. Davis en http://goo.gl/HyOw0

262
ANEXO 4: La culpa desde la perspectiva Pastoral

Cómo entenderel evangelio en la consejería

263
Transcripción de la Charla de Felipe Webb

Medellín 2003

Yo quiero compartir con ustedes el por qué este tema me emociona, yo tengo cuatro razones, la primera

razón es que yo veía que no había cambios en las personas. Venían a la iglesia, recibían muchas cosas, tanta

Palabra, aun en consejería y las personas no cambiaban. Aun en mi propia vida, comencé a reconocer que

había hábitos que no cambiaban, aunque buscaba de Dios, aunque confesaba, aunque me sentía mal... no

veía cambios en mi, esa es la primera razón por la cual este tema me emociona.

La segunda razón por la cual me emociona este tema es que yo conocí a un psicólogo que trabaja con el

ejército aquí en Colombia. Siempre me decía sobre estos temas de la culpa y el pecado: “ustedes como

cristianos en comparación con mi trabajo son como el conejo, y yo soy la tortuga, ustedes son capaces de

lograr mucho más que yo en el mismo tiempo”. El aún entendiendo que tenía que tocar estos temas de la

culpa, el perdón y el pecado. Como no cristiano sentía que los cristianos tenían una ventaja sobre la

psicología y sobre los psicólogos.

La segunda razón por la cual me emociona este tema es que un día un alcohólico vino a mí y ya que

uno de los pasos en Alcohólicos Anónimos es buscar un sacerdote o un pastor, a quien confesar sus pecados,

él vino a confesar su lista conmigo. No trajo dos o tres cositas, trajo tres o cuatro páginas llenas de cosas, y

dijo: “por favor siéntate y escúchame”. Entonces yo como pastor comencé a escuchar a este alcohólico que

se estaba recuperando y en la mitad del proceso me pregunté: ¿y qué sentido tiene que un alcohólico me

confiese todos sus pecados?, ¿realmente tiene sentido o no tiene sentido?, ¿cuál es realmente la

importancia de confesar pecados o faltas que uno piensa que ha tenido?

Si yo hago esta misma pregunta a ustedes ¿por qué debo confesar mis pecados?, no es tan fácil de

responder. El primer argumento sería: “si Dios ya conoce mis pecados ¿por qué debo confesarlos ahora, y

por qué debo confesarlos a otro humano?.Pero todos los programas de recuperación y restauración plantean

el otro argumento: es necesario compartir estas cosas con alguien. De ahí vino mi pregunta: ¿por qué es tan

importante esto?

La última razón por la cual considero que este tema es demasiado importante, es que nosotros los

cristianos decimos que el pecado ha sido vencido en nosotros a través de Cristo, pero vemos que las

personas siguen cayendo en las mismas. Muchas veces los cristianos quieren creer que Cristo ha vencido el

pecado, pero siguen cayendo, ¿y por qué?.

264
Estas son las razones por las cuales considero que este tema es demasiado importante, y a través de

muchos años he ido buscando la razón, la solución, la respuesta, de la Palabra, de la práctica y de la

consejería. Y como pueden observar vamos a ver el tema “La Culpa Desde la Perspectiva Pastoral”, allí

podremos observar como podremos introducir los temas de pecado y culpa en nuestra consejería. Ustedes

tienen una ventaja con relación a muchas culturas, porque todavía aquí casi todos son religiosos, creen en

Dios y están dispuestos a hablar de estos temas aun en la consejería. Casi todos están dispuestos a

reconocer que hay pecado, que hay culpa, tu vas a otras culturas y tal vez no puedes hablar de este tema

tan fácilmente. Ustedes todavía tienen una ventaja porque pueden sacar a flote estos temas sin tanta

preocupación, sin violar las leyes profesionales dentro de la psicología, etc. Debemos aprovechar que

todavía tenemos este espacio. Yo no he tenido ningún problema con no cristianos aquí en Colombia tratando

estos temas, ninguno que ha venido a buscarme ha tenido problema cuando yo saco a flote estos

temas(ellos saben que vienen a donde un pastor), eso es una ventaja. En mi propio país yo no podría hacer

esto porque muchos ni creen que hay Dios o no creen que hay culpa real, que no hay pecado, aquí todavía

creen en esas cosas.

Yo creo que como pastores pero también como psicólogos tenemos el ministerio de la reconciliación, y

yo creo que todas las personas que vienen a nosotros, vienen con relaciones quebrantadas y nuestro trabajo

en un sentido u otro es ayudarles a reconciliarse con Dios, consigo mismo y con el prójimo. Cuando estas

personas vienen no les estamos reconciliando con una religión sino con Dios mismo, esto a través de la

presentación de Jesucristo, nuestro trabajo es ayudarles a que se reconcilien con Dios primero. Y yo creo que

no pueden reconciliarse bien consigo mismo ni con su prójimo si no las ayudamos a reconciliarse

primeramente con Dios.

Muchas veces ponemos esto al revés, procuramos que solucionen el asunto con su prójimo antes de

reconciliarse con Dios. Creo que debemos hacerlo en ese orden porque su identidad tiene que ver

primeramente con Dios, su creador y una sana identidad con Dios puede crearles la posibilidad de empezar a

trabajar también la reconciliación consigo mismo y con su prójimo. Sabemos que el perdón de Dios es la

necesidad número uno para el hombre en cuanto a la culpa, pero también tiene que perdonarse a sí mismo y

también perdonar al prójimo.

Para poder traer reconciliación consigo mismo la persona tiene que ser honesta pues es imposible

reconciliarse consigo mismo, sin comenzar a ser honesto consigo mismo. Pero, ¿cómo puedo ser honesto

conmigo mismo sin tener esperanza de perdón? Si nos aterra mirar quienes somos. Si no hemos sentido el

265
perdón de Dios nos es muy difícil comenzar a ser honestos con nosotros mismos. Santiago dice que somos

expertos en el autoengaño; todos nos engañamos a nosotros mismos.

El psicólogo, el consejero, el pastor, es alguien que ayuda, es como un espejo para que la persona

pueda comenzar a entender quién es ella, uno tiene que aprender a aceptarse a sí mismo, perdonarse a sí

mismo y reducir la tensión entre el yo distorsionado y el yo verdadero. Y después que se ha trabajado el

tema de la reconciliación consigo mismo, se puede trabajar la reconciliación con el prójimo y sanar esas

relaciones.

Es necesario también enseñarles a las personas cómo tener una sana interdependencia, no una co-

dependencia. Yo creo que ese es trabajo del psicólogo como del pastor, estas personas tienen que sanar las

heridas que otros les causaron, pero también tomar la responsabilidad de lo que han hecho contra otros; las

heridas que le han causado a otros. Es una doble vía: perdonar a otros y pedir perdón.

Alfred Davis tiene la siguiente definición de culpa: “es la decisión de pagar por nuestro propio pecado a

través del auto castigo”. El sentimiento de culpa no tiene el remordimiento como su fin sino el

arrepentimiento; no tiene el temor como su fin sino la confesión y dependencia del perdón; no tiene el

castigo como su fin sino la disciplina y el tomar responsabilidad de las decisiones y acciones. La mayoría de

las personas se acercan a tu consultorio pensando que la culpa tiene como fin el remordimiento, el temor y

el sentido de castigo, casi siempre se van a acercar con una de estas tres sentimientos: remordimiento,

temor y castigo. Pero yo quiero darles otra definición sobre la culpa al final de estos tres puntos. La culpa

es para ayudarme a reconocer que yo soy responsable de una herida causada a otro y que me

lleva a buscar la reconciliación.

La mayoría de nosotros hemos manejado un concepto de pecado muy simple, y cuando tú comienzas a

explicar a alguien qué es pecado, si tú tienes varias formas de definirlo y mostrarlo, las personas van a

captar su necesidad mucho más fácil. Tengo un ejemplo muy claro: a mi cuñado le dedicamos veinte años

tratando de explicarle el evangelio, ha ido a miles de sermones a escuchar el por qué alguien necesita a

Cristo y un día mi esposa y yo estábamos con él después de orar veinte años. Sé que los tiempos de Dios

son perfectos, pero también tiene que ver con la forma como compartimos estos temas, y el día que

llegamos veinte años después a explicarle nuevamente sobre el pecado, lo hicimos de otra manera y fue

diciéndole que es ser independiente de Dios. Solamente esas palabras le ayudaron ese día a entender,

reconoció que sí había vivido independiente de Dios. Y le había explicado por medio de otras palabras antes,

diciendo que es quebrar la ley y de esta manera él no entendía, pero el día que lo explicamos en esa forma

sí entendió.

266
Biblia habla del pecado en muchas formas, voy a mostrarles seis formas:

- Pecado es quebrantar una ley

- Pecado, retar la voluntad de Dios para mi vida y decir que otro puede suplir mejor que Él

- La raíz del pecado es la independencia, eso ya lo sabemos desde Adán y Eva. Su pecado no fue tomar

el fruto prohibido. Había comenzado otro proceso antes de hacer eso. ¿Cómo es posible que ellos tienen el

99.999% del jardín y el enemigo, Satanás viene a decirles que necesitan el 0.001%? Porque ellos no querían

ninguna parte de la vida fuera de su control, no querían depender y estar “debajo de”, el enemigo viene a

decirles: “no, eso es bobada, por qué los va a restringir en una cosa así”. Entonces son tentados por el

enemigo para independizarse de Dios, y eso es lo que los lleva a desobedecer tomando el fruto. Entonces,

todo pecado proviene del deseo de ser independiente de Dios.

- Pecado, es un proceso que comienza en el corazón (Mt. 15:18,19.) ¿Qué es lo que contamina al

hombre?: lo que sale de la boca o lo que sale del corazón. El pecado es un proceso que comienza en el

corazón, pero seamos honestos: ¿cuántos de nosotros nos hemos enfocado en el hecho?, ¿cuántos de

nosotros vamos a Dios al final de un día y le decimos: Padre perdóname porque hoy grité a mi esposo o a mi

esposa, hoy use palabras en la oficina que no debo usar, perdóname Padre, y si Dios me hablara me diría:

Felipe ese no es el problema, porque nos estamos enfocando en el hecho de lo que salió de la boca no de lo

que está en el corazón, y por eso no hay cambio en nosotros, porque muchas veces estamos confesando los

hechos y no donde comenzó el problema, en el corazón. Y no arreglamos el corazón, en los términos que

ustedes usan: síntoma vs. raíz, aquí estamos confesando solamente síntomas y por eso nada cambia.

- Pecado, es un estado de nacimiento(Salmo 51:5-en pecado fui concebido) . Es un estado de

contaminación y no creemos que nuestro entorno nos hace pecaminosos, que nacimos en pecado. Por

ejemplo: yo no enseñé a mi hijo a mentir a su año y medio de vida. Él ya sabía como mentir a esa edad

porque él nació en pecado. Todos tenemos ese problema en nuestro nacimiento porque en pecado fuimos

concebidos.

-Pecado, culpa legal (Ro. 3:9). Estamos bajo pecado. Este concepto no lo vamos a hallar en muchas

partes de la Biblia. No está hablando de nuestra contaminación de nacimiento, no está hablando de los

hechos que realizamos, está usando una palabra diferente, pecado aquí es culpa legal, legalmente somos

culpables delante de Dios y legalmente somos merecedores de castigo o de condenación. Pero, ¿por qué es

importante esto? Porque cuando uno está ayudando a una persona en la consejería a entender los diferentes

términos que se utilizan para pecado, este es uno de los más importantes.

267
Cuando Juan el Bautista ve a Jesús viniendo la primera vez (Jn. 1:29), dice: “he aquí el Cordero de Dios

que viene para quitar el pecado del mundo”. Pero, ¿qué ha quitado Cristo?, ¿tu pecas todavía?, entonces no

ha quitado los hechos, ¿te ha quitado la contaminación?, no te ha quitado la contaminación tampoco;

entonces, ¿qué ha quitado?, tampoco el origen porque tu todavía lo tienes, ha quitado la condenación (Jn. 3):

“los que creen en Cristo ya no están bajo condenación”. Decir que se está bajo pecado y bajo condenación

es la misma cosa. Entonces, a una persona porque recibe a Cristo se le quitan esas otras cosas de pecado,

porque es un proceso, pero sí se le quita la culpa legal, delante del registro legal en el cielo ¿qué hay bajo tu

nombre?: inocente, perfecto. Hebreos dice que somos perfectos delante del Padre porque la culpa legal ha

sido tratada(He. 7:22). Cristo es nuestro fiador que paga por otro.

Estos versículos son los que yo he usado y que han traído más libertad y ayudan a las personas a

entender el Evangelio en la consejería. Especialmente cuando son no cristianos, aun como cristianos les doy

a entender estas cosas (He. 9:14). Mucho de nuestro trabajo en las iglesias se centra en qué hizo Cristo para

el hombre, casi siempre, y el hombre es el centro de todo, pero en este versículo el hombre no es el centro

de todo, ¿Cristo se presentó a quién?, al Padre, ¿por qué?, porque la ira de Dios sobre el pecado estaba sobre

Él, Cristo no muere para mí, muere para apaciguar la ira de Dios; y luego, el resultado es que yo recibo su

perdón. Y las personas necesitan entender que la obra de Cristo estaba basada en ofrendarse a su Padre, no

hacia mí, y la propiciación es apaciguar y pagar por esa condenación.

Yo uso el texto de 1ª Jn. 2:1,2 no solamente para que la persona entienda el perdón de Dios, sino

también para que se dé cuenta cómo está tratando a su prójimo, todo esto tiene que ver con la

reconciliación con Dios, consigo mismo, con los demás. Les explico que están delante del Juez que es el

Padre, el Padre Celestial, y delante del Padre ¿qué es la sentencia?: somos culpables de la muerte. Pero como

Felipe no está de acuerdo con este sistema le dice al Padre: yo quiero otra audiencia, por favor déjame traer

otro abogado para pelear por mí. Entonces, Felipe sale de la corte y busca otro abogado. La Biblia dice que

puedo buscar a Cristo como mi abogado entonces yo traigo a Cristo a la corte a abogar por mí y ¿qué dice el

Padre sobre mi caso? Cuando traigo a Cristo como mi abogado ya soy inocente, entonces, el Padre dice:

“estás libre, no hay condenación”. Felipe va y en el camino tiene un problema con un prójimo, y esto es lo

que hacemos en la vida, organizamos otra corte y nos ponemos por jueces, y yo estoy condenando a otro ser

humano, pero esta persona me dice: “Felipe déjame buscarme un abogado también”. Va y busca el mismo

abogado, él trae a su abogado y allí está Cristo. Entonces, ¿contra quién está peleando Felipe?: contra Cristo.

Muchas personas no entienden esto en sus relaciones uno con el otro, cuando les muestro esto lo aclaran

muy rápido, ellos buscaron abogado pero luego no quieren que el mismo abogado pelee por su prójimo.

268
Para los cristianos el registro divino no tiene ninguna cosa contra ellos, ni mañana, ni pasado, ni

presente, ni futuro. La mayoría de los cristianos que van a entrar en tu consultorio todavía no creen que ese

registro va a quedar limpio, ellos creen que ese registro puede cambiar, ellos no creen que Cristo va a ser su

abogado para siempre, y nuestra labor es ayudarles a entender que el trabajo de Jesús ya está finalizado

para siempre.

-Pecado es El no cumplimiento de la ley...todo pecado es relacional (Ro. 13:9,10). La mayoría de

personas tienen el concepto de que pecado es quebrar una ley y no han sido conscientes que hirieron a

alguien, todo pecado hiere a alguien; si todos los mandamientos pueden ser cumplidos con el amor el amor

es el vehículo relacional entre Dios, uno mismo y el prójimo. Entonces, todo pecado es relacional, pero

muchas personas vienen a nosotros para confesar cosas, y esto es algo así como decir: “Padre perdóname

porque quebranté el número tres, el número ocho”. Hasta ahí no más, pero eso no sirve para nada, porque

no se han responsabilizado de lo que hicieron contra sí mismos, contra Dos y contra su prójimo, (Ro. 7:6; Mt.

5:7), “el espíritu de la ley es el amor”. Muchas veces yo les doy un examen a las personas (Las Diez

Pruebas de mi Santidad), las preguntas son:

1.Siempre he buscado en los asuntos de mi vida las cosas de Dios antes que las demás.
2.Siempre he amado a Dios más que a las personas y a las cosas.
3.Siempre he dado más importancia a Dios que a mis otras relaciones.
4.Siempre he orado con la motivación correcta de honrar a Dios.
5.Siempre he tomado mi descanso y tiempo para dedicar a Dios.
6.Nunca he herido a mis padres.
7.Nunca he sentido odio por alguien.
8.Nunca he codiciado lo que otro tiene.
9.Nunca he querido tener una relación sexual con alguien indebido.
10.Nunca he chismoseado.

¿De dónde crees que salió esta lista?, ¿de qué parte de la Biblia? En el Sermón del Monte Jesús explica

los Diez Mandamientos así, cómo tratamos a los demás, porque todo pecado es relacional. En el examen

todos nos rajamos, y Cristo mismo explica que estos son los mandamientos. Las personas no tienen un

concepto de qué es pecado y por eso no se les puede ayudar a sanar porque todavía no tienen ni un

269
concepto correcto de qué es el pecado, cuando entienden esto, inmediatamente se dan cuenta que han

quebrantado los diez y así ya hay apertura para poder hablarles del perdón.

- Pecado, ley intrínseca que se quiebra (Stg. 4:17; Ro. 14:22,23), todas nuestras conciencias son

diferentes. Una conciencia que es guardada por Dios es mejor que una que no lo es, pero todos tenemos un

nivel distinto de conciencia y tenemos que ser muy consientes en nuestra consejería de que nuestra ley

intrínseca no es la que rige para nuestros pacientes. Por ejemplo, vas a tener un paciente que no cree que es

malo ir a una discoteca y tu le dices que es pecado porque alguien te enseñó que eso es pecado. ¿Por qué

estás imponiendo una ley acerca de la cual la Biblia no habla?; o al revés, es una persona que ha crecido en

un hogar muy rígido y siente que ir a una discoteca es pecado y tu como consejero le dices: no tranquilo,

vete, ¡está bien!.Tu le haces pecar si él va, porque esa noche cuando va comienza a dudar y Romanos dice:

si tu dudas sobre algo que haces estás pecando. Si ves que puedes causar problemas en tu consejería en

ambas formas, tienes que cuidarte y no desbaratar eso que ya está estructurado.

Voy a usar un ejemplo: una persona que me habló ayer me dijo que ha tenido unas angustias en los

últimos días y ella fue apoyada en oración en estos días por parte de muchas personas y de los pastores. Al

día siguiente de recibir oración inmediatamente, ella tuvo un ataque de angustia, y ella pensó: ¡eh, el Diablo

si es astuto!, el Diablo me hace sentir culpable inmediatamente y comienza a atacarme. Entonces sentí

decirle: ¿tu crees que es el Diablo atacándote?, pero tengo otra idea no será que tal vez tienes miedo de no

poder responder a la oración de los pastores? Entonces descubrimos que ella siente una responsabilidad

muy alta cuando un pastor ora por ella; y no es el Diablo, tal vez es su propia conciencia que le indica que

debe responder a estos hombres e inmediatamente comienza a angustiarse pensando que no va a responder

bien. Podemos observar como el paciente puede sentir más culpa indebida, por un mal manejo de su

situación o por su propia conciencia sensible. Necesitaos ayudarles a diferenciar culpa real, culpa emocional

y culpa falsa.

Ahora, ¿por qué cada una de estas definiciones de pecado es importante en la consejería? Porque las

personas no están entendiéndonos muchas veces, ya que estamos tratando un concepto de pecado y ellos

están pensando en otro. Ya que hemos visto seis diferentes tipos de pecado sobre los cuales la Biblia habla,

vamos a encontrar que cada paciente llega con una concepción diferente de pecado y según esto hay que

tratarlo. Si tú estás consciente de los diferentes tipos de pecado, puedes ayudar al paciente mucho mejor, y

aun la evangelización va a ser mucho más útil no sólo en el consultorio sino por fuera si tienes estas ideas en

mente.

270
Vamos a la confesión, ¿por qué los pacientes vienen y abren su corazón contigo?, muchas veces lo que

ellos hacen es confesar algo. Veamos entonces cuál tipo de confesión tiene validez y cuál no, porque muchas

de las confesiones que escuchamos en el consultorio no le van a ayudar al paciente, mientras que otras sí.

En primer lugar quiero mostrarles qué he hallado en mi trabajo de consejería; primero, la confesión

debe reflejar lo relacional del pecado. Si una persona comienza a confesar pecados como si fueran

número uno, dos, tres..., para nada les va a servir. Van a poder expresarlo, pero van a regresar a hacer la

misma cosa.

Observemos los diferentes términos sobre confesión: es un acto externo no más, y quiero mostrarles

que muchos de nosotros hemos usado 1ª Jn. 1:9 de una forma que yo creo equivocada, el texto dice: “si

confesamos nuestros pecados Él es fiel y justo para perdonar”. Entonces, pensamos que si se confiesa Dios

va a perdonar, y no miramos este versículo en su contexto y no tenemos en cuenta lo que el resto de la

Biblia habla sobre el tema. Pensamos que solamente se trata de decir las cosas y así se obtiene el perdón,

pues la persona entiende la confesión como un trueque con Dios. Dice el dicho popular: “ se confiesa, se

peca y se empata”. Por eso es tan común que ocurra esto, porque las personas creen que es un trueque;

creen que se trata solamente de decir las cosas. Y tal vez por eso es que vienen a ti, quieren confesar algo y

no tienen confianza de ir a un sacerdote, todavía manejan el concepto de que el pecado es un acto externo

no más.

La segunda cosa, muchas personas vienen a confesar sus pecados para aliviar la conciencia y el

castigo. Por ejemplo: si tu tienes un accidente, al ir al tránsito y declararte culpable, la multa va a ser

menor. Hay personas que confiesan el pecado porque creen que así el castigo va a ser menor. Yo quiero que

vean 2ª Co. 7:9,10, estos versículos hablan de remordimiento. El fin de sentirnos culpables no es este, es el

arrepentimiento. Un ejemplo de remordimiento sería cuando alguien se acerca a nosotros y nos dice que

cometió adulterio y que tiene miedo que la mujer haya quedado embarazada. Entonces nos pide que oremos

y lo hacemos. Luego nos llama y nos dice que está muy feliz porque la mujer no quedó embarazada. Esto

sería un ejemplo de cómo aquí no se tiene en cuenta las consecuencias que la persona tiene que vivir a

causa de su pecado.

Pero se tiene que ser muy astuto para discernir cuando la persona tiene remordimiento y cuando

arrepentimiento. Otro ejemplo personal sería: un día salgo de la casa enojado con mi esposa porque me

levanté muy temprano y ella se levantó tarde. Entonces, comienzo a airarme, a las siete de la mañana

pienso: ¡eh!, que bruta, ¿por qué está todavía en la cama?, y me voy y la levanto y le digo: mira los niños

271
tienen que estar listos para el colegio, el desayuno no está hecho. Por ahí a las 7:30 A.M. comienzo a gritarle

en la cocina, enfrente de los hijos y me voy al trabajo a las ocho, cierro la puerta con enojo, llego al trabajo y

me siento en mi oficina. A las nueve no he hecho nada, a las diez tampoco, estoy pensando, hay

remordimiento, pienso: ¿por qué la embarré?, ¿por qué le grité a mi esposa?, ¿por qué me enojé?. Entonces,

cuando no aguanto más la molestia que siento, a las diez levanto el teléfono, llamo a mi esposa y le digo:

“perdóname por haberte gritado esta mañana”. Ella dice: “tranquilo, no hay problema yo te perdono”.

Entonces descanso, y ahora sí puedo trabajar. La pregunta es: ¿la llamé para tranquilizar mi conciencia, para

poder trabajar, para no sentirme tan mal conmigo mismo o porque la herí? En este caso mi confesión es ¡tan

egocéntrica!, y te aseguro que la mayoría de las confesiones que vas a escuchar en la iglesia y en el

consultorio van a ser egocéntricas, y seamos honestos, nosotros lo hemos hecho así, muchas veces, lo

hacemos pensando solo en nosotros; en nuestro propio alivio. Por eso cuando te di mi definición de culpa, te

dije que tenemos que responsabilizarnos de la herida que causamos a los otros.

Tercera cosa sobre la confesión, hay que tratar la raíz del pecado no sólo el síntoma. En el Hijo

Pródigo ¿cuál es su pecado?, cuando él regresa donde su padre ¿qué debe confesar? Debe confesar que

aceptó la mentira de que siendo autónomo estaría mejor, que estaría mejor fuera de la casa de su padre. Al

regresar encuentra que su padre ya lo ha perdonado.

Otro ejemplo de la Biblia es Jonás. Él no quiere ir a Nínive y aborda un bote para ir a Tarsis. En medio del

camino hay una tormenta y es tragado por un pez. Dentro del pez se observa una oración en Jonás. Y si

estudias esta oración te darás cuenta que él dice que comprende que pecó contra el Padre, que pide que lo

saque de ahí y así su vida será de agradecimiento a Él. Hace una confesión en el capítulo dos, pero esa

confesión no le cambió para nada: ¿por qué no fue a Nínive después que el pez lo deja en la playa?. Pero sus

pies caminan a Nínive, su corazón no. El capítulo cuatro nos dice qué el problema de Jonás es que nunca se

dio cuenta ni confesó su problema. Al final del capítulo cuatro dice: “Jonás tu no entiendes, tu problema es tu

corazón y todavía tienes odio, no tienes compasión por estas personas, Jonás está confesando síntomas de

no hacer algo”(no ir a Nínive). Entonces su corazón es el problema y nunca entendió esto. Por eso dos

semanas después quiere morirse y seguir odiando a estas personas; tiene la misma actitud que tuvo antes

de entrar al bote.

Otro ejemplo está en Apocalipsis 2:1-7 cuando habla sobre la iglesia de Éfeso y sus pecados. Dice el

texto que ellos han dejado su primer amor y anota que si no se arrepienten de ese pecado les será quitado el

candelabro de su iglesia. ¿Qué es el pecado?; había idolatría en sus corazones, estaban amando otras cosas

272
más que a Él. Pero, ¿es fácil decirle a Dios que amamos a otra persona más que a Él?. Y cuando confesamos

nuestros pecados casi nunca nos confesamos así porque nos duele demasiado reconocer esto. Veamos los

diez leprosos: uno regresa a darle gracias a Jesús,¿qué es el pecado de los otros nueve?: ¿la ingratitud?.

Muchas personas creen que si , pero no es así. La ingratitud es el resultado de otro problema más profundo.

¿Cuál es el pecado de los nueve leprosos que no regresan a Cristo?, Yo creo que el pecado es que creen que

merecen la sanidad; ellos manejan auto justicia y según John Stott, auto justicia es el peor pecado del

cristiano ya que es muy difícil erradicar la auto justicia en alguien. Los nueve creen que merecen esa

sanidad. Entonces como consejeros podemos pedir a las personas que confiesen su pecado de ingratitud, y

nada cambiará, porque no hemos tratado el problema real de la auto justicia que viene por el orgullo de que

ellos sí lo merecen.

Si pensamos en el pecado de la ira, cual es el la raíz que hay que confesar? ¿Qué hay detrás de la ira?,

¿qué son algunas raíces de la ira?. Realmente es la inseguridad, la impotencia y la frustración. Y todas estas

palabras se resumen en una: control, la mayoría de las personas tienen ira porque pierden el control, hay

que trabajar esto no la ira.

Otro asunto, confesión basada en el ofendido, ahora estamos llegando a lo que realmente es,

volvamos al ejemplo de mi esposa, cuando me enojo con ella a las siete de la mañana y llego a la oficina a

las ocho muy enojado, ¿qué debo hacer?, no debo esperar hasta las diez, debo llamarla inmediatamente,

porque no estoy pensando en Felipe, estoy pensando en el herido: que es mi esposa, a quien yo herí, y no la

voy a dejar dos horas más sufriendo. Entonces voy a llamarle a las ocho, porque estoy pensando en el

bienestar de ella y no en el mío. Si manejo una confesión genuina, si estoy arrepentido, estoy interesado

en cómo herí a mi esposa; entonces, levanto el teléfono y la llamo a las ocho de la mañana y le digo: mira,

yo reconozco que esta mañana te deshonré delante de los hijosesta mañana te traté en esa forma y te hice

sentir como basura. Entiendo que tú estás herida por las palabras que te dije, pero quiero pedirte perdón. No

se trata sólo de que me perdone, cuando yo la llamo y reconozco cómo la herí mi actitud tiene que tener

este principio: por favor aunque tienes todo el derecho de cobrármelo, no me lo cobres . Eso es lo

que quiere decir pedir perdón; no justificarse, porque el otro tiene todo el derecho de cobrármelo; te pido

perdón y por favor no me lo cobres.

El perdón siempre cuesta al herido, le cuesta liberar al ofensor y yo debo entender eso, si yo no

entiendo eso, mañana voy a hacer la misma cosa; mañana lo voy a tratar exactamente igual porque no me

he hecho consciente lo que le cuesta al otro perdonarme. No es mi confesión lo que me perdonó, no es un

trueque, el perdón le cuesta al ofendido. Y si soy consciente de esto, te aseguro que mañana no lo vuelvo a

273
tratar igual. La confesión está basada en el ofendido, no en cómo se siente el ofensor. La razón por la cual

nos cuesta hacer una confesión genuina es que nos cuesta crucificar el ego y reconocer que tan mal hemos

obrado y no somos tan buenos como quisiéramos.

Pero muchos de nosotros no lo hacemos; usamos una psicología de la confesión. Cuantos después de

haber cometido un error una mañana, primero no lo confiesan a Dios inmediatamente y todo el día viven

muy tristes, con remordimiento, todo el día sufren, finalmente en la noche llegan a la cama y dicen: Señor

perdóname por haber hecho esto o aquello. La próxima mañana se levantan todavía con un poco de

malestar, a los dos o tres días ya están bien otra vez, ¿qué han hecho?.: confesiones psicológicas, donde

con el tiempo ya no me siento tan mal, y pagamos con nuestra emociones, no sentimos que podemos

disfrutar de hoy si hicimos un error esta mañana, y confesamos el pecado a Dios a las nueve de la mañana,

después de haber pecado a las ocho, y el resto del día pensamos: pobre de mí. Es una forma de pagar

porque todavía no se ha entendido qué es el perdón. El perdón genuino me libera para poder gozar del resto

del día. Si hago una confesión genuina entiendo lo que hice. Entiendo que Dios quiere que me libere y goce

del resto del día. Y como estamos manejando culpa falsa después de confesar y psicológicamente

buscamos pagar.

Pero el verdadero perdón es un regalo porque el ofensor no puede comprarlo; no es un trueque; no es

auto castigo y no es auto justicia. Muchas personas, en el remordimiento, procuran hacer cosas para pagar

por auto-justicia. Si usas este sistema de remordimiento te sientes mal, procuras hacer cosas para pagar y

arreglar las cuentas. Por ejemplo: le traigo unas flores a mi esposa antes de pedirle perdón. Eso es procurar

pagar en vez de mirar realmente la herida causada en ella, y después me siento muy bien de mí mismo,

¡que falla que seguimos creando una torre de auto justicia en la vida cristiana!

Mateo 18: 23-35, trata de los dos deudores. Un deudor debe un millón de pesos y luego no puede

perdonar al que le debe diez mil pesos, ¿por qué?, si tu lees este pasaje, en medio de él, vas a encontrar una

frase muy importante para recordar que nos da la respuesta: el que debía un millón le dice al que le debe:

dame tiempo y lo pagaré, ¿esa frase qué quiere decir?, quiere decir que él es capaz de pagar la deuda, es

capaz de hacer cosas para lograr ese perdón, por eso trata a su prójimo de la misma forma, le dice: tú tienes

que hacer cosas para asegurar que pagues la cuenta. El que cree que es capaz de pagar no puede

perdonar, pero el que reconoce que está en bancarrota es capaz de perdonar.

Veamos a Pedro y Judas: ¿sabemos la diferencia entre ellos?, ¿por qué Pedro después de la resurrección

está bien y Judas se ahorca?. Judas se ahorca, y la mayoría de personas que se suicidan hacen esta misma

cosa: creen que tienen que pagar por su culpa. Pedro está dispuesto a recibir el perdón de Cristo, Judas no.

274
Los dos malhechores en la cruz, la misma cosa, uno estaba dispuesto a recibir y el otro no. En Zacarías

tres, verán un ejemplo fabuloso delenemigo del hombre acusando a Josué el sumo sacerdote, este se

encuentra ofreciendo algo, y un ángel de Satanás aparece y comienza a acusarlo. El texto dice como Dios

mismo le pone silencio al Diablo y le dice que ese hombre no es pecador. ¡Yo le voy a vestir con ropas de

gala! Es una historia que muestra como el enemigo y Dios están peleando por uno, esto relacionado con la

culpa.

Hebreos diez, es un pasaje sobre la libertad de culpa. Comienza en los primeros versículos hablando

sobre el problema de la conciencia y cómo Dios a través de Cristo trabaja y soluciona el problema de la

conciencia y finalmente ya no hay más para pagar; no se puede pagar más, ya está hecho todo y dice

finalmente que delante de Dios somos perfectos.

Respecto al rol del consejero en este tema, hay tres cosas: yo sé que ustedes tienen eso más claro

debido a su puesto como profesionales, pero como profesionales cristianos yo les animo a tener estas tres

cosas en mente: primero, la sanidad comienza aun antes de recibir a Cristo. Creo que estas cosas

funcionan inclusive para personas que no son cristianas. Recuerdo el caso de una pareja no cristiana, en que

él llevaba veinte años de adulterio y la esposa no sabía, finalmente esto se supo y se quieren divorciar

inmediatamente. A través de explicar a ambos, especialmente al hombre lo que había hecho, comienza a

entender la gravedad de lo que había hecho, antes de recibir a Cristo, porque no van a poder recibir a Cristo

sin entender la gravedad del hecho. Se necesita mostrar qué es lo que realmente hizo contra ella y qué es lo

que tiene que perdonar a él también. Como consejero debo trabajar esta dinámica antes que las personas

reciban a Cristo. Un no cristiano también entiende qué es la necesidad de perdonar y recibir perdón, yo sé

que con Cristo es mucho más rápido. Estos conceptos los he compartido con cristianos y no cristianos y

funcionan porque la Palabra comienza a concientizarlos de en qué están realmente.

El paralítico en la Biblia cree que su problema es parálisis y Cristo le dice que sus pecados le

son perdonados. Las personas antes de que Cristo muriera no entendían lo que era su obra en la cruz,

inclusive sus discípulos.

En el caso de la adúltera, ¿cuál era su problema mayor?.Jesús le dice vete y no peques más, muchas

personas quedan en un vicio solamente por la culpa y cuando reconocen que alguien los ama y los acepta,

se quiebra el poder de la culpa, sin conocer, sin entender la cruz. En el caso de los alcohólicos, no sé si estoy

errado, las personas adictas lo están allí por el sentimiento de culpa, y es un círculo vicioso. La culpa los

lleva otra vez a pecar. Muchas veces tú puedes quebrar ese ciclo; no solamente logrando que entiendan la

275
gracia de Cristo, sino con el mero hecho de que se sientan finalmente aceptados, no condenados sino

amados. Estos principios trabajan porque son divinos, fabuloso si podemos integrar a Cristo en el proceso y

lo debemos hacer si es posible y con pleno respeto de la persona. Muchas personas pueden recibir esta

libertad entendiendo estos conceptos. La mujer adúltera permanecía en la prostitución porque su autoestima

estaba muy mal. Como consejeros podemos ayudar a las personas en su auto concepto, en su autoestima.

Segundo, somos profetas, yo creo que ustedes como psicólogos son profetas, ustedes concientizan a las

personas de pecado, yo sé que lo hacen mucho más disimuladamente que un pastor, pero lo hacen.

Tercero, decir la verdad con gracia. Quiero decirles algo para terminar, no sé si me creen, quiero decirles

que esto es lo que yo pienso de mi trabajo como pastor y creo que lo que he leído va a ser lo que va a pasar

contigo, yo creo que tu ser, quien eres, el lenguaje no verbal que tu proyectas en tus consultas, aun hace

más que lo que dices, lo que eres habla más que lo que tú dices; por ejemplo, como escuchas, como amas,

la misericordia con la cual trabajas, ¿cuán descansado estás?, las personas vienen a nuestras oficinas

cargadas y ven a una persona tan tranquila, esto les ayuda. Dios usa tu ser, lo que tú eres, en forma más

poderosa que lo que tú dices.

276
277
278
BIBLIOGRAFIA

Bauman, S. (2002). Modernidad liquida. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

Belart, A. & Ferrer, M. El ciclo de la vida: una visión sistémica de la familia. Prólogo de Luis Rojas. Tercera

edición. Extraído el 24 de Octubre de 2012 de http://www.edesclee.com/pdfs/9788433012975.pdf

Beck, U & Beck-Gernsheim, E. (2001) El normal caos del amor. Buenos Aires: PAIDÓS

Burnaby Couselling Group. Marlene Van Tongeren. BC Canadá.(2010). Your plan for self care. Traducido con

permiso por Carmen Gallego.

Bowlby John (1998). El apego y la pérdida. Buenos Aíres: Editorial PAIDÓS.

Cano, et.al. (2012). Cómo ayudar a personas con quebrantamiento relacional y/o sexual. 4 Edición. Medellín:

Corporación Ministerio Abba Padre.

Carvalho, E. (1999). Familia en Crisis. Enfrentando los problemas del hogar cristiano. Costa Rica. IINDEF.

Carvalo, E. (2001). Cuando se rompe el Vínculo. Separación, divorcio y nuevo casamiento. Buenos Aires:

KAIROS, ediciones.

Chartier, J.P. & L. (2001). Los padres mártires. Buenos Aires: Vergara Editor. S. A.

Cicerchia, R. (1999). Alianzas, redes y estrategias. El encanto y la crisis de las formas familiares. Nómadas,

(11), 46-53.

Cloud H. &Towsend, J. (1998). Limites para nuestros hijos. Miami: Editorial Vida.

Comiskey, A. (2009). Manual de Aguas Vivas. Argentina: Ministerio Restauración

279
Compassion International (2009). Eduquemos con amor. Manual para padres. Ecuador

Compassion (sf). Abc abuso sexual. Prevención del abuso sexual en niñez y adolescencia. Colombia

¿Cómo se forma una perla? (s.f) Extraído el 24 de Octubre de 2012 de http://goo.gl/I58Za

Comunicación no verbal. Extraído el 24 de Octubre de 2012 de http://goo.gl/0i22e

Corpas, I. (2001). Planeación estratégica para parejas. Bogotá: Editorial Norma.

Cortés, et.al. (2002). Psicología. Conceptos Psicológicos prácticos para el obrero cristiano. Colombia: FLET.

Cramer, R. (1986). La psicología de Jesús y la salud mental. Miami: Editorial Caribe.

Felman, R. (1995). Psicología con aplicaciones para Iberoamérica. México: Ed. McGraw Hill.

Franco, L. La importancia de la expresión y manifestación de los sentimientos que el ser humano debe

realizar ante la pérdida de un ser querido.Extraído el 24 de Octubre de 2012 de http://goo.gl/dtV5w

Gallego, C. E. (1999). El Ministerio Pastoral Laico a la Luz de la eclesiología del Nuevo Testamento.

Monografía para optar al título de licenciatura en sagrada teología y Biblia. Seminario Bíblico de Colombia.

Medellín, Colombia.

Gallego, C. E. (2011). Compiladora y editora. Manual de Hijos Reconciliados. Medellín: C.C. El Redil del

Poblado.

Gallego, C. E. (2012). Vivencias de los padres y las madres en la crianza y el cuidado de sus hijos e hijas

entre 0 y 7 años. Una lectura sistémica-ecológica. Trabajo de grado presentado para optar al título de

Magíster en Terapia Familia. Universidad Pontificia Bolivariana. Medellín.

Goring, P. (1980). El amor fuerte como la muerte. Buenos Aires: Editorial Certeza.

280
Gómez, C (1994). Consecuencias psicopatológicas del aborto en la mujer. Extraído el 19 de Diciembre de

2012 de http://aebioetica.org/revistas/1994/1-2/17-18/28.pdf

Gottman, J &Silver, N. (2010). Los siete principios para hacer que el matrimonio funcione. Una guía práctica

del mayor experto en parejas. Barcelona: RandomHouse. División Vintage.

Graells, P (2010). Los riesgos de InternetExtraído el 15 de Diciembre de 2012 en

http://peremarques.pangea.org/habilweb.htm

Johnson, S. (2008). Abrázame Fuerte. Siete conversaciones para un amor duradero. Navarra:URANO.

Klisberg, B (2010) Una violencia Incalificable. Extraído el 10 de Noviembre de 2012 de http://goo.gl/oyXMt

Hundley, S. (2011). Un clamor por la justicia. Lake Mary (Fl.): Casa Creación.

Levin, Daniel (Mayo 9 2011). Cyberbulling un modo de hostigamiento silencioso. Extraído el 17 de Enero de

2013 de http://ionaformacionvirtual.ning.com/video/ponencia-de-daniel-levin

Lipovetsky, G. (2007). La felicidad paradógica. Barcelona: ANAGRAMA.

Loinaz, I & Echeburúa, E (2012). Apego adulto en agresores de pareja. Extraído el 20 de Noviembre de 2012

de http://goo.gl/s4DoA

Maldonado, J. (2002). Crisis, pérdidas y consolación en la familia. Libros Desafío.

Maldonado, J.E. (1996). Aun en la mejores familias. La familia de Jesús y otras familias de la Biblia parecidas

a las nuestras. Buenos Aires. Nueva Creación.

Maldonado, J.E. (s.f)Crisis y Consolación en la Familia. Unidad II. Ginebra, Suiza: EIRENE.

Manual de Capellanía de Servicio Comunitario. Séptima edición (2003). Escrito y compilado por la Comisión

de Capellanes de la Iglesia de Dios. Cleveland. TN.

281
McCleary. Walter. El Puente Roto. En revista Andamio. Copia antigua (s.f.)

McDowell, J. (2011). La verdad desnuda. 39 preguntas que tus padres esperan que nunca les hagas acerca

del sexo. Weston, Fl.: Editorial Patmos.

Minuchin S. (1977). Familias y Terapia Familiar. Barcelona, Editorial Crónica.

Navarro, J et al. (1999). Prevención e intervención en salud mental. Salamanca: EdicionesAmaru.

Newheiser, J. (2010) Help! Someone I know has been abused.Leomister: Day Onepublications.

Nganga, M. (2011). Una pastoral bíblica para las personas que sufren estrés. Trabajo de grado presentado

para optar al título de licenciado en teología pastoral. SEMISUD. Quito.

Okun, B. (2001). Ayudar de forma efectiva (counseling). Buenos Aires. PAIDÓS.

Palacios, M.C. (2009). Los cambios y transformaciones en la familia, una paradoja entre lo sólido y lo líquido.

Revista Latinoamericana de Familia, 1, 46-60.

Pittman, F. (1991). Momentos Decisivos. Ed. PAIDÒS.

Ponce, Y. (2005). Módulo de crisis conyugales y familias (Normativas). Quito. UNIVERSIDAD POLITÉCNICA

SALECIANA.

Programa Hablemos de sexualidad con los niños y las niñas. Una Mirada al abuso sexual y herramientas de

prevención para papas y adultos responsables de los niños. Memorias. Medellín 2012.

Schipiani, D. (2001). Psicología pastoral del aborto. Colombia: Ediciones Kairos.

Seamands, D. (1982). Dejando a un lado lo que es de niño. Combatiendo los infantilismos en el carácter

cristiano. Barcelona: Libros CLIE

Segura,H. (2002).Hacia una Espiritualidad Evangélica Comprometida. Buenos Aires: Kairos.

282
Selvini, M, Et al. (1999). Muchachas anoréxicas y bulímicas. España: PAIDÓS.

Sordo, P. (2010). No quiero crecer. Bogotá: Grupo Editorial Norma.

Stevens, R. Paul. Equipper´s Guide to Every-Member Ministry.

Readon, C. (2001). Documentos sobre el aborto provocado. El aborto también daña a la mujer. Extraído el 10

de Diciembre de 2012 de http://www.vozvictimas.org/documentos/documento.php?ID=17

Strong,J. (2002). Nueva concondarciaStrong. Usa: Editorial Caribe.

Tournier, P. (1997). La medicina de la persona. Buenos Aires: CLIE.

Ventana de Johari. Extraído el 22 de Octubre de 2012 de http://goo.gl/7Nnmu

Versevelt, I. (2010). Consejería Cristiana Ética. El camino a intervenciones saludables. Seminario Nacional. C.

C. El Redil. Medellín.

Villegas, G. (2008). Familia ¿cómo vas? Individualismo y cambio de la familia, Manizales: Universidad de

Caldas.

Walker, L. (1979). The Battered Women (La mujeresagredidas).Traducido por Ma. Rocio Cordero. New York.

Harper and RowPublishers. Extraído el 25 de Octubre de 2012 de http://goo.gl/aiXHl

White, J. (2000). Hacia la Sanidad sexual. Buenos Aires, Ediciones Certeza.

White, J. (1997). Padres que sufren. ¿De quién es la culpa?. Buenos Aires.

Ediciones Certeza.

White, J.(1980). Eros y el pecado sexual. Buenos Aires. Certeza.

VoelkeL, M.A. (1999). Taller de Consejería Pastoral II. Medellín: INSEPA

283
Wright, N. (1992). Al pasar el tiempo. Etapas del matrimonio. Miami. Unilit.

45 Lecciones De Vida Regina Brett. Extraído el 24 de Octubre de 2012 de http://goo.gl/HWjUw

284
285
286
CITAS Y NOTAS

287
1 Para profundizar aspectos prácticos en un curso o la Escuela Dominical se
sugiere el manual de vida nueva en Cristo. Volumen tres. http://goo.gl/whJLo
extraído el 30 de Noviembre de 2012.

2 Elaborado y adaptado con permiso de Ana María Voelkel. Curso de Consejería


Insepa. 1999

3 Usado y adaptado con permiso de Ana María Voelkel. Curso de Consejería


Pastoral II a INSEPA. Medellín. 1999

4 Pineda & Fernández (2000). Manual para recuperación emocional para personas
en crisis. http://goo.gl/K4lxJ Extraído el 30 de Noviembre de 2012.

5 Adaptado de documento de consejería dictado en el Redil Medellín 1994.

6 http://es.wikipedia.org/wiki/La_ventana_de_Johari. Extraído el 21 de Noviembre


de 2012

7 http://es.wikipedia.org/wiki/Comunicaci%C3%B3n_no_verbal. Extraído el 21 de
Noviembre de 2012

8 Se sugiere que el facilitador del módulo haga sus propios ejemplos aplicados a
su propio lenguaje y contexto cultural.

288
9 Tomado de la revista Andamio. Madrid (s.f)

10 http://www.wordreference.com/es/en/frames.asp?es=empat%C3%ADa

11 http://elconciliosoyyo.com/web1/uploads/media/RecursosConsejeria_FlorTrujillo.
pdf p. 10

12 http://www.ichamartin.org/wp-content/uploads/EL-ARTE-DE-ESCUCHAR1.pdf

13 http://comnoverbal-
comnoverbal.blogspot.com/2009/11/imagenes.html#comment-form

14 La palabra contener se relaciona con la metáfora de algo que se puede


desparramar porque no se encuentra bajo control. La persona que acompaña al
que sufre está preparada para escuchar todo cuanto quiera expresar la persona
sin juzgar o escandalizarse, se vuelve el contenedor donde se pude echar todo
lo malo que está en el corazón del que sufre aliviando o haciendo más llevadero
su dolor. Un consejero cristiano contiene y luego ayuda a la persona a
comunicarse libremente con Dios.

15 http://es.wikipedia.org/wiki/Terremoto_de_Armenia_de_1999

289
16 Para más información consultar en http://goo.gl/MPFas Extraído el 1 de
Diciembre de 2012

17 http://www.operla.com/faq.htm#comoseforma

18 América Latina se manifiesta masivamente contra la violencia contra la mujer.


http://goo.gl/lr2V6. Extraído el 10 de Noviembre de 2012

19 Violencia conyugal. http://goo.gl/w9uwn. Extraído el 17 de Noviembre de 2012

20 Ruedas de hombres contra la violencia machista. El


http://www.observatorioviolencia.org/ Extraído el 20 de Noviembre de 2012

21 Ibid

22 Consultora: Sra. Leila de Andrade Linhares, abogada y directora de la ONG


CEPIA (Ciudadanía, Estudio, Investigación y Acción).

23 Para más estudios estadísticos e información se recomiendan los siguientes


sitios: http://goo.gl/zA4eA, http://goo.gl/oG9w7,
http://goo.gl/z2gbX,http://goo.gl/qixZz, http://goo.gl/GiMjt, http://goo.gl/71jdA

290
24 Guía Acción Pastoral contra VG.pdf. http://goo.gl/F5iiv Extraído el 20 de
Noviembre de 2012

25 Maltrato infantil http://goo.gl/h6Qzo Extraído el 20 de Noviembre de 2012

26 Ibid.

27 La actitud de Jesús hacia la mujer http://goo.gl/F6AoA Extraído el 10 de


Noviembre de 2012

28 Aumentan denuncias de hombres maltratados. http://goo.gl/ZOYtX Extraído el


20 de Noviembre de 2012

29 La violencia en la pareja. http://goo.gl/Ero7d Extraído el 20 de Noviembre de


2012

30 http://suite101.net/article/varones-maltratados-a8681#ixzz2CnFa99h4

31 Se sugiere para profundización el Manual contra la violencia familiar. Es una


publicación del Centro de la familia ESCONFA de Perú. Alberto Pumalaza Díaz.
pumalaza@yahoo.com,

291
32 Motivaciones para la infidelidad. http://goo.gl/TX9sa Extraído el 12 de
Noviembre de 2012.

33 El país más infiel de América Latina es… http://goo.gl/kbz6L Extraído el 12 de


Noviembre de 2012

34 Motivaciones para la infidelidad, Opcit

35 Infidelidad masculina y machismo. http://goo.gl/9tZ3TExtraído el 12 de


Noviembre de 2012

36 Divorcio en números. http://goo.gl/fSzoVExtraído el 12 de Noviembre de 2012

37 Motivaciones para la infidelidad, Opcit

38 Ibíd.

39 Las heridas de apego son aquellas que se han producido en un miembro de la


pareja, en ambos o en su relación, que han afectado la confianza de cada uno
en ser amado, valorado y capaz de ofrecer lo mejor. Se dan a lo largo de toda la
relación y es vital tratarlas como base de todo el problema de la relación.

292
40 En nuestra experiencia clínica, la tendencia de las parejas ha sido sacar
excusas de todo tipo para no guardar y conservar los tiempos a solas, que
logran mantener la intimidad. Se acepta que es importante pero no se considera
una prioridad, hasta que se desatan las crisis. Es un tema de prevención
importante en el cuidado pastoral de las parejas.

41 El sap y el proceso de la padrectomía http://goo.gl/fftthExtraido el 7 de


Noviembre de 2012

42 Separación matrimonial. El costo del adiós. El peor de los negocios.


http://goo.gl/y3ifC Extraído el 7 de Noviembre de 2012

43 El efecto del divorcio en los hijos. http://goo.gl/CMFhhExtraído el 20 de


Noviembre de 2012

44 Para un estudio de términos remitirse a Carvalho en un estudio que refiere de


Callison (p. 98).

45 Divorcio, hijos y alianza parental. http://goo.gl/z7V71 Extraído el 7 de


Noviembre de 2012

46 Adaptado del módulo de separaciones conyugales. Diplomado en Familia


dictado por Carmen Gallego en Universidad Pontificia Bolivariana. 2005

293
47 Como coautora de este libro, quise contar algo de mi historia porque
consideramos la importancia de hablar también desde nuestras propias
vivencias. Si algo ha hecho que mantengamos una postura de compasión y
escucha empática ha sido el hecho de ser vulnerables y que nosotros mismos
hemos sufrido y tenido nuestra propia jornada de recuperación de nuestras
heridas. También hemos sido bendecidos con la Gracia de las buenas noticias
del médico Divino, Jesús, que nos ha dado esperanza en medio del camino,
conforme a sus promesas (Salmo 126).

48 http://www.corazones.org/diccionario/familia_nueva_generacion.htm

49 Traducido y adaptado para la enseñanza por Carmen Gallego, como parte del
entrenamiento de ese mismo nombre en Colombia hecho por Alfred Davis en
2004 en Medellín en el marco del III Seminario Nacional para pastores,
consejeros y psicólogos cristianos. C.C. el Redil.

294

También podría gustarte