Está en la página 1de 197

UNIVERSIDAD CENTRAL “MARTA ABREU” DE LAS VILLAS

UNIVERSIDAD DE CIENCIAS DE LA CULTURA FÍSICA Y EL DEPORTE


FACULTAD DE CULTURA FÍSICA

MODELO COMPORTAMENTAL DE LA ACTIVIDAD


COMPETITIVA PARA PROPICIAR LA ORIENTACIÓN DEL
MODO DE COMBATIR DEL JUDOKA

Tesis para optar por el grado científico de


Doctor en Ciencias de la Cultura Física y el Deporte

Autor: Ms.C. Jorge Abundio González Pascual

Santa Clara, 2016


UNIVERSIDAD CENTRAL “MARTA ABREU” DE LAS VILLAS
UNIVERSIDAD DE CIENCIAS DE LA CULTURA FÍSICA Y EL DEPORTE
FACULTAD DE CULTURA FÍSICA

MODELO COMPORTAMENTAL DE LA ACTIVIDAD


COMPETITIVA PARA PROPICIAR LA ORIENTACIÓN DEL
MODO DE COMBATIR DEL JUDOKA

Tesis para optar por el grado científico de


Doctor en Ciencias de la Cultura Física y el Deporte

Autor: MsC. Jorge Abundio González Pascual

Tutores: Dr. C. Luis Ángel García Vázquez


Dr. C. Odalys Chou Rivero

Consultante: Dr. C. Tomás Crespo Borges

Santa Clara, 2016


PENSAMIENTO:

«El Judo ha rebasado la escala primitiva de la utilidad, para llegar


a la de una Ciencia y un Arte»

Jigoro Kano Shihan (1860 – 1938)


DEDICATORIA:

A mis padres Juana Rosa y Gonzalo Catalino, por ser un ejemplo ante la vida
A mis hijos Yeleiny y Yodel, por el amor que me brindan
A mis hermanos Ginita, Braulio y Antonia
A mi nieta, Briagna, luz y esperanza
A aquellos cuyos ideales siempre me acompañan, aunque ya no estén físicamente
A mis familiares y amigos que supieron estrechar sus manos en pos del aliento y
sensibilidad por el camino emprendido
A mis compañeros de la vida Odalys, Luis, Osmany, Ana Margarita, Carmelo
Al padre de los judokas villaclareños y de Cuba Romualdo Amesquita González
AGRADECIMIENTOS:

 A nuestro invicto Comandante Fidel Castro, sin cuya obra revolucionaria nuestros
sueños no serían realidad
 Al padre científico de la Cultura Física, amigo y tutor Dr. C. Luis Ángel García Vázquez
 A mi compañera de la vida y tutora Dr. C. Odalys Chou Rivero, a su familia sin cuyo
apoyo todo hubiera sido mucho más difícil
 A mi compañero y tutor del arte de la prospectiva Dr. C. Tomás Crespo Borges
 Al padre científico de las Ciencias Pedagógicas Dr. C. José Manuel Perdomo,
“Nenito”, por su incondicional colaboración
 A mis fieles colaboradores Doctores en Ciencia: Alberto Sánchez, Mailet Perera,
Antonio Lanza, Ángela González, Mayra del Toro, Jorge Luis (el chino), Rafael Navelo,
Arnaldo Gómez y las Máster en Ciencia Zoraya Artiles y Areimis Hurtado
 A mis amigos y hermanos del Judo Lic. Julián Silverio Artilles, Lic. Oscar Luis Medina
y a su equipo de Judo que colaboró en la aplicación de esta obra
 A mi padre del Judo Eduardo Felipe La Rosa Pérez
 A mi compañero Dr. C. Erik Hernández Solis
 A toda la familia del Judo
SÍNTESIS

La preparación del judoka de la categoría de 9-10 años, no está excluida de los


cambios que promueve el Reglamento de la Federación Internacional de Judo, ni de
la carente información que persiste acerca de la actividad competitiva. De ahí la
importancia que asume el papel orientador del modo de combatir de este judoka para
desenvolverse en el enfrentamiento deportivo. Los hallazgos en el proceso de
investigación apuntan a la necesidad de elaborar un Modelo comportamental de la
citada actividad que propicie la orientación del modo de combatir del judoka en estas
edades. Para desarrollar la investigación se han empleado métodos del nivel teórico,
tales como: el histórico-lógico, analítico-sintético, de lo abstracto a lo concreto,
inductivo-deductivo, la modelación y el sistémico estructural-funcional; del nivel
empírico: el análisis documental, la observación, la entrevista, la encuesta, el pre
experimento, la triangulación por fuente y la metodológica, el criterio de expertos; y
del nivel matemático se seleccionan diversas técnicas, tanto de la estadística
descriptiva como de la inferencial, como son los software SPSS, el MICMAC y los
coeficientes de correlación de Kendall y Spearman. En la contribución a la teoría se
precisa la concepción sistémica de la estructura comportamental y funcional del
combate de Judo en la categoría objeto de estudio. Se aporta el Modelo
comportamental de la actividad competitiva para este deporte y su valor práctico se
enmarca en procederes metodológicos que permite a los profesores de Judo la
orientación del modo de combatir de los judokas.
ÍNDICE
Pág.

INTRODUCCIÓN…………………………………………………………………………. 1
CAPÍTULO I: MARCO TEÓRICO REFERENCIAL DE LOS MODELOS DE LA
ACTIVIDAD COMPETITIVA PARA PROPICIAR LA ORIENTACIÓN DEL
MODO DE COMBATIR DEL JUDOKA DE LA CATEGORÍA 9-10 AÑOS……... 11
1.1 Concepciones y características del judoka de la categoría de 9-10 años en
la actividad competitiva………………………………………………………….. 11
1.2 El papel de la orientación del modo de combatir del judoka de la categoría
de 9-10 años …………………..…………………………………………………. 16
1.3 Regularidades de la actividad competitiva en el judoka de la categoría de 9-
10 años.…………………..……………………………………………………….. 25
1.4 El accionar táctico del judoka de la categoría de 9-10 años en la actividad
competitiva……................................................................................................ 28
1.5 Consideraciones generales acerca de los modelos en el deporte……………. 34
1.5.1 Los modelos en los deportes de combate……………………………………. 42
1.5.2 Los modelos empleados en el Judo.………………………………………….. 45
Conclusiones del capítulo……………………………………………………………... 48
CAPÍTULO II: FUNDAMENTOS METODOLÓGICOS DE LA INVESTIGACIÓN Y
CONCEPCIÓN DEL MODELO COMPORTAMENTAL DE LA ACTIVIDAD
COMPETITIVA…………………………………………………………………………. 49
2.1 Operacionalización de las variables de la investigación……………………….. 49
2.2 Métodos y técnicas empleados en la investigación científica…………............ 51
2.2.1 Primera etapa de la investigación: diagnóstico……………………………… 51
2.2.2 Segunda etapa de la investigación: algoritmo de construcción del Modelo
comportamental………………………………………………………………….. 54
2.2.3 Tercera etapa de la investigación: implementación y valoración del
Modelo comportamental………………………………………………………… 57
2.3 Diagnóstico para la determinación de necesidades…..………………………... 60
2.4 Fundamentos y concepción del Modelo comportamental de la actividad
competitiva del judoka de la categoría de 9-10 años …………………..…… 71
Conclusiones del capítulo……………………………………………………………... 86
CAPÍTULO III: IMPLEMENTACIÓN Y VALORACIÓN DEL MODELO
COMPORTAMENTAL………………………………………………………………… 87
3.1 Fuentes de argumentación del Modelo comportamental………………………. 87
3.2 Implementación del Modelo comportamental…………………………………… 88
3.3 Consideraciones organizativas para la concepción del entrenamiento
deportivo........................................................................................................... 110
3.4 Valoración del Modelo comportamental……………………………………………. 116
Conclusiones del capítulo……………………………………………………………... 117
CONCLUSIONES………………………………………………………………………… 118
RECOMENDACIONES…………………………………………………………………... 120
BIBLIOGRAFÍA
ANEXOS
INTRODUCCIÓN:
La búsqueda por mantener la espectacularidad del deporte moderno, y con ello los
niveles de preferencia en un escenario de élite, ha provocado cambios sustanciales
en el reglamento competitivo, lo cual reclama del profesor de deporte adoptar nuevas
formas de entrenamiento que se contextualicen con las exigencias actuales.
El Reglamento de la Federación Internacional de Judo ha realizado, de forma
paulatina, cambios que regulan el modo de combatir de los judokas, con vista a
impedir los posibles daños y conservar su espectacularidad.
Para la celebración de los Juegos Olímpicos en Londres, en 2012, fue prohibido
mediante el reglamento, la ejecución de acciones técnicas que impliquen agarres de
las piernas o ataques falsos; tal restricción conduce a cambios en el accionar técnico
- táctico del judoka y requiere un ajuste en la utilización de los diferentes medios en
el entrenamiento deportivo y en la orientación del modo de combatir.
En la rápida búsqueda por adoptar los cambios del reglamento, se ha venido
demostrando acentuado desarrollo en los diferentes componentes de la preparación
del judoka, incluyendo la categoría de 9-10 años. Se pretende asegurar el desarrollo
armónico del organismo hacia un elevado nivel general de las posibilidades
funcionales y crear en el judoka una rica reserva de diversos hábitos de movimientos
y habilidades. Esto no implica que la citada categoría se vea amenazada por el
síndrome «El reloj detenido en el tiempo», referido a la preparación táctica expresada
por Morales, A. (2004).
El carácter eminentemente variado y táctico que se manifiesta en el combate del
Judo impregna a sus practicantes condiciones de incertidumbre, que solo son
resueltas con éxito por aquellos judokas cuyos modos de combatir se manifiesten
con un saber interpretativo capaz de dar solución rápida y precisa al problema
presentado.
Para ello es preciso conocer acerca de los estudios relacionados con el
comportamiento de la actividad competitiva y la orientación del modo de combatir en
el que se desempeñan los judokas en la categoría citada.
La concepción de orientar se asume en la presente tesis como dirigir o encaminar a
alguien o algo hacia un fin determinado (Diccionario enciclopédico digital). Asimismo
1
se aborda la función orientadora del profesor en la recopilación, planificación y
aplicación de contenidos, así como en el control del rendimiento, mientras que por
parte del judoka la orientación está en función de la recepción, procesamiento de la
información, aplicación y autovaloración (Leyva, 2007).
El modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años, desde la etapa de
iniciación deportiva, constituye una preocupación para su futuro desempeño, aspecto
correspondiente a la fase de formación básica, como lo expresa Matveev, L. (1977),
quien declara dentro de sus finalidades «formar las bases iniciales de la maestría
deportiva».
Este autor considera no violentar tal etapa y propone los juegos como la principal
actividad de formación e iniciación deportiva.
En cuanto a las características de la actividad competitiva en el Judo, Díaz J y
Cordero J. (1993) la abordan relevando los tiempos promedios de las pausas que
transcurren en el combate, las frecuencias de los intercambios entre las acciones
ofensivas y defensivas así como su duración.
Los anteriores autores enmarcan su caracterización en los componentes internos y
funcionales de la actividad competitiva, sin tener presente el comportamiento
estructural del proceso donde se expresa dicha actividad, ni las restantes categorías
que se desempeñan con otros tiempos de combates.
Por su parte Castarlenas, J. LL. (1997), aborda el estudio del comportamiento del
combate de Judo desde los tiempos promedio de manifestación de las acciones en
las dos esferas de actuación (Ne waza y Tachi waza) y los de descanso entre ellas.
Este análisis proporciona un conocimiento del comportamiento estructural del
combate, pero no permite establecer relación con los componentes funcionales del
desempeño del judoka, ni precisar con exactitud las secuencias que se emplean por
parte de los judokas durante el combate con la intención de hilvanar el continuo
intercambio de gestos deportivos y asumir mediante las modificaciones y los
reajustes motrices una secuencia ganadora.
Asimismo, González Pascual, J. A. y García Vázquez, L. A. (2004), como resultado
de su investigación, logran determinar la estructura temporal tipo del combate de
Judo; sin embargo, no exploran los aspectos externos que influyen en este
2
comportamiento, uno de ellos el Reglamento, que puede modificar la estructura del
combate de este deporte.
El estudio de Valdés (2014) plantea que para lograr un buen desenvolvimiento del
judoka de la categoría de 9-10 años en el combate, el entrenador deportivo debe
conocer con anterioridad las fortalezas y debilidades de su discípulo, además de las
características del contrario, sobre todo de sus principales debilidades, para poder
ofrecerle una correcta orientación acerca del enfrentamiento que va a realizar.
El autor antes mencionado hace referencia a indicaciones metodológicas sobre cómo
orientar las actividades del calentamiento previo al combate y las acciones técnico–
tácticas a utilizar, pero no tiene en cuenta el tipo de combate a realizar según la
posible manifestación de la estructura de este, por lo que continúan siendo
insuficientes las orientaciones brindadas al judoka de la citada categoría al no
contemplar el posible modo de combatir.
En las investigaciones realizadas acerca del componente físico de la preparación del
judoka se encuentra la desarrollada por Gorostiaga (1988), quien determina de forma
indirecta el gasto energético acumulado durante los combates de Judo, a través del
análisis de la distribución de los tiempos de trabajo y descanso.
Por su parte, Castarlenas y Planas (1997) utilizan los resultados aportados por
Gorostiaga (1988), y facilitan a los judokas ejercicios para la preparación que
contribuyen al desarrollo de las capacidades físicas especiales exigidas por la
actividad competitiva.
Estos ejercicios no contemplan en su concepción la posible estructura del combate y
en consecuencia no influyen en la orientación del modo de combatir de los judokas
de la categoría de 9-10 años.
Otro de los estudios dirigidos al componente físico del judoka lo expone Becali
(2011), al ofrecer una metodología para la preparación de la fuerza, expresando el
papel preponderante de esta capacidad dentro de la preparación física en las
categorías superiores, la que puede caracterizar el modo de combatir de estos
judokas, lo cual no es así en la categoría de 9-10 años.
Tales estudios dirigidos al componente físico y al desarrollo fisiológico no incluyen los
componentes estructurales que se presentan en la actividad competitiva.
3
Otros autores han investigado sobre el componente táctico de la preparación del
judoka de la categoría de 9-10 años. Por ejemplo, García (1987) ofrece una
alternativa metodológica en la que se abordan los fundamentos tácticos, desde el
propio inicio de la formación del judoka, sustentados en la enseñanza de los juegos;
mientras que Terry (2000) recomienda ejercicios de carácter táctico, creados a partir
de situaciones que se les presentan a los judokas en los combates.
Igualmente, Valdés (2014) hace referencia a un modelo metodológico para la
enseñanza del Judo, partiendo del accionar competitivo sobre la base de imitaciones
de circunstancias presentadas en los combates.
Estas investigaciones solo se dirigen a reproducir las situaciones de competencia sin
considerar las potencialidades y debilidades de los contendientes, ni las condiciones
en que se desempeña el combate de Judo.
Los autores Jiménez (1991) y Leyva (2009), publican los «Programas de Preparación
del Deportista», que desde sus primeras ediciones, están dirigidos a orientar la labor
de los profesores de Judo; sin embargo, estos documentos enmarcan sus contenidos
de la preparación técnico–táctica, en la transferencia de situaciones simples y
complejas ocurridas durante la competición, lo que limita el uso de las informaciones
que brinda la modelación de la actividad competitiva, y los modos de combatir de los
judokas según las exigencias del reglamento, para que sean utilizadas en el
entrenamiento deportivo.
Otros estudios desplegados durante los años del 2013 al 2015, entre los que se
encuentran los Trabajos de Diploma de Hernández V. (2013), Silverio A. (2014) y la
tesis de Especialidad en Judo, de Armenteros R. (2011), dirigidos a facilitar el
proceso de enseñanza - aprendizaje de los elementos básicos y habilidades del
judoka escolar, permiten su utilización posterior en el desenvolvimiento del modo de
combatir del judoka.
Estas obras antes mencionadas se centran en el Proyecto de investigación «La
enseñanza de las técnicas y su perfeccionamiento en judokas villaclareños», en el
cual se presenta como resultado parcial, un sistema de tareas didácticas que activan
el pensar del judoka en aras de solucionar las deficiencias existentes en el modo de
combatir del judoka (Hernández S, 2015).
4
Durante la aplicación del citado proyecto, en el análisis de los planes de clases y los
documentos para el proceso de preparación del judoka de la categoría de 9-10 años,
empleados en el curso escolar 2012 - 2013 de los equipos de Judo del municipio de
Santa Clara, así como en las observaciones a clases y competencias, no se
constatan acciones dirigidas a la orientación del modo de combatir del judoka de la
categoría de 9-10 años en la actividad competitiva. Se pudo comprobar que las
tareas orientadas por los entrenadores deportivos y el desempeño de estos judokas
presentan las carencias y limitaciones siguientes:
La actuación de los profesores:
 no manejan el componente táctico desde el inicio del programa de preparación
del judoka y lo hacen solo cuando se está próximo a la competencia
 no contemplan en la planificación de los ejercicios el comportamiento estructural
de los combates
 en los combates de preparación no le explican al judoka a qué tipo de combate
se enfrentan
 no le orientan al judoka cómo distribuir sus potencialidades durante el combate
 no se reflejan formas precisas de orientación del modo de combatir
 no se trabajan las habilidades del judoka como un objetivo propio
La actuación del judoka:
 realizan los tipos de combates libres (Randori) sin considerar sus formas de
realización, ni de terminación
 realizan las tareas competitivas sin tener interiorizado lo que persiguen
 ejecutan los combates de la misma forma para cualquier tipo de contrario
 no distribuyen sus potencialidades según el tipo de combate y contrario
 no establecen relación entre el combate a realizar y el modo de combatir
Las observaciones anteriores aportan pasos iniciales en la comprensión del modo de
combatir del atleta y su preparación deportiva, en lo cual, a juicio del autor de la
presente tesis, en el judoka de la categoría de 9-10 años persiste el ajuste a las
exigencias de la actividad competitiva.

5
A pesar de los aportes citados, persisten insuficiencias en los profesionales del Judo
acerca del conocimiento de cómo se pueden manifestar los combates, en cuanto a
su variabilidad, tipos de secciones, frecuencias de aparición y relación entre ellas, lo
cual limita la orientación que se le brinda al judoka de la categoría de 9-10 años
acerca del modo de combatir en la actividad competitiva y por ende su propia
orientación en el desempeño durante el combate.
El resultado de los estudios precedentes, los conocimientos teóricos y prácticos
como entrenador deportivo atesorados por el autor de la presente obra y la
constatación inicial realizada, confirman que el accionar del Judo moderno, en el
combate, requiere de un profundo conocimiento sobre las exigencias de la actividad
competitiva a la que se enfrenta el judoka.
Estos elementos conducen a la siguiente situación problémica: es insuficiente la
información que poseen los profesores de Judo acerca de la actividad competitiva, lo
cual no favorece la orientación del modo de combatir en el judoka de la categoría de
9-10 años.
De ello se deriva el problema científico: ¿cómo propiciar la orientación del modo de
combatir del judoka de la categoría de 9-10 años en la actividad competitiva?
El objeto de estudio en el presente trabajo investigativo se enmarca en el estudio
de la actividad competitiva de los judokas de la categoría de 9-10 años.
El objetivo general consiste en construir un Modelo comportamental de la actividad
competitiva para propiciar la orientación del modo de combatir del judoka de la
categoría 9-10 años y el campo de acción se centra en la orientación del modo de
combatir del judoka de la categoría de 9-10 años.
Para desarrollar la labor investigativa se plantean las siguientes interrogantes
científicas:
1. ¿Cuáles son los referentes teórico-metodológicos que sustentan la construcción
de un Modelo comportamental de la actividad competitiva que propicie la
orientación del modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años?
2. ¿Qué necesidades presentan los profesores y judokas de la categoría de 9-10
años masculino para la orientación del modo de combatir en la actividad
competitiva?
6
3. ¿Cuál es el modelo que propicia la orientación del modo de combatir de los
judokas de la categoría de 9-10 años en la actividad competitiva?
4. ¿Qué valoración realizan los expertos acerca de la utilidad social y calidad formal
que produce la aplicación del Modelo comportamental de la actividad competitiva
para la orientación del modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10
años?
5. ¿Qué resultados se obtienen al aplicar el Modelo comportamental de la actividad
competitiva que se propone?
A partir de las interrogantes se trazan las tareas científicas siguientes:
1. Fundamentación de los referentes teóricos y metodológicos que sustentan la
construcción de un Modelo comportamental de la actividad competitiva que
permita la orientación del modo de combatir de los judokas de la categoría de 9-
10 años.
2. Diagnóstico de las necesidades que presentan los profesores y judokas de la
categoría de 9-10 años para orientar su modo de combatir en la actividad
competitiva.
3. Construcción del Modelo de la actividad competitiva que propicia la orientación
del modo de combatir del judoka de 9-10 años.
4. Valoración, mediante el criterio de expertos, la calidad formal y utilidad social que
produce la aplicación del Modelo comportamental de la actividad competitiva de
manera que propicie la orientación del modo de combatir del judoka de la
categoría citada.
5. Evaluación de los resultados obtenidos de la aplicación del Modelo
comportamental de la actividad competitiva que se propone como solución al
problema científico que se presenta.
La investigación se desarrolla en tres etapas. En la primera, 2012-2013, se realiza el
estudio exploratorio a la población de judokas para conocer como orientan su modo
de combatir en la actividad competitiva, se determinan las habilidades de mayor
incidencia en ese contexto y se realiza una primera aproximación a la composición
estructural de los combates. Esto permite la formulación de las conclusiones del
diagnóstico de necesidades acerca del modo de combatir.
7
En la segunda etapa, 2013-2014 se diseñan, se construyen y se validan a través de
criterios de validación los instrumentos. La aplicación de los instrumentos elaborados
conjuntamente con el criterio de los usuarios permite la construcción del Modelo
comportamental de la actividad competitiva en el Judo, se precisa el estudio de las
muestras seleccionadas, se aplica la primera prueba (pre test), la cual establece las
insuficiencias en la orientación del modo de combatir de los judokas de la categoría
de 9-10 años en la actividad competitiva. Se aplica durante esta segunda etapa el
Modelo propuesto.
En la tercera etapa, 2014-2015, se aplica el pos test en el primer semestre del 2014 y
se valora por los expertos el Modelo comportamental de la actividad competitiva que
se presenta, el cual propicia la orientación del modo de combatir del judoka de la
categoría de 9-10 años.
Para dar cumplimiento a las tareas propuestas se utilizan diversos métodos, técnicas
y procedimientos científicos sustentados en el método dialéctico, lo cual es
fundamental para la comprensión de la necesidad que existe en la orientación del
modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años en el contexto competitivo.
Los métodos teóricos empleados manifiestan las relaciones entre la orientación de
las tareas para la aplicación del Modelo comportamental y el modo de combatir de
los judokas de la categoría de 9-10 años en la actividad competitiva, entre los que se
encuentran el histórico-lógico, analítico-sintético e inductivo-deductivo, abstracto a lo
concreto, la modelación y el sistémico estructural – funcional.
Por su parte, los métodos empíricos revelan y explican las características
fenomenológicas de la orientación y preparación del modo de combatir en el judoka
de 9-10 años durante la actividad competitiva. Se han empleado fundamentalmente
para la acumulación de la información empírica y en la comprobación experimental,
el análisis documental, la observación científica, la entrevista, la encuesta, el
experimento de tipo pre experimental, la triangulación por fuente y metodológica, así
como el criterio de expertos.
Del método estadístico-matemático se ha utilizado la estadística descriptiva en la
valoración de la consulta de expertos acerca del Modelo comportamental, el software
SPSS y MICMAC, así como los coeficientes de correlación de Kendall y Spearman.
8
La estadística inferencial se ha empleado en el análisis del comportamiento de los
indicadores objeto de estudio.
La población está compuesta por 25 judokas de la categoría de 9-10 años del sexo
masculino, que asisten al Combinado Deportivo «Mártires de Barbados» del
municipio de Santa Clara, provincia Villa Clara, y la muestra por 10 judokas, de esa
misma categoría, quienes representan el 40% de la población, son practicantes
sistemáticos de Judo en ese Combinado y pertenecen al proyecto de Judo, además
de haber clasificado por sus resultados al campeonato municipal.
La otra muestra seleccionada está compuesta por 27 profesores de Judo, de una
población de 32 de la provincia de Villa Clara, lo que representa el 84%. En el criterio
de selección se ha tenido en cuenta que los mismos laboran con la categoría de 9-10
años masculino, acumulan una experiencia de trabajo de más de cuatro años y han
participado como entrenadores deportivos en campeonatos nacionales. Esta muestra
se utiliza para determinar las habilidades de los judokas de la citada categoría en la
actividad competitiva y la estructura de los combates de Judo.
La necesidad del tema a investigar se corresponde con las demandas tecnológicas
que han estado formulando los profesores de Judo, para insertar en sus
entrenamientos deportivos los resultados científicos aportados.
La novedad científica de la presente investigación consiste en proporcionar un
resultado científico que dimensiona el cómo proceder con el Modelo comportamental
para propiciar la orientación del modo de combatir de los judokas de la categoría de
9-10 años en la actividad competitiva, el cual se distingue por la modelación
comportamental de los combates de Judo, a partir de los componentes estructurales
y funcionales que lo integran. La forma en que se presenta este resultado permite
representar el Modelo y sus tipos de actividad competitiva, su contenido no tiene
precedentes en la teoría y la práctica de los modelos comportamentales en los
deportes de combate.
La contribución a la teoría se precisa a través de los criterios teóricos acerca de la
concepción sistémica de la estructura comportamental y funcional del combate de
Judo en la categoría de 9-10 años masculino. Se aportan definiciones operacionales

9
acerca del modo de combatir de los judokas, las secciones de combate y el Modelo
comportamental para facilitar la comprensión de la investigación.
Se ofrece una concepción para propiciar la orientación del modo de combatir del
judoka de la categoría de 9-10 años en la actividad competitiva, con el conocimiento
estructural de los combates de Judo, se definen los tipos y formas de finalizar las
secciones de los combates, se caracterizan los tipos de combates y se correlacionan
los componentes estructurales y funcionales del Modelo comportamental que se
propone. Se precisa el manejo de los principios del entrenamiento deportivo que
intervienen en el modo de combatir del judoka en la categoría estudiada.
El valor práctico se enmarca en procederes metodológicos que le permiten a los
profesores deportivos aplicar el Modelo que propicia la orientación del modo de
combatir de los judokas de la categoría de 9-10 años en la actividad competitiva,
partiendo de las funciones de los componentes del Modelo comportamental que se
establece. Se elabora el programa del curso de capacitación para la superación
profesional de los profesores de Judo, donde se abordan temas relacionados con el
modo de combatir en la actividad competitiva, las habilidades del judoka y la
estructura del combate, entre otros aspectos. Se sistematiza el contenido de los tipos
y secciones de combate, según las características personales del judoka de la
categoría de 9-10 años.
Como resultado material se ofrece una multimedia que contiene el proceder
metodológico de la aplicación del Modelo comportamental elaborado.
La investigación está concebida a partir de construir desde lo cualitativo-cuantitativo,
la lógica de un desarrollo de interpretaciones que conducen, desde un proceso
abierto de la realidad del modo de combatir de los judokas de la categoría 9-10 años
en la actividad competitiva, a una concepción teórica de los componentes
estructurales y funcionales del Modelo comportamental de la actividad competitiva,
centrado en un enfoque histórico cultural y dialéctico materialista.

10
CAPÍTULO I: MARCO TEÓRICO REFERENCIAL DE LOS MODELOS DE LA
ACTIVIDAD COMPETITIVA PARA PROPICIAR LA ORIENTACIÓN DEL
MODO DE COMBATIR DEL JUDOKA DE LA CATEGORÍA 9-10 AÑOS

En este capítulo se tratan los referentes teóricos que fundamentan el problema


científico abordado, así como los elementos que intervienen en el objeto de estudio y
el campo de acción. Se resumen y valoran aspectos relacionados con el
comportamiento de la actividad competitiva en el Judo, concepciones acerca de la
preparación y caracterización del judoka de la categoría de 9-10 años y sus
habilidades, así como los modelos y la orientación del modo de combatir en estos
deportistas.

1.1 Concepciones y características del judoka de la categoría de 9-10 años en


la actividad competitiva
La práctica deportiva como fenómeno sociocultural no está ajena a los avances de la
ciencia y la investigación científica. En el deporte moderno detrás de un resultado
deportivo o un récord, está la aplicación de la ciencia con el uso de una tecnología de
avanzada, y/o un novedoso método de entrenamiento deportivo que responden a las
exigencias, cada vez más creciente, de los escenarios competitivos.
La preparación deportiva constituye un proceso a largo plazo, donde se destacan
tres etapas: la selección del talento deportivo, la iniciación deportiva, la de
especialización y maestría deportiva (Matveev, 1977).
Al respecto, Matveev (1977) plantea que durante las mismas en el proceso de
preparación del deportista hay tres fases fundamentales: preparación básica,
realización máxima de las posibilidades deportivas y longevidad deportiva.
Los cambios del proceso de entrenamiento deportivo, expresados en esas etapas y
fases, acontecen de acuerdo con leyes regulares de la formación de la maestría
deportiva y del sucesivo perfeccionamiento, condicionados por las leyes del
desarrollo biológico del ser humano.
El comienzo y la culminación de las etapas y fases de la práctica deportiva dependen
no solo de la edad, sino también de las dotes individuales del deportista, de las
11
particularidades del deporte elegido, de la antigüedad en la práctica del deporte y de
las condiciones de la organización de este.
En la primera etapa, destinada a la selección del talento deportivo, se le dedica
intenso cuidado a los problemas del nombramiento oportuno del deporte y al inicio de
la especialización deportiva.
La etapa de iniciación deportiva en su fase de preparación básica, según Matveev
(1977), tiene una duración aproximada de 4 a 6 años, con oscilaciones considerables
que dependen del talento del individuo y de las particularidades del género deportivo
elegido para la especialización.
La finalidad de la fase de preparación básica en la etapa de iniciación deportiva
(categoría de 9-10 años) consiste en: sentar un fundamento íntegro de futuros logros
deportivos; asegurar el desarrollo armónico del organismo; elevar el nivel general de
las posibilidades funcionales del deportista; crear en el deportista una rica reserva de
diversos hábitos de movimientos y habilidades, así como formar las bases iniciales
de la maestría deportiva.
La orientación hacia los logros deportivos en esta fase no es una finalidad inmediata.
La tendencia predominante de la dinámica de las sobrecargas que recibe o a las que
se expone el deportista durante los años de la etapa de iniciación, debe ser el
incremento de la cantidad de entrenamientos deportivos, sin forzar la intensidad
general de estos. Los ciclos anuales de los entrenamientos en este momento se
caracterizan por el predominio del período preparatorio.
La preparación del judoka transita por cada una de estas etapas y fases. Por la
importancia que reviste para la formación deportiva se utiliza en la presente
investigación la etapa de iniciación deportiva en la fase de preparación básica.
La posibilidad de interactuar en los entrenamientos deportivos con los componentes
de la preparación del deportista, definidos en la década de los años 60 y declarados
con mayor exactitud por Matveev (1977), favorece el tratar los contenidos que
abarcan la preparación física, técnica, táctica, psicológica y teórica que necesita el
judoka en la etapa de iniciación deportiva, en la fase de preparación básica.
El entrenamiento deportivo, según Verjhoshansky (1990), es un proceso pedagógico,
multifactorial, capaz de romper, mediante la aplicación de estímulos, la homeostasis
12
y producir un efecto de carga progresiva creciente que favorezca procesos
fisiológicos de respuesta y adaptación del organismo; trae como resultado un
incremento en la capacidad de trabajo físico y psicológico, así como una evolución
paulatina en el rendimiento del deportista.
Relacionado con ello, Suárez (2008), citado por Cárdenas, E. (2014), plantea que «la
preparación del judoka es una actividad compleja donde intervienen múltiples
factores; dentro de ellos, el acondicionamiento técnico-táctico tiene una influencia
fundamental en el rendimiento competitivo; las preparaciones: física, teórica y
psicológica, así como las formas de control deben estar dirigidas a garantizar la
eficiencia en la aplicación de la técnica y lo táctico durante el enfrentamiento
deportivo».1
En el presente trabajo son asumidos los criterios de los autores Matveev (1977),
Platonov (1984) y Weineck (1988), al tratar los términos de los componentes de la
preparación del deportista, al definirlos como los contenidos que abarcan la
preparación física, técnica, táctica, psicológica y teórica, los cuales por su
importancia se abordan en la formación del judoka en la etapa de iniciación
deportiva, en la fase de preparación básica, lo que permite crear las bases para la
posterior especialización.
El cumplimiento de los objetivos pedagógicos trazados por el entrenador deportivo
para esta etapa de la formación del judoka, es imprescindible.
Características del judoka de la categoría de 9-10 años en la actividad competitiva
La categoría de 9-10 años del sexo masculino en el Judo se caracteriza porque los
sujetos están ávidos de conocimientos y actividad práctica para el desarrollo de
habilidades que le faciliten un mejor desenvolvimiento en su vida deportiva y social.
No es un secreto que el judoka se enfrenta a un medio hostil, de lucha cuerpo a
cuerpo, donde hay un predominio de acciones de pie que producen proyecciones
espectaculares (González, P. y García, V., 2004); estas escenas promueven en los
practicantes de Judo motivaciones por el aprendizaje motor de las técnicas de

1 Cardenas., V. E. Conjunto de indicaciones metodológicas previas a los combates para los atletas de la categoría
escolar de Judo, sexo masculino, en el municipio de Matanzas. CD de Monografías 2014(c) 2014, Universidad
de Matanzas, cita a Suarez (2008). Pág. 6.
13
proyección y control, para lo cual es necesario estudiar las características de los
niños de esas edades y reconocer su importancia en la práctica sistemática de
acciones motoras, con sus particularidades específicas.
Al caracterizar al judoka en las edades de 9-10 años del sexo masculino, se
introducen aspectos del orden cognitivo, motor y afectivo, que se manifiestan en la
actividad competitiva.
El aspecto cognitivo en estas edades se caracteriza en la actividad competitiva por
presentar un mayor nivel de concentración, pero no por mucho tiempo, lo cual origina
momentos de desconcierto durante el combate; aparecen en el deportista
tendencias a independizarse del adulto, aunque sus modelos de comportamiento son
todavía inciertos, es curioso por el aprendizaje y se estimula por los nuevos
conocimientos adquiridos en el deporte; la capacidad de percepción y observación es
imperfecta, por lo que las orientaciones que se impartan durante la realización del
combate deben ser sencillas y concretas ya que se corre el riesgo de no ser
asimiladas en su totalidad (Leyva, I., 2009).
Las características del comportamiento motor en los judokas de estas edades, se
acentúan al presentar un desequilibrio funcional en que aparece un freno al
desarrollo de la coordinación y su resistencia disminuye, en correspondencia a la
proporción del crecimiento de la cavidad cardiaca. Predominan en los combates los
ataques directos y las acciones de contraataque simples al igual que las
combinaciones. El desarrollo de la fuerza aún es insuficiente por lo que no es
característica en los combates de esta categoría. Los defectos posturales ocurren
con más frecuencia y se afecta en alguna medida el éxito de una secuencia motriz
prolongada, según el Programa Integral de Preparación del judoka (2014).
El componente afectivo se encuentra caracterizado por la influencia de los ejercicios
con palmadas, lo cual provoca una excitación positiva; se deben utilizar ejercicios de
juegos con elementos competitivos en cada unidad de entrenamiento. Presentan la
tendencia a oponerse a los demás y a no aceptar las críticas, asumen en algunos
casos posiciones agresivas y se inicia un proceso de crisis de independencia y
fortalecimiento de la personalidad.

14
El establecimiento de las relaciones sociales del judoka en estas edades de 9-10
años se forma debido a la práctica sistemática de este deporte, se reconoce lo
planteado por Vigotsky (1988): el hombre es un ser social por naturaleza, un
producto de la historia social y sujeto activo de las relaciones sociales.
Al respecto, Vigotsky (1994) hace algunos aportes referentes a la situación social del
desarrollo en otras áreas del desempeño de los niños, criterio compartido por el autor
de la presente tesis, en analogía con las condiciones dadas para el tratamiento de
las habilidades del judoka en su etapa de iniciación deportiva.
Para Vigotsky (1994) en las edades tempranas resulta característico el desarrollo
dominante de la percepción. Según este autor, todos los demás procesos y funciones
psicológicas - la memoria y el pensamiento operativo, entre otras - se realizan a
través de la percepción.
También este autor plantea el papel dominante de la memoria como medio de
acumulación de experiencias personales, intensivamente adquiridas en este período.
La memoria se manifiesta en forma de reconocimiento, funciona en la medida de la
actividad de la percepción.
El pensamiento comienza a extinguirse en primer plano y la propia memoria empieza
a adquirir un carácter racional. El pensamiento tiene un carácter concreto activo, es
decir, se realiza en lo que se percibe.
Vigotsky (1988) hace un aporte teórico valioso que favorece un acercamiento a la
problemática de la situación social y relaciona el desarrollo psicológico del niño con
la influencia del medio, el cual afirma, había que estudiar no como situación del
desarrollo de una manera absoluta, sino relativa. Cualquier elemento del medio
influye en el niño de distintas formas, según la etapa de desarrollo en que este se
encuentre.
A partir de los fundamentos teóricos de Vigotsky (1988), acerca de la influencia que
ejerce la sociedad en la formación del individuo y de la experiencia práctica del autor
de la presente tesis como profesor de Judo, al contextualiza esta atribución en el
modo de combatir que asume un judoka cuando en él prevalecen sentidos de
pertenencia por el resultado deportivo, por los compromisos con sus compañeros,
profesores y familiares, así como los intereses personales, estos son capaces de
15
aportar lo máximo en cada combate por satisfacer las responsabilidades sociales
asumidas.

1.2 El papel de la orientación del modo de combatir del judoka de la categoría


de 9-10 años
Partiendo de la identificación conceptual de que orientar es dirigir o encaminar a
alguien o algo hacia un fin determinado, informar a alguien de lo que ignora y desea
saber del estado de un asunto o negocio para que sepa mantenerse en él,
determinar la posición de algo con respecto a un punto cardinal (Diccionario
enciclopédico digital), se incorpora lo abordado por López Josefina, H. y col. (1982),
acerca de las vías para dar solución a la tarea planteada, una de ellas es la
búsqueda por el camino del ensayo – error.
Tal tipo de orientación se da frecuentemente en el Judo cuando el deportista puede
llegar a respuestas definitivas como resultado de soluciones parciales.
Un ejemplo de esto se manifiesta cuando al judoka le aplican un control por detrás
del cuello y media manga (Ushiro eri - Naka sode), le imposibilita ejecutar el ataque
de la técnica de hombro (Seoi nague), y busca varias alternativas para lograr quitarse
ese control o impedir que se lo apliquen; después de transcurridos varios combates,
unas veces impidiendo y otras eliminando, logra finalmente aplicar su técnica de
forma satisfactoria.
Así el judoka llega a la solución del problema por la experiencia que acumula en
cada situación presentada durante varios combates, lo que su tramitación se
prolonga en la misma medida que su experiencia deportiva.
Entonces es una búsqueda por ensayo – error a ciegas poco económica en tiempo y
que no deja mucha experiencia, lo que es posible que en situaciones similares
cometa errores semejantes (López Josefina, H. 1982).
Cuando en la búsqueda de la solución de evadir el control por el contrario, el judoka
es orientado por el entrenador deportivo, en cuanto a la forma clásica o principal de
evitar ese control y a esto el deportista le incorpora su propia experiencia,
habilidades o iniciativas, llega a solucionar el problema casi de forma inmediata. Se
trata de una búsqueda siguiendo una guía previa a la ejecución que hace que la
16
misma sea más eficiente, rápida y cuyo saldo es una experiencia de cómo proceder
en situaciones semejantes.
El papel de la orientación de la actividad que despliega el judoka en el combate,
permite mostrar la importancia que tiene la orientación en la realización de la
actividad cognoscitiva que está especialmente dirigida hacia la asimilación y
adquisición de conocimientos, hábitos y habilidades. En este sentido la actividad
cognitiva correctamente orientada conduce al desarrollo.
La misma presenta de forma general tres partes fundamentales: la orientación, la
ejecución y el control; se destaca de manera especial el papel que juega la
orientación en este tipo específico de actividad.
De forma general puede plantearse que la orientación debe preceder a la ejecución y
que el control se realiza, tanto en la orientación como en la ejecución.
El valor fundamental de la etapa de orientación reside en que garantiza la
comprensión por el judoka de lo que va a hacer. En la medida en que el judoka sepa
no solo lo que va a hacer, sino también cómo ha de proceder y cuáles acciones y
operaciones debe hacer y en qué orden, mayor será después la calidad de dicha
ejecución.
Pero, además de garantizar la comprensión como elemento esencial del aprendizaje
y la asimilación consciente, la orientación si responde a los requisitos y exigencias
necesarios, permite que en el judoka se formen procedimientos generalizados para
abordar la solución de tareas similares e incluso de otros tipos de tareas.
La importancia de la orientación de la actividad cognitiva es enfatizada por la
pedagogía contemporánea, que la incluye como función didáctica: la orientación
hacia el objetivo. Si se carece de objetivos definidos, resulta imposible llevar a cabo
una actividad de forma consciente y productiva.
El judoka está orientado hacia el objetivo cuando sabe lo que se persigue respecto a
todo lo que se dice y se hace durante el proceso de enseñanza.
La orientación hacia el objetivo tiene que verse como un proceso motivacional,
cognitivo y regulador que influye decisivamente en los resultados del aprendizaje
(López Josefina, H. 1982).

17
En la dirección de la actividad cognoscitiva, en muchas ocasiones, se comete el error
de mezclar las etapas de orientación y ejecución, donde el judoka recibe paso a
paso, en el curso de la realización de la actividad, las orientaciones que necesita.
La mezcla de las etapas de orientación y ejecución ocurre cuando el profesor le
presenta a los judokas un modelo acabado de un complejo de acciones con la
culminación de una técnica de proyección.
Para lograr que el practicante cumpla con la tarea, el profesor deportivo explica y
demuestra el ejercicio en su totalidad, luego fragmenta el mismo por partes y en cada
una de ellas ofrece las orientaciones pertinentes y los judokas ejecutan ese
fragmento, así con todas sus partes hasta completar el ejercicio íntegro.
El profesor deportivo revisa, corrige los errores y ofrece las ayudas necesarias; se
concluye la actividad con un análisis general de lo realizado.
En este ejemplo utilizado, el profesor deportivo establece una mezcla entre la
orientación y la ejecución durante toda la actividad. Es posible que los errores sean
muchos y que no todos los judokas logren la calidad deseada en la ejecución del
movimiento. Lo más importante es que no sean capaces de explicar cómo se hace,
ni cuáles variantes utilizar para resolver una situación similar.
De este análisis puede extraerse una conclusión: la orientación debe preceder a la
ejecución, es decir, se comienza a trabajar cuando se sabe qué hacer, cómo y
cuándo hacerlo.
García, B. (2002) expresa que los seguidores de Galperin en varias de sus
investigaciones han demostrado que mientras más completa resulte esta orientación,
mayor eficiencia y calidad se logra en las acciones formadas, y se disminuye el
tiempo dedicado a la búsqueda improductiva y corrección de errores innecesarios.
Si todo esto se presenta así, es bueno retomar el ejemplo anterior acerca de la
utilización de un complejo de acciones con la culminación de una técnica de
proyección, el profesor de Judo insiste en la calidad de la ejecución técnica final para
lograr el máximo de los puntos (Ippon).
Al concluir con todas las explicaciones parciales se realiza a los judokas un control
de la comprensión del movimiento a través de preguntas directas, explicaciones y
demostración de algunas de sus partes; luego se procede a la ejecución de cada una
18
de las partes explicadas hasta completar el movimiento íntegro. El profesor deportivo
ayuda y corrige los errores, al finalizar se valora la calidad de las ejecuciones.
Una actividad concebida con el tipo de orientación completa de la acción a
desarrollar proporciona un desarrollo en el análisis del movimiento, la interpretación y
despliegue de habilidades adquiridas con anterioridad.
Es importante reflexionar acerca de que si el profesor deportivo le proporciona al
judoka una explicación acabada y completa de la actividad, entonces ¿cómo puede
contribuir al desarrollo de su independencia y creatividad?
La respuesta a esta interrogante se sustenta en el tercer tipo de orientación en la
actividad de aprendizaje, en el que la orientación también precede a la ejecución y es
lo más completa posible, pero no es dada solamente por el profesor deportivo, sino
estructurada, elaborada por el profesor y el judoka.
Al profesor deportivo le corresponde seleccionar cuándo y para qué contenidos
resulta más útil y posible cada tipo de orientación. Es necesario comprender que no
siempre el aprendizaje y la asimilación requieren de una orientación plena, pero esta
resulta indispensable cuando se trata de una nueva actividad.
En el proceso de enseñanza–aprendizaje el papel de orientación que ejerce el
profesor sobre el judoka, según Leyva, I. (2007), presenta varias funciones entre las
que se destacan:
 La recopilación de contenidos. Generalmente se produce mediante
observaciones a competencias.
 La planificación del contenido. Se relaciona con su ubicación en los ciclos de
preparación y desarrollo de los combates.
 La aplicación del contenido. Abarca el desarrollo de las habilidades en las
secciones de entrenamiento y el modo de combatir.
 Control del rendimiento. Incluye la evaluación y su análisis.
El judoka en su función de orientación realiza:
 Recepción de las informaciones. Las observadas en el medio competitivo y de
entrenamiento, como las impartidas por el profesor.

19
 Procesamiento de las informaciones. Analiza y concientiza las informaciones
recibidas por todas las vías.
 Aplicación. Pone en práctica sus conocimientos y habilidades.
 Autoevaluación. Reflexiona ante lo realizado.
El modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años
Al tratar el modo de combatir de los judokas es necesario acercarse a los postulados
de la escuela histórico-cultural de Vigotsky (1988), quien expresa que las funciones
psicológicas superiores tienen un origen social y se sustentan en el postulado
dialéctico materialista de que el hombre es un ser social por naturaleza, un producto
de la historia social y sujeto activo de las relaciones de la sociedad. En su misma
esencia aparece la consideración de que el origen de la psiquis se encuentra fuera
de la subjetividad individual y considera las relaciones sociales como la fuente misma
de la subjetividad.
La personalidad funciona como un sistema integral con dos esferas de regulación: la
inductora, denominada motivacional-afectiva, y la ejecutora o cognitivo-instrumental.
Ambos planos funcionales de regulación constituyen una unidad que se puede
separar solo en función de su análisis y estudio, según Vigotsky (1988).
El sistema regulador inductor de la personalidad comprende el funcionamiento
motivacional-afectivo, movilizador, sostenedor, direccional del judoka, que determina
en gran medida las motivaciones por las que él participa en una competencia. Se
refiere al ¿por qué? y al ¿para qué? compite.
El judoka de 9-10 años concientiza que participar en una competencia es un mérito
obtenido por el sacrificio y la preparación demostrada durante el entrenamiento
deportivo y la posibilidad de manifestar sus habilidades y capacidades. En estas
formaciones psicológicas predominan los procesos afectivos representados por el
deseo de aportar triunfos al equipo, a una persona o institución, lo cual se sintetiza
en convicciones, valores, intereses, aspiraciones e ideales.
El sistema regulador ejecutor abarca el funcionamiento cognitivo e instrumental del
judoka quien debe conocer y dominar los elementos técnicos y sus potencialidades
para desempeñarse en los combates, así como las posibles vías para la obtención
de la victoria. Se refiere al ¿cómo? y al ¿con qué? se puede enfrentar en los
20
combates. Este sistema está integrado por formaciones psicológicas en las que debe
predominar en el judoka de 9-10 años el conocimiento sobre el contrario y las
características del combate a desarrollar para poder orientarse en este. Se sintetiza
en la actividad cognoscitiva y en los modos de combatir.
Al analizar este enfoque del judoka de 9-10 años, el autor de la presente tesis
pondera dos ideas básicas: la presencia de un judoka con una predisposición óptima
para la participación en la competencia y un interés por colaborar con el triunfo de su
equipo, mediante la demostración de sus conocimientos sobre el Judo y su
preparación deportiva y la manifestación de las formaciones psíquicas
«conocimientos y habilidades» de forma integrada definen los modos de combatir del
judoka en la actividad competitiva.
Como se percibe, en toda formación psicológica están presente los aspectos
inductivos y ejecutores, por lo que, dentro de las funciones fundamentales de las
Ciencias Pedagógicas, y en ella la Ciencia de la Cultura Física y el Deporte, en la
formación integral de un judoka se encuentra el sostén imprescindible de las bases
psicológicas en las cuales apoyarse y de las que debe partirse para instrumentar sus
enunciados fundamentales.
Sainz (2009) expresa que el contenido del sistema de la preparación psicológica
comprende la preparación general y especial del deportista y contiene, además, la
preparación psicológica del profesor deportivo como componente clave del sistema.
La preparación psicológica, como uno de los componentes de la preparación del
deportista, es definida por Jiménez y Suarez (2009) citado por Valdés (2014) como
«aquella preparación que trata de obtener la predisposición psíquica óptima del
deportista para efectuar las actividades de su deporte y de su vida. Los mecanismos
fisiológicos de los estados psíquicos dependen del nivel funcional de la corteza
cerebral y están condicionados por la influencia del medio exterior e interior en el
organismo del deportista».2
Por otra parte Vigotsky (1994) afirma que las capacidades son formas de actuación

2 Cárdenas., V. E. Conjunto de indicaciones metodológicas previas a los combates para los atletas de la categoría
9-10 años de Judo, sexo masculino, en el municipio de Matanzas. CD de Monografías 2014(c) 2014,
Universidad de Matanzas, cita a Jiménez (2009). Pág. 6.
21
complejas. En ellas se integran los conocimientos, los hábitos y las habilidades.
Estos y otros procesos cualitativamente superiores de la personalidad permiten
contribuir a la determinación de las acciones tácticas en la realización de la actividad
competitiva, en la que participan al regular el modo de combatir del judoka.
Son precisamente las capacidades las que se encargan de integrar los datos
esenciales para que se manifieste el modo de combatir del judoka.
Los recursos con que cuenta el judoka de 9-10 años y las condiciones a que hay que
atenerse dado el contexto y las exigencias de los resultados que se quieren alcanzar,
son los elementos que permiten la determinación de la estrategia particular al
ejecutar el modo de combatir y posibilitan la orientación de la misma con una
participación importante de la actividad cognoscitiva y la meta cognición del judoka
en estas edades.
De esta forma, Barreras, H. (2004) plantea que las capacidades son formaciones
psicológicas de la personalidad que constituyen condiciones indispensables para
realizar con éxito la actividad, estas son siempre específicas, es decir, se revelan en
una actividad determinada. En el Judo no se deben establecer relaciones directas
entre las características de la personalidad y las capacidades.
Al considerar el modo como la forma particular y personal de hacer las cosas, según
lo expresa el Gran Diccionario de la Lengua Española, Larousse, la presente
investigación, por analogía, se refiere a la forma personalizada de expresar los
conocimientos y habilidades del judoka, que lo identifican en la actividad competitiva.
El judoka de 9-10 años, para llevar a cabo su combate, requiere de elementos
movilizadores que lo induzcan a participar en la actividad competitiva y después, en
ese contexto, poner en práctica su modo de combatir, que en el judoka tiene como
característica general, según Hernández, S. (2015) que, antes de su presentación en
competencia, requiera de una orientación, constituida por un conjunto de elementos
integrados que la determinan, los cuales son: 1.- Los resultados a alcanzar
«objetivos generales o parciales». 2.- Las condiciones a que hay que atenerse para
lograr los resultados con respecto al contexto «en las cuales hay que actuar» y 3.- La
puesta en práctica del sistema regulador ejecutor o recursos propios con los que
cuenta el judoka «de los que hay que seleccionar cuáles aplicar».
22
Autores como Carratalá (2000) y Duardo (2005), han expresado la importancia que
tiene la misión de proporcionarle al practicante, una formación que permita
desarrollar el arsenal técnico-táctico, para que pueda combatir de forma inteligente,
independiente y creadora; la constante necesidad de adaptarse a diferentes
adversarios y situaciones, exige entonces centrar la enseñanza en la búsqueda de
soluciones que mejoren los resultados.
Al adentrarse en el proceso de orientación del modo de combatir es preciso
identificar qué significa combatir, lo cual es definido en el Diccionario Enciclopédico
digital (1998) como “pelea entre personas. Acción bélica en que intervienen fuerzas
militares de alguna importancia”. También se refiere a la habilidad de combatir
considerándola “una pelea, pugna, contradicción entre dos personas, en la que se
persigue atacar, reprimir y refrenar lo que se considera mal o daño”.
El Diccionario de sinónimos y antónimos. (1995) lo define como, campeonato, torneo,
asalto y enfrentamiento; y Gregori, T. (2006), precisa que es un encuentro que se
efectúa entre dos contendientes en el que se emplean los recursos o medios que se
poseen para conseguir la victoria.
En estas definiciones se manifiestan cualidades coincidentes como: campeonato,
torneo, asalto, enfrentamiento, pelea y contradicción en que se emplean los distintos
recursos y medios y se ajusta para el presente trabajo la expuesta por Gregori, T.
(2006), y se acerca a la concepción que sobre el combate libre (Randori) se tiene en
el Judo.
El Judo aporta criterios teóricos y prácticos para el modo de combatir desde la etapa
de iniciación del judoka, expuesta por el maestro Kano, R. (1954), quien plantea tres
métodos de entrenamiento deportivo:
 Los ejercicios formales (las kata): consisten en apropiarse de las habilidades del
modelo ideal de la técnica, crear las bases estratégicas para la enseñanza y el
perfeccionamiento técnico.
 El combate libre (Randori): se inclina al perfeccionamiento técnico-táctico en
condiciones de combate. Se utilizan los diferentes tipos de juegos y combates
específicos para el desarrollo de habilidades.

23
 La actividad competitiva o competencia (Shiai): se refiere a métodos que simulan
y modelan la competencia e incluye la competencia en sí, prepara condiciones
más complejas y se busca la victoria.
Kolychkine, T. (1988), plantea: el Randori debe interpretarse como una evolución
competitiva libre, dirigida no específicamente al logro de una victoria, sino como un
recurso que propicia al judoka la posibilidad de llevar a una situación competitiva las
artes estudiadas en formas convencional.
Este autor (Kolychkine, T., 1988) propone una clasificación de tipos de Randori que
encierra la concepción de la escuela del Judo (Kodokan) y las denomina como:
 Randori unilateral: cuando un practicante ataca (ataques directos) y el otro se
defiende (esquiva o afronta). Esta forma de trabajo permite al judoka consolidar
las habilidades, las acciones técnico – tácticas y proporciona seguridad,
confianza en las acciones ofensivas logradas; en el Kodokan se denominan
Kogeki-bogyo.
 Randori específico: es aquel que tiene un objetivo determinado, donde los dos
contendientes están en igualdad de condiciones, se utiliza para la práctica de las
técnicas favoritas o estudiadas. Se consolidan los elementos básicos
fundamentales, destacándose para la categoría de iniciación el trabajo con los
agarres (Kumite-arasoi), con ventaja (Kumikatsu), y con desventaja
(Kumimakeru).
 El Randori libre: abarca todas las evoluciones del Judo arriba y en el suelo. Se
utiliza la práctica del modelo libre (Mohan Randori), encuentro libre de profesores
de Judo para dar ejemplo correcto de técnicas y acciones tácticas competitivas.
El judoka de 9-10 años logra obtener una imagen más clara y detallada de la
actividad competitiva y de los modos de combatir.
 Randori precompetitivos: es más vigoroso, con acciones arriba y abajo con
presencia del arbitraje, busca ser la antesala del combate oficial (Shiai). Esta
modalidad se acerca más al modelaje de la competencia. Es utilizado cuando el
judoka tiene dominio de las habilidades y conocimientos básicos del Judo.

24
Combatir constituye un contenido difícil, complejo e importante que se debe
desarrollar durante todo el proceso de enseñanza – aprendizaje, tanto en su
formación como en la modificación, a tono con las exigencias cambiantes del
reglamento, contrario o las condiciones internas del judoka. El aprendizaje debe
exhibir las posibilidades más cercanas a la realidad, para que el deportista aplique
los conocimientos, hábitos, habilidades y pueda modelar desde distintas aristas la
actividad competitiva.
Por tales motivos se debe desplegar un proceso, sustentado en la teoría y
metodología de las Ciencias Pedagógicas y en las Ciencias de la Cultura Física y el
Deporte, centrando la atención en el proceso de enseñanza y de entrenamiento
deportivo.
En los combates de Judo la utilización de las habilidades y tareas tácticas se
encuentran limitadas de acuerdo con el reglamento, para impedir un daño excesivo a
los practicantes; en esta enseñanza hay que acostumbrarlos instintivamente a
combatir con las limitaciones que suponen dichas reglas, en cualquiera de las
situaciones en que estas se produzcan.

1.3 Regularidades de la actividad competitiva en el judoka de la categoría de 9-


10 años
Al tratar las regularidades de la actividad competitiva del judoka de la categoría de 9-
10 años es necesario incursionar en la ley de la educación que consiste en la
dependencia del carácter de la actividad y de la comunicación entre los educandos.
Son infinitas las posibilidades educativas de la actividad. Es en ella donde se
manifiesta el nivel de asimilación de las normas o vida en común, donde se aproxima
la joven generación a la riqueza material y espiritual creada por las generaciones
precedentes, se produce la vinculación con la vida, se aprende a trabajar y amar el
trabajo (Labarrere, R. G. y Valdivia P. 1986).
En el trabajo conjunto, en las actividades deportivas recreativas y culturales, el
hombre va conformando sus puntos de vista, juicios, convicciones, va detectando sus
posibilidades y deficiencias.
Acerca de ello, se considera que los postulados generales que sirven de base a la
25
concepción materialista dialéctica de la personalidad, se sostienen desde la
estructuración y desarrollo de esta y se producen a partir de la socialización del niño,
que al nacer posee todas las potencialidades para desarrollarse como personalidad,
pero solo puede lograrlo a través de su integración al medio social humano; la
socialización se produce por la apropiación individual, a partir de dichas
potencialidades y de la cultura acumulada por la humanidad (Vigotsky, 1988).
En su obra Vigotsky (1988) esboza que esta apropiación se realiza mediante la
actividad que ejecuta el sujeto, la comunicación con sus semejantes y la influencia
que ejerce y recibe en los grupos humanos a los cuales pertenece a lo largo de su
existencia; así, la personalidad se origina y manifiesta en la actividad, la
comunicación y en la interacción.
Esta característica condiciona y explica la unidad existente entre la actividad externa
y la interna de la personalidad, así como su carácter activo, ya que el sujeto juega un
rol determinante, tanto en la apropiación de la cultura, como en la regulación de su
propia actividad, proceso en el que construye su personalidad. Como resultado de
esta interacción continua entre las condiciones internas y las condiciones externas de
vida se produce el conjunto de vivencias muy particulares de cada individuo que
conduce a la formación y desarrollo de una personalidad única e irrepetible.
Al establecer criterios acerca de los términos empleados en el presente estudio, es
necesario retomar sus orígenes, como describe Matveev (2001) en su primera
edición del libro «Teoría general del entrenamiento deportivo», al hacer referencia al
término actividad competitiva, el cual proviene desde su concepción más amplia de
competencia deportiva y de su coincidencia con la confrontación deportiva.
En consecuencia con este autor, según la analogía con el concepto general de
actividad expresado por Vigotsky (1988), y atendiendo a lo razonado por las Ciencias
Pedagógicas y Filosóficas, es necesario señalar que la Cultura Física y el Deporte se
apropia de tal basamento y lo asume dentro de su actividad competitiva.
Matveev (2001) declara que la actividad competitiva del deportista es el conjunto de
acciones que realiza o ejecuta el atleta en el proceso de la competición, unidas por el
fin competitivo y la lógica objetiva «consecuencia de las normatividades» de su
realización.
26
Este mismo autor plantea que tal actividad está compuesta por una estructura de
comportamiento que encierra las acciones competitivas y las formas complejas de su
conducta en el proceso de la competición.
En tal sentido se reconoce que las acciones en la actividad competitiva tienen
estructura operacional, y que están conformadas por unas u otras operaciones
unidas por la acción. Por ejemplo, la realización de acciones de ataques y defensa
consecutivos o culminantes durante el combate de Judo.
Los componentes de algunas acciones en la actividad competitiva de diversas
modalidades deportivas son las subestructuras combinatorias, es decir,
combinaciones que las unen. Estas se encuentran representadas estrictamente
formalizadas, como ocurre en los grupos de acciones variados con relativa amplitud,
condicionados por la táctica de la competición. Por ejemplo: en el Judo el combate
está integrado por varios tipos de secciones, las cuales pueden presentarse en
cualquier orden durante la prolongación del mismo hasta su culminación.
Se entiende que la composición general y el volumen de la actividad competitiva en
el Judo dependen de cuantas secciones de combate esté compuesta dicha actividad
si se llega al tiempo final, o si son condicionadas las mismas por el Reglamento
cuando se finaliza la competición en una de las secciones que anteceden al tiempo
final, ya sea por Ippon, descalificación o abandono.
Los comportamientos que manifiesta el judoka en cada una de las secciones del
combate, conforman su modo de combatir, que se forma por secciones y se crean en
el proceso de desarrollo de la actividad competitiva. Esta estructura está
condicionada por la concepción, el plan táctico y la orientación en general del modo
de combatir del judoka, así como por el cumplimiento del objetivo trazado para la
actividad competitiva.
De ese análisis se hace evidente que las operaciones por sí solas y las acciones
aisladas del judoka, todavía no caracterizan su actividad competitiva; ellas se
convierten en sus componentes solo en la unificación sobre la base de una
estructura íntegra.
Junto con esto, para entender la esencia de la actividad competitiva del judoka de 9-
10 años y su influencia sobre este, es importante tener en cuenta el carácter
27
secuencial de los cambios que la citada actividad produce en el estado psíquico y
biofuncional del deportista.
Particularmente las regularidades de la actividad competitiva en tal categoría de 9-10
años masculino se manifiestan por un alto grado de estimulación de los factores
externos del combate, como son el apoyo de sus compañeros y la siempre esperada
orientación de su profesor deportivo, aun cuando la tendencia es a la independencia
en la toma de decisiones. La dispersión en la atención, con respecto al desarrollo del
combate, le impide al judoka de esta categoría recibir informaciones exteriores
durante su duración.
En síntesis, se puede plantear como regularidad que:
 La actividad competitiva es el conjunto de las acciones que realiza el deportista
en el proceso de la competición, unidas por un fin y regidas por su Reglamento
de realización.
 La composición de la actividad competitiva se encuentra integrada por varias
secciones, lo cual conforma la competición.
 El comportamiento que manifiesta el judoka de 9-10 años en cada una de las
secciones de combate constituye su modo de combatir.

1.4 El accionar táctico del judoka de 9-10 años en la actividad competitiva


Al penetrar en el estudio de la actuación táctica del judoka de 9-10 años en la
actividad competitiva, diversos científicos centran su atención en la satisfacción de la
necesidad de conocimientos sobre el componente táctico.
Algunas definiciones relacionan lo táctico, en su concepción general, con la
conducción de la actividad competitiva (Matveev, 1983; Ozolin, 1983; Arkayev, 1991).
Dentro de esta conducción, evidentemente, deben considerarse los movimientos
tácticos, las acciones técnico - tácticas, los procedimientos de influencia psicológica
sobre el contrario, así como la elección de la posición y el ocultar las intenciones.
García (1987) esboza que «lo táctico son todas las acciones motrices inteligentes
realizadas en el juego con adecuación espacio temporal, resultado de la observación

28
de situaciones previas de compañeros y adversarios, y de sus modificaciones
espaciales o posturales.»3
En tal sentido, Theodorescu, citado por Naglak (1978), y este por Weineck (1989),
afirman que la táctica es el comportamiento racional para enfrentar al adversario.
Como se aprecia, estos autores tienen puntos de coincidencia con los anteriormente
citados, pues en todos los casos se define la táctica como la forma de resolver las
situaciones que se manifiestan cuando existen enfrentamientos ante un adversario.
Lo táctico supone el cálculo de los factores que influyen o determinan la
manifestación táctica, es la totalidad adecuada de los procedimientos individuales,
tanto en la ofensiva como en la defensiva, al Reglamento del Judo, a las formas de
lucha del contrario y a las numerosas condiciones de los combates. Por su parte,
Harre (1983) comparte este punto de vista, y señala que es una actividad dirigida
hacia el éxito óptimo, que se debe ejecutar de acuerdo con los conocimientos
tácticos, los técnicos, la facultad condicional, la rapidez de reacción, las propiedades
de voluntad y otros componentes.
Autores como Mahlo, Freidich (1985), Matveev (1983), Harre (1982), Talaga (1989),
Gómez y Peñaloza (2001) y Negreira (2002), centran sus ideas en que lo táctico se
expresa a través de un pensamiento productivo que permite conducir la lucha
deportiva, la reconocen como teoría de la conducción del encuentro deportivo, como
forma examinada y juiciosa de la competencia deportiva con el contrario, regida por
Reglamento y basada en las capacidades y la colaboración de los distintos
jugadores que se adaptan a las condiciones, cuyo objetivo es alcanzar el resultado
más alto posible.
Como expresa Platonov (1988), dentro de los objetivos de la preparación táctica se
centra el trabajo con los aspectos teóricos fundamentales que permiten al deportista
poder identificar con profundidad el escenario al que se presenta. Uno de estos
conocimientos a los cuales hace referencia Platonov (1988) apunta hacia el estudio
de la estructura del comportamiento del combate de Judo para la orientación del

3 García Martínez, J. (1987) “Juegos para el desarrollo de la táctica de combate desde las primeras edades”.
Tesina inédita. INEF Madrid.
29
modo de combatir del judoka de 9-10 años, en correspondencia a las posibles formas
de oposición del contrario.
El conocimiento de los posibles modelos de actuación del contrario acerca del
esquema de comportamiento del combate, le facilita al profesor deportivo orientar un
accionar táctico al judoka, siempre que se encuentre dentro de sus posibilidades de
solución en las condiciones de oposición impuestas por el contrario en la actividad
competitiva.
La condición ofensiva en el modo de combatir es un requisito que norma el
Reglamento del Judo y es una forma de incrementar los niveles defensivos, ya que
las acciones ofensivas por su propio carácter constituyen acciones defensivas, no
siendo así de estas a aquellas.
Según expresa Solá (2005) en los deportes de uno contra uno, en los cuales la
convencionalidad básica asume entre sus funciones la de modificación de la
secuencia motriz que se establece bajo el concepto interactivo de las acciones de
ataques y defensas, interviene una relación interpersonal recíproca donde los
contendientes interfieren mutuamente en la construcción de la secuencia del
movimiento.
Mediante esta intervención recíproca el papel ofensivo permite romper con la
orientación de la construcción de la gestualidad deportiva del oponente, con lo que
se modifica el comportamiento del contrario; de ahí el papel defensivo que asumen
las acciones ofensivas.
Entre los factores que regulan los combates de Judo está el tiempo general,
elemento predeterminado por el Reglamento. Dicho factor es el que permite
identificar cómo transcurren a través del tiempo de la actividad competitiva las
acciones que en ella se efectúan, reflejando el volumen de trabajo desplegado, lo
que constituye una fuente de información para el desarrollo de las capacidades
funcionales del judoka, en especial la rapidez, la resistencia y las diferentes formas
de manifestación de la fuerza (Gorostiaga, 1988).
Por las características del deporte de oposición, no es posible crear un estereotipo
dinámico de un movimiento y efectuarlo a plenitud en una competencia, ya que los
estímulos son diversos y desconocidos en el momento y forma de aparecer, por lo
30
que el judoka extrapola los mecanismos creados a las condiciones cambiantes de los
estímulos.
Para desarrollar en los judokas de 9-10 años el tránsito de la dependencia a la
independencia, se requiere un constante autoperfeccionamiento y la elevación de la
responsabilidad de los mismos, lo cual depende del éxito de la atención individual
que lleve a cabo el profesor deportivo, a partir de la determinación de los elementos
deficientes y las características personales en el modo de combatir.
Aquí, la asequibilidad de la tarea con la complicación ulterior gradual, teniendo en
cuenta la zona de desarrollo próximo del judoka, es el eslabón más complejo del
sistema de medidas encaminadas a la independencia, pues según Babanski (1982)
cuando la tarea es superior a las fuerzas, o, por el contrario, muy simple, puede
conducir a la destrucción de la cualidad objeto del trabajo individual del deportista,
así como a la disminución del interés hacia la actividad.
En la etapa de iniciación deportiva del judoka de 9-10 años, son diversos los
problemas que pueden acabar con la fecundidad de los cambios en la formación de
las habilidades, que como parte del aprendizaje, tiene lugar en niños y adolescentes.
El judoka recibe orientación y niveles de ayuda de las personas responsables que
intervienen en la organización de la práctica sistemática de las formas fundamentales
de proyección y control. Este tipo de práctica influye de forma distinta en cada uno de
los practicantes, por lo que resulta imprescindible para un profesor deportivo en el
eslabón de base de la pirámide del Alto Rendimiento (Resultados deportivos
relevantes) conocer las particularidades del desarrollo psíquico y físico del grupo.
Las actividades físicas y deportivas de aprendizaje, según Weineck (1988), se
originan a partir de la metodología de la enseñanza, lo cual implica la utilización del
método analítico con la forma de una secuencia metódica de ejercicios básicos en
sus diversos elementos constitutivos funcionales, para obtener detalles gestuales y
una profundización de las relaciones entre estos y sus estructuras cognitivas.
Asimismo, la concepción metodológica de Navelo (2001), se reconoce en el presente
estudio en sus aspectos teórico-metodológicos en la apropiación consciente de la
habilidad práctica del judoka, la cual surge como consecuencia de la aplicación de
los contenidos, los ejercicios y los métodos que se emplean en una estructura
31
planificada, lo que propicia el aprendizaje motor incorporado al desarrollo armónico
de la persona y sus esquemas de pensamiento táctico fusionados en un proceso
único que se manifiesta en la actividad competitiva.
De la propuesta del citado autor, se infiere la dependencia de la modelación del
combate de Judo con respecto al paradigma científico del momento histórico en que
se desarrolla, en consecuencia, se define su concepción estructural con la visión
generalizada de que todo lo que se planifique y ejecute irá dirigido al Modelo
comportamental de la actividad competitiva del judoka de 9-10 años.
En este sentido Navelo (2001) utiliza un modelo didáctico alternativo para la
preparación técnico - táctica, y señala que el método variable en la metodología de la
enseñanza cumple la función de brindar soluciones a situaciones diferentes en el
ejercicio, lo cual en el estudio se percibe por el amplio tratamiento de las habilidades
del judoka de la categoría de 9-10 años y los posibles esquemas de pensamiento
táctico. De esta forma la modelación posibilita organizar el entrenamiento deportivo
táctico con ejercicios similares a las acciones en el escenario vital de exigencias.
O lo que es lo mismo, se aprovecha al máximo el abono de las experiencias motrices
anteriormente desarrolladas y reforzadas con acciones nuevas, en un primer
momento y durante las actividades de aprendizaje de tipo estándar, al ser ejecutadas
en condiciones similares, sin la modificación de sus características espacio-
temporales.
Por ello, es preciso desarrollar al máximo las potencialidades del judoka en esta
categoría para estimular el despliegue de la totalidad de los movimientos básicos de
ataque, contraataque y defensa, teniendo en cuenta la complejidad de sus
ejecuciones al enfrentar y resolver las tareas que se le presentan en el combate, todo
lo cual se logra con la integración de las acciones y operaciones para obtener la
efectividad en la actividad competitiva.
En opinión del autor de la presente obra, se considera que la actuación táctica del
judoka en estas edades debe estar dotada de información teórico - práctica, en
correspondencia con su etapa de iniciación deportiva, que le permita adoptar, tanto
en el presente como en el futuro, comportamientos cuyas soluciones sean atinadas.

32
Según Leyva, I., (2007), la técnica se caracteriza por poseer una máxima relación
con la táctica y esta última tiene un rasgo esencial que la identifica en cada
practicante de forma personal, del que recibe influencias por la aptitud o carácter que
asuma en las acciones, que puede ser de táctica ofensiva o táctica defensiva.
La acción técnico - táctica posee una serie de indicadores que al transformarse en
fines de la acción adoptan una función táctica y adquieren un objeto de realización
más complejo. Según Verjhoshansky (2002), la teoría de la técnica deportiva incluye
dos conceptos principales: técnica deportiva y maestría técnico-deportiva.
Por técnica deportiva se entiende un sistema de movimientos típicos de un ejercicio
de competición, mientras que por maestría técnico-deportiva se conciben las
capacidades del deportista de utilizar eficazmente su potencial motor en las
condiciones de entrenamiento y competencia.
Se puede apreciar una concordancia del concepto técnica deportiva con las
tendencias contemporáneas; sin embargo, en el caso del uso que se le da a este
último concepto, se revela su aproximación a lo que históricamente se le conoce
como táctica, debido a la referencia que se hace de las situaciones técnicas en
condiciones de oposición, ya sea en el entrenamiento o en la competencia; es justo
reconocer que la maestría técnico deportiva en el Judo es el estado al que se aspira
y se llega únicamente con la utilización correcta de la táctica deportiva.
Respecto a la táctica, numerosos autores como Hernández (1994), citado por
Sampedro (1999), generalmente coinciden en definir que el término táctica está
presente cuando se actúa en una situación determinada y esta actuación hace
posible la resolución de los problemas que dicho contexto plantea.
Sin embargo, como lo declara Leyva, I. (2007), en el caso de los deportes de
combate, es necesario ser más exacto y agregar que la acción técnico-táctica se
produce a expensas de las oportunidades que el oponente brinda o de las que es
capaz de crear producto de inducciones engañosas.
En tal sentido, al examinar la ejecución de dichas acciones en el Judo, se nota
claramente su dependencia a los estados o procesos psicomotores del contrario; de
aquí parte el fundamento de coexistencia de los términos técnica y táctica en el Judo

33
y otros deportes, en los cuales las acciones adquieren su verdadero sentido a
expensas de la actitud del oponente.
Táctica es la aplicación del elemento técnico aprendido y de la estrategia concebida
a priori por el profesor deportivo y el judoka o por ambos, o la inmediata, que tiene
lugar durante el combate.
Para la dirección de la preparación técnico-táctica se tienen en cuenta este modelo,
que contempla tres momentos: el de recopilación de la información, el procesamiento
de esa información y el producto que se obtiene al ser aplicada.
Para la mejor organización de este componente técnico-táctico durante la
preparación del deportista y en función de su desarrollo se han asumido dos niveles:
el básico o inicial y el de la táctica superior.
En el primero se incluye el desarrollo inicial de habilidades y hábitos relacionados
con la ejecución de los elementos técnico-tácticos; en situación normal de
planificación que incluyen las técnicas de proyección, de control, virajes,
combinaciones, defensas, esquivas y contraataques.
El nivel superior incluye las acciones que se producen durante un régimen intenso
de oposición; esto está asociado a la etapa en que los judokas se disputan sus
máximos resultados, y que se caracteriza, además, por la presencia de otros
elementos que en la actualidad se ejecutan junto a las técnicas formales del Judo.

1.5 Consideraciones generales acerca de los modelos en el deporte


La utilización de modelos en la investigación pedagógica cada vez más ocupa un
lugar relevante, pues se convierten en medio y método para lograr representaciones
simples de fenómenos complejos, como los que se presentan en la vida diaria y,
sobre todo, en las áreas de las Ciencias Pedagógicas y de la Cultura Física y el
Deporte.
Es evidente que en la vida cotidiana el término «modelo» alcanza diversas
acepciones; sin embargo, en la investigación y en la enseñanza adquiere otra
connotación. Es imprescindible para el pedagogo tener bien definido este concepto,
así como poder clasificar, de forma unívoca, las representaciones materiales de los
modelos, puesto que el trabajo con estos exige requerimientos y funciones.
34
La literatura especializada considera que no existen criterios unánimes en la
definición del término «modelo», ni en la clasificación de sus representaciones
materiales. En la propia teoría de la investigación pedagógica se encuentran
incongruencias y contradicciones en las definiciones del concepto, las que han
llevado a los diferentes autores a establecer sus componentes, teniendo en cuenta la
definición de la cual han partido.
La palabra modelo proviene del latín modulus que significa medida, ritmo, magnitud,
y está relacionada con la palabra modus que quiere decir copia, imagen.
El modelo y el proceso que se sigue para llegar a él, «la modelación», se han ido
desarrollando y ampliando a tal punto que en la actualidad se encuentran
aplicaciones en disímiles esferas del saber y han ido penetrando con fuerza en el
campo de las Ciencias Pedagógicas y en ellas, en la Cultura Física y el Deporte.
El desarrollo de la modelación como método del conocimiento teórico está vinculado
a James C. Maxwell, fundador de la teoría clásica del campo electromagnético. Sus
trabajos, a mediados del siglo XIX, mostraron el gran papel de la modelación en el
conocimiento teórico; sin embargo, el total desarrollo como método del conocimiento
teórico, solo se produjo en las Ciencias Naturales del siglo XX.
En relación con el concepto de modelo el Dr. Ruiz Aguilera, A. (1992) señala que
este «es la representación de las características de algún objeto en otro, creado
especialmente para estudiarlo. Es la configuración ideal que representa de manera
simplificada una teoría. Es un conjunto que representa a otro conjunto, constituye un
instrumento de trabajo que supone una aproximación intuitiva a la realidad, su
función básica es ayudar a comprender las teorías y las leyes.»4
El Diccionario Filosófico define el modelo como: «la reproducción del objeto que se
investiga en otro análogo que se construye y que recibe el nombre de modelo.»5
En el Diccionario Cervantes de la Lengua Española se apunta sobre el modelo:
objeto que se reproduce imitándolo. Representación en pequeña escala. Persona,
animal u objeto que reproduce el pintor o escultor. Persona o cosa digna de ser

4 Ruiz Aguilera, A. (1992). Concepciones sobre los niveles de manifestaciones de las habilidades motrices
deportivas.” Material mimeografiado. La Habana: Centro de Información Científico Técnica del INDER. Pág. 72.
5 Diccionario de Filosofía en CD ROM. (2002). España: Editorial Herder. Pág. 87.

35
imitada. Tipo industrial protegido por una patente: modelo registrado. Mujer que en
las casas de modas exhibe los nuevos modelos de costura. Adjetivo perfecto en su
género: un alumno modelo.
En todas estas acepciones anteriores prevalece la interpretación en el lenguaje
común del término; Zayas, P. (2003) declara: «es la representación material o teórica
de los objetos, o fenómenos, lo que permite descomponerlos, abstraer determinadas
cualidades, y experimentar con ellos.»6
Relacionado con ello, en los estudios vinculados a la lógica y al análisis del
pensamiento se encuentra que el modelo se define como «un objeto artificialmente
creado en forma de estructura física, esquema, fórmula de signos, etc.; se asemeja
al objeto original y refleja sus principales características, relaciones, estructura,
propiedades».
Por su parte, Weineck (1988) señala que «los modelos ayudan al científico a
adentrarse en un terreno nuevo.»7. Comenta que la ciencia los va enriqueciendo y
advierte que un modelo teórico puede concretizarse progresivamente por la
introducción sucesiva de variables adicionales.
Para Sierra, V. (2003), desde el punto de vista de la metodología de la investigación
científica, el modelo «es una representación ideal del objeto o fenómeno a investigar,
donde el sujeto abstrae todos aquellos elementos esenciales y las relaciones que
conforman al objeto y lo sistematiza a un plano superior.»8
El modelo teórico, como idealización que hace el hombre del objeto de investigación
para el esclarecimiento de la situación problémica, que tiene que resolver en el
proceso de la investigación científica, se convierte en el instrumento para la
optimización de su actividad investigativa, cuya expresión superior se encuentra en el
modelo sistémico estructural.

6 Zayas, P. (2003). Los modelos y la modelación. Material mimeografiado. 1997. tomado de Ordaz Lorenzo, R. La
modelación como método científico general del conocimiento y sus potencialidades en el campo de la
educación. ISPEJV. Pág. 62.
7 Weineck, J. (1988). Entrenamiento óptimo. Cómo lograr el máximo rendimiento. Barcelona: Editorial Hispano

Europea. Pág. 48.


8 Sierra, V. (2003). En Metodología de la Investigación Científica. La modelación como método científico general

del conocimiento y sus potencialidades en el campo de la educación. ISPEJV. Material en soporte magnético.
Pág. 22.
36
Martínez, M (1998) señala que el modelo «es una comparación sistemática postulada
entre un fenómeno cuyas leyes ya son conocidas y otro que se encuentra todavía en
investigación. Se trata de una clase especial de semejanza entre dos estructuras
diferentes. El paralelismo estructural está dado en sus relaciones de interconexión.»9
Para García Hoz (2003) el modelo implica «una representación de un objeto que,
realizándose para poder resolver un problema, constituye un sistema de signos que
expresa y desarrolla una relación de interpretación entre dos sistemas; uno real: el
problema propiamente y otro simbólico o ideal: el modelo en sí.»10
Desde el punto de vista epistemológico el modelo es «toda construcción teórica que
sirve para interpretar o representar la realidad o una parte de la realidad. Una teoría
científica es de por sí un modelo de la realidad natural que intenta explicar, pero a su
vez, las teorías científicas recurren también a modelos. En este caso, modelo es una
manera de interpretar o explicar la teoría o parte de la teoría científica, acercando lo
abstracto a lo concreto o la teoría a la realidad.»11
Del mismo modo, García, R. (1977) expresa que un modelo «es cualquier sistema
que se tome como representación de otro sistema.»12. El sistema modelado hace
más fácil la manipulación de la realidad a los fines investigativos. La modelación
permite establecer las relaciones entre sistemas de hechos reales y teorías vigentes,
o confirmar la teoría en un nuevo campo. Las relaciones entre teorías, modelos y
sistemas de hechos reales son muy ricas.
Una misma teoría puede realizarse en diferentes modelos; asimismo, los hechos
admiten como explicación diversos modelos. Pero también ellos se crean en el
desarrollo de la ciencia y pueden dar lugar a diversas teorías. El modelo puede ser
descriptivo, explicativo, predictivo y hasta prescriptivo cuando permite la toma de
decisiones.

9 Martínez Llantada, M. (1998). Creatividad y calidad educacional. En: Inteligencia, creatividad y talento. Debate
actual. La Habana, Editorial Pueblo y Educación, págs. 44-55.
10García Hoz, T. (2003). La modelación como método científico general del conocimiento y sus potencialidades en

el campo de la educación. ISPEJV. Material en soporte magnético. Pág. 25.


11García Hoz, T. (2003). La modelación como método científico general del conocimiento y sus potencialidades en

el campo de la educación. ISPEJV. Material en soporte magnético. Pág. 27.


12 García Ramis, L. (1977). Sistemas, modelos y teorías. Material mimeografiado. Pág. 43.

37
Para Stoff, V. (1980) el modelo es concebido mentalmente o realizado en forma
material, ya que reflejando o reproduciendo el objeto de la investigación es capaz de
sustituirlo de modo que su estudio ofrezca una nueva información sobre dicho objeto.
Esta definición es, a juicio del autor de la presente investigación, más holística que
las anteriores. En ella se sostiene que el modelo es un sistema concebido
mentalmente, pues cuando se da la disyuntiva o es realizado en forma material, se
presupone una concepción mental anterior a la materialización.
Según Rodríguez. G. P. (2001), el modelo científico es «la representación de
aquellas características esenciales del objeto que se investiga, que cumple una
función heurística, ya que permite descubrir y estudiar nuevas relaciones y
cualidades de ese objeto de estudio con vistas a la transformación de la realidad».13
Al analizar las definiciones anteriores se puede constatar que los diferentes autores
conciben el modelo, unos en el plano mental (es decir, como abstracción) y otros en
el plano material como reproducción a escala; sin embargo, ambas concepciones
pueden ser unidas en una más general que posibilite abarcar con más amplitud la
realidad. Por otra parte, los autores que lo asumen en el plano mental no niegan la
posibilidad de lograr representaciones materializadas y viceversa. De hecho, un
documento que recoja las características esenciales de un objeto puede ser
considerado como una representación materializada del modelo (que es la
abstracción).
En las Ciencias Pedagógicas hay hallazgos de diferentes denominaciones y tipos de
modelos. Marimón (2005) recomienda que al definir el modelo utilizado en la
investigación se defina a un nivel más particular y específico el objeto de estudio y se
contextualice su campo de acción. Aporta otras definiciones sobre los conceptos
más utilizados en la literatura pedagógica actual: modelo educativo, pedagógico y
didáctico.

13 Rodríguez, G. P. (2001). Metodología de la investigación educacional, Tomo I. La Habana: Editorial Pueblo y


Educación. Pág. 79.

38
Modelo educativo: lo define como la representación de aquellas características
esenciales del proceso para la formación del hombre, o de sus partes, en un plano
social general.
Modelo pedagógico: lo concibe como la representación de aquellos elementos
esenciales del proceso para la formación del hombre, o de sus partes, que se
caracteriza por ser conscientemente dirigido y orientado para la consecución de
objetivos socialmente determinados.
Modelo didáctico: lo asume como la representación de aquellas características
esenciales del proceso de enseñanza–aprendizaje o de alguno de sus componentes
con el fin de lograr los objetivos previstos.
Teniendo en cuenta las definiciones anteriores se hace necesario establecer y
fundamentar brevemente el modelo didáctico, al cual se acerca el presente estudio,
desde la óptica de las Ciencias de la Cultura Física y el Deporte. Desde este punto
de vista, es ineludible asumir cuáles son sus características más importantes.
En los procesos existen determinadas regularidades más generales que pueden ser
consideradas como principios, ellos deben ser parte esencial del modelo. De igual
forma, el Modelo que se propone está dirigido a un fin y en este sentido debe
alcanzar determinados objetivos, los cuales deben formar parte del mismo.
El modelo, como punto de partida para la transformación de la realidad, debe ser
asumido también como un conjunto de acciones, distribuidas en etapas y
enmarcadas en una estrategia o metodología de trabajo.
Teniendo presente estos aportes de la ciencia y los que se identifican entre los
modelos específicos para las modalidades deportivas, se toma la clasificación
expuesta por Dal Monte (1987), quien propone tres tipos de modelos a partir de las
características fisiológicas, biomecánicas y bioenergéticas, existentes en cada
actividad física, como son: modelo del estilo de la preparación, morfológico funcional
y de la actividad de competición.
Este último modelo proporciona precisión en el conocimiento de las condiciones
generales y particulares del desarrollo de la competición, lo que permite establecer el
perfil de exigencia que debe reflejar el comportamiento del judoka en su preparación.

39
Atendiendo a la variabilidad de los combates de Judo, en cuanto a su tipología,
estructura y función, se hace muy difícil un modelaje competitivo que permita
reproducir los esfuerzo que se realizan en la contienda, y si a esto se le incorpora el
comportamiento psicológico y social del judoka, se hace más engorrosa la posibilidad
de modelar esta situación y, por consiguiente, su transferencia a los entrenamientos
deportivos.
El modelaje de la competencia se hace más factible si se prefijan su objeto de
estudio y su campo de acción, como sugiere Marimón (2005), adoptando para el
Modelo que se propone, como objeto de estudio, la estructura comportamental del
combate de Judo, y como campo de acción el modo de combatir del judoka de la
categoría de 9-10 años. Los criterios del citado autor acerca de que los modelos
deben contener fundamentación, principios, fin y objetivos, estrategia o metodología,
formas de implementación y formas de evaluación.
Los modelos de comportamiento de la actividad competitiva tienen su origen en los
postulados de Utkin (1988) relacionados con los fundamentos biomecánicos del
accionar táctico deportivo. En este sentido se consideran los «modelos de
manifestaciones locomotrices» como la base del actuar táctico deportivo en la
actividad competitiva.
Los modelos para deportes invariables han sido determinados más fácilmente, pues
se conocen con anterioridad las características de la competencia, y el deportista
trata de superarse a sí mismo o contra un récord.
Lo anterior se dificulta sobremanera en los deportes variables, ya que el deportista
no puede predecir qué sucederá durante el combate y su manifestación locomotriz
dependerá de las exigencias que le impone su adversario en la actividad competitiva.
Por las características de los combates de Judo es importante que el deportista
tenga una adaptación a las situaciones cambiantes de estos, las cuales se asemejan
a las que intencionalmente son utilizadas en el entrenamiento deportivo, en especial
a la composición de las secciones de combate y los elementos de la preparación que
permiten estos comportamientos.
De ahí que en los deportes variables, y sobre todo en los de combate, se hace
necesario contextualizar el modelo de la actividad competitiva.
40
Teniendo en cuenta las características de los modelos analizados se comprende la
evolución necesaria de los conceptos concernientes a «modelos de manifestaciones
locomotrices del accionar táctico deportivo», hacia «modelo de comportamiento de la
actividad competitiva».
Según García, V. (2006), el modelo comportamental «Es una forma de mediación en
la cual se ven representadas la lógica interna y la descripción del comportamiento de
la actividad competitiva mediante la interacción de los componentes estructurales y
funcionales que fundamentan las relaciones que se establecen en el espacio vital de
incidencia. El mapeo mediante la exploración condicionada a partir de parámetros e
indicadores de la actividad competitiva reglada permite la construcción de registros
de comportamientos, sesgos, tendencias y regularidades de la misma, por lo que se
considera una perspectiva de análisis que contribuye a la optimización de las
metodologías observacionales a la vez que aporta una valiosa información a emplear
por parte de los entrenadores en diferentes aristas de la preparación deportiva».
Esta definición de modelo comportamental representa para la presente investigación
la posibilidad de accionar en la actividad competitiva de los judokas de 9-10 años,
mediante la interacción entre las características de la secuencia motriz y la estructura
de las secciones del combate, y las relaciones que se establecen entre los diferentes
niveles estructurales y funcionales en que se manifiesta la actividad competitiva en el
Judo, bajo las influencias de las condicionantes de la competición.
En tal sentido, para la comprensión de la presente investigación se opera con el
criterio de Modelo comportamental de la actividad competitiva en el Judo: a la
representación de la manera en que actúa la estructura del combate de Judo en el
efecto orientador del modo de combatir del judoka en la actividad competitiva.
Se toma como criterio de secciones de combate, al fragmento del combate que
controlado por el árbitro, hace cumplir el reglamento, reuniendo una secuencia de
acciones motrices con un fin determinado Matveev (2001).

41
Por lo anteriormente expuesto se infiere que en esta investigación se presenta un
Modelo por las siguientes razones: interpreta la realidad de la actividad competitiva a
través de un diagnóstico de necesidades en los modos de combatir de los judokas de
9-10 años y sus habilidades específicas; diseña cómo ajustar el modo de combatir de
este judoka en correspondencia con la estructura comportamental del combate tipo
que le corresponde y proporciona la concepción de criterios sólidos para orientar
(profesor deportivo) y ajustar (judoka de 9-10 años masculino) el modo de combatir
en la actividad competitiva.
Es un Modelo comportamental porque: representa la manifestación de los
componentes que integran la actividad competitiva; proporciona precisión en el
conocimiento de las condiciones generales y particulares del desarrollo de dicha
actividad; permite establecer el perfil de exigencia que debe reflejar el modo de
combatir del judoka en el enfrentamiento y refleja la variabilidad de los combates, en
cuanto a su tipología, estructura y función.
A juicio del autor de la presente obra, al analizar las definiciones anteriores se puede
percibir que, según los diferentes autores citados, ambas concepciones acerca del
modelo (mental y material) pueden ser unidas en una general que posibilite abarcar
con amplitud la realidad.
Por ello en la presente investigación se asume lo esbozado por Rodríguez. G. P. y
col. (2001) relacionado con el modelo científico, se valora el presupuesto de Utkin
(1988) y de García (20015) se arriba al criterio operativo del Modelo comportamental
para el Judo.

1.5.1 Los modelos en los deportes de combate


En los modelos que definen el proceso de enseñanza–aprendizaje en los deportes
de combate, se reconocen tres modelos de enseñanza en el campo del
entrenamiento deportivo, los cuales son: el técnico, técnico-táctico y táctico (Morales,
A. 2004 y Méndez, A. 1997).
El modelo técnico se centra en la enseñanza de la técnica en situaciones aisladas,
donde el fundamento principal está en descomponer el elemento técnico para una
mejor asimilación y, una vez dominado, se ubica dentro del marco de la situación real
42
de competencia. Numerosos estudios reflejan que este tipo de actuación por parte
del profesor deportivo anula valores indispensables para la correcta evaluación del
deportista y señalan algunas desventajas del modelo de enseñanza de la técnica,
como son:
a. Los deportistas no comprenden fácilmente la transferencia del aprendizaje de
un fundamento técnico a una situación real.
b. Su enseñanza es muy directiva, lo que ofrece una escasa toma de decisiones
por parte de los deportistas, por tanto cabe la posibilidad de que estos estén
automatizados y no sean capaces de crear o salir de las situaciones de peligro
que se le presenten.
c. El tiempo requerido para dominar los fundamentos técnicos es amplio.
d. El proceso de enseñanza para los deportistas es monótono y se considera
necesario en las primeras edades un alto nivel de motivación e interés por el
entrenamiento deportivo y la competición.
Este modelo de enseñanza responde a la interrogante: ¿cómo hacer los elementos
técnicos? Sin embargo, presenta una gran incógnita al desarrollar la actividad
competitiva, al realizar las diferentes técnicas durante los enfrentamientos y al elegir
las mismas en función de las circunstancias de la competición.
Por su parte, en el modelo técnico - táctico se considera importante, tanto iniciar la
enseñanza con un planteamiento técnico, como con uno táctico; por ello este modelo
intenta aglutinar los dos componentes de la preparación del deportista: el de lo
táctico y la técnica, sin que uno sea excluyente del otro. En realidad se parte de la
opinión de que un elemento no podría, o no debería, desarrollarse sin el otro.
Esta tendencia surge a partir de algunos estudios científicos, los cuales muestran
que no existen diferencias significativas a nivel de rendimiento, cuando se utiliza el
entrenamiento de la técnica en primer lugar, o se inicia con el de lo táctico.
Según Solá (2005), en los deportes de un saber interpretativo, lo táctico es
homogéneo funcionalmente a la técnica y son inseparables una de la otra.
El producto surgido de la aplicación de este modelo es la habilidad técnico-táctico,
acerca de lo cual Navelo (2004) se refiere a la definición de habilidad técnico-táctico
ofrecida por Ruiz, (1994).
43
Los deportes de combate, entre los que se encuentran el Judo, Karate Do,
Taekwondo, Boxeo, Lucha Libre y Grecorromana, son los que se caracterizan por
utilizar en su proceso de enseñanza–aprendizaje el modelo técnico– táctico.
El modelo táctico se basa fundamentalmente en el planteamiento de tareas globales
donde los deportistas tengan que resolver situaciones y tareas. Una vez que él
comprende la esencia del contexto global, al profesor deportivo le corresponde
inducir los elementos técnicos para que los pueda aplicar en situaciones reales; esta
tendencia de trabajos globales es más actual y parece más preponderante que la
enseñanza analítica. El modelo ofrece las siguientes ventajas:
a) El entorno de aprendizaje es el mismo en que se desarrolla la actividad
competitiva, por tanto existe una clara transferencia.
b) El profesor de Judo le cede al deportista la toma de decisiones, elemento
importante para evaluar el nivel de creatividad y capacidad para dirigir.
c) Los deportistas se motivan para la participación en grupo, como elemento
imprescindible en el desarrollo de dichas actividades.
Este tipo de entrenamiento deportivo, cuyo inicio es por el componente táctico,
solventa la problemática de cuándo desplegar una acción idónea en función de la
situación que plantea el combate. Pero este entrenamiento debe llegar a una etapa
en que el deportista debe conocer una amplia gama de fundamentos a tener en
cuenta para elegir cuáles utilizar de modo correcto, teniendo presente los aspectos
como: nivel y tipo de rival, momento de utilización, postura adquirida en el instante de
ataque y combinaciones que puedan surgir, entre otras.
Iniciar por el componente táctico como una forma de entrenamiento deportivo,
incrementa las posibilidades de creatividad e independencia en el aprendizaje, y
resuelve la problemática de cuándo realizar una acción táctica, en función de la
situación que plantea el combate.
Relacionado con ello Solá (2005) hace referencia a que lo táctico en el campo
deportivo es un saber interpretativo porque se construye con la convencionalidad
cambiante de la modificación de la secuencia motriz, a diferencia de lo que sucede
con la técnica, que se presenta funcionalmente heterogénea al diferenciar
secuencias de movimientos en la constancia.
44
En resumen: los modelos reconocidos hasta el momento continúan siendo tema de
debate por autores y entrenadores deportivos.
De acuerdo con el criterio del autor de la presente obra, estos modelos presentados
no tienen que contrariarse o refutarse, ya que estos dependen del momento en que
se apliquen y su objetivo. Son los entrenadores deportivos los que deben elegir el
que más beneficio proporcione a sus deportistas, atendiendo a las características
personales y del equipo.

1.5.2 Los modelos empleados en el Judo


Al tratar los modelos empleados en la preparación del judoka de 9-10 años es
necesario reflexionar acerca de los modelos clásicos que rigen la preparación del
deportista en el mundo y en Cuba.
El modelo representado por Matveev (1977), marca una periodización en el
entrenamiento deportivo y en el conocimiento de los rasgos distintivos que
caracterizan el contenido de cada periodo; estos resultados, entre otros, han sido
tomados como punto de partida para el resto de los modelos, surgidos para
completar esa obra o para criticar su enfoque.
Otros de los modelos relevantes en el entrenamiento deportivo son los realizados por
Bompa (1993), Wieneck (1989) y Forteza (1999), los que con sus enfoques
renovadores han continuado profundizando los estudios del entrenamiento deportivo.
Una notable influencia en el modelo de enseñanza del Judo durante los primeros
años del triunfo de la Revolución en Cuba, es la del maestro Kawaishí; sin embargo,
con la llegada del profesor Han Chang Jin, en 1966 y los estudios sobre las técnicas,
efectuados por Torres, M. y Reyes, D. (1984), se crearon expectativas para los
amantes del Judo en el país.
Con el «Manual técnico-metodológico para instructores y entrenadores de Judo»,
elaborado por Torres, M. y Reyes, D. (1984) y la participación de Cuba en eventos
internacionales, se va creando un nuevo modelo, no tan solo del Judo como deporte
en sí, sino del proceso de enseñanza–aprendizaje del mismo.
En Cuba se adopta una generalidad en el proceso de enseñanza–aprendizaje del
Judo debido a la introducción de los textos «Judo en Acción», Tomos I y II, de Kudo,
45
K. (1987), en los que se plasman las técnicas según sus grupos, tanto en las
técnicas arribas (Tashi Waza), como en las técnicas abajo (Ne Waza), con una
ilustración y explicación metodológica asequible a cualquier público.
El maestro Kolychkine (1988) hace mención en su obra «Arte y Ciencia» de la
clasificación de los elementos técnicos del Judo, puntualizando en las técnicas
rectoras y afines, así como en la definición y selección de los elementos básicos, con
una óptica más didáctica y hace referencia a las habilidades del judoka como una
forma de manifestación de dichos elementos.
La primera guía metodológica para la enseñanza del Judo es el «Programa para
áreas deportivas masivas y especiales», cuyos autores son Chinea, P. S y Mesa J. M
(1976). En la misma se exponen las indicaciones metodológicas para el trabajo en el
nivel de base, se plantean los conceptos fundamentales acerca de la materia y se
ofrecen las orientaciones pertinentes para la dosificación de las tareas de los judokas
de 9-10 años. Este documento no trata en su contenido aspectos relacionados con la
preparación del componente táctico del practicante, aunque es una guía
metodológica por la que se orientan los profesores de Judo para desarrollar el
proceso de enseñanza–aprendizaje o entrenamiento deportivo.
En 1984, surge el documento «Subsistema del Deporte de Alto Rendimiento»,
elaborado por un colectivo de especialistas, miembros de la Comisión Nacional de
Judo, el cual establece un marcado perfeccionamiento a partir del Programa citado
anteriormente y expresa, de forma más detallada, las acciones metodológicas de los
profesores de este deporte frente a sus judokas en las áreas de iniciación deportiva.
Kolychkine (1987) consolida su teoría acerca de la enseñanza del Judo en un modelo
con reforzamiento en lo técnico, que propone en su obra «Nueva Didáctica», en la
que se fundamentan la selección de los elementos básicos de este deporte, la
definición de sus objetivos y el ordenamiento del contenido, a partir de las diferentes
etapas de preparación del judoka, así como la definición del campo técnico-táctico.
Las habilidades del judoka se perciben como acciones que se manifiestan a través
de los elementos básicos del Judo.
En 1991 se edita el «Programa de Preparación del Deportista», elaborado por
Jiménez (1991). Este documento retoma las concepciones planteadas en el
46
«Subsistema del Deporte de Alto Rendimiento» y aporta nuevas pautas relacionadas
con las formas de planificación y dosificación de las cargas en el entrenamiento
deportivo de los judokas, las orientaciones metodológicas del proceso de preparación
técnica, los controles a aplicar, según los componentes del citado proceso de
preparación; enuncia las habilidades del judoka de 9-10 años, mezcladas con los
métodos especiales del entrenamiento del Judo y relacionadas, de forma general,
con los elementos básicos de este deporte.
Tal contenido, a juicio del autor de la presente obra, no facilita el trabajo con las
habilidades del judoka de la categoría de 9-10 años, pues estas no están definidas,
ni enfocadas, para su tratamiento durante el entrenamiento deportivo.
Kolychkine (1990), Jiménez (1991) ofrecen orientaciones acerca del proceso de
enseñanza - aprendizaje del Judo, a partir del planteamiento al judoka de situaciones
técnico-tácticas. Terry (2000) indica la necesidad de utilizar un modelo táctico al
concebir en la enseñanza del Judo variedad de situaciones que exijan al atleta un
continuo reordenamiento de los movimientos. Este método expone, además, el
empleo de las habilidades del judoka adquiridas en situaciones variadas; es el
planteamiento del proceso de enseñanza - aprendizaje del Judo a partir de
esquemas tácticos.
Según Carratalá (2000) el Judo, como juego reglado y competitivo entre dos seres
inteligentes y cuya finalidad es el dominio del adversario, se desarrolla por una oferta
ilimitada de posibilidades de práctica. Este deporte, como juego deportivo, se debe
aprender jugando. Es necesario que la persona participe activamente en el
aprendizaje, sienta los movimientos como suyos, la experiencia práctica y la
exploración del propio cuerpo, en interrelación con el del adversario, es esencial para
el aprendizaje.
El contenido y la reorganización de la información en un entrenamiento deportivo a
largo plazo, debe enfocarse hacia la creación de condiciones razonables para el
desarrollo de las habilidades del judoka; para este pensamiento emergente se
depende de dos factores:
1) Aumento del potencial motor básico (objeto de la preparación física general y
especial del judoka).
47
2) Perfeccionamiento de la habilidad para aprovechar, de forma plena y eficaz, ese
potencial en el ejercicio de competición (Verkoshansky, 2002).
El citado autor hace referencia a que el potencial de entrenamiento deportivo de los
ejercicios utilizados se reduce con el crecimiento de la capacidad de rendimiento del
deportista.

Conclusiones del capítulo


Por tanto, es importante incorporar constantemente en el entrenamiento deportivo,
ejercicios novedosos, más eficaces y sugiere una metodología para modificar la
condición del atleta, yendo de los ejercicios menos eficaces a los más eficaces, de
los más simples a los más complejos.
A juicio del autor del presente estudio, todos estos modelos predominantes en el
proceso de enseñanza - aprendizaje del Judo han estado buscando un acercamiento
a las condiciones que exige el combate para ser adaptadas a los entrenamientos
deportivos, aspecto que es considerado insuficiente en la actualidad por la carencia
de información que complemente este suceso, como es el conocimiento del accionar
táctico en cuanto a la estructura comportamental del combate de Judo.
Este análisis ha permitido reflexionar acerca de la siguiente interrogante: ¿cómo
obtener un modelo que refleje la estructura comportamental de la actividad
competitiva y permita orientar el modo de combatir de los judokas de la categoría de
9-10 años?

48
CAPÍTULO II: FUNDAMENTOS METODOLÓGICOS DE LA INVESTIGACIÓN Y
CONCEPCIÓN DEL MODELO COMPORTAMENTAL DE LA ACTIVIDAD
COMPETITIVA

Este capítulo se centra en presentar y describir los métodos científicos empleados en


la investigación y la valoración de aspectos considerados como fundamentos teóricos
metodológicos de las ideas esenciales manejadas en la investigación. Asimismo se
presentan consideraciones sobre del Modelo comportamental de la actividad
competitiva que propicia cómo solucionar el problema científico que se presenta en
este estudio, relacionado con la orientación del modo de combatir que necesita el
judoka de la categoría de 9-10 años para desenvolverse en el quehacer competitivo.

2.1. Operacionalización de las variables de la investigación


En la investigación la variable está asociada al Modelo comportamental de la
actividad competitiva, que se construye para propiciar la orientación del modo de
combatir del judoka de la categoría de 9-10 años. La misma sigue el sistema de
característica independiente, y la combinación cualitativa o cuantitativa de las
propiedades del objeto de estudio (Fernández Rivero y col., 2001).
Como una respuesta tentativa al problema que se plantea en la presente
investigación se persigue mediante la implementación del pre experimento la
siguiente hipótesis de trabajo: si se aplica el Modelo comportamental de la actividad
competitiva del Judo, se propicia la orientación del modo de combatir del judoka de la
categoría de 9-10 años.
Para la operacionalización de la variable es necesario precisar las ideas básicas que
se manejan. Dicha variable está relacionada con la orientación del modo de combatir
del judoka de la categoría de 9-10 años, al que se arriba por la vía de la
concatenación. Según el Gran Diccionario de la Lengua Española, Larousse (1996),
se asume que concatenación es la «acción de concatenar, o sea, unir o enlazar unas
cosas con otras». Desde este punto de vista se establece la relación entre las
definiciones de las ideas esenciales que se manejan en la investigación (Beatriz M.,
citado por Valle L., 2012).
49
Esta relación necesariamente tiene que ser de orden, de presencia y de inclusión, ya
que se parte de las definiciones de determinados conceptos superiores y se van
estableciendo aquellas definiciones de los conceptos subordinados necesarios para
la interpretación de los resultados de la investigación (Beatriz M., citado por Valle L.,
2012).
El autor de la presente obra se refiere a la orientación del modo de combatir a partir
de los criterios establecidos al respecto: la orientación definida como acción y efecto
de orientar (Diccionario Enciclopédico digital, 1988) y la consideración de García, B.
(2002), quien expresa que mientras más completa resulte esta orientación, mayor
eficiencia y calidad se logra en las acciones formadas. Por otra parte, Leyva (2007)
expone la función orientadora que desempeña el profesor de Judo sobre el
practicante y su ocupación en la orientación en el combate.
Con respecto al modo, Vigotsky (1988), expresa que el hombre es un ser social por
naturaleza, un producto de la historia social y sujeto activo de las relaciones sociales,
donde la personalidad funciona como un sistema integral con dos esferas de
regulación: la inductora, denominada motivacional-afectiva y la ejecutora o cognitivo-
instrumental que sintetizan los modos de actuación del hombre.
El Gran Diccionario de la Lengua Española, Larousse (1996), al tratar el modo lo
define, como la forma particular y personal de hacer las cosas. En la presente
investigación, se asume por analogía, como la forma personalizada de expresar los
conocimientos y habilidades del judoka que lo identifican en la actividad competitiva.
Asimismo el vocablo combatir está definido en el Diccionario Enciclopédico digital
(1998) como pelea entre personas. También se refiere a la habilidad de combatir
considerándola una pelea, pugna, contradicción entre dos personas, en la que se
persigue atacar, reprimir y refrenar lo que se considera mal o daño”.
Gregori, T. (2006), precisa que es un encuentro que se efectúa entre dos
contendientes en el que se emplean los recursos o medios que se poseen para
conseguir la victoria. Kano R. (1954), lo declara como combate libre (Randori).
Kolychkine T (1988), plantea que: el randori debe interpretarse como una evolución
del combate libre que no está dirigida específicamente a la obtención de la victoria.

50
De estos criterios antes mencionados se opera con la variable de estudio: orientación
del modo de combatir de los judokas de la categoría de 9-10 años, en la actividad
competitiva.
Definición del modo de combatir: forma personalizada del judoka de expresar la
dirección de los conocimientos y habilidades que posee, mediante el continuo
intercambio de modificaciones de gestos deportivos en beneficio propio,
caracterizado por la contradicción entre dos deportistas que utilizan sus recursos en
la búsqueda de la solución de las tareas que se presentan en la actividad
competitiva.
Dimensión: modo de combatir del judoka de la categoría de 9–10 años para su
orientación en la actividad competitiva.
Indicadores:
 Antes del combate: conocimientos acerca del contrario, como desarrollar el
combate y si el judoka tiene la orientación de cómo desarrollarlo.
 Durante el combate: distribución de los recursos, ajuste del plan táctico al
combate, conducción del judoka y hacer prevalecer su modo de actuación.
 Después del combate: cumplimiento de lo que el judoka pensaba hacer y su
orientación durante el combate.
En este trabajo se asume el concepto declarado por Matveev (2001) acerca de la
actividad competitiva del deportista, que comprende a la variable modificadora
(dependiente) de la investigación.

VARIABLE DIMENSIÓN INDICADORES


 Antes del combate: conocimientos
del contrario, desarrollo del combate
Modo de combatir del y orientación de cómo desarrollarlo
Orientación del
judoka de la  Durante el combate: distribución de
modo de combatir
categoría de 9–10 los recursos, ajuste del plan táctico,
del judoka en la
años para su conducción y prevalecer su modo de
actividad
orientación en la actuación
competitiva
actividad competitiva  Después del combate: cumplimiento
de lo que pensaba hacer y su
orientación durante el combate

51
Variables ajenas:
1) Nivel profesional y experiencia de los profesores de Judo.
2) Continuidad y experiencia deportiva de los judokas.
3) Condiciones de realización de la actividad competitiva.
4) Influencia del arbitraje en el desarrollo de la actividad competitiva.
Mecanismo de estandarización en la investigación:
1) Preparación y permanencia de los profesores que participan en la investigación.
2) Coincidencia del profesor y del judoka en el proceso de orientación en la
preparación y realización de los combates.
3) Estabilidad en la matricula del grupo.
4) Observación del cumplimiento del Reglamento.

2.2 Métodos y técnicas empleados en la investigación científica


2.2.1 Primera etapa de la investigación: diagnóstico
El método histórico–lógico ha sido utilizado para conocer la evolución y desarrollo de
la actividad competitiva, así como el modo de combatir del judoka de la categoría de
9-10 años.
El método sistémico estructural - funcional ha sido una vía para la explicación del
comportamiento del combate de Judo y del modo de combatir de los judokas de la
categoría de 9-10 años en la actividad competitiva, así como para precisar las
relaciones entre estos elementos que conforman una nueva cualidad del judoka de
esta categoría. Esas relaciones determinan la estructura y el estatus de cada
componente en el Modelo comportamental.
La encuesta se destina a los 27 profesores seleccionados de la provincia de Villa
Clara para identificar las habilidades del judoka de la categoría de 9-10 años que se
manifiestan e inciden con más frecuencia en los combates de Judo.
El cuestionario está compuesto por 7 preguntas dirigidas a la identificación de las
habilidades del judoka de la categoría de 9-10 años en el combate, se elabora a
partir de los resultados obtenidos de la prueba preliminar realizada de forma
presencial. Se da al participante la posibilidad de realizar comentarios o preguntas si
no entienden algo o de que señalen alguna ambigüedad detectada.
52
Este cuestionario encierra en pequeñas temáticas las preguntas; estas presentan un
carácter abierto y cerrado en correspondencia con la intención del investigador y la
conducción de la idea del encuestado.
La observación científica realizada a las 17 clases se efectúan de forma abierta y no
participante en las dos primeras etapas del programa de enseñanza ya que en ellas
es donde se persigue el cumplimiento de los siguientes objetivos; iniciar el estudio de
los elementos técnicos – tácticos básicos del Judo arriba (Tachi Waza) y Judo abajo
(Ne Waza); continuar con la enseñanza técnica (aprendizaje del II nivel ó forma
burda refinada); continuar incrementando los ejercicios físicos y juegos pre
deportivos que garanticen el desarrollo de las bases de la preparación multilateral
motriz en el judoka. Los objetivos descritos, posibilitan el cumplimiento de las
observaciones a clases, una de las cuales está dirigida a conocer acerca del trabajo
con las habilidades.
La guía de observación para las habilidades se dividen en las tres partes de la clase,
con los indicadores a observar en cada momento, el observador debe anotar las
incidencias que se presentan.
Las observaciones se realizan por dos profesores (mediante protocolos elaborados al
efecto) quienes han tenido una preparación previa para realizar con calidad su
función. Estos evaluadores son jefes de resultados del proyecto de Judo para el
trabajo con las habilidades del judoka de la categoría de 9-10 años.
Los criterios de validación concebidos están en el orden de, la confiabilidad de esta
observación científica; ello se corrobora al obtener un grado de coincidencia entre los
resultados obtenidos por cada observador de forma independiente.
La validez de contenido fue posible obtenerla por el grado de exactitud con que la
prueba mide la propiedad que se quiere medir (Ibáñez, 2000). Los indicadores de la
guía son observables con claridad en cada una de las partes de la clase.
Las observaciones a competencias se realizan con el objetivo de identificar cómo el
judoka de la categoría de 9-10 años orienta su modo de combatir en la actividad
competitiva; estas se efectúan de forma no participante y encubierta durante la
realización de la competencia municipal de Judo en la categoría de 9-10 años, del

53
sexo masculino, del equipo perteneciente al combinado deportivo «Mártires de
Barbados» que tiene lugar en diciembre del 2012, se observaron 32 combates.
El protocolo contempla los siguientes aspectos a observar en la participación del
judoka de la categoría de 9-10 años en la actividad competitiva: distribución de los
recursos durante el combate, ajuste del modo de combatir al tipo de combate,
orientación de las acciones en correspondencia con las exigencias del combate e
imposición de su modo de combatir.
Estos indicadores son evaluados de adecuado (A) cuando logra de forma
satisfactoria a lo largo del combate, orientar su accionar al resultado deseado; poco
adecuado (P), cuando a lo largo del combate pierde parcialmente la orientación de
sus acciones y la recupera en el transcurso de las mismas; inadecuado (I), cuando
no logra estabilizar la orientación de las acciones hacia el fin deseado. Con estos
criterios el observador marca con una cruz en la casilla correspondiente.
Los combates se observan y se filman; luego se estudian y se valora el nivel de
coincidencia con los resultados finales. Esto permite mayor confiabilidad gracias al
grado de coincidencia entre los resultados obtenidos.
La validez se refleja en los resultados que se obtienen en cada uno de los
indicadores que permiten predecir cuál es la orientación que posee el judoka de la
categoría de 9-10 años con respecto al modo de combatir en la actividad competitiva.
La objetividad se valora a partir de las evaluaciones emitidas por los observadores
que reflejan resultados similares en cada uno de los combates observados.
Se logra la estandarización de las observaciones ya que todas se efectúan en
condiciones propicias: reglamento aplicado por los mismos jueces y árbitros, local y
la orientación de cada judoka por el mismo profesor deportivo en todos los combates.

2.2.2 Segunda etapa de la investigación: algoritmo de construcción del Modelo


comportamental
Durante esta etapa se confecciona y se presenta la propuesta del Modelo
comportamental siguiendo el algoritmo utilizado por Valle, L. (2007).
El análisis documental se ha realizado al Reglamento de la Federación Internacional
de Judo, hasta la edición actual; a los Programas Integrales de Preparación del
54
Deportista, a los planes de enseñanza y a los planes clases, documentos que
regulan la preparación deportiva del equipo de la categoría de 9-10 años de Judo, del
Combinado Deportivo «Mártires de Barbados» del municipio de Santa Clara,
provincia Villa Clara.
Los métodos analítico-sintético e inductivo-deductivo, permiten la división del Modelo
comportamental en sus múltiples relaciones y componentes estableciendo su unión;
posibilitan descubrir la orientación del modo de combatir del judoka objeto de estudio,
sus relaciones esenciales en el entrenamiento deportivo para la actividad competitiva
y las características generales de ellas. El modelo a través de la información que
brinda el comportamiento y descripción de la actividad competitiva propicia la
organización y la dirección del modo de combatir que se le enseña al judoka
mediante el procedimiento metodológico creado para tal efecto.
El proceso de la abstracción a la concreción se reproduce en la construcción del
Modelo comportamental en su totalidad, en un plano teórico. La abstracción ha
posibilitado la comprensión del Modelo, sus partes y nexos, lo cual conduce al logro
de un nuevo conocimiento sobre la estructura y funcionamiento de los combates de
Judo que propicia la orientación del modo de combatir del judoka de la categoría de
9-10 años.
La entrevista se aplica a los 27 profesores deportivos seleccionados con el propósito
de constatar el conocimiento que poseen sobre los datos que brindan los combates
de Judo para su aplicación en el entrenamiento deportivo.
Las preguntas del cuestionario presentan un carácter abierto, así el entrevistado
tiene la posibilidad de profundizar en sus respuestas e incorporar informaciones no
contempladas en las restantes preguntas. Otro grupo de interrogantes presentan un
carácter cerrado; en ellas se brindan las posibles respuestas preestablecidas y una
breve argumentación, su nivel de profundidad está proyectada desde los aspectos
generales a los menos generales.
Las observaciones a clase dirigidas a la utilización de los modelos de la actividad
competitiva, se aplican con el manejo de la guía que se divide en las tres partes de la
clase, con los indicadores a observar en cada momento, donde se marcan las

55
incidencias presentadas en la actividad; estos resultados se corroboran entre los
observadores para llegar al resultado final.
Dentro de los criterios de validación, la confiabilidad se corrobora al alcanzar un
grado de coincidencia entre los resultados obtenidos por cada observador de forma
independiente y su validez por contenido, se obtiene a través de la exactitud con que
la prueba mide la propiedad que se quiere medir, se logra reflejar lo que se maneja
en el entrenamiento acerca de las informaciones que se tienen de la actividad
competitiva, según lo establece Ibáñez (2000).
Las observaciones a competencias se efectúan con el objetivo de lograr las
informaciones sobre los componentes estructurales y funcionales que brinda la
actividad competitiva; se realizan de forma planificada con el apoyo de dos guías que
definen, respectivamente los componentes referidos de la actividad competitiva, cada
uno procesado y evaluado de forma independiente.
La validez por confiabilidad se logra a partir de corroborar los datos obtenidos en
cada observación realizada de forma independiente, así como a través de la
aplicación de esta misma guía a las filmaciones realizadas a los combates del propio
evento.
En el contenido la validez se conoce al confeccionar las guías a partir de los criterios
emitidos por los profesores de Judo acerca de los componentes de la actividad
competitiva y los referentes teóricos del Reglamento de la Federación Internacional
de este deporte; se efectúa la prueba preliminar para corroborar que cada indicador
observable se manifieste en la competencia. Antes de aplicar las observaciones son
preparados los observadores con el uso de pruebas previas de observación de
videos de combates, se ajustan los indicadores de la guía a los aspectos
observables.
A los resultados de cada una de las observaciones se les aplica el procesamiento
estadístico destinado a determinar las correlaciones existentes entre los elementos
que integran el Modelo, como son los coeficientes de correlación de Kendall y de
Spearman.
Con la modelación se revela la unidad entre lo objetivo y lo subjetivo. Lo primero, se
expresa en la relación entre la estructura y las dimensiones del Modelo
56
comportamental y lo funcional en la relación que se establece entre los componentes
para dirigir a los judokas de la categoría de 9-10 años; lo segundo, está vinculado
con la necesidad práctica de resolver el problema con la orientación del modo de
combatir de este judoka en la actividad competitiva.

2.2.3 Tercera etapa de la investigación: implementación y valoración del


Modelo comportamental
Para implementar el Modelo comportamental se aplica de forma abierta, constatada y
transformadora el experimento, de tipo pre experimental, conformado por un solo
grupo que, a los efectos de la investigación, se comporta como grupo de control y
experimental a la vez, con el objetivo de comprobar los efectos de la variable
independiente sobre la dependiente.
El criterio de expertos se emplea en un segundo momento para valorar la aplicación
del Modelo comportamental, el cual soluciona el problema científico que se aborda.
La aplicación de este método científico posibilita precisar los diferentes aspectos del
Modelo comportamental, el cual se somete a la consideración de los expertos su
coherencia metodológica, a partir de la competencia demostrada sobre el tema de
estudio.
Para la instrumentación de este método se utilizan los siguientes pasos:
1. Estudio sobre la aplicación del método «Criterio de expertos», de Ramírez (1999),
Crespo (2004) y Mesa (2007).
2. Determinación del coeficiente de conocimiento (Kc), según la metodología de
criterio de expertos.
3. Precisión de los aspectos esenciales que son evaluados por los expertos.
4. Selección de los expertos, según los resultados de la aplicación del coeficiente de
competencia.
5. Recopilación de criterios sobre los aspectos propuestos por los expertos.
6. Procesamiento de la información y reestructuración de determinadas ideas
derivadas del juicio de los expertos.
El paso previo a la selección de los candidatos a desempeñarse como expertos es la
aplicación de prerrequisitos de elección, los cuales se relacionan con la disposición a
57
participar, el conocimiento del tema que se investiga y los resultados obtenidos en su
trayectoria profesional.
A partir de la experiencia expresada en el currículo del grupo de profesores de Judo
consultados, se realizan los diferentes pasos para determinar el grado de
conocimiento e información sobre el tema.
Confección de la lista de expertos: se efectúa un análisis de cada uno de ellos, su
lugar de trabajo, así como su posibilidad real de participación.
Se calcula el coeficiente de conocimiento (kc) del experto. Este se realiza con el uso
de una escala de 0 a 10, en la cual el primer valor significa el desconocimiento sobre
la problemática mientras que el segundo expresa total dominio.
Coeficiente de conocimiento:

0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

A partir de la información brindada se puede calcular el coeficiente de conocimiento o


información (Kc), multiplicando el grado de conocimiento dado por el posible experto
por 0,1. Posteriormente se procede a ponderar las fuentes de argumentación para
calcular el coeficiente de argumentación (Ka).
Una vez seleccionados los expertos, lo que da cumplimiento a la valoración de la
calidad formal de la propuesta, se ordenan y organizan las demandas de
cooperación que les serán exigidas a los seleccionados. En este caso son listadas
las siguientes:
1.- concepción teórica de la propuesta
2.- fiabilidad (si cumple con la función para la cual fue diseñada)
3.- equilibrio entre los componentes de la propuesta que garantizan su estabilidad
4.- funcionalidad (proporcionada por las relaciones y la coherencia entre sus
elementos)
5.- calidad de la elaboración del Modelo comportamental
6.- asequibilidad de los componentes estructurales y funcionales del Modelo
comportamental
58
Las opiniones facilitadas por los expertos permiten la reelaboración del Modelo y las
acciones para su aplicación en correspondencia con la caracterización de los
prototipos de combates predominantes.
Los prerrequisitos de selección se aplican a un total de 27 candidatos a integrar los
expertos potenciales. De ellos son seleccionados 21, a estos se les calcula el
coeficiente de competencia; quedan elegidos 17 con coeficiente de competencia
entre alto (10) y medio (7), quienes muestran disposición para colaborar.
Estos expertos están contextualizados no solo por el dominio del tema en estudio,
sino que se encuentran inmersos en el contexto de orientación de los judokas de la
categoría de 9-10 años. No son recomendables aquellos que, teniendo dominio
teórico del problema en general, desconozcan la situación real del contexto
(Campistrous y Rizo, 1998). Su participación profesional tiene que estar relacionada
con el contexto actual donde se desenvuelve el Judo.
La cantidad de expertos coincide con la cantidad recomendada por Delbecq, Van de
Ven y Gustafson, así como Pineault y Daveluy, citados por Padilla, Moreno y Vélez
en Mesa (2007), quienes indican que «…en grupos homogéneos suelen ser
suficientes de 10 a 15 sujetos».
No solo es considerado la cantidad de los expertos si no también la calidad de las
demandas de cooperación que se les exige en el coeficiente de competencia.
La triangulación por fuentes se ha utilizado en el proceso investigativo a partir del
análisis de los documentos que norman la preparación del judoka así los datos
aportados y acopiados por los investigadores, los judokas y entrenadores. La
triangulación metodológica formó parte de la estrategia concebida donde son
triangulados los resultados emanados del estudio de la documentación, la
observación científica realizada a los entrenamientos deportivos y a las
competencias, las encuestas y las entrevistas El empleo de una pluralidad de
métodos y procederes permite ofrecer desde varias perspectivas el comportamiento
de nuestro objeto de estudio lo que condiciona el análisis de descriptores en el
diagnóstico que se distinguen por su fortaleza y veracidad.
Los fundamentos teórico-metodológicos que sustentan la presente investigación
tienen su base en el método dialéctico-materialista del desarrollo del hombre como
59
ser social en su actividad colectiva. Los fundamentos psicopedagógicos se vinculan
con el enfoque histórico-cultural de Vigotsky y sus seguidores, y con la teoría de la
formación por etapas de las acciones mentales de Galperin y Talízina (1967) que
consideran la habilidad como un tipo de actividad característica de las funciones
psíquicas superiores.
Para el procesamiento de los datos estadísticos se emplean los software SPSS y
MICMAC, a través de los cuales se precisa el comportamiento de las variables
estudiadas.
De la estadística descriptiva se utilizan las tablas de frecuencia para comprobar la
forma en que se producen los cambios entre las mediciones iniciales y finales de la
preparación del judoka de la categoría de 9-10 años, en la orientación del modo de
combatir en la actividad competitiva. Los métodos de los coeficientes de correlación
de Kendall y de Spearman han sido aplicados para correlacionar las variables objeto
de estudio.

2.3 Diagnóstico para la determinación de necesidades


Caracterización de los profesores de Judo y de los integrantes del equipo de la
categoría de 9-10 años
El claustro de profesores de Judo de la provincia de Villa Clara, vinculados a la
preparación del judoka en la categoría de 9-10 años, está compuesto por 32
técnicos, de los cuales la muestra la conforman 27, para el (84%) de la población,
quienes se distribuyen en 6 municipios; de ellos, 26 son Licenciados en Cultura
Física y Deporte, (96,2%), dos son Especialistas (7,4%). La categoría de árbitro
provincial la ostentan 12 profesores deportivos (44,4%). Todos han transitado por
actividades metodológicas, conferencias y cursos especializados de superación y
actualización. En el criterio de selección se ha tenido en cuenta que laboren con la
citada categoría, que posean una experiencia de trabajo de más de cuatro años y
que hayan participado como entrenadores deportivos en campeonatos nacionales.
El equipo masculino de Judo de la categoría de 9-10 años del Combinado Deportivo
«Mártires de Barbados», está compuesto por 25 integrantes, de los cuales 18
conviven con sus padres y 7 son hijos de padres separados, aunque mantienen una
60
atención apropiada. Esta condición favorece la sistematización en las clases de
entrenamiento deportivo.
La muestra seleccionada es de 10 judokas, de esa misma categoría, la cual
representa el 40% de la población objeto de estudio. Los requisitos de inclusión de la
muestra seleccionada son: ser practicante sistemático de Judo en dicho Combinado
Deportivo, pertenecer desde el año 2013 al proyecto de Judo y haber clasificado por
sus resultados para el campeonato municipal.
Diagnóstico de necesidades
Un concepto holístico de diagnóstico se esboza como el conocimiento de la
naturaleza de un fenómeno mediante la observación de síntomas (García, 1940;
Méndez, 1953; citados en la tesis doctoral de García V, 2003). Sin embargo, en el
presente trabajo se asume el concepto citado por García V (2003) «Es el proceso
mediante el cual se busca y construye un conocimiento básico, sobre algo que
necesita de una intervención para promover el curso de su desarrollo o enmendarlo».
Al diagnosticar el estado del equipo masculino de la categoría de 9-10 años de Judo
acerca del modo de combatir en la actividad competitiva, se constatan criterios
relacionados con los componentes de la preparación del deportista, que son los que
sustentan esta habilidad de combatir.
Se inicia el diagnóstico de esta investigación con un análisis de los componentes de
la preparación del deportista en la revisión de los resultados de los test físico,
técnico, táctico, teórico y psicológico realizados al inicio del curso 2012- 2013. Como
resultados relevantes se constata que:
 Las capacidades físicas de los integrantes del equipo están dentro de los rangos
evaluativos establecidos por el programa integral de preparación del deportista
de esta disciplina para el grupo de edades motivo de estudio que se consideran
en la categoría aprobados. Los mejores resultados en la condición física se
obtienen en la rapidez.
 En la preparación técnico–táctica de los judokas investigados de la citada
categoría predominan los elementos básicos y las técnicas rectoras de la
categoría, las restantes técnicas se hallan en fase de formación.

61
 El nivel teórico se corresponde con el dominio de los contenidos de la categoría
mientras que desde la perspectiva psicológica se identifica como fortaleza del
grupo deportivo la disposición para enfrentar la actividad competitiva.
Estos resultados constituyen potencialidades de los judokas de la categoría de 9-10
años para enfrentar una orientación del modo de combatir que permita sostener con
éxito cualquier tarea que se presente en la actividad competitiva.
El análisis de los documentos que se remiten a la conceptualización de las
habilidades del judoka de la categoría de 9-10 años y sus manifestaciones prácticas
se realiza para constatar las orientaciones del trabajo con las habilidades del judoka
de esta categoría, la orientación del modo de combatir y el conocimiento de la
estructura comportamental del combate.
Para identificar las habilidades que debe adquirir el judoka de la categoría de 9-10
años, es fundamental esclarecer el concepto de habilidad al cual se acoge el autor
del presente trabajo. Fernández (1987) conceptualiza la habilidad como «la
asimilación por el sujeto de los modos de realización de la actividad, que tienen como
base un conjunto determinado de conocimientos y hábitos, sustentado por
características, cualidades y valores del desarrollo de la personalidad».
La habilidad motriz es la preparación que adquiere el individuo mediante la
ejercitación, la cual le permite realizar con éxito operaciones de tipo práctico. Las
habilidades motrices se caracterizan por una alta estabilidad en la secuencia de la
acción motriz.
Entre las habilidades del judoka de la categoría de 9-10 años más comunes y que
forman parte de su iniciación deportiva, Leyva (2007) en su presupuesto teórico cita:
agarrar, halar, empujar, girar sobre apoyos, agacharse, trasladarse, desplazarse en
bipedestación, desplazarse decúbito supino, decúbito prono, cargar y caer.
A juicio del autor de la presente obra, Leyva (2007) no contempla todas las
habilidades específicas que deben poseer los judokas de la categoría de 9-10 años,
no establece, además, la relación de interdependencia para valorar su significación
en el accionar de este deportista.
La encuesta (Anexo 1) aplicada a los 27 profesores ha permitido precisar las
habilidades del judoka de la categoría de 9-10 años según los criterios de votación,
62
las que se definen a partir de las habilidades que obtengan más del 90% de los votos
de los encuestados.
Los resultados expuestos en la tabla (Anexo 2) demuestran en sus dos primeras
interrogantes el criterio que tienen sobre las habilidades y los conceptos que las
definen. Las respuestas arrojan que los profesores de Judo tienen un conocimiento
teórico de las habilidades que deben poseer los judokas de la categoría de 9-10
años, identificándose el 87.6% de los encuestados con el concepto de que la
habilidad es el dominio de acciones (psíquicas y prácticas) que permiten una
regulación racional de la actividad, con ayuda de los conocimientos y características
personales del sujeto. Esta respuesta difiere de las cuatro posibles restantes, lo que
confirma un aceptado conocimiento sobre el tema.
Las preguntas de la tres a la siete, se enfocan de diferentes formas, todas en torno a
la presentación de un grupo de habilidades del judoka de la categoría de 9-10 años
en las que el encuestado emite su criterio acerca de cuáles son las habilidades
condicionantes que a su juicio deben poseer los judokas, así como las que son
determinantes para su formación y aplicación en la actividad competitiva, en igual
medida las que se manifiestan en el Judo de pie y en el suelo, permitiendo de esta
forma con sus respuestas arribar a criterios coincidentes para la determinación de las
habilidades más recurrentes en la actividad competitiva del judoka de la categoría
estudiada. Este autor en la clasificación de las habilidades asume los criterios de
Leyva (2007).
Al analizar los resultados de las respuestas a las preguntas, se determinan un total
de 36 habilidades recurrentes que deben poseer los judokas de la citada categoría
para que se empleen en la actividad competitiva. Los criterios de selección precisan:
agarrar, desplazar, empujar, halar, defender, segar, barrer, controlar, contraatacar,
girar, combinar, obstaculizar, atacar, combatir.
Existe además un grupo de habilidades que debe poseer el judoka de la categoría de
9-10 años y que son citadas indistintamente por diferentes encuestados, lo cual
indica que, si se manifiestan en los combates son objeto de preparación o se derivan
de las antes mencionadas. Tal es el caso de aquellas que se encuentran dentro de
las acciones de: defender, esquivar, y anticipar.
63
Durante la actividad competitiva del Judo se revelan las habilidades que posee el
judoka de la categoría de 9-10 años, que se manifiestan a partir de los distintos
niveles de influencia entre ellas, y que se han determinado mediante un análisis
estructural con la utilización del Software MICMAC, lo cual ha permitido situar al
agarre, el halón, el desequilibrio, los traslados, los desplazamientos, los barridos, el
combatir y la habilidad de relacionar en la zona de poder en la matriz de impacto
cruzado, lo cual indica que ellas tienen una alta incidencia sobre las restantes y poca
dependencia de estas.
Otra habilidad que establece una influencia fuerte y posee un carácter integrador es
relacionar y combatir, con énfasis en el desplazamiento y los desequilibrios. La
primera adquiere un alto nivel de influencia por las propias características complejas
y variadas en que se pueden presentar las acciones en el combate, tal complejidad
solo es posible resolver mediante las correctas relaciones entre ellas.
Al observar en el gráfico el comportamiento de la relación de la influencia -
dependencia de las habilidades (Anexo 3), dentro de las zonas de potencia se
destaca un grupo de habilidades de mayor influencia y dependencia, como son:
agarrar, desequilibrar, relacionar, enganchar, controlar, combatir, halar y trasladar. La
concentración de estas alrededor de la diagonal que se describe entre los cuadrantes
o zonas, muestra una relación fuerte entre ellas y una influencia determinante con
mayor o menor repercusión.
Las observaciones, no participantes y abiertas, realizadas a las 17 clases de
entrenamiento deportivo (Anexo 4), durante los meses de septiembre a diciembre del
2012, han permitido en el proceso de investigación un acercamiento al trabajo que
realizan los profesores de Judo con las habilidades que debe poseer el judoka de la
categoría de 9-10 años.
En las observaciones a clases se ha podido constatar que los objetivos plasmados
en ellas contemplan las habilidades a desarrollar como un componente más de la
redacción del objetivo y no como un fin de la clase, pues los contenidos trabajados
son técnicos o de otra índole y no de las habilidades específicas.
En los resultados obtenidos de dichas observaciones (Anexo 5) se percibe que en la
parte inicial no se tienen definidas de forma práctica las habilidades a trabajar en el
64
judoka de la categoría de 9-10 años, esto implica que su tratamiento está mezclado
con las tareas que se realizan de forma general, es decir, no se preparan las
habilidades de forma específica.
En el desarrollo de la parte principal el 50% de las habilidades se trabaja de manera
poco adecuada, lo cual se debe a la concepción de la actividad que se concilia,
mientras que un 58,3%, al desarrollar tareas con fines tácticos, centra la atención en
el resultado final que se persigue, las correcciones de los errores de las habilidades
no son tratadas de forma oportuna y adecuada. En las acciones de carácter
competitivo se aprecia un 41,6% de trabajo inadecuado con las habilidades que se
manifiestan en las acciones competitivas.
La parte final de las clases, refleja que las orientaciones y análisis realizados son
valorados como poco adecuados o inadecuados al referirse al cumplimiento de los
objetivos del desarrollo de las habilidades; igualmente hay un inadecuado enfoque
para orientar las tareas que incluyan las habilidades necesarias o imprescindibles
para su aplicación en la actividad competitiva.
En síntesis, en las clases observadas no se reflejan objetivos, ni tareas específicas
que traten las habilidades como un fin a desarrollar, ni se consideran las relaciones
entre ellas para solucionar acciones de carácter táctico.
Al aplicar la entrevista a los profesores de Judo (Anexo 6) con el propósito de
identificar cómo se acercan los entrenamientos a las exigencias de la actividad
competitiva, se interroga a 27 profesores de Judo pertenecientes a la muestra
seleccionada.
En los resultados de la entrevista realizada (Anexo 7) se precisa que estos
profesores del Judo, al preguntarles si poseen informaciones acerca de los aportes
que brinda la actividad competitiva para aplicarlas a los entrenamientos deportivos,
el 70.5% expresó que poseen informaciones referidas a la utilización de los periodos
en que transcurren los tiempos parciales y generales del combate, así como sobre
las técnicas y el accionar táctico más frecuentes; estas son incorporadas al
entrenamiento deportivo mediante los tiempos asignados a las tareas.
Acerca del empleo de los modelos de enseñanza que se utilizan en el entrenamiento
deportivo, el 40% de los profesores plantean que conocen el modelo técnico, el cual
65
aplican en las condiciones variables que brindan los combates; el resto de los
profesores no conocen, ni consideran para sus entrenamientos deportivos, estos
modelos de enseñanza.
A partir de los resultados que brindan los combates, declaran que utilizan con mayor
frecuencia lo normado por el reglamento en la forma y el tiempo de realización de los
mismos y varían estos según los posibles tiempos y contrarios que puedan enfrentar;
en las opiniones recogidas no se plasman criterios referentes a la estructura del
combate.
La entrevista aporta que los profesores de Judo utilizan con mayor frecuencia en el
entrenamiento deportivo la imitación de técnicas y movimientos tácticos competitivos
que se manifiestan en los combates, utilizando lo normado por el reglamento de
competencia como medio para la preparación del judoka de la categoría de 9-10
años; esto implica una limitación a la creatividad del profesor.
La guía de observación a los entrenamientos deportivos (Anexo 8) es aplicada con el
propósito de constatar cómo se utilizan las informaciones que brinda la actividad
competitiva para utilizarlas en los entrenamientos.
Una valoración de los resultados obtenidos (Anexo 9), revela que en la parte inicial
de los entrenamientos deportivos se destaca la realización de los calentamientos
colectivos bajo la dirección del profesor y solo se utiliza el calentamiento individual en
las confrontaciones. Los juegos utilizados en este momento no contemplan los
tiempos, ni la estructura de los combates y solo en el 16,6% se imita el actuar de la
competencia.
En el desarrollo de la clase de entrenamiento deportivo, cuando se trabajan los
ejercicios destinados a la preparación física, solo el 25% de ellos son realizados a
partir de la concepción de los tiempos en que transcurren las acciones en los
combates, expresadas por Castarlenas, J. LL. (1997). Por otra parte el resto de las
tareas no reflejan los resultados que brinda la actividad competitiva.
El trabajo destinado a la preparación del enfrentamiento deportivo se respalda
fundamentalmente en los tiempos generales que se utilizan en los combates oficiales
y solo imitan el actuar táctico en el 50% de las acciones realizadas, principalmente
en los combates de preparación.
66
Las actividades dirigidas a la realización de estos se ejecutan con la estructura que el
reglamento establece y los tiempos generales para ellos, lo que se representa en el
83,3% de los casos; en ellos no se consideran los tiempos parciales en que pueden
terminar los combates oficiales y no se trabaja su estructura con sus posibles formas
de manifestación. Esto trae como resultado que los procesos de imitación y
transferencia de las situaciones competitivas no están ajustados a la estructura del
combate, las que constituyen tareas independientes.
En los análisis finales de las clases se hace referencia a los combates como forma
de estimulación y no se manejan criterios sobre los aportes de los mismos.
Al analizar los resultados generales de la aplicación de las observaciones a clases,
se devela que en los entrenamientos deportivos, no se consideran en su totalidad las
informaciones que brindan los combates, ocasionado por desconocimiento, las
acciones técnico–tácticas son transferidas al entrenamiento deportivo donde se
reproducen, sin crear situaciones similares que permitan un pensamiento creativo en
los judokas. Esto implica que el modo de combatir no se orienta hacia un fin
determinado y solo lo regula el reglamento.
Al realizar las observaciones de la competencia municipal de Judo (Anexo 10)
dirigidas a identificar cómo orienta su modo de combatir el judoka de la categoría de
9-10 años; los resultados muestran que la distribución de los recursos durante el
combate se encuentra a un 18,7% del indicador de adecuado, lo que implica un
derroche de las potencialidades al emplearlas en el combate (Anexo 11).
Con respecto al ajuste del modo de combatir en el tipo de combate, se aprecia que el
78% de los judokas lo utilizan de forma inadecuada, y no existe correspondencia
entre su accionar y las condiciones que exige cada sección del combate. Acerca de
la orientación de las acciones en correspondencia con las exigencias del combate, se
refleja que el 56% lo realizan de forma inadecuada ya que su accionar no satisface
las respuestas de las problemáticas presentadas en el enfrentamiento; mientras que
solo el 18% hace valer su modo de combatir durante todo el combate, y el 56% lo
experimentan de forma intermitente.
En sentido general, se encuentran afectados los aspectos relacionados con la
distribución de los recursos durante el combate, ya que los judokas no logran ajustar
67
el modo de combatir al tipo de combate que desarrollan, lo que trae como
consecuencia la inestabilidad en hacer valer el modo de combatir durante todo el
tiempo del enfrentamiento.
Al triangular los resultados de los métodos empíricos y de las técnicas aplicadas para
la constatación del uso de las informaciones brindadas por los combates para
utilizarlas en los entrenamientos deportivos e incidir en una orientación del modo de
combatir de los judokas de la categoría de 9-10 años, se ha logrado obtener como
resultado general del diagnóstico, lo siguiente:
 Los profesores observados no tienen concebido en los objetivos, ni ejercicios de
las clases, el trabajo con las habilidades del judoka de la categoría de 9-10 años
en la actividad competitiva.
 No se contemplan las tareas que reflejen elementos estructurales o
comportamentales del combate de Judo.
 De las informaciones que brinda la actividad competitiva, los profesores y
judokas solo se limitan a imitar las acciones técnico – tácticas, y no utilizan los
tiempos parciales en que se manifiestan las acciones en los combates.
 El profesor no le brinda al judoka de la categoría de 9-10 años la información
necesaria para enfrentar la actividad competitiva.
 El judoka no ajusta el modo de combatir según sus recursos ni tiene presente las
exigencias del combate.
 El modo de combatir del judoka estudiado está regulado mediante las exigencias
del reglamento, sin considerar los requerimientos de la actividad competitiva.
De los resultados obtenidos mediante la aplicación de la triangulación por fuente, con
el objetivo de verificar la existencia de un modelo competitivo en el Judo, se analizan
los documentos: Programa de enseñanza del Judo para los Combinados Deportivos,
Programa Integral de Preparación del Deportista, Programa de grados Kyu del Judo,
plan de clases y plan de preparación metodológica del Combinado Deportivo
«Mártires de Barbados».
Las reflexiones acerca del análisis de estos documentos y los resultados de la
triangulación metodológica, argumentados anteriormente, conducen a la necesidad

68
de elaborar un Modelo de la actividad competitiva para los judokas de la categoría de
9-10 años, a partir de la interrelación de la estructura comportamental del combate y
de los modos de combatir en la actividad competitiva en este judoka.
Aportar un Modelo a la investigación implica propiciarles al profesor y al deportista
una nueva perspectiva, para la orientación del modo de combatir en la actividad
competitiva.
Partiendo de los resultados del diagnóstico, aflora la necesidad de preparar a los
profesores con las concepciones contemporáneas del Judo, con ese fin se elabora
un programa para el curso de capacitación (Anexo 12), el cual aborda temas
relacionados con la actividad competitiva para la caracterización del Judo, formación
y transformación de las habilidades del judoka, métodos y procedimientos para el
trabajo con la estructura comportamental del combate de Judo, entrenamiento
sustentado en la estructura del comportamiento de los combates para la orientación
del modo de combatir en el judoka y el Reglamento de la Federación Internacional de
este deporte.
Durante la impartición del curso se enriquece la concepción del Modelo
comportamental del combate de Judo y emergen criterios sobre los componentes
estructurales y funcionales que lo representan, quienes son corroborados y
reforzados en las observaciones a competencias.
Algoritmo para la construcción del Modelo comportamental
Para arribar a la obtención del Modelo comportamental propuesto se toma como
partida el algoritmo de confección de los modelos de sistemas utilizado por Valle
(2007). Este autor inicia con una exploración práctica, mientras que la presente
investigación le añade comenzar con el estudio del Reglamento de la Federación
Internacional de Judo en los artículos que regulan el modo de combatir de los
judokas: artículo 24a, valoración de las técnicas ejecutadas; artículo 25,
penalizaciones; artículo 27, tiempos parciales y final del combate.
Se efectúa la exploración práctica de la actividad competitiva, la cual se caracteriza
por informaciones a partir del análisis de los antecedentes y tendencias referidas al
tema de los modelos de carácter general en las Ciencias Pedagógicas y en la Cultura
Física y el Deporte, como es el aporte de Marimón (2005) de un modelo didáctico.
69
Por otra parte, se percibe el estudio de varios modelos: el táctico de manifestación
locomotriz, expuesto por Utkin (1988); el de la actividad de competición, de Dal
Monte (1987); y los de comportamiento temporal de los combates de Judo, de las
autorías de Castarlenas, J y Planas (1997) y González P y García V (2004). Todos
ellos guían al investigador al Modelo comportamental de la actividad competitiva en
el Judo de la categoría de 9-10 años.
A partir de estos resultados se aplican varios métodos: la entrevista a los 27
profesores deportivos seleccionados con el propósito de constatar el conocimiento
que poseen acerca de las informaciones que brindan los combates de Judo, las
observaciones a clase, dirigidas a la utilización de los modelos de enseñanza por
parte de los profesores deportivos de esta disciplina; las observaciones a
competencias, se efectúan con el objetivo de conocer sobre los componentes
estructurales y funcionales que se manifiestan en la actividad competitiva; y la
modelación, que revela la unidad entre lo objetivo y lo subjetivo.
Con estos elementos se confecciona una primera presentación del Modelo
comportamental y se somete al criterio de los usuarios (profesionales del Judo)
durante la impartición del curso de superación a los profesores de este deporte, los
cuales expresan que el Modelo debe contemplar los tipos de secciones de combate.
Al incorporar este elemento se perfecciona para su posterior aplicación en el campo
de acción de la investigación; la modificación se lleva a su comprobación en la
actividad competitiva para la obtención definitiva del Modelo propuesto.

70
Todo lo anterior se puede esquematizar de la forma siguiente:

ANÁLISIS DEL REGLAMENTO

EXPLORACIÓN PRÁCTICA

ANÁLISIS DE ANTECEDENTES ANÁLISIS DE TENDENCIAS

PROYECTO INICIAL DEL MODELO

MÉTODO DE EXPERTOS

COMPROBACIÓN EN LA PRÁCTICA

PROPUESTA FINAL DEL MODELO DE LA ACTIVIDAD COMPETITIVA DEL JUDO

2.4 Fundamentos y concepción del Modelo comportamental de la actividad


competitiva del judoka de la categoría de 9-10 años
Las leyes fundamentales de la dialéctica: de la unidad y lucha de contrarios, de la
negación de la negación y del tránsito de los cambios cuantitativos en cualitativos y
viceversa, se manifiestan en el Modelo comportamental de la actividad competitiva a
través de la estructura del combate, como fuente del desarrollo en la orientación del
modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años en la actividad
competitiva.
Consecuente con estos enunciados, el Modelo comportamental propicia los recursos
cognitivos del profesor deportivo y del judoka de la categoría de 9-10 años sobre la
actividad competitiva, lo cual desarrolla los aspectos conceptuales, procedimentales,
operacionales y lógicos, que permiten la búsqueda de diferentes modos de combatir,
en correspondencia con las exigencias del tipo de combate y las posibilidades del
judoka para enfrentar con éxito la actividad competitiva.
Por su carácter generalizador, el Modelo es un mediador instrumental para abordar
las manifestaciones de la actividad competitiva. Se elabora teniendo presente las
regularidades de la Pedagogía definidas por Álvarez de Zayas, (1999), al coexistir
71
interna relaciones entre los componentes no personales del proceso de enseñanza –
aprendizaje, lo que favorece la didáctica en la formación del modo de combatir del
judoka de la categoría de 9-10 años en correspondencia con las características de la
actividad competitiva.
Concepción del Modelo comportamental de la actividad competitiva
Al concebir el Modelo comportamental que se presenta se consideran los
fundamentos filosóficos de la dialéctica materialista, en relación con el proceder
estructural del combate de Judo, con un carácter sistémico, abierto y flexible; el
mismo sostiene los argumentos teóricos y empíricos reveladores de la necesidad de
concebir las dimensiones, componentes y subcomponentes que explican la lógica de
ejecución del combate de Judo, de manera tal que permitan la orientación del modo
de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años durante la actividad competitiva.
Aportar un modelo como contribución a la teoría, según plantea De Armas Ramírez,
N (2003), «…implica revelar desde una perspectiva nueva de análisis, una
manifestación hasta entonces desconocida que permite una comprensión más plena
del objeto de estudio para resolver el problema y representarlo de alguna manera.»
El Modelo que se propone tiene un carácter sistémico, pues se construye sobre la
base del método científico sistémico estructural - funcional, que posibilita la
comprensión de la estructura comportamental del combate de Judo. Por tanto, el
Modelo representa en sí un sistema.
Al respecto se concuerda con Álvarez de Zayas (1995), cuando define «Un sistema
es un conjunto de componentes interrelacionados entre sí, desde el punto de vista
estático y dinámico, cuyo funcionamiento está dirigido al logro de determinados
objetivos, que posibilitan resolver una situación problémica bajo determinadas
condiciones externas.»14
Particularmente el Modelo que se propone posee las cualidades generales de los
sistemas, los cuales, según las diferentes fuentes especializadas (Bertalanfy, L. V.,
1991; Pérez, R. y col., 2002; Montero, D. 2003; Del Toro Reyes, L., 2004; Castillejo,

14Álvarezde Zayas, C. (1995) Metodología de la investigación. Santiago de Cuba. Material impreso, Centro de
Estudios de la Educación Superior “Manuel F. Gran”. Pág. 67.

72
R., 2004), son los componentes, la estructura y sus relaciones funcionales, y la
organización jerárquica.
El Modelo comportamental propuesto también posee un carácter teórico, ya que
representa la relación interna de sus dimensiones, componentes y subcomponentes,
propicia la orientación del modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años,
para el logro de una retroalimentación que permita ajustar el Modelo a las
condiciones cambiantes del entorno en que se desenvuelve.
Otra cualidad que distingue al Modelo comportamental que se propone es su
carácter abierto, porque constantemente en él se promueve el intercambio de
información con su entorno (el reglamento deportivo). Su carácter sistémico se
manifiesta al reforzar en cada nuevo contenido, los ya impartidos con anterioridad.
En el marco de estas concepciones se ha diseñado un Modelo comportamental, cuya
esencia es una abstracción teórico – metodológica del comportamiento del combate
de Judo, encaminada a la orientación del modo de combatir en la actividad
competitiva del judoka de la categoría de 9-10 años, a partir de la formación de las
habilidades del deportista y con el conocimiento de la estructura del combate.
El Modelo comportamental que se presenta se sustenta en las teorías de los
modelos, ajustado a las características actuales del combate de Judo.
Para su concepción adoptamos los criterios expuestos por Marimón (2005), quien
propone que los modelos deben contener fundamentación, principios, fin y objetivos,
estrategia o metodología, formas de implementación y formas de evaluación, por lo
que se inicia el diseño de la propuesta del Modelo comportamental a partir de las
razones que se explican a continuación.
Fundamentación del Modelo comportamental de la actividad competitiva
El Judo está clasificado y definido dentro de los deportes intermitentes de alta
intensidad y eminentemente táctico, caracterizándose por el saber interpretativo. Al
respecto, Solá, J. (2005) al clasificarlo, en su estudio establece el comportamiento
táctico del judoka en la actividad competitiva.
El actuar del contrario y la forma en que se manifiesta la estructura del combate,
sitúa al judoka en un estado de incertidumbre acerca de lo que debe de hacer y
cuando hacerlo, ya que no solo debe seleccionar una serie de acciones en el menor
73
tiempo posible sino también buscar el momento propicio para su ejecución, mediante
el comportamiento ofensivo o defensivo en aras del triunfo.
El judoka de la categoría de 9-10 años debe utilizar la habilidad de combatir como un
descriptor de acciones de diversas concreciones perceptivas, cuando se trata de
habilidades perceptivo motrices debe entenderse por las acciones de adaptación al
entorno físico que comportan la actuación musculo esquelética Roca (2004).
Las habilidades perceptivo motrices, específicamente la de combatir, en el nivel de
configuración, es representativa en el Judo, se caracteriza por la variabilidad de la
asociación motora que se encuentra, tanto en los elementos participantes en el
entorno físico, como en el esquelético, cuando no es factible la reproducción de la
secuencia motriz, y cuando no se pude programar por un tiempo el ritmo de
actuación, ya que cambian en cada repetición. Esto se ejemplifica cuando se le
aplica de forma repetida una misma técnica a un adversario en similares condiciones,
donde cada repetición no tendrá las mismas condiciones de comportamiento de los
elementos que la integran.
Principios en los que se sustenta el Modelo
En la presente investigación se toman como referencias los estudios realizados por
Añorga (1996) acerca de los sistemas de principios de la enseñanza general y los
específicos de Harre (1983) para el entrenamiento deportivo, estos se sistematizan y
se adecuan al Modelo comportamental que se propone.
Principios que se manifiestan en el Modelo comportamental:
1. De la objetividad: el judoka de la categoría de 9-10 años debe conocer la
estructura y condiciones que refleja la actividad competitiva a la que se enfrenta,
para ajustar el modo de combatir a sus potencialidades según el tipo de
combate, responder a las exigencias del contrario y revertirlas a su favor.
2. De la atención a las características individuales dentro del carácter colectivo del
proceso docente - educativo: las tareas orientadas por el profesor deportivo
están en correspondencia con las potencialidades o debilidades del judoka de la
categoría de 9-10 años, estas se agrupan según el tipo de combate que es
característico de su modo de combatir.

74
3. Del desarrollo: la práctica de las diferentes secciones de combate transitan de
una a otra después de vencidos los objetivos de esta.
4. Del análisis histórico lógico: se adopta para seleccionar los tipos de combates a
través de la sucesión de estas coincidentes en su estructura y comportamiento,
los cuales son organizados mediante los tipos de secciones de combate.
5. Del carácter audio visual de la enseñanza, unión de lo concreto y lo abstracto: la
iniciación del proceso de enseñanza–aprendizaje o entrenamiento deportivo se
comienza con una representación mediante videos o ejemplos prácticos del
comportamiento estructural del combate tipo correspondiente al judoka de la
categoría de 9-10 años, con el empleo de diferentes métodos y medios
necesarios.
6. Del carácter científico de la enseñanza: se materializa en el diseño, organización
e implementación del programa para el curso de capacitación de los profesores
de Judo, se manifiesta en la selección del sistema de conocimientos y de
habilidades que debe poseer el judoka de la categoría de 9-10 años y el
conocimiento del Reglamento de la Federación Internacional de Judo.
7. De la sistematización y asequibilidad de la enseñanza: está dado por el
tratamiento de las habilidades de manera secuencial y la relación entre los tipos
de secciones de combate según el cumplimiento de la tarea buscando
incrementar nuevas exigencias.
8. De la unidad de la teoría con la práctica: el conocimiento teórico de la estructura y
función del combate y las características de los contrarios permite adoptar el
modo de combatir apropiado para el desarrollar del combate.
9. De la solidez en la asimilación de los conocimientos, habilidades y hábitos:
significa brindar y aplicar una orientación para que el modo de combatir se utilice
de forma apropiada durante la actividad competitiva.
10. Del carácter consciente y activo de los alumnos bajo la guía del profesor
(enseñanza productiva desarrolladora de la creatividad): el judoka de la categoría
de 9-10 años soluciona las tareas presentadas en los combates a partir de sus
habilidades y conocimientos sobre este.

75
11. Del estudio del fenómeno en su relación con otros: se manifiesta en el vínculo
que se establece entre las secciones de combate y el modo de combatir, según
el tipo de actividad competitiva.
Todos estos principios se interrelacionan desde su concepción y funcionamiento en
el Modelo comportamental de la actividad competitiva, y propician la orientación del
modo de combatir de los judokas de la categoría de 9-10 años.
El Modelo comportamental posee las propiedades generales y particulares
siguientes:
Propiedades generales:
 Posee los rasgos fundamentales de los modelos, objetividad, capacidad
sustitutiva, capacidad informativa y capacidad de transferencia; es una
representación real de la actividad competitiva donde los sucesos intermedios y
finales de la actividad expresan las condiciones en que se celebra el combate, lo
que posibilita el ser adaptable a las condiciones en que se desarrolla.
 Contribuye a la construcción de nuevas teorías por sus funciones ilustrativa,
traslativa, sustitutiva, aproximativa, extrapolativa, pronosticadora y
transformadora del proceso de preparación del judoka de la categoría de 9-10
años; se representan las relaciones entre los componentes estructurales y
funcionales del combate, se crean aproximaciones entre el modo de combatir y la
estructura tipo del combate.
 Refleja la unidad de lo objetivo y lo subjetivo, pues el Modelo comportamental
representa una estructura de comportamiento de la actividad competitiva que es
observable para el espectador, mientras que esta se sustenta en aspectos
funcionales de las relaciones entre sus componentes.
Propiedades particulares:
 Concibe la organización y sistematización del contenido a partir de la estructura
comportamental del combate, apoyadas ambas en el carácter de
individualización de la preparación del judoka de la categoría de 9-10 años.
 Admite y ajusta el modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años a la
variabilidad de la secuencia motriz según el tipo de sección de combate, en
76
cuatro formas: ofensiva, defensiva, ofensiva a defensiva, ofensiva a defensiva a
ofensiva.
 Apoya en la transformación de la secuencia motriz como factor de oposición para
la modificación del modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años en
la actividad competitiva, a partir de tres posibilidades: cuando las acciones son
continúas sin interrupción, interrumpidas y recuperadas, e interrumpidas sin
recuperación.
 Entiende las secciones de combate en tres tipos: exploratorias, de marcaje y de
conservación; igualmente, las tres formas posibles de concluir cada tipo de
sección de combate: cuando se logra la superioridad técnica, cuando no hay
progresión en las acciones y cuando hay violación del Reglamento.
 Los resultados científicos fundamentan y justifican la necesidad de implementar
este Modelo comportamental, al contexto social en el que se inserta, su
representación gráfica, una explicación sobre exigencias, criterio de uso y/o
argumentación sobre sus cualidades, formas de instrumentación y evaluación.
Fin y objetivos del Modelo
El Modelo comportamental que se propone persigue el objetivo de propiciar la
orientación del modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años en la
actividad competitiva, a partir del conocimiento de la estructura comportamental del
combate.
Objetivos específicos:
1. Identificar las dimensiones, los componentes y los subcomponentes del Modelo
que permiten interactuar con la preparación del judoka de la categoría de 9-10
años.
2. Determinar el accionar que admita la puesta en práctica del Modelo
comportamental que se propone.
3. Ofrecer a los profesores de Judo el proceder metodológico que favorezca
interactuar de forma creativa con la estructura comportamental del combate.

77
Metodología:
 Análisis teórico de los elementos reguladores del combate de Judo (el tiempo de
ataque, el tiempo de duración del combate, el tiempo promedio sin ejecutar
acciones técnicas, elementos técnicos prohibidos, por solo citar algunos),
revisión de documentos y antecedentes acerca de los modelos de la actividad
competitiva.
 Determinación de los componentes estructurales y funcionales del Modelo
comportamental a partir de la aplicación de los métodos investigativos.
 Precisión de las dimensiones del Modelo partiendo de los componentes
cognitivos (estructura) e instrumental (funcional) de la actividad competitiva.
 Conformación del Modelo inicial.
 Reformulación del Modelo comportamental a partir de los criterios de los
usuarios.
 Elaboración del proceder metodológico para la implementación del Modelo.
 Aplicación del proceder metodológico para la orientación del modo de combatir
del judoka de la categoría de 9-10 años en la actividad competitiva, sobre la base
del conocimiento de la estructura comportamental del combate.
 Presentación de la propuesta final del modelo comportamental de la actividad
competitiva de la disciplina deportiva y de la categoría objeto de estudio.
 Valoración de la aplicación del Modelo comportamental en el equipo de la
categoría de 9-10 años masculino de Judo del Combinado Deportivo «Mártires
de Barbados».
Formas de implementación y valoración del Modelo
El impacto social que ha ocasionado el uso de los modelos en las Ciencias
Pedagógicas, en especial en la Cultura Física y el Deporte, ha propiciado
modificaciones en las formas de orientación al deportista con vistas al acercamiento
a las condiciones de las competencias.

78
Para provocar la utilidad social deseada, la implementación del Modelo
comportamental transita por diferentes momentos:
 Impartición de conferencias en las reuniones metodológicas de los Combinados
Deportivos sobre la formación de las habilidades del judoka de la categoría de 9-
10 años, los modos de combatir en la actividad competitiva y la composición de
la estructura del combate de Judo.
 Impartición del curso de capacitación para los profesores de Judo de la provincia
de Villa Clara «La preparación de los profesores de Judo, desde concepciones
pedagógicas contemporáneas».
A partir de los resultados del diagnóstico general se establece un sistema de trabajo
metodológico y de superación que comprende:
 Selección del Combinado Deportivo del municipio de Santa Clara, que mantenga
mayor estabilidad y permanencia de sus judokas en la práctica sistemática del
Judo en la categoría de 9-10 años.
 Asesoramiento a los profesores de Judo pertenecientes al Combinado Deportivo
seleccionado, sobre el proceder metodológico para interactuar en
correspondencia con la estructura del combate.
 Aplicación del proceder metodológico para orientar el modo de combatir del
judoka de la categoría de 9-10 años en la actividad competitiva, sobre la base del
conocimiento de la estructura comportamental del combate.
 Participación en las competencias a fin de aplicar las orientaciones
individualizadas acerca del modo de combatir según el contrario y el tipo de
combate a desarrollar según el Modelo comportamental.
 Valoración del comportamiento del modo de combatir del judoka de la categoría
de 9-10 años en la actividad competitiva desempeñada.
 Ajuste de la preparación del judoka de la categoría de 9-10 años, con refuerzo de
las secciones de combate y sus tipos presentados con mayor frecuencia.
 Presentación de Trabajos de Diploma en opción al Título de Licenciado en
Cultura Física en los cursos escolares del 2013 al 2015.

79
 Aplicación del proyecto «La enseñanza de las técnicas y su perfeccionamiento
en judokas villaclareños».
 Valoración por parte de los expertos de la utilidad social y la calidad formal de la
propuesta (pertinencia).
 Participación en espacios científico-metodológicos donde se exponen los
resultados obtenidos.
La obtención del Modelo comportamental le permite al entrenador de Judo de esta
categoría la organización y la distribución de los contenidos del proceso de
enseñanza–aprendizaje en correspondencia con las características de los prototipos
de combate determinados y los tipos de secciones de combate que predominan.
Elementos del Reglamento de la Federación Internacional que inciden en el Modelo
comportamental
Para la realización de los combates de Judo se dispone de un tiempo reglamentado.
En la categoría de 9-10 años del sexo masculino y femenino (Júnior) son de tres
minutos; en los mayores del sexo masculino y femenino (Sénior), entre cuatro y cinco
minutos. En ambas, los competidores tienen el derecho de 10 minutos de descanso
entre combate.
Durante el combate pueden ocurrir acciones de control en el suelo (Ne waza)
denominadas (Osaekomi waza) inmovilización, que comprende un tiempo de hasta
10 segundos Yuko; hasta 15 segundos Waza-ri; y 20 segundos (Ippon); que otorga
un punto completo.
El tiempo transcurrido entre el anuncio de (Mate y Hajime) y entre (Sono-mama y
Yoshi) detener y continuar el combate, estos no cuentan como parte de la duración
del mismo, y se denomina tiempo muerto.
Combate de «Técnica de Oro»
El combate de la «Técnica de Oro» no tendrá tiempo límite de duración, este es
continuo sin que medie tiempo de descanso y se inicia desde cero, la decisión
(Hantei) queda anulada. El combate se termina cuando un competidor obtiene una
puntuación de diferencia sobre su oponente.
El Judo cuenta con dos esferas de actuación el (Ne waza) trabajo en el suelo o Judo
en el suelo y el (Tashi Waza) trabajo arriba.
80
 Dimensión estructural del Modelo comportamental
Dentro de la dimensión estructural se presenta el combate como un conjunto
ordenado de relaciones entre sus componentes, todos necesarios para asegurar el
funcionamiento de la competición, tal como lo establece el reglamento de Judo.
Con relación a los combates; se pueden determinar tres tipos, según la calidad del
contrario: fuertes, medios y débiles. Al relacionarlos entre los posibles contrarios se
definen de las siguientes maneras: fuerte contra fuerte (F-F), fuerte contra medio (F-
M), fuerte contra débil (F-D), medio contra medio (M-M), medio contra débil (M-D) y
débil contra débil (D-D).
Los combates cuentan con diferentes tipos de secciones las cuales son: exploratoria,
cuando los competidores se encuentran en fase de reconocimiento de su adversario;
marcaje, cuando las acciones técnicas logran puntuación; conservación, cuando se
trata de mantener la diferencia en la puntuación.
Específicamente las secciones de combate, pueden terminar de tres formas: cuando
se logra la superioridad técnica, cuando no hay progresión en las acciones y cuando
hay violación del Reglamento.
Según el Reglamento de la Federación Internacional del Judo las formas de
terminación de los combates pueden ser: por abandono, cuando uno de los
contendientes se retira del combate; por superioridad técnica, cuando uno de los
competidores es superado en puntuación y por descalificación, cuando uno de los
adversarios incurre en una violación del citado reglamento.
 Dimensión funcional del Modelo comportamental
La dimensión funcional del Modelo comportamental que se propone se encarga de
reflejar los componentes que permiten la expresión práctica de la actividad
competitiva, como es la relación entre variables en la que una es dependiente de la
otra. Entendida como relación, implica el comportamiento y el movimiento del objeto.
La función es, por tanto, la exteriorización de características internas del objeto, de
su estructura, que se manifiestan en el comportamiento del objeto (Álvarez de Zayas,
1999).
La relación funcional refleja los factores internos del judoka de la categoría de 9-10
años que se manifiestan a través de la preparación física, técnica, táctica, psicológica
81
y teórica que influyen en el modo de combatir en la actividad competitiva, estos
componentes internos reflejan la interacción de uno con el otro.
Nivel de preparación del judoka de la categoría de 9-10 años
El nivel de preparación del judoka de la categoría de 9-10 años es reflejado a partir
de los criterios de cumplimiento en las pruebas técnicas y normativas de rendimiento
físico, establecidas en el Programa de Preparación Integral del Deportista para la
categoría objeto de estudio. Sus niveles están representados en fuerte, medio y
débil. El primero es cuando se muestra un elevado nivel de preparación entre sus
componentes, el segundo revela cuando expone deficiencia en uno de los
componentes de la preparación deportiva; el tercero al demostrar deficiencia en dos
de los componentes de dicha preparación.
La secuencia motriz
El Judo es un deporte eminentemente táctico, sujeto a una constante incertidumbre
provocada por la acción de oposición del contrario, donde se pone de manifiesto la
convención de modificación de la secuencia motriz, que caracteriza el saber
interpretativo en el desdoblamiento de las acciones de ataques y defensa Solá
(2005), lo que permite que en las secciones de combate se manifiesten las
secuencias motrices en tres formas: cuando la acción técnica se efectúa de forma
continua sin interrupción, cuando la ejecución de la acción es interrumpida y
recuperada hasta lograr el objetivo, y cuando las ejecuciones de acciones
ininterrumpidas sin recuperación afectan el cumplimiento del objetivo.
El accionar táctico
Las acciones tácticas durante los combates de Judo se manifiestan como:
 Ataques directos (AD): no media ninguna acción engañosa previa.
 Ataques combinados (AC): se relacionan con otros elementos técnicos o
acciones engañosas según las condiciones.
 Contraataques simples continuos (CASC) y combinados continuos (CACC): se
efectúan con elementos defensivos o propios de la ofensiva de una o varias
técnicas sin interrupción.

82
 Defensa y contraataque simple continuo (DCASC) y la defensa y contraataque
combinado continuo (DCACC): las acciones tácticas defensivas se realizan en su
mayoría pasando de esta condición a la de ofensiva, a través de una defensa y
un contraataque simple o combinado.
El desempeño
Los combates se desarrollan mediante un constante rompimiento del accionar táctico
de los contrincantes, y van siempre por un desempeño competitivo de posiciones
ofensivas y defensivas que se alternan éstas (ofensiva, defensiva, ofensiva-
defensiva, defensiva-ofensiva, ofensiva-defensiva-ofensiva).
El desempeño táctico del judoka de la categoría de 9-10 años es la expresión
palpable del modo de combatir en la actividad competitiva.
Relación estructural y funcional
El comportamiento estructural de los combates en el Judo, refleja las particularidades
del accionar combativo, definidas mediante los inicios de las secciones de combate
y las variadas representaciones de culminación de estas, así como las diferentes
maneras de finalizar los combates en general, identificado esto como la forma del
Modelo comportamental.
Las relaciones de dependencia que se establecen entre los elementos reconocidos
como secuencia motriz, acción táctica y desempeño del judoka, identifican el tipo de
secciones de combate y estas, a su vez, los tipos de combates, esto se identifica
como el contenido.
 Dimensión evaluativa del Modelo comportamental
En esta dimensión convergen lo estructural y lo funcional del Modelo
comportamental, quienes determinan el grado de influencia que ejerce el estado de
estas dimensiones sobre la orientación del modo de combatir del judoka de la
categoría de 9-10 años en la actividad competitiva.
Acciones metodológicas que favorecen la implementación de esta dimensión:
 Valorar la superación profesional del curso impartido a los profesionales de los
deportes de combates.

83
 Constatar el nivel de aplicación de los conocimientos sobre los modelos del
combate en el accionar de las clases de entrenamiento deportivo con los judokas
de la categoría de 9-10 años.
 Constatar el nivel de información y orientación que poseen los judokas de la
categoría de 9-10 años para enfrentar la actividad competitiva.
 Evaluar la orientación en el modo de combatir de los judokas de la categoría 9-10
años en la actividad competitiva.
 Efectuar consideraciones retrospectivas y perspectivas para identificar las
habilidades que debe poseer el judoka de la categoría de 9-10 años, con mayor
influencia en los combates y el posible comportamiento en el modo de combatir.

84
REPRESENTACIÓN GRÁFICA DEL MODELO COMPORTAMENTAL DE LA ACTIVIDAD COMPETITIVA PARA
PROPICIAR LA ORIENTACIÓN DEL MODO DE COMBATIR DEL JUDOKA DE LA CATEGORÍA 9-10 AÑOS

DIMENSIÓN ESTRUCTURAL DIMENSIÓN FUNCIONAL

TIPOS DE COMBATE NIVEL DE PREPARACIÓN DEL JUDOKA

FUERTE MEDIO DEBIL FUERTE MEDIO DEBIL

Secuencia motriz
TIPOS DE SECCIONES DE COMBATE
Continua sin Acción Acción
Exploratorio Marcaje Conservación interrupción interrumpida interrumpida sin
y recuperada recuperación

FORMAS DE TERMINACIÓN DE LAS Acciones tácticas


SECCIONES DE COMBATE

AD AC CAS CA D D
Logrando la No hay CC CA CA
Por violación C
superioridad progresión en SC CC
del Reglamento
técnica las acciones

Desempeño
FORMAS DE TERMINACIÓN DEL COMBATE

O D O-D O-D-O
- Abandono. MODO DE
- Por superioridad técnica.
COMBATIR
- Por descalificación.
DIMENSIÓN EVALUADORA
REGLAMENTO DE LA FEDERACIÓN INTERNACIONAL DE JUDO

85
Representación gráfica del Modelo comportamental
Asumiendo una actitud consecuente con el algoritmo de confección del Modelo
comportamental expresado con anterioridad, se determinan tres dimensiones:
Estructural, Funcional y Evaluadora, cada una de ellas conformadas por varios
componentes y sub componentes, los cuales expresan en orden jerárquico desde la
concepción general del combate, las secciones de combate, las secuencias motrices,
el accionar táctico hasta el desempeño del modo de combatir del judoka de la
categoría de 9-10 años del sexo.
Leyenda del Modelo comportamental
Ataques directos (AD), ataques combinados (AC), contraataques simples continuos
(CASC), contraataques combinados continuos (CACC), defensa y contraataques
simples combinados (DCASC), defensa y contraataques compuesto combinados
(DCASC), ofensiva (O) y defensiva (D).
Conclusiones del capítulo
Las relaciones que se establecen entre lo estructural y lo funcional en el Modelo
comportamental de la actividad competitiva en el Judo, permiten las variadas formas
de manifestación de sus componentes, es decir, la relación entre el contenido y la
forma. Estas dimensiones, estructural y funcional, del Modelo persiguen un objetivo
único expresado en el modo de combatir.
Este Modelo refleja en su concepción el componente personal a partir de reconocer
el papel orientador del profesor de Judo, y dentro de este componente al judoka, en
su orientación para desempeñar el modo de combatir de forma adecuada en la
actividad competitiva.
Los componentes no personales se identifican en el Modelo con los contenidos,
objetivos, métodos, medios y formas de organización del entrenamiento deportivo.

86
CAPÍTULO III: IMPLEMENTACIÓN Y VALORACIÓN DEL MODELO
COMPORTAMENTAL

En este capítulo se expone la fuente que permite argumentar e implementar el


Modelo comportamental de la actividad competitiva del Judo, se explican los pasos
que permiten la valoración del citado Modelo, así como su estructura sistémica para
propiciar la orientación del modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años
en la actividad competitiva y sus exigencias básicas para su aplicación.

3.1 Fuentes de argumentación del Modelo comportamental


La concepción del Modelo comportamental tiene como precedente un amplio proceso
investigativo de base, monitoreado desde el 2009 por el autor, interesado en ofrecer
la solución a las inquietudes de los profesores de Judo de la provincia de Villa Clara,
en cuanto a poder acercar la preparación y orientación de los judokas las exigencias
de la actividad competitiva en la etapa de iniciación.
En aras de encontrar la vía de solución al problema presentado por estos profesores,
se aplican variadas metodologías para el perfeccionamiento del proceso de
enseñanza - aprendizaje, que permitan consolidar la formación de las habilidades
específicas del judoka, los elementos básicos y su preparación técnico-táctica.
La aplicación de estas metodologías traen consigo los resultados reflejados en los
Trabajos de Diploma de Bravet Pascual (2009), González Díaz (2011), Blanco
Pentón (2011) y la Especialidad de Armenteros R. (2011) generalizadas en el
municipio de Santa Clara, todas ellas dirigidas hacia la solución de las problemáticas
planteadas por los profesores de Judo. Esta preocupación constituye la idea rectora
para la confección del proyecto «La enseñanza de las técnicas y su
perfeccionamiento en judokas villaclareños».
El desarrollo del mismo se inicia con la realización de un diagnóstico a los judokas de
la categoría de 9-10 años y a los profesores que trabajan con esta durante la etapa
de iniciación deportiva; a partir de aquí se efectúa un conjunto de acciones
pedagógicas que incluyen talleres, seminarios y actividades metodológicas con ese
personal.
87
A partir de esta experiencia se aplica el proyecto de Judo en el Combinado deportivo
«Mártires de Barbados» y se obtienen resultados satisfactorios en la esfera
competitiva, la cual queda expuesta en Trabajo de Diploma. Igualmente, el salto
positivo se recoge en una tesis doctoral que presenta una metodología basada en
tereas didácticas desarrolladoras para la organización de la estructura secuencial del
gesto técnico en judokas escolares.
No obstante, la continuidad de la aplicación del proyecto y los criterios de los
profesores, no cubren la expectativa del arribo a la solución de las inquietudes de
entrenadores, por lo que se reorienta la concepción metodológica del proyecto, hacia
la dirección de los criterios de modelación de la actividad competitiva, dando inicio
así el estudio del comportamiento de la actividad, en la cual se destaca el trabajo
desplegado por Medina López (2015), al aplicar en sus procederes de enseñanza
técnico–táctica las informaciones que el modelaje de la actividad competitiva le
proporciona.
Entre las investigaciones están las llevadas a cabo por el colectivo de investigadores
y el autor de la presente obra, acerca del tratamiento de las habilidades del judoka y
la modelación de la actividad competitiva en la categoría de 9-10 años, en los
artículos González P. y col. (2015, 2016).
Sobre la base de estas experiencias, el autor emprende el estudio de la actividad
competitiva para determinar un Modelo comportamental que refleje toda la estructura
del combate de Judo y permita la orientación adecuada del modo de combatir del
judoka en la categoría de 9-10 años de la provincia de Villa Clara.

3.2 Implementación del Modelo comportamental


Para validar la propuesta de solución del problema científico de la investigación se
aplica como método experimental el pre experimento. Los experimentos pedagógicos
pueden ser de tres tipos: experimentos puros, cuasi experimentos y pre
experimentos, según el grado de control de las variables (Hernández Sampieri,
2010).
En el Combinado Deportivo «Mártires de Barbados», centro en que se desarrolla la
investigación, el equipo de Judo de la categoría de 9-10 años masculino está
88
conformado por un solo grupo de 25 integrantes, de este grupo se seleccionan 10
judokas que reúnen los siguientes requisitos: ser practicante sistemático de Judo,
pertenecer, desde el año 2013, al proyecto de este deporte y haber clasificado por
sus resultados al campeonato municipal, por estas razones no fue posible formar
grupos por sujetos asignados al azar, lo que imposibilita la realización de un
experimento puro.
Se decide utilizar un grupo con estas características para impedir la afectación en la
mortalidad de la muestra, por otra parte se logra el control de que los integrantes
tengan la misma participación en competencias y un tiempo similar de preparación
deportiva, por lo que la madurez que alcancen los judokas participantes sea un
resultado del sistema de influencias.
El diseño pre experimental elegido fue el de pre prueba y pos prueba con un mismo
grupo que se representa: G O1 X O2
El significado de los símbolos es el siguiente:
G- Grupo único (experimental y de control).
O1- Medición de la variable dependiente antes de aplicar la propuesta.
X- Tratamiento, estímulo (presencia de la variable independiente: aplicación de la
propuesta de solución al problema científico).
O2- Medición de la variable dependiente después de aplicar la propuesta.
Las mediciones O1 y O2 se realizan aplicando el mismo instrumento para medir la
orientación del modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años en la
actividad competitiva.
La elaboración del instrumento para la recolección de datos se realiza sobre la base
de la operacionalización de la variable dependiente: modo de combatir del judoka de
la categoría de 9-10 años en la actividad competitiva.
Se toman como indicadores de la variable dependiente:
 Antes del combate: conocimientos acerca del contrario, como desarrollar el
combate y si el judoka tiene la orientación de cómo desarrollarlo.
 Durante el combate: distribución de los recursos, ajuste del plan táctico al
combate, conducción del judoka y hacer prevalecer su modo de actuación.

89
 Después del combate: cumplimiento de lo que el judoka pensaba hacer y su
orientación durante el combate.
Se elabora la pre prueba y la pos prueba, cada una con tres partes y que incluyen un
total de ocho aspectos.
La variable se mide en una escala ordinal de tres categorías:
1- Adecuado (A)
2- Poco adecuado (P)
3- Inadecuado (I)
Para asignar las categorías de evaluación:
Antes del combate:
1- Adecuado (se aprecia pleno conocimiento para enfrentar la actividad
competitiva)
2- Poco adecuado (se aprecia un conocimiento superficial de la actividad
competitiva a la que se enfrenta)
3- Inadecuado (carece de preparación para la actividad competitiva a la que se
enfrenta)
Durante el combate:
1- Adecuado (su modo de combatir se desempeña en correspondencia a la
actividad competitiva)
2- Poco adecuado (su modo de combatir varia durante la actividad competitiva)
3- Inadecuado (no hay correspondencia del modo de combatir con respecto a la
actividad competitiva)
Después del combate:
1- Adecuado (presenta plena satisfacción por lo realizado)
2- Poco adecuado (no se presenta del todo satisfecho)
3- Inadecuado (no está satisfecho por lo realizado)
Se valora la validez interna (la capacidad de establecer relaciones causales) y la
validez externa (capacidad de generalizar).
El diseño pre experimental seleccionado es uno de los que presenta un mayor riesgo
sobre los factores que pueden afectar la validez interna. Uno de los aspectos a
controlar en este diseño es la historia de los judokas seleccionados, los que deben
90
tener similar tiempo de práctica y de participación en competencias; otro factor es el
que corresponde con la posible inestabilidad en la aplicación del sistema de
ejercicios, este aspecto se controla mediante la inclusión de estos en la concepción
del sistema de clases de entrenamiento.
Referente a la validez externa se controla que la muestra seleccionada no presente
características excepcionales como el nivel de preparación físico y técnico-táctico
superior al resto de los participantes en las competencias, se le incorpora a los
entrenamientos deportivos solamente los ejercicios previstos por el sistema de
influencia, y los profesores se preparan para asumir la actividad.
Estos aspectos minimizan las posibles influencias que alteraran la validez interna y
externa del pre experimento.
Para la implementación del Modelo comportamental se transita por tres etapas
fundamentales (Anexo 13):
 Etapa introductoria (Inicio del pre experimento)
Aquí se aplica el diagnóstico para la detección de las regularidades presentadas en
la ocurrencia de la estructura de los combates y del modo de combatir de los judokas
de la categoría de 9-10 años en la actividad competitiva y se desarrollan los
siguientes pasos:
- precisar los componentes estructurales y funcionales del combate de Judo
- determinar las regularidades del comportamiento estructural y funcional de la
actividad competitiva (prototipos de combates)
- diagnosticar del modo de combatir de los judokas de la categoría de 9-10 años
en la actividad competitiva (pre-test)
 Etapa de desarrollo (Aplicación del pre experimento)
Para la construcción de las tareas se interactúa con el Modelo comportamental y se
transita por los siguientes pasos:
- diseñar las tareas en correspondencia con los prototipos de combates y las
características del judoka
- elaborar las tareas según los tipos de secciones de combate
- construir las tareas en correspondencia con el modo en que se manifiestan las
secuencias motrices, desempeño y el accionar táctico
91
- elaborar de tareas que estimulen el saber interpretativo del judoka
 Etapa de cierre (Conclusión del pre experimento)
Para el análisis del comportamiento del modo de combatir del judoka de la categoría
de 9-10 años según la estructura del combate se realiza una:
- autovaloración del judoka teniendo en cuenta el modo de combatir
desarrollado en la actividad competitiva
- valoración del modo de combatir (pos-test)
Cada uno de estos momentos persigue diversos objetivos y tareas que se reflejan a
continuación.
 Etapa introductorio del pre experimento (Inicio del pre experimento) Revisar que
no esté repetida la información anterior
Este momento está contemplado de enero a mayo del 2014 en dos partes
fundamentales, la primera en los meses de enero y febrero etapa en que se realizan
las competencias municipales y provinciales, esta última clasificada como la actividad
fundamental del ciclo de preparación del judoka de la categoría de 9-10 años de los
combinados deportivos. Una segunda parte que comprende los meses de marzo a
mayo del 2014, donde se conforman las tareas y se desarrolla el curso de
capacitación para los profesores de Judo.
Durante la celebración de las competencias se realiza el diagnóstico que permite
determinar los componentes que integran el Modelo y los modos de combatir del
judoka de la categoría de 9-10 años. En su conformación se determinan tres
dimensiones: la estructural, la funcional y la evaluativa.
La dimensión estructural de la actividad competitiva del Judo para identificar cómo
debe conducirse el combate en sus posibles variantes, se expresa de manera
jerárquica y ordenada; la estructura comportamental, transita desde sus tipos y
secciones de combate hasta sus formas de terminación.
Atendiendo a los componentes definidos en el Modelo propuesto, se procede a la
observación de 26 encuentros en el evento municipal, con el objetivo de identificar el
comportamiento de los componentes estructurales del combate de Judo (Anexo 14).

92
Las observaciones se realizan de forma estructurada y luego se procede al análisis
de las filmaciones hechas durante el evento.
Al analizar los resultados de las observaciones a los combates, se determinan las
diferentes formas en que pueden presentarse los componentes que integran su
estructura, como las referidas a los tipos de combates las secciones de estas
diferentes formas de terminación de ambas (Anexo 15).
Obtenidos estos datos se procede al procesamiento estadístico que permite conocer
las posibles correlaciones que se pueden establecer entre los componentes y
subcomponentes estructurales del Modelo comportamental del combate de Judo,
mediante la utilización del análisis estructural, el coeficiente de concordancia de
Kendall y el coeficiente de correlación de Spearman (Anexo 16).
La utilización de la estadística permite obtener la correlación que se establece entre
los tipos de secciones de combate y las formas de terminación de estos en sus
posibles comportamientos.
En la correlación expresada con un nivel de probabilidad de ocurrencia del 0,99%;
están los sucesos ocurridos cuando la cantidad de secciones de combate es
exploratoria. La probabilidad indica que sus formas de terminación se suceden sin
progreso en las acciones, debido a que el fin es utilizar las potencialidades y
debilidades del contrario y no marcar. En los casos en que la cantidad de secciones
de combate se distingue por ser de marcaje, el término de estas es por superioridad
técnica, porque el objetivo es el logro de una ejecución superior que lo permita.
Otra de las correlaciones destacadas es la que se establece entre el comportamiento
de las secciones de combate que son de conservación y aquellas cuya terminación
es por violación del Reglamento. En el primer caso mencionado el hecho de no
atacar para no poner en riesgo la ventaja obtenida demanda de movimientos sólidos
y precisos.
En todos los casos en los cuales el nivel de probabilidad es directamente
proporcional debe entenderse que las tareas que se realicen en los entrenamientos
deportivos dirigidos a conformar las secciones de combate con tales rasgos, están
determinando las formas de finalización de las mismas con dichas características.

93
El análisis del coeficiente de concordancia de Kendall cuando se manifiesta de forma
inversa con resultados de un 95% y 99% en los indicadores establecidos por la
cantidad de secciones exploratorias con la cantidad de secciones de marcaje, así
como las secciones que reflejan una superioridad técnica contra las secciones de
conservación y sin progreso en las acciones, estas relaciones no son recomendable
establecerlas en el proceso de preparación, ya que se obtienen resultados adversos
en la formación del modo de combatir del judoka en la categoría estudia.
Este resultado permite identificar que dentro de los tipos de combates que más se
realizan en la categoría de 9-10 años masculino están los de fuertes contra fuertes y
medio contra medio, como se refleja en el Anexo 17, lo que implica que un judoka
con nivel medio puede optar por un gran resultado. Aun cuando se piense que este
comportamiento es normal en el desenlace del organigrama de las actividades
competitivas, está indicando que el judoka, para lograr éxito en la actividad
competitiva, debe tener una adecuada distribución de los recursos que posee.
En cuanto a las formas de terminación de los combates prevalecen las que ocurren
por superioridad técnica, lo que afirma que se manifiestan con mayor frecuencia las
actividades competitivas caracterizadas por marcaje a través de ejecuciones
técnicas.
Los resultados anteriores evidencian que en general no existe relación entre los tipos
de enfrentamientos y las formas de terminación de estos, lo que explica que un
combate caracterizado como fuerte puede terminar por descalificación de un judoka
o por el máximo de puntos (Ippon), representado en el Anexo 18. Esto se refleja
mediante el nivel de significación de 0,095 > 0,05, aunque en los tipos de combate
fuertes y medios predomine la forma de culminación por superioridad técnica y en los
combates débiles por descalificación.
De manera que la terminación de los combates depende de las formas en que
finalizan y se desarrollan sus secciones y no del tipo a ejecutar. Todos se
desenvuelven en un intervalo que oscila entre los dos y tres minutos de duración y
terminan con mayor frecuencia en los tres minutos por superioridad técnica.
Existe relación entre el tiempo de duración del combate y sus formas de terminación
(Anexo 19), lo que se refleja en el nivel de significación de 0,001<0,05; se ratifica en
94
la práctica que cuando un judoka logra obtener el máximo de puntos se culmina de
inmediato con el combate antes del tiempo total reglamentado.
Por otra parte, cuando uno de los competidores logra una puntuación por encima del
contrario, aunque no sea la máxima, el combate finaliza cuando se cumpla el tiempo
general establecido. En estos dos casos la superioridad técnica puede concluir de
estas dos formas, mientras que en los denominados por descalificación siempre se
termina antes del tiempo reglamentado.
Existe relación entre los tipos de secciones de combate y sus diferentes formas de
terminación. Este vínculo se manifiesta al analizar que cuando ocurre un predominio
del 57,90% de sucesos de secciones de marcaje en el combate este finaliza por
superioridad técnica (Anexo 20).
En los casos en que las secciones de combate que se realizan se distinguen por ser
exploratorias, la forma de concluir estos presenta un 66,70% de probabilidad de que
concluya por descalificación, como resultado de la pasividad asumida por él o los
competidores en el accionar ofensivo.
En el análisis realizado se constata que existe una marcada relación entre la
duración de los combates y sus formas de terminación, con un nivel de significación
de 0,001<0,05 lo que indica las correspondientes correlaciones en los datos
obtenidos en las observaciones a las competencias.
En cuanto a la relación entre la cantidad de las secciones de marcaje con las que
culminan por superioridad técnica, su nivel de significación es del 0,007<0,05, así
como en aquellas donde predominan las acciones de conservación con las secciones
de combate en las que no hay progreso en las acciones técnicas. Tales correlaciones
se manifiestan de forma recíproca.
Después de caracterizado el comportamiento estructural del combate de Judo, desde
la óptica de las correlaciones que se presentan entre cada uno de sus componentes,
es adecuado analizar la estructura con una visión general del comportamiento de sus
componentes, como bien se expresa a continuación.
En los resultados de utilización de los tiempos de combate se destaca el 92% de
estos (Anexo 21). De acuerdo con el comportamiento de las formas de terminación
de los combates, los denominados fuertes y medios se caracterizan por concluir por
95
superioridad técnica, mientras que en los combates débiles, se dividen en igual
proporción las formas de terminar entre las de superioridad técnica y la
descalificación.
Los tipos de secciones de combate que se presentan con mayor frecuencia son los
de conservación, mientras que las formas de terminar las secciones de combate para
los considerados fuertes y medios se manifiestan sin progreso en las acciones, y
para los débiles, por violación del Reglamento. Esto demuestra que las acciones
empleadas en los fuertes y medios son consistentes y poco frecuentes las que
arriesgan lo menos posible la ventaja obtenida. En los combates débiles se realiza un
mayor número de ataque con menos consistencia y con el riesgo de ser amonestado
por el árbitro por falsos ataques.
La dimensión funcional, se manifiesta a partir del desempeño del judoka de la
categoría de 9-10 años, en la actividad competitiva.
Esta dimensión expone el desarrollo de las habilidades y capacidades que sustentan
el desempeño, el accionar táctico y las secuencias motrices características del modo
de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años en la actividad competitiva. En
ella se establecen las dependencias entre los componentes que lo integran y se
reflejan mediante la orientación.
Para determinar el componente funcional del Modelo se confecciona una guía para
corroborar cómo se manifiestan los mismos en la competencia, mediante la
actuación de los deportistas, la que se refleja en el Anexo 22.
Dentro del componente funcional (Anexo 23), que constituye el sostén del modo de
combatir del judoka de la categoría de 9-10 años en la actividad competitiva, se
encuentra la secuencia motriz, la cual se manifiesta en los judokas denominados
fuertes, en los que alcanza un nivel de realización del 35,2% al poder recuperar esta
secuencia, si ha sido interrumpida por la oposición del contrario; mientras, en los
judokas de mediana y débil preparación las posibilidades de recuperar las
secuencias motrices se comportan en el 38% y el 68% de probabilidad,
respectivamente, por lo que las posibilidades de éxito en la acción es remota y no
logran cumplir con el objetivo previsto.

96
El desenvolvimiento de las acciones tácticas se comporta para los judokas fuertes
con predominio de ejecución en los contraataques simple o compuesto y en las
acciones defensivas con contraataque, lo que permite interpretar, que la efectividad
en la recuperación de las secuencias motrices realizadas es satisfactoria. Estos
judokas se caracterizan por no efectuar ataques directos porque utilizan acciones de
enlaces o enmascaramiento ya sea a la ofensiva o la defensiva.
Los judokas de mediana preparación se caracterizan por emplear en su accionar
táctico aquellos elementos que constituyen acciones de contraataque simple o
compuesto.
El desempeño de los judokas de la categoría de 9-10 años durante la actividad
competitiva se destaca por el nivel ofensivo que despliegan en sus acciones; sin
embargo esta característica persiste en reflejar la carencia de los ataques directos
definidos, aunque mantienen el nivel ofensivo y enmascarado de las acciones
técnicas que realizan durante el combate. Es meritorio señalar que tal desempeño
competitivo de los judokas es inducido por el Reglamento, ya que de no hacerlo son
sancionados.
Los resultados permiten identificar las características que debe reunir cada tipo de
combate. Con este conocimiento se pueden implementar las tareas a desarrollar en
cada una de las clases de entrenamiento en correspondencia con las características
de los judokas.
La dimensión evaluativa del Modelo comportamental se efectúa a partir del modo de
combatir por los judokas de la categoría de 9-10 años en correspondencia con la
estructura del combate donde se desempeña.
Mediante esta dimensión se logra el control parcial y final del proceso y de su
resultado general. Permite establecer la analogía en el comportamiento del modo de
combatir del judoka de la categoría de 9-10 años, atendiendo a las características
individuales y a la estructura tipo del combate de Judo.
Los componentes estructural y funcional de la actividad competitiva en el Judo
determinan los prototipos de los combates, según su frecuencia de manifestación.

97
La determinación y constatación de las dimensiones estructural y funcional del
Modelo comportamental permite el establecimiento de los prototipos de combates
posibles a desarrollarse en la categoría estudiada.
A continuación se presentan las características de los prototipos de combate
expresados en el protocolo (Anexo 24), que se manifiestan con el mismo diseño para
los tres tipos de combates; lo que cambia es el contenido que se refleja en el Modelo
expresado a continuación.
Características de los combates de tipo fuerte (F):
- los tiempos de duración oscilan entre los dos y tres minutos
- las secciones de combate de mayor incidencia son las de marcaje, seguidas por
las de conservación
- las secciones de combate terminan por lo general en marcaje
- los combates terminan generalmente por superioridad técnica
- las secuencias motrices que más se realizan corresponden a las acciones sin
interrupción y a las interrumpidas y recuperadas
- las acciones tácticas de mayor incidencia son las defensas y contraataques, y los
contraataques simples y complejos
- el desempeño que predomina en los combates es de carácter ofensivo
Características de los combates de tipo medio (M):
- los tiempos de duración oscilan entre los dos y tres minutos
- las secciones de combate de mayor incidencia son las de conservación, seguidas
por las de marcaje
- las secciones de combate terminan por lo general sin progreso en las acciones
- los combates terminan generalmente por superioridad técnica
- las secuencias motrices que más se realizan se corresponden con las acciones
interrumpidas sin recuperación
- las acciones tácticas de mayor incidencia son los contraataques simples y
complejos
- el desempeño que predomina en los combates es de carácter ofensivo y defensivo
– ofensivo

98
Características de los combates de tipo débil (D):
- los tiempos de duración son más representativos en los tres minutos
- las secciones de combate de mayor incidencia son las de conservación
- las secciones de combate terminan por lo general con violación del Reglamento
- los combates terminan generalmente por superioridad técnica o descalificación
- las secuencias motrices que más se realizan se corresponden con las acciones
interrumpidas sin recuperación
- las acciones tácticas de mayor incidencia son los ataques directos y combinados
- el desempeño que predomina en los combates es de carácter ofensivo y defensivo
- ofensivo
Para realizar el diagnóstico del modo de combatir de los judokas objeto de estudio,
se utiliza una guía compuesta por tres momentos: el primero referido al estado inicial
antes de comenzar el combate, el segundo, durante la realización de este y el tercero
después de concluido el mismo (Anexo 25).
Al realizar el diagnóstico inicial sobre el modo de combatir de los judokas observados
en el Anexo 26, se aplica la primera prueba o pre test a los 10 judokas con vistas a
identificar los modos de combatir en la actividad competitiva; se observan 34
combates de los cuales 17 pertenecen a la competencia preparatoria efectuada
contra el equipo de la provincia de Cienfuegos; y los restantes 17 encuentros fueron
en la competencia municipal.
En ellos las observaciones se dirigen hacia tres momentos: primero a la preparación
antes de la entrada al combate, donde se destaca que el 47% de los judokas se
enfrentan a contrarios con un conocimiento inadecuado de su forma de combatir,
mientras el 29,4% a contrarios poco conocidos o adecuado, lo que implica que solo
conocían de manera adecuada a sus contrario el 23,5% de los competidores.
Esto trae implícito que el 55,8% de los competidores interrogados tiene parcialmente
concebido su modo de combatir antes de iniciar los enfrentamientos, lo que trajo
como consecuencia que el 54,9% de los judokas realicen sus combates con escasa
información sobre los contrarios y las condiciones a las que se enfrentan.
El segundo momento de la observación se encamina al comportamiento durante el
combate, donde se puede apreciar que el 44,1% no sabe distribuir los recursos a lo
99
largo del encuentro; esto se refleja en que el 67,6% de los judokas conduce
parcialmente sus combates y no logran mantener el cumplimiento de su modo de
combatir en el transcurso de la actividad competitiva; aunque el 20,5% lo hace valer,
este resultado muestra la inestabilidad para la conducción favorable del combate.
El tercer momento se dirige a la comprobación de dos aspectos fundamentales
después de celebrado el combate: el cumplimiento de lo previsto para realizar en la
actividad competitiva, donde se constata que el 41,7% no pudo cumplir con lo
planificado aún cuando obtiene la victoria.
Al preguntarle a los judokas sobre la utilidad de las informaciones previas acerca del
combate, el 38,2% plantea que las mismas no son útiles, es decir, inadecuadas, ya
que no corresponden con la realidad y tienen que identificar las características de los
adversarios durante la celebración del combate.
El 47% de los escogidos manifiestan que el conocimiento que tienen acerca del
combate les sirve de forma parcial, ya que no completan las posibles situaciones que
se presentan; esto implica que, para el 39% de los judokas observados las
informaciones no son útiles.
Dichas observaciones sobre el modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10
años en la actividad competitiva, indica que el 88,6% de ellos cuando logran aplicar
su modo de combatir no conservan la supremacía a lo largo del tiempo del combate
o al menos en la mayoría de las secciones de combate, esto les ocurre por: una
distribución inadecuada de los recursos durante todo el combate, por la falta de
conocimiento de las condiciones a las cuales se enfrentan durante la actividad
competitiva, y por el poco conocimiento de las exigencias que el tipo de combate le
impone.
Partiendo de los resultados del diagnóstico general se desarrolla un intercambio de
carácter metodológico con los entrenadores de Judo de la provincia de Villa Clara,
motivados por proporcionar a sus discípulos las indicaciones precisas en la
orientación del modo de combatir y con ello poder ajustar la forma de entrenamiento
deportivo a las condiciones reales de competencia. Estas inquietudes conforman un
conjunto de temas que dan origen a la confección del Programa del curso de
capacitación para los profesionales de Judo.
100
Cronología del curso
Una vez determinadas las necesidades de los profesores de Judo, se realiza una
convocatoria en la cual se publica el programa que se sugiere. Se inicia con un taller
de presentación de las temáticas y la concepción inicial del curso.
Los temas son impartidos por experimentados profesores de Judo, entre ellos:
Dr. C. Erik Hernández Solís. Cinturón negro, tercer dan en Judo. Ex entrenador de
equipos provinciales de la categoría escolar de Villa Clara, profesor de deportes de
combate de la Facultad de Cultura Física y Deporte.
MSc. Jorge Abundio González Pascual. Cinturón negro, tercer dan en Judo. Ex
entrenador de equipos provinciales de primera categoría y juvenil, profesor principal
de los deportes de combate de la Facultad de Cultura Física y Deporte de Villa Clara.
MSc. Eduardo Felipe La Rosa Pérez. Cinturón negro, cuarto dan en Judo, profesor
de los deportes de combate de la Facultad de Cultura Física y Deporte de Villa Clara.
En la impartición de los temas se utilizan las diferentes formas de enseñanza de la
educación superior: conferencias, seminarios, talleres y clases prácticas. Se
desarrollan todos los temas, cada tema se evalúa y se aplica una evaluación general
al concluir el curso.
Al finalizar el curso los profesores deportivos son sometidos a diferentes
interrogantes, lo que se refleja en una encuesta (Anexo 27) para conocer el nivel de
satisfacción acerca de las temáticas abordadas y el cumplimiento de los objetivos
propuestos, con énfasis en el contenido del trabajo con las habilidades específicas y
la importancia del conocimiento de la estructura del combate para la orientación del
modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años en la actividad
competitiva.
Los participantes declaran sentirse satisfechos por los conocimientos adquiridos
durante el curso, reflejan que los temas son novedosos y desconocían la profundidad
y repercusión en la orientación del modo de combatir del judoka de la categoría de 9-
10 años en la actividad competitiva, por lo que consideran adecuados los contenidos
desarrollados en correspondencia con el deporte moderno.
Dentro de los temas abordados resaltan con mayor interés los referidos al uso del
Modelo comportamental para la preparación del judoka en la categoría de 9–10 años
101
y lo que este aporta a la orientación del modo de combatir de este judoka en la
actividad competitiva, sin distanciarse de su comprensión sobre el uso de los
componentes de la preparación del deportista.
Los profesores deportivos manifiestan que los temas explicados fortalecen su labor
profesional, y consideran que el curso consolida los conocimientos que permiten
enfrentar la responsabilidad de desarrollar a un judoka con una visión competitiva
acorde con las exigencias del Judo moderno.
Estos profesores consideran que la utilización de la multimedia como herramienta de
trabajo; facilita, organizar y planifica con acierto su actividad orientadora del proceso
de preparación del judoka.
Consulta a los expertos
Los criterios de los expertos se emplean en este momento para obtener los juicios
relacionados con la calidad formal y utilidad social que puede producir la aplicación
del Modelo comportamental en el equipo de Judo de la categoría de 9-10 años del
sexo masculino. Esta consulta con los expertos se efectúa con el rigor que exige la
aplicación del método, para ello se realiza el correspondiente análisis estadístico
acerca de la competencia (Anexo 28). La aplicación del coeficiente de competencia
revela la ubicación de los expertos en sus respectivos niveles, se determina el
coeficiente de concordancia de Kendall y se caracteriza al grupo de los
seleccionados (Anexo 29). Posteriormente se aplica el coeficiente de correlación de
rangos de Spearman para determinar la consistencia interna y fiabilidad de los ítems.
Para conocer sobre la valoración del Modelo comportamental diseñado se asume la
definición emitida por Crespo (2007), «Se entiende por experto a un individuo, grupo
de personas u instituciones capaces de ofrecer con un máximo de competencia,
valoraciones conclusivas sobre un determinado problema, hacer pronósticos reales y
objetivos sobre efecto, aplicabilidad, y relevancia que pueda tener en la práctica la
solución que se propone y brindar recomendaciones de qué hacer para
perfeccionarla».
Los expertos, al responder el cuestionario, cumplen con el propósito de valorar el
Modelo comportamental de la actividad competitiva para propiciar la orientación del
modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años (Anexo 30).
102
Al emitir la valoración con respecto a la utilidad social que proporciona la
implementación del Modelo comportamental de la actividad competitiva en el Judo,
los expertos centran sus criterios en la categoría positivo (SI), en las interrogantes
que abordan la necesidad, calidad, orientación, aplicabilidad y posibilidad, lo que
confirma que el Modelo propicia una alternativa de orientación en la preparación y
desempeño del modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años en la
actividad competitiva (Anexo 31).
Tales criterios positivos se extienden igualmente al expresar las posibilidades reales
de aplicación de cada una de las tareas que se determinan, así como la posibilidad
que tiene el profesor de Judo para incorporarlas al entrenamiento deportivo sin
violentar las exigencias en su ejecución.
Las opiniones emitidas continúan siendo positivas, porque los expertos plantean que
la propuesta facilita mejoras en la orientación dada por el profesor como facilitador
del proceso, al judoka le permite orientarse en su modo de combatir, en
correspondencia con las exigencias de la actividad competitiva.
Al valorar lo relacionado con la apropiación del conocimiento y habilidades en el
desempeño competitivo de los judokas, los expertos emiten criterios negativos en un
11,7%, a pesar de que sus demás respuestas son positivas, por lo cual reconocen el
aporte multifactorial en la orientación del modo de combatir de este judoka.
Todos estos criterios reafirman una posición positiva en cuanto a la utilidad social del
Modelo comportamental de la actividad competitiva, tanto para los profesores como
para los judokas.
Los indicadores de la calidad formal del Modelo comportamental son considerados
de Muy Adecuado y Medianamente Adecuado, en correspondencia con el carácter
indispensable que asume el diseño del mismo (Anexo 32).
Los componentes que integran el Modelo comportamental son catalogados como
muy útiles y apreciados por su calidad aunque se inclina por una calidad
indispensable para el desempeño en el modo de combatir del judoka de la categoría
de 9-10 años en la actividad competitiva.
Todas las respuestas reconocen la calidad de los componentes que integran el
Modelo comportamental y el papel preponderante de los elementos facilitadores para
103
la labor de orientación que realiza el profesor de Judo en el modo de combatir del
judoka de la categoría de 9-10 años independientemente de las consideraciones
asumidas por los diversos expertos en cuanto a los niveles de profundidad; esto
implica una calidad formal y una utilidad social indispensables para el buen
desenvolvimiento competitivo del judoka.
El tránsito del pre experimento por los meses de marzo a mayo de año permite una
proyección de la matrícula, el reajuste y corrección de los elementos técnico-tácticos
deficientes abordados durante el curso y el análisis de aquellas causas que afectan
la calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje del Judo.
 Etapa de desarrollo (Aplicación del pre experimento)
Al iniciar el nuevo curso en la primera quincena de septiembre se ratifica la
estabilidad de la muestra con los requisitos preestablecidos, se crean los sub grupos
en correspondencia con características afines correspondiente a los tipos de
combates que desarrolla cada integrante de la muestra. En la segunda quincena se
confeccionan las tareas y se inicia el proceso de familiarizar e identificar a los
judokas con los componentes del modelo y su relación con el modo de combatir.
La elaboración de las tareas está en correspondencia con las regularidades del
Programa, las mismas son simples y se sustentan en los juegos sobre la base de la
formación y desarrollo de las habilidades específicas, así como de los elementos
básicos de este deporte.
El tratamiento de los aspectos técnico-tácticos se incorpora en la medida que lo
establezca el Programa de enseñanza del Judo.
La construcción de tareas, tanto generales como especiales, como bien plantea
Espar (2000), se concibe en un formato de eslabones condicionantes y dependientes
que, articula de forma coherente, garantizan la viabilidad de los resultados, los
objetivos y los ejercicios escogidos. Todo esto se entiende como un conjunto de
subtareas que una vez dispuestas conforman el ejercicio principal.
En la construcción de las tareas el profesor, sin abandonar el criterio de Espar
(2000), con sus conocimientos puede organizar desde el plano metodológico los
ejercicios en correspondencia con los resultados del Modelo comportamental
partiendo desde los componentes más sencillos a los más complejos.
104
Las tareas que se expresan en el presente trabajo reflejan los ejemplos del
experimento y representan un algoritmo que permite al profesor elaborar sus propios
ejercicios en correspondencia con sus objetivos parciales y finales a lo largo de toda
la preparación del deportista.
Las acciones construidas se aplican en el periodo que comprende desde octubre del
2014 a febrero del 2015, y abarca el momento de desarrollo y cierre de la
investigación.
El proceder metodológico para la elaboración de las tareas didácticas según los
momentos de aplicación del Modelo comportamental se construye y se aplica en
función de la estructura del prototipo del combate de Judo que le corresponda al
judoka o al grupo.
Se parte del algoritmo de construcción de tareas en relación con la organización de
la ejecución de la habilidad de combatir. Aquí, para adecuar las mismas se define el
objetivo y se caracterizan los componentes y sub componentes del modelo, al cual
va dirigida la subtarea núcleo y se trabaja a partir de la identificación de su estructura
y sus componentes funcionales relevantes; se ajustan las subtareas núcleos en
función de los niveles de preparación que tenga el judoka, articulando estas en
correspondencia con el fin deseado, (desarrollo de las habilidades, los elementos
básicos y técnicas rectoras).
Las subtareas núcleos están concebidas a partir de los propios objetivos
pedagógicos de la categoría de 9-10 años, masculino, así como en el tiempo en que
corresponda el momento de la preparación.
Primera etapa del desarrollo (septiembre y octubre del 2014)

Sub
Componentes
Objetivos componentes Sub tareas
del Modelo
del Modelo
Familiarizar al Ejecutar combates con
judoka con los Fuerte contrarios de mayor nivel
tipos de combate Análisis del video de
Tipos de competencia
Identificar las combate Ejecutar combates con
Medio
exigencias de contrarios de igual nivel
cada tipo de Ejecutar combates con
Débil
combate contrarios de menor nivel
105
Identificar las Ejecutar acciones técnico-
Superioridad
formas de tácticas que provoquen
técnica
terminar los marcaje
combates
Seleccionar las Formas de
Identificar a través del
acciones que finalizar
video las formas que
caracteriza las Descalificación
provocan las
formas de
descalificaciones
obtención de la
victoria
Ejecutar movimientos
Identificar las
secundarios para llegar al
deficiencias del
control del contrario
contrario Exploratoria
Ejecutar movimientos de
halón y empuje en varias
Formar las
Tipos de direcciones
habilidades
sección de Ejecutar ataque directos al
específicas del
combate lograr el control
judoka. Marcaje
Ejecutar contraataques
simples
Utilizar los
Ejecutar movimientos de
recursos
Conservación bloqueo y
individuales
desestabilización
Ejecutar ataque directos
Superioridad
según los tiempos
técnica
parciales
Formas de Ejecutar acciones que
Identificar la
finalizar las provoquen
situación en que Descalificación
secciones de amonestaciones al
se encuentra
combate contrario
Sin progreso
Realizar ataque sin
en las
profundidad
acciones

Se inicia la planificación de las subtareas núcleos comprendidas en los meses de


noviembre y diciembre de año que pertenecen al momento de desarrollo de la
implementación del Modelo comportamental, con los tipos de secciones de combate
por separado, y cuando estas son dominadas por el judoka se alternan en
correspondencia con el tipo de combate que se selecciona, se transita por este a
partir de la relación que se produzca con los tipos de secciones, luego se busca
conformar los distintos tipos de combate y sus formas de culminación.

106
El componente funcional parte de las características personales del judoka y del
desarrollo de las habilidades que posea. Las tareas se conciben de manera tal que
impliquen acciones ofensivas directas sin interrupción, luego se aplican las
interrumpidas y las recuperadas, simultaneando con acciones continuas ofensivas y
de defensa a la ofensiva; en cada caso se busca que terminen con una de las formas
definidas por los combates, dentro de cuyas secciones se individualizan las tareas en
cada pareja, o sea, uno ataca y el otro se defiende y ataca con las características de
una sección de combate de conservación. De esta forma se entrelazan las tareas
para que presenten una oposición constante.
Subtareas de la segunda etapa del desarrollo (noviembre y diciembre del 2014)
Componentes Subcomponentes
Objetivos Sub tareas
del Modelo del Modelo
Utilizar los recursos Ejecutar movimientos de engaño.
técnico–táctico, para Exploratoria Ejecutar movimientos de acción y
descubrir las reacción
deficiencias del Ejecutar ataque combinados
contrario profundos
Ejecutar acciones de continuidad
Tipos de
Utilizar los recursos Marcaje al suelo
sección de
individuales según Ejecutar acciones que provoquen
combate
las exigencias del marcaje en cualquier parte del
combate combate
Ejecutar los elementos básicos a
la ofensiva y defensiva
Conservación
Ejecutar movimientos de
anticipación
Ejecutar ataque efectivos
Superioridad
finalizando la sección del
Formas de técnica
Aplicar los recursos combate
finalizar las
en correspondencia Ejecutar acciones que provoquen
secciones de Descalificación
al fin deseado amonestaciones al contrario
combate
Sin progreso en Realizar ataque sin profundidad
las acciones
Ejecutar combates con contrarios
Fuerte de mayor nivel.
Ejecutar acciones que minimicen
Aplicar los recursos las del contrario
propios según las Ejecutar combates con contrarios
Tipos de
exigencia del de igual nivel
combate
combate Medio Ejecutar acciones técnico-táctica
con efectividad durante todo el
tiempo del combate
Débil Ejecutar combates con contrarios
107
de menor nivel
Ejecutar las acciones que
permitan concluir de forma rápida
con el combate
Ejecutar acciones ofensivas que
Superioridad provoquen marcaje
técnica Aplicar las técnicas de mayor
Orientar los
efectividad
recursos según la
Ejecutar los elementos básicos
finalidad deseada Formas de
que neutralicen las acciones del
finalizar
Descalificación contrario
Realizar acciones técnico-
tácticas continuas

 Etapa de cierre (Conclusión del pre experimento) (enero y febrero del 2015)
En esta etapa se celebran las competencias municipal y provincial de Judo, como
principal medidor del cumplimiento de los objetivos pedagógicos trazados para esta
etapa inicial de formación del judoka de la categoría de 9-10 años; representa la
finalidad general en que el deportista aplica su modo de combatir adquirido, en
correspondencia a las características del combate y el tipo de contrario al cual se
enfrenta. Este es la etapa de demostrar su habilidad de combatir en una gestión
compartida durante la actividad competitiva.
Las subtareas núcleos están orientadas para que el judoka pueda expresar de forma
práctica, a través del combate, todas sus potencialidades con una distribución de los
recursos, de acuerdo con las características del combate y el tipo de contrario al que
se enfrenta.
En ellas el judoka debe, al finalizar el combate, narrar todas las acciones
desplegadas para resolver los problemas presentados durante la actividad
competitiva y autovalorar su participación.
La demostración del modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años, , si
bien no está dotada de acciones complejas desde el punto de vista técnico-táctico, sí
refleja con claridad el dominio de los elementos básicos y las habilidades específicas
según el tiempo de preparación.
El desarrollo de estos momentos trae consigo la elaboración y aplicación del plan de
tareas de soporte, las cuales complementan el eslabón final del algoritmo de trabajo
para la implementación del plan de acción que interactúa en la modificación o
108
desarrollo del modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años, que se
aplica directamente en las clases de entrenamiento deportivo.
Componentes Subcomponentes
Objetivo Sub tareas núcleos
del Modelo del Modelo
Ejecutar combates con
Fuerte contrarios de mayor nivel
Ejecutar acciones que
minimicen las del contrario
Ejecutar combates con
Aplicar los
contrarios de igual nivel
recurso propios
Ejecutar acciones técnico-
según las Tipos de Medio
tácticas con efectividad
exigencias del combate
durante todo el tiempo del
tipo de combate
combate
Ejecutar combates con
contrarios de menor nivel.
Débil Ejecutar las acciones que
permitan concluir de forma
rápida con el combate
Ejecutar acciones ofensivas
Superioridad que provoquen marcaje.
técnica Aplicar las técnicas de mayor
Orientar los
efectividad
recursos según la
Ejecutar los elementos
finalidad deseada
Formas de básicos que neutralicen las
finalizar Descalificación acciones del contrario.
Realizar acciones técnico-
tácticas continuas
Ejecutar movimientos de
Utilizar los engaño.
Exploratoria
recursos técnico Ejecutar movimientos de
– tácticos para acción y reacción
descubrir las Ejecutar ataques combinados
deficiencias del profundos.
contrario en un Ejecutar acciones de
Tipos de
corto tiempo Marcaje continuidad al suelo.
sección de
Ejecutar acciones que
combate
provoquen marcaje en
Utilizar los cualquier parte del combate
recursos Ejecutar los elementos
individuales básicos a la ofensiva y
según las Conservación defensiva.
exigencias Ejecutar movimientos de
anticipación

109
Ejecutar ataques efectivos
Superioridad
finalizando la sección del
Aplicar los técnica
Formas de combate
recursos en
finalizar las Ejecutar acciones que
correspondencia
secciones de Descalificación provoquen amonestaciones al
con el fin
combate contrario
deseado
Sin progreso en Realizar ataque sin
las acciones profundidad

3.3 Consideraciones organizativas para la concepción del entrenamiento


deportivo
Uno de los principales objetivos de las clases de entrenamiento deportivo es la
creación, indistintamente, de espacios para que los judokas, atendiendo a las
condiciones con que cuentan para el logro de estos en la clase, puedan reflexionar
de manera individual, promover el intercambio, la cooperación y modos de combatir,
sobre la base de enriquecer la representación de la estructura comportamental del
combate que poseen y la comprensión del necesario orden de las secciones de
combate, a partir del desempeño jerárquicamente organizado. Juega aquí un rol
fundamental el empleo de técnicas participativas.
En estas concepciones las orientaciones emanadas del profesor tienen que ser
precisas y amplia, para propiciar una orientación acerca del modo de combatir del
judoka de la categoría de 9-10 años en la actividad competitiva, considerando que
siempre la orientación tiene que anteceder a la ejecución.
Este plan de tareas que se aplican en las clases, se inicia con los ejercicios que
permiten familiarizar al practicante con el comportamiento de la actividad competitiva;
se sustenta en la concepción de las tareas de soporte, las que se inician con una
representación y análisis de videos competitivos de su propia categoría, actividad en
la que este reflexiona conjuntamente con el profesor todo lo ocurrido durante el
combate desde el punto de vista estructural y funcional.
La demostración de combates por deportistas experimentados y la posterior
ejecución por ellos, le posibilita al judoka apropiarse de las características generales
que componen la actividad competitiva.

110
La explicación detallada por parte del deportista de los componentes que integran el
enfrentamiento, permite determinar si este posee los conocimientos para su posterior
ejecución.
Concepción de las tareas de soporte para su aplicación en las clases de
entrenamiento deportivo de familiarización con el Modelo comportamental

SUB TAREAS NÚCLEOS TAREAS DE SOPORTE


Explicar el comportamiento Observar videos de competencia
estructural observado en el Observar combates demostrativos
combate Ejecutar secciones de combate de diferentes
tipos por separado

Explicar el comportamiento Ejecutar los combates identificando los tipos de


funcional desplegado por el secciones que utiliza
judoka, observado en el Ejecutar combates identificando la forma de
combate culminación

Ejecutar un combate y explicar Ejecutar los elementos básicos que caracterizan


su comportamiento estructura a una sección de combate exploratoria
y funcional Ejecutar las habilidades que le permita conservar
una diferencia

La familiarización está en el orden de:


1) identificar las secciones y tipos de combate
2) sondear el desempeño del judoka en la actividad competitiva
3) determinar la estructura del combate
Al planificarla las tareas de soporte que permiten el cumplimiento de las subtareas
núcleos para orientar el modo de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años en
la actividad competitiva, es necesario tener presente el tratamiento progresivo del
nivel de complejidad de las mismas que deben iniciarse con la ejecución de juegos
de carácter competitivo que encierren las habilidades y elementos específicos del
Judo; cada tarea se identifica con las características de las secciones o tipos de
combates, así como los aspectos funcionales de estos.

111
Las tareas están orientadas hacia la ejecución de los tipos de secciones de combate
por separado, y luego se pasa a relacionarlas unas con otras; el resultado de tales
relaciones debe caracterizar un tipo de combate y este con la forma de culminación.
La incorporación progresiva en la complejidad de las tareas responde al
cumplimiento exitoso de ellas, lo que permite que el judoka transite por cada una
después de haber cumplido con sus exigencias.
Ejercicios para la orientación del judoka con el modo de combatir en la actividad
competitiva.

SUB TAREAS NÚCLEOS TAREAS DE SOPORTE


Ejecutar juegos por los agarres (Ofensivo de
Ejecutar juegos con ventajas y conservación)
desventajas de puntos o Ejecutar juegos a sacar al contrario del círculo
condiciones (Exploratorio, ofensivo y defensivo)
Ejecutar acciones de bloque mediante juegos
(Defensivo, conservación)

Ejecutar acciones ofensivas Ejecutar ataque directo al percibir el dominio sobre


según el tipo de sección de el contrario (Marcaje)
combate Ejecutar ataques continuos interrumpidos y
recuperados sin lograr puntuación (Conservación)
Ejecutar ataques continuos interrumpidos y
recuperados (Exploratorio)

Conducir combates con Ejecutar varias secciones seguidas de marcaje


características pre (Combate por superioridad técnica)
determinadas El
desarrollo del modo de combatir requiere de:
1) aplicar las habilidades y elementos básicos en correspondencia con el
comportamiento del combate
2) impedir el tránsito de un ejercicio a otro hasta tanto este no esté vencido
Antes de ejecutar cualquier tarea el profesor orienta de forma íntegra cómo realizarla
y luego se procede a su ejecución.
Para su realización el profesor le orienta al judoka lo que debe hacer durante el
combate, el cual ajusta sus recursos en correspondencia con dichas orientaciones y
al finalizar expresa su criterio de cumplimiento según lo previsto.
112
Tareas para valorar el modo de combatir del judoka en la actividad competitiva.

SUB TAREAS NÚCLEOS TAREAS DE SOPORTE


Ejecutar el combate con un contrario que presenta
mayor dominio de las técnicas de hombro y
Ejecutar combates con condiciones físicas
contrarios de diferentes Ejecutar el combate con un contrario desconocido
niveles Efectuar el combate que requiere terminar el último
minuto al máximo de las posibilidades
Ejecutar el combate con alto nivel ofensivo

Las valoraciones del modo de combatir requieren de:


1) las acciones se realizan con solidez y precisión
2) ejecución de las acciones ajustadas a las exigencias del combate y el contrario
El autocontrol que demuestre el judoka en el desenvolvimiento durante la actividad
competitiva debe corresponderse con las orientaciones dadas por el profesor y sus
propios recursos.
Descripción de los métodos empleados en el entrenamiento deportivo
En primer lugar, el entrenador deportivo ayuda al judoka a crear su modo de
combatir, partiendo de la realización de las pequeñas conductas asumidas en cada
sección de combate con el vencimiento de las tareas planteadas hasta la conclusión
del mismo, estas se realizan mediante juegos y ejercicios de orientación táctica que
faciliten el desarrollo de las habilidades de los elementos básicos cuya solución
movilice el saber interpretativo. Todo ello a partir de favorecer la creatividad sobre la
base de métodos problémicos (de elaboración, búsqueda parcial y exposición
problémica).
En segundo lugar, se confiere mayor peso a los métodos que propone la vía
analítico-asociativa-sintética, en aras de corregir modelos erróneos y, con especial
énfasis, se hace empleo de la vía sensoperceptual y de la comunicación verbal.
Paralelamente, usan métodos prácticos (juego, variable, combinado y modelaje
competitivo) con vistas al perfeccionamiento del modo de combatir del judoka la
categoría de 9-10 años en la actividad competitiva.
El conocimiento de la estructura y funcionamiento de los componentes del combate
permite iniciar la conducción y ajuste de los modos de combatir del judoka de la
113
categoría de 9-10 años, partiendo de una representación de las características de
dichos componentes que son más relevantes en el actuar individual, donde el judoka
se apropia e identifica con su modo de combatir, y partiendo de esta posición
comienza el uso alternado de los más simples a los más complejos de todos los
componentes que proponen el Modelo comportamental, hasta sistematizar y
estandarizar el modo de combatir en correspondencia con las exigencias del
combate según el oponente.
Requerimientos para la aplicación del Modelo comportamental
Los requerimientos son tomados por el autor de la presente obra a partir de las
consideraciones particulares de la disciplina didáctica del deporte y las artes
marciales afines al Judo, de donde se asumen criterios teórico-metodológicos para
aplicar la estructura comportamental del combate con los siguientes requerimientos:
 partir del diagnóstico del modo de combatir del judoka en la actividad competitiva
 tener caracterizado el comportamiento del combate según categoría, sexo y
divisiones de peso
 diseñar las tareas de entrenamiento en clase, atendiendo a: estructura
comportamental del combate, tipo y formas de concluir de estos y de sus
seccione
 considerar el posible accionar táctico simple y complejo impuesto por el oponente
para hacer valer el modo de combatir
 ajustar las tareas según los tiempos, frecuencias y formas de realización de las
secciones de combate
 aplicar las tareas en correspondencia con el prototipo de combate que le
corresponde al judoka según su nivel de preparación
Funciones del Modelo comportamental
El Modelo comportamental de la actividad competitiva en el Judo tiene cuatro
funciones fundamentales:
 Permite arribar a la definición del comportamiento promedio de las formas de
finalizar las secciones de combate, así como identificar las de mayor relevancia
para que sean entrenadas; igualmente, la conceptualización de un nivel superior

114
de concepción, diseño y programación para preparar al judoka de la categoría de
9-10 años en la actividad competitiva.
 Brinda la información necesaria para fundamentar el contenido del entrenamiento
deportivo, con datos obtenidos sobre los tipos de combates que se caracterizan
por el nivel que presenten los judokas, lo cual disminuye la empírea de los
entrenadores de Judo, para enfrentar la orientación adecuada en el modo de
combatir.
 Permite fundamentar, desde el punto de vista del comportamiento estructural y
funcional del combate, el tratamiento metodológico a seguir para orientar el modo
de combatir del judoka de la categoría de 9-10 años en la actividad competitiva.
 Permite al judoka distribuir sus recursos de forma racional para lograr el objetivo
trazado en correspondencia con el comportamiento del combate, lo que favorece
utilizar sus conocimientos y habilidades para minimizar o superar la actuación del
contrario.
Exigencias para la aplicación del Modelo comportamental
El proceso de preparación del judoka requiere de una información multifactorial que
propicie una orientación del modo de combatir del judoka la categoría de 9-10 años,
para continuar acercando las formas de conducir los entrenamientos a las exigencias
que impone la actividad competitiva contemporánea.
Las exigencias básicas para la aplicación del Modelo, se centran en:
 tener pleno conocimiento de toda la estructura comportamental del combate de
Judo
 concebir el proceso de preparación con carácter multifactorial y sistémico
 sustentar los componentes de la preparación del judoka con un enfoque que
tenga en cuenta la diversidad e individualidad de los practicantes en
correspondencia con el Modelo
 prever que la confección de las acciones de entrenamiento se establezcan en
condiciones variadas de incertidumbre y oposición

115
3.4 Valoración del Modelo comportamental
Se identifican los cambios producidos por la influencia realizada al comportamiento
de los judokas de la categoría de 9-10 años, acerca de su modo de combatir en la
actividad competitiva, (Anexo 33). Se realiza el postest mediante la observación de
34 combates en la competencia provincial, estos arrojan que antes de iniciar sus
correspondientes combates, el 44% conocía poco a sus contrarios, inconveniente
previsto dentro de las posibilidades de ocurrencia; por otra parte el 64,7% de la
muestra observada poseía las informaciones adecuadas acerca del combate a
desarrollar y de cómo conducir su modo de combatir en correspondencia con la
estructura comportamental del tipo de combate al que se enfrentaba.
Los aspectos observados durante la realización de los combates demuestran que el
61,7% de ellos distribuyen de forma adecuada los recursos que poseen, tanto desde
el punto de vista físico como técnico-táctico durante todo el tiempo de duración del
combate; mientras que el 11,7 % no pudo distribuir de forma adecuada sus recursos,
por no existir una correspondencia entre sus capacidades funcionales y habilidades
con respecto a las exigencias de la estructura que predominaba en el tipo de
combate que realizaban.
Sin embargo, durante la competencia se reconoce que el 64,7% pudo ajustar su
modo de combatir de acuerdo con la estructura comportamental que predominaba en
el combate, y el 70,5% de los judokas observados hacen valer su modo de combatir
con un predominio casi absoluto durante todo el tiempo del combate. Es necesario
destacar que el 11,7 % a pesar de no haber podido mantener su modo de combatir
durante todo el combate, sí pudo hacerlo valer de forma intermitente en
determinadas secciones.
Las comprobaciones realizadas después de concluidos los enfrentamientos
permitieron identificar que el 67,6% pudo llevar a cabo el modo de combatir que se
había concebido antes de iniciar los combates y que las orientaciones aportadas por
el entrenador propiciaron incrementar los conocimientos acerca del modo de
combatir que tenían que utilizar durante los combates. Estos casos constituyen el
79,4% de los observados.

116
Al reflejar la comparación del comportamiento (Anexo 34), ocurrido entre la primera y
segunda prueba acerca de la orientación del modo de combatir en la actividad
competitiva de los judokas de la categoría de 9-10 años, es evidente el positivo
incremento ocurrido en la segunda prueba con respecto al conocimiento que poseían
los judokas acerca del contrario y cómo podían desarrollar el combate al cual se
enfrentaban. Tal orientación la adquieren mediante el profesor deportivo y por las
informaciones que ofrece el Modelo comportamental. Esto tampoco tiene resultados
estadísticos.
Los aspectos comprobados durante la realización de los combates demuestran un
incremento del 40% de cumplimiento en los indicadores observados, lo que evidencia
que los judokas, orientan su modo de combatir en la actividad competitiva, esto
manifiesta un ajuste en el actuar del judoka de la categoría de 9-10 años, en
correspondencia a las exigencias del combate, lo cual les permite distribuir los
recursos de forma adecuada y poder conducirlos según las exigencias del mismo.
Al concluir los judokas sus combates, manifiestan plena satisfacción con el
cumplimiento de lo planificado y resaltan que las informaciones previas les facilitan
un desenvolvimiento adecuado en correspondencia con el contrario y el tipo de
combate; esto les brinda más confianza para su modo de combatir durante la
actividad competitiva.

Conclusiones del capitulo


La implementación del Modelo comportamental a través de la concepción y
aplicación de las tareas en los entrenamientos deportivos, propician que los modos
de combatir de los judokas de la categoría de 9-10 años, se ajusten a las exigencias
de la actividad competitiva, considerando todos los factores que conforman la
orientación adecuada para responder a dichas demandas.

117
CONCLUSIONES:

1. Los referentes teórico-metodológicos que sustentan la construcción de un Modelo


comportamental han permitido determinar, a partir de un minucioso estudio del
análisis estructural de la actividad competitiva, las habilidades específicas que
debe dominar el judoka de la categoría de 9-10 años para enfrentar con éxito el
combate, estableciendo elementos que le brindan al profesor deportivo la
posibilidad de emplear y organizar el trabajo con las habilidades y su relación
influencia – dependencia para la orientación del modo de combatir de este
deportista.

2. Se ha constatado que los profesores de Judo presentan deficiencias al orientar a


los judokas de la categoría de 9-10 años, acerca del comportamiento estructural y
funcional del combate, lo cual no favorece su orientación en el modo de combatir.

3. Los judokas de la categoría de 9-10 años al no presentar una adecuada


orientación acerca del modo de combatir, no utilizan de manera consecuente sus
potencialidades durante la actividad competitiva, en correspondencia con las
exigencias del enfrentamiento.

4. El modelo comportamental de la actividad competitiva del Judo construido para la


categoría de 9-10 años, permite definir el comportamiento jerárquico de la
estructura de dicha actividad, brindando la información necesaria para propiciar el
efecto orientador y el tratamiento metodológico a seguir para el modo de combatir
en los judokas estudiados.

5. Los resultados obtenidos de la valoración del Modelo comportamental de la


actividad competitiva del Judo mediante el criterio de expertos, corrobora su
pertinencia a partir de la evaluación de su utilidad social y de su calidad formal, así

118
como de sus potencialidades para propiciar la orientación del modo de combatir
del judoka de la categoría de 9–10 años.

6. Al evaluar los resultados obtenidos con la aplicación del Modelo comportamental


de la actividad competitiva que se propone como solución al problema científico
que se presenta, se obtiene una correspondencia entre el ajuste del modo de
combatir con respecto a la estructura del combate, lo que favorece el resultado
deportivo en los judokas estudiados.

119
RECOMENDACIONES:

1. Aplicar la lógica empleada para la construcción del Modelo comportamental de la


actividad competitiva del Judo para propiciar la orientación del modo de combatir
del judoka de la categoría de 9-10 años en otras categorías y sexo en el deporte
estudiado.

2. Realizar estudios de la actividad competitiva en otros deportes de combate


promoviendo mediante los mismos la construcción de modelos comportamentales,
que brinden a los profesores deportivos de estas disciplinas una información
actualizada y coherente de la lógica interna, así como de la estructura de los
enfrentamientos.

3. Profundizar en otros aspectos de la estructura interna del combate de Judo que


permita enriquecer la funcionabilidad del Modelo comportamental construido,
como puede ser la determinación dentro de las secuencias tipos, los eslabones y
enlaces inestables que provocan cambios y modificaciones en la organización de
los gestos deportivos, que en beneficio propio combinan los contendientes para
obtener como objetivo la secuencia ganadora del enfrentamiento.

120
BIBLIOGRAFÍA

Alto Rendimiento, D.T. M. (2004). Insuficiencias pedagógicas más significativas del


Curso 2003-2004 en la provincia de Villa Clara. Villa Clara: INDER. (Material en
soporte digital).
Alto Rendimiento, D. T. M. (2009). Resultados del deporte villaclareño en el
cuatrienio 2004-2008. Villa Clara: INDER (Material en soporte digital).
Alto Rendimiento, D. T. M. (2010). Insuficiencias pedagógicas del curso 2009-2010.
Visita Nacional Integral del 2 al 7 de mayo de 2010 en la provincia de Villa Clara.
Villa Clara: INDER (Material en soporte digital).
Alto Rendimiento, D. T. M. (2010). Análisis técnico de los resultados obtenidos en la
XLVI edición de los JENAR en la provincia de Villa Clara. Villa Clara: INDER
(Material en soporte digital).
Álvarez de Zayas, C. (1995). Metodología de la investigación. Santiago de Cuba:
Material impreso del Centro de Estudios de la Educación Superior Manuel Fajardo.
(Material impreso).
___________________ (1995). Epistemología educativa. Sucre: Universidad de
Sucre. (Material en soporte digital).
___________________ (1999). La escuela de la vida. Didáctica. La Habana:
Editorial Pueblo y Educación.
Amador, F. (1995). La enseñanza de los deportes de lucha. En D. Blázquez (Dir.), La
iniciación deportiva y el deporte escolar. Barcelona: (pp. 351-368). Index.
Añorga, J. (1996). Educación avanzada. Teoría, práctica, didáctica y algo más
(compilación). La Habana: (Documento en formato digital).
Armas Ramírez, N. (2003). Caracterización y diseño de resultados científicos como
aportes de la investigación educativa. (Curso pre evento, Pedagogía). La Habana.
___________________ (2004). Concepción y caracterización de los aportes
teóricos-metodológicos como resultados científicos de la investigación. Santa
Clara: Instituto Superior Pedagógico Félix Varela.
___________________ (2010). Insuficiencias pedagógicas del curso. Visita Nacional
Integral del 2 al 7 de mayo de 2010 en la provincia de Villa Clara. (Documento en
soporte digital).
Arkayev, V. A. (1991). La esgrima. La Habana: Editorial Orbe.
Armenteros Rodríguez, V. (2011). Tareas didácticas desarrolladora para el trabajo
individual con las técnicas asignadas (técnicas favoritas) en la iniciación deportiva
(9-10) de los judokas en el municipio de Santa Clara. Santa Clara: Universidad de
Ciencias de la Cultura Física y el Deporte. Manuel Fajardo (Tesis de
Especialidad).
Babanski, Y. K. (1982). Optimización del proceso de enseñanza. La Habana: Editorial
Pueblo y Educación.
Balmaseda, J. (2011). Estrategia metodológica para la preparación técnico-táctica de
la Defensa Personal. Santa Clara: Universidad de Ciencias de la Cultura Física
Manuel Fajardo. (Tesis de Doctorado).
Barreras, F. (2003) Modelo Pedagógico para la Formación de Habilidades, Hábitos y
Capacidades. Ciudad de La Habana: IPLAC.
___________________ (2004). Así se enseña la capacidad de aprendizaje.
Matanzas: Instituto Superior Pedagógico. Juan Marínelo.
Becali Garrido, A. (1989). Análisis de la estructura de la técnica en Judo y su relación
con los elementos básicos. La Habana: Instituto Superior Cultura Física Manuel
Fajardo. (Trabajo de Diploma).
___________________ (2000). Metodología para el desarrollo de la fuerza en atletas
de Judo de equipo nacional femenino, durante el cuatrienio 1997-2000. La
Habana: Instituto Superior Cultura Física Manuel Fajardo. (Tesis de Especialidad).
___________________ (2006). El Judo y su historia. Trayectoria cubana en la elite.
La Habana: Editorial Deportes.
___________________ (2009). Metodología para el desarrollo de la fuerza en atletas
de Judo del equipo nacional femenino. La Habana. Instituto Superior Cultura
Física Manuel Fajardo. (Tesis de Doctorado).
___________________ (2011). La fuerza en el Judo de alto rendimiento. La Habana:
Editorial Deportes.
Bertalanfy, L. (1991). Teoría general de sistemas. Barcelona: Editorial Hispano
Europea.
Blanco Pentón, Y. (2011) Tareas didácticas desarrolladoras de carácter general y
especial para la enseñanza de los elementos básicos en la etapa de iniciación de
los judokas en el Municipio de Santa Clara. Santa Clara: Universidad de Ciencias
de la Cultura Física y el Deporte. Manuel Fajardo. (Trabajo de diploma).
Bompa, T. O. (1993). Periodización del entrenamiento deportivo. Toronto: Editorial
Paidotribo.
Bozhovich, L. I. (1976). La personalidad y su formación en la edad infantil. La
Habana: Editorial Pueblo y Educación.
Bravet Díaz, E. (2009) Intervención educativa en el equipo de la categoría 9 – 10
años de Judo del combinado deportivo Mártires de Barbados de Santa Clara.
Santa Clara: Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el Deporte. Manuel
Fajardo. (Trabajo de diploma).
Brito, F. (1987). Psicología general para los Institutos Superiores Pedagógicos,
Tomos I. y Tomo II. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
Brito, H. (1987). Psicología General para los ISP. Tomo I. La Habana: Editorial
Pueblo y Educación.
Brouse, M. y D. Matsumoto. (1999). Judo, a sport and a way of life. s.l: Editorial
Federación Internacional de Judo.
Campistrous Pérez, L. y Rizo Cabrera, C (1998). Indicadores e investigación
educativa. La Habana: Instituto Central de Ciencias Pedagógicas. (Material
impreso).
Cañizares Hernández, M. (2005). Aspectos psicológicos de la iniciación deportiva.
Revista Acción. (2), 30 – 33.
___________________ (2005). La psicología en la dirección del equipo deportivo. La
Habana: Instituto Superior de Cultura Física Manuel Fajardo. (Material impreso).
Cárdenas, D. (2001). La mejora de la capacidad táctica individual a través del
descubrimiento guiado. Revista Clínic: Técnica de Baloncesto. (53), 18-24.
Cárdenas, E. V. (2014). Conjunto de indicaciones metodológicas previas a los
combates para los atletas de la categoría pioneril de Judo sexo masculino en el
Municipio de Matanzas. [CD-ROM]. Matanzas: Universidad de Matanzas.
Carratalá, V. (2000). La iniciación al Judo. III Jornada Internacional de Judo. Málaga:
Editorial Unispost.
Castarlenas, J. Ll. y Planas, A. (1997). Estudio de la estructura temporal del combate
de judo. Revista Apunts Educación Física y Deportes. (47), 32-39.
Castellanos, D. B. y Castellanos Llivina, M. (2001). Hacia una concepción del
aprendizaje desarrollador. La Habana: Centro de Estudios Educacionales,
Universidad Pedagógica Enrique José Varona.
Castellanos Simons, D. (2005). Estrategias para promover el aprendizaje
desarrollador en el contexto escolar. [CD-ROM]. La Habana: Instituto Pedagógico
Latinoamericano y Caribeño. (Materiales bibliográficos de la Maestría en Ciencias
de la Educación).
Castillejo, R. (2004). La dirección de la superación del profesor de Educación Física
Escolar durante el adiestramiento laboral. Holguín: Facultad de Cultura Física
“Manuel Fajardo”. (Tesis de Doctorado).
Castillo Martínez, M. E. (2002). La formación del modo de actuación profesional del
profesor desde la disciplina Historia de Cuba. Facultad de Pinar del Río.
(Resumen de Tesis).
Chinea, P. S. y Mesa J. M. (1976). Programa para Áreas Deportivas Masivas y
Especiales. La Habana: Comisión Nacional de Judo.
Chirino, R. (2006). La acción táctica en las competiciones de combate. Consultado
octubre, 2012. Recuperado de: http://www.efdeportes.com.
Chou Rivero, O. (2009). Modelo teórico metodológico para la superación de los
docentes responsabilizados con la formación de los Profesores Generales
Integrales de Secundaria Básica en Tecnologías de la Información y las
Comunicaciones. Santa Clara: Instituto Superior Pedagógico “Félix Varela”. (Tesis
de Doctorado).
Clavel, I., Tópico, J. y Iglesias, E. (2000). Propuesta metodológica para el estudio y
análisis de la estructura temporal del enfrentamiento en Judo. En Fuentes, J. y
Macías, M. (Coord). Actas del I Congreso de la Asociación Española de Ciencias
del Deporte (1, 29,33). Cáceres: Universidad de Extremadura.
Coll, C. (1984). Subsistema del Deporte de Alto Rendimiento. La Habana: Comisión
Nacional de Judo.
___________________ (1997). Psicología y currículo. 2da Edición. Sao Paulo:
Editorial Ática.
___________________ (2013). Estrategia del Judo villaclareño para el ciclo olímpico
2013-2016. Santa Clara: INDER Provincial. (Documento en soporte digital).
Comisión Provincial de Judo (2012). Demandas tecnológicas del Judo en la provincia
de Villa Clara. Villa Clara: INDER-CCIT, Instituto Superior de Cultura Física
Manuel Fajardo. (Documento en soporte digital).
Copello, J. M. (2001). Diseño didáctico para la formación de los judokas a partir de la
estructura de las acciones y los elementos básicos. La Habana: Instituto Superior
de Cultura “Manuel Fajardo”. (Tesis de Doctorado).
___________________ (2001). Judo. Control del rendimiento táctico. Revista Acción:
Revista cubana de la Cultura Física (1), 19-24.
___________________ (2002). Metodología del entrenamiento deportivo desde las
perspectivas de los deportes de combate. La Habana. (Material inédito).
Cortegaza Fernández, C. (2003). Preparación física. T. 1. En Cortegaza Fernández,
Hernández Prado, M. y J. C Suárez Sosa, J.C. La preparación física general.
Buenos Aires. Consultado diciembre, 2012. Recuperado de:
http://www.efdeportes.com/UT.
Cortegaza Fernández, L., Hernández, C. M. y Betancourt, N. (2006). Los programas
de enseñanza. En Teoría y Metodología del Entrenamiento Deportivo. La Habana:
Instituto Superior de Cultura Física Manuel Fajardo.
Crespo, T. (2004). El empleo del Excel para el procesamiento de Criterios de
Expertos utilizando el método de Delphy. Santa Clara: Instituto Superior
Pedagógico Félix Varela. (Documento en soporte digital).
___________________ (2007). Respuesta a 16 preguntas sobre el empleo de
expertos en la investigación pedagógica. México: Editorial San Marcos.
Dal Monte, C. (1987). Evaluación funcional del jugador de baloncesto y balonmano.
Apunts, Medicina de I´esport, 24 (94), 243 p.
D´Angelo Hernández, O. (2005). Complejidad y desafíos de la educación histórico-
cultural, humanista y crítica en la investigación y evolución de competencias.
Ponencia presentada en el 3er Taller Bienal Cubano de Complejidad´07. La
Habana.
Degoutte, F. (2003). Energy demands: during a Judo mach and recovery. British
Journal of Sports Medicine, (37), 245-249.
Díaz, J. y Cordero J. (1993). Caracterización de la actividad competitiva en Judo. La
Habana: Instituto Superior de Cultura Física Manuel Fajardo. Trabajo de Diploma.
___________________ (2003). Estrategia, táctica y técnica: definiciones,
características y ejemplos de los controvertidos términos. Revista efedeportes 9
(60). Consultado abril 3, 2014. Recuperado de:
http://www.efdeportes.com/efd60/tact.htm.
Diccionario de Filosofía. (2002). (CD ROM). España: Editorial Herder.
Diccionario de sinónimos y antónimos. (1995). México: Editorial Océano.
Diccionario Enciclopédico. (1998). España: Editorial Herder.
Dirección de la actividad cognoscitiva de los escolares. (1987). Moscú: Editorial
Progreso.
Duardo Rodríguez, W. (2005) Metodología de la enseñanza del Judo. Colombia: s.e.
Enciclopedia general del ejercicio. (1990). Barcelona: Editorial Paidotribo.
Espar Moya, X. (2000). La construcción de ejercicios de entrenamiento. Revista
Comunicaciones técnicas (16), 205.
Federación Internacional de Judo. (2013). Manual del árbitro de judo. Ljubljana. Unión
Panamericana de Judo (s.l.: s.n.).
Fernández, B. H. (1987). Psicología General para los ISP. T.1. La Habana: Editorial
Pueblo y Educación.
Fernández Rivero, E. y col. (2001) Investigación educativa. Lima-Perú: Editorial
Derrama Magisterial.
Forteza de la Rosa, A. (1998). Las campanas estructurales del entrenamiento
deportivo. Revista Kinesis. (25), 9 – 12.
___________________ (1999). Las direcciones del entrenamiento deportivo.
Consultado 16, 2010. Recuperado de: http://www.efedeportes.com/.
___________________ (2000). Métodos del entrenamiento deportivo. Consultado
marzo 24, 2011. Recuperado de: http://www.efedeportes.com/.
___________________ (2001) Entrenamiento deportivo. Ciencia e innovación
tecnológica. La Habana: Editorial Científico-Técnica.
___________________ y Ranzola, R.A. (1988). Bases metodológicas del
Entrenamiento Deportivo. Ciudad de La Habana: Editorial Científico-Técnica.
Fung, G. T. (1995). El Deporte Danza. La Habana: Editorial Científico Técnica.
___________________ (1996). Las Habilidades y Capacidades en el Proceso de
enseñanza aprendizaje del deporte. La Habana: Instituto Superior de Cultura
Física Manuel Fajardo. (Tesis de Doctorado).
___________________ (1999). La habilidad deportiva, su desarrollo. La Habana:
Editorial Pueblo y Educación.
___________________ y Copello, J. M. (1993). Análisis de las particularidades del
proceso pedagógico del entrenamiento deportivo. La Habana: Academia de
Ciencias de Cuba (Trabajo federativo).
___________________ y Copello, J. M. (1995). El análisis de la estructura funcional
de las acciones como base para el diseño de la preparación técnico táctica del
deporte. La Habana: (Ponencia mimeografiada).
Gala Valiente, L. (1999). Modos de actuación. Una reflexión para el debate. La
Habana: Instituto Técnico Militar.
Galperin, P. Y. y Talízana, N. F. (1967). La formación de conceptos geométricos
elementales y sus dependencias sobre la partición dirigida de los alumnos.
Revista Psicología contemporánea, 273-301.
García, B. H. (2002). Compendio de Pedagogía. La Habana: Editorial Pueblo y
Educación.
García Hoz, T. (2003). La modelación como método científico general del
conocimiento y sus potencialidades en el campo de la educación. Instituto
Superior Pedagógico Enrique José Varona. (Material en soporte magnético).
García Manso, J. y col. (1996). Planificación del entrenamiento deportivo. Madrid:
Editorial Gymnos.
García Martínez, J. (1987). Juegos para el desarrollo de la táctica de combate desde
las primeras edades. Madrid: INEF (Tesina).
García Ramis, L. J. (1977). Sistemas, modelos y teorías. (Material mimeografiado).
___________________ (1996). Auto perfeccionamiento docente y creatividad. La
Habana: Editorial Pueblo y Educación.
García Vázquez, L. A. (2003). Una primera mirada: Argumentos en torno a la
necesidad de la modificabilidad del medio competitivo en el proceso de formación
inicial del deportista. Facultad de Cultura Física Manuel Fajardo (Informe de
Investigación).
___________________ (2006). El test pedagógico: medición que responde a
exigencias especiales. Santa Clara: Facultad de Cultura Física Manuel Fajardo
(Conferencia Especializada).
Gómez Castañeda, P. E. y Peñaloza Méndez, R. (2001). Fundamentos psicológicos
de la preparación táctica del taekwondo. Consultado junio 12, 2013. Recuperado
de: ttp://www.efdeportes.com/efd43/tkd.htm.
González Díaz, A. (2011). Propuesta de tareas didácticas desarrolladoras para la
apropiación de las habilidades especiales de los elementos básicos del Judo en
el equipo pioneril masculino del Combinado Deportivo Osvaldo Socarrás
Martínez del Municipio de Santa Clara. Facultad de Cultura Física Manuel
Fajardo. (Trabajo de Diploma).
González Pascual, J. A. (2004). La concepción de un circuito tipo para la preparación
de la resistencia especial en los judokas juveniles y de primera categoría de Villa
Clara. Facultad de Cultura Física Manuel Fajardo. (Informe de investigación).
___________________ (2015). El tratamiento de las habilidades para el desempeño
táctico de los judokas pioneriles. Consultado diciembre 3, 2015. Recuperado de:
http://www.efedeportes.com/.
___________________ (2016). La modelación comportamental de la actividad
competitiva para el desempeño táctico del judoka. Consultado enero 8, 2016.
Recuperado de: http://www.efedeportes.com/.
___________________ y García Vázquez, L. A. (2004). Estructura temporal tipo del
combate en Judo. Facultad de Cultura Física Manuel Fajardo. (Conferencia
especializada en soporte digital).
Gorostiaga, E. M. (1988). Costo energético del combate de Judo. Revista Apunts
Medicine 25, 35-39.
Gregori Torada, N. (2006). Breve diccionario de la Lengua Española. T. I. La Habana:
Editorial Abril.
Grosser, Manfred. (1990). Principios del Entrenamiento Deportivo. Barcelona:
Editorial Martínez. Roca S. A.
Gutiérrez, A. (2008). El parámetro temporal en la Actividad Físico-Deportiva. Artículo
Especial de Referencia al Judo y a otros deportes de adversario. Sevilla: Editorial
Wanceulen.
Harre, D. (1982). Teoría y metodología del entrenamiento deportivo. La Habana:
Editorial Científico Técnica.
___________________ (1983). Principios del entrenamiento deportivo. Monterrey,
México: Universidad Autónoma de Nuevo León, Facultad de Organización
Deportiva.
Hernández, V. R. (2013). Plan de tareas para el trabajo individual en el ne-waza con
los judokas de la categoría 10-11 años de la provincia de Villa Clara. Santa
Clara: Facultad de Cultura Física Manuel Fajardo. (Trabajo de Diploma).
Hernández García, R. y Torres Luque, G. (2007). Análisis temporal del combate de
judo en competición. Consultado abril 14, 2009. Recuperado de:
http://cdeporte.rediris.es/revista/revista25/artjudo46.htm.
___________________ (2009). El combate de judo en la competición individual y por
equipos. Diferencias en la estructura temporal (Informe Investigativo).
Hernández Lamoth, N. M. y Suárez Tamayo, H. (2007). Diccionario Deportivo, de la
Lengua Española. Ciudad de la Habana: Editorial Deportes.
Hernández Sampieri, C. R. (2004). Metodología de la investigación. La Habana:
Editorial Félix Varela.
___________________ Y col (2010). Metodología de la investigación. Quinta
Edición. México: Reg. Núm. 736. Editorial Mexicana.
Hernández Solís, E. (2010). Intervención educativa en el equipo de Judo de la
categoría 9-10 años del combinado deportivo “Mártires de Barbados”. Informe de
investigación presentado a la II Jornada Científica Nacional del Proyecto CITMA
Individualización del entrenamiento deportivo. Santa Clara 8 y 9 de octubre de
2010: Facultad de Cultura Física Manuel Fajardo.
___________________ (2011). Control de la efectividad de ejecución técnica de
movimientos básicos de ataque del Ne-waza en la iniciación deportiva de los
judokas de la categoría 12-13 años del municipio de Santa Clara. Santa Clara:
Facultad de Cultura Física Manuel Fajardo. (Informe de investigación).
___________________ (2012). Tareas didácticas desarrolladoras para la
apropiación de conocimientos y habilidades en relación con los elementos
básicos, a partir de formas de atención individualizada a los judokas en la etapa
de iniciación en el municipio de Santa Clara. Consultado abril 24, 2013.
Recuperado de: http://www.efedeportes.com/.
___________________ (2013). Tareas de secuenciación de la ejecución técnica de
movimientos en continuidad de Tachi-waza al Ne-waza en la categoría 13-15
años femenino de Judo en la EIDE Provincial “Héctor Ruiz” de Villa Clara.
Revista Lecturas: Educación Física y Deporte. 17(176). Consultado enero 12,
2014. Recuperado de: http://www.efedeportes.com/.
___________________ (2013). Tareas y sus procedimientos didácticos
desarrolladores para el trabajo individual con la ejecución técnica de movimientos
en el equipo juvenil de Judo en la provincia de Villa Clara. Consultado abril 15,
2014. Recuperado de: http://www.efedeportes.com/.
___________________ (2015). Metodología basada en tareas didácticas
desarrolladoras para la organización de la estructura secuencial del gesto técnico
en judokas escolares de villa clara. Facultad de Cultura Física y Deporte. Manuel
Fajardo. (Tesis de Doctorado).
Ibáñez Godoy, S. (2000). Técnicas de observación, corrección y evaluación de las
habilidades deportivas. Programa de doctorado Innovaciones Científicas y
Didácticas en la Educación Física Escolar. Cienfuegos: Universidad Carlos
Rafael Rodríguez.
Jiménez Amaro, J. S. (1991). Programa de preparación del deportista. La Habana.
Comisión Nacional de Judo.
Kano, R. (1954). Illustrated Kodokan Judo. Tokyo: Editorial Committee.
Kashiwazaki, K. (1995). Atacar en Judo. Barcelona: Editorial Paidotribo. (Serie judo
masterclass).
Kawaishi, M. (1964). Mi método de Judo. Barcelona: Editorial Bruguera.
Klingberg, L. (1978). Introducción a la Didáctica General. La Habana: Editorial Pueblo
y Educación.
Kolychkine, T. A. (1987). Nueva Didáctica. La Habana: Editorial Científico-Técnica.
___________________ (1988). Judo, Arte y Ciencia. La Habana: Editorial Científico-
Técnica.
Kudo, K. (1987). Judo en Acción. 2 t. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
Labarrere, R. G. y Valdivia P. (1986). Pedagogía. La Habana: Editorial Pueblo y
Educación.
Lanza, A. (2006) Actividad Física y Salud. Santa Clara: Facultad de Cultura Física y
Deporte Manuel Fajardo (Material impreso).
León Morales, J. R. (2005) Estudio competitivo de los resultados de la aplicación de
dos metodologías de enseñanza. Una alternativa para los judokas principiantes.
Canarias: Universidad de las Palmas de Canarias. (Tesis de Doctorado).
Leontiev, N.A. (1981). Actividad, conciencia y personalidad. La Habana: Editorial
Pueblo y Educación.
Leyva Infante, R. (2000). Propuesta metodológica para el desarrollo de habilidades
en la etapa inicial de la formación de los judokas. La Habana: Instituto Superior
de Cultura Física Manuel Fajardo. (Tesis de Maestría).
___________________ (2006). Metodología de la comprensión y decisión táctica
para el desarrollo de habilidades en la etapa inicial de la formación de los
judokas. La Habana: Instituto Superior de Cultura Física Manuel Fajardo. (Tesis
de Doctorado).
___________________ (2007). Presupuestos teóricos de la iniciación deportiva en el
judo. Consultado febrero 12, 2012. Recuperado de: http://www.efedeportes.com/.
___________________ (2009). Programa de preparación del deportista Judo. La
Habana: Comisión Nacional de Judo. (Material impreso).
López Fernández, J. F. (2007). Modelo Pedagógico para favorecer la formación del
modo de actuación de los estudiantes que cursan la carrera de profesor general
integral de secundaria básica, en el Instituto Superior Pedagógico Enrique José
Varona. La Habana: Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona (Trabajo
de Diploma).
López, D. E. (2011). Factores determinantes de la frecuencia de combinaciones
técnico/tácticas efectivas en la lucha de pie durante el campeonato del mundo
senior femenil 2009. Ebalonmano.com: Revista de Ciencias del Deporte 7
(Suppl.), 63-74. Consultado enero 12, 2015. Recuperado de: http://www.e-
balonmano.com/ojs/index.php/revista/index.
López Hurtado, Josefina (1982). Psicología General. La Habana: Editorial Pueblo y
Educación.
___________________ y col (2003). La orientación como parte de la actividad
cognoscitiva de los escolares. En Compendio de Pedagogía. Pag 102. La Habana:
Editorial Pueblo y Educación.
Mahlo, F. (1985). La acción táctica en el juego. La Habana: Editorial Pueblo y
Educación.
Majean, H. y Gaillat, M.L. (1986). Etude de l`acide lactique sanguine chez le judoka
aucours de la saison 1984-1985. Revista Medicine du sport, 60 (4), 198-203.
Marimón, J. A. (2005). Aproximación al modelo como resultado científico en los
resultados científicos como aportes de la investigación educativa. Santa Clara:
Instituto Superior Pedagógico Félix Varela. (Tesis de doctorado).
Martínez, P. y Terry, J. (2003). Aplicación de los criterios de diferenciación y
evaluación táctica en el Judo. La Habana: Lecturas de Educación Física, Revista
Digital, 9(64).
Martínez Llantada, M. (1998). La investigación etnográfica. Santa Clara: Instituto
Superior Pedagógico Félix Varela (Material impreso).
___________________ (1998). Creatividad y calidad educacional. En Inteligencia,
creatividad y talento Debate actual. Pp. 36-43. La Habana: Editorial Pueblo y
Educación.
Matveev, L. (1977). Periodización del entrenamiento deportivo. Moscú: Editorial
Raduga.
___________________ (1983). Fundamentos del Entrenamiento deportivo. Moscú:
Editorial Raduga.
___________________ (2001). Teoría general del entrenamiento deportivo. T. I.
Moscú: Editorial Raduga.
Medina López, O. (2015). Ejercicios para el tratamiento de las habilidades del tashi
waza en los judokas pioneriles del Combinado Deportivo Mártires de Barbados.
Santa Clara: Facultad de Cultura Física Manuel Fajardo (Trabajo de diploma).
Méndez, A. (1998). El pensamiento táctico en el Judo: un proceso generado desde la
etapa inicial mediante el juego. EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires,
Nº 11. Consultado febrero 9, 2009. Recuperado de: http://www.efedeportes.com/.
Méndez Giménez, A. (1999). Modelos de enseñanza deportiva. Análisis de dos
décadas de investigación. EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Nº 13.
Consultado 2, 2010. Recuperado de: http://www.efedeportes.com/.
Meinel, K. (1971). Rasgos Esenciales de los Movimientos Deportivos. En Didáctica
del Movimiento (pp.102-107) La Habana: Editorial Orbe.
Mesa, A. M. (2007). El criterio de expertos. Reflexiones sobre su empleo en la
investigación. Instituto Superior de Cultura Física Manuel Fajardo (Material
impreso).
Miranda, T.C. (s.f.). La formación de profesores: propuesta de un modelo general del
profesional de la educación. La Habana: Centro de Estudios del ISP” Enrique
José Varona”.
Miranda, T. Páez, V. y Silverio, M. (2000). Modelo General del Profesional de la
Educación. La Habana: Centro de Estudios del Instituto Superior Pedagógico
Enrique José Varona (Informe de Investigación).
Monteiro, L.F. (1995). Structure et coùt energetique des combats de judo. Portugal:
Universidade Lusófona de Humanidades e Tecnologías.
Montero, R. (2002). Una aproximación al estudio del Sistema Organizativo de Cultura
Física y Deportes en Cuba. La Habana: Instituto Superior de Cultura Física y
Deporte Manuel Fajardo. (Tesis de Maestría).
Montero Delgado, R. (2003). Conceptos de Sistemas. En Universalización de la
Cultura Física. [CD-ROM]. La Habana: Instituto Superior de Cultura Física y
Deporte Manuel Fajardo.
Morales, A. (2004). El Reloj detenido en el tiempo. Preparación táctica. Consultado
febrero 8, 2005. Recuperado de: http://www.efedeportes.com/.
___________________ (2007). Indicaciones para la enseñanza y el aprendizaje en
los Deportes. Santa Clara: Facultad de Cultura Física y Deporte. (Conferencia
especializada en Soporte digital).
___________________ y Álvarez, M. (2000). Preparación del Deportista. Dirección y
rendimiento. s. l.: s. n. t.
Morwood, D. (1998). Judo, iniciación deportiva y perfeccionamiento. Barcelona:
Editorial Paidotribo.
Navarro, F. (1996). Principios del entrenamiento y estructuras de la planificación
deportiva. Madrid: Universidad Autónoma.
Navarro Valdivieso, F. (2003). Modelos de planificación según el deportista y el
deporte. Consultado febrero 22, 2011. Recuperado de:
http://www.efedeportes.com/.
Navelo Cabello, R. M. (2001). Modelo didáctico alternativo para la preparación
técnico-táctica del joven voleibolista. La Habana: Instituto Superior de Cultura
Física y Deporte Manuel Fajardo. (Tesis de Doctorado).
___________________ (2004). El joven voleibolista. Ciudad de La Habana: Editorial
José Martí.
___________________ (2004). Necesarias reflexiones en torno a la aplicación de los
modelos de enseñanza de los juegos deportivos. Una experiencia práctica en el
Voleibol. Consultada 12 enero 12, 2010. Recuperado de:
http://www.efedeportes.com/.
Negreira, J. J. (2002). Desarrollando las bases del entrenamiento. 5 th. Degree Black
Belt.
Nicao, Rodríguez, A. (2009). Tareas didácticas desarrolladoras para la enseñanza
de los elementos básicos del judo en la iniciación deportiva del Municipio de
Santa Clara. Santa Clara: Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el
Deporte Manual Fajardo. (Trabajo de Diploma).
Noda. B. J. (2012). Manual metodológico para entrenadores de Judo. Cuba:
Federación Cubana de Judo.
Oroceno Aragón, M. (2008). Modelo de atención a la diversidad en la dinámica de la
formación didáctica del entrenador deportivo en la licenciatura en cultura física.
Santiago de Cuba: Centro de Estudios de Educación Superior Manuel Fajardo.
(Tesis de Doctorado).
Ozolin, N.G. (1983). Sistema Contemporáneo de Entrenamiento Deportivo. La
Habana: Editorial Científico Técnico.
___________________ (1986). La Preparación Técnica: En sistema Contemporáneo
Entrenamiento Deportivo. Ciudad de La Habana: Editorial Científico Técnica.
___________________ (1989). Sistema contemporáneo de entrenamiento deportivo.
La Habana: Editorial Científico-Técnico.
Parra Vigo, I. (2002). Modelo didáctico para contribuir a la dirección del desarrollo de
la competencia didáctica del profesional de la educación en formación inicial. La
Habana: ISP Enrique José Varona. (Tesis de Doctorado).
Pérez Manresa, N. (1999). Modelo pedagógico para el establecimiento de la relación
intermateria en la disciplina Teoría y Metodología de la Cultura Física. Santiago
de Cuba: Universidad de Oriente. (Tesis de Maestría).
Pérez Rodríguez, G. (2002). Metodología de la investigación educacional. La
Habana: Editorial Pueblo y Educación.
Petrovsky, A.V. (1982). Psicología evolutiva y pedagógica. Moscú: Editorial Progreso.
___________________ (1981). Psicología General. Ciudad de La Habana: Editorial
de libros para la Educación.
___________________ (1986). El colectivo, la comunicación y el desarrollo de la
personalidad, Antología de la psicología de las edades. Ciudad de La Habana:
Editorial Pueblo y Educación.
Pino González, M. del y Sabas Ribas, G. (2003). Táctica y estados psicológicos en
luchadores de elite. La Habana: Instituto de Medicina.
Pla López, R. (1999). Influencia de una concepción didáctica integradora el modo de
actuación profesional de los docentes de ciencias sociales. La Habana: Ponencia
presentada en Pedagogía 99.
Planos, A. (1997). Estudio de la estructura temporal del combate de judo. Artículo del
Departamento Ciencias Aplicadas a la Educación Física. Inefc Lleida. Consultado
noviembre 21, 2010. Recuperado de: http://www.efedeportes.com/.
___________________ (2001) Perfeccionamiento del modo de actuación del
docente. Curso Pedagogía 2011. Ciego de Ávila.
Platonov, V, N. (1984). La adaptación en el deporte. Barcelona: Editorial Paidotribo.
___________________ (1988). El entrenamiento deportivo. Teoría y metodología.
Barcelona: Editorial Paidotribo.
___________________ (1991). El entrenamiento deportivo. Teoría y Metodología.
(2ª. Ed.) Barcelona: Editorial Paidotribo.
___________________ (1994). El entrenamiento deportivo: Teoría y metodología.
(3a. ed.) Barcelona; Editorial Paidotribo.
Puni, A. Z. (1969). La preparación psicológica para la competición deportiva. Moscú:
Editorial Fiskultura y Deporte. Boletín, Científico-Técnico. Suplemento No. 11.
Ramírez Urizorí, L. A. (1999). Algunas consideraciones acerca del método de
evaluación utilizando el Criterio de Expertos. Colombia: Conferencia dictada en
Santa Fé de Bogotá, D.C.
Riera, J. (1995). Análisis de la táctica deportiva. Revista Apunts. Educación Física y
Deportes (40), 47-60.
___________________ (1995). Estrategia, táctica y técnica deportivas. Revista
Apunts. Educación Física y Deportes (39), 45-56.
___________________ (2001). Habilidades deportivas, habilidades humanas.
Revista Apunts. Educación Física y Deportes (64), 46-53.
Riera Milián, M. A. (2000). Entrenamiento psicológico integrador en los equipos de
Judo y Fútbol de la ESPA Provincial de Villa Clara. La Habana: Instituto Superior
Cultura Física Manuel Fajardo. (Tesis de Doctorado).
Roca, J. (1995). Percepción del Movimiento. Revista Psicología General y Aplicada.
(48), 27-34.
___________________ (2004). Psicología. Una introducción teórica. (en línea).
Consultada abril 20, 2015. Disponible en: www.liceupsicologic.org.
___________________ y Cruz, J. (1995). Psicología del Deporte. Lenguaje:
entendimiento y táctica. Aprendizaje de la táctica. Barcelona: Editorial Deporte y
Salud.
Rodríguez, G. P. (2001). Metodología de la investigación educacional, Tomo I. La
Habana: Editorial Pueblo y Educación.
Román Suárez, I. (2011). Multifuerza. La Habana: Editorial Deportes.
Romero Cerezo, C. (2005). Un modelo de entrenamiento en el Fútbol desde una
visión didáctica. Revista Lecturas: Educación Física y Deporte 10(80).
Consultada febrero 20, 2015., Recuperado en: http://www.efedeportes.com/.
Rosa Pérez, E. F. la y Bermúdez Rivero, I. (1994) Metodología para la formación del
Uke y la enseñanza del Tachi-waza. La Habana: Informe presentado en la
Primera Conferencia Internacional de Alto Rendimiento.
___________________ y Bermúdez Rivero, I. (2005) Formación básica del Judo.
Santa Clara: Informe final del Proyecto Territorial. Facultad de Cultura Física y
Deporte Manuel Fajardo. (Material impreso).
Rosental M y Iudin, P. (1973). Diccionario filosófico. Ciudad de la Habana: Editorial
Política.
Rubinstein, S.L. (1967). Principios de Psicología General. La Habana: Editorial
Pueblo y Educación.
Rudik, P.A. (1990). Particularidades Psicológicas del Pensamiento Táctico en la
Actividad Deportiva. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
Ruiz Aguilera, A. (1992). Concepciones sobre los niveles de manifestaciones de las
habilidades motrices deportivas. La Habana: Centro de Información Científico
Técnica del INDER. (Material mimeografiado).
___________________, López Rodríguez, A. y Dorta Sasco, F. (1986). Metodología
de la Enseñanza de la Educación Física, Tomo I. La Habana: Editorial Pueblo y
Educación.
Sainz de la Torre León, N. (2006). Psicopedagogía de la Educación Física y el
Deporte Escolar. La Habana: Editorial Deportes.
___________________ (2009) Temas de Psicología del Deporte para entrenadores
y profesores de Educación Física. Matanzas: Universidad Camilo Cienfuegos.
Sampedro Molinuevo, J. (1999). Fundamentos de la táctica deportiva, análisis de la
estrategia de los deportes. Madrid: Editorial Gymnos.
Sánchez A, M. (2005). Psicología del Deporte y la competencia deportiva. La
Habana: Editorial Deportes.
Sato, N. (s.f.). Ashiwaza. Barcelona: Editorial Paidotribo.
___________________ (1992). Ashi-waza. Serie Judo Masterclass. Barcelona:
Editorial Paidotribo.
Sierra, V. (2003). En Metodología de la Investigación Científica. La modelación como
método científico general del conocimiento y sus potencialidades en el campo de
la educación. La Habana: Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona.
(Material en soporte magnético).
Silvio Navarro, F. y G. Maqueira Caraballo. (2005) La iniciación deportiva. El deporte escolar
y el desarrollo motriz del niño. La Habana: Revista. Acción. 1/05, 28.30.
Silverio Artiles, J. (2014). Ejercicios dirigidos al aprovechamiento de las
oportunidades para la aplicación de las habilidades del Ne waza en los judokas
de la categoría 9-10 años del Combinado Deportivo Mártires de Barbados. Santa
Clara: Facultad de Cultura Física y Deporte Manuel Fajardo. (Trabajo de
Diploma).
Solá, J. (1998). Formación cognoscitiva y rendimiento táctico. Revista Apunts.
Educación Física y Deporte (53), 33-41.
___________________ (2005). Caracterización funcional de la táctica deportiva.
Propuesta de clasificación de los deportes. Revista Apunts. Educación Física y
Deporte, (82) pp- 36-44.
Stoff, V. A. (1980). Tipos de generalización en la enseñanza. La Habana: Editorial
Pueblo y Educación.
Talaga, J. (1989). El entrenamiento del fútbol. La Habana: Editorial Pueblo y
Educación.
Talízina, N. (1985). Conferencias sobre los fundamentos de la enseñanza superior.
La Habana: CEPES.
___________________ (1987). Los contenidos de la enseñanza. La planificación y
organización el proceso docente educativo. Ciudad de la Habana: CEPES.
___________________ (1988). Psicología de la enseñanza. Moscú: Editorial
Progreso.
Terry, T.J. (2000). Propuesta Metodológica para la enseñanza de la efectividad
técnico - táctica en los combates de Judo. Consultado enero 14, 2014.
Recuperado en: http://www.efedeportes.com/.
Terry, R (2008). Diseño de una herramienta observacional de evaluación técnico-
táctica del Fútbol para niños de 10-11 años. Universidad de Cienfuegos Carlos
Rafael Rodríguez. (Tesis doctoral).
Toro Reyes, L. del (2004). Dirección de la Cultura Física. Tomo I. Ciudad de La
Habana: Editorial José Martí.
Torres, M, I y Reyes, D, M. (1984). Manual técnico metodológico para instructores y
entrenadores de Judo. La Habana: Comisión Nacional de Judo.
UNESCO. (2005). La Educación encierra un Tesoro. Compendio de lecturas. París:
Editorial UNESCO.
Utkin, V. L. (1988). Aspectos biomecánicos de la táctica deportiva. Moscú: Editorial
Uneshtorgizdat.
Valdés, C, E. (2014). Conjunto de indicaciones metodológicas previa a los combates
para los atletas de la categoría pioneril de judo sexo masculino en el municipio
de Matanzas. (CD de Monografías), Matanzas: Universidad Camilo Cienfuegos.
Valle Lima, A. (2001). La transformación educativa. Consideraciones. La Habana:
(Libro en soporte magnético).
___________________ (2007). Meta modelos de la investigación pedagógica. La
Habana: Instituto central de ciencias pedagógicas. (Libro en soporte magnético).
___________________ (2012). La investigación pedagógica. Otra mirada. Libro, La
Habana: Editorial Pueblo y Educación.
Veitía V, R. y Noda B, J. (1997). Tareas de la preparación física y técnico táctica de
los equipos nacionales de Judo masculino y femenino en un macro ciclo de
preparación. Ciudad de la Habana: Editorial CEAR.
Verjhoshansky, Y. (1990). Entrenamiento Deportivo. Planificación y Programación.
Barcelona: Ediciones Martínez Roca.
___________________ (2002). Teoría y Metodología del Entrenamiento Deportivo.
Barcelona: Editorial Paidotribo.
Vigotsky, L. S. (1981). Pensamiento y lenguaje. Ciudad de La Habana: Editorial
Revolucionaria.
___________________ (1987). Historia del desarrollo de las funciones psíquicas
superiores. La Habana: Editorial Científico-Técnica.
___________________ (1988). El desarrollo de los procesos psicológicos
superiores. Barcelona: Editorial Grijalbo.
___________________ (1994). Zona de desarrollo próximo en el niño y el proceso
de instrucción del conocimiento. México: Editorial S. E. P.
Weineck, J. (1988). Entrenamiento óptimo. Cómo lograr el máximo rendimiento.
Barcelona: Editorial Hispano Europea.
___________________ (1989). Manual de entrenamiento deportivo. Sao Paulo:
Editorial Manole.
Yamashita, Y. (1993). Osoto Gari, técnicas maestra de Judo. Barcelona: Editorial
Paidotribo.
Zaragoza, J. (1996). Conclusiones para el entrenamiento a partir de la actividad
competitiva. Revista de Entrenamiento Deportivo 10 (2), 21-27.
Zayas, P. (2003). Los modelos y la modelación. En. Lorenzo, O. La modelación como
método científico general del conocimiento y sus potencialidades en el campo de
la educación. La Habana: Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona.
(Material mimeografiado).
Zilberstein, J. (2002). Reflexiones acerca de la necesidad de establecer principios
para el proceso de enseñanza aprendizaje. Retrospectiva desde la Didáctica
cubana. Ponencia al IV Simposio Iberoamericano de Investigación Educativa. La
Habana.
ANEXOS

Anexo 1: Encuesta a los profesores


Nombre y Apellidos _____________________________________________
Edad_____ Años de práctica en el Judo______ Grado en Judo________
Competencias nacionales en que ha participado como entrenador___________
Equipos entrenados: Pioneril_____ Escolares_____ Juveniles______
ra
1 Categoría_____
Sexo de los equipos que más ha entrenado_______________

Estimado profesor: estamos haciendo un análisis del comportamiento de las


habilidades que se manifiestan en el Judo, para contribuir juntos a la búsqueda de
alternativas pedagógicas que permitan la formación y desarrollo de las habilidades
de nuestros judokas de la categoría de 9-10 años, masculino. Le pedimos la mayor
cooperación y sinceridad en las respuestas a las preguntas.

Dentro de las siguientes interpretaciones identifique con una x cuál escogería como
concepto de habilidades
_____Destreza para hacer una cosa
_____Se definen en función de la asimilación por el judoka de los modos de
actuación de aquella actividad que está relacionada con el campo de acción
técnico-táctico y que tiene como base los conocimientos del Judo.
_____Es el dominio de acciones (psíquicas y prácticas) que permiten una regulación
racional de la actividad con ayuda de los conocimientos y hábitos que el sujeto
posee.
_____Sinónimo de saber hacer
_____ Cosa que se hace con destreza

¿Cuáles son los tipos de habilidad que usted conoce?


____Simples ____Habilidades simples
____Automatizada ____Habilidades complejas
____Innata ____Habilidades básicas
____Compleja ____Habilidades motrices básicas
____Mixta ____Habilidades cognitivas
____Habilidades motoras de iniciación ____Habilidades especificas

¿Cuáles son las habilidades que, a su juicio, debe reunir el judoka de 9-10 años?
____Giro ____Obstaculizar ____Barrer
____Esquivar ____Desplazar ____Observar
____Torcer ____Enganchar ____Analizar
____Interpretar ____Explicar ____Identificar
___Lanzar ____Relacionar ____Patear
____Clasificar ____Razonar ____Bloquear
____Trasladar ____Flotar ____Combinar
____Halar ____Orientación ____Palanquear
____Golpear espacial ____Fintar
____Empujar ____Anticipar ____Agarrar
____Controlar ____Desequilibrar
____Contraatacar ____Elevar
____Defender ____Conservar el
____Cegar equilibrio

De estas habilidades marca con una x las que consideres que no le pueden faltar al
judoka de la categoría de 9-10 años
____Giro ____Lanzar ____Defender
____Esquivar ____Clasificar ____Cegar
____Torcer ____Relacionar ____Flotar
____Interpretar ____Razonar ____Orientación espacial
____Obstaculiza ____Patear ____Anticipar
____Desplazar ____Bloquear ____Desequilibrar
____Enganchar ____Trasladar ____Elevar
____Explicar ____Halar ____Conservar el
____Barrer ____Golpear equilibrio
____Observar ____Empujar ____Combinar
____Analizar ____Controlar ____Palanquear
____Identificar ____Contraatacar ____Fintar
____Agarrar

Marque con una x las que usted considere como habilidades para el Tachi Waza
____Giro ____Lanzar ____Defender
____Esquivar ____Clasificar ____Cegar
____Torcer ____Relacionar ____Flotar
____Interpretar ____Razonar ____Orientación espacial
____Obstaculiza ____Patear ____Anticipar
____Desplazar ____Bloquear ____Desequilibrar
____Enganchar ____Trasladar ____Elevar
____Explicar ____Halar ____Conservar el
____Barrer ____Golpear equilibrio
____Observar ____Empujar ____Combinar
____Analizar ____Controlar ____Palanquear
____Identificar ____Contraatacar ____Fintar
____Agarrar

Marque con una x las que usted considere como habilidades para el Ne waza
____Giro ____Enganchar ____Lanzar
____Esquivar ____Explicar ____Clasificar
____Torcer ____Barrer ____Relacionar
____Interpretar ____Observar ____Razonar
____Obstaculiza ____Analizar ____Patear
____Desplazar ____Identificar ____Bloquear
____Trasladar ____Defender ____Elevar
____Halar ____Cegar ____Conservar el
____Golpear ____Flotar equilibrio
____Empujar ____Orientación ____Combinar
____Controlar espacial ____Palanquear
____Contra atacar ____Anticipar ____Fintar
____Desequilibrar ____Agarrar

Dentro de las prioridades en la formación de las habilidades qué rango o prioridad le


daría
1__2__3__4__5__Giro
1__2__3__4__5__Esquivar
1__2__3__4__5__Torcer
1__2__3__4__5__Interpretar
1__2__3__4__5__Obstaculiza
1__2__3__4__5__Desplazar
1__2__3__4__5__Enganchar
1__2__3__4__5__Explicar
1__2__3__4__5__Barrer
1__2__3__4__5__Observar
1__2__3__4__5__Analizar
1__2__3__4__5__Identificar
1__2__3__4__5__Lanzar
1__2__3__4__5__Clasificar
1__2__3__4__5__Relacionar
1__2__3__4__5__Razonar
1__2__3__4__5__Patear
1__2__3__4__5__Bloquear
1__2__3__4__5__Trasladar
1__2__3__4__5__Halar
1__2__3__4__5__Golpear
1__2__3__4__5__Empujar
1__2__3__4__5__Controlar
1__2__3__4__5__Contra atacar
1__2__3__4__5__Defender
1__2__3__4__5__Cegar
1__2__3__4__5__Flotar
1__2__3__4__5__Anticipar
1__2__3__4__5__Elevar
1__2__3__4__5__Desequilibrar
1__2__3__4__5__Combinar
1__2__3__4__5__Palanquear
1__2__3__4__5__Fintar
1__2__3__4__5__Agarrar
1__2__3__4__5__Orientación espacial
1__2__3__4__5__Conservar el equilibrio
Anexo 2: Resultado de la encuesta a los profesores

Incisos
Pregunta
1 2 3 4 5
1 1 6 10 0 2
Habilidades seleccionadas
Preg.
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 Todos
2 7 6 9 7 5 8 9 11 8 6 6 2
Preguntas
Habilidades 7
3 4 5 6
1 2 3 4 5
1 15 15 10 13 5 0 1 1 8
2 12 13 10 13 4 2 1 0 8
3 5 4 1 3 3 0 1 0 2
4 5 4 5 2 3 0 0 1 4
5 13 15 7 0 3 3 2 0 7
6 14 14 12 0 3 3 0 0 7
7 11 10 8 10 1 5 4 2 2
8 2 4 2 5 1 1 1 0 2
9 14 12 11 7 3 1 2 1 7
10 10 9 4 7 4 0 2 2 3
11 13 11 6 4 5 0 2 1 4
12 8 4 4 5 0 1 3 2 1
13 3 3 3 7 5 0 0 0 0
14 4 2 2 5 1 0 4 0 0
15 7 6 4 2 2 2 2 3 0
16 12 10 6 8 3 0 2 2 4
17 0 0 0 8 2 1 1 0 0
18 11 11 8 0 0 1 1 1 5
19 5 4 2 4 1 3 0 2 2
20 13 12 10 11 6 1 0 2 6
21 1 0 0 3 1 2 0 0 0
22 11 10 8 9 4 0 3 0 5
23 13 14 9 6 6 0 0 0 9
24 14 15 12 5 6 0 0 1 8
25 13 15 11 3 4 1 1 1 7
26 11 10 10 11 3 1 1 5 2
27 13 11 2 12 4 1 3 3 3
28 13 10 10 5 5 0 3 3 3
29 12 11 9 13 1 0 4 1 1
30 13 14 12 4 6 0 0 0 9
31 8 5 4 2 4 2 0 3 6
32 12 12 11 3 3 0 0 5 2
33 13 12 13 4 1 1 5 3 3
34 11 7 1 7 6 0 0 1 8
35 10 8 9 7 4 1 1 6 4
36 15 13 12 7 4 1 0 1 8

Giro-24, Controlar-30, Combinar-36, Esquiva-25, Contraatacar-33, Agarrar-1,


Obstaculizar-9, Defender-23, Desplazar-6, Desequilibrar-28
Anexo 3: Relación de la influencia - dependencia de las habilidades
Anexo 4: Guía de observación a clases

Objetivo de la observación: Identificar cómo se realiza el tratamiento de las


habilidades del judoka de la categoría de 9-10 años, en las unidades de clases

Tipo de clase _______________ Fecha ________________


Etapa del Programa _________________

Aspectos a observar en la planificación


1-Se planea la formación y/o desarrollo de las habilidades como objetivo de la clase
 Adecuado ______
 Poco adecuado _____
 Inadecuado ______

Parte inicial de la clase

1-Se realizan ejercicios de acondicionamiento para la formación y/o desarrollo de las


habilidades
 Adecuado _______
 Poco adecuado _____
 Inadecuado _____
2-Se trabajan ejercicios específicos para la formación y/o desarrollo de las
habilidades
 Adecuado ______
 Poco adecuado _____
 Inadecuado _____
3-En los ejercicios se establecen relaciones entre las habilidades que intervienen en
los mismos
 Adecuado _____
 Poco adecuado ______
 Inadecuado ______

Parte desarrollo de la clase

1-Se resalta la formación y/o desarrollo de las habilidades como parte del ejercicio
 Adecuado _____
 Poco adecuado ______
 Inadecuado ______
2-Se resalta el trabajo de las habilidades que intervienen en las acciones técnicas
 Adecuado ______
 Poco adecuado _____
 Inadecuado ______
3-Se manifiestan ejercicios tácticos particularizando en las habilidades que
intervienen en los mismos
 Adecuado_____
 Poco adecuado _____
 Inadecuado ______
4-Las actividades competitivas resaltan el trabajo con las habilidades
 Adecuado_____
 Poco adecuado _____
 Inadecuado ______

Parte final de la clase

1-Se orientan trabajos específicos para las habilidades


 Adecuado_____
 Poco adecuado _____
 Inadecuado ______
2-En el análisis de la clase se incluye la observación de las habilidades
 Adecuado_____
 Poco adecuado _____
 Inadecuado ______

Anexo 5: Resultados de los aspectos observados en las clases de Judo acerca


del trabajo con las habilidades

Aspectos Total de clases observadas


Partes de la Total
a
clase A % P % I % general
observar
Presentación 1 2 16,6 10 83,3 0 0 12
1 0 0 2 16,6 10 8,3 12
Parte Inicial 2 2 16,6 6 50 4 33,3 12
3 2 16,6 3 25 7 58,3 12
Total 4 11,1 11 30,5 21 58,3 36
1 4 33,3 6 50 2 16,6 12
Parte 2 3 25 5 41,6 4 33,3 12
Desarrollo 3 1 8,3 7 58,3 4 33,3 12
4 2 16,6 5 41,6 5 41,6 12
Total 10 20,8 24 50 15 31,2 48
1 1 8,3 8 66,6 3 25 12
Parte Final
2 2 16,6 5 41,6 5 41,6 12
Total 3 12,5 13 54,1 8 33,3 24

Leyenda: A - Adecuado.
P - Poco adecuado.
I - Inadecuado.
Anexo 6: Entrevista a los profesores acerca del conocimiento de los combates
para la categoría de 9-10 años masculino

Nombre y Apellidos _____________________________________________


Experiencia profesional como entrenador de Judo______
Grado en Judo________
Competencias nacionales en que ha participado como entrenador___________
Competencias nacionales en que ha participado como arbitro ______________
Equipos entrenados: Pioneril_____ Escolares_____ Juveniles______
ra
1 Categoría_____
Sexo de los equipos que más has entrenado_______________
Estimado profesor: estamos realizando una exploración sobre la utilización en
nuestros entrenamientos de las informaciones que nos brindan las competencias
para trasladarlas a nuestros entrenamientos, en tal sentido sería muy oportuno contar
con su opinión con respecto al tema.
Agradecemos su colaboración.
1. ¿Ha tenido acceso a informaciones sobre los aportes que brindan las actividades
competitivas?
Sí_____ No _____ ¿Cuáles? ___________________________________
_______________________________________________________________

2.- ¿Conoce sobre algún tipo de modelo competitivo que se utiliza en el


entrenamiento deportivo?
Sí____ No_____
¿Cuáles? _______________________________________________________

3.- ¿Cuáles de estas posibilidades que brindan los resultados de las actividades
competitivas ha utilizado con más frecuencia en sus entrenamientos?
A)-Utilizando los tiempos de combate en los ejercicios aplicados
Sí_____ No_____
¿Cómo? ______________________________________________________
B)-Utilizando la estructura del combate en el entrenamiento
Sí____ No ____
¿Cómo?_______________________________________________________
C)- Imitando situaciones de combate en el entrenamiento
Sí_____ No _____
¿Cómo?_______________________________________________________
Otras __________________________________________________________

4.- ¿Cómo prepara a los judokas para que sepan distribuir sus recursos durante
todo el combate?
______________________________________________________________
5.- ¿Cómo prepara a los judokas en la conformación y conducción de su plan
táctico competitivo?
________________________________________________________________
Anexo 7: Resultado de la entrevista realizada a los profesores de Judo acerca
de la utilización de los modelos competitivos

Preguntas Respuestas %
Si No Cuáles o cómo Positivo
La utilización de los tiempos
1 12 5 Las técnicas más frecuentes 70,5
Las acciones más utilizadas
2 8 9 La táctica competitiva 47
Modelo técnico
En las acciones competitivas 64,7
A 11 6 (Randori)
Ejercicios de preparación física
Aplicando el Reglamento 100
3 B 17 0
competitivo
Acciones tácticas presentadas en 100
C 17 0 combate
Otras 17 0
Variando la cantidad de combates 88,2
en el entrenamiento
Combate con contrarios de
4 15 2
diferentes pesos
Combates variando los tiempos
Se autorregulan
Orientando cómo aplicar la técnica 70,5
efectiva
5 12 5 Orientando el ritmo de combate.
Orientando el tipo de agarre a
realizar y qué postura.
Total 92 44
Anexo 8: Guía de observación al entrenamiento deportivo acerca de los
modelos

GUÍA DE OBSERVACIÓN
Fecha Lugar donde se realiza Etapa Micro ciclo Clase
Hora No No
Sexo Categoría Participantes Tipo de clase

OBJETIVO DE LA OBSERVACIÓN
Identificar si se aplican tareas modelando las características de la actividad
competitiva
PARTE INICIAL
Actividad
Tipo Total Parcial Nunca
que realiza
Colectivo
Calentamiento
Individual
Utilizando los tiempos de combate
Empleando la estructura del
Juegos
combate
Imitando situaciones de combate
PARTE DESARROLLO
Actividad
Tipo Total Parcial Nunca
que realiza
Utilizando los tiempos de combate
De
Empleando la estructura del
preparación
combate
física
Imitando situaciones de combate
Utilizando los tiempos de combate
De
Empleando la estructura del
preparación
combate
técnico-táctica
Imitando situaciones de combate
Utilizando los tiempos de combate
Combates Empleando la estructura del
combate
Análisis de la
actividad En correspondencia a los
Orientación de combates
tareas
Anexo 9: Resultado de las observaciones a los entrenamientos acerca de los modelos

Partes Casi Frecuen- Frecuen- Total


Siem- Nun- % %
de la Actividad Tipo de actividad siem- cias cias nunca de
pre ca Utilizadas Nunca
clase pre utilizadas utilizadas clases

Calenta- Colectivo 12 0 0 12 12 12 100 0


miento Individual 0 3 0 3 0 12 25 0
Utilizando los tiempos de combate 0 0 12 0 0 12 0 100
Inicial
Empleando la estructura del
Juegos 0 0 12 0 0 12 0 100
combate
Imitando situaciones de combate 0 2 10 2 10 12 16,6 83,3
Utilizando los tiempos de combate 0 3 9 3 9 12 25 75
Prepara- Empleando la estructura del
0 2 10 2 10 12 16,6 83,3
ción física combate
Imitando situaciones de combate 0 0 12 0 0 12 0 100
Prepara- Utilizando los tiempos de combate 2 8 2 10 2 12 83,3 16,6
ción Empleando la estructura del
0 3 9 3 9 12 25 75
técnico- combate
táctica Imitando situaciones de combate 2 4 6 6 6 12 50 50
Princi-
Utilizando los tiempos de combate 6 4 2 10 2 12 83,3 16,6
pal
Combates Empleando la estructura del 8 4 0 12 12 0 100 0
combate
Imitando situaciones de combate 3 2 7 5 7 12 41,6 58,3
Utilizando los tiempos de
0 0 12 0 12 12 0 100
Información combate.
teórica de Empleando la estructura del
0 0 12 0 12 12 0 100
la actividad combate
Imitando situaciones de combate 0 0 12 0 12 12 0 100
Análisis de
3 6 3 9 3 12 75 25
la actividad En correspondencia a los
Final
Orientación combates
7 5 0 12 0 12 100 0
de tareas
55 46 130 89 118
Total
Anexo 10: Guía de observación de la competencia municipal de Judo

Objetivo de la observación: Identificar cómo orienta el modo de combatir el


judoka de la categoría de 9-10 años masculino en la actividad competitiva.

Tipo de competencia: ___________ Fecha: ______


Lugar de celebración de la competencia: ____________________________
Nombre del judoka: _______________________________________

COMBATES
Aspectos 1 2 3
A P I A P I A P I
Distribución de los recursos durante el
combate
Ajuste del modo de combatir al tipo de
combate
Orienta las acciones en correspondencia
a las exigencias del combate
Hace valer su modo de combatir

Leyenda: A – Adecuado
P - Poco adecuado
I - Inadecuado
Anexo 11: Resultado de las observaciones de la competencia municipal
de Judo dirigidas al modo de combatir del judoka

Combates Total
Aspectos Total %
A % P % I % A-P
Distribución de los
recursos durante el 6 18,7 10 31,2 16 50 32 16 50
combate
Ajuste del modo de
combatir al tipo de 4 12,5 3 9,3 25 78,1 32 7 21,8
combate
Orienta las acciones
en correspondencia
5 15,6 9 28,1 18 56,2 32 14 43,7
a las exigencias del
combate
Hace valer su modo
6 18,7 18 56,2 8 25 32 24 75
de combatir
Total 21 16,4 40 31,2 67 52,3 128 61 100

Leyenda: A – Adecuado
P - Poco adecuado
I - Inadecuado
Anexo 12: Programa del curso de capacitación para profesores de Judo

TÍTULO. La preparación de los profesores de Judo, desde concepciones


pedagógicas contemporáneas.
Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas
Facultad de Ciencias de la Cultura Física y Deporte
Coordinador: M.Sc. Jorge Abundio González Pascual Profesor Auxiliar
E-mail: Jorgegp@uccfd.vcl.cu
Teléfono: 290550
Modalidad: Tiempo completo: ___años Tiempo parcial: _48 horas
Total de créditos: 1

Fundamentación del programa


El surgimiento del curso se desprende de las necesidades demandadas por los
profesores de los combinados deportivos sobre el comportamiento de los
avances en los modelos de entrenamiento deportivo desde la base y en el alto
rendimiento.
Este programa constituye una de las acciones de superación que se
contemplan en el proyecto de Judo.
Su implementación demanda la necesidad de continuar profundizando en la
formación de las habilidades del judoka y la utilización de las informaciones que
brinda la actividad competitiva para interactuar y orientar el modo de combatir
del judoka, y facilita el saber interpretativo mediante el proceso docente-
educativo.

Estudiantes
Requisitos de ingreso:
1.- Ser graduado de nivel superior.
2.-Trabajar como profesor de Judo en cualquier nivel de formación del
deportista.
3.- Presentar la documentación solicitada para la matrícula.

Perfil del egresado


Al concluir el curso los egresados estarán en condiciones de:
Aplicar en su práctica profesional un pensamiento reflexivo, transformador,
ambientalista y de atención a la diversidad los conocimientos científico-
pedagógicos, didáctico-metodológicos y político-ideológicos en
correspondencia con los fundamentos del sistema de entrenamiento deportivo
cubano en la dirección del proceso docente-educativo en todas sus
manifestaciones como medio para elevar la calidad de vida, la educación y la
formación integral de los practicantes.
Fundamentación teórica y metodológica
El problema de incorporar a los entrenadores de Judo a la capacitación, desde
concepciones pedagógicas contemporáneas, permite una actuación en
correspondencia a las exigencias que la sociedad y el desarrollo científico
impone en los nuevos tiempos. Permitiendo a este deporte continuar con una
influencia formativa integral para las nuevas generaciones.
Sin embargo, todas las bondades que aporta no se materializan si no se apoya
y dirige el proceso de entrenamiento con un sentido tecnológico de avanzada,
apoyado en los adelantos científicos propios del entrenamiento deportivo,
orientados hacia la formación de talentos desde el eslabón primario.
El cumplimiento del presente programa constituye una consecuencia de la
articulación de una serie de asignaturas que luego harán más eficiente su
generalización en el desarrollo de actividades concretas del entrenamiento de
judo hacia el logro de resultados, el mismo está destinado a entrenadores que
posean dominio de la práctica de este deporte y el conocimiento de la creación
y transformación de las habilidades del Judo y su modo de combatir en la
actividad competitiva.
El docente deberá tener en cuenta los conocimientos y habilidades iníciales de
los alumnos para establecer una progresión ordenada de los niveles de
profundidad de los contenidos, para lo cual podrá realizar una prueba que haga
función de diagnóstico preliminar del curso.
Se deberá propiciar el desarrollo de tareas independientes relacionadas con el
sistema de conocimientos del programa, a través de observaciones a
entrenamientos y competencias que se desarrollen en las sedes provinciales o
cercanas a estas.
La forma de desarrollo de las actividades docentes deberá permitir la
generalización de las experiencias adquiridas por los profesores en su labor
profesional.

Sistema de objetivos:
Objetivo general
Contribuir a la profundización de los conocimientos sobre los modelos de la
actividad competitiva transferidos al entrenamiento que propicien la orientación
de los modos de combatir de los judokas.

Objetivos específicos
 Dirigir el proceso de formación del judoka teniendo en cuenta los
aspectos que caracterizan al combate de Judo.
 Aplicar conceptos importantes relacionados con la enseñanza y
transformación de las habilidades del judoka y su modo de combatir.
PLAN TEMÁTICO
Trabajo
Presen-
Temas Total indepen- Crédito
ciales
diente
1-Consideraciones referenciales desde
una óptica competitiva, para la 8 6 2
caracterización del Judo
2-Formación y transformación de las
14 12 2
habilidades especiales del judoka
3-Métodos y procedimientos para el
trabajo con la estructura 8 6 2
comportamental del combate de Judo
4- Entrenamiento sustentado en la
estructura del comportamiento de los
14 12 2
combates para orientar el modo de 1
combatir del judoka
5-Reglamento de la Federación
4 3 1
Internacional del Judo
Total 48 39 9

Contenidos por temas:


 Tema 1: Consideraciones referenciales desde una óptica competitiva para
la caracterización del Judo
Objetivo: Valorar las particularidades del escenario competitivo que influyen en
el comportamiento de la preparación del judoka.
Sistema de conocimientos: Concepto general, clasificación; criterio de
selección y aplicación de los elementos particulares en el escenario competitivo
del judo. Relacionar las particularidades competitivas con la formación del
judoka.
 Tema 2: Formación y transformación de las habilidades especiales del
judoka
Objetivo: Aplicar el proceso de formación y transformación de las habilidades
especiales en el campo técnico-táctica del judoka a partir de las concepciones
didácticas actuales.
Sistema de conocimiento: Conceptos y definición de habilidades especificas del
judoka, proceso de transformación de las habilidades, planificación,
terminología, procedimientos metodológicos organizados de forma sistémica.
 Tema 3: Métodos y procedimientos para el trabajo con la estructura
comportamental del combate de Judo.
Objetivo: Utilizar de forma adecuada y eficiente los métodos y medios para el
trabajo con la estructura comportamental del combate de Judo.
Sistema de conocimiento: Contextualización y planificación de los métodos y
medios para el trabajo con la estructura comportamental del combate de Judo.
Caracterización de la estructura comportamental del combate de Judo.
 Tema 4: Entrenamiento sustentado en la estructura del comportamiento de
los combates para orientar el modo de combatir en el judoka.
Objetivo: Impartir los entrenamientos contemporáneos, sustentado en la
estructura del comportamiento de los combates, para orientar el modo de
combatir en el judoka con un cumulo de conocimientos que responda a:
conceptos generales, planificación, terminología, ejecución de ejercicios
didácticos simples y complejos.
 Tema 5: Reglamento de la Federación Internacional del Judo
Objetivo: Aplicar el Reglamento de la Federación Internacional del Judo
mediante las acciones del entrenamiento deportivo.
Sistema de conocimiento: conceptos generales, planificación, terminología,
ejecución de tareas que permitan la implementación del Reglamento.

Valores a desarrollar
El respeto a sí mismo, a su centro de trabajo, a su comunidad, a su escuela, su
familia, su profesión, la patria y la humanidad. El amor y la defensa de los seres
humanos que se manifiesta en la solidaridad con sus semejantes.
Comportamiento ejemplar en su actividad social, la vida cotidiana y el estudio.
Disposición a asumir y cumplir tareas. Brindar a sus compañeros afectos,
comprensión, preocupación, colaboración, entrega, respeto, amistad. Ayudar a
los demás. Colaborativo. Trabajo en equipo. Respeto y atención a la
diversidad. Formación de convicciones político-ideológicas. Amor hacia la
profesión.
Espíritu crítico ante el grupo. Respeto a los puntos de vista de los demás.
Establecimiento de relaciones interpersonales. Objetividad en las
intervenciones. Conciencia ante las obligaciones hacia el estudio y el trabajo.
Toma de decisiones. Comprensión de la situación de los demás. Fomentar el
espíritu de autovaloración y autocrítica. Valoración de los procesos colectivos.

Sistema de habilidades:
1. Identificar las particularidades que inciden en la preparación del judoka.
2. Planificar el proceso de formación y transformación de las habilidades del
judoka.
3. Aplicar los métodos, medios y procedimientos respaldado en la estructura
comportamental del combate de Judo para la preparación de los modos de
combatir en la actividad competitiva.
4. Controlar el proceso de preparación de los modos de combatir a través de la
utilización de la estructura comportamental del combate y el desarrollo de las
habilidades competitivas del judoka.
5. Dirigir el proceso de entrenamiento deportivo desde la óptica del Reglamento
de la Federación Internacional de Judo.
Sistema de evaluación
Las formas fundamentales de evaluación en el curso de postgrado son:
evaluaciones frecuentes de las actividades, de seminarios, el curso no tiene
examen final. En todos los casos se evalúa la capacidad de aplicación,
generalización e interrelación de los conocimientos y se obvian las formas de
exámenes que sean una mera repetición o reproducción de contenidos.

Bibliografía Básica
1. Programa de preparación del deportista, Tomo I José Silvio Jiménez
Amaro: Unidad Impresora “José A. Huelga”, INDER 1991 150 P.
2. Programa de preparación del deportista Tomo II José Silvio Jiménez
Amaro: Unidad Impresora “José A. Huelga”, INDER, 1991 136 P.
3. Judo en acción Tomos I, Kazuzo Kudo, Ed. Científico-Técnica, 1987.
4. Judo en acción Tomos II, Kazuzo Kudo, Ed. Científico-Técnica, 1987.
5. Judo, Arte y Ciencia, A Kolychkine Thomson, Ed. Científico-Técnica,
1988--159p.

Bibliografía Complementaria
1. Forteza de la Rosa Armando y Ranzola Ribas Alfredo. Bases Metodológicas
del Entrenamiento Deportivo. Ciudad de la Habana: Ed. Científico-Técnica,
1988.
2. Harre, D. Teoría y Metodología del entrenamiento deportivo. La Habana:
Editorial Científico Técnica, 1982.
3. Mahlo, Friedrich. La acción táctica en el juego. La Habana: Editorial Pueblo
y Educación, 1981.
4. Metrología Deportiva... [Et Al] -- Moscú: Editorial Planeta 1989.
5. Ozolin N. G. Sistema Contemporáneo del Entrenamiento Deportivo Ciudad
de la Habana: Editorial Científico Técnica, 1986.
Anexo 13: Temporalización del pre experimento

IMPLEMENTACIÓN DEL MODELO COMPORTAMENTAL


Momento de desarrollo, aplicación del pre Momento de
Momento introductorio
experimento cierre
Enero y febrero Marzo, abril y mayo Septiembre y octubre Noviembre y diciembre Enero y febrero
2014 2014 2014 2014 2015
 Competencia municipal y  Conformación y  Reafirmación de la  Aplicación de las  Aplicación y
provincial pilotaje de las tareas muestra tareas de control de los
 Determinación de los en clases  Conformación de los sub entrenamiento modos de
modos de combatir de los  Conformación e grupos según los  Ajuste de los modos combatir (Pos
judokas la categoría de impartición del curso prototipos de combates de combatir en las test)
9-10 años masculino (Pre  Preparación de los  Familiarización con el competencias  Valoración de los
test) profesores del modelo preparatorias resultados
 Determinación de los combinado deportivo  Aplicación de las tareas
componentes  Reajuste de la de entrenamiento (Pre
estructurales y matrícula experimento)
funcionales del combate
 Determinación de las
necesidades de
superación de los
profesores
 Determinación de los
prototipos de combate
Anexo 14: Guía de observación a la competencia
Objetivo de la observación: Identificar el comportamiento de los componentes estructurales del combate de Judo en la categoría
de 9-10 años, masculino.
Tipo de competencia: _________ Fecha: ______Lugar de celebración de la competencia: ______________

Número de combate 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Tipos de combate
Superioridad
Forma de
Descalificación
terminación.
Abandono
Tiempo de culminación del combate
Tipo de Exploratoria
secciones de Marcaje
combate que se Conservación
realizan.
Total de tipos de secciones
Forma de Sin progreso en las
terminar las acciones
secciones de Violación del Reglamento
combate. Superioridad técnica
Total de secciones

Leyenda:

Tipos de combate F/F (Fuerte contra Fuerte) M/M (Medio contra Medio) F/M (Fuerte contra Medio)
M/D (Medio contra Débil) F/D (Fuerte contra Débil) D/D (Débil contra Débil)
Anexo 15: Formas de terminar las secciones del combate

Formas de terminar las secciones del combate


Inicia y termina Cuando no hay Cuando hay
logrando la progresión en violación del
Variantes
superioridad técnica las acciones Reglamento
Inicio Final Inicio Final Inicio Final
1 De pie De pie De pie De pie De pie De pie
En el En el
2 De pie En el suelo De pie De pie
suelo suelo
Pausas
De pie con
3 reglamenta ------ ------ ------- ------
interrupción
da de pie
Pausas En el suelo
4 reglamenta con ------ ------ ------ ------
da de pie interrupción

Descripción
El tipo 1 correspondiente a las unidades de análisis del combate «Iniciar y
terminar logrando la superioridad técnica», significa que un competidor efectúa
un ataque de pie y proyecta al contrario, logra el máximo de punto y termina el
combate.
El tipo 2 se refiere a que un competidor efectúa un ataque de pie y continúa sus
acciones en el suelo de forma ininterrumpida y logra con una técnica de control
la victoria.
El tipo 3 sucede cuando un competidor, después de una pausa o tiempo
muerto, reinicia el combate y efectúa una técnica interrumpida por una acción
defensiva del adversario y logra recuperar su ataque con la misma técnica u
otra, y logra la victoria.
El tipo 4 representa que un competidor, después de una pausa o tiempo
muerto, reinicia el combate y efectúa una técnica interrumpida por una acción
defensiva del adversario y logra recuperar su ataque con la misma técnica u
otra, sin lograr cumplimentar la totalidad de los puntos pero llevando a su
adversario al suelo y logra una acción de control que le permite la victoria.
En la sección del combate donde se «Inicia y termina en pausa reglamentaria
porque no hay progresión en las acciones» del tipo 1, se refiere cuando uno de
los competidores efectúa un ataque de pie y el adversario le neutraliza la
acción con una defensa, el competidor persiste sin lograr llevarlo al suelo, pero
el árbitro detiene las acciones porque no hay progreso.
El tipo 2 de la anterior unidad de análisis, ocurre cuando uno de los
competidores efectúa un ataque de pie y logra derribar al contrario sin obtener
la máxima puntuación, continúan las acciones en el suelo sin consolidar un
control, pero el árbitro detiene el combate por no existir progreso en las
acciones.
En la unidad de análisis donde se «Inicia y termina en pausa reglamentaria
porque hay violación del Reglamento», se refiere a que uno de los
contendientes, después de iniciado o reiniciado el combate arriba, comete una
violación del Reglamento equivalente a descalificación y el árbitro procede a
dar fin al combate por esta vía.
El tipo 2 de la anterior unidad de análisis, ocurre cuando uno de los
contendientes, después de iniciado el combate de pie, logra llevar al adversario
al suelo y comete una violación del Reglamento equivalente a descalificación y
el árbitro procede a dar fin al combate.
En la misma medida que las secciones de combate tienen formas de
culminación también las tienen los combates como son: abandono,
superioridad técnica y descalificación. Estas formas de culminación de los
combates están asociadas a las vías de obtención de la victoria en las formas
de: no presentación, superioridad técnica y descalificación del adversario.
La victoria por descalificación, ocurre cuando uno de los contrincantes incurre
en una falta grave durante el combate y es sancionado por el árbitro, otorgando
la victoria al otro oponente.
Anexo 16: Correlaciones entre los tipos y formas de terminación de las secciones de combate del Modelo

Formas de terminación de las secciones de


Tipos de secciones de combate
combate
Taub de Kendall Fin de Fin de Fin de
Cantidad de Cantidad de Cantidad de
secciones sin secciones con secciones con
secciones secciones de secciones de
progresar violación del superioridad
exploratorias marcaje conservación
acciones Reglamento técnica
Cantidad de 1,000 -,473** -,042 ,504 **
-,207 -,257
secciones . ,007 ,801 ,003 ,224 ,147
exploratorias 26 26 26 26 26 26
Tipos de
Cantidad de -,473** 1,000 -,025 -,182 ,072 ,535**
secciones
secciones de ,007 . ,882 ,278 ,672 ,002
de
marcaje 26 26 26 26 26 26
combate
Cantidad de -,042 -,025 1,000 ,258 ,637** -,352*
secciones de ,801 ,882 . ,109 ,000 ,037
conservación 26 26 26 26 26 26
Cantidad de fin de ,504** -,182 ,258 1,000 -,132 -,432*
secciones sin ,003 ,278 ,109 . ,420 ,011
progresar acciones 26 26 26 26 26 26
Formas de Cantidad de fin de -,207 ,072 ,637** -,132 1,000 -,071
terminación secciones con ,224 ,672 ,000 ,420 . ,679
de las violación del 26 26 26 26 26 26
secciones Reglamento
de combate Cantidad de fin de -,257 ,535** -,352* -,432* -,071 1,000
secciones con ,147 ,002 ,037 ,011 ,679 .
superioridad 26 26 26 26 26 26
técnica
En rojo los pares en los que existe una probabilidad de 0,99% En verde cuando esta correlación es
En azul se marca esa relación inversa dada en un 95% inversa con un 0,99%
Anexo17: Estadística descriptiva respecto a la cantidad de combates observados y analizados

Tabla de frecuencia

Tipos de Porcentaje
Frecuencia Porcentaje
combates acumulado
F_F 6 23,1 % 23,1
F_M 5 19,2 % 42,3
F_D 5 19,2 % 61,5
M_M 6 23,1 % 84,6
D_M 2 7,7 % 92,3
D_D 2 7,7 % 100,0
Total 26 100,0
Nomenclatura:
F_F Combate fuerte frente a fuerte
F_M Combate fuerte frente a medio
F_D Combate fuerte frente a débil
M_M Combate medio frente a medio
D_M Combate débil frente medio
D_D Combate débil frente a débil

Forma de
Porcentaje
terminación del Frecuencia Porcentaje
acumulado
combate
Superioridad 19 73,1 % 73,1
Descalificación 6 23,1 % 96,2
Abandono 1 3,8 % 100,0
Total 26 100 %
Anexo 18: Tipo de combate por forma de terminación del combate

Forma de terminación del combate


Tipos de combates
Superioridad Descalificación Total
Recuento 6 0 6
F_F
% dentro de Tipo de combate 100,0% 0,0% 100,0%
Recuento 3 2 5
F_M
% dentro de Tipo de combate 60,0% 40,0% 100,0%
Recuento 4 0 4
F_D
% dentro de Tipo de combate 80,0% 20,0% 100,0%
Recuento 4 2 6
M_M
% dentro de Tipo de combate 66,7% 44,3% 100,0%
Recuento 2 0 2
D_M
% dentro de Tipo de combate 100,0% 0,0% 100,0%
Recuento 0 2 2
D_D
% dentro de Tipo de combate 0,0% 100,0% 100,0%
Recuento 19 6 25
Total
% dentro de Tipo de combate 73,3% 26,7% 100,0%

Pruebas de chi-cuadrado
Sig. de Monte Carlo
Sig. de Monte Carlo (unilateral)
(bilateral)
Intervalo de confianza Intervalo de confianza al
al 99% 99%
Sig.
Límite Límite
Límite superior
inferior superior
Chi-cuadrado de Pearson ,145a
Razón de verosimilitudes ,040
Estadístico exacto de Fisher ,064
Asociación lineal por lineal ,178c ,095 ,088 ,103b
N de casos válidos
Anexo 19: Forma en que termina el combate. Tiempo de duración del combate

Forma en que termina el combate Tiempo en minutos de duración del combate


2,0 2,5 3,0 3,5 4,0 8,0 Total
Recuento 2 3 5 2 7 0 19
Superioridad % dentro de la forma en
10,5% 15,8% 26,3% 10,5% 36,8% 0,0% 100,0%
que termina el combate
Recuento 0 0 0 2 4 0 6
% dentro de la forma en
0,0% 0,0% 0,0% 33,3% 66,7% 0,0% 100,0%
Descalificación que termina el combate
% dentro de la forma en 100,0
0,0% 0,0% 0,0% 0,0% 0,0% 100,0%
que termina el combate %
Recuento 2 3 5 4 11 1 26
Total % dentro de la forma en
7,7% 11,5% 19,2% 15,4% 42,3% 3,8% 100,0%
que termina el combate

Pruebas de chi-cuadrado

Sig. Sig. de Monte Carlo (bilateral)


Valor gl asintótica Intervalo de confianza al 99%
(bilateral) Sig.
Límite inferior
Chi-cuadrado de Pearson 31,785a 10 ,000 ,009b ,007
Razón de verosimilitudes 16,065 10 ,098 ,037b ,032
Estadístico exacto de Fisher 14,461 ,106b ,098
Asociación lineal por lineal 11,632c 1 ,001 ,002b ,001
N de casos válidos 26
Anexo 20: Relación de los tipos de secciones de combate - Formas de
terminación del combate

Formas de Tipos de secciones de combate


terminación del
combate
Exploratoria Marcaje Conservación
Superioridad 0,00% 57,90% 0,00%

Descalificación 66,70% 0,00% 0,00%


Total 66,70% 57,90% 100,00%
Anexo 21: Resultado de las observaciones al comportamiento estructural de
los combates de Judo de la categoría de 9-10 años masculino

Nivel de preparación F % M % D % Total


Frecuencia de los tipos de
11 42,3 11 42,3 4 15,3 26
combate
%
38´ 40.5 14´ 92,5
Tiempos 86,3 92 87,5
44´ 44´ 16´ 104
Superioridad 9 81,8 8 72,7 2 50 19 73,0
Forma de
Descalificación 2 18,1 2 18,1 2 50 6 23,0
terminación
Abandono 0 0 0 0 0 0 0 0,0
Total de terminación 11 42,3 11 42,3 4 15,3 26 100
Tipo de Exploratoria 25 37,3 10 14,9 3 11,5 38 23,7
secciones Marcaje 9 13,4 20 29,8 10 38,4 39 24,3
de
combate Conservación 33 51,5 37 55,2 13 50 83 51,8
Total de sec. de combate 67 41,8 67 41,8 26 16,2 160 100
Forma de Sin progreso en 42 60,8 37 58,7 10 34,4 89 55,2
terminar las acciones
las Violación del
17 24,6 16 25,3 11 37,9 44 27,3
secciones Reglamento
de Superioridad
combate 10 14,4 10 15,8 8 27,5 28 17,3
técnica
Total de la formas de
69 42,8 63 39,1 29 18 161 100
terminación
Anexo 22: Guía de observación del comportamiento funcional de los judokas
de la categoría de 9-10 años masculino en los combates

Número de combate 1 2 3 4 5 6 7
Tipos de combate (F), (M), (D)
Sin interrupción
Interrumpida y
Secuencia motriz recuperada
Interrumpida sin
recuperación
Total de secuencias motrices
Ataque directo o
combinado
Contraataque simple
Acciones tácticas
o compuesto
Defensa y
contraataque
Total de acciones tácticas
Ofensivo
Defensivo.
Desempeño Defensivo -Ofensivo
Ofensivo-defensivo-
Ofensivo
Total de desempeño
Anexo 23: Resultado de las observaciones del comportamiento funcional de los
judokas de la categoría de 9-10 años masculino en los combates

Nivel de preparación F % M % D % Total


Frecuencia de los tipos de
11 42,3 11 42,3 4 15,3 26
combate %
Tiempos 38´ 40.5 14´ 92,5
86,3 92 87,5 104
44´ 44´ 16´
Sin
10 19,6 8 11,2 2 5,2 20 12,6
interrupción
Interrumpida y
Secuencia 18 35,2 24 33,8 6 15,7 48
recuperada 30,3
motriz
Interrumpida
sin 13 25,4 27 38 26 68,4 64 40,5
recuperación
Total de secuencias
51 32,2 71 44,9 38 24 158
motrices 47,5
Ataque directo
10 2 18 29,5 21 56,7 32
o combinado 24,8
Contraataque
Acciones
simple o 19 39,5 22 36 7 18,9 48
tácticas
compuesto 37,2
Defensa y
19 39,5 21 34,4 9 24,3 49
contraataque 37,9
Total de acciones tácticas 48 37,2 61 47,2 37 28,6 129 38,8
Ofensivo 4 40 5 41,6 2 50 11 42,3
Defensivo 2 20 1 8,3 0 0 3 11,5
Defensivo-
Desempe- 1 10 3 25 1 25 5
ofensivo 19,2
ño
Ofensivo-
defensivo- 3 30 3 25 1 25 7
ofensivo 26,9
Total de desempeño 10 38,4 12 46,1 4 15,3 26 7,8
Total general 109 32,9 143 43,2 79 23,8 331
Anexo 24: Prototipo de combate fuerte

Estructural
Secciones de Tiempos Forma de terminar las Forma de
Frecuencia Frecuencia Frecuencia
combate parciales secciones de combate terminación
Exploratorio Sin progreso en las Superioridad
acciones
Conservación Superioridad técnica Descalificación
Marcaje Violación del Abandono
Reglamento
Funcional
Secuencia Desempeño
Frecuencia Acciones tácticas Frecuencia Frecuencia
motriz
Sin interrupción Ataque directo o Ofensivo
combinado
Interrumpida y Contraataque Defensivo.
recuperada simple o compuesto
Interrumpida sin Defensa y Defensivo-ofensivo
recuperación contraataque
Ofensivo-
defensivo-ofensivo
Modo de combatir
Anexo 25: Guía de observación a la competencia de Judo (Pre test)

Objetivo de la observación: Identificar cómo se orienta el modo de combatir del


judoka de la categoría de 9-10 años masculino en la
actividad competitiva.
Tipo de competencia: ___________ Fecha: ______
Lugar de celebración de la competencia: ______________________________

ASPECTOS A COMPROBAR ANTES DE LOS COMBATES


1 2 3
Aspectos
A P I A P I A P I
¿Conoces al
contrario?
¿Tienes pensado
cómo desarrollar el
combate?
¿Tienes orientación de
cómo desarrollar el
combate?

Al inicio y final de cada combate se entrevista al judoka para constatar si poseen


alguna orientación de cómo desarrollar el modo de combatir y al finalizar para saber si
a su juicio cumplió con lo previsto.

ASPECTOS A COMPROBAR DURANTE EL COMBATE


1 2 3
Aspectos
A P I A P I A P I
Cómo distribuye los
recursos durante el
combate.
Se ajusta el plan
táctico al combate.
Sabe conducir el
combate.
Hace valer su modo de
combatir.

ASPECTOS A COMPROBAR DESPUES DEL COMBATE


1 2 3
Aspectos
A P I A P I A P I
¿Cumpliste con lo que
pensabas hacer?
¿Te sentiste orientado
durante el combate?

Leyenda: A - Adecuado, P - Poco adecuado, I - Inadecuado


Anexo 26: Resultados de las observaciones a competencia del modo de
combatir de los judokas de la categoría de 9-10 años masculino
Pre test.

ASPECTOS COMPROBADOS ANTES DE LOS COMBATES


Resultados
Aspectos
A % P % I % Total
¿Conoces al contrario? 8 23,5 10 29,4 16 47 34
¿Tienes pensado cómo
5 14,7 19 55,8 10 29,4 34
desarrollar el combate?
¿Tienes orientación de
cómo desarrollar el 3 8,8 27 79,4 4 11,7 34
combate?
Total
16 15,68 56 54,90 30 29,41 102
%
ASPECTOS COMPROBADOS DURANTE EL COMBATE
A % P % I % Total
Cómo distribuye los
recursos durante el 5 14,70 14 41,17 15 44,11 34
combate
Se ajusta el plan táctico al
2 5,88 17 50 15 44,11 34
combate
Sabe conducir el combate
2 5,88 23 67,64 9 26,47 34

Hace valer su modo de


7 20,58 14 41,17 13 38,23 34
combatir
Total
16 11,75 68 50 % 52 38,23 136
%
ASPECTOS COMPROBADOS DESPUES DEL COMBATE
A % P % I % Total
¿Cumpliste con lo que
9 26,47 11 32,35 14 41,17 34
pensabas hacer?
¿Te sentiste orientado
5 14,70 16 47,05 13 38,23 34
durante el combate?
Total
14 20,5 27 39,70 27 39,70 68
%

Leyenda:
A – Adecuado
P -Poco adecuado
I - Inadecuado
Anexo 27: Encuesta a profesores que participan en el Curso de capacitación de
Judo

Título que posee: Centro de trabajo:


Grado en Judo: Labor que desempeña:

Estimado profesor: con vistas a evaluar la utilidad producida por la impartición del
curso y su nivel de satisfacción, le pedimos la mayor cooperación y sinceridad en las
respuestas a las preguntas siguientes.

I.- Marque con una X, en qué medida de satisfacción se sintió por la superación
recibida, teniendo en cuenta la siguiente escala:
Altamente satisfecho ______ Bastante satisfecho_____
Satisfecho _____ Poco satisfecho____
Insatisfecho _____

II- ¿En qué medida los contenidos recibidos completaron sus conocimientos sobre
los combates de Judo?
Altamente adecuado ______ Bastante adecuado_____
Adecuado _____ Poco adecuado____
Inadecuado_____

III.- Dentro de los temas abordados en el curso en cuáles de ellos se siente con
mayor preparación para enfrentar su labor profesional. Marque con una X.

A-Tratamiento de las habilidades del judoka para la actividad competitiva


B- La preparación psicológica para la competencia
C-Uso del Modelo comportamental para la preparación de judoka y su
orientación competitiva
D-Forma de orientación del modo de combatir en la actividad competitiva
E-El conocimiento de las exigencias del combate de Judo
F-El uso del Reglamento para la dirección del proceso de entrenamiento
H-El uso del Reglamento para la orientación del combate
I-El uso de los componentes de la preparación del judoka en el modo de
combatir del judoka en la actividad competitiva

IV.- ¿Cómo se considera preparado para orientar el modo de actuación competitiva


del judoka?
Altamente adecuado _____ Bastante adecuado_____ Adecuado_____
Poco adecuado____ Inadecuado_____
Anexo 28: Determinación del coeficiente de competencia de los especialistas.
Cuestionario inicial para la determinación de los expertos.
Estimado profesor: por la experiencia y conocimientos acumulados en la preparación
de los judokas en sus diversas aristas, se está seleccionando un panel de
especialistas para tratar el tema de los modelos de competencia; por tal motivo
consideramos que su ayuda sería de gran utilidad. Le agradecemos su colaboración
de antemano.

Nombre y apellidos
Centro de trabajo
Título de formación Licenciado: Especialista:
académica Máster: Doctor:
Años de experiencia
como entrenador
Participación como Municipales: Provinciales:
entrenador en eventos Nacionales:
nacionales
Grado Dan en Judo
Categorizado como Provincial: Nacional:
arbitro Internacional:

Interrogante acerca del conocimiento sobre el tema:

¿Ha preparado a sus judokas teniendo en cuenta el conocimiento que aportan los
modelos de los combates de Judo?
Con frecuencia ___
Poco frecuente ___
Nunca ___

1- Marque con una cruz (X), en una escala creciente del 1 al 10, el valor que
corresponde según el grado de conocimiento o información que usted tiene
acerca de la temática investigada.

Escala de valoración de sus conocimientos e información acerca del tema de


investigación.
Candidato
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
a experto
2- Realice una autovaloración, según la tabla siguiente, de sus niveles de
argumentación sobre el tema objeto de estudio.

Fuentes que argumentan su Grado de influencia de las fuente para


conocimiento acerca del tema que usted. Emitir criterios sobre el tema
se trata Alto Medio Bajo
La aplicación creativa de experiencias
personales en la preparación y
orientación del judoka, a partir de sus
conocimientos sobre el tema
Conocimientos acerca de los combates
de Judo para la inclusión de juegos,
ejercicios y tareas en la clase
Experiencias de trabajo con la
categoría 9-10 masculino
Actividades de superación recibidas
relacionadas con el tema
Conocimientos sobre el tema
alcanzado mediante lecturas de
publicaciones nacionales y extranjeras
Análisis teóricos realizados por usted
acerca de los combates de Judo

Criterios para evaluar el coeficiente de argumentación de cada una de las fuentes que
argumentan sus conocimientos acerca del tema

Fuentes que
argumentan su Criterios para evaluar el coeficiente de argumentación
conocimiento acerca
del tema que se trata. Alto Medio Bajo
La experiencia personal a
No es considerada
partir de sus Es utilizada durante Es utilizada en
para la
conocimientos acerca del toda la preparación algunos momentos
preparación y
tema en función de la y orientación del de la preparación
orientación del
preparación y orientación judoka de la del judoka de la
judoka de la
del judoka de la categoría de 9-10 categoría de 9-10
categoría de 9-10
categoría de 9-10 años años masculino años masculino
años masculino
masculino
Conocimientos acerca de Utiliza en todo Utiliza con
Escasa utilización
los combates de Judo momento los frecuencia los
de los aportes de
para la inclusión de aportes de los aportes de los
los combates para
juegos, ejercicios y tareas combates para las combates para las
las clases
en la clase clases clases
Prepara y orienta a
judokas para los Prepara u orienta a Solo ha preparado
Experiencias de trabajo
combates en judokas para los a los judokas sin
con la categoría de 9-10
eventos nacionales combates durante orientarlos para
años masculino
durante los últimos los 3 últimos años los combates
5 años o más
Ostenta títulos de Ha cursados
Actividades de Doctor, Máster o diplomados o
No se supera con
superación recibidas Especialista en cursos sobre
respecto al tema
relacionadas con el tema entrenamiento entrenamiento
deportivo deportivo
Limitado
Amplia consulta de
conocimiento
Conocimiento sobre el fuentes de Conocimientos del
sobre el tema por
tema alcanzado mediante información tema a partir de los
su poca
lecturas de publicaciones nacional e intercambios con
participación en
nacionales y extranjeras, internacional otros especialistas
competencias y
así como participaciones actualizada sobre el nacionales e
acceso a
en eventos competitivos tema y participación internacionales
informaciones
en competencias
actualizadas
La experiencia personal a
Analiza los Tiene presente
partir de sus No considera los
resultados algunos de los
conocimientos acerca del componentes del
competitivos a partir componentes del
tema en función de la combate para sus
de los componentes combate para sus
preparación y orientación valoraciones
de los combates análisis
del judoka

Fuentes de argumentación para determinar el coeficiente de competencia de


los expertos

Coeficiente de influencia en los


Fuentes de argumentación criterios de los especialistas.
Alto Medio Bajo
La aplicación creativa de experiencias
personales en la preparación y orientación
0.5 = 50% 0.4 = 40% 0.2 = 20%
del judoka, a partir de sus conocimientos
sobre el tema
Conocimientos acerca de los combates de
Judo para la inclusión de juegos, ejercicios y 0.3 = 30% 0.2 = 20% 0.1= 10%
tareas en la clase
Experiencias de trabajo con la categoría de
0.05 = 5% 0.05 = 5% 0.05 = 5%
9-10 años masculino
Actividades de superación recibidas
0.05 = 5% 0.05 = 5% 0.05 = 5%
relacionadas con el tema
Conocimientos sobre el tema alcanzado
mediante lecturas de publicaciones 0.05 = 5% 0.05 = 5% 0.05 = 5%
nacionales y extranjeras
Análisis teóricos realizados por usted acerca
0.05 = 5% 0.05 = 5% 0.05 = 5%
de los combates de Judo

Total 100% 0.8 = 80% 0.5 = 50%


Datos personales de los especialistas

Centros de trabajos
UCCFD “Manuel Fajardo”- 7 Dirección del INDER Dirección del INDER
provincial de Villa Clara - 1 municipal de Villa Clara - 1
EIDE provincial “Héctor Ruiz Combinados deportivo - 7 Instituto Superior del
Pérez” de Villa Clara - 3 MININT - 2
Formación académica
Licenciado- 5 Especialista- 6
Máster- 6 Doctor- 4
Años de experiencia como entrenador
De 1 a 10 años - 7 De 11 a 21 años - 12 De 22 años o más - 2
Participación como entrenador en competencias
Municipal - 0 Provincial- 4 Nacional- 17
Categorizado como arbitro
Provincial- 3 Nacional- 4 Internacional - 3

¿Han preparado a los judokas teniendo en cuenta el conocimiento que aportan los
modelos de los combates de Judo?
Con frecuencia _12__ Poco frecuente _5__ Nunca _4__
NIVEL DE COMPETENCIA DE LOS EXPERTOS
Nivel de
EXPERTO Índice TOTALES %
Competencia
1 1 Competencia alta Competencia alta 10 47,62%
2 0,8 Competencia media Competencia media 7 33,33%
3 0,5 Competencia baja Competencia baja 4 19,05%
4 0,9 Competencia alta
5 1 Competencia alta Criterios tomados > que <= que
6 0,8 Competencia media Competitividad alta 0,8 1
Competitividad
7 0,5 Competencia baja 0,5 0,8
media
8 0,8 Competencia media Competitividad baja 0,5
9 1 Competencia alta
10 0,8 Competencia media
11 1 Competencia alta
12 0,5 Competencia baja
13 0,9 Competencia alta
14 0,6 Competencia media
15 1 Competencia alta
16 0,9 Competencia alta
17 0,5 Competencia baja
18 0,9 Competencia alta
19 0,8 Competencia media
20 1 Competencia alta
21 0,8 Competencia media
Anexo 29: Caracterización del grupo de expertos

Centro
Años de Participación
Experto

Grado Categorizado de
Grado experiencia como entrenador
cien- como árbitro trabajo
en Judo como en competencias
tífico
entrenador
Mu. Pro Nac Pro. Nac. Int.
1 Dr. C. 7mo. Dan 22 x x UCCFD
2 M.Sc. 6to. Dan 11 x x UCCFD
3 EPG. 5to. Dan 19 x x INDER
4 M.Sc. 3er. Dan 19 x x INDER
5 M.Sc. 4to. Dan 16 x UCCFD
6 M.Sc. 3er. Dan 17 x UCCFD
7 M.Sc. 2do. Dan 12 x UCCFD
8 M.Sc. 2do. Dan 11 x UCCFD
9 EPG. 3er. Dan 13 x x EIDE
10 EPG. 2do. Dan 14 x C.D.
11 Dr. C. 1er. Dan 9 x MININT
12 Dr. C. 2do. Dan 13 x MININT
13 Dr. C. 3er. Dan 9 x UCCFD
14 EPG. 3er. Dan 12 x x EIDE
15 EPG. 4to. Dan 23 x x EIDE
16 EPG. 2do. Dan 7 x C.D.
17 Lic. 2do. Dan 6 x x C.D.
18 Lic. 2do. Dan 8 x C.D.
19 Lic. 2do. Dan 9 x x C.D.
20 Lic. 3er. Dan 12 x C.D.
21 Lic. 2do. Dan 6 x x C.D.
Anexo 30: Encuesta al grupo de expertos para la valoración del Modelo
comportamental de la actividad competitiva en el Judo

Estimado compañero:
Usted recibe este cuestionario porque ha sido seleccionado dentro de los expertos,
por su grado de competencia, con el propósito de valorar el Modelo comportamental
de la actividad competitiva para propiciar la orientación del modo de combatir del
judoka la categoría de 9-10 años masculino.
Luego de haber constatado en qué consiste el Modelo comportamental y sus
orientaciones, es necesario que marque con una cruz (X) las respuestas que
considere adecuadas a las preguntas de la presente encuesta. De antemano, el autor
de la propuesta, le transmite el más sincero agradecimiento por el aporte de sus
criterios para la mejora del diseño del Modelo comportamental.

Indicadores para valorar la utilidad social de la propuesta:

1.- Necesidad de implementación del Modelo comportamental como recurso didáctico


a utilizar en las clases de Judo.
Sí _____ No ______

2.- La propuesta proporciona calidad en la preparación y orientación del modo de


combatir del judoka en la actividad competitiva.
Sí____ No _____

3.- Propicia la propuesta preparar y orientar con mayor acierto el modo de combatir
del judoka de la categoría de 9-10 años masculino en la actividad competitiva.
Sí____ No _____

4.- La propuesta puede propiciar que el judoka de la categoría de 9-10 años masculino
se apropie de conocimientos y habilidades acerca del modo de combatir que le
posibilite un mejor desenvolvimiento competitivo
Sí____ No ____

5.- Existe la posibilidad real de poner en práctica la propuesta.


Sí_____ No _____

6.- La propuesta contribuye a la mejora del sistema de preparación y orientación de


los judokas de la categoría de 9-10 años masculino en su modo de combatir en la
actividad competitiva.
Sí_____ No____

7.- El diseño del Modelo comportamental de la actividad competitiva propicia la


reflexión y regulación de los recursos técnico–tácticos y habilidades para la
conducción del combate de Judo.
Sí_____ No ____
Indicadores para valorar la calidad formal de la propuesta:

1.- La concepción del diseño del Modelo comportamental de la actividad competitiva


para propiciar la orientación del modo de combatir del judoka la categoría de 9-10
años masculino.
 Muy adecuado _____
 Medianamente adecuado ______
 Adecuado ______
 Poco adecuado _____
 Inadecuado _____

2.- La complejidad del Modelo comportamental para el proceder del profesor


deportivo en la orientación del modo de combatir según el tipo de combate a
desarrollar por el judoka la categoría de 9-10 años masculino.
 Muy adecuado _____
 Medianamente adecuado _____
 Adecuado _____
 Poco adecuado ______
 Inadecuado _____

3.- Carácter predominante de los componentes que conforman el Modelo


comportamental en el orden descriptivo, teórico y práctico.
 Muy adecuado ____
 Medianamente adecuado _____
 Adecuado _____
 Poco adecuado ______
 Inadecuado _____

4.- Carácter de la orientación acerca del modo de combatir del judoka de la categoría
de 9-10 años masculino en la actividad competitiva como parte de la aplicación del
Modelo comportamental.
 Muy adecuado _____
 Medianamente adecuado _____
 Adecuado _____
 Poco adecuado _____
 Inadecuado ______

5.- Nivel de desempeño del modo de combatir que puede promover el Modelo
comportamental y sus procedimientos didácticos durante las clases.
 Muy adecuado ____
 Medianamente adecuado ______
 Adecuado _____
 Poco adecuado ____
 Inadecuado _____

6.- Si lo desea puede expresar sugerencias para continuar perfeccionando el Modelo


comportamental que se propone.
Criterios de evaluación de los indicadores
Indicadores para valorar la calidad formal de la propuesta
Medianamente
No. Aspectos Muy adecuado Adecuado Poco adecuado Inadecuado
adecuado
1 La concepción del Indispensable la Muy útil para la Se aprecia calidad Quizás pudiera No aporta a la
diseño del Modelo calidad del diseño calidad del Modelo en el diseño del contribuir el diseño calidad del Modelo
comportamental de la del Modelo comportamental de Modelo del Modelo a la el diseño
actividad competitiva comportamental la actividad comportamental calidad en la propuesto
para propiciar la concebido para la competitiva la concebido para la orientación del modo
orientación del modo de actividad concepción del actividad de combatir del
combatir del judoka de competitiva diseño competitiva judoka de la
la categoría de 9-10 categoría de 9-10
años masculino años
2 La complejidad del Indispensable la Muy útil la calidad Se aprecia calidad Quizás pudiera No aporta a la
Modelo comportamental calidad del Modelo del Modelo para el en el modelo para contribuir a la calidad en el
para el proceder del para el proceder proceder del el proceder del calidad del proceder proceder del
profesor deportivo en la del entrenador en entrenador en la entrenador en la del entrenador en la entrenador en la
orientación del modo de la orientación del orientación del orientación del orientación del modo orientación del
combatir según el tipo modo de combatir modo de combatir modo de combatir de combatir del modo de combatir
de combate a del judoka de la del judoka de la del judoka de la judoka de la del judoka de la
desarrollar por el judoka categoría de 9-10 categoría de 9-10 categoría de 9-10 categoría de 9-10 categoría de 9-10
de la categoría de 9- años masculino años masculino años masculino años masculino años masculino
10 años masculino
3 Carácter predominante Indispensable la Muy útil la calidad Se aprecia calidad Quizás los No aporta los
de los componentes calidad de los predominante de en los componentes del componentes a la
que conforman el componentes que los componentes componentes que Modelo pudieran calidad del Modelo
Modelo comportamental conforman el que conforman el conforman el tener un carácter
en el orden descriptivo, Modelo Modelo Modelo predominante
teórico y práctico
4 Carácter de la Indispensable la Muy útil para la Se aprecia calidad Quizás es incorrecta No aporta el
orientación acerca del calidad de la calidad en la en la orientación la orientación del Modelo a la
modo de combatir del orientación sobre orientación del del modo de modo de combatir orientación del
judoka de la categoría el modo de modo de combatir combatir del judoka del judoka de 9-10 modo de combatir
de 9-10 años masculino combatir del judoka del judoka de la de la categoría de años con la del judoka de 9-10
en la actividad de la categoría de categoría de 9-10 9-10 años aplicación del años en la
competitiva como parte 9-10 años años masculino masculino con la Modelo actividad
de la aplicación del masculino con la con la aplicación aplicación del competitiva
Modelo comportamental aplicación del del Modelo Modelo
Modelo
5 Nivel de desempeño del Indispensable el Muy útil el Modelo Se aprecia calidad Quizás el Modelo y No aporta ninguna
modo de combatir que Modelo y sus y su proceder en el Modelo y su su proceder calidad al modo de
puede promover el procedimientos didáctico durante proceder didáctico didáctico durante las combatir del judoka
Modelo comportamental didácticos durante las clases para la durante las clases clases afecten la de la categoría de
y sus procedimientos las clases para el calidad del para el desempeño calidad del nivel de 9-10 años
didácticos durante las desempeño del desempeño del del modo de desempeño del masculino, el
clases modo de actuación modo de actuación actuación táctico modo de actuación Modelo y sus
táctico del judoka táctico del judoka del judoka de la táctico en el judoka procedimientos
de la categoría de de la categoría de categoría de 9-10 de la categoría de didácticos durante
9-10 años 9-10 años años masculino 9-10 años masculino las clases
masculino masculino
Anexo 31: Resultados de la valoración a partir de la utilidad social
realizada por los expertos acerca del Modelo comportamental

Respuestas
EXPERTOS
1 2 3 4 5 6 7
EXP 1 Si Si Si Si Si Si Si
EXP 2 Si Si Si Si Si Si Si
EXP 3 Si Si Si Si Si Si Si
EXP 4 Si Si Si Si Si Si Si
EXP 5 Si Si Si Si Si Si Si
EXP 6 Si Si Si Si Si Si Si
EXP 7 Si Si Si No Si Si Si
EXP 8 Si Si Si Si Si Si Si
EXP 9 Si Si Si Si Si Si Si
EXP 10 Si Si Si Si Si Si Si
EXP 11 Si Si Si No Si Si Si
EXP 12 Si Si Si Si Si Si Si
EXP 13 Si Si Si Si Si Si Si
EXP 14 Si Si Si Si Si Si Si
EXP 15 Si Si Si Si Si Si Si
EXP 16 Si Si Si Si Si Si Si
EXP 17 Si Si Si Si Si Si Si
Anexo 32: Respuesta de los expertos acerca de los indicadores para
valorar la calidad formal del Modelo comportamental

Respuestas
EXPERTOS
1 2 3 4 5
EXP 1 MA MA Med. A MA MA
EXP 2 MA MA MA MA MA
EXP 3 MA MA MA A MA
EXP 4 MA MA MA MA Med. A
EXP 5 MA MA A Med. A Med. A
EXP 6 MA MA MA Med. A MA
EXP 7 MA MA A Med. A Med. A
EXP 8 MA MA MA MA MA
EXP 9 MA MA Med. A MA A
EXP 10 MA MA MA MA Med. A
EXP 11 Med. A MA MA MA MA
EXP 12 MA MA MA MA MA
EXP 13 MA Med. A MA Med. A MA
EXP 14 MA MA MA MA MA
EXP 15 MA MA Med. A MA MA
EXP 16 MA MA MA MA Med. A
EXP 17 MA MA A Med. A MA
Anexo 33: Resultados de la 2da prueba

ASPECTOS COMPROBADOS ANTES DE LOS COMBATES


Aspectos Resultados
A % P % I % Total
¿Conoce al contrario? 13 38,2 15 44,1 6 17,6 34
¿Tiene pensado como
desarrollar el 21 61,7 9 26,4 4 11,7 34
combate?
¿Tienes orientación
de cómo desarrollar el 22 64,7 11 32,3 1 2,9 34
combate?
Total
58 56,8 % 35 34,3 % 11 10,7 % 102
%
ASPECTOS COMPROBADOS DURANTE EL COMBATE
A % P % I % Total
Cómo distribuye los
recursos durante el 21 61,7 9 26,4 4 11,7 34
combate
Se ajusta el plan
táctico al combate 22 64,7 9 26,4 3 8,8 34

Sabe conducir el
combate 24 70,5 9 26,4 1 2,9 34
Hace valer su modo de
combatir 21 61,7 9 26,4 4 11,7 34
Total
88 64,7% 36 26,4% 12 8,8% 136
%

ASPECTOS COMPROBADOS DESPUÉS DEL COMBATE


A % P % I % Total
¿Cumple con lo que
pensaba hacer? 23 67,6 11 32,3 0 0 34

¿Te sentiste
orientado durante el 27 79,4 4 11,7 3 8,8 34
combate?
Total
50 58,8 % 15 33,8 3 7,3 68
%

Leyenda: A - Adecuado
P - Poco adecuado
I - Inadecuado
Anexo 34: Comparación de los resultados de la 1era prueba (inicial) con la 2da
prueba (final)

ASPECTOS COMPROBADOS ANTES DE LOS COMBATES


Resultados de las repuestas
Aspectos
1ra 2da 1ra 2da 1ra 2da
A % A % P % P % I % I %
¿Conoces al
8 23,5 13 38,2 10 29,4 15 44,1 16 47 6 17,6
contrario?
¿Tienes pensado
cómo desarrollar el 5 14,7 21 61,7 19 55,8 9 26,4 10 29,4 4 11,7
combate?
¿Tienes orientación
de cómo desarrollar 3 8,8 22 64,7 27 79,4 11 32,3 4 11,7 1 2,9
el combate?
Total
16 15,68 58 56,8 56 54,90 35 34,3 30 29,41 11 10,7
%
ASPECTOS COMPROBADOS DURANTE EL COMBATE
A % A % P % P % I % I %
Cómo distribuye los
recursos durante el 5 14,70 21 61,7 14 41,17 9 26,4 15 44,11 4 11,7
combate
Se ajusta el plan
2 5,88 22 64,7 17 50 9 26,4 15 44,11 3 8,8
táctico al combate
Sabe conducir el
2 5,88 24 70,5 23 67,64 9 26,4 9 26,47 1 2,9
combate
Hace valer su modo
7 20,58 21 61,7 14 41,17 9 26,4 13 38,23 4 11,7
de combatir
Total
16 11,75 88 64,7 68 50 36 26,4 52 38,23 12 8,8
%
ASPECTOS COMPROBADOS DESPUES DEL COMBATE
A % A % P % P % I % I %
¿Cumpliste con lo
9 26,47 23 67,6 11 32,35 11 32,3 14 41,17 0 0
que pensabas hacer?
¿Te sentiste
orientado durante el 5 14,70 27 79,4 16 47,05 4 11,7 13 38,23 3 8,8
combate?
Total
14 20,5 40 58,8 27 39,70 23 33,8 27 39,70 5 7,3
%

Leyenda: A - Adecuado
P - Poco adecuado
I - Inadecuado