Está en la página 1de 6

LAS FORMAS EN LA ARQUITECTURA

La forma es la apariencia externa de las cosas. Por medio de ella obtenemos información
del aspecto de todo lo que nos rodea. Nuestro entorno cotidiano está constituido por una
multitud de elementos, de entornos naturales como artificiales (casa, árbol, lápiz, etc.), que
tienen distintos aspectos físicos, es decir, distintas formas. La forma es la identidad de cada
cosa, es una conjunción de puntos, de líneas, de planos, de colores, de texturas que originan
el aspecto de algo determinado y que lo distinguen de otro objeto o cosa (flor, silla, cocina,
cama, etc.)

Interrelación de las formas

Las formas pueden encontrarse entre si de diversas maneras. Distanciamiento, toque,


superposición, penetración, unión, sustracción, intersección, coincidencia. Cada una de
estas interrelaciones produce efectos espaciales.

Espacios

La forma es un espacio positivo, un espacio ocupado en el plano. El espacio sin ocupar que
rodea a una forma se lo denomina como un espacio negativo.

Visualización de las formas

Cuando una figura origina una forma en una superficie bi-dimensional, se la puede
representar de varias maneras sin alterar su tamaño, color, composición y dirección.
Visualizar una forma requiere la utilización de puntos, líneas y planos que describan sus
contornos, características de la superficie y otros detalles. Cada método produce un efecto
visual diferente, aunque el contorno general de la forma permanezca igual.

Representación mediante líneas, mediante superficies lisas, mediante líneas y superficies


planas, mediante puntos y mediante texturas.

 
Tipos de formas

Las formas pueden clasificarse de manera genérica según su contenido específico y según
su composición. Una forma que contenga un tema identificable establece una comunicación
con los observadores en términos que van más allá de lo puramente visual, a estas se las
denomina formas figurativas. Cuando una forma no contiene un tema identificable se la
denomina no figurativa o abstracta.

Caracterización

Formas figurativas

Puede ser ejecutada con realismo fotográfico o con un cierto grado de abstracción, mientras
no sea tan abstracta que convierta su tema en no identificable. Las formas figurativas se
pueden clasificar también según el tema representado, entonces se dividen en: Naturales
(un tema que se encuentra en la naturaleza), Artificiales (figurativas de objetos y entornos
creados por el hombre) y Verbales (Lenguaje escrito, describe una idea identificable de
algo que existe en un sentido material).

Formas abstractas

Carece de tema identificable. Puede que la intención del diseñador sea crear una forma que
no represente nada, o puede que la forma se haya basado en un tema que perdió sus señas
de identidad después de una transformación excesiva. Expresan la sensibilidad del
diseñador para con el contorno, color y composición sin basarse en elementos
identificables.

Existen pues muchas clases de formas:


     A- Según su dimensión, las formas pueden ser:
         * bidimensionales: representadas sobre un soporte plano, y con solo dos
dimensiones  (altura y ancho) como una letra.
                                              

*  Tridimensionales, que son las que tienen volumen, es decir, que ocupan un lugar
en el espacio y tienen tres dimensiones (altura, ancho y profundidad o grosor), como
los seres humanos, los edificios, etc.
  

 
Imagen de Escultura tridimensional.     La piedad . Autor Miguel Angel
 B- Según su origen, consideramos dos tipos de formas: 

 naturales, que son las que conforman nuestro entorno natural y que a su vez
se dividen en orgánicas (un pájaro) e inorgánicas (una roca).
 artificiales, que son todas aquellas creadas por los seres humanos, como una cama.

 
 

      
 

 C- Según su estructura encontramos: 

 Formas simples que son las compuestas, por uno o pocos elementos. Como
ejemplo de una forma natural simple, podríamos citar una ameba, y artificial, una
tuerca.
 Formas complejas son las que están compuestas de muchas formas simples. Una
forma compleja natural sería el propio ser humano, y una artificial sería un coche.

La forma sigue a la función (en inglés, form follows function), es un principio de


diseño funcionalista asociado a la arquitectura y diseño moderno del siglo XX. El principio
es que la forma de un edificio u objeto debiera estar basada primordialmente en su función
o finalidad. También es una frase célebre pronunciada por el arquitecto proto-
moderno Louis Sullivan, cuya influencia en la arquitectura moderna fue considerable.

En el contexto de las profesiones ligadas al proyecto, la forma sigue a la función, parece


expresar un buen sentido. Es decir, para atender a las necesidades generales de la sociedad,
el proyectista debe configurar la forma a partir de la función específica del objeto a ser
producido o construido. De cierto modo, la visión funcionalista puede liberar la forma de
una miopía proyectual, pero puede también, en un análisis más profundo, ser un principio
de diseño problemático. Definir el significado preciso de la frase la forma sigue a la
función abre un debate sobre la integridad del diseño que sigue siendo un importante
debate.1

También podría gustarte