Está en la página 1de 3

Algunos mitos y realidades sobre la nutrición

http://www.recetasyamigos.com/contenidos-article-print-21.html
Sábado, 25 noviembre a las 10:31:09 Noticias Generales

Hay veces que se habla de la forma de nutrición correcta...¿Mitos o realidades?...


MITO: La comida orgánica es más nutritiva
Realidad: La comida orgánica se obtiene a partir de cultivos o animales que se han desarrollado en sistemas agrícolas
que excluyen el uso de fertilizantes, reguladores del crecimiento y aditivos para piensos.
Esto no es del todo cierto, ya que sí usan fertilizantes (algodón molido, sangre molida, emulsión de pescado, estiércol y
lodos de drenaje son ejemplos de fertilizantes orgánicos; los cuales deben ser ricos en alguno de los 3 principales
nutrientes (nitrógeno, fósforo, potasio); se usan ingredientes para fortificarlos como la roca de fosfato para aumentar el
fósforo o la arenisca para aumentar el potasio; los fertilizantes orgánicos dependen de los organismos del suelo para
descomponerse y liberar los nutrientes, lo cual lleva muchísimo tiempo; el algodón molido se usa para plantas que gustan
del medio ácido: azaleas, camelias y rododendros; la sangre se seca y pulveriza tras recogerse en los rastros, es fuente
de nitrógeno, tan rica que puede quemar las plantas si se usa en exceso; la emulsión de pescado es una mezcla
parcialmente descompuesta de pescado molido; el estiércol es un fertilizante completo, bajo en nutrientes y su
concentración máxima es cuando está fresco; los lodos provienen de las plantas de tratamiento del drenaje y se maneja
en 2 variantes: activado y composteado; ambos aumentan la capacidad del suelo de contener aire y agua pero
promueven la actividad bacteriana y de hongos en el suelo, Dep. Horticultura Ecológica, Instituto Politécnico y
Universidad Estatal de Virginia, http://www.ext.vt.edu/departments/envirohort/factsheets2/fertilizer/jan89pr6.html)
Estudios sobre el comportamiento de los consumidores muestran que el consumo de alimentos orgánicos en Europa
forma parte de un estilo de vida, que deriva de una ideología* y está relacionado con un sistema concreto de valores.
¿Cuáles, los de la asociación campesina de la UE? Originalmente, las ideologías orgánicas se referían al marxismo en
base al funcionamiento de las masas y, nada tienen que ver con lo que actualmente implican los pseudos científicos
(http://www.eng.fju.edu.tw/Literary_Criticism/cultural_studies/gramsci.html,
http://laideologiainvisible.blogspot.com/2006_02_01_archive.html,
http://www.allacademic.com/meta/p_mla_apa_research_citation/2/5/7/0/8/p257085_index.html,
http://laideologiainvisible.blogspot.com/2006_02_01_archive.html, http://www.sciencedirect.com/science?
_ob=ArticleURL&_udi=B6W5C-4651FW1-
3&_user=10&_rdoc=1&_fmt=&_orig=search&_sort=d&view=c&_acct=C000050221&_version=1&_urlVersion=0&_userid=1
0&md5=525befbce62756bf8f929c57f897ea66, http://www.decorailumina.com/tip-del-dia/incluyendo-un-estilo-de-vida-
organico-en-casa.html, http://www.aboutorganics.co.uk/organic_home/organic_lifestyle.htm)
“Organic lifestyle” es una marca de productos y “estilo orgánico” es un estilo arquitectónico
(http://www.arqhys.com/construccion/estilo-organico.html) mientras que “valores orgánicos” es el título de un libro
(http://www.cababstractsplus.org/abstracts/Abstract.aspx?AcNo=20073257637).
Por otro lado se refiere a los valores de diferentes variables sobre la calidad del suelo en cuanto a su fertilidad potencial
(http://www.iamazonica.org.br/conteudo/eventos/biodiversidadeSolo/pdf/resumos/Poster_ElessandraL2.pdf)
La idea de que los alimentos orgánicos son 'más saludables' que los alimentos producidos de manera convencional se
basa en la creencia de que los primeros tienen cualidades organolépticas superiores, contienen menos pesticidas y
fertilizantes sintéticos, y son más ricos en nutrientes y fitoquímicos protectores. No obstante, los estudios realizados hasta
la fecha ni confirman ni desmienten el hecho de que los alimentos orgánicos sean más nutritivos que los alimentos
producidos de la manera convencional porque las propiedades nutritivas y el sabor dependen, en gran medida, de la
variedad y las condiciones de crecimiento (como el suelo, el clima, etc.). Sí, es una creencia. El movimiento
SLOWFOOD no apoya a los orgánicos porque en sus particulares experiencias, muchas veces se han topado con
alimentos insípidos o cuyo sabor no corresponde a las expectativas. Esta es una buena respuesta!
MITO: La dieta vegetariana es más saludable que una dieta omnívora
Realidad: Las dietas vegetarianas varían enormemente e implican desde no comer carne hasta la dieta más rigurosa en
la que se excluyen todos los alimentos de origen animal.
Cierto, referirse a la tabla que sigue:
Tabla Comparativa de Dietas
http://en.wikipedia.org/wiki/Diet_(nutrition)
Tipo de
Carnivoro Omnivoro Vegan Vegetariano Halal Kosher Neolítico
Alimento
Fruta y bayas No Sí Sí Sí Sí Sí Sí
Hojas No Sí Sí Sí Sí Sí Sí
Verdura No Sí Sí Sí Sí Sí Sí
Veg. c/almidón No Sí Sí Sí Sí Sí Sí
Granos No Sí Sí Sí Sí Sí No
Aves Sí Sí No No Sí Sí Sí
Pescado Sí Sí No No Sí Sí Sí
Marisco Sí Sí No No Sí No Sí
Res Sí Sí No No Sí Sí Sí
Puerco Sí Sí No No No No Sí
Huevo Sí Sí No No Sí Sí Sí
Lácteos No Sí No Sí Sí Sí No
Nueces No Sí Sí Sí Sí Sí Sí

Algunos estudios revelan que los vegetarianos padecen menos enfermedades cardiacas, algunos tipos de cáncer,
hipertensión y diabetes de tipo II y que tienden a vivir más que quienes comen carne.
¿Cuáles estudios? Los siguientes demuestran que muy poco y eso jugando mucho con la estadística y sólo para la
condición cardíaca isquémica (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10479225); además concluyen que se debe más a la
cantidad de vegetales que ingieren que a no comer carne (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19166134)
Key TJ, Fraser GE, Thorogood M, Appleby PN, Beral V, Reeves G, Burr ML, Chang-Claude J, Frentzel-Beyme R, Kuzma
JW, Mann J, McPherson K., Imperial Cancer Research Fund, Cancer Epidemiology Unit, Oxford, United Kingdom.
key@icrf.icnet.uk, “Mortality in vegetarians and nonvegetarians: detailed findings from a collaborative analysis of 5
prospective studies”
Combinamos datos de 5 estudios para comparar la tasa de muertes en enfermedades comunes de los vegetarianos
contra la de los no vegetarianos, con estilos de vida similares. Previamente habíamos reportado un resumen de estos
resultados; aquí presentamos mayor detalle. Hubo disponbibilidad de datos para 76,172 hombres y mujeres. Como
vegetarianos agrupamos a aquellos que no consumen carne ni pescado (n = 27808). Las tasas de muerte para el rango
de edad 16-89 se calcularon mediante una regresión de Poisson y todos los resultados se ajustaron para edad, sexo y
estatus como fumador. Se usó un modelo de efectos aleatorios para calcular estimados grupales del efecot para todos
los estudios combinados. Hubo 8,330 muertes tras un seguimiento promedio de 10.6 años. La mortalidad por enfermedad
cardíaca isquémica fue 24% menor en los vegetarianos (tasa de muerte: 0.76; 95% CI: 0.62, 0.94; P<0.01). Esta menor
mortalidad abundó más en los jóvenes y se restringió a aquellos que mantuvieron su dieta actual por más de 5 años.
Categorizando más en base a dieta, comparando contra carnívoros habituales, la mortalidad por enfermedad cardíaca
isquémica fue 20% menor en quienes comen carne ocasionalmente, 34% menor en quienes consumen pescado y nada
de carne, 34% menor en los lactoovovegetarianos y 26% menor en los veganos. No hubo diferencia significativa entre
vegetarianos y no vegetarianos respecto a la mortalidad por enfermedades cerebrovasculares o cáncer de estómago,
colorectal, pulmonar, prostático ni de pecho ni respecto a las demás causas combinadas.
Ginter E., Institute of Experimental and Clinical Medicine, Bratislava, Slovakia. ginter.email@mail.t-com.sk, “Vegetarian
diets, chronic diseases and longevity”
Vegetarianos de un grupo no homogéneo consistente en semivegetarianos (verdura, lácteos, huevo y pescado), lacto-ovo
vegetarianos (verdura, lácteos, huevo) y veganos (sólo verdura). De acuerdo a idealistas vegetarianos puros, quien
consume una dieta vegetariana tiene mejor salud y vive más que los no vegetarianos, ya que quienes consumen leche,
lácteos, carne, huevo y pescado ponen su salud en riesgo. En realidad, la gente más saludable en Europa son los
habitantes de Islandia, Suiza y Escandinavia y, consumen gran cantidad de alimentos de origen animal. El meta-análisis
de varios estudios no mostró diferencia significativa en la mortalidad causada por embolia ni cáncer (colorectal, de pecho,
estomacal, pulmonar o prostático) entre vegetarianos y no vegetarianos "conscientes de su salud". En los vegetarianos, la
disminución de mortalidad por enfermedad cardíaca isquémica observada probablemente se debió al menor nivel de
colesterol total en suero, menor prevalencia hacia la obesidad y al mayor consumo de antioxidantes. Lo más probable es
que su amplio consume de fruta y verdura y no la exclusión de carne es lo que los hace saludables. Ahora el mayor
estudio de dieta y salud, en más de ½ millón de personas, la Investigación Europea Prospectiva sobre Cáncer y Nutrición
(EPIC), aportará nuevos datos respecto a la relación entre dieta, estilo de vida y factores ambientales y la incidencia de
cáncer, enfermedades cardiovasculares y crónicas. El vegetarianismo es una forma de restringir los alimentos; y en
nuestra sobrealimentada sociedad, restringir los alimentos es un plus a menos que resulte en una deficiencia nutricional
(Fig. 1, Tab. 2, Ref. 18).
Sin embargo, es probable que los efectos beneficiosos también se deban, en parte, a que los vegetarianos suelen llevar
un estilo de vida más sano en general: a menudo, no fuman y hacen más ejercicio. (Lo mismo aplica)
No todo se limita a la exclusión de la carne de su dieta. Por consiguiente, una dieta vegetariana no es necesariamente
más saludable que una dieta omnívora y las personas no vegetarianas que se cuidan pueden vivir tanto tiempo como los
vegetarianos. De hecho, una dieta vegetariana puede llegar a ser perjudicial si no se sustituyen la carne y los productos
animales, ricos en vitaminas esenciales (como la vitamina B12) y minerales (como el hierro y el zinc), por alimentos o
combinaciones de alimentos apropiados desde el punto de vista nutritivo o no se compensan con complementos
alimenticios adecuados. (Lo dicho)
MITO: El ejercicio no ayuda a controlar el peso
Realidad: A pesar de la creencia generalizada de que el déficit de energía provocado por el ejercicio hace aumentar el
hambre y el consumo de energía, las pruebas demuestran que esta afirmación no es cierta y que el ejercicio ayuda en la
pérdida y el control del peso. Entonces, ¿por qué a menudo no obtenemos los resultados deseados cuando aumentamos
nuestra actividad física? Probablemente esto se deba a una elección inapropiada de alimentos, al deseo de
recompensarse tras el ejercicio y al desconocimiento de los niveles relativos a partir de los cuales se gasta o se asimila
energía, por medio del ejercicio y la alimentación respectivamente. Así, a la hora de controlar nuestro peso es necesario
poner en relación la dieta y el ejercicio (un estilo de vida activo).
Existen muchos estudios que no sólo indican que sí, sino que hasta permite controlar condiciones en las enfermedades
crónicas metabólicas: http://rsh.sagepub.com/cgi/content/abstract/128/1/26,
http://tde.sagepub.com/cgi/content/abstract/34/5/766, http://rsh.sagepub.com/cgi/content/abstract/128/1/31,
http://rsh.sagepub.com/cgi/content/abstract/124/1/29, The Lancet 2005; 366:301-307, Obesity and Physical Activity: A
Review. American Heart Journal 151(3):598-603, Mar 2006,
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/news/fullstory_27289.html.
Independientemente de la edad, el sexo o el tipo de ejercicio, la actividad física mejora el estado de ánimo. Hoy en día se
considera que los factores psicológicos, como la percepción de la propia forma física, tienen una gran influencia en los
cambios de humor inducidos por el ejercicio. Por lo tanto, el ejercicio debería utilizarse como método para controlar el
peso corporal y mejorar el estado de ánimo.
¿Debería? Los siguientes artículos y libros tratan estos temas, es decir sí se usa y se fomenta hacer ejercicio:
http://www.elmundo.es/magazine/2003/201/1059751249.html, Living with Exercise. Blair, S.N. Dallas: American Health
Publ. Company, 1991; BodyTalk: Teens Talk About Their Bodies, Eating Disorders & Activism. The Body Positive, 1999.
From The Body Positive, 2417 Prospect St. Suite A, Berkeley, CA 94704, ‘‘At What Price the Quest for Thinness?’’ Tufts
Diet & Nutrition Letter, Vol. 5, No. 6, August 1991, Berg, Frances M. ‘‘Afraid to Eat: Children and Teens in Weight Crisis.’’
Journal, 1997, Exercise Physiology. McArdle, W., Katch, V., and Katch, F. Philadelphia, PA: Lea & Febiger, 1991, The
Shapedown Program. Mellin, L., 1988. From Balboa Publishing Corporation, 11 Library Place, San Anselmo, CA 94960.
MITO: Los antojos indican una deficiencia nutricional
Realidad: Un antojo es el deseo de comer un alimento o un tipo de comida en particular. Los antojos surgen cuando por
intentar restringir el consumo de determinados alimentos el deseo de ingerir dichos alimentos se hace más acuciante.
No, no comemos con la boca, sino con el cerebro, un diálogo químico en el que participan hormonas y sustancias
neuronales que transforman los alimentos en nutrientes esenciales y regulan el metabolismo. Tanto los alimentos
naturales como los manufacturados disparan la síntesis cerebral de serotonina, neurotransmisor que proporciona
bienestar. (http://www.alimentacion-sana.com.ar/informaciones/novedades/antojos.htm)
Las mujeres tienen más antojos que los hombres, en especial en la etapa premenstrual, por ejemplo, de chocolate. El
chocolate contiene muchas sustancias farmacológicas (como cafeína, teobromina, feniletilamina, y anandamidas) y
minerales como el magnesio, que pueden contribuir a aliviar los síntomas premenstruales. Sin embargo, las cantidades
presentes en este alimento no explican los efectos beneficiosos descritos tras su consumo. Por lo tanto, no está
justificado que se consuma chocolate con la excusa de auto-regular los niveles de magnesio, por ejemplo. Una
chocolatina sólo contiene 50mg de magnesio, no obstante, los estudios sobre complementación con magnesio señalan
que se necesitan más de 1.000mg para calmar los síntomas premenstruales. Por consiguiente, los factores psicológicos
(por ejemplo, un bajo estado de ánimo o la insatisfacción con la propia imagen corporal) determinan en gran medida los
antojos de alimentos, por lo general, dulces y ricos en grasas, puesto que consideramos que estas características
organolépticas mejoran nuestro estado anímico.
No es cierto, Absolutamente todo lo que ingerimos, desde el desayuno hasta la cena, está escrupulosamente encauzado
por la química cerebral. Pese a que no somos conscientes de ello, la materia gris informa de cuándo tenemos que comer
y en qué cantidad e incluso marca la velocidad con que deglutimos los alimentos. (misma ref.)