Está en la página 1de 4

La desigualdad del pasado colonial.

La desigualdad social en la Nueva España fue


una constante durante toda su existencia y
provocó graves conflictos sociales y políticos. 

En la base de la jerarquía social se


encontraban los indígenas y los negros
llevados como esclavos desde África. Los
mestizos se situaban entre criollos e
indígenas, aunque ciertamente más cerca de los indígenas que de los criollos.
Además de esta división étnica, también existían grupos de poder muy
importantes que dominaban la sociedad de la época.

Desigualdad social en Nueva España: contexto histórico y social

Durante el siglo XVII, Nueva España se


convierte en la joya de la Corona de las
posesiones españolas. La riqueza que
proporciona ha ido aumentando gracias
a la actividad minera y el comercio. Esto
genera una subida de población, así
como un gran crecimiento de las
ciudades.

En esa época, para no perder el control


de la Colonia, España promueve una
gran jerarquización social, favoreciendo
a aquellos a quienes les conviene que se mantenga la situación. Esto provoca que
aquellos que se quedan fuera de los círculos privilegiados comiencen a sentir
malestar y a protestar.
Clases sociales principales por origen y ocupación

Españoles peninsulares

La capa más alta de la sociedad estaba formada por los


españoles provenientes de la península. Aunque eran
los menos numerosos, eran los únicos que podían
ejercer los cargos de más responsabilidad.

Criollos

El segundo puesto en la jerarquía lo


ocupaban los criollos, ya nacidos en
América pero de familias españolas.

Indígenas

Los reconocimientos legales, propiciados por órdenes como la


de los Jesuitas, no llevaron aparejados ningún tipo de ventaja
social para los indígenas del país. Más allá de ser reconocidos
como comunidad y tener un juzgado especial, seguían estando
entre los más desfavorecidos.

Eran obligados a pagar tributo al


gobierno y su trabajo en las
haciendas era el más duro y sin
ningún derecho laboral. Apenas
podían obtener lo suficiente para
sobrevivir y algunos acabaron
emigrando a la ciudad, donde su
situación tampoco mejoró.
Mestizos o castas

Los mestizos o castas eran los nacidos


de las diferentes combinaciones
raciales de sus padres. Llegaron a
convertirse en un grupo muy numeroso,
superando el 20 % de la situación.

La falta de derechos (menos, incluso


que los indígenas) propició que fueran
protagonistas de diferentes
movimientos políticos.

Iglesia

Dueña de parte de las tierras cultivables y con numerosos privilegios sociales y


económicos, la Iglesia católica era uno de los actores más importantes en Nueva
España.

Los puestos más altos solo podían ser alcanzados por los españoles. A partir de
las Reformas borbónicas, la Corona busca quitarles parte de su poder.