Está en la página 1de 10

UNIVERSIDAD ARTURO MICHELENA

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD

ESCUELA TECNOLOGIA MÉDICA

MAMOGRAFIA

Intervencionismo Mamario

Integrantes:

Madrigal Daniela C.I: 25.047.936


Delgado Carlos

Villarroel Barbará

Márquez Sendy

Sección. 1T
Introducción

El uso de la Mamografía y las técnicas complementarias de imagen, Ecografía y


Resonancia Magnética (RM), resulta muy eficaz en la detección precoz y valoración de
la extensión del cáncer de mama. Gracias a la utilización de estas técnicas y a un
tratamiento adecuado se ha conseguido reducir la mortalidad por esta enfermedad en los
últimos años. El papel del radiólogo ha cambiado en estos años, siendo responsable de
la detección precoz del cáncer de mama, su diagnóstico preciso utilizando
procedimientos intervencionistas de biopsia percutánea y posterior valoración de la
extensión local de la enfermedad mediante la Ecografía, la RM o la introducción de un
radiotrazador para la correcta realización de la técnica del ganglio centinela. En la
actualidad asistimos a una gran proliferación de técnicas de biopsia de LMNP
alternativas a la cirugía tradicional, tales como la punción aspirativa con aguja fina
(PAAF), la biopsia con aguja gruesa (BAG), la biopsia asistida por vacío (BAV) y las
cánulas de biopsia escisional percutánea (BEP). Muchos de estos instrumentos pueden
ser guiados mediante ecografía, estereotaxia o incluso resonancia magnética. En este
trabajo realizamos una revisión del papel de cada técnica de biopsia así como de los
sistemas de guiado existentes en la actualidad.
La tomosíntesis de seno es una forma avanzada de mamografía, un tipo específico de
toma de imágenes del seno que utiliza dosis bajas de rayos X para detectar el cáncer en
forma temprana, cuando el cáncer es más tratable. La tomosíntesis de seno aún no se
encuentra disponible en todos los centros de imágenes.

La tomosíntesis de seno, también llamada mamografía tridimensional (3-D) y


tomosíntesis digital de los senos (DBT, por sus siglas en inglés), es una forma avanzada
de toma de imágenes del seno (o mamografía) que utiliza un sistema de rayos X de baja
dosis y reconstrucciones hechas por computadora para crear imágenes tridimensionales
de los senos. La tomosíntesis de los senos ayuda con la detección temprana y el
diagnóstico de las enfermedades del seno.

Un rayos X (radiografía) es un examen médico no invasivo que ayuda a los médicos a


diagnosticar y tratar las condiciones médicas. La toma de imágenes con rayos X supone
la exposición de una parte del cuerpo a una pequeña dosis de radiación ionizante para
producir imágenes del interior del cuerpo. Los rayos X son la forma más antigua y de
uso más frecuente para producir imágenes médicas.

A pesar de que la mamografía es la mejor herramienta de detección temprana del cáncer


de seno disponible hoy en día, no detecta todos los cánceres de seno. La tomosíntesis de
seno supera algunas de las limitaciones de la mamografía estándar, pero aún no se
encuentra disponible en todos los centros de imágenes.

El examen convencional de rayos X de los senos, denominado mamograma, es


bidimensional: se toman dos imágenes por rayos X de los senos, de arriba a abajo y en
ángulo de lado a lado, mientras se comprime el seno entre una paleta de plástico
transparente y un detector de imágenes. A pesar de que la compresión es necesaria para
obtener imágenes del seno, puede causar la superposición de tejidos del seno en la que
el tejido anormal puede quedar escondido y los tejidos normales superpuestos pueden
aparecer como anormales.

En la tomosíntesis de seno, la fuente de rayos X se mueve describiendo un arco


alrededor del seno comprimido, capturando múltiples imágenes de cada seno desde
diferentes ángulos. Estas imágenes digitales luego se reconstruyen o "sintetizan" por
computadora para crear un conjunto de imágenes tridimensionales. Este conjunto de
imágenes tridimensionales ayuda a minimizar la superposición de tejidos que podría
ocultar cánceres o hacer que sea difícil distinguir entre tejidos normales superpuestos y
tumores del seno.
Beneficios

La toma de imágenes de los senos permite la detección de pequeños tumores. Cuando


los cánceres son pequeños, la mujer tiene más opciones de tratamiento.

El uso de mamografías de detección temprana aumenta la detección de pequeños


crecimientos de tejido anormal (llamados carcinoma ductal in situ o CDIS) que están
confinados a los conductos mamarios de los senos. Estos tumores en etapas tempranas
raramente causan daño a los pacientes cuando son extirpados en dicha etapa, y la
mamografía es una forma excelente de detectar estos tumores. También es útil para
detectar todos los tipos de cáncer de seno, incluyendo el cáncer invasivo ductal y el
cáncer invasivo globular.

No queda radiación en el cuerpo de un paciente luego de realizar el examen de rayos X.


Los rayos X por lo general no tienen efectos secundarios en el rango de diagnóstico
típico para este examen. Extensos estudios poblacionales han demostrado que la
exploración de los senos con tomosíntesis mejora las tasas de detección del cáncer de
seno y disminuye la cantidad de situaciones en las que la mujer tiene que "volver" para
hacerse estudios adicionales debido a que se observaron hallazgos que podrían ser
anormales.

La tomosíntesis de seno también podría resultar en: la detección temprana de pequeños


cánceres del seno que podrían permanecer ocultos en los mamogramas convencionales
una mejor precisión para determinar el tamaño, forma y ubicación de las anormalidades
en el seno una menor cantidad de biopsias innecesarias o pruebas adicionales más
posibilidades de detectar tumores múltiples del seno imágenes más claras de las
anormalidades en los tejidos densos del seno

Riesgos

Siempre existe una leve probabilidad de tener cáncer como consecuencia de la


exposición a la radiación. Sin embargo, el beneficio de un diagnóstico exacto es
ampliamente mayor que el riesgo.

La dosis efectiva de radiación para este proceso puede variar.

Mamogramas falsos positivos. Entre un cinco a un 15% de los mamogramas de


detección temprana requieren de pruebas adicionales tales como otro mamograma o un
ultrasonido. La mayoría de estas pruebas terminan siendo normales. Si se presenta un
hallazgo anormal se tendrá que hacer un examen de seguimiento o biopsia. La mayoría
de las biopsias confirman que no hay cáncer. La posibilidad de hallazgos falsos
positivos y de biopsias negativas se reduce cuando se utiliza la toma de imágenes por
tomosíntesis para los exámenes mamográficos de detección y de diagnóstico.
Las mujeres siempre deberán informar a su médico o al tecnólogo de rayos X si existe la
posibilidad de embarazo. Las interpretaciones de los mamogramas pueden ser difíciles
debido a que el seno normal se ve diferente para cada mujer. Además, el aspecto de una
imagen podría ser un desafío si usted ha sido sometida a una cirugía de seno. Debido a
que algunos cánceres de seno son difíciles de visualizar, el radiólogo podría querer
comparar las imágenes con las vistas obtenidas en exámenes previos. Es importante
saber que no todos los cánceres de seno se pueden ver en una mamografía. A pesar de
que la mamografía es la mejor herramienta de detección temprana para el cáncer de
seno disponible hoy en día, los mamogramas no detectan todos los cánceres de seno.
Esto se conoce como resultado falso negativo. Por otro lado, cuando el mamograma se
ve anormal y no hay cáncer presente, se denomina resultado falso positivo.

Las técnicas avanzadas de toma de imágenes tales como la tomosíntesis de seno están
ayudando a superar las limitaciones de la mamografía convencional. Se siguen haciendo
investigaciones sobre la tomosíntesis de seno y otras técnicas de toma de imágenes del
seno que pueden contribuir a la detección temprana del cáncer de seno y a mejorar la
precisión para poder distinguir condiciones no cancerosas del seno de los cánceres de
seno.

Los implantes de senos también podrían estorbar las lecturas precisas de los
mamogramas, porque tanto la silicona como los implantes salinos no son transparentes a
los rayos X y pueden bloquear una vista clara de los tejidos que se encuentran por detrás
de ellos, especialmente si los implantes se han colocado por delante del músculo del
pecho. Los tecnólogos y radiólogos experimentados saben cómo comprimir
cuidadosamente los senos y mover los implantes fuera de la imagen para mejorar la
visualización sin romper el implante.

La Estereotáxia ha hecho mucho más sencilla la colocación exacta de la aguja dentro


de pequeñas lesiones no palpables. Un sistema de Estereotáxia es aquél que permite la
localización de una lesión no palpable mediante el cálculo de sus tres coordenadas X, Y,
Z a partir de dos proyecciones oblicuas de la lesión obtenidas con un ángulo de 15º cada
una. (1) A diferencia de los métodos de localización mediante mamografía, la
Estereotáxia aporta una gran precisión en la introducción de la aguja dentro de la lesión
debido al cálculo de las coordenadas X,Y,Z, cuyo procedimiento explicaré en el
capítulo referido a las Biopsias Radioquirúrgicas. (2)En la actualidad se dispone de dos
tipos de Estereotáxias: la mesa de Estereotáxia y el sistema de Estereotáxia adaptable al
mamógrafo convencional. Aunque me referiré específicamente a éste último, explicaré
brevemente en qué consiste la mesa de estereotáxia. Consiste en una mesa horizontal
con una abertura y por debajo de la misma el sistema de estereotáxia propiamente dicho,
al que se acopla un mamógrafo digital. La paciente, se coloca de decúbito prono, e
introduce su mama a través de la abertura.
Las Estereotáxias convencionales se encuentran ampliamente difundidas, ya que su
costo es muy inferior al de las mesas específicas. Se acoplan al mamógrafo en el
momento en que se realiza el procedimiento intervencionista. La paciente permanece
sentada frente al equipo, lo que permite que esté más cómoda, ya que la mama estará
comprimida durante todo el procedimiento. Al colocar el dispositivo Estereotáxico, el
mamógrafo pasa a modo manual y es en este momento donde se realizan dos imágenes
iguales de la lesión con distinta técnica, el médico decide con cual continuará la práctica

La biopsia de mama estereostática utiliza la mamografía (un tipo específico de toma de


imágenes del seno usando rayos X de baja dosis) para ayudar a localizar una
anormalidad en el seno y extirpar una muestra de tejido para su examen bajo el
microscopio. Es menos invasiva que la biopsia quirúrgica, deja una cicatriz muy
pequeña o ninguna cicatriz, y puede ser una forma excelente de evaluar los depósitos de
calcio o diminutas masas que no se pueden ver con ultrasonido.

Los bultos o anormalidades en la mama generalmente se detectan por medio de un


examen físico, mamografía, u otros estudios de diagnóstico por imágenes. Sin embargo,
no siempre es posible detectar a través de dichos diagnósticos por imágenes si el
crecimiento de los mismos es cancerígeno o benigno.

Una biopsia de mama se lleva a cabo para extraer algunas células de un área sospechosa
de la mama y examinarlas bajo microscopio para determinar un diagnóstico. Esto se
puede hacer quirúrgicamente o, más comúnmente, mediante un radiólogo utilizando un
procedimiento menos invasivo que involucra una aguja hueca y la guía por imágenes.
La biopsia de aguja guiada por imágenes no está destinada a remover la lesión entera
sino a obtener una pequeña muestra de la anormalidad para hacer más análisis.

La biopsia de mama estereostática se puede llegar a realizar cuando una mamografía


exhibe una anomalía en la mama tal como: una masa sospechosa microcalcificaciones,
que constituyen una minúscula agrupación de pequeños depósitos de calcio una
distorsión en la estructura del tejido mamario un área de cambio anormal en el tejido
una nueva masa o área de depósitos de calcio en un sitio quirúrgico previo. La biopsia
de mama estereostática se realiza como un método no quirúrgico para evaluar una
anormalidad en la mama. Si el resultado muestra la presencia de células cancerosas, el
cirujano podría utilizar esta información para planear el tratamiento.
TECNICAS INTERVENCIONISTAS: INDICACIONES Y CASOS PARA SU
REALIZACIÓN.

Las Lesiones Mamarias No Palpables (LMNP), requieren un estudio minucioso


mediante técnicas de imágenes, ya que en la mayoría de los casos no es necesario
realizar una Biopsia para asegurar el carácter benigno de las mismas. Una biopsia de
mama es la remoción de una muestra de tejido para ser examinada bajo el microscopio
por un patólogo y es la única forma de determinar con exactitud si una anormalidad es
cancerosa o no.

El empleo de proyecciones mamográficas complementarias como compresiones focales,


ampliaciones, etc. sirven para determinar la presunta benignidad de la lesión. Asimismo
la ecografía es de gran ayuda tanto para aclarar la naturaleza sólida o líquida de un
nódulo detectado por mamografía como para especificar LMNP en mamas densas. El
Colegio Americano de Radiología ha establecido 5 categorías BI Informe de imágenes
del seno y sistema de datos- en la clasificación de las LMNP.

• La categoría 1 corresponde a la mama normal sin lesiones. BI-RADS 1

• La categoría 2 a lesiones benignas intrascendentes. BI-RADS 2

• La categoría 3 a lesiones probablemente benignas, con valor predictivo positivo para


cáncer inferior al 2%. BI-RADS 3

• La categoría 4 a lesiones sospechosas de malignidad con valor predictivo positivo


variable entre el 2% y el 85%. BI-RADS 4

• La categoría 5 altamente sospechosa de malignidad con un valor predictivo positivo


superior al 85%. BI-RADS 5

• Existe otra categoría: BI-RADS 0, es la que corresponde cuando no se puede definir


en una mamografía convencional una imagen que genera duda, es decir una evaluación
incompleta, en ese caso se solicita complementar con ecografía mamaria, compresiones
focalizadas o magnificadas de dicha imagen

Sin embargo es preciso realizar biopsia de las lesiones correspondientes a la categorías


4 y 5 dado su moderado a alto valor predictivo de cáncer. En cuanto a las lesiones de la
categoría 3 es más controvertido el manejo, si bien la primer opción puede ser el
seguimiento con controles mamográficos durante un período corto (cada 6 meses
durante 2 años), existe la posibilidad de realizar una Biopsia para evitar la ansiedad que
produce los controles de seguimiento.

Biopsia escisional percutánea (BEP) Este instrumento permitía obtener un único


cilindro de tejido mamario de gran tamaño, Se trataba, en realidad, de una cirugía menor
bajo control estereotáxico. De hecho era realizada mayoritariamente por cirujanos,
ayudados por radiólogos para la localización estereotáxica.
Estereotaxias convencionales Estos sistemas se encuentran ampliamente difundidos,
ya que su costo es muy inferior al de las mesas específicas. De hecho todos los
fabricantes de mamógrafos ofrecen sistemas de estereotaxia para sus productos. Estos
equipos de estereotaxia se acoplan al mamógrafo en el momento en que se realiza el
procedimiento intervencionista. La paciente permanece sentada frente al mamógrafo,
siendo partícipe del acto. Algunos equipos más recientes permiten también la
colocación de la paciente sobre una camilla en decúbito lateral.

Localización mediante ecografía La ecografía, que es una técnica cada vez más
empleada para la detección y caracterización de lesiones mamarias10,11, es también de
gran utilidad para la localización de las mismas. Con el empleo de transductores de alta
frecuencia (7,5-10 MHz) se consigue obtener imágenes de buena calidad de muchas
lesiones mamarias, permitiendo incluso la detección y localización de lesiones no
visibles mediante mamografía, aunque esto no la valida como técnica de screening. Sin
embargo, también existen lesiones detectadas por mamografía no visibles mediante
ecografía, sobre todo las agrupaciones de microcalcificaciones.

Punción aspirativa con aguja fina (PAAF) De todas las técnicas de diagnóstico
percutáneo se trata de la más simple, inocua y económica 18,19, pero es también la que
más resultados falsos negativos y positivos ofrece. Se ha realizado con agujas de
diferentes calibres (habitualmente 20–25 G) y con diversos dispositivos (desde agujas
simples hasta otras en forma de sacacorchos). Bien con guía ecográfica o estereotáxica,
sus resultados pueden ser satisfactorios, sobre todo en el caso de los nódulos mamarios.
De hecho es la técnica de elección para la evacuación de quistes mamarios7

Biopsia con aguja gruesa (BAG) Habitualmente realizada con agujas de calibre 18G,
16G y sobre todo 14G, esta técnica ha supuesto un auténtico cambio en el diagnóstico
de las lesiones mamarias. Desde su introducción a principios de los años 9025, su uso se
ha ido generalizando. A diferencia del diagnóstico citológico, la BAG permite un
diagnóstico histológico, con el reconocimiento de la arquitectura de la lesión, y con ello
realizar un diagnóstico mucho más fiable.

Biopsia asistida por vacío (BAV) Debido a los resultados falsos negativos obtenidos
con las agujas de corte Tru-cut de calibre 14, y como evolución técnica de las mismas,
se ideó un nuevo sistema de biopsia con aguja asistida por vacío.

Biopsia quirúrgica La biopsia quirúrgica (BQ) continúa siendo el método de referencia


para obtener un estudio histológico de las lesiones de la mama7. Dado que permite en
ocasiones la extirpación completa y no fragmentada de la lesión mamaria, con la
posibilidad de poder evaluar los márgenes en el espécimen, este tipo de biopsia tiene
también valor terapéutico en algunos casos malignos.
CONCLUSION

A pesar de mi corta experiencia noto que para realizar un resumen a modo de


conclusión, existen varios aspectos. Desde el punto de vista del diagnóstico precoz,
todos los estudios bibliográficos avalan la eficacia de los métodos de intervencionismo
mamario para mejorar el pronóstico y el tratamiento del cáncer de mama, sobre todo en
lesiones no palpables, cuyo diagnóstico temprano podrá disminuir la mortalidad y sobre
todo mejorar la calidad de vida. La estereotaxia digital ha reducido los tiempos de
procedimiento en el caso de biopsias con aguja gruesa en un 85 % sobre los tiempos
empleados con la estereotaxia analógica. La mejoría en la valoración de la técnica por
parte de las pacientes al reducir el tiempo de incomodidad y queda reducido, con lo que
la rentabilidad de los equipos puede aumentar drásticamente. El intervencionismo
mamario es una práctica médica que requiere de un equipo formado por especialistas en
Diagnósticos por Imágenes, Anátomo Patólogo y Médico Mastólogo. El técnico
Radiólogo es parte integrante del mismo y cumple roles fundamentales en el
acompañamiento y contención del paciente como también en la asistencia del
profesional a cargo, papel que con gusto y dedicación deseo cumplir.

Madrigal Daniela
Bibliografía

http://www.unsam.edu.ar/escuelas/ciencia/alumnos/PUBLIC.2007-/(RX)%202007-
%20MOLINARI%20ANA%20MARIA.pdf

https://www.radiologyinfo.org/sp/info.cfm?pg=breastbixr

http://www.sedim.es/nueva/wp-content/uploads/2015/01/Cap
%C3%ADtulo_5_Intervencionismo.compressed.pdf

American College of Radiology. BI-RADS ®. Sistema de informes y registro de datos


de imagen de mama. Reston VA: ACR; 2003. Madrid: SERAM; 2006 (Ed. esp.).