Está en la página 1de 164

Anthony Horowitz Point Blanc

Traducido en el Foro de Purple Rose por el apoyo de:

Anne_Belikov, Silvery, Golden , Anelisse, cYeLy


DiViNNa , Xhessii, Masi y Aya001

Staff de Corrección:

María José, Xhessii, Anne_Belikov, Čāяσł, Silvery,


Sera y Nanis

Recopilado por:

Nanis

Diseñado por:

Anjhely

Gracias a Todas por su ayuda para


poder realizar este proyecto.

Foro de Purple Rose ~2~


Anthony Horowitz Point Blanc

Foro de Purple Rose ~3~


Anthony Horowitz Point Blanc

Índice

Sinópsis 5
Capítulo 1 6
Capítulo 2 13
Capítulo 3 20
Capítulo 4 27
Capítulo 5 38
Capítulo 6 50
Capítulo 7 61
Capítulo 8 68
Capítulo 9 77
Capítulo 10 88
Capítulo 11 101
Capítulo 12 110
Capítulo 13 117
Capítulo 14 127
Capítulo 15 136
Capítulo 16 144
Capítulo 17 128

Foro de Purple Rose ~4~


Anthony Horowitz Point Blanc

Sinópsis

U na investigación sobre la "accidental" muerte de dos de los hombres

más poderosos del mundo ha puesto de manifiesto un vínculo. Ambos tuvieron un hijo
que asiste a Point Blanc Academy, un exclusivo colegio para rebeldes niños ricos,
dirigido por el siniestro Dr. Grief en lo alto de una cima en una montaña aislada de los
Alpes franceses. Alex debe infiltrarse en la academia como alumno y establecer la
verdad sobre lo que realmente está sucediendo allí. Antes de saber esto, Alex se ha
quedado atascado en un internado a distancia en lo alto de los Alpes franceses con los
hijos de los poderosos y ricos, donde algo anda mal. Estos antiguos delincuentes
juveniles se han convertido en chicos estudiosos con buen comportamiento, de la
noche a la mañana.

Foro de Purple Rose ~5~


Anthony Horowitz Point Blanc

Capítulo 1
Yendo Abajo

Michael J. Roscoe era un hombre cauteloso.

El auto que lo conducía al trabajo a las siete y quince cada mañana era un Mercedes
tradicional con placas de acero reforzado y ventanas antibalas. Su conductor, un agente
retirado del FBI llevaba una Beretta, una pistola automática y semi-compacta, y sabía
cómo usarla. Había sólo cinco escalones desde el punto donde el auto se detenía hasta
la entrada de la torre Roscoe en la Quinta Avenida de Nueva York, pero el circuito
cerrado de las cámaras de televisión seguía cada pulgada del camino. Una vez que las
puertas automáticas se hubieron deslizado para cerrarse tras él, un guardia
uniformado -y también armado- lo miró cuando cruzó el vestíbulo y entró en su propio
elevador privado.

El elevador tenía paredes de mármol blanco, una alfombra azul, un asidero de plata y
ningún botón. Roscoe presionó su mano contra el pequeño panel de vidrio. Un sensor
leyó sus huellas dactilares, verificándolas, y activó el elevador. Las puertas se cerraron
y el ascensor se elevó hasta el sexagésimo piso sin detenerse. Nadie más lo usaba.
Tampoco se detenía nunca en cualquiera de los otros pisos del edificio. Al mismo
tiempo que estaba subiendo, la recepcionista en el vestíbulo estaba en el teléfono,
dejando que el personal supiera que el Sr. Roscoe estaba en camino.

Todos los que trabajaban en la oficina privada de Roscoe habían sido seleccionados
cuidadosamente e investigados a fondo. Era imposible verlo sin cita. Conseguir una
reunión con él podía tardar tres meses.

Cuando eres rico, tienes que ser cauteloso. Hay maniáticos, secuestradores, terroristas
desesperados y desposeídos. Michael J. Roscoe era el presidente de Electrónica Roscoe
y el noveno o décimo hombre más rico del mundo, y él realmente era muy cauteloso.
Desde‖ que‖ su‖ rostro‖ aparecía‖ en‖ la‖ portada‖ de‖ la‖ revista‖ Time‖ como‖ “El‖ Rey‖ de‖ la‖
Electrónica”‖sabía‖que‖se‖había‖convertido‖en‖un‖blanco‖visible.‖

Foro de Purple Rose ~6~


Anthony Horowitz Point Blanc

Cuando estaba en público caminaba rápidamente, con su cabeza agachada. Sus lentes
habían sido elegidos para ocultar tanto como fuera posible de su redondo y atractivo
rostro. Sus trajes eran costosos pero anónimos. Si él iba a cenar o al teatro, siempre
llegaba en el último minuto, preferentemente para no merodear esperando. Había
docenas de diferentes sistemas de seguridad en su vida, y a pesar de que a veces lo
irritaban, siempre les permitía continuar con la rutina.

Pero pregunta a cualquier espía o agente de seguridad. La rutina es la única cosa que
puede hacer que te maten. Si el enemigo sabe cuándo y a donde irás, estará ahí. La
rutina iba a matar a Michael J. Roscoe, y precisamente ese era el día en que la muerte
había elegido para venir llamándolo.

Por supuesto, Roscoe no tenía idea de esto cuando salió del elevador que se abrió
directamente en su oficina privada. Era una enorme habitación que ocupaba la esquina
del edificio, con las ventanas que iban desde el suelo hasta el techo proporcionando
vistas en dos direcciones. La Quinta Avenida al este, Central Park justo unas cuantas
calles hacia el sur. Los dos muros restantes contenían una puerta, un estante de libros
pequeño, y una sencilla pintura, un vaso de flores pintado por Vincent Van Gogh.

La superficie de vidrio negro de su escritorio estaba igualmente despejada; una


computadora, una libreta de cuero, un teléfono y una fotografía enmarcada de un chico
de catorce años. En cuanto él se quitó su chaqueta y se sentó, Roscoe se encontró a sí
mismo observando la fotografía del chico. Cabello rubio, ojos azules y pecas. Paul
Roscoe lucía exactamente como su padre había lucido treinta años antes. Michael
Roscoe tenía ahora cincuenta y dos años, y su edad se empezaba a acentuar a pesar de
su bronceado. Su hijo era casi tan alto como él lo era. La fotografía había sido tomada el
verano anterior, en Long Island. Ellos habían pasado el día navegando. Luego habían
tenido una parrillada en la playa. Había sido uno de los pocos días felices que habían
pasado juntos.

La puerta se abrió y su secretaria entró. Helen Bosworth era inglesa. Ella había dejado
su hogar y en efecto, a su marido para venir a trabajar a Nueva York, y todavía amaba
cada minuto de ello. Había estado trabajando en su oficina durante once años y en todo
ese tiempo nunca había olvidado un detalle o cometido un error.

—Buenos días, Sr. Roscoe —dijo ella.

—Buenos días, Helen.


Ella puso una carpeta en su escritorio. —Las últimas cifras de Singapur. Los análisis de
costos del Organizador R-15. Tienes una comida con el Senador Andrews a las doce y
media. He reservado en Ivy.

Foro de Purple Rose ~7~


Anthony Horowitz Point Blanc

— ¿Recordaste llamar a Londres? —preguntó Roscoe.


Helen Bosworth parpadeó. Ella nunca olvidaba nada, así que ¿por qué preguntaba?

—Hablé a la oficina de Alan Blunt ayer por la tarde —dijo ella. La tarde en Nueva York
era casi la noche en Londres.―‖El‖Sr.‖Blunt‖no‖estaba‖disponible,‖pero‖he‖arreglado‖una‖
llamada personal contigo esta tarde. Podemos tenerlo arreglado para que tengas la
conversación a través de tu auto.

—Gracias, Helen.

— ¿Tendría que enviarte un café?

—No, gracias, Helen. No tomaré café hoy.

Helen Bosworth salió de la habitación seriamente alarmada. ¿No café? ¿Qué era lo
siguiente? El Sr. Roscoe había comenzado su día con un doble expreso por tanto
tiempo como ella lo había conocido. ¿Podría ser que él estuviera enfermo? Ciertamente
no había sido el mismo últimamente, desde que Paul había regresado a casa de esa
escuela en el Sur de Francia. ¡Y esas llamadas telefónicas a Alan Blunt en Londres!
Nadie le había dicho quién era él, pero ella había visto su nombre en un archivo. Tenía
algo que ver con inteligencia militar. MI6. ¿Qué estaba haciendo el Sr. Roscoe,
hablando con un espía?

Helen Bosworth regresó a su oficina y calmó sus nervios, no con café -ella no podía
soportar esa cosa- sino con una refrescante taza de té inglés. Algo extraño estaba
sucediendo y a ella no le gustaba. No le gustaba nada de eso.

Mientras tanto, sesenta pisos abajo, un hombre caminaba en el área del vestíbulo
vistiendo un traje gris con una insignia anexada a su pecho. La insignia lo identificaba
como Sam Green, ingeniero de mantenimiento de X-Press Elevators Inc. Él llevaba un
portafolio en una mano y una larga caja de herramientas plateada en la otra. Colocó
ambas en frente del escritorio de la recepción.

Sam Green no era su nombre real. Su cabello negro y ligeramente grasiento era falso,
así como sus lentes, bigote y sus dientes desiguales. Él lucía de cincuenta años, cuando
en realidad estaba cerca de los treinta. Nadie sabía el nombre real de este hombre, pero
en los negocios en que estaba, un nombre era la última cosa que podía permitirse. Era
conocido‖ sólo‖ como‖ “El‖ Caballero”‖ y‖ era‖ uno‖ de‖ los‖ m{s‖ bien‖ pagados‖ y‖ efectivos‖
asesinos a sueldo del mundo. Le habían dado ese sobrenombre porque siempre
enviaba flores a las familias de sus víctimas.

Foro de Purple Rose ~8~


Anthony Horowitz Point Blanc

El guardia del vestíbulo lo miró.

—Estoy aquí por el elevador —dijo él. Habló con un ligero acento de Bronx, a pesar de
que nunca había pasado más de una semana de su vida en ese lugar.

— ¿Qué tiene?—preguntó el guardia—. Tu gente vino la semana pasada.

—Sí, seguro. Encontramos un cable defectuoso en el elevador doce. Tenía que ser
reemplazado pero no teníamos las partes. Así que me enviaron de nuevo. —El
Caballero buscó en su bolsillo y sacó una arrugada hoja de papel—. ¿Quieres llamar a
la oficina? Estoy cumpliendo mis órdenes aquí.

Si el guardia hubiera llamado a X-Press Elevators Inc. habría descubierto que ellos en
efecto empleaban a Sam Green, a pesar de que no se había presentado al trabajo en dos
días. Esto era porque el Sam Green real estaba en el fondo del Río Hudson con una
navaja en su espalda y un bloque de concreto de veinte libras atado a sus pies. Pero el
guardia no hizo la llamada. El Caballero había adivinado que no se molestaría en ello.

Después de todo, los elevadores siempre se arruinaban. Había ingenieros entrando y


saliendo todo el tiempo. ¿Qué diferencia podría hacer uno más?
El guardia señaló con el dedo pulgar. —Adelante —dijo él.

El Caballero guardó la carta, recogiendo sus portafolios, y luego yendo hacia los
elevadores. Había una docena de ellos sirviendo en el rascacielos, además de un
treceavo para Michael J. Roscoe. El elevador número doce estaba al final. En cuanto fue
a él, un mensajero con un paquete trató de seguirlo.

—Perdón —dijo El Caballero—. Está cerrado por mantenimiento. —Las puertas se


cerraron. Estaba por su cuenta. Presionó el botón hacia el piso sesenta y uno.

Le habían dado este trabajo sólo una semana antes. Había trabajado rápido, matando al
ingeniero de mantenimiento real, tomando su identidad, aprendiendo el plano de la
Torre Roscoe y poniendo sus manos en esas sofisticadas piezas de equipamiento tan
rápido como fue posible. Más importante, habría que hacerlo parecer un accidente. Por
esto,‖El‖Caballero‖había‖demandado―y‖le‖habían‖pagado―‖cien‖mil‖dólares.‖El‖dinero‖
había sido depositado en una cuenta de banco en Suiza; la mitad ahora, y el resto
cuando hubiera terminado.

La puerta del elevador se abrió de nuevo. El piso sesenta y uno era usado
primariamente para mantenimiento. Este era donde guardaban los tanques de agua, así
como las computadoras que controlaban el calor, el aire acondicionado, las cámaras de

Foro de Purple Rose ~9~


Anthony Horowitz Point Blanc

seguridad, y los elevadores en todo el edificio. El Caballero desactivó el elevador,


usando una llave manual de anulación que pertenecía a Sam Green, luego fue hacia las
computadoras. Él sabía exactamente donde estaban. En realidad, podría haberlas
encontrado con los ojos vendados. Abrió su portafolio. Había dos secciones en la caja.
La parte de abajo era una computadora portátil. La parte superior estaba cubierta con
un gran número de taladros y otras herramientas, todas ellas atadas en sus lugares.

Le tomó quince minutos abrirse paso a la computadora central de la Torre Roscoe y


conectar su portátil al circuito dentro. Hackear los sistemas de seguridad de Roscoe le
tomaron un poco más pero al final estaba hecho. Escribió un comando en su teclado.
En el piso de abajo, el elevador privado de Michael J. Roscoe hizo algo que nunca había
hecho antes. Subió un piso extra, al nivel sesenta y uno. La puerta, sin embargo, se
mantuvo cerrada. El Caballero no la necesitaba para entrar.

En cambio, tomó el portafolio y la caja de herramientas plateada y regresó al mismo


elevador que había tomado en el vestíbulo. Giró la llave de acceso y presionó el botón
hacia el piso cincuenta y nueve. De nuevo, desactivó el elevador. Luego extendió la
mano y empujó. La parte superior del elevador era una trampilla que daba al exterior.
Empujó el portafolio y la caja plateada por delante de él, luego subió y escaló sobre el
techo del elevador. Ahora estaba dentro del conducto principal de la Torre Roscoe.

Estaba rodeado en los cuatro lados por vigas y tuberías ennegrecidas con aceite y
suciedad. Gruesos cables de acero colgaban hacia abajo, algunos de ellos zumbando
mientras llevaban sus cargas. Mirando hacia abajo, pudo ver un aparentemente
cuadrado túnel sin fin iluminado solamente por grietas de luz de las puertas que se
deslizaban abriéndose y luego cerrándose en tanto los elevadores arribaban a varios
pisos. De alguna manera la brisa de la calle había encontrado su camino dentro, el
polvo girando y picándole en los ojos. Enseguida de él, había una serie de puertas de
elevadores que, de haberlas abierto, le habrían llevado directamente a la oficina de
Roscoe. Por encima de éstas, sobre su cabeza y a pocas yardas hacia la derecha, se
encontraba la parte inferior del elevador privado de Roscoe.

La caja de herramientas estaba a su lado, en el techo del elevador. La abrió


cuidadosamente. Los lados de la caja estaban alineados con una gruesa esponja.
Dentro, en un espacio moldeado especialmente, estaba lo que parecía un complicado
proyector de películas, plateado y cóncavo con una gruesa lente. Lo sacó, luego miró el
reloj. Ocho treinta y cinco de la mañana. Iba a tomarle una hora conectar el dispositivo
al fondo del elevador de Roscoe y un poco más asegurarse de que estaba trabajando.
Pero tenía suficiente tiempo.

Sonriendo para sí mismo, El Caballero tomó un destornillador y comenzó a trabajar.

Foro de Purple Rose ~10~


Anthony Horowitz Point Blanc

A las doce en punto, Helen Bosworth llamó por teléfono. —Su carro está aquí, Sr.
Roscoe.

—Gracias Helen.

Roscoe no había hecho demasiado esa mañana. Había estado consciente de que sólo la
mitad de su mente estaba en el trabajo. Una vez más, miró la fotografía en su escritorio.
Paul. ¿Cómo podían las cosas entre padre e hijo ir mal? ¿Y qué podría haber pasado en
los pocos últimos meses, para hacer que fueran mucho peor?

Se levantó, poniéndose su chaqueta, y caminó a través de la oficina, en su camino para


comer con el Senador Andrews. Usualmente comía con políticos. Ellos querían su
dinero, sus ideas o a él. Cualquier persona rica como Roscoe tenía un amigo poderoso,
y los políticos necesitaban todos los amigos que pudieran obtener.

Presionó el botón de su elevador y las puertas se abrieron. Dio un paso hacia delante.
La última cosa que Michael J. Roscoe vio en su vida fue el interior del elevador, con sus
paredes de mármol blanco, la alfombra azul y los asideros de plata. Su pie derecho,
cubierto por un zapato de cuero negro que había sido hecho para él por una pequeña
tienda en Roma, viajó hasta la alfombra y siguió caminando a través de ella. El resto de
su cuerpo lo siguió, inclinándose en el ascensor y luego a través de él. Y luego cayó
sesenta pisos hacia su muerte.

Estuvo tan sorprendido de lo que había pasado, tan totalmente incapaz de comprender
lo que había sucedido, que ni siquiera pudo llorar. Simplemente cayó en la oscuridad
del conducto principal, rebotó dos veces en las paredes y luego se estrelló en el sólido
concreto del sótano, quinientas yardas más abajo.

El elevador se mantuvo donde estaba. Lucía sólido pero, en realidad, no lo era. Roscoe
había caminado dentro de un holograma, una imagen proyectada en el espacio vacío
del conducto del elevador donde el real debería haber estado.

El Caballero había programado la puerta para abrirse cuando Roscoe presionara el


botón y había observado quietamente como él caminaba en el olvido. Si el
multimillonario se hubiera ocupado de mirar hacia arriba por un momento, habría
podido ver el plateado proyector de hologramas, la radiante imagen, a pocas yardas
por encima de él. Pero un hombre entrando en su elevador de camino a una comida no
lo hace. El Caballero sabía esto. Y nunca se equivocaba.

A las doce treinta y cinco, el chofer llamó para decir que el Sr. Roscoe no había llegado
al auto. Diez minutos después, Helen alertó a seguridad, quienes comenzaron a buscar

Foro de Purple Rose ~11~


Anthony Horowitz Point Blanc

alrededor del vestíbulo del edificio. A la una en punto, llamaron al restaurante. El


senador estaba ahí, esperando por su invitado. Pero Roscoe no llegó.

En realidad, su cuerpo no fue descubierto hasta el día siguiente, momento en el cual la


desaparición de varios millonarios encabezaba las noticias. Un accidente extraño, eso
era lo que parecía. Nadie podía saber lo que había pasado. Porque para ese tiempo, por
supuesto, El Caballero había reprogramado la computadora, removido el proyector y
dejado todo como había estado, antes de salir tranquilamente del edificio.

Dos días después, un hombre que en nada parecía como un ingeniero de


mantenimiento caminó en el Aeropuerto Internacional JFK. Estaba a punto de abordar
un vuelo a Suiza. Pero primero, había visitado una tienda de flores y ordenado una
docena de tulipanes negros para ser enviados a cierta dirección. El hombre pagó en
efectivo. Y no dio su nombre.

Foro de Purple Rose ~12~


Anthony Horowitz Point Blanc

Capítulo 2
Sombra Azul

El peor momento para sentirse solo es cuando estás en medio de una multitud. Alex
Rider estaba atravesando el patio del colegio, rodeado por cientos de chicos y chicas de
su edad. Todos ellos se dirigían al mismo sitio, todos llevaban el mismo uniforme azul
y gris, todos ellos tenían probablemente los mismos pensamientos. La última lección
del día acababa de terminar.

Los deberes, la cena, y la televisión rellenarían las horas restantes para irse a la cama.
Otro día de colegio. Así que, ¿por qué se sentía tan aislado, como si estuviera mirando las
últimas semanas del trimestre de primavera desde el otro lado de una pantalla de cristal
gigante?

Alex le dio un tirón a su mochila por encima del hombro y continuó hacia el cobertizo
de las bicicletas. La mochila era pesada.

Como‖siempre,‖contenía‖doble‖tarea<‖Francés‖e‖Historia.‖Había‖perdido‖tres semanas
de colegio y estaba trabajando duro para ponerse al día. Sus profesores no habían sido
compasivos. Nadie le había dicho mucho, pero cuando finalmente había regresado con
una carta del médico “Una mala dosis de gripe con complicaciones”, habían asentido y
sonreído y en secreto habían creído que era un poquito consentido y malcriado. Por
otro lado, habían tenido que mostrarse indulgentes. Todos ellos sabían que Alex no
tenía padres, que había estado viviendo con un tío que había muerto en algún tipo de
accidente de coche. Pero aún así. ¡Tres semanas en la cama! Incluso sus amigos más
íntimos tenían que admitir que era demasiado.

Y no podía contarles la verdad. No se le permitía contar a nadie lo que en realidad


había pasado. Eso era lo peor de todo.

Alex miró a los niños corriendo a través de las puertas del colegio, algunos pateando
balones de fútbol, algunos con sus teléfonos móviles. Miró a los profesores, metiéndose
en sus coches de segunda mano. Al principio, había pensado que el colegio entero

Foro de Purple Rose ~13~


Anthony Horowitz Point Blanc

había cambiado de alguna manera mientras él estaba fuera. Pero sabía ahora que lo que
había pasado era peor. Todo seguía igual. Él era el único que había cambiado.

Alex tenía catorce años, era un chico normal en edad escolar en un colegio normal de
West London. O lo había sido. Tres semanas antes, había descubierto que su tío era un
agente secreto, trabajando para el M16. El tío, Ian Rider, había sido asesinado, y el M16
había obligado a Alex a ocupar su lugar. Le habían dado un curso acelerado en el
Servicio Especial Aéreo de técnicas de supervivencia y lo habían enviado a una misión
lunática en la Costa Sur. Había sido perseguido, disparado, y casi asesinado. Pero
primero, le habían hecho firmar el Acta Oficial de Secretos. Alex sonrió al acordarse.
No necesitaba firmar nada. ¿Quién le hubiera creído de todas formas?

Pero era la confidencialidad lo que estaba consiguiendo ahora. Cuando alguien le


preguntaba qué había estado haciendo en las tres semanas que había estado fuera, lo
habían obligado a decir que había estado en la cama leyendo, andando alrededor de
casa, lo que fuera. Alex no quería alardear de lo que había hecho, pero odiaba tener que
engañar a sus amigos. Lo cabreaba. El M16 acababa de ponerlo en peligro. Habían
encerrado toda su vida en un gabinete de archivos y le habían tirado la llave.

Había‖alcanzado‖el‖cobertizo‖de‖las‖bicis.‖Alguien‖murmuró‖un‖“adiós”‖en‖su‖dirección‖
y él asintió, después alzó la mano para cepillarse los singulares hilos de pelo claro que
habían caído sobre su ojo. A veces deseaba que todo el negocio con el M16 nunca
hubiera ocurrido. Pero al mismo tiempo tenía que admitir que una parte de él quería
que todo volviera a ocurrir. A veces sentía que ya no pertenecía al seguro y confortable
mundo de Brookland Comprehensive. Había cambiado demasiado. Y al final del día,
nada mejor como una doble ración de deberes.

Levantó su bicicleta fuera del cobertizo, la desbloqueó, se puso la mochila en los


hombros, y se preparó para irse. Ahí fue cuando vio el coche blanco todo golpeado. De
nuevo por fuera de las puertas del colegio por segunda vez en esa semana.

Todos conocían al hombre de interior del coche blanco.

Tenía unos veinte años, sin pelo con dos huecos donde deberían haber estado sus
dientes y cinco tachuelas de metal en su oreja. No anunció su nombre. Cuando la gente
hablaba sobre él, lo llamaban Skoda, por la marca de su coche. Pero algunos decían que
su nombre era Jake y que había estado una vez en Brookland. De ser así, se había
vuelto como un fantasma‖ inoportuno;‖ aquí‖ un‖minuto,‖ desapareciendo‖el‖ siguiente<‖
de alguna manera siempre unos segundos antes de que algún coche de policía o un
profesor demasiado inquisitivo pasaran.

Foro de Purple Rose ~14~


Anthony Horowitz Point Blanc

Skoda vendía drogas. Drogas suaves, como marihuana o cigarrillos, a los chicos más
jóvenes, y cosa más difícil, a cualquiera de los mayores lo suficientemente estúpidos
como para comprarla. Resultaba increíble para Alex que Skoda consiguiera marcharse
con todo tan fácilmente, comerciando con sus pequeños paquetes a plena luz del día.
Pero por supuesto, había un código de honor en el colegio. Nadie entregaba a nadie a
la policía, ni siquiera a una rata como Skoda. Y siempre estaba el miedo de que si
Skoda caía, algunas de las personas que él suministraba -amigos, compañeros de clase-
podían ir con él.

Las drogas nunca han sido un gran problema en Brookland, pero recientemente eso
había empezado a cambiar. Un grupito de chicos de diecisiete años había comenzado a
comprar los productos de Skoda, y como una piedra que cae en una piscina, las ondas
se habían expandido rápidamente. Había habido una crecida de robos, así como
también repugnantes incidentes de intimidación, los niños pequeños que son obligados
a traer dinero para los mayores. Los productos que Skoda estaba vendiendo parecían
volverse más caros a medida que se compraban, y no habían sido baratos al principio.
Alex observó como un chico ancho de hombros con ojos oscuros y serios problemas de
acné se movía a trompicones hasta el coche, parándose en la ventana abierta, y después
continuaba su camino. Sintió como surgía un repentino chorro de puro aborrecimiento.

El nombre del chico era Colin, y un año antes, había sido trabajador y popular. En esos
días, sólo se le evitaba. Alex nunca había pensado mucho sobre drogas, aparte de saber
que nunca las tomaría. Pero pudo ver que el hombre del coche blanco no estaba
envenenando sólo a un puñado de niños estúpidos. Estaba intoxicando al colegio
entero.

Un policía que patrullaba a pie apareció, caminando hacia la puerta. Un momento


después, el coche blanco se había ido, con el humo negro borboteando del tubo de
escape estropeado. Alex estaba en su bicicleta antes de que supiera lo que estaba
haciendo, pedaleando rápido para salir del patio y regateando a la secretaria del
colegio, quien también estaba de camino a casa.

— ¡No tan rápido, Alex! —le gritó, suspirando cuando él la ignoró. Miss Bedfordshire
siempre había tenido un punto suave para Alex sin ser demasiado tímida. Y sólo ella
en el colegio se había preguntado si no había algo más en su ausencia que lo que
sugería la nota del doctor.

El Skoda blanco aceleró bajando la carretera, girando a la izquierda y después a la


derecha, y Alex pensó que iba a perderlo. Pero entonces torció a través del laberinto de
calles traseras que llevaban‖ a‖ King’s‖ Road‖ y‖ que‖ pillaban‖ el‖ inevitable‖ atasco‖ de‖ las‖
cuatro en punto, que paralizaba una doscientas yardas por delante.

Foro de Purple Rose ~15~


Anthony Horowitz Point Blanc

La velocidad media del tráfico en Londres es -al comienzo del siglo veintiuno- más
lenta que si estuviéramos en tiempos Victorianos. Durante las horas normales de
trabajo, ninguna bicicleta se batiría con un coche en casi ningún duelo en absoluto. Y
Alex no estaba montando sólo en una bici cualquiera. Todavía tenía su Condor Junior
Road Racer, construida a mano por él mismo en el taller que había sido abierto para los
negocios en la misma calle en Holborn por más de cincuenta años. Recientemente la
había mejorado con un freno integrado y un sistema de palanca de cambios adaptado
al manillar, y sólo tenía que presionar con el pulgar para sentir como la bicicleta
cambiaba de marcha, con los piñones de titanio ligero rodando suavemente por debajo
de él.

Cogió‖al‖coche‖justo‖cuando‖giraba‖una‖esquina‖y‖se‖unía‖al‖resto‖del‖tr{fico‖en‖King’s‖
Road. Tendría que esperar que el Skoda se fuera a quedar en la ciudad, pero de alguna
manera Alex no creía probable que fuera demasiado lejos. El traficante no había
elegido Brookland Comprehensive como objetivo simplemente porque hubiera estado
allí. Tenía que ser algún sitio de su vecindario, no demasiado cerca de casa pero
tampoco demasiado lejos.

Las luces cambiaron y el coche blanco avanzó a trompicones hacia delante,


dirigiéndose al oeste. Alex pedaleó lentamente, manteniéndose varios coches por
detrás, sólo por si acaso a Skoda le daba por mirar por el espejo. Alcanzaron la esquina
conocida como el Fin del Mundo, y de repente, la carretera estaba despejada y Alex
tuvo que cambiar las marchas de nuevo y pedalear fuerte para mantenerse. El coche
condujo,‖a‖través‖de‖Parson’s‖Green y hacia abajo por Putney.

Alex torcía de una calle a otra, cortando por delante de un taxi y recibiendo el estallido
del claxon como recompensa. Era un día cálido, y podía sentir sus deberes de Francés e
Historia jalándole la espalda. ¿Cuánto más lejos iban a llegar? ¿Y qué iba a hacer él cuando
llegaran allí? Alex estaba empezando a preguntarse si eso había sido una buena idea
cuando el coche paró y se dio cuenta de que habían llegado.

Skoda se había deslizado hasta una áspera área de alquitrán, un estacionamiento


temporal al lado del río Támesis, no muy lejos de Putney Bridge. Alex permaneció en
el puente, permitiendo que el tráfico lo pasara, y observando al traficante salir del su
coche y empezar a caminar. La zona estaba siendo reconstruida, otro bloque de pisos
prestigiosos levantándose para contorsionar el horizonte de Londres. Ahora mismo el
edificio no era más que un feo esqueleto de vigas de acero y bloques de cemento
prefabricado. Estaba rodeado por un enjambre de hombres con cascos resistentes. En
una señal se leía: CASA CON VISTAS AL RÍO. Y por debajo: TODOS LOS
VISITANTES AVISEN EN LA OFICINA LOCAL.

Foro de Purple Rose ~16~


Anthony Horowitz Point Blanc

Alex se preguntó si Skoda tenía algún tipo de negocio en aquel lugar. Parecía estar
dirigiéndose a la entrada. Pero entonces se desvió. Alex lo observó, cada vez más
desconcertado.

El edificio estaba trabajado entre el Puente y un grupo de edificios modernos. Había un


pub, después lo que parecía como un centro de conferencias completamente nuevo, y
finalmente una comisaría con un estacionamiento medio lleno de coches patrulla. Pero
justo al lado del edificio, sobresaliendo del río, estaba un embarcadero de madera con
dos cruceros con camarotes y una vieja barcaza de hierro enmoheciéndose en las aguas
tenebrosas. Alex no se había dado cuenta del embarcadero al principio, pero Skoda
caminó directamente hacia allí, y después se subió a la barcaza. Encontró una puerta, la
abrió, y desapareció dentro. ¿Estaba viviendo allí? Ya estaba oscureciendo, y por algún
motivo Alex dudó si prepararse para subir a un crucero de placer por el Río Támesis.

Volvió a subir en su bici y pedaleó lentamente hasta el final del puente, y después
hacia el estacionamiento. Dejó la bicicleta y mochila fuera de la vista y continuó a pie,
moviéndose más lentamente cuando alcanzó el embarcadero. No tenía miedo de que lo
cogieran. Eso era un lugar público, e incluso si Skoda reaparecía, no habría nada que
pudiera hacer. Pero tenía curiosidad por saber, ¿qué era lo que el traficante estaba haciendo
a bordo de la barcaza? Parecía un lugar muy raro para pararse. Alex todavía no estaba
seguro de lo que iba a hacer, pero quería echar un vistazo al interior.
Después decidiría.

El embarcadero de madera crujió bajo sus pies cuando caminó por encima. La barcaza
se llamaba Sombra Azul, pero quedaba muy poco azul en la pintura desconchada, en el
áspero hierro, o en la sucia cubierta llena de aceite. La barcaza tenía casi treinta yardas
de largo y un cuadrado con un simple camarote en el medio. Permanecía en calma en
el agua, y Alex supuso que la mayoría de los camarotes estarían por debajo. Se
arrodilló en el muelle y fingió atarse los cordones, esperando ver a través de las
estrechas e inclinadas ventanas. Pero las cortinas estaban echadas. ¿Y ahora qué?

La barcaza estaba amarrada en un lado del muelle. Dos camarotes de crucero estaban
uno al lado del otro. Skoda quería privacidad, pero también debía de necesitar luz, y
no habría necesidad de cerrar las cortinas por el otro lado, con nada más por allí que el
río. El único problema era que para mirar por las otras ventanas, Alex tendría que
escalar por la barcaza. Lo consideró un momento. Tenía que merecer la pena el riesgo.
Estaba lo suficientemente cerca del edificio en obras. Nadie iba a intentar hacerle daño
a plena luz del día.

Colocó un pie en la cubierta, después lentamente pasó todo su peso a bordo. Tenía
miedo de que moviendo la barcaza, lo alejaría. Sin duda, la barcaza se sumergió con su

Foro de Purple Rose ~17~


Anthony Horowitz Point Blanc

peso, pero Alex había elegido un buen momento. Una lancha de policía pasó
navegando, dirigiéndose hacia el río y de vuelta a la ciudad. La barcaza oscilo
naturalmente con su estela, y al mismo tiempo que se asentaba, Alex ya estaba a bordo,
agazapándose al lado de la puerta del camarote.

Ahora podía oír música que venía del interior. El fuerte ritmo de una banda de rock.
No quería hacerlo, pero sabía que había sólo una manera de mirar dentro. Intentó
encontrar una zona en la cubierta que no estuviera demasiado cubierta de aceite, y
después se tumbó sobre su estómago. Agarrándose a la barandilla, bajó con su cabeza y
hombros hasta el lado de la barca y se cambió hacia delante para que casi colgara
cabeza abajo por encima del agua.

Tenía razón. Las cortinas de ese lado de la barcaza estaban abiertas. Mirando a través
del sucio cristal de la ventana, pudo ver a dos hombres. Skoda estaba sentado en una
litera, fumando un cigarrillo. Había un segundo hombre, rubio y feo, con los labios
torcidos y una barba de tres días, que llevaba un sudadera rota y unos vaqueros,
preparándose una taza de café en un pequeño hornillo. La música venía de un altavoz
situado en lo alto de una balda. Alex miró alrededor del camarote. Además de las dos
literas y la cocina en miniatura, la barcaza no ofrecía en absoluto comodidades. En vez
de eso, había sido transformada con otro propósito. Skoda y su amigo lo habían
convertido en un laboratorio flotante.

Había dos superficies de trabajo de metal, un fregadero y balanzas eléctricas. Por todas
partes había tubos de ensayo, mecheros de Bunsen, frascos, tubos de cristal, y cucharas
para medir. El lugar entero estaba asqueroso. Obviamente, ninguno de los dos
hombres se preocupaba de la higiene, pero Alex sabía que estaba mirando el corazón
de su operación. Ahí era donde preparaban las drogas que vendían: las cortaban, las
pesaban, y las empaquetaban para repartir entre los colegios. Era una idea de locos
montar una fábrica de drogas en un bote, casi en medio de Londres, y a sólo un tiro de
piedra de la comisaría de policía. Pero al mismo tiempo, era una idea muy astuta. ¿A
quién le daría por mirar allí?

El hombre rubio se giró de repente, y Alex se alzó con todo su cuerpo y reptó de nuevo
a la cubierta. Por un momento se quedó mareado. Estar colgado bocabajo había hecho
que la sangre se le subiera a la cabeza. Tomó un par de respiros, intentando recolectar
sus pensamientos. Sería demasiado fácil caminar hasta la comisaría y contar al agente a
cargo lo que había visto. La policía podía encargarse desde allí.

Pero algo en el interior de Alex rechazó la idea. Quizás es lo que habría hecho unos
meses antes: permitir que alguien más se encargara de ello. Pero no había pedaleado
todo ese camino para ahora llamar a la policía. Pensó de nuevo en la primera vista del

Foro de Purple Rose ~18~


Anthony Horowitz Point Blanc

coche blanco en las puertas del colegio. Recordó a su amigo Colin caminando a rastras
hasta él y sintió una vez más un breve estallido de ira. Esto era algo que quería hacer
por sí mismo.

¿Pero qué podía hacer? Si la barcaza hubiera estado equipada con un tapón, Alex habría
tirado de él y habría hundido la barca entera. Pero por supuesto no era tan fácil como
eso. La barca estaba atada al muelle por dos gruesas cuerdas. Podía desatarlas, pero
eso tampoco ayudaría. La barca se iría a la deriva, pero eso era Putney. No había
remolinos ni cataratas. Skoda podía simplemente encender el motor y la barca volvería.
Alex miró alrededor de él. En el edificio en obras, el día de trabajo estaba tocando a su
fin. Algunos de los hombres ya se habían marchado, y mientras observaba, vio una
trampilla abrirse a unas ciento cincuenta yardas por encima de él y a un hombre
regordete comenzar a bajar desde la cima de la grúa. Alex cerró los ojos. Una serie
completa de imágenes flashearon su mente, como diferentes piezas de un
rompecabezas.

La barcaza. El edificio en obras. La comisaría. La grúa con un enorme gancho, colgando


por debajo del brazo de la grúa.

Y el parque de atracciones de Blackpool. Había ido allí una vez con su ama de llaves, a
falta del Starbright, y había visto como ella ganaba un osito de peluche, cogiéndolo con
un gancho en una cabina de cristal y llevándolo hasta el conducto.

¿Se podía hacer? Alex volvió a mirar, calculando los ángulos. Sí. Probablemente podía. Se
quedó parado y avanzó a rastras de vuelta a la cubierta hasta la puerta por la que había
entrado Skoda. Un tramo de alambre estaba colgando por un lado, y lo levantó,
después lo enredo varias veces alrededor de la manilla de la puerta. Ató el alambre en
un gancho en la pared y lo sujetó tenso. La puerta estaba efectivamente cerrada. Había
una segunda puerta en la parte de atrás del bote. Alex aseguró esa con su propio
candado de la bicicleta. Hasta donde podía ver, las ventanas eran demasiado estrechas
para gatear a través de ellas. No había otra manera de entrar o salir.

Avanzó lentamente por la barcaza y volvió al embarcadero. Después la desató, dejando


la delgada cuerda floja alrededor de los pivotes de metal que la había sujetado. El río
estaba en calma. Pasaría un rato antes que de que la barcaza se fuera a la deriva.
Se enderezó. Satisfecho con su trabajo hasta el momento, comenzó a correr.

Foro de Purple Rose ~19~


Anthony Horowitz Point Blanc

Capítulo 3
Enganchado

La entrada al edificio estaba llena de obreros preparándose para ir a casa. Alex se


acordó de Brookfield una hora antes. Nada cambiaba cuando te hacías mayor excepto
que quizás no te daban deberes. Los hombres y mujeres saliendo del lugar estaban
cansados, con prisas por estar lejos. Esa fue probablemente la razón de que ninguno
intentara detener a Alex cuando se deslizó entre ellos, andando decididamente como si
supiera a donde iba, como si tuviera todo el derecho de estar allí.

Pero el cambio de turno no se había terminado completamente. Otros trabajadores


todavía cargaban herramientas, apartando maquinaria, embalando para la noche.
Todos llevaban casco protector, y viendo un montón de cascos de plástico, Alex cogió
uno y se lo puso. La gran extensión del bloque de apartamentos que se estaban
construyendo se alzaba delante de él. Para atravesarlo, se vio obligado a pasar por un
estrecho pasillo entre dos torres de andamios. De pronto un hombre corpulento con un
mono blanco se puso delante de él, bloqueándole el camino.

— ¿A dónde vas? —exigió.

—Mi‖ padre<‖ —Alex hizo un vago gesto en la dirección de otro trabajador y siguió
andando. El truco funcionó. El hombre no volvió a desafiarle.

Se dirigió hacia la grúa. Se alzaba en el aire, el sumo sacerdote de la construcción. Alex


no se había dado cuenta de lo alto que era hasta que no la alcanzó. La torre de apoyo
estaba atornillada a un bloque masivo de hormigón. Era muy estrecho cuando se
escurrió por las vigas de hierro, se podía estirar y tocar los cuatro lados. Una escalera
corría hacia arriba en el centro. Sin pararse a pensar, Alex empezó a subir.

Es solo una escalera, se dijo a sí mismo. Has subido escaleras antes. No tienes nada de qué
preocuparte. Pero esta era una escalera con trescientos peldaños. Si Alex se soltaba o se
resbalaba, no habría nada para detenerle de caer a su muerte. Había restos de
plataformas a intervalos, pero Alex no se atrevió a pararse a recuperar el aliento.
Alguien podría mirar hacia arriba y verle. Y siempre quedaba la posibilidad de que el

Foro de Purple Rose ~20~


Anthony Horowitz Point Blanc

remolque, suelto de sus amarres, pudiera ir a la deriva. Alex sabía que tenía que darse
prisa.

Después de doscientos cincuenta peldaños, la torre se estrechó. Alex podía ver la


cabina de las palancas de control directamente sobre él. Miró hacia abajo. Los hombres
en el edificio de repente se veían muy pequeños y muy lejanos. Subió el último escalón.
Había una trampilla sobre su cabeza, conduciendo a la cabina. Pero estaba cerrada.
Afortunadamente, Alex estaba preparado para esto. Cuando M16 le había enviado en
su primera misión, le habían dado un numero de dispositivos -no podía llamarlos
exactamente armas- para ayudarle en una situación difícil. Uno de estos era un tubo
marcado ZITCLEAN, PARA LA PIEL SALUDABLE. Pero la crema de dentro del tubo
hacia mucho más que limpiar los granos.

Aunque Alex había usado la mayor parte, se las había arreglado para aferrarse a los
últimos restos y normalmente llevaba el tubo con él como una especie de recuerdo.
Ahora lo tenía en su bolsillo. Aferrándose a la escalera con una mano, cogió el tubo con
la otra. Quedaba muy poca crema, pero Alex sabía que un poco era todo lo que
necesitaba. Abrió el tubo, apretó parte de la crema en la cerradura, y esperó. Hubo un
momento de pausa, entonces un silbido y una voluta de humo. La crema se estaba
comiendo el metal. La cerradura se abrió. Alex apartó la trampilla y subió los últimos
peldaños. Estaba dentro.

Tenía que cerrar la trampilla de nuevo para crear suficiente espacio en el suelo para
ponerse de pie. Se encontró en una caja de metal, cuadrada, casi del mismo tamaño que
un asiento en un juego de arcado. Había un asiento de piloto con dos palancas -uno en
cada brazo- y en vez de una pantalla, una ventana del suelo-al-techo con una vista
espectacular del lugar de construcción, el río, y todo el Oeste de Londres. Un pequeño
monitor de ordenador se había instalado en una esquina, y al nivel de las rodillas,
había un transmisor de radio.

Las palancas de mando al lado de los brazos eran sorprendentemente poco


complicados. Cada uno tenía sólo seis botones -dos verdes, dos negros, y dos rojos.
Incluso había diagramas de ayuda para mostrar que hacían. La mano derecha subía y
bajaba el gancho. La mano derecha lo movía alrededor del brazo, más cerca o lejos de
la cabina. La mano izquierda también controlaba toda la parte superior de la grúa,
girándola trescientos sesenta grados. No podía ser más simple. Incluso el botón START
estaba claramente etiquetado. Un interruptor grande para un juguete grande.

Hizo girar el interruptor y sintió la subida de tensión en la cabina de control. El


ordenador se encendió con un gráfico de un perro ladrando mientras el programa se
cargaba y cobraba vida. Alex se acomodó en la silla del operador. Todavía quedaban

Foro de Purple Rose ~21~


Anthony Horowitz Point Blanc

entre veinte y treinta hombres en el lugar. Mirando hacia abajo entre sus rodillas, les
vio moverse silenciosamente a lo lejos. Nadie se había dado cuenta de que algo iba mal.
Pero aun así sabía que tenía que moverse rápido.

Apretó el botón verde en el control de la derecha para mover, entonces tocó con sus
dedos el joystick y empujó. ¡No pasó nada! Alex frunció el ceño. Quizás iba a ser más
complicado de lo que pensaba. ¿Qué se le había pasado? Descansó sus manos en los
joysticks, mirando a izquierda y derecha por otro controlador. Su mano derecha se
movió ligeramente y de repente el gancho se elevó del suelo. ¡Estaba funcionando!
Alex no lo sabía, sensores de calor ocultos en las asas de las palancas de los joysticks
habían leído su temperatura y habían activado la grúa. Todas las grúas modernas
tenían el mismo sistema de seguridad instalado, en caso de que el operador sufriera un
ataque al corazón y muriera. No podía haber accidentes. Calor corporal era necesario
para hacer funcionar la grúa.

Y afortunadamente para él, esta grúa era un Liebherr 154 EC-H, una de las más
modernas del mundo. La Liebherr era increíblemente fácil de usar, y también
remarcablemente precisa. Incluso sentado tan alto sobre el suelo, el operario podía
coger una bolsa de té y dejarla caer en una pequeña tetera china. Ahora Alex empujó
de lado con la mano izquierda y jadeó cuando la grúa se dio la vuelta. Frente a él podía
ver el brazo estirándose, balanceándose alto sobre los tejados de Londres. Alex se
reclinó más en la silla y tiró hacia atrás, preguntándose que podría pasar después.

Dentro del barco, Skoda estaba abriendo una botella de ginebra. Había tenido un buen
día, vendiendo mercancía con valor de más de ciento cincuenta dólares a los niños de
su antigua escuela. Y lo mejor era, que ellos volverían por más. Pronto, él les vendería
la mercancía si ellos le prometían que se las enseñarían a sus amigos. Entonces los
amigos también se convertirían en clientes. Era el mercado más fácil del mundo. Los
tenía enganchados. Eran suyos para hacer con ellos lo que quisiera.

El hombre de pelo rubio trabajando con él se llamaba Beckett. Los dos se habían
conocido en prisión y decidieron hacer negocios juntos cuando salieran. El barco había
sido idea de Beckett. No había una auténtica cocina y no había baño, y se congelaba en
invierno<‖pero‖funcionaba.‖Incluso‖les‖impresionaba‖estar‖tan‖cerca‖de‖una‖estación‖de‖
policía. Algunas veces les divertía ver los coches de policía o barcos pasarles. Por
supuesto, los cerdos nunca pensarían en buscar criminales justo en su puerta.
De repente Beckett juró. — ¿Lo‖que<?

— ¿Qué pasa? —Skoda alzó la vista.

—La‖taza<

Foro de Purple Rose ~22~


Anthony Horowitz Point Blanc

Skoda miró a la vez que una taza de café, que había estado sobre un estante, empezó a
moverse. Se deslizó de lado, entonces se cayó con estrépito, derramando café frío en el
trapo gris que llamaban alfombra. Skoda estaba confundido. La taza parecía haberse
movido por sí sola. Nada la había tocado. — ¿Cómo has hecho eso? —preguntó.

—Yo no he sido.

—Entonces<
El hombre rubio fue el primero en darse cuenta de lo que estaba sucediendo, pero
incluso él no podía adivinar la verdad.

―‖¡Nos‖estamos‖hundiendo!‖—gritó.

Corrió hacia la puerta. Ahora Skoda lo sintió por sí mismo. El suelo se estaba
inclinando. Tubos de ensayo y cubiletes se deslizaron entre sí, entonces se estrellaron
contra el suelo, esparciendo cristales. Juró y siguió a Beckett cuesta arriba ahora. Con
cada segundo que pasaba, el grado de inclinación se profundizaba. Pero lo más extraño
era que el barco no parecía estar hundiéndose en absoluto. Al contrario, la parte frontal
parecía estar saliéndose del agua.

— ¿Qué está pasando? —gritó Skoda.

— ¡La puerta está atascada! —Beckett había logrado abrirla un centímetro, pero el cable
en el otro lado parecía sujetarla fuertemente—. ¡Comprueba la otra puerta!

Pero la segunda puerta estaba muy por encima de ellos. Más botellas rodaron de la
mesa y se rompieron. En la cocina, platos sucios y tazas se chocaron entre sí, trozos
volando. Con algo entre un sollozo y un gruñido, Skoda intento escalar la montaña
interior en lo que se había convertido el barco. Pero ya estaba demasiado empinado. La
puerta casi estaba sobre su cabeza. Perdió el equilibrio y se cayó de boca, gritando a la
vez que, un segundo después, el otro hombre se cayó encima de él. Los dos rodaron
hacia una esquina, enredados entre sí. Platos, tazas, cuchillos, tenedores, y docenas de
piezas de equipamiento científico se estrellaron contra ellos. Las paredes del barco
estaban chirriando contra la presión. Una ventana rota. Una mesa se había convertido
en un ariete y se había enterrado a sí misma en ellos. Skoda sintió el chasquido de un
hueso en su brazo y gritó en voz alta.

El barco estaba completamente vertical, de pie sobre el agua a noventa grados. Durante
un momento descansó donde estaba. Entonces empezó‖a‖subir<

Foro de Purple Rose ~23~


Anthony Horowitz Point Blanc

Alex miró fijamente al barco con asombro. La grúa estaba levantando a media
velocidad -algún tipo de anulación se había activado, frenando la operación- pero ni
siquiera se estaba esforzando. Alex podía sentir el poder bajo sus manos. Sentado en la
cabina con sus dos manos en los joysticks, sus pies separados y el brazo de la grúa
sobresaliendo delante de él, sintió como si él y la grúa fueran uno. Solo tenía que
moverse un centímetro y el barco de cinco toneladas sería llevado hacia él. Podía verlo,
colgando en el gancho, balanceándose lentamente. Agua fluía por la proa. Estaba ya
fuera del agua, elevándose unos cinco metros por segundo. Se preguntó cómo debía
sentirse estando dentro.

Entonces la radio al lado de su rodilla se encendió.

— ¡Operario de grúa! Esta es la base. ¿Qué demonios crees que estás haciendo?
¡Cambio! —Una pausa, una ráfaga de estática. Entonces la voz metálica había vuelto.
— ¿Quién‖est{‖en‖la‖grúa?‖¿Quién‖est{‖allí‖arriba?‖¿Quiere‖identificarse<?

Había un micrófono serpenteando cerca de la barbilla de Alex y estaba tentado de decir


algo. Pero decidió que mejor no. Escuchar la voz de un adolescente solo sembraría más
pánico.

Miró hacia abajo por entre sus rodillas. Cerca de una docena de trabajadores de la
construcción estaban acercándose a la base de la grúa. Otros estaban apuntando hacia
el barco, charlando entre ellos. Ningún sonido llegaba a la cabina. Era como si Alex
estuviera aislado del mundo real. Se sentía muy seguro. No tenía duda de que más
trabajadores habían empezado a subir por la escalera y que pronto se acabaría, pero
por el momento era intocable.

Se concentró en lo que estaba haciendo. Sacar el barco del agua solo era la mitad de su
plan. Todavía tenía que terminarlo.

— ¡Operario de grúa! ¡Baje el gancho! Creemos que hay gente dentro y estas poniendo
en peligro sus vidas. Repito. ¡Baje el gancho!

La barcaza estaba casi a doscientos pies de altura sobre el agua, balanceándose en el


extremo del gancho. Alex movió su mano izquierda, girando la grúa alrededor para
que el barco formara un arco sobre el río y terminara en tierra firme. Hubo un
repentino zumbido. El brazo se detuvo. Alex empujó el joystick. No pasó nada. Miró
hacia el ordenador. La pantalla se había vuelto negra.

Alguien al nivel del suelo había recobrado los sentidos y había hecho la única cosa
sensata. Había desconectado la fuente de alimentación. La grúa había muerto.

Foro de Purple Rose ~24~


Anthony Horowitz Point Blanc

Alex se sentó dónde estaba, mirando el barco balancearse con la brisa. No había tenido
mucho éxito en lo que se había propuesto hacer. Había planeado bajar el barco -junto
con su contenido- de forma segura en el estacionamiento de la estación de policía. Se
habría convertido en una grata sorpresa para las autoridades, pensó. En vez de eso el barco
estaba colgado sobre el centro de conferencias que se veía desde Putney Bridge. Pero al
final del día, supuso que no habría mucha diferencia. El resultado sería el mismo.

Estiró sus brazos y se relajó, esperando a que se abriera la trampilla. Esto no iba a ser
fácil de explicar.
Entonces escuchó un sonido de desgarre.

La columna de sujeción de metal que sobresalía al final de la cubierta nunca se diseñó


para soportar el peso entero del barco. Era un milagro que hubiera durado tanto
tiempo. Mientras Alex miraba, con la boca abierta, la horquilla se soltó. Durante unos
segundos se aferraba por un extremo a la cubierta. Entonces el último remache de
metal se soltó.

El barco de cinco toneladas había estado a unos sesenta metros por encima del suelo.
Ahora empezó a caer.

En el centro de conferencias de Putney Riverside, el jefe de la Policía Metropolitana


estaba dirigiéndose a una gran multitud de periodistas, cámaras de TV, funcionarios
públicos, y funcionarios del gobierno. Era un hombre alto, delgado, que se tomaba a sí
mismo muy en serio. Su uniforme azul oscuro estaba impecable, con cada pieza de
plata de su tachón en sus hombreras a sus cinco medallas pulidas hasta brillar. Este era
su gran día. Estaba compartiendo la plataforma con nada menos que el mismísimo
ministro de Interior. El asistente del jefe de policía estaba allí también con sus siete
oficiales de menor rango. Un slogan estaba siendo proyectado en la pared detrás de él.

GANAR LA GUERRA CONTRA LAS DROGAS

Letras plateadas sobre un fondo azul. El jefe de policía había escogido los colores él
mismo, sabiendo que hacían juego con su uniforme. Le gustaba el slogan. Sabía que
estarían en los periódicos más importantes al día siguiente -junto con, igual de
importante, una foto de él.

— ¡No hemos dejado que se nos escape nada! —estaba diciendo, su voz haciendo eco
alrededor de la moderna sala. Podía ver a los periodistas escribiendo cada una de sus
palabras. Las cámaras de televisión estaban todas enfocadas en él—. Gracias a mi
implicación personal y esfuerzos, nunca hemos tenido tanto éxito. —Sonrió al ministro
de Interior, quien le devolvió la sonrisa enseñando los dientes—. Pero no nos estamos

Foro de Purple Rose ~25~


Anthony Horowitz Point Blanc

durmiendo en los laureles. ¡Oh, no! Cualquier día desde ahora nosotros esperamos
anunciar otro gran avance.

Eso fue cuando la barca golpeó el techo de cristal del centro de conferencias. Hubo una
explosión. El jefe de policía tuvo el tiempo justo para ponerse a cubierto a la vez que un
objeto enorme se precipitaba hacia él. El ministro de Interior fue impulsado hacia atrás,
sus gafas volando de su cara. Sus hombres de seguridad se congelaron, impotentes. El
barco se estrelló en el espacio frente a ellos, entre el escenario y la audiencia. El lado de
la cabina se había arrancado, y había un laboratorio, expuesto, con los dos traficantes
tendidos juntos en un rincón, mirando aturdidos a los centenares de policías y oficiales
que ahora les rodeaban. Una nube de polvo blanco se multiplicó elevándose y cayendo
en el uniforme azul oscuro del jefe de policía, cubriéndole de pies a cabeza. Las
alarmas de incendio se habían apagado.

Las luces se fundieron. Entonces los gritos empezaron.

Mientras tanto, el primero de los trabajadores de la construcción llegaron a la cabina de


la grúa y miraba, asombrado, al chico de catorce años que había encontrado allí.

— ¿Tú<?‖—balbuceó—. ¿Tienes idea de lo que has hecho?

Alex miró al gancho vacío y al enorme agujero en el techo del centro de conferencias, al
huno y polvo que ascendía. Se encogió de hombros como disculpándose.

—Solo‖ estaba‖ trabajando‖ con‖ las‖ cifras‖ de‖ delincuencia‖ ―dijo‖ él―.‖ Y‖ creo‖ que‖ ha‖
habido un descenso.

Foro de Purple Rose ~26~


Anthony Horowitz Point Blanc

Capítulo 4
Buscar & Reportar

Al final no fueron lejos para llevarlo.

Dos hombres bajaron a Alex de la grúa, uno encima de él en la escalera de mano y el


otro por debajo. La Policía estaba esperando debajo. Observado por los incrédulos
trabajadores de construcción, se marchó del edificio y fue a la Estación de Policías que
estaba a unas cuantas puertas. Mientras pasaba el centro de conferencias, miró a la
multitud dispersándose. Las ambulancias ya habían llegado. La secretaria estaba
siendo llevada en una limosina negra. Primero Alex estaba verdaderamente
preocupado, preguntándose si había muerto alguien. Él no pensó que podría terminar
de ésta manera.

Una vez que llegaron a la Estación de Policía, todo sucedió en un torbellino de


portazos, se enfrentó a oficiales en blanco, paredes encaladas, formas y llamadas
telefónicas. Se le preguntó a Alex su nombre, su edad, su dirección. Vio a un sargento
de la policía golpeando los detalles en una computadora, pero lo que pasó después lo
tomó por sorpresa. El sargento pulsó ENTER y visiblemente se congeló.

Se giró y miró a Alex, y luego a toda prisa abandonó su asiento. Cuando Alex había
entrado en la estación de policía, había sido el centro de atención, pero de repente todo
el mundo estaba evitando su mirada. Un oficial de mayor rango apareció. Las palabras
eran intercambiadas. Alex fue conducido por un pasillo y puesto en una celda.

Media hora más tarde, un oficial de policía apareció con una bandeja de comida.

—La cena —dijo.

— ¿Qué está pasando? —preguntó Alex. La mujer sonrió nerviosamente, pero no dijo
nada—. Dejé mi bicicleta por el puente —dijo Alex.

—Está bien. La tenemos —No podía salir de la habitación lo suficientemente rápido.

Foro de Purple Rose ~27~


Anthony Horowitz Point Blanc

Alex comió los alimentos: salchichas, tostadas, un trozo de tarta. Había una litera en la
habitación, y detrás de una pantalla, un fregadero y un aseo. Se preguntó si alguien iba
a venir y hablar con él, pero nadie lo hizo. Finalmente se quedó dormido.

La siguiente cosa que supo es que eran las siete de la mañana. La puerta estaba abierta
y un hombre que conocía demasiado bien estaba de pie en la celda, mirándolo.

—Buenos días, Alex —dijo.

—Señor Crawley.

John Crawley parecía un director de banco junior, y cuando Alex lo había conocido, se
le había dicho que trabajaba para un banco. El traje barato y una corbata a rayas que
podría‖ haber‖ venido‖ de‖ la‖ sección‖ “Hombre‖ de‖ Negocios‖ Aburrido”‖ de‖ Macy’s.‖ De‖
hecho, Crawley trabaja para la M16. Alex se preguntaba si la ropa era una cubierta o
una elección personal.

—Puedes venir conmigo ahora —dijo Crawley—. Nos vamos.

— ¿Me vas a llevar a casa? —preguntó Alex. Se preguntaba si alguien ya habría dicho
dónde estaba.

—No. Todavía no.

Alex siguió a Crawley afuera del edificio. Esta vez no había oficiales de policía a la
vista. Un auto con un chofer esperaba afuera. Crawley se metió en la parte trasera junto
con Alex.

— ¿Dónde vamos? —preguntó Alex.

—Ya verás —Crawley abrió un ejemplar de Daily Telegraph y empezó a leer. No


volvió a hablar.

Condujeron hacia el Este, atravesando la Ciudad y por la Avenida Liverpool. Alex


supo de inmediato a dónde se lo llevaban y, por supuesto, el coche giró en la entrada
de un edificio de diecisiete pisos cerca de la estación y desapareció por una rampa en
un estacionamiento subterráneo. Alex había estado aquí antes. El edificio pretendía ser
la sede del Real y General del Banco. De hecho, éste era el lugar donde la División de
Operaciones Especiales de la M16 se ubicaba.

Foro de Purple Rose ~28~


Anthony Horowitz Point Blanc

El auto se detuvo. Crawley plegó el periódico y salió, guiando a Alex delante de él.
Hubo un ascensor en el sótano, y lo llevaron a la del décimo sexto piso.

—Por aquí —Crawley hizo un gesto a una puerta marcada con 1605. La Conspiración de
la Pólvora, Alex pensó. Era un absurdo flash en su mente, un fragmento de la historia
de la tarea que debería haber hecho la noche anterior. Guy Fawkes había intentado
volar las Casas del Parlamento en el año 1605. Bueno, parecía que la tarea iba a tener
que esperar.

Alex abrió la puerta pero Crawley no lo siguió. Cuando Alex miró a su alrededor, el
hombre ya estaba caminando.

—Cierra la puerta, Alex, y entra.

Una vez más, Alex se encontró de pie frente al hombre atildado, sin sonreír, que
marcaba al M16. Traje gris, la cara gris, gris... la vida de Alan Blunt parecía pertenecer a
un mundo totalmente incoloro. Estaba sentado detrás de un escritorio de madera en
una gran oficina cuadrada que podría haber pertenecido a cualquier negocio en
cualquier parte del mundo. No había nada personal en la habitación, ni siquiera una
foto en la pared o una fotografía sobre la mesa. Incluso las palomas picoteando en el
alféizar exterior eran grises.

No estaba solo. La señora Jones, la Jefa de Operaciones Especiales, estaba con él,
sentada en un sillón de cuero, con una chaqueta de marrón barro, y como siempre,
chupando un caramelo de menta. Miró a Alex con los ojos negros, en forma de cuentas.
Parecía estar más contenta de verlo de lo que su jefe estaba. Era la que había hablado.
Blunt había registrado apenas el hecho de que Alex había entrado en la habitación.
Entonces Blunt alzó la vista. —No esperaba verte tan pronto —dijo.

—Eso es justo lo que iba a decir —respondió Alex. Sólo había una silla vacía en la
oficina. Se sentó.

Blunt se deslizó una hoja de papel sobre su escritorio y la examinó brevemente.

— ¿En qué diablos estabas pensando? —preguntó—. Este negocio tuyo con la grúa.
Has hecho una enorme cantidad de daño. Prácticamente se destruyó un centro de
conferencias de tres millones de dólares. Es un milagro que nadie haya muerto.

—Los dos hombres que estaban en el barco van a estar en el hospital durante meses —
añadió la señora Jones.

Foro de Purple Rose ~29~


Anthony Horowitz Point Blanc

— ¡Se podría haber matado al Ministro Interior! —Blunt continuó—. Eso habría sido el
colmo. ¿En qué estabas pensando?

—Fueron los narcotraficantes —dijo Alex.

—Que hubiéramos descubierto. Pero el procedimiento normal hubiera sido llamar a la


policía.

—No podía encontrar un teléfono —Alex suspiró—. Se soltaron de la grúa –explicó—.


Iba a poner el barco al lado del Departamento de Policía. En la puerta.
Blunt parpadeó una vez y agitó una mano como si todo despido que había pasado.

—Es tan bueno como que tu Estatuto Especial se levantó en el ordenador de la policía
—dijo—. Ellos nos llamaron y hemos manejado el resto.

—No sabía que tenía un Estatus Especial —dijo Alex.

—Oh, sí, Alex. No eres nada sino especial —Blunt le miró por un momento—. Es por
eso que estamos aquí.

— ¿Así que no me van a enviar a casa?

—No. La verdad es que Alex, que estábamos pensando en ponernos en contacto


contigo de todas formas. Te necesitamos de nuevo.

—Tú eres probablemente la única persona que puede hacer lo que tenemos en mente
—añadió la señora Jones.

— ¡Esperen un minuto! —Alex sacudió la cabeza—. Todavía tengo dos semanas de


clases antes de Semana Santa. ¿Y si suponemos que no estoy interesado?
La señora Jones lanzó un suspiro. —Podríamos, desde luego, hacer que vuelva a la
policía —dijo—. Según tengo entendido, se mostraron muy deseosos de realizar ésta
entrevista.

— ¿Y cómo está la señorita Starbright? —Blunt preguntó.

Jack Starbright —Alex no sabía aún si el nombre es una abreviatura de Jackie o de


Jacqueline—, es el ama de llaves que lo había estado cuidando desde que su tío había
muerto. Era una muchacha brillante, una pelirroja americana que había llegado a
Londres a estudiar Derecho, pero nunca regresó. Blunt no estaba interesado en su
salud, Alex lo sabía. La última vez que la miró, había hecho clara su posición. En tanto

Foro de Purple Rose ~30~


Anthony Horowitz Point Blanc

que Alex hiciera lo que le dijeran, podía seguir viviendo en el apartamento de su tío
con Jack. Si salía de la línea, ella podría ser deportada a Estados Unidos.

A Alex le gustaba Jack. Durante diez años, había sido casi como una hermana mayor
para él. También la necesitaba. Sabía que era demasiado joven para vivir por su cuenta
y que una vez que estuviera fuera de la foto, las autoridades tendrían la custodia de él.
Eso significaría una institución sombría en el norte de Inglaterra. Blunt lo ha dejado
claro también.

— ¿Le has dicho dónde estoy? —preguntó.

—Por supuesto. No parece gustarle la idea de... cómo te emplearemos. La verdad es


que debo recordar que venga para que firme el Acta de Secretos Oficiales. No me
gustaría que hablara a la gente equivocada.

La señora Jones se hizo cargo. —Vamos, Alex —dijo—. ¿Por qué pretender que eres un
estudiante ordinario más?

Estaba tratando de parecer más amigable, más como una madre. Pero incluso las serpientes
tienen madres, Alex pensó.

—Ya te lo has demostrado una vez a ti mismo —siguió diciendo—. Nosotros te


estamos dando la oportunidad de hacerlo otra vez.

—Probablemente llegarás a nada —continuó Blunt—. Es algo que necesita ser


examinado. Lo que llamamos una Búsqueda e Informe.

— ¿Por qué Crawley no lo puede hacer?

—Necesitamos un niño.

Alex se quedó en silencio. Miró de la señora Jones a Blunt y viceversa. Sabía que
ninguno de ellos dudaría un segundo antes que lo retiraran de Brookland, lo alejaran
de sus amigos, y lo enviarían... a donde sea. De todos modos, ¿no era esto lo que él había
estado pidiendo el día anterior?
Otra aventura.
Otra oportunidad para salvar el mundo.

—Está bien —dijo—. ¿De qué se trata esta vez?

Blunt asintió con la cabeza a la señora Jones, quien desenvolvió otra menta y empezó.

Foro de Purple Rose ~31~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Me‖ pregunto‖ si<‖ ¿sabes‖ algo‖ acerca‖ de‖ un‖ hombre‖ llamado‖ Michael‖ J.‖ Roscoe?‖ —
preguntó.

Alex pensó por un momento. —Fue el hombre de negocios que tuvo un accidente en
Nueva York —Había visto la noticia en la televisión—. ¿No se cayó por el hueco del
ascensor o algo así?

—Roscoe Electronics es una de las mayores empresas de Estados Unidos —dijo la Sra.
Jones—. De hecho, es uno de las más grandes del mundo. Computadoras, videos,
reproductores de DVD... todo, desde teléfonos celulares a las lavadoras. Roscoe era
muy‖rico,‖muy‖influyente<

—Y muy torpe —cortó Alex.

—Ciertamente parece haber sido muy extraño e incluso para ser un accidente por
descuido —coincidió la señora Jones—. El ascensor de alguna manera no funcionaba
bien. Roscoe no miraba por dónde iba. Cayó en el pozo y murió. Esa es la opinión
general. Sin embargo, no estamos tan seguros.

— ¿Por qué no?

—En primer lugar, hay una serie de detalles que no cuadran. El día que Roscoe murió,
un ingeniero de mantenimiento con el nombre de Sam Green llamó al edificio de
oficinas en la Quinta Avenida, donde trabajaba Roscoe. Sabemos que fue Green o
alguien que se parecía mucho a él, porque lo hemos visto. Tienen un circuito cerrado
de cámaras de seguridad, y fue filmado cuando fue. Dijo que había ido a ver un cable
defectuoso. Pero de acuerdo con la empresa que lo empleaba, no había algún cable
defectuoso y ciertamente no estaba actuando bajo las órdenes de ellos.

— ¿Por qué no hablas con él?

—Nos gustaría pero Green se ha desvanecido sin dejar rastro. Creemos que pudo
haber sido asesinado. Creemos que alguien pudo haber tomado su lugar y de alguna
manera provocar el accidente que mató a Roscoe.

Alex se encogió de hombros. —Lo siento. Lo siento por el señor Roscoe. Pero, ¿qué
tiene eso que ver conmigo?

—Estoy llegando a eso —La señora Jones hizo una pausa—. Lo más extraño de todo es
que el día antes de morir, Roscoe telefoneó a esta oficina. Una llamada personal. Pidió
hablar con Alan Blunt.

Foro de Purple Rose ~32~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Conocí a Roscoe en la Universidad de Cambridge —dijo Blunt—. Eso fue hace


mucho tiempo. Nos hicimos amigos.

Lo que sorprendió a Alex. No pensaba en Blunt como el tipo de hombre que hacía
amigos. — ¿Qué le ha dicho? —preguntó.

—Desafortunadamente, no estaba aquí para tomar la llamada —respondió Blunt—. Me


las arreglé para hablar con él al día siguiente. Para entonces, ya era demasiado tarde.
— ¿Tiene alguna idea de lo que quería?

—Hablé con su asistente —dijo la señora Jones—. Ella no fue capaz de decirme mucho,
pero entiende que Roscoe quería hablar con nosotros sobre su hijo, tenía un hijo de
catorce años, Paul Roscoe.

Un hijo de catorce años de edad. Alex estaba empezando a ver por dónde las cosas
iban.

—Paul era su único hijo —explicó Blunt—. Me temo que los dos tenían una relación
muy difícil. Roscoe se divorció hace unos años, y aunque el muchacho decidió vivir
con su padre, en realidad no se llevaban bien. Estaban los problemas de la adolescencia
como es habitual, y por supuesto, cuando uno crece rodeado de millones de dólares,
estos problemas a veces son amplificados. A Paul le iba mal en la escuela. Hacía
novillos, jugaba y pasaba tiempo con algunos amigos muy indeseables. Tuvo un
incidente con la policía de Nueva York, nada grave, y Roscoe logró taparlo, pero aún
así, lo perturbó. Hablé con Roscoe de vez en cuando. Estaba preocupado por Paul y
sentía que el muchacho estaba fuera de control. Sin embargo, no parecía mucho lo que
podía hacer.

— ¿Así que es eso lo que quieres para mí? —Alex interrumpió—. ¿Quieres que haga
frente a éste niño y hablar con él sobre la muerte de su padre?

—No —Blunt negó con la cabeza y le entregó un archivo a la señora Jones. Lo abrió.
Alex alcanzó a ver una fotografía: un hombre de piel oscura con uniforme militar.

—Recuerda lo que le te hemos hablado de Roscoe —dijo—, porque ahora quiero


hablarte sobre otro hombre —Deslizó la fotografía para que Alex pudiera verlo—. Se
trata de General de División, Viktor Ivanov. Ex-KGB. Hasta el pasado mes de
diciembre fue el jefe del Servicio de Inteligencia Exterior y probablemente el segundo o
tercer hombre más poderoso en Rusia después del presidente. Pero entonces algo pasó
con él también. Fue en un accidente de canotaje en el Mar Negro. Su crucero explotó...
nadie sabe por qué.

Foro de Purple Rose ~33~


Anthony Horowitz Point Blanc

—¿Era un amigo de Roscoe? —preguntó Alex.

—Probablemente nunca se conocieron. Pero tenemos aquí un departamento que


supervisa constantemente noticias del mundo, y a sus equipos le han parecido una
extraña coincidencia. Ivanov también tenía un hijo de catorce años de edad... Dimitry.
Y una cosa es cierta. El joven Ivanov sin duda conocía al joven Roscoe porque van a la
misma escuela.

—Paul y Dimitry... —Alex estaba perplejo—. ¿Qué hace un niño ruso en una escuela en
Nueva York?

—No estaba en Nueva York —Blunt se hizo cargo—. Como le dije, Roscoe estaba
teniendo problemas con su hijo. Problemas en la escuela, problemas en casa. Así que el
año pasado se decidió a actuar. Envió a Paul a Europa, a un lugar en Francia para
terminar la escuela. ¿No sabes lo que es un colegio para señoritas?

—Pensé que era el tipo de lugar donde los ricos enviaban a sus hijas —dijo Alex—.
Para aprender modales en la mesa.

—Ésa es la idea general. Sin embargo, esta escuela es para niños solamente, y no sólo
los niños normales. Las tarifas son quince mil dólares por plaza. Este es el folleto.
Puedes echar un vistazo —Pasó un folleto cuadrados pesados a Alex. Escritas en la
portada, con letras de oro sobre negro, estaban dos palabras: POINT BLANC.

—Es justo en la frontera franco-suiza —explicó.

—Al sur de Ginebra. Justo encima de Grenoble, en los Alpes franceses. Se pronuncia
Point Blanc. —Pronunció las palabras con acento francés—. Literalmente, el punto
blanco. Es un lugar extraordinario. Construido como una casa privada por algunos
lunáticos en el siglo XIX. Como de hecho, eso es lo que se convirtió después de su
muerte en un manicomio. Fue tomada por los alemanes en la Segunda Guerra
Mundial. Lo utilizaron como un centro de recreación para su personal de categoría
superior. Después se cayó en el abandono hasta que fue comprada por el actual
propietario, un hombre llamado Grief. El Dr. Hugo Grief. Él es el director de la escuela.
Alex abrió el folleto y se encontró mirando a una fotografía en color de Point Blanc.

Blunt tenía razón. La escuela era como nada de lo que había visto en su vida, algo entre
un castillo alemán y un castillo francés, directamente de cuento de hadas de los
hermanos Grimm. Pero lo que hizo a Alex sacar su aliento, más que el edificio en sí, fue
el escenario. La escuela estaba en lo alto de una montaña, con nada más que montañas
alrededor, un montón de ladrillos y piedra rodeado de un paisaje cubierto de nieve. No

Foro de Purple Rose ~34~


Anthony Horowitz Point Blanc

parecía haber nada que hacer ahí, como si hubiera sido arrancado de una ciudad
antigua y accidentalmente cayó allí. No había caminos que condujeran hacia o desde la
escuela. La nieve siguió todo el camino hasta la puerta principal. Pero al mirar de
nuevo, Alex vio un moderno helipuerto que se proyecta sobre las almenas. Supuso que
era‖la‖única‖manera‖de‖entrar<‖y‖de‖salir.‖

Giró la página.

Bienvenido a la Academia en Blanc Point, ―comenzó la introducción. Se había


impreso con el tipo de letra que Alex esperaba encontrar en el menú de un restaurante
caro―. Es una escuela única, que es mucho más que una escuela, creada para los
niños que necesitan algo más que el sistema educativo ordinario no puede
proporcionar. En nuestro tiempo, hemos sido llamados escuela de "niños problema",
pero no creemos que el término se aplique. Hay problemas y hay niños. Nuestro
objetivo es separar los dos.

—No hay necesidad de leer todas esas cosas —dijo Blunt—. Todo lo que necesitas
saber es que la academia tiene los niños que han sido expulsados de todas sus otras
escuelas. Nunca hay muchos de ellos sólo seis o siete a la vez. Y es única en otros
sentidos. Para empezar, sólo tiene a los hijos de los súper ricos.

—Por quince mil dólares por trimestre, no me sorprende —dijo Alex.

—Te sorprenderías de hasta qué punto muchos padres han solicitado enviar a sus hijos
allí —prosiguió el Blunt—. Pero supongo que sólo tienes que buscar en los periódicos
para ver lo fácil que es salirse del plato cuando se nace con una cuchara de plata en la
boca. No importa si son políticos o estrellas pop, la fama y la fortuna de los padres a
menudo traen problemas para los niños... y mientras más exitosos sean, mayor será la
presión que padecen. La academia se dedicó al comercio para enderezar a los jóvenes,
y por todas las cuentas, ha sido un gran éxito.

—Se estableció hace veinte años —dijo la señora Jones—. En ése tiempo había una lista
de clientes que encontrarías difícil de creer. Por supuesto, han mantenido los nombres
confidenciales. Pero te puedo decir que los padres que han enviado a sus hijos allí
incluyen un vicepresidente estadounidense, un ganador de Premio Nobel científico, y
un miembro de nuestra propia familia real.

—Además de Roscoe y éste hombre, Ivanov —dijo Alex.

—Sí.

Foro de Purple Rose ~35~


Anthony Horowitz Point Blanc

Alex se encogió de hombros. —Así que es una coincidencia. Justo como dijiste. Dos
padres ricos con dos niños ricos en la misma escuela. Los dos están muertos en
accidentes. ¿Por qué estás tan interesado?

—Porque no me gustan las coincidencias —respondió Blunt—. De hecho, no creo en la


casualidad. Cuando algunas personas ven una coincidencia, veo conspiración. Ese es
mi trabajo.

Y eres bienvenido, pensó Alex. Pero lo que dijo fue: — ¿Realmente crees que la escuela y
este hombre -Grief- podrían haber tenido algo que ver con las dos muertes? ¿Por qué?
¿Se les olvidó a los padres a pagar las cuotas?

Blunt no sonrió. —Roscoe me llamó porque está preocupado por su hijo. Al día
siguiente, el hombre muere. También supimos a partir de fuentes de inteligencia rusas
que una semana antes de morir, Ivanov había tenido una violenta discusión con su
hijo. Aparentemente Ivanov estaba preocupado por algo. ¿Ahora ves el enlace?

Alex pensó por un momento. —Así que quieres ir a ver en esta escuela —dijo. —
¿Cómo vas a manejar eso? No tengo padres, y nunca fueron ricos de todos modos.

—Ya nos hemos preparado para eso —dijo la señora Jones, y Alex se dio cuenta de que
debió haber hecho sus planes antes de que el negocio con la grúa hubiera pasado.
Incluso si él no hubiera llamado la atención sobre sí mismo, habrían venido por él. —
Vamos a proporcionarte un padre rico. Su nombre es Sir David Friend.

—Amigo...‖ ¿cómo‖ en‖ Friend’s‖ Supermarkets?‖ —Alex había visto el nombre con
bastante frecuencia en los periódicos.

—Los supermercados. Los grandes almacenes. Galerías de arte. Equipos de fútbol


soccer —La señora Jones hizo una pausa—. Friend es, sin duda un miembro del mismo
club que Roscoe. El club de los multimillonarios. Esta también muy involucrado en los
círculos gubernamentales, como asesor personal del primer ministro. Muy poco de lo
que sucede en este país Sir David no está involucrado de alguna manera.

—Hemos creado una identidad falsa para ti —dijo Blunt—. A partir de este momento,
quiero que empieces a pensar en ti como Friend Alex, el hijo de catorce años, de Sir
David. Has sido expulsado de Eton. Tiene un historial criminal... robo, vandalismo y
posesión de drogas. Sir David y su esposa, Caroline, no saben qué hacer contigo. Así
que te han inscrito en la academia. Y has sido aceptado.

— ¿No están las vacaciones escolares a punto de comenzar?

Foro de Purple Rose ~36~


Anthony Horowitz Point Blanc

—No tienen vacaciones oficiales. La escuela está abierta todo el año.

— ¿Y Sir David ha accedido a todo esto? —preguntó Alex.

Blunt olfateó. —Como cuestión de hecho, él no era muy feliz al respecto, sobre el uso
de alguien tan joven como tú. Pero le hablaba con cierta extensión y sí, está de acuerdo
para ayudar.

— ¿Así que cuando voy a entrar en la academia?

—Cinco días a partir de ahora —dijo la señora Jones—. Pero primero hay que
sumergirte en tu nueva vida. Cuando salgas de aquí, hemos quedado en que seas
llevado a la casa de Sir David. Tiene una casa en Lancashire. Vive allí con su esposa, y
tiene una hija. Ella es un año mayor que tú. Pasarás el resto de la semana con la familia,
lo que debe darte tiempo para aprender todo lo que necesitas saber. Es vital que tengas
una cubierta fuerte. Después de eso, irás a Grenoble.

— ¿Y qué hago cuando llegue allí?

—Te daremos un informe completo cuando se acerque esa fecha. Esencialmente, tu


trabajo consiste en averiguar todo lo que puedas. Puede ser que esa escuela sea
completamente normal y que no haya ninguna relación entre las muertes. Si es así, te
voy a sacar. Sin embargo, queremos estar seguros.

— ¿Cómo me pongo en contacto con usted?

—Vamos a arreglar todo eso —La señora Jones echó un vistazo a Alex, luego se volvió
hacia Blunt—. Vamos a tener que hacer algo acerca de su apariencia —dijo.— No viste
exactamente para su cargo.

—Revísalo —Blunt dijo.

Alex suspiró. Era extraño, de verdad. No era más que pasar de una escuela a otra,
desde una perspectiva integral de Londres a un colegio para señoritas en Francia. No
era de todo la aventura que había estado esperando. Se levantó y siguió a la señora
Jones fuera de la habitación. Cuando se iba, ya estaba Blunt tamizando a través de sus
documentos como si se hubiera olvidado que Alex había estado allí o existía aún.

Foro de Purple Rose ~37~


Anthony Horowitz Point Blanc

Capítulo 5
Grupo de Tiro

El chófer que conducía un Rolls Royce Corniche cruzó a lo largo de una avenida
bordeada por árboles, penetrando cada vez más en el campo Lancashire, su motor de
6.75 con presión V8 era apenas un susurro, Alex soportaba el gran silencio a sus
espaldas, tratando de no sentirse impresionado por ese coche que costaba tanto como
una casa. Se olvidó de las alfombras de felpa, los paneles de madera y los asientos de
cuero. Era sólo un coche.

Fue el día después de la reunión en M16, cuando mandaron a Alan Blunt, su aspecto
había cambiado por completo. Parecía un rebelde, el hijo de familia rica que quería
vivir una vida hecha con sus propias reglas. Así que Alex se había vestido con ropa
provocativa a propósito. Llevaba una camiseta de corte tan bajo que la mayor parte de
su pecho quedaba al descubierto, y se puso una correa de cuero alrededor del cuello.

La camisa de cuadros holgada, la mayoría de sus botones se habían perdido, así que
caía sobre los hombros y sobre sus vaqueros desteñidos de Tommy Hilfiger,
deshilachados en las rodillas y los tobillos. A pesar de sus protestas, le cortaron el
cabello tan corto que casi parecía un skinhead, y se había colocado un piercing en su
oreja derecha. Aún sentía el pálpito debajo del pendiente que se había puesto para que
el agujero no se cerrara.

El coche había alcanzado una serie de puertas de hierro forjado, que se abrían
automáticamente para recibirlo. Y ahí estaba el Haverstock Hall, una gran mansión con
figuras de piedra en la terraza y siete cifras en el precio. La familia de Sir David había
vivido allí durante generaciones, le había contado el Señor Jones. Ellos también
parecían ser dueños de la mitad del campo Lancashire. Las tierras se extendían en
millas en cada dirección, a un lado las ovejas parecían simples puntos en las colinas, al
otro lado había tres caballos mirando al cercado.

La casa en sí misma era georgiana: ladrillo blanco con delgadas ventanas y columnas.
Todo parecía muy limpio. Había un jardín vallado con camas uniformemente

Foro de Purple Rose ~38~


Anthony Horowitz Point Blanc

espaciadas, una vivienda cuadrada de cristal con una piscina de natación, y una serie
de setos ornamentales con cada hoja perfectamente en su lugar.

El coche se detuvo, los caballos giraron en torno a sus cuellos para ver a Alex salir, sus
colas rítmicamente sacudían las moscas. Nada más se movía.
El chófer caminó alrededor del maletero. —Sir David estará dentro —dijo. Había
desaprobado a Alex desde el momento en que puso sus ojos en él. Por supuesto, no lo
había dicho. Era un profesional. Lo mostraba con la mirada.

Alex se alejó del coche, atraído por el conservatorio del otro lado. Era un día cálido, el
sol caía sobre el cristal y el agua del otro lado parecía acogedora. Pasó por un conjunto
de puertas abiertas. El ambiente era cálido dentro del invernadero. El olor a cloro del
agua parecía asfixiarlo.

Había pensado que la piscina estaba vacía, pero a medida que miraba, una figura
nadaba desde lo profundo de la piscina, rompiendo a la superficie justo delante de él.
Era una chica, vestida sólo con un bikini blanco. Tenía el pelo largo y negro y ojos
oscuros, pero su piel era pálida. Alex supuso que tendría quince años y recordó que el
Señor‖Jones‖le‖había‖dicho‖algo‖sobre‖Sir‖David.‖“Tiene‖una‖hija‖un‖año‖mayor‖que‖tú”‖
así que debería ser ella. La vio estirándose fuera del agua. Su cuerpo era de la misma
manera, más cercano al de una mujer que al de la niña que había sido. Iba a ser muy
hermosa. De eso estaba seguro. El problema era que ella lo sabía. Cuando miró a Alex,
la arrogancia brilló en sus ojos.

— ¿Quién eres tú? —preguntó ella— ¿Qué estás haciendo aquí?

—Soy Alex.

—Oh, sí —cogió una toalla y la enrolló alrededor de su cuello—. Papá dijo que
vendrías, pero no esperaba que entraras así —su voz era adulta y de clase alta. Era
extraño que saliera de esa boca de quince años—. ¿Nadas? —le preguntó.

—Sí —dijo Alex.

—Esto es una vergüenza. No me gusta tener que compartir la piscina. Especialmente


con un chico. Y menos con un chico que tiene el mal olor de Londres —pasó la vista
por Alex, capturando sus vaqueros rasgados, el pelo rapado y el pendiente de su oreja.
Ella se estremeció—. No puedo pensar en lo que ha hecho mi padre, consentir que te
quedes —prosiguió—, ¡y tener que aparentar que eres mi hermano! ¡Qué idea más
espantosa! Si tuviera un hermano, puedo asegurarte que no se parecería a ti.

Foro de Purple Rose ~39~


Anthony Horowitz Point Blanc

Alex se estaba preguntando si debería cogerla y lanzarla de espaldas a la piscina o a


través de una ventana cuando hubo un movimiento detrás de él, y se giró para ver a un
hombre alto y aristocrático con pelo gris y rizado y gafas, vestido con una chaqueta de
deporte, camisa de cuello abierto y con cordones, que estaba de pie justo detrás de él.
También parecía un poco sacudido por la aparición de Alex, pero se recuperó
rápidamente y extendió la mano.

— ¿Alex? —preguntó.

—Sí.

—Soy‖ David‖ Friend.‖ ―Alex le estrechó la mano—. ¿Cómo estás? —dijo


amablemente—. Espero que hayas tenido un buen viaje. Veo que has conocido a mi
hija —Le sonrió a la chica, que ahora estaba sentada junto a la piscina, secándose y
haciendo caso omiso a los dos.

—En realidad, no nos hemos presentado —dijo Alex.

—Su nombre es Fiona.

—Fiona Friend —Alex sonrió—. Es un nombre que no olvidaré.

—Estoy seguro de que os llevaréis bien —Sir David no parecía convencido. Hizo un
gesto de vuelta hacia la casa—. ¿Por qué no vamos y hablamos en el estudio?

Lo siguió al otro lado del camino y entró en la casa. La puerta principal daba a un
pasillo que parecía haber salido directamente de una de las páginas de revistas caras.
Todo era perfecto, los muebles antiguos, los adornos y las pinturas todo bien colocado.
No había ni una mota de polvo que se viera, incluso la luz del sol, que entraba por las
ventanas, parecía artificial, como si sólo estuviera allí para sacar lo mejor de todo
aquello a lo que tocaba. Era la casa de un hombre que sabía perfectamente lo que
quería y tenía tiempo y dinero para conseguirlo.

—Bonito lugar —dijo Alex.

—Gracias. Por favor, ven por aquí —Sir David abrió una pesada puerta con paneles de
roble que mostraba una sofisticada y moderna oficina más allá. Había un escritorio y
dos sillas, un par de ordenadores, un sofá de cuero blanco y una serie de estanterías de
metal. Sir David hizo un gesto hacia la silla y se sentó detrás del escritorio.
No estaba seguro de sí mismo. Alex pudo verlo inmediatamente. Sir David Friend era
capaz de dirigir un imperio de negocios que costaban millones, incluso billones de

Foro de Purple Rose ~40~


Anthony Horowitz Point Blanc

dólares, pero esto era una nueva experiencia para él. Teniendo a Alex aquí, sabiendo
quién y qué era, no estaba seguro de cómo reaccionar.

—Me han contado muy poco sobre ti —comenzó—. Alan Blunt se puso en contacto
conmigo y me pidió que te tuviera aquí el resto de la semana, fingiendo que eres mi
hijo. Te tengo que decir, que no te pareces en nada a mí.

—No me parezco a mí mismo tampoco —dijo Alex.

—Eres de la manera de algunos colegios franceses de los Alpes. Quieren que lo


investigues —hizo una pausa—. Nadie pidió mi opinión —dijo—, pero te la daré de
todos modos. No me gusta la idea de que un muchacho de catorce años sea utilizado
como un espía. Es peligroso.

—Puedo cuidar de mí mismo. —Alex le cortó.

—Quiero decir, es peligroso para el gobierno. Si consigues que te maten y nadie se


entera, podría provocarle al primer ministro una gran vergüenza —Sir David suspiró.
—Le aconsejé lo contrario, pero por una vez me rechazó. Parece que la decisión ha sido
tomada. La escuela-academia ya ha llamado para decirme que el asistente de dirección
vendrá para recogerte el próximo sábado. Es una mujer, la Señora Stellenbosch. Es un
nombre‖sudafricano,‖creo.‖―Sir‖David‖tenía un voluminoso montón de archivos sobre
su escritorio. Los deslizó hacia delante. — Mientras tanto, entiendo que tienes que
familiarizarte con los detalles de mi familia. He preparado una serie de archivos.
También encontrarás información sobre la escuela a la que te han destinado al
expulsarte de Eton. Puedes empezar a leerlo esta noche —Alex los cogió y él continuó.
— Si necesitas saber algo más, sólo pregunta. Fiona estará contigo todo el tiempo —
bajó la mirada a sus manos. — Estoy seguro de que en sí mismo será todo una
experiencia para ti.

La puerta se abrió y entró una mujer. Era delgada, con el pelo oscuro, se parecía mucho
a su hija. Llevaba un sencillo vestido malva, con un collar de perlas alrededor del
cuello.

—David —comenzó, pero se detuvo mirando a Alex.

—Esta es mi esposa —dijo Friend—. Caroline, este es el chico del que te hablé, Alex.

—Es un placer conocerte, Alex —Lady Caroline trató de sonreír, pero sus labios sólo
lograron una débil contracción—. Tengo entendido que vas a permanecer con nosotros
durante un tiempo.

Foro de Purple Rose ~41~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Sí, mamá —dijo Alex.


Lady Caroline se ruborizó.

—Tiene que hacerse pasar por nuestro hijo —le recordó Sir David. Se volvió hacia
Alex—. Fiona no sabe nada sobre M16 ni el resto. No la quiero alarmar. Le he dicho
que tiene que ver con mi trabajo... un experimento social, si te parece. Fingirá que eres
su hermano, para darte una semana en el país como parte de la familia. Preferiría que
no le dijeses la verdad.

—La cena estará en media hora —dijo Lady Caroline—. ¿Comes carne de venado? —
ella olfateó—. Tal vez te gustaría tomar una ducha antes de la cena. Te mostraré tu
habitación.

Sir David se puso de pie. —Tienes mucho que leer. Me temo que tendré que volver a
Londres mañana, tengo que almorzar con el presidente de Francia, así que no podré
ayudarte. Pero, como he dicho, si hay algo que no sabes...

—Fiona Friend —Dijo Alex.

Le habían dado a Alex una pequeña y cómoda habitación en la parte trasera de la casa.
Tomó una ducha rápida, y a continuación se puso su ropa vieja de nuevo. Le gustaba
sentirse limpio, pero parecía sucio, parecía la clase de chico que se suponía que era.

Abrió la primera carpeta de archivos. Sir David había sido cuidadoso. Le había dado a
Alex los nombres y la historia reciente de casi toda su familia, así como fotografías de
vacaciones, detalles de la casa y de los establos de Mayfair, los apartamentos de Nueva
York, París y Roma, y la villa en Barbados. Había recortes de periódicos, artículos de
revistas... todo lo que se podía necesitar.

El gong sonó. Eran las siete en punto. Alex bajó al piso de abajo y entró en el comedor.
La habitación tenía seis ventanas y una mesa de caoba lo suficientemente pulida como
para sentarse durante quince años. Pero sólo tres de ellos estaban allí: Sir David, Lady
Caroline y Fiona. La comida ya estaba servida, presumiblemente por un mayordomo o
cocinero. Sir David hizo un gesto hacia una silla vacía. Alex se sentó.

—Fiona justo estaba hablando sobre Salomon —dijo Lady Caroline. Hubo una pausa.
— Salomon es un caballo. Tenemos un montón de caballos —se volvió hacia Alex. —
¿Tú montas?

—Sólo mi bicicleta —dijo Alex.

Foro de Purple Rose ~42~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Estoy segura de que a Alex no le interesan los caballos —dijo Fiona. Parecía estar de
mal humor—. De hecho, dudo que tengamos algo en común. ¿Por qué tengo que
aparentar que es mi hermano? Todo esto es completamente...

—Fiona... —murmuró Sir David en voz baja.

—Bueno, está muy bien tenerle aquí, papá, pero está destinado a ser mis vacaciones de
Semana Santa —Alex se dio cuenta de que Fiona debía ir a una escuela privada. Su
trimestre habría terminado antes que el suyo—. No creo que sea justo.

—Alex está aquí por mi trabajo —continuó Sir David. Era extraño, pensó Alex, la forma
en que hablaban de él como si realmente no estuviera allí—. Sé que tienes muchas
preguntas, Fiona, pero sólo vas a hacer lo que te diga. Estará con nosotros sólo hasta el
final de la semana. Quiero que cuides de él.

— ¡Pero él es un chico de ciudad! —insistió Fiona—. Va a odiar estar aquí. Y de todos


modos, ¿cómo ayuda el aparentar ser mi hermano con el trabajo de tus
supermercados?

—Fiona... —Sir David no quería más argumentos—. Es lo que te dije, un experimento.


¡Y le harás sentir bienvenido!

Fiona cogió su vaso y miró directamente a Alex por primera vez desde que había
entrado a la habitación. —Ya lo veremos —dijo.

La semana parecía interminable. Después de sólo dos días, Alex empezó a pensar que
Fiona estaba en lo cierto. Él era un chico de ciudad. Había vivido toda su vida en
Londres, y se sentía completamente perdido, asfixiándose en la enorme pantalla de
campo verde. La finca se prolongaba en lo que respectaba a la vista, y los Friend
parecían no tener relación con el mundo real. Alex nunca se había sentido tan aislado.
El propio Sir David había desaparecido a Londres. Lady Caroline hacía todo lo posible
por evitar a Alex. Una o dos veces fue a Skipton, la ciudad más cercana, peor por lo
demás parecía pasar mucho tiempo arreglando el jardín o las flores. Y Fiona...

Había dejado claro desde el principio lo mucho que le disgustaba Alex. No había razón
para ello. Lo único es que era simplemente un intruso y Fiona parecía desconfiar de
todo lo que no perteneciera al diminuto mundo de Haverstock Hall. Le había
preguntado en varias ocasiones qué era lo que realmente estaba haciendo allí. Alex se
encogía de hombros y no decía nada, lo que hacía que le gustaría aún menos.
Y entonces, al tercer día, ella les presentó a algunos amigos.

Foro de Purple Rose ~43~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Voy a tirar —le dijo ella—. Supongo que no querrás venir.

Alex se encogió de hombros. Se había aprendido de memoria los detalles de todos los
archivos y pensó que fácilmente podría pasar por un miembro de la familia. Ahora,
contaba las horas para que llegara la mujer de la academia y se lo llevara de allí.

— ¿Has visto alguna vez cómo se tira? —preguntó Fiona.

—No —dijo Alex.

—Me voy de caza y de tiro —dijo Fiona—. Pero, por supuesto, eres un chico de ciudad,
no lo entenderías.

— ¿Qué hay de genial en matar animales? —preguntó Alex.

—Forma parte de la vida de campo. Es la tradición —Fiona lo miró como si fuera un


estúpido. Como siempre lo había mirado—. De todas formas, los animales disfrutan.
El grupo de tiro resultó ser jóvenes y, excepto Fiona, enteramente masculino. Cinco de
ellos estaban esperando en el borde del bosque de Haverstock. Rufus, el líder, tenía 16
años, con el pelo negro, rizado y bien cortado. Parecía ser el novio de Fiona. Los otros:
Henry, Max, Bartholomew y Fred tendrían la misma edad. Alex los miró con el
corazón apesadumbrado. Tenían chaquetas de Barbour como uniformes, pantalones de
tela, gorro de plato y botas de cuero de cazador. Hablaban con acento de clase alta.
Cada uno de ellos llevaba una escopeta con el cañón en el brazo.

Dos de ellos estaban fumando. Miraron con desprecio a Alex apenas disimulando.
Fiona les debería haber hablado de él. El chico de ciudad.
Rápidamente, hizo las presentaciones. Rufus se adelantó.

—Es bueno tenerte con nosotros —dijo arrastrando las palabras. Le echó un vistazo a
Alex, y no se molestó en ocultar su desprecio.

—Vamos a disparar un poco, ¿verdad?

—No tengo arma —dijo Alex.

—Bueno, me temo que no voy a prestarte la mía —Rufus cerró el cañón en su lugar y
se lo hizo ver a Alex. Era un arma hermosa, con veinticinco centímetros de reluciente
acero oscuro adornado con tallados, placas laterales de sólida plata—. Es una escopeta
con seguro en el gatillo y desmontable, hecha a mano por Abbiatico y Salvinelli —

Foro de Purple Rose ~44~


Anthony Horowitz Point Blanc

dijo—. Me costó treinta de los grandes, o a mi madre, de todos modos. Fue un regalo
de cumpleaños.

—No sería fácil de envolver —dijo Alex—. ¿Dónde puso la cinta?

La sonrisa de Rufus se desvaneció. —No sabes nada de armas —dijo. Asintió con la
cabeza a otro de los jóvenes, que le entregó a Alex un arma mucho más común. Estaba
vieja y un poco oxidada—. Y si eres tan bueno, no te metas en el camino. Quizá pilles
una bala.

Todos se rieron de eso. Entonces los dos fumadores apagaron sus cigarrillos y
partieron hacia el bosque.

Treinta minutos después, Alex supo que había cometido un error al ir. Los chicos
atacaban lejos, de izquierda a derecha, apuntando a todo lo que se movía. Un conejo
hizo un trompo con una bala roja y brillante. Una paloma torcaz se desplomó de las
ramas y aleteaba en las hojas del suelo. Daba igual la calidad de las armas, los
adolescentes no daban buenos golpes. Los animales se las arreglaron para socorrer al
herido, y Alex sintió una enfermedad cada vez mayor, a raíz del rastro de sangre.
Llegaron a un claro y se detuvieron para recargar. Alex se volvió a Fiona.

—Voy a volver a casa —dijo.

— ¿Por qué? ¿No puedes soportar la visión de un poco de sangre?


Alex miró a una liebre que estaba a unos quince metros de distancia. Estaba tumbada
de lado con las piernas traseras dando trompicones.

—Me sorprende que te dejen llevar armas —dijo—. Pensé que tenías que tener los
diecisiete.
Rufus le escuchó. Dio un paso adelante con una mirada fea en los ojos.

—No te preocupes de las normas del campo.

— ¡Quizá Alex quiera llamar a la policía! —dijo Fiona.

—La estación de policía más cercana está a unas cuarenta millas —dijo Rufus con una
sonrisa fría.

— ¿Quieres tomar prestado mi teléfono? —dijo otro de los chicos.


Todos se rieron de nuevo. Alex había tenido suficiente. Sin decir una palabra más, se
dio media vuelta y se marchó.

Foro de Purple Rose ~45~


Anthony Horowitz Point Blanc

Le llevaron unos treinta minutos llegar al claro, pero treinta minutos después aún
estaba perdido en el bosque, completamente rodeado de árboles y arbustos silvestres.
Alex se dio cuenta de que se había perdido. Estaba molesto consigo mismo. Debería
haber mirando hacia dónde iba cuando estaba siguiendo a Fiona y a los otros. El
bosque era enorme. Caminaba por el camino equivocado y podría confundir el Norte
de los páramos de Yorkshire... y podría transcurrir varios días antes de que lo
encontraran. Al mismo tiempo, el follaje de primavera era tan espeso que apenas se
podía ver más de diez metros en cualquier dirección. ¿Cómo podría encontrar el
camino? ¿Debería tratar de volver sobre sus pasos o continuar con la esperanza de
tropezar con el camino correcto?

Alex sintió el peligro antes de escuchar el primer disparo. Tal vez era el chasquido de
una rama, o el clic de un pestillo de metal que se puso en su lugar. Se quedó
paralizado, y fue eso lo que lo salvó. Hubo una fuerte explosión, cercana, en un árbol
un paso por delante de él, había astillas rotas de madera que danzaban en el aire. Alex
se dio la vuelta, buscando a quien había disparado.

— ¿Qué estás haciendo? —gritó—. ¡Casi me dañas!

Casi inmediatamente se produjo un segundo disparo, y justo detrás, una carcajada. Y


entonces Alex se dio cuenta de lo que estaba sucediendo: no lo habían confundido con
un animal. Le estaban disparando por diversión.

Se echó hacia delante y empezó a correr. Los troncos de los árboles parecían
presionarle por todos lados, amenazándole con cerrarle el paso. El suelo era blando a
causa de la lluvia, y arrastró los pies intentando pegarlo en su lugar. Hubo una tercera
explosión. Se agachó, sintiendo el roce de la bala sobre su cabeza, fragmentando el
follaje.

En cualquier parte del mundo, esto hubiera sido una locura. Pero esto era en medio del
campo inglés y estos eran unos ricos y aburridos adolescentes que estaban
acostumbrados a hacer las cosas a su manera.

De alguna manera, Alex los había insultado. Tal vez había sido la mofa sobre el papel
de embalar. Tal vez su negativa a Fiona de decir quién era realmente. Pero habían
decidido darle una lección, y ya se preocuparían por las consecuencias más tarde.
¿Querían‖ matarlo?‖ “No‖ nos‖ preocupamos‖ por‖ las‖ reglas‖ en‖ el‖ campo”,‖ había‖ dicho‖
Rufus. Si Alex fuese gravemente herido o incluso muerto, de alguna manera se saldría
con la suya. Un terrible accidente. No miraba por dónde iba y entró en la línea de
fuego.

Foro de Purple Rose ~46~


Anthony Horowitz Point Blanc

No. Era imposible.

Estaban intentando asustarle, eso era todo.

Dos disparos más. Un faisán erupcionó fuera de la tierra, una bola de plumas, y gritó
hasta el cielo. Alex echó a correr, su respiración era ronca en la garganta. Una rama
gruesa se extendió sobre el pecho y le rasgó la ropa. Todavía tenía el arma que le
habían dado y la utilizó para abrirse camino.

Una maraña de raíces casi lo tumba.

— ¿Alex? ¿Dónde estás? —la voz pertenecía a Rufus. Era aguda y burlona, procedente
del otro lado de una barrera de hojas. Hubo otro disparo, pero este fue por encima de
su cabeza.

No podían verlo. ¿Había escapado?

No, no lo había hecho. Alex dio un traspié. Había salido del bosque, pero de repente se
sintió perdido. Lo que es peor, estaba atrapado. Había llegado a la orilla de un ancho y
sucio lago. El agua era como café cubierto de escoria y parecía casi sólido. No había
patos ni aves salvajes en ningún lugar cerca de la superficie. El sol de la tarde caía y el
olor a descomposición se amontonaba.

— ¡Fue por ahí!

— ¡No, por allí!

— ¡Vamos a intentarlo por el lago!

Alex escuchó las voces y sabía que no podía permitir que lo encontraran. Tuvo una
súbita imagen de su cuerpo, cargado de piedras, en el fondo del lago. Pero eso le dio
una idea. Tenía que esconderse.

Entró en el agua. Necesitaría algo para respirar. Había visto gente hacer eso en las
películas. Podían encontrarse en el agua y respirar a través de una caña hueca. Peor no
había cañas ahí. Aparte de la espesa hierba y algas viscosas que crecían por todos
lados.

Un minuto después, Rufus apareció en la orilla del lago, con el arma todavía
enganchada en el brazo. Se detuvo y miró a su alrededor con unos ojos que conocían
bien el bosque. Nada se movía.

Foro de Purple Rose ~47~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Debe haber dado la vuelta —dijo.

Los otros cazadores se habían reunido detrás de él. No había tensión entre ellos, sino
un silencio culpable.
Sabían que el juego había ido demasiado lejos.

—Olvidémosle —dijo uno de ellos.

—Sí...

—Le hemos dado una lección.

Tenían prisa por llegar a casa. Como uno, que desapareció por dónde había venido.
Rufus se abandonó a su suerte, sin soltar su arma, buscando a Alex. Echó un último
vistazo al agua, entonces, se dio la vuelta para seguirlos.

Entonces fue cuando Alex le golpeó. Había estado tumbado en la orilla del agua,
viendo las vagas formas de los adolescentes como a través de una hoja de cristal
marrón. El cañón de la escopeta estaba en su boca, el resto de la pistola estaba justo
encima de la superficie del lago. Estaba usando los tubos huecos para respirar.

Entonces se levantó como una criatura de pesadilla, rezumando agua y barro, con furia
en sus ojos. Rufus le oyó, pero fue demasiado tarde. Alex le estaba apuntando en la
parte baja de la espalda. Rufus gruñó y cayó sobre sus rodillas, su propia arma se le
cayó de las manos. Alex la recogió. Había dos cartuchos en la recámara. Chasqueó la
pistola.

Rufus le miró, y de repente la arrogancia le había abandonado, y era sólo un estúpido,


un adolescente asustado, luchando por cogerse las rodillas.

—Alex... —la palabra sola sonó como un gemido. Era como si estuviera viendo a Alex
por primera vez.

— ¡Lo siento! —se sorbía los mocos—. No te íbamos a hacer daño de verdad. Era una
broma. Fiona nos puso a su altura. Sólo queríamos asustarte. Por favor...

Alex hizo una pausa, respirando con dificultad. — ¿Cómo puedo salir de aquí? —
preguntó.

—Sólo tienes que seguir el borde del lago —dijo Rufus—. Hay un camino.

Foro de Purple Rose ~48~


Anthony Horowitz Point Blanc

Rufus seguía de rodillas. Tenía lágrimas en los ojos. Alex se dio cuenta que estaba
apuntando con la escopeta plateada en su dirección. Se dio la vuelta, disgustado
consigo mismo. El muchacho no era el enemigo, no era nada.

—No me sigas —dijo Alex. Y comenzó a caminar.

— ¡Por favor! —dijo Rufus detrás de él—. ¿Me puedes devolver mi arma? Mi madre
me matará si la pierdo.

Alex se detuvo. El arma pesaba en sus manos, y entonces la lanzó con todas sus
fuerzas. La escopeta artesanal italiana giró dos veces en la luz mortecina, y luego
desapareció con un chapoteo en medio del lago.

—Eres demasiado joven para jugar con armas —dijo.

Se alejó, dejando que el bosque se lo tragara.

Foro de Purple Rose ~49~


Anthony Horowitz Point Blanc

Capítulo 6
El Túnel

El hombre sentando en la antigua silla dorada giró su cabeza lentamente y miró por la
ventana las laderas cubiertas de nieve de Point Blanc. El Doctor Hugo Grief tenía casi
sesenta años con un pelo blanco corto y una cara que también parecía sin color. Su piel
era blanca, sus labios eran sombras tenues. Incluso su lengua no más que gris. Y más
aún, contra el banco fondo, llevaba una gafas circulares de alambre con lentes de rojo
oscuro. Para él, el mundo entero sería del color de la sangre. Tenía dedos lagos, con las
uñas primorosamente recortadas. Llevaba un traje oscuro abotonado hasta el cuello. Si
hubiera algo parecido a un vampiro, puede que se pareciera mucho al Doctor Hugo
Grief.

—He decidido desplazar el Proyecto Géminis hasta su última fase —dijo. Hablaba con
un acento de Sudáfrica, agarrando cada palabra antes de que saliera de su boca—. No
puede haber más retrasos.

—Lo entiendo, Doctor Grief.

Una mujer se sentaba al otro lado del Doctor Grief, vestida con un traje ajustado de
fibra elástica con una cinta alrededor de su cabeza. Era Eva Stellenbosch. Acababa de
terminar su entrenamiento matutino de dos horas de levantamiento de pesas y aerobic,
y todavía respiraba fuertemente, con sus enormes músculos subiendo y bajando. La
señorita Stellenbosch tenía una estructura facial que era demasiado para un humano,
con los labios curvándose lejos de su nariz y briznas de brillante pelo pelirrojo
sobresaliendo por su alta frente. Llevaba un vaso lleno de algún líquido verde lechoso.
Sus dedos eran gruesos y rechonchos. Tenía que tener cuidado para no romper el vaso.
Sorbió de su bebida, y después frunció el ceño.

— ¿Estás seguro de que estamos preparados? —preguntó.

—No tenemos elección en ese punto. Hemos tenido dos resultados insatisfactorios en
los últimos meses. Primero Ivanov. Después Roscoe en Nueva York. Dejando a un lado

Foro de Purple Rose ~50~


Anthony Horowitz Point Blanc

el gasto de reparar las terminaciones, es posible que alguien pueda relacionar las dos
muertes.

—Posible, pero no probable —dijo la señorita Stellenbosch.

—Los servicios de inteligencia son inactivos e ineficaces, esa es la verdad. La CIA en


América. El M16 en Inglaterra. Incluso la KGB. Todos ellos son sombras de lo que
solían ser. Pero incluso así, siempre está la opción de que uno de ellos pueda
accidentalmente haber tropezado con algo. Cuanto antes terminemos esta fase de la
operación, más posibilidades tendremos de pasar desapercibidos. —El Doctor Grief
juntó las manos y descansó la barbilla en sus dedos—. ¿Cuándo llegará el último chico?
—preguntó.

— ¿Alex? —La señorita Stellenbosch sorbió de su taza y la dejó. Abrió su bolso de


mano y sacó un pañuelo, que usaba para limpiarse los labios—. Voy a viajar a
Inglaterra mañana —dijo.

—Excelente. ¿Llevarás al chico a París de camino aquí?

—Por supuesto, Doctor. Si eso es lo que usted desea.

—Es mucho lo que deseo. Podemos hacer allí todo el trabajo preliminar. Ahorraremos
tiempo. ¿Qué hay del chico Sprintz?

—Me temo que todavía necesitamos otros cuantos días.

—Eso significa que él y Alex estarán aquí al mismo tiempo.

—Sí.

El Doctor Greif lo consideró. Tenía que hacer balance entre el riesgo de que los dos
chicos se encontraran contra los peligros de moverse demasiado deprisa. Tenía suerte
de tener una mente científica. Sus cálculos nunca se equivocaban.

—Muy bien —dijo—. El chico Sprintz puede permanecer con nosotros unos días más.
Tengo la sensación de que se está alterando cada vez más, y un nuevo amigo puede
que descanse su mente.

La señorita Stellenbosch asintió. Alzó su vaso y vació el contenido, con las venas de su
cuello palpitando cuando tragó.

Foro de Purple Rose ~51~


Anthony Horowitz Point Blanc

—El Amigo Alex es un excelente anzuelo para nosotros —dijo el Doctor Grief.

— ¿Supermercados? —La mujer sonó poco convencida.

—Su padre tiene la oreja del Primer Ministro. Es un hombre impresionante. Su hijo,
estoy seguro, reunirá todas nuestras expectativas —sonrió el Doctor Grief. Sus ojos
resplandecieron rojos—. Muy pronto, tendremos a Alex aquí, en la academia. Y
entonces, por fin, el Proyecto Géminis estará completo.

***
—Te estás sentando mal —dijo Fiona—. Tu espalda no está recta. Tus manos deberían
estar abajo. Y tus pies están apuntando en la dirección equivocada.

— ¿Qué importa, con tal de que estés disfrutando? —preguntó Alex, hablando con los
dientes apretados.

Era el cuarto día de su estancia en Haverstock Hall, y Fiona había estado


persuadiéndolo para salir a montar. Alex no estaba disfrutando en absoluto. Primero
había tenido que aguantar el inevitable discurso, aunque casi no había escuchado. Los
caballos eran Ibéricos o Húngaros. Había ganado medallas de oro a mogollón. A Alex
no le importaba. Todo lo que sabía era que su caballo era grande y negro y atraía a las
moscas. Y eso que estaba montándolo con todo el estilo de un saco de patatas en un
trampolín.

Ambos casi ni habían mencionado el asunto del bosque. Cuando Alex había vuelto a la
casa, mojado y congelado, Fiona había ido a buscar una toalla educadamente y le había
ofrecido un taza de té.

— ¡Estaban tratando de matarme! —dijo Alex.

—No seas idiota. —Fiona miró a Alex con algo de pena en los ojos—. Jamás haríamos
eso. Rufus es un buen chico.

—¿Qué?

—Es sólo un juego, Alex. Sólo un poco de diversión.


Y ahí Fiona había sonreído como si todo hubiera estado explicado y después se había
ido a nadar. Alex había pasado el resto de la tarde con sus archivos. Estaba intentando

Foro de Purple Rose ~52~


Anthony Horowitz Point Blanc

entender una historia falsa que abarcaba catorce años. Había tíos y tías, amigos de
Eton, una multitud entera de gente que tenía que conocer sin haber conocido a
ninguno de ellos. Más que eso, estaba intentando sentir ese estilo de vida lujoso. Eso
era por lo que estaba allí ahora, montando a caballo con Fiona, ella erguida con su
chaqueta de montar y sus pantalones bombachos, él dando brincos por detrás.

Había montado duran una hora y media cuando llegaron a un túnel. Fiona había
intentado enseñar a Alex un poco de técnica, la diferencia, por ejemplo, entre caminar,
trotar, y galopar. Pero eso este era un deporte que ya había decidido que nunca
practicaría. Cada hueso de su cuerpo había sido moldeado, y su culo estaba tan
magullado que se preguntó si volvería a ser capaz de sentarse. Fiona parecía disfrutar
con su tormento. Incluso se preguntó si ella había elegido una ruta particularmente
llena de baches para añadir a sus magulladuras. O quizás sólo era un caballo
particularmente incómodo.

Había una única línea de ferrocarril delante de ellos, cruzada por un diminuto pasaje
con una barrera automática provista con una campanita y unas luces de flash para
advertir a los motoristas de cualquier tren que se acercara. Fiona guió a su caballo, uno
más pequeño y gris, hacia allí. El caballo de Alex lo siguió automáticamente. Supuso
que iban a atravesar la línea, pero cuando ella alcanzó la barrera, Fiona se paró.

—Hay un atajo que podemos tomar su quieres llegar a casa —dijo.

—Un atajo estaría bien —admitió Alex.

—Es por ahí.

Fiona señaló la línea hacia el túnel, un agujero negro en un lado de la montaña,


rodeado por ladrillos rojo oscuro. Alex la miró para ver si estaba bromeando.
Obviamente estaba hablaba bastante en serio. Se giró de nuevo al túnel. Era como el
cañón de una pistola, apuntándolo, advirtiéndole que se mantuviera alejado. Casi
podía imaginar el dedo gigante del gatillo, en algún sitio de la montaña. ¿Cómo era de
largo? Mirando con más atención, pudo ver puntito de luz al otro extremo, quizás
media millas.

—No estás hablando en serio —dijo.

—De hecho, Alex, no suelo bromear. Cuando digo algo, lo digo en serio. Soy igual que
mi padre.

—Excepto que tu padre no está completamente loco —murmuró Alex.

Foro de Purple Rose ~53~


Anthony Horowitz Point Blanc

Fiona fingió no oírlo.

—El túnel tiene casi una milla de largo —explicó—. Hay un puente al otro lado
después de otra barrera. Si cogemos este camino, podemos estar en casa en treinta
minutos. De lo contrario, hay una hora y media si volvemos por donde hemos venido.
—Entonces volvamos por donde hemos venido.

— ¡Oh, Alex, no seas como un gatito asustado! —Fiona le hizo pucheros—. Hay sólo un
tren‖ cada‖ hora‖ por‖ esta‖ vía‖ y‖ el‖ próximo‖ no‖ debe‖ de‖ venir‖ hasta<‖ —miró su reloj—
veinte minutos. He pasado por el túnel cientos de veces y nunca lleva más de cinco
minutos. Menos si galopas.

—Aún así es de locos cabalgar por un vía de tren.

—Bueno, tendrás que encontrar el camino de vuelta tú solo si regresas por ahí. —
Espoleó con sus talones y su caballo avanzó dando tumbos hacia delante, pasando la
barrera hasta la vía—. Te veré luego.

Pero Alex la siguió. Jamás habría sido capaz de volver montando él solo. No sabía el
camino, y casi no podía controlar a su caballo. Incluso ahora estaba siguiendo a Fiona
sin instigarlo. ¿Entrarían de verdad los dos animales en la oscuridad del túnel? Parecía
increíble, pero Fiona había dicho que ya lo había hecho antes, y sin duda, los caballos
caminarían por dentro de la montaña sin ni siquiera vacilar.

Alex tembló cuando la luz se cortó de repente detrás de él. Hacía frío y era húmedo en
el interior. El aire olía a hollín y combustible. El túnel era una cámara natural que hacía
eco. Los cascos de los caballos traqueteaban a su alrededor cuando golpeaban la grava
con sus patas. ¿Qué pasaría si su caballo tropezaba? Alex alejó ese pensamiento de su
mente. La silla de cuero crujió. Lentamente sus ojos se acostumbraron a la oscuridad.

Una tenue luz solar se filtraba por detrás. La salida era claramente visible justo por
delante, y el círculo de luz se ensanchaba con cada paso. Intentó relajarse. Quizás no
iba a estar tan más después de todo.

Y entonces Fiona habló. Había aminorado el paso, permitiendo que su caballo


alcanzara al suyo.

— ¿Todavía estás preocupado por el tren, Alex? —preguntó con desprecio—. Quizás te
gustaría ir más rápido.

Foro de Purple Rose ~54~


Anthony Horowitz Point Blanc

Él oyó el silbido del buche del animal a través del aire y sintió que su caballo pegaba
un tirón cuando Fiona lo azotó fuertemente en el trasero. El caballo relinchó y se
encaminó hacia delante. Alex casi salió disparado hacia atrás de la silla de montar.

Hincándose con sus rodillas, se las arregló para aferrarse, pero su cuerpo entero estaba
en un ángulo muy raro, con las riendas desplazándose hacia la boca del caballo. Fiona
reía. Y cuando Alex fue consciente sólo del viento que pasaba a su lado, la espesa
oscuridad se cernía alrededor de su cara y los cascos del caballo golpeteaban
duramente la grava cuando el animal se precipitó alocadamente hacia delante. El hollín
se le metía en los ojos, cegándolo. Pensó que iba a caer. Los minutos parecieron pasar
en meros segundos.

Pero entonces, milagrosamente, prorrumpieron en la luz. Alex luchó por el equilibrio,


y después volvió a poner al caballo bajo control, cogiendo de nuevo las riendas y
apretando los flancos del caballo con las rodillas. Cogió una profunda bocanada de aire
y esperó a que Fiona apareciera.

Su caballo había ido a descansar al puente que ella había mencionado. El puente a la
moda con las vigas de hierro y que cruzaba un río. Había habido mucha lluvia ese mes
y, como a cincuenta pies por debajo de él, el agua iba a mucha velocidad, de verde
oscuro y profundo. Con cuidado, se giró alrededor para encarar el túnel. Si perdía el
control aquí, sería fácil caer por el borde. Los lados del puente no podían tener más de
tres pies de alto.

Pudo oír a Fiona acercándose. Había estado galopando detrás de él, probablemente
riendo todo el camino.

Él miró dentro del túnel, y fue cuando el caballo gris de Fiona salió, corriendo a su
lado, y desapareció por la barrera al otro lado del puente.
Pero Fiona no estaba sobre él.

El caballo había salido solo.

Alex le llevó unos segundos de trabajo. Su cabeza estaba devanándose. Ella debía de
haber caído. Quizás su caballo había tropezado. Podía estar tendida en el interior del
túnel. En las vías. ¿Cuánto tiempo quedaba para el próximo tren? Veinte minutos,
había dicho. Pero al menos cinco de eso minutes ya habían pasado, y puede que ella
hubiera estado exagerando para empezar.

Alex maldijo. Condenada chica con su comportamiento de mocosa consentida y sus


juegos casi suicidas.

Foro de Purple Rose ~55~


Anthony Horowitz Point Blanc

Pero no podía dejarla. Se agarró a las riendas. De alguna manera conseguiría que su
caballo le obedeciera. Tenía que sacarla, y tenía que hacerlo rápido.

Quizás su desesperación se las apañara para comunicarse por sí misma con el cerebro
del caballo. El animal giró alrededor e intentó retroceder, pero entonces Alex lo golpeó
con sus rodillas, avanzó hacia delante y de mala gana entró en la oscuridad del túnel
por segunda vez. Alex lo espoleó de nuevo. No quería hacerle daño, pero no se le
ocurría otra manera de hacer que lo obedeciera.

El caballo trotó. Alex buscó por delante.

— ¡Fiona! —llamó. No hubo respuesta. Había esperado que estuviera caminando hacia
él, pero no pudo oír ningún paso. ¡Ojalá hubiera más luz!

El caballo se paró y allí estaba ella, justo enfrente de él, tumbada en el suelo, con sus
brazos y su pecho realmente en las vías. Si venía un tren ahora, la cortaría por la mitad.
Estaba demasiado oscuro para verla la cara, pero cuando habló puedo oír el dolor en
su voz.

—Alex<‖—dijo—. Creo que me he roto el tobillo.

— ¿Qué pasó?

—Había una telaraña o algo. Estaba tratando de mantenerme a tu ritmo. Me vino a la


cara y perdí el equilibrio.

¡Había estado tratando de seguir su ritmo! Casi sonaba como si lo estuviera culpando,
como si hubiera olvidado que había sido ella quien azotó a su caballo en primer lugar.

— ¿Puedes levantarte?

—No lo creo.

Alex suspiró. Manteniendo tensas las riendas, se deslizó por su caballo. Fiona había
caído justo en el medio del túnel. Se obligó a no sentir pánico. Si lo que le había dicho
era cierto, el próximo tren todavía estaba al menos a diez minutos de distancia.

Se agachó para ayudarla a levantarse. Su pie se apoyó‖en‖uno‖de‖los‖raíles<

<y‖sintió‖algo.‖Debajo‖de‖su‖pie.‖Haciendo‖temblar‖su‖pierna.‖La‖vía‖estaba‖vibrando.

Foro de Purple Rose ~56~


Anthony Horowitz Point Blanc

El tren estaba en camino.

—Tienes que levantarte —dijo, intentando mantener el miedo fuera de su voz. Ya


podía ver el tren en su imaginación, estridente por la vía. Cuando se zambullera en el
túnel, sería un torpedo de quinientas toneladas que los haría pedazos. Podía oír el
rechinamiento de la ruedas, el rugido de los motores. Sangre y oscuridad. Sería una
manera horrible de morir.

Pero todavía había tiempo.

— ¿Puedes mover los dedos de los pies? —preguntó.

—Creo que sí. —Fiona estaba agarrándose a él con avidez.

—Entonces probablemente tengas el tobillo torcido, no roto. Vamos.

La arrastró hacia arriba preguntándose si sería posible permanecer en el túnel, a un


lado de las vías. Si se aplastaban contra la pared, el tren puede que simplemente los
pasara. Pero Alex sabía que no habría suficiente espacio. E incluso si el tren los pasaba,
todavía golpearía al caballo. ¿Y si se descarrilaba? Docenas de personas podrían
resultar muertas.

— ¿Qué tren sigue este camino? —preguntó—. ¿Lleva pasajeros?

—Sí. —Fiona sonaba llorosa—. Es un tren de Virginia. Dirigiéndose a Glasgow.


Alex suspiró. Sólo tenía su suerte para conseguir el único tren de Virginia llegara a
tiempo.

Fiona se paralizó.

— ¿Qué es eso? —preguntó.

Había oído el sonido de una campana. ¡La barrera! Estaba señalizando que se acercaba
un tren, bajándose sobre la carretera.

Y entonces Alex oyó un segundo sonido que hizo que la sangre se le congelara. Por un
momento no pudo respirar. Era extraordinario. Su respiración estaba atascada en sus
pulmones y se negaba a llegar hasta su boca. Su cuerpo entero estaba paralizado como
si hubieran apagado algún interruptor en su cerebro. Estaba simplemente aterrorizado.
El chirrido de la bocina de un tren. Todavía estaba a una milla o más de distancia, pero
el túnel estaba actuando como conductor del sonido y podía sentirlo cortando dentro

Foro de Purple Rose ~57~


Anthony Horowitz Point Blanc

de él. Y entonces otro sonido: el trueno arrollador del motor. Se movía rápido hacia
ellos. Por debajo de sus pies, el raíl vibraba más violentamente.

Alex tragó aire y obligó a sus piernas a que le obedecieran.

—Sube al caballo —gritó—. Te ayudaré.

Sin preocuparse del daño que le causaba, arrastró a Fiona al lado del caballo y la obligó
subir a la silla. El ruido se hacía más fuerte con cada segundo que pasaba. La vía estaba
zumbando suavemente, como gigante. El escaso aire dentro del túnel parecía
estar en movimiento, girando a derecha e izquierda como si intentara quitarse del
camino.

Fiona gritó y Alex sintió que su peso dejaba sus brazos como si se dejara caer en la silla.
El caballo relinchó y dio un paso lateralmente, y por un espantoso momento Alex
pensó que se iba a ir sin él. Había justo la luz suficiente para remarcar las figuras del
caballo y su jinete. Vio a Fiona agarrando con fuerza las riendas. Volvía a controlarlo.

Alex se alzó y se sujetó a la crin del caballo. Usó el grueso pelo para subirse él mismo a
la silla, por delante de Fiona. El ruido del tren se estaba volviendo más y más fuerte. El
hollín y el cemento desprendido estaban goteando de las paredes curvas. Las
corrientes de viento se arremolinaban más rápido, con los raíles sonando. Por un
momento los dos se arrejuntaron, pero después él tenía las riendas y ella estaba
aferrada a él, con los brazos alrededor de su pecho.

— ¡Vamos! —gritó él y espoleó al caballo.

El caballo no necesitó más estímulo. Corrió hacia la luz, galopando por la vía del tren,
lanzando a Alex y Fiona hacia delante y atrás, contra ambos.

Alex no se atrevió a mirar hacia atrás, pero sintio el tren cuando se acercó a la boca del
túnel y se zambulló en él, viajando a 105 millas por hora. Una onda expansiva los
golpeó. El tren estaba perforando el aire a su paso, llenando el espacio con acero sólido.
El caballo comprendió el peligro y explotó hacia delante con renovada velocidad, con
sus cascos volando por encima de las vías a grandes pasos. Por delante de ellos la boca
del túnel se abrió, pero Alex sabía, con una deprimente sensación de desesperación que
no iban a conseguirlo. Incluso cuando salieran del túnel, todavía estarían atrapados en
los lados del puente. La segunda barrera estaba a cien yardas por allá de las vías.
Puede que salieran pero morirían a campo abierto.

El caballo pasó el final del túnel. Alex sintió el círculo de oscuridad deslizarse por sus

Foro de Purple Rose ~58~


Anthony Horowitz Point Blanc

hombros. Fiona estaba gritando, con sus brazos agarrados alrededor de él tan
fuertemente que casi no podía respirar. Apenas podía oírla. El rugido del tren estaba
justo detrás de él, y cuando el caballo comenzó una desesperada carrera por el puente,
lanzó una mirada furtiva alrededor. Y tuvo el tiempo justo para ver a la enorme bestia
metálica salir estruendosamente del túnel, dirigiéndose hacia ellos, con el cuerpo
pintado de brillante rojo de los colores de Virginia, el maquinista miraba con horror
desde detrás de la ventana. Hubo un segundo estallido de la bocina del tren, al mismo
tiempo que espoleaban con el otro pie. Sólo esperaba que el caballo entendiera lo que
se proponía hacer.

Y de alguna manera funcionó. El caballo cambió de dirección. Ahora se dirigía hacia un


lado del puente. Hubo una explosión atronadora desde el tren. El humo del
combustible los ahogó. Alex espoleó otra vez con todas sus fuerzas. El caballo saltó.

El tren pasó rugiendo, sin cogerlos por centímetros. Pero ahora estaba en el aire, por
encima de uno de los lados del puente. Los vagones todavía estaban pasando, como
una mancha roja. Fiona gritó por segunda vez. Todo pararía estar pasando a cámara
lenta cuando caían. Un momento estaban al lado del puente, un momento después por
debajo de él y todavía cayendo. El río verde se acercaba para recibirlos.

El caballo y sus dos jinetes cayeron a plomo por el aire y chocaron contra el río. Alex
tuvo el tempo junto para coger aire. Se temía que el agua no fuera lo suficientemente
profunda, que los tres acabaran con los cuellos rotos. Pero golpearon la superficie y
pasaron a través de ella, cayendo en los helados y oscuros remolinos verdes que los
succionaron ávidamente, amenazando con dejarlo allí para siempre. Fiona se estaba
separando de él. Sintió que el caballo pateaba para liberarse. Las burbujas explotaron
de su boca y se dio cuenta de que estaba gritando.

Finalmente, Alex salió a la superficie de nuevo. El agua pasaba rápidamente y,


arrancando su ropa y sus zapatos, nadó torpemente hacia la orilla más cercana.

El maquinista no había parado. Quizás había estado demasiado atemorizado por lo


que había ocurrido. Quizás quería fingir que no había pasado nada en absoluto. En
cualquier caso, el tren se había ido. Alex alcanzó la orilla y se impulsó, temblando, en
la hierba. Hubo un balbuceo y una tos por detrás de él, y Fiona apareció. Había
perdido su gorra de montar, y su largo pelo negro estaba colgando por su cara. Alex la
miró. El caballo también se las había arreglado para alcanzar tierra firme. Trotó hacia
delante y se sacudió, aparentemente ileso. Alex se alegraba por ello. Cuanto todo
estaba sentenciado, el caballo les había salvado la vida a ambos.

Foro de Purple Rose ~59~


Anthony Horowitz Point Blanc

Se puso de pie. El agua le chorreaba de la ropa. No había ninguna sensación en todo su


cuerpo. Se preguntaba si sería por el agua helada o por el shock por lo que acaba de
pasar. Fue hasta Fiona y la ayudó a levantarse.

— ¿Estás bien? —preguntó.

—Sí. —Le estaba mirando de manera muy extraña. Trastabilló, y él le puso una mano
para estabilizarla—. Gracias —dijo.

—Está bien.

—No. —Ella se aferró a su mano. Su camisa había caído abierta y se la sacó por la
cabeza, revolviendo su pelo sobre los ojos—.‖Lo‖que‖hiciste‖allí‖atr{s<‖fue‖fant{stico.‖
Alex, lo siento por haber sido tan horrible contigo toda la semana. Pensé, porque
estabas aquí sólo por caridad y todo eso, pensé que eras sólo un oik. Pero me
equivocaba contigo. Eres realmente genial. Y ahora sé que vamos a ser amigos. —
Medio cerró los ojos y se movió hacia él, con sus libros ligeramente abiertos—. Puedes
besarme si quieres —dijo.

Alex se apartó de ella y se giró para alejarse.

—Gracias, Fiona —dijo—. Pero francamente, preferiría besar al caballo.

______________________
1
N. T. Instrumento que mide el compás de un sonido.

Foro de Purple Rose ~60~


Anthony Horowitz Point Blanc

Capítulo 7
Edición Especial

El helicóptero voló en círculo dos veces sobre el Haverstock Hall antes de comenzar su
descenso. Era un Robinson R44, una aeronave de 4 plazas, de construcción
norteamericana. Sólo había una persona de piloto en su interior. Sir David Friend había
regresado de Londres, y él y su esposa salieron fuera para verlo tomar tierra en frente
de la casa. El ruido del motor fue perdiendo fuerza y las hélices empezaron a
ralentizarse. La puerta de la cabina se abrió, y el piloto salió, vestido con un traje de
vuelo de cuero de una sola pieza, un casco y unas gafas protectoras.

El piloto se acercó a ellos, extendiendo una mano.

—Buenos días —gritó ella por encima del ruido de las hélices—. Soy la señora
Stellenbosch. De la academia...

Si Sir David y Lady Caroline se habían quedado desconcertados cuando vieron por
primera vez a Alex, el aspecto de la asistente de dirección les dejó congelados en su
sitio. Sir David fue el primero en recuperarse.

— ¿Piloteó el helicóptero usted misma?

—Sí...estoy cualificada —respondió la señora Stellenbosch.

— ¿Le gustaría entrar? —dijo Lady Caroline—. Quizás le gustaría tomar un poco de té.
Les condujo hacia la casa y hacia la sala de estar, donde la señora Stellenbosch se sentó,
con las piernas separadas, su casco sobre el sofá junto a ella. Sir David y Lady Caroline
se sentaron en frente de ella. El té fue traído en una bandeja.

— ¿Les importa si fumo? —preguntó‖ la‖ señora‖ Stellenbosch.‖ ―Metió‖ la‖ mano‖ en‖ un‖
bolsillo y sacó un pequeño paquete de cigarrillos sin esperar una respuesta. Encendió
uno y soltó el humo—. Tiene una casa muy hermosa, Sir David. ¡Georgiano, diría yo,
pero decorado con mucho gusto! ¿Y dónde, si puedo preguntar, está Alex?

Foro de Purple Rose ~61~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Se fue a dar un paseo —dijo Sir David.

—Tal vez está un poco nervioso —Ella sonrió de nuevo y cogió la taza de té que Lady
Caroline le había ofrecido—. Entiendo que Alex ha sido una gran fuente de
preocupación para ustedes.

Sir David Friend asintió con la cabeza. Sus ojos no revelaban nada. Durante los
siguientes minutos, le habló a la señora Stellenbosch sobre Alex, cómo había sido
expulsado de Eton, cómo se había convertido en alguien fuera de control.

Lady Caroline escuchaba todo esto en silencio, en ocasiones agarraba el brazo de su


marido.

—Estoy al final de mi comprensión —concluyó Sir David—. Tenemos una hija mayor,
y ella es totalmente encantadora. ¿Pero Alex? Él vagabundea por la casa. No lee. No
muestra ningún interés en nada. Su aspecto... bueno, lo verás por ti misma. La
Academia Point Blanc es nuestro último recurso, señora Stellenbosch. Estamos
desesperadamente deseando que lo puedan enderezar.

La asistente de dirección dio un golpe al aire con su cigarro, dejando una estela gris.
—Estoy segura de que ha sido un padre maravilloso, Sir David —le aduló—. ¡Pero
estos niños modernos! Es desgarrador el modo en que algunos de ellos se comportan.
Ha hecho lo correcto, viniendo a nosotros. Como estoy segura de que sabe, la academia
ha tenido una tasa de éxito notable con los años.

— ¿Qué es exactamente lo que hacen? —preguntó Lady Caroline.

—Tenemos nuestros métodos. —Los ojos de la mujer brillaban. Echó las cenizas en su
plato—. Pero les puedo prometer, que arreglaremos todos sus problemas. ¡No se
preocupen! Cuando regrese a casa, será un chico totalmente diferente.

***
Alex había llegado al borde de un campo a una media milla de la casa. Había visto al
helicóptero aterrizar y sabía que su hora había llegado. Pero no estaba listo todavía
para irse. La señora Jones le había telefoneado la noche anterior. Una vez más, el M16
no le iba a enviar con las manos vacías a lo que podría ser territorio enemigo.

Vio cómo una cosechadora venía retumbando lentamente hacia él, cortando una franja
a través de la hierba. Esta dio una sacudida y se paró a muy poca distancia, y la puerta

Foro de Purple Rose ~62~


Anthony Horowitz Point Blanc

de la cabina se abrió. Un hombre salió con dificultad. Estaba tan gordo que tuvo que
sacar, primero una nalga, luego la siguiente y, finalmente, el estómago, los hombros y
la cabeza. El hombre vestía una camisa a cuadros y mono azul de granjero. Pero
incluso si hubiera tenido un sombrero de paja y una hoja de maíz entre los dientes,
Alex nunca le podría haber imaginado en realidad cultivando nada.

El hombre le sonrió. — ¡Hola, viejo amigo! —dijo.

—Hola, señor Smithers —respondió Alex.

Smithers trabajaba para M16. Él le había suministrado los diversos dispositivos que
Alex había utilizado en su última misión.

— ¡Encantado de volver a verte! —exclamó. Le guiñó un ojo—. ¿Qué piensas de la


tapadera? Me dijeron que me mezclara con el campo.

—La cosechadora es una gran idea —dijo Alex—. Salvo que, estamos en abril. No hay
nada que cosechar.

— ¡No había pensado en eso! —Smithers sonrió con alegría—. El problema es que no
soy realmente un agente de campo. ¡Agente de campo! —Miró a su alrededor y se rió.
— De todos modos, estoy contento por tener la oportunidad de trabajar contigo de
nuevo; Alex he pensado en unos pocos bits y piezas para ti. No a menudo tengo un
adolescente. ¡Mucho más divertido que los adultos!

Metió la mano en la cabina y sacó una maleta.

—En realidad, ha sido un poco más difícil esta vez —añadió.

— ¿Tienes otra Nintendo Game Boy? —preguntó Alex.

—No. Tengo sólo esa. La escuela no permite Game Boys, o cualquier otro tipo de
ordenador de todas formas, para el caso. Ellos proporcionan sus propios ordenadores
portátiles. Podría haber escondido una docena de aparatos dentro de una computadora
portátil, ¡pero ahí lo tienes! Ahora, veamos... —abrió el maletín—. Me han dicho que
todavía hay gran cantidad de nieve en Point Blanc, por lo que necesitarás esto.

—Un traje de esquí —dijo Alex. Eso era lo que estaba sosteniendo Smithers.

—Sí. Pero es altamente aislante y también a prueba de balas. —Sacó un par de gafas
con‖cristales‖verdes‖tintados―.‖Se‖trata‖de‖unas‖gafas‖de‖esquí.‖Pero‖en‖el‖caso‖de‖que‖

Foro de Purple Rose ~63~


Anthony Horowitz Point Blanc

tengas que ir a alguna parte por la noche, en realidad son infrarrojos. Hay una batería
oculta en el marco. Sólo tienes que pulsar el interruptor y podrás ver a unos veinte
metros,‖ incluso‖ si‖ no‖ hay‖ luna.‖ ―Smithers‖ metió‖ la‖ mano‖ en‖ la‖ maleta‖ por‖ segunda‖
vez—. Ahora, ¿qué más podría llevar con él un muchacho de tu edad?
Afortunadamente, tienes derecho a tener un discman de Sony, siempre y cuando todos
los discos sean clásicos —Le entregó a Alex el aparato.

—Así que mientras la gente me está disparando en el medio de la noche, me pongo a


escuchar música —dijo Alex.

—Por supuesto. ¡Sólo no pongas Beethoven! —Smithers levantó el disco—. El discman


se convierte en una sierra eléctrica. El CD es el canto de un diamante. Cortará casi
cualquier cosa, útil si necesitas salir a toda prisa. Hay también un botón de pánico que
he construido adentro. Si estás en verdaderos problemas y necesitas ayuda,
simplemente pulsa el botón de avance rápido tres veces. Enviara una señal que nuestro
satélite recogerá. ¡Y entonces podremos avanzar rápido para sacarte!

—Gracias, señor Smithers —dijo Alex, pero estaba decepcionado y lo demostró.

Smithers se dio cuenta —Se lo que quieres —dijo—. Pero sabes que no puedes tenerla.
¡Nada de armas! El Sr. Blunt es inflexible. Piensa que eres demasiado joven.

—Sin embargo no soy demasiado joven para matar.

—Lo sé. Así que le he puesto unas pocas ideas y colocado un par de... medidas de
defensa, por así decirlo. Esto queda entre tú y yo, ¿entendido? No estoy seguro de que
el Sr. Blunt lo apruebe.

Le tendió una mano. Un pendiente de oro de dos piezas descansaba en el medio de su


palma: una forma de diamante para la parte delantera y una presilla para sostenerlo en
la parte posterior. El aparato parecía pequeño rodeado de tanta carne.

—Me dijeron que te habías perforado la oreja —dijo—. Así que te hice esto. Ten mucho
cuidado después de habértelo puesto. Uniendo las dos piezas juntas se activará.

— ¿Activar el qué? —Alex parecía dudoso.

—El pendiente es un pequeño pero muy poderoso artefacto explosivo. Como una
granada en miniatura. Separando las dos piezas de nuevo, se pondrá en marcha.
Cuenta hasta diez y hará un agujero alrededor de cualquier cosa... o cualquiera,
debería agregar.

Foro de Purple Rose ~64~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Con tal de que no explote en mi oído —murmuró Alex.

—No, no. Es perfectamente seguro siempre y cuando las piezas permanezcan unidas
—Smithers sonrió—. Y, por último, estoy muy complacido con esto. Es exactamente lo
que tú esperabas encontrar en el equipaje de un niño, y yo lo he diseñado
especialmente para ti. —Había fabricado un libro.

Alex lo cogió. Era una edición de tapa dura del último libro de Harry Potter.

—Gracias —dijo—, pero ya lo he leído.

—Esta es una edición especial. Hay un arma integrada en el lomo, y la cámara se carga
con un dardo paralizante. Sólo tienes que apuntar y pulsar el nombre del autor.
Noqueara a un adulto en menos de cinco segundos.

Alex sonrió. Smithers volvió a subir a la cosechadora. Por un momento parecía haberse
atascado permanentemente en la puerta, pero luego con un gruñido se las arregló para
meterse de lleno.

—Buena suerte, viejo amigo —dijo—. ¡Vuelve de una sola pieza! ¡Realmente disfruto
teniéndote alrededor!

Era hora de irse.

***
El equipaje de Alex estaba siendo cargado en el helicóptero, y él estaba de pie junto a
sus nuevos padres, apretando el libro de Harry Potter. Eva Stellenbosch lo estaba
esperando debajo de las hélices. Se había quedado muy sorprendido por su aspecto, y
al principio había tratado de ocultarlo. Pero luego se había relajado. No tenía que ser
educado. Alex Rider puede tener buenos modales, pero a Alex Friend no le importa un
comino lo que ella pensara. La miró con desprecio ahora y se dio cuenta de que lo
estaba observando atentamente mientras se despedía.

Una vez más, Sir David Friend hizo su papel perfectamente.

—Adiós, Alex —dijo—. ¿Nos escribirás y nos harás saber que estás bien?

—Si quieren —dijo Alex.

Foro de Purple Rose ~65~


Anthony Horowitz Point Blanc

Lady Caroline se movió hacia delante y lo besó. Alex se apartó de ella como
avergonzado. Tuvo que admitir que parecía realmente triste.

— ¡Vamos, Alex! —La señora Stellenbosch tenía prisa por salir. Ella le había dicho que
el helicóptero tenía un alcance de sólo cuatrocientos kilómetros y que necesitarían
parar en París para repostar.

Y entonces apareció Fiona, cruzando el césped hacia ellos. Alex no había hablado con
ella durante los últimos dos días, no desde el asunto en el túnel. Ella tampoco había
hablado con él. Él la había rechazado, y sabía que nunca se lo perdonaría. Ella no había
bajado a desayunar esta mañana, y él había asumido que no se mostraría de nuevo
hasta que se hubiera ido. Entonces, ¿qué estaba haciendo aquí ahora?

De pronto Alex lo supo. Había venido a causar problemas, un último empujón antes
del golpe. Podía verlo en sus ojos y en la forma en que iba caminando enfadada sobre
el césped con las manos apretadas en forma de puños.

Fiona no sabía que era un espía. Pero debía saber que él estaba aquí por una razón, y
había adivinado que tenía algo que ver con la mujer de Point Blanc. Así que había
decidido salir a estropearle las cosas.

Tal vez iba a hacer preguntas. Tal vez iba a dar a la señora Stellenbosch un pedazo de
su mente. De cualquier manera, Alex sabía que su misión terminaría antes de haber
empezado siquiera. Toda su tarea memorizando los archivos y todo el tiempo que
había pasado con la familia habría sido para nada.

—Fiona... —Sir David murmuró. Sus ojos eran graves. Había llegado a la misma
conclusión que Alex.

Ella lo ignoró. — ¿Es usted de la academia? —le preguntó, hablando directamente a la


señora Stellenbosch.

—Sí, querida.

—Bueno, creo que hay algo que debería saber.

Sólo había una cosa que Alex podía hacer. Levantó el libro de Harry Potter y apuntó a
Fiona, y entonces presionó el lomo del libro una vez, fuerte. No hubo ruido, pero sintió
que el libro tembló en su mano. Fiona puso su mano al lado de su pierna. Todo el color
desapareció de su cara. Se desplomó en el césped.

Foro de Purple Rose ~66~


Anthony Horowitz Point Blanc

Lady Caroline corrió hacia ella. La señora Stellenbosch parecía perpleja. Alex se volvió
hacia ella, con el rostro blanco.

—Ésa es mi hermana —dijo—, es muy emotiva.

Dos minutos después, el helicóptero despegó. Alex, observaba a través de la ventana


como Haverstock Hall se volvía cada vez más pequeña y después desaparecía detrás
de ellos. Miró a la señora Stellenbosch, inclinada sobre los controles, con los ojos
ocultos por sus gafas. Él se acomodó en su asiento y se dejó llevar hacia el cielo oscuro.
Entonces las nubes aparecieron. El campo se había ido. Así como la que era su única
arma. Alex iba por su cuenta.

Foro de Purple Rose ~67~


Anthony Horowitz Point Blanc

Capítulo 8
Habitación 13

Llovía en París. La ciudad se veía cansada y decepcionada, la Torre Eiffel luchando


contra la masa de densas nubes. No había nadie sentado en las terrazas de los cafés, y
por una vez los pequeños quioscos vendiendo pinturas y postales estaban siendo
ignorados por los turistas, que corrían de vuelta a sus hoteles. Eran las cinco de la tarde
y la noche se acercaba, inadvertida. Las tiendas y las oficinas se estaban vaciando, pero
a la ciudad no le importaba. Sólo quería que la dejaran sola.

El helicóptero aterrizó en un área privada del aeropuerto de Charles de Gaulle, y un


coche había estado esperando para conducirles dentro. Alex no había dicho nada
durante el vuelo y ahora estaba sentado solo en la parte de atrás, mirando a los
edificios pasar rápidamente. Estaban siguiendo el Sena, moviéndose
sorprendentemente rápido a través de un ancho camino de dos carriles que cruzaba
por encima y por debajo del nivel del agua. Su ruta les llevaba pasado Notre Dame.
Entonces giraron, abriéndose paso a través de una serie de calles secundarias con
pequeños restaurantes y boutiques luchando por espacio en las aceras.

—Le Marais2, —le dijo Mrs. Stellenbosch a Alex, señalando por la ventana.
Fingió mostrar interés. De hecho, él había estado en Le Marais una vez con su tío y lo
conocía como una de las secciones más sofisticadas y caras de Paris.

El coche viró en una gran plaza y se detuvo. Alex miró por la ventana. Estaba rodeado
por los cuatro lados por altas, clásicas casas por las que Paris era famoso. Pero la plaza
estaba desfigurada por un solo hotel moderno. Era blanco, rectangular, las ventabas
provistas de cristales oscuros que no permitían ver el interior.

Se alzaban cuatro plantas con un tejado plano y el nombre HOTEL DU MONDE en


letras doradas sobre la puerta principal. Si una nave espacial aterrizaba en la plaza,
aplastando un par de edificios para hacerse hueco, no se podría haber visto más fuera
de lugar.

Foro de Purple Rose ~68~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Aquí es donde nos hospedamos, —dijo Mrs. Stellenbosch—. El hotel es propiedad de


la academia.

El conductor sacó las maletas del maletero. Alex siguió a la asistente de dirección hacia
la entrada, la puerta abriéndose automáticamente para permitirles entrar. El vestíbulo
estaba frío y vacío, mármol blanco y espejos con una sola planta puesta en un rincón
como una ocurrencia tardía. Había una pequeña mesa de recepción con un
recepcionista serio en un traje negro y gafas, un ordenador, y una fila de casilleros.

Alex los contó. Había quince. Presumiblemente, el hotel tenía quince habitaciones.

—Bonsoir3, Madame Stellenbosch. —El recepcionista asintió levemente con la cabeza.


Ignoró a Alex—. Espero que haya tenido un agradable viaje desde Inglaterra. —
Continuó, todavía hablando en francés. Alex miraba sin comprender, como si no
hubiera entendido una palabra. Alex Friend no hablaba francés. No se molestaría en
aprender. Pero Ian Rider se había asegurado que su sobrino hablara francés casi al
mismo tiempo que hablaba inglés. Sin mencionar el alemán y el español también.

El recepcionista cogió dos llaves. No le pidió a ninguno de los dos que se registraran.

No preguntó por una tarjeta de crédito. El hotel pertenecía a la escuela, así que no
habría ninguna factura cuando se marcharan. Le dio a Alex una de las llaves.

—Espero que no seas supersticioso, —dijo él, hablando ahora en inglés.

—No, —Contestó Alex.

—Es la habitación trece. En la primera planta. Estoy seguro que le resultara más que
agradable. —El recepcionista sonrió.

Mrs. Stellenbosch cogió su llave. —El hotel tiene su propio restaurante. —dijo ella. Su
voz era ronca y extrañamente masculina. Su aliento olía a humo de cigarro—. También
podríamos cenar aquí esta noche. No queremos salir con esta lluvia. De todas formas,
la comida aquí es excelente. ¿Te gusta la comida francesa, Alex?

—No mucho, —dijo Alex.

—Bueno, estoy segura de que encontrarás algo que te guste. ¿Por qué no te refrescas un
poco después del viaje? —Miró su reloj—. Comeremos a las siete, dentro de una hora y
media. Nos dará una oportunidad para poder hablar juntos. Podría sugerir, quizás,
¿alguna ropa más pulcra para la cena? Los franceses son informales, pero, si me

Foro de Purple Rose ~69~


Anthony Horowitz Point Blanc

disculpas por decir esto, querido, te tomas la informalidad un poco demasiado lejos. Te
llamaré cuando falten cinco minutos para las siete. Espero que la habitación este bien.

La Habitación 13 estaba al final de un largo, estrecho pasillo. La puerta se abrió hacia


un sorprendentemente enorme espacio, con vistas a la plaza. Había una cama doble
con un edredón negro y blanco, una televisión y mini bar, un escritorio, y, en la pared,
un par de fotografías enmarcadas de París. Un botones había traído la maleta de Alex,
y tan pronto como se fue, Alex se quitó los zapatos y se sentó en la cama. Se preguntó
porque habían venido aquí. Sabía que el helicóptero necesitaba combustible, pero eso
no debía obligarles a permanecer pasada la noche. ¿Por qué no volar directamente a la
escuela?

Tenía más de una hora para pasar el tiempo. Primero fue al baño (más cristal y mármol
blanco) y se tomó una larga ducha. Entonces, envuelto en una toalla, volvió a la
habitación y encendió la televisión. Alex Friend iba a mirar la televisión. Había unos
treinta canales para escoger. Alex hizo zapping por los canales franceses y se detuvo en
la MTV. Se preguntaba si estaban monitorizándole. Había un gran espejo al lado del
escritorio, y sería bastante fácil ocultar una cámara tras él. Bueno, ¿Por qué no darles
algo sobre lo que pensar? Abrió el mini bar y se sirvió una copa de ginebra. Entonces
fue al baño, rellenando la botella de agua, y volviéndola a colocar en la nevera.

¡Bebiendo alcohol y robando! Si ella estaba mirando, Madame Stellenbosch sabría que
tenía sus manos llenas con él.

Se pasó los cuarenta minutos siguientes viendo la televisión y haciendo como que
bebía ginebra. Entonces se llevó el vaso al baño y lo tiro por el lavabo. Era hora de
vestirse. ¿Debía hacer lo que le habían dicho y ponerse ropas más pulcras? Al final, se
comprometió. Se puso una nueva camisa, pero se dejó los mismos tejanos. Un
momento después, el teléfono sonó. Era su llamada para la cena.

Mrs. Stellenbosch estaba esperándole en el restaurante, una amplia, vacía sala en el


sótano. Suave iluminación y espejos se habían utilizado para hacerla sentir más amplia,
pero aun así era el último lugar que Alex habría escogido. El restaurante podía haber
estado en cualquier parte, en cualquier parte del mundo. También había otros dos
comensales, hombres de negocios, por su aspecto, pero por lo demás estaban solos.

Mrs. Stellenbosch se había cambiado a un vestido de noche negro con unas plumas en
el cuello, y tenía un collar antiguo de cuentas negro y plata. Conforme más elegantes
sus ropas, pensó Alex, más fea se veía. Estaba fumando otro cigarro.

— ¡Ah! ¡Alex! —Echó el humo—. ¿Has descansado? ¿O has estado mirando la TV? —

Foro de Purple Rose ~70~


Anthony Horowitz Point Blanc

Alex no dijo nada. Se sentó y abrió el menú, entonces lo volvió a cerrar cuando vio que
todo estaba en francés.

—Debes dejarme pedir por ti. Alguna sopa para empezar, ¿tal vez? Y después un filete.
Todavía no he conocido a ningún chico que no le guste un filete.

—Mi primo Oliver es vegetariano. —dijo Alex. Era algo que había leído en uno de los
archivos.

La asistente de dirección asintió como si ya lo supiera. —Entonces no sabe lo que se


pierde, —dijo ella. Un camarero de aspecto pálido vino y ella pidió en francés—. ¿Qué
quieres beber? —Preguntó.

—Tomaré una Coca-Cola.

—Siempre he pensado que es una bebida repugnante. Nunca he entendido su gusto.


Pero por supuesto, tú debes tomar lo que quieras.

El camarero trajo la Coca-Cola para Alex y una copa de champán para Mrs.
Stellenbosch.

Alex miró las burbujas ascender en los dos vasos, las suyas negras, las de ella de un
pálido amarillo.

—Sante, —dijo ella.

— ¿Disculpe?

—Es para brindar en francés.

—Oh.‖A‖tu‖salud<

Hubo un momento de silencio. Los ojos de la mujer estaban fijos en él como si


pudiera ver a través de él. —Así que estabas en Eton. —dijo con indiferencia.

—Así es. —Alex se puso de repente en guardia.

— ¿En qué casa estabas?

—La Hopgarden. —Era el nombre de una verdadera casa en la escuela. Alex se


había leído el archivo cuidadosamente.

Foro de Purple Rose ~71~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Visité una vez Eton. Recuerdo una estatua. Creo que era de un rey. Está
justo‖al‖pasar‖la‖puerta‖principal<

Estaba probándolo. Alex estaba seguro de ello. ¿Sospechaba de él? O era


simple precaución, ¿algo que siempre hacía? —Está hablando de Enrique VI. —dijo
él—. Su estatua está en el patio de la universidad. Él fundó Eton.
—Pero no te gustaba estar allí.

—No.

— ¿Por qué no?

—No me gustaba el uniforme y no me gustaban los picos. —Alex tuvo cuidado de no


usar la palabra profesores. En Eton, se conocían como picos. Medio sonrió para sí
mismo. Si quería un poco de charla-sobre-Eton, él se la daría—. Y no me gustaban las
reglas. Sancionados por el Pop4. O que te pongan en el Libro de Tardanzas5. Siempre
recibía Rips6 y Infoes7<‖ o‖ anotado‖ en‖ la‖ Bill8. Los castigos eran aburridos<

—Me temo que en realidad no entiendo una palabra de lo que has dicho.

—Divs son lecciones. —Explicó Alex—. Rips es cuando no realizas un buen


trabajo.

— ¡Ya veo! —Dibujó una línea con su cigarro—. ¿Es por eso por lo que prendiste fuego
a la biblioteca?

—No, —dijo Alex—. Eso fue simplemente porque no me gustan los libros.

El primer plato llegó. La sopa de Alex era amarilla y tenía algo flotando en ella. Cogió
su cuchara y removió receloso. — ¿Qué es esto? —Preguntó.

—Soupe de moules.

Le miró sin comprender.

—Sopa de mejillones. Espero que te guste.

—Hubiera preferido tomate. —dijo Alex.

Los filetes, cuando llegaron, eran típicamente franceses, apenas cocinados.

Foro de Purple Rose ~72~


Anthony Horowitz Point Blanc

Alex tomó un par de bocados de la carne ensangrentada, entonces dejó su cuchillo y su


tenedor y usó sus dedos para comerse las patatas fritas. Mrs. Stellenbosch le habló
sobre los Alpes Franceses, sobre esquiar, y sobre sus visitas a varias ciudades
Europeas. Era fácil parecer aburrido. Estaba aburrido. Y empezaba a sentirse cansado.

Tomó un trago de su Coca-Cola, esperando que la fría bebida le despertara. La comida


parecía alargar toda la noche.

Pero al menos los postres -helado con salsa de chocolate blanco- vinieron y se fueron.
Alex rechazó el café.

—Te ves cansado. —dijo Mrs. Stellenbosch. Encendió otro cigarro. El humo se curvó
alrededor de su cabeza y le hizo sentirse mareado—. ¿Te gustaría irte a
la cama?

—Si.

—No necesitamos marcharnos hasta mañana al mediodía. Tendrás tiempo para hacer
una visita al Louvre, si te gusta.

Alex sacudió la cabeza. —En realidad, las pinturas me aburren.

— ¿De verdad? ¡Qué pena!

Alex se levantó. De alguna forma su mano golpeó el vaso de Coca-Cola,


derramando el resto sobre el prístino mantel blanco. ¿Qué pasaba con él? De
pronto, estaba agotado.

— ¿Quieres que suba contigo, Alex? —Preguntó la mujer. Le miraba


detenidamente, un pequeño atisbo de interés en sus ojos de otro modo
muertos.

—No. Estaré bien. —Alex se apartó—. Buenas noches.

Subir las escaleras era un suplicio. Estaba tentado de tomar el ascensor,


pero no quería encerrarse en ese cubículo tan pequeño, sin ventanas. Se habría sentido
sofocado. Subió las escaleras, sus hombros descansando pesadamente contra la pared.
Entonces tropezó por el pasillo y de alguna forma cogió su llave y la metió en la
cerradura. Cuando finalmente entró, la habitación daba vueltas. ¿Qué pasaba? ¿Había
bebido‖m{s‖ginebra‖de‖la‖que‖pretendía,‖o‖estaba<?

Foro de Purple Rose ~73~


Anthony Horowitz Point Blanc

Alex tragó saliva. Había sido drogado. Había algo en la Coca-Cola. Estaba todavía en
su lengua, una especie de algo amargo. Sólo había tres pasos entre él y su cama, pero
podían haber sido kilómetros. Sus piernas ya no le obedecían, sólo levantar un pie le
llevó todas sus fuerzas. Se calló hacia delante, estirando sus brazos. De alguna forma se
las arregló para impulsarse lo suficientemente lejos. Su pecho y sus hombros golpearon
la cama, hundiéndose en el colchón. La habitación daba vueltas a su alrededor, rápido
y más rápido. Intentó ponerse de pie, intentó hablar, pero no salió nada. Agradecido,
permitió que la oscuridad se lo llevara.

Treinta minutos después, hubo un suave clic y la habitación empezó a cambiar.

Si Alex hubiera sido capaz de abrir los ojos, habría visto el escritorio, el mini bar, y las
fotografías enmarcadas de París subir por la pared. O eso le habría parecido a él. Pero
de hecho las paredes no se estaban moviendo. Era el suelo que estaba hundiéndose
bajo un sistema hidráulico oculto, llevando la cama (junto con Alex) a las
profundidades del hotel. La habitación al completo no era nada más que un ascensor
enorme que le llevaba, un centímetro a la vez, hacia el sótano de debajo.

Ahora las paredes eran hojas de metal. Había dejado el papel pintado, las luces, y las
fotos bien por encima de él. Estaba descendiendo a través de lo que parecía un pozo de
ventilación con cuatro barras de acero guiándole hacia el fondo. Brillantes luces pronto
le inundaron. Hubo un suave clic. Había llegado.

La cama se había parado en el medio de un centro clínico subterráneo. Equipo


científico llenaba todo a su alrededor. Había un número de cámaras: digitales, de
video, infrarrojas, y rayos-X. Había instrumentos de todos los tipos y tamaños, la
mayoría irreconocibles para cualquiera sin una licenciatura de ciencias. Una maraña de
cables en espiral salía de cada máquina hacia un banco de ordenadores que
parpadeaban en una larga mesa de trabajo en una de las paredes. Si Alex hubiera
estado despierto, se habría estremecido por el frio. Su aliento apareció como una tenue
nube blanca, situándose en torno a su boca.

Un hombre regordete con una bata blanca estaba esperando para recibirlo. El hombre,
que tendría unos cuarenta años, tenía el pelo amarillo que llevaba peinado hacia atrás,
y una cara rápidamente hundiéndose en la mediana edad, con mejillas hinchadas y un
grueso, graso cuello. El hombre llevaba gafas y un pequeño bigote. Dos asistentes
estaban con él, también llevando batas blancas. Sus caras también eran blancas.

Los tres se pusieron a trabajar a la vez. Manejando a Alex como si fuera un saco de
verduras (o un cadáver) lo cogieron y le quitaron la ropa. Entonces empezaron a
fotografiarle, empezando con una cámara convencional. Comenzaron con sus pies, y se

Foro de Purple Rose ~74~


Anthony Horowitz Point Blanc

movieron hacia arriba, haciendo al menos unas cien fotografías, el flash encendiéndose
automáticamente y el carrete avanzando. Ningún centímetro de su cuerpo escapó de su
examen.

Cortaron un mechón de su pelo y lo colocaron en una bolsa de plástico. Un


oftalmoscopio fue utilizado para producir una perfecta imagen de la parte posterior de
su ojo. Hicieron un molde de sus dientes, deslizando un pedazo de masilla en su boca y
manipulando su barbilla para hacerle masticar. Tomaron buena nota de su marca de
nacimiento en su hombro derecho, la cicatriz en su brazo, e incluso los extremos de sus
dedos. Alex se mordía las uñas, eso también se registró. Finalmente, le pesaron en una
pesa alta y delgada y le midieron (su altura, la medida de su pecho, su cintura, el
interior de su pierna, el tamaño de sus manos, y así sucesivamente) tomando nota en
sus libros de cada medida.

Y todo el tiempo, Mrs. Stellenbosch miraba desde el otro lado de la ventana. No se


movió en absoluto. La única señal de vida en algún lugar de su cara era su cigarro,
atrapado entre sus labios. Brillo rojo, y humo salió.

Los tres hombres habían terminado. El de pelo amarillo habló por un micrófono. —
Hemos terminado. —dijo.

—Deme su opinión, Mr. Baxter. —la voz de la mujer resonó por un altavoz oculto
detrás de la pared.

—Es pan comido. —El hombre llamado Baxter era inglés. Habló con acento de clase
alta, y estaba obviamente satisfecho de sí mismo—. Tiene una buena estructura ósea.
Muy conveniente. Cara interesante. ¿Te has dado cuenta de la oreja perforada? Se lo ha
hecho recientemente. Nada más que decir, realmente.

— ¿Cuándo operaremos?

—Cuando tú digas, amiga mía. Sólo házmelo saber.

Mrs. Stellenbosch se giró hacia los otros dos hombres. — ¡Envoyez lui!9 —chasqueó las
dos palabras.

Los dos asistentes le volvieron a poner la ropa a Alex. Les llevó más tiempo que
quitárselas. Mientras trabajaban, tomaron cuidadosas notas de todas las marcas. La
camiseta Quiksilver. Los calcetines Gap. Para cuando terminaron de vestirle, sabían
tanto de él como un doctor de un recién nacido. Todo había sido anotado.

Foro de Purple Rose ~75~


Anthony Horowitz Point Blanc

Mr. Baxter caminó hacia la mesa de trabajo y presionó un botón. A la vez, la alfombra,
la cama, y el mobiliario del hotel empezó a ascender. Desaparecieron por el techo y
continuaron. Alex durmió mientras lo subían de vuelta a través del pozo de
ventilación, finalmente llegando al espacio que él conocía como habitación 13.

No había nada para mostrar lo que había sucedido. Toda la experiencia se había
evaporado, tan rápido como un sueño.

____________________
2 Le Marais: Barrio francés situado en los distritos parisinos III y IV. Es un distrito de moda con negocios y
empresas de ámbito legal y bancario. En el reside la población judía más importante de Europa.
Considerado uno de los barrios más cosmopolita del viejo continente.
3 N.T. Buenas tardes/ Buenas noches, en francés.
4 Pop: Sociedad de Eton, de la universidad de Eton, más conocida como Pop.
5 Libro de tardanzas: Tardy Book, un chico que llegaba tarde para cualquier división u otra cita debía
firmar en este libro. También‖se‖usa‖para‖trabajos‖entregados‖tarde<
6 Rips: Lo‖contrario‖de‖conceder‖una‖matrícula,‖o‖por‖un‖trabajo‖excelente‖―se‖concede‖un‖Show‖up―,‖en‖
este caso, con un trabajo mediocre, o de poco nivel, te dan un Rip. Acumulando varios puede suponer que
te concedan castigos.
7 Infoes: Término usado para Rips más leves. También conocido, como info-rip, o sing for information.
8 Bill: Es cuando el estudiante acumula faltas más graves que las que se registran en el libro de tardanzas,
con lo cual requiere que el estudiante tenga una cita con el Director para tratar sus faltas. Las más graves
pueden incluso resultar en expulsión.
9 Envoyez lui: Regrésenlo

Foro de Purple Rose ~76~


Anthony Horowitz Point Blanc

Capítulo 9
Mi Nombre es Grief

La academia en Point Blanc había sido construida por un lunático. Por un tiempo fue
usada como un asilo. Alex recordó lo que Alan Blunt le había dicho mientras el
helicóptero empezaba su descenso final, el helipuerto rojo y blanco se acercaba para
recibirlos. La fotografía en el folleto había sido tomada con maestría. Ahora que podía
ver‖el‖edificio‖en‖frente,‖únicamente‖lo‖podía‖describir‖como<‖loco.

Había un revoltijo de torres y almenas, tejados verdes e inclinados y ventanas de


cualquier forma y tamaño. Nada encajaba apropiadamente. El diseño total debió haber
sido lo suficientemente simple: un área central circular con dos alas. Pero un ala era
más larga que la otra. Los dos lados no concordaban. La Academia era de cuatro pisos
de altura, pero las ventanas estaban alineadas de tal forma que era muy difícil decir
dónde terminaba un piso y empezaba el otro. Había un patio interior que ni siquiera
era cuadrado, con una fuente maciza congelada. Inclusive el helipuerto, que sobresalía
del tejado, era feo y embarazoso, como si alguien hubiera tirado un Frisbee10 gigante
que chocó contra la mampostería y se alojó en ése lugar.

La Señora Stellenbosch sacudió los controles.

—Te llevaré abajo para que conozcas al director —gritó por encima del sonido de las
hélices—. Tu equipaje será bajado después.

Estaba frío en el tejado. A pesar de que casi era el final de Abril, la nieve que cubría la
montaña todavía no se había derretido y todo era blanco hasta tan lejos como el ojo
alcanzaba a ver. La Academia había sido construida en el lado de la pendiente
empinada. Un poco más abajo y Alex vio una gran lengua de hierro que empezaba a
nivel del suelo pero luego se curvaba hacia fuera como si la ladera de la montaña la
tirara. Era una rampa de saltos de ski11<‖ la‖ clase‖ de‖ cosas‖ que‖ él‖ había‖ visto en las
Olimpiadas de Invierno. El final de la curva tenía cuando menos cincuenta pies sobre
del suelo, y por debajo, Alex podía ver un área plana, con forma de una herradura,
donde se suponía que los saltadores aterrizaban.

Foro de Purple Rose ~77~


Anthony Horowitz Point Blanc

Lo estaba mirando, imaginando como sería impulsarte al espacio con sólo dos esquís
para parar tu caída, cuando la mujer tomó su brazo.

—No lo usamos —dijo—. Está prohibido. ¡Vamos! ¡Salgamos del frío!

Fueron a través de la puerta por el lado de una de las torres y bajaron en una estrecha
escalera en espiral -cada peldaño tenía una diferente distancia de separación- que los
llevó hacia la primera planta. Ahora estaban en un largo y estrecho corredor con
muchas puertas pero sin ventanas.

—Los salones —explicó la Señora Stellenbosch—. Los verás después.

Alex la siguió por el extrañamente silencioso edificio. La calefacción central había sido
encendida dentro de la Academia, y la atmósfera era caliente y pesada. Pararon en un
par de puertas modernas de cristal que se abrieron al patio que Alex vio desde arriba.
Del calor volvieron al frío, cuando la Señora Stellenbosch lo condujo a través de las
puertas y pasaron la fuente congelada. Su ojo atrapó un movimiento, y Alex alzó la
mirada. Esto era algo que no se había dado cuenta antes. Un centinela se paraba en una
de las torres. Tenía un par de binoculares alrededor de su cuello y una metralleta
colgaba a través de un brazo.

¿Guardias armados? ¿En una escuela? Alex llevaba aquí unos cuantos minutos y ya
estaba aterrorizado.

—Por aquí. —La Señora Stellenbosch abrió otra puerta para él, y se encontró en la sala
de recepción principal de la Academia. Un tronco se quemaba en una chimenea
gigantesca con dos dragones de piedra que cuidaban las llamas. Una grandiosa
escalera lo llevó hacia arriba. El vestíbulo estaba alumbrado por un candelabro con por
lo menos cien bombillas. Las paredes estaban tapizadas con madera. La alfombra era
gruesa, color rojo oscuro. Una docena de ojos siguieron a Alex mientras él seguía a la
Señora Stellenbosch por el siguiente corredor. El vestíbulo estaba decorado con cabezas
de animales: un rinoceronte, un antílope, un búfalo acuático, y, lo más triste de todo,
un león. Alex se preguntó quién les pudo haber disparado.

Fueron a una puerta individual que sugería que habían llegado al final de su viaje. Por
ahora, Alex no había encontrado a ningún chico, pero mirando por la ventana, miró a
dos guardias más que marchaban despacio, ambos cargaban dos metralletas
automáticas.

Foro de Purple Rose ~78~


Anthony Horowitz Point Blanc

La Señora Stellenbosch golpeó la puerta.

— ¡Adelante! —Incluso con ésa palabra, Alex atrapó el acento Sudafricano.

La puerta se abrió, y ellos entraron a una enorme habitación que no tenía sentido.
Como el resto del edificio, su forma era irregular, ninguna de las paredes corría
paralelamente. El techo estaba como a cincuenta pies de altura con ventanas
recorriéndola completamente, dándole una mirada impresionante de la ladera. La
habitación era moderna con iluminación tenue que venía de unidades ocultas en las
paredes. El mobiliario era feo, pero no tan feo como las cabezas de animales en las
paredes y la piel de cebra en el piso de madera. Había tres sillas junto a la pequeña
chimenea. Una de ellas era dorada y antigua. Un hombre estaba sentado en ella. Su
cabeza giraba mientras Alex entraba.

—Buenas tardes, Alex —dijo—. Por favor entra y siéntate.

Alex anduvo sin prisas en la habitación y tomó una de las sillas. La Señora Stellenbosch
se sentó en la otra.

—Mi nombre es Grief —continuó el hombre—. Doctor Grief. Estoy muy contento de
conocerte y de tenerte aquí.

Alex miró al hombre que era el director de Point Blanc, la piel blanca como el papel y
los ojos quemados detrás de los lentes rojos. Era como conocer a un esqueleto, y por un
momento perdió las palabras. Entonces se recuperó.

—Bonito lugar —dijo.

— ¿Eso crees? —No había emoción alguna en la voz de Grief. Sólo movió su cuello. —
Éste edificio fue diseñado en 1857 por un hombre francés que era claramente el peor
arquitecto del mundo. Éste fue su único encargo. Cuando los primeros dueños se
mudaron, le dispararon.

—Todavía hay bastantes personas aquí con pistolas —Alex miró hacia fuera de la
ventana mientras otro par de guardias pasaban caminando.

—Point Blanc es único —explicó Dr. Grief—. Como pronto descubrirás, todos los
chicos que han sido enviados para acá vienen de familias de gran riqueza e
importancia. Tenemos a los hijos de emperadores e industriales. Chicos como tú. Eso
nos hace ser un blanco fácil de los terroristas. Los guardias, por lo tanto, están aquí
para tú protección.

Foro de Purple Rose ~79~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Es un detalle de su parte —Alex sintió que estaba siendo muy educado. Era tiempo
de demostrarle a éste hombre, el tipo de persona que podía ser—. Pero para ser
honesto, yo no quiero estar aquí. Entonces, si usted me muestra como ir al pueblo, tal
vez pueda agarrar el próximo tren para casa.

—No hay caminos para ir al pueblo —El Dr. Grief levantó una mano para detener a
Alex de interrumpirlo. Alex miró a sus largos y esqueléticos dedos y a los ojos
brillando de rojo detrás de las lentes. El hombre se movía como si cada uno de los
huesos de su cuerpo hubiera sido quebrado y vuelto a poner.— La temporada de
esquiar se ha acabado. Es demasiado peligroso ahora. Sólo esta el helicóptero, y sólo te
llevará fuera de aquí cuando yo lo disponga.

La mano bajó de nuevo.

—Estás aquí, Alex, porque has decepcionado a tus padres. Has sido expulsado de la
escuela. Has tenido dificultades con la policía.

— ¡No fue mi culpa! —Alex protestó.

— ¡No interrumpas al doctor! —dijo la Señora Stellenbosch.

Alex la miró con furia.

—Tu apariencia es ofensiva —continuó Dr. Grief—. Tu lenguaje también. Es nuestro


trabajo convertirte en un chico del que tus padres puedan estar orgullosos.

—Soy feliz como soy —dijo Alex.

—Eso no es relevante —el Dr. Grief cayó en silencio.

Alex tembló. Había algo acerca de ésa habitación, demasiado grande, demasiado vacía,
tan torcida, sin forma. Y éste hombre que era ambos: joven y viejo a la vez, pero se veía
que no era completamente humano.

—Entonces, ¿qué vas a hacer conmigo? —Alex preguntó.

—No hay lecciones para iniciar —la Señora Stellenbosch dijo—. Por el primer par de
semanas queremos que te integres.

— ¿Qué significa eso?

Foro de Purple Rose ~80~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Que‖te‖integres.‖Que‖te‖ajustes<‖que‖te‖adaptes<‖que‖te‖guste‖—Era como si ella lo


estuviera leyendo de un diccionario —. Hay seis chicos en la Academia por el
momento. Los conocerás y pasarás tu tiempo con ellos. Habrá oportunidad para los
deportes y para ser social. Hay una buena biblioteca, y leerás. Pronto aprenderás
nuestros métodos.

—Quiero llamar a mamá y a papá —dijo Alex.

—El uso de los teléfonos está prohibido —explicó la Señora Stellenbosch. Trató de
sonreír con simpatía, pero en su rostro no era posible—. No queremos que nuestros
estudiantes añoren su casa —continuó—. Por supuesto, puedes escribir cartas si
quieres.

—Prefiero e-mail —dijo Alex.

—Por la misma razón, el e-mail no es permitido.


Alex encogió los hombros y maldijo debajo de su respiración.

El Dr. Grief lo vio.

—Deberías ser educado con la Asistente del Director —dijo. No alzó la voz, pero las
palabras habían sido en un tono ácido—. Deberías ser consciente, Alex, de que la
Señora Stellenbosch ha trabajado para mí durante veintiséis años y que cuando la
conocí había sido elegida como Miss Sudáfrica durante cinco años consecutivos.

Alex observó a la cara hostil.

—¿En un concurso de belleza? —preguntó.

—En el Campeonato de Levantamiento de Pesas —El Dr. Grief observó la chimenea. —


Muéstrale —dijo.

La Señora Stellenbosch se levantó y fue a la chimenea. Ahí había un póquer en la


parrilla. Ella lo tomó con las dos manos. Por un momento se miraba concentrada. Alex
suspiró. El metal sólido, de casi dos pulgadas de ancho, se fue torciendo muy despacio.
Ahora tenía forma de U. La Señora Stellenbosch no estaba sudando. Juntó las dos
puntas y lo tiró de nuevo en la parrilla. Hizo un sonido metálico al chocar contra la
roca.

—Nosotros hacemos cumplir estrictamente la disciplina aquí en la Academia —dijo el


Dr. Grief—. La hora de dormir es a las diez en punto, ningún minuto más. No

Foro de Purple Rose ~81~


Anthony Horowitz Point Blanc

toleramos las malas palabras. No tendrás ningún contacto con el mundo exterior sin
nuestro permiso. No intentarás irte. Y harás lo que te digamos instantáneamente, sin
vacilación. Y finalmente<‖ —Se inclinó hacia Alex—. Sólo tienes permitido entrar en
ciertas partes de éste edificio —Gesticulaba con una mano, y por primera vez Alex se
dio cuenta de que había una segunda puerta en el final de la habitación—. Mis
alojamientos privados están por allá. Y sólo puedes quedarte en el primer y segundo
piso. Ahí es donde se encuentran los dormitorios y los salones ubicados. El tercer y
cuarto piso está fuera de tú límite. El sótano, también. Y otra vez, esto es por tu
seguridad.

— ¿Tienes miedo de que me tropiece en las escaleras? —Alex preguntó.


El Dr. Grief lo ignoró.

—Debes irte —dijo.

—Espera fuera de la oficina, Alex —la Señora Stellenbosch dijo—. Alguien vendrá a
recogerte.

Alex se levantó.

—Te convertiremos en lo que tus padres quieren —dijo el Dr. Grief.

—Tal vez ellos no me quieren para nada.

—Podemos arreglar también eso.


Alex se fue.

—Un‖chico‖desagradable<‖unos‖cuantos‖días<‖m{s‖r{pido‖de‖lo‖normal<‖el‖Proyecto‖
Géminis<‖se‖acerca.

Si la puerta no fuera tan gruesa, Alex hubiera sido capaz de escuchar más. En el
momento que abandonó la habitación había pegado su oído contra el ojo de la
cerradura, esperando poder obtener algo que fuera útil para el M16. Seguro el Dr. Grief
y la Señora Stellenbosch estaban demasiado ocupados en el otro lado, pero Alex oyó un
poco... y entendió menos.

Una mano sujetó su hombro y se giró, irritado consigo mismo. ¡Un espía era atrapado
escuchando por el ojo de una cerradura! Pero no era uno de los guardias. Alex se
encontró mirando a un chico de cara redonda con un largo, pelo oscuro, ojos azul
oscuro y piel pálida. Llevaba una camisa muy vieja de Star Wars, jeans rotos y una
gorra de béisbol. Recientemente estuvo involucrado en una pelea, y se miraba que se

Foro de Purple Rose ~82~


Anthony Horowitz Point Blanc

llevó la peor parte. Había una magulladura alrededor de un ojo y un corte profundo en
su labio.

—Te dispararán si te descubren escuchando en las puertas —dijo el chico. Miró a Alex
con ojos hostiles. Alex se preguntó si él era la clase de chico que no confiaba fácilmente
en alguien—. Soy James Sprintz —dijo—. Me dijeron que te mostrara los alrededores.
—Alex Friend.

—Entonces, ¿cómo llegaste a éste basurero? —preguntó James mientras caminaban por
el corredor.

—Fui expulsado de Eton.

—Yo fui echado de una escuela en Dusseldorf —James suspiró—. Pensé que fue lo
mejor que me pudo haber pasado. Hasta que mi padre me envió aquí.

— ¿A qué se dedica tu padre? —Alex preguntó.

—Es un banquero. Juega en los mercados de dinero. Ama el dinero y tiene mucho —Su
voz se escuchaba plana y sin emoción.

— ¿Dieter Sprintz? —Alex recordó el nombre. Estuvo en las portadas de todos los
periódicos en Inglaterra unos años atrás. El hombre de los cientos de millones de
dólares. Al mismo tiempo, la libra se había devaluado y el Gobierno Británico casi
colapsaba.

—Sí.‖No‖me‖digas‖que‖te‖muestre‖una‖fotografía,‖porque‖no‖tengo‖alguna.‖Por‖aquí<
Llegaron al vestíbulo principal con la chimenea de dragón. Desde ahí, James le mostró
el comedor, una habitación larga y de techos altos con seis mesas y una ventana que
daba a la cocina. Después, visitaron dos salas, una de juegos, y una biblioteca. La
Academia‖ le‖ recordaba‖ a‖ Alex‖ un‖ Centro‖ Turístico‖ de‖ Esquí<‖ y‖ no‖ sólo‖ por‖ su‖
ubicación. Había un tipo de fuerza en éste lugar, el sentido de‖ser‖cortado‖del<‖mundo‖
real. El aire era cálido y silencioso, y a pesar del tamaño de las habitaciones, Alex no
podía dejar de sentirse claustrofóbico. Grief había dicho que actualmente sólo había
seis chicos en la escuela. El edificio podía albergar sesenta. Había espacios vacíos por
doquier.

Tampoco‖ había‖ nadie‖ en‖ las‖ salas<‖ sólo‖ una‖ colección‖ de‖ sillones,‖ escritorios,‖ y‖
mesas<‖pero‖encontraron‖a‖un‖par‖de‖chicos‖en‖la‖biblioteca.‖Esta‖era‖una‖habitación‖
larga y estrecha con estantes de roble a usanza antigua llenos con libros en una

Foro de Purple Rose ~83~


Anthony Horowitz Point Blanc

variedad de idiomas. Un traje medieval de una armadura suiza se paraba en un nicho


al final.

—Éste es Tom. Y él es Hugo —dijo James—. Probablemente estén haciendo ejercicios


extra de matemáticas o algo, así que mejor no los molestamos.

Los dos chicos miraron hacia arriba y asintieron brevemente. Uno estaba leyendo un
libro de texto. El otro estaba escribiendo. Estaban mejor vestidos que James y parecían
muy amigables.

—Espeluznante —dijo James tan pronto como dejaron la habitación.

— ¿En qué sentido?

—Cuando me hablaron de éste lugar, dijeron que todos los chicos tenían problemas.
Pensé que iba a ser salvaje. ¿Tienes un cigarrillo?

—No fumo.

—Genial,‖uno‖m{s<‖llegué‖aquí‖y‖esto‖es‖como‖un‖museo‖o‖un‖monasterio‖o<‖no‖sé‖
qué. Parece como si el Dr. Grief estuviera muy ocupado. Todos están callados,
trabajando duramente, y aburridos. Dios sabrá cómo le hizo. Succionó sus cerebros con
un popote o con algo. Hace un par de semanas me peleé con un par de ellos, fue un
infierno —apuntó a su cara—. Me golpearon y me sacaron de mí, y volvieron a sus
estudios. ¡Realmente espeluznante!

Fueron a la sala de juegos, la cual contenía una mesa de tenis, dardos, una televisión
pantalla plana y una mesa de ping-pong.

—No intentan jugar ping-pong —dijo James—. La habitación está inclinada y las
pelotas se van en el sentido incorrecto.

Subieron las escaleras, donde los chicos tenían sus habitaciones – estudios. Cada uno
tenía una cama, un sillón, una televisión -“Sólo‖muestra‖los‖ programas‖que‖ Dr.‖ Grief‖
quiere‖ que‖ veas”‖ dijo‖ James-, una cómoda y un escritorio. Una segunda puerta los
conducía a un baño pequeño con un retrete y una regadera. Ninguno de los cuartos
estaba cerrado con llave.

—No tenemos permitido cerrarlos con llave —explicó James—. Estamos atrapados
aquí sin ningún lugar al que ir, así que nadie se molesta en robar algo. Escuché que

Foro de Purple Rose ~84~


Anthony Horowitz Point Blanc

Hugo Vries, el chico de la biblioteca, solía robar todo lo que llegara a sus manos. Fue
arrestado por hurtar en las tiendas en Ámsterdam.

— ¿Y ya no lo hace?

—Él es otra historia de éxito. Regresa a casa la próxima semana. Su padre posee minas
de diamantes. ¿Por qué molestarse en hurtar las tiendas cuando puedes comprar el
negocio completo?

El estudio de Alex estaba al final del corredor, con vistas sobre el salto de esquí. Sus
maletas ya habían sido subidas y lo estaban esperando en la cama. Todo se sentía muy
vacío, pero de acuerdo a James, los estudios–dormitorios eran la única parte de la
escuela que los chicos podían decorarlos como quisieran. Podían escoger sus propias
colchas y cubrir las paredes con sus propios pósters.

—Dicen que es muy importante expresarte —dijo James—. Si no has traído nada
contigo la Miss Stomach-Bag12 te llevará al Grenoble13.

— ¿Stomach-Bag?

—La Señora Stellenbosch. Ése es mi nombre para ella.

— ¿Cómo la llaman los demás chicos?

—La llaman Señora Stellenbosch —James suspiró—. Te estoy diciendo que éste es un
lugar verdaderamente extraño, Alex. He ido a muchas escuelas porque nme han
echado de un montón de escuelas. Pero esta es la peor de todas. He estado aquí
durante seis semanas y apenas he tenido lecciones. Tienen tardes de música y tardes de
discusión e intentan hacerme leer. De lo contrario, ya me hubiera ido.

—Quieren‖que‖te‖“integres”‖—dijo Alex, recordando lo que el Dr. Grief había dicho.

—Esa es‖su‖palabra.‖Pero‖este‖lugar<‖lo‖llaman‖“escuela”,‖pero‖es‖m{s‖como‖estar‖en‖
prisión. Ya viste a los guardias.

—Pensé que estaban aquí para protegernos.

—Si te crees eso, eres más idiota de lo que pensé. ¡Piénsalo! Hay como treinta. ¿Treinta
guardias para siete chicos? Eso no es protección. Es intimidación —James se detuvo en
la puerta. Examinó a Alex por segunda vez—. Sería genial pensar que finalmente llegó
alguien con quien me pueda relacionar —dijo.

Foro de Purple Rose ~85~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Tal vez puedas —Alex dijo.

—Sí. ¿Pero por cuánto tiempo?


James se fue, cerrando la puerta detrás de él.

Alex empezó a desempacar el traje de esquí y las gafas infrarrojas estaban en la cima de
su primera maleta. No parecía que las fuera a necesitar. No sería así si hubiera traído
esquís. Entonces sacó el‖ Discman.‖ Recordó‖ las‖ instrucciones‖ que‖ Smithers‖ le‖ dio.‖ “Si‖
est{s‖en‖verdaderos‖problemas,‖sólo‖presiona‖el‖botón‖de‖Avance‖R{pido‖tres‖veces”.‖
Casi estuvo tentado a hacerlo. Había algo preocupante acerca la Academia. Lo podía
sentir incluso ahora, en su habitación. Era como un pez de colores en una pecera.

Cuando miró hacia arriba, casi espero ver un par de ojos enormes asustándolo, y sabía
que estarían usando lentes tintados de rojo. Pesó el Discman en su mano. Todavía no
podía presionar el botón de pánico. No tenía nada que reportarles al M16. No había
nada para conectar a la escuela con las muertes de los dos hombres en Nueva York y en
el Mar Negro.

Pero si había algo, ya sabía dónde encontrarlo. ¿Por qué dejar dos pisos completos del
edificio fuera de su alcance? No tenía sentido. Presumiblemente los guardias dormían
ahí, pero incluso si el Dr. Grief empleaba un pequeño ejército, habría aún así un
montón de habitaciones vacías. El tercer y cuarto piso. Si algo pasaba en la Academia,
tenía que estar pasando ahí.

Una campana sonó abajo. Alex tiró su maleta, dejó su habitación y caminó por el
corredor. Miró a un par de chicos caminando por delante, hablando discretamente.
Como los chicos que había visto en la biblioteca, estaban limpios y bien vestidos con un
corte de pelo corto y bien arreglado. Realmente escalofriante, le había dicho James.
Alex, inclusive al verlos por primera vez, estaba de acuerdo.

Alcanzó la escalera principal. Los dos chicos habían ido para abajo. Alex vio en su
dirección, y luego subió. La escalera giraba en una esquina y luego paraba. Adelante de
él había una hoja de metal que cruzaba del piso al techo y todo lo ancho, por lo que
bloqueaba su mirada. La pared había sido añadida recientemente, como el helipuerto.
Alguien había sido cuidadoso y deliberadamente había partido el edificio en dos.

Había una puerta en la pared de metal y a un lado un teclado con nueve botones
pidiendo un código. Alex alcanzó la manilla de la puerta, su mano se cerró contra ella.
No esperó que la puerta se abriera, ni esperó lo que iba a pasar después. El momento
en que sus dedos se pusieron en contacto con la manilla, la alarma empezó a sonar, el
chillido de la sirena hacía eco en todo el edificio. Unos cuantos segundos después,

Foro de Purple Rose ~86~


Anthony Horowitz Point Blanc

escuchó pasos en las escaleras, se giró para encontrar a dos guardias encarándolo, con
sus pistolas a medio levantar.

Ninguno habló. Uno de ellos corrió rápidamente y puso un código en el teclado. La


alarma paró. Y la Señora Stellenbosch estaba ahí, apresurando sus cortas y musculosas
piernas.

— ¡Alex! —exclamó. Sus ojos se llenaron con sospecha—. ¿Qué haces aquí? El Director
te dijo que las plantas de arriba están prohibidas.

—Sí<‖bueno,‖lo‖olvidé‖—Alex la miró directamente—. Escuché la campana y estaba en


camino para el comedor.

—El comedor está bajando las escaleras.

—Cierto.

Alex caminó y pasó entre los dos guardias, quienes dieron un paso a un lado para
dejarlo pasar. Sintió a la Señora Stellenbosch mirarlo mientras se iba. Puertas de metal,
alarmas y guardias con metralletas. ¿Qué estaban tratando de esconder? Entonces,
recordó algo más. El Proyecto Géminis. Ésas eran las palabras que el escuchó cuando
oía a través de la puerta del Dr. Grief. Géminis. Los Gemelos. Uno de los doce signos
del‖ zodiaco.‖ Pero<‖ ¿qué‖ significaba?‖ Girando‖ ésa‖ pregunta‖ por‖ su‖ cabeza,‖ Alex‖ bajó‖
para conocer al resto de los estudiantes.

____________________
10 Fresbee: Es el término utilizado para referirse a los discos voladores que se lanzan con la mano. Son
generalmente plásticos, ásperos, de 20 a 25 centímetros de diámetro y tienen el borde redondeado.
11 Ski: Deporte de montaña que consiste en el deslizamiento por la nieve, por medio de dos tablas sujetas a
la suela de las botas del esquiador mediante fijaciones mecanicorobóticas, con múltiples botones con
funciones diversas.
12 Stomach-Bag:‖Significa‖“Señorita‖Bolsa‖Estomacal”‖Es‖un‖modo‖de‖burla‖entre‖su‖apellido‖y‖por‖haber‖
participado en Campeonato de Levantamiento de Pesas ganando cinco veces el título de Miss Sudáfrica.
13 Grenoble: Es un pueblo en los Alpes Franceses, conocida como la Capital de los Alpes Franceses. Es un
lugar lleno de cultura y famoso por ser cuna de muchos artistas famosos franceses, de dramaturgos y
pintores (como Stendhal, escritor‖y‖autor‖de‖la‖famosa‖novela‖“Rojo‖y‖Negro”),‖así‖como‖también‖era‖casa‖
del Delfín francés (Por lo que también se le llama Capital del Delfinado). Es conocido por sus artesanías y
obras de arte. Tiene unas montañas hermosas, en verano como en invierno, los deportistas pueden
disfrutar de los placeres de los deportes de montaña: caminatas, alpinismo, esquí, surf... Por ello, ha sido
sede de los Juegos Olímpicos de Invierno. Actualmente es un importante centro científico y tecnológico en
Europa, y toda una ciudad universitaria.

Foro de Purple Rose ~87~


Anthony Horowitz Point Blanc

Capítulo 10
Cosas que hacen click en la noche

Al término de su primera semana en Point Blanc, Alex elaboró una lista de seis chicos
con los que había convivido en la escuela. Era a mediados de la tarde, y estaba solo en
su habitación. Una libreta estaba abierta en frente de él. Le había tomado cerca de
media hora organizar los nombres y los pocos detalles que tenía. Deseaba haber
conseguido un poco más de información.

Hugo Vries, Holandés. Vive en Ámsterdam. Cabello castaño, ojos verdes. Nombre de
su padre: Rudi. Posee minas de diamantes. Habla un poco de inglés. Lee y toca
guitarra. Muy solitario. Fue enviado a Point Blanc por robar en grandes tiendas e
incendiarlas.

Tom McMorin, Canadiense. De Vancouver. Padres divorciados. Su madre dirige un


imperio multimedia -periódicos, televisión-. Cabello pelirrojo, ojos azules. Buen
cuerpo,‖ jugador‖ de‖ ajedrez.‖ Robo‖ de‖ coches‖ y‖ conducir‖ ebrio<‖ fue‖ por‖ lo‖ que‖ lo‖
enviaron a Point Blanc.

Nicolas‖Marc,‖Francés<‖de‖¿Bordeaux?‖Expulsado de una escuela privada en Francia,


por causas desconocidas. ¿Drogas? Cabello castaño, ojos castaños, en muy buena
forma. Tatuaje de un diablo en el hombro izquierdo. Bueno para los deportes. Padre,
Anthony Marc. Aerolíneas, música pop, hoteles. Nunca menciona a su madre.

Cassian‖James,‖Estadounidense.‖Cabello‖rubio,‖ojos‖cafés.‖Madre,‖Jill<‖jefa‖de‖estudio‖
en Hollywood. Padres divorciados. Escribe poesía, toca el piano. Expulsado de seis
escuelas. Varios delitos por drogas. Enviado a Point Blanc después de un arresto por
contrabando. Cuenta chistes. Es muy popular.

Joe Canterbury, Estadounidense. Pasa mucho de su tiempo con Cassian. Cabello


castaño, ojos azules. Su madre -de nombre desconocido- es una senadora de Nueva
York. Su padre es algo así como un comandante en el Pentágono. Vandalismo,
ausentismo escolar, robo. Dice haber tenido su propia motocicleta y tres novias (¡!) en
Los Ángeles.

Foro de Purple Rose ~88~


Anthony Horowitz Point Blanc

James Sprintz, Alemán. Padre, Dieter Sprintz, banquero, financiador conocido (el
número cien de los más millonarios). Su madre vive en Inglaterra. Cabello castaño, ojos
azul oscuro, pálido. Vive en Dusseldorf. Expulsado por herir a un profesor con una
pistola de aire.

El amigo más cercano que tengo en Point Blanc, el único que realmente odia estar aquí.
Tendido en su cama, Alex estudió la lista. ¿Qué diría él? No era gran cosa.

Primero, todos los chicos tenían la misma edad: catorce, la misma edad que él. Al
menos tres de ellos, y posiblemente cuatro, tenían padres que estaban divorciados o
separados. Todos provenían de ambientes enormemente ricos. Blunt le había dicho que
ése era el caso, pero Alex estaba sorprendido por lo diverso que eran los padres.
Aerolíneas, diamantes, políticos, y cineastas. Francia, Holanda, Canadá y Estados
Unidos. Cada uno de ellos era la cima de su campo y esos campos cubrían
prácticamente todas las actividades humanas. Él mismo se suponía que era el hijo de
un Rey de los Supermercados. Comida. Esa era otra industria mundial que podría
marcar.

Al menos dos de los chicos habían sido detenidos por robo. Dos habían estado
envueltos en asuntos de drogas. Pero Alex sabía que la lista de alguna manera ocultaba
más de lo que revelaba. Con excepción de James, era difícil precisar qué hacía a los
chicos de Point Blanc diferentes. En una extraña forma, todos parecían iguales.

Sus ojos y cabello eran de diferentes colores. Vestían prendas diferentes. Todos los
rostros eran diferentes. Tom guapo y confiado, Joe silencioso y vigilante. Y por
supuesto, hablaban no sólo con diferentes voces, sino incluso en varios idiomas. James
había hablado sobre cerebros siendo succionados con pajitas, y él tenía un punto. Era
como si la misma consciencia de alguna manera los hubiera invadido a todos. Eran
como títeres, bailando en la misma cuerda.

Sonó el timbre abajo. Alex miró a su reloj. Era exactamente la una en punto, la hora de
la comida. Esa era otra cosa de la escuela. Todo se hacía en el minuto exacto. Lecciones
de las nueve hasta las doce. Comida de una a dos. Etcétera. James hacía puntos
llegando tarde a todo y Alex se había unido a él. Era una pequeña rebelión pero los
satisfacía. Demostraba que ellos todavía tenían un pequeño control sobre sus propias
vidas. Los otros chicos, por supuesto, eran tan puntuales como un reloj. Estarían en el
comedor ahora, esperando en silencio hasta que la comida fuera servida.

Alex rodó sobre la cama y alcanzó una pluma. Escribió una simple palabra en la libreta,
debajo de los nombres.

Foro de Purple Rose ~89~


Anthony Horowitz Point Blanc

¿LAVADO DE CEREBRO?

Tal vez ésa era la respuesta. De acuerdo con James, los otros chicos habían llegado a la
academia dos meses antes que él. Él había estado ahí sólo por tres semanas. Eso
sumaba once semanas en total, y Alex sabía que no puedes tomar a un puñado de
delincuentes y volverlos perfectos estudiantes sólo dándoles buenos libros. El Dr. Grief
tenía que estar haciendo algo más. Drogas. Hipnosis. Algo.

Esperó cinco minutos más, luego ocultó la libreta debajo de su colchón y salió de la
habitación. Desearía poder echar llave a la puerta. No había privacidad en Point Blanc.
Incluso los baños no tenían cerraduras. Y Alex no podía quitarse de encima la
sensación de que todo lo que hacía, incluso lo que pensaba, estaba siendo de alguna
forma monitoreado, documentado incluso. Evidencia que podría usarse contra él.

Era la una y diez cuando llegó al comedor, y bastante seguro, los otros chicos estaban
ya ahí, tomando sus alimentos y hablando tranquilamente entre ellos. Nicolas y
Cassian estaban en una mesa. Hugo, Tom y Joe en otra. Nadie picaba los guisantes.
Nadie ni siquiera ponía los codos en la mesa. Tom estaba hablando sobre una visita
que había hecho a un museo en Grenoble. Alex había estado en la habitación sólo unos
segundos, pero ya había perdido el apetito.

James llegó justo antes que él y estaba en una de las ventanas de la cocina, sirviéndose
a sí mismo la comida. La mayoría de los alimentos llegaban cocidos, y los guardias los
calentaban. Hoy era estofado. Alex tomó su comida y se sentó junto a James. Los dos
tenían su propia mesa. Se habían hecho amigos sin esfuerzo. Todo el mundo los
ignoraba.

— ¿Quieres ir afuera después de comer? —preguntó James.

—Claro. ¿Por qué no?

—Hay algo de lo que quiero hablar contigo.

Alex miró más allá de James a los otros chicos. Estaba Tom, a la cabeza de la mesa,
alcanzando una jarra de agua. Estaba vestido con una camiseta polo y jeans. A su lado
estaba Joe Canterbury. Él estaba hablando con Hugo ahora, agitando un dedo para
enfatizar su punto. ¿Dónde había visto Alex ese movimiento antes? Cassian estaba
justo detrás de ellos, con su cara redonda, el fino cabello castaño claro, riendo por una
broma.

Diferentes pero iguales. Observándolos de cerca, Alex intentó descifrar qué significaba.

Foro de Purple Rose ~90~


Anthony Horowitz Point Blanc

Todo estaba en los detalles, las cosas de las que no te enteras a menos de que las veas
juntas, como sucedía ahora. La forma en que estaban sentados con sus espaldas rectas
y los codos pegados a los lados. La forma en que sostenían sus cuchillos y tenedores.
Hugo reía, y Alex comprendió en ese momento que él era como un reflejo de Cassian.

Ellos eran dos chicos diferentes. No había duda de eso. Pero comían de la misma
forma, como si se estuvieran imitando entre ellos.

Hubo un movimiento en la puerta y de pronto apareció la Sra. Stellenbosch.

—Buenas tardes, chicos —dijo.

—Buenas tardes, Sra. Stellenbosch. —Cinco personas respondieron, pero Alex sólo
escuchó una voz. Él y James habían permanecido en silencio.

—Las lecciones de esta tarde comenzarán a las tres en punto. Las asignaturas serán
Latín y Francés.

Las lecciones serían enseñadas por el Dr. Grief o la Sra. Stellenbosch. No había otros
profesores en la escuela.

A Alex todavía no le habían enseñado nada. James estaba dentro o fuera de clases,
dependiendo de su humor.

—Habrá una discusión esta tarde en la biblioteca —continuó la Sra. Stellenbosch—. El


tema es Violencia en la televisión y el cine. Tom, abrirás el debate. Después habrá
chocolate caliente y el Dr. Grief nos dará una lectura sobre los trabajos de Mozart.
Todos son bienvenidos a asistir.

James metió un dedo en su boca y sacó la lengua. Alex sonrió. Los otros chicos estaban
escuchando en silencio.

—El Dr. Grief también quiere felicitar a Cassian James por ganar la competencia de
poesía. Su poema fue elegido para el tablón de anuncios en la sala principal. Eso es
todo.

Ella se volvió y salió de la habitación. James rodó los ojos.

—Salgamos de aquí y tomemos aire fresco —dijo él—. Me estoy sintiendo enfermo.

Los dos subieron las escaleras y se pusieron sus abrigos. James tenía la habitación

Foro de Purple Rose ~91~


Anthony Horowitz Point Blanc

contigua a la de Alex, y había hecho lo posible para hacerla más acogedora. Había
posters de películas viejas de Ciencia Ficción en la pared y un sistema solar móvil
colgando encima de la cama. Una lámpara de lava burbujeaba y remolineaba sobre la
mesita de noche, emitiendo un resplandor naranja. Había varias prendas por todas
partes. James obviamente no creía en guardarlas. De alguna manera se las arregló para
encontrar una bufanda y un solo guante. Él guardó una mano en su bolsillo.

—Vamos —dijo él.

Ambos bajaron y luego siguieron a lo largo del corredor, pasando la sala de juegos.
Nicolas y Cassian estaban jugando tenis, y Alex se detuvo en la puerta para
observarlos. La pelota rebotaba hacia delante y hacia atrás y Alex se encontró a sí
mismo hipnotizado. Estuvo ahí por sesenta segundos, observando. Kerplink,
Kerplunk, Kerplink, Kerplunk14, ninguno de los chicos marcaba. Ahí estaba de nuevo.
Diferentes pero iguales. Obviamente, había dos chicos ahí.

Pero la manera en que jugaban, el estilo de su juego, era idéntico. Si se hubiera tratado
de un muchacho golpeando la pelota contra el espejo, el resultado habría sido el
mismo. Alex se estremeció. James estaba de pie tras su hombro. Los dos se movieron.
Hugo estaba sentado en la biblioteca. El chico que había sido enviado a Point Blanc por
robo estaba leyendo una edición holandesa de la revista National Geographic.
Alcanzaron el vestíbulo, y ahí estaba el poema de Cassian, clavado destacadamente en
el tablón de anuncios. Él había sido enviado a Point Blanc por contrabando de drogas.
Ahora escribía sobre narcisos.

Alex abrió la puerta principal y sintió como el aire frío golpeaba su rostro. Estaba
agradecido por ello. Tenía que recordar que había un mundo real fuera de esta extraña
pecera de oro.

Comenzó a nevar otra vez. Los dos chicos caminaron lentamente alrededor del edificio.
Un par de guardias caminaron hacia ellos, hablando suavemente en alemán. Alex
contó treinta guardias en Point Blanc, todos ellos hombres jóvenes alemanes, vistiendo
uniformes que consistían en un suéter de cuello de cisne negro y chalecos del mismo
color. Los guardias nunca hablaban con los chicos. Eran pálidos, con rostros
enfermizos y con el cabello muy corto, como se esperaba. El Dr. Grief había dicho que
ellos estaban ahí para su protección, pero Alex todavía lo dudaba. ¿Estaban ahí para
mantener a los intrusos fuera, o a los chicos dentro?

—Por aquí —dijo James.

Foro de Purple Rose ~92~


Anthony Horowitz Point Blanc

James caminó hacia delante, con sus pies hundiéndose en la espesa nieve. Alex lo
siguió, mirando hacia atrás a las ventanas de los terceros y cuartos pisos. Era
exasperante. La mitad del castillo, tal vez más, se había cerrado para él, y todavía no
podía pensar en una manera de acceder a ella. No podía escalar. Los ladrillos eran
demasiado lisos y no había hiedra conveniente para agarrarse. Los desagües parecían
muy frágiles para soportar su peso.

Algo se movió. Alex detuvo sus pasos.

— ¿Qué es eso? —preguntó James.

— ¡Ahí! —Alex señaló hacia el tercer piso. Pensó que había visto una figura
observándolos desde detrás de la ventana que daba directamente a su habitación. Fue
sólo un momento. El rostro parecía estar enmascarado. Una máscara blanca con una
rendija estrecha para los ojos. Pero incluso mientras señalaba, la figura retrocedía,
desapareciendo fuera de la vista.

—No veo nada —dijo James.

—Se fue.

Siguieron caminando, en dirección a la abandonada pista de esquí. De acuerdo a


James, la pista había sido construida justo antes de que el Dr. Grief comprara la
academia. Había habido planes para convertir el edificio en un centro de
entrenamiento de deportes de invierno. La pista nunca había sido usada. Llegaron a las
barreras de madera que cruzaban la entrada y se detuvieron.

—Déjame preguntarte algo —dijo James. Su aliento se convertía en niebla en el frío


aire—. ¿Qué piensas de este lugar?

— ¿Por qué tenemos que hablar de esto aquí afuera? —preguntó Alex. A pesar de su
abrigo, estaba empezando a temblar.

—Porque cuando estoy dentro del edificio, tengo la sensación de que alguien escucha
cada palabra que digo.

Alex asintió.

—Sé lo que quieres decir. —Consideró la pregunta que James le había hecho—. Creo
que tenías razón el primer día que nos conocimos —dijo—. Este lugar es horripilante.
—Entonces, ¿cómo te sentirías respecto a salir de aquí?

Foro de Purple Rose ~93~


Anthony Horowitz Point Blanc

— ¿Sabes cómo volar el helicóptero?

—No, pero sabré. —James se paró y miró alrededor. Los dos guardias se habían ido a
la escuela. No había nadie más a la vista—. Puedo confiar en ti, Alex, porque todavía
estás aquí. Él no ha conseguido llegar a ti. —El Dr. Grief. James no necesitaba decir su
nombre—. Pero créeme —continuó—, no va a tardar mucho. Si estás aquí, terminarás
como los otros. Estudiantes modelo. Esa es exactamente la palabra que usan ellos. Es
como si todos ellos estuvieran hechos de plástico. Bueno, he tenido suficiente. No lo
voy a dejar hacerme eso a mí.

— ¿Vas a huir? —preguntó Alex.

— ¿Quién necesita huir? —James miró hacia la pendiente—. Voy a esquiar.


Alex miró a su vez la pendiente. Caía abruptamente hacia abajo, prolongándose por
siempre.

— ¿Es eso posible? —preguntó—.‖Pensaba‖que<

—Sé que Grief dijo que era muy peligroso. Pero sólo es él, ¿no? Es cierto que es un
experto en carreras negras y está destinado‖a‖tener‖toneladas‖de<

— ¿No suele derretirse la nieve?

—Sólo un poco más abajo. —James señaló—. He estado en el fondo —dijo él—. Lo hice
la primera semana que estuve aquí. Todas las pistas dan a un solo valle. Es llamado La
Vallee de Fer. Realmente no puedes esquiar hasta la ciudad porque en el pueblo hay
una vía de tren que la atraviesa. Pero si puedo llegar a la pista, creo que puedo caminar
el resto del camino.

— ¿Y luego?

—Un tren de regreso a Dusseldorf. Si mi padre intenta enviarme de vuelta aquí, me iré
con mi mamá a Inglaterra. Si ella no me quiere, desapareceré. Tengo amigos en París y
Berlín. No me importa. Todo lo que sé, es que tengo que irme, y si sabes lo que es
bueno para ti, vendrás conmigo.

Alex lo consideró. Estaba casi tentado de unirse al otro chico, si sólo pudiera ayudarlo
en su camino. Pero tenía un trabajo que hacer.

—No tengo esquís —dijo.

Foro de Purple Rose ~94~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Tampoco yo. —James escupió en la nieve—. Grief se llevó todos los esquís cuando la
temporada terminó. Los tiene bajo llave en alguna parte.
— ¿En el tercer piso?

—Quizá. Pero los encontraré. Y luego me iré de aquí. —Extendió su mano sin guante a
Alex—. Ven conmigo.

Alex sacudió su cabeza.

—Lo siento, James. Ve tú, y buena suerte para ti. Voy a aguantar un poco más. No
quiero quebrarme el cuello.

—De acuerdo, es tu elección. Te enviaré una postal.

Los dos caminaron de regreso a la escuela. Alex hizo un gesto a la ventana donde había
visto el rostro enmascarado.

—¿Te has preguntado qué sucede allá arriba? —preguntó.

—No. —James se encogió de hombros—.Supongo que es donde viven los guardias.

— ¿En dos pisos enteros?

—Hay un sótano, y las habitaciones del Dr. Grief. ¿Piensas que duerme con la Sra.
Bolsa Estomacal15? —James hizo una mueca—. Ese es un pensamiento brutal, el de
ellos dos juntos. Como Darth Vader y King Kong. Bien, iré a buscar mis esquís y saldré
de aquí, Alex. Y si tienes sesos, vendrás también.

***
Alex y James esquiaron juntos por la pendiente, la cuchilla cortó sin problemas a través
de la superficie de la nieve. Era una noche perfecta, todo congelado y tranquilo. Habían
dejado la academia tras ellos. Pero luego Alex vio la figura delante de ellos. El Dr. Grief
estaba ahí. Estaba inmóvil, vistiendo su traje negro, sus ojos ocultos por los alambres
de sus gafas redondas. Alex se alejó de él. Perdió el control. Se estaba moviendo cada
vez más rápido por la pendiente, sus palos de esquí agitando el aire, sus esquís se
negaban a girarse. Pudo ver la pista de esquí delante de él. Alguien había removido las
barreras. Sintió que sus esquís dejaban la nieve y se disparaban directamente al hielo
sólido. Y entonces cayó hacia abajo gritando, yendo cada vez más lejos en la noche,
sabiendo que no había retorno. El Dr. Grief se reía, y en el mismo momento en que se

Foro de Purple Rose ~95~


Anthony Horowitz Point Blanc

escuchó un clic, Alex fue lanzado al espacio, haciéndolo girar una milla por encima del
suelo‖y‖luego‖cayó,‖cayó,‖cayó<‖

Se despertó.

Estaba acostado en su cama, la luz de la luna derramándose en las sábanas. Miró su


reloj. Las dos y quince. Intentó volver al sueño que había tenido, intentando escapar
con James. El Dr. Grief los había estado esperando. Tuvo que admitir que la academia
estaba comenzando a atraparlo. Normalmente no tenía pesadillas. Pero la escuela y la
gente en ella se deslizaban bajo su piel, trazando el camino hasta su mente.

Pensó‖acerca‖de‖lo‖que‖había‖oído.‖El‖Dr.‖Grief‖se‖reía‖y‖había‖algo‖m{s<‖el‖sonido‖de‖
un clic. ¿Qué había hecho ese clic? ¿Había sido realmente parte del sueño? De pronto,
Alex estaba completamente despierto. Salió de la cama, fue a la puerta y giró el
picaporte. Estaba en lo correcto. No había imaginado el sonido. Mientras estaba
dormido, la puerta había sido cerrada desde afuera.

Algo tenía que estar pasando, y Alex estaba determinado a ver qué era. Se vistió tan
rápido como fue posible, después se arrodilló y examinó la cerradura. Pudo distinguir
dos pernos, al menos de media de pulgada de diámetro, uno arriba y el otro abajo.
Debían ser activados automáticamente. Una cosa era segura: no iba a salir por la
puerta.

Eso dejaba la ventana. Todas las ventanas del dormitorio estaban sujetas con una
varilla de metal que les permitía abrirlas diez pulgadas pero no más. Alex tomó su
reproductor de CD, puso el disco de Beethoven y lo cerró. El disco se movió a
velocidad fantástica, y luego lentamente hacia delante por el borde, hasta que
finalmente salió fuera de la carcasa. Alex presionó el borde del CD contra la varilla de
metal. Tomó sólo unos pocos segundos. El CD cortó a través del metal como tijeras
cortando papel. La varilla cayó, permitiendo que la ventana fuese completamente
abierta.

Todavía estaba nevando. Alex apagó el reproductor de CD y lo lanzó de regreso a su


cama. Luego le echó encima algunas camisetas y su abrigo, y escaló fuera de la
ventana. Estaba a dos pisos. Normalmente una caída de esa altura le reportaría un
tobillo o una pierna rota. Pero había estado nevando por la mayor parte de las pasadas
diez horas y el manto blanco se había acumulado contra la pared, debajo de él. Alex
descendió lo más que pudo, luego saltó. Cayó por el aire y golpeó la nieve,
desapareciendo hasta la cintura. Sus pies golpearon el suelo duro, pero el manto de
nieve lo protegió. Estaba frío y húmedo incluso antes de haber comenzado. Pero ileso.

Foro de Purple Rose ~96~


Anthony Horowitz Point Blanc

Escaló fuera de la nieve y comenzó a moverse alrededor del lado derecho del edificio, y
luego iría hacia el frente. Sólo podía esperar que la entrada principal tampoco tuviera
llave. Pero de alguna forma estaba seguro de que no tendría. Su puerta había sido
cerrada automáticamente. Presumiblemente por un interruptor, y todas las otras
habitaciones también. La mayoría de los chicos estaría durmiendo. Incluso los que
estaban despiertos no podrían ir a ninguna parte, dejando al Dr. Grief libre para hacer
lo que quisiera, ir y venir como le placiera.

Alex acababa de terminar por el lado del edificio cuando escuchó a los guardias
aproximarse, las botas crujiendo. No había lugar donde ocultarse, así que se lanzó de
cara a la nieve, abrazando a las sombras. Había dos guardias. Los podía escuchar
hablar suavemente en alemán, pero no se atrevió a mirar. Si él hacía cualquier
movimiento, lo verían. De todas formas, si venían demasiado cerca, probablemente lo
verían. Contuvo el aliento, su corazón latiendo con fuerza.

Los guardias pasaron caminando y dieron vuelta en la esquina. Su camino los llevaría
bajo su habitación. ¿Se darían cuenta de la ventana abierta? Alex había apagado la luz.
Con suerte, no habría razón para que ellos miraran hacia arriba. Pero todavía estaba
consciente de que quizá no tuviera mucho tiempo. Tenía que moverse ahora.

Se levantó y corrió hacia delante. Sus ropas estaban cubiertas de nieve, y más copos
seguían cayendo a la deriva en sus ojos. Era la hora más fría de la noche y Alex estaba
temblando para cuando alcanzó la puerta principal. ¿Qué haría si estuviese cerrada con
llave como las otras? Ciertamente no era capaz de quedarse ahí hasta que la abrieran
por la mañana.

Pero la puerta estaba sin llave. Alex la empujó para abrirla y se deslizó dentro en la
calidez y oscuridad del vestíbulo principal. La chimenea de dragón estaba enfrente de
él. Había tenido fuego a principios de la tarde, y la leña quemada todavía residía en su
corazón. Alex acercó las manos al resplandor, intentando atraer un poco de calor para
sí mismo. Todo estaba silencioso. Los corredores vacíos se estrechaban a la distancia,
iluminados por unos pocos focos de bajo voltaje, que habían colocado a intervalos. A
Alex se le ocurrió que podía haberse equivocado desde el principio. Tal vez las puertas
eran cerradas cada noche como medida de seguridad. Quizá había saltado demasiado
rápido a la conclusión equivocada y no sucedía nada en absoluto.

— ¡No!

Era una voz de chico, un largo y tembloroso grito que hizo eco a través de la escuela.
Un momento después, Alex escuchó pies estamparse contra un corredor de madera en
algún lugar de arriba. Miró por un lugar donde esconderse y lo encontró dentro de la

Foro de Purple Rose ~97~


Anthony Horowitz Point Blanc

chimenea, al lado de la leña. El fuego actual estaba contenido en una canasta de metal y
había un gran espacio a cada lado entre la canasta y los ladrillos. Alex se agachó,
sintiendo el calor a su lado en su rostro y piernas. Miró hacia fuera, pasando los dos
dragones, esperando ver lo que estaba pasando.

Tres individuos bajaban por las escaleras. La Sra. Stellenbosch era la primera. La
seguían un par de guardias, que arrastraban algo entre ellos. ¡Era un chico! Iba
bocabajo, vestido únicamente con su pijama, sus pies desnudos deslizándose en los
escalones de piedra. La Sra. Stellenbosch abrió la puerta de la biblioteca y entró. Los
dos guardias la siguieron. La puerta se cerró. El silencio retornó.

Todo había pasado demasiado rápido. Alex había sido incapaz de ver la cara del chico.
Pero estaba seguro de saber quién era. Lo sabía sólo por el sonido de su voz.

James Sprintz.

Alex salió de la chimenea y cruzó el vestíbulo, yendo hacia la puerta de la biblioteca.


No había sonidos viniendo del otro lado. Se arrodilló y miró por la cerradura. No había
luces dentro de la habitación. No podía ver nada. ¿Qué debería hacer? Si volvía arriba
podía regresar a su habitación sin ser visto. Podía esperar hasta que se les quitara la
llave a las puertas y luego deslizarse en la cama. Nadie sabría que él había estado
fuera.

Pero la única persona en la academia que le había mostrado la menor amabilidad


estaba del otro lado de la puerta de la biblioteca. Había sido arrastrado ahí. Quizá le
estaban‖ lavando‖ el‖ cerebro<‖ batiendo, incluso. Alex no podía sólo darse la vuelta y
dejarlo.

Alex había hecho su elección. Abrió la puerta y caminó dentro.

La biblioteca estaba vacía.

Se quedó de pie en la puerta, parpadeando. La biblioteca sólo tenía una puerta. Todas
las ventanas estaban cerradas. No había luces ni signos de que alguien hubiese estado
ahí. La armadura estaba al final de la alcoba, mirándolo mientras se movía hacia
delante. ¿Podía estar equivocado? ¿Podían la Sra. Stellenbosch y los guardias haber
entrado en una habitación diferente?

Alex volvió a la alcoba y miró detrás de la armadura, preguntándose si había una


segunda salida oculta. No había nada. Tocó la pared con un nudillo. Curiosamente

Foro de Purple Rose ~98~


Anthony Horowitz Point Blanc

parecía estar hecha de metal, pero a diferencia de la pared de las escaleras no había una
palanca, nada que indicara que había una salida.

No había nada más que pudiera hacer aquí. Alex decidió volver a su habitación antes
de que fuera descubierto.

Pero sólo había llegado al segundo piso cuando escuchó las‖ voces‖ de‖ nuevo<‖ m{s‖
guardias, caminando lentamente por el corredor. Alex vio una habitación vacía y se
deslizó dentro, una vez más agachándose fuera de la vista. Estaba en la lavandería.
Había una lavadora, una secadora y dos tablas de planchar. Al menos estaba cálido
aquí. Sintió que estaba rodeado del olor a jabón.

Los guardias pasaron, y pronto el sonido de sus pasos desapareció. Hubo un segundo
clic metálico que parecía estrecharse completamente en el corredor y Alex se dio cuenta
de que todas las puertas habían sido abiertas al mismo tiempo. Podía volver a su cama.
Se arrastró hacia fuera y se apresuró hacia delante. Sus pasos lo llevaron pasando por
la habitación de James Sprintz, contigua a la suya. Se dio cuenta de que la puerta de
James estaba abierta. Y luego una voz vino desde dentro.

— ¿Alex? —Era James.

No. No era posible. Pero alguien estaba en su habitación.

Alex miró dentro. La luz se encendió.

Era James. Estaba sentado en la cama, con la vista nublada, como si apenas se estuviera
despertando. Alex lo miró. Vestía el mismo pijama que el chico que había visto siendo
arrastrado‖en‖la‖biblioteca<‖pero‖no‖podía‖ser‖él.‖Tenía‖que‖ser‖alguien‖m{s.

— ¿Qué estás haciendo? —preguntó James.

—Pensé que había oído algo —dijo Alex.

—Pero estás vestido. ¡Y también empapado! —James miró su reloj—. Son casi las tres.
Alex estaba sorprendido de que hubiera pasado tanto tiempo. Era sólo un cuarto
después de las dos cuando él se había despertado.

— ¿Va todo bien? —preguntó.

—Sí<

Foro de Purple Rose ~99~


Anthony Horowitz Point Blanc

— ¿No‖ha<?

— ¿Qué?

—Nada. Te veré mañana.

Alex se arrastró de regreso a su propia habitación. Cerró la puerta y luego se quitó la


ropa mojada, secándose con una toalla y volviendo a la cama. Si no había sido James el
que había visto siendo arrastrado a la biblioteca, ¿Quién era? Y, sin embargo, había
sido James; estaba seguro de ello. Había escuchado el grito, visto la cojera en las
escaleras.‖Así‖que<‖¿por‖qué‖estaba‖James‖mintiendo‖ahora?

Alex cerró los ojos e intentó volver a dormir. Los movimientos de esa noche habían
creado más rompecabezas y resuelto ninguno. Pero al menos, había conseguido algo de
todo esto.

Ahora sabía cómo llegar hasta el tercer piso.

___________________
Kerplink, Kerplunk: Sonidos que hace la pelotita al chocar contra la mesa mientras rebota de un lado a
14

otro.
Bolsa Estomacal: Originalmente Mrs. Stomach-Bag. James juega con las palabras, refiriéndose a la Sra.
15

Stellenbosch.

Foro de Purple Rose ~100~


Anthony Horowitz Point Blanc

Capítulo 11
Ver para Creer

James ya se estaba comiendo su desayuno cuando Alex bajó: huevos, tocino, pan
tostado y té. Tomaba el mismo desayuno todos los días. Levantó una mano en señal de
saludo cuando Alex entró. Pero en el momento en que lo vio, Alex tuvo la sensación de
que algo andaba mal. James estaba sonriendo, pero parecía de alguna manera distante,
como si sus pensamientos estuvieran en otras cosas.

—Entonces, ¿qué fue todo eso de anoche? —preguntó James.

—No lo sé. —Alex estuvo tentado de decirle todo a James, incluso el hecho de que
estaba aquí bajo un nombre falso y que había sido enviado a espiar a la escuela. Pero
no pudo hacerlo. No aquí, tan cerca de los otros chicos—. Creo que tuve una especie de
mal sueño.

— ¿Te fuiste sonámbulo a la nieve?

—No. Me pareció ver algo, pero no pude descubrirlo. Sólo tuve una noche extraña. —
Cambió de tema, bajando la voz—. ¿Has pensado algo más sobre tu plan? —le
preguntó.

— ¿Qué plan?

—Esquiar.

—No se nos permite esquiar.

—Quiero decir... escapar.

James sonrió como si simplemente hubiera recordado sobre lo que Alex estaba
hablando.

—Oh, he cambiado de opinión —dijo.

Foro de Purple Rose ~101~


Anthony Horowitz Point Blanc

— ¿Qué quieres decir?

—Si me escapo, mi padre sólo me mandará de vuelta. No tiene sentido. También


podría sonreír y aguantarlo. De todos modos, nunca conseguiría bajar todo el camino
por la montaña. La nieve es muy fina.

Alex miró a James. Todo lo que decía era exactamente lo contrario de lo que había
dicho el día anterior. Casi se preguntaba si este era el mismo chico. Pero por supuesto
que lo era. Era tan desordenado como siempre. Los moretones decolorados ahora
estaban allí en su cara. El cabello oscuro, sus ojos azul oscuro, su piel pálida: era James.
Y, sin embargo, algo había sucedido. Estaba seguro de ello.

Entonces James se dio la vuelta, y Alex vio que la señora Stellenbosch había entrado en
la habitación, llevando puesto un vestido particularmente desagradable de color verde
lima que le llegaba hasta las rodillas.

— ¡Buenos días, chicos! —anunció—. Empezáremos las lecciones de hoy en diez


minutos. La primera lección es historia en el aula de la torre. —Se acercó a la mesa de
Alex—. James, espero que vayas a unirte a nosotros hoy.

James se encogió de hombros. —Muy bien, señora Stellenbosch.

—Excelente. Estamos estudiando la vida de Adolf Hitler. Un hombre muy interesante.


Estoy segura de que lo encontrarás de lo más valioso. —Se alejó.
Alex se volvió a James. — ¿Vas a ir a clase?

— ¿Por qué no? —James había terminado de comer—. Estoy encerrado aquí y no hay
mucho más que hacer. Tal vez debería haber ido a clase antes. No debes ser tan
negativo, Alex. — Hizo un gesto con el dedo para subrayar lo que decía—. Estás
perdiendo el tiempo.

Alex se congeló. Había visto antes ese movimiento, la forma en que había saludado con
el dedo. Joe Canterbury, el muchacho americano, había hecho exactamente lo mismo
ayer.

Los títeres que bailan en la misma cuerda.

¿Qué había sucedido la noche anterior?

Alex vio como James se marchaba con los demás. Sentía que había perdido a su único
amigo en Point Blanc, y de pronto quería estar lejos de este lugar, lejos de la montaña y

Foro de Purple Rose ~102~


Anthony Horowitz Point Blanc

de vuelta al mundo seguro de Brookland Comprehensive. Podía haber habido un


momento en que había querido esta aventura. Ahora sólo quería salir de ella.
Presionando fuerte tres veces en su reproductor de CD y M16 vendría por él. Pero no
podía hacerlo hasta que tuviera algo de que informar.

Alex sabía lo que tenía que hacer. Se levantó y salió de la habitación.

Había visto el camino la noche anterior, cuando estaba escondido en la chimenea. La


chimenea se inclinaba y giraba hacia el aire libre. Había sido capaz de ver un rayo de
luz desde el fondo. La luz de la luna. Los ladrillos fuera de la academia podrían ser
demasiado lisos para escalar, pero dentro de la chimenea estaban rotos e irregulares
con abundantes puntos de apoyo para manos y pies. Tal vez habría una chimenea en
los pisos tercero o cuarto. Pero incluso si no hubiera, la chimenea lo llevaría a la azotea
y, suponiendo que no hubiera guardias esperándole, podría ser capaz de encontrar un
camino hacia abajo.

Alex llegó a la chimenea con las dos piedras con forma de dragones. Miró su reloj. Diez
en punto. Las clases continuarían hasta el almuerzo, y nadie se preguntaría dónde
estaba. El fuego se había apagado finalmente, aunque las cenizas aún estaban calientes.
¿Vendrían algunos de los guardias a limpiarlo? Sólo tendría que mantener la esperanza
de que lo dejaran hasta la tarde. Levantó la vista hacia la chimenea. Podía ver una
rendija estrecha de color azul brillante. El cielo parecía estar muy lejos, y la chimenea
era más estrecha de lo que había pensado. ¿Qué pasaba si se queda atascado? Apartó la
idea de su cabeza, echó mano a una grieta en el ladrillo, y se impulsó.

El interior de la chimenea olía a cientos de fuegos. El hollín flotaba en el aire, y Alex no


podía respirar sin tener que se le entrara. Se las arregló para encontrar un punto de
apoyo y empujó, deslizándose un poco más para arriba. Ahora estaba atascado en el
interior, forzado a estar en una posición sentada con los pies contra una pared, con la
espalda contra la otra, y sus piernas y la parte inferior colgando en el aire. No tendría
que usar sus manos en absoluto. Sólo tenía que estirar las piernas y empujarse hacia
arriba, utilizando la presión de sus pies contra la pared para mantenerse en su lugar.

Empujo y se deslizo. Tenía que tener cuidado. Cada movimiento traía más hollín poco
a poco. Podía sentirlo en su cabello. No se atrevía a mirar hacia arriba. Si le entraba en
los ojos, le cegaría. Empujó y se deslizó de nuevo, y otra vez. No muy rápido. Si sus
pies se deslizaban fuera, caería todo el camino hacia abajo. Ya había hecho un largo
camino por encima de la chimenea. ¿Hasta dónde había llegado? Por lo menos un
piso... lo que significaba que tenía que estar a dos tercios de su camino. Si se cayera
desde esa altura, se rompería las dos piernas.

Foro de Purple Rose ~103~


Anthony Horowitz Point Blanc

La chimenea era cada vez más oscura y más estrecha. La luz en la parte superior no
parecía estar más cerca. Alex encontró difícil su maniobra. Apenas podía respirar. Su
boca entera parecía estar cubierta de hollín. Empujó de nuevo, y esta vez se golpeó las
rodillas en el ladrillo, enviándole un espasmo de dolor hasta los pies. Fijándose en su
lugar, Alex se paró y trató de sentir dónde estaba. Había una pared en forma de L que
sobresalía por encima de su cabeza. Sus rodillas se habían golpeado con la parte
inferior de la misma. Pero su cabeza estaba detrás de la sección vertical. Cualquiera
que fuese la obstrucción, efectivamente cortaba el camino por la mitad, dejando sólo el
más estrecho hueco para que los hombros de Alex y su cuerpo pasaran a través de ello.

Una vez más, la posible pesadilla de quedarse atascado cruzó por su mente. Nadie lo
encontraría. Se ahogaría en la oscuridad. Se quedaba sin aliento para respirar y el
hollín se metía. ¡Un último intento! Empujó más, sus brazos se extiende a lo largo de la
cabeza. Sintió su espalda deslizarse por la pared, el ladrillo en bruto desgarrando su
camisa. Entonces sus manos se engancharon en lo que, se dio cuenta que, debía ser la
parte superior de la L. Se puso de pie y se encontró mirando una segunda chimenea,
compartiendo la chimenea principal. Esa era la obstrucción que había escalado
rodeándola. Alex se levantó sobre la parte superior y se lanzó torpemente hacia
adelante. Más leños y cenizas interrumpieron su caída. ¡Había llegado a la tercera
planta!

Salió de la chimenea. Sólo unas semanas antes, en Brookland, había estado leyendo
acerca de los deshollinadores de las chimeneas victorianas, cómo niños tan jóvenes de
nueve años habían sido forzados a trabajar virtualmente como esclavos. Nunca había
pensado que aprendería cómo se sentían. Tosió y escupió en la palma de su mano. Su
saliva era negra. Se preguntó lo que debía parecer. Tendría que tomar un baño antes de
que fuera visto.

Se puso de pie, el tercer piso estaba tan silencioso como el primero y el segundo. El
hollín goteaba de su pelo, y por un momento estuvo ciego. Se apoyó contra una estatua
mientras se secaba los ojos. Luego miró de nuevo. Estaba apoyado en un dragón de
piedra, idéntico a uno de los de la planta baja. Miró a la chimenea. Eso también era
idéntico. De hecho...

Alex se preguntaba si no había cometido un terrible error de alguna manera. Estaba de


pie en una sala que tenía los mismos detalles que la sala de la planta baja. Estaban los
mismos corredores, la misma escalera, la misma chimenea... incluso las mismas
cabezas de animales mirando miserablemente desde las paredes. Era, como si hubiera
subido en círculo llegando otra vez a donde había empezado. Giró sobre sí mismo. No.
Aquí había una diferencia. No había puerta principal. Podía mirar para abajo hacia el
patio delantero desde la ventana. Había un guardia apoyado contra una pared,

Foro de Purple Rose ~104~


Anthony Horowitz Point Blanc

fumando un cigarrillo. Este era el tercer piso. Pero había sido construido como una
réplica perfecta del primero.

Alex se acercó de puntillas hacia adelante, preocupado de que alguien pudiera haberle
oído salir de la chimenea. Pero no había nadie alrededor. Siguió el pasillo hasta la
primera puerta. En el primer piso, esta llevaría a la biblioteca. Suavemente, un
centímetro cada vez, abrió la puerta. Llevaba a una segunda biblioteca, de nuevo, la
viva imagen de la primera. Tenía las mismas mesas y sillas, la misma armadura
protegiendo la misma alcoba. Echó un vistazo a lo largo de los estantes. Incluso tenía
los mismos libros.

Pero había una diferencia al menos, una que Alex pudiera ver. Se sentía como si se
hubiera perdido en uno de esos puzles impresos en los cómics o revistas: dos
fotografías idénticas, pero diez errores deliberados. ¿Puedes encontrarlos? El error aquí
era que había un gran equipo de televisión integrado en un estante en la pared. La
televisión estaba encendida. Alex se encontró mirando una imagen de una nueva
biblioteca. Estaba empezando a sentirse mareado. ¿Cuál era la biblioteca de la pantalla
del televisor? No podría ser esta porque Alex no se estaba viendo en ella. Así tenía que
ser la biblioteca en el primer piso.

Dos bibliotecas idénticas. Podías sentarte en una y ver la otra. Pero ¿por qué? ¿Cuál era
el asunto?

Le llevó a Alex unos diez minutos descubrir que el tercer piso entero era un calco de la
primera planta con el mismo comedor, salas de estar y de juegos. Alex se acercó a la
mesa de billar y colocó una bola en el medio. Se coló en el hueco de la esquina. La
habitación estaba en el mismo punto de vista. Una pantalla de televisión mostraba la
sala de juegos de la planta baja. Era lo mismo que con la biblioteca: una sala espiando
otra.

Volvió sobre sus pasos y subió las escaleras hasta el cuarto piso. Quería encontrar su
propio cuarto, pero primero fue al de James. Era otra copia perfecta: los mismos
posters de ciencia-ficción, el mismo móvil colgando sobre la cama, la misma lámpara
de lava sobre la misma mesa. Había incluso la misma ropa esparcida por el suelo. Así
que estas habitaciones no estaban construidas sólo para ser parecidas, estaban
cuidadosamente dispuestas. ¿Cualquier cosas que ocurriera en el piso de abajo, ocurría
en el piso de arriba? Pero, ¿significaba eso que había alguien viviendo aquí, vigilando
cada movimiento que hacía James Sprintz, haciendo todo lo que hacía? Y si fuera así,
¿había estado alguien más haciendo lo mismo por él?

Foro de Purple Rose ~105~


Anthony Horowitz Point Blanc

Alex se dirigió a la puerta de al lado. Fue como entrar en su habitación. De nuevo había
la misma cama, el mismo mobiliario, la misma televisión. La encendió. La fotografía
mostraba su habitación en el primer piso. Allí estaba el reproductor de CD, acostado en
la cama. Allí estaban sus ropas mojadas de la noche anterior. ¿Había estado alguien
observando cuando salió por la ventana y se dirigió a la noche? Alex sintió una
sacudida de alarma, luego se obligó a relajarse. Esta habitación, la copia de su
habitación, era diferente. Nadie se había trasladado aquí todavía. Podía decirlo, con
sólo mirar a su alrededor. En la cama no se había dormido. Y los más pequeños
detalles todavía no habían sido copiados. No había ningún reproductor de CD en la
habitación duplicada. Ninguna ropa mojada. Había dejado la puerta del armario de la
planta baja abierta. Aquí estaba cerrada.

Todo era como algún tipo de rompecabezas alucinante. Alex se veía obligado a pensar
en ello de principio a fin. Cada chico nuevo que había llegado a la academia era
observado. Todas sus acciones eran duplicadas. Si colgaba un cartel en la pared de su
habitación, un cartel idéntico se colgaba en una habitación idéntica. Había alguien
viviendo en esta habitación, haciendo todo lo que Alex hacía. Recordó la figura que
había visto el día anterior... alguien que llevaba lo que parecía una máscara blanca.
Quizás esa persona había estado a punto de instalarse. Pero toda la evidencia sugería
que, por la razón que fuera, no estaba aquí todavía.

Y eso aún dejaba la pregunta más grande de todas. ¿Cuál era el asunto? Espiar a los
chichos era una cosa. ¿Pero copiar todo lo que hacían?

Una puerta se cerró y oyó voces, dos hombres caminando por el pasillo exterior. Alex
se arrastró hacia la puerta y se asomó. Sólo tuvo tiempo de ver al Dr. Grief pasar a
través de una puerta con otro hombre, una figura pequeña y regordeta con una bata
blanca. Habían ido a la lavandería. Alex salió de la habitación duplicada y los siguió.

—...ha terminado el trabajo. Se lo agradezco, Sr. Baxter.

—Gracias, Dr. Grief.

Habían dejado la puerta abierta. Alex se agachó y miró por ella. Había al menos una
sección de la tercera planta que no se reflejaba en la primera. No había lavadoras o
tablas de planchar aquí.

En cambio, Alex se encontró mirando a una habitación con una hilera de lavabos y un
segundo juego de puertas que llevan a una completa sala de operaciones al menos dos
veces más grande que la lavandería del primer piso. En el centro de la habitación había
una mesa de operaciones. Las paredes estaban forradas de estanterías con material

Foro de Purple Rose ~106~


Anthony Horowitz Point Blanc

quirúrgico, productos químicos, y dispersadas por la superficie, lo que parecía


fotografías en blanco y negro.

¡Una sala de operaciones! ¿Cuál era su papel en este extraño y diabólico


rompecabezas? Los dos hombres habían entrado en ella y conversaban entre sí, de pie,
Grief con una mano en el bolsillo. Alex eligió ese momento, y entonces se deslizó en el
cuarto exterior, en cuclillas al lado de uno de los sumideros. El segundo conjunto de
puertas estaba abierto. Desde allí podía ver y escuchar mientras los otros hablaban.

—Así que... Espero que estés contento con la última operación. —Fue el señor Baxter el
que habló. Se había dado media vuelta hacia las puertas, y Alex pudo ver una cara
redonda y fofa con el pelo amarillo y un bigote fino. Baxter llevaba una corbata de lazo
y un traje a cuadros debajo de su bata blanca. Alex nunca había visto a ese hombre
antes. Estaba seguro de ello. Y, sin embargo, sintió que lo conocía. ¡Otro rompecabezas!

—Totalmente —respondió el Dr. Grief—. Lo vi tan pronto como salió de las vendas. Lo
has hecho muy bien.

—Siempre fui el mejor. Pero eso es por lo que pagaste. —Baxter se rió entre dientes. Su
voz era zalamera—. Y ya que tratamos del tema, tal vez deberíamos hablar sobre mi
pago final.

—Ya se te ha pagado la suma de un millón de dólares.

—Sí, Dr. Grief. —Baxter sonrió—. Pero estaba preguntándome si no podrías pensar en
algo‖como‖un‖pequeño<‖plus.

—Pensé que teníamos un acuerdo. —El Dr. Grief giró la cabeza muy lentamente. Las
gafas de color rojo se centraron en el otro hombre como reflectores.

—Teníamos un acuerdo para mi trabajo, sí. Pero mi silencio es otra cosa. Estaba
pensando en otro cuarto de millón. Dado el tamaño y el alcance de su Proyecto
Géminis, no es mucho pedir. Entonces me retiraré a mi casita en España y nunca
volverá a saber de mí otra vez.

— ¿Nunca oiré de usted otra vez?

—Lo prometo.

Dr. Grief asintió con la cabeza. —Sí. Creo que es una buena idea.

Foro de Purple Rose ~107~


Anthony Horowitz Point Blanc

Su mano salió de su bolsillo. Alex vio que sostenía una pistola automática con un
grueso silenciador que sobresalía del cañón. Baxter estaba todavía sonriendo cuando
Grief le disparó una vez, en el centro de la frente. Se cayó a sus pies y sobre la mesa de
operaciones. Se quedó quieto.

Dr. Grief bajó el arma. Se acercó a un teléfono, lo recogió, y marcó un número. Hubo
una pausa mientras su llamada era contestada. Entonces...

—Soy Grief. Tengo un poco de basura en la sala de operaciones que debe ser
eliminada. ¿Podrías informar por favor al equipo de eliminación? —Colgó el teléfono y
mirando por última vez a la figura que estaba todavía en la mesa de operaciones, se
dirigió al otro lado de la habitación. Alex lo vio apretar un botón. Una sección de la
pared se abrió para revelar un ascensor en el otro lado. El Dr. Grief entró. Las puertas
se cerraron.

Alex se incorporó, demasiado pasmado para pensar con claridad. Se tambaleó hacia
adelante y entró en la sala de operaciones. Sabía que tenía que actuar rápido. El equipo
de eliminación que el Dr. Grief había solicitado estaría en camino. Pero quería saber
qué tipo de operaciones se llevaban a cabo aquí. El Sr. Baxter había sido probablemente
el cirujano. Pero ¿para qué tipo de trabajo le habían pagado un millón de dólares?

Tratando de no mirar el cuerpo, Alex miró a su alrededor. En un estante había una


colección de bisturís, más horribles que cualquier que hubiera visto en su vida, las
hojas eran tan finas que casi se podía sentir su toque con sólo mirarlas. Había rollos de
gasas, jeringas y botellas que contenían diferentes líquidos. Pero nada que dijera para
lo que Baxter había sido contratado. Alex se dio cuenta de que era inútil. No sabía nada
de medicina. Esta habitación se podría haber utilizado para cualquier cosa desde quitar
una uña encarnada del dedo del pie hasta cirugía del corazón en toda regla.

Y entonces vio las fotografías. Se reconoció a sí mismo, tendido en una cama que sabía
que conocía demasiado bien. ¡Era París! La habitación 13 del Hotel du Monde. Recordó
el edredón blanco y negro, así como la ropa que llevaba esa noche. La ropa había sido
eliminada en la mayoría de las fotografías. Cada centímetro suyo había sido
fotografiado, a veces un primer plano, a veces más amplio. En cada fotografía, sus ojos
estaban cerrados. Mirándose, Alex sabía que había sido drogado y, por primera vez,
recordó cómo la cena con la señora Stellenbosch había terminado.

Las fotografías le repugnaban. Había sido manipulado por gente que pensaba que no
valía nada en absoluto. Desde el momento en que les había conocido, le había
disgustado el Dr. Grief y su asistente de dirección. Ahora sentía puro odio. Todavía no
sabía lo que estaban haciendo. Pero eran malvados. Tenían que ser detenidos.

Foro de Purple Rose ~108~


Anthony Horowitz Point Blanc

Fue sacado de sus pensamientos por el sonido de unos pasos subiendo las escaleras. ¡El
equipo de eliminación! Miró a su alrededor y maldijo. No tenía tiempo para salir, y no
había ningún sitio en la habitación para ocultarse. Entonces recordó el ascensor. Se
acercó y con urgencia pulsó el botón. Los pasos se estaban acercando. Oyó voces. A
continuación, los paneles se abrieron. Alex entró en un habitáculo pequeño y plateado.

Había cinco botones: S, R, 1, 2 y 3. Presionó R. Sabía el suficiente francés para saber que
la R debía entenderse por Rez-de-chaussee... o primer piso. Con suerte, el ascensor lo
llevaría de vuelta a donde había empezado.

Las puertas se cerraron unos segundos antes de que los guardias entraran en la sala de
operaciones. Alex sintió que se le cerraba el estómago cuando le llevó para abajo. El
ascensor iba lento. Se dio cuenta de que las puertas podrían abrirse en cualquier lugar.
Podría verse rodeado de guardias, o por los otros chicos de la escuela. Bueno ya era
demasiado tarde. Había hecho su elección sin pensar.

Sólo tendría que hacer frente a todo aquello con lo que se encontrara.

Pero tuvo suerte. Las puertas se abrieron para revelar la biblioteca. Alex asumió que
esta era la biblioteca real, y no la otra copia. La habitación estaba vacía. Salió del
ascensor, se dio la vuelta. Estaba frente al cenador. Las puertas del ascensor formaban
la pared del cenador. Estaban camuflados con brillantez, con la armadura partida
ahora exactamente en dos, una mitad a cada lado. Mientras las puertas se cerraban de
forma automática, la armadura se deslizaba de nuevo juntándose de nuevo,
completando el disfraz. A pesar de sí mismo, Alex tuvo que admirar la simplicidad de
todo. Todo el edificio era una caja impresionante de trucos.

Alex se miró las manos. Todavía estaban sucias. Casi había olvidado que estaba
completamente cubierta de hollín. Salió de la biblioteca, tratando de no dejar huellas
negras sobre la alfombra. Después se apresuró para regresar a su habitación. Cuando
llegó, tuvo que recordarse que se trataba efectivamente de su cuarto y no de la copia
situada dos pisos más arriba. Pero el reproductor de CD estaba allí, y eso era lo que
más necesitaba.

Sabía lo suficiente. Era hora de llamar a la caballería. Apretó el botón de avance rápido
tres veces, luego se fue a tomar una ducha.

Foro de Purple Rose ~109~


Anthony Horowitz Point Blanc

Capítulo 12
Tácticas Retardadas

Llovía en Londres, del tipo de lluvia que parecía nunca cesar. El temprano tráfico de la
tarde se entremezclaba, yendo a ninguna parte. Alan Blunt estaba de pie junto a la
ventana, mirando hacia la calle, cuando alguien llamó a la puerta. Se volvió casi a
regañadientes como si la ciudad húmeda en su máxima expresión ejerciera una
influencia sobre él. La Señora Jones entró. Llevaba una hoja de papel. Cuando Blunt se
sentó tras su escritorio, se dio cuenta de las palabras MUY URGENTE impreso en rojo
en la parte superior.

―Hemos‖oído‖de‖Alex‖―dijo‖la‖Señora‖Jones.

―‖¿Ah,‖sí?

―Smithers‖ le‖ puso‖ un‖ transmisor‖ euro‖ satélite‖ construido‖ en‖ un‖ reproductor‖ de‖ CD‖
portátil. Alex nos envió una señal esta mañana, a las 11:27 horas, de su horario.

―‖¿Lo‖que‖quiere‖decir‖que...?

―O‖tiene‖problemas,‖o‖ha‖averiguado‖que‖van‖tras‖él.‖De‖cualquier‖manera,‖tenemos‖
que sacarlo.

―Me‖pregunto...‖―Blunt‖se‖recostó‖sobre‖el‖sillón,‖sumido‖en‖sus‖pensamientos.‖Como‖
un hombre joven, había ganado honores en Matemáticas en la Universidad de
Cambridge. Treinta años después, aún veía la vida como una serie de cálculos
complicados―,‖¿Alex‖ha‖estado‖en‖Point‖Blanc‖por‖‖cu{nto‖tiempo?‖―preguntó.

―Una‖semana.

―Según‖ recuerdo,‖ no‖ quería‖ ir.‖ Según‖ Sir‖ David‖ Friend,‖ su‖ comportamiento en
Haverstock Hall fue, al decir por lo menos, antisocial. ¿Sabías que hirió al amigo de su
hija con un dardo paralizante? Al parecer, también estuvo a punto de morir en un
accidente ferroviario.

Foro de Purple Rose ~110~


Anthony Horowitz Point Blanc

La‖Señora‖Jones‖se‖sentó.‖―‖¿Qué‖est{s‖diciendo‖Alan?‖―exigió.

―Sólo‖que‖Alex‖puede‖no‖ser‖cien‖por‖cien‖fiable.

―Envió‖el‖mensaje‖―la‖Señora‖Jones‖no‖pudo‖mantener‖la‖exasperación‖en‖su‖voz.―‖
Por lo que sabemos podría estar en serios problemas. Le dimos el dispositivo como
señal de alarma, para hacernos saber si necesitaba ayuda. No podemos sentarnos sin
hacer nada.

―No‖ estaba‖ sugiriendo‖ eso‖ ―Alan‖ Blunt‖ miró‖ con‖ curiosidad‖ a‖ su‖ cabeza‖ de‖
operaciones.―‖ No‖ estar{s‖ formando‖ una‖ especie‖ de‖ apego‖ a‖ Alex,‖ ¿verdad?‖
―preguntó.

La Señora Jones desvió la mirada.‖―No‖seas‖ridículo.

―Parece‖que‖te‖preocupas‖por‖él.

―‖¡Tiene‖catorce‖años,‖Alan!‖¡Es‖un‖niño,‖por‖el‖amor‖de‖Dios!

―Solías‖tener‖hijos.

―Sí‖―la‖Señora‖Jones‖giró‖su‖cara‖hacia‖él‖de‖nuevo―.‖Tal‖vez‖eso‖hace‖la‖diferencia.‖
Pero debes admitir que es especial. No tenemos otro agente como él. ¡Un chico de
catorce años! La perfecta arma secreta. Mis sentimientos hacia él no tienen nada que
ver con eso. No podemos permitirnos el lujo de perderlo.

―Es‖ que‖ no‖ quiero‖ tropezar‖ con‖ Point‖ Blanc‖ sin‖ ningún‖ tipo de información sólida
―dijo‖Blunt―.‖En‖primer‖lugar,‖es‖Francia‖de‖lo‖que‖estamos‖hablando,‖y‖sabes‖cómo‖
son los franceses. Si nos ven invadiendo su territorio, nos patearán y liarán un
escándalo de infierno. En segundo lugar, Grief se ha apoderado de algunos niños de
las familias más ricas del mundo. Si vamos asaltando con SAS, o lo que sea, la cosa es
que podría estallar en un incidente internacional.

―Querías‖una‖prueba‖de‖que‖el‖colegio‖estaba‖relacionado‖con‖las‖muertes‖de‖Roscoe‖e‖
Ivanov‖―dijo‖la Señora‖Jones―.‖Alex‖puede‖tenerla.

―Es‖ posible‖ que‖ lo‖ tenga‖ y‖ es‖ posible‖ que‖ no.‖ Un‖ retraso‖ de‖ veinticuatro‖ horas‖ no‖
debería de marcar la diferencia.

―‖¿Veinticuatro‖horas?

Foro de Purple Rose ~111~


Anthony Horowitz Point Blanc

―Pondremos‖una‖unidad‖en‖estado‖de‖alerta.‖Pueden‖estar‖vigilando‖las‖cosas.‖Si‖Alex
está en problemas, lo descubriremos lo suficientemente pronto. Podría jugar a nuestro
favor si se las ha apañado para revolver las cosas. Es exactamente lo que queremos.
Forzar a Grief a mostrar su mano.

―‖¿Y‖si‖Alex‖contacta‖con‖nosotros‖otra‖vez?

―Entonces‖entraremos.

―Podría‖ser‖demasiado‖tarde.

―‖ ¿Para‖ Alex?‖ ―Blunt‖ no‖ mostró‖ emoción‖ ninguna―.‖ Estoy‖ seguro‖ de‖ que‖ no‖ nos‖
tenemos que preocupar por él, Señora Jones. Puede cuidar de sí mismo.

El teléfono sonó, y Blunt respondió. La discusión había terminado. La Señora Jones se


levantó y se fue a hacer los arreglos para una unidad SAS para volar a Ginebra. Blunt
estaba en lo cierto, por supuesto. Las tácticas retardadas podrían funcionar a su favor.
Claramente con los franceses. Descubrir lo que estaba pasando. Y sólo eran
veinticuatro horas.

Sólo tenía que esperar que Alex sobreviviera ese tiempo.

***
Alex se encontraba tomando su desayuno por su cuenta. Por primera vez, James
Sprintz había decidido unirse a los otros chicos. Allí estaban, seis de ellos, de pronto los
mejores amigos. Alex miró cuidadosamente al muchacho que había sido su amigo,
intentando ver qué había cambiado en él. Sabía la respuesta. Era todo y nada.

James era exactamente el mismo y completamente diferente al mismo tiempo.

Terminó‖su‖comida‖y‖se‖levantó.‖James‖le‖gritó:‖―‖¿Por‖qué‖no‖vienes‖esta‖tarde‖Alex?‖
Es Latín.

Alex‖sacudió‖la‖cabeza.‖―El‖Latín‖es‖una‖pérdida‖de‖tiempo.

―‖¿Eso‖es‖lo‖que‖piensas?‖―James‖no‖pudo impedir la entrada del desprecio en su voz,


y por un momento Alex se sobresaltó. Sólo por un segundo, no había sido James quien
estaba hablando para nada. Había sido James quien había movido su boca, pero había
sido el doctor Grief quien decía esas palabras.

Foro de Purple Rose ~112~


Anthony Horowitz Point Blanc

―Disfrútalo‖―dijo‖Alex.‖Se‖apresuró‖a‖salir‖de‖la‖habitación.

Ya habían pasado más de veinte horas desde que había pulsado el avance rápido del
discman. Alex no estaba seguro de lo que había estado esperando. Una flota de
helicópteros que volaban con la bandera del Reino Unido hubiera sido tranquilizadora.
Pero hasta ahora no había sucedido nada. Incluso se preguntó si la señal de alarma
había funcionado. Al mismo tiempo, se sintió molesto consigo mismo.

Había visto a Grief disparar al hombre llamado Baxter en la sala de operaciones, y


sentía pánico. Sabía que Grief era un asesino. Sabía que la academia era mucho más
que terminar la escuela. Pero aún no tenía todas las respuestas. ¿Qué era exactamente
lo que el Doctor Grief iba a hacer? ¿Había sido el responsable de las muertes de
Michael J. Roscoe y Viktor Ivanov, y si era así, por qué?

El hecho era que no sabía lo suficiente. Y para cuando llegó M16, el cuerpo de Baxter
había sido enterrado en alguna parte de la montaña y no había nada que sugiriera que
algo iba mal. Alex parecería un tonto. Casi podía imaginar al Doctor Grief contando su
versión‖de‖los‖hechos<

―Sí.‖Hay‖una‖sala‖de‖operaciones‖aquí.‖Fue‖construida‖hace‖años.‖Nunca‖usamos‖las‖
dos plantas superiores. Hay un ascensor, sí. Fue construido antes de que llegásemos.
Le explicamos a Alex lo de los guardias armados. Ellos están aquí para su protección.
Pero como pueden ver, señores, no hay nada desagradable ocurriendo aquí. Los otros
chicos están bien. ¿Baxter? No, yo no conozco a nadie con ese nombre. Es evidente que
Alex ha estado teniendo pesadillas. Estoy sorprendido de que fuera enviado aquí para
espiarnos. Quisiera pedirle que se lo llevara con usted cuando se vaya...
Tenía que encontrar más, y eso significaba volver hasta el tercer piso. O tal vez bajar.

Alex recordó las letras del ascensor. R para Rez de chaussee16, la S debería significar
Sous Sol17.

Se acercó a la clase de latín y miró por la puerta entreabierta. El Doctor Grief estaba
fuera de la vista, pero Alex podía oír su voz.

―Felix‖qui potuit rerum cognoscere causus18...

Se oyó el sonido de unos arañazos, de tiza en la pizarra. Y ahí estaban los seis chicos,
sentados en sus escritorios, escuchando con atención. James estaba sentado entre Hugo
y Tom, tomando nota. Alex miró el reloj. Les quedaba una hora más allí. Se iría por su
cuenta.

Foro de Purple Rose ~113~


Anthony Horowitz Point Blanc

Volvió por el pasillo y se metió en la biblioteca. Se había despertado oliendo


ligeramente a hollín y no tenía la intención de hacer el camino de vuelta por la
chimenea. En su lugar, cruzó por la armadura. Ahora sabía que la alcoba ocultaba un
par de puertas del ascensor. Se podían abrir desde el interior. Probablemente habría
algún tipo de control externo también.

Le tomó unos cuantos minutos encontrarlo. Había tres botones integrados en la coraza
de la armadura. Incluso de cerca los botones parecían parte de la coraza... algo que un
caballero medieval habría usado para amarrar con una correa las cosas. Pero cuando
Alex pulsó el botón del medio, se trasladó. Un momento más tarde, la armadura se
dividió y se encontró mirando a la espera del ascensor.

Esta vez fue hacia abajo, no hacia arriba. El ascensor parecía viajar un largo camino,
como si el sótano del edifico hubiese sido construido bajo tierra. Por último, las puertas
se abrieron de nuevo. Alex giró por un pasillo con azulejos que le recordaba un poco a
la estación de metro de Londres. El aire era frío ahí abajo. El pasaje estaba iluminado
por bombillas desnudas, atornillados en el techo a intervalos.

Miró, y a continuación, se agachó. Un guardia estaba sentado en una mesa al final del
pasillo, leyendo un periódico. ¿Habría escuchado las puertas del ascensor abrirse? Alex
se inclinó hacia delante de nuevo. El guardia estaba absorto en las páginas de deportes.

No se había movido. Alex se arrastró y se alejó por el pasillo lejos de él. Llegó a la
esquina y giró hacia otro pasillo forrado con puertas de acero. No había nadie más a
simple vista.

¿Dónde estaba? Tenía que haber algo por aquí o no habría necesidad de un guardia.
Alex se acercó a la puerta más cercana. Había una mirilla fijada en la parte delantera, y
miró a través de ella, encontrándose con una celda desnuda, blanca con dos literas, un
inodoro y un lavabo. Había dos chicos en la celda. A uno que nunca antes lo había
visto, pero reconoció al otro. Era el muchacho pelirrojo, Tom McMorin. ¡Pero él había
visto a Tom en la clase de Latín hace apenas unos minutos! ¿Qué estaba haciendo allí?
Alex se trasladó a la celda de al lado. En esta también había dos chicos. Uno de ellos
era rubio, con ojos azules y pecas. Una vez más, reconoció al otro. Era Jamen Sprintz.
Alex examinó la puerta. Había dos pestillos, pero por lo que pudo ver, no había llave.

Se echó hacia atrás y tiró del pomo hacia abajo. La puerta se abrió. Entró.

James‖se‖puso‖de‖pie,‖asombrado‖de‖verlo.‖―‖¡Alex!‖¿Qué‖est{s‖haciendo‖aquí?

Foro de Purple Rose ~114~


Anthony Horowitz Point Blanc

Alex‖cerró‖la‖puerta.‖―No‖tenemos‖mucho‖tiempo‖―dijo.‖Habló‖en‖voz‖baja,‖aunque‖
había‖pocas‖posibilidades‖de‖que‖lo‖escucharan―.‖¿Qué‖te‖ha‖pasado?

―Vinieron‖ por‖ mí‖ la‖ pasada‖ noche‖ ―dijo‖ James―.‖ Me‖ sacaron‖ de‖ la‖ cama‖ y‖ me‖
metieron en la biblioteca. Había una especie de ascensor...

―Detr{s‖de‖la‖armadura.

―Sí.‖ No‖ sabía‖ lo‖ que‖ estaban‖ haciendo.‖ Pensé‖ que‖ me‖ iban‖ a‖ matar.‖ Pero‖ luego‖ me‖
dejaron aquí.

―‖¿Has estado aquí durante dos días?

―Sí.

Alex‖ negó‖ con‖ la‖ cabeza.‖ ―Te‖ vi‖ hace‖ quince‖ minutos‖ desayunando‖ en‖ el‖ piso‖ de‖
arriba.

―Nos‖ han‖ hecho‖ un‖ duplicado‖ ―el‖ otro‖ chico‖ habló‖ por‖ primera‖ vez.‖ Tenía‖ acento‖
americano―.‖ ¡A‖ todos‖ nosotros!‖ No‖ sé‖ cómo‖ lo‖ han‖ hecho ni por qué. Pero eso es lo
que‖han‖hecho‖―miró‖hacia‖la‖puerta‖con‖furia‖en‖los‖ojos―.‖He‖estado‖aquí‖durante‖
meses. Mi nombre es Paul Roscoe.

―‖¡Roscoe!‖¿Tu‖padre‖es...?

―Michael‖Roscoe.

Alex se quedó en silencio. No podía decirle a este chico lo que le había sucedido a su
padre y miró hacia otro lado, con miedo a que Paul lo leyera en sus ojos.

―¿Cómo‖has‖llegado‖aquí?‖―preguntó‖James.

―Escucha‖ ―dijo‖Alex.‖Hablaba‖r{pidamente‖ ahora―.‖ Fui‖enviado‖ aquí‖ por‖ M16.‖ Mi‖


nombre no es Alex Friend.

―‖¿Eres‖espía?‖―James‖se‖asustó,‖evidentemente.
Alex‖asintió‖con‖la‖cabeza.‖―Soy‖una‖especie‖de‖espía,‖supongo‖―dijo.

―Has‖ abierto‖ la‖ puerta.‖ ¡Podemos‖ salir‖ de‖ aquí!‖ ―Paul‖ Roscoe‖ se‖ puso‖ de‖ pie,‖ listo‖
para moverse.

Foro de Purple Rose ~115~


Anthony Horowitz Point Blanc

―‖¡No!‖―Alex‖levantó‖las‖manos―.‖Tienes‖que‖esperar. No hay ningún camino en la


montaña. Quédate aquí y volveré con ayuda. Te lo prometo. Es la única manera.

―No‖puedo...

―Tienes‖que‖hacerlo.‖Confía‖en‖mí,‖Paul.‖Voy‖a‖tener‖que‖cerrarla‖de‖nuevo,‖para‖que‖
nadie sepa que he estado aquí. Pero no será por mucho tiempo. ¡Volveré!

Alex no podía esperar a ningún argumento más. Volvió hacia la puerta y la abrió.
La señora Stellenbosch estaba fuera.

A penas tuvo tiempo de registrar el impacto de verla. Intentó abrir la mano para
protegerse a sí mismo, para poner su cuerpo en posición de patada de kárate. Pero ya
era demasiado tarde. Su brazo salió disparado, el talón de ella iba hacia su cara. Alex
sintió cada hueso de su cuerpo como un sonajero. La luz blanca estalló tras sus ojos.
Entonces estaba fuera.

___________________
16 Rez de chaussee: Planta baja en francés.
17 Sous Sol: Sótano en francés.
18 Felix qui potuit rerum cognoscere causus: Feliz aquel que está capacitado para descubrir las causas de

las cosas.

Foro de Purple Rose ~116~


Anthony Horowitz Point Blanc

Capítulo 13
Cómo controlar al Mundo

— ¡ABRE LOS OJOS, ALEX! ¡El Dr. Grief desea hablar contigo!

Las palabras vinieron atravesando un océano. Alex gimió y trató de levantar la cabeza.
Estaba tirado en el suelo, con los brazos atados detrás de la espalda. Todo el lateral de
la cara lo sentía amoratado e hinchado, y en su boca estaba el sabor de la sangre. Abrió
los ojos y esperó a que la habitación dejara de dar vueltas. La Señora Stellenbosch
estaba de pie delante de él, con su puño relajado en la otra mano. Alex recordó la
fuerza del golpe que lo había noqueado. Su cabeza entera palpitaba, y recorrió la
lengua por los dientes para ver si faltaba alguno. Era una suerte que hubiera rodado
con el puñetazo. De otra manera, probablemente le habría roto el cuello.

El Dr. Grief estaba sentado en su silla dorada, mirando a Alex con lo que posiblemente
hubiera sido curiosidad o repugnancia, o quizás un poco de ambas. No había nadie
más en la habitación. Todavía estaba nevando fuera, y un pequeño fuego ardía en la
chimenea. Las llamas no eran tan rojas como los ojos del Dr. Grief.

—Nos has causado grandes inconvenientes —dijo.

Alex enderezó la cabeza. Intentó mover las manos, pero se las habían atado juntas a la
silla.

—Tu nombre no es Alex Friend. No eres el hijo de Sir David Friend. Tu nombre es Alex
Rider, y trabajas para el servicio secreto británico. —El Dr. Grief simplemente relataba
hechos. No había ninguna emoción en su voz.

—Tenemos micrófonos ocultos en las celdas —explicó la Señora Stellenbosch. —


Algunas veces nos es útil para oír las conversaciones entre nuestros jóvenes huéspedes.
Todo lo que has dicho lo ha oído el guardia que me ha informado.

—Has malgastado nuestro tiempo y nuestro dinero —continuó el Dr. Grief—. Por lo
que serás castigado. No es un castigo del que vayas a sobrevivir.

Foro de Purple Rose ~117~


Anthony Horowitz Point Blanc

Las palabras eran frías y rotundas, y Alex sintió el miedo que le provocaban. Corrió
por su flujo sanguíneo, hasta acercarse a su corazón. Respiró profundamente,
obligándose a permanecer bajo control. Había avisado al M16. Debían estar de camino
a Point Blanc. Puede que ahora aparecieran en cualquier minuto. Sólo tenía que ganar
tiempo.

—No pueden hacerme nada —dijo.

La Señora Stellenbosch parpadeó, y casi lo lanza hacia atrás cuando la parte posterior
de su mano le golpeó en un lado de la cabeza. Sólo la silla lo mantuvo derecho.

—Cuando hables con el director, te referirás a él como Dr. Grief —dijo.

Alex miró alrededor, con los ojos acuosos.

—No puede hacerme nada, Dr. Grief —dijo—. Lo sé todo. Sé lo del Proyecto Géminis.
Y ya le he contado a Londres lo que sé. Si me hace algo, lo matarán. Están de camino
hacia aquí.

El Dr. Grief sonrió, y en ese mismo instante Alex supo que nada de lo que dijera
cambiaría lo que estaba a punto de pasarle. El hombre estaba demasiado seguro de sí
mismo. Era como un jugador de póker que no sólo se las arreglaba para ver todas las
cartas sino que también robaba los cuatro ases para él.

—Probablemente tus amigos estén de camino —dijo—. Pero no creo que les hayas
contado nada. Hemos mirado en tu equipaje y hemos encontrado el dispositivo de
transmisión oculto en el Discman. Advierto también que es una ingeniosa sierra
eléctrica. Pero como trasmisor, puede enviar una señal pero no un mensaje. Cómo te
hayas enterado de lo que es el Proyecto Géminis no me interesa. Doy por hecho que
oíste el nombre de refilón mientras escuchabas a escondidas detrás de una puerta.

Deberíamos haber sido más cuidadosos, pero que el servicio de inteligencia británico
enviara‖un‖niño<‖era‖algo‖que‖no‖podíamos‖esperarnos.‖Déjanos‖presuponer‖que‖tus‖
amigos llamarán. No encontrarán que vaya nada mal. Tú mismo habrás desaparecido.
Les diré que huiste. Diré que mis hombres te están buscando incluso en ese momento,
pero que mucho me temo que habrás muerto de una muerte fría y lenta en la montaña.

Nadie se imaginará lo que he hecho aquí. El Proyecto Géminis será un éxito. Ya es un


éxito. E incluso si tus amigos toman la decisión de matarme por su cuenta, no habrá
diferencia. No me pueden matar, Alex. El mundo ya es mío.

Foro de Purple Rose ~118~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Quiere decir, que pertenece a los chicos a los que ha contratado para actuar como
dobles —dijo Alex.

— ¿Contratado? —El Dr. Grief murmuró unas palabras a la señorita Stellenbosch en un


áspero y gutural lenguaje. Alex supuso que debía ser Afrikaans19. Sus gruesos labios se
separaron y se rió, mostrando unos dientes duros y descolorados.

— ¿Eso es lo que piensas? —preguntó el Dr. Grief—. ¿Eso es lo que crees?

—Los‖he‖visto<

—No sabes lo que has visto. ¡No entiendes mi genialidad! Tu pequeña mente no puede
ni empezar a comprender lo que he logrado. —El Dr. Grief estaba respirando
fuertemente. Parecía llegar a una decisión—. Es muy excepcional para mí entablar un
“cara‖ a‖ cara‖ con‖ el‖ enemigo”‖ —dijo—. Siempre me ha frustrado que nunca podré
comunicar al mundo la brillantez de lo que he hecho. Bueno, desde que te tengo aquí,
una audiencia cautiva, si se puede decir así, puedo permitirme el lujo de describir el
Proyecto Géminis. Y cuando te vayas, gritando, a tu muerte, entenderás que nunca
hubo ninguna esperanza para ti. Que no puedes esperar rebelarte contra un hombre
como yo y ganar. Quizás eso lo hará más fácil para ti.

—Voy a fumar, si no le importa, Doctor —dijo la Señora Stellenbosch. Cogió sus


cigarrillos y encendió uno. El humo danzó enfrente de sus ojos.

—Soy, como estoy seguro que sabes, Sudafricano —empezó el Dr. Grief—. Los
animales del hall y de esta habitación son todos souvenirs de mi época allí, cazados en
safari. Todavía añoro mi tierra. Es el lugar más bonito de la tierra. Lo que
probablemente no sepas, sin embargo, es que durante muchos años fui uno de los
primeros bioquímicos de Sudáfrica. He encabezado el departamento de biología en la
Universidad de Johannesburgo. Más tarde ejecuté el Programa del Instituto Cíclope
para la Investigación Genética en Pretoria. Pero el peso de mi carrera comenzó cuando,
aunque aún tenía veintitantos años, John Vorster, el Presidente de Sudáfrica, me
nombró Ministro de Ciencia.

—Ya ha dicho que me va a matar —dijo Alex—, pero no creí que eso significara que iba
matarme de aburrimiento.

La Señora Stellenbosch tosió en su cigarro y avanzó hacia Alex, con el puño cerrado.
Pero el Dr. Grief la paró.

Foro de Purple Rose ~119~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Deja que el chico tenga su pequeño chiste —dijo—. Tendremos suficiente dolor para
él, más tarde.

La asistente del director miró a Alex con ira, pero volvió a su sitio. El Dr. Grief
continuó.

—Te estoy contando esto, Alex, sólo porque te ayudará a entender. Quizás no sepas
nada sobre Sudáfrica. Los escolares ingleses son, como he encontrado, los más vagos e
ignorantes del mundo. ¡Todo eso cambiará! Pero permíteme que te cuente un poco
sobre mi país, como era cuando era joven. Las personas blancas de Sudáfrica controlan
todo. Bajo las leyes que son conocidas por el mundo como discriminantes, a las
personas negras no se les permite compartir con los blancos los baños, restaurantes,
campos de deporte, o bares. Tienen que llevar pases. Son tratados como animales.

—Es horrible —dijo Alex.

— ¡Era maravilloso! —murmuró la Señora Stellenbosch.

—Ciertamente era perfecto —estuvo de acuerdo el Dr. Grief—. Pero cuando los años
pasaron, empecé a ser consciente de que también sería por poco tiempo. La revuelta de
Soweto20, la creciente resistencia, y el rumbo del mundo entero, incluyendo tu apestoso
país‖ conspirando‖ contra‖ nosotros<‖ Sabía‖ que‖ los‖ blancos‖ de‖ Sud{frica‖ estaban‖
sentenciados, e incluso adiviné el día en el que el poder recaería sobre las manos de un
hombre como Nelson Mandela.

— ¡Un criminal! —añadió la Señora Stellenbosch. El humo salía de sus fosas nasales.
Alex no dijo nada. Estaba muy claro que tanto el Dr. Grief como su asistente estaban
locos. Lo locos que estaban se volvía más claro con cada palabra que decían.

—Miré al mundo —dijo el Dr. Grief—, y comencé a ver lo débil y patético que estaba
empezando a ser. ¿Cómo pudo pasar que un país como el mío, se le diera gente que no
tenía ni idea de dirigirlo? ¿Y por qué el resto del mundo estaba decidido a permitir
eso? Miré a mi alrededor y vi que la gente de América y Europa se había vuelto
estúpida y patética. La caída del muro de Berlín sólo empeoró las cosas. Siempre había
admirado a los rusos, pero rápidamente se infectaron con la misma enfermedad. Y
pensaba‖para‖mí‖mismo:‖“Si‖yo‖controlara‖el‖mundo,‖qué‖fuerte‖sería.‖Cu{nto‖mejor<”

—Para usted, quizás, Dr. Grief —dijo Alex—. Pero para nadie más.
Grief lo ignoró. Sus ojos detrás de los cristales rojos, estaban brillantes.

—Ha sido el sueño de unos cuantos hombres controlar el mundo —dijo—. Hitler era

Foro de Purple Rose ~120~


Anthony Horowitz Point Blanc

uno. Napoleón era otro. Stalin, quizás, el tercero. ¡Grandes hombres! ¡Hombres
extraordinarios! Pero dominar el mundo en el siglo XXI requiere algo más que fuerza
militar. El mundo es un lugar mucho más complicado ahora. ¿Dónde reside el
verdadero poder? Oh, sí, en los políticos. Los Primeros Ministros y Presidentes. Pero
también encontrarás poder en la industria, en la ciencia, en los medio de comunicación,
en‖el‖petróleo,‖en‖Internet<‖La‖vida‖moderna‖es‖un‖gran‖tapiz,‖y‖si‖quieres‖controlarlo‖
todo, debes aferrar cada hilo. Esto es lo que decidí hacer, Alex. Y fue porque mi
posición exclusiva en el único lugar que era Sudáfrica, y fui capaz de intentarlo —Grief
cogió aire—. ¿Sabes algo sobre trasplante nuclear? —preguntó.

—No sé nada —dijo Alex—. Pero como dijo usted, soy un chico de colegio. Vago e
ignorante.

—Hay otra palabra para ello. ¿Has oído hablar de clonación?


Alex casi se echa reír.

— ¿Se refiere como la oveja Dolly?

—Para ti puede ser una broma, Alex. Algo sacado de la ciencia ficción. Pero los
científicos han estado investigando la manera de crear réplicas de ellos mismo durante
más de cien años. La palabra en sí misma es griega.

—El término griego para vástago —murmuró la Señora Stellenbosch.

—Piensa en cómo una ramita empieza como una sola pero luego se divide en dos —
continuó Grief—. Eso es exactamente lo que se ha logrado con los lagartos, con los
erizos de mar, con los renacuajos y las ranas, como los ratones y, sí, el 5 de julio de
1996, con una oveja. La teoría es bastante simple. El trasplante nuclear: coger el núcleo
de un huevo y recolocarlo en una célula cogida de un adulto. No te aburriré con los
detalles, Alex. Pero no es una broma. Dolly fue la copia perfecta de una oveja que había
muerto seis años antes. Fue el resultado de no menos de cien años de experimentación.

Y en todo ese tiempo, los científicos compartieron un mismo sueño: clonar a un adulto
humano.‖Y‖bueno<‖¡He‖logrado‖ese‖sueño!

Se paró.

—Si quiere una ovación de aplausos, tendrá que quitarme las esposas —dijo Alex.

—No quiero aplausos —gruñó Grief—. No de ti. Lo que quiero de ti es tu vida, y eso es
lo que cogeré.

Foro de Purple Rose ~121~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Así que, ¿a quién ha clonado? —preguntó Alex—. Espero que no sea a la Señora
Stellenbosch. Habría pensado que con una de ella es más que suficiente.

— ¿A quién crees? ¡Me he clonado a mí mismo! —El Dr. Grief agarró los brazos de su
silla, como un rey en el trono de su propia imaginación—. Veinte años atrás empecé mi
trabajo —explicó—. Te lo dije, yo era ministro de ciencia. He tenido todo el equipo y el
dinero que he necesitado. Además, ¡era Sudáfrica! Las reglas que obstaculizaban a los
otros científicos por todo el mundo no se aplicaban a mí. Era capaz de usar seres
humanos, prisioneros políticos, para mis experimentos. Todo se hacía en secreto.

Trabajé sin descanso durante veinte años. Y luego, cuando estuve preparado, robé una
gran cantidad de dinero del gobierno de Sudáfrica y me vine aquí. Eso fue en 1981. Y
seis años después, casi una década entera antes de que los científicos ingleses
maravillaran al mundo clonando a una oveja, hice algo mucho, mucho más
extraordinario<‖ aquí,‖ en‖ Point‖ Blanc.‖ Me‖ cloné‖ a‖ mí‖ mismo.‖ ¡No‖ una‖ vez!‖ Dieciséis‖
veces. Dieciséis copias exactas de mí. Con mis apariencias. Mi cerebro. Mi ambición. Y
mi determinación.

— ¿También están todos ellos tan locos como usted? —preguntó Alex, y pegó un
respingo cuando la Señora Stellenbosch lo golpeó de nuevo, esta vez en el estómago.

Pero quería hacer que se enfadaran. Si se cabreaban, podían cometer errores.

—Para empezar, eran bebés —dijo el Dr. Grief—. Dieciséis bebés que crecerían hasta
ser réplicas de mí mismo. He tenido que esperar catorce años para que los bebés se
hicieran niños y los niños se volvieran adolescentes. Y aquí Eva ha sido una madre
para todos‖ellos.‖Los‖has‖conocido<‖a‖algunos‖de‖ellos.

—Tom,‖ Cassian,‖ Nicolas,‖ Hugo,‖ Joe.‖ Y‖ James<—Ahora Alex entendía porqué de


alguna manera le habían parecido el mismo.

— ¿Lo ves, Alex? ¿Tienes idea de lo que he hecho? Nunca moriré porque incluso
cuando este cuerpo se termine, viviré en ellos. Yo soy ellos y ellos son yo. Somos uno y
el mismo. —Sonrió de nuevo—. Eva me ha ayudado en todo, y también había
trabajado conmigo en el gobierno de Sudáfrica. Había trabajado en BOSS, nuestro
propio servicio secreto. Fue una de las principales interrogadoras.

— ¡Qué días aquellos! —murmuró la Señora Stellenbosch.

Foro de Purple Rose ~122~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Juntos levantamos la Academia. Porque, ya ves, ésa era la segunda parte de mi plan.
Había creado dieciséis copias de mí mismo. Pero no era suficiente. ¿Recuerdas que te
hablé sobre los hilos del tapiz? Tenía que retomarlos aquí, para atraerlos juntos.

— ¡Para reemplazarlos con copias de usted mismo! —De repente Alex lo vio todo. Era
totalmente de locos. Pero era la única manera de darle sentido a todo lo que había
visto.

El Dr. Grief asintió.

—Observé que las familias con salud y poder, frecuentemente tenían chicos
problemáticos. Los padres que no tienen tiempo para sus hijos. Hijos sin el amor de sus
padres. Esos chicos se volvieron mis objetivos, Alex. Porque, como ves, quería lo que
eso chicos tenían. Coge a un chico como Hugo Vries. Un día su padre le dejará con un
total del cincuenta por ciento en el mercado mundial de diamantes. O Tom McMorin.

Su madre tiene periódicos por todo el mundo. O Joe Canterbury. Su padre en el


Pentágono, su madre una Senadora. ¿Qué mejor para empezar una vida en la política?
¿Qué mejor que empezar incluso por el futuro presidente de los Estados Unidos? A
quince de los más prometedores chicos que han sido enviados aquí a Point Blanc, los
he reemplazado con copias de mí mismo. Alterados quirúrgicamente, por supuesto,
para que se parezcan al original.

—Baxter,‖el‖hombre‖al‖que‖disparaste<

—Has estado ocupado, Alex. —Por primera vez, el Dr. Grief pareció sorprendido—. El
difunto Sr. Baxter era un cirujano plástico. Lo encontré trabajando en Harley Street, en
Londres. Tenía deudas de juego. Fue fácil traerlo aquí bajo mi control, y su trabajo fue
operar a mi familia, cambiar sus caras, su color de piel, y sus cuerpos donde era
necesario para que se parecieran exactamente a los adolescentes que reemplazaban.

Desde el momento en que llegaron los chicos reales aquí a Point Blanc, estuvieron
sometidos a observación.

―Con‖habitaciones‖idénticas‖en‖el‖tercero y cuarto piso.

—Sí. Mis dobles eran capaces de observar sus objetivos en los monitores de televisión.
Para copiar cada movimiento. Para aprender sus gestos. Para comer como ellos. Para
hablar como ellos. En resumen, para ser ellos.

Foro de Purple Rose ~123~


Anthony Horowitz Point Blanc

Alex nunca había dejado de trabajar retorciéndose en la silla, intentando encontrar


alguna palanca en las esposas. Pero el metal estaba demasiado tirante. No se podía
mover.

— ¡Los padres sabrían que los chicos que les habían devuelto eran falsos! —insistió. —
Cualquier madre sabría que no es su hijo, incluso aunque pareciera el mismo.

La Señora Stellenbosch rió tontamente. Había acabado su cigarrillo. Ahora encendió


otro.

—Estás bastante equivocado, Alex —dijo el Dr. Grief—. Para empezar, estás hablando
de padres ocupados y obsesionados con el trabajo que no tienen ni un ratito para poner
a sus hijos en primer lugar. Y olvidas que la principal razón de que esa gente envíe a
sus hijos aquí era porque querían que cambiaran. Esa es la razón por la que todos los
padres mandan a sus hijos a los colegios privados. Oh, sí, piensan que esos colegios
cambiarán a sus hijos para mejor, más listos, más seguros de sí mismos. De hecho,
estarían decepcionados si sus hijos regresaran igual. Y la naturaleza, también, está de
nuestro lado. Un chico de catorce años abandona su casa durante seis o siete meses.

Pero cuando vuelve, la naturaleza ha dejado su marca. El chico será más alto. Será más
gordo o más delgado. Incluso su voz habrá cambiado. Es parte de la pubertad, y los
padres cuando lo vean dirán: “Oh, Tom, te has vuelto tan grande, y estás tan crecido”. Y no
sospecharán nada. De hecho, estarían preocupados si su hijo no hubiera cambiado.

—Pero Roscoe lo adivinó, ¿no? —Alex sabía que había llegado a la verdad, la razón por
la que había sido enviado allí en primer lugar. Sabía por qué Roscoe e Ivanov habían
muerto.

—Ha habido dos ocasiones cuando los padres no creyeron lo que veían —admitió el
Dr.‖Grief―,‖con‖V.‖Michael‖J.‖Roscoe‖en‖Nueva‖York.‖Y‖con‖el‖General‖Mayor‖Viktor‖
Ivanov en Moscú. Ninguno de los dos hombres adivinó completamente lo que había
pasado. Pero no estaban contentos. Discutieron con sus hijos. Hicieron demasiadas
preguntas.

—Y sus hijos le contaron a usted lo que había pasado.

—Puedes decir que me lo conté a mí mismo. Mis hijos, después de todo, son yo. Pero
sí. Michael Roscoe sabía que algo iba mal y llamó al M16 de Londres. Supongo que así
es cómo te viste desafortunadamente involucrado en esto. Tenía que pagar por tener a
Roscoe muerto como pagué por la muerte de Ivanov. Pero casi esperaba que hubiera
problemas. Dos de dieciséis no es tan catastrófico, y por supuesto, no hubo ninguna

Foro de Purple Rose ~124~


Anthony Horowitz Point Blanc

diferencia en mis planes. De muchas maneras, incluso me ayuda. Michael J. Roscoe


dejó su fortuna al completo a su hijo. Y entiendo que el presidente ruso está teniendo
un interés personal en Dimitry Ivanov, siguiendo la pérdida de su padre. En resumen,
el Proyecto Géminis ha sido un éxito sobresaliente. En unos pocos días, el último de los
chicos dejará Point Blanc para ocupar sus lugares en el corazón de sus familias. Una
vez que esté satisfecho al haber sido aceptados, tengo la intención, me temo, de tener
que deshacerme de los originales. Morirán sin dolor. Lo que no se puede decir de ti,
Alex Rider. Me has causado una gran molestia. Propongo, además, hacer todo un
ejemplo de ti. —El Dr. Grief buscó en su bolsillo y sacó un dispositivo que parecía
como un buscapersonas. Contenía un simple botón, que presionó—. ¿Cuál es la
primera lección de mañana por la mañana, Eva? —preguntó.

—Biología —contestó la Señora Stellenbosch.

—Como pensaba. ¿Quizás has estado en clases de biología dónde una rana o una rata
han sido diseccionadas, Alex? —preguntó—. Durante algún tiempo ahora, mis niños
han estado pidiendo ver una disección humana. Esto no me sorprende. Yo mismo asistí
a una disección humana a la edad de catorce años. Mañana por la mañana, a las nueve
y media, su deseo será concedido. Te llevaremos al laboratorio y te abriremos para
echarte un vistazo. No usaremos anestesia, y será interesante ver cuánto sobrevives
hasta que tu corazón deje de latir. Y después, por supuesto, diseccionaremos tu
corazón.

— ¡Está enfermo! —gritó Alex. Ahora casi se estaba batiendo a golpes en la silla,
intentando romper la madera, intentando romper las esposas. Pero estaba desesperado.
El metal le cortaba. La silla se bamboleaba pero permanecía de una pieza—. ¡Es usted
un lunático!

— ¡Soy un científico! —El Dr. Grief escupió las palabras—. Y por eso es por lo que te
estoy dando una muerte científica. Al menos en tus últimos minutos me habrás sido de
alguna utilidad —Miró a Alex—. Llévatelo y cachéalo a fondo. Después enciérralo para
la noche. Lo veré de nuevo mañana por la mañana.

Alex había visto al Dr. Grief convocar a los guardias, pero no los había oído entrar.
Estaba apresado de espaldas, las esposas lo tenían amarrado, y fue llevado hacia atrás
fuera de la habitación. Su última visión del Dr. Grief fue del hombre extendiendo las
manos para calentarlas con el fuego, con las llamas retorciéndose reflejadas en sus
gafas. La Señora Srellenbosch sonrió y sopló el humo.

Foro de Purple Rose ~125~


Anthony Horowitz Point Blanc

Entonces la puerta se cerró de un golpe y Alex fue arrastrado por el pasillo sabiendo
que Blunt y el Servicio Secreto tenían que estar en camino, pero preguntándose si
llegarían antes de que fuera demasiado tarde.

_____________________
19 Afrikaans: Es una lengua germánica, derivada del neerlandés, hablada principalmente en Sudáfrica y
Namibia.
20 Soweto: El 16 de junio de 1976, surge la protesta para sustituir la educación en inglés por el afrikaans (un

idioma descendiente del holandés). Espontáneamente, los compañeros de la escuela de Peterson, Morris
Isaacson High School, el 16 de junio de 1976 salieron al frío invierno de Sudáfrica a protestar y se
dirigieron a la Orlando West School, donde se les unieron otros centenares de estudiantes. La policía
respondió con perros y gas lacrimógeno. Cuando los jóvenes, desarmados, mataron a dos perros, los
policías dispararon con fuego real. La revuelta se prolongó por semanas y se extendió a todo el país. Más
de 500 estudiantes fallecieron en tres semanas. Los boicoteos internacionales económicos a Sudáfrica se
iniciaron. El Gobierno intentó diversas reformas en la Bantu Education, pero las quejas continuaron y las
organizaciones de estudiantes engrosaron las filas de los movimientos antirracistas hasta 1994.

Foro de Purple Rose ~126~


Anthony Horowitz Point Blanc

Capítulo 14
Negro Correr

La celda medía dos metros por doce y contenía una litera sin colchón y una silla.

La luz de la luna se inclinaba a través de una pequeña ventana, en gran medida


excluida en lo alto de la pared. La puerta era de sólido acero. Alex había oído una llave
en la cerradura después de haber sido encerrado. No le habían dado nada de comer o
beber. La celda era fría, pero no había mantas en la cama.

Por lo menos los guardias habían quitado las esposas. Habían revisado a Alex
expertamente, eliminando todo lo que habían encontrado en los bolsillos. Le habían
quitado también el cinturón y los cordones de sus zapatos. Quizás el Dr. Grief había
pensado que se ahorcaría. Él necesitaba a Alex fresco y vivo para la lección de biología.

Eran las dos de la mañana, pero Alex no había dormido. La mala elección de poner
fuera de su mente todo lo que Grief le había dicho. Eso ahora no era importante. Sabía
que tenía que escapar antes de las 9:30 porque<‖le‖gustara‖o‖no<‖al‖parecer‖estaba‖por‖
su cuenta. Más de treinta y seis horas habían pasado desde que había presionado el
botón de pánico que Smithers le había dado, y nada había ocurrido. O bien la máquina
no funcionaba, o por alguna razón M16 había decidido no venir. Por supuesto, era
posible que algo pudiera suceder antes del desayuno del día siguiente.

Pero Alex no estaba dispuesto a correr el riesgo. Él tenía que salir.


Esta noche.

Por vigésima vez que se acercó a la puerta y se arrodilló, escuchando con atención.
Los guardias lo habían arrastrado hacia el sótano. Estaba en un pasillo independiente
de los otros presos.

Aún así todo había pasado muy rápido, Alex había tratado de recordar donde había
sido capturado. Fuera del ascensor y a la izquierda. Giro en la esquina y luego por un
pasillo en segundo lugar a una puerta al final. Estaba por su cuenta. Y escuchando a

Foro de Purple Rose ~127~


Anthony Horowitz Point Blanc

través de la puerta, estaba bastante seguro de que no había un guardia plantado en el


exterior.

Alex tenía un poco de esperanza a la que aferrarse. Cuando los guardias lo habían
cacheado, que no lo habían cogido todo. Ninguno de los dos se había dado cuenta del
montante de oro en la oreja. ¿Qué había dicho Smithers?

―Es‖ un‖ artefacto‖ explosivo‖ pequeño‖ pero‖ muy‖ potente,‖ como‖ una granada en
miniatura. Separar las dos piezas lo activa. Cuenta hasta diez y va a hacer un agujero
en casi cualquier cosa.

Ahora era el momento de ponerlo a prueba.

Alex se acercó y desatornillar el perno de la oreja. Lo sacó y metió las dos piezas en el
ojo de la cerradura de la puerta, dio un paso atrás, y contó hasta diez.
No pasó nada. ¿Estaba el perno roto, al igual que el transmisor discman? Alex estaba a
punto de renunciar a ello cuando hubo un destello repentino, una hoja llameante de
color naranja intenso. Afortunadamente no hizo ruido.

La antorcha siguió durante unos cinco segundos, luego se apagó. Alex volvió a la
puerta. El botón hizo un agujero en ella, del tamaño de un dólar de plata. El metal
fundido seguía brillando. Alex se acercó y empujó. La puerta se abrió.

Alex sintió una oleada de entusiasmo momentáneo, pero se obligó a mantener la


calma. Él podía estar fuera de la celda, pero todavía estaba en el sótano de la academia.
Había guardias en todas partes. Estaba en la cima de una montaña sin esquís y no
había manera obvia de bajar. Todavía no estaba seguro. No por un largo camino.

Se deslizó fuera de la habitación y siguió de nuevo por el pasillo hacia el ascensor.


Estuvo tentado de buscar a los otros niños y ponerlos en libertad, pero sabía que no
podía ayudar. Sacarlos de las celdas sólo los pondría en peligro.

De alguna manera, encontró su camino de regreso al ascensor. Se dio cuenta de que el


puesto de guardia que había visto esa mañana estaba vacío. O bien el hombre había ido
a hacerse un café o Grief había relajado la seguridad en la academia. Con Alex y todos
los demás niños encerrados, no quedaba nadie de quién protegerse. O al menos eso
pensaban.

Alex se apresuró hacia adelante.

Foro de Purple Rose ~128~


Anthony Horowitz Point Blanc

Tomó el ascensor hasta el piso segundo. Sabía que su única forma de salir de la
montaña estaba en su dormitorio. Grief sin duda había examinado todo lo que había
traído con él. Pero, ¿qué había hecho con ello?

Con poca luz Alex se arrastró por el pasillo y entró en la habitación. Y allí estaba todo,
tirado en un montón en la cama. El traje de esquí. Las gafas. Incluso el discman con el
CD de Beethoven. Alex exhaló un suspiro de alivio. Iba a necesitarlo todo.

Él ya había pensado lo que iba a hacer. No podía esquiar por la montaña, porque aún
no tenía idea de dónde se guardaban los esquís. Pero no era más que una manera de ir
por a la nieve.

Alex se congeló cuando un guardia caminó por el pasillo fuera de la sala. ¡Así que no
todo el mundo en la academia estaba dormido! Tendría que actuar con rapidez. Tan
pronto como la puerta de la celda rota fuera descubierta, la alarma aumentaría.

Esperó hasta que el guardia se había ido y a continuación, se coló en el cuarto de


lavado unas pocas puertas más allá. Cuando salió, llevaba un objeto largo y plano de
ligero aluminio. Lo llevó a su dormitorio, cerró la puerta y encendió una pequeña
lámpara. Tenía miedo de que el guardia viera la luz en caso de regresar. Pero él no
podía trabajar en la oscuridad. Era un riesgo que tenía que tomar.

Había robado una tabla de planchar.

Alex había hecho snowboard sólo tres veces en su vida La primera vez, había pasado la
mayor parte del día cayendo o sentado en su trasero. El snowboard es mucho más
difícil de aprender que el esquí, pero tan pronto como aprendes a colgarte, puede
avanzar rápido. Al tercer día, Alex había aprendido a montar, bordear y cortar el
camino por las laderas del principiante. Ahora necesitaba una tabla de snowboard. La
tabla de planchar tendría que serlo.

Cogió el discman y lo encendió. El CD de Beethoven giró, luego se deslizó hacia


adelante, sus bordes de diamantes sobresalían. Alex hizo un cálculo mental, y luego
comenzó a cortar. La tabla de planchar era más amplia de lo que le hubiera gustado.
Sabía que cuanto más largo fuera el tablero, más rápido podía ir, pero si lo dejaba
demasiado largo, no tendría ningún control. La tabla de planchar era plana. Sin ningún
tipo‖de‖curva‖en‖el‖frente<‖o‖la‖nariz,‖como‖se‖le‖llamaba<‖él‖estaría‖en‖la‖misericordia‖
por cada bache o raíces giradas. Él empezó.

Foro de Purple Rose ~129~


Anthony Horowitz Point Blanc

El disco giró en rodajas a través del metal. Con cuidado, Alex dibujó alrededor,
formando una curva. Uno de los extremos de la tabla de planchar cayó. Cogió el otro.
Lo acercó a su pecho. Perfecto.

Ahora cortó los soportes, dejando cerca de seis pulgadas hacia arriba. Sabía que el
piloto y el tripulante podían trabajar juntos si los enlaces eran perfectos, y que no tenía
nada... ni botas, ni correas, ni ningún respaldo alto para apoyar el talón. Iba a tener que
improvisar. Rompió dos tiras de la chapa de la cama, luego se metió en su traje de
esquí. Tendría que atar una de sus zapatillas de deporte a lo que quedaba de la tabla de
planchar apoyada. Era terriblemente peligroso. Si se caía, se dislocaría el pie.

Pero estaba casi listo. Rápidamente, Alex subió la cremallera del traje de esquí.

Smithers había dicho que era a prueba de balas, y se le ocurrió que probablemente iba
a necesitarlo. Se puso las gafas al cuello. La ventana aún no había sido reparada.

Dejó caer la tabla de planchar, a continuación, salió tras de ella.

No había luna. Alex se encontró el interruptor oculto en las gafas y lo encendió. Oyó
un suave zumbido como el de una batería oculta activada. De pronto, el lado de la
montaña ardía de un misterioso verde Alex era capaz de ver los árboles, la pista de
esquí desierta, y el lado de la montaña.

Con cuidado, tomó su posición en la tabla de planchar, su pie derecho a cuarenta


grados, el pie izquierdo en veinte. Él era un mentecato rematadamente fallido. Eso era
lo que el instructor le había dicho. Sus pies debían haber estado a la inversa. Pero no
era el momento de preocuparse acerca de la técnica. En cambio, utilizó las tiras de la
hoja rasgada para amarrar la tabla de planchar a sus pies, entonces se quedó donde
estaba, contemplando lo que estaba a punto de hacer. Sólo había descendido por las
pistas verdes y azules con los colores de los principiantes y las laderas intermedias.

Sabía por James que esta montaña era un experto negro hasta el final de la bajada.

Su aliento se levantó en nubes verde delante de sus ojos. ¿Podría hacerlo? ¿Podía
confiar en sí mismo?

Una señal de alarma estalló detrás de él. Las luces se encendieron a lo largo de la
academia. Alex se impulsó, y salió ganando velocidad a cada segundo. La decisión
había sido tomada por él. Ahora, cualquiera que fuera el paso, no podía haber marcha
atrás.

Foro de Purple Rose ~130~


Anthony Horowitz Point Blanc

***
El Dr. Grief, vestido con un largo vestido plateado, estaba junto a la ventana abierta de
la habitación de Alex. La señora Stellenbosch también llevaba una bata. La suya era de
seda rosa y se veía extrañamente horrorosa, colgando de su cuerpo con grumos.

Tres guardias estaban observando, esperando instrucciones.

―‖¿Quién‖buscar{‖al‖niño?‖―preguntó‖el‖Dr.‖Grief.‖Él‖ya‖había‖puesto en manifiesto la
puerta de la celda con el quemado agujero circular en la cerradura.
Ninguno‖ de‖ los‖ guardias‖ respondió,‖ pero‖ sus‖ rostros‖ se‖ había‖ puesto‖ p{lidos.‖ ―
Esta‖es‖una‖cuestión‖que‖debe‖resolverse‖por‖la‖mañana‖―continuó‖el‖Dr.‖Grief.‖―‖Por‖
ahora, lo único que importa es encontrarlo y matarlo.

―Él‖debe‖estar‖caminando‖por‖la‖ladera‖de‖la‖montaña‖―dijo‖la‖señora‖Stellenbosch.‖
―‖No‖tiene‖esquís.‖Él‖no‖puede‖hacerlo.‖Podemos‖esperar‖hasta‖mañana‖y‖recogerlo‖en‖
el helicóptero.

―Creo‖que‖el‖niño puede ser más inventivo de lo que creemos.

―El‖Dr.‖Grief‖recogió‖los‖restos‖de‖la‖tabla‖de‖planchar―.‖¿Lo‖ves?‖Se‖ha‖improvisado‖
una‖ especie‖ de‖ trineo‖ o‖ tobog{n.‖ Con‖ todos‖ los‖ derechos<‖ ―Había‖ llegado‖ a‖ una‖
decisión. La señora Stellenbosch se alegró de ver‖ la‖ seguridad‖ regresar‖ a‖ sus‖ ojos.‖ ―‖
Quiero‖dos‖hombres‖en‖motos‖de‖nieve,‖que‖le‖sigan‖hacia‖abajo.‖¡Ahora!‖―Uno‖de‖los‖
guardias salió corriendo de la habitación.

―‖¿Qué‖pasa‖con‖la‖unidad‖a‖los‖pies‖de‖la‖montaña?‖―dijo‖la‖señora‖Stellenbosch.

―De‖hecho‖―el‖Dr.‖Grief‖sonrió.‖Había‖mantenido‖siempre‖un‖hombre‖y‖un‖conductor‖
en el fondo del valle por última vez en el caso de que alguna vez alguien tratara de
salir de la academia con los esquís. Era una precaución que estaba a punto de dar sus
frutos–. Alex Ryder tendrá que llegar a La Vallee de Fer. Lo que él está usando para
bajar, va a ser incapaz de cruzar la línea de ferrocarril. Podemos tener una
ametralladora establecida, esperándole. Suponiendo que logra llegar tan lejos, él será
un blanco fácil.

―Excelente‖―ronroneó‖la‖señora‖Stellenbosch.

―Me‖ hubiera‖ gustado‖ verlo‖ morir.‖ Pero,‖ sí.‖ El‖ joven‖ jinete‖ no‖ tiene‖ esperanzas.‖ Y‖
podemos volver a cama.

Foro de Purple Rose ~131~


Anthony Horowitz Point Blanc

***
Alex estaba en el borde del espacio, aparentemente cayendo hacia su muerte segura.
En el lenguaje de snowboard, estaba capturando aire, lo que significaba que había
disparado a distancia desde el suelo. Con cada pie se iba hacia adelante, la montaña
desapareciendo otros cinco pies hacia abajo.

Sintió que el mundo giraba en torno a él. El viento le atizaba en la cara. Entonces de
alguna manera se había puesto en consonancia con la siguiente sección de la pendiente
y disparó la tabla de planchar cada vez dirigiéndose más lejos de Point Blanc.

Se movía en una terrible velocidad, los árboles y formaciones rocosas pasaban en un


verde luminoso borroso a través de sus gafas de visión nocturna. De alguna manera,
las pendientes más pronunciadas se hacían más fáciles. Una vez, había intentado hacer
un‖aterrizaje‖en‖una‖parte‖plana‖de‖la‖montaña<‖una‖mesa<‖yendo‖m{s‖lento.‖Había‖
terminado en el suelo con un hueso roto accidentalmente que le había dejado sin ver
completamente y había tomado los próximos veinte metros casi totalmente a ciegas.

La tabla de planchar se estremeció y agitó locamente, y le tomó todas sus fuerzas para
hacer los giros.

Estaba tratando de seguir la línea de caída natural de la montaña, pero había


demasiados obstáculos en el camino. Lo que más temía era la nieve derretida. Si la
plancha aterrizaba en un trozo de barro a esta velocidad, iba a ser lanzado y matado. Y
sabía que cuanto más abajo iba, mayor llegaría a ser el peligro.

Pero había estado viajando durante varios minutos y hasta ahora sólo había caído dos
veces en ambas ocasiones los gruesos bancos de nieve lo habían protegido. ¿Hasta
dónde podría llegar? Trató de recordar lo que James Sprintz le había dicho, pero el
pensamiento era imposible a esta velocidad. Estaba teniendo que usar cada gramo de
su pensamiento consciente, simplemente para mantenerse en posición vertical.

Llegó a un pequeño saliente en la superficie del nivel y se dirigió al borde de la tabla en


la nieve, trayéndose a un alto arrastre. Delante de él, el suelo, volvió a retirarse de
manera alarmante. Apenas se atrevía a mirar hacia abajo. Había montones de espesos
árboles a la izquierda y a la derecha. En la distancia sólo había una mancha verde. Las
gafas sólo podían ver hasta cierto límite a lo lejos

Y entonces oyó el sonido que venía detrás de él.

Foro de Purple Rose ~132~


Anthony Horowitz Point Blanc

El‖grito‖de‖al‖menos‖dos<‖tal‖vez‖m{s‖motores.‖Alex‖miró‖por‖encima‖del‖hombro.‖Por‖
un momento no había nada. Pero luego los vio, negras moscas nadando en su campo
de visión. Había dos de ellos, encabezando su camino.

Los hombres de Grief conducían una especialmente adaptada Yamaha Mountain Max,
una moto de nieve equipada con 700 c.c. y motores de tres cilindros. Las motocicletas
estaban‖ volando‖ sobre‖ el‖ hielo‖ en‖ sus‖ pistas<‖ de‖ 141‖ pulgadas,‖ sin‖ esfuerzo‖ en‖
movimiento, cinco‖veces‖m{s‖r{pido‖que‖Alex.‖Los‖faros‖de‖300‖vatios<‖ya‖lo‖habían‖
visto. Ahora los hombres aceleraron hacia él, reduciendo a la mitad la distancia entre
ellos y a cada segundo que pasaba.

Alex saltó hacia adelante, buceando en la próxima ladera. Al mismo tiempo, hubo una
charla de repente, una serie de distantes cracs y la nieve voló a su alrededor.

¡Los hombres de Grief tenían ametralladoras instaladas en sus motos de nieve! Alex
gritó cuándo se abalanzó por la ladera de la montaña, apenas capaz de controlar la hoja
de metal de debajo de sus pies. El improvisado vinculante se rompió en los tobillos.
Todo vibraba locamente. Él no podía verlo. Sólo podía aguantarse, tratando de
mantener el equilibrio, con la esperanza de que el camino a seguir estuviera claro.

Los faros de la Yamaha más cercana le iluminaron, y Alex vio su propia sombra,
extendiéndose por delante de él en la nieve. Hubo otro sonido de la ametralladora y
Alex se agachó, casi sintiendo la lluvia de balas en aerosol sobre su cabeza. La segunda
moto sonó, pronto en paralelo con él.

Tenía que bajarse de la montaña. De lo contrario, sería fusilado o le pasarían por


encima. O las dos cosas.

Obligó a la plancha en su borde, haciendo un giro. Había visto un hueco en los árboles
y se enfilo hacía él.

Ahora estaba corriendo por el bosque, con ramas y troncos azotando a su paso como
las animaciones de un juego loco de ordenador. ¿Podrían las motos de nieve seguirle
por aquí? La pregunta fue respondida por otra ráfaga de la ametralladora, a través de
las hojas y ramas. Alex buscó un camino estrecho. La plancha se estremeció, y fue
lanzado casi de cabeza. ¡La nieve estaba adelgazando! Tableó y giró dirigiéndose a dos
de los árboles más gruesos. Pasó entre ellos con pulgadas de sobra.

La moto de nieve no tenía otra opción. El piloto se había quedado sin caminos, y
viajaba demasiado rápido para parar. Él trató de seguir Alex entre los árboles, pero la
moto de nieve era demasiado amplia. Alex oyó la colisión. Hubo una crisis terrible,

Foro de Purple Rose ~133~


Anthony Horowitz Point Blanc

luego un grito, y luego una explosión. Una bola de fuego naranja saltó sobre los
árboles, enviando a las sombras en un baile loco. Delante de él, Alex vio otro montículo
y más allá, un hueco en los árboles. Era el momento de salir del bosque.

Voló hasta la colina y, una vez más capturó aire. Al salir de los árboles detrás de él, a
seis pies del aire, vio la segunda moto de nieve. Le había alcanzado. Por un momento,
los dos estaban uno al lado del otro. Alex dobló hacia adelante y agarró la nariz de su
tabla. Aún en el aire, se torció la punta de la tabla, con lo que la cola giró alrededor. Lo
había calculado perfectamente. La cola se estrelló contra la cabeza del segundo piloto,
casi tirándolo de su asiento. Alex luchó para mantener el equilibrio.

El conductor gritó y perdió el control. Su moto de nieve se sacudió de lado como si


tratara de hacer un giro increíblemente apretado. A continuación, cuando dejó el suelo,
la rueda del carro giró otra vez. El piloto fue expulsado, a continuación, gritó cuándo la
moto de nieve completó su giro final y cayó encima de él. El hombre y la máquina
rebotaron en todo la superficie de la nieve y quedaron inmóviles. Mientras tanto, Alex
se estrelló contra la nieve y patinó hasta detenerse, su aliento nublando, verde, delante
de sus ojos.

Un minuto más tarde, empujó de nuevo. Delante de él, pudo ver que todos los caminos
conducían a un solo valle. Este debe ser el cuello de botella se llama La Vallee de Fer. ¡Lo
había conseguido! Había llegado a la parte inferior de la montaña, pero ahora estaba
atrapado. No había otra manera de salir alrededor. Podía ver luces en la distancia. Una
ciudad. Seguridad. Pero también podía ver la línea de ferrocarril que abarcaba todo el
valle, desde la izquierda a la derecha, protegida a ambos lados por un muro de
contención y una cerca de alambre de púas.

El resplandor de la ciudad lo iluminada todo. Por un lado luz salía de la boca de un


túnel. Avanzó alrededor de un centenar de metros en línea recta antes de una curva
cerrada que llevó a todo el otro lado del valle y desapareció de la vista.

Los dos hombres en la camioneta gris vieron esquiar a Alex hacia ellos. Ellos estaban
estacionados en una carretera en el otro lado de la línea de ferrocarril y habían estado
esperando sólo unos minutos. No había visto la explosión y se preguntaron qué había
pasado con los dos hombres sobre sus motos de nieve. Pero eso no era su
preocupación. Sus órdenes eran matar al muchacho. Y allí estaba él, derecho a la
intemperie, bajando expertamente la última cuesta abajo por el valle. Cada segundo lo
llevaba más cerca de ellos. No había ningún lugar para ocultarse.

La ametralladora era una belga FN MAG y podía cortarlo por la mitad.

Foro de Purple Rose ~134~


Anthony Horowitz Point Blanc

Alex vio la camioneta. Vio la ametralladora dirigida a él. No se podía parar. Era
demasiado tarde para cambiar de dirección. Había llegado hasta aquí, pero ahora se
había acabado. Sentía la fuerza drenándose de él.

¿Dónde estaba M16? ¿Por qué tenía que morir, aquí, por su cuenta?

Y luego hubo una explosión repentina de un tren que salió del túnel. Era un tren de
carga, viajando cerca de veinte kilómetros por hora. Había por lo menos treinta
vagones tirados por un motor diesel, y se formó una pared móvil entre Alex y la
pistola, protegiéndole de ella. Sin embargo, sería sólo por unos pocos segundos. Tenía
que actuar con rapidez.

Casi sin saber lo que estaba haciendo, Alex se encontró un último montículo de nieve
y, utilizándolo como una plataforma de lanzamiento, barrió en el aire. Ahora estaba al
nivel del tren... ahora por encima de él. Cambió el peso y vino hacia abajo sobre el
techo de uno de los vagones. La superficie estaba cubierta de hielo, y por un momento
pensó que se caería por el otro lado, pero se las arregló para pivotar alrededor de los
techos de los vagones, saltando de uno a otro, mientras que era barrido por la pista,
lejos de las armas de fuego en una ráfaga de aire helado.

¡Lo había hecho! ¡Él había salido! Todavía estaba deslizándose hacia delante, el tren
añadía velocidad a la propia. Ningún esquiador se había movido nunca tan rápido.
Pero el tren llegó a la curva en la pista. La tabla no tenía nada para evitar que se
deslizara sobre la superficie helada. Cuando el tren aceleró hacia la izquierda, la fuerza
centrífuga lanzó a Alex a la derecha. Una vez más, se elevó en el aire. Pero finalmente
se había quedado sin nieve.

Alex cayó al suelo como un muñeco de trapo. La tabla fue arrancada de sus pies.

Rebotó dos veces y luego se enganchó cerca del alambre y se detuvo con la sangre
difundiéndose en torno a una profunda herida en su cabeza. Tenía los ojos cerrados.

El tren aró a través de la noche. Alex permaneció inmóvil.

Foro de Purple Rose ~135~


Anthony Horowitz Point Blanc

Capítulo 15
Después delFuneral

La ambulancia verde y blanca corrió por la Avenida Maquis de Gresivaudan, en el


norte de Grenoble, en dirección al río. Eran las cinco de la mañana y no había tráfico
todavía, así que no necesitaba la sirena. Justo antes del río giró en un complejo de feos
y modernos edificios. Era el segundo hospital más grande en la ciudad. La ambulancia
se detuvo frente a la sala de emergencias. Los técnicos de emergencias corrieron hacia
ella en cuanto las puertas se abrieron de golpe.

La Sra. Jones salió de su taxi y observó el cuerpo lánguido e inmóvil de un muchacho


en una camilla baja era transportado a una camilla alta y luego precipitado hacia
dentro a través de las puertas dobles. Ya había un suero salino entrando a su brazo, y
una máscara de oxígeno cubría su rostro. Había estado nevando en las montañas, pero
aquí abajo no había más que una aburrida llovizna barriendo la calzada. Un doctor en
una bata blanca se inclinó sobre la camilla. Suspiró y negó con la cabeza. La Sra. Jones
había visto esto. Cruzó la carretera y siguió a la camilla dentro.

Un hombre delgado con el cabello muy corto vistiendo un abrigo negro y chaleco
también había estado mirando en el hospital. Vio a la Sra. Jones sin saber quién era.
También había visto a Alex. Él sacó su celular e hizo una llamada. El Dr. Grief querría
saber<

Tres horas después, el sol se elevaba sobre la ciudad. Grenoble era en gran medida
moderna; incluso con su perfecto fondo de montañas, aún luchaba por ser atractiva. En
este día húmedo y nublado claramente no lo era. Fuera del hospital, otro automóvil se
detuvo, y Eva Stellenbosch salió de él. Vestía un traje a cuadros blanco y plateado, y
llevaba un sombrero posado en su cabello rojizo. Cargaba una bolsa de cuero, y por
una vez se había puesto maquillaje. Quería lucir elegante. Parecía un travesti.

Ella caminó en el hospital y encontró el escritorio principal de recepción. Una joven


enfermera se sentaba detrás de un montón de teléfonos y pantallas de computadora. La
Sra. Stellenbosch se dirigió a ella en fluido francés.

Foro de Purple Rose ~136~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Disculpe —dijo—. Tengo entendido que un joven muchacho fue traído aquí esta
mañana. Su nombre es Alex Friend.

—Un momento, por favor. —La enfermera ingresó el nombre en su computadora. Ella
leyó la información en la pantalla y su semblante se volvió serio—. ¿Puedo preguntar
quién es usted?

—Soy la asistente de dirección de la Academia Point Blanc. Él es uno de nuestros


estudiantes.

— ¿Es usted consciente de la gravedad de sus heridas, Madame?

—Me dijeron que estuvo envuelto en un accidente de esquí. —La Sra. Stellenbosch sacó
un pequeño pañuelo y se secó los ojos.

—Intentó hacer snowboard montaña abajo de noche. Se vio envuelto en una colisión
con un tren. Sus heridas son muy graves, Madame. Los doctores lo están operando
ahora.

La Sra. Stellenbosch asintió, tragándose las lágrimas. —Mi nombre es Eva Stellenbosch
—dijo—. ¿Puedo esperar por nuevas noticias?

—Por supuesto, Madame.

La Sra. Stellenbosch tomó un asiento en el área de recepción. Durante la hora siguiente,


observó cómo la gente iba y venía, algunos caminando, y otros en sillas de ruedas.
Había otra gente esperando noticias de otros pacientes. Uno de ellos, se dio cuenta, era
una seria mujer con un mal corte de pelo azabache y ojos muy negros. Ella era sin duda
de Inglaterra, porque estaba mirando periódicamente una copia del London Times.

Luego una puerta se abrió y un doctor en una bata blanca salió de ella. Los doctores
tienen un cierto semblante cuando comunican malas noticias. Este doctor lo tenía
ahora. — ¿Madame Stellenbosch? —Preguntó él.

— ¿Si?

— ¿Es la directora de la academia?

—La asistente de dirección, sí.

Foro de Purple Rose ~137~


Anthony Horowitz Point Blanc

El doctor se sentó a su lado. —Lo siento mucho, Madame. Alex Friend ha muerto hace
cinco minutos. —Él esperó mientras ella asimilaba las noticias—. Tenía múltiples
fracturas: sus brazos, su clavícula, su pierna. También tenía fracturado el cráneo.

Operamos, pero desafortunadamente tuvo una hemorragia interna masiva. Entró en


shock y fuimos incapaces de reanimarlo.

La Sra. Stellenbosch asintió, luchando por decir algunas palabras. —Debo notificar a su
familia —susurró.

— ¿Es él de este país?

—No.‖ Es‖ inglés.‖ Su‖ padre<‖ Sir‖ David‖ Friend<‖ tengo‖ que‖ decirle.‖ —La Sra.
Stellenbosch se puso de pie—. Gracias, doctor. Estoy segura de que hicieron lo que
pudieron.

Por el rabillo del ojo, la Sra. Stellenbosch se dio cuenta de que la mujer con el cabello
negro también se había parado, dejando que el periódico cayera en el piso. Ella estaba
atendiendo la conversación. Lucía conmocionada.

Ambas mujeres dejaron el hospital al mismo tiempo. Ninguna de ellas habló.

El avión que estaba esperando en la pista era un Lockheed Martin C-130 Hércules.

Había aterrizado poco después de mediodía. Ahora esperaba bajo las nubes, mientras
tres vehículos se dirigían a él. Uno era un auto de policía, otro un jeep y el último una
ambulancia.

El aeropuerto de Saint-Geoirs en Grenoble no veía muchos vuelos internacionales, pero


esa mañana el avión había volado desde Inglaterra. Desde el otro lado de la cerca que
rodeaba el perímetro, la Sra. Stellenbosch observó a través de sus prismáticos
amplificados. Una pequeña escolta militar se había formado. Cuatro hombres en
uniformes franceses habían levantado un ataúd que parecía patéticamente pequeño en
comparación con sus anchos hombros. El ataúd era simple: madera de pino con asas de
plata. Una bandera del Reino Unido estaba doblada en un cuadrado en el centro.

Marchando por tiempos llevaron el ataúd hasta el punto de espera. La Sra.


Stellenbosch enfocó sus prismáticos y vio a la mujer del hospital. Ella había estado
viajando en el auto de policía. Estaba de pie mirando como el ataúd era colocado en el
avión, luego regresó al coche y se alejó manejando. Para entonces, la Sra. Stellenbosch
sabía quién era ella. El Dr. Grief mantenía archivos extensos y la había fácilmente

Foro de Purple Rose ~138~


Anthony Horowitz Point Blanc

identificado como la Sra. Jones, líder de Operaciones Especiales del M16 y número dos,
sólo superada por su jefe, Alan Blunt.

La Sra. Stellenbosch se quedó ahí hasta el final. Las puertas del avión se cerraron. El
jeep y la ambulancia se fueron. Las hélices del avión comenzaron a girar, y luego el
avión se movió pesadamente hacia delante sobre la pista. Unos pocos minutos después
despegó. Como un trueno en el aire, las nubes se abrieron como si fueran a recibirlo y
por un momento sus alas plateadas fueron bañadas con la brillante luz del sol. Luego
las nubes se cerraron y el avión desapareció.

La Sra. Stellenbosch marcó un número en su celular y esperó hasta que estuvo


enlazada. —El pequeño cerdito se ha ido —dijo.
Regresó a su auto y se fue.

***
Después de que la Sra. Jones dejara el aeropuerto, regresó al hospital y subió las
escaleras al segundo piso. Llegó a un par de puertas resguardadas por un policía,
quien asintió y la dejó pasar. Al otro lado había un corredor que conducía a un ala
privada. Caminó hacia la puerta, ésta también custodiada por un policía. No tocó, sólo
entró.

Alex Rider estaba de pie en la ventana, mirando hacia Grenoble al otro lado del Río
Isere. Muy por encima de él, cinco burbujas de acero y cristal se movían lentamente a
lo largo de un cable, transportando a los turistas hasta el Palacio de Bastille. Él se giró y
vio a la Sra. Jones entrar. Tenía una venda alrededor de la cabeza, pero por lo demás
parecía ileso.

—Tienes suerte de estar vivo —dijo.

—Pensé que estaba muerto —replicó Alex.

—Esperemos que el Dr. Grief también lo crea. —A pesar de sí misma, la Sra. Jones no
podía mantener la preocupación fuera de sus ojos—. Realmente fue un milagro —
dijo—. Debiste al menos romperte algo.
—El traje de esquí me protegió —dijo Alex. Había intentado volver a pensar en ese
confuso, desesperado momento en que había sido lanzado contra el tren—. Había
maleza. Y la barrera me atrapó. —Él se frotó la pierna e hizo una mueca—. Incluso si
era un alambre de púas.

Foro de Purple Rose ~139~


Anthony Horowitz Point Blanc

Caminó de regreso a la cama y se sentó. Después de que terminaran de examinarlo, los


doctores franceses le habían traído ropa limpia. Ropa militar, se dio cuenta. Chaquetas
y pantalones de combate. Esperaba que no intentaran decirle algo.

—Tengo tres preguntas —dijo—. Pero comenzaré con la más importante. Pedí ayuda
hace dos días. ¿Dónde estaban?

—Lo siento mucho, Alex —dijo la Sra. Jones—. Tuvimos problemas logísticos.

— ¿Si? Bueno, mientras ustedes tenían problemas logísticos ¡el Dr. Grief se preparaba
para cortarme!

—No podíamos irrumpir en la academia. Eso podría haber conseguido que te mataran.
Podría haber conseguido que nos mataran a todos. Teníamos que movernos despacio,
tratar de resolver lo que estaba sucediendo. ¿Cómo crees que te encontramos tan
pronto?

—Esa era mi segunda pregunta.

La Sra. Jones se encogió de hombros. —Hemos tenido gente en las montañas desde que
obtuvimos tu señal. Ellos han estado acercándose a la academia. Oyeron el fuego de la
ametralladora cuando las motos de nieve te perseguían y te siguieron hacia abajo en
esquís. Vieron lo ocurrido con el tren y llamaron para pedir ayuda.

—Correcto. Entonces, ¿Por qué todo ese lío del funeral? ¿Por qué quieres que el Dr.
Grief piense que estoy muerto?

—Es simple, Alex. Por lo que nos dijiste, mantiene quince chicos prisioneros en la
academia. Esos son los que planea reemplazar. —Ella sacudió la cabeza—. Tengo que
decirlo, es la cosa más increíble que he oído. Y no lo habría creído si lo hubiera
escuchado de otro que no fueras tú.

—Eres muy amable —murmuró Alex.

—Si el Dr. Grief piensa que sobreviviste a anoche la primera cosa que hará es matar a
cada uno de los chicos. O tal vez los usaría como rehenes. Sólo teníamos una esperanza
de tomarlo por sorpresa. Si creía que tú estabas muerto.

— ¿Lo van a tomar por sorpresa?

Foro de Purple Rose ~140~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Lo haremos esta noche. Te lo dije. Hemos reunido un escuadrón de ataque aquí, en
Grenoble. Estaban en las montañas anoche. Planean atacar tan pronto como oscurezca.

Están armados y tienen experiencia. —La Sra. Jones dudó—. Sólo hay una cosa que
ellos no tienen.
— ¿Y qué es eso? —Preguntó Alex, sintiendo una repentina sensación de malestar.

—Necesitan a alguien que conozca el edificio —dijo la Sra. Jones—. La biblioteca, el


elevador‖secreto,‖la‖colocación‖de‖los‖guardias,‖el‖pasadizo‖con‖las‖celdas<

— ¡Oh, no! —Exclamó Alex. Ahora entendía la ropa militar—. ¡Olvídalo! ¡No voy a
volver ahí! ¡Casi me mato intentando escapar! ¿Crees que estoy loco?

—Alex, serás asistido. Estarás completamente seguro.

— ¡No!

La Sra. Jones asintió. —Está bien. Puedo entender cómo te sientes. Pero hay alguien a
quien quiero que veas.

Como a una señal, alguien llamó a la puerta. Ésta se abrió para revelar a un hombre
joven también en ropa de combate. El hombre tenía buena complexión y cabello negro,
hombros cuadrados y un rostro oscuro y alerta. Estaba finalizando los veintes.

Él vio a Alex y sacudió la cabeza. —Bien, bien, bien, esto es una sorpresa —dijo. —
¿Cómo te va, cachorro?

Alex lo reconoció enseguida. Era un soldado que él conocía como Lobo. Cuando el M16
lo había enviado once días a entrenar con el SAS21 en Gales, Lobo había estado a cargo
de su unidad. Si el entrenamiento había sido el infierno, Lobo lo había hecho aún peor,
molestando a Alex desde el principio y casi consiguiendo que lo echaran. Aunque al
final, había sido Lobo el que estuvo cerca de perder su lugar en el SAS y fue Alex quien
lo había salvado. Pero Alex no estaba seguro de donde lo habían dejado, y el otro
hombre no estaba dispuesto a darle una respuesta.

— ¡Lobo! —dijo Alex.

—Escuché que estabas hecho polvo. —Lobo se encogió de hombros—. Lo siento, olvidé
las flores y la canasta de fruta.

Foro de Purple Rose ~141~


Anthony Horowitz Point Blanc

— ¿Qué estás haciendo aquí? —Preguntó Alex.

—Me llamaron para resolver el lío que dejaste atrás.

—Entonces ¿dónde estabas cuando estaba siendo perseguido en la montaña?


—Parecía que lo estabas haciendo bien por tu cuenta.
La Sra. Jones se hizo cargo. —Alex ha hecho un buen trabajo hasta ahora —dijo ella. —
Pero la realidad es que hay quince jóvenes prisioneros en Point Blanc y nuestra
principal prioridad debe ser salvarlos. Por lo que Alex nos dijo, sabemos que hay
treinta guardias dentro y alrededor de la escuela. La única posibilidad que tienen estos
chicos es que una unidad del SAS entre. Y tiene que suceder esta noche. —Ella se
volvió hacia Alex—. La unidad estará siendo comandada por Lobo.

La SAS nunca utiliza rango cuando se encuentran en servicio activo. La Sra. Jones
estaba cuidadosamente utilizando sólo el nombre en código de Lobo.

— ¿Por qué el chico tiene que participar en esto? —Demandó Lobo.

—Él conoce la academia. Sabe la posición de los guardias y la localización de las celdas
de los prisioneros. Te puede llevar hasta el ascensor.

—Puede decirnos todo lo que necesitamos saber aquí y ahora. —Interrumpió Lobo. Se
volvió hacia la Sra. Jones—. No necesitamos a un niño —dijo él—. Sólo va a ser una
carga. Vamos a ir en esquís. Habrá sangre. No puedo perder a uno de mis hombres
para que sostenga su mano.

—No necesito que sostengan mi mano —Alex replicó furiosamente—. Ella está en lo
correcto. Conozco más de Point Blanc que cualquiera de ustedes. He estado ahí y he
salido de ahí, pero no gracias a ustedes. Y también conozco a muchos de esos chicos.

Uno de ellos es mi amigo. Prometí que volvería para ayudarlo y lo haré.

—No si te matan.

— ¡Puedo cuidar de mí mismo!

—Entonces está arreglado —dijo la Sra. Jones—. Alex te llevará ahí, pero no tomará
parte en la operación. Y para su seguridad, Lobo, te hago personalmente responsable.

—Personalmente responsable, por supuesto —gruñó Lobo.

Foro de Purple Rose ~142~


Anthony Horowitz Point Blanc

Alex no pudo contener una sonrisa. Se había mantenido cuerdo y había conseguido
regresar a la academia con el SAS. Luego se dio cuenta de lo que había sucedido. Unos
pocos momentos antes había estado discutiendo violentamente justo contra eso. Miró a
la líder de Operaciones Especiales. Ella lo había manipulado, por supuesto, trayendo a
Lobo a la habitación. Y ella lo sabía.

Lobo asintió. —Bien, cachorro —dijo—. Parece que estás dentro. Vamos a jugar.

—Por supuesto, Lobo —Alex suspiró—. Vamos a jugar.

___________________
21 SAS: Servicio Especial Aéreo Británico (Special Air Service)

Foro de Purple Rose ~143~


Anthony Horowitz Point Blanc

Capítulo 16
Ataque Nocturno

Ellos llegaron por la esquina de la montaña. Eran siete, Wolf en el frente y Alex a su
lado. Los otros cinco hombres los seguían por detrás. Se habían cambiado a pantalones,
chaquetas blancos con camuflajes para las montañas, que los ayudarían a mezclarse
con la nieve. Un helicóptero los había dejado dos millas al norte y cerca de doscientas
yardas por encima de Point Blanc, y equipados con sus gafas de visión nocturna,
rápidamente encontraron su camino. El clima estaba estable otra vez. La luna había
salido. A pesar de él, Alex había disfrutado el viaje, el susurro de los esquís cortando la
nieve, las vacías montañas bañadas en luz blanca. Y era parte de la unidad descifradora
del SAS. Se sentía seguro.

Pero entonces la Academia apareció en frente de él, y una vez más tembló. Antes de
que se fueran, había pedido una pistola, pero Wolf había sacudido su cabeza.

—Lo siento, Cachorro. Son órdenes. Nos cuelas adentro y luego sales de nuestra vista.
Era la misma vieja historia. Cuando lo necesitaban, era un hombre. Luego cuando
pedía algo para protegerse, era sólo un niño.

No había luces en el edificio. El helicóptero había llegado de París, agachado en el


helipuerto como un insecto resplandeciente. El Salto de Esquí estaba a un lado, oscuro
y olvidado. No había nadie a la vista. Wolf hizo señas con una mano y ellos se
dividieron para detenerse.

— ¿Guardias? —murmuró.

—Dos que están patrullando. Uno en el tejado.

—Saquémoslo a él primero.

La Señora Jones había dicho sus instrucciones absolutamente claras. No iba a haber un
derramamiento de sangre a menos que fuera absolutamente necesario. La misión era

Foro de Purple Rose ~144~


Anthony Horowitz Point Blanc

sacar a los chicos. La SAS se haría cargo del Dr. Grief, la Señora Stellenbosch, y los
guardias en una cita tardía.

Ahora Wolf hizo señas con una mano y uno de los otros hombres pasó algo sobre él.
Era‖ una‖ ballesta<‖ no‖ del‖ tipo‖ medieval‖ sino‖ una‖ sofisticada‖ arma‖ de‖ alta‖ tecnología‖
con un barril de aluminio y con alcance láser. Él cargó una flecha anestesiada, la alzó, y
apuntó. Alex lo miró y sonrió. Entonces su dedo apretó el gatillo y la flecha brilló a
través de la noche, viajando a trescientos pies por segundo. Luego hubo un tenue
sonido sobre el tejado de la Academia. Fue como si alguien hubiera tosido.

Wolf bajó la ballesta.

—Uno abajo —dijo.

—Claro —murmuró Alex—. Y ahora sólo faltan veintinueve.

Wolf hizo una señal y continuaron, más lento ahora. Estaban como a veinte yardas de
la escuela, cuando vieron que la puerta principal se abrió. Dos hombres salieron, las
metralletas colgaban en sus hombros. Como si fueran uno, los hombres del SAS
giraron a la derecha, desapareciendo a un lado de la escuela.

Ellos se detuvieron sin alcanzar la pared, tirándose al suelo para descansar en sus
estómagos. Dos de los hombres se habían movido un poco hacia delante. Alex se dio
cuenta de que habían pateado sus esquís en el mismo momento en que ellos se habían
detenido.

Los dos guardias aprovecharon. Uno de ellos hablaba silenciosamente en alemán. La


mitad de la cara de Alex estaba sepultada en la nieve. Él sabía que los trajes de combate
lo harían invisible. Había alzado un poco la cara justo en el momento para ver que dos
figuras se alzaban de la tierra, como fantasmas de una tumba. Dos cachiporras con
peso en un extremo se movían bajo la luz de luna. Los guardias se desplomaron. En
segundos ellos estaban amarrados y amordazados. No iban a ir a ningún lado ésa
noche.

Wolf hizo una señal de nuevo. Los hombres se levantaron y corrieron hacía adelante,
llegando a la puerta principal. Alex precipitadamente se quitó sus esquís y los siguió.
Alcanzaron la puerta en una línea, sus espaldas contra la pared. Wolf miró adentro
para estar asegurarse de que estaba solo. Él asintió. Ellos entraron. Fueron a la pared
con los dragones de piedra y las cabezas de animales. Alex se encontró junto a Wolf y
le dio su ubicación, apuntando a las diferentes habitaciones.

Foro de Purple Rose ~145~


Anthony Horowitz Point Blanc

— ¿La biblioteca? —Wolf murmuró. Estaba totalmente serio. Alex podía ver la tensión
en sus ojos.

—Por aquí.

Wolf dio un paso adelante, entonces se agachó, su mano golpeó una de las bolsas de la
chaqueta. Otro guardia apareció, patrullando el corredor. El Dr. Grief no tendría otra
oportunidad. Wolf esperó hasta que el hombre pasó y entonces asintió. Uno de los
hombres del SAS fue tras él. Alex escuchó un golpe y el suave estrépito de una pistola
cayendo.

—Hasta ahora muy bien —Wolf susurró.

Ellos fueron a la biblioteca. Alex le mostró a Wolf como llamar al elevador, y Wolf silbó
suavemente mientras la armada se dividía en dos partes. —Éste es un lugar silencioso
—murmuró.

— ¿Vas a subir o a bajar?

—Bajar. Vamos a asegurarnos que todos los niños estén bien.

Apenas había espacio suficiente para los siete en el elevador. Alex le advirtió a Wolf
del guardia en la mesa, que vigilaba el elevador, y Wolf no tenía oportunidad: salió
disparando. De hecho, había dos guardias, uno estaba deteniendo una taza de café
mientras el otro prendía un cigarro. Wolf disparó dos veces.

Dos flechas con anestesia más cruzaron la distancia corta a través del corredor y
encontraron sus blancos. Otra vez, todo sucedió en casi total silencio. Los dos guardias
colapsaron. Los hombres del SAS salieron al corredor.

De repente Alex recordó. Estaba molesto consigo mismo por no haberlo mencionado
antes. —No puedes ir a las celdas —murmuró—. Se activan con el sonido.
Wolf asintió. — ¡Muéstrame!

Alex le mostró a Wolf el pasadizo con las puertas hechas de hierro. Wolf apuntó a dos
de los hombres. —Quiero que se queden aquí. Si somos encontrados, este es el primer
lugar donde Grief vendrá.

Los hombres asintieron. Ellos entendían. El resto volvió al elevador, hacia la biblioteca
y para salir del corredor.

Foro de Purple Rose ~146~


Anthony Horowitz Point Blanc

Wolf se giró hacia Alex. —Vamos a tener que desactivar el sistema —explicó—. ¿Tienes
alguna‖idea<?

—Por aquí. Las habitaciones privadas de Grief están del otro lado.

Pero antes de que él pudiera terminar, tres guardias más aparecieron, caminado por el
pasadizo. Wolf le disparó a uno otro dardo con anestesia y uno de sus hombres tomó a
los otros dos. Pero esta vez ellos fueron una fracción de segundo más lento. Alex vio a
uno de los guardias sacar su arma. Probablemente él estaba inconsciente antes de
arreglárselas para disparar. Pero al momento final, su dedo se apretó en el gatillo. Las
balas salieron disparadas hacia arriba, golpeándose contra el techo, trayendo yeso y
astillas de madera hacia el piso. Nadie había sido golpeado, pero el daño ya estaba
hecho. Las luces parpadearon. Una vez más, la alarma empezó a sonar.

A veinte yardas, una puerta se abrió y entraron más guardias.

— ¡Abajo! —Wolf gritó.

Había sacado una granada. Le quitó el seguro y la tiró. Alex golpeó el piso, y un
segundo después hubo una suave explosión mientras una gigantesca nube de gas
lacrimógeno llenaba el pasadizo. Los guardias se tambaleaban, ciegos e inútiles. Los
hombres de SAS rápidamente los tomaron.

Wolf lo agarró y lo acercó a él. — ¡Encuentra un lugar para esconderte! —gritó—. Ya


nos metiste. Ahora nosotros haremos el resto.

— ¡Dame una pistola! —Alex gritó de regreso. Un poco del gas lo había alcanzado, y
ahora podía sentir sus ojos quemándose.

—No. Tengo órdenes. Con la primera señal de problemas, tú te vas de nuestro lado.
Encuentra un lugar seguro. Vendremos por ti después.

— ¡Wolf!

Pero Wolf ya se había levantado y había corrido. Alex escuchó una metralleta de algún
lugar abajo. Entonces Wolf tenía razón. Uno de los guardias había sido enviado para
hacerse‖cargo‖de‖los‖prisioneros<‖pero‖ahí‖estaban‖dos‖hombres‖del‖SAS‖para‖hacerse‖
cargo, esperándolo. Y ahora las reglas habían cambiado. La SAS no podía permitirse el
riesgo de poner en peligro las vidas de los prisioneros. Iba a haber derramamiento de
sangre. Y Alex sólo podía imaginarse la batalla que estaba tomando lugar. Pero él no
iba a ser parte de ella. Su trabajo era esconderse.

Foro de Purple Rose ~147~


Anthony Horowitz Point Blanc

Más explosiones. Más disparos. Había un sabor amargo en la boca de Alex mientras el
regresaba a las escaleras. Era típico del M16. La mitad de tiempo ellos estaban felices
de que él hubiera sido asesinado. La otra mitad del tiempo lo trataban como a un niño.

Un guardia apareció de repente, corriendo hacia el sonido de la pelea. Los ojos de Alex
todavía estaban escociendo por el gas, y ahora iba a hacer uso de eso. El trajo su mano
a su cara, pretendiendo llorar. El guardia vio al chico de catorce años llorando. Se
detuvo. Al el momento Alex el giró su pie izquierdo, elevando la parte alta de su pie
derecho‖al‖estómago‖del‖hombre<‖le‖hizo‖la‖patada‖de‖la‖casa‖redonda‖o‖mawashigeri‖
que había aprendido en karate. El guardia no tuvo tiempo ni para llorar. Sus ojos
giraron y quedó todo flojo. Alex se sintió un poco mejor después de eso.

Pero todavía no había ninguna otra cosa que hacer. Entonces hubo otra ronda de
disparos, luego la suave explosión de una segunda granada. Alex fue al comedor.
Desde ahí podía ver a través de las ventanas hacia el lado del edificio que tenía el
helipuerto. Se dio cuenta que las hélices del helicóptero giraban. ¡Alguien estaba
adentro! Se acercó más a la ventana. ¡Era el Dr. Grief!

Tenía que hacérselo saber a Wolf.

Entonces se giró.

La Señora Stellenbosch estaba parada en frente de él.

Nunca la había visto menos humana que en ése momento. Su cara estaba
completamente contorsionada con furia, sus labios se giraban hacia fuera y sus ojos
parecían navajas.

— ¡No lo hiciste! —exclamó—. ¡Todavía estas vivo! —Su voz era apenas un gemido,
como si estuviera demasiado lejos—. Entonces tú los trajiste. ¡Haz arruinado todo!

—Es para lo que me pagaron —dijo Alex.

— ¿Qué fue lo que me hizo buscar aquí? —La Señora Stellenbosch soltó risitas para ella
misma. Alex casi podía ver la cordura huir de ella—. Bueno, al menos este es uno de
los pequeños negocios que finalmente seré capaz de terminar.

Alex se tensó, sus pies se separaron, el centro de gravedad bajó, justo como si estuviera
pensando. Pero era inútil.

Foro de Purple Rose ~148~


Anthony Horowitz Point Blanc

La Señora Stellenbosch se tambaleó hacia él, moviéndose con una velocidad aterradora.
Era como correr detrás de un autobús.

Alex sintió el impacto de su peso corporal, entonces dos manos gigantescas lo


detuvieron y lo tiraron a través de la habitación. Se estrelló en una mesa, golpeándose,
y luego giró para alejarse del camino de la Señora Stellenbosch y de su primer ataque,
azotándose con una patada que le pudo haber quitado la cabeza de los hombros, si no
se hubiera alejado una pulgada.

Se levantó de un salto y se paró ahí, jadeando por aire. Por un momento su visión era
borrosa. La sangre salía de la esquina de su boca. La Señora Stellenbosch se puso
nuevamente a la carga. Alex se tiró hacia delante, usando otra de las mesas como
palanca. Sus pies giraron, esquiando por el aire y sus dos rodillas se le clavaron en la
cabeza de ella.

Cualquier otra persona hubiera sido noqueada en ese mismo instante. Alex sintió la
sacudida de haberse estirado en todo su cuerpo, pero la Señora Stellenbosch apenas
titubeaba. Mientras Alex dejaba la mesa, sus manos se movieron hacia abajo,
golpeándose contra la gruesa madera. La mesa se desbarató y ella caminó por encima
de ella, tomándolo de nuevo, esta vez por el cuello. Alex sintió a sus pies alejarse del
suelo. Con un gruñido lo azotó contra la pared.

Alex gritó, preguntándose si su espalda se fracturó. Se cayó al piso. No se podía mover.


La Señora Stellenbosch se detuvo, respirando pesadamente. Miró por la ventana. Las
hélices estaban a toda velocidad ahora. El helicóptero se alzó primero hacia adelante y
luego lentamente subió en el aire. Era tiempo de irse.

Ella se agachó y recogió su bolso de mano. Tomó una pistola y apuntó a Alex.
Alex la miró. No había nada que pudiera hacer.

La Señora Stellenbosch sonrió. —Y esto es para lo que me pagan —dijo.

La puerta del comedor se abrió.

— ¡Alex! —Era Wolf. Y tenía una metralleta.

La Señora Stellenbosch alzo la pistola y disparó tres tiros. Cada uno de ellos golpeó en
su blanco. Wolf fue herido en el hombro, el brazo y el pecho. Pero incluso cuando caía,
abrió fuego. Las balas pesadas golpearon a la Señora Stellenbosch. Fue lanzada hacia
atrás a la ventana, la que se rompió detrás de ella. Con un grito desapareció en la noche
y en la nieve, su cabeza primero, y luego sus pesadas y cortas piernas detrás de ella.

Foro de Purple Rose ~149~


Anthony Horowitz Point Blanc

El shock que había pasado le dio a Alex nueva fuerza. Se paró y corrió hacia Wolf.
El hombre del SAS no estaba muerto, pero estaba gravemente herido, su respiración
era entrecortada.

—Estoy bien —Se las arregló para decir—. Vine a buscarte. Estoy feliz de haberte
encontrado.

—Wolf<

—Está bien —Él le dio un golpecito a su pecho y Alex vio que estaba usando chaleco
antibalas debajo de su chaqueta. Había sangre saliendo de su brazo, pero las otras dos
balas no lo habían alcanzado.

—Grief<‖—dijo.

Wolf hizo un gesto y Alex miró alrededor. El helicóptero había dejado el helipuerto.
Estaba volando bajo en las afueras de la Academia. Alex vio al Dr. Grief en el asiento
del piloto. Tenía una pistola. Disparo. Hubo un grito y un cuerpo cayó de algún lugar
por encima de él. Uno del los hombres del SAS.

De repente Alex estaba molesto. Grief era un loco, un monstruo. Él era el responsable
de‖ todo‖ esto<‖ e‖ iba‖ a‖ escapar.‖ Sin‖ saber‖ lo‖ que‖ hacía,‖ le‖ arrebató‖ el‖ arma‖ a‖ Wolf‖ y‖
corrió hacia la ventana rota, paso el cuerpo sin vida de la Señora Stellenbosch y entró
en la noche. Trato de apuntar. Las hélices del helicóptero giraban encima de la
superficie de la nieve, cegándolo, pero él apuntó la pistola y disparó. Nada paso. El jaló
el gatillo otra vez. Todavía no pasaba nada. O Wolf había usado todas sus municiones
o la pistola se había atascado.

El Dr. Grief jaló los controles y el helicóptero se alejó, siguiendo la ladera de la


montaña.‖Era‖demasiado‖tarde.‖Nada‖podría‖detenerlo.‖A‖menos<

Alex tiró la pistola y corrió. Había una motoneta de nieve a unas cuantas yardas, su
motor seguía encendido. El hombre que la había estado conduciendo, estaba ahora
boca abajo en la nieve. Alex se montó en el asiento y giró el acelerador a todo lo que
daba. La moto salió disparada, deslizándose por la nieve, siguiendo el camino del
helicóptero. El Dr. Grief lo vio. El helicóptero bajó la velocidad y se giró. Grief alzó una
mano, diciendo adiós. Alex pudo ver las gafas rojas, los esbeltos dedos alzarse en un
último gesto de desafío. Con sus manos agarrando el manubrio, Alex se paró,
tensándose para lo que sabía que tenía que hacer. El helicóptero se alejó otra vez,
ganando altura. En frente de Alex apareció el Salto de Esquí.

Foro de Purple Rose ~150~


Anthony Horowitz Point Blanc

Estaba yendo a setenta, ochenta millas por hora, y la nieve y el viento pasaban
rápidamente a su lado. En frente de él había una barrera de madera, en forma de cruz.
Alex se apresuró a través de ella, luego se lanzó.

La moto siguió, su motor seguía girando.

Alex giró y giró por la nieve, astillas de madera y hielo caían en sus ojos y en la boca.
Se las arregló para quedar sobre sus rodillas.

La moto llegó al final del Salto de Esquí.

Alex la observó saltar en el aire, propulsada por la enorme resbaladilla de metal.


En el helicóptero, el Dr. Grief apenas tuvo tiempo de ver que quinientas libras de peso
en acero sólido venían hacia él en la noche, sus faros todavía estaban encendidos y el
motor encendido. Sus ojos, de un rojo brillante se abrieron en shock. El torpedo
improvisado golpeó su banco en el centro. ¡Point Blank22!

La explosión alumbró completamente la montaña. El helicóptero desapareció en una


enorme bola de fuego, y luego cayó. Todavía se estaba quemando cuando golpeó el
piso.

Alex se hizo consciente de que atrás de él, la balacera había parado. La batalla había
acabado. Caminó lentamente hacia la Academia, de repente temblaba por el aire frío de
la noche. Mientras e aproximaba, un hombre apareció en la ventana rota y lo saludó.
Era Wolf, apoyado contra la pared. Pero muy vivo. Alex fue con él.

— ¿Qué paso con Grief? —preguntó Wolf.

—Parece‖como‖si‖lo‖hubiera‖“convertido‖en‖un‖trineo”‖—contestó Alex.

En las laderas, los restos del helicóptero brillaban y se quemaban mientras el sol de la
mañana empezaba a salir.

__________________________________

22Point Blank: Se refiere a que dio en el centro del blanco. Ya que en los blancos el punto con más puntos
es‖el‖centro‖y‖éste‖es‖blanco‖se‖le‖llama‖así.‖Literalmente‖es‖“Punto‖en‖el‖Blanco”.

Foro de Purple Rose ~151~


Anthony Horowitz Point Blanc

Capítulo 17
El Círulo de la Muerte

Unos días más tarde, Alex se encontró sentado frente a Alan Blunt en la oficina sin
rostro en la Calle Liverpool, con la señora Jones torciendo menta entre los dedos. Era
primero de mayo, un día festivo en Inglaterra, pero de alguna manera sabía que los
días de fiesta nunca llegarían al edificio llamado el Banco Royal & General. Incluso la
primavera parecía haberse detenido en la ventana. Afuera, el sol brillaba. En el interior,
había sólo sombras.

—Parece que una vez más tenemos una deuda de agradecimiento —fue lo que dijo
Blunt.

—Usted no me debe nada —dijo Alex.

Blunt se quedó realmente perplejo. —Tú posiblemente cambiarás el futuro de este


planeta —dijo—. Por supuesto, el plan de Grief era monstruoso, loco. Pero sigue siendo
el hecho de que su... —Buscó una palabra para describir el ensayo, las creaciones de los
tubos que habían sido enviados fuera de Point Blanc—... su descendencia podría haber
causado una gran cantidad de problemas. Por lo menos hubieran tenido el dinero. Dios
sabe lo que habrían hecho si hubieran permanecido sin descubrir.

— ¿Qué ha pasado con ellos? —preguntó Alex.

—Hemos rastreado quince de ellos y los tenemos bajo llave —respondió la señora
Jones–. Fueron detenidos en silencio por los servicios de inteligencia de cada país en el
que vivían. Nosotros nos encargaremos de ellos.

Alex se estremeció. Tenía la sensación de que sabía lo que la señora Jones había
querido decir con esas últimas palabras. Y era la certeza de que nadie vería a las quince
réplicas Grief de nuevo.

—Una vez más, hemos tenido que callar esto —continuó Blunt—. Todo este asunto
de... la clonación. Causó una gran cantidad de inquietud pública. Las ovejas son una

Foro de Purple Rose ~152~


Anthony Horowitz Point Blanc

cosa, ¡pero los seres humanos! —él tosió—. Las familias que participan en este negocio
no tienen deseo de publicidad, por lo que no se habla. Ellos están justamente contentos
de tener sus propios hijos reales de vuelta. Lo mismo, por supuesto, va para ti, Alex. Ya
has firmado la Ley de Secretos Oficiales. Estoy seguro de que podemos confiar en que
seas discreto.

Hubo un momento de pausa. La señora Jones miró atentamente a Alex. Ella tuvo que
admitir que estaba preocupada por él. Sabía todo lo que había sucedido en Point Blanc,
lo cerca que había llegado de una muerte horrible, sólo para ser enviado de vuelta por
segunda vez a la Academia. El muchacho que había llegado detrás de los Alpes
franceses era diferente del que la había dejado. Había una frialdad en él, tan tangible
como la nieve de las montañas.

—Lo hiciste muy bien, Alex —dijo.

— ¿Cómo está Lobo? —preguntó Alex.

—Él está bien. Todavía está en el hospital, pero los médicos dicen que va a tener una
recuperación completa. Esperamos que lo saquen a operaciones en unas pocas
semanas.

—Eso es bueno.

—Sólo tuvimos un muerto en el asalto a Point Blanc. Ese fue el hombre que viste caer
desde el techo. Lobo y otro hombre resultaron heridos. De lo contrario, fue todo un
éxito. —Hizo una pausa—. ¿Hay cualquier cosa que quieras saber?

—No —Alex sacudió la cabeza. Se puso de pie—. Me dejaste ahí —dijo—. Pedí ayuda y
no viniste. Grief iba a matarme, pero no te importó.

—Eso no es cierto, Alex. —La señora Jones miró a Blunt por ayuda, pero él no la miró a
los ojos—.‖Había‖dificultades<

—No importa. Sólo quiero que sepas que he tenido suficiente. No quiero ser más un
espía, y si me lo preguntas de nuevo, voy a rechazarlo. Sé que piensas que puedes
chantajearme. Pero ahora yo sé mucho acerca de ti, por lo que no funcionará más. —Se
acercó a la puerta—. Solía pensar que el ser un espía sería emocionante y especial,
como en las películas. Pero me acabas de utilizar. En cierto modo, ambos son tan malos
como Grief. Van a hacer cualquier cosa para conseguir lo que quieran. Bueno, quiero
volver a la escuela. La próxima vez, pueden hacerlo sin mí.
Hubo un largo silencio después de que Alex se hubiera ido.

Foro de Purple Rose ~153~


Anthony Horowitz Point Blanc

Al fin habló Blunt. —Él va a estar de vuelta —dijo.

La señora Jones levantó una ceja. — ¿De verdad lo crees?

—Él‖es‖demasiado‖bueno‖en‖lo‖que‖hace<‖demasiado‖bueno‖en‖el‖trabajo.‖Y‖esto‖est{‖
en su sangre. —Se puso de pie—. Es bastante extraño —dijo—. La mayoría de los
estudiantes sueña con ser un espía. Con Alex, tenemos un espía que sueña con ser un
estudiante.

— ¿Realmente lo usarás de nuevo? —preguntó la señora Jones.

—Por supuesto. Hay un archivo. Entró esta mañana. Un caso interesante. Directo hasta
su callejón. —Él sonrió—. Le daremos unos días para calmarse y luego vamos a
llamarlo.

—No va a responder.

—Ya veremos —dijo Blunt


.

***
Alex se fue a casa desde la parada de autobús y entró en la elegante casa de Chelsea
que compartía con su ama de llaves y su mejor amiga, Jack Starbright. Jack sabía lo que
Alex había sido y lo que había estado haciendo. Sin embargo, ellos dos habían llegado
a un acuerdo para no discutir su participación en el M16. A ella no le gustó, y se
preocupaba por él. Pero en última instancia, los dos sabían, no había nada más que
decir.

Ella se sorprendió al verlo. —Pensé que acababas de salir —dijo.

—No.

— ¿Recibiste el mensaje por teléfono?

— ¿Qué mensaje?

—El señor Bray quiere verte esta tarde. A las tres en punto en la escuela.

Henry Bray era el director de Brookland. Alex no estaba sorprendido por la citación.
Bray era el tipo de director que lograba dirigir una escuela ocupada y todavía

Foro de Purple Rose ~154~


Anthony Horowitz Point Blanc

encontrar tiempo para tomar un interés personal en todos los alumnos de allí. Él había
estado preocupado por la larga ausencia de Alex en el inicio del semestre de
primavera. El hecho de que Alex también había perdido las dos últimas semanas del
mismo término le preocupaba más. Así que él le había llamado a una reunión.

— ¿Quieres comer? —preguntó.

—No, gracias. —Alex sabía que tendría que fingir que estaba enfermo de nuevo. Sin
duda sería el M16 quien por supuesto produciría otro justificante médico. Pero la idea
de mentir a su director echó a perder su apetito.

Se puso en marcha una hora más tarde, llevando su bicicleta, que había sido devuelta a
casa por la policía de Putney. Pedaleó lentamente. Era bueno estar de vuelta en
Londres, para estar rodeado de una vida normal. Se dio la vuelta por King's Road y
pedaleó‖ por‖ la‖ calle‖ lateral‖ donde<‖ se‖ sentía‖ como‖ hacía‖ un‖ mes<‖ que‖ él‖ había‖
seguido al hombre en el Skoda blanco. La escuela se alzaba delante de él. Estaba vacía
y permanecería abierta hasta el trimestre de verano.

Pero cuándo Alex llegó, vio una figura que cruzaba el patio hacia la puerta de la
escuela y reconoció al Sr. Lee, el cuidador de la escuela de ancianos.

— ¡Tú de nuevo!

—Hola, Bernie —dijo Alex. Eso era cómo todo el mundo lo llamaba.

— ¿De camino para ver al señor Bray?

—Sí.

El cuidador negó con la cabeza. —Él nunca me dijo que ibas a estar hoy aquí. ¡Pero
nunca me dice nada! Sólo voy a las tiendas. Vuelvo a las cinco para cerrar, para
asegurarme de que entonces estás fuera.

—De acuerdo, Bernie.

No había nadie en el patio de la escuela. Se sentía extraño, caminando por la pista por
su cuenta. La escuela parecía más grande con nadie por allí, el jardín se extendía
demasiado lejos entre los edificios de ladrillos rojos con el sol cayendo a plomo, que se
reflejaba en las ventanas. Alex estaba deslumbrado. Nunca había visto el lugar tan
vacío y tan tranquilo. La hierba de los campos de juego casi parecía demasiado verde.

Foro de Purple Rose ~155~


Anthony Horowitz Point Blanc

Cualquier escuela sin niños en edad escolar tenía su atmósfera peculiar y Brookland no
era la excepción.

El Sr. Bray tenía una oficina en el bloque D, que estaba al lado del edificio de ciencias.
Alex llegó a las puertas oscilantes y las abrió. Las paredes aquí estaban cubiertas
normalmente por los carteles, pero todos habían sido bajados al final del plazo. Todo
estaba blanco, blanco. Había otra puerta abierta a uno de los lados. Bernie había estado
limpiando el laboratorio principal. Él había descansado su fregona y un cubo a un lado
cuando había ido a las tiendas a recoger cigarrillos, presumió Alex. El hombre había
sido un fumador encadenado toda su vida, y Alex sabía que iba a morir con un
cigarrillo entre los labios.

Alex subió las escaleras, golpeando los talones contra la superficie de la piedra. Llegó a
un‖pasillo<‖a‖la‖izquierda‖para‖biología,‖a‖la‖derecha‖para‖física<‖y‖continuó en línea
recta. Un segundo corredor, con ventanas de cuerpo entero en ambas partes, llegando
al bloque D. El estudio de Bray estaba directamente delante de él. Se detuvo en la
puerta, vagamente preguntándose si debería haberse vestido para la reunión. Bray
estaba siempre saltándoles a los niños con sus camisas o colgando lazos torcidos.

Alex llevaba una chaqueta Gortex, camiseta, pantalones vaqueros, y zapatillas Nike de
deporte<‖ la‖ misma‖ ropa‖ que‖ había‖ llevado‖ esa‖ mañana‖ en‖ M16.‖ Su‖ cabello‖ era‖
demasiado corto para su gusto, aunque había comenzado a crecer de nuevo. Con todo,
todavía parecía un delincuente juvenil, pero ya era demasiado tarde. Y de todos
modos, Bray no quería verle para hablar de su aspecto. Su no comparecencia en la
escuela era más al grano.

Llamó a la puerta.

— ¡Adelante! —dijo una voz.

Alex abrió la puerta y entró en el despacho del director, una sala abarrotada con vistas
al patio de la escuela. Había un escritorio repleto de papeles y una silla de cuero negro
con la espalda hacia la puerta. Un armario lleno de trofeos de pie contra una pared. Los
otros se alineaban sobre todo con los libros.

— ¿Quería verme? —dijo Alex.

La silla se volvió lentamente alrededor.

Alex se congeló.

Foro de Purple Rose ~156~


Anthony Horowitz Point Blanc

No era Henry Bray, el que estaba sentado detrás del escritorio.

Era él mismo.

Él estaba buscando a un chico de catorce años de edad, con pelo rubio muy corto, ojos
marrones, y una cara pálida y delgada. El chico incluso estaba vestido idéntico a él. A
Alex le llevó lo que parecía una eternidad aceptar lo que estaba viendo. Estaba de pie
en una habitación mirándose a sí mismo sentado en una silla. El chico era él.

Con tan sólo una diferencia. El muchacho llevaba un arma.

—Ven —dijo.

Alex no se movió. Él sabía lo que estaba enfrentando y estaba enojado consigo mismo
por no haberlo previsto. Cuando fue esposado en la academia, el Dr. Grief se había
jactado de que se había clonado a si mismo dieciséis veces. Pero esa mañana la señora
Jones‖había‖dicho‖"quince‖de‖ellos".‖Eso‖dejó‖una‖de‖las‖piezas<‖un‖niño a la espera de
ocupar su lugar en la familia de Sir David Friend. Alex le había vislumbrado mientras
estaba en la academia. Ahora recordaba a la figura con la máscara blanca, mirándolo
desde una ventana mientras caminaba hacia el salto de esquí. La máscara blanca
habían sido vendas. El nuevo Alex había estado espiando mientras se recuperaba de la
cirugía plástica que había hecho que los dos fueran idénticos.

Y hasta hoy no había habido pistas. Tal vez había sido el calor del sol, o las
consecuencias de su visita al M16. Pero había estado demasiado envuelto en sus
propios pensamientos para verlas.

Jack, cuándo llegó a casa. —Pensé que acababas de salir.


Bernie, en la puerta. — ¡Tú otra vez!

Ambos habían pensado que lo habían visto. Y en cierto sentido, lo habían hecho.
Habían visto al chico sentado frente a él. El muchacho que estaba apuntando un arma a
su corazón.

—He estado esperando esto —dijo el otro chico, y a pesar del odio en su voz, Alex no
podía dejar de maravillarse. La voz no era la misma que la suya. El chico no había
tenido suficiente tiempo para hacerla correctamente. Pero por lo demás era un círculo
de muerte.

— ¿Qué estás haciendo aquí? —dijo Alex—. Está todo terminado. El Proyecto Géminis
ha terminado. Tú puedes muy bien cambiarte a ti mismo. Necesitas ayuda.

Foro de Purple Rose ~157~


Anthony Horowitz Point Blanc

—Necesito sólo una cosa —se burló el segundo Alex—. Necesito verte muerto. Yo voy
a disparar. Esto es lo que voy a hacer ahora. ¡Tú mataste a mi padre!

—Tu padre era un tubo de ensayo —dijo Alex—. Nunca tuviste una madre o un padre.
Eres un monstruo. Hecho a mano en los Alpes franceses, al igual que un reloj de cucú.
¿Qué vas a hacer cuando me hayas matado? ¿Tomar mi lugar? Tú no durarías una
semana. Es posible que te parezcas a mí, pero hay mucha gente que sabe lo que Grief
estaba tratando de hacer. Y lo siento, pero tienes 'falso' escrito todo sobre ti.

— ¡Tendríamos que haber logrado todo! ¡Habríamos tenido el mundo entero! —La
réplica de Alex casi gritó las palabras, y por un momento Alex creyó oír al Dr. Grief en
algún lugar de allí, culpándolo desde más allá de la tumba. Pero entonces la criatura
que tenía delante era el Dr. Grief... o parte de él—. No me importa lo que me pase a mí
—continuó—, con tal de que estés muerto.

Extendió la mano con la pistola. El cañón le estaba apuntando a él. Alex miró
directamente al chico a los ojos.

Y vio la vacilación.

El falso Alex no podía decidirse a hacerlo. Ellos eran muy similares. La misma ropa, el
mismo organismo, las mismas caras. Para el otro chico, sería como pegarse un tiro.
Alex todavía no había cerrado la puerta. Él se echó hacia atrás, hacia el corredor. Al
mismo tiempo, el arma se disparó, la bala explotó a pulgadas por encima de su cabeza
y se estrelló en la pared del fondo. Alex cayó al suelo sobre su espalda y salió por la
puerta cuando una segunda bala se estrelló contra el suelo. Y luego se fue corriendo,
poniendo tanto espacio entre él y su doble como pudo.

Hubo un tercer disparo mientras corría por el pasillo y la ventana a su lado se rompió,
la lluvia de vidrio cayó hacia abajo. Alex llegó a las escaleras y se los bajo de tres a la
vez, asustado de que pudiera caer y romperse un tobillo. Pero entonces él estaba en el
fondo, en dirección a la puerta principal, desviándose sólo cuando se dio cuenta de que
sería un blanco demasiado fácil al cruzar el patio de la escuela. En su lugar, se
zambulló en el laboratorio, casi cayendo de cabeza en una cubeta de limpiador de
Bernie.

El laboratorio era largo y rectangular, dividido en estaciones de trabajo con mecheros


Bunsen, frascos, y docenas de botellas de productos químicos hacia fuera en los
estantes que se extendían a todo lo largo de la habitación. Había otra puerta en el otro
extremo. Alex se lanzó detrás de la mesa más alejada. ¿Su doble lo había visto entrar?
¿Podría estar buscándolo, incluso ahora, en el patio?

Foro de Purple Rose ~158~


Anthony Horowitz Point Blanc

Con cautela, Alex asomó la cabeza sobre la superficie, entonces se agachó cuando
cuatro balas rebotaban a su alrededor, astillando la madera y destruyendo una de las
tuberías de gas. Alex oyó el silbido de un escape de gas. Luego hubo otra detonación y
una explosión que lo lanzó hacia atrás, extendiéndose en el suelo. La última bala había
encendido el gas. Las llamas saltaron para arriba, lamiendo el techo. Al mismo tiempo,
el sistema de rociadores se abrió, rociando toda la habitación. Alex se arrastró en sus
manos y pies, en busca de refugio detrás del fuego y el agua, esperando que el otro
Alex quedara ciego. Sus hombros golpearon con fuerza la puerta. Él se puso en pie. No
había otra oportunidad. Fue a través de otro corredor y un segundo tramo de escaleras
en línea recta.

Las escaleras conducían a ninguna parte. Iba a mitad de camino antes de que lo
recordara. Había una sola aula en la parte superior que se utilizaba para biología.
Había una escalera de caracol que conducía a la azotea. La escuela tenía tan poca tierra
que habían planeado construir un jardín en la azotea. Luego se habían quedado sin
dinero. Había un par de invernaderos. Nada más.

¡No había forma de bajar! Alex miró sobre su hombro y vio al otro Alex volver a cargar
su arma, ya en su camino hacia arriba. No tenía otra opción. Él tuvo que continuar a
pesar de que pronto sería atrapado.

Llegó a la clase de biología y cerró la puerta detrás de él. No había ningún bloqueo, y
las mesas estaban atornilladas en el suelo. De lo contrario, podría ser capaz de hacer
una barricada. La escalera de caracol iba por delante de él. Subió corriendo sin parar, a
través de otra puerta y hacía el techo. Alex se detuvo para tomar aliento y ver qué
podía hacer.

Estaba de pie en un área amplia y plana, con una valla corriendo todo el camino. Había
media docena de macetas de terracota llenas de tierra. Algunas plantas germinadas,
buscando más muertos que vivos. Alex olfateó el aire. El humo enroscándose desde las
ventanas de dos pisos más abajo, y se dio cuenta de que el sistema de riego no había
podido apagar el fuego. Pensó en el gas, llegando a la sala, y los productos químicos
apilados en los estantes.

¡Podría estar de pie sobre una bomba de tiempo! Tenía que encontrar un camino hacia
abajo.

Pero entonces oyó el sonido de los pies en el metal y se dio cuenta que su doble había
llegado a la parte superior de la escalera de caracol. Alex se agachó detrás de uno de
los invernaderos. La puerta se abrió de golpe.

Foro de Purple Rose ~159~


Anthony Horowitz Point Blanc

El humo consiguió engañar a Alex en el techo. Dio un paso hacia adelante. Ahora Alex
estaba detrás de él.

— ¿En dónde estás? —El falso Alex gritó. Tenía el pelo empapado y su rostro
desencajado por la ira.

Alex sabía que su momento había llegado. Nunca tendría una mejor oportunidad.
Corrió hacia adelante. El otro Alex giró alrededor y disparó. La bala golpeó su hombro,
una espada fundida se dibujó a través de su carne. Pero un segundo después había
llegado, agarrándolo por el cuello con una mano y agarrando la muñeca con la otra,
obligándolo a tirar el arma. Hubo una gran explosión en el laboratorio de abajo y el
edificio entero se sacudió, pero ninguno de los chicos parecía darse cuenta. Fueron
encerrados en un abrazo, dos reflexiones que se habían convertido en un enredo en el
espejo, la pistola en la cabeza, luchando por el control.

Las llamas estaban luchando en el edificio. Alimentadas por una variedad de


sustancias químicas, se precipitaron por la planta, derritiendo el asfalto. En la lejanía, el
grito de los camiones de bomberos penetró en el aire lleno de sol. Alex tiró con todas
sus fuerzas, tratando de tomar el arma. El otro Alex lo agarró, no gritando en inglés,
sino en africano.

El final llegó muy pronto.

El cañón se retorció y cayó al suelo.

Un Alex atacó, golpeando el otro hacia abajo, luego se zambulló por la pistola.
Hubo otra explosión, y una hoja de químicos en llamas dio un salto. Un cráter había
aparecido de repente en el techo, tragándose el arma. El muchacho lo vio demasiado
tarde y se cayó. Con un grito, desapareció en el humo y el fuego.

Un Alex Rider se acercó al agujero y miró hacia abajo.

El otro Alex Rider yacía de espaldas, por debajo de dos plantas. Él no se movía. Las
llamas se acercaban.

Los bomberos habían llegado a la escuela. Una escalera inclinada hacia el techo.

Un muchacho con el pelo corto, rubio y ojos marrones con una chaqueta Gortex, una
camiseta y pantalones vaqueros, se acercó al borde de la cubierta y empezó a bajar.

Foro de Purple Rose ~160~


Anthony Horowitz Point Blanc

Fin…

Fin del segundo libro de la saga “Alex Rider”

Foro de Purple Rose ~161~


Anthony Horowitz Point Blanc

Lean el tercer libro de la Saga Alex Rider

Skeleton
Key

Sinópsis:

A lex Rider, un espía-adolescente, se compromete a mantener los ojos

abiertos a los problemas en los campeonatos de tenis de Wimbledon, y se encuentra a


si mismo siendo el objetivo de una organización criminal china. Para escapar de los
sicarios chinos que le perseguían, Alex acepta a regañadientes curbir a los agentes de la
CIA que desean buscar al Ex General Ruso Sarov en una casa aislada en una isla
cubana controlada por él. El General Sarov sin embargo, tiene otros planes para Alex.

Traducida por cYeLY DiviNNa

Foro de Purple Rose ~162~


Anthony Horowitz Point Blanc

Anthony Horowitz

E scritor y guionista inglés, Anthony

Horowitz es conocido principalmente por sus


series de libros para jóvenes adultos, con más de
cincuenta títulos publicados. Horowitz también ha
trabajado para la televisión ITV adaptando clásicos
del crimen a la gran pantalla, además de crear las
suyas propias como Los asesinatos de Midsomer.

Además de varias obras históricas y de aventuras,


Horowitz logró el éxito internacional gracias a las novelas protagonizadas por Alex
Rider, un joven miembro del MI6 británico, y con su serie de Los cinco guardianes.

Saga Alex Rider:


 Stormbreaker
 Point Blanc
 Skeleton Key
 Eagle Strike
 Scorpia
 Ark Angel
 Snakehead
 Crocodile Tears
 Scorpia Rising
 Yassen

Foro de Purple Rose ~163~


Anthony Horowitz Point Blanc

Visítanos aquí…

http://www.purplerose1.com/

Foro de Purple Rose ~164~

También podría gustarte