Está en la página 1de 3

Diversidad cultural

La cultura, en su rica diversidad, posee un valor intrínseco tanto para el desarrollo


como para la cohesión social y la paz.

La diversidad cultural es una fuerza motriz del desarrollo, no sólo en lo que respecta al
crecimiento económico, sino como medio de tener una vida intelectual, afectiva, moral
y espiritual más enriquecedora. Esta diversidad es un componente indispensable para
reducir la pobreza y alcanzar la meta del desarrollo sostenible, gracias, entre otros, al
dispositivo normativo, hoy día ya completo, elaborado en el ámbito cultural.

Simultáneamente, el reconocimiento de la diversidad cultural – mediante una utilización


innovadora de los medios y de los TIC en particular – lleva al diálogo entre
civilizaciones y culturas, al respeto y a la comprensión mutua.

Por consiguiente, el fomento de la diversidad cultural – "patrimonio cultural de la


humanidad" (Declaración Universal de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural, 2001)
y su corolario, el diálogo, constituye un verdadero reto en el mundo de hoy y se sitúa en
el núcleo mismo del mandato d la UNESCO:

Acción a favor de la diversidad cultural


La Declaración universal de la UNESCO sobre la diversidad cultural ha representado un
paso decisivo hacia la consideración de la diversidad cultural en tanto que factor de
desarrollo sostenible. La Declaración sería letra muerta si no se materializara y aplicara
en nuestras actividades. ¿Qué hace la UNESCO para fomentar la diversidad cultural ?
Garantizar una coexistencia armoniosa y una convivencia pacífica .

RESPETAR LOS DERECHOS HUMANOS.

PROMOVER EL DIÁLOGO INTERCULTURAL.

LUCHAR CONTRA EL RACISMO.

ACCIÓN EN FAVOR DE LOS PUEBLOS AUTÓCTONOS.

Defender la diversidad creativa y la multiplicidad de las expresiones culturales

La riqueza cultural del mundo es su diversidad dialogante. Cada cultura se nutre


de sus propias raíces, pero sólo se desarrolla en contacto con las demás culturas.

Una de las misiones principales de la UNESCO es garantizar el espacio y la libertad de


expresión de todas las culturas del mundo. Así pues, no se trata de identificar y
preservar todas las culturas consideradas separadamente, sino antes bien de
revivificarlas, para evitar que queden reducidas a ghettos, contrarrestar extravíos
derivados de la identidad y prevenir conflictos.

Este diálogo de las culturas adquiere un sentido nuevo en el marco de la


mundialización y del contexto político internacional actual, convirtiéndose así
en un instrumento indispensable para garantizar el mantenimiento de la paz y
la cohesión del mundo.
Interculturalidad

INTERCULTURALIDAD.© UNESCO /
La interculturalidad desde un enfoque integral y de derechos humanos, se refiere a la
construcción de relaciones equitativas entre personas, comunidades, países y culturas.
Para ello es necesario un abordaje sistémico del tema, es decir, trabajar la
interculturalidad desde una perspectiva que incluya elementos históricos, sociales,
culturales, políticos, económicos, educativos, antropológicos, ambientales, entre otros.

Una propuesta de educación e interculturalidad plantea un diálogo entre iguales y en


igualdad de condiciones, el encuentro entre personas y culturas, el intercambio de
saberes, hacia una educación intercultural, inclusiva y diversa. La riqueza de los saberes
y conocimientos de cada cultura es uno de los objetivos fundamentales de la educación
contemporánea. Es necesario que este objetivo se concrete no únicamente en contenidos
o materias, sino en los mismos principios, enfoques y programas nacionales educativos,
así como en la misma institucionalidad educativa.

Permite además el fortalecimiento de la identidad, el intercambio de saberes pertinentes


y contextualizados, de relaciones democráticas y armónicas, el conocimiento articulado
a la vida, el desarrollo de capacidades prácticas para actuar en el mundo, y la
construcción de un modelo propio de desarrollo humano y sostenible, en el cual la
educación cumple un papel preponderante.

También podría gustarte