Está en la página 1de 6

Oscar Wilde: Nació el 16 de octubre de 1854, en Dublín, Irlanda (cuando todavía formaba

parte del Reino Unido). Su padre, William, fue un exitoso médico y su madre, Jane, una mujer
muy interesada en las artes. Wilde tuvo un hermano, y una hermana que murió siendo niña. Se
educó en prestigiosas universidades de Dublín y Oxford, especializándose en los clásicos
griegos.

En 1881, la publicación de sus Poemas le ofreció notoriedad, que aumentó gracias a su


carisma, su forma llamativa de vestir y sus charlas sobre el esteticismo. De hecho, fue
contratado para dar conferencias sobre este tema en diversas ciudades de los Estados Unidos
durante gran parte de 1882, con una extensa cobertura mediática.

En 1884 se casa con Constance Lloyd, con quien tiene dos hijos. La familia se instala
en Londres, y Wilde escribe durante los siguientes once años varias obras, aumentando su
éxito literario.

Por un par de años dirige, además, una revista femenina.

En 1895, en pleno auge de su carrera literaria, sobreviene un hecho que marcaría su desgracia.
Lo que comenzó como una demanda por difamación intentada por Wilde en contra del
Marqués de Queensberry, luego de que este lo tildara de homosexual (Wilde de hecho
mantenía una relación con Lord Alfred Douglas, hijo del marqués), terminó convirtiéndose en
una acción penal en contra del propio Wilde, puesto que en ese entonces la sodomía era un
delito.

Las relaciones de Wilde con otros hombres, no sólo amigos de su entorno sino también
jóvenes dedicados a la prostitución masculina, salieron a relucir luego de que Queensberry
pagase detectives privados que escudriñaron en la vida privada del escritor. A consecuencia
del juicio, Oscar Wilde es condenado a dos años de trabajos forzados, que cumple en su
totalidad.

Sobra decir que el juicio fue todo un escándalo para la sociedad conservadora de la época y
marcó también el rompimiento definitivo con su familia. Constance (que muere en 1899) se
niega a volver a verlo (aunque nunca se divorciaron) y sus dos hijos deciden cambiarse el
apellido Wilde por Holland.

En 1897 sale de prisión, destrozado física y emocionalmente, y en muy precarias condiciones


económicas. Adopta el nombre de Sebastian Melmoth y marcha a París, donde muere el 30 de
noviembre de 1900 víctima de una meningitis. Sus restos se encuentran enterrados en el
cementerio parisino de Pére Lachaise.

La obra de Oscar Wilde

Oscar Wilde no sólo fue un escritor prolífico, sino que cultivó varios géneros literarios, a saber:

 Poesía. Su recopilación de versos, publicada en 1881 bajo el título Poemas fue, como


anotamos, su primer éxito editorial. A su vez, una de sus últimas obras fue,
precisamente, el poema La balada de la cárcel de Reading Gaol, cuyo tema es la
ejecución de un hombre por el asesinato de su esposa. Se basa en un hecho real
presenciado por Wilde mientras cumplía condena.
 Ensayo. Wilde tuvo una extensa actividad periodística, a través de cartas y artículos
publicados a lo largo de muchos años en varios periódicos londinenses, especialmente
el Daily Chronicle, además de sus charlas sobre el tema del esteticismo, o la
importancia del arte por el arte. La principal recopilación de estos escritos es
Intenciones, publicado en 1891.
 Relatos. Curiosamente, Oscar Wilde escribió solo una novela: El retrato de Dorian
Gray, una de sus obras más conocidas, y que narra la historia de un joven rico y
apuesto que, consciente de que su juventud y belleza se irían desvaneciendo con el
tiempo, “vende” su alma y comienza a vivir de forma desordenada y haciendo daño a
sus semejantes. Aunque él se mantiene intacto físicamente, un retrato que le ha hecho
un famoso artista va reflejando su envejecimiento y sus pecados.

Sobresalen también sus cuentos, recogidos en varias recopilaciones. Tal vez los que más
recordemos sean, por ejemplo, El gigante egoísta, o El ruiseñor y la rosa, así como el relato El
fantasma de Canterville.

Mención especial merece la epístola De Profundis, que escribió al propio Lord Alfred Douglas
desde prisión.

 Teatro. No obstante, el mayor éxito, especialmente mientras vivía, se lo dieron sus


obras de teatro, siete en total: Vera o los nihilistas; La duquesa de Padua; El abanico
de Lady Windermere;  Una mujer sin importancia; Salomé (escrita originalmente en
francés); Un marido ideal (1895); y La importancia de llamarse Ernesto, su última y más
destacada.

En sus obras están presentes la extraordinaria fantasía del autor y el extremado gusto por la
belleza. En la mayoría de sus obras hay una idea central común: en algún momento de su vida,
o después de ella, los protagonistas entran en contacto con el dolor y los sufrimientos de los
hombres y éste encuentro les produce un cambio trascendental en sus vidas. Oscar Wilde
pertenece al realismo, identificándose específicamente con el esteticismo inglés y sus
características son claramente visibles en sus obras. Suele utilizar paradojas, algunas de las
cuales han llegado a ser muy famosas. El autor también utiliza temas de decadencia moral y
critica mucho a la sociedad de aquella época victoriana, mostrando sus grandes defectos. En
sus obras también se puede observar el estilo indirecto libre.

*PARADOJA: figura literaria que consiste en emplear expresiones o frases que expresan


contradicción. Idea extraña o irracional que se opone al sentido común y a la opinión general.

*ESTILO INDIRECTO LIBRE: técnica que consiste en reproducir el pensamiento de los


personajes dentro de lo que esté diciendo el narrador, sin incluir frases introductorias (dijo
que, preguntó, etc.).

*ESTETICISMO:

Fue un movimiento artístico inglés de finales del siglo XIX, basado en la doctrina de que el arte
existe para beneficio de su exclusiva belleza y que ésta debe ser elevada por encima de la
moral y de los temas sociales, en la literatura, las bellas artes, las artes decorativas y el diseño
interior. Creían que el arte no tiene un propósito didáctico: tan solo necesita ser bello. La vida
de las personas debía copiar el arte expresaban.
Se originó como oposición a las filosofías en donde predominaba la fealdad y el materialismo
de la época industrial. Estuvo influido por el profesor de Oxford, Walter Pater y sus ensayos
publicados en 1867 y 1868 en donde establecía que la vida se debe vivir intensamente
siguiendo el ideal de la belleza.

Tuvo su desarrollo durante el período victoriano alrededor de 1868-1901, y por lo general, se


considera que termina con el juicio de Oscar Wilde en 1895.

Las características principales del esteticismo fueron: sugerencias más que hechos,
sensualidad, uso de símbolos y efectos sinestésicos.
*Símbolos: es algo (palabra, objeto, sonido, etc.) que sugiere o representa algo diferente,
normalmente un concepto más complejo, mediante una asociación o una relación.
*Sinestesia: consiste en atribuirle una cualidad que no le puede corresponder, porque el
objeto y la cualidad se perciben por sentido diferentes 

A través de sus letras y publicaciones, el trabajo literario de Oscar Wilde no conoce la


caducidad ni el olvido, ya que su estilo rebelde y contestatario con el que criticó a la
sociedad conservadora de la época le valió ser reconocido después de su muerte.

Algunos de los ingredientes de su éxito en el mundo de las letras fueron el ingenio e ironía
que imprimió en sus publicaciones, en las que no dudó en realizar duras críticas a las rígidas
instituciones de la época. Esto se demostró principalmente en la famosa novela El Retrato de
Dorian Gray de 1890, basada en la leyenda alemana de Fausto, al caracterizar al personaje
que titula la obra como un narcisista obsesionado con la juventud, decidido a cumplir sus
deseos sin importar su costo.

El Retrato de Dorian Gray


Esta historia comienza cuando un pintor llamado Basil Hallward tenía un modelo muy
joven que satisfacía todos sus deseos sin algún tipo de limite o prejuicio, a este pintor le
encantaba su modelo, daba todo por él, hasta que pensó lo dichoso que este podría ser si
el siempre fuese joven y lleno de vitalidad exactamente tal cual era en esos momentos,
vivía maravillado de su increíble hermosura. Este deseo de aquel pintor hizo que el modelo
y protagonista llamado Dorian se incluyera más en este tema de la juventud y belleza
eterna, esto hizo que se cometiera todo tipo de locuras desde lo más sencillo hasta llegar
al crimen sin pensarlo, todo gracias a El Retrato de Dorian Gray mantuvo esa juventud
plena y hermosa para que su retrato pintado cargara con esos años. A medida que esta
novela va tomando forma y el protagonista se sumerge poco a poco en esta locura de
anhelar la juventud vamos presenciando en la lectura un final muy malo y terrible. Basil el
pintor retrata a Dorian en un cuadro y lo mantiene guardado, luego ella conoce a un amigo
del pintor el cual le pareció muy agradable y se sentaron a conversar en el jardín, y le
comento sobre El Retrato de Dorian Gray. Dorian se cautiva mucho con el tema de Lord
Henry por su manera de ver el mundo, este indica que en esta vida tan maravillosa lo
único que merece la pena es la gran belleza y la juventud plena logrando satisfacer todo
sentido que encontramos en él, Dorian ansiado quiere mantener la belleza misma como en
aquel cuadro de El Retrato de Dorian Gray, que realizó Basilio aquel talentoso pintor. El al
darse cuenta que esa belleza que mantenía por los días poco a poco con el pasar del
tiempo iba a desvanecerse, por lo cual capaz de venderle su alma al diablo para
mantenerla, el cuadro envejece a medida que pasa el tiempo y él se mantendría igual. Este
acto lo mantendrá viviendo de lujuria y actos con maldad para así satisfacer esa necesidad
que implica que su cuadro envejezca por él.

El retrato de Dorian Gray es una de las últimas obras clásicas de la novela de terror
gótica con una fuerte temática faustiana, además muestra un pintor con afecto íntimo
y directo con el personaje principal. Basil Hallward es un artista que queda muy
impresionado con la belleza de un joven llamado Dorian Gray y decide pintarle un
retrato. Dorian conoce a un amigo de Basil llamado Lord Henry. Éste indica que lo
único que vale la pena en la vida es la belleza, y la satisfacción de los sentidos. Tras
conocer este tipo de hedonismo. Dorian se da cuenta de que un día su belleza se
desvanecerá y desea tener por siempre la edad de cuando Basil le pintó en el cuadro.
Mientras él luce igual al cuadro, la cuadro, la figura retratada comienza a envejecer por
él. Su búsqueda del placer lo lleva a una serie de actos de lujuria, a una espiral de odio
y vicio; pero el retrato le recuerda que con cada pecado la figura se va desfigurando y
envejeciendo. El retrato de Dorian Gray, más allá de la eterna juventud, trata sobre el
narcisismo, ya que el personaje principal posee una excesiva admiración por sí mismo,
hasta el extremo de solo desear ser igual al cuadro. Además, se tratan otros aspectos
como la decadencia de la sociedad, la vanidad, la arrogancia, la moral perversa y
torcida de la época. La corrupción del alma de Dorian Gray aparece retratada. Una
noche, Dorian Gray descubre a Sibyl Vane, una actriz que trabaja en un pobre teatro
interpretando obras de Shakespeare. Dorian le propone matrimonio. Sibyl y le dice a
su familia que su prometido es un “Príncipe Encantador”. Dorian invita a Basil y Lord
Henry a ver actuar a Sibyl en su representación de Romeo y Julieta. Pero Sibyl,
emiconada, actuará muy mal en su rol de Julieta. Después de la función, Dorian
rechaza a Sibyl, diciendo que su belleza era su arte y, como ya no podía actuar,
entonces Dorian ya no está interesado en ella. Rompe el compromiso y cuando vuelve
a casa, el cuadro tiene ahora una mueca de crueldad en sus labios. Ante el desprecio y
trato cruel de Dorian, Sibyl se suicida tomando ácido prúsico. Dorian oculta el cuadro
en una habitación, a la que solamente él tiene acceso. Durante los siguientes dieciocho
años, Dorian experimentará todos los vicios posibles. Dorian culpa al propio Basil de su
destino y lo apuñala en un arranque de odio. En un fumadero de opio está James Vane,
el hermano de Sibyl, quien escucha a una mujer llamarlo “Príncipe Encantador” y lo
sigue con intenciones de matarlo, pero desiste y lo deja ir por la apariencia juvenil de
Dorian hace improbable que haya estado involucrado en el suicidio de su hermana
Sibyl hace dieciocho años. La mujer que conocía el sobrenombre “Príncipe Encantador”
se le acerca para reclamarle por no haberlo matado, revelándole que Dorian no ha
envejecido desde hace dieciocho años, según ella, por un pacto con el diablo. Dorian
informa a Lord Henry su decisión de enmendar su camino. Su conquista es una bella
joven que vive en el campo llamada Hetty Merton. Dorian entra a la habitación donde
ha mantenido su retrato escondido, pero descubre que su apariencia es peor. El final
tiene que ver con el cuadro y su muerte.

En esta novela, Oscar Wilde (1854-1900) indaga sobre el mito de la eterna juventud, al
recrear el tema de un pacto diabólico para conservar la belleza y permanecer
eternamente joven.
Un pintor queda fascinado por la extraordinaria hermosura de Dorian, su joven
modelo, que vive en plena era victoriana satisfaciendo todos sus deseos, sin límites ni
prejuicios.
El pintor declara que sería dichoso si Dorian pudiese permanecer para siempre
exactamente como es. Este deseo se traduce en un pacto que lleva a Dorian a cometer
todo tipo de atrocidades, hasta llegar al crimen.
A medida que se desarrolla la novela y que el protagonista se sumerge en el vicio en
contraposición con el desesperado anhelo de eterna juventud, se presiente un final
terrible.
"Con frecuencia, al volver a su casa después de alguna de aquellas prolongadas y
misteriosas ausencias que provocaran tan extrañas conjeturas entre sus amigos -o que
por tales se tenían- subía a paso de lobo la escalera hasta la cerrada habitación, abría
la puerta con la llave que nunca le abandonaba, y allí, en pie frente al retrato obra de
Basil Hallward, con un espejo en la mano, miraba alternativamente el rostro perverso y
envejecido del lienzo y la faz joven y hermosa que le sonreía desde el cristal. La misma
violencia del contraste avivaba su deleite. Cada día se sentía más enamorado de su
propia belleza, más interesado en la corrupción de su alma."
El retrato de Dorian Gray es una extensa alegoría que sondea las profundidades del ser
humano y cuya vigencia sorprende en cada nueva lectura de esta magistral obra.

Un artista llamado Basil Hallward queda fascinado por la belleza de Dorian Gray, un


joven de una hermosura fuera de lo común. Dorian accede a ser retratado por Basil y
éste pinta un cuadro que recoge la perfección de cada uno de sus rasgos. 

En el jardín del pintor Dorian mantiene una conversación con Lord Henry Wotton -


amigo de Basil- un elegante caballero con aspecto de dandi que proclama un dudoso
ideal de vida: "lo único que vale la pena en la vida es la belleza, y la satisfacción de
los sentidos". A Dorian le impresionan tanto las palabras de Lord Henry que desea
permanecer para siempre eternamente joven, con el mismo aspecto que refleja
el cuadro pintado por Basil. La relación entre Lord Henry y Dorian se intensifica y
el hedonismo que defiende el caballero induce al chico a cometer actos crueles y
amorales, persiguiendo como única meta el placer. 

Como si de Fausto se tratara, parece que Dorian Gray haya hecho un pacto con el


diablo. El tiempo pasaba, aunque no para él, su cuerpo no mostraba signos de
envejecimiento y se conservaba en todo su esplendor. Por el contrario, en un macabro
espejismo, el cuadro le devolvía el horrible aspecto de su alma, que iba envejeciendo y
corrompiéndose con cada maldad.

"El retrato de Dorian Gray" no sólo trata del mito de la eterna juventud, en
esta novela Oscar Wilde también denuncia la superficialidad y el narcisismo reinante
en la época victoriana, el momento histórico en que vivió. La imagen putrefacta que
proyecta el cuadro no es únicamente la de Dorian, es la de toda la sociedad. Ahora
más que nunca el espíritu de la novela sigue de plena vigencia, ya que esta doble
lectura del relato de Wilde es aún más válida si la aplicamos a la sociedad actual.

Por otra parte, el relato resulta muy sugerente si es observado desde otro prisma,
colocando la idea del arte como tema central. Oscar Wilde, defensor del esteticismo,
anota en el Prefacio de "El retrato de Dorian Gray" una serie de máximas que elabora
según su criterio personal; todas juntas conforman una imagen fiel del significado
del arte para Wilde, que puede resumirse en la última: "Todo arte es bastante inútil",
y debe ser así, porque para este autor el arte comienza y acaba en sí mismo, se basta y
no precisa de elementos externos para tener entidad.

En todo caso, cuando Basil pintó el cuadro/espejo de Dorian Gray consiguió la


mayor obra de arte posible porque, como afirma Oscar Wilde, "es el espectador, y no
la vida, lo que el arte refleja realmente".

También podría gustarte