Está en la página 1de 8

VERSICULOS A TENER EN CUENTA

1 CORINTIOS 12:12-21 

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

12 
Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los
miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo.
13 
Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o
griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.
14 
Además, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos.
15 
Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del
cuerpo?
16 
Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del
cuerpo?
17 
Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde
estaría el olfato?
18 
Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como
él quiso.
19 
Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?
20 
Pero ahora son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo.
21 
Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies:
No tengo necesidad de vosotros.
INTRODUCCION

Cristo y su Iglesia forman un solo cuerpo, como la cabeza y los miembros. Los
cristianos se convierten en miembros de este cuerpo por el bautismo.

Pero es por el Espíritu, sólo por la renovación en el Espíritu Santo, que se nos hace
miembros del cuerpo de Cristo. Y por la comunión con Cristo en la Cena del Señor,
somos fortalecidos, no por beber el vino, pero al beber de un mismo Espíritu.

Cada miembro tiene su forma, lugar y uso. El más malo hace que una parte del
cuerpo. Debe haber una distinción de los miembros en el cuerpo. Así que los
miembros de Cristo tienen diferentes potencias y diferentes lugares. Debemos hacer
los deberes de nuestro propio lugar, y no murmurar, o pelearse con los demás.

Todos los miembros del cuerpo son útiles y necesarios entre sí. Tampoco hay un
miembro del cuerpo de Cristo, pero puede y debe ser útil a los demás Miembros. Al
igual que en el cuerpo natural del hombre, los miembros deben estar estrechamente
unidos por los lazos más fuertes de amor; el bien de todos debe ser el objeto de
todos.

Todos los cristianos son uno depende de otro; cada uno es esperar y recibir la ayuda
de los demás.
CAPITULO 8

LA AUTORIDAD DEL CUERPO

La manifestación más completa de la autoridad de Dios se halla en el cuerpo de


Cristo, que es su Iglesia. Aunque Dios ha establecido el proceder de la autoridad en
este mundo, ninguna de estas relaciones (gobernantes y pueblo, padres e hijos,
maridos y mujeres, amos y siervos) puede darle a la autoridad su más completa
expresión.

Muchas de las personas viven de apariencia y acatan a las autoridades por querer
quedar bien con alguien, y no debe ser así, debemos ser obedientes a la autoridad,
así mismo debemos servir sin esperar nada a cambio, o no porque nos vean,
debemos servir a Dios con amor, y con un compromiso genuino, al fin y al cabo es
un honor servirle a Dios, al rey de Reyes. 1 Corintios 15:58

Por eso es que la sumisión a la autoridad no puede representarse por la forma en


que los hijos se someten a sus padres, los siervos a sus amos o el pueblo a sus
gobernantes. Si bien no se puede establecer la autoridad de Dios sin sumisión,
tampoco se la puede establecer si la sumisión no es de corazón.

Sola la relación entre Cristo y la iglesia puede dar plena expresión a la autoridad así
como a la obediencia. Porque Dios no llamo a la iglesia a ser unja institución; él
ordeno que fuera el cuerpo de Cristo.
La cabeza física y su cuerpo son inseparables, siempre son uno. De igual manera
Cristo y la iglesia tampoco pueden ser separados.

En este mundo, tanto la autoridad como la obediencia son imperfectas.

Ninguna cabeza le haría daño a su propio cuerpo; la autoridad de la cabeza no está


sujeta a error, sino que es perfecta. De igual modo, la obediencia del cuerpo a la
cabeza es perfecta. En cuanto la cabeza concibe una idea, los dedos se mueven
naturales, armoniosa y silenciosamente.

En caso del movimiento del cuerpo y la cabeza, el movimiento requiere poco


esfuerzo de esta, el cuerpo se mueve gentilmente al más leve impulso de la cabeza.

Es decir que estos, cuerpo y este cabeza no pueden ir en diferentes direcciones, la


cabeza no puede ir a la izquierda y el cuerpo a la derecha. Sería algo totalmente
ilógico porque Dios no nos creó de esta forma.

Dios obrara en su pueblo hasta que obedezcamos a Cristo, como Cristo obedece a
Dios.

La primera fase de la obra de Dios es hacerse la cabeza de Cristo. La segunda fase


es hacer a Cristo la cabeza de la iglesia. Dios obrara hasta que obedezcamos de
inmediato su voluntad aun sin necesidad de ser disciplinados por el Espíritu Santo.
La tercera fase es hacer del reino de este mundo el reino de nuestro Señor y de su
Cristo.
Dios dispuso que la cabeza y el cuerpo participaran de una sola vida y una sola
naturaleza. Es muy natural, por tanto, que el cuerpo obedezca a la cabeza. De este
modo no hay ninguna posibilidad de discordia y desobediencia.

La cabeza solicita la obediencia del cuerpo sin ruido ni compulsión, sin conflicto y en
perfecta armonía, no puede considerarse obediencia la que sea menos que lo que
un cuerpo le rinde a su cabeza. La obediencia obligada no se conforma a la regla de
la obediencia. El Señor nos puso en su cuerpo, en el cual hay completa unión y
perfecta obediencia.

Al vivir bajo la autoridad de Dios debemos ser capaces de obedecer con toda
naturalidad. En resumen, la iglesia no es tan solo un lugar para la comunión de los
hermanos sino también para la manifestación de la autoridad.

Aunque a veces la autoridad del cuerpo se manifiesta directamente, con frecuencia


lo hace en forma indirecta. No solo a la cabeza está sujeto al cuerpo; sus diversos
miembros, además se ayudan mutuamente y están sujetos los unos a los otros. Pero
es en este aspecto donde se halla la falta común de los hijos de Dios.

Necesitamos reconocer en otros miembros la autoridad de la cabeza. La función de


cada miembro es limitada: el ojo es para ver, la mano para trabajar, el pie es para
andar. Debemos por lo tanto aprender a aceptar las funciones de los otros
miembros. No debemos rechazar la función de ningún miembro. Si aceptamos la
autoridad de un miembro, es lo mismo que si aceptamos la autoridad de la cabeza.
La función de cada miembro constituye su autoridad.

Ningún miembro puede darse el lujo de ser independiente, puesto que cada uno no
es más que un mimbro del cuerpo; todo lo que hacen los demás miembros se
considera como la obra de todos los miembros y por lo tanto la obra del cuerpo.
La forma en que Dios nos concede es doble: a veces, aunque en raras ocasiones,
nos la concede directamente; pero las más de las veces nos da sus riquezas en
forma indirecta, esto es, pone sobre nosotros a los hermanos de la iglesia que son
maduros espiritualmente para que aceptamos su criterio como nuestro propio. Esto
nos capacitara entonces para poseer las riquezas de ellos sin tener que pasar
personalmente por sus dolorosas experiencias

La riqueza de cada miembro es la riqueza de todos, rebelarse es optar por el camino


de la pobreza. Resistir a la autoridad es rechazar los medios que nos conducen a la
gracia y a la riqueza.

Dios ha juntado a muchos miembros y por lo tanto es rebelión absoluta el que


alguien se resista a la ayuda de los otros miembros.

El lugar donde tenemos un encuentro con la autoridad está en el cuerpo, la cabeza y


los miembros están todos en la iglesia, si no reconocemos a autoridad aquí, no hay
ninguna posibilidad de lo que hagamos en otro lugar.
GLOSARIO

 APARIENCIA: Conjunto de características o circunstancias con que una


persona o una cosa se aparece o se presenta a la vista o al entendimiento.

Característica o conjunto de características que parece poseer una persona o


cosa pero que en realidad no tiene.

 ARMONIA: Equilibrio, proporción y correspondencia adecuada entre las


diferentes cosas de un conjunto.

Relación de paz, concordia y entendimiento entre dos o más personas.

 AUTORIDAD: Facultad o derecho de mandar o gobernar a personas que


están subordinadas.

 OBEDIENCIA: Acción de acatar la voluntad de la persona que manda, de lo


que establece una norma o de lo que ordena la ley.

 SUBYUGAR: Someter, sojuzgar o dominar poderosamente.

 SUJECION: se refiere a la acción de sujetar o unir. Por ejemplo, podemos


encontrarnos esta palabra en Timoteo 3 en donde se enuncia que la
mujer esté con sus hijos en total sujeción. La sujeción en la Biblia tiene un
significado de completar o unir, podemos ver esta palabra en otros
enunciados en donde viene a significar sobretodo la acción de crear una
unión o complemento.

 SUMISION: Sumisión se refiere a la actitud que toman los individuos que se


someten a la autoridad o voluntad de otras personas si hacer
cuestionamientos.

La palabra sumisión se origina del latín submissio, que significa


“sometimiento”. Entre los sinónimos que se pueden emplear para referirse a
sumisión están sometimiento, acatamiento, rendición, dócil y obediencia.
VERSICULOS CITADOS EN ESTE RESUMEN

 1 Corintios 15:58 Por lo tanto, mis queridos hermanos, manténganse firmes


e inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de
que su trabajo en el Señor no es en vano.

 Romanos 12:5  así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y


todos miembros los unos de los otros.

 Efesios 5:22-23 Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor.


Porque el esposo es cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza y
salvador de la iglesia, la cual es su cuerpo.

También podría gustarte