Está en la página 1de 2

Tokyo ghoul A

Hace unas semanas comenté en este blog la primera temporada de Tokyo Ghoul y,
ante el resultado, quería traer un análisis de la segunda temporada, quizás la más
polémica del anime debido a la posterior animación de la secuela, Tokyo Ghoul: re.
Esta temporada continua la historia de Kaneki tras conseguir escapar del Árbol Aogiri y
se trata, básicamente, de la resolución de muchas incógnitas aparecidas durante la
primera. Tengo que decir que voy a dedicar más este artículo a señalar las diferencias
con el manga que a un análisis exhaustivo del anime, el cual recomiendo igualmente.

Por lo tanto, lo primero que hay que señalar es la enorme diferencia que encontramos
entre el anime y el manga. En el primer caso, Kaneki acaba uniéndose al Aogiri en
busca de respuestas a todas las dudas que tiene en la cabeza, motivadas por la cruel
tortura por parte de Yakumo Oomori en la primera temporada. Kaneki entra en una
dicotomía entre su “yo” humano y ghoul, mostrando ambas caras en varias ocasiones.
Prácticamente llegando al final, Kaneki se percata de la realidad, que no todo está
permitido para conseguir proteger a las personas que le importan y que estaba
perdiendo su humanidad, de manera que vuelve al Anteiku para reencontrarse consigo
mismo con los que considera su familia. El final de la temporada se centra en
solucionar el problema del rey de un ojo, líder del Aogiri, del que no voy a desvelar
nada para que lo disfrutéis vosotros.

Como dije anteriormente, el manga sigue una vía totalmente diferente y mucho más
compleja para llegar a un final parecido en lo que respecta a Aogiri pero muy distinto
en el caso de Kaneki. Nuestro personaje principal inicia un nuevo camino para hallar
respuestas, pero a través de la creación de un nuevo grupo ghoul, del cual es el líder
junto a algunos personajes conocidos durante la primera temporada, como Tsukiyama.
Además, el Aogiri era enemigo directo de este grupo y la trama va centrada en torno a
la figura del doctor que realizó la operación a Kaneki, Kanou, y el por qué se uso a Rize
para las operaciones con ghouls, cuyo trasfondo es profundo y más complejo de lo que
parecía.
Por otro lado, respecto al arco final, también cambia ya que (SPOILER) Hide no muere
por causas desconocidas (sí, es un palo al anime), sino que Ishida nos brinda una de las
escenas más dramáticas de la serie con Kaneki alimentándose de su mejor amigo para
poder recuperarse y enfrentar al que sería el “boss” final: Arima, el mejor cazador de
ghouls del CCG. Por lo tanto, la escena final del anime no la tenemos en la obra canon,
por lo que no esperéis una situación final emotiva, todo lo contrario, el manga nos
presenta escenas con tonalidades muy oscuras que te envuelven y consiguen
transmitir toda la tensión y dramatismo del final de una gran saga.

En definitiva, ¿es recomendable leer la historia del manga antes que ver el anime?
Como en el primer artículo, definitivamente sí. La temporada del anime se siente como
un añadido para el que quiera ver un poco más sobre esta magnífica trama y la
animación que, bajo mi punto de vista, vuelve a ser sobresaliente. Sin embargo, sin
seguir el canon no se entiende el por qué de muchas acciones que aparecen en el
anime muy mal explicadas. Además, con la introducción el año pasado de Tokyo ghoul:
re, se hace necesario conocer como se desarrolla todo fuera del anime, y los enigmas
de toda la trama quedan bastante claras en el manga. ¡Espero que os animéis!