Está en la página 1de 4

Algunas preguntas que podrían guiar esta reflexión son:

1.- ¿Qué tan importante es tener buenos cimientos en nuestros edificios de


creencias?
R: Es muy importante, ya que eso nos hace creer en lo que puede ser cierto para
nosotros y defender nuestra propia opinión de aquel tema, utilizando ya sea la
argumentación o la retórica para convencer o persuadir a los demás para apoyar
nuestra opinión o tal vez incluso lograr que la apoyen y crean en lo que
planteamos nosotros mismos sin dudar con pensamientos opuestos o contrarios a
nuestra idea con los respectivos fundamentos para que tenga respaldo o garantía
lo que estamos defendiendo, logrando obviamente que sea más creíble para el
otro, aunque también dependerá de los cimientos que él tenga ya que al igual que
todos nosotros puede creer y no creer en lo que quiera, base a esos edificios
dependerá de nuestro conocimiento respecto del tema para derrumbarlos y
cambiarle totalmente la perspectiva u opinión del tema aunque este no hubiera
estado de acuerdo desde un principio, con eso se puede notar la falta de buenos
cimientos lo que a veces hasta lo deja llevar por lo que digan los demás o una
mayoría tratando de agradar apoyando lo que digan sin ninguna duda aunque no
crea ni entienda lo que se habla, pero eso dependerá de la fuerza (esfuerzo) que
utilice para descubrir lo que es poco sólido (opiniones falsas) y así hacer sus
cimientos más fuertes dudando de todo lo que hay a su alrededor y deshacerse de
todas las opiniones para lograr crear una el mismo a base de una creencia para su
propio ser quedando establecido algo firme y que dé crédito a su intelecto y no a
su hipocresía de creer aunque tenga dudas.
2.- ¿Qué tan fiables son los sentidos para fundamentar el conocimiento?
R: Son incluso a veces hasta más fiables que los propios argumentos, en el
sentido de que el mismo ser humano dice y afirma que “Ver para creer”
confirmando que usando el sentido de la vista uno corrobora lo que es cierto y lo
que no lo es, pero esto es fácilmente refutado cuando incorporan cosas o seres
abstractos donde entraría Dios y el aire como ejemplos, siendo respaldados por
unos que dicen que creer en un ser supremo dependerá de la fe que uno tenga y
que el aire no se puede ver pero si sentir por ende también usaría el sentido del
tacto reforzando su idea de que efectivamente si lo siente lo creerá más que si lo
hubiera leído en algún lado. Lo mismo pasa con el sentido del gusto en el caso del
sabor de las comidas o el olfato en el caso de olores agradables o desagradables,
siendo eso un hincapié para formar su propia opinión o tesis respecto a un tema
dándole a él la credibilidad respecto a este que será cierto por el solo hecho de
haberlo tocado, olfateado, visto, escuchado o sentido a través de sus órganos e
ignorando lo que diga cualquier papel o incluso otra persona aunque estos puedan
engañarnos más de una vez como es el caso de las alucinaciones ya sea de
comida en el caso que uno estuviera en el desierto con altas temperaturas o de las
mismas cosas que imaginamos que son lo que queremos imaginar como por
ejemplo: los ovnis, nunca nadie a estado dentro de uno pero asegura a verlo visto
en el cielo nocturno, no pensando siquiera que pudo haber sido un avión,
helicóptero o drones. De situaciones como está es donde se ve claramente la
ingenuidad del hombre al ser engañado por sus propios sentidos.
3.- ¿Cuán razonable es dudar, y cuándo?
R: Dudar es razonar, es detenerte por un momento y pensar en aquello que te
tiene intranquilo o que afirmas certeramente sin creer que puedes equivocarte, por
esto siempre se debe dudar y nunca confiarse del todo sobre algo e incluso sobre
alguien porque todo puede ser completamente diferente a lo que se diga, de aquí
vienen los famosos “cahuines” que se arman por rumores de personas que hacen
circular un comentario y nunca todas las personas que lo vayan sabiendo dirán
claramente lo que se dijo en un principio, tal es el caso también cuando escuchas
dos versiones de una historia en la cual no estuviste presente y no sabes
exactamente lo que pasó sino solo que ellos mismos cuentan, en estos casos se
muestra claramente que no puedes no dudar de las cosas porque todo va en un
constante cambio o movimiento y nuca será igual a como fue antes o a cómo será
después. De hecho hasta lo que creemos indudable se puede dudar; ahí tenemos
el ejemplo de la realidad o el sueño, nunca vamos a estar seguros de cual es cual
o si es que de verdad estamos despiertos o seguimos soñando, ninguna
explicación nos va a dar una respuesta certera o concreta, tal vez miles de
posibilidades las cuales podrían responder a aquellas dudas que surgen en todo
momento sobre estar seguros de decir que sí o no a algo que se les propone, no
entendiendo que “La duda no los hará incrédulos, los hará razonar y razonar les
entregará conocimiento”.
4.- ¿Qué limitaciones puede tener dudar?
R: Ninguna, se puede dudar incluso hasta de qué estas dudando. En sí la duda es
existencial e infinita, ya que de una misma pregunta puedes sacar muchas más
derivando a otros temas que tengan relación entre sí con lo primero que se dijo.
Incluyendo lo que se cree real o imaginario, ya que se puede considerar tan solo
como mentirosas ilusiones que se asemejan a lo que podamos creer de ellas o de
otras cosas, afirmando que B será bueno porque A igual lo fue, pero de ahí
vendría directamente una duda de ¿Por qué B será como A? o ¿Por qué A fue
bueno B también lo será?, hasta el mismo enunciado se da vuelta, demostrando
claramente que nada puede ser certero y para eso existe el “dudar” incluso hasta
de lo que está escrito en un papel o de lo que te digan las propias personas, todos
se pueden equivocar, la perfección no está en nadie ni en ninguna parte al igual
que decir siempre la verdad o el no poner en duda nada ni porque miles de
personas te digan lo contrario, ahí uno se da cuenta de su capacidad de fuerza de
voluntad para contradecir lo que se dice de él o de un tema el cual él cree y no se
puede dudar porque es así y es ahí donde más cometemos el error al no entender
que una respuesta no será precisamente cierta porque siempre se podrá dudar
hasta de lo que se considere cierto ya sea hasta la más pura verdad, sea realidad
o ficción, sean acciones fingidas o fantásticas, sea de forma general o específica,
todo puede ser expuesto al tan solo hecho de dudarlo.
5.- Según tu parecer, ¿hay una enseñanza en el argumento de Descartes o
qué se desprende de éste que tiene relevancia para hoy en día?
R: El dudar de todo y solo afirmar que podemos dar por certero el color de aquel
objeto, ya que la credibilidad de las personas es algo con lo que se juega mucho
hoy en día, hasta en las mismas noticias, propagandas o publicidades se juega
con nuestra mente a tal punto de en ocasiones no saber qué hacer o que elegir,
que apoyar o que refutar, que creer y que no, etc... Son muchas las instancias en
que los medios se aprovechan de nosotros para no distinguir de la verdad de la
mentira o darnos aquel tiempo para dudar y razonar aquello que es importante
para nosotros y es ahí donde debemos cambiar, informándonos más sobre algún
tema de nuestro interés, sobre los estudios que existan para comprobar alguna
posible respuesta, partiendo todo desde el dudar hasta de lo indudable, así
forjaremos hasta el propio carácter y dejaremos de ser crédulos ante todo lo que
se nos muestra a los ojos o que se nos transmite por los sentidos porque hasta
esas sensaciones pueden ser engañosas, el hecho de confiar en alguien es tan
grande como el de asimilar que todo fue, es y seguirá siendo igual, no dando
alguna afirmación de que cambiará porque no todo es igual siempre solo en las
cosas compuestas puede permanecer el color que le da la forma al objeto
diferenciándolo al menos de otros parecidos volviendo a poner la duda del ¿Por
qué sí? O ¿Por qué No? Haciendo ilusión al origen de su mismo nombre el arte de
descartar hasta encontrar aquella respuesta que dejó de ser cierta al momento
que comenzaste a dudar.
6.- ¿Qué ventajas puede tener ser un pensador autónomo?
R: Ninguna, porque siempre un pensador necesitará de otras personas para
compartir sus opiniones sobre temas propios o polémicos en el momento.
Incluyendo hasta sus más mínimas ideas para convencer o persuadir a otros
sobre lo que él piensa o cree sin ponerlo en duda, solo ocupando su fiel
argumentación. El compartir con otros forja conocimiento porque de todos algo se
aprende, de aquí podemos destacar el secreto de la vida: “Las personas cambian
a las personas”, lo ponen a prueba, lo hacen dudar. No podrá nunca ser certero
con lo que diga o exponga de aquello que defiende porque no conocerá como
poder responder a lo que los demás opinen respecto al tema, quedando
solamente asimilado para el pensador autónomo que es así porque él dice que es
así y este a su vez ya no podrá seguir siendo pensador porque dejará de pensar y
solo se limitará a afirmar porque no habrá quién lo haga dudar y a su vez razonar
sobre sus propias respuestas o conclusiones logrando el propósito que sería
dotarlo de un buen conocimiento para formar fuertes edificios de credibilidad sobre
el cimiento necesario para refutar hasta aquella duda que pone hasta al más
ingenuo a pensar.
7.- ¿Qué riesgos podría haber asociados a esa independencia?
R: Trastornos mentales como el autismo que es un trastorno neurobiológico del
desarrollo que se manifiesta durante los tres primeros años de vida o en las
edades posteriores y que podría perdurar a lo largo de todo el ciclo vital. Los
síntomas fundamentales del autismo son dos: Deficiencias persistentes en la
comunicación y en la interacción social. De este mismo trastorno podría llegar
hasta síndromes como el de asperger. Este síndrome a menudo se considera una
forma de autismo de alto funcionamiento. Puede llevar a dificultad para la
interacción social, repetición de conductas y torpeza. El síndrome de
Asperger integra la categoría más amplia de trastorno del desarrollo llamado
trastorno del espectro autista. El cual afecta al comportamiento dentro de su
capacidad de socializar y comunicarse correctamente con los demás, de poder
expresarse o compartir su opinión sobre los temas que se discuten, para ellos
sería más difícil dudar porque les costaría sociabilizar con los demás y sin la
comunicación no habría un dilema del cual dudar para a su vez razonar y
obviamente llenar su cabeza de conocimiento al momento de pensar para elegir o
decidir algo, ya sea una respuesta o varias más, porque existe una libertad tanto
sea imaginaria o real ese medio dependerá del contexto asociado a tal pregunta
que te hace o los hace dudar.

También podría gustarte