Está en la página 1de 4

Tesis

Nombre : Kevin Brian


Endara Mancilla

Curso : 4° de Secundaria Azul

Profesora : Lilian Terrazas

Materia : Filosofía

Año : 2014
Pobreza
La pobreza es una situación o forma de vida que surge como producto de la imposibilidad de
acceso o carencia de los recursos para satisfacer las necesidades físicas y psíquicas básicas
humanas que inciden en un desgaste del nivel y calidad de vida de las personas, tales como la
alimentación, la vivienda, la educación, la asistencia sanitaria o el acceso al agua potable. También
se suelen considerar la falta de medios para poder acceder a tales recursos, como el desempleo, la
falta de ingresos o un nivel bajo de los mismos. También puede ser el resultado de procesos de
exclusión social, segregación social o marginación.
El Informe del Banco Mundial 2013 señalaba la existencia de 1.220 millones de personas que
vivían con menos de 1,25 dólares diarios. La mayoría de estas personas se ubican en países del
llamado “tercer mundo”. Pero existe una pobreza en los “países ricos”, que se conoce como “cuarto
mundo”. Estos millones de personas viven en inferioridad de condiciones, con respecto al nivel de
vida medio de dichos países. Como se trata de una perspectiva comparada, este enfoque se
denomina “pobreza relativa”. Se distingue así del concepto de “pobreza absoluta”, que se aplica a
quienes no llegan a un estándar mínimo de vida o consumos mínimos para garantizar la
supervivencia.

Privación o carencia material


Privación o carencia material
En la Encuesta Europea de Ingresos y Condiciones de Vida (EU‐SILC) la carencia material es la
proporción de la población que vive en hogares que carecen al menos de tres conceptos de los
nueve siguientes:
1) no tener retrasos en el pago del alquiler, hipoteca, recibos relacionados con la vivienda o
compras a plazos 2) mantener la vivienda con una temperatura adecuada durante los meses fríos
3) hacer frente a gastos imprevistos 4) una comida de carne, pollo o pescado cada dos días 5) ir de
vacaciones fuera de casa, al menos una semana al año 6) un coche 7) una lavadora 8) una
televisión a color 9) un teléfono
Privación o Carencia material severa
La carencia material severa es la proporción de la población que vive en hogares que carecen al
menos de cuatro conceptos de los nueve anteriores, según la definición de la EU‐SILC.
Datos actualizados
En el año 2012, en base a la información que proporciona la Encuesta de Condiciones de Vida, la
carencia material en los hombres se sitúa en el 16,6% y en el 16,1% para las mujeres. Por rangos
de edad, el valor más alto corresponde a la población menor de 18 años, alcanzando el 20,4% en
los hombres y el 18,3% en las mujeres. El valor más bajo corresponde a la población de 65 y más
años, con un valor de 9,5% para los hombres y 11,4% para las mujeres.
Para el mismo año, en España la carencia material severa alcanza un valor del 5,5% en mujeres y
del 6,2% en hombres. El valor es mayor para la población menor de 18 años (7,2% en las mujeres
y 7,9% en los hombres) y menor para la población de 65 y más años (3,1% en las mujeres y 2,5%
en los hombres).
Trabajadores pobres
En un contexto de empobrecimiento creciente, tener empleo ya no es una salvaguarda ante las
situaciones de pobreza. En estos últimos años la evolución interanual de las retribuciones
salariales ha sido negativa; no así la de las rentas del capital, que han experimentado una
evolución creciente.
Muchos trabajadores viven bajo el umbral de la pobreza pese a tener un trabajo y un sueldo. La
crisis 2ha aumentado en España el índice de la llamada “pobreza laboral”: en solo tres años, de
2007 a 2010, la tasa ha aumentado del 10,8% al 12,3%.
Pobreza infantil
La pobreza infantil está afectando la vida de millones de niños en todo el mundo, a pesar de las
promesas que encerraba la Convención Internacional de los Derechos del Niño (CIDN), que entró
en vigencia en 1989. Según ésta, todas las niñas y todos los niños, tanto de países pobres como
de países ricos, gozan del derecho a una infancia y adolescencia en la que puedan aprender,
jugar, gozar de buena salud y desarrollarse. Pero la pobreza infantil es un problema actual en
países ricos y pobres.
Aunque pueda resultar conveniente porque es “muy visible y fácil de comprender”, la medición de
un fenómeno tan complejo no puede realizarse por un único indicador o conjunto de ellos referidos
al tema de la renta familiar, y menos si se trata de cómo ésta afecta a personas dependientes de
quienes la perciben.
Actualmente hay 25 millones de niños y niñas en la Unión Europea en riesgo de pobreza o
exclusión social – es decir, uno de cada cuatro menores de 18 años. . Entre 2008 y 2011 la tasa de
riesgo de pobreza infantil o exclusión social (AROPE) se incrementó en 17 Estados Miembros y se
redujo solamente en 4. La mayoría crece en familias pobres, que cada vez encuentran más
dificultades para ofrecerles una vida digna. La pobreza infantil es un concepto relativo al estándar
de vida general del país o región donde viven, de tal forma que encuentran dificultades para vivir
una vida normal y participar en actividades económicas, sociales y culturales ordinarias. Es decir,
que es un problema que varía significativamente de país a país, dependiendo del nivel de vida
disfrutado por la mayoría.
Desempleo
De acuerdo con la última Encuesta de Población Activa (último trimestre de 2013), el paro se sitúa
en 5.904.700 personas, un 25,98% de la población económicamente activa. En el primer trimestre
de 2013. En un año, la cifra total de desempleados se ha incrementado en 126.700 personas.
La tasa de paro femenina baja algo más de medio punto y se sitúa en el 26,55%, mientras que la
masculina lo hace en ocho centésimas, hasta el 25,50%.
Por nacionalidad, el paro baja en 94.200 entre los españoles y sube en 21.400 entre los
extranjeros. La tasa de paro de la población extranjera es del 36,82%, más de 12 puntos superior a
la de las personas de nacionalidad española (24,20%).
El número de hogares en el tercer trimestre del año es de 17.391.900, con un descenso de 48.800
respecto al segundo trimestre. Esto puede deberse al retorno de inmigrantes a sus países de
origen y a la emigración de españoles.
El número de hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro se sitúa en 1.807.700.
Desigualdad económica
Un aspecto importante para conocer la cohesión social de un país es comparar la distancia que
separa a los más ricos de los más pobres. La desigualdad económica (también descrita como la
brecha entre ricos y pobres) es la diferencia entre individuos o poblaciones en la distribución de sus
activos, riqueza o renta. El término se refiere normalmente a la desigualdad entre los individuos y
grupos dentro de una sociedad, pero también puede referirse a la desigualdad entre países.
En la Unión Europea y en España, la desigualdad de la renta se mide a través del ratio S80/S20,
que expresa la relación de quintiles. Se calcula como la proporción de los ingresos totales
percibidos por el 20% de la población con los ingresos más altos (el quintil correspondiente a la
parte superior), a la recibida por el 20% de la población con los ingresos más bajos (quintil inferior).
Vulnerabilidad social
La Vulnerabilidad Humana es el grado en que las personas pueden ser susceptibles a las pérdidas,
los daños, el sufrimiento y la muerte, en casos de desastre. Se da en función de las condiciones
físicas, económicas, sociales, políticas, técnicas, ideológicas, culturales, educativas, ecológicas e
institucionales. La vulnerabilidad se relaciona con la capacidad de un individuo o de una comunidad
para enfrentar amenazas específicas en un momento dado.
La Vulnerabilidad Social, según las investigaciones, tiene dos componentes explicativos. Por una
parte, la inseguridad e indefensión que experimentan las comunidades, grupos, familias e
individuos en sus condiciones de vida a consecuencia del impacto provocado por algún tipo de
evento natural, económico y social de carácter traumático. Por otra, el manejo de recursos y las
estrategias que utilizan las comunidades, grupos, familias y personas para afrontar sus efectos.
Se calcula anualmente el Indicador Global de Vulnerabilidad. Para ello emplea el Cuestionario
Social, que se administra a cada persona que acude a los programas de Intervención Social de
Cruz Roja. Recoge información acerca de cinco ámbitos: Económico, Social, Familiar,
Vivienda/Ambiental y Personal. Dentro de cada uno de ellos se formulan preguntas de naturaleza
dicotómica, que recogen la presencia o ausencia de aspectos o factores potenciales de riesgo
causantes de la de vulnerabilidad social. El Indicador Global de Vulnerabilidad es la media
aritmética de los indicadores individuales de las personas atendidas por Cruz Roja, según su último
Cuestionario Social.
El análisis de la vulnerabilidad se realiza contando con la información que cada persona aporta en
su Cuestionario, cada persona obtiene una puntuación referida a 100. La zona de peligro se activa
a partir del 50, estableciendo una prioridad en la atención para el personal técnico de referencia.
En estos casos, se trata de personas que presentan problemas graves, o varios problemas de
forma simultánea. El Indicador se divide en las siguientes categorías: “moderado”, “alto”, “muy alto”
y “extremo”.

También podría gustarte