Está en la página 1de 5

PROYECTO HUERTAS COMUNITARIAS

1.Introducción y Fundamentación:

La agrupación de “Pocho Lepratti” viene desarrollando tareas de educación popular


desde hace dos años en el Barrio “Los Palos”, donde viven alrededor de treinta familias. La
mayoría de la población se encuentra desocupada, posee empleo precario y / o cuentan con
planes sociales. Las necesidades básicas no siempre se satisfacen son muchas y se
profundizan el acceso a los satisfactores por la lejanía del barrio respecto de los centros de
salud, educativos y comerciales. Pese a las carencias y dificultades, es una comunidad
poseedora de una importante capacidad de organización para superar dificultades cotidianas,
ejemplo de esto es haber logrado los servicios de agua y luz, a partir de aunar esfuerzos.

Uno de las preocupaciones más sentidas, que surge de nuestros encuentros,


particularmente por parte las mujeres y madres “más inquietas” es la cuestión del bajo peso
de sus hijos. Algunas familias recibían ( durante el 2006) refuerzo alimentario, pero sólo
para los niños que estaban dentro de los parámetros establecidos, situación difícil de
sobrellevar cuando en sus familias hay varios niños con la problemática enunciada. Se
discutió mucho sobre el tema y se analizaron diferentes propuestas. Una de éstas fue la de
intensificar el desarrollo de las huertas familiares, ya que estaban dentro del Plan Pro Huerta
y recibían semillas de INTA.

Evaluando los resultados de éstas, que no fueron los esperados, se pensó en conjunto
acerca de la posibilidad de encarar una Huerta Comunitaria, que contribuyera –a mediano y
largo plazo- a morigerar la problemática del bajo peso. Esta constituye una de las razones
que fundamentar este proyecto.

El proyecto de HUERTA COMUNITARIA apunta al autoabastecimiento de las


familias comprometidas en el mismo, a partir de la producción de verduras, legumbres y
hortalizas, ricas en nutrientes para una dieta sana e integral.

Desde la educación popular entendemos que la participación de todos los


involucrados en la actividad fundamental, por lo que se generarán instancias de discusión y
acuerdo, protagonizadas por los emprendedores quienes determinarán como se desarrollará
la tarea y como se compartirá lo producido y si hubiera excedente el destino de los mismos.
(ej. Elaboración de dulces u otro emprendimiento). La huertas comunitarias, significará la
construcción de espacios concretos de formación, capacitación y de trabajo, que fortalezcan
redes comunitarias y promuevan la autonomía de quienes participan en ellos.

El proyecto integra a las familias, dando un lugar particularmente protagónico a los


niños y adolescentes. El aprendizaje compartido en una hacer común puede contribuir a
reforzar y mejorar vínculos familiares, dándole un marco de contención y seguridad a los
niños y adolescentes, que se sentirán acompañados por sus mayores y formando parte activa
en la economía familiar. Todo esto en un clima de recreación tendiendo a que la labor que
realice sea gratificante y formativa.

La perspectiva de los derechos de niños /as y adolescentes nos orienta en cuanto a la


necesidad de todos los involucrados de reconocerlos como sujetos activos, con voz propia,
con opiniones, con una identidad en construcción. Por ello resulta necesario que los gurises
tengan un espacio en el que puedan expresarse y aprender a ser responsables con lo que
dicen y hacen. A su vez, el trabajo en la huerta implica proyectarse en un tiempo futuro. En
una época atravesada por la inmediatez y la ausencia de perspectivas, apoyar a los chicos y a
sus familias para que construyan un pequeño proyecto (como el de la huerta), implica
apostar al presente y a un porvenir posible.

Consideramos que esta actividad en sí misma, es eminentemente socio-educativa, ya


que se creará un espacio compartido de intercambio de experiencias y saberes, se valorará el
trabajo la ayuda mutua. Se estimulará: la autoestima, la responsabilidad y el respeto por el
otro, dándole relevancia al trabajo grupal y comunitario. Además se pondrán en práctica el
aprender a escuchar, opinar, interpretar, argumentar y acordar.

Esta es una instancia de educación popular no formal que se inscribe en lo que


sostiene Enrique Leff cuando habla de la "Pedagogía del ambiente" y dice " La educación
ambiental conlleva una nueva pedagogía, que surge de la necesidad de orientar la educación
dentro del contexto social y en la realidad ecológica y cultural donde se sitúan los sujetos y
actores del proceso educativo. Por una parte, ello implica la formación de conciencia ,
saberes y responsabilidades que se van moldeando a partir de la experiencia concreta con el
medio físico y social , y buscará desde allí solucionar los problemas ambientales locales,
ello viene cuestionar la tendencia a adoptar conceptos homogéneos de la realidad (...) la
pedagogía del ambiente consiste en tomar el ambiente en su contexto físico, biológico,
cultural y social , como una fuente de aprendizaje, como una forma de concretar las teorías
en la práctica a partir de las especificidades del medio . Empero, el saber ambiental no es un
conocimiento que se extrae de la realidad empírica. Es un proyecto de revisión y
reconstrucción del mundo a través de estrategias conceptuales y políticas que parten de
principios y fundamentos de una racionalidad ambiental que han sido desterrados y
marginados...” (Educación ambiental para el desarrollo sustentable, Escuela " Marina Vilte",
CTERA)

De manera que a través de este trabajo también se valorará la tierra y el agua, como un bien
social, y se buscará concientizar sobre los peligros del mal uso de los recursos y la
contaminación a la que no son ajenos, ya que en el lugar existió hasta hace muy poco tiempo
un la zona de acopio de rollizos de madera, con los que se han visto perjudicados (habría
que especificar más)

Es importante señalar que en el barrio existen personas dedicadas a tareas vinculadas con la
huerta (Promotor del INTA) por ello, se tendrán en cuenta estos saberes previos y se
promoverá el trabajo con el Promotor de INTA del barrio al que se lo invitará a sumarse.
Se cuenta además para el asesoramiento con el apoyo de Profesionales en la materia: un
Maestro agropecuario y un Ingeniero Agrónomo y de un Bachiller con orientación
Agropecuaria.

2. Objetivos:

Objetivo general:
Promover la creatividad, la co-responsabilidad, el aprendizaje compartido y la idea de
“proyectos de vida” en niños / as y adolescentes mediante una huerta comunitaria de la que también
participen sus familias.

Objetivos Específicos:
● Atender el desarrollo integral del niño, niña y adolescente del barrio, promoviendo la
participación de la familia para el fortalecimiento de los vínculos familiares
● Promover una alimentación saludable.
● Facilitar un espacio de socialización.
● Promover vínculos de solidaridad y co-responsabilidad.
● Fortalecer los valores de solidaridad, respeto, trabajo compartido y cuidado del medio
ambiente.
● Promover la actividad física y evitar el sedentarismo.
● Generar un espacio de aprendizaje grupal que pueda motivar los proyectos de huertas
familiares.

3. Destinatarios:
Niños, niñas y adolescentes del Barrio Los Palos y sus familias.

4.Recursos:

Recursos Humanos:

Coordinadores: Acevedo María Luisa, Becker Noelia.


Profesionales: Guillermo Almeida:Ingeniero Agrónomo.
Valeria Saporittis: Lic. en Nutrición-
Técnico: Patricio Giménez. Maestro Agrónomo especializado granja.

Recursos Materiales:

● Sector de un terreno: que reciba sol, buena aireación y ubicado lo más cerca una fuente de
agua
● Semillas y bulbos.
● Banco de herramientas.
● Palas de punta.
● pala ancha.
● carretilla una.
● Rastrillos.
● Azada
● piola de 3 mm 4 a 6 metros
● Pala de dientes
● Manguera con pico para riego
● Regadera con flor fina
● Polietileno para invernáculos para tapar los almácigos
● Bosta de caballo, cama de caballo de carrera, o cama de pollo para utilizarla de abono.
● Materiales para cercar la huerta: tejido

5.Recursos financieros:
● Materiales y herramientas:
Honorarios Profesionales: se solicita sólo para gastos de movilidad de los técnicos que
acompañarán el procesos de desarrollo de la huerta. o realicen tareas de capacitación en
temas específicos.

6. Metodología:
TALLER: Se planifica realizar 2 encuentros semanales de actividades de aprendizaje e
intercambio de conocimientos y experiencias, con relación a la huerta y otros temas:
1º mes
Presentación del proyecto de huerta comunitaria.

Diálogo sobre la responsabilidad de cada niño, niña y adolescente y su familia.


Presentación del técnico que visitará la huerta comunitaria una vez por semana o las veces
que sea necesario.

Planificación del plan de siembra de la huerta en función de un calendario de siembra.

El manejo de la misma, donde el técnico nos dará las pautas y recomendaciones para el buen
funcionamiento de la huerta.

Fabricación casera de herramientas e implementos para la huerta comunitaria: plantador,


rastrillo, abonera “corralito”, pala para transplante, trampa amarilla (de agua) para control de
plagas, ascensor de riego, etc. Todas estas herramientas serán realizadas con el
acompañamiento del técnico.

2º mes

Elección del terreno a realizar la huerta comunitaria: ubicación hacia el norte para la buena
exposición del sol, cercana a una fuente de agua, lejos de árboles que les hagan sombra o
que lo perjudique como ser el eucalipto.

Dialogo de porque esa elección, de cómo se puede mejorar el terreno a elegir.

El abono a utilizar, de cómo elaborarlo y utilizarlo.

Delimitación del terreno cercado con tejido para impedir la entrada de animales. El cerco
nos cumplirá varias funciones, además de proteger la huerta de animales, se aprovechará su
estructura para hacer siembras de plantas que se elevan, plantas aromáticas y flores.

Limpieza del terreno.

3º mes

Búsqueda del almácigo: Cajones de madera, latas grandes, macetas.

Preparación del almácigo: ubicación sobre ladrillos, la capa de tierra, la superficial con
abono, marcación de los surcos.

Siembra en almácigos: de aquellas plantas que no sean de siembra directa.

Cuidados del almácigo: en verano techo de de cañas o pajas, en invierno con polietileno.

4º y 5º mes

Construcción de canteros: una vez que el terreno esté limpio marcamos los canteros con
estacas e hilos, dejando senderos de 30 o 40 cm. de ancho entre los canteros para tener
mejor movilidad de manejo. Delimitar los canteros con cachetes para la mejor utilidad de los
niños y niñas. Realización del caballón y puntear.

Siembra en los canteros. Asociando los cultivos para el mejor aprovechamiento del espacio
(ej. plantas de crecimiento vertical, horizontal, de crecimiento rápido lento) del suelo, y
protección frente a las plagas.

Abono del suelo: distintos tipos de abonos. Realización de la abonera.


Transplante al cantero de las plantas del almácigo.

6º mes

Labores culturales. Principales cuidados: renovar la tierra, abonos, riegos, protección


(yuyos, tutorados, desbrotes, etc.), producción de semillas. Acciones que en conjunto
favorecen al funcionamiento vital de la huerta.

Todos estos talleres semanales se realizarán con la permanente “custodia” del técnico , estos
se irán adecuando de acuerdo a las necesidades y/o emergentes que se vayan presentando a
lo largo del proceso de la labor de la huerta.

Talleres complementarios

Se desarrollaran a partir del 2do y 4to mes

Taller: “Cómo crecen las plantas?”


Este taller se iniciará a partir del 2do mes y continuará durante todo el proceso . Se
destinará un tiempo de los encuentros semanales en los que se realizan actividades lúdicas
de ejercitación de la lectura y escritura, para implementar el taller, donde:

. Cada niño/a realizará un germinados, plantando semillas de una de las variedades


de legumbres, verduras, hortalizas que se usaran en la huerta.
. Cuidado de la plantita y observará su crecimiento.
. Hará un registro semanal del crecimiento a través de dibujos y/ o modelado en pasta
de sal de lo observado.
. Cuando no pueda realizarse esta actividad en el germinador, se continuará en la
huerta.
. Una vez culminado el proceso de siembra y las plantas estén ya crecidas ,
expondrán los dibujos y modelados , oportunidad en que los niños/as comentaran su
trabajo.

En este espacio se tenderá a incentivar la creatividad, la observación, la motricidad ,


como así también éste será un espacio de reflexión para crear conciencia de la importancia
del cuidado de la tierra y del respeto al medio ambiente.

Taller: “Hacemos un espantapájaro”:

Este se realizará a partir del 4to mes, en dos encuentros armarán con objetos
descartables, los espantapájaros que se utilizarán en la quinta a partir del 5to mes.
Este será un espacio donde la creatividad y la recreación serán los aspectos centrales
perseguidos.

Talleres de capacitación: a cargo de los profesionales que participan en el proyecto, se


prevé uno cada mes.

7. Evaluación:
Periódica: semanal, mensual y al finalizar la puesta en práctica del proyecto.
Evaluación participativa: implica que todos los actores involucrados, particularmente los
niños /as y adolescentes, tengan vos y poder de decisión respecto de lo que se hace y cómo se hace,
dándoles un lugar protagónico.