Está en la página 1de 55

Hermenéutica

Hermenéutica | 2. Proceso Hermenéutico


December 15, 2016
Enmanuel Cruz

Proceso Hermenéutico Paso a Paso.


“La hermenéutica es el estudio de los principios, métodos y reglas que gobiernan
la correcta interpretación de la Palabra de Dios”.
La hermenéutica informa al intérprete cuál es el método adecuado para la
exégesis bíblica.
Exégesis bíblica: Es la aplicación de los principios hermenéuticos a las Escrituras
a fin de determinar su significado exacto. La hermenéutica da los principios y la
exégesis los aplica.
¿Qué es un Proceso? Un proceso es una secuencia de pasos dispuesta con algún
tipo de lógica que se enfoca en lograr algún resultado específico.
Como tal, la hermenéutica provee pasos claramente definidos que, en conjunto
con la iluminación sobrenatural del Espíritu Santo, guiarán al intérprete al
significado intencionado por el autor original. (Juan 14:26, 1ª Juan 2:27).
Aunque se definen como pasos, estos pasos del proceso hermenéutico no son
lineales, tampoco "sine qua non" (sin el cual no).
Lineal significa una forma de abordar un proceso en el cual es necesario
completar cada paso antes de abordar el siguiente. Aunque sea necesario
progresar ordenadamente en cualquier estudio y aunque haya una secuencia
lógica a ciertos pasos, el proceso hermenéutico es un entendimiento textual en el
cual cada paso informa a los otros de una forma reciproca.
Cada paso tiene igual valor general, pero hay paso que llevan a un nivel diferente
de importancia basado en la interpretación necesaria de cada texto en particular.
Paso I. La lectura" leer, leer y leer. (Ver el principio de estudio)
Esta es la etapa preliminar: Orar por iluminación y santificación y Leer el libro
bíblico. Para no traer presuposiciones del hombre al texto, es necesario leer el
libro bíblico primero.
Leer cuidadosamente las Sagradas Escrituras: "Orar y Leer, Leer y orar, Orar y
leer. Orar por iluminación y santificación.
Mientras estos pueden parecer sencillos para algunos, para otros podría ser
revolucionario; pero "Para todos es esencial".
Cuando un rey israelita ascendía al trono debía hacer dos cosas: "escribir" con su
mano una copia del Pentateuco y "leerla" "todos los días de su vida"
"Y sucederá que cuando él se siente sobre el trono de su reino, escribirá para sí
una copia de esta ley en un libro, en presencia de los sacerdotes levitas. La
tendrá consigo y la leerá todos los días de su vida, para que aprenda a temer al
SEÑOR su Dios, observando cuidadosamente todas las palabras de esta ley y
estos estatutos" (Deuteronomio 17:18-19).
Y está exigencia no solo es válida para el rey, sino para todo ser humano y
especialmente para todo hijo de Dios.
Dios nos exhorta a todos a meditar en Su Palabra. (Salmos 119)
Deuteronomio 6:6-9 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu
corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y
andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como
una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en
los postes de tu casa, y en tus puertas.
Josué 1:8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de
noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él
está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.
Esdras 7:10 Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de
Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos.
2ª de Timoteo 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como
obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de
verdad.
La meditación bíblica requiere lectura y oración. Uno no puede meditar sobre un
pasaje que no ha leído. La lectura extensiva y repetida fomenta la investigación y
la meditación bíblica, y con la ayuda e intersección necesaria del Espíritu Santo
quien nos guía, nos enseña y nos recuerda toda la verdad, nos dará el
conocimiento y la sabiduría necesaria para correcta relación con Dios.
"La buena interpretación comienza con un buen entendimiento elemental del
texto".
¿Cómo se adquiere este conocimiento?
El intérprete se familiariza con el pasaje e inicia su incursión a la interpretación
bíblica leyendo el texto repetidas veces.
Se reconocen dos tipos de lectura; Lectura Extensiva y Lectura Profundizada y los
dos son necesarios para la interpretación bíblica.
1. Lectura Extensiva:
Consiste en leer grandes porciones bíblicas cada vez bajo un sistema. Este hábito
promueve un buen conocimiento bíblico en general. Pone al alcance nombres,
lugares, fechas, conceptos, doctrinas y pasajes paralelos. El conocimiento general
de datos bíblico y la familiaridad con el texto bíblico entero indirectamente
preparan al intérprete para el proceso hermenéutico sin importar el texto que
aborde.
La lectura extensiva nos da un panorama general de toda la Escritura:
a. Leer toda la Biblia cada año.
b. Leer libros completos de una sola vez.

2. Lectura Profundizada:
Es el estudio bíblico sistemático. Conforme se aborde un texto para interpretarlo,
deberá leerse repetidas veces con más profundidad:
a. Leer con más atención puesta en los detalles del texto.
b. Leer no solamente para familiarizarse con el texto, sino también para
comprenderlo. Haciendo preguntas al texto: ¿Quién? ¿Cuándo? ¿Cómo?
¿Dónde? ¿Por qué? ¿Cuántos?
c. Leer todo el contexto. Cuando se batalla con un pasaje por ejemplo el de
Filipenses, el libro entero deberá leerse, no solo el pasaje en consideración. Esto
es cierto de cada texto.
Sugerencia de lecturas
Aunque sean de orientación básica, estas sugerencias también pueden afectar la
interpretación. Una lectura bíblica formal, no contemplativa y abstracta no
preparará al intérprete para entender ni interactuar eficazmente con la palabra de
Dios.
1. Leer espiritualmente: (ver principio de iluminación espiritual)
La Biblia es un libro como ningún otro. Es sobrenatural en naturaleza y origen.
2ª a los Corintios 2:14 Pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de
Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque se disciernen
espiritualmente.
Su mensaje no solo debe leerse, sino también entenderse y aplicarse. Esto
requiere de la asistencia espiritual prometida al creyente por medio del Espíritu
Santo.
Juan 14:26 Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi
nombre, Él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho.
Y esto sucede de una sola manera, habiendo nacido de nuevo por el Espíritu,
siendo un creyente genuino y con una buena y verdadera devoción a Dios y una
vida de total dependencia del Espíritu Santo.
"Siga orando, orar y orar" por iluminación y santificación.
Así que, conforme se lee el texto, se debe orar por entendimiento y aplicación
espiritual, buscando tanto el significado como la aplicación que se puedan aplicar
y compartir a nivel personal. Ningún método de estudio bíblico por sí solo y sin la
ayuda necesaria del Espíritu Santo puede proveer de conocimiento y sabiduría,
Solo Dios puede dar conocimiento y tal capacitación.
2. Leer con humildad: (ver principio de estudio)
Aun en la lectura vocacional el creyente debe mantener el dominio sobre la
naturaleza espiritual y autoritaria del texto, Es decir debe tener pleno conocimiento
de la autoridad de Dios y que el texto es la Palabra de Dios, Dios habla y el
creyente escucha, leer, leer y escuchar al texto, el creyente no está por encima del
texto; más bien, es un subordinado de él. Debe leer con una mente para conocer
mejor a Cristo y para obedecerle más plenamente.
3. Leer atentamente: (ver principio de estudio)
La Biblia no contiene información irrelevante. Cada porción es pertinente y debe
ser tratada con la importancia y la atención que merece.
2º de Timoteo 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar,
para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de
Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.
Toda la Escritura es inspirada por Dios; y toda significa toda, cada palabra, toda
jota y toda tilde.
4. Leer personalmente: (ver principio de responsabilidad personal)
La Biblia se debe leer primeramente como un mensaje personal. No buscando lo
que la Biblia quiere decirle a la congregación, sino que me dice la Palabra de Dios
a mí. El mensaje personal se entiende mejor, cuando hemos estudiado los
contextos, tanto el contexto histórico como los inmediatos, para poder entender
bien que me dice el texto a mí, debo entender que Dios le dijo al destinatario
original. Un creyente que no es tocado por la Palabra de Dios tendrá dificultad
influenciando a otros para Cristo.
5. Leer diferentes versiones de la Biblia:
La familiaridad con la fraseología de una versión en particular promueve una
lectura floja. Un cambio de versión bíblica "alborota el pensamiento, obligándonos
a luchar de nuevo con el texto". Es recomendable leer unas tres versiones
diferentes, por ejemplo, la clásica de siempre Reina Valera, y (Las Américas, La
Hispana, La Internacional, La Textual).

Paso II. Los Contextos


El contexto es el punto básico en toda la hermenéutica, pues ninguna porción de
las Escrituras fue escrita aparte de su propio contexto.
Para captar el sentido de la Palabra de Dios hemos de entender el significado del
texto en el contexto y aplicar este significado a nuestras vidas.
La palabra “contexto” está compuesta de dos vocablos del latín: con (con) y textus
(tejido). La idea original del contexto se trata del ambiente dentro del cual el texto
está entretejido. Se refiere a todo aquello que rodea, ya sea física o
simbólicamente, a un acontecimiento. A partir del contexto, por lo tanto, se puede
interpretar o entender un hecho.
El contexto es el conjunto de circunstancias que rodean una situación y sin las
cuales no se puede comprender correctamente.
El contexto adopta dos formas fundamentales: el contexto literario y el contexto
histórico y cultural (al que nos referimos comúnmente como «trasfondo»).
Contexto histórico: El contexto histórico es el contexto no escrito dentro del cual el
texto está entretejido. Son las circunstancias externas que rodean el texto.
El contexto histórico y cultural abarca la información acerca del autor y los
receptores, su trasfondo, circunstancias, y relación entre ambos, así como
aquellos elementos geográficos, sociales, religiosos, económicos y políticos que
se relacionan con el pasaje.
Contexto literario: El contexto literario se refiere al ambiente literario dentro del
cual el texto está entretejido. Son las circunstancias que rodean el texto dentro del
texto mismo.
El contexto literario se refiere al ambiente literario dentro del cual el texto está
entretejido. Podemos considerarlo como el mundo textual en el que vive el texto
en cuestión. Es el conjunto de elementos lingüísticos que incluyen, preceden o
siguen a una palabra u oración y que pueden determinar su significado o su
correcta interpretación.
El primer paso después de haber leído el libro es estudiar los contextos y en
primer lugar comenzamos con estudio del contexto histórico cultural y la
recopilación de recursos.
Se entiende en el estudio del contexto, que es preferible empezar con el contexto
más distanciado del texto, y poco a poco acercarnos al mismo.
Recuerde que estudiamos el contexto porque queremos identificar la intención del
autor en cada pasaje, y lo más que podamos ponernos en la piel del autor y su
audiencia, lo más fácil será comprender su intención.
Hemos de determinar lo que los textos significaron en su contexto original antes
de que podamos establecer lo que significan en nuestro tiempo y cultura y cómo
hemos de aplicarlos. Nuestra meta, entonces, es entender el contexto histórico y
cultural del pasaje bíblico del modo más claro posible a fin de entender el
significado del pasaje.
El análisis lingüístico gramatical del texto ha de completarse con el análisis del
contexto histórico.
Es un hecho elemental y bien conocido que el significado de un mensaje depende
no sólo de su estructura gramatical, sintáctica o léxica sino también y en alto grado
del contexto histórico cultural.
Para que nuestra interpretación de cualquier texto bíblico sea válida, debe ser
consistente con el contexto histórico y cultural del texto en cuestión. Si en aquel
entonces nuestra interpretación no hubiera tenido sentido, es muy probable que
estemos en el camino erróneo.
El segundo paso es estudiar el contexto histórico o información de trasfondo.
<<El verdadero significado del texto bíblico para nosotros es el que Dios quiso que
tuviera en su origen» Fee y Stuar
¿Qué es el contexto Histórico Cultural?
Es el conjunto de circunstancias que rodean y se encuentran involucradas en una
situación o un acontecimiento ya sea simbólica o física y sin las cuales no se
puede comprender correctamente dicha situación o acontecimiento. Tiene que ver
con el escritor y los receptores bíblicos, y cualquier elemento histórico y cultural
que surja en el pasaje El contexto histórico y cultural tiene relación con casi
cualquier cosa fuera del texto que sea de ayuda para entender su sentido.
El mensaje espiritual de Dios está incrustado en la historia humana, si Dios no lo
encarna en una estructura humana o contexto humano sería imposible de
interpretar. (Ver principio de comunicación humana)
Dios dio su mensaje en situaciones históricas específicas (a personas que vivían
en lugares concretos, hablaban un idioma determinado, y tenían una forma de vida
específica), hemos de tomarnos en serio la antigua situación histórica y cultural.
Un entendimiento adecuado de la Palabra de Dios depende de una interacción
con la historia y la cultura que rodea la Biblia.
El cristianismo es una religión histórica. Aunque Dios pudo haber elegido un medio
de historia neutra para comunicar su revelación, determinó con propósito compartir
su verdad divina dentro de los límites de historia y cultura humana específica.
La persona, el carácter, la obra y el plan de Dios fueron revelados dentro del
contexto humano, porque sería la única manera de entenderlo para nosotros que
somos humanos, Dios incrustó su mensaje en la estructura humana y en un medio
ambiente histórico y cultural específico. Él habló a través de la historia de modo
inextricable, uniendo su Palabra Inspirada e Inefable a lugares, personas, lenguas
y eventos históricos específicos. Por lo tanto, Dios es visto y entendido por medio
de su trato con hombres reales, por medio de sus hechos en tiempo real, y por
medio de evidencias históricas reales de su divino poder y verdad. La historia del
pueblo de Dios es una Historia Teológica.
Es imperativo que el intérprete se separe del mundo contemporáneo y se sumerja
en el antiguo mundo del texto, este paso es introductorio a la interpretación y a la
actualidad de un texto bíblico.
Qué es Historia: Es la declaración comparable por medio de tradición oral,
evidencias arqueológicas, documental de vidas y civilizaciones pasadas que han
traído a la humanidad a su presente estado. Como tal incluye las realidades
geográficas, políticas y eventos.
Qué es cultura: Indica el medio ambiente compartido de una sociedad o un grupo
de gente en particular, todos los aspectos sociales y familiares de la vida.
La cultura se refiere a características peculiares de un grupo étnico, religioso o
social, en otras palabras, es lo que hace la gente, la manera en que viven,
piensan, y actúan.
La Biblia fue escrita en una cultura muy diferente de la sociedad moderna, y
especialmente de la mentalidad del oeste. Un conocimiento de sutilezas culturales
frecuentemente es necesario para capturar el significado de un pasaje. La Biblia
tiene una abundancia de elementos con significado cultural y si queremos
comprender correctamente la Biblia debemos aprender lo más que se pueda
acerca de estos grupos étnicos, religiones y sociedades incluidas en la Biblia.
Para identificar el contexto histórico y cultural hemos de:
(1) Entender el contexto histórico y cultural del libro en el que está inmerso el
pasaje.
(2) Reconocer el contexto histórico y cultural específico del pasaje mismo.
Empezamos Determinando: Los Autores, Los Destinatarios, Fecha,
Lugar/Ubicación, Información de Trasfondo: Historia, Cultura, Geografía, Política o
Costumbre Social y Religiosa.
Autores bíblicos
Puesto que Dios decidió trabajar a través de autores humanos como fuente
inmediata de su inspirada Palabra, cuanto más conozcamos acerca del autor
humano, mejor. Intenta encontrar todos los datos que puedas respecto al
trasfondo del autor.
¿Cuál es su trasfondo? ¿De dónde procede? ¿Cuándo escribe? ¿Qué clase de
ministerio desarrolla? ¿Cuál es su relación con las personas a quienes escribe?
Por último, ¿por qué escribe? Las respuestas a esta clase de preguntas nos
ayudarán a discernir las circunstancias del escritor bíblico y a clarificar el
significado de lo que ha escrito.
Los receptores bíblicos: audiencia o destinatarios.
¿Sabes algo de la audiencia? ¿Su compromiso con Dios? ¿Su relación con el
autor? Por ejemplo, saber que los que nacieron en Filipos gozaban de ciudadanía
romana tal vez nos ayude a identificar la intención detrás de Filipenses 3:20
Para descubrir el contexto histórico y cultural también hemos de investigar a los
receptores bíblicos y sus circunstancias. El contexto histórico y cultural abarca la
información acerca del autor y los receptores —su trasfondo, circunstancias, y
relación entre ambos— así como aquellos elementos geográficos, sociales,
religiosos, económicos y políticos que se relacionan con el pasaje.
¿Cuándo? (fecha) momento en que el acto lingüístico se concreta.
¿Cuándo se escribió el libro? Y ¿cuándo ocurren los eventos que describe
A veces, el libro describe eventos casi simultáneos al escrito, pero a veces no. Por
ejemplo, hubo unos 60 años entre los eventos del evangelio de Juan y su escrito.
Otro ejemplo sería Génesis, donde hubo miles de años entre los eventos que
describe y su escrito. Entonces, debemos entender bien la cronología de los
eventos y del escrito para estudiar el contexto histórico de los dos contextos.
¿Dónde se encuentra el autor y su audiencia?
Por ejemplo, el hecho que Jeremías habla a los judíos en Jerusalén, mientras que
Ezequiel habla durante el mismo tiempo a los judíos en Babilonia nos ayuda
mucho a entender los libros.
Contexto político: Es importante atender a los asuntos políticos que puedan aflorar
en el texto objeto de estudio.
¿Cómo eran las fuerzas locales, nacionales e internacionales que afectaban los
eventos y audiencia? Considerar la importancia del contexto político para el libro
de Daniel.
Contexto económico: ¿De qué vivía la gente? ¿Cómo compraban y vendían?
¿Con dinero, oro, u ovejas? Considerar el libro de Job. Contexto económico: ¿De
qué vivía la gente? ¿Cómo compraban y vendían? ¿Con dinero, oro, u ovejas?
Considerar el libro de Job.
Contexto religioso: ¿Qué creía la gente? ¿Dónde adoraba? ¿Cómo adoraba?
Considerar el libro de Jueces.
Contexto judicial: ¿Cómo eran las leyes del día? ¿A quién debía obedecer la
gente? Considerar el libro de Esdras.
Contexto agricultural: ¿Cómo cultivaban la tierra? ¿Qué productos cultivaban?
Considerar las parábolas de Jesús, en particular la parábola del sembrador.
Contexto arquitectural: ¿Cómo eran los edificios? ¿Cómo se transportaban?
Considerar los viajes misioneros de Pablo.
Contexto doméstico: ¿Cómo eran las familias? ¿Hubo esclavos de casa?
¿Quiénes recibían en su casa? Considerar 2 y 3 Juan.
Contexto geográfico: un mayor conocimiento de la Geografía o Topografía
relacionada con los sucesos que nos narra el texto puede ayudarnos a entender
mejor su significado. ¿Cómo era la topografía? ¿Los viajes eran fáciles o difíciles?
¿Cómo era el clima?
Considerar el libro de Josué y la verdad de que los Cananeos no esperaban el
cruce del río Jordán.
Contexto militar: ¿Quiénes eran las naciones más fuertes? ¿Hubo conflictos
durante el escrito de libro? ¿Cómo influenciaba la vida cotidiana de la gente?
Considerar el libro de Reyes.
Contexto social: ¿Hubo cierta gente que no se asociaba con otra gente? ¿Cómo
se saludaba? ¿Hubo diferentes clases de personas? Considerar el libro de
Hechos.
Tal información es vital para poder entender completamente lo que está
sucediendo en cualquier libro de la biblia, un entendimiento adecuado de la
Palabra de Dios, depende de una interpretación de la historia y la cultura que
rodea la Biblia. El texto bíblico se comprende mejor cuando nos familiarizamos con
la costumbre, la cultura y el contexto histórico de los tiempos en que se escribió el
texto.
Recopilar recursos
Indagar qué recursos están disponibles, escoger un par de comentarios confiables
y estudiar sus bibliografías, Buscar recursos que presentan “bibliografías
anotadas, Investigar recursos disponibles en español en cada área del estudio del
contexto.
En la actualidad podemos encontrar muchos materiales para estudiar los
trasfondos históricos: manuales bíblicos, introducciones y estudios del Antiguo y
Nuevo Testamento, buenos comentarios, atlas bíblicos, Diccionarios y
enciclopedias bíblicos, Historias del Antiguo y del Nuevo Testamento, Estudios
especiales de la vida y cultura de la Antigüedad.
¡¡Advertencia de algunos peligros en el estudio del contexto histórico y la
recopilación de recursos extra bíblicos!!
Hay que tener cuidado con la información de trasfondo errónea. Aunque una
información de trasfondo aporte una fantástica ilustración para un sermón, ello no
significa que sea necesariamente rigurosa. La veracidad de tu información está en
función de los recursos que utilices, y no todos los recursos son igual de rigurosos
y exactos porque no se elaboran según los mismos criterios.
Cuidado con elevar el trasfondo del texto por encima de su significado, no
permitas que tu fascinación con este tipo de información te lleve a pasar por alto lo
esencial de este texto. Nuestro propósito al estudiar el trasfondo no es perdernos
en un laberinto de nimiedades históricas, sino entender el significado del pasaje de
un modo más claro.
Procura no convertirte lentamente en una mera base de datos andante de hechos
de la Antigüedad. No pierdas el corazón interpretativo en tu búsqueda de la
información para comprender el texto. Mantén el estudio del trasfondo bíblico en la
perspectiva adecuada. El estudio del contexto histórico y cultural no es un fin en sí
mismo, sino una simple herramienta para ayudarnos a entender y a aplicar el
significado del texto bíblico.
El mayor peligro sin lugar a dudas es dar por sentado que, para entender la Biblia,
no necesitamos ninguna información de trasfondo. No podemos iniciar el recorrido
interpretativo sin dar el Paso 1: la comprensión del texto en su propio contexto. Y
no podemos entender el texto sin conocer el contexto histórico y cultural.
Paso III. Contexto Literario
El contexto literario tiene relación con la forma concreta que adquiere un pasaje (el
género literario) y con las palabras, frases, y párrafos que rodean el pasaje que
estás estudiando (el contexto inmediato).
También conocido como “Contexto gramatical o lingüístico” se refiere a todos los
factores concomitantes (o, que van frecuentemente acompañados) con la
producción de enunciados lingüísticos, que afectan a la interpretación, adecuación
e incluso significado de dichos mensajes.
Es un hecho elemental y bien conocido que el significado de un mensaje depende
no sólo de su estructura gramatical, sintáctica o léxica sino también y en alto grado
del contexto.
El Contexto Gramatical o lingüístico es el entorno lingüístico que acompaña a una
palabra, expresión o enunciado, y del cual depende en muchas ocasiones el
sentido de los mensajes.
El contexto literario se refiere al ambiente literario dentro del cual el texto está
entretejido. Esta dimensión incluye: Contexto canónico, Contexto lejano, Contexto
inmediato.
Cuando el contexto lingüístico es una palabra inmediata se conoce como
"contexto inmediato". Si el sentido de un texto no es inmediato, se conoce como
"contexto lejano". Luego tenemos el "contexto mayor o canónico".
Contexto Canónico: Es el lugar del libro bíblico dentro del resto de la Biblia: Toda
la Biblia, Testamento, Libros similares, Libros del mismo autor, Libro.
Contexto lejano: Es el lugar de la sección dentro del libro bíblico entero: Libro,
División, Sección.
Contexto inmediato: Es el lugar de la sección entre los párrafos que le rodean:
Sección, Párrafo, Oración, Cláusula, Frase, Palabra.
El contexto es el punto básico en toda la hermenéutica, pues ninguna porción de
las Escrituras fue escrita aparte de su propio contexto.
Cuando se trata de interpretar y aplicar la Biblia, el contexto es crucial. De hecho,
nos atrevemos a decir que el principio más importante de interpretación bíblica, ya
que el contexto determina el significado.
Cuando ignoramos el contexto, podemos torcer las Escrituras y «demostrar» casi
cualquier cosa. “Un texto sin su contexto es un pretexto”.
Se entiende en el estudio del contexto, que es preferible empezar con el contexto
más distanciado del texto, y poco a poco acercarnos al mismo.
Recuerde que estudiamos el contexto porque queremos identificar la intención del
autor en cada pasaje, y lo más que podamos ponernos en la piel del autor y su
audiencia, lo más fácil será comprender su intención, por eso empezamos con el
contexto histórico y luego con el contexto canónico, luego el contexto lejano hasta
llegar al estudio del contexto inmediato.
El paso 3, es estudiar el contexto canónico o mayor.
El contexto canónico o contexto mayor es la sección mayor a la que pertenece el
texto en cuestión y que asiste con el desarrollo de su significado.
El contexto mayor es la idea central del libro o el del Testamento. En la Biblia
estos se refiere a que, si estamos estudiando un versículo, un capítulo o un
párrafo debe interpretarse a la luz del contexto del libro al que pertenece el texto
en cuestión. Y que, si estudiamos por ejemplo un libro entero, debe hacerse a luz
del contexto del Testamento al que pertenece y al contexto de la Biblia entera.
(Ver principio de revelación progresiva)
Este paso inequívocamente declara que cada texto, ya sea un versículo o un
capítulo completo, debe interpretarse a la luz de su contexto ya que las partes de
un pasaje no tienen significado aparte del texto completo. Por lo tanto uno no debe
extraer un texto de su contexto para poder darle un significado no encontrado
dentro del contexto o inconsistente con el contexto.
Géneros literarios
Cuando estudiamos cualquier pasaje de la Escritura, hemos de observar en primer
lugar la forma que adquiere (cómo se expresa), la forma en la que aparece, es
decir su género literario antes de analizar su contenido (qué significa). Ya que
cada género tiene sus propias reglas específicas de interpretación.
La palabra género es un término procedente del latín que significa «forma» o
«clase». Cuando se aplica a la interpretación bíblica, la expresión género literario
se refiere, sencillamente, a las distintas categorías o tipos de literatura que
encontramos en la Biblia.
En el Antiguo Testamento encontramos; narrativa, ley, poesía, profecía, y textos
sapienciales. Los géneros literarios del Nuevo Testamento son el evangelio, la
historia, la carta y la literatura apocalíptica. Sin embargo, tanto el Antiguo como el
Nuevo Testamento presentan algunos subgéneros (p. ej., parábolas, enigmas,
sermones, etc.).
Para que exista comunicación, el lector ha de situarse en la misma página que el
autor por lo que se refiere al género. El autor ha planteado «su juego», es decir,
ha procurado transmitir su mensaje, bajo las reglas de la particular forma literaria
que ha utilizado. A no ser que conozcamos tales reglas, es casi seguro que
entenderemos mal el sentido de sus palabras. Hemos de permitir que sea el
género que ha escogido el autor el que determine las reglas que vamos a utilizar
para entender sus palabras.
Cuando te encuentras con cada uno de estos géneros, sabes (seas o no
consciente de ello) que has de acercarte a ellos por medio de ciertas reglas de
comunicación, aquellas que establece el propio género. Si no te guías por las
reglas específicas, corres el riesgo de interpretar erróneamente las palabras en
cuestión.
El género en el que jugamos determina las reglas de interpretación. Igual que
sabemos que la clase de juego determina las reglas que seguimos para jugar, así
también sabemos que cada género literario de la Biblia tiene su propia serie de
reglas inherentes para su correcta interpretación.
Cuando los lectores prestan atención a tales reglas, tienen muchas más
probabilidades de entender el pasaje según la intención de quien lo escribió. Los
géneros dan forma a nuestras expectativas acerca del modo en que hemos de
acercarnos a cada texto en concreto. La forma o género del texto está realmente
vinculado con su contenido y, por esta razón, hemos de tomar en serio los
géneros literarios.
Identificar y entender el género literario:
A través de la Biblia, Dios nos habla clara y sencillamente, y comunica todo lo que
debemos conocer para relacionarnos adecuadamente con él como nuestro Padre,
y con Jesucristo su Hijo como nuestro Redentor y Maestro. Solo que toda esta
revelación y estas verdades están en un lenguaje humano, que para la mayoría de
los lectores de la Biblia es desconocido y está dentro de una cultura extraña o
ajena para la mayoría de los lectores de la Biblia hoy.
Esta revelación, por otra parte, se transmite a través de un lenguaje que contiene
símbolos y metáforas, parábolas y alegorías, en forma de visiones y sueños y
utilizando los recursos semánticos y retóricos del lenguaje. Pero la tradición judío-
cristiana de muchos siglos y el trabajo dedicado de miles de expertos amantes de
la Palabra nos han dejado herramientas de investigación, estudio y exposiciones
bíblicas que nos ayudan hoy a captar claramente el mensaje que Dios nos ha
dejado en Su Palabra desde tiempos inmemoriales.
Todos estos recursos de estudio e investigación, puestos en forma organizada y
funcional, son los que constituyen las ciencias bíblicas a las cuales pertenecen en
forma eminente la hermenéutica y la exégesis. Son estas dos ciencias las que
animan y tienen propósito fundamental de facilitar la exposición y presentación del
mensaje bíblico con claridad y suficiencia a los lectores y oyentes de hoy a través
de un mejor conocimiento y un más claro entendimiento del texto por parte del
estudioso expositor del mensaje.
El intérprete de la Palabra de Dios debe estar familiarizado con los distintos tipos o
géneros de literatura encontrados dentro del texto bíblico tanto como entender las
reglas que gobiernan su interpretación.
En el Antiguo Testamento.
Los géneros literarios bíblicos son cada una de las clases en que se dividen los
textos literarios que se encuentran en la Biblia, escritos por los autores bíblicos
con una finalidad determinada. Cada género literario comprende, a su vez, otros
subgéneros literarios: Narrativo Histórico, Ley, Literatura Poética y de Sabiduría,
Profecías, Cartas, Sermones, Parábolas, Figuras, Tipología, Metáforas, Símil,
Hipérboles, Enigmas, etcéteras.
Narrativa:
El género narrativo es una expresión literaria que se caracteriza porque se relatan
historias imaginarias o ficticias (sucesos o acontecimientos) que constituyen una
historia ajena a los sentimientos del autor. Aunque sea imaginaria, la historia
literaria toma sus modelos del mundo real. Esta relación entre imaginación y
experiencia, entre fantasía y vida es lo que le da un valor especial a la lectura en
la formación espiritual de la persona.
La narrativa podría describirse como el género central, fundamental, e integral de
la Biblia. La prominencia del género narrativo en la Biblia está relacionada al
mensaje central de la Biblia de la obra de Dios en la historia.
Poesía: Lenguaje elevado, el uso de imágenes retóricas para expresar emoción o
una intensa percepción.
Salmos; Salterio:
La estructura literaria del libro de los Salmos es única en la Biblia, siendo el
Salterio "La única antología poética en las Escrituras."
Se caracteriza por ser la más depurada manifestación, por medio de la palabra, de
los sentimientos, emociones y reflexiones que puede expresar el ser humano en
torno a la belleza, el amor, la vida o la muerte. Como tal, puede estar compuesta
tanto en verso como en prosa, con un lenguaje elevado y estético, usa imágenes
retoricas para expresar emoción o una intensa percepción.
Lo más importante que se debe saber acerca de la poesía es que es un tipo de
lenguaje distinto, su unidad básica es la imagen individual o figura literaria.
Condensa la descripción en una imagen o ilustración.
Características de la poesía hebrea:
A diferencia de muchos poemas de hoy, la poseía hebrea no rima. En lugar de
repetir sonidos, esta poesía repite conceptos. Entonces no hay rimas, sino
argumentos sólidos. Las rimas se manifiestan en las ideas y hallan su expresión
en la formulación de frases paralelas en armonía y correspondencia de
pensamientos. El autor hace una afirmación en un verso. En el verso siguiente, es
posible que la repita en una forma ligeramente distinta (Sinónimo), o bien es
posible que la compare con un concepto opuesto (Antitético). A veces, amplía la
idea y explica en más detalle de que habla (Sintético o Constructivo). En otras
ocasiones la primera parte expresa el pensamiento en forma figurada y en la
segunda en forma literal (Emblemático). También encontramos; Escalonado,
Invertido…
Paralelismo: se refiere al balance, reflexión, repetición y o progresión de
pensamientos o ídeas entre las líneas poéticas. El autor dice basicamente los
mismo en dos línea, pero con palabras diferentes. Es como la práctica de decir lo
mismo dos veces con distintas palabras, su propósito es belleza e impresión para
enfocar la atención del lector en la verdad declarada.
Paralelismo sinónimo: Es cuando el autor dice basicamente lo mismo con diferente
palabras, hace una afirmación en un primer verso o primerra línea y luego lo hace
una segunda línea con el mismo significado para reafirmar la verdad expresada
dentro de la primera línea.
Paralelismo antitético: Es cuando en la primera línea se hace una declaración
positiva y en la segunda línea se reafirma la verdad de la primera por contraste o
antítesis.
Paralelismo sintético: Es cuando la segunda línea, o bien se basa eb le primera o
completa el pensamiento de la primera línea.
Paralelismo emblemático: Es cuando una de las líneas poética provee una
analogía de la otra línea.
Quiasmo: es una técnica literaria basada en la letra griega “X” que significa la
inversión de términos o pensamientos de manera que el segmento A corresponde
al segmento A y el segmento B con el segmento B.
Símil: Comparación formal (normalmente precedida de la conjunción “como”,
“semejante” u otra equivalente, que compara un objeto con otro al que sirve de
aclaración o ilustración.
Metáfora: Es una comparación implícita que no se expresa formalmente como el
símil, no aparece en ella la conjunción “como”, por ser más breve, suele ser más
vigorosa más aguda, su comparación y aplicación es directa.
Analogía: Es la relación de semejanza entre dos o más cosas distintas.
Alegoría: (Sucesión de Metáforas generalmente combinadas en forma de
narración, de cuyo significado literal se prescinde) Es una figura literaria que
enseña algo a través de una figura. Su característica principal es la pluralidad de
aplicación, a diferencia de la metáfora simple en la que el punto de comparación y
aplicación es solamente uno.
Tipología: Estudio o análisis y categorización de los tipos; sello, imagen, sombra,
símbolos que ilustran verdades abstractas o todavía lejanas o sombras (Hebreos
10:2, 8:4-5, Colosenses 2:16-17,20, Gálatas 4:3, 1ª de Corintios 10:6, 11,21,
Romanos 5:14) que proyecta una verdad en la historia del Antiguo Testamento a
la realidad o cumplimiento. Tanto el tipo con el anti-tipo son realidades históricas
que se corresponden.
El propósito de la tipología no es interpretar el Antiguo Testamento, sino como
correspondencia histórica para ayudar a ilustrar e iluminar y entender el Nuevo
Testamento y entender a Cristo, ayudan a entender quién es el Señor Jesucristo.
Símbolo: Es un ser u objeto que representa un concepto abstracto, invisible por
alguna semejanza o correspondencia.
Pleonasmo: Expresión en la que se emplea la redundancia, los vocablos
innecesarios, con objeto de dar mayor vigor al lenguaje.
Hipérbole: Exageración evidente que tiene por objeto aumentar el efecto de lo que
se dice.
Metonimia: Designa una cosa con el nombre de otra que le sirve de signo o que
indica una relación de causa a efecto.
Sinécdoque: Consiste en la designación de un todo con el nombre de una de sus
partes o viceversas.
Antonomasia: Es una clase de sinécdoque o metonimia que implica hacer
referencia a alguien a través de una de sus cualidades, o a nombrar una cualidad
mediante el nombre propio de aquel que la ostenta. Consiste en poner el nombre
apelativo por el propio, o el propio por el apelativo. Significa que a determinado
sustantivo le conviene el calificativo más usual con que se le conoce por ser el
más famoso o paradigmático de los de su clase.
Fabula: Es una composición literaria en la que por medio de una ficción, se da una
enseñanza moral. En ella intervienen seres inanimados o irracionales que actúa y
reaccionan como si fueran irracionales (Jueces 9:1-21, “Jotan”, 2ª Reyes 4:9
“Joas”).
Enigma: Es un dicho de sentido artificiosamente encubierto, su propósito es
intrigar, despertar el deseo de averiguar lo que se encubre y se usa
deliberadamente para probar la capacidad de comprensión de quien escucha.
(Proverbios 1:6, Jueces 14:12-18, Juan 3:3, 4:32, Apocalipsis 13:18).
Ironía: El uso de la ironía en la literatura se refiere a jugar con las palabras de tal
manera que el significado implícito en la palabra/oración es en realidad diferente
del significado literal derivado. A menudo, la ironía se utiliza para sugerir el fuerte
contraste del significado literal planteando. En profundidad, un mayor significado
real se revela no por las palabras mismas, sino por la situación y el contexto en el
que se encuentran. (1ª Reyes. 18:27; Job 12:2; 2ª Corintios 11:5, 19)
Paradoja: Es una figura retórica que consiste en la utilización de expresiones que
envuelven una contradicción. Esto quiere decir que, más allá de las condiciones
contradictorias, los factores presentados resultan válidos, reales o verosímiles.
Tipos de paradojas: Antinomias, Condicionales, de Definición, Verídicas.
Atenuación o Lilote: Es una figura (del griego lilotes = llaneza o sencillez) por la
que alguien o algo es disminuido con el fin de poner en alto a otra persona u otra
cosa. Es el empequeñecimiento o disminución (atenuando) de una persona o cosa
con objeto de ensalzar otra. En la lilote, por tanto, nuestra atención se centra, no
en la pequeñez de la cosa disminuida, sino en la grandeza de aquello con lo que
es puesta en contraste. Otra modalidad de esta figura es afirmar algo negando lo
que se dice. Consiste en no expresar directamente lo que se piensa, sino negar lo
contrario de aquello que se quiere afirmar; permite atenuar lo que podría ser
demasiado directo (se relaciona con la ironía y el eufemismo).
Eufemismo: Es un modo de sugerir con disimulo y decoro ideas cuya expresión
franca y literal resultaría demasiado dura o malsonante. Es una palabra o
expresión aceptable o menos ofensiva que sustituye a otra considerada vulgar, de
mal gusto, que puede ofender o sugerir algo no placentero o peyorativo al oyente.
Se produce cuando se pretende usar palabras inofensivas o expresiones para
desorientar, evadirnos, o evitar hacernos conscientes de una realidad cruda y
desagradable.
Prosopopeya o personificación: Consiste en atribuir características o acciones
propias de personas a seres que no lo son, es decir, de seres humanos a seres
inanimados. Incluye presentar ausentes como si estuviesen presentes, y a
muertos como si estuviesen vivos. En latín la llamaban personificación y con este
nombre ha pasado también a nuestro idioma.
Apóstrofe: Es la interrupción del discurso para dirigirse a una persona o cosa
personificada. (Salmos 114:5-6; Jueces. 5:3-4, 31; 2ª Samuel 18:33).
Parábola: Responde al hebreo «mashal» y al griego «parabolé».
El «mashal» hebreo tiene una significación muy amplia.
Etimológicamente implica la idea de semejanza o comparación, por lo que vino a
designar cualquier escrito que implicase, expresa o tácitamente, comparación. En
el griego Parabolén tiene el significado de “Colocar al Lado”.
La parábola es una historia o narración más o menos extensa ficticia o imaginaria
diseñada con comparación extendida entre dos cosas similares de alguna manera
establecida entre una realidad común y una profunda verdad espiritual para
ayudar a enseñar la verdad espiritual. Colocando una historia al lado de una
verdad espiritual para hacer una analogía enfocada e ilustrar esa verdad o
principio para que este sea más claro, facilitando su comprensión y fijación en la
memoria, pues no es una verdad que se recibe directamente, sino que se
descubre mediante el proceso mental comparativo.
¿Qué es una historia? Es una crónica de los acontecimientos que sucedieron en
realidad, aunque sea contada en forma de cuento no es una ficción ilustrada, sino
una realidad.
¿Qué es una narración? Relato oral o escrito en el que se cuenta algo que ha
sucedido realmente o un hecho o una historia ficticios o imaginarios.
El propósito de las parábolas es revelar la verdad de Dios (Tema general: Reino
de Dios; Persona, Plan, Obra y Soberanía) a quienes la buscan para esconder la
verdad y mantener oculto el misterio de los corazones duros y amargados de los
oyentes que no creen y no quieren creer (Isaías 6:9-10, Mateo 11:25, 13:11-17,
34, 35). Ver quitar el velo y 1ª a los Corintios 2:7-11), para confrontar acciones
incorrectas (2ª Samuel 12:1-4), para despertar el interés y aumentar la intensión
en la mente para proveer una herramienta para recordar e arraigar en la memoria
la enseñanza de importantes verdades fijando la enseñanza en la mene; usando
ilustraciones vívidas para martillar la verdad en lo oyentes. “una ilustración vale mil
palabras”.
El contenido de las Parábolas referidas por Jesús corresponden a los grandes
temas de su predicación relativos a Dios, a su Soberanía, , al hombre, al sentido
de su vida, a su responsabilidad y destino, a la oración, al servicio cristiano, etc.,
todo ellos en un marco de un tema central: “El Reino de Dios”, en algunas la
relación no es explicita, pero su mensaje forma parte del conjunto de enseñanzas
que giran en torno al “Reino de Dios”.
Por su naturaleza las parábolas no siendo una alegoría, se prestan a ser
interpretadas siguiendo el método de interpretación alegórico, con todos los
inconvenientes que este lleva aparejado, no se puede caer en alegorizar cada
palabra, punto o coma de trama. Los detalles no se dan para añadir explicaciones
espirituales a la enseñanza principal, sino para resaltar la enseñanza misma y
animarla.
Cada parábola tiene una verdad revelada en la comparación un mensaje central,
que se toma de la vida cotidiana y se replantea de tal manera que nos permite
entender una experiencia humana básica más allá de la incomprensión intelectual.
Cualquier lección que pueda derivar de la idea central debe considerase accesoria
y partiendo de ella se pueden extraer varias enseñanzas para ser aplicadas.
El Verdadero significado ha sido determinado por Dios, para precisar la verdad
central, que es única y a veces difícil de entender (2ª de Pedro 3:16, 1ª a los
Corintios 3:2, Hebreos 5:12, Salmos 19:14), es necesario tener un entendimiento
imparcial y tomar en consideración los siguientes factores:

Contenido esencial; Personajes, funciones, palabras claves, etc.

Ocasión; La situación particular que motivo la parábola “Contexto inmediato”


Trasfondo; contextual, cultural y existencial:

Paralelismo: Observar si la parábola esta repetida en otro capítulo o libro.

Observaciones hechas por Jesús mismo: en algunos casos la hayamos antes o al


final del texto. Ejemplo Mateo 18:11 y Mateo 18:14-15

Contexto lógico del Libro: Comparar la verdad central con la enseñanza global.

Mateo relata las parábolas de Jesús con toda brevedad refiriéndose solo a los
hechos, Lucas da más vida a los personajes, brillan en su nitidez, son vívidas
representaciones de la vida “los personajes hablan”, Lucas nos da más detalles no
para añadir más explicaciones espirituales a la enseñanza principal de la parábola,
sino para resaltar la enseñanza misma “Animándola”.

Epístola:

Es un sinónimo de carta y es el nombre que le ha sido dado a los 21 libros del NT


un texto cuya función principal es la comunicación entre el remitente o emisor (el
escritor que la redacta y envía; Los Apóstoles) y el destinatario o receptor que la
debe recibir (una persona, un grupo o una iglesia concreta, o a todos los
creyentes). Con un formato básicamente convencional que sigue las costumbres
de esa época: Introducción, cuerpo y conclusión. Estas cartas eran substituto de la
presencia física del autor.

Se refieren a temas prácticos, doctrinales importantes para el lector original.


Desarrollan enseñanzas de Cristo como se articulan en el NT. La información de
trasfondo a menudo es la clave de su entendimiento.
Las epístolas se dividen en tres grupos: Epístolas paulinas, Epístolas pastorales,
Epístolas universales.

La forma epistolar no era un mero recurso literario elegido por lo adecuado que
podía ser para una exposición doctrinal. La mayor parte de las epístolas fueron
redactadas al modo de las cartas ordinarias; emanan de circunstancias personales
y de iniciativas del autor. Fueron escritas para dar repuestas a cartas o en bases a
informes llegados del exterior, para resolver problemas de ciertas iglesias. Pero
son adecuadas para todas las que se hallen en circunstancias análogas.

Profecía:…

Literatura Escatología: Escato: “Eschatou; lo último” (Hechos 1:8, 13:47, Hebreos


1:2, 1ª de Pedro 1:20, Judas 1:8) Logía: “Logos; Discurso, Tratado, Estudio”

La escatología es el estudio de las últimas cosas que tienen que suceder. Más
adelante profundizaremos en la escatología y veremos los diferentes sistemas de
interpretaciones escatológicas y las diferentes escuelas de interpretaciones.
La interpretación más exacta de un pasaje es aquella que mejor encaja en el
contexto inmediato del pasaje (aquella que explica mejor el modo en que las
unidades más breves encajan en las más extensas). Cuando nuestra
interpretación contradice el contexto literario (lo cual incluye el género literario y el
contexto inmediato) violamos la forma en que se utiliza normalmente el lenguaje
para comunicarse y nuestra interpretación no es válida.

Paso IV. Estudiar el contexto lejano.

¿Cuál es el propósito del libro? Leer y releer el libro hasta identificar el propósito
del libro. El propósito del libro es el mensaje que conecta todo el libro y explica por
qué el autor escribió.

El propósito del libro describe la idea singular que corre por medio de todo el libro.
Leer y releer el libro hasta identificar el propósito del libro. El propósito del libro es
el mensaje que conecta todo el libro y explica por qué el autor escribió.

¿Cuál es la estructura del libro? Debemos leer y releer el libro para encontrar
cómo el autor desarrolla el propósito. El bosquejo del libro identifica cómo el autor
desarrolla ese propósito, además, nos ayuda a ubicarnos en el flujo de la
argumentación del libro. Ya que la meta del exégeta es encontrar la intención del
autor, este punto es sumamente importante. ¿Por qué el autor dice esto acá o
cómo sirve su propósito general?
El bosquejo del libro muestra cómo algunos movimientos en particular desarrollan
dicho propósito.

El bosquejo detallado del libro muestra cómo cada parte del libro desarrolla el
propósito.

¿Dónde se ubica mi pasaje en el resto del libro?

Habiendo analizado el contexto mayor y determinado el tema principal del libro


estamos preparados para iniciar el estudio de los componentes respectivos del
texto. El termino contexto inmediato se refiere al capítulo, párrafos o versículos
que anteceden y preceden y acompañan en una relación de mutua influencia al
texto, iluminando el significado de los términos, dando el sentido (connotación o
denotación) y haciendo más concreto el significado del texto en cuestión. Este
paso envuelve un análisis meticuloso de la gramática, las clausulas y las palabras
principales que componen el pasaje indicado.

Paso V. Estudiar el contexto inmediato:


El contexto inmediato son los textos que rodean el pasaje que estamos
estudiando. Podemos considerarlo como el mundo textual en el que vive el texto
en cuestión. Es el conjunto de elementos lingüísticos que incluyen, preceden o
siguen a una palabra u oración y que pueden determinar su significado o su
correcta interpretación.

Es muy importante darle la máxima prioridad al contexto inmediato cuando se trata


de determinar el significado del pasaje que queremos estudiar.

Identificar el contexto inmediato

El contexto inmediato se compone de la idea anterior y posterior del texto que


estamos estudiando. Buscamos las ideas individuales que componen los puntos
del bosquejo. Por normal general, se trata del párrafo antes y después de nuestro
texto.

Cuando hablamos de identificar el contexto inmediato, pensamos en relacionar las


diferentes oraciones gramaticales (las partes) para ver cómo éstas encajan en el
libro del que forman parte, a fin de comunicar el mensaje más extenso (el todo).
No podemos leer la mente del autor, pero sí podemos ir trazando sus
pensamientos a medida que éstos fluyen por medio de cada oración gramatical y
cada párrafo para formar el libro entero. Es importante entender cómo se conectan
las unidades más pequeñas para formar las más extensas. Esto nos permitirá
interpretar el pasaje que estamos estudiando en vista de su lugar en la sección
más extensa (en su contexto literario original).
Un ejemplo de cómo armar el contexto de un pasaje:

1. Identificar el contexto histórico.

2. Identificar el contexto canónico.

3. Identificar el contexto lejano.

4. Identificar el contexto inmediato.

Para encontrar el contexto inmediato de cualquier pasaje hay que dar tres pasos:

1. Identificar las principales divisiones del libro en párrafos o secciones.

2. Resumir la idea principal de cada sección.

3. Explicar el modo en que el pasaje en cuestión se relaciona con las secciones


que lo rodean.
1. Identificar las principales divisiones del libro en párrafos o secciones: Lee varias
traducciones de la Biblia para ver de qué formas han dividido los traductores el
libro en unidades más pequeñas.

Es necesario observar que la división de párrafos es el trabajo del hombre, y no es


original al texto bíblico. Entonces, aunque la división de párrafos nos ayuda
mucho, no debemos confiar en ellos como algo inspirado. De hecho, aún la
división de capítulos y versículos es una adición al texto original. Hay momentos
cuando no dividen el texto en el mejor lugar (Por ejemplo, Efesios 5:21 pertenece
al párrafo anterior y Colosenses 4:1 también pertenece al párrafo anterior).

Si queremos establecer nuestras propias divisiones, hemos de buscar aquellos


cambios del texto que nos permiten detectar los cambios en el pensamiento del
autor.

Algunos elementos que marcan cambios o transiciones son:

(a) Conjunciones (p. ej., por tanto, entonces, pero)

(b) Cambios de género (p. ej., desde un saludo a una oración)

(c) Cambios de tema (idea principal)

(d) Cambios gramaticales (p. ej., de sujeto, de complemento directo, de


pronombres, de tiempo verbal, de persona o de número).
Lo más importante es la lectura continua del texto, para ubicar el texto dentro de
su contexto. Algunos eruditos afirman que no debemos empezar a estudiar el texto
hasta después de leer el libro entero un mínimo de 30 veces. Esto seguro evitará
muchos errores.

2. Resume la idea principal de cada sección en un máximo de doce palabras:

Comprueba que el resumen de cada sección refleja todos los aspectos del texto y
no solo alguno de ellos. La redacción de un breve resumen en el paso 2 es una
buena forma de comprobar la validez de las divisiones de sección que hemos
realizado en el paso 1.

Una buena práctica consiste en leer de nuevo el texto tras redactar el resumen
para ver si éste recoge verdaderamente el contenido de toda la sección.

Buscar dos cosas:

(a) cuál es el tema o idea principal de la sección.

(b) qué dice el autor acerca de dicho tema o idea principal.


3. Explica el modo en que el pasaje en cuestión se relaciona con las secciones
que lo rodean:

Ahora que puedes ver el desarrollo del pensamiento del autor a lo largo de todo el
libro mediante la lectura de los resúmenes, ha llegado el momento de observar el
modo en que el pasaje encaja en su contexto.

Una de las reglas más importantes de la hermenéutica es que no debemos


interpretar el texto hasta que hayamos observado el texto. Seamos prontos a
examinar todo lo que el texto dice antes de interpretar lo que significa. Esta regla
es necesaria debido a nuestra pereza y nuestra tendencia de determinar lo que
queremos que el texto diga en vez de observar lo que realmente dice.

Queremos examinar cada párrafo, cada oración, cada frase, cada palabra, y cada
morfema. Sólo después de saber bien lo que afirma el texto podemos interpretar
su significado.

La gramática: Estudios de palabras.

El Erudito bíblico Gordon Fee afirma que el objetivo de los estudios de palabras es
«intentar entender lo más exactamente posible lo que el autor quiere expresar al
utilizar este término en este contexto concreto».

No nos toca a nosotros determinar el significado de las palabras bíblicas (2 Pedro


1:19-21); nuestro papel es más bien el de intentar descubrir lo que el autor bíblico
quiso decir cuando utilizó un término en concreto.
Gramática; La gramática estudia el sistema o componentes de cada lengua y sus
combinaciones. Las lenguas no son un listado anárquico de palabras; las palabras
pueden agruparse según su forma, su función o su significado, y además, existen
reglas para combinarlas y poder formar frases y oraciones coherentes. Cada
idioma tiene sus propias reglas. La Biblia fue escrita en hebreo y griego los cuales
emplean sus distintas reglas.

Analizar el sentido morfológico de las palabras

Entender las reglas básicas que gobiernan las relaciones y uso de las palabras
Esto requiere que entandamos las estructuras gramática básica de cada oración
en el idioma original; Verbo, Tiempo, Persona y Número, Voz, Modo, Sustantivo,
Preposición, Adjetivo, Adverbio, Conjunciones.

Verbo: Es la clase de palabra que expresa acción, actitudes, cambios,


movimientos de seres o cosas. Siempre se refiere a las actividades que realizan o
padecen las personas, animales o cosas, así como a las situaciones o estados en
que éstos se encuentre, los cambios que sufren los objetos las manifestaciones de
diversos fenómenos de la naturaleza. Tiene variación de tiempo, aspecto, modo,
voz, número y persona y funciona como núcleo del predicado.

Modo: Accidente gramatical que expresa la actitud del hablante frente a lo que
anuncia. El modo indica la forma en que se realiza la enunciación, declarativa,
dubitativa, etc.
Modo Indicativo: Es el modo declarativo, que denota una simple aseveración o
interrogación. Es el modo de la certidumbre, afirmando una cosa como cierta (lo
cual, como es obvio, no garantiza la realidad de la cosa).

Modo Subjuntivo: Es el modo de la contingencia, de la probabilidad. Es el modo


que presupone la irrealidad, es el modo de la dubitación y de lo probable.

Modo Optativo: Es el modo de la contingencia fuerte y se aleja un paso más de la


realidad del subjuntivo. Es el modo de lo posible, sin discutirse su grado de
probabilidad.

Modo Imperativo: Es el modo del mandato o de súplica, el modo de la volición. El


imperativo apela de voluntad a voluntad. No expresa posibilidad ni probabilidad,
sino solo intención.

Los verbos griegos también tienen infinitivos y participios, aunque no pueden


considerarse propiamente un modo.

Los verbos en infinitivo son aquellas palabras que manifiestan acciones y que no
están determinados por un tiempo, ya sea presente, pasado, futuro, o ningún otro.
El infinitivo es la forma no personal del verbo que expresa una idea verbal de
forma abstracta, sin concretar las variaciones gramaticales de voz, modo, tiempo,
aspecto, número y persona; funciona como nombre y como verbo.

Tiempo: Es el accidente que indica el momento cuando se realiza la acción.

En el español hay cinco tiempos:

Presente: Una acción que se realiza en el presente.

Pretérito: Una acción acabada en el pasado.

Copretérito: Una acción simultánea a otra, realizada en el pasado.

Pospretérito: Una acción que expresa posibilidad condicionada a algo.

Futuro: Una acción que todavía no se ha realizado

Voz: Expresa la relación entre el sujeto y la acción.

Se reconocen tres tipos de voces:

Voz activa: Cuando el sujeto realiza o logra la acción expresada por el verbo.
Voz pasiva: Cuando el sujeto recibe o sufre la acción expresada por el verbo.

Voz media: Cuando el sujeto es presentado como realizando y sufriendo a la


misma vez la acción expresada por el verbo. Cuando el sujeto actúa sobre sí
mismo.

Tiempos del Indicativo:

Voz Activa:

Presente

Imperfecto

Aoristo (I y II)

Futuro

Pluscuamperfecto

Voz Media:
Presente

Imperfecto

Aoristo (I y II)

Futuro

Pluscuamperfecto

Voz Pasiva:

Presente

Imperfecto

Aoristo (I y II)

Futuro

Futuro Pasivo

Futuro Perfecto Pasivo

Pluscuamperfecto
Observación:

De acuerdo a las desinencias que tomen, los tiempos pueden clasificarse en:

Primarios: Presente, Futuro, Perfecto

Secundarios: Imperfecto, aoristo, pluscuamperfecto.

Persona y número: Mediante una desinencia (Terminación variable que se añade


a la raíz de una palabra y que expresa información gramatical), los verbos marcan
la persona gramatical que realiza la acción sea singular o plural.

Nombre o Sustantivo: Es la clase de palabra que se emplea para designar a todos


los seres, entidades, personas, animales o cosas, ya sean concretos, abstractos o
imaginarios.

Los nombres o sustantivos se emplean para lograr las siguientes funciones


sintácticas:

Sujeto: Persona o cosa que realiza la acción del verbo.


Objeto directo: Persona o cosa que recibe la acción.

Objeto indirecto: Persona o cosa que recibe el beneficio de la acción del verbo.

Adjetivo: Es la palabra que acompaña al nombre o sustantivo para determinarlo,


calificarlo o describirlo, expresa características o propiedades de nombre o
sustantivo.

Adverbio: Son las palabras que modifican al verbo, al adjetivo o a otro adverbio.
Su función más importante y más frecuente es modificar verbos para denotar
modo, tiempo y lugar, cantidad. Cuando se refieren a adjetivos o a adverbios,
intensifican el significado de estos.

Preposición: Son las palabras invariables que sirven para relacionar vocablo; son
partículas que se emplean para subordinar. En el idioma griego koiné, una
preposición asociada a un sustantivo sirve para aclarar más la idea o el significado
del sustantivo según en el caso en que el sustantivo se encuentre.

En el griego ocurre al revés que en el idioma castellano, ya que no es la


preposición la que da al caso su significado, sino que es el caso que indica el
significado de la preposición.
La preposición griega tendrá entonces diferentes significados dependiendo del
caso en el que se use:

Por ejemplo la preposición “dia” usado en el caso genitivo significa “a través de” o
“por medio de”, pero usado en el caso acusativo significa “por causa de”.

Conjunción: Son las partículas invariables que sirven para relacionar palabras y
oraciones. Carecen de significado propio pues sólo tienen valor relaciónate, dado
que son nexos. Hay dos tipos:

Propias: Son las que están formadas por una sola palabra que siempre funciona
como conjunción. (y, ni, si, pero, o más, pues, sino).

Impropias: Son las que están formadas por dos o más palabras de distinta
naturaleza categorial, son locuciones conjuntivas. (sin embargo, no obstante, así
que, porque, aunque, por consiguiente, a pesar de que, por lo tanto, con el fin de
que, para que, siempre que, por más que, ya que).

Cláusulas: Son unidades gramaticales que consisten del sujeto y predicado. Estos
son los bloques bases en los que se construyen mayores segmentos literarios
tales como oraciones y párrafos.

Una cláusula puede construir todo un conjunto de palabras o parte de una oración
con sentido completo que forman parte de otra unidad lingüística superior. Hay
dos tipos:
Independientes o principal: no necesita de otra cláusula para completar la idea o
pensamiento. No está subordinada a otra cláusula de forma gramática o lógica.

Subordinadas o dependientes: Necesita a otra cláusula (dependiente o


independiente) para transmitir una idea o pensamiento completo. La idea o
pensamiento de una cláusula dependiente no tiene sentido por sí sola.

Es generalmente introducida por una conjunción (por, para, porque, como, a


pesar, etc.), por un adverbio o por un pronombre relativo. Una oración dependiente
también puede ser subordinada a través de un gerundio el verbo principal.

Habiendo establecido la relación sintáctica entre las distintas partes del pasaje,
examinaremos las palabras individuales que forman el texto.

Palabras: Es un unidad léxica constituida por un sonido o conjunto de sonidos


articulados que tienen un significado fijo y una categoría gramatical.

La combinación de las palabras y sus significados permite formar frases u


oraciones y la suma de las diferentes palabras en una expresión determinada,
dará como resultado un significado propio y específico.

Examinar las palabras individualmente; Posible significado (tanto literario como


figurativo), determinar su significado exacto de cada palabra en un contexto
específico. Normalmente, las palabras no conllevan una variedad de significados
en cada texto, sino que el autor intenta transmitir un significado específico.
Sabemos que las palabras en cualquier idioma o lenguaje poseen una variedad de
significados, este pretende determinar el significado exacto de cada palabra en un
contexto específico.

Hasta que no conozcamos bien el significado de ciertas palabras, no podremos


entender el sentido de todo el pasaje. No conocer el significado de ciertas
palabras de un pasaje de la Escritura puede compararse con el descubrimiento de
que te faltan algunas piezas del rompecabezas.

El análisis léxico-sintáctico se fundamenta en la premisa de que aunque las


palabras pueden tener varios significados en diferentes contextos, o en sentido
figurado, tiene solo un significado intencional en cualquier contexto dado en
sentido literal.

Las lenguas, su origen y su incidencia en el sentido La evolución de las lenguas.

Las lenguas son como los seres vivos: nacen, crecen (cambian), se multiplican y
mueren. Mientras existen, están en continua evolución; se transforman con los
tiempos y las culturas que las utilizan para transmitir sus ideas, valores y
realidades. Se modifican, pues, continuamente, y en algunos casos sus cambios
son tan radicales que dan origen a nuevas lenguas o dialectos, y desaparecen
convirtiéndose en lenguas muertas. Tal es el caso del griego y hebreo bíblicos,
que hoy ya no se hablan, y del latín, que dio origen a las que llamamos lenguas
romances (de Roma, a saber: francés, español, portugués, italiano, rumano),
antes de desaparecer como lengua viva.
El latín hoy se utiliza solo en los documentos y ritos de la iglesia católica romana.
Estos hechos nos hacen pensar que las lenguas son, en efecto, acumulaciones de
palabras y frases que un conglomerado humano o comunidad de personas utiliza
para comunicar sus pensamientos y sentimientos.

Se llama lengua muerta o lengua extinta a una lengua que no es la lengua


materna de ningún individuo, y por tanto tampoco se usa en ninguna comunidad
natural de hablantes. El término extinción lingüística se reserva generalmente para
describir el proceso de sustitución lingüística por el cual una lengua puede llegar a
perder todos sus hablantes.

Las lenguas nacen del medio ambiente social y cultural, y se concretizan a través
de las palabras como expresión de los pensamientos y vivencias de la gente que
constituye esos grupos y culturas.

El Significado y Sentido de palabras

Tenemos que señalar que significado y sentido no son lo mismo.

Significado: Idea, sentido o concepto que representan o evocan los elementos


lingüísticos, como las palabras, expresiones o textos.
El significado es absoluto; cada palabra o término tiene su propio y singular
significado independientemente de las circunstancias en la que se usa o el uso en
determinado momento que se le quiere dar.

El significado es lo que la palabra quiere decir en sí misma y por sí misma.

Cada palabra tiene un sólo significado básico y fundamental, se le conoce como el


"significado etimológico".

Significado: es la idea que Dios quiso comunicar a la audiencia original. Dios dio
el significado singular a su audiencia original.

Significado diacrónico: demuestra la variedad de significado de una palabra a


través de un prolongado período de tiempo.

Significado sincrónico: se encuentra dentro de un período de tiempo en particular.

(Mientras que un estudio diacrónico podría proveer información acerca del


contexto en que una palabra ha sido usada en el pasado, la interpretación bíblica
se enfoca principalmente en el significado de las palabras dentro de un tiempo
histórico en particular en que el pasaje fue escrito)
El sentido por el contrario puede ser variado por el contexto en el que se usa.
Donde cada palabra o término puede tener una gran variedad de sentidos,
desdoblarse en diferentes acepciones o concepciones, que de acuerdo con las
diferentes circunstancias y el contexto que la usemos pasa a tener muchos
sentidos. El sentido se lo da el contexto, es decir, el uso y las circunstancias, las
cuales dependen de quien habla o escribe en un momento dado, pero que
finalmente tendrá un solo sentido en ese contexto específico.

Sentido: Es cada una de las acepciones que pueden admitir las palabras según el
contexto o circunstancias en que se usan.

Es Dios quien determina el sentido de cada palabra que el pronunció en el


contexto que la pronunció, y es un solo sentido. El sentido en su contexto es
singular, en un texto el autor siempre quiere decir una sola cosa.

Sentido: es la intención determinada por el autor (Dios), tanto el autor divino


(Dios), como el autor humano usado por Dios, presentan un sentido común y
único, no dos sentidos, ni mucho menos contarios.

Hemos de examinar el contexto para ver cómo se utiliza la palabra en cuestión. La


única regla para los estudios de palabras que está por encima de todas las demás
es ésta: el contexto determina el sentido.
Para estudiar el sentido del término en el contexto hemos de identificar los pasajes
bíblicos en que aparece (la palabra griega o hebrea), y después analizar el
significado que se le da cada vez que aparece. La comprobación del contexto es
un paso crucial cuando se trata de determinar el posible significado de una
palabra. También aquí, la concordancia exhaustiva puede ser de gran ayuda,
luego continuación, buscamos la entrada de este número (la transliteración de
esta palabra el diccionario hebreo y griego.

El estudio de palabras. El proceso consta de tres pasos:

(1) Escoger las palabras objeto de estudio.

(2) Determinar el posible significado de la palabra escogida.

(3) Determinar lo que significa en este contexto.

1. Escoger las palabras objeto de estudio:

La mayoría de los pasajes bíblicos están llenos de palabras cuyo significado está
perfectamente claro para el lector promedio. Pero es cierto que algunas palabras
demandan un estudio más profundo, y necesitamos sabiduría para saber cuáles
son. ¿Qué hemos de hacer, llegados aquí?
Podemos utilizar las siguientes directrices como una ayuda para elegir las
palabras que hemos de estudiar.

(a). Busca las palabras que son cruciales para el pasaje. El sentido del pasaje
depende del significado de estas palabras. Tales términos están cargados de
sentido teológico o histórico. Son las que llevan el peso del pasaje. Con frecuencia
las palabras cruciales de un pasaje serán los sustantivos clave y/o los verbos.

(b). Busca las palabras que se repiten. Por regla general, el autor indicará el tema
que está desarrollando repitiendo las palabras que lo expresan, de modo que,
hemos de prestar minuciosa atención a las palabras que se repiten (p. ej.,
«consuelo» en 2 Corintios 1:3–7, «bienaventurados» en Mateo 5:1–12, o
«permanecer» en Juan 15:1–11). No dudes en estudiar estas palabras que se
repiten.

(c). Busca figuras retóricas. En esta clase de expresiones, las palabras no se usan
en un sentido literal, sino como imágenes o representaciones verbales. Cuando
leemos, por ejemplo, la afirmación de Jesús: «Yo soy la puerta» (Jn 10:9) o que
los árboles «batirán palmas» (Isaías 55:12), estamos ante figuras del lenguaje,
figuras retóricas. Puesto que el significado de muchas de estas figuras o imágenes
no se hace automáticamente evidente, puede que sea necesario un estudio más
detallado. Por ejemplo, en Apocalipsis 5:5 encontramos la imagen de un león que
se refiere a Jesucristo y en 1ª Pedro 5:8 el apóstol alude a Satanás con esta
misma imagen.

(d). Buscar aquellas palabras que son ambiguas, desconcertantes, o difíciles.


Quizá no entiendes la definición de una palabra en castellano. O puede que las
diferentes traducciones no se pongan de acuerdo acerca de lo que significa este
término en concreto. O quizá algún escritor esté utilizando una palabra en un
sentido técnico o especializado. Una buena regla y muy simple es que «las
palabras más importantes son aquellas que plantean problemas», y si una palabra
te da problemas, estúdiala un poco más.

2. Determinar el posible significado de la palabra escogida.

La mayoría de las palabras pueden significar varias cosas distintas, pero, por regla
general, sola expresan uno de tales significados en un contexto concreto. Al
clarificar los sentidos que podría tener una palabra concreta, no confundiremos
sus diferentes significados cuando estemos interpretando un determinado pasaje
de la Escritura.

Variedad semántica

La gama de significados (o variedad semántica) de una palabra es una lista de


todos sus posibles significados, es decir, una enumeración de lo que un término
concreto podría significar.

Una vez que conozcamos todos los significados posibles de una palabra —a lo
cual nos referiremos como gama de significados o variedad semántica de una
palabra— estaremos más capacitados para decidir qué es lo que ésta significa en
un contexto específico.
Determinar los posibles significados de la palabra griega o hebrea (no la
española). ¿Cómo encontramos la gama de significados de la palabra del texto
original?

(a). Utilizar una concordancia exhaustiva a fin de localizar la palabra griega o


hebrea.

Ejemplo:

Supongamos que queremos llevar a cabo un estudio de la palabra «prosigo» que


encontramos en Filipenses 3:12, donde Pablo anuncia, «No que ya lo haya
alcanzado o que ya haya llegado a ser perfecto, sino que prosigo por ver si logro
asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús». En primer lugar,
hemos de buscar la palabra «proseguir» en la concordancia y en esta entrada
seguir la búsqueda hasta encontrar Filipenses 3:12 para ver cuál es el número
asignado que necesitarás para encontrar la palabra original griega. En este caso,
la palabra «proseguir» en griego equivale a “dioko” y tiene el número Strong 1377.

A continuación, hemos de dirigirnos al «Diccionario de Palabras Griegas» a la


sección final de la Nueva Concordancia Strong Exhaustiva y buscar la entrada de
este número. En el apartado correspondiente encontraremos una definición del
término griego dioko y los distintos modos en que éste se ha traducido, como
«perseguir», «padecer persecución», «practicar» (la hospitalidad), «proseguir» etc.
A partir de esta definición y de la lista de traducciones del término, se comienza a
perfilar una gama semántica de la palabra.
Las diferentes traducciones que el equipo de traductores ha dado a una palabra
griega determinada son un punto de partida para determinar la gama semántica
del término. En otras palabras, mediante la sencilla utilización de una
concordancia podemos descubrir cómo se traduce la palabra original griega o
hebrea en una moderna versión de la Biblia en castellano. A menudo, esta
operación nos dará una idea de la gama de significados de la palabra original.

Esto nos lleva a la segunda cosa que podemos hacer para conocer la gama de
significados de una palabra. Hemos de examinar el contexto para ver cómo se
utiliza la palabra en cuestión. La única regla para los estudios de palabras que
está por encima de todas las demás es ésta: el contexto determina el significado.

Hemos de llevar este proceso un paso más adelante. Supongamos que estamos
estudiando la palabra «puerta» en el contexto de 2 Corintios 2:12, donde Pablo
dice: «cuando llegué a Troas para predicar el evangelio de Cristo, y se me abrió
una puerta en el Señor». En la palabra «puerta» (thyra en griego) se traduce como
«puerta», «puertas», «portón» «entrada», «portones», «pórtico» y «entrada
exterior». Pero en 2ª Corintios 2:12 es obvio que cuando Pablo utiliza esta
palabra, está hablando de una oportunidad para el ministerio, no de una puerta
física. En este caso, aunque la concordancia nos dice que la palabra se traduce
como «puerta», en 2ª Corintios 2:12, el significado no es el que parece. La única
forma de poder determinar lo que Pablo quiere decir al usar esta palabra aquí es
observar cuidadosamente su contexto específico.

Para estudiar el sentido del término en contexto hemos de identificar los pasajes
bíblicos en que aparece (la palabra griega o hebrea), y después analizar el
significado que se le da cada vez que aparece. La comprobación del contexto es
un paso crucial cuando se trata de determinar el posible significado de una
palabra. También aquí, la concordancia exhaustiva puede ser de gran ayuda.
Antes de poder decidir lo que significa la palabra objeto de estudio, hemos de
determinar lo que podría significar. Hemos de utilizar una concordancia exhaustiva
para encontrar la palabra original griega o hebrea y ver sus definiciones y
traducciones en castellano. Luego hemos de utilizar de nuevo la concordancia
para verificar el contexto que rodea la palabra. Ahora ha llegado el momento de
decidir lo significa, de hecho, en el contexto del pasaje.

3. Determinar lo que significa en este contexto.

Determinar el sentido de la palabra en el contexto (Ver principio de significado


singular)

¡El autor es el único que tiene derecho a determina el significado de las palabras!
Cuando hablamos de contexto nos referimos a todo lo que rodea la palabra que
estamos estudiando, es decir, el Testamento, el libro, el género literario, el párrafo
que contiene el término, el tema, el argumento del autor o el desarrollo del
pensamiento, así como también los factores externos como la situación histórica
del autor y los primeros receptores.

El propósito al hacer estudios de palabras es intentar entender lo más


exactamente posible lo que el autor quería decir al utilizar una cierta palabra en un
contexto específico.
Las implicaciones son las diferentes afirmaciones, consecuencia o efecto legitimas
del sentido o significado; para con la audiencia original y para la audiencia actual.
Son las cosas que aplican a los creyentes de manera general.

Implicación diferentes consecuencia o efecto del significado para la audiencia


original.

Implicación diferentes consecuencia o efecto del significado o del sentido para la


audiencia actual.

Primero se explica significado del texto y luego hablo a todo de lo debemos hacer
en base a las implicaciones del texto.

Sed llenos del Espíritu Santo: un solo significado, una sola cosa en mente, un solo
sentido, pero tiene múltiples implicaciones para la vida de sus oyentes

La aplicación es cuando el Espíritu Santo nos ayuda a ver como cambiar nuestras
vidas en base al significado del texto, es algo específico que se trata del individuo
en particular.
Paso VI. "Exégesis"

(Ver principio de interpretación literal-gramático-histórico)

La hermenéutica es el estudio de cómo hacer interpretación, la interpretación es


una correcta aplicación de la hermenéutica.

La interpretación es como identificar el significado del texto, es el resultado de


haber identificado la razón por la cual el autor escribió y dijo lo que dijo, es el
resultado de haber entendido lo que el autor quiso comunicar.

La exégesis es hacer una correcta interpretación, es una aplicación correcta de los


principios de hermenéutica.

La meta de la interpretación es la de conocer el texto tan profundamente que


podamos recrear las ideas y emociones del autor en nuestras mentes. La
interpretación busca el sentido original del texto, no las implicaciones actuales.
<<La labor durante la exégesis no es el intentar transportar la Biblia a nuestro
tiempo, sino trasladarnos al tiempo de la Biblia>>. “John MacArthur”

La interpretación busca lo que el autor quiso comunicar, no el sentido que el texto


o el lector determina.

La interpretación busca identificar un sentido singular, no varios sentidos.

Después de haber analizado el texto usando los principios hermenéuticos, es la


hora de identificar la verdad principal y luego el esquema de enseñanza del
pasaje: “la idea principal, es el producto, la exégesis es la aplicación de los
principios hermenéutico a las escrituras a fin de determinar su significado exacto.

Interpretamos el texto considerando todo lo que aprendimos cuando observamos


la gramática del pasaje.

La interpretación busca entender el sentido del texto de acuerdo con su contexto


histórico.
La interpretación busca entender el sentido literal del texto. El sentido literal es el
sentido común, o normal—la forma que la audiencia original debía entender el
texto, que incluye figuras de lenguaje: símbolos, símil, metáfora, personificación,
antropomorfismo, eufemismo, hipérboles, preguntas retoricas, frases idiomáticas
de ironías metonimia, etcétera.

La tendencia natural habitual es querer brincar inmediatamente a este paso, sin


embargo no se debe atajar el proceso hermenéutico a este paso.

Interpretar el texto a la luz del principio de la analogía de fe. El principio de la


analogía de fe se refiere a la verdad que un texto, debidamente interpretado,
jamás contradecirá lo que otro texto, debidamente interpretado, afirma. La Biblia
no puede contradecirse (Juan 10:35; 17:17; 2ª Timoteo 3:16

<<Se debe enfatizar que el expositor no hace el mensaje en base a un pasaje.


Más bien, actúa de manera recíproca con el material contextual hasta que surja el
mensaje del autor>> (Donald G. McDougall, “Ideas Centrales, Bosquejos y Títulos”
en John MacArthur “El Redescubrimiento de la Predicación Expositiva”).

El uso apropiado de la hermenéutica deja que cada pasaje hable por sí mismo y
debería resultar en una clara identificación del propósito y mensaje principal del
texto en particular.

El bosquejo debería ser desarrollado del texto que desarrolla la idea principal. Esto
fluye más natural a través de los siguientes pasos:
A. Esquema exegéticos: Es un bosquejo que se basa estrictamente en el
desarrollo exegético del texto.

B. Esquema teológico: Es un bosquejo que encapsula la teología del bosquejo


exegético en verdades universales que se aplican a cada edad y tiempo.

C. Esquema homilético: Es un bosquejo que articula las verdades teológicas y


exegéticas dentro del lenguaje y cultura del receptor.

Existe una diferencia entre las implicaciones originales y las aplicaciones actuales.

En la misma manera, si alguien hoy en día toma drogas, exhortaríamos a la


persona por desobedecer lo que Pablo mandó en Efesios 5:18. Pero es necesario
mantener una distinción entre las implicaciones originales y la aplicación actual
porque hay otros versículos en donde las implicaciones originales son muy
diferentes a la aplicación en nuestro día. Por ejemplo, el mandato de poner franjas
azules en los bordes de los mantos.

Cómo diferenciar entre la interpretación y la aplicación.

La esencia de la aplicación: Ver cualquier diferencia entre la audiencia original y


nosotros, quitar todo lo que no sea aplicable, y aplicar los principios eternos a
nosotros.
Es Dios quien determina el sentido de cada palabra que el pronunció, es un solo
sentido. El sentido en su contexto es singular, en un texto el autor siempre quiere
decir una sola cosa.

Sentido: es la intención determinada por el autor (Dios), tanto el autor divino


(Dios), como el autor humano usado por Dios, presentan en sentido común y
único, no dos sentidos, ni mucho menos contarios.

La implicación son las diferentes consecuencia o efecto del sentido o significado;


son las cosas que aplican a los creyentes de manera general.

Implicación diferentes consecuencia o efecto del significado para la audiencia


original.

Implicación diferentes consecuencia o efecto del significado o del sentido que


aplican para la audiencia actual.

Nehemías 8:8 Y leyeron en el Libro de la Ley de Dios, interpretándolo y dándole el


sentido para que entendieran la lectura.
En la exposición primero se explica significado del texto y luego hablo a todo de lo
debemos hacer en base a las implicaciones del texto. (Esdras 7:10, Mateo 28:18)
Antes de hacer u obedecer debo saber el significado, para poder hacerlo
correctamente.

“Enseñar y enseñar a obedecer y guardar las cosas que se han enseñado”.

La aplicación es cuando el Espíritu Santo nos ayuda a ver como cambiar nuestras
vidas en base al significado y en base al individuo en particular.

Paso VII. "Análisis Teológico"

Comparar Escritura con la Escritura "Analogía de Fe o Escritura.

1ª a los corintios 14:32, 2ª de Pedro 1:20-21


Ningún pasaje puede contradecir una doctrina que es claramente establecida y
enseñada en otros pasajes. La Biblia tiene un solo autor, y ese autor es Dios, por
lo tanto no hay posibilidad de error o contradicción: La posición doctrinal personal
y particular no equivale a la verdad bíblica. Mi posición personal puede ser
desaprobada o contradicha, pero la verdad bíblica nunca se contradice a sí
misma.

Cada texto debe interpretarse en armonía con la enseñanza general de la


Escritura.

Dios es el autor de cada libro de la Biblia, por lo tanto la Escritura demostrará


unidad y armonía de propósito y doctrina.

La Biblia misma es su mejor intérprete, ningún pasaje puede contradecir una


doctrina que es claramente establecida y enseñada en otros pasajes, la Biblia
entera es un nivel de contexto por cada pasaje en ella. Por lo tanto el intérprete
debe reflexionar en todo lo que dice la Escritura al interpretar un texto en
particular. El principio básico del análisis teológico es que el significado doctrinal
atribuido debe estar en consonancia no solo con algunos textos escogidos, sino
con toda la enseñanza que sobre el mismo punto de doctrina aparece a lo largo de
toda la Biblia es lo que se conoce cómo; “Analogía de la Fe”.

A la hora de estudiar pasajes o textos difíciles, debemos traer luz al pasaje con los
textos más claros.
Aunque ni la Teología Bíblica ni la Teología Sistemática controla la interpretación
del texto, los Sistemas Teológicos pueden ayudar a entender mejor. Entender las
grandes doctrinas generales de la Biblia, ayudan a entender los pasajes o
versículos más difíciles. (Ver Teología y Sistemas Teológicos)

(Enmanuel Cruz)
Blog Cristiano de Recursos Teológicos
http://hermeneuticabiblica.wixsite.com/hermeneutiko/single-
post/2016/12/15/Hermen%C3%A9utica-Proceso-Hermen%C3%A9utico
29/03/2020

También podría gustarte