Está en la página 1de 367

Francisco Fajardo Ruiz

Cuadernos
de Osteopatía

La osteopatía craneal
T ratamiento
de las membranas

Q
dilema
EDITORIAL
F r a n c i s c o Fa j a r d o R u i z , D . O . F R N O
Académ ico de la Academia Constantiniana
de Letras, A rte y Ciencia
Palerm o (Italia)

CUADERNOS DE OSTEOPATIA
C U A D E R N O N .° 10

• LA OSTEOPATÍA CRANEAL
o TRATAMIENTO DE LAS MEMBRANAS
0 LESIONES DE LA SINCONDROSIS ESFENOBASILAR
o RELACIONES PATOLÓGICAS ENTRE EL SACRO Y LA SEB

Editorial Dilema
Madrid, 2009
I n d ic e

C a p ítu lo 1: L a o s t e o p a t í a c r a n e a l .......................................................................... 19

1. Historia de la osteopatía craneal........................................... 21


2. Anatomía del cráneo ............................................................... 25
3. Anatomía y centros de osificación del mecanismo craneosacro... 35
3.1. El sacro.............................................................................. 37
1. Desarrollo individual de cada uno de los componen­
tes del sacro................................................. 37
2. Soldadura recíproca de las diferentes piezas del sacro. 38
3. Variedades (según Testut-Latarjet).............................. 38
4. Relaciones con los principales n ervio s....................... 39
5. Uniones intraespinales............................................ 40
6. Relación con las partes blandas.............................. 40
3.2. Los Huesos de la línea m edial...................................... 41
3.2.1. El occipital.......................................................... 41
1. Período intra-uterino................................... 41
2. En el nacim iento.......................................... 41
3. Entre los 3 y los 5 años...................................... 42
4. Entre los 7 y los 8 años de edad....................... 42
5. El occipital se articula con otros 6 huesos (y a
veces 7 ) ........................................................... 43
6. El occipital en el ad u lto.............................. 43
3.2.2. El esfenoides...................................................... 47
5
índice Cuadernos de osteopatía

1. Período intra-uterino......................................... 47
2. En el nacim iento................................................. 48
3. E m briológicam ente........................................... 49
4. El esfenoides se articula con otros 12 huesos... 49
5. El esfenoides en el ad u lto................................. 49
3.2.3. El etm oides.............................................................. 53
1. En el nacim iento................................................. 53
2. El etmoides se articula con 14 huesos 54
3. El etmoides en el ad u lto................................. 54
3.2.4. E lv ó m e r......................... 56
1. Período intrauterino.......................................... 56
2.El vóm er se articula con 7 huesos...................... 57
3. El vóm er en el adulto.................. 57
3.3. Los huesos periféricos......................................................... 57
3.3.1. Los parietales........................................................... 57
1. D esarrollo............................................................ 58
2. Los parietales en el ad u lto................................ 58
3.3.2. El fro n tal................................................................... 61
1. D esarro llo ............................................... 61
3.3.3. Los temporales ........................................... 66
1. La escama............................................................. 67
2. El peñasco............................................................ 67
3. El círculo del tím pano....................................... 68
4. La apófisis estiloides se desarrolla a expensas de
una parte del 2° arco branquio-cartilaginoso... 68
3.3.4. Los cigomáticos o malares ........ 74
3.3.5. Los maxilares superiores........................................ 76
3.3.6. Los palatinos............................................................ 80
3.3.7. La m andíbula........................................................... 83

1. Período intrauterino.......................................... 83
2. En el nacim iento....................................... :........ 84
3. La mandíbula se articula con otros 2 huesos.. 88
6
Cuadernos de osteopatía índice

3.4. Algunos huesos de la cara................................................... 88


3.4.1. Los cornetes in ferio res........................................... 88
3.4.2. Los huesos propios de la nariz............................... 90
3.4.3. Los huesos lagrimales o unguis............................. 91
4. Las suturas craneales...................................................................... 94
4.1. Función.................................................................................. 94
4.2. F o rm a .................................................................................... 94
4.3. Disfunción delas suturas..................................................... 95
5. Meninges y membranas intracraneales e intraespinales 96
5.1. Membranas intracraneales.................................................. 96
5.1.1. Piam adre...................... 96
5.1.2. Aracnoides................................................................ 96
5.1.3. D uram adre............................................................... 97
5.1.4. Hoz del cereb ro ...................................................... 98
5.1.5. Tienda del cereb elo................................................ 98
5.1.6. Hoz del cerebelo..................................................... 99
5.1.7. Diafragma de la silla tu rca..................................... 100
5.1.8. Inervación de las meninges intracraneales 100
5.1.9. Funciones del sistema membranoso intracraneal.. 100
5.1.10. Consecuencias patológicas de la tensión de la
duram adre................................................................ 101
5.2. Membranas intraespinales................................................. 102
5.2.1. Piamadre espinal...................................................... 102
5.2.2. Aracnoides espinal................................................... 103
5.2.3. Duramadre espinal................................................... 103
5.2.4. Inervación de las meninges intraespinales 104
5.2.5. Membrana de tensión recíproca............................ 104
5.2.6. Consecuencias patológicas...................................... 10 4
6. Articulaciones de la aponeurosis epicraneal............................... 105
7. Articulaciones de las meninges ....................................... 106
8. Los senos venosos de la duramadre............................................. 107
8.1. Grupo venoso superior........................................................ 107
8.2. Grupo venoso inferior.......................................................... 108
índice Cuadernos de osteopatía

9. Irrigación arterial cerebral............................................................ 111


9.1. La arteria carótida com ún................................................... 112
9.1.1. Arteria carótida externa........................................... 112
9.1.2. Arteria carótida in tern a........................................... 114
9.2. La arteria v e rteb ra l............................................................... 115
9.3. La arteria basilar.................................................................... 116
9.4. Polígono o círculo arterial de W illis ................................. 116
9.5. Arterias de la base del cerebro............................................ 116
10. Patología vascular.......................................................................... 117

10.1. Hemorragias intracraneales............................................. 117


10.2. Hemorragias extracerebrales............................................ 117
10.2.1. Hematoma epidural............................................. 117
10.2.2. Hematoma subdural agudo................................ 118
10.2.3. Hemorragia subaracnoidea................................ 119
10.3. Hemorragias intracerebrales............................................ 119
1 0 .4 . Trastornos circulatorios centrales................................... 120

11. Anatomía y fisiología de los ventrículos cerebrales................. 121


12. Comunicaciones entre el LCR, la linfa y la sangre................. 124
12.1. El líquido cefalorraquídeo................................................. 124
12.2. Las comunicaciones entre el líquido cefalorraquídeo,
la linfa y la sangre............................................................... 127

A) El líquido cefalorraquídeo.......................................... 127


B) Las granulaciones de pacchioni................................. 129
C) La cavidad aracnoidea o espacio subdural.............. 130

12.3. Esquema general de comunicaciones entre el líquido


cefalorraquídeo, la linfa y la sangre................................. 130

C a p í t u l o 2 : T e o r í a v e r t e b r a l d e l c r á n e o ......................................................... 133

1. El mecanismo respiratorio p rim ario .......................................... 136


1.1. Motilidad intrínseca del cerebro y de lamédula espinal 136
1.2. Fluctuación del líquido cefalorraquídeo (L C R )............ 138
Cuadernos de osteopatía índice

1.3. Movilidad de las membranas intracraneales e intraespi­


nales ............................................................................. 141
1.4. Movilidad articular de los huesos delcráneo.................... 146
1.5. Movilidad involuntaria del sacro entre los huesos cra­
neales ...................................................................................... 147

2. Fisiología del mecanismo respiratorio prim ario...................... 148

3. Factores de movilidad de los huesoscraneales.......................... 152

3.1. La flexibilidad de cada uno de los diferentes huesos del


cráneo..................................................................................... 152
3.2. La movilidad de las suturas................................................. 153
3.3. La movilidad de la duram adre........................................... 153
3.4. Las condiciones de tensión extracraneal de las fascias,
los tendones y los ligamentos............................................. 153

4. M ovimiento de diversas estructuras del cuerpo durante el


MRP ................................................................... 154
4.1. Relaciones entre los huesos delcráneo........................... 154
4.2. Los hemisferios cerebrales............................................... 155
4.3. El líquido cefalorraquídeo,L C R ..................................... 155
4.4. Los ventrículos.................................................. 156
4.5. Los sen os............................................................................ 156
4.6. Las membranas de tensión recíproca.............................. 156
4.7. Huesos impares de la línea m edia.................................... 158
4.8. Huesos pares d éla p eriferia............................................ 158
4.9. Organos internos im pares................................................ 158
4.10. Organos internos p ares.................................................... 158
4 .11. El coxis y el sa cro .............................................................. 158
4.12. Las curvaturas raquídeas.................................................. 159
4.13. Los diafragmas.................................................................... 159
4.14. Los ilíacos y p u b is............................................................. 160
4 .15 . Fascias.................................................................................. 160
4.16. Los pies................................................................................ 160
4.17. Los brazos........................................................................... 160
4.18. La totalidad del cu erp o .................................................... 160

5. Lesiones del M R P ......................................................................... 161


índice Cuadernos de osteopatía

6. Principios diagnósticos................................................................ 162


6.1. La anamnesis........................................................................ 163
6.2. La observación ........................................................... 165
6.3. La palpación......................................................................... 166
7. Principios terapéuticos................................................................ 166
7.1. Obj etivos terapéuticos......................................................... 167
7.2. Factores terapéuticos a tener en cuenta.......................... 168
7.3. La palpación en la osteopatía craneal............................... 169
7.4. M etodología de la palpación............................................. 172
8. Relaciones fisiológicas entre los 3 diafragmas y losmecanis­
mos respiratorios primario y secundario 174
8.1. Concepción osteopática del diafragma............................ 175
8.2. El diafragma torácico................... 175
8.3. El diafragma craneal........................................................... 177
8.4. El diafragma p élvico........................................................... 179
8.5. Mecanismos respiratorios primario y secundario 180
8.6. Los tres diafragmas............................................................... 186
8.7. Técnicas de equilibrio de los 3 diafragmas...................... 189
9. Modificación del ritm o craneosacro.......................................... 193
9.1. El punto parado.................................................................... 19 4
9.2. Punto de quietud en los pies.............................................. 194

Capítulo 3: T r a ta m ie n to d e l a s m e m b ra n a s in t r a c r a n e a le s y
m e d u la r e s , C N M ................................................................................. 199
1. Sistema vertical............................................................................. 201
2. Sistema horizon tal........................................................................ 201
3. Objetivos terapéuticos para liberar las membranasintracra­
neales y m edulares 202
3.1. Bombeo del sacro................................. 205
3.1.1. Obj etivos terapéuticos............................................ 205
3.2. Diafragma p élvico............................................................... 206
3.2.1. Signos que indican tensión en los tejidos, duran­
te el tratamiento de los diafragmas....................... 206
101
Cuadernos de osteopatía índice

3.2.2. Técnica....................................................................... 207


3.2.3. Objetivos terapéuticos............................................ 208
3.3. Diafragma respiratorio................ 209
3.3.1. Objetivos terapéuticos............................................ 209
3.4. Diafragma torácico alto....................................................... 210
3.4.1. Objetivos terapéuticos ................................... 2 10
3.5. H ioides................................................................................... 211
3.5.1. Objetivos terapéuticos............................................ 212
3.6. Diafragma suboccipital, A .O ................................. 212
3.6.1. Contraindicaciones.................................................. 213
3.6.2. Objetivos terapéuticos........................... 213
3.7. C V 4 ..................................................................................... 214
3.7.1. Realización de la técnica......................................... 215
3.7.2. Contraindicaciones.................................................. 2 16
3.7.3. Objetivos terapéuticos............................................ 2 17
3.8. Bombeo occipital.................................................................. 219
3.8.1. Objetivos terapéuticos............................................ 220
3.9. Compresión de los parietales............................................. 221
3.9.1. Objetivos terapéuticos............................................ 221
3.10. Levantamiento de los parietales....................................... 222
3.10.1. Objetivos terapéuticos......................................... 223
3.11. Compresión del frontal....................................................... 223
3 .11.1. Objetivos terapéuticos......................................... 224
3.12. Levantamiento del fron tal................................................. 225
3.12.1. Objetivos terapéuticos......................................... 226
3.13. Compresión de la m andíbula........................................... 227
3.13.1. Objetivos terapéuticos......................................... 227
3.14. Descompresión de la mandíbula...................................... 228
3.14.1. Objetivos terapéuticos......................................... 228
índice Cuadernos de osteopatía

3.15. Compresión del ala mayor del esfenoides...................... 228


3.15.1. Objetivos terapéuticos......................................... 229
3.16. Descompresión del ala mayor del esfenoides................ 230
3.16.1. Objetivos terapéuticos......................................... 231
3.17. Rotación interna de los temporales................................. 231
3.17.1. Objetivos terapéuticos......................................... 232
3.18. Postura transversal de la tienda delcerebelo................. 232
3.18.1. Objetivos terapéuticos......................................... 232
3.19. Postura global de la tienda del cerebelo........................ 233
3.19.1. Objetivos terapéuticos......................................... 23 4

Capítulo 4 : D is f u n c io n e s d e l a b a se d e l c r á n e o : l a sin c o n -
d r o s is e s f e n o b a s il a r (SE B ).............................................................. 235

1. Principales orígenes de las disfunciones de la sincondrosis es-


fenobasilar (SE B )........................................................................... 239
1.1. Traumatismos craneales..................................................... 239
1.2. Hipertonía de la musculatura suboccipital..................... 239
1.3. Tensiones intracraneales de la duram adre..................... . 2 40
1.4. Tensiones en las suturas craneales..................................... 240
1.5. Traumatismos sobre sacro y coxis..................................... 2 40
1.6. Patologías de origen visceral.............................................. 240
1.7. Patologías musculoesqueléticas......................................... 240
2. El esfenoides................................................................................... 258
2.1. M ovilidad............................................................................... 259
2.2. Disfunciones de la SE B ...................................................... 260
2.3. Test de movilidad del esfenoides....................................... 262
3. Lesión en flexión............................................................................ 266
3.1. Indicadores diagnósticos..................................................... 267
3.2. Repercusión de la lesión en flexión de la SEB en la oclu­
sión d en tal............................................................................. 269
3.3. Posibles causas...................................................................... 269
Cuadernos de osteopatía índice

3.4. Síntomas más com unes....................................................... 270


3.5. Toma occipitoesfenoidal.................................................... 273
3.6. Toma esfenooccipital.......................................................... 274
4. Lesión en extensión...................................................................... 274
4.1. Indicadores diagnósticos..................................................... 275
4.2. Repercusión de la lesión en extensión de la SEB en la
oclusión dental....................................................................... 277
4.3. Posibles causas..................................................................... 278
4.4. Síntomas más com unes...................................................... 278
4.5. Toma occipitoesfenoidal.................................................... 279
4.6. Toma esfenooccipital.......................................................... 280
5. Lesión en torsión derecha........................................................... 281
5.1. Observaciones........................................................................ 282
5.2. Indicadores diagnósticos..................................................... 283
5.3. Repercusión de la lesión en torsión derecha de la SEB
en la oclusión dental............................................................. 286
5.4. Posibles causas.................. 287
5.5. Síntomas más com unes...................................................... 287
5.6. Toma occipitoesfenoidal.................................................... 288
5.7. Toma esfenooccipital.......................................................... 289
6. Lesión en torsión izquierda......................................................... 289
6.1. Indicadores diagnósticos..................................................... 291
6.2. Repercusión de la lesión en torsión izquierda de la SEB
en la oclusión dental............................................................. 292
6.3. Posibles causas y síntomas más comunes.......................... 293
6.4. Toma occipitoesfenoidal.................................................... 293
6.5. Toma esfenooccipital.......................................................... 294
7. Lesión en flexión lateral rotación derecha............................... 295
7.1. Indicadores diagnósticos..................................................... 296
7.2. Repercusión de la lesión en flexión lateral rotación dere­
cha de la SEB en la oclusión dental.................................. 300
7.3. Posibles causas...................................................................... 300
7.4. Síntomas más com unes...................................................... 301
7.5. Toma occipitoesfenoidal..................................................... 302
índice Cuadernos de osteopatía

7.6. Toma esfenooccipital........................................................... 302


8. Lesión en flexión lateral rotación izquierda.............................. 303
8.1. Indicadores diagnósticos..................................................... 305
8.2. Repercusión de la lesión en flexión lateral rotación iz­
quierda de la SEB en la oclusión dental............................ 308
8.3. Posibles causas...................................................................... 309
8.4. Síntomas más com unes...................................................... 309
8.5. Toma occipitoesfenoidal..................................................... 310
8.6. Toma esfenooccipital............................................................ 311
9. Lesión en strain vertical, esfenoides alto................................... 312
9.1. Indicadores diagnósticos..................................................... 313
9.2. Aspecto general de una persona con strain vertical, esfe­
noides alto............................................................................... 3 14
9.3. Repercusión de la lesión en strain vertical, esfenoides
alto de la SEB en la oclusión dental.................................. 3 16
9.4. Posibles causas...................................................................... 317
9.5. Síntomas más com unes...................................................... 317
9.6. Toma occipitoesfenoidal.................... 318
9.7. Toma esfenooccipital............................................................ 319
10. Lesión en strain vertical, esfenoidesb ajo.................................. 320
10.1. Indicadores diagnósticos................................................... 321
10.2. Aspecto general de una persona con strain vertical, es­
fenoides bajo........................................................................ 322
10.3. Repercusión de la lesión en strain vertical, esfenoides
bajo de la SEB en la oclusión dental............................... 324
10.4. Posibles causas..................................................................... 325
10.5. Síntomas más com unes..................................................... 325
10.6. Toma occipitoesfenoidal................................................... 326
10.7. Toma esfenooccipital........................................................ 327
11. Lesión en strain lateral, esfenoides derecho............................. 328
11.1. Indicadores diagnósticos................................................... 329
11.2. Posibles causas..................................................................... 329
11.3. Síntomas más com unes..................................................... 330
11.4. Toma occipitoesfenoidal................................................... 331
11.5. Toma esfenooccipital........................................................ 331
Cuadernos de osteopatía índice

12. Lesión en strain lateral, esfenoides izquierdo......................... 332


12.1. Indicadores diagnósticos................................................... 334
12.2. Posibles causas..................................................................... 334
12.3. Síntomas más com unes..................................................... 335
12.4. Toma occipitoesfenoidal.................................................... 336
12.5. Toma esfenooccipital.......................................................... 336
13. Lesión en compresión.................................................................. 337
13.1. Indicadores diagnósticos................................................... 338
13.2. C au sa s.................................................................................. 339
13.3. Toma occipitoesfenoidal.................................................... 340
13.4. Toma esfenooccipital.......................................................... 340
14. Patologías derivadas de las disfunciones de la SEB................. 341
14.1. Trastornos del control voluntario del sistema muscular.. 341
14.2. Trastorno de la fluctuación del L C R en el espacio
subaracnoideo................................................................... 342
14.3. Patología de los pares craneales..................................... 342
14.4. Afectación del nervio petroso m a yo r............................ 342
14.5. Trastornos del movimiento y tem blores...................... 342
14.6. El mesencéfalo.................................................................. 343
14.7. El acueducto de S ilvio ..................................................... 343
14.8. El hipotálam o................................................................... 346
14.9. Alteración de la función de la hipófisis........................ 349
14.10. Los centros del có rtex ..................................................... 351
14 .11. La cavidad ocular.............................................................. 353
. 14.12. El drenaje venoso del cerebro........................................ 353

C a p ít u l o 5 : L e sio n e s sa c r a s r e s p ir a t o r ia s se c u n d a r ia s a u n a
LESIÓN ESFENOBASILAR PRIM A RIA Y LESIONES ESFENOBASILARES SE­
CUNDARIAS A UNA LESIÓ N SACRA PR IM A R IA .......................................... 357
1. Definición de la lesión esfenobasilar en general...................... 359
2. Consecuencias osteopáticas......................................................... 360
2.1. Prim aria.................................................................................. 360
2.2. Secundaria............................................................................. 360
3. Lesión sacra inspiratoria secundaria a una lesión esfenobasilar
en flexión.......................................................................................... 362
índice Cuadernos de osteopatía

4. Lesión esfenobasilar secundaria a una lesión sacra en exten­


sión espiratoria 362
5. Lesión sacra secundaria a una lesión esfenobasilar en torsión
izquierda...................................................................................... .... 363
6. Lesión sacra secundaria a xana lesión esfenobasilar en flexión
lateral-rotación derecha...................................................... 363
7. Lesión esfenobasilar en torsión o en rotación-flexión lateral
secundaria a una lesión sacra en torsión.......................... 364
8. Interferencias relativas entre los mecanismos respiratorio pri­
mario y las curvas laterales del raquis............................... 365
9. Posibles consecuencias patológicas................................. 365
A) En el caso de un sacro bilateral anterior en restricción
de m ovilidad................................................................ 365
1. Consecuencias esfenobasilares...................................... 365
2. Consecuencias vertebrales............................................. 366
B) En el caso de un sacro anterior unilateral en restricción
de movilidad (a la derecha)....................................... 367
1. Consecuencias ilíacas...................................................... 367
2. Consecuencias esfenobasilares..................................... 368
3. Consecuencias vertebrales............................................. 368
C) En el caso de un sacro posterior bilateral en restricción
de m ovilidad................................................ 369
1. Consecuencias esfenobasilares..................................... 369
2. Consecuencias vertebrales............................................. 369
D) En el caso de un sacro posterior unilateral en restricción
de movilidad: (por ejemplo a la derecha)............... 370
1. Consecuencias ilíacas...................................................... 370
2. Consecuencias vertebrales............................................. 370
3. Consecuencias esfenobasilares..................................... 371
E) En el caso de una torsión sacra en restricción de movili­
d ad 371
1. Consecuencias esfenobasilares........................... 371
Cuadernos de osteopatía índice

F) En el caso de un «sacro descendido traum ático»............ 372


1. Consecuencias esfenobasilares....................................... 373
2. Consecuencias vertebrales............................................... 374
G) En el caso de «subluxaciones sacras especiales».............. 374

L e s io n e s e s f e n o b a s ila r e s p r im a r ia s y s a c r a s s e c u n d a r ia s . L e ­
s i o n e s SACRAS PRIM ARIAS Y ESFENOBASILARES SE CU N D A R IA S 377

B i b l i o g r a f í a .......................................................................................................................................... 381
Capítulo 1

La o st e o p a t ía cran eal
1. H is t o r ia d e l a o st e o p a t ía c r a n e a l

Durante mis años de práctica como médico osteópata nunca me


arrepentí de haber elegido esta tarea para mi vida laboral. La expe­
riencia profesional cotidiana demuestra que la ciencia de la osteo­
patía contiene la clave del gran laboratorio químico-fisiológico, o
sea el cuerpo humano, y que descubre las fuerzas vitales poderosas
que permiten su curación. Para el estudiante que desea desarrollar­
se en el campo de la investigación y tiene en su corazón la inten­
ción de aportar beneficios a la humanidad, déjeme decirle con sin­
ceridad: la osteopatía le proporciona la oportunidad dorada.
W. G. SuTHERLAND

WUliam Garner Sutherland (1873-1954)


Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

La osteopatía es una filosofía, una ciencia y un arte. El estu­


dio de la osteopatía craneal ofrece una perspectiva única rela­
cionada con las tres áreas.
El médico osteópata y doctor en ciencia (honorífico), W G.
Sutherland fue uno de los primeros alumnos de Still. Tras quedar
impresionado de los resultados de la osteopatía al ser curado con
esta terapia un hermano suyo, a la edad de 25 años, Sutherland
abandonó su profesión de periodista para estudiar osteopatía con
Still en Kirksville, Missouri, graduándose en la American School
of Osteopathy (Colegio de Osteopatía Estadounidense) en 1899.
Durante sus años de estudiante observó un cráneo desarti­
culado y armado, realizando este comentario:
«Mientras observaba, pensaba en la filosofía del doctor Still y
centré mi atención en las superficies articulares biseladas del hueso
esfenoides. De repente tuve una idea, a la que llamé idea guía. El
biselado era como las branquias de un pez, lo que indicaba la movi­
lidad articular del mecanismo respiratorio.»

Los libros de anatomía de la época afirmaban que las suturas


del cráneo no podían modificar su posición. Sin embargo, esto
no desanimó a Sutherland, que estaba decidido a comprender
la razón por la cual las superficies articulares eran específicas
para la función del sistema nervioso central (SNC), el líquido
cefalorraquídeo (LCR) y las membranas durales, que actuaban
como una unidad. Este autor denominó a esta unidad funcio­
nal mecanismo respiratorio primario. Empieza a investigar ob­
servando, palpando, desarticulando cráneos, comprobando que
estaba en lo cierto, pues las piezas óseas poseen la capacidad de
una ligera movilidad, como si estuvieran articuladas entre sí.
Convertido en osteópata rural, emprende entonces su traba­
jo de investigación literaria y de observación sobre las suturas.
Hace acopio de cráneos óseos, los compara, los estudia, los ar­
ticula..., su casa se convierte en un laboratorio de experimenta­
La osteopatía craneal Capítulo 1

ción, invadido por cráneos. ¡Es lo qne su mujer llama la época


craneal de su matrimonio!
Llega a reconocer con los ojos cerrados cada hueso de la
bóveda craneal que le presentan. Deduce que los movimientos
anormales de las piezas óseas, en especial los deslizamientos
accidentales, pueden ser el origen de ciertas patologías.
Sutherland estableció su práctica en Minnesota y dedicó 30
años a estudiar (en una investigación propia original) y a obser­
var a sus pacientes hasta que comenzó a compartir su descubri­
miento con sus colegas.
Hada 1920 elabora el concepto del movimiento respiratorio pri­
mario (MRP), un movimiento rítmico en el que participan elementos
óseos, membranas de tensión recíprocas (duramadre, tienda del cere­
belo y la hoz del cerebro), el líquido cefalorraquídeo (LCR) y el sacro,
animados por una fuerza vital que aún no ha conseguido descifrar.
Se dedica a efectuar experimentos y fabrica un casco especial
que prueba con él mismo. Conserva este casco sobre su cabeza
días y semanas enteras, cambiando los puntos de apoyo y las
presiones, se crea cefaleas, trastornos de la visión, síncopes...
Llega así a sentir sobre sí mismo como se comportan los dife­
rentes huesos del cráneo y las membranas intracraneales, cuando
el cráneo es sometido a presiones específicas. Es así como amplía
el concepto de movilidad craneal al de movilidad cráneo-sacra.
A continuación, crea una serie de manipulaciones craneales.
Estas manipulaciones le alivian las presiones ejercidas por su
casco. Comienza a tratar diferentes patologías en sus pacientes,
obteniendo resultados satisfactorios.
Al mismo tiempo que Sutherland, un quiropráctico llamado
Nephi Cottam practicaba la craneopatía. Bertrand Dejamette,
que tenía contacto con Sutherland (sobre 1929 como también
con Cottam, desarrolló la técnica sacrooccipital, TSO). Sin em­
bargo, al contrario de Sutherland, ninguno de los dos pudo des­
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

cribir impulsos rítmicos en el cráneo, ni tampoco consideraron


su teoría como parte integral de los principios osteopáticos.
Tras veinte años de experimentación decide, en 1929, informar
al mundo osteopático de la realidad de este nuevo concepto por
medio de una conferencia, resultando que sus ideas son acogidas
con escepticismo e indiferencia. Sigue entonces experimentando
y tratando aún más a su clientela, en los hospitales, y donde quiera
que se le llame: las remisiones y curaciones son incontables.

París, 30 de septiembre de 1964, primer seminario de Osteopatía Craneal en Europa.


Sentados: Dr Tom Schooley, Dr Viola Frymann, Dr Harold Magoun.
De pie y de izquierda a derecha: Rene Quéguiner, Margaret Cockbain, Dr. Burleigh Carson,
Dr. Lung, M. Dixon, Dr. Mau, Dr. Denis Brookes, Frando Peyralade, Bemard Barillon.

En 1939, escribe el libro «The cranial bowl» (la copa cra­


neal), que no conoce éxito alguno. Habrá que esperar hasta 1942
para que llegue a ser escuchado. En 1946 se fonda la Asociación
de Osteopatía Craneal, una sección de la Academia Americana
de Osteopatía, cuyo primer presidente fue H. I. Magoun. A par­
tir de esta fecha, se dedica a viajar ofreciendo conferencias, cur­
sos y continúa con sus investigaciones hasta su muerte. En 1954,
24|
La osteopatía craneal Capítulo 1

en sn lecho de muerte, Sutherland encomendó a su discípulo


Magoun enseñar la osteopatía también en Europa.
Harold Ivés Magoun, (1898-1981) toma el relevo difundien­
do este nuevo arte entre los osteópatas. Publica en 1951 «osteo-
pathy in the cranial field» (la osteopatía en el campo craneal) y,
en colaboración con Viola Frymann y Thomas Schooley impar­
ten, en 1954, clases de osteopatía craneal en la British School of
Osteopathy de Londres, encontrando rechazo y escepticismo.
Ese mismo año comienzan la enseñanza de la osteopatía craneal
en París con la ayuda del osteópata inglés Denis Brookes. John
Upledger y otros colegas, hacen perdurar en el tiempo las obras
y la filosofía de Still y Sutherland, el hombre cuyos dedos «sien­
ten, piensan y ven».

D 2 . A n a t o m ía del cráneo

Nasión: unión entre los huesos propios de la nariz y el fron­


tal. Asciende a lo largo de la línea media del frontal y se en­
cuentra en la sutura metópica.
Glabela: punto situado entre las cejas.
Bregxna: antigua fontanela anteromedial, cruce entre el fron­
tal, los parietales, la sutura interparietal y la sutura coronal.
Sutura coronal o frontoparietal: desciende desde el punto
bregma hacia abajo, afuera y hacia adelante para encontrarse
con el pterión.
Pterión: antigua fontanela anterolateral, cruce entre el
frontal, el parietal, el temporal y el esfenoides.
Asterión: punto de unión entre la sutura escamosa y la su­
tura occípito mastoidea
Lambda: fontanela posteromedial. Es la unión de la sutura
interparietal y de las suturas lambdoideas.
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

Huesos del cráneo. Vista frontal.


1. Frontal 14. Parietal
2. Escotadura frontal 15. Foramen supraorbitario
3. Borde supraorbitario 16. Ala mayor del esfenoides
4. Nasal 17. Parietal
5. Ala menor del esfenoides 18. Órbita
6. Lámina perpendicular del etmoides 19. Ala menor del esfenoides
7. Borde infraorbitario 20. Cigomático
8. Comete nasal medio 21. Orificio piriforme
9. Vómer 22. Maxilar
10. Comete nasal inferior 23. Foramen infraorbitario
11. Espina nasal inferior 24. Sutura intermaxilar
12. Mandíbula 25. Dientes
13. Nasión 26. Foramen mentoniano

26|
La osteopatía craneal Capítulo 1

Huesos de la cavidad ocular (órbita) derecha. Vista frontal


....... b
•>*
Foramen etmoidal anterior, 6

Foramen etmoidal posterior,


Hueso etmoides -H ueso frontal

Hueso esfenoides -H ueso nasal


Conducto óptico, 3 . — Hueso lagrimal
Hueso palatino'
Maxilar

Foramen infraorbitario, 4

Huesos de la cavidad ocular (órbita) derecha. Vista lateral.


Punto de paso Vía de conducción

1. Foramen supraorbitario A. y N. supraorbitaria/o


2. Fisura orbitaria superior N. oculomotor (HE)
N. troclear (TV)
N. oftálmico: n. lagrimal, n. frontal y n. nasociliar
N. abducens (VI)
V . oftálmica superior
3. Conducto óptico N. óptico (II)
A. oftálmica
4. Foramen infraorbitario N. infraorbitario (V2)
A. y V . infraorbitaria
5. Fisura orbitaria inferior N. infraorbitario (V2), N. cigomático (V2)
V . oftálmica superior y A. y V. infraorbitaria
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

Fisura orbitaria
superior, 2
Seno frontal-

Hueso frontal - -A la m enor del esfenoides

Hueso cigom ático-


Ala m ayor del esfenoides

P. r i tt _ -j Lámina perpendicular del etmoides


Seno frontal Hueso etmoides ✓
\ \
Hueso parietal— 11. ;¿fiíisa ^Frontal
Ala menor del
Hueso temporal - esfenoides
Conducto óptico, 3
Celdilla etmoidal _
-Ala mayor del
esfenoides
Fisura orbitaria_ Gram ático
superior, 2
Conducto
- i infraorbitario, 4
Seno maxilar
Comete nasal,
inferior •A■ '""Vóomer
i"'

Punto de paso Vía de conducción

6. Foramen etmoidal anterior A .,V y N . etmoidal anterior


7. Foramen etmoidal posterior A., V. y N. etmoidal posterior
La osteopatía craneal Capítulo 1

24

■22
-X

10 —

11
*-Sw' 21
■wK . 4
vk.AjM
12-f-

13

Huesos del cráneo. Vista lateral.

1. Hueso frontal 15. Arco cigomático


2. Sutura esfenoparietal 16. Apófisis estiloides del temporal
3. Sutura esfenofrontal 17. Orificio auditivo externo
4. Sutura esfenoescamosa 18. Apófisis mastoides del temporal
5. Foramen supraorbitario 19. Porción escamosa del temporal
6. Ala mayor del esfenoides 20. Hueso occipital
7. Hueso etmoides 21. Sutura lambdoidea
8. Hueso lagrimal 22. Lambda
9. Hueso nasal 2 3. Hueso parietal
10. Foramen infraorbitario 24. Sutura escamosa
11. Maxilar 25. Pterión
12. Mandíbula 26. Bregma
13. Foramen mentoniano 27. Sutura coronal
14. Hueso cigomático

29
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

Glabela

Hueso nasal

Apófisis frontal del maxilar

Cartílago del tabique nasal


apófisis lateral
Foramen
infraorbitario (4)
Cartílago. Ala mayor

Cartílagos alares menores

Esqueleto externo de la nariz. Vista lateral izquierda.

Cartílago ala mayor, pilar lateral Cartílago ala mayor, pilar medial

if e — Cavidad nasal

Ala de la nariz Cartílago del tabique nasal

Espina nasal anterior

"A
Cartílago nasal. Vista inferior
La osteopatía craneal Capítulo 1

Meato nasal superior


Hueso frontal
Hueso esfenoides

Hueso n a s a l ^ 'í \ f | Í f e

Hueso lagrimal Cornete nasal


. superior del etmoides
Cnmptp nasal medio
del etmoides

Meato nasal medio Apófisis pterigoides,


lámina lateral
Comete nasal inferior del •
etmoides ! \ Apófisis pterigoides,
* lámina medial
Hueso palatino

Meato nasal inferior Maxilar

Huesos de la pared lateral de la cavidad nasal derecha. Vista lateral izquierda.

. Seno frontal
, Crista galli del etmoides
Hueso frontal Hueso etmoides
Seno esfenoidal
Hueso nasal
Fosa hipofisaria

Cartílago del , '■V ' I


tabique nasal \ ' ; J 1 ".Vf - l*. Cuerpo
del esfenoides
'-'ir
. v » 'V '.\

Cartílago
ala mayor

Hueso palatino
Maxilar
Conducto incisivo

Huesos del tabique nasal.


Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

A -av n - mi V. m. '
22

12 23
I-Li- -

Huesos del cráneo. Vista posterior.


1. Sutura sagital 13. Mandíbula
2. Lambda 14. Hueso parietal
3. Escama del occipital 15. Sutura lambdoidea
4. Línea nucal suprema 16. Hueso temporal, porción escamosa
5. Asterión 17. Hueso temporal porción petrosa
6. Línea nucal superior 18. Protuberancia occipital externa
7. Línea nucal inferior 19. Foramen mastoideo (vena emisaria
8. Vómer mastoidea)
9. Cóndilo occipital 20. Apófisis mastoides del temporal
10. Hueso palatino 21. Apófisis estiloides del temporal
11. Foramen mandibular 22. Apófisis pterigoides del esfenoides
12. Apófisis palatina del maxilar 23. Foramen incisivo
24. Dientes

32
La osteopatía craneal Capítulo 1

36

■ 35

34

Base del cráneo.


1. Protuberancia occipital externa 18. Sutura palatina media 29. Conducto carotídeo (a. carótida
2. H ueso parietal 19. Sutura palatina transversa interna)
3. Foramen mastoideo (v.emisaria 20. H ueso palatino 30. Amijero rasgado mayor o yueular
mastoidea) 21. Foramen palatino mayor (n. y v. ' 'sIX-X
(nervios craneales EÍ-X -X l, seno
4. Conducto condilar (v. emisaria) aladnos) petroso inf. y sigmoideo, a.meníngea
5. Incisura mastoidea t oramen palatino m enor (n. palatinos posterior)
6. Cóndilo occipital menores) 31. Agujero estílomastoideo (v. emisaria y
7. Apófisis estüoides del temporal 2 3. V óm er rama de la a. occipital)
8. Fosa mandibular 24. Apófisis pterigoides, lámina medial 32. Conducto del n e n io hipogloso (XH
9. Tubérculo faríngeo 25. Apófisis pterigoides, lámina lateral par craneal)
10. H ueso temporal 26. Agujero oval (n. mandibular, n. 33. Foramen magno o agujero occipital
U . Arco cigomático petroso menor, a. meníngea (bulbo raquídeo, meninges, Aa.
12. Fisura orbitaria superior accesoria). vertebrales y raíces raquídeas de los
13. H ueso cigomático, cara temporal 27. Agujero espinoso o redondo m enor nn. accesorios)
14. Coana (a. y v. meníngeas medias, rama 34. Línea nucal inferior
15. Apófisis cigomática del temporal meníngea del n. mandibular) 3 5. Línea nucal superior
1 6.Dientes 28. Agujero rasgado anterior (a. carótida 36. Línea nucal suprema
17. Apófisis palatina del maxilar interna y plexo n. carótida interna)

33
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

-2 4

I
- 23

_ 22

Í tT ' -21

-20
19

i V -


18

17

U
.jy - 16
Á'W-
12 15

13 14

Base interna del cráneo.


. 1. Fosa cerebral 15. Conducto óptico (n. óptico(II) y a.
2. Fosa cerebelosa oftálmica)
3. Agujero magno 16. Apófisis clinoides posterior del esfenoides
4. Foramen yugular o agujero rasgado 17. Agujero oval (n. mandibular, a. menín­
mayor gea accesoria y n. petroso menor,
5. Orificio auditivo interno (n. facial, n. ocasionalmente)
vestibulococlear y a. laberíntica) 18. Agujero espinoso o redondo menor (a. y
6. Porción petrosa del hueso temporal v. meníngeas medias, rama meníngea del
7. Apófisis clinoides posterior n. mandibular)
8. Fosa hipofisaria del hueso esfenoides 19. Surco arterial
9. Ala mayor del esfenoides 20. Agujero rasgado anterior (a. carótida
10. Ala menor del esfenoides interna y plexo n. carótida interna)
11. Frontal 21. Clivus
12. Crista galli del etmoides 22. Conducto del nervio hipogloso (XII)
13. Seno frontal 23. Surco del seno sigmoideo
14. Lámina cribosa del etmoides 24. Surco del seno transverso

341
La osteopatía craneal Capítulo 1

U 3 . A n a t o m ía y c e n t r o s d e o s i f i c a c i ó n
DEL MECANISMO CRANEOSACRO

Todas las partes están constituidas por cartílago.


Como dijo Magoun:
- El etmoides se osifica hacia los 5 o 6 años de edad.
- La parte anterior y posterior del esfenoides se osifica ha­
cia el 7o u 8o mes de embarazo.
- La sínfisis esfenobasilar se osifica entre los 19 y 25 años de
vida.
- La unión de los cóndilos con la superficie basilar del occi­
pital se osifica entre los 7 y 8 años de edad.
- La unión cóndilo-escamosa se osifica entre el 3er y 5o año
de vida.
El estudio de los centros de osificación es indispensable con
el fin de permitir una mejor compresión de la fisiopatología
sacroesfenoidal, del niño y del adulto, en función del período
desencadenante de las lesiones mediante la relación con las
evoluciones sincrónicas y asincrónicas de la osificación:
- Período prenatal.
- Período post-natal.
- Infancia.
- Adulto.
- Fisiopatología osteopática de dos huesos distantes cuya
osificación se efectúa en el mismo tiempo.
Teniendo en cuenta la fisiopatología osteopática sacroesfe­
noidal, donde todo se resume:
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

- en la inspiración: a una flexión de los huesos de la línea


medial acompañada de una rotación externa de los huesos
periféricos, y
- en la espiración: a una extensión de los huesos de la línea
medial acompañada de una rotación interna de los huesos
periféricos.
Estudiaremos sucesivamente:
3.1. El sacro
3.2. Los huesos de la línea media:
3.2.1. Occipital.
3.2.2. Esfenoides.
3.2.3. Etmoides.
3.2.4. Vómer.
3.3. Los huesos periféricos:
3.3.1. Parietales.
3.3.2. Frontal.
3.3.3. Temporales.
3.3.4. Cigomáticos o malares.
3.3.5. Maxilares superiores.
3.3.6. Palatinos.
3.3.7. Mandíbula.
3.4. Y algunos huesos de la cara:
3.4.1. Cometes.
3.4.2. Huesos nasales o huesos propios de la nariz.
3.4.3. Huesos lagrimales o unguis.
La osteopatía craneal Capítulo 1

3.1. EL SACRO

El sacro es un hueso impar y medial.


El sacro se compone de 5 vértebras modificadas que no se
fusionan hasta la edad de 25 años. Sin embargo, las 2 primeras
vértebras sacras, donde se inserta la duramadre espinal, se unen
a la edad de 7 u 8 años, como los componentes del occipital.
El sacro está suspendido entre las alas ilíacas mediante los li­
gamentos articulares muy fuertes y el occipital mediante el «co-
re-link», enlace central inelástico, que une el sacro y el cráneo.
El desarrollo del sacro parece a primera vista muy complejo;
este hueso tiene de 35 a 40 puntos de osificación.

1. Desarrollo individual de cada uno de los componentes


del sacro

Cada una de las piezas que componen el sacro tiene el signifi­


cado y el valor de una vértebra. Así pues, cada una de ellas posee
los 3 puntos primitivos descritos en la vértebra ordinaria:
- un punto medio o central para el cuerpo,
- dos puntos laterales o neurales para la masa apofisaria.
Estos puntos primitivos aparecen en el cartílago: el primero
hacia el 4o mes de vida fetal, los otros dos, del 4o al 6o mes.
Además, se observa solamente en las tres primeras vértebras
(parte anterior de las apófisis transversas) otros dos puntos, uno
derecho y otro izquierdo, que debemos considerar como costi­
llas sacras rudimentarias (puntos costales del sacro). Aparecen
del 5o al 7o mes.
A estos 5 puntos de osificación, llamados puntos primitivos, se
añaden por cada vértebra sacra 3 puntos complementarios; uno
37
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

por la superficie superior del cuerpo, otro por la superficie infe­


rior, y un tercero por la apófisis espinosa. Los dos primeros apa­
recen en la infancia hacia los 10-12 años; el punto apofisario de la
apófisis espinosa aparece aproximadamente hacia los 15-18 años.
El modo de osificación de los diferentes puntos óseos que
constituyen la vértebra sacra nos recuerda lo que pasa en las
otras vértebras. Primero, se percibe que los dos puntos latera­
les se unen entre ellos en la línea medial y cierran, hacia atrás,
el canal sacro. Después, los puntos costales se unen en la masa
apofisaria para formar con ella una sola pieza. Esta pieza se
osifica al cuerpo. A su vez, pero más bien tarde, los puntos
complementarios o apofisarios se osifican a la pieza ósea com­
pletando de esta manera la vértebra.

2. Soldadura recíproca de las diferentes piezas del sacro


La osificación de las piezas sacras se efectúa en el orden si­
guiente: las láminas primero, después las apófisis espinosas y, al
final, el cuerpo.
La osificación de las dos primeras vértebras sacras, donde se
inserta la duramadre espinal, se efectúa hacia los 7-8 años.
Generalmente, la osificación de las vértebras sacras está
completa para los 25-30 años.
Entre los 18-20 años, se desarrollan 4 nuevas piezas: dos de
cada lado. Estas «piezas marginales» ocupan la región de las
carillas auriculares y completan lateralmente el sacro.

3. Variedades (según Testut-Latarjet)


No es extraño encontrar sacros formados por 6 vértebras y
presentando, por lo tanto, 5 agujeros sácros anteriores y 5
posteriores.
La osteopatía craneal Capítulo 1

Esta anomalía proviene más a menudo de que L5 se haya fu­


sionado completa o incompletamente con SI: la protuberancia,
en este caso, se encuentra trasladada hasta la unión de L4 y L5.
Así, a pesar de la agregación de una 6a pieza al sacro, la co­
lumna lumbar no posee menos de 5 vértebras.
En un orden de hechos completamente inverso, el sacro
puede perder una de sus piezas y, en este caso, no presenta na­
turalmente más que 3 pares de agujeros anteriores y 3 pares
posteriores. Con esta anomalía la columna vertebral puede te­
ner 6 vértebras o bien conservar su constitución normal.
Además de que estos casos nos revelan un aumento o reduc­
ción numérica de sus piezas constituyentes, el sacro puede pre­
sentar numerosas variedades:
a) Ausencia más o menos extendida de las láminas, determi­
nando una abertura más o menos considerable del canal
sacro.
b) Las dimensiones muy variables de los agujeros sacros,
sean anteriores o posteriores.
c) El aspecto atípico de las aurículas sacras determinando
subluxaciones ilíacas de tipo apertura, cierre o subluxa-
ciones sacras de tipo:
- Subluxación sacra en rotación pura.
- Subluxación sacra en inclinación lateral pura.
d) El aspecto muy particular de SI que puede comportarse,
por un lado como una vértebra sacra, por el otro como
una vértebra lumbar.

4. Relaciones con los principales nervios


- Nervios sacros I-V: agujeros sacros anteriores y poste­
riores.
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

- Nervio isquiático: a través del agujero ciático mayor.


- Nervio cutáneo lateral del muslo: a través del agujero ciá­
tico mayor.
- Nervios glúteos superior e inferior: a través del agujero
ciático mayor.
- Nervio obturador interno: a través del agujero ciático
mayor.
- Nervio pudendo: a través del agujero ciático mayor.
- Nervio femoral: en el extremo superior de la articulación
sacroilíaca.

□ Coxis
- Filum termínale: fijo en la cara posterior del coxis.
- Nervio coccígeo: punto de salida entre el sacro y coxis.
- Plexo coccígeo.
- Nervios anococcígeos: desde el plexo anococcígeo.

5. Uniones intraespinales
- Duramadre espinal: dos vértebras sacras.

6. Relación con las partes blandas


- Utero: mediante uniones ligamentarias con el sacro.

□ Coxis
- Próstata y vagina: a través del músculo elevador de la
próstata o pubovaginal.
40
La osteopatía craneal Capítulo 1

3.2. LOS HUESOS DE LA LÍNEA MEDIAL


3.2.1. El occipital

El occipital es un hueso impar y medial.

1. Período intra-uterino

El occipital presenta:
- 2 centros de osificación en el cartílago para el occipital
superior.
- 2 centros de osificación en las membranas para el occipital
interparietal.
- 1 centro de osificación para cada una de las partes latera­
les y basilares.

2. En el nacimiento

El occipital se compone de 4 partes:


1. La superior occipital basilar: tiene dos centros de osi­
ficación e incluye una parte de superficies condíleas. En
el recién nacido, una molestia entre la parte basilar y la
parte condilar puede ser fuente de una tortícolis denomi­
nada «congénita».
2. Las dos partes cóndilas o masas laterales: cada uno de
ellos posee un centro de osificación.
3. La escama occipital: comprende cuatro puntos de osifi­
cación, uno para cada fosa:
- Las fosas cerebelosas forman el occipital superior o
supraoccipital (3-a).
41
Capítulo 1 I Cuadernos de Osteopatía

- Las dos fosas occipitales forman el ocipital interparie­


tal (3-b).
Nota: todas estas partes están recubiertas de cartílago.

Hay que señalar que únicamente el occipital interparietal es


membranoso y que el resto es cartilaginoso.
La osificación se realiza progresivamente:

3. Entre los 3 y los 5 años


Se produce la unión escamocondilar.

4. Entre los 7 y los 8 años de edad


Se produce la unión basilocondilar.
La osteopatía craneal Capítulo 1

Nota: este punto de unión es especialmente importante du­


rante los primeros años de vida y al nacer frente al efecto de las
fuerzas exteriores. Las disfunciones intraóseas pueden condu­
cir, entre otras cosas, al desarrollo de escoliosis, malformacio­
nes del agujero occipital, trastornos del nervio hipogloso (XII)
en el conducto hipogloso, con problemas de succión y trastor­
nos de los pares craneales IX, X y XI (glosofaríngeo, vago y
espinal) en el agujero yugular o rasgado mayor.

5. El occipital se articula con otros 6 huesos (y a veces 7)

Su importancia es primordial para los movimientos de los


temporales y parietales.
- 2 parietales.
- 2 temporales.
- 1 esfenoides.
- 1 atlas.
y, a veces, se forma un 3er cóndilo occipital con la apófisis
odontoides de:
- 1 axis.

6. El occipital en el adulto

□ Límites

- Anterior: esfenoides.
- Posterosuperior: parietal.
- Lateral: temporal.
- Inferior: atlas.
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

Porción basilar

Conducto
Tubérculo faríngeo
del n. hipogloso (XII)

Agujero occipital Cóndilo occipital

Agujero
condfleo

=j Línea nucal
Cresta \ inferior
occipital
externa

Línea nucal superior Protuberancia occipital extema Línea nucal suprema

Partes del occipital en el adulto. Vista caudal.

S El esternocleidomastoideo (ECOM) y el occipital


Dado que el músculo ECOM se extiende por encima de la
sutura occipitomastoidea, en caso de existir una hipertonía del
músculo se reduce la movilidad de esta sutura craneal. Ello
puede tener como consecuencia alteraciones graves.
La osteopatía craneal Capítulo 1

v ■l/
V.v>-V V.' ,
Surco del
w seno
■i sagital
superior
ÍÍ
Eminencia ' Surco del
cruciforme -(?— seno
f/ : l'-¡ transverso

i
i
t

■9 Conducto
Agujero occipital: \ ^ condíleo: N.
• Bulbo raquídeo 7- . hipogloso (XII)
• Meninges - _ « .'i -Apófisis basilar
• Aa. vertebrales ¿ X I»
• Raíces raquídeas V -5
de los nn. accesorios
-Porción basilar

Occipital en el adulto. Vista interna.

El XI par craneal, el espinal, penetra por el agujero yugular,


el cual puede verse afectado por una hipertonía del ECOM o
del trapecio. Ello, a su vez, puede producir además un aumento
adicional de la tensión muscular de estos dos músculos sobre el
XI par craneal.

Uniones fasciales

- Lámina superficial de la fascia cervical: se extiende hacia


la línea nucal superior.
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

- Lámina prevertebral de la fascia cervical: se inserta en el


tubérculo faríngeo, sobre la sutura occipitotemporal.
- Faringe: en el tubérculo faríngeo.

Membranas in tra y extracraneales

- Hoz del cerebro: se extiende a lo largo del surco sagital


en dirección descendente hacia la protuberancia occipi­
tal interna.
- Tienda del cerebelo: se extiende sobre el cerebelo, entre
el borde superior de la porción petrosa del temporal y el
seno transverso.
- Hoz del cerebelo: se inserta en la cara inferior de la tienda
y se extiende desde la protuberancia occipital interna a lo
largo de la cresta occipital hasta el agujero occipital. For­
ma un anillo de fibras muy fuerte que rodea el agujero
occipital.
- Duramadre espinal: se extiende desde el agujero occipital
hasta el hueso sacro.

Relaciones con los pares craneales y con el encéfalo

- Bóveda craneal posterior con el lóbulo occipital y el cere­


bro.
- Bulbo raquídeo con el clivus en la región occipital, con el
centro respiratorio y circulatorio.
- IV ventrículo, pares craneales y núcleos de los nervios
craneales en el IV ventrículo VII, VIH, IX,
X ,X IyX II).
La osteopatía craneal Capítulo 1

- Nervio glosofaríngeo, IX par craneal, nervio vago, X par


craneal, nervio accesorio o espinal, XI par craneal y ramo
meníngeo del nervio vago en el agujero yugular.
- Nervio hipogloso, XII par craneal en el conducto hipo-
gloso.
- Raíz espinal del XI par craneal, el espinal y del bulbo ra­
quídeo en el agujero occipital.
- Ramas meníngeas de las arterias vertebrales.
- Ramo meníngeo del nervio vago en el agujero yugular
para el surco del seno transverso y la hoz del cerebelo.

3.2.2. El esfenoides

El esfenoides es un hueso impar y medial.

1. Período intra-uterino

El esfenoides está formado por cartílago, con excepción de


las apófisis pterigoides y de las partes superiores de las alas ma­
yores.

a) El cuerpo

Está compuesto de dos partes hasta el 7o u 8o mes de emba­


razo: el esfenoides anterior y el posterior:
- El esfenoides anterior presenta:
2 centros de osificación para el cuerpo.
1 centro de osificación para cada ala menor.
- El esfenoides posterior presenta:
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

2 centros de osificación para el cuerpo.


1 centro de osificación para cada língula (raíz del ala mayor).

b) Las alas mayores


Están formadas por cartílago, excepto por la parte superior
de las alas mayores y de las láminas pterigoides que son mem­
branosas. Las alas mayores presentan un centro de osificación
para cada una de ellas.
Esfenoides anterior o
preesfenoides

2. En el nacimiento
El esfenoides se compone de tres partes que se osifican antes
del primer año de vida:
a) El cuerpo (esfenoidal anterior y posterior) y las alas me­
nores.
b) El ala mayor derecha y la apófisis pterigoides derecha.
c) El ala mayor izquierda y la apófisis pterigoides izquierda.
La osteopatía craneal Capítulo 1

3. Embriológicamente
El esfenoides y el occipital pueden ser considerados como
una vértebra modificada.
El estudio del desarrollo y características del esfenoides su­
giere:
- que la lámina cuadrilátera del esfenoides y sus componen­
tes representan una sola parte,
- que el esfenoides y sus componentes forman una segunda
parte,
- que el occipital y sus componentes representan la tercera
parte.
Estas estructuras que existen, muy temprano en la vida, se
asemejan a los discos intervertebrales, especialmente al nivel
de la sincondrosis esfenobasilar.
Esto permite comprender que los métodos osteopáticos
adecuados y adaptados son completamente aplicables en el te­
rreno craneal.

4. El esfenoides se articula con otros 12 huesos


Un occipital, 2 temporales, 2 parietales, 1 frontal, 2 cigomá-
ticos, 1 vómer, 1 etmoides, 2 palatinos.

5. El esfenoides en el adulto

□ Límites
- Anterior: etmoides y frontal.
- Posterior: occipital.
- Lateral: temporales.
49
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

- Superior: parietales.
- Anterolateral: cigomáticos.
- Anteroinferior: palatinos.
- Inferior: vómer.

Cresta Orificio
\ - Ala menor esfenoidal del seno esfenoidal
■> 1 / . -
__2aÚ
^ •/
_
orbitaria
_

Fisura—?— -* * 4 A — mayor
*
orbitaria ‘« S ' ■;*¡ggjiy
i,. 9
superior '&-■ - . J -
Agujero redondo
mayor
Conducto pterigoideo'

Surco pterigoideo
Lamina medial
de la apófisis pterigoides
Fosa pterigoidea-
Lámina lateral
de la apófisis pterigoides

Esfenoides en el adulto. Vista frontal.

Uniones fasciales
- Aponeurosis interpterigoidea: en la espina del esfenoides
y el borde anterior de los agujeros oval y espinoso.
- Aponeurosis pterigotemporomandibular: desde la lámina
lateral de la apófisis pterigoides hasta el agujero oval.
- Aponeurosis palatina: en la lámina medial de la apófisis
pterigoides.
- Fascia orbitaria: la fascia de la cavidad orbitaria.
- Lámina superficial: sobre la inserción muscular y liga-
mentaria en la apófisis estiloides.
- Envoltura visceral y faringe: en la lámina medial de la
apófisis pterigoides y el agujero rasgado.
50
La osteopatía craneal Capítulo 1

Apófisis
clinoides
Ala menor Conducto óptico posterior
5;: V Fisura
-isL-— orbitaria
Apófisis superior
.
X ■■ ■' 'f "X
clinoides ■ S- - . / r
\' Surco
anterior
. -j pterigoideo
' a : K xt ji
_Trabécula
V- ^ -.4: esponjosa
Conducto pterigoideo— t.— -■ i
V..

Cuerpo del
■ '/ 'i f '' ' { i esfenoides
■r ' | Dorso
-Lámina medial
Fosa pterigoidea ........... . de la silla
Lámina lateral

Esfenoides en el adulto. Vista posterior.

Fisura
_/ya Conducto orbitaria
,v. menor óptico Yugo esfenoidal superior

mayor

J \ f l x é ñ . / Agujero redondo
Agujero oval: l í ----- mayor:
• N. mandibular .$ • N. maxilar
• A. meníngea
Jy-- y
] ;í \ - ,% Apófisis clinoides
• N. petroso menor T \ anterior
Agujero espinoso o Silla turca Fosa Apófisis
redondo menor (a. y hipofisaria clinoides
v. meníngeas medias. posterior
Rama meníngea del
n. mandibular)

Esfenoides en el adulto. Vista superior.

51
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

Membranas intracraíieales
- Tienda del cerebelo: en la apófisis clinoides anterior y
posterior.
- Diafragma de la silla turca o hipofisario: en los bordes la­
terales de la silla turca.

Relaciones con los pares craneales y con el encéfalo


- Hipotálamo: está unido a la apófisis a través del tallo hi­
pofisario, que atraviesa el diafragma en la silla turca.
- Centro del lenguaje de Broca: en la circunvolución fron­
tal inferior, cerca del ala menor.
- Centro gustativo: cerca del ala mayor.
- El II ventrículo: por encima de la silla turca.
- La fosa craneal media con lóbulos temporales e hipofisario.
- II par craneal, el óptico: en el agujero óptico.
- HI par craneal, el oculomotor, el IV par craneal, troclear,
VI par craneal, el abductor y el nervio oftálmico del V par
craneal, el trigémino: fisura orbitaria superior.
- El VI par craneal, el abductor: se extiende por debajo del
ligamento esfenopetroso.
- Pares craneales IH, IV¡ VI y V/2: en el seno cavernoso.
- Nervio maxilar, V/2 y mandibular, V/3: agujero redondo
y agujero oval.
- Ganglio pterigopalatino: en la cavidad pterigopalatina.
- Plexo carotídeo interno: junto a la carótida interna.
La osteopatía craneal Capítulo 1

□ Relación con el sistema endocrino

- La hipófisis: en la silla turca.


Nota: cuando un elemento fibroso tira constantemente del
hueso, provoca una fijación cálcica a nivel de la inserción y
poco a poco en su estructura. La calcificación ligamentaria no
es un desorden cálcico, sino el resultado de una modificación
del papel jugado por este plano ligamentario. El ligamento re­
sulta implicado en una tensión constante.
La calcificación de la silla turca puede traducir una tensión
constante que se aplica en este nivel, desarrollando, de esta ma­
nera, de forma lógica, la calcificación.
Para evitar esta evolución es indispensable la movilidad del
cráneo y en particular del esfenoides.

3.2.3. El etmoides

El etmoides es un hueso impar y medial.

1. En el nacimiento

El etmoides está formado de cartílago a partir de 3 centros


de osificación:
- Un centro dé osificación en la lámina perpendicular.
- Un centro de osificación para cada una de las masas late­
rales.
La fusión se efectúa hacia los 5 o 6 años de edad, osificándo­
se a los 16 años.
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

Centros de osificación de los huesos etmoides, esfenoides, temporal y occipital.

2. El etmoides se articula con 14 huesos

Un frontal, 1 esfenoides, 2 palatinos, 2 huesos nasales, 1 vó-


mer, 2 cometes inferiores,
Dos maxilares superiores, 2 huesos lagrimales, 1 septum
cartilaginoso.
Igualmente existiría en la raza negra.

3. El etmoides en el adulto

□ Límites

- Anterolateral: frontal.
- Anterior: nasal y lagrimal.
La osteopatía craneal Capítulo 1

Inferior: vómer, maxilar superior y palatino.


Anteroinferior: cartílago del tabique nasal.
Concha nasal inferior.

Foramen etmoidal anterior:


Rama nasal in terna del nervio
o ftálm ico . Foramen etmoidal posterior:
Crista galli - Arteria etmoidal anterior. / “ N ervio esfenoennokld (etmoidal de
^ i Luschka)
Celdillas etmoidales— ~^~r ' ^ Arteria etmoidal posterior.

•* ¿ i — Lámina orbitaria

Lám ina--------------------------------- ■/ |
perpendicular S ' ^ ‘
r r • Com ete nasal medio

Etmoides en el adulto. Vista anteroextema.

-Lámina perpendicular

Crista Killi-

: ; ■: \ K - — -Lámina cribosa
Celdillas-
etmoidales
-
:.V.
>: • ■r >■ - Lámina orbitaria

7 ' / ' y '-..

V
-J
Etmoides en el adulto. Vista superior.
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

□ Membranas intracraneales
- Hoz del cerebro, insertándose delante en la crista galli.

E3 Relación con los pares a'aneales


- Nervio olfatorio (I): por medio de la lámina cribosa.
- Nervio trigémino (V71): el nervio etmoidal anterior pe­
netra a través del orificio etmoidal anterior y el nervio
etmoidal posterior a través del orificio etmoidal posterior
(ambos son ramos del nervio nasociliar).

3.2.4. El vómer

Es un hueso impar y medial.

1. Período intrauterino

El vómer, primitivamente doble, se desarrolla por dos pun­


tos de osificación situados simétricamente a cada lado de la lí­
nea medial y percibidos hacia la mitad del 2o mes de la vida
intrauterina.
Se presenta bajo la forma de dos pequeñas laminillas, de
3 mm de longitud y 1 mm de altura, colocados contra el cartí­
lago del vómer.
Estas dos laminillas aparecen y se desarrollan en el tramo
conjuntivo embrionario, y no a expensas del cartílago.
Las dos laminillas originales del vómer se osifican por abajo
hacia la mitad del tercer mes y forman una especie de canal,
abierto por arriba, en el cual reposa el cartílago del vómer.
La osteopatía craneal Capítulo 1

Los dos bordes de este canal, progresando en todos los sen­


tidos, alcanzan a la vez el esfenoides por arriba y el orificio
posterior de las fosas nasales por detrás. Pero, al mismo tiem­
po, la osificación de las dos láminas laterales ha progresado de
manera paralela, alcanzando por delante el cartílago.

2. El vómer se articula con 7 huesos

Un esfenoides, 2 palatinos, 2 maxilares superiores, 1 etmoi­


des, 1 septum cartilaginoso.

3. El vómer en el adulto

Se puede encontrar frecuentemente, en la zona contigua del


borde anterior del vómer, una separación de dos láminas óseas
entre las cuales aparece una prolongación (prolongación cau­
dal) del cartílago del tabique.

□ Límites
- Posterior: esfenoides.
- Anterosuperior: etmoides.
- Anteroinferior: cartílago nasal.
- Inferoanterior: maxilar superior.
- Inferoposterior: palatinos.

3.3. LOS HUESOS PERIFÉRICOS


3.3.1. Los parietales

El parietal es un hueso par y periférico.


Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

1. Desarrollo
Como la escama temporal y la parte superior del occipital, el
parietal se desarrolla a expensas del cráneo membranoso, sin
preexistencia del cartílago.
Provienen de un único punto de osificación que aparece, ha­
cia el día 45 de vida intrauterina, en el punto donde se formará
más tarde la eminencia parietal.
De este centro de osificación parten surcos óseos que se pro­
longan en todos los sentidos, formando 2 capas:
- una profunda: que se convertirá en la parte interna del
hueso,
- otra superficial: que se convertirá en la parte externa del
hueso.
Se desarrolla de tal manera que el parietal adopta durante un
tiempo una forma irregularmente circular y se encuentra así
separado de los próximos por anchos espacios membranosos
que constituyen lo que se llaman fontanelas.
Un poco más tarde, invadiendo estos espacios, los llena poco
a poco y adquiere su configuración definitiva, la de un cuadri­
látero.
Hacia el tercer año de vida las formas dentadas están com­
pletamente formadas.

2. Los parietales en el adulto


□ Límites

- Anterior: frontal.
- Lateral inferior: temporal.
La osteopatía craneal Capítulo 1

- Posterior: occipital.
- Medial: el otro parietal.

□ El parietal se articula con 5 huesos

Un parietal, 1 frontal, 1 occipital, 1 esfenoides, 1 temporal.

□ Unionesfasciales

- Lámina superficial por encima de la fascia temporal, entre


las líneas temporales inferior y superior.

Eü Membranas intracraneales

- Hoz del cerebelo: en los bordes del surco del seno sagital
superior.
- Tienda del cerebelo: a lo largo de una corta distancia, su
parte superior se inserta en el ángulo posteroinferior del
parietal. La inserción se realiza en la apófisis mastoidea
del temporal.

Nota: este es un punto muy importante, pues las fijaciones


suturales témporo-parietales pueden afectar el reflujo venoso
en el seno sigmoideo.

□ Relaciones con el encéfalo y el seno sigmoideo

- Lóbulo parietal.
59
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

Borde medial
Borde anterior (sutura sagital)

Foramen parietal:
Vena emisoria de Santorini

Borde inferior
(sutura escamosa)
Línea temporal inferior

Parietal. Vista lateral.

Sutura sagital Eminencia parietal


Eminencia
parietal'

y-
,/\, ..... y
•i f \

y
Línea temporal V /

\
, it.o. -Línea
I
ps
-* \X temporal
i
A■

Jr
Parietales. Vista frontal.

60
La osteopatía craneal Capítulo 1

3.3.2. El frontal

Descompuesto en dos partes, el frontal es un hueso par y


periférico dentro de nuestro concepto osteopático.

1. Desarrollo

El frontal se desarrolla mediante dos puntos de osificación


primitivos:
- uno por la mitad izquierda.
- otro por la mitad derecha.

□ Período intrauterino

Estos puntos de osificación aparecen entre los días 40 y 50 en


las arcadas orbitales, y de allí, se expanden por arriba en la por­
ción vertical del frontal y por detrás hacia su porción orbital.
Independientemente de estos puntos primitivos, Rambaud y
Renault demostraron la existencia de otros 6 puntos de osifica­
ción secundarios, tres en cada lado, que aparecen un poco más
tarde:
- el primero: por la espina dorsal.
- el segundo: al nivel de la porción del hueso que se articula
con el ala mayor del esfenoides.
- el tercero: un poco hacia abajo del punto que ocupará más
tarde la polea de reflexión del oblicuo mayor.
Estos centros de osificación, todavía diferentes al 4o mes de
vida intrauterina, están generalmente unidos al 7o mes.
61
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

□ Nacimiento
El frontal está dividido a lo largo en dos mitades simétricas
mediante una sutura media: la sutura metópica.
Esta sutura va desapareciendo poco a poco ella misma; del
6o al 10° año de vida es casi inapreciable en sus dos extremos y
se cierra generalmente en el adulto, conservando, sin embargo,
un cierto grado de maleabilidad.
Hay que señalar que, en el hombre como en otros mamífe­
ros, es la parte inferior de la sutura metópica la que se cierra la
última y es ella, también, la que tiene mayor tendencia a per­
manecer en el período adulto.
Los senos frontales se desarrollan siempre tras el nacimien­
to: están formados por la extensión de células etmoidales ante­
riores en la parte correspondiente del frontal. Esta invasión del
frontal por las células etmoidales comienza del 4o al 6o año y
progresa lentamente de abajo arriba y de dentro hacia fuera. A
los 8 años, los senos frontales no miden todavía 6 ó 7 mm de
altura. De los 15 a los 20 años estos senos adquieren todo su
desarrollo por la compresión hacia delante de la lámina ante­
rior del hueso.
La espina frontal no aparece hasta los 12 años.

□ Elfron tal en el adulto


• Límites

- Posterior: esfenoides y parietal.


- Inferior: etmoides.
- Inferomedial: maxilar superior y lagrimal.
- Lateral: cigomático.
La osteopatía craneal Capítulo 1

Centros de
'osificación

Arcada
Borde orbital
supraorbital

Sutura metópica

El frontal en el nacimiento.

□ Elfron tal se articula con otros 12 o 13 huesos

Un esfenoides, 2 parietales, 1 etmoides, 2 unguis, 2 hue­


sos propios de la nariz, 2 maxilares superiores, 2 cigomáticos
o malares y, a veces, con él mismo según se una la articula­
ción con la otra mitad del frontal, siempre presente en la
infancia, que se osifica entre los 6 y 10 años y que, en un
10% de los casos según Magoun, permanece durante toda la
vida.
63
Cnadernos de

■Escamafrontal

miaeac"6aaa,l
,Arco su P « t i í i a r

met°p¡ca

Borde^ orb¡rario
'Apófisis
^cosidura , ^Somática
npnotbiarñ Escotadura
frontal ^ «z sa l
EsPina nasal

Frontai en
el adulto. Vista 6x>.
’fl ta i.

C ara interna SWC° ^ el seno


sa&alsuper¡ot
fontal

Por<
'«° n supraorb¡

Bor<lenasal c>gomática
EsPina nasal tíego
-t rr oo n-■t a l’
e n e l a d u l t o . Vl s t a
Posterior.
La osteopatía craneal Capítulo 1

Sutura coronal

"\

Línea temporal

Frontal en el adulto. Vista fronto-lateral.

Espina nasal

Frontal en el adulto. Vista inferior.

165
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

□ Uniones fasciales
- Fascia temporal.

□ Membranas intracraneales
- Hoz del cerebro: se extiende a lo largo del agujero ciego,
la cresta frontal y los bordes del surco del seno longitudi­
nal superior.

O Relaciones con los nervios craneales y el encéfalo


- Lóbulo frontal: intelecto, motricidad voluntaria, carácter,
expresión y centro olfativo.
- Nervio supraorbitario, ramo lateral (V/l): en el agujero
supraorbitario.
- Nervio supraorbitario, ramo medial (V/l): en el agujero
frontal.
- Nervio lagrimal (V/l): en la cara orbitaria.
-.N ervio etmoidal anterior (nervio nasociliar, V/l): en el
agujero etmoidal anterior de la sutura frontoetmoidal.
- Nervio etmoidal posterior (nervio nasociliar, V/l): en el
agujero etmoidal posterior en la sutura frontoetmoidal.

3.3.3. Los temporales


El temporal es un hueso par y periférico.
a) Desarrollo:
El temporal se desarrolla mediante 4 procesos de osifica­
ción, comprendiendo cada uno varios puntos secundarios:
661
La osteopatía craneal Capítulo 1

- Un centro para la escama.


- Un centro para el peñasco.
- Un centro para el círculo del tímpano.
- Un centro para la apófisis estiloides.
Los tres últimos centros aparecen en pleno cartílago. El pri­
mero (destinado a la escama) se desarrolla directamente, sin
existencia de cartílago, durante la trama embrionaria.

1. La escama

Comienza a osificarse al 3ermes de la vida fetal. Se desarrolla


por 3 puntos de osificación diferentes:
- el punto cigomático, en la base de la apófisis cigomática,
- el punto escamoso, sobre la parte escamosa propiamente
dicha, un poco por encima del anterior,
- el punto epitimpánico, un poco por encima del círculo del
tímpano.

2. El peñasco

Comienza a osificarse hacia el 4o mes de vida intrauterina.


Se desarrolla mediante numerosos puntos de osificación, en
total 26, de los que 17 son primitivos y 9 complementarios.
De los 17 puntos primitivos, 2 están destinados al caracol, 6
a los canales semicirculares, 9 a los huesillos del oído.
Los 9 puntos complementarios se reparten de la manera
siguiente: 3 para el caracol, 3 para los canales semicirculares,
1 para el techo de la caja, 1 para el temporal (como después
lo demostró Beclard, el temporal depende del peñasco y po­
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

see excepcionalmente uno o dos puntos que propiamente le


pertenecen).

3. El círculo del tímpano


Se osifica desde el 5o mes por 3 puntos diferentes:
- un punto medio o inferior.
- un punto anterior.
- un punto posterior.
Estos 3 puntos se osifican entre ellos muy rápidamente de
manera que formen un círculo óseo interrumpido únicamente
por su parte posterior.
Las transformaciones sucesivas que sufre el círculo del tím­
pano forman esta cisterna ósea que constituye la mayor parte
del conducto auditivo externo.

4. La apófisis estiloides se desarrolla a expensas de una parte


del 2° arco branquio-cartilaginoso

Su osificación es tardía comparándola con las otras tres pie­


zas: estos puntos de osificación no aparecen hasta el 8o año.
Generalmente se cuentan 2:
- uno al nivel de la base,
- el otro en su parte media.
A veces existe un tercero al nivel de la punta.
La osificación de las tres piezas esenciales del temporal (es­
cama, porción petrosa y porción del tímpano) comienza en el
último mes de vida fetal.
La osteopatía craneal Capítulo 1

En el nacimiento, esta osificación está ya muy avanzada.


Termina en el primer año o en la primera mitad del segundo.
En cuanto a la apófisis estiloides, no se suelda al temporal
hasta los 12 años aproximadamente.
Las cavidades mastoideas no existen en el neonato. Hacia
el fin del primer año aparecen por reabsorción gradual de la
capa del tejido óseo que separa, a su nivel, la capa externa de
la interna.
Estas cavidades, análogas en esto a los senos frontales, au­
mentan con la edad y presentan su grado máximo de desarrollo
en la vejez.

El temporal al nacer.
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

Apófisis cigomática -O ra temporal

~ Orificio auditivo
externo
Tubérculo articular' /" -Foramen mastoideo

Fosa mandibular'' y ' j


■■ '-Conducto auditivo
/ externo
Fisura petrorimpánica ' "-y"
■ \ Fisura timpanomastoidea
Apófisis esdloides Apófisis raastoides

Temporal en el adulto. Vista lateral.

Surco arterioso

f Apófisis
cigomática
Orificio auditivo interno:
Nervio facial. Nervio auditivo
Nervio intermediario de W risberg
Foramen mastoideo: Arteria auditiva exrema
v. emisaria
Raina de la a. occipital Vértice de la porción
petrosa
Surco del seno sigmoideo
Apófisis esdloides

Temporal en el adulto. Vista interior.

70
La osteopatía craneal Capítulo 1

-Apófisis cigomática

\■■
V -■

■Tubérculo articular

Conducto
carocfdeo: /
S :, ■Fosa mandibular
Arteria carótida _Z__r_ r
0 l>\
interna -Orificio auditivo externo
Plexo carotideo de!
gran simpático

Apófisis estiloides -Apófisis mastoides


Fosa yugular

Foramen estilomastoideo -Escotadura mastoidea


N’c n io fací
Arteria y vena esuioinasroidt

w C— "Foramen mastoideo:
v. emisaria
Rama de la a. occipital
v
w
Temporal en el adulto. Vista caudal.

□ El temporal en el adulto

0 Límites

- Anterior: esfenoides y cigomático.


- Superior: parietal.
- Posterior: occipital.
- Inferior: mandíbula.
71
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

□ El temporal se articula con otros 5 huesos


1 occipital, 1 parietal, 1 esfenoides, 1 malar, 1 mandibular y,
gracias a la apófisis estiloides, está en relación con el arco hioi-
diano.

□ Uniones fasciales
- Fascia temporal: desde la línea temporal superior, cu­
briendo el músculo temporal, se extiende hasta el arco ci­
gomático.
- Lámina superficial de la fascia cervical.
- Lámina prevertebral de la fascia cervical: en la sutura oc-
cipitotemporal y el conducto carotídeo.
- Aponeurosis interpterigoideal: en la escotadura petrotim-
pánica.
- Faringe: en el agujero rasgado y la superficie inferior de la
porción petrosa hasta el agujero carotídeo, por donde pasa
la arteria carótida interna.

Membranas intracraneales

- Tienda del cerebelo: a lo largo de la apófisis mastoides y


en el borde superior de la pirámide del hueso petroso.

Relaciones con los pares craneales y el e?2céfalo

- Lóbulo temporal: en la bóveda craneal media.


- Cerebelo: en la cara posterior de la porción petrosa.
La osteopatía craneal Capítulo 1

- Nervio ocular común (DI): en el borde superior de la por­


ción petrosa.
- Nervio patético o troclear (TV): en el borde superior de la
porción petrosa.
- Nervio trigémino (V): el ganglio del trigémino en el saco
dural en las impresiones del trigémino en la superficie an­
terior del hueso petroso.
- Nervio motor ocular externo (VI): en el vértice del aguje­
ro petroso.
- Nervio facial (VH) y nervio intermedio: a través del con­
ducto auditivo interno en el conducto facial; unión en el
punto de curvatura: gangliogeniculado; en las cuerdas del
tímpano, ramificaciones de fibras sensoriales y sensibles;
parte principal a través del agujero estilomastoideo.
- Nervio vestibulococlear (VIH): a través del conducto au­
ditivo interno hacia el órgano del equilibrio y el oído.
- Nervio glosofaríngeo (EX), nervio vago (X) y nervio acce­
sorio (XI): en la escotadura yugular con la apófisis intra-
yugular.
- Nervios petroso mayor y menor: en el surco del mismo
nombre.
- Fibras parasimpáticas: se extienden en parte con el nervio
facial e inervan el tímpano.
Nota: el VI par craneal está unido fibrosamente con el liga­
mento esfenopetroso y se extiende entre el ligamento y el hue­
so petroso. Por ello, el nervio ocular motor externo (VI), es
especialmente sensible a las tensiones que provienen de la tien­
da y del ligamento esfenopetroso. Como consecuencia, pueden
producirse trastornos oculares, como el bizqueo por fatiga.
73
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

3.3.4. Los cigomáticos o malares

El malar es un hueso par y periférico.

□ Desarrollo
Injustamente, la mayor parte de los anatomistas han deriva­
do el hueso malar a un solo punto de osificación.
Quain y Kolliker admitieron la existencia de dos.
Rambaud y Renault incluso describen 3, uno para la porción
cigomática del hueso y 2 para la porción orbital.
Estos 3 puntos de osificación, bien visibles hacia el final del
segundo mes, están totalmente osificados en el 5o mes de vida
intrauterina.
Teóricamente, el hueso malar se compone de 3 piezas óseas:
- una pieza anterior o pre-malar,
una pieza posterior, situada detrás de la anterior o post­
malar,
- una pieza inferior o hipomalar, respondiendo a la parte
inferior del hueso.

□ En el adulto
• Límites
- Anterior: maxilar superior.
- Posterior: temporal.
- Superior: frontal.
- Medial: esfenoides.
74
La osteopatía craneal Capítulo 1

Malar en el adulto. Vista lateral.

□ El hueso malar se articula con otros 4 huesos:

1 maxilar superior, 1 frontal, 1 temporal, 1 esfenoides.

□ Unionesfasciales
- Fascia temporal: en la apófisis temporal.

□ Relaciones con los nervios encefálicos

- Nervio cigomático (V/2): en el agujero cigomaticoorbita-


rio en la cara orbitaria, proveniente de la fosa pterigopa-
latina. Se divide en los siguientes ramos:
® Ramo cigomaticotemporal (V/2): en el agujero cigo-
maticotemporal en la cara temporal.
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

Ramo cigomaticofacial del nervio cigomático (W2): en


el agujero cigomaticofacial de la cara lateral.

3.3.5. Los maxilares superiores


El maxilar superior es un hueso par y periférico.

□ Desarrollo
Generalmente, se admite que el maxilar superior se desarro- ¡
lia mediante 5 puntos de osificación. Estos 5 puntos no están :
precedidos de cartílagos: semejantes en esto a los centros de ;
osificación de la bóveda del cráneo, aparecen en la trama em­
brionaria hacia el final del 2o mes.
- De estos 5 puntos, el externo, pieza malar, está situado j
fuera y corresponde a toda la porción del maxilar com- !
prendido entre el agujero infraorbital y el borde posterior i-
del hueso.
- El segundo, pieza orbitonasal, está situado en la parte in- i
tema del techo de la órbita, así como el seno maxilar.
- El tercero, pieza nasal, comprende toda la porción del hue­
so situado entre el diente canino y la apófisis ascendente.
- La cuarta, pieza palatina, se desarrolla hacia dentro de los
dientes superiores y se coloca en la línea medial, constitu­
yendo las % posteriores de la apófisis palatina.
- La quinta, forma la pieza incisiva, la más interesante de
todas debido a lo discutida que ha sido entre los anatomis­
tas, desde Vesale hasta hoy
La pieza incisiva se sitúa entre la pieza nasal y la línea me­
dial; su parte inferior cuboide acoge a los dos incisivos y cons­
La osteopatía craneal Capítulo 1

tituye lA anterior de la apófisis palatina. Su parte superior, en


láminas, se coloca junto a la porción nasal y forma la porción
más interna de la apófisis ascendente.
El límite que separa a la parte incisiva de la palatina se le
denomina canal palatino anterior. No es raro hallarlo en los
maxilares de los adultos y a lo largo de este canal, existen trazos
muy notables de la osificación de estas dos piezas.
El seno maxilar está reducido, al principio, a una simple depre­
sión o fosa: la fosa maxilar, situada en la parte interna de la pieza
orbitonasal. El canal alveolar está en contacto con el infraorbital.
Es más tarde cuando todos los centros de osificación se unen,
y la fosa maxilar se prolonga en el espesor del hueso, separa
cada vez más la pared orbital del reborde alveolar y, finalmente,
alcanza las dimensiones que le caracterizan en el adulto.
Las diversas piezas óseas que hemos señalado se osifican de
una manera satisfactoria al final del 6° mes según Rambaud y
Renault, constituyendo así un hueso único.
Estos dos autores describieron en el maxilar un 6° punto de
osificación: bajo el vómer, dando origen a la pieza infravome-
riana. Este pequeño hueso tiene la forma de una cuña, hundido
entre la pieza incisiva y la palatina. Es el que se interpone entre
ambos canales palatino derecho e izquierdo, con su homónimo
al otro lado, transformando ambos en un solo canal: el conduc­
to palatino inferior.

□ El maxilar superior en el adulto

° Límites
- Superior: frontal.
- Superomedial: etmoides.
77
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

Lateral: cigomático.
Posterosuperior: lagrimal.
Anterosuperior: nasal.
Superior: vómer.
Medial: maxilar superior del lado contrario y concha nasal
inferior.

Apófisis ascendente

Cresta lagrimal anterior

Orbicular
Cara orbitaria, Elevador del labio superior
y del ala de la nariz
Corredera suborbitaria Elevador del labio superior

Espina nasal anterior

Cumbre1
Fosa mirtifomie

Mirtiforme

Eminencia canina
Cara posteroexterna
Canino'

Buccinador
Cara anteroextema
Fosa canina

Maxüar superior en el adulto. Vista externa.

78
La osteopatía craneal Capítulo 1

Lúnula lagrimal
Cresta turbinal superior
Hiato maxilar

Trígono palatino
Cresta turbinal inferior'

Fisura palatina
Corredera lagrimal Corredera palatina
posterior
Espina nasal anterior’ Parte nasal
Parte bucal
Cresta incisiva

Apófisis palatina
Maxilar superior en el adulto. Vista interna.

Rodete palatino

Maxilar superior en el adulto. Vista inferior.

79
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

E3 El maxilar superior se articula con otros 8 huesos


y 9 con su homólogo
1 frontal, 1 etmoides, 1 maxilar superior del lado opuesto, 1
hueso malar, 1 unguis, 1 hueso propio de la nariz, 1 vómer, 1
cornete inferior, 1 palatino.
En casos raros, se articula al nivel del borde infero-externo
de la órbita, con el ala mayor del esfenoides.

□ Unionesfasciales
- Fascia bucofaríngea: sobre el músculo buccinador.

□ Relaciones con los nervios encefálicos


- Nervio maxilar (V/2): en la fisura orbitaria inferior.
- Nervio infraorbitario (V/2): en el agujero infraorbitario
(el nervio maxilar proviene de la fosa pterigopalatina, pe­
netra en el conducto infraorbitario y lo abandona como el
nervio infraorbitario).
- Nervios alveolares superiores (V/2): en los conductos al­
veolares en la parte posterior de la cara infratemporal. Del
nervio infraorbitario en la fosa pterigopalatina surgen los
ramos para la inervación de los dientes y las encías del
maxilar superior.
- Nervio palatino mayor: en el conducto palatino mayor.

3.3.6. Los palatinos


El palatino es un hueso par y periférico.
La osteopatía craneal Capítulo 1

□ Desarrollo

El palatino se desarrolla mediante dos puntos de osificación


primitivos:
- uno anterior,
- otro posterior.
Estos puntos aparecen hacia el día 45.
De estos 2 puntos, el posterior forma la apófisis piramidal y
la porción de la lámina vertical que está situada hacia atrás de
la escotadura palatina; la anterior forma el resto del hueso, con
la excepción de 2 apófisis, esfenoidal y orbitaria.
Estas últimas apófisis provienen de dos centros apofisarios
complementarios, los cuales aparecen bastante más tarde.
Hay que remarcar que las láminas horizontal y vertical tie­
nen la misma longitud al nacer.

□ Los palatinos en el adulto

0 Límites

- Anterior: maxilar superior.


- Posterior: esfenoides.
- Superior: vómer y etmoides.

□ El palatino se articula con otros 6 huesos incluido


su homólogo

1 palatino del lado opuesto, 1 esfenoides, 1 maxilar superior,


1 etmoides, 1 vómer, 1 comete inferior.
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

Escotadura esfenopalatina

Palatino en el adulto. Vista posterior.


La osteopatía craneal Capítulo 1

□ Unionesfasciales
Aponeurosis palatina: en el borde posterior de la lámina
horizontal.

□ Relaciones con los nervios encefálicos


- Nervio palatino mayor (V/2): en el conducto palatino ma­
yor y el agujero palatino mayor hacia el paladar duro y las
glándulas.
- Nervios palatinos menores (V/2): en el conducto mayor y ra­
mos hacia los agujeros palatinos menores en el paladar blando.
- Nervio nasopalatino: a través del agujero esfenopalatino
en la nariz, a lo largo del tabique nasal.
- Rama faríngea del nervio maxilar: en el conducto palato-
vaginal.
- Ganglio pterigopalatino (un ganglio parasimpático): en la ca­
vidad pterigopalatina, que está limitada por arriba por el hue­
so esfenoides y medialmente por la lámina perpendicular.

3.3.7. La mandíbula
Es un hueso par y periférico que forma parte de la esfera de
influencia indirecta del occipital.

1. Período intrauterino
La mandíbula es primitivamente doble y cada una de sus mita­
des se desarrolla de una manera absolutamente independiente.
Este hueso parece ser un hueso mixto desarrollándose, a la
vez, en parte en la trama conjuntiva embrionaria y en parte en
el cartílago preexistente.
183
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

Cada mitad de mandíbula proviene, según Rambaud y Renault,


de 6 puntos de osificación visibles desde el día 50 de vida in­
trauterina:
a) El punto inferior: es visible hacia el día 30-3 5. Se trata de
un pequeño conjunto de granulaciones óseas situadas ha­
cia el borde inferior del hueso.
b) El punto incisivo: está situado a cada lado de la sínfisis,
en la región que ocuparán más tarde los incisivos.
c) El punto suplementario del agujero mentoniano: es una
laminilla que coopera, por su cara inferior, a formar este
agujero mentoniano.
c) El punto condilar: formará el cóndilo y la porción subya­
cente de la rama.
e) El punto coronoideo: a expensas del cual se desarrollan la
apófisis coronoide y la porción de la rama que le sirve de
base.
f) El punto de la espina de Spix: situada en la cara posterior
del hueso, desde el orificio superior del futuro canal denta­
rio hasta la pieza incisiva. El canal dentario, en su origen,
se reduce a una simple hendidura que va, de atrás adelante,
por el borde superior de la mandíbula: es la fosa dentaria.
Hacia el 5o mes de vida fetal aparecen, en la parte anterior
de esta fosa, tabiques transversales destinados a separar los dos
incisivos, el canino y los dos premolares. Estos tabiques son los
orígenes de los alveolos.

2. En e l n a cim ien to

A partir de este período se desarrollan, de la misma manera,


los alveolos de los grandes molares y estos alveolos, a la vuelta,
La osteopatía craneal Capítulo 1

completan la parte correspondiente del canal dentario al for­


mar su pared superior.
El canal dentario del niño y del adulto representa así la fosa
primitiva del feto, transformado en canal completo por la apa­
rición por encima de ellos de alveolos dentarios, tanto de los
dientes de leche como de los molares.
Al nacer, la mandíbula se compone de 2 mitades indepen­
dientes, una izquierda, otra derecha, unidas ambas por un teji­
do conjuntivo en la línea media.
La osificación medial de las dos mitades de la mandíbula, de
donde surge la sínfisis mentoniana, se efectúa poco tiempo
después del nacimiento, hacia el 2o o 3er mes. En el curso de la
existencia, esta sínfisis mentoniana conserva, sin embargo, un
cierto grado de maleabilidad.
Tras la osificación de las dos piezas de la mandíbula apare­
cen, en la cara posterior de la sínfisis, dos pequeños tubérculos
óseos denominados tubérculos mentonianos.
Entre las modificaciones que nos presenta la mandíbula en
el curso de su evolución, uno de los cambios más interesantes
que sufre, en su abertura, es el ángulo formado por el encuen­
tro del eje del cuerpo y del eje de la rama. Primitivamente, en
los primeros estados de la osificación, el cuerpo y la rama esta­
ban casi en la misma línea; dicho de otro modo, continúan co­
locados en un ángulo muy obtuso, cerca de 180°.
. En el nacimiento, este ángulo no es más de 130-135°. Des­
pués disminuye progresivamente como consecuencia de los
enderezamientos de la rama, de la infancia a la adolescencia, y
de ahí al estado adulto, de manera que se acerca al ángulo recto
y, a veces, incluso lo alcanza. Después, en la vejez, se vuelve de
nuevo obtuso: la rama, evolucionando ahora en sentido inver­
so, tiende a volver a la posición oblicua que presentaba en la
infancia.
85
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

Osificación
mandibular (6a s.i.)

Mandíbula del recién nacido

Mandíbula del adulto. Dentición definitiva

86 |
La osteopatía craneal Capítulo 1

□ La mandíbula en el adulto
o Límites

- Superior: temporal.

Cabeza mandibular
Proceso coronoides Cuello mandibular

Proceso condilar

Rama ascendente
Proceso
alveolar

Protuberancia
mentoniana Ángulo mandibular

Agujero mentoniano

W
/// Orifjrin
mandibular

Línea milohioidea

Tuberosidad pterigoidea

Fosa sublingual Surco müotioideo


Proceso
Superficie coronoides
articular

Tuberosidad
pterigoidea Surco milohioideo
Espina mentoniana

Línea milohioidea

La mandíbula en el adulto: 1, vista lateral. 2, vista interna. 3, vista posterior.


Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

3. La mandíbula se articula con otros 2 huesos


Los huesos temporales por mediación de una articulación con­
siderada como «diartroidal» en el concepto osteopático craneal.

□ Unionesfasciales
- Lámina superficial de la fascia cervical.
- Fascia mesentérica: sobre el músculo masetero.
- Fascia bucofaríngea: sobre el músculo buccinador.
- Aponeurosis pterigotemporomandibular.
- Faringe: en la línea milohioidea.

□ Relación con los nervios encefálicos


- Nervio alveolar inferior (V73): en el conducto milohioideo.
- Nervio mentoniano (ramo del nervio alveolar inferior):
en el agujero mentoniano.
- Nervio milohioideo (ramo del nervio alveolar inferior):
en el su rco milohioideo.
- Nervio mesetérico (ramo del nervio alveolar inferior): en
la escotadura sigmoidea.

□ Relación con las partes blandas


- Músculos linguales.
- Glándula sublingual y submandibular.

3.4. ALGUNOS HUESOS DE LA CARA


3.4.1. Los com etes inferiores
El comete inferior es un hueso par.
La osteopatía craneal Capítulo 1

a) Desarrollo: se desarrollan por un solo punto de osifica­


ción que se muestra muy tarde, en el 4° ó 5° mes tras el
nacimiento.
b) Variedades: los cornetes inferiores pueden osificarse
enteramente en el adulto, bien con el maxilar superior,
bien con el etmoides. Hyrtl observó a algunos individuos
que no tenían cometes inferiores.
c) El comete inferior se articula con otros 4 huesos: 1
etmoides, 1 maxilar superior, 1 unguis, 1 palatino.
El cornete inferior o subetmoidal es el mayor de los cor­
netes. Concurre a formar el conducto nasal y a estrechar
la entrada del seno maxilar.

Cornete nasal inferic

'C om ete nasal superior


-C om ete nasal medio
■Apófisis unciforme
C om ete nasal inferior

Corte frontal a la altura del etmoides


Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

3.4.2. Los huesos propios de la nariz


El hueso propio de la nariz es un hueso par.
a) Desarrollo: cada uno de los huesos propios de la nariz I
se desarrolla por un solo punto de osificación que apare- I
ce hacia la mitad del tercer mes de vida intrauterina.
b) Variedades: la región de los huesos propios de la nariz |
presenta a veces pequeños huesos supernumerarios. Al- r
gunas veces, existe una pequeña pieza ósea entre el fron- i
tal y el borde superior de los huesos de la nariz (hueso ¡
supernumerario intemasal), o incluso a lo largo del bor- i-
de inferior (hueso supernumerario subnasal). (
Los dos huesos propios de la nariz pueden osificarse en i
la línea medial en una sola pieza ósea, disposición ñor- ¡
mal en el chimpancé desde los dos años, así como en el í
gorila.
c) El hueso propio de la nariz se articula con otros 4 |
huesos: 1 hueso propio del lado opuesto, 1 maxilar su- f
perior, 1 frontal, 1 etmoides.

Hueso nasal derecho. Vista lateral.

90
La osteopatía craneal Capítulo 1

d) Límites:
- Superior: frontal.
- Lateral: maxilar superior.
- Posterior: etmoides.
- Medial: hueso nasalheterolateral.

3.4.3. Los huesos lagrimales o unguis


El unguis es un hueso par.
a) Desarrollo: se desarrolla mediante un solo punto de
osificación que aparece generalmente al 3er mes de vida
intrauterina.
b) Variedades: es el caso en el que el unguis es muy peque­
ño (incluso puede faltar). Entonces el canal lágrimo-na-
sal está formado en su totalidad por el maxilar al que
puede unirse el etmoides (caso extremo).
Igualmente, puede faltar la cresta del unguis o simple­
mente su gancho terminal.
En un caso observado por Gruber, la falta del hueso
unguis era reemplazada por una serie de laminillas óseas
desprendidas de los huesos vecinos. Hyrtl vio el unguis
constituido por dos piezas que formaban una sutura
vertical.
Puede existir, delante del unguis, una pieza supernume­
raria: el hueso lagrimal accesorio de Rosseau, pero per­
tenece al maxilar superior.
El unguis puede no presentar ninguna relación de con­
tacto con el hueso plano, como consecuencia de la inter­
posición entre estas dos piezas óseas del frontal y del
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

maxilar superior, disposición normal en el gorila y el


chimpancé.
c) El unguis se articula con otros 4 huesos: 1 maxilar
superior, 1 frontal, 1 etmoides, 1 comete inferior.
d) Límites:
- Anterior e inferior: maxilar superior.
- Posterior: etmoides.
- Superior: frontal.
- Inferior: cornete nasal inferior.
- El lagrimal participa en la formación de la pared in­
terna de la cavidad ocular y la pared externa de la
nariz.

Cresta lagrimal posterior

Surco lagrimal

Fosa del saco lagrimal

Gancho lagrimal

Lagrimal. Vista externa.


La osteopatía craneal Capítulo 1

— Sutura frontonasal
Sutural

— Nasal

mm
2 . ■Orificio infraorbitario

Comete nasal inferior* I


ft “ ■Vómer

•Espina nasal anterior

II '

Algunos huesos de la cara. Vista frontal.

^ &

Algunos huesos de la cara. Vista frontolateral.

93
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

4 . L as s u t u r a s c r a n e ale s

La sutura constituye la unión entre dos huesos craneales ad­


yacentes. (Dibujos págs. 5 y 6.)

4.1. FUNCIÓN
Las suturas permiten:
- Una movilidad en el cráneo mínima, pero imprescindible.
- El crecimiento del cráneo.
- La unión y sujección de los diferentes huesos del cráneo,
junto con la duramadre intracraneal.
- Resistencia y protección frente a las influencias mecáni­
cas, como golpes, caídas, compresiones...
- El paso a través del canal del parto gracias a su movilidad
durante el nacimiento junto con las fontanelas.

4.2. FORMA
Las suturas craneales varían en forma y estructura:
Sincondrosis: es la unión cartilaginosa entre dos huesos.
Ejemplo: sincondrosis esfenobasilar, SEB o la sutura petroyu-
gular.
Sindesmosis: Es una unión ligamentaria de tipo sutural:
- Sutura escamosa: los bordes anchos inclinados de los hue­
sos se sobreponen en forma de escama: ejemplo: sutura
parietoescamosa.
941
La osteopatía craneal Capítulo 1

- Sutura serrata o denticulada: es una sutura dentada. Las


áreas con más dientes representan las zonas de crecimien­
to más activo. Cuanto mayores son los dientes, mayor es
el movimiento de la sutura. Ejemplo: sutura sagital, tem-
porocigomática.
- Sutura escamoserrata: es el encaje de una superficie arti­
cular inclinada, de manera que los huesos no solamente se
ensamblan, sino que también se superponen. Ejemplo:
sutura lambdoidea, sutura coronaria.
- Sindesis: una superficie del hueso craneal encaja en el
reborde del adyacente. Ejemplo: sutura esfenovome-
riana.
- Sutura plana: la estructura es plana, al igual que la sutura
escamosa, permitiendo una especie de deslizamiento y de
separación. Ejemplo: sutura nasomaxilar.
- Gomfosis: unión en forma de taco, en la cual el extremo
óseo en forma de cono encaja en el hueso del hueso cra­
neal vecino. Ejemplo: fijación dentaria en las apófisis
alveolares.

4.3. DISFUNCIÓN DE LAS SUTURAS

Las disfunciones craneales dan lugar a una compresión de


los vasos sanguíneos, fibras nerviosas y terminaciones nervio­
sas intrasuturales (Retzlaff). Por lo tanto, las compresiones su­
turales producen una isquemia de las suturas y ésta, a su vez,
dolores a través de las fibras nerviosas no mielinizadas. Se sos­
pecha la posibilidad de trastornos funcionales del sistema ner­
vioso central, provocando trastornos de comportamiento y
emocionales.
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

5. M e n in g e s Y MEMBRANAS INTRACRANEALES
E INTRAESPINALES

5.1. MEMBRANAS INTRACRANEALES


(ver páginas 143, 144 y 145)

5.1.1. Piamadre
Es la meninge que contiene los vasos sanguíneos y la que se
encuentra en el plano más profundo. Es una fina capa de tejido
conjuntivo que se ajusta perfectamente a las involuciones de la
sustancia cerebral, aunque sin estar unida a la misma. Desde
ella se extienden los vasos al interior del encéfalo.
Forma imas redes de venas en forma de vellosidades, los
plexos coroideos, que penetran en los ventrículos del cerebro y
forman el líquido cefalorraquídeo.

5.1.2. Aracnoides

Es esponjosa y translúcida. Se compone de dos capas. La


externa se encuentra junto a la duramadre, sin estar unida a
ella, la separa una estrecha ranura, el espacio subdural, en el
cual existen venas y nervios. La capa interna está formada por
muchas pequeñas trabéculas.
El espacio situado entre la aracnoides y la piamadre se lla­
ma espacio subaracnoideo. Contiene LCR y forma los espa­
cios cefalorraquídeos externos. En algunos puntos, se forman
espacios llenos de LCR denominados cisternas. Se conocen
las siguientes:
- Cisterna cerebelomedular: es la de mayor tamaño y está
situada entre el cerebelo y la médula espinal.
La osteopatía craneal Capítulo 1

- Cisterna interpeduncular: se localiza entre el ángulo y la


base del mesencéfalo, los pedúnculos cerebrales y el puen­
te de Varolio.
- Cisterna quiasmática: se encuentra en el quiasma óptico.
- Cisterna ambiens: se encuentra entre la superficie externa
del cerebelo, la lámina tectal y la epífisis. En los conduc­
tos de salida al interior del cráneo, sobre todo en el seno
recto, se encuentran unas vellosidades llamadas vellosida­
des aracnoideas. A través de ellas, el LCR fluye hacia el
sistema venoso.

5.1.3. Duramadre
Está formada por tejido conjuntivo firme, compacto e irregu­
lar, con numerosas fibras de colágeno. Es muy tensa y no permi­
te el paso del LCR. Se divide en duramadre perióstica y dura­
madre meníngea, entre las que se sitúa el espacio epidural.
- Duramadre perióstica: es el sistema de sujección más im­
portante de los huesos craneales, hasta que las suturas se
cierran. En los niños está fuertemente unida a las suturas,
mientras que en los adultos puede separarse de ellas.
La duramadre perióstica se prolonga en los orificios cra­
neales en el pericráneo y en la fisura orbitaria superior en
el periostio de la cavidad ocular.
- Duramadre meníngea: se separa en algunos puntos de la
duramadre perióstica, formando espacios para los vasos
sanguíneos venosos, constituyendo el sistema de drenaje
del interior del cráneo. Esta capa se une a su homologa
del lado contrario. Esta unión forma la hoz del cerebro y
la hoz del cerebelo, verticalmente, y la tienda del cerebe­
lo, horizontalmente.
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

La duramadre meníngea se prolonga en los nervios cra­


neales aferentes en el epineurio (vaina o cubierta de un
tronco nervioso).
La envoltura del nervio óptico se prolonga en las escleras del
globo ocular.
El aro tendinoso de los cuatro músculos rectos del ojo está
firmemente unido con la envoltura de la duramadre del nervio
óptico y del periostio que allí se encuentra. Por ello, son posi­
bles conexiones patológicas entre la tensión de la duramadre y
los músculos oculares, así como el tono de los músculos ocula­
res y la tensión de la duramadre.

5.1.4. Hoz del cerebro


La hoz del cerebro separa los dos hemisferios cerebrales.
Su inserción anteroinferior se realiza en la crista galli del
etmoides. Continúa por el agujero ciego, la cresta frontal y
los bordes del surco del seno sagital superior del frontal, so­
bre la cresta parietal y sobre el surco sagital del occipital hasta
la protuberancia occipital interna. En esta zona, la hoz del
cerebro participa en la formación del seno recto, donde se
separan los dos tabiques de la hoz y se convierten en la tienda
del cerebelo.
En los temporales se forma el seno sagital. El borde inferior
libre forma el seno sagital inferior.

5.1.5. Tienda del cerebelo


Separa el cerebro del cerebelo, extendiéndose en forma de
tienda sobre el cerebelo. En la zona superior de la tienda del
cerebelo se encuentran:
La osteopatía craneal Capítulo 1

- los hemisferios del encéfalo,


- los núcleos snbcorticales,
- el tálamo.
Se origina en el seno recto, junto con la hoz del cerebro y
cerebelo. En su región posterior se une a la protuberancia
occipital interna y, a ambos lados, con las crestas oblicuas
del occipital, donde forma el seno transverso. A ambos la­
dos, se extiende a lo largo del seno y de la sutura parieto-
mastoidea para insertarse con su capa superior sobre el án­
gulo inferoposterior del temporal. Su inserción inferior se
sitúa sobre la apófisis mastoides del temporal, zona de inser­
ción muy importante. Desde aquí, se extiende por el borde
superior de la porción petrosa, formando el seno petroso
superior. En la parte anterior, la tienda del cerebelo se in­
serta sobre las apófisis clinoides, anteriores y posteriores,
del cuerpo del esfenoides.
En el área donde los vértices izquierdos de la tienda del ce­
rebelo cruzan por encima de los externos, se encuentra el ner­
vio troclear, el cual se puede ver afectado por las tensiones de
la tienda del cerebelo.

5.1.6. Hoz del cerebelo

Divide en dos hemisferios el cerebelo, insertándose sobre la


cara inferior de la tienda del cerebelo, extendiéndose desde la
protuberancia occipital interna a lo largo de la cresta occipital
hasta el agujero occipital. Aquí, participa en la formación del
anillo fibroso que rodea el agujero occipital, prolongándose
como duramadre en la médula espinal. También participa en la
forma del seno recto.
99
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

5.1.7. Diafragma de la silla turca


Se extiende horizontalmente, cubriendo la silla turca, e in­
sertándose en los bordes laterales donde se funde con la dura­
madre. Rodea la hipófisis y se une a la silla turca. Presenta co­
nexión con el esfenoides a través de la unión que tiene con la
tienda del cerebelo, a través del hiato diafragmático deja pene­
trar el pedúnculo de la hipófisis.

5.1.8. Inervación de las meninges intracraneales


La porción superior del sistema de la duramadre es inerva­
do, principalmente, por los ramos del nervio trigémino (V
par craneal), y por la porción inferior de los tres primeros
nervios cervicales y ramos del nervio vago. Todos los nervios
meníngeos cuentan con fibras provenientes del ganglio cer­
vical superior.
A nivel parasimpático, la duramadre es inervada por el ner­
vio petroso mayor (desde el nervio VII, bis) y los ramos del
nervio vago y del nervio glosofaríngeo.

5.1.9. Funciones del sistema membranoso intracraneal


- Junto con el LCR, mantienen y apoyan la forma del cerebro.
- Fortalecimiento de la forma del cráneo.
- Protección ante traumatismos craneales.
- Coordinación en los movimientos de los huesos del crá­
neo y sacro.
- Conservación del equilibrio ante las fuerzas axiales pro­
ducidas por el peso de la cabeza y el tono compensador de
la musculatura suboccipital.
La osteopatía craneal I Capítulo 1

- Según L. Bnsqnet representan el «cinturón de seguridad»


del cráneo para el cerebro y cerebelo.

5.1.10. Consecuencias patológicas de la tensión


de la duramadre
Las membranas de la duramadre del cráneo son especial­
mente sensibles al dolor en el entorno de las ramas de la arteria
meníngea media. La sintomatología principal generada por
este hecho está representada por:
- Alteraciones del drenaje venoso del cráneo a través del
seno venoso.
- Alteraciones de la irrigación vascular de los tejidos.
- Alteración de la fluctuación del LCR.
- Afectación de la hipófisis (a través del diafragma de la silla
turca).
- Cefaleas, dolores intracraneales y retroorbitarios a través
de la inervación sensible de la duramadre (pares craneales
V, trigémino, y X, vago, y nervios cervicales 1, 2 y 3).
- Dolores faciales y tensiones en los músculos masticadores
a través del V par craneal, el trigémino, y el ganglio trige-
minal (recubierto por la duramadre).
- Reducción del drenaje craneal.
- Problemas funcionales de todos los nervios y ganglios en­
cefálicos, principalmente en aquellos puntos de relación
con la duramadre.
- Limitación de la movilidad craneal y sacra.
- Trastornos funcionales de los nervios espinales.
101
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía ¡

Transmisión de las tensiones de la duramadre a través de las


conexiones fasciales y el epineurio de los nervios espinales.

ÁREA DE LA DURAMADRE IRRADIACIÓN DEL DOLOR


SENSIBLE AL DOLOR
Cavidad craneal anterior
- Surco del n ervio olfatorio O jo h o m o lateral o detrás del ojo
- A las m enores del esfenoides
- D orso de la silla tu rca
- B ase de la apófisis clin o ides an terio r
Cavidad craneal media
- C avidad trig em in al ■ R eg ió n facial
- S illa tu rca R eg ió n p arietal
- D iafragm a de la silla turca D etrás del ojo
Cavidad craneal anterior
- Á rea del seno transverso y sigm oideo D etrás de la oreja
- A rea cercana d el agu jero occip ital O ccip ital y nuca
- H o z del cerebro A rea de la nuca
Hoz del cerebro
- T ercio p o sterio r y a lo largo d el seno O jo h o m o lateral
sagital superior, p o r en cim a de la
crista g alli
Tienda del cerebelo
- P resió n desde arrib a O jo y área de la p arte externa de la
- P resió n desde abajo m itad an terio r de la cabeza.
D etrás de la oreja, m itad an terio r de
la cabeza y ojo

5.2. MEMBRANAS INTRAESPINALES


5.2.1. Piamadre espinal
A ambos lados de la piamadre se extiende el ligamento den­
tado, una placa de tejido conjuntivo, hacia la duramadre espi-
10 2|
I
La osteopatía craneal Capítulo 1

nal. Este ligamento fija la médula espinal y separa las dos raíces
espinales.
La piamadre desciende por el filum termínale hacia el sacro
y lo rodea en la parte interior.
Sobre la piamadre se extienden vasos y nervios.
i

5.2.2. Aracnoides espinal

Acompaña a las raíces espinales, junto con la duramadre, ra­


zón por la que son bañadas con LCR. Siguen a los nervios ha­
cia los agujeros intervertebrales, donde rodean al ganglio espi­
nal. La aracnoides se convierte entonces en el perinurio de los
nervios espinales.
La aracnoides es extremadamente pobre en vasos y nervios.
-Él

i
5.2.3. Duramadre espinal

Se inserta firmemente en el agujero occipital como prolon­


gación de la hoz del cerebelo y la duramadre intracraneal. Se
inserta, también, en la cara posterior del arco posterior de C l,
y en C2 y C3, en el cuerpo vertebral. Termina insertándose en
el segundo cuerpo vertebral sacro.
Se une a los ligamentos atlantooccipital posterior, al atlan-
toaxial y al occipitoaxial.
El filum terminale sale del hiato sacro junto con la dura­
madre para unirse en la cara posterior del coxis en el perios­
tio, en el ligamento sacroilíaco y en el ligamento sacrotube-
roso.
103
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

5.2.4. Inervación de las meninges intraespinales


- Ramo espinal de los nervios espinales.
- Red nerviosa del ligamento longitudinal común posterior.
- Redes nerviosas perivasculares de las arterias de las raíces.

5.2.5. Membrana de tensión recíproca


Sutherland llamaba al sistema membranoso de la durama­
dre, especialmente a la meníngea, «reciprocal tensión mem-
bran system» (sistema de membrana de tensión recíproca).
A través de la unión estructural de todas las membranas
puede actuar sobre las tensiones en cualquier parte de este
sistema. Toda tracción en un punto de la membrana altera
toda la unidad y conduce hacia un nuevo equilibrio (equili­
brio inestable).

5.2.6. Consecuencias patológicas

- Las limitaciones de movilidad del sacro afectan a la movi­


lidad del occipital. Inversamente, las limitaciones de mo­
vilidad del occipital afectan negativamente al sacro.
- Cualquier alteración fisiológica de la movilidad del coxis,
por intermediación de la inserción del filum termínale en
el periostio de este hueso, provoca tensiones en la dura­
madre espinal y en las membranas intracraneales.
- Cualquier tensión de la duramadre espinal genera tensión
en el orificio de salida de los nervios espinales en el aguje­
ro de conjunción.
104
La osteopatía craneal Capítulo 1

D 6. A r t ic u l a c io n e s de l a a po n e u r o sis epicran eal

Conexión con la piel

Conexión con la duramadre

Aponeurosis epicraneal

f
Temporal

Masetero

Fascia cervical superficial


Capítulo 1 I Cuadernos de Osteopatía

0 7 . A r t ic u l a c io n e s d e l a s m en in g es

Periostio del cuero cabelludo


a

Venas emisarias
a

Bóveda endocraneal

Ligam ento vertebral posterior


C ara lateral de las vértebras
(Ligam ento dentado)

Periostio
Meninges del agujero
de conjunción


Sacro
Fascias periféricas por las
prolongaciones nerviosas

v
Coxis
La osteopatía craneal I Capítulo 1

G 8. Los SENOS VENOSOS DE LA DURAMADRE

Los senos, son los conductos sanguíneos venosos que hay


entre las dos capas de la duramadre y que recogen el 95 % de la
sangre venosa del cerebro y de las meninges.
Los vasos sanguíneos venosos intracraneales son los canales
principales destinados al drenaje de la sangre venosa del crá­
neo. Sus paredes se forman únicamente de duramadre, dife­
renciándose de los típicos vasos venosos:
- No tienen válvulas como otras venas típicas.
- El tono muscular no influye sobre ellas.
- No existen, en los senos venosos, musculos lisos con capa­
cidad contráctil.
- Por lo general, las venas del cerebro terminan en direc­
ción opuesta al flujo venoso general.
- La mayor parte de la sangre venosa del cráneo sale por el
agujero yugular, formado de la unión del occipital y tem­
poral, pudiéndose ver afectado por la disfunción de cual­
quiera de estos dos huesos.
El sistema de los senos de la duramadre está dividido en un
grupo superior y otro inferior:

8.1. GRUPO VENOSO SUPERIOR


- El seno sagital superior.
- El seno sagital inferior.
107
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

- El seno occipital.
- El seno recto.
- El seno transverso.
- Confluencia de los senos (troncular).
- Seno sigmoideo.

8.2. GRUPO VENOSO INFERIOR

- El seno intercavernoso anterior y posterior.


- El seno esfenoparietal.
- El seno petroso superior.
- El seno petroso inferior.
- El seno cavernoso.
Conducen la sangre venosa hacia la vena yugular y, a través
del agujero yugular, hacia el exterior del cráneo.
El LCR llega a través de la reabsorción en las vellosidades
aracnoideas hasta los órganos venosos huecos, sobre todo el
seno sagital superior.
En bipedestación, la sangre venosa sale del cráneo influida
por:
• La fuerza de la gravedad.
® La presión arterial.
• Los componentes del MRP.
En decúbito la sangre venosa sale del cráneo influida por:
• Los componentes del MRP.
• Las condiciones de tensión de la duramadre.
La osteopatía craneal Capítulo 1

Es importante tener claro la gran influencia de la duramadre


y sus membranas en el drenaje venoso del cráneo, así como las
lesiones del sistema de la duramadre o de los huesos del cráneo
sobre el drenaje venoso del cerebro.
Cualquier tensión en la duramadre puede limitar el diá­
metro del seno, limitando el drenaje de sangre venosa del
cráneo.

Seno sagital
superior V. anastomótica
Seno sagital inferior superior
V cerebral media
V. basal profunda

V. cerebral V cerebral
interna anterior

Seno
V cerebral intercavernoso
anterior
Vena cerebral
Seno recto media
Confluencia de superficial
los senos
Seno cavernoso

Seno petroso inferior


V. anastómica
inferior
Seno transverso Bulbo superior de la v. yugular

Vascularización del seno de la duramadre por las venas cerebrales


Visión derecha. La sangre recolectada en la profundidad del tejido cerebral es drenada
hacia el seno de la duramadre tanto por las venas cerebrales superficiales como por las
venas profundas. Las flechas muestran la dirección del flujo sanguíneo preferente en
los senos grandes. Debido a las numerosas anastomosis existentes, se puede dar el caso
de oclusiones aisladas o incluso completas de un segmento en el seno que permanecen
asintomáticas.

109
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

Senos de la duramadre en la base del cráneo


(corte horizontal a la altura de la tienda del cerebelo)
1. Vena oftálmica superior 10. Seno occipital 18. Seno petroso inferior
2. Seno esfenoparietal 11. Seno transverso 19. Plexo basilar
3. Seno cavernoso 12. Confluencia de los senos 20. Seno intercavemoso
4. Seno petroescamoso 13. Seno sagital superior postenor
5. Vena meníngea media 14. Seno recto 21. Plexo venoso del
6. Seno petroso superior 15. Tienda del cerebelo foramen oval.
7. Foramen yugular 16. Venas cerebrales 22. Seno intercavemoso
8. Seno sigmoideo inferiores anterior
9. Vena cerebral magna 17. Seno marginal

110
La osteopatía craneal Capítulo 1

0 9 . I r r ig a c ió n a r t e r ia l c e r e br al

A.T. Still llegó a la conclusión de que el flujo natural de la


sangre hace posible la salud:

«La sangre debe poder ir y venir sin obstáculos. El trabajo del


osteópata consiste en asegurar que la sangre pueda fluir de forma
continua por las arterias, los capilares y las venas.»

Mientras que los trastornos locales o generales del riego


sanguíneo dan lugar a enfermedades.
Según Me Catty, la libre circulación de los líquidos es para
la fisiología tan importante como el flujo sin problemas del
aceite de un motor. Cuando los conductos del aceite están blo­
queados, la máquina no trabaja con eficacia. Algo similar ocu­
rre en el cuerpo.
Por esta razón, es imprescindible conocer la anatomía de los
vasos arteriales y venosos para poder entender por qué apare­
cen determinados trastornos, de qué manera estos trastornos
están relacionados con otros tejidos del cuerpo y qué es nece­
sario para eliminar estos obstáculos.
El osteópata elimina la presión sobre las raíces nerviosas, las
arterias, las venas...; con el objetivo de recuperar la fisiología
corporal.
El cráneo recibe la sangre a través de dos sistemas arteriales:
- La arteria carótida común, que se divide en carótida ex­
terna y carótida interna.
- La arteria vertebral.
ni
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

9.1. LA ARTERIA CAROTIDA COMUN

Se divide a la altura de la 4a vértebra cervical en arteria


carótida interna y arteria carótida externa (bifurcación ca-
rotídea). En esta bifurcación se sitúa el cuerpo o glomus
carotídeo, que contiene quimiorreceptores que reaccionan
ante carencias de oxígeno en la sangre (hipoxia) y variacio­
nes del Ph (ambos importantes en la regulación de la respi­
ración)

9.1.1. Artería carótida externa

Se divide en ocho ramas. Ver página 61.

1. A. Tiroidea superior................(rama anterior)

2. A. Lingual..................................(rama anterior)

3. A. Facial.....................................(rama anterior)

4. A. Faríngea ascendente........... (rama medial)

5. A. Occipital............................... (rama posterior)

6. A. Auricular posterior............. (rama posterior)

7. A. M axilar................................. (rama final)

8. A. Temporal superficial.......... (rama final)


La osteopatía craneal Capítulo 1

A. angular
j i _________ /■— A. temporal
i ■■-.^v ^ l ■■■ i superficial

A auricular
posterior
A. labial
superior L maxilar

A. labial
inferior-
~ 't r T >5 h rf& n
/v j

faríngea ase
pital
ascendente
A. facial-
A. carótida interna
Bifurcación carotídea
A. lingual con el cuerpo carotídeo
A. tiroidea
A. vertebral
superior
A. carótida A. carótida
común ii j y ; ¡ . jt ’i y .
-Tronco tirocervical

-A. subclavia

y'

Arteria carótida externa. Vista izquierda.

Ram a Zona de abastecim iento


Ramas an terio res:
- A. tiroidea superior Laringe, glándula tiroides
- A. lingual Suelo de la boca, lengua
- A. facial Región facial, superficial
Ram a m edial:
- A. faríngea ascendente Faringe hasta la base del cráneo
Ramas p osterio res.
- A. occipital Región occipital
- A. auricular posterior Región auricular
Ram ales finales:
- A. maxilar Músculos masticadores, parte posterior interna del cráneo
- A. temporal facial, meninges.
Región temporal, parte de la oreja

113
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía f

9.1.2. Arteria carótida interna

Asciende hasta el agujero carotídeo a través del conducto caro­


tídeo y penetra en el agujero rasgado hasta el interior del cráneo.
A. coroidea anterior
A. cerebral media
A. cerebral anterior— 5 ^

Porción cerebral

C2
Sillón carotídeo

C4
Porción cavernosa

Porción cervical
-Apófisis mastoides

Segmentos anatómicos de la arteria carótida interna.

Visión anterior de la Á. carótida interna izquierda. Des­


de la bifurcación de la A. carótida hasta su ramificación en las
arterias cerebrales media y anterior, la A. carótida interna se
divide en cuatro segmentos topográficamente diferentes:
- Porción cervical (especialmente en el espacio laterofa-
ríngeo).
- Porción petrosa (en el conducto carotídeo de la porción
petrosa del temporal).
- Porción cavernosa (siguiendo su curvatura en forma de S
en el seno cavernoso).
La osteopatía craneal Capítulo 1

- Porción cerebral (en la cisterna quiasmática del espacio


subaracnoideo).
Exceptuando la porción cervical de la A. carótida interna,
que normalmente no da ramas propias, casi todos los segmen­
tos dan numerosas ramas vasculares (no representadas en el
dibujo superior). Los segmentos intracraneales de la A. caróti­
da interna todavía se dividen en cinco segmentos más desde un
punto de vista clínico (C1-C5):
- C1-C2 de la porción cerebral forman el segmento supra-
clinoideo, situado por encima de la apófisis clinoides an­
terior del ala menor del esfenoides.
- C3-C5 de la porción cavernosa forman el segmento infra-
clinoideo.
Los segmentos C2-C4 pertenecen al sillón carotídeo.

9.2. LA ARTERIA VERTEBRAL

Asciende hacia la apófisis transversa desde la 6a a Ia vértebras


cervicales, se extiende sobre el arco vertebral posterior de C1
penetrando a través de la membrana adantooccipital posterior en
la cavidad subaracnoidea. En este punto, penetra en la fosa cra­
neal posterior a través del agujero occipital. Las dos arterias ver­
tebrales se fusionan encima del clivus formando la arteria basilar,
impar. De ella se originan las dos arterias cerebrales posteriores.
De las arterias vertebrales también salen ramas hacia la médula
espinal y hacia el tronco del encéfalo así como hacia el cerebelo:
- A. espinal anterior.
- Aa. espinales posteriores.
- A. cerebelosa superior.
- Aa. cerebelosas anteroinferior y posteroinferior.
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

9.3. LA ARTERIA BASILAR


Es la fusión de las dos arterias vertebrales. Se extiende por el
surco basilar y se prolonga por sus dos ramas terminales: las t
arterias cerebrales posteriores, derecha e izquierda. I

9.4. POLÍGONO O CÍRCULO ARTERIAL DE WILLIS |


Es un anillo arterial que se encuentra situado en la base del I
cerebro y que une la arteria carótida con la arteria vertebral. |

ñ ñ I

■A. cerebral anterior

•A. cerebral media

'A. carótida interna

A. cerebral posterior A. basilar

9.5. ARTERIAS DE LA BASE DEL CEREBRO


Los tres grandes vasos del cerebro son:
- Las arterias cerebrales anteriores.
- Las arterias cerebrales medias.
- Las arterias cerebrales posteriores.
116
La osteopatía craneal Capítulo 1

Las dos primeras son ramas de la A. carótida interna. La


última se origina en el territorio de las arterias vertebrales.

Q 10. P a t o l o g ía , v a s c u l a r

10.1. HEMORRAGIAS INTRACRANEALES

En las hemorragias intracraneales hay que diferenciar entre


las hemorragias intracerebrales y las extracerebrales.

10.2. HEMORRAGIAS EXTRACEREBRALES

En las hemorragias extracerebrales se produce una hemo­


rragia entre la calota craneal y el cerebro. Puesto que la calota
es una estructura dura que no cede, el hematoma que se forma
presiona la estructura blanda del cerebro.
Dependiendo del tipo de hemorragia que sea (venosa/arte-
rial), esto provoca la ocupación más o menos rápida del espacio
con un aumento de la presión intracraneal, de forma que se
puede dañar el tejido cerebral del foco de la hemorragia y otras
áreas cerebrales alejadas de él. Tomando como referencia la
duramadre encefálica, se distinguen diferentes tipos de hema­
tomas intracraneales:

10.2.1. Hematoma epidural

Epidural: por encima de la duramadre.


Casi siempre resultado de la implicación de la A. meníngea
media.
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

El hematoma se forma entre la calota y la lámina perióstica


de la duramadre. La duramadre se separa de la calota debido
a la presión del hematoma y desplaza también el cerebro.
Después de un tiempo inicial de pérdida de conciencia debi­
do al traumatismo, se produce al cabo de unas horas (entre 1
y 5) un nuevo estado de obnubilación mental, esta vez provo­
cada por la compresión del cerebro causada por la hemorra­
gia arterial.
El diagnóstico de la hemorragia (tomografía computerizada
de la cabeza) y la eliminación del hematoma tienen importan­
cia vital.

Nota: la A. meníngea media es un campo de acción fre­


cuente en la osteopatía craneal, dado que se extiende por en­
cima de la sutura esfenoescamosa y parietoescamosa. Puede
verse afectada con facilidad por las disfunciones de estas dos
suturas.

10.2.2. Hematoma subdural agudo

Subdural: por debajo de la duramadre.


Casi siempre resultado de la ruptura de una vena puente.
El hematoma se forma entre la duramadre y la aracnoides.
La hemorragia se produce en el llamado espacio subdural (que
se forma debido a la hemorragia), provocando una separación
entre la aracnoides y la duramadre. Puesto que se trata de una
hemorragia venosa, el aumento de la presión y la ocupación del
espacio se produce de forma mucho más lenta que en la hemo­
rragia arterial o epidural. El hematoma subdural puede desa­
rrollarse de forma crónica durante semanas después de un
traumatismo leve.
118
La osteopatía craneal Capítulo 1

10.2.3. Hemorragia subaracnoidea

Se produce la rotura de un aneurisma (dilatación patológica)


de las arterias de la base del cerebro. Esta rotura está causada,
frecuentemente, por un aumento súbito y breve de la presión
sanguínea; por ejemplo, como consecuencia de la presión in-
traabdominal (al vaciar el intestino o la vejiga, o al transportar
objetos pesados, etc.).
Puesto que las arterias están situadas en el espacio subarac-
noideo, que está lleno de LCR, la hemorragia se produce en
este espacio (aparece sangre en la punción de LCR). Los sínto­
mas guía en la hemorragia subaracnoidea son la aparición súbi­
ta de un dolor de cabeza muy fuerte (denominado dolor de
cabeza destructor) y la rigidez nucal provocada por la irriga­
ción de las meninges.

10.3. HEMORRAGIAS INTRACEREBRALES

En las hemorragias intracerebrales se produce un derra­


mamiento de sangre en la sustancia del cerebro. En las he­
morragias intracraneales (pero extracerebrales) se puede
frenar la fuente hemorrágica mediante una intervención
quirúrgica, mientras que en las hemorragias intracerebrales
no. La causa más frecuente de las hemorragias intracerebra­
les (infarto cerebral hemorrágico, apoplejía) es una rotura
de los vasos causada por una presión sanguínea demasiado
alta.
Las partes mayoritariamente afectadas son determinadas ra­
mas de la A. cerebral media. Se manifiesta clínicamente por la
parálisis espástica de las extremidades en el lado contralateral a
la localización de la lesión.
119
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

10.4 . TRASTORNOS CIRCULATORIOS CENTRALES


Los trastornos circulatorios del cerebro (isquemias cerebra­
les) y las interrupciones del aporte de oxígeno que estas conlle­
van son la causa más frecuente de las pérdidas neurológicas
centrales. La complicación más grave es la apoplejía (infarto).
El 85% de todas las apoplejías son causadas por isquemias ce­
rebrales (denominadas apoplejías isquémicas) siendo de 4 a 5
veces más frecuentes que las apoplejías hemorrágicas.
En los países industrializados ocupan el tercer lugar entre
las causas de muerte.
Las isquemias cerebrales se producen por la interrupción
mantenida de la circulación sanguínea y afectan en un 90% al
territorio de la A. carótida interna.
Las estasis retrógradas producidas por la interrupción del
flujo venoso de retomo (trombosis de las venas cerebrales) son ¡
mucho más raras.
Los trastornos circulatorios arteriales del territorio carotí­
deo se producen, frecuentemente, como consecuencia de una
oclusión embólica o tromboembólica local.
Cuando una de las tres grandes arterias cerebrales está afee- j
tada por una obstrucción, se producen una serie de pérdidas
funcionales bien definidas en las áreas por ellas vascularizadas,
debido a la disminución de la irrigación con oxígeno. La lesión
de una de estas tres grandes ramas presenta unos patrones le­
siónales bien definidos:
- La A. cerebral anterior. Produce adsüneuria (falta de
estímulo en la vejiga, parálisis de la vejiga) y la hemipará-
lisis de la pierna contralateral.
- La A. cerebral media. Produce hemiparálisis de predo­
minancia braquiofacial contralateral. Si se encuentra afec-
120
La osteopatía craneal Capítulo 1

tado el hemisferio dominante, aparece, además, una afasia


motora: el paciente es incapaz de denominar los objetos
que ve.
- La A. cerebral posterior. Produce trastornos de la visión
contralateral. Si también se han afectado las ramas del tá­
lamo, pueden aparecer trastornos de sensibilidad del he-
micuerpo contralateral.

D 1 1 . A n a t o m ía , y fisio l o g ía , de l o s v e n t r íc u l o s
CEREBRALES

El sistema ventricular (espacio interno) es una dilatación del


tubo neural que forma la continuación del conducto medular
(conducto central) en el encéfalo. El conducto medular se am­
plía formando cuatro ventrículos cerebrales o cavidades que
están rellenas de LCR y revestidas con un epitelio especializa­
do, el epéndimo.
Según Sutherland, el LCR participa principalmente en el
movimiento y control del MRP.
Still daba una gran importancia al LCR en relación al SNC
y en el equilibrio fisioquímico de todo el organismo.
Los cuatro ventrículos son:
- El I y II ventrículo (ventrículos laterales primero y segun­
do, ventrículos laterales pares), que comunican entre sí a
través del foramen interventricular.
- III ventrículo, que, a través del acueducto del mesencéfalo
(cerebral de Silvio) comunica con el IV ventrículo.
- IV ventrículo; éste se comunica con el espacio subarac-
noideo, también denominado espacio externo.
121
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

Visión general del sistema ventricular y algunas estructuras adyacentes.


Visión izquierda.

1. Asta frontal anterior del ventrículo 13. Asta occipital posterior del ventrículo
lateral lateral
2. Cuerpo calloso 14. Cerebelo
3. Tercer ventrículo 15. Orificio medio del cuarto ventrículo
4. Foramen interventricular 16. Conducto central
5. Adhesión intertalámica 17. Receso lateral que acaba en el orificio
6. Fómix lateral del cuarto Ventrículo
7. Porción ventral ventrículo lateral 18. Cuarto ventrículo
8. Receso suprapineal 19. Asta temporal inferior del ventrículo
9. Receso pineal lateral
10. Cuerpo pineal 20. Hipófisis
11. Acueducto del mesencéfalo (cerebral 21. Receso infiindibular
de Silvio) 22. Quiasma óptico
12. Trígono colateral 23. Receso supraóptico
La osteopatía craneal Capítulo 1

Receso suprapineal

Foram en ¡nterventricular
Asta frontal
anterior, Proceso pineal
ventrículo lateral.
Trígono colateral
W Asta occipital posterior
entrículo lateral

Acueducto del
Tercer ventrículo
mesencéfalo
Receso supraóptico cerebral de Silvio

Receso infundibuiar
Cuarto ventrículo
Asta tempurai
inferior del ventrículo Orificio medio del
lateral cuarto ventrículo
Receso lateral que C onducto central
finaliza en el orificio
lateral del 4o ventrículo

Sistema ventricular. Visión izquierda (arriba), visión superior (abajo).

Asta frontal anterior ventrículo lateral


Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía 1

La cavidad más grande está formada por los ventrículos late­


rales, que, a grandes rasgos, se pueden dividir en un asta ante­
rior, un asta inferior, un asta posterior y una porción central.
Algunas zonas del sistema ventricular pueden asociarse tam­
bién a determinadas zonas del encéfalo:
0 El asta anterior al lóbulo frontal.
• El asta inferior al lóbulo temporal.
• El asta posterior al lóbulo occipital.
• El DI ventrículo al interencéfalo (diencéfalo).
• El acueducto al encéfalo medio (mesencéfalo).
® El IV ventrículo al encéfalo posterior (rombencéfalo).
El LCR es producido mayoritariamente por el plexo coroi-
deo, una tela vasculosa de la que encontramos partes en cada
uno de los cuatro ventrículos y también en el epéndimo. En
determinadas enfermedades (Alzheimer o hidrocefalia interna)
el sistema ventricular se encuentra patológicamente dilatado.

¡3 1 2 . C o m u n ic a c io n e s entre el LCR, l a lin fa


Y LA SANGRE

12.1. EL LÍQUIDO CEFALORRAQUÍDEO


Sobre la formación y circulación del LCR han sido realiza­
dos numerosos estudios y experimentos.
- Brierley y Field se centraron en la circulación del LCR en
la periferia mediante los ganglios vertebrales, nervios pe­
riféricos y espacios perivasculares.
- Speransky observó la circulación del LCR en la periferia
mediante los nervios craneales: olfativo, óptico y auditivo.
La osteopatía craneal Capítulo 1

El significado de estas concentraciones ha sido represen­


tado como un paso parcial del LCR en los vasos linfáticos,
con reconcentración en el tejido linfático.
- Key-Retzius, Funaoka y Speransky demostraron la comu­
nicación entre los espacios espinosos y el perineural de los
nervios periféricos, y el espacio subaracnoideo.
- Faber descubre la existencia de canales anatómicos entre
las cavidades craneales y vasales.
- Arey y Ham describieron las envolturas de los nervios
craneales: óptico, auditivo y el olfativo, y su continuidad
con las fibras del tejido conectivo meníngeo.
El LCR juega un papel primordial en el mantenimiento del
equilibrio dinámico del cuerpo. La utilización del microscopio
ha hecho que las investigaciones sean más precisas y permitan
apoyar la filosofía de Still reforzando el significado biológico
de la noción de unidad funcional y de interdependencia de los
sistemas.
Still resumía así la importancia primordial que él atribuía al
LCR:

«El LCR es, entre los elementos conocidos, el más importante del
cuerpo humano. El cuerpo humano está en estado de dolencia cuando
el cerebro no recibe en abundancia este líquido.»

«El que sea capaz de razonar se dará cuenta de que este gran río
de vida debe ser canalizado para regar el campo seco, sino la siega de
la salud estará perdida para siempre.»

Sutherland añade el movimiento de los huesos craneales


como prueba evidente de esta circulación fisiológica.
Así pues, parece que la circulación del LCR comprende el
flujo proveniente de los espacios subaracnidos, que pasan por
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

las fibrillas colágenas tubulares, para dirigirse a los espacios in­


tercelulares donde se mezcla con otros líquidos tisulares inter­
celulares. Estos líquidos tisulares son absorbidos por los vasos
linfáticos, circulan en todo el sistema linfático y, finalmente,
penetran en el sistema venoso.
Las circulaciones linfática y cefalorraquídea, descritas sepa­
radamente, deben ser consideradas como parte activa de la
misma circulación.
Esta nueva concepción de la circulación debería permitir, en
el futuro, nuevas interpretaciones con relación a ciertos proce­
sos patológicos todavía poco claros.
El LCR y el tejido conectivo, habitualmente separados, se
reúnen para constituir un nuevo mecanismo necesario para el
equilibrio dinámico del hombre.
Toda perturbación del sistema tisular conectivo puede re­
percutir en la circulación del LCR en los tnbulos colágenos.
Actualmente, es más fácil entender cómo una lesión osteopáti-
ca articular puede perturbar la circulación de este líquido vital.
Uno de los objetivos de la osteopatía es el eliminar estos des­
equilibrios. La normalización osteopática, que restaura el jue­
go articular, permite al LCR circular libremente. Sus corrien­
tes se dirigirán hacia diferentes zonas, normalizar una zona
afectada, vuelve a dar al LCR un flujo anormal hasta su destino
final: el espacio intercelular.
Las teorías de:
• Virchow sobre patología celular,
0 las de Speransky sobre el control del sistema nervioso,
• las de Seyle sobre el síndrome de adaptación general (en­
docrina),
• la de Still sobre el LCR y el tejido conectivo,
La osteopatía craneal Capítulo 1

todas ellas, constituyen una base fundamental que hay que te­
ner en cuenta en el futuro de la medicina.
En resumen, la circulación del LCR proviene, en parte, de
los espacios subaracnoideos, pasa por las fibrillas colágenas tu­
bulares y se mezcla con otros líquidos tisulares. Estos son, en­
seguida, absorbidos por el sistema linfático y penetran en la
circulación venosa.

12.2. LAS COMUNICACIONES ENTRE EL LÍQUIDO


CEFALORRAQUÍDEO, LA LINFA Y LA SANGRE
El Dr. Sutherland decía: «El mar, a nuestro alrededor, es un
ejemplo constante de flujo y reflujo del LCR.»
Still pensaba: «...que el sistema linfático estaba en relación
estrecha con la médula espinal y con todos los otros nervios así
como con el LCR...»
El LCR parece no limitarse al canal raquídeo y al cráneo,
sino que se dirige hasta los confines del cuerpo y hasta las ex­
tremidades. El trayecto inverso es similar al de los canales lin­
fáticos, y su retomo en la circulación sanguínea se realiza me­
diante los troncos colectores mayores: el canal torácico y la
vena mayor linfática.

A) El líquido cefalorraquídeo
Según los profesores Bourrety R. Louis, el LCR es segrega­
do en las cavidades ventriculares al nivel de los plexos coroi-
deos; la fuente principal son los ventrículos laterales.
Los dos canales de Monro reúnen el LCR proveniente de los
ventrículos laterales con el formado en el tercer ventrículo. Todo
fluye por el acueducto de Silvio hacia el cuarto ventrículo.
127
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

Allí, el LCR abandona las cavidades ependimares para pa­


sar a los espacios subaracnoideos, por el agujero de Magendie
en mitad de la válvula de Tarín, y los orificios laterales de
Luschka.
No existe LCR en el canal de la epéndima espinal.
En los espacios subaracnoides, el LCR llena las cisternas y
los lagos, y la circulación tiene que rodear los hemisferios y
fluir enseguida hacia las orillas, lagos y cisternas.
El lago Sylvien y el lago Calloso se vierten en la Cisterna
Basal u optoquiasmática, que rodea la base del diencéfalo y el
quiasma; es una de las bases predilectas de las cavidades arac-
noideas.
Los lagos del cerebro de la cisterna basal se reúnen en la
cisterna mayor alrededor del bulbo, lugar de la punción suboc-
cipital.
La reabsorción del LCR se realiza por evacuación linfática y
venosa. Esta última vía es la más importante. El LCR pasa a los
senos de la duramadre por las granulaciones de Pacchioni o
por las vellosidades aracnoideas.
La presencia del LCR es esencial como medio de suspensión
del neuroeje que flota abrigado, así como de los traumatismos
y, sobre todo, de los contragolpes de la sístole arterial. Igual­
mente, juega un papel en la evacuación de los desechos prove­
nientes de la vida biológica del tejido nervioso. «Este líquido se
vuelve así en el verdadero medio interno en el cual el sistema
nervioso se nutre y funciona» (L.Testut).
Según L.Testut, por el lado de los centros nerviosos, los es­
pacios subaracnoideos continúan junto con las venas linfáticas
de los vasos. Por el lado del sistema nervioso periférico, se pro­
longan a lo largo de los cordones nerviosos hasta su termina­
ción en el seno de los órganos (espacio seroso de los nervios).
128
La osteopatía craneal Capítulo 1

La perilinfa del oído interno, igual que los espacios linfáticos


de la lámina fusca, comunican con los espacios subarácnidos
mediante el nervio auditivo y el óptico.
Las cavidades ventriculares se llenan con el líquido ventricu­
lar. En estado normal, esta cantidad es relativamente escasa.
En ciertos estados patológicos aumenta, y en la hidrocefalia se
presenta en cantidades considerables. El líquido ventricular se
confunde con el LCR tanto por su composición química como
por sus caracteres exteriores.

B) Las granulaciones de pacchioni


Pacchioni considera que las granulaciones meníngeas que
llevan su nombre como glándulas conglobadas, destinadas a se­
gregar la linfa. Estas granulaciones de Pacchioni son simples
vegetaciones conjuntivas que nacen en los espacios subaracnoi-
deos y se desarrollan rápidamente hacia el exterior, levantando
poco a poco las 2 membranas que los recubren, la aracnoides y
la duramadre. En este movimiento de expansión excéntrica, las
granulaciones se dirigen casi siempre hacia los senos o hacia los
lagos de derivación, en el espesor de la duramadre. Llegado el
contacto con la pared inferior o suelo de la cavidad venosa,
estas granulaciones la comprimen, estrechan, se tocan y enton­
ces, se bañan en la corriente sanguínea.
Las granulaciones meníngeas de Pacchioni pueden ser com­
paradas con una especie de esponja embebida de LCR.
Cuando inyecta en los espacios subaracnoideos, el líquido
inyectado llena las aureolas de las granulaciones de Pacchioni.
Enseguida, penetra en la pequeña cavidad serosa que les rodea,
y de ahí, en la cavidad venosa subyacente, sea una vena, un lago
o un seno. Algunos anatomistas han establecido que el estado
fisiológico de LCR lleva exactamente el mismo trayecto y se
129
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatía

derrama también en los senos, todas las veces que la presión va


aumentando én los espacios subaracnoideos o disminuyendo
en la cavidad venosa.
Los diferentes depósitos denominados «lagos del LCR» se
comunican entre ellos.

C) La cavidad aracnoidea o espacio subdural


La cavidad aracnoidea contiene el líquido aracnoideo. Schwal-
be, Key y Retzius han mostrado que inyecciones coloreadas, rea­
lizadas en el espacio aracnoideo, penetraban:
1. En los vasos y ganglios linfáticos profundos del cuello.
2. En los espacios subdurales de raíces nerviosas, espe­
cialmente los tres nervios sensoriales (olfativo, óptico y
auditivo).
3. En los vasos venosos y en los canales de la duramadre.
Los resultados de estas inyecciones muestran el líquido in­
yectado que pasa de la cavidad aracnoidea a las vías venosas y
linfáticas antes citadas.

12.3. ESQUEMA GENERAL DE COMUNICACIONES


ENTRE EL LÍQUIDO CEFALORRAQUÍDEO,
LA LINFA Y LA SANGRE

El LCR es secretado en las cavidades ventriculares al nivel


de los plexos coroides (arterias coroideas y venas de Gaüen).
Después, este líquido pasa a los espacios subaracnoideos. La
reabsorción del LCR se efectúa al nivel de los corpúsculos de
Pacchioni en la sangre del seno venoso. Esta reabsorción se
realiza mediante evacuación linfática y venosa: esta última vía
130
La osteopatía craneal Capítulo 1

es la más importante. El LCR se dirige a los senos de la dura­


madre, bien por las granulaciones de Pacchioni, bien por las
vellosidades aracnoideas. Allí se encuentra mezclado con la
sangre venosa. De allí, será drenado:
- A la derecha: en la vena yugular interna derecha, la vena
subclavia derecha, la vena braquio-cefálica y la vena cava
superior.
- A la izquierda: en la vena yugular interna izquierda, la
vena subclavia izquierda, la vena braquio-cefálica iz­
quierda y la vena cava superior.
También volveremos a encontrar este líquido en el oído de­
recho.
Otra parte de este LCR alcanza el espacio aracnoideo peri-
neuro (canales aracnoideos acompañando los nervios craneales
y el tallo pituitario).
De este espacio va a penetrar en los espacios intercelulares y
después aparece diluido en la linfa.
El LCR es entonces drenado en los canales linfáticos que
desembocarán en la cisterna de Pecquet, el canal torácico, la
vena linfática mayor, y se mezclará con la sangre venosa:
- A la derecha: de la vena linfática mayor a la vena subclavia
derecha, la vena braquio-cefálica derecha y la vena cava
superior.
- A la izquierda: del canal torácico a la vena subclavia iz­
quierda, la vena braquio-cefálica izquierda y la vena cava
superior.
Así, el LCR vuelve a la circulación, mezclado con la sangre
venosa que se volverá arterial tras su paso por los pulmones; el
ventrículo izquierdo llevará la sangre ahora arterial al cayado
aórtico. De allí, pasará a las arterias dirigiéndose hacia el cere­
bro: tronco braquio-cefálico, arteria carótida primitiva y arte­
Capítulo 1 Cuadernos de Osteopatfa

ría carótida interna. Estos llevarán la sangre a las arterias coroi­


des cuyos plexos segregan el LCR; así el ciclo está completo.
- Arteria coroidea anterior, surgiendo de la carótida interna.
- Arteria coroidea posterior y lateral, escapándose de la ce­
rebral posterior.
- Arteria coroidea posterior y media, provenientes de la ce­
rebral posterior.
Capítulo 2

T e o ría v e r t e b r a l d e l cráneo
El encéfalo es la continuación de la médula espinal; es natu­
ral pensar que la cavidad craneal que le protege no es más que
la continuación de la columna vertebral.
El 4 de mayo de 1790, Goethe, en una carta que escribió a
Venecia a la señora Harder, formulaba en términos muy preci­
sos la analogía existente entre el cráneo y el raquis.
Desdichadamente, el ilustre naturista hizo esperar diecisiete
años al mundo científico para dar a conocer su opinión, dejan­
do tiempo a Oken para avanzar y recoger todo el honor del
descubrimiento.
Oken distingue primeramente tres vértebras en la constitu­
ción de la caja craneal:
1. Una vértebra posterior u occipital, constituida por el oc­
cipital.
2. Una vértebra media o esfeno-parietal, formada por la
parte posterior del esfenoides y por el parietal.
3. Una vértebra anterior o esfeno-frontal, comprendiendo
la parte anterior del esfenoides y el frontal.
Posteriormente, añadió una cuarta, la vértebra etmoides-
nasal.
Actualmente, se reconocen como vértebras craneales al oc­
cipital, esfenoides y etmoides.
Capítulo 2 C uadernos de Osteopatía

I 1. E l m e c a n is m o r e s p ir a t o r io p r im a r io

Primario significa de importancia primordial; Sutherland


consideró que la respiración torácica era secundaria al MRP, y
con esto afirmó que los centros fisiológicos que controlan y
regulan diferentes funciones:
- Respiración pulmonar.
- La circulación.
- La digestión.
- La eliminación.
Se localizan en el piso del 4oventrículo y dependen del fun­
cionamiento del SNC.
El término respiratorio corresponde al intercambio de gases
y de otros metabolitos en el nivel celular.
El término mecanismo implica una máquina integrada don­
de cada parte está en relación funcional con las demás.
El MRP comprende cinco componentes anatomofisiológi-
cos, aunque como precisa el doctor Rollin Becker «el mecanis­
mo respiratorio primario se divide en cinco componentes con
fines didácticos, pero sigue siendo una unidad de función».

1.1. MOTILIDAD INTRÍNSECA DEL CEREBRO


Y DE LA MÉDULA ESPINAL

Cada órgano del cuerpo presenta fenómenos de pulsación


rítmicas. El movimiento intrínseco del SNC es sutil, lento y
revela una forma de onda pulsada.
136
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

Lassek describió que el cerebro estaba «vivo en forma vibra­


toria, activo de manera incesante, dinámico, muy móvil, capaz
de moverse hacia adelante, atrás y a los lados, realizar circun-
ducciones y rotar». Además afirmó:

«El cerebro humano normal es un órgano director asombroso y


muy complejo que sólo pudo haber sido construido por la naturale­
za. Es probable que el sistema nervioso central humano cuente con
alrededor de 20 mil millones de neuronas y que funcione con una
potencia eléctrica de sólo 25 vatios.»

En un cráneo abierto se observan cuatro movimientos.


1. Una pulsación sincrónica con las pulsaciones cardiacas.
2. Una pulsación que coincide con los cambios de presión
respiratoria asociados con la inspiración y la espiración.
3. Una onda sin relación con el ritmo cardiaco ni con el
respiratorio, que mantiene su ritmo constante.
4. Una pulsación ondulante de origen desconocido.
Desde el punto de vista del concepto craneal, podemos creer
en una influencia de los dos últimos movimientos.
Todo el sistema nervioso central se acorta y se ensancha
durante una fase y se angosta y se elonga durante la otra.
Cuando se desarrollan los hemisferios cerebrales durante la
vida fetal, éstos crecen, aumentan su longitud y se enrrollan o
pliegan dentro del cráneo en vías de desarrollo para adquirir
una forma similar a la de un par de cuernos de carnero. Este
desarrollo embriológico podría ser el responsable de los pro­
cesos anatómicos y fisiológicos productores de las caracterís­
ticas específicas del movimiento descritas mientras se palpa el
MRP (ver dibujo en página siguiente).
137
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

Cuerno anterior
del ventrículo
lateral

Córtex

Cuerno posterior
del ventrículo
lateral

Tercer ventrículo Area posterior


Area anterior
Cuarto ventrículo

Moviento del cerebro en forma de “cuernos de camero”.

1.2. FLUCTUACIÓN DEL LÍQUIDO


CEFALORRAQUIDEO (LCR)
El líquido cefalorraquídeo se forma en los plexos coroideos
y circula a través de los ventrículos a través y alrededor de la
superficie del cerebro y de la médula espinal, dentro de los es­
pacios y cisternas subaracnoideos. Los plexos coroideos filtran
la sangre que entra en el cerebro y añaden ciertas sustancias
como magnesio y cloro, al tiempo que retiran el calcio y el po­
tasio. Los plexos coroideos también filtran los materiales dañi­
nos que pudiera transportar la sangre. Las cavidades del cere­
bro y del canal espinal contienen aproximadamente 150 mi de
fluido cerebroespinal, reemplazándose su volumen total cada
tres o cuatro horas.
Por lo tanto, circula dentro y fuera del SNC para bañarlo,
protegerlo y nutrirlo. La fluctuación se define como el movi­
miento ondulante de líquido en una cavidad natural o artificial
del cuerpo que se detecta por palpación o percusión.
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

Plexo coroideo del ventrículo lateral Seno sagital superior

Cisterna del cuerpo calloso Espacio subaracnoideo


Duramadre Vellos aracnoideos

Ventrículo lateral

Tercer ventrículo Seno recto


Hipófisis
Cerebelo
Plexo coroideo del tercer ventrículo

Acueducto de Silvio
Cuarto ventrículo
Cisterna pontina
Apertura lateral Agujero de Magendie
(válvula de seguridad)

Plexo coroideo del cuarto ventrículo Circulación del LCR

Fluctuación del LCR.

El fluido cerebroespinal proporciona su nutrición esencial al


SNC, ayudándole a mantener un equilibrio químico constante
aun cuando otras condiciones corporales estén cambiando. To­
das las funciones críticas en las que participa el SNC dependen
de que el abastecimiento de este fluido sea adecuado. Si se al­
tera la fisiología del fluido cerebroespinal, el funcionamiento
del SNC puede verse afectado, lo que puede generar impor­
tantes consecuencias para la salud corporal.
Como ya hemos señalado, Still decía refiriéndose al fluido
cerebroespinal:
«El fluido cerebroespinal es el elemento más elevado que se co­
noce en el cuerpo humano, y si el cerebro no dispone de este fluido
en abundancia, el cuerpo quedará incapacitado.

139
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

Quien esté dotado de razón verá que se debe acudir a este gran ¡
río de vida para irrigar los tejidos agostados o la cosecha de salud
corporal se perderá para siempre.»

Si los plexos coroideos se extirpan, el sistema nervioso dege- |


ñera. Además, se sabe qne éstos tienden a deteriorarse en las j
personas mayores. Esto sugiere que ciertas patologías neuroló-
gicas, como el Alzheimer, pueden estar causadas por una pro­
ducción inadecuada de fluido cerebroespinal. Cualquier defi­
ciencia conduce a la malnutrición cerebral.
El fluido cerebroespinal tiene, además, otras funciones:
- Limpia los productos de desecho del SNC.
- Crea depósitos de líquido que protegen al cerebro, absor­
biendo los choques y ayudando a mantener la forma cere­
bral.
- Amortigua los efectos físicos que la pulsación de las arte­
rias pudiera tener en el SNC.
Sutherland comparó la fluctuación rítmica del fluido cere­
broespinal con la marea oceánica, y concluyó que está gober­
nada por la misma gran inteligencia que gobierna las mareas...
y el movimiento de los planetas.
En la medicina china el fluido cerebroespinal está controla­
do por la energía del riñón, y los riñones están gobernados por
la luna. Por lo tanto, como la luna gobierna las mareas oceáni­
cas, podríamos asegurar que también gobierna el fluido cere­
broespinal dentro del cuerpo.
Cuando el SNC se acorta y se alarga en un movimiento rít­
mico bifásico de los ventrículos cerebrales cambian levemente
su forma y el líquido se mueve en forma concominante. Ade­
más, el movimiento combinado del SNC y la fluctuación del
LCR se manifiestan como una actividad hidrodinámica y como
140
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

un intercambio bioléctrico a través de todo el cuerpo. Esta ac­


tividad combinada del SNC y del LCR funciona como una
bomba y como un generador de energía eléctrica.
Sutherland fue el primero en hablar del intercambio de
energía eléctrica y biológica.

1.3. MOVILIDAD DE LAS MEMBRANAS


INTRACRANEALES E INTRAESPINALES

Las meninges rodean, sostienen y protegen el SNC. La du­


ramadre, que es la más externa de las tres capas, está compues­
ta por dos planos de tejido fibroso duro. Su capa externa tapiza
la cavidad craneal y forma una cubierta perióstica que protege
la cara interna de los huesos y se extiende a través de las suturas
del cráneo para convertirse en periostio sobre la superficie ex­
terna del cráneo.
La hoz del cerebro y la tienda del cerebelo deben ser consi­
derados como dos elementos en forma de hoz con un origen
común: el seno recto.
La hoz del cerebro parte del seno recto, y su borde superior
sigue la protuberancia occipital interna hacia la superficie sagi­
tal y metópica, su inserción en forma de V delimita un espacio
en el cual reside el seno longitudinal superior; el borde supe­
rior de la hoz del cerebro termina en la apófisis crista galli del
etmoides.
Las otras dos hoces que constituyen la tienda del cerebelo
poseen también, como punto de origen, el seno recto, sus bor­
des posteriores se unen a la protuberancia interna del occipital
y a lo largo de los canales transversales, siguiendo por la parte
petrosa de los temporales. Sus inserciones en V resguardan el
seno petroso superior. 'Terminan en las apófisis clinoides pos­
teriores del esfenoides. Los bordes anteriores libres de la tien­
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

da del cerebelo se dirigen hacia delante y se insertan en las


apófisis clinoides anteriores, después de haber cruzado las in­
serciones de los bordes posteriores.
El diafragma de la silla turca es importante por sus relacio­
nes con la hipófisis. Se une en el contorno de la silla turca al
nivel de las apófisis clinoides, que se parecen a las cuatro esqui­
nas de una cama, y recubre la hipófisis. El diafragma está atra­
vesado en el centro por el tallo pituitario, uniendo la hipófisis
al cerebro.
La hoz del cerebro parte también del seno recto y se dirige
hacia abajo, presentando una conexión con la duramadre espi­
nal, aspecto muy importante para la comprensión del mecanis­
mo cráneo-sacro.
Esta duramadre espinal tiene la forma de un tubo que rodea
la médula. Está fuertemente unida alrededor del agujero occi­
pital y de los cuerpos de la segunda y tercera vértebras cervica­
les. La inserción inferior se realiza al nivel de L5 y del segundo
segmento sacro.
En el adulto, las tres membranas que constituyen la hoz del
cerebro y la tienda del cerebelo se denominan membranas de
tensión recíprocas. Su función es guiar y limitar los movimien­
tos de los huesos craneales. Para asegurar con efectividad el
equilibrio en todas las direcciones, operan sobre un punto de
apoyo suspendido que puede cambiar automáticamente de lu­
gar, adaptándose a los diferentes movimientos de los huesos
craneales.
Este punto de apoyo está situado en la parte anterior del
seno recto, en la confluencia de la tienda del cerebelo y de la
hoz del cerebro, denominado fulcrum de Sutherland. Es un
importante pivote o punto de palanca alrededor del cual las
membranas de tensión recíprocas expresan su movimiento res­
piratorio primario.
le o n a vertebral del cráneo Capítulo 2

Capa extema (periostio)


de duramadre

Meninges craneales y la formación de un seno venoso


(Sección frontal a través del cerebro).

La duramadre medular craneal y sus prolongaciones respon­


den al movimiento intrínseco del SNC y a la fluctuación del
LCR y se mueven de acuerdo con un ciclo bifásico que influye
sobre los huesos del cráneo y el sacro. Esta estructura, que Su­
therland denominó unidad anatómica funcional, está represen­
tada por la duramadre que tapiza el interior del cráneo y el
canal vertebral, llamada membrana de tensión recíproca
(MTR).
143
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

Membranas intracraneales de la duramadre y seno.

Sistema membranoso dural intracraneal.

144
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

H oz del cerebro
Fulcro de Sutherland

Hueso parietal
Seno recto

Hueso frontal

Occipital

Crista galli
del etmoides

Apófisis clinoides del


esfenoides
Porción petrosa
del temporal

Membranas craneales de tensión recíprocas.

E je d e r o t a c ió n

Continuidad de las membranas intracraneales e intraespinales de la duramadre.


Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

1.4. MOVILIDAD ARTICULAR DE LOS HUESOS


DEL CRÁNEO
El fenómeno más notable y debatido del MRP es la mo­
vilidad articular de los huesos del cráneo. Hoy día, se admi­
te y se enseña en las facultades que el cráneo es una estruc­
tura rígida sin movilidad. No obstante, existen una gran
cantidad de evidencias que demuestran que las suturas cra­
neales están construidas de tal manera que permiten movi­
mientos.
Desde el nacimiento hasta los 6 años, las articulaciones cra­
neales se forman para tener un ligero movimiento que persiste
durante toda la vida.
El cráneo humano adulto está compuesto por 22 huesos. 8
de ellos forman el cráneo, que encierra y protege el cerebro. La
cara está formada por 14 huesos.
Los huesos del cráneo son:
- El frontal (1).
- Los parietales (2).
- Los temporales (2).
- El occipital (1).
- El esfenoides (1).
- El etmoides (1).
Los huesos de la cara son:
- Los nasales (2).
- Los maxilares (2).
- Los cigomáticos (2).
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

- La mandíbula (1).
- Los lagrimales (2).
- Los palatinos (2).
- Los cornetes inferiores (2).
- El vómer (1).
Después del nacimiento, los huesos craneales son placas
óseas con bordes lisos y membranas, cartílagos o ambas estruc­
turas entre ellos. Con el crecimiento y los movimientos, los
bordes de las placas desarrollan suturas entre ellas que permi­
ten un movimiento mínimo sin comprometer la protección del
cerebro. Como dijo Magoun:

«¿Para qué habría superficies articuladas si no es para permitir un


movimiento? Es evidente que el único factor fisiológicamente capaz
de mantener estas superficies articulares a lo largo de la vida..., es el
movimiento.»

1.5. MOVILIDAD INVOLUNTARIA DEL SACRO


ENTRE LOS HUESOS CRANEALES

El sacro puede moverse en tomo a uno o varios ejes postu-


rales en relación con los huesos ilíacos. Además de estos movi­
mientos voluntarios o posturales, el sacro también responde a
la movilidad intrínseca del SNC, a la fluctuación del LCR y a
la tracción de las membranas intracraneal e intrarraquídea con
un movimiento involuntario que puede detectarse por palpa­
ción. Se transmite a través de la organización de las fascias que
unen todas las partes del cuerpo. El eje de esta movilidad res­
piratoria involuntaria está situado en la unión de los brazos
largo y corto de la superficie articular en forma de L del sacro,
a la altura del segundo segmento sacro.
Capítulo 2 I Cuadernos de Osteopatía

1 2 . F is io l o g ía d e l m e c a n ism o r e spir a t o r io
pr im a r io

El mecanismo respiratorio primario comprende la movi­


lidad innata del SNC coordinado con la fluctuación del LCR,
guiado y limitado por la tensión recíproca de las membra­
nas. Esto provoca una movilidad en cadena en el sistema sa-
crocraneal, al igual que dos fases rítmicas de fluctuación a
través de todo el cuerpo: la fase de inspiración y la fase de
espiración.
El ritmo del mecanismo respiratorio primario (MRP) es un
impulso de movimiento relativamente independiente, involun­
tario, rítmico y automático. Los resultados de los estudios rea­
lizados hasta el momento no han demostrado que exista una
frecuencia uniforme del movimiento rítmico, impulso rítmico
craneal (IRC), de expansión y retracción.
El movimiento general del cráneo es similar al del tórax du­
rante la respiración, pero no se producen en forma simultánea.
La respiración torácica desarrolla entre 12 y 16 ciclos por mi­
nuto en los adultos y hasta 44 ciclos por minuto en los recién
nacidos.
En condiciones normales el MRP suele producir, en el
adulto:
- Entre 12 y 14 ciclos por minuto, según Denis Brookes.
- Entre 10 y 14 ciclos por minuto, según la American Os-
teopathic Association.
- Entre 10 y 14 ciclos por minuto, según Raymond Ri­
chard.
- Entre 10 y 14 ciclos por minuto, según Leópold Bus-
quet.
148|
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

- Entre 7 y 14 ciclos por minuto, según Torsten Liem.


- Entre 8 y 12 ciclos por minuto, según C. Leland Clark.
- Entre 8 y 12 ciclos por minuto, según Michael Kern.
- Entre 6 y 10 ciclos por minuto, según Andrea Gavazzi.
- Doce ciclos por minuto, según Gilíes Drevon Lieffroy.
Por lo tanto, una media de entre 9,2 y 12,8 ciclos por minu­
to.
No ha de estrañar esta diferencia, puesto que el IRC se halla
sujeto a las siguientes influencias:
- El miedo puede causar interrupciones de hasta 20 segun­
dos de duración.
- La presencia de dioxido de carbono lo reduce, junto con
el estrés mental.
- El insomnio lo reduce, así como el cansancio crónico y las
infecciones crónicas.
- Después de un accidente cerebrovascular se observa su
pérdida en el lado de la lesión.
- La presencia de oxígeno lo acelera, así como tras un trata­
miento craneal eficaz.
- La fiebre lo acelera, así como tras un ejercicio intenso.
Nota: ciclos inferiores a 9 por minuto indican una perso­
nalidad psiquiátrica. La disminución del ritmo se produce
también:
- En la esquizofrenia: disminución del movimiento del oc­
cipital.
- En la depresión maníaca: disminución del movimiento de
la sínfisis esfenobasilar.
Capítulo 2 .1
Cuadernos de Osteopatía

- En la manía involuntaria: disminución de la movilidad


frontoesfenoidal.
Los niños tienen una frecuencia algo mayor que los adultos.
Este ritmo se transmite a los huesos del cráneo y a todo el
cuerpo en forma de movimientos rítmicos muy sutiles. La for­
mación de este ritmo no se ha explicado de forma definitiva a
pesar de los numerosos estudios e investigaciones.
Para Viola Frymann, los movimientos articulares activos y
pasivos solamente representan la octava parte visible del ice­
berg, mientras que los movimientos inherentes del cuerpo
constituyen las restantes siete octavas partes ocultas.
Según W. G. Sutherland, el origen del conjunto del movi­
miento craneosacro debe buscarse en el aumento y la reduc­
ción de los ventrículos cerebrales. Ello se manifiesta en las
fluctuaciones de flujo y volumen de LCR que, a su vez, influ­
yen sobre el sistema membranoso intracraneal. A través de las
membranas craneales, el hueso esfenoides se convierte en la
fuerza impulsora del sistema craneosacro.
Esta propuesta de Sutherland es aceptada por los osteópatas
y las nuevas investigaciones han demostrado sus teorías.
Durante la fase inspiratoria del MRP (que no debe confun­
dirse con la fase inspiratoria de la respiración pulmonar) los
ventrículos cerebrales se llenan. Los huesos .de la línea medial
se sitúan en flexión, permitiendo la palpación registrar un leve
aumento del diámetro transversal de la cabeza y ligera dismi­
nución del diámetro anteroposterior. Además, se observa el
descenso del área donde se unen las suturas coronal y sagital,
que se denomina bregma. Esta ampliación se produce mientras
los huesos pares se desplazan para adoptar la posición de rota­
ción externa.
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

El cuerpo se ensancha lateralmente El cuerpo se estrecha lateralmente


Se estrecha en sentido anteroposterior Se ensancha en sentido anteroposterior
Se acorta en sentido vertical Se alarga en sentido vertical
Los miembros rotan externamente Los miembros rotan internamente
Movimiento craneosacro del conjunto del cuerpo.

Durante la fase espiratoria, los ventrículos cerebrales se va­


cían. Los huesos de la línea medial se sitúan en extensión, la
cabeza se estrecha y se alarga un poco mientras bregma as­
ciende y todos los huesos pares experimentan una rotación
interna.
Durante el ciclo bifásico, la forma del cráneo cambia leve­
mente pero su volumen permanece casi constante.
El movimiento intrínseco del cráneo no es visible pero sí
palpable. Este movimiento se percibe como un desplaza­
miento leve, suave y sutil de líquido (LCR) y semilíquido
(SNC) dentro de un recipiente óseo. Los primeros intentos
en este ejercicio de palpación podrían no revelar movimien­
151
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

to alguno, o se podría percibir la respiración torácica del


individuo transmitida a través del cuello hacia la cabeza. Si
ocurre esto, se puede pedir al paciente que mantenga la res­
piración durante un momento. El movimiento rítmico que
se detecta ahora proviene del cráneo. Con el tiempo y expe­
riencia, se aprende a diferenciar claramente estos dos movi­
mientos diferentes.
Entre el movimiento de expansión y el de retracción existe
un breve momento neutro, el cual se percibe como una corta
pausa entre la fase de inspiración y la de espiración.
El esfenoides y el occipital forman la articulación principal
del cráneo (la sínfisis o sincondrosis esfenobasilar, SEB), en la
base del cráneo. Esta permanece como una unión cartilaginosa
hasta los 25 años de edad y, a partir de entonces, adquiere la
elasticidad del hueso esponjoso. Presenta una ligera convexi­
dad en su superficie superior que se incrementa levemente
cuando se flexiona.

D 3 . F acto res de m o v il id a d d e l o s h u e so s
CRANEALES

Los huesos del cráneo presentan una movilidad normal gra­


cias a cuatro factores:

3.1. LA FLEXIBILIDAD DE CADA UNO


DE LOS DIFERENTES HUESOS DEL CRÁNEO

El hueso tiene una plasticidad. Además, en gran medida está


formado por agua y en contacto directo con un medio total­
mente fluido, el LCR.
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

Las deformaciones intraóseas, antes del periodo final de osi­


ficación, limitan la capacidad del hueso y del conjunto del crá­
neo para adaptarse al ritmo craneosacro.
Los traumatismos craneales reducen la flexibilidad en de­
terminados huesos del cráneo, lo cual genera una restrición
de movilidad a nivel sutural y de la membrana de tensión
recíproca.

3.2. LA MOVILIDAD DE LAS SUTURAS


Deben permitir los movimientos fisiológicos de los diferen­
tes huesos craneales

3.3. LA MOVILIDAD DE LA DURAMADRE

Cualquier adherencia en la duramadre interfiere en la co­


rrecta movilidad del sacro y de los huesos craneales.
Por otro lado, los huesos craneales a los cuales está fijada, el
agujero occipital, la 2a y 3a vértebras cervicales, el sacro y el
coxis y los orificios intervertebrales, no deben obstaculizar su.
capacidad de deslizamiento.

3.4. LAS CONDICIONES DE TENSIÓN


EXTRACRANEAL DE LAS FASCIAS,
LOS TENDONES Y LOS LIGAMENTOS
Las patologías de diversos tejidos pueden propagarse a tra­
vés del sistema fascial hasta el sistema dural en forma de con­
tracciones inapropiadas.
Los músculos retraídos crónicamente o ligamentos hipertó­
nicos pueden limitar la libre movilidad de los huesos del cráneo
Capítulo 2 i Cuadernos de Osteopatía

y del sacro. En especial, los músculos y ligamentos de inserción


en los huesos del cráneo o en el sacro y coxis.

4 . M o v im ie n t o d e d iv e r sa s e s t r u c t u r a s
DEL CUERPO DURANTE EL M R P

4.1. RELACIONES ENTRE LOS HUESOS


DEL CRÁNEO
Los movimientos están bajo la influencia de:
- El occipital para la esfera posterior.
—El esfenoides para la esfera anterior.
El esfenoides influye sobre los huesos etmoides, frontal, vó-
mer, cigomático, maxilar superior, palatino y lagrimal.
El occipital influye sobre los huesos temporal, parietal, maxi­
lar inferior, Ia vértebra cervical y sacro.
Por lo tanto, cuando el occipital se mueve en flexión, los
huesos temporal, parietal y maxilar inferior realizan una rota­
ción externa.
Mientras que cuando el esfenoides es quien realiza el movi­
miento de flexión, todos los huesos faciales, a excepción del
maxilar inferior, son quienes realizan una rotación externa.
Al producirse la flexo-extensión de la SEB ciertos huesos del
cráneo realizan movimientos de compensación, adaptándose a
los movimientos de la SEB:
• El hueso cigomático se encuentra bajo la influencia, por
una parte, del esfenoides y, por otra, del temporal. Como
1541
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

consecuencia, el cigomático o malar desempeña una


cierta función de amortiguación entre el esfenoides y el
occipital.
® El temporal es el intermediario del occipital, transmitien­
do sus impulsos de movilidad a los parietales, maxilares
inferiores e hioides.
• El etmoides transmite los impulsos de movilidad del esfe­
noides a los temporales, vómer, palatinos y maxilares su­
periores.

4.2. LOS HEMISFERIOS CEREBRALES


Durante la inspiración del MRP se acorta el diámetro trans­
versal de los hemisferios, aumentando transversalmente. De
ello resulta un cambio de forma pero no de volumen.
Durante la espiración de produce el fenómeno inverso.

4.3. EL LÍQUIDO CEFALORRAQUÍDEO, LCR


Durante la inspiración del MRP asciende longitudinalmen­
te y se extiende lateralmente.
Existe un importante intercambio entre el LCR y la sangre.
La fluctuación cíclica del LCR estaría influida claramente por
la forma de los ventrículos y de los espacios subaracnoideos.
El LCR está en continuidad con el sistema linfático y todos
los líquidos del cuerpo hasta la célula. Puede influir de mane­
ra especial en el equilibrio bioquímico y bioeléctrico del or­
ganismo.
Durante la espiración, el LCR desciende longitudinalmente
y retrocede lateralmente.
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

4.4. LOS VENTRÍCULOS

Durante la inspiración del MRP los ventrículos cerebrales


se ensanchan y se llenan. En determinadas circunstancias, el
acortamiento del diámetro del tejido cerebral anteroposterior
podría provocar un aumento del tamaño de los ventrículos con
un movimiento craneal del IH ventrículo. Este movimiento de
elevación del DI ventrículo tira del tallo pituitario hacia arriba
produciéndose la elevación de la hipófisis en la silla turca. Este
movimiento es muy importante en la fisiología de la hipófisis.
Durante la fase de espiración los ventrículos se estrechan y
se vacían.

4.5. LOS SENOS

Los senos venosos encajados en la inserción bifurcada de las


membranas intracraneales cambian de forma. En principio, en
forma de V, adoptan una forma aplastada, evacuando, de esta
manera, la sangre que contienen. Esto es importantísimo.

4.6. LAS MEMBRANAS DE TENSIÓN RECÍPROCA

Durante la fase de inspiración del MRP, la hoz del cerebro


desciende y se acorta su diámetro anteroposterior:
- Su extremidad anterior unida a la crista galli se mueve
posteriormente.
- La sutura sagital se desplaza hacia abajo, produciendo la
rotación externa de los parietales.
- La protuberancia occipital interna se mueve en dirección
posteroinferior.
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

La tienda del cerebelo desciende y se aplana, desplanzándo-


se sobre el esfenoides hacia delante y lateralmente. Los bordes
laterales se desplazan con los temporales, y los bordes poste­
riores hacia delante:
- En la apófisis clinoides, la inserción anterior de la tienda
del cerebelo, se mueve en dirección superoanterior.
- En los bordes superiores de los huesos petrosos, sus in­
serciones laterales, se desplazan en dirección lateral y
anterosuperior, permitiendo la rotación externa de los
temporales.
La hoz del cerebro se mueve en dirección anterosuperior.
El diafragma de la silla turca se mueve hacia arriba junto a
la silla turca. El diafragma craneal desciende en la fase de ins­
piración.
La duramadre espinal se mueve en dirección craneal, su por­
ción anterior más que la posterior.

Movimiento de las membranas durante la fose de inspiración del MRP.

157
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

4.7. HUESOS IMPARES DE LA LÍNEA MEDIA

Durante la fase de inspiración del MRP, el occipital, esfenoi­


des, vómer y etmoides se mueven en flexión en torno a un eje
horizontal.

4.8. HUESOS PARES DE LA PERIFERIA

Durante la fase de inspiración del MRP, el frontal, maxilar


superior, parietales, temporales y malares se mueven en rota­
ción externa en torno a ejes anteroposteriores específicos.

4.9. ÓRGANOS INTERNOS IMPARES


Durante la fase de inspiración del MRP se mueven en
flexión.

4.10. ÓRGANOS INTERNOS PARES

Durante la fase de inspiración del MRP se mueven en rota­


ción externa.

4.11. EL COXIS Y EL SACRO

Durante la fase de inspiración del MRP, el sacro se mueve


alrededor de un eje horizontal a la altura de la 2avértebra sacra.
En esta fase, el agujero occipital se eleva, tirando de las mem­
branas espinales. Esto produce una verticahzación del sacro,
con la base hacia atrás y hacia arriba y el ápex hacia la sínfisis
púbica.
158
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

El coxis realiza una ligera verticalización. Su extremo se


mueve en dirección posterior.

Movilidad del sacro y coxis durante la fase de inspiración del MRP.

4.12. LAS CURVATURAS RAQUÍDEAS

Durante la fase de inspiración del MRP, las curvaturas ver­


tebrales se reducen, mientras que el esternón desciende.

4.13. LOS DIAFRAGMAS

Durante la fase de inspiración del MRP, los tres diafragmas


(craneal, torácico y pélvico) descienden.
159
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

4.14. LOS ILÍACOS Y PUBIS

Durante la fase de inspiración del MRP, los ilíacos se mue­


ven en dirección caudal-anterior y hacia afuera en su porción
anterior.
La sínfisis del pubis se desplaza en dirección caudal.

4.15. FASCIAS

Durante la fase de inpiración del MRP, las fascias profundas,


o sea, todas las insertadas en la base del cráneo (tubérculo fa­
ríngeo) se mueven en dirección craneal, al igual que la durama­
dre espinal.
El resto de las fascias del cuerpo y las cadenas musculares rea­
lizan una rotación externa y se muevan en dirección caudal.

4.16. LOS PIES

Durante la fase de inspiración del MRP rotan externamente


y se colocan en dorsiflexión.

4.17. LOS BRAZOS

Durante la fase de inspiración del MRP rotan externamente.

4.18. LA TOTALIDAD DEL CUERPO

Durante la fase de inspiración del MRP se ensancha lateral­


mente y se estrecha en sentido anteroposterior.
160
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

Durante la fase de espiración del MRP se estrecha lateral­


mente y se ensancha en sentido anterosuperior.

5. Lesiones del MRP

Los traumatismos son, con mucho, la causa principal de


alteración y función defectuosa del MRP:
- Accidentes automovilísticos.
- Fuerza proveniente de una caída transmitida desde los
pies o las tuberosidades isquiáticas hacia arriba.
- El uso de auriculares con resorte o aparatos de ortodon-
cia, un sombrero, un gorro de baño ajustado... son trau­
matismos poco intensos pero mantenidos y pueden afec­
tar al MRP.
Los problemas odontológicos. La aplicación de fuerzas
inapropiadas durante la extracción de piezas dentarias, el trata­
miento de caries y la colocación de coronas y prótesis de mane­
ra inadecuada altera la oclusión de los dientes en el maxilar y
en la mandíbula y compromete el MRP. Los síntomas resultan­
tes son:
- Cefaleas.
- Vértigo con síntomas gastrointestinales relacionados.
- Síndromes cervicales.
- Síndrome de disfunción de la ATM.
El parto. La base del cráneo se forma a partir de cartílago y
la bóveda, a partir de membrana. En el parto, el esfenoides
presenta tres partes, el temporal otras tres y el occipital cuatro
partes, con el cartílago interpuesto entre los elementos óseos.
El frontal y la mandíbula poseen dos partes y cada maxilar tie­
161
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

ne otras dos partes. De esta manera, la naturaleza protege al


SNC y proporciona la plasticidad necesaria a la cabeza para
poder atravesar el canal del parto. Los huesos de la bóveda son
placas óseas que se suporponen en sus bordes. La base cartila­
ginosa tiende a comprimirse, flexionarse, plegarse o doblarse
de acuerdo con la magnitud y dirección de las fuerzas compre­
sivas y rotatorias que se asocian durante el parto. Se pueden
producir tensiones dentro de un hueso que se denominan le­
siones intraóseas.
Estas diversas partes son vulnerables a la alineación defec­
tuosa; el cerebro, los pares craneales y las membranas intracra­
neales pueden sufrir lesiones o funcionar mal.
Otras causas:
- Alteración en alguna de las cadenas musculares.
- La pierna corta.
- Patologías viscerales.
- Patologías vasculares y/o linfáticas y/o de la fluctuación
del LCR.
- Cualquier alteración de la estructura, la posición o la li­
bertad de movimiento de uno o varios huesos.
- Cualquier alteración fascial, meníngea, nervios...
- Etc.

06. P r in c ip io s d ia g n ó s t ic o s

El diagnóstico de una condición patológica o de un mal fun­


cionamiento del MRP se basa en la anamnesis, la observación
y la palpación.
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

6.1. LA ANAMNESIS
Consiste en formular las preguntas principales y pertinentes
para estimular al paciente a que recuerde los eventos más rele­
vantes y describa su patología con más detalle. Además de las
preguntas habituales relacionadas con los factores genéticos,
enfermedades durante la infancia, adolescencia y madurez, las
cirugías, es importante preguntarle sobre otras dos áreas rela­
cionadas con la disfunción del mecanismo craneosacro:

□ Antecedentes de traumatismos
1. Edad en la cual se produjo el traumatismo.
2 Tipo de traumatismo, magnitud, dirección y área del im­
pacto.
3. Antecedentes dentarios como extracciones, ortodoncia,
maloclusión, bruxismo y problemas en la ATM.
4. Fracturas antiguas.
5. Compresión habitual de la cabeza (posiciones durante el
sueño, succión del pulgar, uso de auriculares, aparatos de
ortodoncia, prótesis dentales...).
6. Extremos de temperatura: exposición prolongada al frió
o calor, que precede a la sintomatología que presenta
nuestro paciente.
7. Intervenciones quirúrgicas que comprometen la cabeza.
8. Cambios de la personalidad tras un traumatismo grave.
Nota: algunos pacientes recuerdan lesiones recientes y creen
que los traumatismos de la lactancia, la infancia o la adolescen­
cia no son importantes, por lo cual, tienden a olvidarlos. Es
importante formular preguntas que conduzcan a la obtención
de esta información.
163
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

□ Información sobre el parto y el periodo


de recuperación neonatal
Es muy importante obtener la información lo más detallada
posible sobre la salud de la madre durante el embarazo, los
detalles del parto, el aspecto y la actividad del recién nacido y
el desarrollo del lactante. Los síntomas principales que presen­
tan los bebés y niños, y que indican la conveniencia de un tra­
tamiento osteopático son:
- Asimetrías craneales.
- Superposición (acabalgamiento) de alguna sutura craneal.
- Dificultad en la succión o la deglución.
- Vómitos.
- Dificultad respiratoria.
- Bradicardia.
- Taquicardia.
- Llanto anormal.
- Estrabismo.
- Nistagmo.
- Espasticidad o fiacidez en las extremidades.
- Letargo.
- Cianosis.
- Convulsiones.
- Fiebre.
- Temblores.
Nota: Los hábitos anormales como acostarse con la cabeza
lateralizada solo hacia un lado, golpes en la cabeza o fricción
constante de la parte posterior de la cabeza contra la sábana,
son claros indicativos de tensiones en el cráneo.
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

6.2. LA OBSERVACIÓN

Se debe observar la posición de los huesos. La ubicación del


esfenoides influye sobre la posición de los huesos periféricos de
la parte anterior del cráneo, que abarca el frontal y todos los
huesos de la cara excepto la mandíbula. La posición del occipi­
tal influye sobre la de los huesos de la parte posterior del crá­
neo (los parietales y temporales) y, en definitiva, sobre la posi­
ción de la mandíbula.
Cuando se produce una torsión y la lateroflexión con rota­
ción de la SEB las estructuras faciales tienden a presentar asi­
metría cuando asumen una posición de rotación externa relati­
va del lado donde el ala mayor está más elevada y una posición
de rotación interna relativa del lado del ala mayor más baja. Si
el esfenoides está rotado en un eje AP, los ojos y las órbitas
aparecen desnivelados. Se deben comparar las posiciones rela­
tivas de los huesos malares y de los maxilares.
Se debe señalar la posición relativa de los puntos de refe­
rencia. A veces es difícil determinar si el occipital está rota­
do en el eje AP, porque queda oculto por el cabello. A medi­
da que el occipital se inclina sobre este eje lleva los
temporales con él. El temporal del lado más bajo del occipi­
tal se ubica en una posición de rotación externa relativa, y el
del lado más alto, en una posición de rotación interna relati­
va. Por ende, la posición relativa de las orejas indica la incli­
nación del occipital. Se deben comparar los lóbulos de las
orejas derecho e izquierdo para determinar si están nivela­
dos; hay que buscar la presencia de eritema. Si el temporal
está en rotación externa, tiende a presentar mayor eritema;
si está en rotación interna, tiende a ser más plano. Si se com­
binan los hallazgos de las regiones anterior y posterior del
cráneo, el terapeuta es capaz de realizar un diagnóstico muy
aproximado.
165
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

La observación de la línea media de la cara, la nariz, la boca


y el centro del mentón proporcionan información adicional. El
desvío de la nariz puede indicar la posición relativa de los maxi­
lares y el esfenoides o el antecedente de un traumatismo o una
fractura. El mentón (mandíbula) tiende a desviarse hacia el
lado del temporal en rotación externa.

6.3. LA PALPACIÓN
La palpación realizada por un osteópata bien entrenado y sen­
sible es la fuente de información más fiable. Para adquirir pericia
en el arte del tacto es necesario realizar mucha práctica con di­
versos cráneos, además de tener paciencia y perseverancia.
Estas pautas pueden mejorar la habilidad palpatoria:
1. Se debe realizar un contacto manual suave. Un tacto pro­
fundo interfiere en el MRP.
2. Hay que mantener una visualización clara de la estructu­
ra o estructuras que se encuentran bajo nuestras manos.
Es importante entrenarse palpando objetos con los ojos
cerrados, describiéndolos hasta el más mínimo detalle.
Luego, entrenarse palpando (con los ojos cerrados), cada
hueso del cráneo, procurando reconocerlos describiendo
cada detalle en cada uno.

7 . P r in c ip io s t e r a p é u t ic o s

El objetivo del tratamiento consiste en normalizar la estruc­


tura y la función, ayudando a las fuerzas de curación, a la de­
fensa y mantenimiento de la homeostasis propia del cuerpo
para que vuelva a desempeñar sus funciones. Ello se consigue
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

regulando las tensiones del tejido, de forma que los procesos


de intercambio de líquidos, nervios y energéticos puedan vol­
ver a funcionar con normalidad. El funcionamiento óptimo del
MRP compromete no solo al SNC sino también a todas las
células y tejidos del cuerpo.

7.1. OBJETIVOS TERAPÉUTICOS

1. Normalizar la función nerviosa, que abarca todos los


pares craneales y nervios raquídeos, así como el sistema
nervioso autónomo.
2. Eliminar las congestiones y obstáculos para el movimien­
to de los distintos líquidos, eliminando la estasis circula­
toria mediante la normalización de los canales arteriales,
venosos y linfáticos.
3. Contrarrestar los factores productores de estrés.
4. Normalizar la fluctuación del LCR.
5. Liberar la tensión membranosa.
6. Eliminar las limitaciones de movilidad articular.
7. Corregir las tensiones articulares que soporta el cráneo.
8. Mejora de la estática y dinámica del cuerpo.
El osteópata debe comprender que su tarea consiste en ayu­
dar al paciente a lograr o mantener un estado de salud óptimo.
El osteópata no realiza la curación; ésta proviene del interior
del paciente. Con el conocimiento y la experiencia se aprende
a armonizar y a captar la guía del MRP del paciente para faci­
litar este proceso de curación al contribuir a su capacidad a li­
berarse de sus propios impedimentos biomecánicos. En este
sentido, la osteopatía craneosacra permite que desaparezcan
167
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

los obstáculos estructurales, de forma que los procesos circula­


torios biológicos se desarrollen tan bien como sea posible.
Los procesos automáticos que promueven la curación son
mucho más inteligentes y eficaces para el manejo de la salud
del individuo que cualquier fuerza o persona externa.
No todos los factores desencadenantes, como las influencias
genéticas, pueden ser eliminados, como tampoco es posible
borrar las transformaciones irreversibles y las malformaciones.
En estos casos, el objetivo consiste en conseguir la mejor adap­
tación del cuerpo a estas condiciones para permitir al paciente
llevar una vida lo más libre de molestias posible.
Un tratamiento osteopático y craneosacro siempre es indivi­
dualizado, ya que no existen dos pacientes iguales, e incluso un
mismo paciente cambia de un día para otro, tanto en cuanto al
estado de sus tejidos como a su potencial energético.

7.2. FACTORES TERAPÉUTICOS A TENER


EN CUENTA
1. Solicitar al paciente que regule sus hábitos alimentarios:
- Minimizar o eHminar el consumo de lácteos, cerdo,
azúcares, café, té, mate, bebidas de cola, sal, carne roja,
comida basura...
- Aumentar el consumo de verduras y hortalizas, legum­
bres, frutas, finitos secos, agua mineral, antioxidantes...
2. Eliminar los campos de distorsión como las intoxicacio­
nes por metales pesados, las neuritis, artritis, infecciones
dentales, inflamaciones crónicas de las amígdalas... que
habitualmente no provocan ningún síntoma, pero son la
base de las disfonciones y compensaciones que presentan
nuestros pacientes.
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

3. Eliminar las sustancias tóxicas como los metales pesados,


las sustancias tóxicas del hogar o puesto de trabajo y los
productos tóxicos del ambiente (insecticidas, pestici­
das...).
4. Regular la relación entre actividad-descanso y del ritmo
sueño-vigilia, ofrecen tanto al cuerpo como a la mente el
estímulo suficiente y, por otra parte, el tiempo necesario
para regenerarse y recuperarse.
5. Eliminar los patrones emocionales que influyen sobre los
trastornos estructurales y funcionales. Determinados
pensamientos dan lugar a la producción de ciertos neuro-
transmisores y hormonas que, a su vez, provocan deter­
minadas reacciones en el cuerpo y los tejidos.
Según el Dr. John Samo, profesor de rehabilitación clí­
nica en la escuela de Medicina de Nueva York, las áreas
del cerebro responsables de la emoción están directa­
mente asociadas a la generación no sólo de efectos cor­
porales como el mbor, sino también a toda clase de dolo­
res óseos y musculares. El dolor podría ser producido por
sustancias químicas generadas por emociones, incluso si
no se percibe la emoción.
6. Practicar regularmente algún ejercicio al aire libre. Yo
aconsejo andar.

7.3. LA PALPACIÓN EN LA OSTEOPATÍA CRANEAL

De la capacidad para sentir y palpar dependen el éxito o el


fracaso del terapeuta craneosacro. Constituye la base tanto del
diagnóstico como del tratamiento. Sutherland aconsejaba a sus
alumnos que desarrollaran células cerebrales en las yemas de
sus dedos y enseñasen a estas a sentir, pensar, ver y dirigir.
169
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

La condición necesaria para que la palpación tenga éxito en


el contexto de un tacto consciente y realizado con un fin deter­
minado no solo se basa en unos conocimientos anatómicos
exactos y una práctica consecuente, sino también sobre todo en
la intención de tocar con cariño, lo cual es tan importante como
dominar las técnicas de palpación.
Los estudiantes de osteopatía han de entender que un trata­
miento de palpación no solamente va dirigido al cuerpo físico,
sino que también constituye una vía de acceso al diagnóstico y
la terapia de la persona interior.
Un tacto realizado de manera consciente, respetuosa y diri­
gida al paciente como un todo se dirige a las partes más anti­
guas de nuestro sistema sensorial, a aquellas que reaccionan
frente al tacto, a las sensaciones de tracción y presión, al calor
de la mano y sus movimientos acariciadores. La persona trata­
da nota cada vez más cómo disminuye el tono muscular, cómo
se profundiza la respiración y se vuelve regular, la sensación de
bienestar en el vientre, la mejor circulación sanguínea en los
vasos dilatados, y es dominada por estas sensaciones.
Aprender a tocar significa, especialmente para nosotros los
terapeutas craneosacros, escuchar, estar allí, esperar con cuida­
dosa atención a que llegue el momento en el cual nos hable el
tejido. Viola Frymann siempre habla de la importancia de una
palpación significativa. No se trata de saber lo que necesita el
tejido, sino de escuchar, adaptarse al tejido, entrar en contacto
con él, aprender a entender la historia que nos cuenta.
En la osteopatía craneosacra no existen terapias preparadas
de antemano, es el tejido el que nos cuenta lo que necesita.
Solamente tenemos que aprender a comprenderlo, a comuni­
carnos con él. «Apoya tus manos sobre el cráneo y espera. Es­
pera hasta que el cráneo te diga lo que hay que hacer. Cuando
el cráneo te diga que no hagas nada, no lo hagas...» (Denis
Brookes).
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

La percepción de la calidad del movimiento puede perfec­


cionarse igual que la percepción de la calidad de las emociones.
Sin embargo, todavía no se sabe exactamente hasta dónde es
posible la palpación en el tejido de las emociones y su calidad.
De todas formas, parece probado que existe una íntima rela­
ción enre las emociones y la tensión de los tejidos. Los pacien­
tes que contienen constantemente sus emociones y no las ex­
presan reflejarán esta contención también en su cuerpo.
Por ejemplo, el tratamiento del suelo de la pelvis puede des­
pertar en el paciente recuerdos muy vivos de una violación pa­
sada y aparentememe guardada en el subconsciente. En un pa­
ciente aparentemente feliz y radiante de alegría, debajo de la
superficie puede encontrarse una espesa capa de tensiones y
tristeza, que podrían ser de importancia para los síntomas que
le han llevado hasta el terapeuta. La mayor parte de las perso­
nas no son conscientes de las tensiones, frustraciones y senti­
mientos reprimidos que han almacenado en su cuerpo. El tera­
peuta craneosacro puede aprender a reconocer y localizar esas
tensiones para tratar al paciente de forma adecuada.
El tacto debe ser tan delicado «como si estuviera jugando con
una rosa». Tocar suavemente es para Sutherland una condición
inexcusable para el diagnóstico, ya que los dedos tienen la posi­
bilidad de sentir, ver, pensar y saber. Sutherland entiende por
palpación no sólo la maestría en el sentido físico, sino un cono­
cimiento que el osteópata percibe cuando se ha alejado de sus
sentidos físicos tanto como le ha sido posible.
La mano del terapeuta debe adaptarse a la movilidad y el mo­
vimiento inherente de los tejidos, al movimiento rítmico conti­
nuado de los líquidos intra y extracelulares del cuerpo, intentan­
do vibrar también, fundirse y convertirse en una parte de él.
La presión utilizada debe adaptarse a la presión de los dis­
tintos tejidos, es decir, debe encontrarse equilibrada con res­
pecto a ella.
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

MacFarlane Tilley estudió la sensibilidad frente a la palpa­


ción de la mano humana y descubrió que es capaz de percibir
diferencias hasta un tamaño de 0,0025 mm. Ello fue confirma­
do por un estudio de 1995 realizado por Zanakis y colaborado­
res, en el cual los terapeutas podían palpar movimiento de una
amplitud de 0,0025 mm con un 90% de exactitud y movimien­
tos de una amplitud de 0,0040 mm incluso con una exactitud
del 95%.
Por lo tanto, podemos confiar tranquilamente en nuestras
manos y darles el tiempo y espacio necesarios para que desa­
rrollen el potencial de su sensibilidad.
La dificultad del aprendizaje de la palpación consiste, apa­
rentemente, en el hecho de que prácticamente no puede perci­
birse a través de la vista, por lo que tampoco puede ser «copia­
da». Se trata de conseguir que sea experimentada, permitida.

7.4. METODOLOGÍA DE LA PALPACIÓN

El primer paso en la palpación consiste en adaptarse al tejido


en cuestión. El segnndo paso se basa en aumentar la percep­
ción de la zona en exploración, en incrementar su tamaño para
finalmente interpretar lo que se ha percibido. La interpreta­
ción de lo palpado le confiere significado, traduce lo percibido
y establece relaciones anatómicas, fisiológicas o patológicas.

□ Ejercicios de palpación para desarrollar la sensibilidad


necesaria

1. Coloque un cabello debajo de varias páginas del listín te­


lefónico e intente palparlo a través de ellas. Podrá au­
mentar lentamente el número de páginas situadas entre
el cabello y sus dedos.
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

2. Con los ojos cerrados, palpe diferentes objetos que un


compañero coloque delante de usted o que tenga mezcla­
dos ante usted, como, por ejemplo, botones, tornillos, lla­
ves. No nombre solamente los objetos, sino que intente
percibir las diferencias y sus características individuales.
3. Con los ojos cerrados palpe y describa con el mayor de­
talle posible los diferentes huesos del cráneo. Tenga en
cuenta, ante todo, las distintas superficies articulares del
hueso. Intente descubrir el hueso de acuerdo con sus re­
laciones anatómicas. Dependiendo de su grado de cono­
cimiento, podrá intentar también nombrar las particula­
ridades anatómicas del hueso.
4. a) Percepción del ritmo cardiaco: note su corazón y sus
laudos.
b) Percepción del ritmo respiratorio: note el pulmón y
su ritmo respiratorio.
c) Percepción del ritmo craneosacro: note su cráneo y la
estructura del MRP.

□ La práctica de la palpación
a) Durante el tratamiento, desconectar o bajar el volumen
de posibles fuentes de ruido como, p. ej., el teléfono.
b) Amortiguar la luz intensa.
c) Procurar que la habitación esté lo suficientemente cal­
deada.
d) Cuide de que sus manos estén calientes y secas.
Cuanto más relajado y libre de prejuicios esté el terapeuta,
más impulsos y sutiles patrones de movimiento y tensión del
paciente podrá percibir, siendo el tratamiento mucho más fácil.
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

Por tanto, es importante centrarse allí donde se encuentre el


centro. El terapeuta debe liberarse de las impresiones externas,
vaciarse y abrirse a nuevas experiencias. Si esto no es posible,
mejor no realizar osteopatía craneal.
Un estado emocional negativo del terapeuta, inconsciente­
mente puede producir una reacción sobre el paciente e influir
sobre la palpación.
Cuando existan conflictos entre la razón y el sentimiento,
confíe en su intuición y sus manos. Imagínese que aquello que
sienten sus manos es verdad. Sobre todo al principio, esté
abierto a todo lo que perciba e intente no dudarlo inmediata­
mente. Su planteamiento analítico suele ser un obstáculo al co­
mienzo del aprendizaje de la palpación para entrar en contacto
con estos movimientos tan sutiles.

G 8 . R e lacio n e s f isio l ó g ic a s e n t r e l o s 3
DIAFRAGMAS Y LOS MECANISMOS RESPIRATORIOS
PRIMARIO Y SECUNDARIO

Refiriéndose al diafragma torácico, Still decía: «...gracias


a mí vivís y morís; yo detengo el poder de la vida y de la
muerte...».
Cuarenta años más tarde, Sutherland completaba esta cita
con los diafragmas pélvico y craneal, en el cuadro del mecanis­
mo respiratorio primario.
Frymann: «E l corazón (bomba) y los vasos (medios de
transporte) son para la circulación lo que la motilidad innata
del sistema nervioso central, el mecanismo óseo y membrano­
so craneosacral y el LCR son para el mecanismo respiratorio
primario.»
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

8.1. CONCEPCIÓN OSTEOPÁTICA


DEL DIAFRAGMA

El término «diafragma», del griego «diaphragma», se aplica


a un tabique tisular que divide una cavidad en compartimentos.
Sobre esta circunferencia, este tabique tiene la prioridad de
unirse a una parte móvil potencial del esqueleto humano y se
somete al movimiento rítmico realizado por las diversas fases
de la respiración. En el diafragma craneal, el tabique es mem­
branoso. En los diafragmas torácico y pélvico, el tabique es
tendinoso-muscular y membranoso.

8.2. EL DIAFRAGMA TORÁCICO


Still daba una gran importancia a este diafragma. Este tabi­
que fibro-muscular separa el pecho del abdomen: la porción
superior es el tórax y la inferior lo ocupa el abdomen.
Still: «...Todas las partes del cuerpo están en relación directa
o indirecta con el diafragma.»
En la porción superior, y mediante el sistema aponeurótico,
el diafragma torácico está en relación, con el corazón y los pul­
mones.
En la porción inferior y mediante el sistema aponeurótico,
el diafragma torácico está en relación con el hígado, el estóma­
go, el páncreas, el bazo, las suprarrenales, los riñones, el colon
y el plexo solar.
- Por el esófago, la comida atraviesa el diafragma torácico.
- Por la aorta, la sangre arterial atraviesa el diafragma.
- Por la vena cava inferior, la sangre venosa atraviesa el dia­
fragma torácico.
- Por el canal torácico, la linfa atraviesa el diafragma torácico.
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

- Por las numerosas ramificaciones nerviosas, el sistema ner­


vioso autónomo atraviesa el diafragma torácico. En el con­
cepto osteopátáco, el movimiento respiratorio rítmico del
diafragma es fundamental para todos estos elementos.

Arcada del cuadrado lumbar


Pilar derecho'
Pilar
izquierdo

Diafragma torácico.

1761
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

Muy esquemáticamente, este tabique tendino-muscular se


inserta en el apéndice xifoides, sobre los cartílagos de las 6 úl­
timas costillas y sobre las vértebras lumbares (L3/L4). Las par­
tes tendinosas se entrecruzan para formar el tendón central
(fascia occípito-temporal).
En su parte superior, el diafragma está en relación con el
sistema aponeurótico occípito-temporal. Del occipital y del
temporal parten 3 fascias importantes:
• Una fascia con destino vertebral que se vuelve a la cara
anterior de D3/D4 y de la costilla contigua.
® Una fascia con destino torácico en relación con la laringe,
cuerpo tiroideo, músculos contiguos, la traquea, la laringe
y el conjunto vásculo-nervioso del cuello. Lanza sobre es­
tos diferentes órganos expansiones celulares que les ro­
dean a la manera de vainas. Esta fascia vuelve a las escota­
duras coracoideas, al acromion, a la cara posterior del
manubrio esternal, a las clavículas y, a veces, envía expan­
siones a nivel del apéndice xifoides.
• Una fascia con destino visceral, llamada «tendón central
del cuerpo». Soporta la envoltura de los pulmones, del
corazón, de las visceras abdominales y pélvicas.

8.3. EL DIAFRAGMA CRANEAL

Sutherland daba también una gran importancia a este dia­


fragma. Este tabique membranoso, que es un desdoblamiento
de la duramadre espinal, divide la caja craneal en dos compar­
timentos: el superior que contiene el cerebro, y el inferior que
acoge al cerebelo. Este diafragma craneal está unido en su pe­
riferia a las porciones petrosas de los huesos temporales, a los
ángulos inferoposteriores de los parietales, a las crestas obli­
177
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

cuas occipitales y a la protuberancia occipital interna. Ante­


riormente, este diafragma craneal se inserta en las apófisis cli­
noides del esfenoides. En sus dos tercios posteriores, la hoz del
cerebro y la tienda del cerebelo se encuentra en la línea medial,
encerrando, en el interior de las capas, el seno recto. En el ter­
cio anterior, las extremidades libres de la tienda del cerebelo se
reflejan para delimitar una abertura destinada al paso del tron­
co cerebral así como el paso de arterias y venas.
Hoz del cerebro

Unión antero-superior: Fulcro de Sutherland


crista galli, espin Unión de la hoz y de
etmoidal, cresta frontal la tienda

Unión posterior:
Unión antero-inferior: protuberancia occipital
apófisis clinoides ante­ interna y crestas
riores y posteriores laterales

Unión lateral: ■Tienda del cerebelo


borde petroso de la escama temporal

Unión antero-superior: crista galli


Unión antero-inferior
los 4 procesos clinoidí

U n ió n lateral:
borde petroso de la escama
temporal

Tienda ■Fulcro de Sutherland


del cerebelo

Unión posterior: prc


occipital interna y a
Hoz del cerebro y seno derecho

Diafragma craneal (R. Platt).


Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

Considerado globalmente, el diafragma craneal se une, en


su parte superior, mediante la hoz del cerebro sobre los huesos
parietales y la apófisis crista-galli del etmoides. En su parte in­
ferior, se prolonga por la duramadre que bordea la fosa craneal
posterior y se inserta alrededor del agujero occipital, en el atlas
e inconstantemente en el axis, en el interior del canal raquídeo.
La parte inferior de este diafragma craneal se continúa por la
duramadre espinal que se inserta en S2. Este prolongamiento
del diafragma craneal es el que se llama «eslabón principal».
Este vínculo estructural y funcional, inelástico, permite la in­
terdependencia entre el mecanismo craneal y el mecanismo
sacro. Es gracias al «eslabón principal» que la movilidad del
mecanismo craneal puede transmitirse al mecanismo sacro e
inversamente.
El cerebro y el cerebelo están en relación directa con el dia­
fragma craneal.

8.4. EL DIAFRAGMA PÉLVICO

Sutherland daba una gran importancia a este diafragma. Este


tabique tendino-muscular divide la pelvis ósea en dos porcio­
nes: la superior está representada por la pelvis y la porción in­
ferior por la fosa isquio-rectal. Este diafragma pélvico repre­
senta el suelo de la cavidad abdominal.
Se compone de músculos isquiococcígeos, en el llamado
arco tendinoso-muscular de la cavidad pélvica y en la espina
púbica, prolongándose hacia delante al lado de la sínfisis púbi-
ca. En la línea medial, se inserta en la cara anterior de S3, S4,
S5 y de las 3 primeras vértebras coccígeas hasta el perineo. Este
diafragma pélvico es carnoso lateralmente, tendinoso en su
parte media. Los órganos de reproducción están en relación
estrecha con el diafragma pélvico.
179
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

Las vías de excreción así como las redes nerviosas y vascula­


res importantes lo atraviesan. Este diafragma pélvico forma los
esfínteres y sostiene las visceras abdominales. Es resistente,
pero, sin embargo, suficientemente elástico para permitir el
paso del niño en el parto y volver luego a su forma inicial.

8.5. MECANISMOS RESPIRATORIOS PRIMARIO


Y SECUNDARIO
Frymann:« El mecanismo respiratorio primario puede com­
pararse a la marea del océano que varía sensiblemente según las
influencias lunares, pero que guarda, la mayor parte del tiem­
po, un ritmo que no cambia en dos fases: flujo y reflujo, plea­
mar y bajamar.»
«E l mecanismo respiratorio secundario, muy sensible a
las variaciones del ambiente externo, puede ser comparado a
las olas, que dependen de los vientos y de otras condiciones
atmosféricas.»
180
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

Si el sistema óseo y membranoso craneosacral representan


el motor del mecanismo respiratorio primario, la motilidad in­
herente del sistema nervioso central y la fluctuación del líquido
cefaloraquídeo alimentan la fuerza motriz. Este sistema está en
el origen de los movimientos craneosacrales mediante la inter­
vención de la duramadre raquidiana y craneal. En este meca­
nismo primario no interviene ninguna acción muscular. Nin­
guna acción muscular es susceptible de efectuar un
movimiento entre el cráneo y el sacro.
Unicamente, los desdoblamientos de la duramadre son
determinantes en el mecanismo primario reuniendo el crá­
neo al sacro e inversamente. Una tensión recíproca e ideal
existe entre estos dos polos y este mecanismo primario fun­
ciona sin importar las tensiones y las condiciones de vida, en
todas las posiciones y siempre equilibrado. Por esto, un me­
canismo así debe poseer una base móvil. Esta existe y se en­
cuentra en la unión de la hoz del cerebro y de la tienda del
cerebelo, en el interior del seno recto: es el fulcrum de Su­
therland. Un movimiento, sin que importe de que parte del
sistema craneosacral, pone en juego automáticamente todas
las otras partes. La cuestión es el saber de dónde proviene
esta fuerza capaz de poner un sistema así en movimiento. La
respuesta a esta cuestión traspasa nuestra disciplina. ¿De
dónde viene la fuerza motriz de la célula o el órgano? ¿De
dónde proviene el peristaltismo y cuál es la causa de la circu­
lación vascular?
Son preguntas que forman parte de los misterios de la vida.
Los movimientos sincronizados con el mecanismo respira­
torio primario han sido comprobados en todas las partes del
cuerpo. Todo se resume en el cuerpo a un movimiento de
flexión-extensión de las estructuras centrales, acompañado de
un movimiento de rotación externa o interna de las estructuras
periféricas.
181
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

La experiencia clínica es manifiesta: toda modificación del


mecanismo respiratorio primario en su centro (fulcrum de Su­
therland) origina inmediatamente modificaciones de las es­
tructuras periféricas.
Este mecanismo respiratorio primario fisiológico comienza
antes del nacimiento, y es imposible que el embrión se desarro­
lle sin estar sometido a este mecanismo en dos fases. Inicial­
mente, forma parte del mecanismo maternal y participa en el
ritmo materno. Después, llega un momento donde el feto asu­
me sus propios latidos cardiacos y posee su propio ritmo respi­
ratorio primario, alrededor del tercer mes. Durante la vida,
este mecanismo puede sufrir variaciones de frecuencia, ampli­
tud o forma, pero suelen ser ligeras. Cuando estas variaciones
aumentan, siempre se traducirán en un contexto patológico. A
lo largo de la vida, este mecanismo no para de funcionar jamás;
la parada definitiva del mecanismo respiratorio primario ocu­
rre de 30 a 60 minutos tras todos los signos de parada que se
puede constatar regularmente.
Igualmente, el mecanismo respiratorio primario representa
la base de un ambiente interno estable, el mecanismo respira­
torio secundario sirve de intermediario entre el ambiente ex­
terno variable y el interno estable. Todas estas condiciones per­
miten al ser humano el pasar de un clima ecuatorial a los rigores
climáticos del ártico, de permanecer sin moverse o tener una
actividad física intensa, de vivir a nivel del mar, como participar
en una expedición de alta montaña o incluso al fondo oceánico.
Se adapta también a las variaciones de concentración gaseosa y
las de presión atmosférica.
Se ha demostrado clínicamente la relación entre el movi­
miento de los huesos temporales y el mecanismo respiratorio
secundario. La estimulación de la inhalación mediante la rota­
ción externa de los temporales se vuelve una experiencia simple
y corriente. La experiencia clínica ha demostrado, en presencia
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

de un niño cuya respiración secundaria era difícil e irregular,


que uno o los dos temporales estaban en lesión de rotación
interna relativa.
Igualmente, se puede decir que el cambio de postura fetal al
nacer incita al mecanismo respiratorio primario a colocarse en
posición de inspiración, lo que origina, en un segundo tiempo,
una estimulación del centro de inhalación al nivel de la base del
cuarto ventrículo. Así se desencadena la actividad cíclica y rít­
mica del mecanismo respiratorio secundario.
Al morir el individuo, hay una inversión en este mecanismo:
el mecanismo primario craneosacral adopta una posición de
extensión en lo que concierne a las estructuras mediales y los
huesos periféricos aparecen en rotación interna.
La exageración de las fases de respiración torácica se refleja
en las fases del mecanismo respiratorio primario. Este fenóme­
no es comprobado regularmente por la experiencia clínica.
Si la inspiración se mantiene, los huesos temporales efec­
túan una rotación externa: el cuerpo de la porción mastoi-
des se desplaza anterolateralmente mientras que la extremi­
dad de la apófisis mastoides se coloca hacia atrás y hacia
dentro. Este movimiento temporal se inscribe en la rotación
externa de los huesos periféricos que acompaña habitual­
mente la flexión de la sínfisis esfenobasilar y los huesos de la
línea medial. Recíprocamente, una rotación externa manual
de los huesos temporales produciría una respiración abdo­
minal y torácica más profunda. Esta técnica tiene un valor
inestimable para el paciente cuya respiración es molesta o
interrumpida.
Si la espiración es mantenida, los huesos temporales se colo­
can en rotación interna: el cuerpo de la porción mastoides se
desplaza hacia atrás y hacia dentro, y su extremidad se vuelve
más prominente.
183
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

En el paciente con disnea qne tiene dificultades para tomar


aire, encontraremos una restricción de movilidad de los tem­
porales en posición de rotación interna.
Por regla general, para liberar la función respiratoria, hay que
volver a dar a los temporales toda su libertad de movimiento.
Cuanto más se avanza en la relación entre el mecanismo res­
piratorio primario y el secundario, más fácil es comprender la
importancia funcional de los 3 diafragmas.
En el momento que se realiza un movimiento exagerado del
diafragma al respirar profundamente, aumenta el mecanismo res­
piratorio primario; de la misma manera, una reducción del curso
diafragmático podrá originar una disminución del mecanismo res­
piratorio primario, e incluso repercutir en el diafragma pélvico.
La limitación funcional de uno de los 3 diafragmas puede
repercutir sobre los otros 2 y la lesión primaria podrá situarse
en cualquiera de los 3 diafragmas.
Un traumatismo craneal puede originar una restricción de
movilidad parcial o total del diafragma craneal.
Una intervención quirúrgica pélvica puede originar una res­
tricción de movilidad o una fijación del diafragma pélvico, en
posición alta o baja, uni o bilateralmente.
Una enfermedad visceral que ha creado una irritación refle­
ja, un estado espasmódico puede producir una disminución
funcional del diafragma torácico, sobre todo cuando los ner­
vios frénicos están implicados.

□ Medición del «Impulso rítmico craneal»

El Dr. Sutherland fue el primero en describir el mecanismo


respiratorio primario, con gran duda por parte de los científicos.
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

El Dr. Still, refiriéndose al LCR, decía: «Es el elemento co­


nocido más importante del cuerpo humano.»
Los huesos craneales ayudan a esta circulación total del LCR
(influencia externa) o bien son movidos por esta última (in­
fluencia interna).
Los osteópatas y algunos miembros de profesiones afines
han empleado y desarrollado hábilmente su sentido del tacto
con una buena comprensión del concepto craneal, lo que les
permite verificar:
- El movimiento involuntario del sacro entre las alas ilíacas.
- La movilidad inherente del sistema nervioso central.
- La función de las membranas de tensiones recíprocas.
- La circulación del LCR y sus aplicaciones terapéuticas.
Sin embargo, a pesar de la sinceridad y la fe de cada uno, y
de los efectos benéficos observados en los pacientes, los escép­
ticos pedirán «una prueba científica». Numerosos esfuerzos
fueron realizados en este sentido en la «Craneal Academy» de
Estados Unidos.
El registro del mecanismo respiratorio primario fue posible
midiendo las variaciones de frecuencia transmitidas a una agu­
ja que trazaba una curva permanente. Un movimiento interno
del cráneo accionaba un segundo brazo desplazándose en un
plano vertical. El aparato presenta la ventaja de mostrar un mi­
nuto de movimiento sobre un registro gráfico. Los autores de
estas pruebas decidieron medir el movimiento de la unión de
las regiones frontoparietales derecha e izquierda, así como
también el del vértex. Comprobaron la existencia de movi­
mientos concomitantes, como el ritmo de la respiración pul­
monar y el ritmo cardíaco. Si el sujeto retiene su respiración, el
pulso continúa con una amplitud más débil. Cuando la respira­
ción es retenida en la espiración, al inhalar se realiza siempre
un movimiento del occipital hacia el exterior.
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

Cuando existe una restricción de movilidad craneal en una


región bien determinada es necesario un movimiento aumen­
tado en otra región con el fin de compensar esta restricción.
En resumen, el método de medición del mecanismo respira­
torio primario, mediante un electrodo colocado en la superfi­
cie del cuero cabelludo, determina que los movimientos sean
internos o externos. Cuando el movimiento es externo, un am­
plificador lo reproduce en la parte superior de la banda. Cuan­
do es interno, otro amplificador lo reproduce en el inferior de
la banda.
Estos trabajos confirman la veracidad del concepto osteopá-
tico craneal así como las observaciones y aplicaciones de nu­
merosos osteópatas en este campo.

8.6. LOS TRES DIAFRAGMAS


Durante la fase de inspiración y en el cuadro del mecanismo
respiratorio primario, la sínfisis esfenobasilar se eleva en flexión,
las partes pétreas de los temporales se colocan en rotación ex­
terna y la protuberancia occipital interna se desplaza antero-
inferiormente, teniendo como consecuencia el descenso del
diafragma craneal.
El diafragma pélvico está también implicado en este ciclo
rítmico mediante sus inserciones en S3, S4, S5 y las 3 primeras
vértebras coccígeas. Durante la fase de inspiración y el cuadro
del mecanismo respiratorio primario, el sacro efectúa un movi­
miento de flexión: su base se mueve postero-superiormente en
respuesta a la tracción ejercida por la duramadre espinal en S2,
mientras que los ángulos se desplazan anteriormente. Durante
esta fase de inspiración y en el cuadro del mecanismo respira­
torio primario, el diafragma pélvico desciende e inversamente,
durante la fase de espiración.
186
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

El diafragma torácico funciona a la vez en el mecanismo res­


piratorio primario (respiración involuntaria) y en el secundario
(respiración voluntaria).
El diafragma torácico, en el cuadro del mecanismo respira­
torio secundario, desciende en la fase de inspiración y se eleva
durante la fase de espiración.
Tanto en el mecanismo respiratorio primario como en el se­
cundario, el movimiento de los 3 diafragmas está sincronizado
durante la inspiración y la espiración.
Si el mecanismo respiratorio primario comienza en la vida
antes que el secundario, y acaba con la muerte de 30 a 60 mi­
nutos después, podemos decir que la respiración costal pulmo­
nar es realmente secundaria.
La caja torácica y su diafragma dominan el mecanismo res­
piratorio secundario. Su diafragma posee una inmovilidad rít­
mica. Desciende, se extiende y se aplana durante la inspiración.
Se eleva, se retrae y se vuelve más convexo durante la espira­
ción. Este movimiento rítmico depende enteramente de la in­
tegridad de los nervios frénicos provenientes del plexo cervical:
C3, C4, C5 (línea central de gravedad del cuerpo). Si uno de
los nervios frénicos está dañado, generalmente no se produce
ninguna' molestia seria. Si están los 2 nervios afectados, puede
originarse la muerte si no se encuentra ninguna solución para
reemplazar la función del diafragma. A. T. Still tenía toda la
razón al afirmar: «es gracias a mí que vivís y morís».
Los nervios frénicos comunican con el vago, los 3 ganglios
simpáticos cervicales y el plexo celíaco.
Este diafragma torácico puede estar sometido a un control
voluntario: respiración profunda, inspiraciones o espiraciones
prolongadas. Sin embargo, el control involuntario predomina
sobre el voluntario, cuando las exigencias fisiológicas de los
tejidos alcanzan un solo umbral. El mecanismo respiratorio se­
187
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

cundario es muy sensible a las variaciones químicas: CO,, Ph,


O,, a las variaciones circulatorias, a las del pulso y a las influen­
cias en relación directa con los centros respiratorios. Sin em­
bargo, ninguno de estos mecanismos reguladores pueden ac­
tuar si los nervios frénicos no están íntegros y si el diafragma
no cumple su función.
El diafragma craneal es tan indispensable para el mecanismo
respiratorio primario como el diafragma torácico lo es para el
mecanismo respiratorio secundario.
Sus movimientos fisiológicos son comparables, aunque los
del diafragma craneal se efectúan en una escala mucho más
reducida que los del diafragma torácico.
El diafragma craneal y el torácico están en estrecha relación
con el diafragma pélvico mediante sus alargamientos: core-link
para el diafragma y sistema fascio-aponeurótico para el dia­
fragma torácico.
El mecanismo respiratorio primario y su diafragma craneal
tienen la particularidad de ser involuntarias en su función de
mantenimiento de la estabilidad interna.
El mecanismo respiratorio secundario y su diafragma torá­
cico están sometidos al control voluntario aunque están man­
tenidos involuntariamente.
El diafragma pélvico responde al ritmo involuntario del me­
canismo respiratorio primario pero sufre, igualmente, la in­
fluencia de la actividad respiratoria torácica, mediante el dia­
fragma torácico en el momento del esfuerzo ayudado por la
expulsión del feto.
Si tuviésemos que utilizar sólo lo que es experimentalmente
demostrable, nos privaríamos de la maravillosa quinta esencia
que se obtiene por la experiencia clínica. Según las reglas del
aerodinamismo, un abejorro no puede volar, sin embargo,
¡vuela!
188|
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

8.7. TÉCNICAS DE EQUILIBRIO DE LOS 3


DIAFRAGMAS

El equilibrio de los 3 diafragmas, unilateral o bilateralmen­


te, y la restauración de su interdependencia funcional aceleran,
sin ninguna duda, el retorno a la integridad fisiológica y anató­
mica de todo mecanismo respiratorio primario. Ciertas nor­
malizaciones craneales o pélvicas son ineficaces a consecuencia
de la ausencia de equilibrio de los 3 diafragmas.
La técnica utilizada dependerá del paciente, caso clínico y
osteópata.
El diafragma craneal está influenciado por el hueso tempo­
ral. El diafragma torácico por las 6 últimas costillas y las vérte­
bras lumbares superiores y D9. El diafragma pélvico está in­
fluenciado por el sacro (S3, S4, S5).
Los diafragmas pélvico y craneal están equilibrados alterna­
tivamente con el diafragma torácico utilizando el mecanismo
respiratorio secundario; la respiración abdominal aparece más
eficaz que la torácica.
Raymond Richard D. O., únicamente equilibra los 3 dia­
fragmas (craneal, torácico y pélvico) en inspiración y esto lo
realiza así por varias razones:
• La extensión respiratoria del sacro no le parece aconseja­
ble respecto al disco intervertebral L5/S1.
• La rotación interna de los temporales corre el riesgo de
ser más perjudicial con respecto al mecanismo craneal que
en la rotación externa.
• Al nacer, el mecanismo respiratorio primario está en
flexión por las estructuras medianas, y en rotación externa
por las estructuras periféricas.
189
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

• Al morir, el mecanismo respiratorio primario se para en


extensión por las estructuras medianas y en rotación in­
terna por las estructuras periféricas.

□ Diafragma craneal
El sujeto está tumbado en decúbito dorsal. El osteópata está
sentado a la cabeza del paciente y lleva los huesos temporales en
rotación externa para incitar al diafragma craneal a descender.
Esta maniobra puede ser unilateral o bilateral. Al mismo tiempo,
el terapeuta pide al paciente hacer una inspiración voluntaria con
el fin de descender el diafragma torácico. El osteópata pide enton­
ces al paciente no respirar durante unos instantes y permanecer en
apnea para buscar el punto de equilibrio entre los 2 diafragmas.
Una vez realizada la maniobra, la restricción de movilidad dismi­
nuye, la amplitud aumenta y la integridad fisiológica vuelve.

Equilibración del diafragma craneal y del diafragma torácico.


Rotación externa de los temporales en inspiración torácica...
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

M L« l

/ .- v
\ 1 .V '€

V tv' \ /

msmttaam

I
/--•fe \
...En inspiración abdominal.

□ Diafragma pélvico

El sujeto está tumbado en decúbito dorsal. El osteópata se


coloca al nivel de la pelvis del paciente, por ejemplo, en el lado
izquierdo de la camilla. Pide al paciente flexionar su pierna de­
recha y coloca la palma de su mano izquierda al nivel de S3, S4
y S5. El paciente extiende enseguida su pierna y deja reposar
totalmente el peso de su cuerpo por medio del sacro sobre la
palma del osteópata.
El terapeuta imprime al sacro un movimiento de flexión res­
piratoria para incitar al diafragma pélvico a descender. Al mismo
tiempo, el osteópata pide al paciente que realice una inspiración
voluntaria con el fin de descender el diafragma torácico.
El terapeuta pide al paciente no respirar durante unos ins­
tantes y permanecer en apnea con el fin de buscar el punto de
equilibrio entre los 2 diafragmas.
191
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

La maniobra, una vez realizada, disminuye la restricción de


movilidad, aumenta la amplitud y devuelve la integridad fisio­
lógica.

ít
■ 1
, .

i (/ ■

V 17-
Equilibración del diafragma pélvico y del diafragma torácico.
Flexión inspiratoria del sacro e inspiración torácica.

f\ .i* ■
/v
i-
./•/ fS v■ii ■
t-
U,:.:7 f
■ ■ IW

isMRi
Equilibración del diafragma pélvico y del diafragma torácico.
Flexión inspiratoria del sacro e inspiración torácica.

192
Teoría vertebral del cráneo | Capítulo 2

O Diafragmas craneal y pélvico


Si 2 terapeutas pueden trabajar simultáneamente con el
mismo paciente, uno de ellos imprime a los temporales un
movimiento de rotación externa, mientras que el otro lleva al
sacro en flexión respiratoria. El paciente realiza una inspira­
ción torácica voluntaria con el fin de llevarlo al punto de
equilibrio.

9. M o d if ic a c ió n d e l r it m o c r a n e o sa c r o

Además de trabajar delicadamente con los tejidos, el tera­


peuta también puede favorecer sutilmente el movimiento de
los sistemas fluidos del paciente. Según el doctor Sutherland,
la fluctuación longitudinal del fluido cerebroespinal es el prin­
cipio fundamental del concepto craneosacral.
El papel del fluido cerebroespinal es fundamental para la
distribución de potencia por el cuerpo, pero otros fluidos (como
la sangre, la linfa y el fluido intersticial) también comparten
esta importante función. Si todos los sistemas de fluidos pue­
den moverse sin restricción, el principio ordenante del aliento
de vida se manifestará sin obstrucción.
Las técnicas que a continuación se presentan provocan una
alteración concreta de las fluctuaciones del LCR y, además, de
los movimientos de los líquidos del cuerpo. Estas técnicas me­
joran el intercambio de líquidos de los tejidos y la homeostasia
del organismo.
El objetivo es, simplemente, impedir que retorne de un mo­
vimiento extremo por la vía usual, y animado a que halle una
ruta nueva. Este descubrimiento encubierto de nuevas rutas
introduce una movilidad añadida al sistema y a su reserva de
movimientos.
193
Capítulo 2 Cuadernos de Osteopatía

9.1. EL PUNTO PARADO


Un punto de parada es un período de profundo descanso
fisiológico para el cuerpo durante el que se produce una cesa­
ción temporal del impulso rítmico craneal (IRC).
La cesación temporal del impulso rítmico craneal se produ­
ce de manera natural de vez en cuando, especialmente cuando
el individuo está en buen estado de salud. De hecho, el prerre-
quisito necesario para tener buena salud es la existencia de un
equilibrio adecuado entre quietud y actividad. No obstante,
cuando estamos bajo una fuerte tensión o sobrepasados somos
incapaces de encontrar serenidad y quietud corporal, por lo
que no conseguimos recuperamos. Finalmente, puede acabar
produciéndose una reducción de las reservas de potencia que
creará un estado de agotamiento. Para invertir esta tendencia
intentaremos producir puntos de parada, que permiten al pa­
ciente relajarse y encontrar un nuevo equilibrio.
El punto inmóvil puede ser inducido desde cualquier punto
del cuerpo. Después de que el terapeuta haya seguido pasiva­
mente el ritmo craneosacro y estudiado sus cualidades, puede
modificarlo, normalizarlo y, en consecuencia, alcanzar un efec­
to de equilibrio sobre las relaciones de tensión, sobre el sistema
craneosacro y también sobre todo el cuerpo.

9.2. PUNTO DE QUIETUD EN LOS PIES


Paciente en decúbito supino. El osteópata sentado a los pies
del paciente, con ambas manos sujetando los talones del pa­
ciente. En primer lugar, el terapeuta percibe la frecuencia, am­
plitud, simetría y potencia del ritmo craneosacro.
Las amplitudes de la rotación externa/fase de inspiración y
de la rotación interna/fase de espiración se comparan entre sí.
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

El movimiento de mayor amplitud indica al terapeuta la di­


rección que seguirá mientras ejerza resistencia a la dirección
del movimiento reducido.
Suponiendo que las piernas se mueven más en rotación in­
terna, entonces el terapeuta sigue las piernas hacia la rotación
interna y ejerciendo una suave fuerza (5 gramos) evitará que
éstas se muevan hacia fuera en la fase de inspiración. En cada
nueva fase de espiración, las manos del terapeuta seguirán las
piernas hacia la rotación interna, hacia el nuevo límite del mo­
vimiento. En cada nueva fase de inspiración el terapeuta resis­
tirá frente al movimiento de retomo de las piernas hacia la po­
sición neutral o rotación externa.
Después de 5 a 15 ciclos se alcanza el denominado punto inmó­
vil, es decir, el movimiento craneosacro se ha detenido y las piernas
ya no intentan llegar hasta la rotación extema o la zona neutral.
Poco antes de alcanzar el punto inmóvil, éste puede mani­
festarse por medio de ligeras vacilaciones, con temblores o pul­
saciones en el sistema craneosacro. También es posible que
aparezcan brevemente dolores pasados, se intensifiquen los
presentes o la respiración del paciente se haga más profunda.
Objetivos terapéuticos: cuando se alcanza el punto inmó­
vil, los tejidos y la respiración se relajan. Los dolores disminu­
yen o desaparecen por completo, las fuerzas autocurativas se
movilizan. El sistema craneosacro aprovecha este descanso y
acumula fuerzas para, a continuación, eliminar ligeras disfun­
ciones, de forma que posteriormente el terapeuta pueda perci­
bir una mayor simetría en el movimiento craneosacro.
El punto de quietud puede durar desde unos pocos segundos
hasta unos minutos. Cuando concluye, el sistema craneosacro
reanuda su movimiento, por lo general, con una simetría mejor y
una amplitud mayor. Si el terapeuta considera que el movimiento
no es satisfactorio, se puede repetir el procedimiento hasta llegar
195
Capítulo 2 | Cuadernos de Osteopatía

a otro punto de quietud. Cada repetición devolverá un poco más


la anormalidad a lo normal y será beneficioso para el paciente.
Nota: en caso de pacientes muy débiles, enfermos o mayo­
res puede ocurrir que la fatiga sea excesiva y los debilite, con lo
cual no serán capaces de superar el punto inmóvil en la fase de
espiración/fase de vaciado. En estas situaciones se debería in­
ducir el punto inmóvil en la fase de inspiración.
No conviene superar más de diez repeticiones con el punto
de quietud durante la misma sesión de tratamiento. Sin embar­
go, no tenemos constancia de otro efecto secundario que una
relajación extrema y somnolencia.
Nota: el punto de quietud está contraindicado en casos de
hemorragia intracraneal y aneurisma, porque los cambios en la
presión del líquido intracraneal pueden ser perjudiciales para
el paciente.

m m
■ "V,

Punto de quietud (punto parado) en los pies.

196
Teoría vertebral del cráneo Capítulo 2

El punto inmóvil puede inducirse en cualquier zona del


cuerpo. El procedimiento es el mismo que el descrito para el
caso de las piernas.

Plintos de quietud en diferentes partes del


cuerpo:

A) Rodillas
W mm B) Caderas
¡ -
C) Hombros
Capítulo 3

T r a t a m ie n t o d e las m em bran as

INTRACRANEALES Y MEDULARES, C N M
Estas membranas están compuestas por:
- Las meninges medulares.
- Las meninges craneanas.
- La hoz del cerebro.
- La hoz del cerebelo.
- La tienda del cerebelo.
John Upledger, D.O. distribuye estas estructuras en dos sis­
temas:

□ 1 . S ist e m a v e r t ic a l ________________________

- Porción intracraneal: la hoz del cerebro y la hoz del cere­


belo.
- Porción extracraneal: la duramadre medular.

02. S is te m a h o r i z o n t a l

- Intracraneal, que está compuesto por la tienda del cerebelo.


Las membranas intracraneales y medulares se tratan en dos
tiempos:
201
Capítulo 3 Cuadernos de Osteopatía

- Primer tiempo: compresión, acercando las zonas tensas


para obtener una relajación tisular local.
- Segundo tiempo: descompresión, para devolver la liber­
tad tisular global.
El juego de las suturas y la plasticidad de los huesos del cráneo
permiten la transmisión de las fuerzas correctoras de nuestras ma­
nos a través de las trabéculas óseas y de las membranas craneanas.
La disposición de la mayoría de los planos fasciales del cuer­
po humano es más longitudinal que transversa. Estas estructu­
ras fasciales se caracterizan por poseer un poco de movimiento
deslizante. Esta movilidad deslizante es más evidente en direc­
ción longitudinal que transversa. Cuando presentan hiperto­
nía, actúan como áreas de restricción funcional a este desliza­
miento longitudinal natural de las hojas fasciales del cuerpo.
Estas divisiones estructurales/funcionales se localizan donde
hay predominancia de tejidos conjuntivos que se orientan
transversalmente respecto al cuerpo. Es fácil que provoquen
un deterioro de la libertad del deslizamiento longitudinal de la
mayoría de las hojas fasciales.
Estas restricciones transversas las encontramos en:
- El diafragma pélvico.
- El diafragma respiratorio.
- Entrada torácica o diafragma torácico alto.
- Base del cráneo o diafragma suboccipital.

0 3. O b je tiv o s t e r a p é u t i c o s p a ra l i b e r a r la s
MEMBRANAS i n t r a c r a n e a l e s y m e d u la re s

1. Liberación de las restricciones transversas:


- El diafragma pélvico.
Tratamiento de las membranas intracraneales y medulares, CNM Capítulo 3

- El diafragma respiratorio.
- Entrada torácica o diafragma torácico alto.
- Base del cráneo o diafragma snboccipital.
2. Tratamiento de las meninges medulares:
- Bombeo del sacro.
- Bombeo del occipital.
3. Entrada del cráneo:
- Compresión transversal de la escama del occipital.
4. Meninges cerebrales:
- Compresión/elevación de los parietales.
- Compresión/elevación del frontal.
- Compresión/descompresión de la mandíbula.
- Compresión/elevación del esfenoides.
- Postura transversa de la tienda del cerebelo.
- Postura global de la tienda del cerebelo.

O INDICACIONES AL TRATAMIENTO
DEL PROTOCOLO DE LAS MEMBRANAS
- Como inicio de todo tratamiento de osteopatía craneal.
- En caso de migrañas y cefaleas.
- En caso de neuralgias (ciáticas, cérvico-braquialgias, neu­
ralgias intercostales...).
- En caso de cualquier patología que afecte a la columna
vertebral.
- Para mejorar la fluctuación de cualquier líquido del cuer­
po (LCR, linfa y sangre).
Capítulo 3 Cuadernos de Osteopatía

- En personas con rigidez generalizada.


- En casos de estrés y alteraciones emocionales.
Nota: antes de afrontar el tratamiento craneal de las mem­
branas intracraneales y medulares es imprescindible que se
haya liberado previamente el conjunto de la estructura.

0 PROTOCOLO GLOBAL
1. Bombeo del sacro.
2. Diafragma pélvico.
3. Diafragma respiratorio.
4. Diafragma torácico alto.
5. Hioides.
6. Diafragma suboccipital (A.O.).
7. CV4.
8. Bombeo occipital.
9. Compresión de los parietales.
10. Levantamiento de los parietales.
11. Compresión del frontal.
12. Levantamiento del frontal.
13. Compresión de la mandíbula.
14. Descompresión de la mandíbula.
15. Compresión del ala mayor del esfenoides.
16. Levantamiento del ala mayor del esfenoides.
17. Rotación interna del temporal.
18. Postura transversa de la tienda del cerebelo.
19. Postura global de la tienda del cerebelo.
Tratamiento de las membranas intracraneales y medulares, CNM Capítulo 3

Nota: es muy importante visualizar bien la técnica en


nuestra mente en vez de realizar una fuerza física directa­
mente sobre el cráneo. En el trabajo craneal, primero visua­
lizamos lo que queremos realizar y despues lo sentimos: nun­
ca al revés.
Al finalizar la técnica, no hay que soltar las manos repenti­
namente del cráneo. Hay que hacerlo poco a poco.
Las técnicas de presión-descompresión, se realizan durante
un tiempo estimado de 3 a 5 minutos.
La variación en el movimiento normal de los huesos del crá­
neo de una cabeza a otra es grande. Cada paciente lleva los
movimientos consigo; lo que el terapeuta debe hacer es mejo­
rar la libertad de movimiento en lo posible, según el caso que
se presente.

3.1. BOMBEO DEL SACRO

Paciente en decúbito supino. El osteópata sentado o en bi-


pedestación junto al paciente. Sitúa una de sus manos bajo el
sacro del paciente, con la mano, codo y antebrazo planos sobre
la camilla siguiendo el eje vertebral del paciente.
Se realizan bombeos sobre el sacro, a razón de tres segundos
de tracción y tres segundos de semirrelajación.

3.1.1. Obj etivos terapéuticos

Mediante la acción inhibidora del bombeo, relajamos las


tensiones del sacro, de la región lumbosacra y de la cadena
neuromeníngea, CNM a la altura de las vértebras.
205
Capítulo 3 Cuadernos de Osteopatía

Bombeo del sacro.

3.2. DIAFRAGMA PÉLVICO


Las técnicas para el tratamiento de los tres primeros diafrag­
mas son muy similares. El terapeuta signe la tensión/movi­
miento del tejido hasta el punto donde se percibe una barrera
o una resistencia. El terapeuta mantiene el tejido en la barrera,
sin forzado en una dirección de movimiento ni tampoco que se
mueva hacia el bloqueo. El terapeuta solamente impide que
vuelva a moverse en la misma dirección de la que proviene,
hasta que la barrera haya desaparecido y relajado.
Esta técnica se denomina «unwinding» (relajación, desen­
marañamiento) de tejidos y fascias.

3.2.1. Signos que indican tensión en los tejidos, durante


el tratamiento de los diafragmas

- La percepción del movimiento de los líquidos en mi teji­


do se encuentra amplificado.
206
Tratamiento de las membranas intracraneales y medulares, CNM Capítulo 3

- El tejido irradia un calor o frío inusual.


- Formación de humedad sobre la piel.
- Alteración del ritmo respiratorio del paciente (más pro-
fonda, bostezos o suspiros).
- Parada súbita del ritmo craneosacro.
- Dolores o sensaciones desagradables que desaparecen en
el transcurso de la terapia.
- Aparición de recuerdos y sentimientos durante la terapia,
antes de que el tejido se relaje. Estas emociones parecen
estar depositadas o relacionadas con las tensiones de los
tejidos del cuerpo de una forma aún no aclarada. Suele
tratarse de recuerdos más o menos inaccesibles para la
conciencia del paciente.

3.2.2. Técnica

Paciente en decúbito supino. El osteópata sentado junto al


paciente. Sitúa una de sus manos sobre el sacro del paciente,
transversalmente. La otra mano la sitúa con el lado cubital so­
bre el pubis, de manera que el resto de la mano cubra el hipo­
gastrio del paciente.
El terapeuta inicia la técnica ejerciendo una suave presión
sobre el tejido. Esta presión se intensifica lentamente hasta que
el tejido comienza a moverse. Solamente se aplica la presión
necesaria para alcanzar este movimiento propio y mantenerlo.
Para poder eliminar con éxito las disfunciones de los tejidos, el
terapeuta debe aprender, en primer lugar, a percibir exacta­
mente la localización de la barrera. Allí donde ésta se encuen­
tra, el terapeuta evita que el tejido se aleje de nuevo de la mis­
ma y le ayuda a enfrentarse a ella.
207
Capítulo 3 Cuadernos de Osteopatía

En cnanto se haya tomado contacto con el tejido fascial no


debe perderse sino que debe mantenerse de una forma cons­
tante. De esta forma, se consigue penetrar en los mecanismos
de disfunción más profundos y eliminar capa a capa las conse­
cuencias de las influencias traumáticas.
La técnica finaliza cuando se percibe una sensación de re­
blandecimiento de la liberación del tono anormal. Se puede
volver a repetir.

3.2.3. Objetivos terapéuticos


De esta forma, pueden eliminarse viejos patrones de movi­
miento/tensión del tejido. El tejido recupera una mayor li­
bertad de movimiento y reanuda su camino hacia una nueva
barrera. Mejora inmediata de la amplitud y equilibrio del mo­
vimiento craneal.

Diafragma pélvico.
Tratamiento de las membranas intracraneales y medulares, CNM Capítulo 3

3.3. DIAFRAGMA RESPIRATORIO

Paciente en decúbito supino. El osteópata sentado junto al


paciente. Sitúa una de sus manos en la espalda del paciente, a la
altura de la charnela dorso-lumbar. La otra mano la sitúa sobre
el epigastrio, la apófisis xifoides del esternón y los bordes cos­
tales anteroinferiores.
La técnica se realiza siguiendo el mismo criterio que en la
liberación del diafragma pélvico.

3.3.1. Objetivos terapéuticos


Esta técnica actúa sobre el diafragma y los órganos adyacen­
tes, sobre L1 y L2, las molestias en las costillas inferiores, el
músculo psoas, el músculo cuadrado lumbar, las 3a, 4a y 5a vér­
tebras cervicales (a través del nervio frénico) y el páncreas.

Diafragma respiratorio.
Capítulo 3 Cuadernos de Osteopatía

3.4. DIAFRAGMA TORÁCICO ALTO


Paciente en decúbito supino. El osteópata sentado junto al
paciente. Sitúa la mano craneal sobre la chamela cérvico-dorsal
y la mano caudal sobre la mitad superior del tórax, en contacto
con la articulación esternoclavicular, el manubrio esternal y los
cartílagos superiores de las costillas.
La técnica se realiza siguiendo el mismo criterio que en la
liberación del diafragma pélvico.
Cuando se tiene más experiencia, es posible seguir los patro­
nes de tensión fascial con la mano situada debajo, la craneal.

/ J
/

Diafragma torácico alto.

3.4.1. Objetivos terapéuticos


Tenemos efecto sobre:
- La cintura escapular, la clavícula, la Ia y 2a costillas, la 7a
vértebra cervical y la 6a torácica.
Tratamiento de las membranas intracraneales y medulares, CNM II Capítulo 3

- Sobre la circulación venosa, arterial y linfática entre el


cráneo y la cavidad torácica.
- Sobre la entrada de aire en el pulmón y la función cardiaca.
- Sobre la glándula timo.
- Sobre el reflujo linfático en los ángulos venosos izquierdo
y derecho.

3.5. fflOIDES
El hueso hioides constituye el esqueleto de la lengua. Varios
músculos se unen a él para terminar en la mucosa de la lengua:
- Lingual inferior (2).
- Liogloso (2).
- Lingual superior (2).
Es un punto de inserción para los músculos de:
- La cadena de flexión.
- La cadena de torsión anterior.
Está unido a la faringe por el músculo constrictor medio y a
la aponeurosis cervical media.
Paciente en decúbito supino. El osteópata sentado junto al
paciente. Sitúa su mano craneal bajo el cuello del paciente,
siendo esta mano punto de fijación. Con la mano caudal atrapa
el hioides con el índice y pulgar. El terapeuta comprueba la
movilidad del hioides a derecha e izquierda.
La técnica de normalización consta de tres pasos:
1. Movilizamos, con 5 gramos de presión, el hioides en sen­
tido lesional.
2. Movilizamos, con 5 gramos de presión, el hioides en sen­
tido de corrección.
Capítulo 3 Cuadernos de Osteopatía

3. Descoaptamos el hioides, suavemente, hasta perder el


contacto con nuestros dedos.

3.5.1. Obj etivos terapéuticos

Liberar la tensión existente entre las conexiones aponeuró-


ticas que unen el orificio torácico y la entrada del cráneo.

[: Técnica de liberación del hioides.

3.6. DIAFRAGMASUBOCCIPITAL, A.O.

Paciente en decúbito supino. El osteópata sentado junto al


paciente. Sitúa ambas manos debajo del occipital, con las pal­
mas de las manos dirigidas hacia arriba, con los dedos flexiona-
dos en ángulo recto. La yema de los dedos contactan con el
212
Tratamiento de las membranas intracraneales y medulares, CNM i Capítulo 3

borde inferior del occipital mientras qne la punta contacta con


la musculatura suboccipital.
Esta técnica pasiva, consiste en dejar que el peso de la cabe­
za sea quien produzca la relajación de la musculatura subocci­
pital, consiguiendo con ello que los dedos penetren en el tejido
y palpen el arco posterior del Adas. El terapeuta debe visuali­
zar su cometido: intentar penetrar en el espacio comprendido
entre el arco posterior de C1 y el occipital.
Cuando el terapeuta percibe que los dedos no penetran más
en el tejido, entonces, comienza a descoaptar el occipital del
Adas. Para ello, utiliza sus dedos mayores para empujar de los
arcos de C1 en dirección caudal y los dedos anulares y meñiques
para empujar del occipital en dirección craneal. Todo ello con 5
gramos de presión. Con lentitud, el Adas comenzará a alejarse
del occipital, lo cual se manifiesta como una sensación de «flo­
tación». Mientras «flota» hay que seguirlo y equilibrarlo.
Es muy importante visualizar la maniobra en la mente antes
de intentar realizarlo físicamente.

3.6.1. Contraindicaciones
- Fractura del axis.
- Peligro de hemorragias intracraneales (apoplejías agudas
o aneurismas).
- Fracturas recientes de la base del cráneo.

3.6.2. Objetivos terapéuticos


Liberación de la articulación adantooccipital con la consi­
guiente eHminación de tensiones en el área de los agujeros ras-
Capítulo 3 Cuadernos de Osteopatía

gados mayores (yugulares). Con esto, conseguimos mejorar el


drenaje venoso y reducir la congestión intracraneal de líquidos.
La reducción de dicha congestión contribuye a su vez a favore­
cer la movilidad del sistema craneosacro.
Mejora de la función de los pares craneales IX, glosofarín-
geo, X, vago y XI, espinal.
Mejora de la movilidad del occipital y temporales como res­
puesta a las actividades del sistema hidráulico que se producen
dentro de la bóveda del cráneo y el conducto vertebral.

Diafragma suboccipital, A.O.

3.7. CV4
A esta técnica creada por Sutherland se le denomina técnica
de compresión del cuarto ventrículo, compresión del occipital
y punto de quietud occipital.
En sus orígenes, esta técnica se utilizaba para ralentizar el
ritmo craneosacro. Hoy día, se utiliza para normalizar el ritmo
craneosacro.
La compresión sobre los lados del occipucio disminuye la
adaptación de la escama occipital a los cambios de presión del
2141
I
Tratamiento de las membranas intracraneales y medulares, CNM Capítulo 3

líquido intracraneal. La presión intracraneal aumenta, lo cual


produce un aumento del movimiento y el intercambio del lí­
quido. De esta forma, el LCR no sólo fluye a través de los
grandes orificios, sino también a través de las más pequeñas
vías, hacia las vainas de nervios y vasos, en los microtúbulos de
las fascias hasta llegar a las cavidades extra e intracelulares. Ello
suele dar lugar a un mejor suministro de las células, un mayor
movimiento linfático y una regeneración de los tejidos, así
como una estimulación de los centros nerviosos del cerebro en
el IV ventrículo. Gracias a las características biodinámicas,
bioeléctricas y bioquímicas del líquido cefalorraquídeo se esti­
mulan todos los procesos de intercambio del cuerpo.

3.7.1. Realización de la técnica

Paciente en decúbito supino. El osteópata sentado a la ca­


becera de la camilla. Junta las manos colocadas como si fueran
conchas, con la punta de los pulgares contactando y formando
una V Este vértice debe hallarse a nivel de las apófisis espino­
sas de las vértebras cervicales 2a y 3a. Las eminencias tenares
se posan sobre la escama del occipital, evitando de manera
muy importante el contacto sobre las suturas occípito-mastoi-
deas (OM), pues se podría desencadenar el vómito o dolor de
cabeza.
A medida que se estrecha el occipital del paciente durante
la fase de extensión del MRP, seguimos este movimiento con
las eminencias tenares. Cuando el occipital del paciente trate
de ensancharse durante la fase de flexión del MRP, el terapeu­
ta opone resistencia a este proceso de ensanche. Las manos
quedan inmóviles y sin ejercer ninguna presión. A medida que
se produce el estrechamiento del occipital durante la fase de
extensión, se alcanzará el límite articular siguiendo el estre­
215
Capítulo 3 Cuadernos de Osteopatía

chamiento del occipital. Durante la siguiente fase de flexión


del MRP se opone de nuevo resistencia al ensanchamiento del
occipital. Este procedimiento se repite hasta que el ritmo cra­
neal se reduzca y desorganice, terminando por detenerse,
temporalmente, pero por completo. El punto inmóvil puede
durar de unos segundos a varios minutos. Durante este perio­
do, la respiración del paciente se realiza de manera más pro­
funda, se produce una ligera sudoración sobre la frente, dis­
minución del tono muscular y, en muchos casos, el paciente se
queda dormido.
Al final del punto inmóvil, el terapeuta percibe una fuerte
presión regular a ambos lados del occipital en dirección a la
rotación externa. Entonces, el terapeuta deja de oponer resis­
tencia, siguiendo este ensanchamiento y evaluando la amplitud
y simetría del ritmo craneosacro.

3.7.2. Contraindicaciones
- Peligro de derrames cerebrales, apoplejía aguda, ya que la
formación de trombos mejora con la estasis.
- Aneurisma cerebral, ya que el cambio de presión intracra­
neal podría causar una fuga o una rotura.
- Hipertensión maligna (a causa del aumento de la presión
intracraneal).
- Fracturas de la base del cráneo, lesiones de la cabeza, es­
pecialmente fracturas del hueso occipital.
- Embarazos a partir del 7o mes, ya que en determinadas
circunstancias pueden comenzar las contracciones (sin
embargo, Viola Frymann, especialista en neonatos, opina
que la técnica CV-4 solamente tiene un efecto homeostá-
sico sobre el parto).
Tratamiento de las membranas intracraneales y medulares, CNM 1 Capítulo 3

3.7.3. Objetivos terapéuticos

- Favorece el movimiento del líquido y su intercambio. La


mejora del movimiento del líquido siempre es beneficiosa
excepto en los casos anteriormente mencionados.
- La técnica de CV4 afecta la actividad del diafragma y el
control autónomo de la respiración, y parece relajar el tono
del sistema nervioso simpático en un grado significativo.
- Reduce la hipertonía simpática crónica en pacientes estre-
sados, con ansiedad o insomnio. Siempre se espera una
mejoría funcional vegetativa como resultado de la induc­
ción del punto de quietud, de tipo homeostásico.
- Según Magoun, esta técnica está clínicamente indicada en
todos los casos en los que también lo es una técnica de
bombeo linfático. Reduce el edema postural.
- Se ha conseguido bajar la fiebre hasta 2o C en un espacio
entre 30-60 minutos.
- Relaja todos los tejidos conjuntivos del cuerpo y, por tan­
to, es beneficiosa para las lesiones músculo-esqueléticas
agudas y crónicas. Es eficaz en los procesos artríticos de­
generativos.
- Es efectiva en las adherencias postoperatorias que afectan
a la movilidad del tubo dural. En este caso, hay que relizar
múltiples repeticiones. Gradualmente, el aumento de la
presión del líquido parece deshacer las adherencias. En
estos casos, puede realizarse a diario.
- Es eficaz tanto para la congestión cerebral como pulmonar.
- Regula las contracciones uterinas y, por lo tanto, ayuda en
los dolores del parto.
- En casos de hipertensión arterial.
Capítulo 3 Cuadernos de Osteopatía

-
En casos de taquicardia.
-
En casos de infecciones e inflamaciones.
-
Ayuda a que los huesos osifiquen antes y mejor.
-
En casos de depresiones.
-
En trastornos neuroendocrinos.
-
En casos de hipertiroidismo.
-
En caso de epilepsia (no obstante, hay que señalar que
durante su realización podemos provocar un ataque).
- Los estudios realizados por Magoun demuestran un efec­
to sobre la reducción del azúcar en sangre, así como la
disminución de leucocitos y de la actividad de las glándu­
las sudoríparas.
- Según Sutherland, esta técnica se puede utilizar siempre
que el proceso terapéutico se haya estancado y el terapeu­
ta no sepa qué realizar, así como para compensar el efecto
negativo de técnicas mal realizadas.
En conclusión, la técnica de CV4 es un tratamiento en per­
digonada muy sencillo para multitud de problemas, porque
mejora el movimiento hístico e hidráulico, y restablece la flexi­
bilidad de la respuesta vegetativa.

Posición de las manos en la técnica de Técnica de normalización de CV4.


CV4.

218|
Tratamiento de las membranas intracraneales y medulares, CNM I Capítulo 3

O Variante 1. Compresión transversal, según Léopold


Busquet

El osteópata comprime los ángulos laterales del occipital ha­


cia la línea media. Esta presión es continua, no debiendo produ­
cir sensación de endurecimiento del hueso occipital ni cansan­
cio de las manos. Si ocurre esto, hay que disminuir la presión.
La técnica dura hasta que el occipital deja de ofrecer resis­
tencia, notando el terapeuta que sus manos se relajan y se sien­
te como el occipital desprende calor. Esta maniobra puede du­
rar de uno a cinco minutos.

E3 Variante 2. Bombeo del occipital

Con la misma toma de contacto que las técnicas preceden­


tes, el osteópata comprime (con 5 gramos de presión) la esca­
ma occipital durante 3 segundos y relaja durante otros 3 segun­
dos. Se realiza de uno a tres minutos.
Nota: debido a la importancia de esta técnica y, dependien­
do del caso clínico que se nos presente, podemos realizar las
tres variantes en un mismo paciente o repetir alguna de ellas las
veces que consideremos necesario.

3.8. BOMBEO OCCIPITAL

Paciente en decúbito supino. El osteópata sentado a la cabe­


cera de la camilla. Sitúa los dedos 2oa 4o de ambas manos sobre
el occipital, a ambos lados. Los antebrazos siguiendo el eje de
la columna vertebral, y formando un ángulo de 90° con los
brazos.
Se realizan bombeos sobre el occipital, a razón de tres se­
gundos de tracción y tres segundos de semirrelajación. La ten­
Capítulo 3 Cuadernos de Osteopatía

sión sobre el occipital se hace a partir de la inclinación rítmica


del tronco hacia atrás.
Nota: La potencia de la tracción no debe provocar contrac­
ciones en el tejido.

3.8.1. Objetivos terapéuticos


Las técnicas de bombeo sacro y occipital tienen una acción
terapéutica muy importante sobre todo el eje vertebral, sobre
la cadena estática, plano posterior músculo-esquelético y plano
profundo meníngeo.
No hay que despreciar nunca esta valiosa técnica, que, reali­
zada correctamente, aporta una profunda relajación al paciente.
Está indicada en cefaleas, migrañas y neuralgias.

r * .;v . i * '- '- .

WBSr '

Bombeo del occipital.

220
Tratamiento de las membranas intracraneales y medulares, CNM Capítulo 3

3.9. COMPRESIÓN DE LOS PARIETALES

La hoz del cerebro se inserta en la parte craneal en los dos


huesos parietales, de forma que éstos pueden ser utilizados como
palanca para relajar la hoz. A través de la inserción de la tienda
del cerebelo en el ángulo inferoposterior del parietal, así como
en su prolongación en la parte inferior de la hoz del cerebro, se
influye también sobre las tensiones de la membrana horizontal
aplicando la técnica de levantamiento del hueso parietal.
Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la cabe­
cera de la camilla, sitúa los pulgares de ambas manos cruzados
cada uno en el parietal contrario. Los dedos 2° a 5ose sitúan por
encima de la sutura parietoescamosa o parietomastoidea. Los
dedos meñiques contactan con el plano de la camilla, en la parte
anterior del asterion y de la sutura lambdoidea.
En un primer tiempo, el terapeuta ejerce con los pulgares
una ligera presión en dirección inferior, lateral y anterior. Una
vez el terapeuta percibe que esto se está produciendo, en una
segunda fase, con el resto de los dedos, se ejerce una ligera
presión en dirección superior y anterior.
Si la sutura no se deja descomprimir, desplazamos los pulga­
res hacia la parte trasera de la bóveda repitiendo la maniobra
hasta conseguir la descompresión de la sutura interparietal
hasta lambda.
La técnica finaliza cuando el terapeuta percibe que se ha lle­
gado al límite del movimiento.

3.9.1. Objetivos terapéuticos

Utilizar la plasticidad de la bóveda del cráneo para descen­


der, descomprimir la sutura interparietal y esperar obtener la
Capítulo 3 Cuadernos de Osteopatía

relajación de la hoz del cerebro y del cerebelo en sentido


vertical.
Mejora el drenaje de los senos sagitales superior e inferior y
la circulación de la cavidad subaracnoidea.

Compresión de los parietales.

3.10. LEVANTAMIENTO DE LOS PARIETALES

Paciente en decúbito supino. El osteópata sentado a la ca­


becera de la camilla. El terapeuta sitúa los dedos de la misma
manera que en la técnica anterior, pero con los pulgares al
aire.
En un primer tiempo, el terapeuta comprime ligeramente
los parietales en dirección medial. Esto se hace para separarlos
de los temporales. Hay que tener cuidado de no comprimir los
temporales.
En un segundo tiempo, el terapeuta eleva los parietales aña­
diendo una ligera presión en dirección craneal.
No hay que soltar la elevación de los parietales bruscamen­
te. Hay que realizarlo gradualmente; de lo contrario, podemos
222
Tratamiento de las membranas intracraneales y medulares, CNM I Capítulo 3

conseguir que los síntomas se agudicen. Por lo general, cuando


notemos esta liberación, el paciente constatará que la presión
en la cabeza se ha aliviado.

3.10.1. Objetivos terapéuticos


■ Utilizar la plasticidad de la bóveda del cráneo para elevar la
sutura interparietal y obtener la postura de la hoz del cerebro y
del cerebelo en sentido vertical.

Levantamiento de los parietales.

3.11. COMPRESIÓN DEL FRONTAL

Dado que la hoz del cerebro se inserta en la cresta frontal


del hueso frontal y en la parte posterior en el surco del seno
sagital superior y en la protuberancia interna del occipital, el
hueso frontal puede utilizarse como palanca para estirar y rela­
jar la hoz.
Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­
beza del paciente, sitúa ambas manos planas sobre el frontal,
con los dedos índices juntos a cada lado de la sutura metópica
223
Capítulo 3 Cuadernos de Osteopatía

y la punta de los mismos ligeramente por debajo de las cejas.


Los dedos anidares se sitúan por detrás de los pilares orbitales
externos. Los dedos medios, meñique y pulgares se sitúan pa­
sivamente en el área que les corresponde. No intervienen en la
maniobra.
En un primer tiempo, los índices ejercen una ligera presión
en dirección posterior sobre la sutura metópica. Cuando senti­
mos que esto está sucediendo, añadimos, en un segundo tiem­
po, una ligera presión con los anulares sobre los pilares orbita­
les externos en dirección anterior-extema.
La técnica finaliza cuando el terapeuta percibe que se ha lle­
gado al límite del movimiento.

3.11.1. Objetivos terapéuticos


Utilizar la plasticidad del frontal para hacer retroceder la
sutura metópica, extender el frontal y obtener la relajación de
la hoz en sentido anteroposterior.

Compresión del frontal.


Tratamiento de las membranas intracraneales y medulares, CNM Capítulo 3

3.12. LEVANTAMIENTO DEL FRONTAL


Paciente en decúbito supino. El osteópata sentado a la cabe­
za del paciente. Los dedos anulares se apoyan firmemente so­
bre la apófisis cigomática del hueso frontal y la utilizan como
punto fijo. Los dedos meñiques pueden apoyar a los anulares o
quedarse al aire, sin contacto con el frontal. Los dedos medio e
índice se sitúan a los lados de la línea central del hueso frontal.
Los pulgares se tocan o cruzan hacia atrás.
Los dedos anulares generan una suave presión en dirección
medial apoyados sobre los bordes laterales del hueso frontal, lo
que hace que éste se mueva en rotación interna separándose
del estenoides.
En cuanto el hueso frontal comienza a moverse hacia delante,
puede cesar la presión de los dedos anulares en dirección medial.
Al mismo tiempo, los dedos ejercen una tracción en dirección
anterior. Esta tracción es muy suave. Debería ser unos 5 gramos
más fuerte que la resistencia anormal del tejido que sufre la dis-
función. La tracción se mantiene siempre debajo del umbral en
el cual el tejido comienza a contraerse como reacción.

Levantamiento del frontal.


Capítulo 3 Cuadernos de Osteopatía

El peso del cráneo es suficiente para fijar el occipital (la in­


serción posterior de la hoz) sobre la superficie de tratamiento.

3.12.1. Objetivos terapéuticos

Utilizar la plasticidad del cráneo y la relajación de las sutu­


ras. Aumentando la concavidad de las fosas frontales, la sutura
metópica avanza. Con ello, obtenemos la tensión excéntrica de
la hoz en sentido anteroposterior.

□ Variante, según Léopold Busquet


Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­
beza del paciente, toma los ángulos laterales del frontal entre
los talones de las manos. Los dedos están cruzados a nivel de
sus últimas falanges.
Los codos del terapeuta están apollados sobre la mesa.

Levantamiento del frontal. Variante.

226|
Tratamiento de las membranas intracraneales y medulares, CNM I Capítulo 3

En un primer tiempo, el terapeuta comprime transversal­


mente el frontal. Espera hasta sentir que el frontal se adapta a
estas tensiones. En un segundo tiempo, el terapeuta eleva el
frontal, añadiendo a la compresión transversal una tensión en
dirección anterior.

3.13. COMPRESIÓN DE LA MANDÍBULA


Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­
beza del paciente, sitúa la yema de los dedos mayor y anular
sobre los ángulos de la mandíbula, realizando una ligera pre­
sión en dirección craneal. Los antebrazos en el eje de la rama
de la mandíbula.
La técnica finaliza cuando el terapeuta percibe que se ha lle­
gado al límite del movimiento.

3.13.1. Objetivos terapéuticos


Conseguimos la relajación de la hoz del cerebro y del cere­
belo en sentido vertical.

Compresión de la mandíbula.
Capítulo 3 Cuadernos de Osteopatía

3.14. DESCOMPRESIÓN DE LA MANDÍBULA


Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­
beza del paciente, sitúa los dedos mayor y anular de ambas ma­
nos sobre las ramas mandibulares. Los antebrazos en el eje de
la mandíbula. Se realiza una descompresión de la mandíbula
ejerciendo 5 gramos de presión en dirección caudal.
La técnica finaliza cuando el terapeuta percibe que se ha lle­
gado al límite del movimiento.

3.14.1. Objetivos terapéuticos


Obtener la postura de la hoz del cerebro y del cerebelo en
sentido vertical.

Descompresión de la mandíbula.

3.15. COMPRESIÓN DEL ALA MAYOR


DEL ESFENOIDES
La inserción anterior de la tienda en la apófisis clinoides y la
inserción posterior en el surco transverso y la protuberancia
interna del occipital pueden ser aprovechadas para estirar y re­
228
Tratamiento de las membranas intracraneales y medulares, CNM Capítulo 3

lajar la tienda del cerebelo de delante atrás. Mediante la inser­


ción de la tienda en la cresta superior del petroso, la membrana
es estirada entre estas dos estructuras.
Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la
cabeza del paciente, sitúa los pulgares en las alas mayores
del esfenoides, en la parte posterior del borde lateral de los
ojos.
El resto de los dedos, pasivos, sobre el occipital.
Los pulgares ejercen urna ligera tracción en dirección poste­
rior. La técnica finaliza cuando el terapeuta percibe que se ha
llegado al límite del movimiento.

3.15.1. Objetivos terapéuticos

Esta técnica de compresión tiene la ventaja de estimular la


relación entre las suturas y los plexos coroideos.
Cualquier compresión de una sutura craneal aumenta la se­
creción del LCR y fortalece el sistema respiratorio primario.

■■■■ y

\ 9
Compresión del esfenoides.

229
Capítulo 3 Cuadernos de Osteopatía

3.16. DESCOMPRESIÓN DEL ALA MAYOR


DEL ESFENOIDES
Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­
beza del paciente, sitúa los pulgares en las alas mayores del es­
fenoides, en la parte posterior del borde lateral de los ojos.
El resto de los dedos, pasivos, sobre el occipital.
Los pulgares ejercen una ligera tracción en dirección ante­
rior, posicionando hacia delante las inserciones anteriores de la
tienda. El peso de la cabeza hace que se adopte el resto de la
postura, estirando hacia atrás el plano anteroposterior. Es im­
portante vigilar la uniformidad de las tensiones de cada lado de
las alas mayores.
El terapeuta percibe, primero, la resistencia de las suturas
(resistencia dura). Después, la resistencia de las membranas
(resistencia viscosa).
Cuando todas las resistencias han cedido, se percibe la flui­
dez de los movimientos craneales.
La técnica finaliza cuando el terapeuta percibe que se ha lle­
gado al límite del movimiento.

Descompresión del esfenoides.


Tratamiento de las membranas intracraneales y medulares, CNM 1 Capítulo 3

3.16.1. Objetivos terapéuticos


Elastificación del sistema vertical y horizontal, así como de
la duramadre craneal.

3.17. ROTACIÓN INTERNA DE LOS TEMPORALES


La tienda del cerebelo se inserta lateralmente en ambas crestas
superiores de la parte petrosa del temporal y en las apófisis mastoi­
des de los huesos temporales. A través de esta inserción es posible
relajar la tienda utilizando los huesos temporales como palancas.
Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­
beza del paciente, sitúa las yemas de los pulgares a ambos lados
sobre las porciones mastoideas. Los pulgares se sitúan a ambos
lados sobre el extremo anterior de las apófisis mastoides de los
huesos temporales.

/
1

Rotación interna de los temporales.

231
Capítulo 3 Cuadernos de Osteopatía

Los pulgares someten a presión posterior y medial a las dos


porciones mastoideas. De esta forma, los huesos temporales
realizan una rotación interna y se reduce la tensión de la tienda
del cerebelo.
Nota: si en la técnica n° 7, de CV4, hemos realizado la va­
riante n° 1: compresión transversal, como esta técnica va en
sentido de la relajación de la tienda del cerebelo, no sería pre­
ciso realizar la rotación interna de los temporales.

3.17.1. Objetivos terapéuticos

Relajación de la parte transversal del sistema horizontal, de


la pirámide petrosa de un temporal a otro.

3.18. POSTURA TRANSVERSAL DE LA TIENDA


DEL CEREBELO

Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­


beza del paciente, entre la yema de los pulgares y .los índices,
toma el pabellón de ambas orejas lo más cerca posible de la raíz
superior.
El terapeuta ejerce una tensión transversal en dirección ex­
terna, anterior e inferior, siguiendo el plano de la tienda del
cerebelo.

3.18.1. Objetivos terapéuticos

Ejercer una tensión transversal sobre el cráneo. Utilizar la


plasticidad de la escama de los temporales y obtener, siguiendo
el sentido de tracción, la postura de la tienda del cerebelo.
Tratamiento de las membranas intracraneales y medulares, CNM Capítulo 3

Gracias a esta tracción, todas las superficies articulares situa­


das entre el hueso petroso y las correspondientes superficies
articulares del esfenoides se liberan, desapareciendo así las ten­
siones membranosas de la tienda del cerebelo.

H1P1IÍ5
'i

B ll l l

W l]
Postura transversal de la tienda del cerebelo.

3.19. POSTURA GLOBAL DE LA TIENDA


DEL CEREBELO

Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­


beza del paciente, sitúa los pulgares sobre las alas mayores del
esfenoides, los índices sobre la cara externa de las apófisis mas­
toides del temporal y el resto de los dedos sobre la escama del
occipital.
El terapeuta aplica una ligera presión con los pulgares en
dirección anterior. Con ello, posicionamos el plano anteropos-
233
Capítulo 3 Cuadernos de Osteopatía

terior. Cuando percibe que este movimiento se está realizando,


aplica una ligera presión, sin perder la presión anterior, con los
índices sobre las mastoides exagerando la rotación externa de
los temporales, añadiendo, así, la postura transversal de la tien­
da del cerebelo. A la vez, facilitamos la flexión del occipital,
consiguiendo con ello que la tienda se despliegue al máximo.

3.19.1. Objetivos terapéuticos


Mediante esta técnica, la tienda del cerebelo se estira en di­
rección anterior y lateral, por lo que sus patrones de tensión
pueden desaparecer.

\
mm
Postura global de la tienda del cerebelo.
Capítulo 4

D lSF U N C IO N E S DE LA BASE DEL CRANEO:


T \ STXrOXDROSTS rSTTXOB\STT \R (SF.TT)
El suelo de la cavidad craneal es origen habitual de disfun­
ciones del sistema craneosacro. En circunstancias normales,
este suelo experimenta movimientos mínimos aunque libres y
rítmicos en respuesta, y como acomodación, al aumento o des­
censo de la presión del líquido cefalorraquídeo.
Los componentes óseos de la base del cráneo son el frontal,
el etmoides, el esfenoides, el temporal y el occipital.
La duramadre se extiende a través de la hoz del cerebelo,
que surge del occipital, la hoz del cerebro, que nace de las con­
tribuciones del occipital y el frontal en la formación de este
suelo, y la tienda del cerebelo, que tiene su origen en el occipi­
tal y en las porciones posteroinferiores de los parietales y de los
temporales. La duramadre también se inserta en las cuatro
apófisis clinoides del esfenoides.
La duramadre tiene poderosas interrelaciones entre la base
del cráneo, la bóveda craneal y el tubo dural y sus inserciones.
Debido a sus inserciones óseas firmes, el revestimiento dural
del suelo contribuye en gran medida a mantener la integridad
de éste. Sin embargo, permite movimientos mínimos pero li­
bres con cierta flexibilidad.
La duramadre se adhiere a todo el interior de la cavidad
craneal, permite el paso a los distintos senos venosos: los senos
sagitales, los senos transversos, el seno occipital, los senos pe­
trosos y el seno recto. La duramadre transmite tensiones des­
de cualquier punto de sus inserciones. Por ello, es habitual
237
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

encontrar tensiones en ella que interfieren en el movimiento


de los huesos del cráneo y en el riego sanguíneo a través de los
senos venosos. La interferencia con el drenaje de los senos
venosos tal vez provoque un aumento de la resistencia al re­
torno venoso intracraneal, lo cual reducirá el riego de sangre
fresca al encéfalo. Quizá también aumente un poco la presión
del líquido cefalorraquídeo aunque significativamente y, por
tanto, interfiera el movimiento normal de este líquido vital
por el sistema ventricular del encéfalo y por los distintos espa­
cios subdurales.

Inserción de la hoz Etmoides


del cerebro
Frontal Sutura esfenofrontal

Esfenoides
Sutura esfenotemporal
Sincondrosis esfenobasilar'

Inserción de la tienda
del cerebelo
Temporal

Sutura occipitomastoidea
Inserción de la hoz Agujero magno
del cerebelo

Base del cráneo.

La unión articular entre los huesos occipital y esfenoides, la


sincondrosis esfenobasilar (SEB), se osifica alrededor de los 13
años de edad. En osteopatía se cree que conserva una cierta
flexibilidad hasta una edad muy avanzada.
Los huesos de la cubierta del cráneo son más elásticos que
los situados en la base del cráneo y, por tanto, pueden adaptar­
se a los mínimos movimientos de la SEB. Esta y las membranas
2381
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

intracraneales son la clave para comprender la organización


craneal.
Los trastornos de la región de la base del cráneo tienen in­
fluencia sobre el resto de los huesos y la movilidad del cráneo.
Reducen la movilidad craneosacra, bloquean en mayor o me­
nor grado todo el sistema craneosacro y reducen el éxito tera­
péutico durante el tratamiento de las disfunciones craneosa-
cras. Por otra parte, también los trastornos periféricos de tipo
extra o intracraneal pueden impedir que el tratamiento de la
SEB tenga éxito.

1 . P r in c ip a l e s o r íg e n e s d e l a s d is f u n c io n e s
DE LA SINCONDROSIS ESFENOBASILAR (SEB)

1.1. TRAUMATISMOS CRANEALES

Principalmente el parto, mediante las potentes fuerzas de


tracción y compresión a las que el cráneo del bebé es sometido.
La base del cráneo es el área predilecta para el asentamiento de
las disfunciones.
Las caídas y los golpes sobre el cráneo también pueden ori­
ginar disfunciones en esta región del cráneo, con especial peli­
gro en la etapa de la vida en la que los huesos craneales aún no
están osificados.

1.2. HIPERTONÍA DE LA MUSCULATURA


SUBOCCIPITAL
El exceso de tensión, tanto muscular como fascial, alteran la
fisiología del occipital y, por lo tanto, de la SEB. Este tipo de
239
C uadernos de Osteopatía
Capítulo 4

ten sio n es m u scu lares p u ed en p ro vo c ar, ndcinás, trastornos p sí­


quicos.

1.3. TENSIONES INTRACRANEALES


DE LA DURAMADRE

Las inserciones en esfenoides y occipital originan la limita­


ción de movilidad de la SEB.

1.4. TENSIONES EN LAS SUTURAS CRANEALES

Las restricciones suturales de los huesos del cráneo pueden


alterar la movilidad de la SEB. El esfenoides se ve afectado,
principalmente, por la fuerza que actúa sobre los huesos cigo­
mático y frontal. El occipital se ve afectado, principalmente,
por la fuerza que actúa sobre los huesos temporal y Adas.

1.5. TRAUMATISMOS SOBRE SACRO Y COXIS

La duramadre espinal es la vía de comunicación entre estos


huesos y la SEB, en casos de traumatismos en estos huesos.

1.6. PATOLOGÍAS DE ORIGEN VISCERAL

Las patologías viscerales puede terminar afectando a la SEB


a través de las uniones fasciales.

1.7. PATOLOGÍAS MUSCULOESQUELÉTICAS

El tono anormal o el desequilibrio de los músculos pares que


se insertan directamente en los límites óseos del sistema cra-
2401
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

neosacro ejercen una influencia poderosa sobre sus movimien­


tos delicados. Este desequilibrio empeora la movilidad de los
huesos implicados en este sistema: los huesos del cráneo, la
columna vertebral, el sacro y el coxis.

□ El esfenoides

El esfenoides se considera la «piedra angular» mecánica del


movimiento rítmico de acomodación del cráneo. Los músculos
que, por su tono anormal, inhiben o interfieren la función o
movimiento normales del esfenoides son de importancia clíni­
ca considerable. Las principales articulaciones óseas del esfe­
noides son con el vómer, el etmoides, el frontal, el occipital, los
parietales, los temporales, los cigomáticos, los palatinos y las
tuberosidades de los maxilares.
Si se inhibe la movilidad el esfenoides, se retrasará significa­
tivamente el movimiento de todo el sistema craneosacro. Los
músculos que se insertan en el esfenoides son los siguientes:

• Pterigoideo medial

También llamado el masetero interno.


Nace de la parte interna del ala externa del pterigoides del
esfenoides, del fondo de la fosa pterigoidea, de la parte poste-
ro-extema del ala interna del pterigoides, de la apófisis pirami­
dal del palatino y de la tuberosidad del maxilar.
Desciende oblicuamente hacia atrás y hacia fuera para inser­
tarse en la cara interna del ángulo y gonión de la mandíbula, y
en la parte interna de la rama ascendente de la mandíbula.
___ x
INERVACION: nervio del pterigoides interno, rama del
V3.
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

El músculo pterigoideo medial es muy potente; actúa con el


masetero cerrando la mandíbula. Problemas crónicos como
maloclusión dental, tensión, rabia y ansiedad, que causan hi­
pertonía del músculo pterigoideo medial, provocan una dis-
función significativa de la SEB.
La articulación temporomandibular también es un foco fre­
cuente de dificultad cuando los músculos pterigoideos media­
les presentan hipertonía.

• Pterigoideo lateral
Presenta 2 cabezas:
- La cabeza superior o esfenoidal: nace de la parte horizon­
tal de la cara externa del ala mayor del esfenoides, de la
cresta esfeno-temporal, del tercio superior de la parte ex­
terna del pterigoides. Finaliza horizontalmente en la par­
te anterior del menisco.
- La cabeza inferior o pterigoidea: nace de los 2/3 inferio­
res del ala externa del pterigoides y finaliza en la parte
anterior del cuello del cóndilo mandibular.

INERVACION: nervio témporo-bucal que sale de V3.
Abre la mandíbula, la hace sobresalir y la mueve laterolateral-
mente. La contractura o hipertonía de los músculos pterigoideos
laterales intervienen con frecuencia en la disfunción de las articu­
laciones temporomandibulares. Debido a la poderosa naturaleza
del músculo y sus generosas inserciones en el esfenoides, este
músculo suele estar etiológicamente relacionado con las disfun-
ciones de la SEB. Contribuye a reducir la movilidad del esfenoi­
des, por lo general, manteniéndolo en una posición de extensión.
Es una causa frecuente de problemas craneosacros y de la
ATM recidivantes.
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar 1 Capítulo 4

Disco articular.
‘ ^porcion
ter^0^e0^tera^
supenor
Cabeza / ■T . ^ /■» "f~ N/ p
mandibular \ : --J ! í lq C ■ ' ! i /■' Pterigoideo
i \ r 'H v tí t, ’/■•• ¡— medial. Porción
inferior
■;■• ~~~Masetero profundo

■^Pterigoideo medial
\ /
¡írnrO-'V- / 'Masetero superficial
lli-Lp-

. ■/

Visión dorsal de los músculos pterigoideos.

P 1 | Pterigoideo lateral
s porción superior
Músculo
j¡| temporal

1)1. j r Disco articular


•/ -i
« Pterigi
Pterigoideo
-J
~ í—Pterigoideo lateral
porción inferior
/ ,
■■

1
lateral

^ 'T '■ /v '


h ) Pterigoideo medial ••• ■■ ' •-"■'r^''''^Pterigoideo
'''~ medial
'Lámina lateral de la •V/ ■Masetero
apófisis pterigoides

Visión lateral izquierda Visión izquierda


de los músculos pterigoideos de los músculos pterigoideos
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

• Músculo tem poral

Constituido por 3 fascículos, se inserta en plena fosa temporal:


- Escama del temporal.
- Ala mayor del esfenoides.
- Parietal.
- Frontal.
Sobre la aponeurosis temporal y en la cara interna de la apófi­
sis cigomática, acaba en la apófisis coronoides de la mandíbula.
Triangular, todas las fibras convergen hacia la apófisis coro­
noides:
- las fibras anteriores son verticales,
- las fibras medias son oblicuas hacia abajo y adelante,
- las fibras posteriores son horizontales: estas fibras se des­
lizan a lo largo del canal cigomático y se reflejan hacia
delante de la apófisis transversa del cigoma para fijarse en
la coronoides.
. La apófisis coronoides está encerrada en su parte externa, en
su borde anterior, borde posterior y borde interno: existe un
manguito músculo-tendinoso muy potente.
También envía algunas fibras al buccinador. Algunas fi­
bras aponeuróticas se entremezclan con las del pterigoides
externo.
INERVACION: mediante 3 ramas salidas del V3-nervio
maxilar inferior,
- Nervio témporo-bucal.
- Nervio temporal profundo medio.
- Nervio témporo-masetero.
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

Mediante este mecanismo, los problemas de la articulación


temporomandibular y las contracturas del músculo temporal
provocan disfunción del esfenoides. Esta tensión anormal im­
puesta por el músculo temporal sobre el ala del esfenoides, si
es unilateral, puede contribuir a una disfunción por torsión y
lateroflexión de la base del cráneo. Si el aumento de la ten­
sión impuesto por el músculo temporal es bilateral, tal vez
inmovilice el esfenoides en una posición de tensión vertical
que, por su inmovilidad, podría confundirse con una compre­
sión esfenobasilar. También hay que tener en cuenta las inser­
ciones del músculo temporal en los huesos frontal y parietal.
Estas inserciones múltiples del músculo temporal en los dis­
tintos huesos de la bóveda del cráneo lo convierten en el pri­
mer sospechoso cuando se busca la causa principal de inmo­
vilidad ósea.

• Músculo tensor del velo del paladar

Este músculo nace de la fosa escafoides en la base de la lámi­


na medial de la apófisis pterigoides, en la espina del esfenoides
y en la pared lateral del cartílago de la trompa de Eustaquio.
Luego desciende verticalmente entre la lámina medial de la
apófisis pterigoides y el músculo pterigoideo medial. Termina
en un tendón que rodea el gancho de la apófisis pterigoides, del
cual está separado por una pequeña bolsa. El tendón se inserta
en la aponeurosis palatina y en la porción horizontal del pala­
tino. El músculo suele tensar el paladar durante el proceso de
la deglución. El bostezo, reír, tragar y toser involucran múscu­
los faríngeos y laríngeos que activan el músculo tensor del tím­
pano. El tensor del tímpano y el tensor del velo palatino fun­
cionaron simultáneamente durante la deglución.
La inervación del músculo tensar del velo del paladar suele
corresponder al nervio mandibular, V3. El V3 puede ser per­
245
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

turbado durante su trayecto del agujero oval en el ala mayor


del esfenoides tras una lesión petro-esfenoidal.
Sintomatología de la disfonción del V3:
- Espasmos de los músculos masticadores responsables de
una disfunción de la ATM, de una maloclusión dental.
- Problemas salivares (sublingual y submaxilar).
- Dolores dentales mandibulares.
- Dolores de la ATM (el nervio aurículo-temporal inerva la
cápsula articular).
- Dolores en el dermatoma del V3.
En relación a la contracción espástica muscular disfuncio-
nal, Marasa en 1988 y Youniss en 1993 sugieren que la hiper-
tonicidad del músculo pterigoideo interno por disfunción en la
ATM puede comprimir externamente el músculo tensor del
velo del paladar, así, este contacto no funcional entre los mús­
culos interfiere anatómicamente con la función normal de la
trompa de Eustaquio y genera síntomas óticos. Si el músculo
pterigoideo interno se encuentra hipertónico, interrumpe la
contracción del músculo tensor del velo palatino dificultando
la apertura de la trompa de Eustaquio.
Si los músculos de la masticación están hipertónicos por dis­
función de la ATM, también es muy posible que lo esté el ten­
sor del velo del paladar por la inervación motora común de V3.
Al tener al músculo tensor del velo del paladar espástico cesará
la función normal de apertura y cierre de la trompa de Eusta­
quio por contracción-relajación de este músculo.
El músculo es significativo en el trabajo craneosacro clínico
porque una disfunción del esfenoides puede cambiar su tono.
Este cambio del tono tal vez incremente la tensión de la trom­
pa de Eustaquio y sea la etiología oculta de una sintomatología
246
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

del sistema auditivo difícil de definir. Tal vez también sea la


causa de problemas recidivantes del oído medio relacionados
con una deficiencia del drenaje hidráulico a través de la trompa
de Eustaquio.

• Músculo constrictor superior de la faringe

ORIGEN: del gancho de la apófisis pterigoides, del rafe


pterigomandibular, de la mandíbula cerca del extremo poste­
rior de la línea milohioidea y de la región lateral de la lengua.
INSERCION: en el rafe medial que se prolonga por arriba
hacia la base del cráneo para insertarse sobre el tubérculo fa­
ríngeo en la porción basilar del hueso occipital. El intervalo
entre el borde superior del músculo y la base del cráneo está
cerrado por una aponeurosis que se dirige a la espina faríngea
de la base del occipital.
El músculo está inervado por ramos del plexo faríngeo, plexo
nervioso simpático constituido por los ramos faríngeos del
ganglio cervical superior anastomosados con ramas del gloso-
faríngeo (EX) y el vago (X). El ganglio cervical superior está en
contacto con:
- El músculo recto anterior, por detrás: repercusiones de las
lesiones occipucio-atlas.
- Las apófisis transversas de C3 y C4: repercusiones de las
disfunciones cervicales.
- Las aponeurosis del espacio máxilo-faríngeo, por delante:
repercusiones de las lesiones de la esfeno-basilar y de la
mandíbula.
Participa en el acto de la deglución. Es, parcialmente, por la
acción de este músculo que la base del cráneo puede causar
dificultad durante la deglución.
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

Paladar duro

Aponeurosis palatina'
Gancho pterigoideo
M . cié la úvula-
Tensor del velo
Uvula palatina-
del paladar
Velo del paiadar- -Elevador del velo
del paladar

Musculatura del paladar blando. Visión caudal.

□ El occipital
El occipital es, probablemente, el hueso más responsable de las
disfunciones del sistema craneosacro y de la SEB, por un tono
muscular anormal. Es probable que se deba a que el occipital sir­
ve de inserción a muchos músculos que responden con hipertonía
a las tensiones de la vida diaria. Los efectos de la inmovilidad del
occipital sobre el sistema de membranas durales son inmensos.
La pérdida de movilidad del occipital a menudo está causada por
la hipertonía muscular. El occipital ofrece una inserción firme a:
- los bordes posteriores de la tienda del cerebelo,
- la cara posterior de la hoz del cerebro,
- las caras posteriores e inferiores de la hoz del cerebelo.
A través de estas inserciones únicas de la membrana dural, el
occipital debe ejercer una influencia poderosa sobre el seno rec­
to, los senos transversos, la confluencia de senos, el seno sagital
superior y el seno occipital. La disfunción del occipital puede
248
]

Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar 1 Capítulo 4

interferir con la función de los senos venosos. La congestión de


líquido en el sistema de senos venosos influye en el sistema de
reabsorción del líquido cefalorraquídeo (vellosidades aracnoi-
deas), que se localiza en gran medida en el seno sagital.
Dentro del seno recto, y también influido por la función del
occipital, hay un cuerpo pequeño que recuerda una granulación
aracnoidea. Este cuerpo se proyecta en el suelo del seno recto
cerca de su unión con la vena cerebral magna. Contiene un plexo
sinusoidal de vasos sanguíneos que, cuando se llena de sangre,
actúa como un mecanismo de control de válvula de bola giratoria.
En estas circunstancias, ejerce un- control significativo sobre el
flujo de salida de la vena cerebral magna lo cual, a su vez, afecta la
reabsorción del líquido cefalorraquídeo en el sistema venoso.
La inserción extremadamente firme de la membrana dural en
el agujero magno es otro factor que debe tenerse en cuenta. La
disfúnción del occipital debido a hipertonía muscular debe afec­
tar la función de acomodación y la movilidad del tubo dural
espinal. Repárese también en que la duramadre se inserta con
firmeza en las caras posteriores del cuerpo de la 2ay 3avértebras
cervicales dentro del conducto vertebral. El occipital y las vér­
tebras cervicales superiores pueden considerarse, por tanto,
como una sola unidad funcional. Estos huesos también compar­
ten muchas de las inserciones de los músculos extradurales.
Los músculos que se insertan en el occipital y, por lo tanto,
influyen en su función son:

® Músculos largo de la cabeza y recto anterior de la cabeza


1. Largo de la cabeza

Se origina en las tuberosidades anteriores de las apófisis


transversas de C3-C6 y se inserta en la superficie inferior de la
porción basilar del occipital.
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

2. Recto anterior de la cabeza


Se origina en la superficie anterior de la masa lateral del At­
las, y se inserta en la superficie inferior de la porción basilar del
occipital, inmediatamente posterior a la inserción del músculo
largo de la cabeza y anterior al agujero magno.
Dado que sus inserciones se localizan anteriores a los cóndi­
los del occipital, estos músculos actúan fiexionando hacia de­
lante la cabeza sobre la columna.
/
INERVACION: corresponde a los ramos de los 3 primeros
nervios cervicales
La hipertonía de ambos músculos actúa sobre el occipital e
inhibe el movimiento de flexión fisiológica de la base del occi­
pital. La hipertonía bilateral de estos músculos tiende a produ­
cir un patrón de lesión en extensión de la base del occipital,
mientras que la afectación unilateral contribuye a un patrón de
lesión por torsión de la base del cráneo.
Porción basilar del occipital

Vista anterior del occipital y de la columna cervical y músculos anteriores de unión


entre ambas áreas.

250
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar I Capítulo 4

• Recto lateral de la cabeza


Este músculo plano y corto se origina en la superficie supe­
rior de la apófisis transversa del Atlas, y se inserta en la super­
ficie inferior de la apófisis yugular del occipital. Flexiona late­
ralmente la cabeza.
INERVACION: por un ramo del bucle formado por los
nervios cervicales 1 y 2.

IX par craneal X par craneal XI par craneal


Glosofaríngeo Vago Espinal o accesorio
- Pérdida del reflejo farín­ - Afonía o disfonía. - Disfunción del músculo
geo. - Disfagia. estemocleidomastoideo.
- Ligera disfagia. - Regurgitación de líquido - Disfunción del músculo
- Pérdida del gusto en el por la nariz. trapecio.
tércio posterior de la len­ - Espasmos laríngeos y fa­ - Hipertonía de la muscu­
gua. ríngeos. latura cervical (que com­
- Desviación de la úvula. - Espasmos esofágicos. plica el problema en el
- Pérdida de la sensación - Cardioespasmos. agujero yugular).
en la faringe y porción - Piloespasmo.
posterior de la lengua. - Parálisis del velo del pa­
- Pérdida del control mo­ ladar.
tor de la pared posterior - Dolor, parestesias o aneste­
de la faringe. sia de la faringe, laringe o
- Aumento de la salivación. conducto auditivo extemo.
- Tos.
- Trastornos respiratorios.
- Trastornos salivares.
- Arritmias cardíacas.
- Disfunción gástrica.
- Disfunción intestinal.

La hipertonía unilateral del músculo recto lateral de la cabe­


za contribuye a generar un patrón de lesión por torsión de la
base del cráneo. La proximidad de este músculo al agujero yu­
gular tiene también mucha importancia. Cuando estos aguje­
ros quedan obstruidos parcialmente por la contractura del teji-
Capitolio 4 Cuadernos de Osteopatía

do, el resultado incrementa la resistencia al retorno venoso


dentro de la bóveda craneal semicerrada, que contribuye a con­
gestión intracraneal, cefaleas y muchas otras afecciones. Los
nervios glosofaríngeo, IX par craneal, vago, X par craneal y
accesorio o espinal, XI par craneal, también discurren por los
agujeros yugulares. El aumento del tono muscular en esta área
puede, por tanto, producir la disfunción de estos nervios cra­
neales, que a su vez causan otros problemas, como hemos ex­
puesto en la tabla anterior.

• Recto posterior mayor de la cabeza


Origen: apófisis transversa del Atlas, cara inferior y borde
superior.
Terminación: apófisis espinosa del axis, desbordándose so­
bre la lámina.
Trayecto: muy oblicuo hacia abajo, derecha y hacia atrás.
Inervación: nervio suboccipital C l.

• Recto posterior menor de la cabeza

Origen: línea curva occipital inferior (trazo interno) y esca­


ma occipital subyacente.
Terminación : tubérculo posterior del Atlas, de cada lado de
la línea medial.
Inervación: nervio suboccipital C l.

• Oblicuo superior de la cabeza

Origen: apófisis transversa del Atlas.


Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

Terminación: en el occipital, nn poco por arriba del recto


posterior mayor.
Inervación: nervio suboccipital C l.

® Oblicuo inferior de la cabeza


Origen: apófisis transversa del Atlas, cara inferior y borde
superior.
Terminación: apófisis espinosa del axis, desbordándose so­
bre la lámina.
Trayecto: muy oblicuo hacia abajo, derecha y hacia atrás.
Inervación: nervio suboccipital C l.

• Triángulo suboccipital
Este triángulo está delimitado por tres músculos suboccipi-
tales: los dos oblicuos y el recto mayor posterior de la cabeza.
El espacio triangular está cubierto por el músculo semiespino-
so de la cabeza y se encuentra en gran medida relleno de tejido
fibroadiposo.
El suelo del triángulo está formado por la membrana atlan-
tooccipital posterior y por el arco posterior del Atlas. La arte­
ria vertebral atraviesa el suelo de este espacio en un surco situa­
do sobre la superficie del arco posterior del Atlas. El nervio
occipital mayor de Amold, C2, cruza el techo del triángulo.

□ Función de los músculos suboccipitales


Todos los músculos cortos de la nuca actúan sobre las articula­
ciones cráneo-vertebrales. La contracción bilateral y simultánea
de los rectos y oblicuos produce extensión de la cabeza. El acor­
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

tamiento unilateral del oblicuo superior inclina la cabeza hacia el


mismo lado. Finalmente, la acción simultánea del recto posterior
mayor y del oblicuo inferior rota la cabeza homolateralmente.
Sólo el recto posterior mayor de la cabeza proporciona tan­
to extensión como rotación.

• Semiespinal de la cabeza
Este músculo nace de C1 a C6 (a veces de C7), y de las superfi­
cies articulares de C4, C5 y C6. El músculo se inserta mediante su
tendón en el occipital entre las líneas nucales inferior y superior.
__ S
ESÍERVA.CION: por ramos de la división dorsal de los ner­
vios cervicales.
Este músculo es un poderoso rotador de la cabeza hacia el
lado contrario, y puede contribuir mucho a causar disfunciones
de la base del cráneo al inmovilizar el occipital en un patrón de
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

lesión por flexión si sufre una restricción bilateral, o contribuir


a un patrón de lesión por torsión si la hipertonía es unilateral.

Semiespinal de la cabeza

• Trapecio
Este músculo triangular su­
perficial tiene su origen en la
protuberancia occipital exter­
na y, bilateralmente, en el ter­
cio medial de las líneas nucales
superiores del occipital. Tam­
bién se origina en el ligamento
nucal, en las apófisis espinosas
de C7 y de todas las vértebras
dorsales. El músculo se inserta
en los bordes posteriores del
tercio lateral de las clavículas,
en los bordes mediales de los
acromiones y en los bordes pos­
teriores de las espinas de las
escápulas.
255
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

INERVACIÓN: porción medular del nervio espinal C2,


C3, C4., XI par craneal, que atraviesa el agujero yugular. Las
causas más frecuentes de desorganización neurológica del
nervio espinal son las disfunciones somáticas occipital-atlas,
C1-C2-C3 y SEB. El XI par puede ser igualmente afectado
por una lesión del temporal que cerrará el agujero rasgado
posterior.
La disfunción del trapecio inmoviliza el occipital en un
patrón de lesión por flexión. El músculo trapecio debe recu­
perar a menudo un estado normotónico antes de poder co­
rregir funcionalmente la base del cráneo. La hipertonía del
trapecio puede provocar una disfunción en los agujeros yu­
gulares, lo cual irrita el nervio accesorio y agudiza la hiperto­
nía del trapecio, otro problema neuromusculoesquelético de
autoperpetuación.
Nota: en la tortícolis o en las trapezalgias, se encuentra
una disfunción del occipucio, de las vértebras C l, C2 o C3,
del temporal que puede afectar al nervio espinal al nivel del
agujero rasgado posterior: estas lesiones pueden ser genera­
doras de espasmos al nivel de los músculos trapecio o ester-
nocleidomastoideo.

• Esternocleidomastoideo
Se inserta por arriba sobre la apófisis mastoides del temporal
y por abajo en la clavícula y el esternón.
Un espasmo de este músculo como consecuencia de una
lesión occipucio-Atlas o Atlas-axis, será responsable, además
de una tortícolis, de una rotación interna del temporal con sus
repercusiones en el agujero rasgado posterior, de una eleva­
ción de la esterno-costo-clavicular con rotación posterior de
la clavícula.
256
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar I Capítulo 4

INERVACION: XI par craneal, nervio espinal que perfora


el músculo, rama anterior de C3.
El músculo esternocleidomastoideo ofrece problemas cra­
neales más graves que el trapecio. Esto se debe a que el estemo-
cleidomastoideo cruza la sutura occipitomastoidea, que, cuando
queda atrapada o se restringe su movimiento, puede crear sínto­
mas graves e incapacitantes. También puede causar una disfun-
ción del temporal que, por su influencia sobre la tienda del ce­
rebelo, cause problemas graves.

□ Conclusión a las disfunciones musculares con


repercusión en la SEB
Especialmente, a causa de las uniones musculares y las inser­
ciones fasciales en la base del cráneo, las condiciones en la SEB
son el reflejo del resto de la organización corporal. La hiperto­
nía muscular puede afectar la movilidad de la SEB a través de
las uniones miofasciales con la base del cráneo.
Por lo tanto, hay que recordar siempre la importancia, una
vez más, del tratamiento de la estructura previo paso al aborda­
je terapéutico de la SEB o de cualquier protocolo de tratamien­
to en el cráneo.
C ap ítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

D 2 . E L ESFENOIDES

Ampliar información sobre este hueso en páginas 47 a 53.

Posición del hueso esfenoides en el cráneo

a) Posición en la base externa del cráneo

1. Esfenoides
2. Occipital
3. Palatino
4. Vómer
5. Temporal

b) Posición en la base interna del cráneo

1. Esfenoides
2. Occipital
3. Frontal
4. Parietal
5. Temporal

c) Posición en el lado izquierdo del cráneo

1. Frontal
2. Ala mayor del esfenoides
3. Parietal
4. Apófisis pterigoides del esfenoides
5. Temporal

258
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

2.1. MOVILIDAD
□ Eje

Hueso de la línea frontal del cráneo. Se mueve alrededor de


un eje horizontal y transversal que pasa por el cuerpo del esfe­
noides hacia delante y a la altura del fondo de la silla turca.

Flexión del esfenoides.

Hueso impar, segunda vértebra craneal, se mueve por movi­


mientos de flexión-extensión.

□ Flexión del esfenoides


Durante la fase de inspiración del MRP el esfenoides se sitúa
en flexión:
- La parte delantera de la sínfisis se posiciona hacia arriba.
- La parte anterior hacia abajo.
- La silla turca se eleva.
- Las alas menores se sitúan hacia delante y abajo.
1259
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

- Las alas mayores van hacia delante y abajo.


- Las apófisis pterigoides hacia atrás y afuera.

□ Extensión del esfenoides


Durante la fase de espiración del MRP el esfenoides se sitúa
en extensión:
- La parte de la sínfisis del esfenoides se posiciona hacia
abajo.
- La parte anterior hacia arriba.
- La silla turca desciende.
- Las alas menores se sitúan arriba y detrás.
- Las alas mayores van hacia atrás.
- Las apófisis pterigoides van hacia delante y abajo.
Nota: debido a que las alas mayores del esfenoides forman
parte de la periferia, experimentan unos movimientos relativos
de flexión rotación externa-extensión rotación interna.

2.2. DISFUNCIONES DE LA SEB


Para comprender las disfunciones de la SEB es importante
conocer la influencia que tienen el occipital y el esfenoides so­
bre el resto de los huesos del cráneo. Con respecto al movi­
miento rítmico del cráneo, sea fisiológico o producido por una
disfunción, el esfenoides influye sobre:
- El frontal y los huesos anteriores del cráneo.
- Los huesos de la cara.
Mientras que el occipital ejerce su influencia sobre:
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar | Capítulo 4

- Los huesos temporal, parietal, el maxilar inferior.


- El sacro.
En la sincondrosis esfenobasilar, SEB, encontramos las si­
guientes lesiones:
1. Flexión.
2. Extensión.
3. Torsión (derecha e izquierda).
4. Flexión lateral-rotación (derecha e izquierda).
5. Strain vertical (esfenoides alto y bajo).
6. Strain lateral (derecha e izquierda).
7. Lesión en compresión.
Las primeras cuatro disfunciones, incluso la flexión lateral-
rotación, suelen producirse de forma secundaria, como com­
pensación de otras disfunciones dentro o fuera del sistema cra-
neosacro, mientras que las tres últimas disfunciones, en general,
son consecuencia de la exposición a una fuerza traumática, con
la correspondiente sintomatología grave. Frecuentemente,
aparecen varias disfunciones simultáneamente que se superpo­
nen mutuamente.
Las cuatro primeras disfunciones mencionadas influyen
sobre el estado general del paciente en menor medida y re­
quieren solamente en ciertas circunstancias un tratamiento
más directo. En general, desaparecen por sí mismas cuando
los trastornos originales o las disfunciones primarias han
sido detectados y sometidos a tratamiento. Normalmente,
valorar y reconocer los verdaderos patrones de tensión dis-
torsionadores y las disfunciones primarias constituyen una
de las artes de la osteopatía craneosacra más difíciles de
aprender.
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

La disfunción indica la dirección hacia la cual es más fácil


mover la sincondrosis esfenobasilar, SEB. Por tanto, en caso de
una disfunción de la flexión, la SEB se desplazaría con mayor
facilidad hacia la flexión/rotación externa, mientras que el mo­
vimiento en extensión se vería entorpecido.
Las exploraciones palpatorias de la SEB son determinantes
para el tratamiento. Los trastornos estructurales pueden dar
lugar a un gran número de síntomas a causa de un gran núme­
ro de interrelaciones, de forma que en la osteopatía rara vez se
habla de síntomas fijos de una disfunción concreta. Por el con­
trario, siempre se procura entender las posibles interacciones
fisiológicas y patológicas de las diversas estructuras. De esta
manera es posible obtener una idea de las múltiples manifesta­
ciones y, en parte, síntomas contradictorios de las disfunciones
y de la organización de la persona.
Desde el punto de vista clínico, se han relacionado determi­
nados síntomas con ciertas disfunciones de la SEB. Sin embar­
go, esta sintomatología debe considerarse más bien la indica­
ción de posibles trastornos de la base del cráneo.

2.3. TEST DE MOVILIDAD DEL ESFENOIDES


Tradicionalmente, se pueden utilizar tres tipos de tomas di­
ferentes para la bóveda craneal:
1. Toma por la bóveda, creada por el Sutherland.
2. Toma p o r la bóveda (esfenooccipital), creada por Su­
therland.
3. Toma por la bóveda (occipitoesfenoidal), creada por
Upledger.
Personalmente, me gustan las dos últimas por lo que serán
las que desarrollaremos en esta obra.
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

263
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

O Descripción de la toma esfenooccipital


Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­
beza del paciente, sitúa sus manos de modo que el occipital del
paciente se apoye en una de ellas. La otra mano se pone de
modo que el pulgar se superponga al área de un ala mayor del
esfenoides y el dedo meñique, anular o mayor (según el tamaño
de la mano) sobre el ala mayor opuesta.
Hay quien recomienda no dejar el resto de la mano sobre la
cabeza del paciente; sin embargo, no hay dificultad alguna
cuando se realiza un contacto suave entre el frontal y la palma
de la mano.

□ Descripción de la toma occipitoesfenoidal


Mejora el grado máximo de información sobre todo el siste­
ma craneosacro en un tiempo más corto. El paciente yace en
decúbito supino. El osteópata se sienta cómodamente junto a
la cabeza del paciente. Los pulgares sobre las alas mayores. El
dedo meñique de ambas manos está en contacto con la escama
del occipital del paciente. Los dedos anulares están en contacto
con el occipital, justo posteriores a las suturas occipitomastoi-
deas. Los dedos medios se aplican sobre las apófisis mastoides
de los temporales con las yemas de los dedos discurriendo en
sentido inferior sobre el vértice de las apófisis mastoides. Ni
los dedos anulares ni los medios se sitúan sobre las suturas oc-
cipitomastoideas.

□ Observaciones a los tests de movilidad


Se evalúa la amplitud del movimiento, su simetría y la facili­
dad o restricción del mismo. La fuerza aplicada sobre la cabeza
264
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

del paciente es mny ligera, 5-10 gramos en la mayoría de los


casos. Si la fuerza es mayor, interfiere con el movimiento cra­
neal inherente.
Los movimientos que sometemos a prueba usando la sujec-
ción de la bóveda, y que Sutherland atribuyó a la articulación o
sincondrosis esfenobasilar, son:
1. Flexión-extensión.
2. Torsión (derecha e izquierda).
3. Flexión lateral-rotación (derecha e izquierda).
4. Strain vertical (esfenoides alto y bajo).
5. Strain lateral (derecha e izquierda).
6. Lesión en compresión.
En los cinco primeros movimientos de la articulación esfe­
nobasilar, se comparan los movimientos recíprocos para de­
terminar la presencia de una disfunción del movimiento. Es
decir, la amplitud del movimiento de flexión se compara con la
amplitud del movimiento de extensión. El concepto craneal
tradicional concebido por Sutherland establece que, cuando la
articulación esfenobasilar se mueve con mayor facilidad en
flexión y ofrece mayor resistencia a la extensión, estamos ha­
blando de una «lesión en flexión». La lesión se denomina se­
gún la dirección hacia la que la base del cráneo se mueva con
mayor facilidad.
Cuando se someta a prueba la flexión o extensión, el tera­
peuta siempre debe poner las manos primero, afinar la percep­
ción y fundirse con el movimiento inherente del paciente.
Existe un período neutral o de relajación entre cada movi­
miento recíproco de flexión y extensión. Es decir, antes de
entrar en la fase de flexión del movimiento, hay un corto pe­
ríodo de neutralidad relajada después de la vuelta tras la fase
265
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

de extensión del movimiento, y viceversa. Se aplica una ligera


presión mientras el sistema craneosacro del paciente pasa de
la posición neutra a una u otra de las amplitudes activas de
movimiento. Una vez que el cráneo haya respondido a la
fuerza inicial (del orden de 5 gramos), el papel del terapeuta
será pasivo, siguiendo el movimiento craneal hasta el punto
final de restricción. Después de llegar al punto final del mo­
vimiento de flexión, el terapeuta sigue pasivamente las alas
del esfenoides y la escama del occipital al punto de equilibrio
neutro.
A continuación, se evalúa el movimiento opuesto.

3 . L e sió n e n fl e x ió n

Ejes del movimiento: dos ejes transversales. Un eje se ex­


tiende a través del esfenoides, en la parte anterior de la silla
turca, y el otro a través del occipital, por encima del agujero
occipital, a la altura de la apófisis yugular.

Silla turca

|T A \
Sincondrosis esfenobasilar iSL/
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

Durante el test de movilidad: el esfenoides se mueve con


mayor facilidad y amplitud de movimiento hacia la flexión que
hacia la extensión, es decir, la porción posterior del cuerpo del
esfenoides se mueve en dirección superior. La mitad anterior
de la porción basilar del occipital se mueve hacia arriba con
mayor facilidad.

3.1. INDICADORES DIAGNÓSTICOS


- El conjunto del cráneo está en rotación externa.
- Las alas mayores del esfenoides se mueven más fácilmente
en dirección anterior, inferior y lateral.
- El diámetro transversal del cráneo es ancho y aumenta de
tamaño.
- La frente se aplana y ensancha.
- Los ojos son prominentes, ya que el diámetro anteropos­
terior de la cavidad ocular se ha reducido.
- Las orejas tienen tendencia a estar despegadas, pues los
huesos temporales han efectuado una rotación externa.
- Los pliegues nasolabiales son profundos a causa de la ro­
tación externa del maxilar superior.
- La cubierta del paladar es plana, ancha y se ha desplazado
hacia atrás.
- Las partes horizontales de la mandíbula se han ensancha­
do y desplazado en dirección posterior, dado que los hue­
sos temporales se encuentran en rotación externa y las
cavidades mandibulares en posteromedial.
- Los maxilares y la frente son anchos.
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

Los ángulos laterales de la escama occipital se mueven en


dirección inferolateral.
Todos los cuadrantes están en RE.

Cuadrantes
derechos

Posterior

Los cuadrantes anteriores influyen sobre:


El frontal, los huesos anteriores del cráneo y los huesos de la
cara:
- Etmoides: flexión-rotación externa.
- Vómer: flexión.
- Frontal: rotación externa.
- Palatinos: rotación externa.
- Nasales: rotación externa.
- Malar: rotación externa (eversión).
- Maxilares: rotación externa (paladar plano).
Los cuadrantes posteriores influyen sobre:
Los huesos temporal, parietal, la mandíbula y el sacro:
- Temporales: rotación externa.
268
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar 8 Capítulo 4

- Parietales: rotación externa.


- Mandíbula: rotación externa.
- Sacro: flexión.

3.2. REPERCUSIÓN DE LA LESIÓN EN FLEXIÓN DE


LA SEB EN LA OCLUSIÓN DENTAL

Derecha Izquierda

Vista craneal

Maxilar superior

Vista frontal

3.3. POSIBLES CAUSAS

- Suelen ser de tipo adaptativo, compensatorio o visceral, o


bien debidas a otros trastornos.
- Traumatismos durante el parto, (fuerza generada por el
pubis de la madre sobre el occipital).
269
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

- Trastorno del funcionamiento de las glándulas: hiperfun-


ción de las glándulas suprarrenales o tiroides, lo cual pro­
duce un aumento de la rotación externa del sistema cra­
neosacro.
- Hidrocefalia.
- Hipertonía del músculo coccígeo (fijación del sacro en
flexión).

3.4. SÍNTOMAS MÁS COMUNES


El paciente se queja generalmente de pequeñas molestias.
Los siguientes síntomas aparecen de forma aislada:
- Cefaleas sordas de poca intensidad.
- Trastornos endocrinos, por ejemplo, del tiroides.
- Hipermetropía (el diámetro anteroposterior del globo ocu­
lar se acorta).
- Sinusitis, rinitis.
- Alergia enmascarada.
- Debilidad del suelo de la pelvis y la región lumbosacra.
- Suelen ser personas extrovertidas, muy comunicativas. En
determinadas circunstancias, todo su cuerpo se encuentra
en rotación externa y su marcha tiene una cierta tendencia
a girar hacia fuera.

Técnicas de normalización
Podemos utilizar dos métodos diferentes:
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar I Capítulo 4

1. La técnica de exageración

Puede utilizarse sobre todo cuando existen alteraciones de


los tejidos provocadas por fibrosis. Se induce un movimiento
de la SEB que sobrepase la dirección de la disfunción hasta
que se alcance un límite fisiológico del movimiento. Así, por
ejemplo, cuando existe una torsión derecha se acompaña a la
SEB hacia la torsión derecha. Cuando se ha llegado a ese pun­
to, se impide que la articulación se mueva de vuelta a la posi­
ción neutral.
Están permitidos todos los demás movimientos del esfenoi­
des o del occipital que se perciban, como flexiones/extensiones,
torsiones, inclinaciones laterales, etc. Constituyen «desenma-
rañamientos» de las tensiones membranosas de la articulación
que une el esfenoides y el occipital (en determinadas cir­
cunstancias indican la existencia de otras disfunciones de la
SEB).
Se capta cada nueva amplitud de movimiento en dirección a
la disfunción, llevando la articulación hacia ese nuevo límite
del movimiento.
Después de haber conseguido que el tejido se haga más blan­
do o se relaje y cuando no se observan más límites del movi­
miento en la dirección de la disfunción, se acompaña la articu­
lación de vuelta a la posición neutral.
Nota: este método, empleado preferentemente en osteopa­
tía craneal, debe utilizarse con mucha delicadeza antes de los 5
o 6 años de edad ya que las suturas no se han desarrollado por
completo.
Tampoco debe ser utilizado cuando una exageración de la
lesión podría agravar los síntomas presentados por el paciente:
traumatismos, etc.
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

2. La técnica directa

La utilización complementaria de técnicas directas es nece­


saria con mayor frecuencia en las disfunciones traumáticas de
la SEB como «vertical» y «lateral strain» o compresiones.
Cuando después de la aplicación de una técnica indirecta no se
percibe una mejoría satisfactoria del movimiento de la SEB, a
continuación, puede llevarse a cabo una técnica directa. En los
niños menores de 6 años que sufren disfunciones de la SEB se
suele aplicar una técnica directa.
Desde el punto neutral, se induce un movimiento de la SEB
en dirección a la limitación del movimiento, es decir, en la di­
rección de la limitación de la movilidad. Así, por ejemplo,
cuando existe una torsión a la derecha se acompaña a la SEB
hacia la torsión izquierda.
Se conduce la SEB hasta el límite del movimiento. A conti­
nuación, se permite que la SEB se mueva mínimamente hacia
el punto inicial para que las membranas de la duramadre pue­
dan relajarse y no ofrezcan resistencia a la fuerza que se aplica.
Allí se mantiene fija la SEB.
Gracias a esta posición, las fuerzas de autocuración del orga­
nismo pueden llevar a cabo la corrección.
Se mantiene la SEB en esa posición hasta que se percibe la
desaparición de las limitaciones de la movilidad o de los tejidos
restringidos, o bien un punto inmóvil.
También es posible captar cualquier nueva amplitud del mo­
vimiento y acompañar la articulación hacia el nuevo límite.
Nota: después de la utilización de cualquier técnica de
normalización en la SEB, una mejora del 50% de la simetría
de la amplitud del movimiento puede valorarse como éxito
terapéutico.
272
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar | Capítulo 4

3.5. TOMA OCCIPITOESFENOIDAL

El paciente yace en decúbito supino. El osteópata se sien­


ta cómodamente junto a la cabeza del paciente. Los pulgares
sobre las alas mayores. El dedo meñique de ambas manos
está en contacto con la escama del occipital del paciente.
Los dedos anulares están en contacto con el occipital, justo
posteriores a las suturas occipitomastoideas. Los dedos me­
dios se aplican sobre las apófisis mastoides de los temporales
con las yemas de los dedos discurriendo en sentido inferior
sobre el vértice de las apófisis mastoides. Ni los dedos anu­
lares ni los medios se sitúan sobre las suturas occipitomas­
toideas.

SEB en flexión.
Toma occipitoesfenoidal.

CoiTección:
Los pulgares conducen las alas mayores del esfenoides en
dirección inferoanterior.
Los dedos anulares y los meñiques conducen el occipital en
dirección inferoanterior.
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

3.6. TOMA ESFENOOCCIPITAL


Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­
beza del paciente, sitúa sus manos de modo que el occipital del
paciente se apoye en una de ellas. La otra mano se pone de
modo que el pulgar se superponga al área de un ala mayor del
esfenoides y el dedo meñique, anular o mayor (según el tamaño
de la mano) sobre el ala mayor opuesta.

MWWi¡¡H

■ i /

/
,,A
SEB en flexión. Toma esfenooccipital.
Corrección:
La mano occipital lleva la escama en dirección inferoanterior.
La mano esfenoidal lleva las alas mayores en dirección infe­
roanterior.

4 . L e s ió n e n e x t e n s ió n

Ejes del movimiento: dos ejes transversales. Un eje se ex­


tiende a través del esfenoides, en la parte anterior de la silla
turca, y el otro a través del occipital, por encima del agujero
occipital, a la altura de la apófisis yugular.
Durante el test de movilidad: el esfenoides se mueve con
mayor facilidad y amplitud de movimiento hacia la extensión
274
1

Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

que hacia la flexión, es decir, la porción posterior del cuerpo


del esfenoides se mueve en dirección inferior, así como la mi­
tad anterior de la porción basilar del occipital.

Silla turca

Sincondrosis
Esfenobasilar 1

Cuerpo del esfenoides

E xtensión de la SEB
Secció n sa g ita l con el
sujeto en bipedestación

4.1. INDICADORES DIAGNÓSTICOS


- Todo el cráneo está en rotación interna.
- Las alas mayores del esfenoides se mueven con mayor fa­
cilidad en dirección posterosuperior.
- El diámetro transversal se ha reducido y el anteroposte-
rior ha aumentado.
- La frente es alta, se abomba en dirección anterior y es
. estrecha.
- Los bordes laterales de las apófisis cigomáticas del frontal
están desplazadas hacia atrás.
- Los ojos están hundidos, ya que ha aumentado el diáme­
tro anteroposterior de la cavidad ocular.
1275
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

- Los diámetros transversales de las cavidades oculares se


reducen de tamaño.
- Las orejas están pegadas al cráneo, ya que los huesos tem­
porales se encuentran en rotación interna.
- Los pliegues nasolabiales son menos profundos a causa de
la rotación interna del maxilar superior.
- La cubierta del paladar es alta, estrecha y está desplazada
hacia delante.
- Las porciones horizontales del maxilar inferior se han es­
trechado y desplazado hacia delante, ya que los huesos
temporales se encuentran en rotación interna y las fosas
mandibulares en posición anteroinferior.
- Los ángulos laterales de la escama del occipital se mueven
en dirección superomedial.
- La escama occipital se ha aplanado.
- Todos los cuadrantes están en rotación interna.
- Movimiento del sacro: la base del sacro se mueve en di­
rección anteroinferior, y el vértice hacia atrás.
Anterior

Cuadrantes
derechos

Posterior

Los cuadrantes anteriores influyen sobre:


El esfenoides, el frontal, los huesos anteriores del cráneo y
los huesos de la cara:
276
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

- Etmoides: extensión-rotación interna.


- Vómer: extensión.
- Frontal: rotación interna.
- Palatinos: rotación interna.
- Nasales: rotación interna.
- Malar: rotación interna (inversión).
- Maxilares: rotación interna (paladar en ojiva).
Los cuadrantes posteriores influyen sobre:
Los huesos occipital, temporal, parietal, la mandíbula y el sacro:
- Temporales: rotación interna.
- Parietales: rotación interna.
- Mandíbula: rotación interna.
- Sacro: extensión.

4.2. REPERCUSIÓN DE LA LESIÓN EN EXTENSIÓN


DE LA SEB EN LA OCLUSIÓN DENTAL

D erecha Izquierda
S0
a
oi
a8
a
M andíbula
V ista craneal

V ista frontal
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

4.3. POSIBLES CAUSAS


- Suelen ser de tipo adaptativo, compensatorio o visceral, o
bien debidas a otros trastornos.
- Traumatismos durante el parto o por condiciones intrau­
terinas.
- Trastorno de las glándulas, sobre todo de la hipófisis.
La tienda del cerebelo estira hacia abajo de la hipófisis y del
tallo pituitario durante la extensión, mientras que relaja su ten­
sión durante la flexión. Cuando un elemento fibroso tira cons­
tantemente del hueso, provoca una fijación cálcica al nivel de la
inserción y, poco a poco, en su estructura. La calcificación liga-
mentaria no es un desorden cálcico, sino el resultado de una mo­
dificación del papel jugado por este plano ligamentario. Para evi­
tar esta evolución es indispensable la movilidad del cráneo, en
particular del esfenoides, y de las técnicas descritas en el protoco­
lo de las membranas que influyen sobre la tienda del cerebelo.
- Microencefalia.

4.4. SÍNTOMAS MÁS COMUNES


- Cefaleas graves o ataques de migraña.
- Asma y sinusitis.
- Miopía (diámetro anteroposterior de la cavidad ocular au­
mentado).
- Tendencia a los cambios del estado de ánimo.
- Carácter solitario.
- Personas obsesivas.
- En algunas circunstancias, todo el cuerpo se encuentra en
rotación interna con una marcha girada hacia dentro.
278
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

Técnicas de normalización

Podemos utilizar dos métodos diferentes:


1. La técnica de exageración.
2. La técnica directa.
Ver páginas 271 y 272.

4.5. TOMA OCCIPITOESFENOIDAL


El paciente yace en decúbito supino. El osteópata se sienta
cómodamente junto a la cabeza del paciente. Los pulgares so­
bre las alas mayores. El dedo meñique de ambas manos está en
contacto con la escama del occipital del paciente. Los dedos
anulares están en contacto con el occipital, justo posteriores a
las suturas occipitomastoideas. Los dedos medios se aplican so­
bre las apófisis mastoides de los temporales con las yemas de
los dedos discurriendo en sentido inferior sobre el vértice de
las apófisis mastoides. Ni los dedos anulares ni los medios se
sitúan sobre las suturas occipitomastoideas.

SEB en extensión.
Toma occipitoesfenoidal.
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

Corrección:
Los pulgares conducen las alas mayores del esfenoides en
dirección superoposterior.
Los dedos anulares y los meñiques conducen el occipital en
dirección superoposterior.

4.6. TOMA ESFENOOCCIPITAL


Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­
beza del paciente, sitúa sus manos de modo que el occipital del
paciente se apoye en una de ellas. La otra mano se pone de
modo que el pulgar se superponga al área de un ala mayor del
esfenoides y el dedo meñique, anular o mayor (según el tamaño
de la mano) sobre el ala mayor opuesta.

SEB en extensión.
Toma esfenooccipital.

Corrección:
Los pulgares conducen las alas mayores del esfenoides en
dirección superoposterior.
Los dedos anulares y los meñiques conducen el occipital en
dirección superoposterior.
280
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

Q 5 . L e s ió n EN TORSIÓN DERECHA

Eje del movimiento: un eje anteroposterior que cruza por


el centro de la SEB. El eje se extiende desde una posición an-
terosuperior (nasión) hacia otra posteroinferior (opistión).
Durante el test de movilidad: los huesos esfenoides y oc­
cipital efectúan rotaciones en sentido contrario. El lado de la
disfunción recibe el nombre del lado en el cual el ala mayor del
esfenoides se encuentra en posición más alta. Es decir, «ala ma­
yor del esfenoides en la derecha más craneal», significa torsión
de la SEB a la derecha.
En el cuadro de una torsión derecha, el ala mayor del esfe­
noides en la derecha sube (craneal) y el occipital en la derecha
desciende (caudal).

Eje de movimiento en la torsión derecha de la SEB:


a) Vista craneal,
b) Vista lateral izquierda, con el sujeto en bipedestación.

281
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

5.1. OBSERVACIONES
Los osteópatas americanos, y otros de diferentes países, han
adoptado el siguiente razonamiento en las lesiones en torsión
de la SEB:
«El occipital se encuentra bajo (caudal), con su apófisis basi­
lar alta (flexión-rotación externa).»
Cuando en realidad el occipital en torsión se encuentra bajo
(caudal), pero con la apófisis basilar también baja (extensión-
rotación interna).
Este error origina que estos osteópatas propongan diferen­
tes cuadrantes, lo que no permitió a Magoun proponer unas
relaciones estructuradas entre las lesiones de la SEB-pelvis,
SEB-oclusión dental y SEB-oftalmología.
Todas estas relaciones quedarán perfectamente expuestas en
las diferentes obras de osteopatía craneal de esta colección.

RI RE
Derecha \ Izquierda

Occipital bajo Occipital alto


4S
\

Vista anterior \

282
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar 1 Capítulo 4

La práctica propuesta por estos osteópatas es idéntica a la nues­


tra, pero las conclusiones expuestas en los cuadrantes es errónea.
Léopold Busquet, comentó a un director de un colegio os-
teopático americano este hecho y él le contestó: «tienes razón
en tu exposición y razonamiento, pero llevo 30 años enseñán­
dolo así y ahora no puedo decir a mis alumnos que todo este
tiempo lo enseñé mal.»
No se debe, bajo la escusa de respetar la tradición, enseñar
erróneamente. Es grave para la credibilidad de la osteopatía.

5.2. INDICADORES DIAGNÓSTICOS


- La apófisis basilar que desciende a la derecha determina
una rotación interna del temporal y un cuadrante poste­
rior derecho en RI.
- La apófisis basilar que sube a la izquierda determina una
rotación externa del temporal y un cuadrante posterior
izquierdo en RE.
- Del lado derecho, donde la apófisis basilar desciende, la
escama del occipital, sobre todo en su parte lateral des­
ciende menos: el cuadrante se cierra en RI.
- Del lado izquierdo, donde la apófisis basilar sube, la esca­
ma del occipital, sobre todo en su parte lateral, sube me­
nos: el cuadrante se abre en RE.
- El cuerpo del esfenoides sube a la derecha, el cuadrante
anterior derecho se coloca en RE.
- El cuerpo del esfenoides desciende a la izquierda, el cua­
drante anterior izquierdo se coloca en RI.
- El ojo derecho está abierto, prominente, ya que se ha redu­
cido el diámetro anteroposterior de la cavidad ocular. El
diámetro transversal de la cavidad ocular está aumentado.
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

- El ojo izquierdo está cerrado, hundido, ya que el diáme­


tro anteroposterior de la cavidad ocular ha aumentado.
El diámetro transversal de la cavidad ocular está dismi­
nuido.
- El frontal derecho está plano y ancho, con su apófisis ci-
gomática desplazada en dirección anterior.
- El frontal izquierdo está elevado hacia delante, abombado
y estrecho, con su apófisis cigomática desplazada en di­
rección posterior.
- El maxilar superior derecho está en RE.
- El maxilar inferior derecho en RI.
- La oreja tiene tendencia a pegarse a la derecha, ya que el
temporal está en RI.
- La oreja tiene tendencia a despegarse de la izquierda, ya
que el temporal está en RE.
- El maxilar superior izquierdo está en RI.
- El maxilar inferior izquierdo está en RE.
- El pliegue nasolabial derecho es más profundo que el iz­
quierdo.
- La congruencia dental no se respeta (ver página 286).
- Los cuadrantes anterior derecho y posterior izquierdo es­
tán en RE.
- Los cuadrantes anterior izquierdo y posterior derecho es­
tán en RI.
- La hemibase derecha del sacro se mueve en sentido caudal
y anterior: está en izquierdo-izquierdo.
284|
I
1
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

Cuadrantes
derechos

Posterior

Los cuadrantes anteriores influyen sobre:


El esfenoides, frontal, los huesos anteriores del cráneo y los
huesos de la cara.
- Esfenoides en la derecha: flexión-rotación externa.
- Esfenoides en la izquierda: extensión-rotación interna.
- Etmoides derecho: flexión-rotación externa.
- Etmoides izquierdo: extensión-rotación interna.
- Vómer: se inclina con el conjunto de la esfera anterior del
cráneo.
- Frontal derecho: rotación externa.
- Frontal izquierdo: rotación interna.
- Palatino derecho: rotación externa.
- Palatino izquierdo: rotación interna.
- Nasal derecho: rotación externa.
- Nasal izquierdo: rotación interna.
- Malar derecho: rotación externa (eversión).
- Malar izquierdo: rotación interna (inversión).
1285
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

- Maxilar superior derecho: rotación externa (paladar plano).


- Maxilar superior izquierdo: rotación interna (paladar en ojiva).
Los cuadrantes posteriores influyen sobre:
Los huesos occipital, temporal, parietal, la mandíbula y el sacro:
- Occipital en la derecha: extensión-rotación interna.
- Occipital en la izquierda: flexión-rotación externa.
- Temporal derecho: rotación interna.
- Temporal izquierdo: rotación externa.
- Parietal derecho: rotación interna.
- Parietal izquierdo: rotación externa.
- Mandíbula derecha: rotación interna.
- Mandíbula izquierda: rotación externa.
- Mentón hacia la izquierda.
- Sacro: izquierdo-izquierdo.

5.3. REPERCUSIÓN DE LA LESIÓN EN TORSIÓN


DERECHA DE LA SEB EN LA OCLUSIÓN DENTAL
M axilar superior

f
RI J . ""I
Izda D cha

Tzda D cha D esvío hacia la izquierda

V ista fro n tal

286
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar | Capítulo 4

5.4. POSIBLES CAUSAS


- Generalmente adaptativas, compensatorias en casos de
disfunción de las cadenas miofasciales, viscerales, etc.
- Rara vez de origen traumático primario.

5.5. SÍNTOMAS MÁS COMUNES

- Cefaleas bastante intensas.


- Síndromes dolorosos del sistema musculoesquelético.
- Escoliosis.
- Trastornos endocrinos.
- Problemas oculares.
- Sinusitis, alergias.
- Liastenia (pérdida de fuerza de los músculos lisos).
- Sensación de abatimiento.
- Trastornos del equilibrio.

Técnicas de normalización

Podemos utilizar dos métodos diferentes:


1. La técnica de exageración.
2. La técnica directa.
Ver páginas 271 y 272.
287
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

5.6. TOMA OCCIPITOESFENOIDAL

El paciente yace en decúbito supino. El osteópata se sien­


ta cómodamente junto a la cabeza del paciente. Los pulgares
sobre las alas mayores. El dedo meñique de ambas manos
está en contacto con la escama del occipital del paciente.
Los dedos anulares están en contacto con el occipital, justo
posteriores a las suturas occipitomastoideas. Los dedos me­
dios se aplican sobre las apófisis mastoides de los temporales
con las yemas de los dedos discurriendo en sentido inferior
sobre el vértice de las apófisis mastoides. Ni los dedos anu­
lares ni los medios se sitúan sobre las suturas occipitomas­
toideas.

SEB en torsión derecha.


Toma occipitoesfenoidal.

C om edón:
El pulgar derecho conduce el ala mayor del esfenoides en
dirección craneal, mientras se desciende la escama occipital.
El pulgar izquierdo conduce el ala mayor del esfenoides en
dirección caudal, mientras se asciende la escama occipital.
288|
I
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

5.7. TOMA ESFENOOCCIPITAL

Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­


beza del paciente, sitúa sus manos de modo que el occipital del
paciente se apoye en una de ellas. La otra mano se pone de
modo que el pulgar se superponga al área de un ala mayor del
esfenoides y el dedo meñique, anular o mayor (según el tamaño
de la mano) sobre el ala mayor opuesta.
¡P iS S IB—
m xm ii

y- ’
'.y.-í'-. :• 111!
■lili
/'

SEB en torsión derecha.


Toma esfenooccipital.

Corrección:
La mano esfenoidal hace que suba el ala mayor derecha y
que descienda el ala mayor izquierda, imprimiendo una rota­
ción al esfenoides en relación con el eje anteroposterior.
La mano occipital hace que descienda la escama del occipital
a la derecha y que suba la escama a la izquierda, imprimiendo
una contrarrotación al occipital.

6 . L e sió n en t o r sió n iz q u ie r d a

Eje del movimiento: un eje anteroposterior que cruza por


el centro de la SEB. El eje se extiende desde una posición an-
terosuperior (nasión) hacia otra posteroinferior (opistión).
289
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

Durante el test de movilidad: los huesos esfenoides y occipital


efectúan rotaciones en sentido contrario. El lado de la disfunción
recibe el nombre del lado en el cual el ala mayor del esfenoides se
encuentra en posición más alta. Es decir, «ala mayor del esfenoides en
la izquierda más craneal», significa torsión de la SEB a la izquierda.
En el cuadro de una torsión izquierda, el ala mayor del esfe­
noides en la izquierda sube (craneal) y el occipital en la izquier­
da desciende (caudal).

Cuadrantes
d erech o s

Posterior

Eje de movimiento en la torsión izquierda Los cuadrantes anterior derecho y


de la SEB. Vista craneal. posterior izquierdo están en RI.
Los cuadrantes anterior izquierdo y
posterior derecho están en RE.

Vista an terio r

290|
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

6.1. INDICADORES DIAGNÓSTICOS


Son los mismos qne los expuestos en la torsión derecha, pero
adaptados a la torsión izquierda. Ver páginas 275 y 276.
Los cuadrantes anteriores influyen sobre:
El esfenoides, frontal, los huesos anteriores del cráneo y los
huesos de la cara.
- Esfenoides en la derecha: extensión-rotación interna.
- Esfenoides en la izquierda: flexión-rotación externa.
- Etmoides derecho: extensión-rotación interna.
- Etmoides izquierdo: flexión-rotación externa.
- Vómer: se inclina con el conjunto de la esfera anterior del
cráneo.
- Frontal derecho: rotación interna.
- Frontal izquierdo: rotación externa.
- Palatino derecho: rotación interna.
- Palatino izquierdo: rotación externa.
- Nasal derecho: rotación interna.
- Nasal izquierdo: rotación externa.
- Malar derecho: rotación interna (inversión).
- Malar izquierdo: rotación externa (eversión).
- Maxilar superior derecho: rotación interna (paladar en
ojiva).
- Maxilar superior izquierdo: rotación externa (paladar plano).
Los cuadrantes posteriores influyen sobre:
Los huesos occipital, temporal, parietal, la mandíbula y el
sacro:
1291
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

- Occipital en la derecha: flexión-rotación externa.


- Occipital en la izquierda: extensión-rotación interna.
- Temporal derecho: rotación externa.
- Temporal izquierdo: rotación interna.
- Parietal derecho: rotación externa.
- Parietal izquierdo: rotación interna.
- Mandíbula derecha: rotación externa.
- Mandíbula izquierda: rotación interna.
- Mentón hacia la derecha.
- Sacro: derecho-derecho.

6.2. REPERCUSIÓN DE LA LESIÓN EN TORSIÓN


IZQUIERDA DE LA SEB EN LA OCLUSIÓN
DENTAL

Desvao hacia la izquierda Izda Dcha

Desvío hacia la derecha Izda Dcha

M axilar superior

V ista fron tal

292 |
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

6.3. POSIBLES CAUSAS Y SÍNTOMAS MÁS COMUNES


Ver página 278.

□ Técnicas de normalización

Podemos utilizar dos métodos diferentes:


1. La técnica de exageración.
2. La técnica directa.
Ver páginas 2 71 y 2 72.

6.4. TOMA OCCIPITOESFENOIDAL


El paciente yace en decúbito supino. El osteópata se sienta
cómodamente junto a la cabeza del paciente. Los pulgares so­
bre las alas mayores. El dedo meñique de ambas manos está en
contacto con la escama del occipital del paciente. Los dedos
anulares están en contacto con el occipital, justo posteriores a
las suturas occipitomastoideas. Los dedos medios se aplican so­
bre las apófisis mastoides de los temporales con las yemas de
los dedos discurriendo en sentido inferior sobre el vértice de
las apófisis mastoides. Ni los dedos anulares ni los medios se
sitúan sobre las suturas occipitomastoideas.
Correccióit:
El pulgar izquierdo conduce el ala mayor del esfenoides en
dirección craneal, mientras se desciende la escama occipital.
El pulgar derecho conduce el ala mayor del esfenoides en
dirección caudal, mientras se asciende la escama occipital.
293
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

’(

jW

■a:
i

SEB en torsión izquierda.


Toma occipitoesfenoidal.

6.5. TOMA ESFENOOCCIPITAL


Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­
beza del paciente, sitúa sus manos de modo que el occipital del
paciente se apoye en una de ellas. La otra mano se pone de
modo que el pulgar se superponga al área de un ala mayor del
esfenoides y el dedo meñique, anular o mayor (según el tamaño
de la mano) sobre el ala mayor opuesta.

.i "Jl- i-
i—, r. -J.v v - : ■">
í:i -■'&
I » » »
■ 'A R ~v::%a¥B-v
. ‘¿SÍSskI 's V
^ > - -

-N
X
SEB en torsión izquierda.
Toma esfenooccipital.
I

Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar 1 Capítulo 4

Corrección:
La mano esfenoidal hace que suba el ala mayor izquierda y
que descienda el ala mayor derecha, imprimiendo una rotación
al esfenoides en relación con el eje anteroposterior.
La mano occipital hace que descienda la escama del occipital
a la izquierda y que suba la escama a la derecha, imprimiendo
una contrarrotación al occipital.

7 . L e sió n e n f l e x ió n l a t e r a l r o t a c ió n
DERECHA

Ejes de movimiento: la flexión lateral (inclinación lateral)


es un movimiento que se efectúa alrededor de dos ejes vertica­
les. Un eje conduce a través del centro de la silla turca, y el otro
a través del centro del agujero occipital.
La rotación se realiza alrededor de un eje anteroposterior,
que se extiende a través de la SEB.
A causa de la movilidad específica de la sincondrosis, la
flexión lateral da lugar a una rotación de la SEB.
El lado de la disfunción se denomina como el lado hacia el
cual el ala mayor del esfenoides y la escama del occipital efec­
túan una rotación caudal.
En raras ocasiones, cuando las fuerzas traumáticas que de­
ben soportarse son muy fuertes, pueden aparecer por separado
una flexión lateral y una rotación.
Durante el test de movilidad: esta disfunción indica la
existencia de una flexión lateral izquierda de la SEB, lo cual
hace que ésta efectúe una rotación caudal en su lado derecho.
295
Capítulo 4
"TI
Cuadernos de Osteopatía

Flexión lateral (izquierda) rotación derecha de la SEB.

El ala mayor derecha del esfenoides y la escama occipital


derecha se alejan entre sí. El ala mayor izquierda del esfenoides
y la escama occipital izquierda se aproximan.
El ala mayor derecha del esfenoides y la escama occipital
derecha efectúan una rotación caudal. El ala mayor izquierda
del esfenoides y la escama occipital izquierda realizan una ro­
tación craneal.

7.1. INDICADORES DIAGNÓSTICOS


- La parte derecha del cráneo es alta y estrecha, en RI, ob­
servándose una convexidad.
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

- La parte izquierda del cráneo es grande y menos alta, en


RE, observándose una concavidad.
- El lado derecho del hueso frontal está elevado, abombado
hacia delante y es estrecho.
- El lado izquierdo del hueso frontal está aplanado y es ancho.
- El borde externo derecho de la apófisis cigomática del
hueso frontal está desplazado hacia atrás.
- El borde externo izquierdo de la apófisis cigomática del
hueso frontal está desplazado hacia delante.
- El ojo derecho está hundido.
- El ojo izquierdo sobresale, es más prominente.
- El diámetro transversal de la cavidad ocular desde el pun­
to superomedial hacia el posteroinferior se reduce a la de­
recha y se incrementa a la izquierda.
- El pliegue nasolabial izquierdo es más profundo que el
derecho.
- La bóveda derecha del paladar se estrecha, está más eleva­
da y desplazada hacia delante.
- La bóveda izquierda se ensancha, se aplana y está despla­
zada hacia atrás.
- El maxilar superior derecho está en RI.
- El maxilar superior izquierdo está en RE.
- El maxilar inferior izquierdo es ancho, plano y desplazado
hacia la posterioridad.
- El maxilar inferior derecho es estrecho y alto y está des­
plazado en dirección anterior.
- La punta del mentón está desplazada hacia la izquierda.
- La congruencia dental está respetada con unas grandes ar­
cadas a la izquierda, y estrechas y alargadas a la derecha.
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

- En el plano frontal, la arcada dental está inclinada hacia


abajo a la derecha.
- La oreja derecha está pegada al cráneo, ya qne el temporal
derecho está en RI.
- La oreja izquierda está despegada del cráneo, ya qne el
temporal izquierdo está en RE.
- Los cuadrantes derechos están en RI.
- Los cuadrantes izquierdos están en RE.
- El sacro está en lesión de izquierdo-izquierdo.

C u a d ran tes
derech o s

Posterior

Los cuadrantes anteriores influyen sobre:


El esfenoides, el frontal, los huesos anteriores del cráneo y
los huesos de la cara.
- Esfenoides en la derecha: extensión.
- Esfenoides en la izquierda: flexión.
- Etmoides en la derecha: extensión-rotación interna.
- Etmoides en la izquierda: flexión-rotación externa.
- Vómer: se inclina con el conjunto de la esfera anterior del
cráneo.
298|
1

Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar 1 Capítulo 4

- Frontal en la derecha: rotación interna.


- Frontal en la izquierda: rotación externa.
- Palatino derecho: rotación interna.
- Palatino izquierdo: rotación externa.
- Nasal derecho: rotación interna.
- Nasal izquierdo: rotación externa.
- Malar derecho: rotación interna (inversión).
- Malar izquierdo: rotación externa (eversión).
- Maxilar superior derecho: rotación interna (paladar en
ojiva).
- Maxilar superior izquierdo: rotación externa (paladar
plano).
Los cuadrantes posteriores influyen sobre:
Los huesos occipital, temporal, parietal, la mandíbula y el
sacro:
- Occipital derecho: extensión-rotación interna.
- Occipital izquierdo: flexión-rotación externa.
- Temporal derecho: rotación interna.
- Temporal izquierdo: rotación externa.
- Parietal derecho: rotación interna.
- Parietal izquierdo: rotación externa.
- Mandíbula en la derecha: rotación interna.
- Mandíbula en la izquierda: rotación externa.
- Mentón: desviado hacia la izquierda.
- Sacro: izquierdo-izquierdo.
1299
Cuadernos de Osteopatía
T
Capítulo 4

7.2. REPERCUSION DE LA LESION EN FLEXION


LATERAL ROTACIÓN DERECHA. DE LA SEB
EN LA OCLUSIÓN DENTAL

M ax ilar sup erior

RI

D cha D esvío h acia la izq u ierd a

M an d íb u la

RI

D cha D esvío h acia la izquierd a

7.3. POSIBLES CAUSAS

- Generalmente adaptativas, compensatorias en casos de


disfunción de las cadenas miofasciales, viscerales, etc.
- Rara vez de origen traumático primario.
3001
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

7.4. SINTOMAS MAS COMUNES

- Cefaleas bastante intensas.


- Síndromes dolorosos del sistema musculosquelético.
- Escoliosis.
- Trastornos endocrinos.
- Problemas oculares, con fatiga ocular, principalmente del
lado convexo (RI).
- Sinusitis, alergias.
- Liastenia (pérdida de fuerza de los músculos lisos).
- Sensación de abatimiento.
- Trastornos del equilibrio.
- Trastornos para masticar y disfunciones de la articulación
temporomandibular.
- Hipermovilidad de la Ia a la 3a vértebra cervical.
- Ligeros trastornos psíquicos

□ Técnicas de normalización

Podemos utilizar dos métodos diferentes:


1. La técnica de exageración.
2. La técnica directa.
Ver páginas 271 y 272.
301
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

7.5. TOMA OCCIPITOESFENOIDAL


El paciente yace en decúbito supino. El osteópata se sienta
cómodamente junto a la cabeza del paciente. Los pulgares so­
bre las alas mayores. El dedo meñique de ambas manos está en
contacto con la escama del occipital del paciente. Los dedos
anulares están en contacto con el occipital, justo posteriores a
las suturas occipitomastoideas. Los dedos medios se aplican so­
bre las apófisis mastoides de los temporales con las yemas de
los dedos discurriendo en sentido inferior sobre el vértice de
las apófisis mastoides. Ni los dedos anulares ni los medios se
sitúan sobre las suturas occipitomastoideas.

''A

¡P ■Yi 1----
\ /
y
SEB en flexión lateral-rotación derecha.
Toma occipitoesfenoidal.
Corrección:
Con la mano derecha, el osteópata separa el pulgar del resto
de los dedos, a la vez que la mano desciende (caudal).
Con la mano izquierda, el osteópata aproxima el pulgar al
resto de los dedos, a la vez que la mano asciende (craneal).

7.6. TOMA ESFENOOCCIPITAL


Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­
beza del paciente, sitúa sus manos de modo que el occipital del
302!
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar i Capítulo 4

paciente se apoye en una de ellas. La otra mano se pone de


modo que el pulgar se superponga al área de un ala mayor del
esfenoides y el dedo meñique, anular o mayor (según el tamaño
de la mano) sobre el ala mayor opuesta.

\
1
SEB en flexión lateral-rotación derecha.
Toma esfenooccipital.

Corrección:
El ala mayor del esfenoides en la izquierda se dirige en di­
rección posterior, mientras el occipital del mismo lado se diri­
ge en dirección anterior.
El conjunto de las dos manos hace una rotación hacia la de­
recha en relación con el eje anteroposterior, o sea, el lado iz­
quierdo del cráneo se eleva y el lado derecho desciende.

8 . L e sió n en fl e x ió n la t e r a l r o t a c ió n
IZQUIERDA

Ejes de movimiento: la flexión lateral (inclinación lateral)


es un movimiento que se efectúa alrededor de dos ejes vertica­
les. Un eje conduce a través del centro de la silla turca, y el otro
a través del centro del agujero occipital.
303
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

La rotación se realiza alrededor de un eje anteroposterior,


que se extiende a través de la SEB.
A causa de la movilidad específica de la sincondrosis, la
flexión lateral da lugar a una rotación de la SEB.
El lado de la disfunción se denomina como el lado hacia el
cual el ala mayor del esfenoides y la escama del occipital efec­
túan una rotación caudal.
En raras ocasiones, cuando las fuerzas traumáticas que de­
ben soportarse son muy fuertes, pueden aparecer por separado
una flexión lateral y una rotación.

Flexión lateral SEB Rotación SEB

Flexión lateral (derecha) rotación izquierda de la SEB.

304|
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

Durante el test de movilidad: esta disfunción indica la


existencia de una flexión lateral derecha de la SEB, lo cual hace
que ésta efectúe una rotación caudal en su lado izquierdo.
El ala mayor izquierda del esfenoides y la escama occipital
izquierda se alejan entre sí. El ala mayor derecha del esfenoides
y la escama occipital derecha se aproximan.
El ala mayor izquierda del esfenoides y la escama occipital iz­
quierda efectúan una rotación caudal. El ala mayor derecha del esfe­
noides y la escama occipital derecha realizan una rotación craneal.

8.1. INDICADORES DIAGNÓSTICOS


- La parte izquierda del cráneo es alta y estrecha, en RI,
observándose una convexidad.
- La parte derecha del cráneo es grande y menos alta, en
RE, observándose una concavidad.
- El lado izquierdo del hueso frontal está elevado, abomba­
do hacia delante y es estrecho.
- El. lado derecho del hueso frontal está aplanado y es ancho.
- El borde externo izquierdo de la apófisis cigomática del
hueso frontal está desplazado hacia atrás.
- El borde externo derecho de la apófisis cigomática del
hueso frontal está desplazado hacia delante.
- El ojo izquierdo está hundido.
- El ojo derecho sobresale, es más prominente.
- El diámetro transversal de la cavidad ocular desde el pun­
to superomedial hacia el posteroinferior se reduce a la iz­
quierda y se incrementa a la derecha.
- El pliegue nasolabial derecho es más profundo que el
derecho.
- La bóveda izquierda del paladar se estrecha, está más ele­
vada y desplazada hacia delante.
305
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

- La bóveda derecha se ensancha, se aplana y está desplaza­


da hacia atrás.
- El maxilar superior izquierdo está en RI.
- El maxilar superior derecho está en RE.
- El maxilar inferior derecho es ancho, plano y desplazado
hacia la posterioridad.
- El maxilar inferior izquierdo es estrecho y alto y está des­
plazado en dirección anterior.
- La punta del mentón está desplazada hacia la derecha.
- La congruencia dental está respetada con unas grandes ar­
cadas a la derecha, y estrechas y alargadas a la izquierda.
- En el plano frontal, la arcada dental está inclinada hacia
abajo a la izquierda.
- La oreja izquierda está pegada al cráneo, ya que el tempo­
ral derecho está en RI.
- La oreja derecha está despegada del cráneo, ya que el tem­
poral izquierdo está en RE.
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar 1 Capítulo 4

- Los cuadrantes izquierdos están en RI.


- Los cuadrantes derechos están en RE.
- El sacro está en lesión de derecho-derecho.
Los cuadrantes anteriores influyen sobre:
El esfenoides, el frontal, los huesos anteriores del cráneo y
los huesos de la cara.
- Esfenoides en la derecha: flexión.
- Esfenoides en la izquierda: extensión.
- Etmoides en la derecha: flexión-rotación externa.
- Etmoides en la izquierda: extensión-rotación interna.
- Vómer: se inclina con el conjunto de la esfera anterior del
cráneo.
- Frontal en la derecha: rotación externa.
- Frontal en la izquierda: rotación interna.
- Palatino derecho: rotación externa.
- Palatino izquierdo: rotación interna.
- Nasal derecho: rotación externa.
- Nasal izquierdo: rotación interna.
- Malar derecho: rotación externa (eversión).
- Malar izquierdo: rotación interna (inversión).
- Maxilar superior derecho: rotación externa (paladar plano).
- Maxilar superior izquierdo: rotación interna (paladar en ojiva).
Los cuadrantes posteriores influyen sobre:
Los huesos occipital, temporal, parietal, la mandíbula y el sacro:
- Occipital derecho: flexión-rotación externa.
- Occipital izquierdo: extensión-rotación interna.
- Temporal derecho: rotación externa.
- Temporal izquierdo: rotación interna.
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía
"1
f

- Parietal derecho: rotación externa.


- Parietal izquierdo: rotación interna.
- Mandíbula en la derecha: rotación externa.
- Mandíbula en la izquierda: rotación interna.
- Mentón: desviado hacia la derecha.
- Sacro: derecho-derecho.

8.2. REPERCUSIÓN DE LA LESIÓN EN FLEXIÓN


LATERAL ROTACIÓN IZQUIERDA DE LA SEB
EN LA OCLUSIÓN DENTAL

Maxilar superior

Desvío hacia la derecha Izda Dcha

Desvío hacia la derecha Izda Dcha

Maxilar superior

Vista frontal

308
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

8.3. POSIBLES CAUSAS


- Generalmente adaptativas, compensatorias en casos de
disfunción de las cadenas miofasciales, viscerales, etc.
- Rara vez de origen traumático primario.

8.4. SÍNTOMAS MÁS COMUNES


- Cefaleas bastante intensas.
- Síndromes dolorosos del sistema musculoesquelético
- Escoliosis.
- Trastornos endocrinos.
- Problemas oculares, con fatiga ocular, principalmente del
ojo del lado convexo (RI).
- Sinusitis, alergias.
- Liastenia (pérdida de fuerza de los músculos lisos).
- Sensación de abatimiento.
- Trastornos del equilibrio.
- Trastornos para masticar y disfunciones de la articulación
temporomandibular.
- Hipermovilidad de la Ia a la 3a vértebra cervical.
- Ligeros trastornos psíquicos.

O Técnicas de normalización
Podemos utilizar dos métodos diferentes:
1. La técnica de exageración.
309
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

2. La técnica directa.
Ver páginas 271 y 272.

8.5. TOMA OCCIPITOESFENOIDAL

El paciente yace en decúbito supino. El osteópata se sienta


cómodamente junto a la cabeza del paciente. Los pulgares
sobre las alas mayores. El dedo meñique de ambas manos está
en contacto con la escama del occipital del paciente. Los de­
dos anulares están en contacto con el occipital, justo poste­
riores a las suturas occipitomastoideas. Los dedos medios se
aplican sobre las apófisis mastoides de los temporales con las
yemas de los dedos discurriendo en sentido inferior sobre el
vértice de las apófisis mastoides. Ni los dedos anulares ni los
medios se sitúan sobre las suturas occipitomastoideas.

/ ■\-

.7 V '
/ \
\
L
SEB en flexión lateral-rotación izquierda.
Toma occipitoesfenoidal.

Confección:
Con la mano izquierda, el osteópata separa el pulgar del res­
to de los dedos, a la vez que la mano desciende (caudal).
n

Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar j Capítulo 4

Con la mano derecha, el osteópata aproxima el pulgar al res­


to de los dedos, a la vez que la mano asciende (craneal).

8.6. TOMA ESFENOOCCIPITAL


Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­
beza del paciente, sitúa sus manos de modo que el occipital del
paciente se apoye en una de ellas. La otra mano se pone de
modo que el pulgar se superponga al área de un ala mayor del
esfenoides y el dedo meñique, anular o mayor (según el tamaño
de la mano) sobre el ala mayor opuesta.

SEB en flexión lateral-rotación izquierda.


Toma esfenooccipital.

Corrección:

El ala mayor del esfenoides en la derecha se dirige en direc­


ción posterior, mientras el occipital del mismo lado se dirige en
dirección anterior.
El conjunto de las dos manos hace una rotación hacia la iz­
quierda en relación con el eje anteroposterior, o sea, el lado
derecho del cráneo se eleva y el lado izquierdo desciende.
311
Capítulo 4 i Cuadernos de Osteopatía

09. L e sió n en S t r a in v e r t ic a l , esfen o id es a l t o

Ejes de movimiento: dos ejes transversales. Un eje atravie­


sa el esfenoides, en la parte anterior de la silla turca. El otro eje
se extiende a través del occipital, por encima del agujero occi­
pital, a la altura de la apófisis yugular.

Durante el test de movilidad: el esfenoides realiza una


flexión, y el occipital, una extensión. La disfunción recibe su
denominación de acuerdo con la superficie posterior craneal
del cuerpo del esfenoides. Las alas mayores del esfenoides es­
tán desplazadas en dirección (anterior) inferior y la escama oc­
cipital en dirección (posterior) superior.
En caso de que deban soportarse determinadas fuerzas trau­
máticas, puede ocurrir que la superficie posterior del esfenoi-
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

des sufra un desplazamiento craneal real en relación con el oc­


cipital sin que exista un componente de rotación.

9.1. INDICADORES DIAGNÓSTICOS


- Las alas mayores del esfenoides se mueven con mayor
amplitud en dirección anteroinferior y la escama occipital
en dirección posteroinferior.
- El rostro está en rotación externa, salvo el maxilar inferior
que es más estrecho y más largo.
- La frente está aplanada y ancha.
- El occipital se ha aplanado, es estrecho y alto.
- Los bordes externos de la apófisis cigomática del frontal
están desplazados en dirección anterior.
- Los ojos sobresalen.
- Los diámetros transversales de las cavidades oculares que
van desde una posición superomedial hacia otra inferola-
teral aumentan de tamaño.
- Los pliegues nasolabiales son profundos a causa de la ro­
tación externa del maxilar superior.
- La bóveda del paladar es plana, ancha y está desplazada
hacia atrás.
- Las porciones transversales del maxilar inferior están eleva­
das, son estrechas y están desplazadas hacia delante, ya que
los huesos temporales se encuentran en rotación interna.
- Por tanto, la mordedura es asimétrica.
- Las orejas tienen tendencia a estar pegadas al cráneo, ya
que los huesos temporales se encuentran en rotación in­
terna a causa de la extensión del occipital.
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

- Los cuadrantes anteriores están en rotación externa, y los


posteriores, en rotación interna.
- La base del sacro se mueve hacia delante y el vértice del sa­
cro hacia atrás (extensión del sacro al igual que el occipital).

9.2. ASPECTO GENERAL DE UNA PERSONA


CON STRAIN VERTICAL, ESFENOIDES ALTO

CUADRANTES
ANTERIORES:
RE

CUADRANTES
POSTERIORES:
RI

Vista superior
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar 1 Capítulo 4

Anterior

Cuadrantes
derechos

Posterior

Los cuadrantes anteriores influyen sobre:


El esfenoides, el frontal, los huesos anteriores del cráneo y
los huesos de la cara.
- Esfenoides: flexión.
- Etmoides: flexión.
- Vómer: flexión.
- Frontal: rotación externa.
- Palatinos: rotación externa.
- Nasales: rotación externa.
- Malar: rotación externa (eversión).
- Maxilar superior: rotación externa (paladar plano).
Los cuadrantes posteriores influyen sobre:
Los huesos occipital, temporal, parietal, la mandíbula y el
sacro:
- Occipital: extensión.
- Temporal: rotación interna.
- Parietal: rotación interna.
~ 1
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

Mandíbula: rotación interna.


Mentón: estrecho y alargado.
Sacro: extensión.

9.3. REPERCUSION DE LA LESION EN STRAIN


VERTICAL, ESFENOIDES ALTO DE LA SEB EN
LA OCLUSIÓN DENTAL

Maxilar superior: RE

Mandíbula: RI

El maxilar inferior sobresale con respecto a la mandíbula,


produciendo una desalineación entre ambos maxilares lo que
puede causar a su vez dificultad para hablar, morder o masticar.
£3 q q r**} Q r~r n q £3 o ¿ 3 C3 Q O Q O Q Q Q G3 üü

316
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar | Capítulo 4

9.4. POSIBLES CAUSAS


- Son consecuencia de la exposición a una fuerza traumáti­
ca, con la correspondiente sintomatología grave.
- Fuerza que ha actuado desde la parte superior sobre la
porción basilar del occipital.
- Fuerza ejercida desde la parte posterior sobre el occipital.
- Trastornos viscerales, por ejemplo, de la laringe.

9.5. SÍNTOMAS MÁS COMUNES

La sintomatología del «strain vertical-esfenoides alto» es


más grave que en los casos de las disfunciones anteriormente
comentadas. Conduce con mayor frecuencia hacia una incapa­
cidad laboral, así como a otras disfunciones. Los síntomas más
comunes son:
- Trastornos endocrinos.
- Problemas de masticación y disfunciones de la articula­
ción temporomandibular.
- Trastornos de la visión, con tendencia a la miopía.
- Cefaleas y migrañas recidivantes y muy severas.
- Estados depresivos o esquizoides.
- Desorden de la personalidad.
- Problemas de aprendizaje.
- Trastornos de la audición (hueso temporal en rotación
interna).
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

□ Técnicas de normalización
Podemos utilizar dos métodos diferentes:
1. La técnica de exageración.
2. La técnica directa.
Ver páginas 271 y 272.

9.6. TOMA OCCIPITOESFENOIDAL

El paciente yace en decúbito supino. El osteópata se sienta


cómodamente junto a la cabeza del paciente. Los pulgares so­
bre las alas mayores. El dedo meñique de ambas manos está en
contacto con la escama del occipital del paciente. Los dedos
anulares están en contacto con el occipital, justo posteriores a
las suturas occipitomastoideas. Los dedos m ed io s se aplican so­
bre las apófisis mastoides de los temporales con las yemas de
los dedos discurriendo en sentido inferior sobre el vértice de
las apófisis mastoides. Ni los dedos anulares ni los medios se
sitúan sobre las suturas occipitomastoideas.

SEB en strain vertical, esfenoides alto.


Toma occipitoesfenoidal.
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

Corrección:
Las alas mayores se llevan hacia delante: flexión.
El occipital se lleva hacia atrás y arriba: extensión.

9.7. TOMA ESFENOOCCIPITAL

Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­


beza del paciente, sitúa sus manos de modo que el occipital del
paciente se apoye en una de ellas. La otra mano se pone de
modo que el pulgar se superponga al área de un ala mayor del
esfenoides y el dedo meñique, anular o mayor (según el tamaño
de la mano) sobre el ala mayor opuesta.

■ V ’v -
f.y/

'M <
;í " ' í*
U • .. ,
f ::>v3-
jjfpPy.
; \ . 's

A '

SEB en strain vertical, esfenoides alto.


Toma esfenooccipital.

Corrección:
La mano esfenoidal lleva las alas mayores hacia delante:
flexión.
La mano occipital lleva la escama hacia atrás y arriba: ex­
tensión.
1319
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

D 1 0 . L e s ió n e n S t r a i n v e r t i c a l , e s f e n o i d e s b a jo

Ejes de movimiento: dos ejes transversales. Un eje atravie­


sa el esfenoides, en la parte anterior de la silla turca. El otro eje
se extiende a través del occipital, por encima del agujero occi­
pital, a la altura de la apófisis yugular.

Durante el test de movilidad: el esfenoides realiza una ex­


tensión, y el occipital, una flexión. La disfunción recibe su de­
nominación de acuerdo con la superficie posterior situada en la
porción caudal del cuerpo del esfenoides. Las alas mayores del
esfenoides están desplazadas en dirección posterosuperior y la
escama occipital en dirección anteroinferior.
320
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

En caso de que deban soportarse determinadas fuerzas trau­


máticas, puede ocurrir que la superficie posterior del esfenoi­
des sufra un desplazamiento puro caudal, en relación con el
occipital, sin que exista un componente de rotación.

10.1. INDICADORES DIAGNÓSTICOS

- Las alas mayores del esfenoides se mueven con mayor


amplitud en dirección posterosuperior y la escama occipi­
tal en dirección anteroinferior.
- El rostro está en rotación interna, es estrecho y alto,
excepto maxilar inferior que es ancho y corto (retrogná-
tico).
- La frente es alta y estrecha.
- La escama occipital está en ángulo.
- Los bordes externos de la apófisis cigomática del frontal
están desplazados en dirección posterior.
- Los ojos están hundidos.
- Los diámetros transversales de las cavidades oculares que
van desde una posición superomedial hacia otra inferola-
teral se reducen de tamaño.
- Los pliegues nasolabiales están menos pronunciados a
causa de la rotación interna del maxilar superior.
- La bóveda del paladar es alta, estrecha y está desplazada
hacia delante.
- Las porciones transversales del maxilar inferior son pla­
nas, anchas y están desplazadas hacia atrás, ya que los hue­
sos temporales se encuentran en rotación externa.
- Por tanto, la mordedura es asimétrica.
321
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

- Las orejas tienen tendencia a estar despegadas del cráneo,


ya que los huesos temporales se encuentran en rotación
externa a causa de la flexión del occipital.
- Los cuadrantes anteriores están en rotación interna, y los
posteriores, en rotación externa.
- La base del sacro se mueve hacia atrás y el vértice hacia
delante (flexión del sacro al igual que el occipital).

10.2. ASPECTO GENERAL DE UNA PERSONA


CON STRAIN VERTICAL, ESFENOIDES BAJO

322 |
I
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar 1 Capítulo 4

Anterior

Cuadrantes
derechos

Posterior

Los cuadrantes anteriores influyen sobre:


El esfenoides, el frontal, los huesos anteriores del cráneo y
los huesos de la cara:
- Esfenoides: extensión.
- Etmoides: extensión.
- Vómer: extensión.
- Frontal: rotación interna.
- Palatinos: rotación interna.
- Nasales: rotación interna.
- Malar: rotación interna (inversión).
- Maxilar superior: rotación interna (paladar en ojiva).
Los cuadrantes posteriores influyen sobre:
Los huesos occipital, temporal, parietal, la mandíbula y el
sacro:
- Occipital: flexión.
- Temporal: rotación externa.
- Parietal: rotación externa.
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

Mandíbula: rotación externa.


Mentón: ancho y corto.
Sacro: flexión.

10.3. REPERCUSION DE LA LESION EN STRAIN


VERTICAL, ESFENOIDES BAJO DE LA SEB
EN LA OCLUSIÓN DENTAL

Maxilar superior

El maxilar inferior sobresale con respecto a la mandíbula,


produciendo una desalineación entre ambos maxilares lo que
puede causar a su vez dificultad para hablar, morder o masticar.
Este tipo de mandíbulas se suelen asociar con problemas como
los ronquidos y la apnea del sueño.

324|
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

10.4. POSIBLES CAUSAS

- Son consecuencia de la exposición a una fuerza traumáti­


ca, con la correspondiente sintomatología grave.
- Fuerza ejercida desde delante sobre el hueso frontal.
- Fuerza ejercida desde arriba sobre la base del esfenoides.
- Trastornos del desarrollo embrionario de la lengua.
- Trastornos viscerales.
- Caída sobre la pelvis o los talones.

10.5. SÍNTOMAS MÁS COMUNES

La sintomatología del «strain vertical-esfenoides bajo» es


más grave que en los casos de las disfunciones anteriormente
comentadas. Conduce con mayor frecuencia hacia una incapa­
cidad laboral, así como a otras disfunciones. Los síntomas más
comunes son:
- Trastornos endocrinos.
- Problemas de masticación y disfunciones de la articula­
ción temporomandibular.
- Trastornos de la visión, con tendencia a la hipermetropía.
- Cefaleas y migrañas recidivantes y muy severas.
- Estados depresivos o esquizoides.
- Desorden de la personalidad.
- Problemas de aprendizaje.
- Sinusitis, rinitis y alergias, debido al esfenoides en ex­
tensión.
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

Técnicas de normalización

Podemos utilizar dos métodos diferentes:


1. La técnica de exageración.
2. La técnica directa.
Ver páginas 271 y 272.

10.6. TOMA OCCIPITOESFENOIDAL

El paciente yace en decúbito supino. El osteópata se sienta


cómodamente junto a la cabeza del paciente. Los pulgares so­
bre las alas mayores. El dedo meñique de ambas manos está en
contacto con la escama del occipital del paciente. Los dedos
anulares están en contacto con el occipital, justo posteriores a
las suturas occipitomastoideas. Los dedos medios se aplican so­
bre las apófisis mastoides de los temporales con las yemas de
los dedos discurriendo en sentido inferior sobre el vértice de
las apófisis mastoides. Ni los dedos anulares ni los medios se
sitúan sobre las suturas occipitomastoideas.

SEB en strain vertical, esfenoides bajo.


Toma occipitoesfenoidal.

326
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

Corrección:
Las alas mayores se llevan hacia atrás: extensión.
El occipital se lleva hacia delante y abajo: flexión.

10.7. TOMA ESFENOOCCIPITAL


Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­
beza del paciente, sitúa sus manos de modo que el occipital del
paciente se apoye en una de ellas. La otra mano se pone de
modo que el pulgar se superponga al área de un ala mayor del
esfenoides y el dedo meñique, anular o mayor (según el tamaño
de la mano) sobre el ala mayor opuesta.

«■¡■¡i»®
ÉHraH|

— mm

1 SE-
SEB en strain vertical, esfenoides bajo.
Toma esfenooccipital. .

Corrección:
La mano esfenoidal lleva las alas mayores hacia atrás: ex­
tensión.
La mano occipital lleva la escama hacia delante y abajo:
flexión.
327
Capítulo 4 I Cuadernos de Osteopatía

0 11. L e sió n en S t r a in l a t e r a l , e sfen o id es


derecho

Ejes de movimiento: la disfunción del «lateral strain» pue­


de entenderse como un movimiento del esfenoides y del occi­
pital alrededor de dos ejes verticales hipotéticos. Un eje con­
duce a través del centro de la silla turca y el otro a través del
centro del agujero occipital.
Cuando se soportan fuertes influencias traumáticas laterales
sobre las alas mayores del esfenoides, la SEB no se mueve alre­
dedor de dos ejes verticales, sino que el esfenoides es desplazado
lateralmente con respecto a la superfide articular del occipital.

Durante el test de movilidad: el esfenoides y el occipital


efectúan una rotación en la misma dirección alrededor de estos
dos ejes hipotéticos.
El ala mayor izquierda del esfenoides se mueve hacia atrás.
El ala mayor derecha del esfenoides se mueve hacia delante.
El lado izquierdo del occipital se desplaza hacia atrás. El
lado derecho del occipital se desplaza hacia delante.
328
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

El lado del «lateral strain» recibe su nombre de acuerdo con


el lado en el cual la porción posterior del cuerpo del esfenoides
se ha desplazado con referencia al occipital.

11.1. INDICADORES DIAGNÓSTICOS


- Visto cranealmente, el cráneo puede verse como un para-
lelogramo; es como si hubiera adquirido la forma de un
rombo.
- Los cuadrantes no están influidos en el sentido de la RE o
RI sino en una deformación global en paralelogramo del
cráneo.
- Los dos cuadrantes derechos son más anteriores que los
izquierdos.
- El conjunto del maxilar inferior está desplazado a la iz­
quierda.
- Movimiento del sacro: el sacro sigue la dirección del «la­
teral strain» hacia la derecha.
- En caso de que la fuerza que deba soportarse sea extrema,
cuando la disfunción no se organiza alrededor de dos ejes,
el ala derecha del esfenoides también podría estar despla­
zada hacia la derecha.

11.2. POSIBLES CAUSAS

Un «lateral strain» suele tener una causa traumática, raramen­


te puede ser una compensación. La sintomatología es grave.
- Fuerza que ha actuado lateralmente sobre una de las dos
alas mayores del esfenoides, delante o detrás de su eje de
movimiento vertical.
329
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

- Fuerza que ha recaído lateralmente sobre el occipital, de­


lante o detrás de su eje de movimiento vertical.
- Fuerzas que han actuado frontalmente y de forma unila­
teral sobre el hueso frontal o desde atrás unilateralmente
sobre el occipital.
- Contracciones uterinas o fuerzas soportadas durante el parto.
- Las fuerzas ejercidas lateralmente pueden haber apareci­
do antes o después de la osificación de ambos huesos.
- Restricciones membranosas.
- Traumatismos del hueso temporal o del occipital.
- Tratamientos dentales o de ortopedia maxilar.

11.3. SÍNTOMAS MÁS COMUNES


- Trastornos en ojos y/o visuales, con tendencia al estrabismo.
- Cefaleas y/o migrañas recidivantes y muy severas.
- Trastornos endocrinos.
- Trastornos del equilibrio.
- Trastornos del aprendizaje.
- Importantes trastornos psíquicos.

□ Técnicas de normalización

Podemos utilizar dos métodos diferentes:


1. La técnica de exageración.
2. La técnica directa.
Ver páginas 271 y 272.
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar | Capítulo 4

11.4. TOMA OCCIPITOESFENOIDAL

El paciente yace en decúbito supino. El osteópata se sienta


cómodamente junto a la cabeza del paciente. Los pulgares so­
bre las alas mayores. El dedo meñique de ambas manos está en
contacto con la escama del occipital del paciente. Los dedos
anulares están en contacto con el occipital, justo posteriores a
las suturas occipitomastoideas. Los dedos medios se aplican so­
bre las apófisis mastoides de los temporales con las yemas de
los dedos discurriendo en sentido inferior sobre el vértice de
las apófisis mastoides. Ni los dedos anulares ni los medios se
sitúan sobre las suturas occipitomastoideas.

V/

SEB en strain lateral, esfenoides derecho.


Toma occipitoesfenoidal.
Corrección:
Los contactos de la mano derecha avanzan: anterior.
Los contactos de la mano izquierda retroceden: posterior.

11.5. TOMA ESFENOOCCIPITAL


Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­
beza del paciente, sitúa sus manos de modo que el occipital del
331
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

paciente se apoye en una de ellas. La otra mano se pone de


modo que el pulgar se superponga al área de un ala mayor del
esfenoides y el dedo meñique, anular o mayor (según el tamaño
de la mano) sobre el ala mayor opuesta.

SEB en strain lateral, esfenoides derecho.


Toma esfenooccipital.

C om edón:
Las manos imprimen una rotación al esfenoides y al occipi­
tal en el mismo sentido en relación con los ejes verticales:
- La rotación del esfenoides hace que avance el ala mayor
derecha y que retroceda el ala mayor izquierda.
- La rotación del occipital hace que avance la escama occi­
pital a la derecha y que retroceda la escama occipital a la
izquierda.

0 12. L e s ió n e n S t r a i n l a t e r a l , e s f e n o id e s
IZQUIERDO

Ejes de movimiento: la disfunción del «lateral strain» pue­


de entenderse como un movimiento del esfenoides y del occi­
pital alrededor de dos ejes verticales hipotéticos. Un eje con-
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

duce a través del centro de la silla turca y el otro a través del


centro del agujero occipital.
Cuando se soportan fuertes influencias traumáticas latera­
les sobre las alas mayores del esfenoides, la SEB no se mueve
alrededor de dos ejes verticales, sino que el esfenoides es des­
plazado lateralmente con respecto a la superfide articular del
occipital.

Durante el test de movilidad: el esfenoides y el occipital


efectúan una rotación en la misma dirección alrededor de estos
dos ejes hipotéticos.
El ala mayor derecha del esfenoides se mueve hacia atrás. El
ala mayor izquierda del esfenoides se mueve hacia delante.
El lado derecho del occipital se desplaza hacia atrás. El lado
izquierdo del occipital se desplaza hacia delante.
El lado del «lateral strain» recibe su nombre de acuerdo con
el lado en el cual la porción posterior del cuerpo del esfenoides
se ha desplazado con referencia al occipital.
333
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

12.1. INDICADORES DIAGNÓSTICOS

- Visto cranealmente, el cráneo puede verse como un para-


lelogramo; es como si hubiera adquirido la forma de un
rombo.
- Los cuadrantes no están influidos en el sentido de la RE o
RI sino en una deformación global en paralelogramo del
cráneo.
- Los dos cuadrantes izquierdos son más anteriores.
- El conjunto del maxilar inferior está desplazado a la
derecha.
- Movimiento del sacro: el sacro sigue la dirección del «la­
teral strain» hacia la izquierda.
- En caso de que la fuerza que deba soportarse sea extrema,
cuando la disfunción no se organiza alrededor de dos ejes,
el ala izquierda del esfenoides también podría estar des­
plazada hacia la izquierda.

12.2. POSIBLES CAUSAS

Un «lateral strain» suele tener un causa traumática, rara­


mente puede ser una compensación.
La sintomatología es grave.
- Fuerza que ha actuado lateralmente sobre una de las dos
alas mayores del esfenoides, delante o detrás de su eje de
movimiento vertical.
- Fuerza que ha recaído lateralmente sobre el occipital, de­
lante o detrás de su eje de movimiento vertical.
334|
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

- Fuerzas que han actuado frontalmente y de forma unila­


teral sobre el hueso frontal o desde atrás unilateralmente
sobre el occipital.
- Contracciones uterinas o fuerzas soportadas durante el
parto.
- Las fuerzas ejercidas lateralmente pueden haber apareci­
do antes o después de la osificación de ambos huesos.
- Restricciones membranosas.
- Traumatismos del hueso temporal o del occipital.
- Tratamientos dentales o de ortopedia maxilar.

12.3. SÍNTOMAS MÁS COMUNES

- Trastornos en ojos y/o visuales, con tendencia al estra­


bismo.
- Cefaleas y/o migrañas recidivantes y muy severas.
- Trastornos endocrinos.
- Trastornos del equilibrio.
- Trastornos del aprendizaje.
- Importantes trastornos psíquicos.

■ Técnicas de normalización

Podemos utilizar dos métodos diferentes:


1. La técnica de exageración.
2. La técnica directa.
Ver páginas 2 71 y 2 72.
335
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

12.4. TOMA OCCIPITOESFENOIDAL


El paciente yace en decúbito supino. El osteópata se sienta
cómodamente junto a la cabeza del paciente. Los pulgares so­
bre las alas mayores. El dedo meñique de ambas manos está en
contacto con la escama del occipital del paciente. Los dedos
anulares están en contacto con el occipital, justo posteriores a
las suturas occipitomastoideas. Los dedos medios se aplican so­
bre las apófisis mastoides de los temporales con las yemas de
los dedos discurriendo en sentido inferior sobre el vértice de
las apófisis mastoides. Ni los dedos anulares ni los medios se
sitúan sobre las suturas occipitomastoideas.

*
\
f
\

SEB en strain lateral, esfenoides izquierdo.


Toma occipitoesfenoidal.
Corrección:
Los contactos de la mano izquierda avanzan: anterior.
Los contactos de la mano derecha retroceden: posterior.

12.5. TOMA ESFENOOCCIPITAL

Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­


beza del paciente, sitúa sus manos de modo que el occipital del
paciente se apoye en una de ellas. La otra mano se pone de
336
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar | Capítulo 4

modo que el pulgar se superponga al área de un ala mayor del


esfenoides y el dedo meñique, anular o mayor (según el tamaño
de la mano) sobre el ala mayor opuesta.

SEB en strain lateral, esfenoides izquierdo.


Toma esfenooccipital.

Confección:
Las manos imprimen una rotación al esfenoides y al occipi­
tal en el mismo sentido en relación con los ejes verticales:
- La rotación del esfenoides hace que avance el ala mayor
izquierda y que retroceda el ala mayor derecha.
- La rotación del occipital hace que avance la escama occi­
pital a la izquierda y que retroceda la escama occipital a la
derecha.

1 3 . L e sió n e n c o m p r e sió n

La cara posterior del cuerpo del esfenoides y la base del oc­


cipital están comprimidas, lo cual provoca una limitación de la
movilidad rítmica de la SEB en flexión y extensión o su casi
bloqueo total.
337
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

La compresión de origen traumático dará lugar a una frente


y un occipital vertical.
La compresión de origen crónico es debida a las diferentes
lesiones de la SEB que estrechan la sínfisis. En este caso, será
necesario normalizar la sínfisis para obtener la descompresión.

13.1. INDICADORES DIAGNÓSTICOS


- Reducción de los movimientos de flexión y extensión de
la SEB.
- En algunos casos, disminución de la frecuencia del IRC
(especialmente en caso de génesis psíquica).
- Generalmente, movimiento visiblemente más intenso de
la cubierta del cráneo en relación con su base.
- Graves trastornos metabólicos.
- Trastornos neuropsiquiátricos: depresiones profundas, ten­
dencias al suicidio, severo estrés emocional, autismo, etc.
- Trastornos visuales con tendencia a la presbicia.
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

13.2. CAUSAS

Formación de una cuña entre el esfenoides y el occipital,


restricciones de las membranas durales o de las suturas cranea­
les, como consecuencia de:
- Fuertes contracciones uterinas, así como traumatismos
sufridos durante el parto al atravesar el canal de parto, y
también por la utilización de fórceps.
- Fuertes traumatismos craneales a causa de golpes sobre el
cráneo o caídas sobre el occipital/cara.
- Consecuencia de varias lesiones de la SEB o como re­
sultados de diferentes restricciones en las suturas cra­
neales.
- Inflamaciones y adherencias en la membrana dural.
- Compresión de la chamela lumbosacra.
- Anteriorización del cóccix.
- Compresión de los cóndilos del occipital entre el Atlas.
- Trastornos psíquicos.

O Técnicas de normalización

Podemos utilizar dos métodos diferentes:


1. La técnica de exageración.
2. La técnica directa.
Ver páginas 2 71 y 2 72.
339
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

13.3. TOMA OCCIPITOESFENOIDAL


El paciente yace en decúbito supino. El osteópata se sienta
cómodamente junto a la cabeza del paciente. Los pulgares so­
bre las alas mayores. El dedo meñique de ambas manos está en
contacto con la escama del occipital del paciente. Los dedos
anulares están en contacto con el occipital, justo posteriores a
las suturas occipitomastoideas. Los dedos medios se aplican so­
bre las apófisis mastoides de los temporales con las yemas de
los dedos discurriendo en sentido inferior sobre el vértice de
las apófisis mastoides. Ni los dedos anulares ni los medios se
sitúan sobre las suturas occipitomastoideas.

t<2?-
v
\ ■7

SEB en lesión de compresión.


Toma occipitoesfenoidal.
Corrección:
Los pulgares llevan las alas mayores hacia delante.
El resto de los dedos llevan la escama del occipital atrás y abajo.

13.4. TOMA ESFENOOCCIPITAL


Paciente en decúbito supino. El osteópata, sentado a la ca­
beza del paciente, sitúa sus manos de modo que el occipital del
paciente se apoye en una de ellas. La otra mano se pone de
3401
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

modo que el pulgar se superponga al área de un ala mayor del


esfenoides y el dedo meñique, anular o mayor (según el tamaño
de la mano) sobre el ala mayor opuesta.

SEB en lesión de compresión.


Toma esfenooccipital.
Corrección:
La mano esfenoidal descomprime llevando adelante las alas
mayores.
La mano occipital descomprime llevando la escama hacia
abajo y atrás.

0 14. P a t o l o g ía s d e r iv a d a s d e l a s d is f u n c io n e s
DE LA SEB
No siempre se dan, pero pueden estar presentes en las dis­
funciones de la SEB muy habitualmente, por lo que es muy
importante conocerlas.

14.1. TRASTORNOS DEL CONTROL VOLUNTARIO


DEL SISTEMA MUSCULAR
El centro de este control en la región del lóbulo frontal está
irrigado por la arteria cerebral media, la rama final de la arteria
341
I

Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

carótida interna. La arteria carótida interna se extiende a través


del conducto carotídeo y puede verse afectada, sobre todo,
cuando existe una torsión y flexión lateral-rotación de la SEB.

14.2. TRASTORNO DE LA FLUCTUACIÓN DEL LCR


EN EL ESPACIO SUBARACNOIDEO
Sobre todo en caso de torsión o flexión lateral-rotación de la
SEB.

14.3. PATOLOGÍA DE LOS PARES CRANEALES


Todos los pares craneales pueden verse afectados, con los
correspondientes síntomas y sus consecuencias: ver cuadro en
páginas 344 y 345.

14.4. AFECTACIÓN DEL NERVIO PETROSO MAYOR


Puede verse afectado: se extiende dentro del surco del ner­
vio petroso mayor hasta el agujero rasgado, una apertura en la
sutura esfenopetrosa. Especialmente, cuando existe un «verti­
cal strain», este nervio, que es un ramo parasimpático del ner­
vio fascial, puede verse sometido a grandes tensiones. Según
Upledger, un trastorno del nervio petroso superficial mayor en
este agujero puede dificultar la irrigación del lóbulo frontal.

14.5. TRASTORNOS DEL MOVIMIENTO


Y TEMBLORES
Pueden ser debidos a los trastornos de la inervación y el dre­
naje de los ganglios basales. Los ganglios basales son drenados
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

por el seno cavernoso y el seno recto, cuyas estructuras están


directamente conectadas con el esfenoides, el occipital y la
tienda. Ver páginas 107 a 110.

14.6. EL MESENCÉFALO

Es el segmento más alto del tronco del encéfalo, conecta el


puente troncoencefálico o puente de Varolio y el cerebelo con
el diencéfalo. El mesencéfalo y toda unión entre la médula es­
pinal y el córtex deben extenderse a través de la apertura en la
tienda por encima de la SEB. En caso de torsiones y disfuncio­
nes de la inclinación lateral, estas estructuras pueden dañarse.

14.7. EL ACUEDUCTO DE SILVIO

Puede estar girado cuando existe una torsión y doblado


cuando existe una disfunción de la inclinación lateral, quedan­
do el agujero interventricular bloqueado, lo cual es la causa de
la hidrocefalia.
La acumulación excesiva de líquido cerebroespinal resulta
de la dilatación anormal de los ventrículos. Esta dilatación oca­
siona una presión potencialmente perjudicial en los tejidos del
cerebro.
La hidrocefalia puede ser congénita o adquirida. La hidro­
cefalia congénita se halla presente al nacer y puede ser ocasio­
nada por influencias ambientales durante el desarrollo del
feto o por predisposición genética. La hidrocefalia adquirida
se desarrolla en el momento del nacimiento o en un punto
después. Este tipo de hidrocefalia puede afectar a las personas
de todas las edades y puede ser ocasionado por una lesión o
una enfermedad.
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

P ar craneal Á rea posible de lesión Sintom atología


I-O lfato rio A la m en o r d el esfenoi­ A nosm ia - cacosm ia.
des
Ü -Ó ptico A gujero óptico - cuer­ A m bliopía,am aurosis y esco-
po del esfenoides tom as.
H t- O culom otor L ig . petro esfeno idal- E strabism o d ivergen te, n eu ­
tienda del cerebelo -fi­ ritis, sin m id riasis.
sura o rb itaria sup erior
y en strain v ertical
IV - T ro clear Ig u al que el an terio r D ificultad al m irar h acia fue­
ra y abajo con diplopía
V / l-O ftálm ico Ig u al que el an terio r P roblem as lagrim ales. Irid o -
d ilatación. D olores de la cór­
nea. D olores en e l derm ato-
m a del V I .
V /2-M axilar A gujero redondo P roblem as lagrim ales. P ro ­
blem as de secreciones en las
fosas nasales y en los senos
(lesión p terigo -m axilar).
D olores dentales m axilar su­
p erior.
D olores en el derm atom a de
V 2.
V/3 -M an d ib u lar A gujero oval Espasm os de los m úsculos
m asticadores responsables de
una disfunción de la A T M , de
una m aloclusión dental ++.
P roblem as salivares (sub lin ­
gu al y subm axilar).
D olores d entales m an d ib ula­
res.
D olores de la A T M . D olores
en el derm atom a del V 3.
V -T rigém ino Igu al que e l oculom o­ Ya descrita (V I,2 y3)
to r (HI)
V I-M o to r ocular Ig u al que e l oculom o­ E strabism o convergente y
externo to r (DI) diplopía.
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

P ar craneal Á rea posible de lesión Sintom atología


V il-F a c ia l C onducto auditivo in ­ P arálisis facial.
terno
V n i-V estib u lo tro clear C onducto auditivo in ­ V értigo s y nistagm o.
tern o
IX -G losofaríngeo A gujero y u g u lar T rastornos de la lengua, fa­
rin g e, am ígdalas, cavidad
tim pánica, trom pa auditiva y
celd illas m astoideas y de la
deglución.
X -V ago A gujero y u g u lar T rastornos larín geo s de la
deglu ció n y del aparato d i­
gestivo.
X I-A ccesorio A gujero y u g u lar Trastorno en ecom y trapecio.
X n -H ip o g lo so C onducto hipogloso T rastornos de la len g u a u n i­
lateral o b ilateral.

La hidrocefalia también puede ser comunicante o no co­


municante. La hidrocefalia comunicante ocurre cuando el
flujo del líquido cerebroespinal se ve bloqueado después de
salir de los ventrículos. Esta forma se denomina comunicante
porque el líquido cerebroespinal aún puede fluir entre los
ventrículos, que permanecen abiertos. La hidrocefalia no co­
municante (llamada también hidrocefalia «obstructiva») ocu­
rre cuando el flujo del líquido cerebroespinal se ve bloqueado
a lo largo de una o más de las vías estrechas que conectan los
ventrículos. Una de las causas más comunes de hidrocefalia
es la «estenosis acuaductal». En este caso, la hidrocefalia re­
sulta de una estrechez del acueducto de Silvio, un pequeño
conducto entre el tercero y cuarto ventrículo en la mitad del
cerebro.
Hay dos formas más de hidrocefalia que no encajan clara­
mente en las categorías descritas más arriba y que afectan prin­
cipalmente a los adultos: la hidrocefalia ex vacuo y la hidroce­
falia de presión normal.
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

La hidrocefalia ex vacuo ocurre cuando hay daño en el cere­


bro ocasionado por un ataque cerebral (stroke) o una lesión
traumática. En estos casos, puede haber una verdadera con­
tracción (atrofia o emaciación) del tejido cerebral. La hidroce­
falia de presión normal ocurre comúnmente en las personas
ancianas y está caracterizada por muchos de los mismos sínto­
mas asociados con otras condiciones que ocurren más a menu­
do en los ancianos, tales como pérdida de memoria, demencia,
trastorno patológico al andar, incontinencia urinaria y una re­
ducción general de la actividad normal de la vida cotidiana.

14.8. EL HEPOTÁLAMO
Puede estar dañado en los casos de disfunción de la inclina­
ción lateral de la SEB.
El hipotálamo es una glándula que forma parte del diencéfa­
lo, y se sitúa por debajo del tálamo. Libera al menos nueve
hormonas que actúan como inhibidoras o estimulantes en la
secreción de otras hormonas en la hipófisis anterior, por lo que
se puede decir que trabaja en conjunto con éste.
Suele considerarse el centro integrador del sistema nervioso
vegetativo o autónomo, dentro del sistema nervioso central.
También se encarga de realizar funciones de integración soma-
to-vegetativa.
Regula la homeostasis del organismo en conjunto con la hi­
pófisis.

□ Funciones
Hambre y saciedad. El hipotálamo regula el hambre, el
apetito y la saciedad por medio de hormonas y péptidos como
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar I Capítulo 4

la colecistocinina, el nivel de glucosa y ácidos grasos en sangre,


y el neuropéptido y entre otros. El centro del hambre está lo­
calizada en el hipotálamo lateral y el de la saciedad en la por­
ción ventromedial.
Temperatura. El hipotálamo anterior (parasimpático) disi­
pa (difunde) el calor y el hipotálamo posterior (simpático) se
encarga de mantener la temperatura corporal constante au­
mentando o disminuyendo la frecuencia respiratoria y la sudo-
ración, por ejemplo.
Sueño. También funcionan en la porción anterior y poste­
rior del hipotálamo y regulan el ciclo del sueño y de la vigilia
(ritmo circadiano).

□ Hormonas

Neurosecreciones. El Hipotálamo, en cuanto órgano en­


docrino, se ocupa de liberar factores liberadores o inhibidores
a la sangre, pero también es capaz de producir neurohormo-
nas listas para su secreción. Este es el caso de las siguientes
Hormonas:
- Hormona Antidiurética. El hipotálamo produce en los
núcleos supráópticos y paraventriculares (secretada por la
pituitaria) la hormona antidiurética (ADH) o vasopresina,
la cual regula el balance de agua en el cuerpo actuando
sobre los riñones. Esta hormona se almacena en la hipófi­
sis posterior de donde es liberada. La disfunción del hipo-
tálamo en la producción de ADH causa diabetes insípida.
- Hormona Oxitocina. La oxitocina también es almacenada
en la hipófisis posterior y liberada desde esta, también com­
parte similitudes en su estructura proteínica y llegan a com­
partir algunas funciones. En el caso de los hombres, se des­
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

conoce su funcionalidad, pero se la asocia con los genitales


externos y con receptores de la vesícula seminal.
En el caso de las mujeres, la oxitocina acelera el numero
de contracciones en el parto e influye al útero a que se
reacomode después del parto. También incita a las fibras
musculares que rodean a las células secretoras de leche de
las glándulas mamarias a secretar leche en respuesta al
acto de mamar del niño.

• Factores Hipotalámicos

La hormona liberadora de gonadotrofinas (GnRH =


LHRH = LHRF) es un decapéptido (una cadena de 10 aminoá­
cidos) que actúa sobre la hipófisis, estimulando la producción y la
liberación de las hormonas luteinizante (LH) y foHculoestimu-
lante o (FSH). El balance de estas hormonas coordinan el ciclo
menstrual femenino y la espermatogénesis en los hombres.
Hormona liberadora de tirotrofina (TRH) es un tripépti-
do (estructura compuesta por tres aminoácidos) estimula la se­
creción de Prolactina (PRL) de la hipófisis anterior, y la hor­
mona estimulante de la tiroides (TSH) por la pituitaria.
La hormona liberadora de adrenocorticotropina (CRH =
CRF) se sintetiza en los núcleos paraventriculares, a partir de un
precursor polipeptídico de unos 190 aminoácidos y posee una
vida plasmáticamente hablando larga (minutos). La ADH y la
angiotensina II potencian el efecto liberador de CRH sobre
ACTH o adrenocorticotrofina. Las neuronas secretoras se en­
cuentran en la porción anterior de los núcleos paraventriculares
y sus axones terminan en la capa externa de la eminencia media.
Hormona liberadora de somatotrofina (STH), o factor
liberador de hormona del crecimiento (GRF) produce libera­
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

ción de somatotrofina hipofisaria (STH). Las hormonas pro­


ductoras se encuentran en el núcleo arcuato del hipotálamo. Se
sintetiza a partir de un precursor de 107 o 108 aminoácidos, el
cual afecta a diversos tejidos en relación al crecimiento.
Hormona inhibidora de somatotrofina (somatostatina),
es una hormona inhibidora de la secreción de somatotrofina y
de otras hormonas como la insulina, el glucagón y el polipép-
tido pancreático. A nivel hipofisario inhibe la secreción de
TSH.
La zona secretora se encuentra en la región periventricular
del hipotálamo. Es un tetradecapéptido que se encuentra en el
hipotálamo y en las células D de los islotes de Langerhans. Su
precursor posee 116 aminoácidos.
Hormona inhibidora de prolactina (PIF) actúa en forma
constante inhibiendo la secreción de prolactina. Hoy en día se
sabe que esta sustancia es la dopamina, un neurotransmisor con
múltiples funciones, una de las cuales es unirse a las células
lactotropas de la hipófisis inhibiendo la liberación de prolacti­
na. Las neuronas secretoras se encuentran en el núcleo arcuato
hipotalámico.

14.9. ALTERACIÓN DE LA FUNCIÓN


DE LA HIPÓFISIS
Está situada en la silla turca del esfenoides y es el centro de
la regulación hormonal. Los cambios de la sutil movilidad del
esfenoides influyen sobre la función de la hipófisis. La apertura
en el diafragma de la silla para el pedúnculo hipofisario aumen­
ta de tamaño durante la fase de inspiración de la SEB y dismi­
nuye de tamaño en la fase de espiración, de forma que cuando
existen estados anormales de tensión en el diafragma de la silla
la hipófisis puede verse afectada. Además de ello, la hipófisis
349
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

puede ser perjudicada por las tensiones en las paredes del seno
cavernoso.
La hipófisis o glándula pituitaria, (así llamada por Pitágoras
al creer que secretaba flema), es una glándula compleja que se
aloja en un espacio óseo llamado silla turca del hueso esfenoi­
des, situada en la base del cráneo, en la fosa cerebral media, que
conecta con el hipotálamo a través del tallo pituitario o tallo
hipofisario. Tiene un peso aproximado de 0,5 gramos.
Consta de tres partes:
Lóbulo anterior o adenohipófisis que procede embrioló­
gicamente de un esbozo faríngeo (bolsa de Rathke) y es res­
ponsable de la secreción de numerosas hormonas (ver más
adelante).
Hipófisis Media: produce dos polipéptidos llamados mela-
notropinas u hormonas estimulantes de los melanocitos (HEM),
que inducen el aumento de la síntesis de melanina de las células
de la piel.
Lóbulo posterior o neurohipófisis: procedente de la eva-
ginación del piso del tercer ventrículo del diencéfalo al que
queda unido a través del tallo hipofisario; secreta las hormonas
ADH y oxitocina.
Es importante saber que un tumor en los remanentes de la
bolsa de Rathke puede ocasionar un craneofaringioma, el cual
comprime a la glándula hipófisis.

□ Hormonas de la adenohipófisis

Hormona del crecimiento (GH). Estimula la síntesis pro­


teica, y evita la captación de glucosa por parte del músculo y los
adipocitos, además induce la gluconeogénesis por lo que aumen­
350
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

ta la glucemia; su efecto más importante es quizás que promueve


el crecimiento de todos los tejidos y los huesos en conjunto con
las somatomedinas. Por lo que un déficit de esta hormona causa
enanismo y un aumento (ocasionado por un tumor acidófilo)
ocasiona gigantismo en niños, y acromegalia en adultos, (conse­
cuencia del previo cierre de los discos epifisiarios).
Prolactina (PRL) u hormona luteotrópica. Estimula el
desarrollo de los acinos mamarios y estimula la traducción del
los genes para las proteínas de la leche.
Las demás hormonas son hormonas tróficas que tienen su
efecto en algunas glándulas endocrinas periféricas:
Hormona estimulante del tiroides (TSH) o tirotropina.
Estimula la producción de hormonas por parte del tiroides
Hormona estimulante de la corteza suprarrenal (ACTH)
o corticotropina. Estimula la producción de hormonas por
parte de las glándulas suprarrenales
Hormona luteizante (LH). Estimulan la producción de
hormonas por parte de las gónadas y la ovulación.
Hormona estimulante del folículo (FSH). Misma función
que la anterior.
La LH y la FSH se denominan gonadotropinas, ya que re­
gulan la función de las gónadas.

14.10. LOS CENTROS DEL CÓRTEX


También pueden sufrir las consecuencias negativas; las alas
mayores del esfenoides pueden afectar los sentidos del gusto, el
olfato y el oído, y las alas menores, el centro del lenguaje.
La Corteza Cerebral es el manto de tejido nervioso que
cubre la superficie de los hemisferios cerebrales, alcanzando
351
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

su máximo desarrollo en los primates. Tales redes neuronales


en el córtex macroscópicamente (= a simple vista) se obser­
van como materia gris. Tanto desde el punto de vista estruc­
tural como filogenético, se distinguen tres tipos básicos de
corteza:
1. Isocorteza (o Neocorteza), que es el último en apare­
cer en la evolución del cerebro, es el encargado de los
procesos de raciocinio, es, por así decirlo, la parte del
cerebro consciente.
2. Paleocorteza, comprende el cerebro olfatorio.
3. Arquicorteza, constituido por la formación del hipotá­
lamo, esta es la parte «animal» o instintiva, la parte del
cerebro que se encarga de la supervivencia, las reacciones
automáticas y los procesos fisiológicos.
Filogenéticamente, el córtex es de aparición relativamente
reciente si se compara con las otras áreas del sistema nervioso
central. Con todo, aún dentro del córtex, se pueden distinguir
áreas más modernas y con capacidad de procesar la informa­
ción, más eficaces: las del neocórtex, asiento o soporte princi­
pal del registro de lo simbólico.
El lóbulo temporal contiene neuronas que captan cualida­
des sonoras en la corteza auditiva primaria. También contiene
neuronas relacionadas con la comprensión del lenguaje, me­
moria y aprendizaje.
El lóbulo frontal contiene, principalmente, la corteza mo­
tora primaria, en la cual se encuentran las neuronas que con­
trolan los músculos del cuerpo. Está organizada en función de
las partes del cuerpo.
El lóbulo parietal aloja a la corteza somatosensorial prima­
ria, compuesta por neuronas relacionadas con el tacto, también
se organiza en función de las partes del cuerpo.
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar i Capítulo 4

El lóbulo occipital contiene la corteza visual primaria, lo­


calizada en la parte posterior, procesa la información visual que
llega de la retina.

14.11. LA CAVIDAD OCULAR

Puede cambiar ligeramente de tamaño y, si sufre restriccio­


nes en su movilidad y en la posición del esfenoides, puede da­
ñar los músculos del ojo.
Lesión en flexión o extensión: fatiga ocular.
Lesión en torsión: astigmatismo.
Lesión en flexión lateral-rotación: fatiga ocular, principal­
mente del lado de la convexidad (RI).
Strain, esfenoides alto: miopia.
Strain, esfenoides bajo: hipermetropía.
Lesión en compresión: presbicia.

14.12. EL DRENAJE VENOSO DEL CEREBRO

Puede sufrir las consecuencias de las tensiones anormales en


las membranas durales y de los cambios en el agujero yugular,
a través del cual sale del cráneo el 95% de toda la sangre del
cerebro. Ello da lugar a trastornos de la fluctuación del LCR.

□ Relación con el hueso occipital

Todas las estructuras que están en conexión con el occipital


pueden verse dañadas.
1353

L
Capítulo 4 Cuadernos de Osteopatía

□ Uniones fasciales
- Lámina superficial de la fascia cervical: se extiende hacia
la línea nucal superior.
- Lámina prevertebral de la fascia cervical: se inserta en el
tubérculo faríngeo, sobre la sutura occipitotemporal.
- Faringe: en el tubérculo faríngeo.

O Membranas intra y extracraneales


- Hoz del cerebro: se extiende a lo largo del surco sagital en di­
rección descendente hacia la protuberancia occipital interna.
- Tienda del cerebelo: se extiende sobre el cerebelo, entre
el borde superior de la porción petrosa del temporal y el
seno transverso.
- Hoz del cerebelo: se inserta en la cara inferior de la tienda
y se extiende desde la protuberancia occipital interna a lo
largo de la cresta occipital hasta el agujero occipital. For­
ma un anillo de fibras muy fuerte que rodea el agujero
occipital.
- Duramadre espinal: se extiende desde el agujero occipital
hasta el hueso sacro.
Estas tensiones anormales de las membranas durales intra y
extracraneales provocan trastornos del drenaje venoso y el
plexo coroideo, así como de los pares craneales rodeados por la
duramadre.

Relaciones con los pares craneales y con el encéfalo


- Bóveda craneal posterior con el lóbulo occipital y el
cerebro.
Disfunciones de la base del cráneo: la sincondrosis esfenobasilar Capítulo 4

Bulvo raquídeo con el clivus en la región occipital, con el


centro respiratorio y circulatorio.
IV ventrículo, pares craneales y núcleos de los nervios
craneales en el IV ventrículo (IH, IV, V, VI, VE, VIH, IX,
X ,X tyX II).
Nervio glosofaríngeo, IX par craneal, nervio vago, X par
craneal, nervio accesorio o espinal, XI par craneal y ramo
meníngeo del nervio vago en el agujero yugular.
Nervio hipogloso, XH par craneal en el conducto hipo-
gloso.
Raíz espinal del XI par craneal, el espinal y del bulbo ra­
quídeo en el agujero occipital.
Ramas meníngeas de las arterias vertebrales.
Ramo meníngeo del nervio vago en el agujero yugular
para el surco del seno transverso y la hoz del cerebelo.
Capítulo 5

L e sio n e s s a c r a s r e s p ir a t o r ia s

SECUNDARIAS A UNA LESIÓN


ESFENOBASILAR PRIMARIA Y LESIONES
ESFENOBASILARES SECUNDARIAS
A UNA LESIÓN SACRA PRIMARIA
1
1 . D e f in ic ió n d e l a l e s ió n e s f e n o b a s il a r
EN GENERAL

La lesión del mecanismo respiratorio primario es una modi­


ficación en la estructura, el funcionamiento o las relaciones de
los diferentes componentes de este mecanismo.
La más corriente se trata de una restricción de movilidad de
la sínfisis esfenobasilar consecutiva a una pérdida de compen­
sación, que incluso puede repercutir en las esferas de influencia
del occipital y del esfenoides. Esta pérdida de compensación
perturba los movimientos fisiológicos de la sínfisis esfenobasi­
lar y la circulación del LCR. Las consecuencias patológicas
pueden aparecer secundariamente e influir en todos los siste­
mas: digestivo, circulatorio, glandular, nervioso, mecánico,
ORL, ocular, etcétera.
Los únicos movimientos fisiológicos de la sínfisis esfenoba­
silar están representados por la flexión y la extensión. Son mo­
vimientos simples, que incluyen el occipital y el esfenoides y no
hacen intervenir más que a un solo componente.
En la patología osteopática, aparte de los casos traumáticos, no
siendo jamás más que una exageración de la fisiología, podremos
encontrar lesiones simples en flexión o extensión esfenobasilar.
Los movimientos de torsión o de flexión lateral-rotación de
la sínfisis esfenobasilar pueden ser consideradas como compo-
Capítulo 5 Cuadernos de Osteopatía

nentes de una fisiología acomodativa. Son movimientos com­


plejos, en los que intervienen el occipital y el esfenoides, ade­
más de varios componentes.

2. C o n s e c u e n c ia s o s t e o p á t ic a s

La lesión esfenobasilar puede ser:

2.1. PRIMARIA
Traumática, intrauterina o post-natal. Incluso puede produ­
cir una lesión sacra secundaria respiratoria en flexión (eje trans­
verso superior) o en torsión (ejes oblicuos).
En este caso, se trata de una consecuencia mecánica descen­
dente cráneo-sacra, encontrando su lesión primaria al nivel es­
fenobasilar y su lesión secundaria al nivel del sacro.
Lesión primaria SEB Fenómeno lesional -*■Lesión secundaria
sacra
- en flexión Duramadre espinal - en flexión
- en torsión - o en torsión
- en rot.-flex.lateral

2.2. SECUNDARIA
- A una lesión sacra primaria traumática.
- A una lesión sacra secundaria en torsión mecánica.
- A una lesión sacra respiratoria en torsión o en extensión.
Entonces, se trata de una consecuencia mecánica ascendente
sacro-esfenobasilar pudiendo encontrar:
360|
I
Lesiones sacras respiratorias secundarias a una lesión esfenobasilar... Capítulo 5

a) Su lesión primaria al nivel del sacro y la lesión secundaria


al nivel esfenobasilar:
Lesión primaria sacra Fenómeno lesional Lesión secundaria
SEB
- en extensión Duramadre espinal - en extensión
- anterior - en extensión
- torsión (ejes oblicuos) - enflexlateral-rot
o en torsión
b) Su primera lesión secundaria a nivel del sacro y su segun­
da lesión secundaria a nivel esfenobasilar:
Lesión secundaria sacra -» Fenómeno lesional Lesión secundaria
SEB
- torsión(ejes oblicuos) Duramadre espinal - en torsión o en
- flex lateral-rot
- anterior - en extensión
En lo que concierne a las lesiones de flexión-extensión del
mecanismo respiratorio primario, hay que precisar que la le­
sión en flexión se inscribe generalmente en el cuadro de la con­
secuencia mecánica descendente cráneo-sacra, y la lesión en
extensión lo hace en el de la ascendente sacro-esfenobasilar.

O Consecuencia mecánica descendente craneosacral


La ascensión del LCR, el movimiento antero-superior del
agujero occipital y la elevación de la sínfisis esfenobasilar du­
rante la fase de inspiración elevan la duramadre espinal entre
el cráneo y el sacro. Esta elevación origina un sacro en rota­
ción en su eje transverso superior en un movimiento de flexión
inspiratoria.
361
Capítulo 5 Cuadernos de Osteopatía

□ Consecuencia mecánica ascendente sacro-esfenobasilar


Durante la fase de espiración, el LCR desciende, las curva­
turas vertebrales se hunden y el sacro efectúa una extensión
espiratoria sobre su eje transverso superior. Este movimiento
sacro estira la duramadre espinal entre el sacro y el cráneo, e
incita a la sínfisis esfenobasilar a descender.
Con la excepción de las lesiones pre-ambulatorias del niño, el
sacro, en el adulto, y dentro del cuadro del movimiento volunta­
rio, se sitúa más a menudo en rotación anterior que en posterior.

D 3. L e sió n SACRA INSPIRATORIA SECUNDARIA


A UNA LESIÓN ESFENOBASILAR EN FLEXIÓN

Se trata de una consecuencia descendente cráneo-sacra: la


ascensión del LCR, el movimiento antero-superior del agujero
occipital y la elevación de la sínfisis esfenobasilar, durante la
inspiración, elevan la duramadre espinal, entre el cráneo y el
sacro. Esta elevación origina una rotación del sacro sobre su
eje transverso superior, en un movimiento de flexión: su base se
posterioriza y su punta se anterioriza.
Lesión primaria —>Fenómeno lesional Lesión secundaria
Flexión SEB Duramadre espinal Flex. inspiratoria sacra

04. L e sió n ESFENOBASILAR SECUNDARIA


A UNA LESIÓN SACRA EN EXTENSIÓN ESPIRATORIA

Se trata de una consecuencia mecánica ascendente sacro-


esfenobasilar: durante la fase de espiración, el LCR desciende,
las curvaturas vertebrales se hunden y el sacro efectúa una ex­
362
Lesiones sacras respiratorias secundarias a una lesión esfenobasilar... Capítulo 5

tensión espiratoria sobre su eje transverso superior: su base se


anterioriza y su cresta se posterioriza. Este movimiento sacro
estira la duramadre espinal entre el sacro y el cráneo, y des­
ciende la sínfisis esfenobasilar.
Lesión primaria -*■Fenómeno lesional Lesión secundaria
Extensión espiratoria sacra Duramadre espinal Extensión de la SEB
En el cuadro del mecanismo respiratorio primario y del mo­
vimiento involuntario, se puede constatar que la lesión en flexión
esfenobasilar es más frecuente que la lesión en extensión esfeno­
basilar.

1 5 . L e s i ó n SACRA SECUNDARÍA A UNA LESIÓN


ESFENOBASILAR EN TORSIÓN IZQUIERDA

Tomemos el ejemplo de una torsión izquierda: escama occi­


pital baja a la izquierda y ala mayor del esfenoides alta a la iz­
quierda.
Lesión primaria Fenómeno lesional Lesión secundaria
Torsión izquierda SEB Duramadre espinal Torsión sacra Dcha.-Dcha.
El sacro está en torsión sacra Dcha.-Dcha. sobre el eje oblicuo
derecho y su base sacra del lado izquierdo está antero-inferior.

0 6 . L e s ió n s a c r a s e c u n d a r ia a u n a l e sió n
ESFENOBASILAR EN FLEXIÓN LATERAL-ROTACIÓN
DERECHA

Lesión primaria Fenómeno lesional -*■Lesión secundaria


Flex. lateral-rot Duramadre espinal Torsión sacra Izda.-Izda.
derecha SEB
363
Capítulo 5 Cuadernos de Osteopatía

Por otra parte, en la flexión lateral-rotación esfenobasilar


derecha, el occipital está bajo a la derecha.
La duramadre espinal inelástica, que une el occipital al sa­
cro, impone al sacro una rotación anterior derecha, inversa a la
del occipital.
El sacro está en torsión sacra Izda.-Izda. sobre el eje oblicuo
izquierdo y su base sacra a la derecha ocupa una posición ante-
ro-inferior.
Sin embargo y por regla general, en el cuadro del mecanis­
mo respiratorio primario, la lesión de torsión sacra hacia de­
lante será más secundaria a una lesión primaria esfenobasilar
en flexión lateral-rotación que a una lesión primaria esfenoba­
silar en torsión.

7. L e s ió n e s f e n o b a s il a r e n t o r s ió n
o e n r o t a c ió n - f l e x ió n l a t e r a l s e c u n d a r ia
A UNA LESIÓN SACRA EN TORSIÓN

Una lesión sacra en torsión puede originar una lesión esfe­


nobasilar en flexión lateral-rotación o en torsión en función de
las patologías esfenobasilares preexistentes y de las desviacio­
nes laterales del raquis (escoliosis).
Lesión primaria —>Fenómeno lesiona! Lesión Secundaria
Torsión sacra Duramadre espinal SEB en torsión o
en flexión lateral
rotación
Una lesión sacra puede subsistir como consecuencia de la
existencia de una lesión esfenobasilar e inversamente.
3641
Lesiones sacras respiratorias secundarias a una lesión esfenobasilar... Capítulo 5

8. I n t e r f e r e n c ia s r e l a t iv a s
ENTRE LOS MECANISMOS RESPIRATORIO PRIMARIO
Y LAS CURVAS LATERALES DEL RAQUIS

Estas relaciones no son constantes y diferentes según se tra­


ta de una escoliosis de origen craneal (consecuencia mecánica
descendente) o de una escoliosis de origen pélvico (consecuen­
cia mecánica ascendente), y según se trate de una torsión esfe­
nobasilar o de una flexión lateral-rotación esfenobasilar.
«El occipital es para el sacro lo que las alas ilíacas son para
los temporales.»

i 9. P o s ib l e s c o n s e c u e n c ia s p a t o l ó g ic a s

A) EN EL CASO DE UN SACRO BILATERAL


ANTERIOR EN RESTRICCIÓN DE MOVILIDAD
1. Consecuencias esfenobasilares
A partir de esta lesión sacra y mediante el juego de unión
membranosa inelástica, que representa la duramadre, prolon­
gándose hacia arriba por las membranas craneales (hoz del ce­
rebro, tienda del cerebelo), una compensación o una lesión
añadida esfenobasilar en extensión puede producirse consecu­
tivamente y determinar una consecuencia mecánica ascendente
sacro-esfenobasilar.
- Las superficies basilares del occipital y del esfenoides des­
cenderán.
- La silla turca y la hipófisis descenderán.
- La extensión de los huesos de la línea medial (occipital, es­
fenoides, etmoides, vómer) se acompañará, aparte de una
Capítulo 5 Cuadernos de Osteopatía

eventual carga patológica preexistente, de una rotación in­


terna de los huesos periféricos (parietales, temporales, fron­
tales, malares, maxilar superior, palatinos, mandíbula...).
Lesión primaria Fenómeno lesional Lesión Secundaria
Sacro anterior Duramadre espinal SEB en extensión
bilateral traumático
Si esta consecuencia osteopática perdura en el tiempo, o si el
sujeto pierde sus compensaciones, bajo la influencia de factores
externos desfavorables, pueden surgir repercusiones orgánicas:
- Asma.
- Rinitis.
- Trastornos hormonales, ginecológicos (eje hipófisis-ova-
rios).
- Olfato, gusto...

2. Consecuencias vertebrales
Las consecuencias vertebrales corren el riesgo de perturbar:
- La línea central de gravedad del cuerpo y sus componen­
tes (Occ., C3, C4, C5, C6, L3, cuboides-escafoides).
- La línea anterior del cuerpo que es paralela (sínfisis púbi-
ca-sínfisis mentoniana).
La lesión sacra puede afectar:
- La línea antero-posterior del cuerpo y sus otros compo­
nentes (C1/D4/D11-D12/L5-S1).
- Y por la vía de consecuencias, las dos líneas postero-ante-
riores del cuerpo y los triángulos superior e inferior
opuestos por sus crestas en D4. (Occ., D4, L2, L3, acetá­
bulos). Hay que remarcar que una lesión sacra traumática
Lesiones sacras respiratorias secundarias a una lesión esfenobasilar... | Capítulo 5

puede incluso afectar al cuerpo entero y que, en el niño,


es normalmente silenciosa e indolora.

B) EN EL CASO DE UN SACRO ANTERIOR


UNILATERAL EN RESTRICCIÓN
DE MOVILIDAD (A LA DERECHA)

1. Consecuencias ilíacas
Si esta lesión perdura en el tiempo, puede originarse una
compensación o una lesión añadida en el lado derecho, bajo
forma de «posterioridad ilíaca».
En este caso:
- La cresta ilíaca derecha aparece más baja.
- La espina ilíaca postero-superior derecha parece más baja
y más saliente que su homologa opuesta.
- El miembro inferior derecho se transforma, falsamente,
más corto.
- Un segundo eje de movilidad interviene: el eje transverso
inferior.
- El test de Downing permite la puesta en evidencia de esta
«posterioridad ilíaca»; si existe una restricción de movilidad.
- Consecuencias mecánicas subyacentes pueden originarse
y repercutir en la cadera, la rodilla y el pie (cuboides, es-
cafoides).
Lesión P. Fenómeno L. Lesión S. Fenómeno L. Lesión S.
a b c d e
a: sacro anterior unilateral traumático a la derecha.
b: piramidal de la pelvis / psoas-ilíaco.
Capítulo 5 Cuadernos de Osteopatía

c: ilíaco posterior a la derecha,


d: tensiones músculo-ligamentosas.
e: consecuencias mecánicas subyacentes: cadera, rodilla y
pie en la derecha (cuboides, escafoides).

2. Consecuencias esfenobasilares

Mediante la intervención de la duramadre inelástica, unien­


do el cráneo al sacro e inversamente, el occipital, del lado de­
recho, desciende, poniendo en marcha un esquema de torsión
esfenobasilar derecha, o se inclina con un cierto grado de rota­
ción posterior, inversa a la del sacro, pudiendo entonces inscri­
birse en un cuadro de flexión lateral-rotación derecha esfeno­
basilar. Estas consecuencias esfenobasilares dependen de la
patología craneal preexistente. Una compensación o una lesión
añadida esfenobasilar podrá consecutivamente producirse.
Lesión primaria -*■Fenómeno lesional Lesión Secundaria
Sacro anterior Duramadre espinal SEB en torsión
unilateral traumático o flex lateral-rot Dcha.
Dcho.

3. Consecuencias vertebrales

Desde este instante:


- La línea antero-posterior del cuerpo y sus componentes co­
rren el riesgo de estar perturbados y, como consecuencia,
- los componentes de las dos líneas postero-anteriores y los
triángulos superior e inferior, opuestos por sus crestas a
D4.
368|
Lesiones sacras respiratorias secundarias a una lesión esfenobasilar... i Capítulo 5

C) EN EL CASO DE UN SACRO POSTERIOR


BILATERAL EN RESTRICCIÓN DE MOVILIDAD

1. Consecuencias esfenobasilares

No se trata, como en el movimiento involuntario, de una


consecuencia mecánica descendente cráneo-sacra tirando, me­
diante la duramadre inelástica, del sacro en posición de flexión
inspiratoria (sacro posterior). Todo comienza por un trauma­
tismo que origina una lesión primaria sacra posterior. La posi­
ción posterior del sacro tiene como efecto relajar un poco la
tensión de la duramadre, permitiendo así a la sínfisis esfenoba­
silar una mayor libertad de amplitud en flexión. Según las pa­
tologías preexistentes craneales, podrá producirse una com­
pensación o una lesión añadida esfenobasilar en flexión. En
esta circunstancia:
- La sínfisis esfenobasilar se elevará.
- Las superiores basilares del occipital y del esfenoides se­
rán elevados.
- La silla turca y la hipófisis se elevarán.
- La flexión de los huesos de la línea medial se acompañará
de una rotación externa de los huesos periféricos.
Lesión primaria Fenómeno lesiona! -^Lesión Secundaria
Sacro posterior Relajación de la tensión SEB en flexión
bilateral traumático de la duramadre espinal

2. Consecuencias vertebrales

Las consecuencias esfenobasilares pueden repercutir en:


- Los componentes de la línea central de gravedad del cuerpo.
Capítulo 5 Cuadernos de Osteopatía

- La línea anterior del cuerpo que es paralela (sínfisis púbi-


ca-sínfisis mentoniana).
La lesión sacra puede afectar a:
- Los componentes de la línea anteroposterior del cuerpo:
CO / C1-D4-D11 / D12-L4 / L5-S1-COXIS.
- Y, por ello, las dos líneas posteroanteriores del cuerpo y
los triángulos superior e inferior, opuestos por sus vérti­
ces a D4.
Hay que destacar que una lesión sacra traumática puede per­
turbar el conjunto de funciones y que, en el niño, esto ocurre
de una manera silenciosa e indolora.

D) EN EL CASO DE UN SACRO POSTERIOR


UNILATERAL EN RESTRICCIÓN DE
MOVILIDAD: (POR EJEMPLO A LA DERECHA)

1. Consecuencias ilíacas

Si esta lesión permanece en el tiempo, no se podrá encontrar


una compensación ilíaca bajo la forma de una «rotación ilíaca
anterior», pues la etiología de esta última es exclusivamente
traumática.

2. Consecuencias vertebrales

- Los componentes de la línea anteroposterior del cuerpo


corren el riesgo de ser perturbados y, por eso,
- los componentes de las dos líneas posteroanteriores y los
triángulos superior e inferior opuestos por sus vértices a
D4.
Lesiones sacras respiratorias secundarias a una lesión esfenobasilar... Capítulo 5

3. Consecuencias esfenobasilares
Mediante la duramadre inelástica, uniendo el cráneo al sacro
e inversamente, el occipital, del lado izquierdo, desciende, dan­
do lugar a un esquema de torsión esfenobasilar izquierdo, o se
inclina a la izquierda con un cierto grado de rotación posterior
izquierda, inversa a la del sacro, pudiendo entonces inscribirse
en un cuadro de flexión lateral-rotación izquierda esfenobasilar.
Estas consecuencias esfenobasilares dependen de las patologías
craneales preexistentes. Consecutivamente, podrá producirse
una compensación o una lesión añadida esfenobasilar.
Lesión primaria-^Fenómeno lesional-^Lesión Secundaria
Sacro posterior Duramadre espinal Esfenobasilar en torsión
unilateral traumático o flex lateral-rot. izda.

E) EN EL CASO DE UNA TORSIÓN SACRA


EN RESTRICCIÓN DE MOVILIDAD

1. Consecuencias esfenobasilares

Torsión sacra Izda.-Izda.: mediante la duramadre inelástica,


uniendo el cráneo al sacro e inversamente, el occipital desciende
del lado derecho, dando lugar a un esquema de torsión esfenoba­
silar derecha, o se inclina a la derecha, con un cierto grado de ro­
tación posterior derecha, inversa a la del sacro, pudiendo entonces
inscribirse en un cuadro de flexión lateral-rotación derecha esfe­
nobasilar. Estas consecuencias esfenobasilares dependen de las
patologías craneales preexistentes. Una compensación o una le­
sión añadida esfenobasilar podrá producirse consecutivamente.
Lesión primaria Fenómeno lesiona! -^Lesión Secundaria
Sacro traumático Duramadre espinal Esfenobasilar en torsión
en torsión izda.-izda. o flex lateral-rot. dcha.
371
Capítulo 5 i Cuadernos de Osteopatía

Torsión sacra Dcha.-Dcha.: podemos constatar los fenó­


menos inversos.
Lesión primaria -*■Fenómeno lesional -^Lesión Secundaria
Sacro traumático Duramadre espinal Esfenobasilar en torsión
en torsión dcha.-dcha. o flex lateral-rot. izda.
Torsión sacra Izda.-Dcha.: mediante la duramadre inelás-
tica, uniendo el cráneo al sacro e inversamente, el occipital
desciende a la izquierda, dando lugar a un esquema de torsión
esfenobasilar izquierdo, o se inclina a la izquierda, con un cier­
to grado de rotación posterior izquierda, inversa a la del sacro,
pudiendo entonces inscribirse en un cuadro de flexión lateral-
rotación izquierda esfenobasilar. Estas consecuencias esfeno­
basilares dependen de las patologías craneales preexistentes.
Una compensación o una lesión añadida esfenobasilar podrá
producirse consecutivamente.
Lesión primaria -» Fenómeno lesional -^Lesión Secundaria
Sacro traumático Duramadre espinal Esfenobasilar en torsión
en torsión izda.-dcha. o flex lateral-rot. izda.
Torsión sacra Dcha.-Izda.: podemos constatar los fenóme­
nos inversos.
Lesión primaria Fenómeno lesional -^Lesión Secundaria
Sacro traumático Duramadre espinal Esfenobasilar en torsión
en torsión dcha.-izda. o flex lateral-rot. dcha.

F) EN EL CASO DE UN «SACRO DESCENDIDO


TRAUMÁTICO»

Como precisó el Dr. W. G. Sutherland, las repercusiones de


una lesión como ésta son a menudo muy serias. Esta lesión
372
Lesiones sacras respiratorias secundarias a una lesión esfenobasilar... Capítulo 5

puede originar a la vez, perturbaciones circulares, linfáticas,


viscerales y mecánicas.

1. Consecuencias esfenobasilares

A partir de esta lesión sacra y mediante el juego de unión


membranoso qne representa la duramadre y que se prolonga
más arriba por las membranas craneales (hoz del cerebro, tien­
da del cerebelo), puede producirse consecutivamente una com­
pensación o una lesión añadida esfenobasilar en extensión, y
determinar una consecuencia mecánica ascendente sacro-esfe­
nobasilar.
Lesión primaria Fenómeno lesional -^Lesión Secundaria
Sacro descendido Core-link inelástico SEB en extensión
traumático
Si esta consecuencia perdura en el tiempo o si el sujeto, pier­
de sus compensaciones bajo la influencia de factores externos
desfavorables, pueden originarse repercusiones orgánicas:
- Asma.
- Rinitis.
- Trastornos hormonales, ginecológicos, etcétera.
- Olfato, gusto, etcétera.
Este «sacro descendido traumático» altera particularmen­
te las membranas de tensión recíproca transmitiendo el estrés
hacia la sínfisis esfenobasilar, el LCR y el sistema nervioso
central.
El tratamiento de neurosis y de psicosis del post-parto, así
como de otras manifestaciones patológicas, que tienen por le­
sión primaria un «sacro descendido traumático», es bastante
espectacular, una vez la lesión es corregida.
373
Capítulo 5 Cuadernos de Osteopatía

2. Consecuencias vertebrales
Las consecuencias esfenobasilares corren el riesgo de per­
turbar:
- La línea central de gravedad del cuerpo y sus componen­
tes, así como
- la línea anterior del cuerpo que es paralela.
La lesión sacra puede incluso afectar a la línea anteroposte­
rior del cuerpo y sus componentes:
- CO/C1.
- D4.
- D11/D12.
- L4/L5.
- SI.
- COXIS.
Y también:
Las dos líneas posteroanteriores del cuerpo y los triángulos
superior e inferior opuestos por sus crestas a D4.

G) EN EL CASO DE «SUBLUXACIONES SACRAS


ESPECIALES»
Lesión primaria Fenómeno lesional Lesión secundaria
Sacro en rot. ant. Psoas a la derecha Lumbar grupo DI2/L4
en la derecha Ilíaco a la izquierda de tipo F.L.R.
Esta lesión lumbar, llamada «pseudorotación de la pelvis an­
terior a la izquierda») es, en realidad, una lesión lumbar de
grupo de tipo F.L.R., donde se asiste a un movimiento doble
representado por dos elevadores que se oponen:
374
Lesiones sacras respiratorias secundarias a una lesión esfenobasilar... Capítulo 5

- Por un lado, el músculo ilíaco izquierdo afecta a la sínfisis


púbica hacia la derecha.
- Y por el otro, el músculo psoas derecho imprime a la co­
lumna lumbar una rotación de los cuerpos vertebrales de
derecha a izquierda, en la convexidad formada, de tipo
F.L.R.
Radiológicamente se puede establecer una separación entre:
- El eje vertical pasando por la cresta sacra posterior.
- El eje vertical pasando por el medio de la sínfisis púbica.
Estos dos ejes, aunque estén separados, permanecen paralelos.
Hay que señalar que si esta subluxación sacra puede originar
una lesión de grupo lumbar de tipo EL.R., esta última posee,
sin embargo, otros mecanismos productores.
Esta subluxación sacra en rotación anterior puede, igual­
mente, engendrar repercusiones:
- En los componentes de la línea central de gravedad del
cuerpo y de la línea anterior que le es paralela.
- En los componentes de la línea antera-posterior del cuerpo.
- Y en los componentes de las dos líneas postero-anteriores
y los triángulos superior e inferior opuestos por sus vérti­
ces a D4.
L e sio n e s e s f e n o b a s il a r e s p r im a r ia s

Y SACRAS SECUNDARIAS
L e sio n e s s a c r a s p r im a r ia s

Y ESFENOBASILARES SECUNDARIAS
Lesión primaria Lesión secundaria
SEB en to rsió n D cha. Sacro Izdo-Izdo
SEB en to rsió n Izda. Sacro D cho-D cho
SEB en F lx -lat.-ro t. D cha. Sacro Izdo-Izdo
SEB en F lx -lat.-ro t. Izda. Sacro D cho-D cho
Sacro an terio r b ilateral traum ático SEB en extensión
Sacro an terio r u n ilate ral traum ático D cho SEB en torsión o F lx-lat.-ro t. D cha.
Sacro p o sterio r b ilateral traum ático SEB en flexión
Sacro p o sterio r u n ilate ral traum ático D cha. SEB en torsión o F lx.-lat.-ro t. Izda.
Sacro Izdo.-Izdo. SEB en Flx.-lat.-rot. o torsión D cha.
Sacro D cho.-D cho. SEB en F lx .-lat.-ro t o to rsió n Izda.
Sacro Izdo.-D cho. SEB en ro t. F lx-lat. o to rsió n Izda.
Sacro D cho.-Izdo. SEB en Flx.-lat.-rot. o torsión D cha.
D epresión sacra SEB en extensión
Sacro en ro tació n D cha. O ccip ital en ro tació n D cha.
Sacro en latero -flexió n D cha. O ccipital en latero -flexió n D cha.

También podría gustarte