Está en la página 1de 62
Leen... LOS CONFLICTOS DEL SIGLO XX EL ee DELOS DIETADORES LOS CONFLICTOS DEL SIGLO XX el SUBEIMIENTU DE LOS DICVADORES 1919-1939 Peter Banyard ido por el doctor John Pimlott Dirigi EOrORIAL norma INTRODUCCION El periodo 1919-1939 fue de inmenso cambio politico, espe- cialmente en Europa. Cuando concluy6 el horror de la Prime- ra Guerra Mundial, las potencias victoriosas — Inglaterra, Francia, Italia y los Estados Unidos — prometieron un arreglo que impediria la repetici6n de un conflicto semejante. Alema- nia, Austria-Hungria, Bulgaria y Turquia fueron obligadas a aceptar condiciones de paz que incluian pérdida de tertitorios, restricciones de su poder militar y econémico, y e! pago de reparaciones a los vencedores europeos. Se crearon Estados nuevos — Yugoslavia y Checoslovaquia, y una Polonia refor- mada — para actuar como “parachoques” entre los paises mas poderosos, asi como para satistacer presiones nacionalis- tas. Se creé la Liga de las Naciones, que debia actuar como mediadora de crisis futuras. Los suefios de un porvenir libre de guerras resultaron fall dos, En los paises vencidos fue creciendo el resentimiento a medida que se comprendié el verdadero alcance de ls condi- ciones de paz y se sintieron en todo su rigor las consecuencias de cuatro afios de querra. A principios de la década de los afios. treinta el mundo comenzaba a vivir una depresién econémica que causaria desempleo y pobreza De estas circunstancias surgieron los dictadores — hom- bres duros que ofrecfan soluciones duras. El proceso habia empezado desde 1922, cuando el dirigente fascista Benito ‘Mussolini llegé al poder en Italia. Siguié el ejemplo Alemania, donde el nazi Adolfo Hitler subi6 al poder en 1933. En Espa- fia, Francisco Franco salié victorioso de la guerra civil de 1936-1939. No todos los dictadores eran de derecha; a fines de los afios 20 Stalin habia establecido una dominaci6n firme sobre la Rusia comunista. En todos los casos, sin embargo, los dictadores desencade- naron presiones sobre el acuerdo de paz logrado en 1919, y ante el aislamiento de los Estados Unidos y la continuada de- bilidad anglo-francesa, poco se podia hacer para impedir su gradual destruccién. A fines de la década de los afios 30, ha- ‘biéndose lanzado abiertamente Italia y Alemania a la expan- si6n territorial y siendo la Liga de las Naciones impotente para contenerlas, el conflicto se hizo inevitable. Los pacificadores de 1919 habfan fracasado y el mundo se precipit6 nuevamen- te al abismo de la guerra. Dr. JOHN PIMLOTT Director de la serie EQUIPO EDITORIAL Director de la serie: Dr. John Pimlott, catedrético del Departamento de Estudios de Guerra y Asuntos Internacionales, Real Academia Militar, RMA, Sandhurst. Asesores editoriales: Brigadier general James L. Collins dr., jefe de Historia Mili- tar, Ejército de los Estados Unidos, 1970-1982. General sir John Hackett, ex comandante en jefe del Ejército Britnico del Rin y rector de King's College de Londres Tan Hogg, mayor de Artilleria(retirado) y editor de Jane's In- fontry Weapons. John Keegan, ex catedratico del Departamento de Estudios de Guerra y Asuntos Internacionales, RMA, Sandhurst; ac- tualmente corresponsal de defensa del Daily Telegraph, Profesor Laurence Martin, vicerector de la Universidad de Newcastle-upon- Tyne La Leibstandarte Adolf Hitler, destacamento escogido de las SS que formaba la guardia personal del Fihrer, desfla e! 20 de abril de 1938 en la celebracién del cumpleafios de su jefe. Los nazis usaron la cruz gamada, o suéstica, como distntivo en banderas, uniformes, etc. Aunque es originaria de Inc, las tribus teutonicas de Alemania la utiizaron desde el siglo V. CONTENIDO Copitulo 1 Copitulo2 Capitulo Capitulo4 Consecuencias dela guerra Las presiones dela paz Elfracaso dela Liga Elcamino hacia la guerra Apéndices Personalidades Las grandes potencias Ejércitos privados Guera terestre Guerra aérea Cronologia Indice Créditos LOS CONFLICTOS DEL SIGLO RX Capitulo 1 CONSECUENCIAS DE LA GUERRA Europa sufi enormemente en a Primera Guerra Mundial Inglatera y Francia pasoron aftos de padecimientos sufrieron pérdidas sin precedentes y estaban resueltas ano pemmitr que esto se olvidarao se desperciara. Con tl fn, Francia inssta en que los alemanes pagaran los dafios que hhabfan causado; y, teniendo menor poblacién y recursos {que Alemania, queria mantener a ésta débil. El pueblo ‘alemén, sin embargo, no podia aceptar las duras condiciones impuestas por los vencedores. La ppreocupacion de Inglaterra, ahora exhausta y cempobrecida, era evtar otra quera general Rusia pasé de Ja Primera Guerra Mundial ala evolucin y la guerra cul, Estaba a punto de iniciar una transformacin economica y social que la haria una gran potencia. El inico pais que sao del conflcto en una posicion més fuerte fueron los Estados Unidos, pero estaban tan asqueados de las peleas ‘extranjeras, que se retiraron ¥ se aislaron. | PERDIDAS CIVILES (EUROPA Y LOS EEUU.) 4m 100.000 ages yrs Ces Hantre, rmassvatos forza y cas srlemedtdes rusia 7m Desde el 29 de septiembre de 1918 los altos jefes militares alemanes le advirtieron al kaiser Guillermo Il que se debia buscar un armisticio. Los generales Hindenburg y Luden- dorff reconocian que Alemania no podia ganar la querra. Corrian rumores de derrota, que producian una masiva in- tranquilidad en las fuerzas armadas y en el pueblo. En este ambiente, un nuevo gobierno alemén, constituido por civi- les, negocié con los Aliados, sabiendo que no tenfa alterna- tiva, y convino en un armisticio. El 11 de noviembre los caiiones cesaron de disparar en el frente occidental. Des- pués de cuatro afios de combate, todo qued6 en silencio. Los Tres Grandes imponen condiciones No se puede negar que a algunos dirigentes aliados los movia cl anhelo de venganza cuando arreglaton los detalles de los acuerdos de paz. Tenfan que tener en cuenta los sentimientos de Francia ¢ Inglaterra, dos paises que sufieron increfbles bajas y pérdidas financieras en la reciente guerra. El primer ministro francés, Georges Clemenceau, expres6 con vehe- mencia el sentimiento vengativo de su pueblo después de una quera en la que murieron cerca de 1 400 000 soldados de Francia y su imperio, y se contajo una deuda inmensa, Clemenceau siempre habia abogado por la preparacion militar para hacer frente a la amenaza alerana. El vefa muy lato que 40 millones de franceses, aproximadamente, no po- clan ganar una guerafutura contra 65 millones de alemanes y estaba resuelto a no permitr que Alemania voliera a ser jamés suficientemente fuerte para amenazar las fronteras de supafs. Fue él quien insists en una zona parachoques desl tarizada (en la cual no habria fuerzas armadas) entre los dos pafses, lo mismo que en la lmitacion dela fueras alemanas En la conferencia de paz exigié también una compensacion financiera, llamada las “reparaciones” para ayudar a Francia a pagar sus deudas a Inlaterray los Estados Unidos E] primer ministo britnico, David Lloyd George, acababe de ganar as elecciones de 1918 con ellema de"*hacer pager @ Alemania”. Era un politco demasiado astuto para abrigar él mismo sentimientos antialemanes, pero no podia desatender al querer del pueblo britnico y estaba dispuesto a seri los intereses nacionales de su pais. Habia que lamentar 761 000 muertos baitnicos y atender al pago de una deuda de casi 1,000 000 000 de bras a ls Estados Unis, Esta deuda era ‘muy sigifcativa, pues fue uno de los factores que contibuye- ron a que Gran Bretafa decinara de su antigua posicién como la primera potencia del mundo. dnto con Inglaterra y Francia, los Estados Unidos eran una de las “Tres Grandes” potencias que més influyeron en los acuerdos de paz, El presidente Thomas Woodrow Wilson era TAS CONSECUENCIAS DELA GUERRA [EM mucho més idealistay mas desinteresado que los Aliados. Du- rante gran parte dela guerra los Estados Unidos permanecie- ron neutrals, y aunque enlraron en la guerra en abril de 1917, no tenfanintereses nacionales en peligro en Europa. En realidad, la guerra y sus consecuencias fueron cada vez més impopulares para el pueblo norteamericano En las elecciones de 1918 el Partido Demécrata perdié sus mayorias tanto en el Senado como en la Cémara de Repre- sentantes. Esto debiité la posicion de Wilson en la conferencia de paz, lo cual fue infortunado ya que é siempre habia busca do una paz justa y duradera Los tratados de paz Los dirigentes de los Tres Grandes y sus consejeros empeza rona llegar a Pars para la conferencia de paz en diciembre de 1918, Se union a ellos representantes de otras 24 potencias menores, de las cuales s6lo dos — Italia y Japon — desem. pefiaron un papel de importancia, Estas dos querian adquis- cones tentoriales a expensas de los vencidos y ambas logra ron cierto éxito. Para fines de 1919 Italia habia adquirdo terttorios que antes dominaba Austria, pero se vio obligada a abandonar sus pretensiones sobre Dalmacia (hoy parte de Yugoslavia, y los Tres Grandes no le permitieron apoderarse de Fiume. Japon cexperiment6 presiones analogas, pues aunque se apoderé de antiguas islas alemanas en el Pacifico Norte, sus pretensiones LOS CONFLICTOS DEL SIGLO XX sobre los puertos chinos de Tsingtao y Shantung fueron frus- tradas efecivamente por el presidente Wilson, Esto significa que tanto Italia como Japén quedaron descontentas con su recompensa por la reciente lucha ‘Alemania firma el Tratado de Versalles Después de seis meses de demora, se le presenté a la delega- cin alemana el tratado en Versales, cerca de Pars, en mayo cde 1919 y sel concedieron quince das para quello estuiara, Los delegados no eran representantes del viejo orden que habia gobemado a Alemania durante toda la guerra sino de tun nuevo Estado democratico, inseguro y de precaria existen- cia. Bajo el kaiser, los partidos politicos habian tenido muy poco poder efectvo; la guerra la habian diigido el Emperador y cada vez més sus generals. La inconformidad politica y social oblig6 al kaiser a abdicar en noviembre de 1918 ya su canciler a renunciar. El Partido Social Demécrata,dirigido por Friedrich Ebert, se hizo cargo del gobierno. Las primeras elecciones realmente democréticas en Alemania se verificaron el 19 de enero de 1919 y los social- demécratas obtuvieron la mayora ‘Aun antes de estas elecciones, ya habia habido un levanta- miento comunista en Berlin, encabezado por los lamados “Espartacistas” bajo Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg. Del 5al 11 de enero de 1919 la ciudad fue un caos de lucha calle- jera entre cuadrilas de Esparacistas y miembros del Frei korps, unidades paramlitares independientes organizadas por x oficiales del ejercito derechista, Liebknecht y la Luxem burg fueron detenidos y ls mataron a tr “por tratar de esca- par”. La revuelia fue debelada brutalmente por el Freikorps La actuacin de este movimiento most cun débil era e go biemo de Eber; ya su debilidad politica se agregaba l falta de defensa militar, puesto que porlos terminos del armisticio Ale rmania se vio prvada de fuerza capaces de defenderse de 39 divsiones aliadas que todavia existian y estaban desplegadas sobre las fronteras alemanas La delegacién no tuvo mas remedio que aceptar las condi cones impuestas porlos Alados,s bien hizo un ntti esfuereo porrechazarlaclusula més odiosa de todas’ aquélla en la que se insistfa en que Alemania habia sido la Gnica responsable de provocarla guerra. Todas ls protestas fueron rechazadas, y el 28 de junio los alemanes firmaron el tratado en la Galeria de los Espejos en Versalles. El tratado en si se derivaba de los Catorce Puntos pre- sentados por el presidente Wilson al Congreso en 1918, pero estos puntos fueron revisados durante la conferencia de paz y las condiciones para Alemania se hicieron mucho més duras Marinos y civiles revolucionarios se arman y ocupan un castillo en Berlin, noviembre de 1918. Unidades del Freikorpsaterorzan a la poblcién de Bertin durante el alzomiento espartacisa de enero de 1919 El tratado era una mezcla de sentimientos de esperanza y de- tales temtoriales. A la primera categoria correspondian las cléusulas por las cuales se prohibian los tratados secretos, se pedia la reducci6n de armamentos en todo el mundo, y se creaba una Sociedad o Liga de las Naciones para conservarla pazen el futuro. Un pacto en que se detallaban los propésitos de a organizacion de la Liga se incorpor6 en cada uno de los tratados de paz, impuestos a Alemania, Austria-Hungria, Bul- gata y Turquia. Los firmantes dels tratados (pero no ls na- ciones vencidas) se hicieron miembros de la Liga. Otros paises “neutrales” fueron invitados a participar, y un total de 42 naciones enviaron orginalmente delegados a la Asamblea de la Liga que se reuni6 en Ginebra, Cualquier Es tado miembro que desconociera sus obligaciones bajo el Pacto y apelara a la guerra, se consideraba reo de agresi6n contra todos los demis miembros y se le podian imponer “sanciones” econémicas, Por encima de la Asamblea estaba un Consejo constituido por cinco miembros permanentes (que origialmente debian haber sido los Estados Unidos, Francia, Gran Bretafa, tala y Japon) y cuatro no permanentes elegidos por la Asamblea. El ‘Consejo podfa recomendar accién militar para poner fin a una guerra, segtin el principio de “seguridad coletiva” (acci6n concertada por las fueras de los Estados miembros). Laidea dela Liga habia sido del presidente Wilson, pero los demés Aliados la aceptaron con entusiasmo, sobre todo Ingla- tera, con|a esperanza de que pond fin la amenaza de otra guerra general en el futuro. Infortunadamente, los Estados Unidos nunca formaron parte de la Liga. La intervencion del presidente Wilson en ls asuntos europeos era muy impopular entre los norteamericanos; los politicos acogieron la opinién pablicay el Senado rechaz6 dos veces el Tratado de Versalles Los Estados Unidos poco a poco se retraron de los acuerdos eeuropeos de paz y se encerraron en el aislamiento. La ausen- cia de los Estados Unidos signifcaba que el Consejo de la Liga carecia del poder que tan urgentemente necesitaba. Las condiciones de Versalles En lo tocante a detalles teritorials, se hicieron muchos cam- bios, en virtud de los cuales Alemania perdio un 13% de su terttorio, Francia recuperé a Alsacia y Lorena, que habia per- dido en la guerra franco-prusiana de 1870-1871. El temitorio del Sarre en Alemania occidental seria administrado por una comisin internacional durante 15 afios y la producciGn de sus minas carbontleras se adjudicaba a Francia como compensa- cion por la destruccion de las minas francesas del noroeste causada por Alemania durante la guerra AN final de los 15 afios se efectuaria un “plebiscito” para decidir el futuro del Sare, Un plbiscito es una eleccion sobre un solo punto para determinar los deseos del pueblo, En este caso, cuando se celebré el plebiscito en 1935, la poblacién decidié volverse a unir con Alemania, También perdié Alema nia tres éreas pequefias, que pasaron a poder de Bélgica, LOS CONFLICTOS DEL SIGLO XX mientras que en el norte la frontera con Dinamarca se rectificd por un plebiscto en el cual el norte de Schleswig vot6 por volverse danés. Peor fue lo que ocuni en el este. Los Alados querian que Jos diversos grupos étnicos de Europa obtuvieran su indepen- dencia y formaran nuevos Estados. También se consideraba conveniente crear Estados parachoques entre las tres grandes potencias continentales: Rusia, Alemania y Francia, para evi tar enfrentamientos territoriales directos y contener a Alema- ria dentro de un circulo de naciones menores. En eleste era posible colocar dos Estados nuevos, Polonia y Checoslovaquia, entre Alemania y Rusia, pero se consideré ue Polonia no podiafuncionar adecuadamente como nacién independiente sino tenia salida al mar, y ésta solo se la podta, procurar a expensas de Alemania. Para crear el nuevo Estado polaco se obligé a Alemania a entregare pare dela Alta Sile- ia, Posen y Prusia Occidental y para darle a Polonia salda al mar, la ciudad alemana de Danzig se hizo puerto libre, admi- nisttado por la Liga de las Naciones, pero gozando Polonia de derechos especiales en €l, Al mismo tiempo una fja de tene- no al oeste de Danzig dio a Polonia acceso imestrcto al mar y permitié a los polacos construir su propio puerto de Gdynia (Gdansk) El resentimiento de los alemanes al perder éreas de habla predominantemente alerana fue profundo, pero ya el Estado polaco “parachoques” era una realidad. En el oeste no se podia hacer una cosa por el estilo, ya que sobre la frontera ‘occidental de Alemania no habia ningin grupo no alemn que se pudiera utilizar como parachoques. En cambio, debia des- miltrizarse la Renania y quedaba prohibido desplegar tropas ‘ emplazar armas en parte alguna de la zona comprendida entre la frontera alemana y una linea a 50 km al este. Como ‘medida adicional para sosegar los temores franceses de un resurgimiento militar de Alemania, se limitaron las fuerzas ar- madas de esta dltima a 100 000 hombres, se suprimié el Esta- do Mayor y se prohibié la aviacién militar. Para mitigar los temores briténicos sobre el poderfo naval alerén, se limits severamente la nueva Marina alemana: no se podrian cons- truir submarinos y toda la industria alemana de armamentos seria controlada e inspeccionada. Los Aliados también le quitaron a Alemania sus colonias. En Aftica, Inglaterra se apoder6 de Tangafiica y compartié los ‘Camerunes y Togo con Francia, mientras que a la Unién Su- africana se le adjudicé el Africa Occidental Alemana. En otras partes, islas del Pacifico al norte del ecuador, antes alemanas, ppasaron a Japén, mientras que las situadas al sur del ecuador se repartieron entre Australia y Nueva Zelandia, En todos estos casos, los nuevos territorios eran “manda- tos” bajo la autoridad de la naciente Liga de las Naciones. Un tenitorio otorgado en mandato era una posesién colonial en todo menos en el nombre, administrado por la potencia man- dataria para beneticio del pueblo hasta que éste fuera capaz de gobemarse por sf mismo, E\ legado de Versalles Hubo mucho en estos acuerdos que habria de crear proble- Fronleras de Nenana en 1914 Testor pordico porel Talaco de Versales =" Alemania desputs del Tratado oe Versales AL Praie Oc, Posen wean Barns wee RENAN RAE unter. HUNGRIA FRANCIA POLONIA UNION iguientes.E] diminuto ejército alemén, por ejemplo, era demasiado pequefio para contener los volentos desordenes politicos que hicieron inestable a nueva Alemania democratica. Pero sin duda lo i entre vencedores y vencidos fue la cuestion de las repaacio- nes. Los Alados obligaron a Alemania a aceptar la culpa dela guerra y de ahi se segufa que Alemania tenfa que indemnizar financieramente a los que habian sufrido. Basicamente, la guerra enriquecié a los Estados Unidos pero empobreci6 a los demés Aliados, que quedaron siendo Gran Bretaia debi c 0 millones (USS y Francia debia mas de £ 800 millones (US$ 4.000 millones). Los Estados Unidos ron a perdonar estas deudas de guerra, de modo qt deudores una parte dee de £ 6 000 millones (200 millones de marcos oro) en una forma bastante arbitrara y se exigié a los alemanes que la pa: garan en su totalidad para el lo, de mayo de 1921. ala delegacion bitnica en laconferen« ‘mania no podria pagar semejantecantidad einst6alc Mier que aceptaran una suma mas modesta, de£ 200 000 000. En realidad, Keynes abrigaba la mayor desconfianza sobre el v de las reparaciones, cualesquiera que fueran, principalmente porque Alemania solo podria ganarla div sarias mediante exportaciones masivas que causarian de pleo en los paises receptores. Tenia toda la raz6n: los pas resultaron demasiado gravososy nunca se hicieron en sutotal- dad hasta que la idea se abandoné en 1932. El Putsch de Kapp El Tratado de Versalles fue mucho més duro de lo que el pue- blo aleman esperaba, Este no podia creer que su ejrcito hu derotado en los campos de batalla y culpaba a los 3s por lo sucedido. El nuevo gobierno se llamo la Rept- blica de Weimar, nombre de la poblacion donde se organiz6; ¢ inmediatamente perdié autoridad por haber aoeptado diciones del tratado, Desde luego, no existia nila menor posi bilidad de oponer resistencia fisica al poderio militar abruma- dor de los Aliados En marzo de 1920, elementos del Freikorps,capitanea por Wolfgang Kapp y el general von Liittwitz, lanzaron una contrarrevolucion, llamada el Putsch de Kapp, y ocuparon a del Freikorps, que apoyaron el Putsch de Kapp, toman un refrigerio, Bertin, marzo de 1920 LOS CONFLICTOS DEL SIGLO XX Berlin, El gobierno elegido y la asamblea nacional huyeron. El @jército se neg6 a acudir en auxilio del gobiemo, y el alzamien- to s6lo fue derotado por una huelga de los obreros. Kapp y von Lilttwitz huyeron al destieno, pero se hizo evidente que el gobierno de Weimar ejercia poca autoridad real en el pas. El tratado con Austria Las condiciones de paz le parecieron muy duras a Alemania, pero para sus aliados fueron peotes ain, En su deseo de esta blecer una paz usta y duradera, el presidente Wilson propuso la tesis de la libre determinacién de las diversas razas de Euro- pa. Los demas Aliados la aceptaron, en general, porque el incidente que desencadené la Primera Guerra Mundial — el asesinato del archiduque Francisco Femando en Sarajevco en junio de 1914 — parecié haber sido el resultado de naciona- lismo frustrado. Debido a la mezcla de razas en Europa central y oriental, era imposible defnir fronteres para crear nuevos Estados sin incluir en éstos numerosas minorias “étnicas” — grupos de individuos de un mismo idioma y cultura. Sin embargo, los Aliados dividieron el Imperio Austro-Hiingaro en grupos aproximadamente nacionales, y donde se presentaba una cuestin dudosa, se resolvia en contra de Austia y Hungria, Jas dos viejas monarqufas del Imperio. ‘A Austria le tocé el tuo en el Tratado de San German, ue le fue impuesto et 10 de septiembre de 1919. Bohemia, Moravia, Silesia austiacay partes de la Baja Austria se le die- ron al nuevo Estado de Checoslovaquia. Galciapas6 a Polo nia y Bukovina fue reclamada con éxito por Rumania, que habia entrado en la guerra favor dels Aliados en 1916 y fue répidamente dertotada. Otra aliada, Italia, recibi6 como re- compensa el sur del Tirol (donde habia casi 250 000 austria cos) lo mismo que Istria y Trieste. ‘Unos cuatro millones de austracos de habla alemana que- daron como sibditos de otras naciones,y el resultante Estado de Austria qued6 con una poblacién de sélo 6.5 millones, de los cuales 2 millones vivian en Viena. Lo restantedifcmente se podia considerar como una unidad econémica. Para colmo, se le pas6 una cuenta de reparaciones y se le prohibi6 unirse con Alemania. El ejército austriaco se limité a 30 000 hombres y se le fjaron las mismas restrcciones que alas fuer zas armadas alemanas. El tratado con Hungria Andloga suerte corrié Hungra el 4 de junio de 1920 por el Tratado de Trianon, Los hingaros habian sufido grandes conmociones poliicas desde el fin de la guerra. Un esfuerzo por introducir la democracia, sistema en que el gobiemo es elegido libremente por el pueblo, fue frstrado por una revo luci6n comunista encabezada por Bela Kun en marzo de 1919, El nuevo régimen no duré mucho; fue derrocado vio- lentamente y sustituido por un gobiemo de derechas. En marzo de 1920 el almirante Miklos Horthy tomé el poder ‘como virtual dictador de Hungria y fue a su gobierno al que se le presentaron las condiciones de los Aliados. Descubrié que eran extraordinariamente dures. Hungria fue la principal victima de la politica aliada de esta- blecer nuevos Estados sobre el principio de autodetermina- ion. Grandes extensiones del pais se entregaron a algunos de los Aliados mds pequefios o a sus sucesores como recompen- sa por su participacion en la guerra. Rumania, Yugoslavia y Checoslovaquia se repartieron dos terceras partes del terito- rio hiingaro y la poblacién de Hungria se redujo de 18 a 7 mrillones, Ademés, el ejército htingaro se restringié a 35 000 voluntarios. El tratado con Bulgaria Mientras tanto, como el titimo de los pafses europeos derrota- dos, Bulgaria también habia sido castigada por el Tratado de Neuilly, mado el 27 de noviembre de 1919. Durante la gue- 11a, Grecia estuvo del lado de los Aliados y fue recompensada con Tracia occidental, mientras que Rumania tom6 la Dobruja, meridional, El ejécito bilgaro quedé limitado a 20 000 hom: i = > CON AUSTRIA-HUNGRIA suesi ILGARIA POLOND UNION SOVIETICA Debre mertona «Raman a errs | Bugnra reduc bres, y se exigieron reparaciones. Bulgaria se uni6 alos paises que ansiaban destrir los acuerdos de postguerra. Los Estados nuevos Tres nuevos Estados — Yugoslavia, Checoslovaquia y Polo- nia —fueron creados por estos tratados. Todos eran una complicada mezcla de nacionaldades, aunque ninguno tanto como Yugoslavia. Con centro en los vejos Estados de Serva y Montenegro, gané del Imperio Austro- Hingaro los tertorios de Eslovenia, Dalmacia y Croacia, lo mismo que Bosnia, He zegovina y Macedonia, Por lo menos los Balcanes apar menos fragmentados en el mapa, pero infortunadamente hhubo mucho rozamiento entre los muchos grupos étnicos dis tntos. Ta creacién do Chernslavaquia fue otro ojercicia do juntar pueblos diversos para poder hacer un pais de regular tamafio. El nacionalismo checo tenia una larga traicion y los checos rmandaron una delegacion a la Conferencia de Paz de Paris para presentar su caso. Con su cooperacién voluntaria se les unieron los eslova os, unos 600,000 rutenos, 700.000 hingaros y 3 250 000 alemanes resentidos para formar un nuevo Esta- do, bastante fuerte para contener a Alemania por el surest. Al final, fue esta diversidad ra- cial lo que habia de resular fatal Comuristas hiingaros en una manifestacién contra el gobiemo al ferminar la quema, octubre de 1918. Polonia era la mayor de las nuevas creaciones y haba sido Estado independiente hasta fines del siglo XVII, pese alo cual era dificil fijar sus fronteras al reconstituirla. Los Aliados habian resuelto cual serfa el limite oriental, que pasaba por teritorios, donde habitaban polacos, ituanos,ucranianos, isos, alema- nes y otros. Cualquiera de estos grupos podia haberse cons derado como una mayoria étnica local. E] jefe de Estado polaco, Josef Pisudski, era un politico radical y soldado cuya pattia chica y lugar de nacimiento esta- Mariscal Josef Pisudski,diigente polaco. [EOS CONFLICTOS DEL SIGLO XX ba al este de la frontera polaca de postguera, en Lituania. Resolvi revisar por la fuerza la frontera oriental de Polonia aprovechando que en esos momentos Rusa estaba muy dbi- ltada por la guerra civil Guerra civil en Rusia En noviembre de 1917, el partido bolchevique, captaneado por Lenin, tomé el poder en Rusia. Elideal de los comunistas era una sociedad sin cases basada en la propiedad comiin de laindustay la tierra, Pero no todos aceptaban la evolucion y estallé la guerra civil cuando Lenin hizo la paz con Alemania ‘en marzo de 1918 [a oposicién provenia de los demécratas rusos, de fcciones socalisas, de los terratenientes y lo part- darios del derrocado zar — un grupo bastante heterogéneo y que generalmente recibi6 el nombre de “los blancos”, mien- tras que a los comunistas se ls lam6 “los rojos”. Inglesestrancesesicanadienses! Ialanos'servios ‘Acomienzosde 1919 lalmirante arista Kolchak logr6 esa blecer un gobierno blanco en Siberia, mientras que el general Denikinlevant6 un ejéritoenel Caucasoyyel general Yudenich comandé ls tropas localizadas en Estonia. Unos 40 000 solda- ddos checos que habian peleado al lado de ls rusos en la gran guera, se apoderaron del Ferrocarl Transiberiano para los blancos. Mientras tanto, fuerzas de los Estados Unidos, Japén, Francia e Indlatera — representantes de ls paises “occiden- tales” para los cuales el comunismo era muy preocupante por su naturaleza antidemocrética — desembarcaron en el Cau- «aso, lo mismo que en Arcéngel, Murmansk y Vladivostok Esta coalicén de enemigos pudo haber dertotado a los. ojos, pero las potencias extranjeras no estaban dispuestas a hacer més que un gesto mientras que alos checoslotinico que les interesaba era volverse a su casa. Ademés, Kolchak, Deni kin y Yudenich eran jefes medioctes, mandaban soldados in- disciplindos y no siguieron una estrategia comin. En compa- ‘SIBERIA LAS CONSECUENCIAS DELA GUERRA Soldadosjaponeses muesron cadéveres de comunisas en Vadvostok, 1920, racién, Lev Trotsky, el “comisario de guerra” de los rojo, era un genio de la organzacion y creé una fuerza discipinada El Ejército Rojo tenia ademas la ventaja de que dominaba la parte mas importante de Rusia, el oeste, ydisponta de mejo- res lineas de comunicacin. Durante 1919 hizo frente asus enemigos los blancs y los derroté uno a uno: a Kolchak cerca de Ufa y Omsk, a Denikin en Kiev y Orely a Yuderich en las mismas afueras dela capi- tal, Petrogrado. La victoria total la alcanz6 a principios de 1920, y ya para entonces las potencias extranjeras se habfan retirado. La guerra civil, con todo, fue devastadora y produjo bajas aterradorasen uno y otro lado, Milones de rusos murieron, no sélo en las acciones militares sino también por hambre ye medades. La guerra ruso-polaca Pilsudsk vio en la debidad de Rusia la oportunidad de ade- Jantar la frontera oriental de Polonia. En abril de 1920 dio a su @jército la orden de atacar y, al encontrar s6lo una pequeia resistencia, avanz6 atin mas en Rusia occidental. La justifica- cin de Polonia para apoderarse de esta teas noes facil de determinar. En el nuevo tentoro no habfa una mayoria pola- ca absoluta, aunque sf una cierta presencia polaca en todo él, yen algunos lugares la comunidad polaca era la més numero- sa entre varias razas diversas. Pisudski podia alegar, con razén, que la comunidad polaca estaba mal gobemada y oprimiga, con el argumento de que Rusia habia sido conmovida por una guerra civil y era regida por un gobierno comunista no elegido. Este fue el primer reto directo al Tratado de Versalles, y los Aiados tenian, teotica- mente, un mecanismo para prevenir est tipo de solucion vio lenta de ls problemas intemacionales. Ese mecanismo era la Liga de las Naciones que nacié ala vida el 10 de enero de 1920, Pero a ls potencias occidentale no les dsgustaba en absoluto una accion host diigida contra Rusia el primer Es- tado comunista Sin embargo, el Ejército Rojo acababa de trunfar sobre las fuerzs anticomunistas en la quera cv y pronto contra- atacé fieramente. Unidades de caballeria rusa rechazaron los polacos en ls planicies del norte de Europa hasta la pro- pia Varsovia. Los gobiemos de Inglaterra y Francia se alar- maron tanto con el aparente colapso de los polacos ante la arremetida roja, que despacharon un equipo de asesores @ las 6rdenes del general francés Maxime Weygand a Varsovia, Los acontecimientos se sucedieron con tanta rapidez que cuando lleg6 la mision anglotrancesa los polacos habfan lan- zado un contragolpe maestro. Se pacté una suspension de ven Fad Ocipacion gigs, 10101021 ance tacos Povesones ym a winen — uaa MEDITERRANEO hostilidades en octubre de 1920 y los polacos pudieron insis- tir en conservar la mayor parte de las conquistas que habian hecho en abril. El tratado con Turquia Si bien a los Aliados occidentales no les molest6 mayormente ‘que Polonia hubiera modificado con tan buen suceso las con- diciones de Versalles, era de esperar que vieran con mas se- vveridad cualquier reto proveniente de un antiguo enemigo. + Turquia fue el tltimo de los antiguos beligerantes a quien se impusieron condiciones de paz, por el Tratado de Svres que cept el sultan Mohamed VI en agosto de 1920. Turquia era ‘en gran parte una potencia no europea y por esa raz6n se la traté a estilo colonial, traspasando casi todas sus posesiones a Inglaterra y Francia, mientras que su tenitorio basico en Asia Menor se diviirfa en 2onas de influencia europea. El tratado, empero, nunca lleg6 a raificarse porque el sulin ya no ejer- cia poder efectivo. Después de la derota militar, Turquia experimentaba un extraordinario resurgimiento, La naciOn turca era un Estado razonablemente unificado y su pueblo ocupaba el territorio del Asia Menor. Desde esta base los sultanes otomanos habjan goberado un inmenso imperio érabe en el Medio Oriente, el cual se repartié como mandatos entre Inglaterra y Francia. Bajo este sistema, Francia recibié a toda Siria (de la cual cre6 en 1920 el Libano), e Inglaterra tomé a Palestina, Transjorda- nia e Irak. La invasion griega Los turcos parecian dispuestos a aceptar la pérdida de su im- perio, pero cuando los Aliados victoriosos quisieron estable- cer reas gobernadas por europeos en el Asia Menor — el coraz6n mismo de Turquia—eso ya era més dificil de aguantar. Lostaianos hicieron desembarcos en Adalia en 1919 para tratar de establecer una zona de infuencia al efectuarse la par- ticién de Turquia. Los griegos, que tenfan una antigua preten- si6n hist6rica sobre el érea de Esmima, recibieron apoyo de Jos Aliados para ocupar a Traci oriental y Anatolia occidental hasta lami. Finalmente los estrechos entre el mar Negro y el Mediterraneo se desmmiltarzaron y una pequefia guamicién biiténica se situé en Chanak. Con esta titima medida, los tu- os perdieron el dominio fectivo dea capital, Constantinopla (Estambul), Resurgimiento turco Contra todo esto inicié una rebelin mustafé Kemal (Kemal ‘Ataturk), general turco que se habia distinguido en la campafia de Galipol en 1915 y quien, con el apoyo del ercito y de los nacionalistas del interior del pais, convocé a una Gran Asam- blea Nacional, que debia reunirse en Ankara en enero de 1920, desafiando abiertamente la autoridad del sultan. Kemal levant6 un ejército y derrot6 a las fuerzas del sultan en la batalla de Inonu (enero de 1921). Los italianos pruden- temente se retiraron de Adalia en junio. Para septiembre del mismo affo los griegos habian sido obligados a retirarse, de- jando s6lo la quamicién briténica en Chanak. Esta representa- ba un poderio militar que pudo haber derrotado a Kemal, pero el gobierno briténico no quiso comprometerse més. Des- pués de algunas negociaciones, la quamicion de Chanak fue retirada en octubre de 1922, abriendo con ello el camino para revisar el acuerdo sobre las fronteras de Turquia. El 24 de julio de 1923 se firmé el Tratado de Lausana. A cambio de la aceptacién por Kemal de la pérdida de las anti- ‘guas posesiones turcas en el Medio Oriente, los Aliados renun- ciaron a sus pretensiones territoriales en Asia Menor. Esta fue la primera alteracién negociada de los acuerdos de paz. El feliz resultado reforzé la popularidad de Kemal. Estambul volvi6 a Cae nV B a LOS CONFLICTOS DEL SIGLO XX Hitler pasa revista a las tropas SA en Dortmund, 1933, G ft | 4 ‘Nada fue tan significativo en el camino de Europa hacia la apitulo Nae Jeza de su régimen. Los que votaron por él y le permitieron EL CAMINO HACIA —tomareipoderexpresabanasielnacionasmoalemén. Se sentian frustrados viendo que Alemania continuaba en la LA GUERRA posicién de un pais vencido y protestaban contra laincapa- Cidad del gobierno de Weimar en lo social yen lo econémi- La guerra se hizo inevitable desde el momento en que co, que habia producido seis millones de desocupados Hitler ascendié al poder en Alemania. Durante largo tiempo para 1932. Al votar por Hitler votaron por algo mas que un las democracias europeas no le quisieron creer ytataron dirigente nacionalista capaz de reparar sus agravios: vota- intimente de gpaciquar ls ambiciones lemanas Por ron por un hombre que les decia que ellos eran la raza es- ‘evitar Ia guerra, cedieron al principio a las exigencias de cogida. Hitler. Este empez6 como el dictador de un pais desarmado oe spree sede tena anbaarese, Tal vez pocos alemanes comprendian la naturlezaiimita- a aaa Des a o ara da de las ambiciones nazis cuando Hitler accedié al poder, Be ee ee cae es ea aungue casitodos parecian apreciar el siitoresurgimiento de tendrian que oponerse a Hiller pero enlositimosmeses _'2 union ylaconfanza que se produ. Tras aos de gobiemos Interiors al choque delos armas no pudieron gonarse a _zbiles elecciones constantes, la brutaidad con que Hitler usa Soviétca como aliada conta los dctadores de acabé con toda oposicién parece que le dio confianza a la Iderecha que se les efrentaban, Hilerinoadi6 aPoloniay gente en lugar de asustarla. En un plebiscito que se reali el con eso empez6 la Segunda Guerra Mundial. Sabia que 12 de noviembre de 1933, el 92% del electorado vot por sélotendria que pelear con Inglatera yFranciay sesentia _candidatos nadis (no habia candidatos de la oposicién) y el seguro de que su eército dora buena cuenta de elas 93% aprob6 su retio de la Conferencia de Desarme de Gine- bra y de la Liga de las Naciones El régimen nazi Este resultado fue sorprendente puesto que en noviembre de 1983 ya era evidente la naturalezaintolerante del régimen naai Hiler tom el poder el 23 de marzo de ese af e inte diatamente sus opositores fueron atacados. Los antinazis que habia en los diversos gobiemos de os estados fueron expulsa- dos del poder o enviados a campos de concentracin Los dirigentes sindicales fueron invitados a una gran reu- nién de trabajadores el Primero de Mayo de 1933, y cuando regresaron encontraron que sus oficinas habian sido ocupa- das por miembros de las tropas de asalto, quienes los apalea- ron y los mandaron a los campos de concentracién. Todos los trabajadores alemanes se hicieron miembros de un solo sindi- calo nazi, el Frente Obrero Alemén, y toda actividad sindical ‘queds prohibida. Luego les lleg6 el turno a los partidos poli os, Sus sedes fueron allanadas y sus haberes confiscados, y luego, el 14 de julio, el partido nazi se declaré la tinica organi- zacién politica permitida, Las concentraciones de Nuremberg Una vez en el poder, ls nazis sguieron organizando impresio- nantes paradas y espectaculos. Todos los afos por sepiembre hacfan en Nuremberg una concentraci6n de los fieles al parti- do. Esta consstia en varios dias de desfiles militares, marchas de antorchas ydiscusos de los diigentes en un anfiteato es- pecialmente construido para el caso. Otro acontecimiento que se organiz6 para impresionar al ‘mundo con la superioridad de Alemania fueron los Juegos limpicos de 1936, Aunque los atletas alemanes ganaron mii- chas medallas, un negro norteamericano, Jesse Owens, fue la estrella del espectaculo pues se gané cuatro medalas de oro Persecusién de los judios En septiembre de 1935 los nazis ofcializaon la persecusién de los judios aprobando las Leyes de Nuremberg. Estas priva- ban @alosjudios dela ciudadania alemana, prohibfan los mat monios entre alemanes y judios y prohibian a estos tiltimos emplearsivientes alemanes. Esto fue apenas el comienzo de una larga campaia de hos- tlizacion y humilacion acompafiada de violencia y asesinatos, que culminé con la “solucon final” — la matanza de los ju- dios. Se calcula que seis millones de ellos perecieron en lo que se ha llamado “el Holocausto”. A mediados dela década de los aos 30 ya tenia que ser muy claro para los alemanes que al régimen nazi estaba dspuesto a tomar las medidas més ex- treras contra sus opositoes. Un cartel antisemita de 1935 proclama: “Los judios son nuestra desgracia”. [El] “10s CONFLICTOS DEL SIGLO XX Hitler rodeado de miembros de las SA, poco antes de la ‘Noche de los Cuchillos Largos"” La noche de los cuchillos largos Naziicadas la justca y la educacion, s6lo ls fuereas armadas podian ser una amenaza para el poder de Hitler. En la Alema nia de 1934 habia tres grupos armados dstintos: el ejrcito regular, o Reichswehr, limitado por el trtado de Verslles a 100 000 hombres; unos cuantos milares de a guardia perso nal de Hitler, ciegamente fel, lamada la Schitz Staffln (SS); y al lado de esas otra fuerza mucho mas numerosa y mas incontrolable de los camisas pardas,o tropas de asalto, cono- cida como Sturm Abteliungen (SA), que contaba entre dos y tres milones de efectivos bajo el mando de uno de los més importantes y poderosos lugartenientes de Hitler, Emst Roehm. E130 de junio de 1934 Hitler iquidé a Roehm y las SA. Esta fue “la noche de los cuchillos largos”. Valiéndose de las $S, Hille ordené la detencién y ejecu- cion de Roehm y demas jefes delas SA. La explicacién oficial fue que los jefes de las SA estaban conspirando contra Hitler, pero también hubo rumores de que Hier estaba disgustado por la homosexualidad de dichos jefes. En la lista de ls con- denados a muerte figuraban 77 nombres, pero entre 100 y 300 més murieron en el bafio de sangre, inclusive algunos enemigos personales de Hite. Después de este golpe anona- dador, las SA fueron desarmadas y reducidas ala condicion de un club deporivo, Soldados alemanes probando cafiones antiagreos en un ejericio en 1935. Ti nn nea, El Hitler y el ejército El ejército vio con buenos ojos la destruccién de las SA, que parecian una peligrosa fuerza militar rival. Sin embargo, ya le llegaba su tuo. En esta etapa de su carrera, Hitler estaba demasiado dedicado al ideal del ejército aleman para querer cambiatlo radicalmente, pero sf querfa estar seguro de contro- larlo en forma absoluta, sobre todo porque proyectaba una vvasta expansin de las fuerzas armadas en su lucha por anular las concesiones hechas por los politicos de Weimar en Versa- les. Desde la muerte de von Hindenburg en agosto de 1934, Hitler asuri6 la presidentcia y las fuerzas armades debian pres- tarle juramento de lealtad personal. Nada era més importante para Hitler que el deseo de que Alemania contara con fuerzas, armadas sumamente poderosas. Este anhelo lo compartia el pueblo, que desde hacia mucho tiempo se resentia de que el Tratado de Versalles se las hubiera limitado y solo hubiera expresado una vaga esperanza de que otros patses se desar- maran también. No se habfan desarmado. El ejército francés podia movilizar 90 divisiones. Parecia mas que justo que Ale- mania acabara con esta desigualdad, y existfa el deseo general de empezar a armarse otra vez E] rearme aleman Existen algunas pruebas de que Alemania habia venido bur- Jando las limitaciones de! Tratado de Versalles sobre sus fuer- zas atmadas desde antes de que Hitler llegara al poder. En realidad, desde que se firmé el Tratado de Rapallo con Rusia en 1922, elementos de la Reichswehr se habian entrenado con el Ejército Rojo. Habian realizado el primero de una serie de experimentos con el uso de tanques (prohibidos por Versa- Iles) que habian de culminar en la creacion de las divisiones Panzer (blindadas) y el desarrollo de la guerra mévil llamada Blitzkrieg, la querra relémpago. ‘Al mismo tiempo, varios fabricantes, bajo la apariencia de producir aviones de pasajeros, en realidad estaban desarro- llando bombarderos y aviones de combate. Los pilotos para éstos se habian adiestrado en escuelas de planeadores contro: Jadas por nazis en la aerolinea comercial Lufthansa. En marzo de 1935 Hitler anuncié formalmente su politica de rearme, seguro de que las Potencias Occidentales no se moverian contra él. El 9 de marzo se informé a los gobiemos aliados lo que hacia tiempo sospechaban: que la Luftwaffe (Fuerza Aérea Alemana) ya existia. E] 16 del mismo mes se anunci6 que el ejército aleman elevaria su pie de fuerza a 36 ivisiones, pero es probable que el rearme aleman no empe- zara en serio hasta la primavera de 1936. Habria sido perfectamente legitimo que los Aliados inter- pretaran esta declaracién de rearme como una abierta viola- cin del Tratado de Versalles y como justificacién para atacar a Alemania, Sin duda en ese momento todavia tenfan la fuerza necesaia para elo, pero vaclarony se divideron. Los france- s¢5 no daban un paso sin el apoyo bitnico, pero los ingleses no creian que el ejército aleman representara una amenaza tan grande como el francés. Est dikimo ya habfa empezado a construirfortfcaciones — la Linea Maginot — alolrgo de la frontera alemana ‘Ademés, en Inglaterra algunas personas opinaban que las condiciones de Versalles habian sido realmente injus- tas, y que un nivel razonable de rearme alemén se justifi- caba, Hitler tuvo también el talento de apaciguar a los in- gleses absteniéndose de competir con ellos en una carrera de armas navales. A comienzos de junio de 1935 se firmé un tratado naval anglo-germano por el cual la armada ale- mana se limitaba al 35% de la potencia de la flota briténi- ca de superficie. Este tratado marc6 un caro rompimiento entre Francia e Inglaterra puesto que se hizo sin previa consulta entre los Alia- dos, a pesar de que autorizaba un aumento de la marina ale- mana, en contravencion dels estipulaciones de Versalles, En ‘momentos en los que la confianza mutua era vital para los Este cartel clemén de 1937 era parte de una camparta pra explicar c6mo afectaba la economia el aumento de gastos de rearme, El diagroma muestra cémo dichos gastos recieron draméticamente en Alemania después de 1936. ‘Aliados, los ingleses les daban a los franceses motivos para desconfiar de ellos. Una vez iniciado el rearme alemén, parecié proseguir con aterradora rapidez. Esto era en parte una ilusién producida deliberadamente por la maquinaria de propaganda nazi. Hi- ter calculaba con toda raz6n que el miedo de los Aliados a su poder los harfa pensar dos veces antes de oponerse a su plan de revisar el acuerdo de Versalles. Una serie constante de des- files militares y exhibicién de las armas que més temian sus enemigos potenciales (tanques y aviones) logré dar a todos la impresién de una fuerza incontrastable Tal era en especial el caso de la Luftwaffe. Su magnitud (erréneamente estimada por los ingleses en 1935 como 2.500 aviones de primera linea, una exageracion de cerca del 500 por ciento} y sobre todo la preponderancia de bombarderos, constitufa una seria preocupacién para Inglaterra y Francia. Con el recuerdo de las incursiones aéreas alemanas sobre In- dlaterra en 1917-1918, en las cuales murieron 1 400 perso- nas, existia un temor muy real de que el bombardeo estraté- gico en una guerra futura tendria efectos devastadores. En realidad, en 1939 el gobiemo britinico predecia bajas hasta de 70 000 civiles en sélo la primera semana de hostiidades; y a pesar del invento del radar y el despliegue de veloces yefica- es aparatos de caza, como el Spitfire y el Hurricane, no se mostraba muy confiado de que se pudieran detener los bom- barderos. La ocupacién de la Renania Este elemento de temor oper6 mientras Hitler continuaba su téctica de ir echando abajo una por una las restricciones de Versalles. Su primer paso habia sido retirarse de la Liga de las. Naciones en octubre de 1934 y después una abierta confesi6n de rearme cuando sus fuerzas no podtan medirse atin con el ejército francés. Después de estos éxito se volvié més audaz y provocador. E17 de marzo de 1936 el ejército aleman invadio a Renania, zona fronteriza entre Alemania y Francia que habia sido desmilitarizada en Versalles. Esta nueva y grave violacién del Tratado de Versalles fue otra jugada atrevida, Hitler y sus generales no pudieron en- contrar en pocas horas sino una sola division para ejecutar esta maniobra, y en realidad, sélo tres batallones llegaron a cruzar el Rin, Obviamente Francia pudo haber aniquilado con gran facilidad esta pequefia fuerza y habria contado con el ‘apoyo de Inglaterra e Italia, que eran garantes del acuerdo de Locamo por el cual se ratificé la desmilitarizacion de la Rena- nia, Por desgracia estas potencias estaban preocupadas con el ataque de Italia contra Abisinia en esos momentos, y asf otra violacién del Tratado de Versalles por Alemania qued6 impu- ne. La confianza de Hitler para tratar las cuestiones internacio- nales creci El ES ae Los Estados Unidos se aislan Durante el decenio de los 30 los Estados Unidos se mantuvie- ton ajenos a los asuntos europeos. La crisis econdmica y la depresién mundial hicieron que el pueblo norteamericano exigiera.a su gobierno concentrarseen los problemas internos. Asi lo comprendia el presidente Roosevelt, pero también se daba cuenta de que los Estados Unidos no podian cerrar los (j0s a lo que estaba haciendo Hitler y permanecer aislados. Probé el ambiente con un discurso sobre problemas interna- onales en 1937, pero encontré que el aslamiento era una idea muy arraigada entre el pueblo. Si intervenia en los pro- blemas de Europa, se arriesgaba a hacerse muy impopular Los Estados Unidos se mantuvieron, pues, al margen de las complicaciones europeas. ELEje ‘Ala ocupacién de la Renania siguié otro golpe de propagan- da: el anuncio de la construccién de forticaciones a lo largo de la frontera occidental de Alemania, a Linea Siegfried. En 1936 Alemania consolidé también su posicién mediante un sistema de alianzas. El lo, de noviembre Italia y Alemania se aiaron formando el “Eje Roma Berlin” y posteriormente Japén se unié a Ale- ‘mania mediante el “Pacto Anti-Comintern”. Las peores pesa- dillas de los estadistas ingleses y franceses parectan haberse realizado. Italia, la tinica potencia significativa europea que no estaba alineada, habia tomado partido por Alemania. Si Ale- ‘mania se veia envuelta en una guerra europea, Japon (la ter- cera potencia naval del mundo) atacaria las posesiones de los ‘liados en el Extremo Oriente. A parti de este momento, In- glaterray Francia ya no pensaron tanto en imponer las condi- ciones de Verslles como en evitar la guerra. Los franceses buscaron contrarestar la nueva estructura de alianzas con sus propias alianzas, principalmente con la “Pequefia Entente”de Checoslovaquia, Yugoslavia y Rumania, pero sin efecto real Italia hubo de pagar un precio muy elevado por su aianza con Alemania. Por los acuerdos de Versalles habia quedado prohibido el Anschluss (la unién de Austia con Alemania); y como Italia habfa tomado una tajada de temtitorio austriaco ‘como compensacién por haber estado del lado de los vence- dores de 1918, era importante para Mussolini no tener al norte una nacién poderosa capaz de reclamar el tenitorio perdido, ero como aiado de Alemania, no se podta oponer al Ans- cchluss, y después de 1937 ya no se atrevi6. Durante ese mes visit6 a Alemania y vio con sus propios ojos la magnitud del rearme alemén. Desfles de decenas de miles de soldados fuertemente armados, grandes maniobras militares, una visita una enorme fébrica de armamento y una concentracién de 800 000 nazis fueron algunos de los espectéculos con que Hi tler impresioné al dictador italiano. El Anschluss Sin embargo, el canciller de Austria, Kurt von Schuschnigg, no estaba dispuesto a permitir que su pais cayera bajo la domina- ci6n alemana. En febrero de 1938 fue citado para entrevistar- se con Hitler, quien lo acus6 de supuesto maltrato a los nazis austriacos y lo intimid6 hasta obligarlo a nombrar a un nazi rministro del Interior, cargo muy importante pues de él depen- dia a policfa, A su regreso a Viena, Schuschnigg trat6 de frus- trar los planes de Hitler convocando a un plebiscito sobre la cuestién del Anschluss. Estaba seguro de que el pueblo aus- triaco lo rechazaria, pero Hitler no le permitié averiguarlo. El ministro del Interior nazi, obedeciendo sus instrucciones, soli- ito ayuda de Alemania para evitar desordenes internos. Hitler se demor6 silo el tiempo necesario para obtener la aproba cién de Mussolini y el 12 de marzo lanzé la invasi6n. Al dia siguiente se proclamé la union de Austria y Alemania, Una vez mas Francia e Inlaterra fueron espectadores im- potentes. El tinico lider que habria podido intervenir era Mus- solin,y ya era aliado de Hitler. Las Potencias Occidentales se consolaron con la idea de que el Anschluss no era un anhelo iacional de Alemania, dado que los austiacos eran un pue- blo de habla germana, que apoyé masivamente la uni6n por una votacion del 99.5% el 10 de abr, solo un mes despues de que se habia realizado de hecho. La invasién de Austria por Alemania fue incruenta, Fue tambien la primera operacion importante dela fuerzas arrma- La concentraci6n del partido en Nuremberg en 1938. Espectéculos como éste impresionaban a los visitantes extranjeros, incluso a Mussolini [GY Eos conmicros DeisiGto ea aa TS ALEMANIA i AUSTRIA, i DESMEMBRACION DE CHECOSLOVAQUIA das alemanas bajo Hitler como comandante en jefe. Hitler nunca se habia sentido muy tranquilo en cuanto ala lealtad o devocién de los jefes militares que mandaban antes de que él subiera al poder. Esosjefes habian crtcado el apresuramiento con que se queria aumentar el ejécito, no habian producido luna fuerza impresionante para su ocupacién de la Renania, y sellaron su suerte al oponerse a sus planes para el Anschluss. Crefan que se corria un gran riesgo de guerra con Francia y que Alemania todavia no estaba preparada para esa lucha Hitler no controlaba directamente las fuerzas armadks, y resolvi6 modifcar esa situacién, El comandante en jefe de las tres armas, ejército, marina y aviacién, era el mariscal de campo Wemer von Blomberg. Lo atraparon en un matrimo- nio con una antigua prosttuta y tuvo que renunciar en enero de 1938, Al jefe del ejército, general Werner von Fritsch, lo acusaron de homosexualismo, con prucbas muy débies, y también tuvo que tenunciar “por razones de salud” en febre- ro, Hitler tomé personalmente el puesto de Blomberg y nom- br6 al complaciente general Walther von Brauchitsch jefe del ejército. Luego se hizo una barrida total de posibles opositores retirando a 16 generales de alta graduacién y trasladando a otros 44. El problema de los Sudetes Hoy es muy facil ver que después del Anschluss seguia Che- coslovaquia en la lista de Hitler. El Gran Reich o Imperio Ale- man de Hitler rodeaba el occidente de Checoslovaquia y habia una importante minoria alemana — unos 3 250 000 habitantes — en la regién de los Sudetes, que habia sido in- corporada en el Estado checo por el Tratado de Versalles. Pero Checoslovaquia era un hueso duro de roer. Contaba con 35 divisiones bien equipadas y una fuerte alianza con Francia. Terrtorio entregado a Aemania or el Paco de Munch, saptembre 1938 Terntoriocheco ccupado por Poinia, cootubre 1938 Teritariocheco ecupado per Aina, nonombre 12 raz 1989 POLONIA ay HUNGRIA Hitler puso en marcha su plan. El dirigente nazi sudete, Kon- rad Henlein,recibiéinstrucciones de exigitconcesiones impo- sibles al gobierno checo, y tropas alemanas se movieron sobre la frontera. E] 20 de mayo de 1938 los checos respondieron cordenando la movilizacién general de su ejército, La movilzacién endurecis el temple de Inglaterra y Fran- cia, que habian venido aconsejandoles a los checos una acti- tud conciiadora. Ahora previnieron a Hitler que se exponiaa tuna guerra general por causa de Checoslovaquia; ylosfrance- es, lo mismo que los rusos, reiteraron las promesas de ayuda inmediata a los checos si éstos eran atacados. Hitler fue obliga- doa echar pie atrés, aun cuando sélo temporalmente porque fen esa coyuntura los ingleses resolvieron ayudarle. Habia en Inglaterra personas que insistian en que el Trata- do de Versalles habia sido injusto y debfa revisarse. El primer ministro briténico, Neville Chamberlain, reconocia también que los alemanes tenian fuertes lazos de unién con los alema- nes sudetes, y lleg6 a la conclusion de que él no podia condu- ira su pais a una guerra general para mantener la dominacion checa sobre una minoria alemana, sobre todo siendo todavia débiles las fuerzas armadas briténicas. Mientras aumentaba la tensi6n entre Alemania y Checoslovaquia al transcunir el ve- rano, resolvié encontrar una solucion para la crisis y vol6 a Munich para ir a entrevstarse con Hitler en Berchtesgaden el 15 de septiembre, Fue facilmente convencido de que Hitler quedaria satisfecho si adquiria el temitorio sudete de Checos- lovaquia. EI Pacto de Munich En su ansiedad de evita la guerra, Chamberlain persuacis a Francia de que lo apoyara a él y amenaz6 con abandonar a CChecosovaquia si ésa no accedia a entregar los Sudetes. Los checos accedieron de mala gana y entonces Chamberlain vol- vi6 a volar a Alemania el 22 de septiembre para hablar con Hitler en Godesberg. Le ofrecio a Hitler laentrega pacifica de todas las partes del temitorio de los sudetes que fueran en un 50% de habla alemana; pero esto no fue suficiente El cauillo alemén exigi todo el teritorio sudete, El gobiemo checo rebu: Chamberlain se mostté infatigable para complacer las exigencias alemanas, Creia que si se reparaban las injust cias cometidas con ella en e! Tratado de Versalles, Alema nia se “apaciguaria” y seria en adelante una nacion sats fecha y pacifica Organiz6 una conferencia de cuatro potencias, Alema: nia, Italia, Francia y Gran Bretafia, que se celebré en Mu- ich el 29 de septiembre. En la conferencia Hitler insisti6 en sus demandas y las demés potencias las aceptaron. Los checos no estuvieron representados. Chamberlain regres6 a Londres asegurando que habia conseguido la ‘paz para nuesto tiempo” y alos checos se les informé sobre el acuerdo de las cuatro potencias, No tenfan mas altemativa que aceptatlo, La pérdida del tentorio sudete fue un golpe fatal que precipit6 la desintegracion del Estado checoslovaco. En octubre los polacos se apoderaron de una érea en dis puta en Teschen, yen noviembre Hungria tomé una larga faja Neville Chamberlain regresa de Munich, septiembre de 1938, anunciando “paz para nuestro tiempo EL CAMINO HACIA LA GUERRA EE) de temas fronterizes. A principios de 1939 los eslovacos rutenos declararon su independencia de los checos. Siempre preparado para aprovecharse de las circunstancas, Hiller in tervino otra vez. Llamé al presidente checo, Emil Hacha, a Berlin y lo inimid6 hasta hacerlo pedir un protectorado ale rman para lo que quedaba del pts. El 15 de marzo tropas ale manas ocuparon a Bohemia y Moravia a tiempo que los hin gatos ocupaban a Rutenia Fracaso del apaciguamiento Este deliberado establecimiento de un gobiemo alemén sobre una poblacién no alemana acab6 con toda simpatia que los ingleses pudieran tener porlas demandas germanas. La polit- ca de apaciguamiento de Chamberiain qued6 totalmente de- sacretitada. Hasta ese momento Hil parecia haber jugado sus cartas con extraordinaria habiidad y haber logrado gran- dlisimas ventajas sin recur a la guerra. ‘Aunque los franceses posefan el ejército més poderoso de las dos Potencias Occidentales, carecian de la resolu- cin sufciente para enfrentarse a los aleranes sin ayuda briténica, Esta ayuda se habia detenido mientras los ingle ses creyeron que Hiller era una persona razonable; pero una vez que Chamberlain fue humillado y que las ambi ciones alemanas parecieron irrazonables, los ingleses al fin se vieron obligados a aceptar la perspectiva de la guerra LOS CONFLICTOS DEL SIGLO XX como necesaria para impedir que Europa cayera bajo la dominacién del Eje. Inglaterra trata de proteger a Polonia Cuando Hitler volvi6 su atencién a Polonia, otto pats al cual se le habian adjucicado terrtorios y poblacion alema- na en Versalles, los ingleses respondieron introduciendo en marzo de 1939 el servicio militar obligatorio en tiempo de paz, distrbuyendo mascaras antigases entre la pobla ci6n civil, organizando la construccién de refugios anti aéreos y movlizando la industria para fabricar material de guerra, Chamberlain anunci6 que saldrfa a la defensa de los polacos si estos eran atacados. Naturalmente, no era mucha la ayuda que podia prestar Gran Bratafia sin la cooperacién de Francia y Rusia, Pero los rusos habjan perdido la confianza en los Aliados occidentales desde que estos rechazaron su oferta de apoyar a los checos En realidad, el apoyo britnico pudo haber sido positva- ‘mente inconveniente para los polacos. Hitler habia firmado un ppacto de no agresién con Polonia en 1934 y los dos paises habian estado casien la condicién de aliados para la particion de Checoslovaquia Las primeras demandas alemanas a los polacos no pare- cian irazonables. Hiler queria recuperar el puerto aleman de Danzig y la faja de tierra que separaba a Prusia Oriental del resto de Alemania. Esto privaria a Polonia de su puerto de Geynia y de la costa, pero Hitler insinué que se le podia com- pensar a expensas de Rusia y oftcio una firme alanza inclu- yendo a Polonia en el Pacto Anti-Comintem. Marzo y abril fueron meses malos para las Potencias Occ dentales. En marzo Hitler exigié a Lituania la devolucion de Memel; los lituanos no tuvieron mas remedio que acceder. El lo. de abril Franco anuncié la victoria final de los fascistas en Espafia. Mussolini, empefiado en fojarse un imperio balcént £0, invadi6 a Albania con un ejécto de 100 000 hombres. El 22 de mayo Hitler y Mussolini frmaron el “Pacto de Acero” por el cual se comprometian a luchar juntos en cualquier gue- rma. Para contrarrestar esto, Inglaterra y Francia empezaron a niegociar con Rusia, pero la mutua desconfianza impidié que ‘estas negociaciones prosperaran. El pacto nazi-soviético Las tensiones aumentaron durante el verano, hasta que en ‘agosto Stalin dio un sabito paso diplomatico y miitar detina- cdo a mantener a la Unién Sovitica fuera de la guerra que se avecinaba. Fimm6 el pacto de neutralidad nazi-sovietico, por el cual Rusia y Alemania se comprometfan a permanecer neutra- les si alguna de ells se veia complicada en una guerra, Sia cobligé también a Japén, alado de Alemania, a frmar un pacto anélogo, después de una notable accion militar Una gran fuerza japonesa haba penetrado en Mongolia Soviética por elrfo Khalkhin-Gol. El comandante soviético local, general Georgi Zhukov, reunié con gran secreto una fuerza aplastante y se vaié de tanques y aviacién para ro- dear y destruir a los japoneses en 11 dias, causéndoles mas de 50.000 bajas. Fue una notable operacion militar, solo igualada por lo que hicieron en Polonia los alemanes pocos dias despues. El pacto sovietico con Hier sell la suerte de Polonia. Hi- ter sabia que su fuerzs podian derrotar alos polacos rpida- mente si ésos no contaban con apoyo sovitco. Quedé libre del temor de guerra en dos rents: con Rusia Sovitica en el este y con las democracias en el oeste. Como su posicién era tan fuerte seguramente crey6 que las democracias echarian pie atrés y retirarfan su apoyo a Polonia. La invasion alemana de Polonia Hitler decide entonces resolver la crisis polaca por la fuerza y se prepar6 para atacar a Polonia elo. de septiembre, Ya para entonces no era probable que su disputa con los pola- cos se pudiera arreglar por las buenas, aun cuando le die- ran todo lo que é pedia. Sus planes militares seguirfan ade- lante, pasara lo que pasara, pero todavia existia una débil esperanca de que Inglaterra y Francia abandonaran a Polo- nia a su suerte La larga lista de éxits alemanes — el rearme, a Renania, el Anschluss, Checoslovaquia — que s6lo habia encontrado indecision por parte de las Potencias Occidentales, parecta in- El general Zhukov, el més grande de los jefes militares rusos en la Segunda Guerra Mundial, documenta a sus tropas antes de la batalla en el rio Khalkhin-Gol, 1939. dicar que éstas no reaccionaran sino cuando su propio terrto tio fuera atacado, Pero la verdad era que el proceso de permi- tile a Alemania recuperarse de las imposiciones de Versalles habia tocado a su fin, Muy tarde las democracias se dieron cuenta de que el régimen nazi no se proponta tinicamente conseguir una modifcacién justa del tratado, sino que abriga- ba ambiciones més vastas e ilimitadas. En Polonia las democracia resolvieron plantarse. Los ejér- citos alemanes invadieron el pais el Lo. de septiembre, y al dia siguiente Hitler recibi6 un ultimétum francobriténico de que, si no retiraba sus fuerzas, le declararfan la guerra a Alemania. Hitler se neg6 a suspender la camparia y entonces, el 3 de septiembre, comenzé la Segunda Guerra Mundial. Francia e Inglaterra estaban otra vez en guerra con Alemania. Era inevitable la guerra? En certo sentido, la guerra era inevitable desde que Hitler subié al poder en 1933. Antes de su derrota en la Primera Guerra Mundial, Alemania habia sido la primera potencia mii tarde Europa. El tamafio de su poblacién ysu potencal indus tial signficaban que el pats recuperaria su posicién como la nacién més importante del continente, a menos que se le im- pusieran restricciones. Por los acuerdos de Versalles se traté de imponérselas, aunque contra la voluntad del pueblo alemén, No s6lo Hitler sino todos los nacionalistas alemanes estaban resueltos @ re cuperar para su pais la posicién que tenia antes de que los ‘Niados lo derrotaran, Sélo Francia vefa la necesidad de man tener débil a Alemania, y los franceses podian esperar ayuda, siacaso, tnicamente de Gran Bretaia, ya que su aliado més poderoso, los Estados Unidos, se habfan encerrado en el ais- lamiento. El resurgimiento de Alemania era quizés inevitable Bajo un lider distinto, pudo ocurtir sin provocar una gue rra general; pero bajo Hitler, que era un oportunista, ocu- 16 tan répidamente y en forma tan alarmante que Ingla- terra y Francia tuvieron que oponerse. El futuro reservaba una tragedia aiin mayor, como resultado de algunos de los objetivos de Hitler, que tal vez no entendieron a cabali- dad los alemanes que votaron por él con tanta confianza en los plebiscitos. El no se contentaba con la venganza por lo de Versalles: queria hacer de su raza la dominadora de todas las demés y exterminar alos judios, a quienes imag aba enemigos de ese propésito. E] mundo estaba a la puerta de una nueva pesadilla Refugiados de Europa, huyendo de la Alemania nazi Ilegaban por millares a los Estados Unidos durante la década de los aftos treinta EL CAMINO HACIA LA GUERRA LOS CONFLICTOS DEL SIGLO XX LOS CONFLICTOS DEL SIGLO XX: APENDICES El perfodo de 1919-1939 fue una época de grandes conmociones politicas y econdmicas que desembocaron en la Segunda Guerra Mundial. De ello es patente ilustracién el contraste entre las poderosas personalidades de los dictadores y los lideres relativamente débiles que se les oponfan. Todas las dictaduras tenian ejércitos privados que les sirvieron para detentar el poder y fueron caracteristica distintiva de la época. Simulténeamente se trazaba el camino de la Segunda Guerra Mundial por los grandes cambios que se estaban operando en materia de armamentos y métodos de hacer la guerra PERSONALIDADES Le6n Blum (1872-1950), tres veces pri- mer ministro de Francia (1936-1937, 1938, 1946-1947). Su primer gobierno, conocido como el Frente Popular, reali- 26 vastas reformas sociales, Después de Ja derrota de Francia en 1940, fue redu- ‘ido a prision hasta el fin de la guerra Arthur Neville Chamberlain (1869- 1940), lleg6 a primer ministro de Gran Bretafia en 1937 y fue el arquitecto de la politica de apaciguamiento de Alemania para evitar la quera. La invasion de CChecoslovaquia en 1939 lo oblig6 a re- conocer que aquello era imposible, ya ‘que las exigencias alemanas no tenfan I- mite. En septiembre de ese ao condujo 2 Inglaterra a la guerra con Alemania por haber invadido ésta a Polonia. Su diree- ci6n ineficaz dela guerra llev6 a renun- car como primer ministro en mayo de 1940. Chiang Kai-shek (1887-1975), jefe na- cionalsta chino, Fue el comandante mil- tar del Kuomintang (partido nacionalista chino) en sus campafias contra los jefes guerreros que dominaban diversas par- tes de China. En 1925 tom6 la jeatura del Kuomintang y en 1927 se volv6 con: tra sus aliados comunistas. Cuando los japoneses invadieron a China en 1931, el Kuomintang y los comunisias vohie- ron formar una alianza poco firme para enfrentarse al enemigo comén. Tras la demote de Japén esallé otra vez la gue- ‘comunistas expulsaron de la China con- tinental alas fuerzas de Chiang, Este fund6 la Repailica de China en laisia de Taiwan y la presdis hasta su muerte. Francisco Franco (1892-1975), dicta- dor espafiol. Abraz6 desde los 14 afios deedad la camera delas rmasy en 1935 era jefe de Estado Mayor. Al fio siguien- te encabez6 una rebelién contra el go- biemo republicano, con lo cual se inicié Ja guerra civil. Después de su triunfo en 1939, asumis el poder absoluto en Espa- fia, El pais realia6 notables progresos econsmicos durante los ikimos 20 afios de su gobiemo. En los ilimos meses de su vida Franco permit una igea ibera- lizaci6n, lo que hizo posible que a su réi- men sucediera una monarquia constitu- ional ra civil, en 1946, y a fines de 1949 los Francisco Franco. Adolfo Hitler (1889-1945), dictador alemén, nacido en Austia. Sivi6 en el ejércto de Baviera como cabo en la Pri- mera Guerra Mundial. Lleg6 a la presi- dencia del Partido Nacional Socialista (Nazi) en 1921 e inici6 una larga y a veces violenta campafia politica, encami- nada a tomar el poder supremo, lo cual logré en 1933. Una vez en el poder, aplasi6 a sus adversarios,iic6 la perse- ccucién de losjudios lanzé un programa de rearme masivo en preparacion para ‘sus guerras de conquista. Al principio sus fuerzas obtuvieron grandes trunfos mili- fares pero el curso de la querra se volvi6 conta 6! en 1943. En abril de 1945 se suicid6 para no dejarse capturar. Kemal Ataturk o Mustafa Kemal (1881-1938), fundador de Turqua mo- dea. Se distinguié como general en la Primera Guerra Mundial y se opuso a las condiciones de paz que se le impusieron a Turquia después de a derrota, Para re- pudiarlas, depuso al sultan y asumi6 la presidencia en 1923. A partir de enton- cesy hasta su muerte, introdujo una serie de reformas que tenian por objeto trans- formar a Turquia en un Estado moder- no, secular e industialzado, Vladimir lyich Lenin (1870-1924), re volucionario nuso y jefe del Partido Bol- chevique. Su verdadero nombre era Vis- dimir Ilyich Ulyanov. Se hallaba exliado en Suiza cuando empez6 la Primera Guerra Mundial. Regres6 a Rusia secre- APENDICES [Ey tamente cuando estallé la revolucién en marzo de 1917. Tomé el poder en la se- gunda revolucién de noviembre de 1917 xy convino un armisticio con las Potencias Centrales. Como presidente de! Partido Comunista, 1919-1924, fue virtualmen- te el dictador de Rusia. Benito Mussolini (1883-1945), dic tador italiano, Formé los Fasci di Com- battimento en 1919. Estos vestfan como uniforme camisas negras y utiizaron la violencia como arma politica para levar a Mussolini al poder en 1922. Su gran- dioso programa de obras paiblicas y su politica exterior expansionista (como la invasién de Etiopia en 1935) no eran im populares, Su decision de declarar la guerra a Inglaterra y Francia en 1940 llev6 a su pals a una serie de desastres militares. Perdié la popularidad y en 1943 se vio obligado a renunciar, Enton- es sus aliados alemanes lo pusieron como cabeza de un gobierno titere en el norte de laia pero la derrota que se ave- cinaba lo hizo impotente, Fue inchado por el pueblo en abril de 1945. Franklin Delano Roosevelt (1882- 1945), dnico presidente de los EE.UU. reelegido tres veces. Hizo su carrera pol- tica a pesar de un ataque de poliomieltis que sufi6 en 1923 y que lo dejé semipa- ralizado de la cintura abajo. Inrodujo las medidas econémicas del New Deal para aliviar las consecuencias de la depresion después de ser elegido en 1932. Trats de Viadimir llyich Lenin Benito Mussolini. mantener a los EE.UU. fuera de la Se- gunda Guerra Mundial, pero prest6 ayuda a los Aliados sin llegar al apoyo armado, hasta que los japoneses ataca- ronalla flota de os EEUU. en Pearl Har- bor en 1941. Esto llev6 alos EE.UU. ala guerra y Roosevelt desempefio un papel principal en las decisiones estratégicas y poliicas de los aliados hasta su muerte José Stalin (1879-1953), dictador ruso. Se llamaba José Daugashvili pero se cambié el nombre a Stalin a hacerse manxista en Ins 9 En 1908 ingresé al Partido Bolchevique, fue reducido a pri- sion y después deportado por sus actvi- Franklin Delano Roosevelt. dades revolucionarias. Cuando los co- mmunistas tomaron el control de Rusia en 1917, adquiro influencia entre la jefatu- 12 del partido ylleg6 a secretario general de éste en 1922. Ala muerte de Lenin, cocurrida en 1924, se dedicé a eliminar a todos sus rivales de tal manera que hacia 1929 tenia en sus manos el poder supre- ‘mo. Entonces lanz6 un programa de mo- demizacion industrial y agricola, lo ‘mismo que un reino de terror que afian- 26 su dominio sobre toda la Unién Sovie- tica. En 1941 se hizo cargo del ejército y condujo a su pafs a la victoria sobre los nazis en 1945, Mantuvo una actitud de hostlidad implacable contra las demo- cracias occidentales desde la terminacion de la Segunda Guerra Mundial hasta su muerte, Lev Trotsky (1879-1940), fundador del Ejército Rojo. Se llamaba Lev Davido- Mich Brosniein, se hizo manxista en los aos 90, fue reducido a prisién y depor- tado en dos ocasiones. Desempefié un papel importante en la revolucién de oc- tubre que llev6 a los bolcheviques al poder. Fue comisario de guerra en la guerra civil (1918-1920), organiz6 el Bjército Rojo y lo lev6 a la victoria. Inte- lectual y te6rico, era considerado como dl sucesor natural de Lenin pero fue ven- cido por las maquinaciones de Stalin en la lucha por el poder. Fue desterrado de la Unin Soviética en 1929 y se estable- 6 en México, donde fue asesinado por agentes de Stalin. José Stalin. LOS CONFLICTOS DEL SIGLO XX LAS GRANDES POTENCIAS Francia La Tercera Reptblica francesa era una democracia que no funcionaba bien por- que habia demasiados partidos politicos representados en el parlamento. La s- tuacion econémica mundial también afectaba considerablemente el dima po- litco, Durante los primeros aos después de 1918, los franceses se vieron en la ne- cesidad de hacer gastos inmensos para rehabiltar aquells partes del pais que habian sido arrasadas por a guerra. Hacia fines del decenio de los 20 se goza- boa de una impresionante prosperidad, aque terminé con la depresion. Las df- caltades econémicas de los aftos 30 po- larizaron las diferencias potcas: habia fuertes movimientos fascistas y comunis- tas, Era poca la continuidad poltca, pues los gobiemos, formados de aianzas temporales entre muchos partidos, no duraban mucho, En teorfa, Francia era ‘una gran potencia militar con un ejército ‘més poderoso que el aleman; pero el pais adolecia de una sicologfa defensiva y fortficé grandemente su frontera del nordeste fuera de lo cual los politicos no querian hacer nada sin apoyo briténico. Francia era también una gran potencia colonial que todavia mostraba ambicio- nes expansionistas en Marruecos. Gran Bretaia Hasta la democracia biténica tuvo sus problemas entre las dos querras. En los primeros afios del decenio de los 20 hubo mucho desempleo e intranquilidad cobrera. El primer gobiemo socialsta del pais apenas dur6 de enero a noviembre de 1924 y cay mas que todo por las in trigas de la prensa derechista. En 1926 tun gobiemo conservador afront6 una hhuelga general, la cual fue dertotada pero deé una secuela de resentimiento clasista, El impacto de la depresién des- tro26 otro gobiemo socialista, que dio paso aun gobierno nacional en 1931. Si- «qui una recuperacion sostenida dela re- cesién econémica, pero las dificultades financieras hicieron que Inglaterra se ‘mostrara muy lenta para rearmarse en. Tespuesta a la agresiva politica exterior de Hitler. Si bien seguia siendo una gran potencia, ya no gozaba de absoluta su- premacia naval; podia ser igualada por los EE.UU. e incluso desafiada por Japén. El ejército britanico era una fuer- 2a destinada a proteger y viglar un gran imperio, si bien el gobierno socalista re conocié en 1931, por el Estatuto de Westminster, qué partes del imperio se- rian independientes en el futuro. Alemania Las inctefbles penalidades que siguieron ala derrota ocultaban el hecho de que ‘Alemania no se podia mantener para siempre débil y desarmada. Los prime- 10s afios del decenio de los 20, bajo un gebiemo democrético débil, fueron una %poca desastrosa, con la ocupacion de! Rubhr por los franceses, un intermedio de inflacién rampante y un profundo senti- miento de humillacién nacional. Los tra- tados de Locamo de 1925 reinstalaron a ‘Alemania en la comunidad intemacional y comenzé entonces, bajo el canciller Stresemann, un perfodo de prosperidad Los alemanes transportan papel moneda durante la injlacion de 1923, ‘que tocé a su fin cuando la depresién de 1929 produjo una crisis de desempleo. ‘Afios de des6rdenes terminaron con el surgimiento de Hitler como dictador en 1983, Este lanz6 un programa de rearme y expansion a expensas de sus vecinos. En noviembre de 1937 ya se habia alia- do conlltaia y Japon y mostraba una cre- ciente hostlidad a Francia e Inglatera. Italia [Ninguno de los partidos politicos era bas- tante fuerte para hacer que funcionara la {régil democracia italiana después de 1918, Un periodo de desérdenes se ‘agrav6 después de que Mussolini formé su primer gobiemo, a raiz de la marcha fascista sobre Roma en 1922, pero él ‘acab6 pronto con toda oposicion y seer 6 en dictador indiscutible en 1924. Per- mito que continvara la monarqufa y cul- fivé buenas relaciones con el Papa y la Iglesia Catdlica para aumentar su popu- latidad. Italia no era una gran potencia, pero el régimen de Mussolini daba la falsa impresion de un gran poderio y d- ‘namismo, raz6n por la cual Frencia e In- dlateralacortejaron pare que ayudara a contener a Alemania. Al principio Mus- solini espondio y en la conferencia de Stresa, en abril de 1935, Italia apareci6 en el campo anti-germano. La desave- nencia entre Italia y sus antiguos aliados, a raiz de la guerra de Abisinia en 1935, produjo un cambio total. En noviembre de 1936 Mussolini proclamé al Eje Rome-Berlin, por el cual Italia se aliaba con Alemania. Japén Gobemado tedricamente por un empe- tador divino, cuya voluntad era sacrosanta, Japén en la préctica era ma- nejado por ministros nombrados por aquél. Hasta 1926 se foment cierto l- beralismo pariamentario, pero después los jefes del ejercito y los nacionalstas extremos utlizaron los poderes autocré- ticos del emperador para formar una dic- tadura militar. En 1921 Japon abandoné su tradicional alianza con Inglaterra y diez afios después invadi6 a Manchuria En 1933 se reiré dea Liga de las Nacio- nes, Esto deterio6 sus relaciones con las naciones democraticas, que empeora- ron con el ataque japonés contra China en 1937, Buscando otros aliados, ls go- bernantes japoneses se identificaron con ‘Alemania e Italia en el Pacto Anti Comintem de noviembre de 1936. Sélo habia otra potencia que tuviera grandes fueraas terrestres en el Extremo Oriente: Ja Union Sovietca, queen 1941 firmé un pacto de no agresion con Japén. Unién Soviética Entre 1918 y 1920 el gobierno comunis- ta de Rusia Soviétca peled y gané una sangrienta guerra civil contra las fuerzas anticomunistas. Ya afianzados en el go- biemo, no les fue fila los comunistas iigides por Lenin obtener reconoci- rmiento intemacional hasta que en 1922 el Tratado de Rapallo con Alemania ;puso fin al aislamiento diplomatic. Lenin murio en 1924 y Stalin surgi como dictador indiscutible cinco afios después. Stalin se preocup6 por desarro- llr el poderfo militar e industrial de la Union Soviética, para estar en condicio- nes de resistir cualquier ataque de las po- tencias anticomunistas. Con el fin de ganar tiempo para esa preparacién, los rusos intervinieron en 1936 en Espafia a favor de los republicanos, pues asi espe- raban mantener alos fescstas ocupados all, Por la misma raz6n los rusos querian ‘una alianza con las democracias contra la La policia detiene a los bebedores durante la Prohibicin en los EE.UU. ‘APENDICES ‘Alemania nazi, pero se desesperaron por Ja inactvidad de Francia e Inglaterra a rafzde la invasion de Checoslovaquia en 1939, Entonces resolvieron apoderarse de una tajada de teritorio polaco y al mismo tiempo neutralizar la amenaza naai negociando con Alemania un pacto de no agresion en agosto de 1939, Estados Unidos Sin duda el pais mas rico del mundo y en vias de convertirse en una superpoten- cia, los EE.UU, se desentendieron de todo interés en los asuntos intemaciona- les casi tan pronto como terminé la Pri- mera Guerra Mundial, El Congreso no uiso ralifcar el Tratado de Versalles; los EE.UU. rechazaron la Liga de las Nacio- nes y nunca e hicieron miembros. En los. afios 20 se concentraron, en el crec miento econémico en una atmésfera po- ltica muy conservadora, en la cual hasta se prohibieron las bebidas alcohdticas por enmienda constitucional. Varios re- publicanos ejercieron la presidencia du- rante esa época hasta que la quiebra de Wall Street en octubre de 1929 introdujo une depresion econémica que habria de dominar la vida y la politica norteameri- cana durante todo el decenio de los 30. Un presidente demécrata, Franklin Roo- sevelt, fue elegido en 1932; introdujo politcas econémicas més liberales y acabé con la probibicion en 1933, [EA "LOS CONFLICTOS DEL SIGLO xx EJERCITOS PRIVADOS F Después de la Primera Guerra Mundial, en muchos pafses europeos la politica se fue a los extremos. El éxito aparente de la revolucion rusa estimul6 la formacion de partidos comunistas en otras partes, y en algunos casos hubo tentativas de in- surreccion por el modelo ruso, espectal- mente en Alemania en 1918 y 1919. Surgjeron como reaccién grupos pol- ticos de derecha dedicados a la preserva- ci6n del Estado, la destruccién de los movimientos igquierdistas, socialistas 0 ‘comunistas, ylaimposicion de fuertes e- -gimenes nacionalsias y totaltarios. Designados con el término de “fascistas”, estos grupos difrian en or- sganizacion y propésitos de un patsa otro; pero tenfan en comin su dependencia, en las primeras etapas de su crecimiento, de “ejécitos privados" de matones y ac- tivista dispuestos a lanzarse alas calles a inimidar a sus adversarios. Su objetivo era crear un “clima de colapso” en el ‘cual su grupo pudiera tomar el poder po- tic. Como los grupos izquierdistas tam- bien organizaron ejércitos privados, las pleas calleleras se hicieron cosa de todos los dias. Italia El proceso comena6 en Italia, donde el poeta Gabriele dAnnunzio formé desde 1919 una organizacién de ex combatien- tes, los Arditi (“hijos de Dios") para opo- nerse a los comunistas. Fueron los pr- eros que adoptaron el saludo romano levantando el brazo, y se distingufan por sus uniformes paramiltares, Los Arditi fueron pronto opacados por los Fasci di Combattimento de Benito Mussolini Estos constituyeron el primero de los ejércitos politicos privados y sus ““Camisas Negras” actuaron en la supre- in de motines, huelgas y ocupaciones de fabricas entre 1920 y 1922, Delibera- damente presentados como sostenedo- res del orden y la ley los Fasc (“grupos”) ‘encabezaron la famosa “Marcha sobre Roma’ de Mussolini en 1922. Una vez cen el poder Mussolini, il Duce (“el caudi- lio") conserv6 la organizaci6n fascista y Ja utlizo para dominar la politica italiana ‘en todos los niveles. Hasta cre6 un movi- miento especial de las juventudes, la Ba- fila Alemania Un movimiento anélogo se produjo en {Un desfile de miembros de la Balla, el movimiento de las juventudes talonas. ‘Alemania, donde surgieron los Freikorps {“cuerpos libres”) derechistas en 1919, ‘como reaccién contra el levantamiento iaquierdista de los espartacistas en Ber- lin, Compuestos principalmente de anti- quos oficiales del ert, los Freikomps eran en extremo nacionalistas, dedica- dos a la eliminacién de los “ res ala patra”, y sus miembros en su mayoria seguian usando uniformes miltares. Su influencia decayé en 1923 cuando se Unidades de las SA alemanas, poco antes de la “Noche de los Cuchillos Largos"” ‘APENDICES volvi6 a crear el ejrcito aleman (el Rei- cchswehr), pero muchos de sus miem- bros, expresando sentimientos ampli mente difundidos de haber sido traiio- nados por el tratado de paz de 1919, in gresaron al Partido Nazi ya su ejército privado —las Sturm Abteilungen (*tropas de asalto”) o SA. Fundadas por el comandante Est Roehm, las SA se distinguian por sus ca- rmisas pardas y brazalete con la svéstica y actuaron como el brazo fuerte de los nazis, Dsolvian las manifestaciones iz- Auierdistas, intimidaban a todo el que no apoyara sus ideas, atacaban a los judios {alos que se echabala culpa dela debit dad de Alemania) y combatian con gru- os rivales en ls calles. En 1933 conta- ban con 2.3 millones de miembros y eran tan fuertes que Hitler legé a temer les como rival politic; sin embargo, esta- ba preparado para destruilas. En 1929 autoriz6 a Heinrich Himmler para levan- far un grupo de nazis leales conocidos como Schiitz Staffeln (“destacamentos de proteccién”) 0 SS. Vestian uniforme negro, usaban una calavera como em- blema y fueron aumentando su fuerza hasta que el 30 de junio de 1934 pudie- Sir Oswald Mosley en una reunién de la Unién Briténica de Fascstas, Londres, 1994. ron ser utlizados para acabar con las SA. En la “Noche de los Cuchillos Largos” Roehm y cerca de 70 de sus sequidores fueron arrestados y ejecutados, prepa- rando el camino para el desarrollo de os SS como una de las organizaciones més temidas en la historia modema, Gran Bretaia En Inglaterra se form6 en 1920 la Liga Imperial Fascista bajo el mando de Ar- nold Spencer Leese, y en octubre de 1932 sir Oswald Mosiey cre6 la Union Britanica de Fascistas (BUF) en directa ‘oposicién a los grupos socialistas. La BUF, con sus actvistas de camisas negras y el emblema de un rayo, recumié alas técticas familiares de golpear a sus opositores, disolver las manifestaciones poliicas de sus rivales e intimidar a los judfos, pero no tuvo mucho éxito. En 1936 el gobierno prohibi6 el uso de uni- formes politicos en pablico y Mosley habia perdido popularidad por mostrar- se abiertamente partidario de una alian- za con Hitler. En 1939 la BUF préctica- mente habia dejado de exist. Espafia Mejor suerte tuvo la Falange en Espafia, partido fundado también en 1932. Al principio no goz6 de mucha popularidad (bajo la direccion de José Antonio Primo de Rivera sélo contaba en 1935 con 8.000 miembros), pero al asociarse con Jos nacionalistas de Francisco Franco en Ja guerra civil adquiri6 una influencia permanente. Con sus uniformes de camisa azul y el emblema del yugo y la flecha de Espatia catélica sobre el rojo y eloro de la bande- ra nacional, la Falange go26 del poder politico después de 1939, Todavia hoy actia en la politica nacional, aunque muy discretamente, En 1941 la Falange contribuyé a la forracion de una Divi si6n Azul destinada a colaborar con los ‘alemanes en el frente oriental contra los Soviets. Francia También en Francia ganaron los fascistas algin terreno politico, si bien e!niimero de grupos redujo la influencia de cada uno, En 1919 apareci6 la Action Franca ‘se como organizacién anticomunista, que luego dio paso al Comité Secret d’Ac- tion Révolutionnaire (CSAR) cuyos miembros se llamaron los Cagoulards (los “encapuchados”) por el secreto que guardaban, Sus émulos en el ala derecha eran «grupos como las Jeunesses Patriotes de Pierre Taittinger (vestfan impermeables azules y boinas) y la popular Croix de Feu; y luchaban contra muchas fuerzas de izquierda entre las que se contaba el Parti Populaire Francaise de Jacques Doriot: Otros paises Los ejércitos privados rodaron con diver- sa suerte. En Europa oriental, la Legion del Arcéngel Miguel o “Guardia de Hie- 170” tuvo influencia en Rumania y la Cruz Flecha se mostt6 activa en la pott- ca de Hungria, En Bélgica aparecid el partido Rex de Léon Degrelle, y en los EE.UU, el Bund germano-americano, con sede en Nueva York, siuié el mode- lo del partido nazi. Pero fue en Italia y en ‘Alemania donde florecieron los ejécitos privados de derecha. LOS CONFLICTOS DEL SIGLO XX Guerra terrestre Habia una gran diferencia entre la con- dduccion de las operaciones militares en la Primera Guerra Mundial y en la Se- qunda. La Primera se caracteriz6 por un estético empate en las trincheras, en que ejércios inmensos se quedaban sin abastecimientos en cuanto dejaban muy atrés sus terminales ferroviarias esencia- les, En la Segunda hubo batallas decisi- vas, de répidos movimientos, entre vehiculos blindados apoyados por uni- dades completamente blindadas y a me- nudo abastecidas por camiones. Durante toda la Primera Guerra Mun- dial el arma aérea estaba en su infancia, mientras que en la Segunda ya la avia- ion posefa un aterrador poder de ata que para apovar las puntas de lanza de las unidades blindadas con que las fuer- zas terrestres penetraban las defensas cenemiges. Al mismo tiempo coloc6 a la poblacion civil en zonas de guerra al ser arrasadas las grandes ciudades por flot- llas de bombarderos. 1 Panzer Ill, que entr6 en servicio en 1939, represent6 tuna gran mejora Sobre los Ponte I En el mar también hubo un cambio. En la Primera Guerra Mundial las princi- pales acciones se llevaron a cabo entre acorazados dotados de caftones, pero en la Segunda las acciones navales impor- tantes se decidieron entre aviones basa- dos en portaaviones. Desarrollo del tanque La mayoria de cambios se efectué en el perfodo comprendido entre las dos gue- tras, El més notable fue el empleo de formaciones blindadas y mecanizadas ue s6lo ls alemenes podion operar ef clentemente en los primeros afios de la guerra Elarma principal usada en este nuevo estilo de guerra fue el tanque. Algunos alemanes, concedieron mucha atencion al disefio de tanques entre las dos gue- mas mundiales, de manera que al princi- pio tenfan una ventaja sobre sus adver- sarios en la calidad de su equipo, No fue luna ventaja muy marcada ni universal Los rusos desarrollaron y usaron des- pués de 1941 tanques muy superiores a todolo quese vio en el resto de a guerra En los Estados Unidos se abolié el Cuerpo de Tanquesen 1920 ylosvehicu- Jos que existian se pasaron ala infanteria, En Francia también se usaron os tanques como armas auxiliares de la infanteria. En Inglaterra los més eminentes pen- sadores sobre la nueva guerra mecaniza: da y “el torrente expansivo de vehiculos blindados” que habria de inundar los ‘campos de batalla del futuro fueron: el mayor general J. F.C. Fuller y el capitan Basil Liddell Hart. Los especalistas bitd- nicos sf tenfan idea de lo que se podta esperar de la nueva téctica que luego se llamé6 el Blitzkrieg; pero sus ideas no ca- Jaron mucho entre los polticos ni en al gunos de los militares veteranos, y por eso la Fuerza Mecanzada Expenmental ue se habia creado en 1927 fue elimi- nada en 1929. Sélo en Alemania se adoptaron las nuevas ideas, aunque el Alto Mando se oponta a elas. Los tanques alemanes En sta etapa nadie tenfa ideas muy pre: cisas sobre los requisitos operacionales de las fuerzas de tanques, ni sobre la im portancia futura del MBT (Tanque Prin Cipal de Batalla), en el cual se incorpora ba en un solo vehiculo la mejor combi- naci6n posible de potencia de fuego, fa- cilidad de maniobra y proteccién. En- tonces, lo que se hacta era producir tes tipos’de tanques — pesados, medianos yligeros — de tal manera que una parte ! Vickers Mediono Mk Il fe el tanque corrente de los ingleses ‘en el perfodo entre las dos gqueras. de las fuerzas biindadas realizara los mo- vimientos veloces mientras los otros apoyaban los ataques a posiciones de- fendides. Los mismos alemanes fueron vict- mas de esta inceridumbre y en los afios 30 estuvieron produciendo distinios tipos de tanques: los Panzer |, Il, Illy IV. Los dos primeros estaban destinados a entrenamiento; como eran demasido Ii- geros y desprotegidos, en 1939 se consi- deraron obsoletos. Los Panzer ll vIV re- sullaron ser vehiculos razonables hasta 1941-1942, cuando aparecieron mode- los mejores, el Panzer V “Pantera” y el Panzer VI “Tigre”. El Panzer IV original producido en los afios 30 tenia un blin- daje de sdlo 30 mm de espesor y un cafi6n de 37 6 75 mm, de baja velocidad 1 poco poder de penetracién de blindaj. ‘Su velocidad maxima era impresionan- te: 32 km/h, Noestaba mal como sistema de armamento pero podia ser igualado por los franceses y los rusos Los tanques italianos e ingleses Lositalianos formaron un gran regimien- to blindado en 1927, equipado con tan- ues ligeros y veloces pero muy vulnera- bles, Estos eran Fiats con planchas pro- tectoras de s6lo 13 mm y nollevaban ca- jones sino s6lo dos ametralladoras. En diciembre de 1935 un escuadrén de estos tanques fue destruido y sus tripula- ones muertas por hordes de abisinios armados de espadas y fusilesanticuados ‘en una quebrada en el fo Takkaze Menos utiles atin resultarian frente a enemigos mejor armados como el ec to britfnico, que formé su primera divi- sion blindada en 1939, Aunque sus tan- ues eran mejores que los itaianos, no tenia vehiculos comparables al Panzer IV. Las fuerzas mecanizadas briténicas se componian principalmente de tanques ligeros y de crucero, Los pesados se ha- bbian disefiado para apoyar ala infanteria su velocidad méxima apenas superaba la de un hombre andando. Los tanques ligeros levaban dos ametralladoras, ppeto los de crucero iban mejor dotados: algunos tenfan un cafion de? lbrasy dos ametralladoras, y ottos montaban tres ametralladoras mas un cafién de 2 libras yun mortero de 94 mm, Los tanques li- eros y de crucero tenfan un blindaje tan debil que se podian poner fuera de com- bate con mucha facilidad. Tanques franceses y rusos Durante los afios 30 los franceses y los 1us0s produjeron fanques con el mayor potencial para la guerra mecanizada. Los mejores tanques franceses tenfan biinda- je de 60 mm, un cation de 75 mm y una velocidad maxima de 40 km/h. En 1940 Alto Mando ruso ya estaba evaluando prototipos del tanque T-34, considerado como el mejor vehiculo blindado de la Segunda Guerra Mundial Llevaba un blindaje hasta de 45 mm de espesor, un cafién principal de 76 mm apoyado por dos ametralladoras, y una velocidad maxima de 55 km/h. Cuando apareci6, en junio de 1941, era superior a todo lo que habian producido los ale- anes. Fuera de Europa, s6lo los EE.UU. producfan fanques, aunque no en gran cantidad, Tacticas del blitzkrieg ‘Aunque el disefio de los tanques alema- APENDICES [El nes no fuera absolutamente superior, el ejército alemén si logr6 durante tres afios (1939-1942) una serie continua de triun- fos, debido a que fue el tinico que adop- 16 el concepto briténico de la guerra ‘movil y la penetracion de un frente ene- migo por un “torrente expansivo de vehiculos blindados”. El secreto de los alemanes estaba en la formacion de las divisiones Panzer: formaciones mecanizadas en las cuales la infanteri, I arilleria, la maestranza y las unidades de abastecimiento avanza- ban al paso de una poderosa fuerza de tanques que penetraba el frente enemi- 90 y luego corria a una velocidad des- Concertante por sus reas de retaguarcia confundiendo y rodeando a sus tropas de combate. Estas divisiones Panzer no sedispersa- ban sino que se mantenfan como una fuerza concentrada de ataque para abrir tuna brecha y explotarla. Este concepto también o entendia muy bien e! mariscal soviético Tukhachevski creador del cuer- po de tangues rusos no inferiores a los Panzersalemanes. En mayode 1937 Sta- lin orden6 detenerlo y fuslarlo, luego de o cual se disolvi6 el cuerpo de tanques. El Blitzkrieg en acci6n Este diagrama representa la accion de tuna sola division Panzer en 1940 y ‘muestra los elementos principales del Bitzkrieg. Mientras avanzan unidodes de reconocimiento, los Ju 87 abren brechas para el ataque principal de las fuerans blindodas. Junkers 87 Stukas LOS CONFLICTOS DEL SIGLO XX GUERRA AEREA Bombarderos en picado ‘Ademas de a organizacion de las dvisio- nes Panzer, los alemanes dispusieron de otra ventaja fundamental: el desarrollo de apoyo alls fueras terestres por fuer- zas aéreas. En la Primera Guerra Mun- dial los aviones se hacian casi siempre de madera con sostenes de alambre, pero durante los aos 20 estos fueron rempla- zados por un nuevo tipo de monoplanos cubiertos de metal, Mejor disefio aerodi- namico y motores més potentes produje- ron aviones mucho més veloces y muy faciles de maniobrar. En los EE,UU. y Alemania se desper- 16 gran interés por los bombarderos en picado, que podian ser devastadora- mente precisos. El bombardero alemén basco fue el Junkers Ju 87, llamado “*Stuka”, que se us6 con gran efecto enla uerta civil espafiola y posteriormente desempeii6 un papel vital como “artllria voladora” ene! éxito de las di- visiones Panzer. Los norteamericanos tenian también varios tipos inteesantes de bombarde- 10s en picado en servicio o en proyecto enlosafios 30, ysus sucesores habian de ser un factor vital en los tiunfos de a Ma: rina de os EE.UU. en el Pacifico después de 1942 Bombarderos Los bombarderos en picado se disera- ton para que se desempeftaran como apoyo inmediato alas fuerzas terrestres, pero también se desarrollaron aviones més grandes de bombardeo para fines estratégicos. Casi todas las potencias tenfan bom- bardetos medianos que se podian usar también como aviones de transporte, como los Junkers Ju 52 de los alemanes {que con éxito ransportaron al ejército de Franco de Africa del Norte a Espafia en 1936, llevar una carga explosiva sufciente- mente grande para amenazar ciudades enteres, pero fueron eclipsados en cuan- to a su potencial destructor por los avio- nes pesados que se estaban perfeccio- nando en Gran Bretaia y los EE. UU. Los diseios de la Fortaleza Voladora Boeing B-17 y el Consolidated B-24 Li- berator se habian terminado en los EE,UU. a fines de los aos 30, y ambos ‘aparatos resutaron capaces de levar 3 600 kg de bombas. Los ingleses tambien habian product Estos bombarderos medianos podian Fortaleza Voladora Boeing B-17 ‘Stukas” Ju 87, con sitenas para aterrorizar alas victimas de sus bombardeos en picado, do dlsefios para sus bombarderos cua- crimotores pesados, tales como el Short Sting, que habian de arasar las ciuda- des alemanas en su ofensiva de bombar deo estratégico. Nada fue més signiicaivo para los in- leses que este desarollo de los aviones pesados de bombardeo. La confianza biiténica en que los bombardeos estraté- gicos masivos serfan decisivos, era equi- valente a su temor de la naturaleza de la guerra que esto desencadenarfa. Los jeles de la RAF estaban convencidos de a Polikarpov 1-16. que no existia una defensa efectva con: tra bombarderos empefiados en destruir industras y centros ils. Sus opiniones despertaron en la mente de los pollicos briténicos temores de que la quer iba a ser increfblemente destructva, lo cual contibuyé a crear la politica de apaci- guamiento para impedina Cazas Este temor a los bombarderos se exage- 16, pues, ya se estaban desarrollando con éxito durante los afios 30los aviones Hawker Hurricane, interceptores y de combate llamados cazas, Estos cumplian dos tareas: defen- der el temitorio nacional contra los bom- barderos y conquistar a superioridad aérea en el campo de batalla. Al principio los rusos estaban a la cabeza en este campo con su Polikarpov I-16, que tenfa una cabina semicerrada, tren de aterrza- je rtréctl y armamento de carn y ame- tralladoras. Los cazas de este tipo tuvie- ron éxito en a guerra civil espafola, pero sus motores radiales les daban menos potencia que los motores en linea de los Messerschmitt BF 109 ‘APENDICES Messerschmitt Bf 109 alemanes que los, bartieron del aire Esta concentracion en el poderio aéreo ‘no se limité a las fuerzas de tierra, ya que norteamericanos y japoneses compren: dieron por igual su importancia en el mar. Las tres grandes potencias navales del mundo habian puesto en ser- vicio barcos porteaviones durante los atios 30, pero los ingleses no se habian preocupado mucho por produc tipos de aviones maritimos, pese a que su bombardero-torpedero Fairey Sword- fish les habia dado un servicio sompren- dentemente bueno. Los japoneses, en cambio, desarrolla- | ron el caza Mitsubishi AM “Cero” que se desempefiaba tan bien como cual- quiere de los cazas con base en tierra. Este fue casi igualado por el Grumman FGF Wildcat de la Marina de los Estados Unidos. Esta extension del poderfo maritimo a tres dimensiones (pues el submarino ya Jo habia levado bajo el agua desde la Pr mera Guerra Mundial) tendria profundo efecto en el pensamiento naval. En las acciones navales entre potencias de pri mera clase, el porta-aviones serfa mucho més valioso que los acorazados de acer. LOS CONFLICTOS DEL SIGLO XX CRONOLOGIA 1918 Octubre 28: Empiezan motines navales en Kel, Alemania. Noviembre 11: Armisticio en el frente occidental 1919 Enero 5-11: Alzamiento espartacista en Berlin, debelado por los Freikorps Enero 18: Se inicia la Conferencia de Paz en Parts Febrero 14: Se aprueba el Pacto de la Liga de las Naciones. Marzo 4: Se funda en Moscii el ‘Comintern,

También podría gustarte