Está en la página 1de 38

PERSPECTIVA DE LA CALIDAD DE VIDA EN ADULTOS MAYORES

INSTITUCIONALIZADOS Y NO INSTITUCIONALIZADOS
Fundación Albeiro Vargas y Ángeles Custodios

BRAVO BARBOSA, MARÍA ALEJANDRA

JOYA MESA, ANDRÉS JULIÁN

ROJAS REY, ISABELLA

NÚCLEOS INTEGRADORES II

DOC. LUZ ADRIANA ARISTIZABAL BECERRA

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE BUCARAMANGA

FACULTAD CIENCIAS DE LA SALUD

PROGRAMA DE PSICOLOGÍA

FLORIDABLANCA

2020
Tabla de contenido

Introducción 3

Objetivos 8

Objetivo General 8

Objetivos Específicos 8

Metodología 9

Resultados 12

Discusión 12

Conclusiones y recomendaciones 12

Referencias 12

Anexo 1 13

Anexo 2(Cronograma de visitas a la población) 14

Anexo 3 (entrevista semi-estructurada) 15

Anexo 4 16
Introducción

En el año 2015, el <<Informe mundial del envejecimiento y la salud>> de la


Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó que <<la proporción…de personas mayores
está aumentando de forma notable (acelerada) en las poblaciones de todo el mundo>>, lo cual
convierte a la cuestión del envejecimiento poblacional en un foco de especial importancia que
involucra a todas las naciones del mundo. Esto, debido a que, es un fenómeno que conlleva
profundas consecuencias y efectos en las diferentes sociedades (p.e. en sus modos de vida y sus
sistemas políticos, económicos y de salud) y que, por tanto, requiere la adopción de medidas y
políticas que aseguren una respuesta adecuada a todas las necesidades que esta población pueda
presentar en el futuro.

En relación con lo anterior, cabe mencionar que, Colombia no se encuentra exenta de la


presencia de este fenómeno. De hecho, según el Estudio Nacional de Salud, Bienestar y
Envejecimiento (Sabe, 2018), ejecutado entre 2014 y 2015, Colombia se encuentra <<en un
proceso de transición demográfica avanzada>>, —es decir que, su población está envejeciendo
aceleradamente —, en el cual se prevé que el 11% (5.2 millones de personas) de la población
colombiana, que en 2018 estaba conformada por adultos mayores de 60 años, pase a un 23%
(14.1 millones de personas) en el año 2050. De igual modo, el <<Reporte de Envejecimiento
Demográfico - Colombia 1951-2020>>, estima que el índice de envejecimiento de Santander es
cercano al 41% de la población, haciéndolo uno de los <<departamentos que tienen un peso
relativo más alto de personas mayores, superiores al conjunto del país>>.

Todo lo anterior permite afirmar que, dentro del contexto colombiano —y


particularmente en el santandereano (contexto de la presente investigación)—, los adultos
mayores (de 60 años) se han convertido en una población de especial relevancia para la sociedad
y el estado y, por tanto, en un foco de indagación continua para diferentes entes estatales y
disciplinas científicas, que están interesadas en fomentar el conocimiento de esta población y en
desarrollar distintas estrategias y programas adecuados para afrontar el reto que supone este
grupo etario para el país.

Un ejemplo de estos trabajos de indagación es el estudio realizado por Cardona, Estrada y


Agudelo (2003), el cual pretendía realizar una caracterización (transversal y longitudinal) de
algunos componentes de la calidad de vida (demografía, economía, seguridad social y redes de
apoyo social) y condiciones de salud de la población adulta mayor en la ciudad de Medellín con
una muestra de 637 individuos con 65 años o más. A partir de esta investigación, se encontró que
la población adulta mayor ha aumentado su proporción desde el año 1964 (3.4%) al 2001 (5.7%),
indicando que la ciudad de Medellín se hallaba en una <<etapa de transición plena>>, debida a
una disminución en la tasa de fecundidad y a un descenso de la mortalidad (y mayores
esperanzas de vida). Asimismo, se observó que: 1) las principales causas de mortalidad de los
adultos mayores son constituidas por enfermedades crónicas, 2) la población de adultos mayores
tuvo una pérdida del 65% en su poder adquisitivo y que, 3) a pesar de que están acompañados
por sus familias, las decisiones y aportes de los adultos mayores no son tenidos en cuenta a la
hora de tomar decisiones dentro del grupo familiar, lo cual permitió afirmar que <<el 97% de la
calidad de vida del adulto mayor de la ciudad es explicada por los componentes: autonomía,
seguridad social-economía y redes de apoyo social>>.

Asimismo, se halla la investigación realizada por Concha Sánchez (2017), la cual tenía
como objetivo identificar los factores relacionados con la calidad de vida en 221 adultos mayores
vinculados a seis instituciones geriátricas del Área Metropolitana de Bucaramanga, Santander.
Para la investigación se recolectó información acerca de variables sociodemográficas, condición
sistémica, condición oral, capacidad física funcional, salud mental y soportes sociales;
información que, después de ser analizada, permitió concluir que factores como la depresión
(56,1%), la institucionalización y no realizar actividades parecen influir en la calidad de vida de
los adultos mayores residentes de las instituciones geriátricas que fueron objeto de estudio.

Por último, en este recorrido de trabajos académicos, se encuentra el estudio realizado


por Martínez, Acosta, Dussan, Álvarez-Bolívar, Bedoya, Carvajal- Ramírez y López-Giraldo
(2011), el cual tenía como propósito evaluar el impacto de las intervenciones que profesionales y
estudiantes de la Universidad Tecnológica de Pereira habían llevado a cabo con 253 adultos
mayores de cinco centros que se dedican a la protección de estos en Pereira. A partir de la
información recolectada mediante la aplicación de los tests COOP/WONCA, fue posible concluir
que las intervenciones tuvieron un impacto significativo en la calidad de vida de los adultos
mayores y que es importante <<enfocarlas hacia la actividad física y las condiciones sociales, ya
que los mayores necesitan ser productivos y contribuir activamente en la vida>> para poder
disfrutarla. Asimismo, fue relevante el contacto entre los profesionales y el adulto mayor, puesto
que, esta interacción procura la satisfacción de algunas necesidades y factores psicológicos de
este mismo.

Por todo lo anterior, como punto de partida de esta investigación, se hace necesario
aclarar que un adulto mayor hace referencia a un individuo que ya ha recorrido gran parte del
ciclo vital y, ahora, se encuentra en un momento de la vida que trae consigo un conjunto de
transformaciones biológicas, psicológicas y/o sociales (Motte y Muñoz, 2006; citado en Ruiz-
Domínguez y Blanco-González, 2019), que van a depender del <<estilo de vida, del sistema
social y familiar>> (Loredo-Figueroa, Gallegos-Torres, Xeque-Morales, Palomé-Vega y Juárez-
Lira, 2016, p. 161) de este mismo. Sumado a esto, es preciso decir que, generalmente, esta
período de la vida se asocia con mayores riesgos para contraer enfermedades crónicas o
deterioros en alguna de las dimensiones mencionadas en líneas anteriores (p.e. pérdida de
capacidad física o mental, disminución de las redes sociales, etc.), pudiendo producir pérdida de
autonomía, sentimientos de inutilidad, aislamiento e, incluso, alterar la percepción del bienestar o
calidad de vida del individuo (Ruiz-Domínguez et al., 2019; OMS, 2015). Sin embargo, es
posible añadir que la trayectoria del envejecimiento de los seres humanos no se da de forma
homogénea, sino heterogénea —es decir que, durante esta etapa de la vida, los deterioros se
producen de manera distintiva en cada uno de los individuos y, estos, a su vez, evidencian
diferentes necesidades.

Con respecto al concepto de Calidad de vida, es pertinente aludir que, en la literatura


científica, este se presenta como un concepto de <<carácter multidimensional>> (Salas Zapata y
Garzón Duque, 2013), con componentes objetivos y subjetivos; y que comprende dimensiones
físicas, psicológicas y sociales de la vida de un individuo (Robles-Espinoza et al., 2016). En
relación con esto, es necesario resaltar que, la presente investigación va a centrarse en la calidad
de vida de los adultos mayores desde un enfoque subjetivo, el cual hace referencia a la
percepción que un individuo tiene sobre sus condiciones externas e internas (Fernández-
Ballesteros, 2004; citado por González-Cabanach, Valle-Arias, Arce-Fernández y Fariña-Rivera,
2010) y que, por tanto, va a permitir conocer las percepciones del bienestar (físico, psicológico y
social) y la satisfacción (con la vida y el funcionamiento) subjetivos de los adultos mayores
objetos de estudio.
De igual modo, cabe añadir que, para evaluar o dar cuenta acerca de dicho concepto,
distintas disciplinas han considerado diferentes factores (personales y ambientales) que pueden
ejercer influencia o efecto en las dimensiones mencionadas en el párrafo anterior. Uno de los
planteamientos que hacen referencia a dichos factores es el de Schalock (1996, citado por
González-Cabanach, Valle-Arias, Arce-Fernández y Fariña-Rivera, 2010), quien propone que la
calidad de vida de un individuo puede ser influenciada por <<la vida familiar, la amistad, el
trabajo, el lugar de residencia, la salud (objetiva y subjetiva), el nivel de vida, etc.>>. Otros que,
también, parecen ser importantes son los propuestos por: 1) la Organización Mundial de la Salud
(1966, citado por Robles-Espinoza et al., 2016), la cual destaca el contexto cultural, el sistema de
valores en los que vive el sujeto y los <<objetivos, expectativas, normas y preocupaciones>> que
este tenga; y por 2) Robles-Espinoza et al. (2016), quienes afirman que la calidad de vida,
también, puede estar influida <<por las creencias, experiencias, percepciones y expectativas>>
(p. 121) del mismo individuo, junto con su nivel de independencia y las relaciones sociales.

A pesar de que, en la literatura, tampoco se hallan totalmente definidos los indicadores a


tener en cuenta en la evaluación de la calidad de vida de un individuo, se consideró pertinente
asimilar los siguientes para la presente investigación, debido a que, son frecuentes en distintos
planteamientos teóricos (González-Cabanach, Valle-Arias, Arce-Fernández y Fariña-Rivera,
2010) y estos autores parecen abordarlos de manera adecuada y comprensible:
1) Valoración subjetiva del estado de salud (Lawton, 1991): salud percibida.
2) Apoyo social (Lawton, 1991): estructural (redes de apoyo) y funcional (tipo de apoyo
obtenido de esas redes sociales, tales como emocional, instrumental, etc.)
3) Ocio (Castellón y Romero, 2004): manera en la que el individuo ocupa su tiempo libre y
la satisfacción sobre este modo de ocuparlo.
4) Habilidades funcionales (Castellón y Romero, 2004): <<grado de autonomía del
individuo y capacidad para desenvolverse en la vida diaria>> (p. 8)
5) Satisfacción con la vida (en cuanto a sus experiencias, expectativas, logros y la
percepción de sus condiciones actuales de su vida)
6) Lugar de residencia: calidad que percibe del ambiente físico (vivienda) y social (clima
familiar o social) en el que vive (Lawton, 1991).
Para terminar, cabe resaltar que, la calidad de vida de los adultos mayores va más allá
de la esperanza de vida (la cual, cada vez, es más larga) que estos puedan tener. De hecho, esta
se trata, mayormente, de que los adultos mayores gocen de mejores años de vida (funcional),
de dignidad y de percepciones más satisfactorias sobre sus relaciones, su salud, sus
expectativas y sobre sí mismos. Además, es sumamente importante reconocer la integración,
cada vez más frecuente, de estos en la vida diaria, dentro de las familias y en las sociedades, y
el impacto que esto está causando en las naciones de todo el mundo. Por estas razones, el
presente ejercicio de investigación tiene interés en trabajar con la población de adultos
mayores de la <<Fundación Albeiro Vargas y Ángeles Custodios>> en torno a el concepto de
la calidad de vida propuesto en párrafos anteriores y con el fin de dar respuesta a la pregunta
sobre ¿cómo se presenta la calidad de vida en las narrativas de adultos mayores
institucionalizados y no institucionalizados en dicha fundación? Además, cabe decir que,
debido a los pocos estudios desarrollados desde el enfoque cualitativo en Bucaramanga acerca
de este tema, se hace necesario indagar y conocer acerca de la calidad de vida de los adultos
mayores a partir de sus narrativas, puesto que, estas podrían brindar un conocimiento más
enriquecido sobre dicho concepto
Objetivos

Objetivo general

1. Conocer cómo se presenta la calidad de vida en las narrativas de adultos mayores


institucionalizados y no institucionalizados en la Fundación Albeiro Vargas y Ángeles
Custodios.

Objetivos específicos

1.1. Identificar si los adultos mayores institucionalizados perciben la calidad de vida


de manera diferente a los adultos mayores no institucionalizados de la Fundación
Albeiro Vargas y Ángeles Custodios.
1.2. Determinar los aspectos contextuales y familiares que han influido en la
percepción de calidad de vida de los adultos mayores tanto de la fundación como del
centro gerontólogo.
1.3. Construir los significados que los adultos mayores, en condición de
institucionalización y no institucionalización, tienen sobre su calidad de vida.
1.4. Evaluar el impacto que genera la institucionalización o no institucionalización en
percepción de la calidad de vida de los adultos mayores.
Metodología

Tipo y diseño de investigación


La presente investigación estuvo enmarcada en un enfoque de tipo cualitativo con un
diseño narrativo, a través del cual se buscó construir las historias de los adultos mayores
institucionalizados y no institucionalizados de la <<Fundación Albeiro Vargas y los Ángeles
Custodios>>, con el fin de que sus narrativas permitieran conocer los significados (o
perspectivas) que estos tienen acerca de su calidad de vida.

Participantes
La presente investigación se llevó a cabo con la participación de ocho (8) adultos
mayores de la <<Fundación Albeiro Vargas y Ángeles Custodios>>, de los cuales cuatro (4) se
encontraban institucionalizados (dos mujeres y dos hombres) y los otros cuatro (4) eran externos
(tres hombres y una mujer no institucionalizados). Cabe decir que, los adultos mayores
participantes cumplieron con los siguientes criterios de inclusión: a) llevar al menos un año
dentro de la institución (los que se encontraban en condición de institucionalización) y b)
conservar, de manera adecuada, sus capacidades cognitivas (hablar, recordar (su historia de vida)
y estar orientado en espacio, tiempo y persona); y, asimismo, con los siguientes criterios de
exclusión: a) estar consumiendo algún medicamento que altere su percepción u orientación y b)
presentar condiciones físicas graves.
De igual modo, es importante mencionar que, la muestra del presente estudio se
seleccionó por conveniencia, de acuerdo a la posibilidad de acceso a los adultos mayores en
condición de institucionalización y no institucionalización dentro de la <<Fundación Albeiro
Vargas y Ángeles Custodios>> y, al hecho de que, este, es solo un ejercicio de investigación
académica, que busca el aprendizaje de los investigadores e impactar en la comunidad estudiada.

Instrumento
Con el propósito de recolectar información acerca de cómo se presenta la calidad de
vida en las narrativas de los adultos mayores de la <<Fundación Albeiro Vargas y Ángeles
Custodios>>, se empleó una entrevista semiestructurada. Esto, debido a que, es una técnica que
permite recabar información de manera completa y profunda. Asimismo, es una estrategia que
posibilita la construcción de los significados que los participantes pueden tener acerca del tópico
de interés y que, específicamente, por su estructura, procura flexibilidad para ajustar las
cuestiones a los sujetos de investigación, aclarar dudas sobre el tema tratado y la reducción de
formalismos, propiciando así un ambiente más ameno para responder. Dicha entrevista constó,
principalmente, de seis dimensiones de la calidad de vida. Cada una está conformada por
distintas preguntas que, en ocasiones (si se daba lugar), se acompañaron por preguntas
complementarias, las cuales tenían como fin enfocar la pregunta principal y obtener información
más precisa por parte del participante (ver anexo 2).
Finalmente, parece importante resaltar que, durante el curso de las entrevistas, se utilizó
la grabadora de voz del celular (la cual fue autorizada, previamente, por los entrevistados), con el
objetivo de tener registro de todos los detalles de la entrevista, no perder información valiosa y
poder transcribir toda la información brindada por los entrevistados acerca del problema de
investigación.

Procedimiento
Para llevar a cabo la presente investigación, se partió, en primera instancia, de una
búsqueda exhaustiva de información acerca de las diferentes problemáticas de la comunidad
bumanguesa que, actualmente, son de interés e intervienen (o afectan) en la realidad social de
esta ciudad. Después, se optó por realizar una salida de campo a una comunidad específica, que
estuviera relacionada con alguna de las problemáticas identificadas, para evaluar el acceso al
campo y definir aspectos importantes (p. e. objetivos, estrategias de recolección de la
información, escenario, etc.) del ejercicio investigativo. Tras ello, se procedió a obtener el
consentimiento de los participantes. Para ello, se redactó una propuesta formal de investigación
dirigida a los directivos de la <<Fundación Albeiro Vargas y Ángeles Custodios>>
(Coordinadora Nhora Jackeline Chaparro y Fundador Albeiro Vargas), en la cual se les
documentaba sobre los objetivos, estrategias e impacto que la presente investigación pretendía
establecer. Luego de obtener la aprobación por parte de la institución, se accedió a diferentes
bases de datos (p.e. EBSCO) con el fin de construir un marco conceptual que permitiera
reconocer aspectos relevantes (y fundamentales) sobre la presentación de la calidad de vida en
los adultos mayores de la institución. Cabe mencionar que, de manera paralela al proceso
anterior, se realizaron las entrevistas a cada uno de los participantes. Luego, se transcribieron
todas las entrevistas y se hizo uso de la herramienta Atlas.ti para analizar los datos (acerca de
este proceso, se puede hallar mayor profundidad en el apartado “Plan de análisis de datos”).

Plan de análisis de datos

Consideraciones éticas
El presente estudio estuvo dirigido por tres (3) estudiantes de sexto semestre de la
Universidad Autónoma de Bucaramanga, quienes asumieron con responsabilidad la interacción,
el contacto y el diálogo con los adultos mayores de la <<Fundación Albeiro Vargas y Ángeles
Custodios>>. Esto, con el fin de evitar cualquier perjuicio o sufrimiento innecesario de los
participantes y maximizar, de algún modo, su bienestar, tal y como propone el principio de
beneficencia del <<Informe Belmont>> (1978, citado por González Capdevila, González Franco
y Ruiz Perdomo, 2012).
Cabe mencionar que, para esta investigación, se tuvo en cuenta las implicaciones éticas
de la investigación sin riesgo con seres humanos contemplados en la Resolución N°8430 de 1993
en el artículo 5 del Ministerio de Salud de Colombia, en el cual se establece que <<en toda
investigación en la que el ser humano sea sujeto de estudio, deberá prevalecer el criterio del
respeto a su dignidad y la protección de sus derechos y su bienestar>>. Asimismo, se consideró
la Ley 1090 de 2006 (llamada Ley del Psicólogo) en Colombia, en la que se comprende el
secreto profesional, el derecho a la <<capacidad de decisión bien informada>> de los
participantes de participar (de manera autónoma) o retirarse de la investigación, el derecho a la
intimidad de estos y el consentimiento informado otorgado para el tratamiento de datos, el cual
deberá ser <<sumamente cauto, prudente y crítico>>. Cabe añadir que, no se solicitó,
directamente, la firma del formulario de consentimiento informado a los participantes, debido a
que, los directivos de la institución otorgaron una autorización general (anexo 2) tras revisar
cuidadosamente los fines de la presente investigación.
Resultados y discusión

Conclusiones

Referencias

González-Cabanach, R., Valle-Arias, A., Arce-Fernández, R. y Fariña-Rivera, F. (2010). Calidad


de vida, bienestar y salud. Psicoeduca. DOI: 10.13140/RG.2.1.4446.4726
Cardona D., Estrada A., y Agudelo H. (2003). Envejecer nos toca a todos: caracterización de
algunos componentes de calidad de vida y condiciones de salud de la población adulta
mayor. Medellín: Facultad Nacional de Salud Pública.
González Capdevila, O., González Franco, M., & Ruiz Perdomo, J. C. (2012). Consideraciones
éticas en la investigación pedagógica: una aproximación necesaria. Edumecentro, 4(1), 1-
5.
Loredo-Figueroa, M. T., Gallegos-Torres, R. M., Xeque-Morales, A. S., Palomé-Vega, G., &
Juárez-Lira, A. (2016). Nivel de dependencia, autocuidado y calidad de vida del adulto
mayor. Enfermería Universitaria, 13(3). doi:https://doi-
org.aure.unab.edu.co/10.1016/j.reu.2016.05.002
Organización Mundial de la Salud. (OMS, 2015). Informe Mundial sobre el Envejecimiento y la
Salud. Estados Unidos de América: Ediciones de la OMS. Recuperado de
http://envejecimiento.csic.es/documentos/blog/OMS
%282015%29InformeMundialSobreEnvejecimientoSalud.pdf
Robles-Espinoza, A. I., Rubio-Jurado, B., la Rosa-Galván, D., Vanessa, E., & Nava-Zavala, A.
H. (2016). Generalidades y conceptos de calidad de vida en relación con los cuidados
de salud. El residente, 11(3), 120-125.
Ruiz-Domínguez, L.-C., & Blanco-González, L. (2019). Bienestar psicológico y medios de
intervención cognitiva en el adulto mayor. Archivos Venezolanos de Farmacologia y
Terapeutica, 38(5), 596–599.
Salas Zapata, C., & Garzón Duque, M. O. (2013). La noción de calidad de vida y su medición.
Rev CES Salud Pública, 4 (1), 36-46.
Anexo 1
Anexo 2

Fecha
Sesión 1 Lunes, 24 de febrero de 2020
Sesión 2 Lunes, 02 de marzo de 2020
Sesión 3 Lunes, 09 de marzo de 2020
Sesión 4 Lunes, 16 de marzo de 2020
Sesión 5 Lunes, 30 de marzo de 2020
Sesión 6 Lunes, 13 de abril de 2020

Anexo 3: Entrevista semi-estructurada

1. Valoración subjetiva del estado de salud:


- ¿Cómo percibe, en general, su estado de salud para su edad?
2. Apoyo social estructural y funcional:
- ¿Cómo percibe su relación con los otros adultos mayores de la institución?
- ¿Cómo es la relación con su familia? (Si da lugar: ¿Su familia viene a visitarlo a la
institución?, ¿qué hacen cuando ellos vienen a visitarlo?, ¿cómo se siente cuando
están acá? ¿cómo se siente cuando ellos se van?)
- ¿Ha sentido soledad o abandono alguna vez dentro de la institución? ¿Por qué? (¿Por
qué cree que se siente así? ¿hay alguna razón en especial?)
3. Habilidades funcionales (grado de autonomía y capacidad para desenvolverse en la vida
diaria):
- ¿Qué hace, generalmente, en su vida diaria (en un día como hoy)? (Si da lugar:
¿cómo percibe su capacidad para desarrollar capacidades por sí mismo?, ¿en alguna
ocasión, ha necesitado la ayuda de alguien para hacer algo que usted quiere?)
4. Relaciones sociales y ocio:
- ¿Con quién comparte más en la institución?
- ¿Le gusta participar en las actividades culturales y sociales que hacen dentro de la
fundación?
5. Satisfacción con la vida:
- ¿Cómo percibe que ha sido su vida? (Si da lugar: ¿siente que ha sido valioso lo que
ha vivido en el transcurso de estos años de vida?)
- ¿Cuáles han sido sus logros más importantes en la vida? / ¿Cree que le faltó algo
(cumplir una meta, etc.) por hacer a lo largo de su vida? ¿Qué?
6. Lugar de residencia:
- ¿Cómo ingresó a la institución? (Si se da lugar, preguntar ¿por qué?)
- ¿Cómo se siente dentro de la institución?
- ¿Cuál es el espacio que más disfruta para vivir? ¿Por qué?

Anexo 3

E: Entrevistador
H: Entrevistado hombre
M: Entrevistado mujer
HNI#: Hombre No-Institucionalizado #
HI#: Hombre Institucionalizado #

MI#: Mujer Institucionalizada #

Entrevista Sujeto HNI1


E: ¿por qué ingreso a la institución?
H: porque me gusta la integración con los demás compañeros, en la casa todos salen a trabajar y
uno queda solo, entonces aquí uno llega y conversa con los compañeros uno le cuentan una
historia otros una mentira, pero bueno, uno se entretiene, por eso me amaño aquí por la
integración con los compañeros de la misma edad a pesar de que soy un viejo de 93 años. Acá se
comparte con los compañeros y se vive una amistad bien chévere, aquí no dejan que uno vaya a
pelear con otro, aquí está prohibido.
E: ¿usted vive en la institución?
H: No, yo vengo entre el día, hasta el día sábado a medio día porque soy el que manejo la tienda
que hay aquí
E: ¿con que familiar reside?
H: yo vivo con un hijo, que es el dueño de la casa, vivo aquí cerca, en el barrio el bosque.
E: ¿Cómo vivía antes de entrar a la institución? /Complementarias: ¿Cómo eran las relaciones
que tenía con su familia antes de entrar a la institución? Y, ahora, ¿lo visitan seguido aquí dentro
de la institución? ¿Ha cambiado en algo la relación que llevan ahora?
H: yo nací en el campo, yo soy de campo, donde nacimos era una zona cafetera, pero por
circunstancias de la vida me fui para Barrancabermeja y me toco aprender a trabajar otro tipo de
agricultura porque allá el café no se da y allá estuve como unos veinte años. Cuando salió eso de
los paramilitares que se veía como mataban a la gente, pues yo vivía a orilla de la carretera y
entonces me dio miedo, en este entonces a mí ya se me había muerto la esposa, entonces vendí la
finquita y deje todo, no me puse a cargar nada y me vine para Bucaramanga a trabajar esa platica
y ahí estoy.
E: ¿Cuánto tiempo lleva viviendo en Bucaramanga?
H: en el 1971 (49 años) yo estaba aquí y me encontré con Albeiro y me metí con él en los
recuerdos (antiguo lugar de la fundación), con Albeiro llevo cerca de 25 años, fui de los primeros
que estuve con él, porque a él antes no se le decía don Albeiro sino niño Albeiro era un pelado
como de 12 años, y desde ese entonces he estado con él siempre ahí, ya he hecho varias cosas
aquí, me ponen en la cocina a picar, he estado en la puerta, cuidando los jardines, doblando ropa,
que no he hecho aquí.
E: ¿su familia viene a compartir momentos con usted?
H: cuando es el día de la familia, hacen fiesta, aquí hacen almuerzo, bebidas, eso es todo el día,
ellos vienen y almuerzan aquí y pasan la tarde aquí. A fin de año hay veces que nos dan un
mercadito para que comamos los días que estamos en la casa y se hacen varias actividades, por
ejemplo acá hay una granja y tenemos cerdos y a final de año se hace la lechona y la familia
viene y se les compra el almuerzo y se pasa un rato acá.
E: ¿qué actividades realiza en la institución?
H: además de atender la tienda, en las tardes se realizan actividades diferentes como teatro,
danzas y muchas cosas más, acá hacemos una obra que se llama la Zenaida que la presenta la
fundación y la ven desde otra nación, aquí vienen de mucha parte sobre todo de Francia, por ahí
hay una Francesa, muchas veces a ver cómo es esto por acá, para llevar que contar, porque
comentan que por allá no hay una integración como aquí. Les gusta llevarse esa impresión.
E: ¿Cómo se siente dentro de la institución? ¿Con quién comparte en la institución? ¿Tiene
compañeros cercanos a usted con los que pueda hablar o pasar tiempo de ocio?
H: aquí no estamos obligados, estamos porque estamos amañados, yo por lo menos quiero
mucho a Albeiro como si fuera un familiar. Es que por ejemplo usted tiene a su papa y a su
mama y ya no puede ver de ellos, pues usted los trae aquí, porque para dejar a una persona sola
en una casa que puede hacerse daño entonces mejor lo trae aquí, y hay algunos que pagan y están
bien.
E: Entonces, en este momento, ¿te gustaría vivir como antes?
H: uno desea vivir como antes porque tiene sus fuerzas, pero aquí después de anciano esta uno
mejor que en la casa, me siento más a gusto, más acompañado, el problema de la casa es que
todos salen y yo me quedo ahí solo, por eso me vengo para acá y la paso bien con los
compañeros.
E: ¿Cómo se ha sentido de salud?
H: pues ya con los años que tengo, pues no es que este muy bien pero tampoco muy mal, porque
siempre tengo hernia y sufro de gastritis.
E: ¿estas enfermedades le han sido de impedimentos para que realice alguna actividad?
H: No, de las coyunturas estoy bien, del resto estoy bien, el deporte le ayuda mucho, me gustaba
ir mucho a un lugar donde iban unas muchachas y uno ahí hacia ejercicio, aeróbicos y toda eso,
yo me metía en todo eso. Cuando era joven hacia mucho deporte. Ahorita hago algo de deporte a
ratos.
E: Ya después de haber vivido tantos años ¿siente que ha sido valioso haber vivido todo como lo
vivió?
H: ya a estas horas de la vida se cansa uno de los años, sabe ¿Por qué? Porqué ya uno no puede
hacer lo mismo cuando uno era joven, ya no puede, por lo menos yo uso un bordón por
prevención porque ya uno no puede correr como antes ya por la vejez, pero afortunadamente viví
bien, tuve muchos inconvenientes en la vida pero agradezco por haberla vivido como la viví.
Cuando yo estaba más joven el sueño era comprarme una casa y tener mi casa propia, y la tuve
pero entonces me pasaron varias cosas y perdí la casa entonces ahora vivo donde un hijo me deja
una piecita y ahí estoy. Pero afortunadamente cumplí mi objetivo.
E: ¿cree que le faltó algo por hacer a lo largo de su vida?
H: yo hice todo lo posible, tuve tienda, pesa, compraventa de madera, de ganado, tuve finca, tuve
todo eso. Todo lo que desee tener fui capaz de tenerlo, y ahora no estoy muy bien pero tampoco
estoy muy mal, yo vendí la finquita y me vine aquí para Bucaramanga huyéndoles a los
paramilitares. Aquí trabaje la plática y por ahí tengo unos centavitos y con eso tengo porque no
tengo vicio ninguno, no fumo, no tomo.
E: ¿le gustaría hacer algo que todavía no ha hecho?
H: no, yo creo que ya no. Todos los días le pido a Dios más bien que se acuerde de mí, estoy
cansado de vivir, porque uno después de viejo no puede hacer lo que hizo de joven, queda
esperar la muerte y quiero que me entierren en mi tierra, por allá a tres metros bajo tierra.
E: ¿Qué hace usted en su vida diaria? Por ejemplo, un día como hoy? ¿Le gusta participar en las
actividades culturales y sociales que hacen en la fundación?
H: acá yo me entretengo con la tiendita, yo la administro, trabajo todos hasta los sábados a medio
día. Pues por eso no realizo muchas actividades además de esto, eso sí he pensado en entregarla
porque ya me empieza a afectar la cabeza y me queda grande hacer las cuentas. Pero cuando no
la tenía me gustaba participar en las actividades que había.
E: ¿Cómo se relaciona con los otros adultos mayores de la institución?
H: pues hasta ahora bien, porque yo respeto a todo mundo y entre más este enfermo más le tengo
compasión, ya con los que son más alentado a veces me chanceo a veces no, a veces juego
domino, con la gente no tengo problemas, me relaciono bien. Respeto mucho a las damas, ellas
me pueden insultar y yo no les digo nada, toda la vida he respetado mucho a las damas.
E: ¿Cómo se siente en el lugar donde vive?
H: en la casa de mmi hijo, pues allá me siento bien cuando llego a dormir pero en el día como
ellos no viven ahí me tocaría solo por eso me vengo para acá aquí tengo la compañía de los
demás, por eso me amaño más aquí por eso trabajo hasta los días sábados en la tiendita. Por lo
menos ayer y antes de ayer estuvieron ahí, hay días que se van porque ellos son bailarines de
carranga y los invitan a distintas partes y quedo ahí solo por eso me vengo para acá. Eso ahí ya
todos somos viejos, todos están casados y tienen hijos. El hijo mío ya va a tener 70 años, tiene
hijos, nietos y bisnietos, yo ya tengo tataranietos. Yo voy a visitarlos y vienen a visitarme,
sobretodo los nietos y la que más quiero es una nieta que ya está casada y tiene un niño y una
niña, pero a esa es a la que más he querido.

Entrevista Sujeto HNI2


E: ¿por qué ingreso a la institución?
H: cuando yo quede viviendo solo en la casa, un primo me dijo que, para que se la pasaba solo
diario por acá, eso vaya para donde don Albeiro que yo estoy allá y estoy amañado, pero pues me
da pena ir por allá, en fin me anoto y un día sin pena me vine y vera que estoy muy amañado por
aquí.
E: ¿usted reside aquí?
H: no, yo vengo a las once de la mañana y a las cinco de la tarde me voy para la casa.
E: ¿con que familiar reside?
H: antes vivía solo, pero ahora vivo con una hija y se queda en la casa, ella trabaja en el centro.
Acá tengo otros dos hijos, uno tiene un parqueadero y el otro aprendió a trabajar el oro, y hace
cadenas y todo eso. Ellos vienen seguido a visitarme o a veces voy y los visito.
E: ¿Cómo vivía antes de entrar a la institución? /Complementarias: ¿Cómo eran las relaciones
que tenía con su familia antes de entrar a la institución? Y, ahora, ¿lo visitan seguido aquí dentro
de la institución? ¿Ha cambiado en algo la relación que llevan ahora?
H: nací en el campo, trabajando en el campo toda la vida, mi papa se vino cuando hubo la pelea
de los conservadores y liberales, entonces nos tocó salirnos de allá y nos fuimos para Charta,
duramos un poco de tiempo allá y luego nos fuimos para matanza, en matanza casi no me amañe
por la comida, entonces me aburrí y me le volé, trabaje por la vía al playón, y luego me
reclutaron para el cuartel, para el lado de los llanos, después seguí trabajando y compre una
casita en matanza, ahorita vive una hija en esa casa y tiene un negocito y yo me vine para
Bucaramanga. A veces me da pesar haber dejado el campo porque me gusta mucho la
agricultura. Compre un rancho en transición y coloque una tiendita y con eso iba arreglando la
casita, y ahí estoy, llevo aquí cerca de 40 años, pero hace poco me dio algo en la cabeza y se me
olvidaban las cosas, entonces la acabe, además mi esposa ya se había muerto. Pero ahora me vine
para acá y estoy contento gracias a Dios.
E ¿Qué hacen cuando viene su familia?
H: ellos vienen cuando hay actividades así como el día de la familia y se comparte un rato…
E: ¿Qué actividades realiza en la institución?
H: pertenezco al comité de plazas, entonces sale uno a las plazas con una camioneta, somos
cinco personas, y traemos el mercado para aquí, por ejemplo hoy fuimos a san Francisco,
mañana de pronto vamos a la satélite y así. Y también jugamos tejo y bolo y todos los días viene
un profesor de música, teatro, danzas, aquí todo el mundo baila carranga. Uno se enseña a hacer
varias cosas, a veces viene gente de colegios a hablar con nosotros y averiguar la vida de
nosotros, de cómo éramos cuando niños y todo eso. Es que uno de joven tiene un mundo
diferente, uno de joven piensa que nunca va a ser anciano, nunca le pasa por la cabeza eso, a mí
no me pasaba por la cabeza eso cuando joven, pero mire ahora, ahora con la edad que tengo
gracias que estoy alentadito, no me falla nada y si no como fuera. Hay gente de aquí que vive
esta en silla de ruedas y eso me parte el alma, sobre todo que la familia no la visita. Hace poco
un señor se murió, y se sabía que tenía familia pero por acá nunca vinieron.
E: ¿Cómo se siente dentro de la institución? ¿Con quién comparte en la institución? ¿Tiene
compañeros cercanos a usted con los que pueda hablar o pasar tiempo de ocio?
H: Yo estoy muy agradecido con don Albeiro, cuando dicen que necesitan persona para ayudar
en cualquier cosa, yo alzo la mano, por ejemplo, en la granja me gusta mucho aunque ahorita no
está produciendo por los arreglos que están haciendo, pero eso siempre ha producido, hasta
pescados hay, y marranos también, para la lechona en diciembre, por eso estoy en el comité de
plazas.
E: Entonces, en este momento, ¿te gustaría vivir como antes?
H: pues como llevo viniendo aquí poquito tiempo, no tengo mucha experiencia pero aquí ya uno
se siente como en la casa, ya sabe en qué tiene que colaborar, que tiene uno que hacer, por
ejemplo, yo como estoy en el comité de plaza, uno ya sabe que días son y uno colabora y se
distrae.
E: ¿Cómo se ha sentido de salud?
H: pues yo de salud, he estado regular, más que todo he sufrido de la cabeza, porque yo tuve un
accidente cuando trabajaba en el campo, me caí de un caballo y caí de cabeza y dure un poco de
tiempo privado casi me muero ahí, y de ahí para acá he estado enfermo. Ahorita
afortunadamente además de eso he estado bien, porque ya con los años que tengo voy a las
plazas de mercado, me muevo de un lugar a otro.
E: Ya después de haber vivido tantos años ¿siente que ha sido valioso haber vivido todo como lo
vivió?
H: si, gracias a Dios sí. Yo disfrute mucho el campo, lo trabaje y logre aprovechar muy bien el
trabajito en el campo, luego de que me vine para Bucaramanga y trabaje conseguí mi casita, puse
una tiendita y logre salir adelante.
E: Cuando estaba más joven ¿Qué sueños tenia? ¿Siente que los cumplió?
H: pues lo sueños míos, como ya le dije, era trabajar en el campo por allá para san Alberto
(cesar) porque por allá pagaban bien y a los patrones yo les pedía tierra para trabajar y sacaba
algo de ahí, con eso me quedo ganancia para poder comprar mi casita acá en Bucaramanga, ya
llegue a lo propio. Ese era uno de mis sueños tener algo propio y gracias al trabajo en el campo
logre tener mi casita acá en Bucaramanga. A mí me gustaban muchos los negocios, acá tuve mi
tiendita, pero como le digo empecé a sufrir de la cabeza, entonces mejor la vendí.
E: ¿cree que le faltó algo por hacer a lo largo de su vida?
H: pues si… porque me falto acabar de educar a los hijos… pues los pelaos mis solo tienen el
bachillerato, todos están trabajando con eso, trabajan como independientes. Me hubiera gustado
que hubieran estudiado más…
E: ¿le gusta participar en las actividades culturales y sociales que hacen en la fundación?
H: pues a mí me gusta el tejo, juego también bolos, también bailamos. Acá hacen muchas
actividades como teatro, las hemos presentado… vienen profesores y le enseñan a uno y
presentamos muchas cosas.
E: ¿Cómo se relaciona con los otros adultos mayores de la institución?
H: muy buena, con la mayoría me la llevo bien, todo el mundo me conoce, bastante gente me
conoce por lo que tuve la tienda y por lo que he vivido bastante tiempo en el barrio llamado
transición. Varios pasan y me convidan a jugar, que vamos a jugar tejo o bolos...

Entrevista Sujeto HI1


Parte 1
E: entrevistador
H: entrevistado
E: ¿Cuántos años tiene?
H: yo pues… eso dice la prueba de bautismo, pero yo así que le diga concisamente no le puedo
decir, yo nací en el 43 el 6 de Mayo, pues tengo 77 años.
E: Se ve más joven, se ve con mucha energía
H: Eso dice la gente no… es que nosotros los seres humanos somos un paquete chileno
completo, porque ustedes me dicen que me veo muy joven y alentado y yo tengo 3 operaciones
encima.
E: ¿Y operaciones de qué?
H: De cáncer, la próstata, la hernia, casi no puedo andar, tengo la columna lesionada. A pesar de
que sólo hice un año de primaria, toda mi vida he sido campesino y me siento orgulloso de eso,
pero entonces yo aprendí, en libros que he leído, que quitar ese monstruo destructivo del ser
humano que es acá en la cabeza de ay yo estoy viejo, ay yo estoy malo, es que malo es uno antes
de nacer.
E: ¿Desde hace cuánto está acá en la Fundación?
H: Desde el 2012, en Marzo cumplo 8 años.
E: ¿Es de aquí de Bucaramanga?
H: No, yo soy de San Vicente, me siento orgulloso, un paraíso terrenal.
E: ¿Tiene hijos y familia allá?
H: Digamos esas preguntas si a diario me hacen reír y hasta lo que yo he leído pues, de lo poco
que he leído, ningún hombre ha parido, de pronto pues que le digan fulano es su hijo, bueno que
orgullo, porque el único ser sobre la tierra que tiene esa bendición de dar vida es la mujer.
Porque yo ni evangélico, ni cristiano, ni católico, ni apostolico. Creo en mi madre
santísima,desde niño, en mi padre celestial y en el Angel de la guarda. Fíjate que según todo lo
que Dios hizo, lo hice yo en no compartir con nadie. A Dios hay que pedirle con fé.
E: ¿A usted le gusta estar en la institución?
H: Pues la verdad no.
E: ¿Y por qué?
H: Hay una cantidad de cosas que no me gustan.
E: ¿Qué cosas no le gustan?
H: Hay esto que dice, a Dios hay que pedirle con fé, con honestidad y sinceridad y el le da al
paciente lo que necesita. Primero que todo, le pedí fuerza y me dio dificultades para ser más
fuerte, le pedí sabiduría y me dio problemas para resolver, le pedí prosperidad y me dio un
cerebro y fuerza para trabajar, le pedí valor y me dio peligro para vencerlo, le pedí amor y me
dio personas para ayudar, le pedí favores y me dio oportunidades, le pedí dinero y prosperidad y
me dio trabajo para hacerlo con honestidad. Nada de lo que pedí, recibí. Recibí todo lo que
necesitaba para ser una persona honesta. Si ustedes que tienen oportunidad, primero que todo
tienen unos padres muy responsables, serios y honestos, una bendición de Dios. Los tienen
donde deben estar, capacitándose para ser todo lo que ustedes quieran ser, si se quieren ir por un
abismo. Entonces lo tienen todo, lo único que tienen que pensar es quienes son ustedes, para
donde van y a donde quieren llegar.
E: ¿Por qué no le gusta estar acá en la institución?
H: Por eso, porque es que lo acabaron de escuchar, aquí habemos personas que no necesitamos
estar acá, porque nos les gusta hacer lo que debe hacer, colaborar, estudiar. Porque figúrate una
persona como yo con 77 años, con una cabeza podrida, llena de vicio,llena de fornicación,
adulterio.
E: ¿Por qué ingresó a la institución?
H: Esa es la pregunta del millón, porque para estar acá, primero que todo estamos en el barrio del
norte y se dice que es uno de los sitios más peligrosos, que acá la gente es mala. Yo tengo
familia, y hasta tengo un abogado. cuando yo conocí al muchachito de 5 años y a la mamá le
hacía unos bochinches, se tiraba al suelo y toda esa vaina y yo me ponía a analizar y decía uy no
esta señora por irresponsable vea lo que se ganó, y hoy en día es un abogado. Y ahí en la plaza
San Francisco la señora vende limones con otras cosas y al muchachito lo ponía a sacar las frutas
para comprar la ropa y todo.
E: ¿Cómo fue que ingreso a la institución?
H: Yo ingresé aquí casualmente, primero por la edad, segundo porque yo por lo menos en
Barranca, en San Vicente, Puerto Wilches, yo trabajaba por todo eso, pero entonces allá no
habían cirujanos, entonces necesitaba una operación de la próstata y yo pague mi servicio militar
obligatorio, entonces me encontré con un suboficial del ejército que lo conocí en el ejército y es
jubilado, entonces nos pusimos a charlar y le conté que me pasa esto y esto y me dijo listo
mañana nos vemos en el batallón pero el medico de ella me dijo que me podían operar en
Bucaramanga.
E: ¿Y se vino para Bucaramanga?
H: Lógico, llegue y si… fui al batallón, hable con el comandante y todo y la doctora estaba y
entonces ella me ayudo.
E: ¿Tiene hijos y familia allá en Barranca?
H: Yo tengo familia, pero mi papá y mi mamá murieron.
E: ¿Extraña a su familia?
H: No, para nada.
E: ¿Se siente solo acá en la institución?
H: No, nunca me voy a sentir solo. Yo tengo mis ángeles de la guarda, si tengo eso en mi
mente…
E: Pero usted me dijo que no le gustaba estar acá en la institución
H: Estoy por una necesidad, porque necesito hacer unos papeles.
E: ¿Le gustaría vivir como vivía antes?
H: Lógico
E: ¿Cómo vivía antes?
H: Yo vivía antes, yo tenía mi parcela, yo tenía mis cosas y todo, y yo hacia lo que me diera la
gana.
E: ¿Cuando haga lo de los papeles le gustaría irse de la institución?
H: Lógico, todos los días de la vida.
E: ¿Cuánto falta para eso?
H: Ahí si no se, puede ser entre unos pocos días, o puede ser en 3 o 4 años, todavía puedo estar
aquí, o de pronto no. Porque mañana me puedo morir o esta noche me puedo morir, en cualquier
instante.
E: Cuando hacen actividades familiares ¿le gustaría que su familia viniera a visitarlo?
H: ¿A qué? no me gustaría, si aquí lo tengo todo, tengo la comida, tengo la dormida. Compañía
para que…
E: ¿Nos podría contar un poco lo que sucedió con su familia?
H: No… es que no vale la pena, porque yo por lo menos, tampoco voy a culpar por lo menos a
mi mamá no… porque la biografía de ella, ella era una muchacha que la mandaban a estudiar y
no iba, entonces ella misma se construyo su propio problema y listo, por irresponsable me dice
me pare por necesidad, esa es la irresponsabilidad de nosotros los seres humanos. Si usted está en
su casa y usted pues creo que esta bien tiene donde dormir, donde comer, donde estar y las
posibilidades de ser algo en la vida, pero de pronto usted por vagancia, se consiguió una o dos
amigas y se fue de rumba y esto es mejor y cuando se da cuneta está en un abismo del cual no
puede salir. Entonces no es la culpa ni de Dios, ni de mi mamá, ni de mi papá.
E: ¿Se fue de la casa muy joven?
H: De la edad de 10 años.
E: ¿Se fue de la casa a trabajar?
H: si, porque era que en ese tiempo no existía ese cuento del bebecito la bebecita, desde que uno
tenía ya 3 años, 4 años, a uno ya lo ponían a trabajar.
E: ¿Cuando se casó?
H: Yo no… no he perdido mi virginidad todavía.
E: ¿Nunca tuvo novias ni esposa?
H: No no, cupido para mí no existía, soy muy tímido.
E: ¿Tiene hermanos?
H: Uy tengo como unos 10.
E: ¿No le gustaría que sus hermanos vinieran a visitarlo?
H: No… ¿A qué? no me hablo para nada con ellos. no necesito, ni necesité de niño ahora menos.
E: ¿Todos sus hermanos se fueron de la casa a la edad de 10 años?
H: No…solo yo.
E: ¿Alguna vez se ha sentido solo?
H: Nunca… siempre me he sentido bien. Es que yo creo en mi madre santísima y en mi ángel de
la guarda, entonces para que más quiero yo compañía. Primero que todo, le soy sincero y honesto
y amigos tampoco, los más fariseos, judas.
E: ¿Sus hermanos saben que usted está acá en la institución?
H: Saber si… pero nunca han venido porque son unas personas que son inhumanas, tal vez no
creen si no en lo que se llama dinero y yo no tengo eso.
E: ¿Tomó mucho en su juventud?
H: Tomar mucho no… de vez en cuando me tomaba mis traguitos, pero que yo fuera una
desordenado no, en eso no. Y lo más ridículo es uno emborracharse, dar papaya para que otro lo
robe y se burlen de uno. A mí me hacían feliz las mujeres y me hacían reír. Y aprendí trabajando
en una montaña sin un peso. Primero que todo, si lo que uno se consigue con tanto sacrificio y va
y se toma 3 cervezas se queda dormido y otro lo deje sin un peso, entonces yo en eso me cuidé
mucho.
E: ¿Cuál es el espacio que más disfruta dentro de la institución?
H: A mi el espacio que más me gusta es cuando yo puedo coger un libro y leerlo y entenderlo,
entonces acá hay libros espectaculares y encontré uno que botaron a la basura y hasta ahora estoy
disfrutando. Pero ahora que he aprendido me pongo a leer y a analizar cosas tan importantes.
E: ¿Tiene su propia mochila con libros?
H: Si claro, cargo diccionarios, cuando yo oigo una palabra que no entiendo, pues la busco, tengo
mi profesor ahí. Entonces no tengo porque matarme la cabeza.
E: ¿Cuando hacen actividades acá en la institución, como teatro, usted participa?
H: No, no. Yo se que yo no tengo actitud para eso, en cambio a mi si me gusta esto…(El
entrevistado empieza a leer la primera parte de un libro). Lo que opino de esto es que si en la
plenitud donde estoy, todo es perfecto, completo y entero, pero sin embargo la vida cambia, en el
modo de vivir, hacer y ver la vida. Porque si usted es egoísta, materialista… por lo menos para
mí la enfermedad más grande que tenemos los seres humanos es la pereza, yo a las 4 de la
mañana dame levanto, primero que todo en mi cama hago oración, todos los días le doy gracias a
mi madre santísima,a mis ángeles de la guarda y a mi padre celestial. Cómo no se las
consecuencias que se me van a presentar en el día, entonces yo le pido al señor que es el único
que sabe, que me proteja de todos los males que se me puedan venir. Entonces dice así… (El
entrevistado lee otra parte del libro). O sea yo cuando llega aquí, yo de eso no sabia nada, yo
cuido los pescados, pero pues yo con el biólogo, como yo no sufro de ese resido de que yo sé, yo
se que yo todos los días de la vida estoy aprendiendo y que debo de aceptar, que porque usted
esté joven deba enseñarme, tengo que aceptar que usted sabe, porque ha tenido la oportunidad de
aprender.
E: Si usted hubiese estudiado ¿Qué le hubiese gustado estudiar?
H: Yo cuando estaba haciendo el primer año de primaria. yo anhelaba la abogacía, yo quería ser
abogado.
E: ¿Y porqué no lo estudió?
H: Porque pues, primero no es que no haya tenido la oportunidad, me dedique a la vagancia.
E: ¿A qué se refiere con vagancia?
H: Pues me dedique a trabajar y a no pensar que lo más importante era prepararme, yo soy
desplazado.
E: ¿Desplazado d el guerrilla o los paramilitares?
H: Vea, acá no ha habido guerrilla ni paramilitares, sino bandidos, todos son unos bandidos, dese
cuenta que todos esos jefes tiene 2 o 3 títulos profesionales y han dejado de hacer todo lo que
tienen que hacer de servirle a la comunidad por hacerle daño a la comunidad. El revolucionario
es tan honesto, que nunca roba, ni mata.
E: ¿Vivió mucha violencia antes de ser desplazado?
H:Tengo 77 años y viví en toda esa zona del magdalena medio, cuando Venezuela era el paraíso
de la tierra.
E: ¿Después de Venezuela se fue a Barranca?
H:Si… toda mi vida he vivido en Barranca, ahí fue donde me crié y con este librito, este librito
lo saque de la basura. Entonces… (El entrevistado lee otra parte del libro). Usted es una
estudiante y se tiene que valer por usted misma.
E: ¿Acá en la institución con quién se relaciona?
H: Yo no me relaciono con nadie.
E: ¿Por qué?
H: Porque son unos parásitos, no es que me caigan mal, sino que yo personas que nada les gusta,
ni les gusta, ni colaboran, ni participar. Entonces por eso cuando le preguntaron a Dios el que no
trabaja que no coma. Si usted va a la universidad, va es a estudiar y a capacitarse para servir.
Pero como va a ser posible que usted con esa presencia que tiene, de que a usted me la encuentre
en un café, ¿se puede aceptar eso? cuando usted no tiene ninguna necesidad, sino por la
vagancia. Yo viví con mafiosos , una porqueria, estoy vivo porque creo mucho en Dios.
E: ¿Por qué cree que son parásitos?
H: Como va a ser posible que acá lo que nosotros nos comemos, aquí hay una nutricionista, no
nos comemos cualquier comida hecha por cualquier principiante… no, aquí los que cocinan es
gente que tiene 8 0 14 hijos e hizo el curso de capacitación en el Sena y todo.
E: Pero… ¿Por qué cree que son parásitos?
H: Lógico, porque es que si le sirven una ensalada y dicen uy esta mierda no me la como, cuando
son unos pobres diablos que los han traído para recoger la basura.
E: ¿No le ha existido la necesidad de hablar con alguien?
H: ¿A qué?
E: ¿Habla con la psicóloga de acá de la institución?
H: Eso me hizo salir a mi adelante. la psicóloga de acá, casualmente ella tal vez se casó muy
joven, como de 14 años. Entonces se dedico a la psicología y yo con ese librito ahí me puse un
día a leerlo, es que la psicología prácticamente , con el derecho y la medicina, son las ciencias
más antiguas que hay sobre la tierra, lo que es las leyes, la medicina y la psicología, porque es la
manera de la persona conocer verdaderamente a la persona y ese no hay sino eso, ese que se dice
Jesus, que antes de uno ir a tomarle el pelo, el ya sabe, por eso el cuento de Moises, el creía que
porque Jesus le daba esa confianza pero llegó el mal y le dijo que tenía el poder. Es lo mismo
que usted cuando se va a estudiar y llega y dice que vamos para una rumba, que se va a ir usted
allá a perder el tiempo y usted es irresponsable y se va para allá… entonces eso le pasó a Moises
pero el señor llamo y le dijo venga para acá que usted lo está haciendo mal…entonces la
psicología es muy importante, pero hay que estudiar y para eso uno se tiene que estar… esa es la
jefa que me va a hacer curación.
E: ¿Por qué una curación, está enfermo ?
H: Yo siempre vivo enfermo, uno vive enfermo del espíritu, el alma y el corazón.
E: ¿Por qué cree que está enfermo del espíritu?
H: Yo no creo, sino que se, entonces yo me quito eso de la cabeza, por eso hago oración, yo no
oro por pasar el tiempo, sé que tengo que orar porque hice algo que no debí hacerlo, pero lo hice,
entonces soy consciente y responsable de que lo hice y lo tengo que pagar. Es que la maldad de
hace con placer y se paga con dolor, por eso cuando evita hizo lo que hizo… lo pagaba con el
dolor que iba a sentir cuando pariera. Y eso es una historia, un pasado histórico, que Eva yo no
se qué, que Adán yo no se que, nosotros no lo podemos confirmar.
E: ¿Y qué fue eso que usted hizo?
H: Lo hice, pero eso es para mí. Yo ni al sacerdote, ni al pastor,ni nada de eso porque maldito el
hombre que crea en el hombre, en el único que tengo que creer es en el que sí me puede perdonar
y a él le confío eso, y si no no estaría vivo.

Parte 2

H: la vida es una bendición que el señor o alguien le ha dado, pero para mí tener vida es como….
Un don… yo por lo menos no tengo esa capacidad ética profesional para decirle a usted, porque
es que la vida depende de… no, porque yo ni teólogo, por eso le digo que para mí todas las
religiones son muy buenas, lo que hay, partes malísimas son las que se infiltran allí para
escudarse y hacer perjuicios. Ya según la vida, lo que dice la biblia, si este revolucionario que se
entregó, no lo hizo con intereses personales de dinero y esas cosas, no, si no que antes no existía
a la vida, el vino a enseñar que la vida es imperdonable, entonces desde que uno evite los malos
vicios y todo eso, uno no tiene que sufrir de enfermedades, nada de eso.
E: nosotros queremos saber, ¿cuál es su perspectiva, opinión de su calidad de vida?
H: mira, yo, por lo menos yo de niño destino, no sé qué pasaría, yo mi niñez lo que me contaba
una señora que decía que era mi tía, ella me decía, hombre es que yo lo veo y me quedo
sorprendido, porque me contaba la manera como yo había nacido, en una mata de café, porque
en ese entonces, yo tengo 75 años, en ese entonces la gente por lo menos insistía mucho en que
una mujer tuviera un hijo y si no era casada eso se descomulgaba, mejor dicho, entonces si ella
llegaba a una casa y no era casada, ella no la podía aceptar ahí. Entonces se dice “maldito el
hombre que crea en el hombre, nadie sobre la tierra tiene autoridad moral de ir a decirle, usted no
pertenece a Dios porque eso no es así.
E: ¿Cómo se ha sentido de salud?
H: ahí si es difícil contestarle, porque yo le digo a usted, yo me encuentro bien de salud, pero
ahorita acabo de salir de terapias, pues me caí de una forma muy trágica y me dolía mucho este
brazo, la mano y todo, pero yo no me puse a pensar, “ay estoy malo, ay señor” no, el señor esta
allá, el no tuvo la culpa. Entonces yo tengo que buscar la manera de como estirar el brazo,
entonces hago otros ejercicios para aliviar los tendones para que se me vaya quitando el dolor y
no me quede la mano ahí inútil, me siento bien, estoy bien. Pero vea, el cáncer, la próstata, una
hernia, tengo una artritis y no me pongo a quejarme, porque la mente es el motor de la extinción
y purificación del espíritu, yo sé que tengo un espíritu, y este cuerpo es algo que yo me muero y
se lo comen, pero mi espíritu tiene una trascendencia… yo creo en la resurrección, entonces lo
que yo me haya llevado, pues eso es un karma que tuve que pagar, pero entonces yo tengo el
karma y es lo que me corresponde a mí y aquí estoy recibiendo eso, yo aquí como, duermo, me
baño, tengo mi ropita, yo mismo la lavo, con sacrificio pero me consigo mi ropita, entonces
tengo que tener ese sentido de pertenencia, tengo que ser agradecido. Aquí yo recibo y de la
misma forma tengo que dar, pero haciéndolo honestamente.
E: (¿usted ayuda en la granja?)
H: a mí cuando me dijeron de la granja, sabe que, no. Me tiene mamado el campo, yo trabajé
mucho y el trabajo lo hizo Dios como un castigo, el trabajo solo se le dejo al buey, lo hacia
cualquier ignorante, ahora no, ahora que lo haga cualquier otro. Es que es así, es como decirle a
usted, “uy ¿para que se pone a estudiar? pero si es el factor más principal, el desarrollo y subir de
una vez al podio, es como un deportista hasta que se llega a ser campeón mundial, pero no solo
es eso, es llegar a tener beneficios por ese sacrificio.
Por lo menos hay varias personas que de la noche a la mañana llegan por lo menos a una finca, y
el dueño le dice, usted va a ser el recomendado aquí de este personal, y en vez de ponerse a
pensar, bueno para que esto funcione tengo que empezar a funcionar bien y decirle a los obreros,
bueno, que le colaboremos a este señor, nos paga, nos da la comida, la posada, la bebida, se
preocupa por servirnos, entonces vamos a hacer las cosas bien, pero eso no existe entre nosotros,
es poco. Entonces casualmente lo único que hace es llegar con ese machismo y se echa de
enemigo a todo el resto de compañeros, así no se hace.
A Dios hay que pedirle con fe, con honestidad y con sinceridad porque él nos da lo que nosotros
necesitamos, yo le pedí fuerza y me dio dificultades para ser más fuerte, le pedí sabiduría y me
dio problemas para resolverlos, le pedí valor y me dio peligro, le pedí amor y me dio personas
con dificultades para ayudarlas, le pedí favores y me dio oportunidades y le pedí dinero y
prosperidad y me dio un trabajo para hacerlo con honestidad, nada de lo que yo deseaba recibí,
pero recibí lo que yo necesitaba para ser una persona honesta, el señor está ocupado, el me lo dio
todo, los ojos, las manos… y la cabecita.
E: ¿Usted considera que la utilizo adecuadamente durante toda su vida?
H:No, si yo la hubiera utilizado bien si… bueno cometí ese error porque… bueno yo no…caí en
manos de unos salvajes que si… me toco salir en carrera, volarme, andar, sufrir, porque si no me
hubieran quitado hasta la vida. Hoy en día estoy agradecido porque yo nunca en mi vida… no le
hago mal a la gente. Lo que trato todos los días es tener esa mentalidad que el mal se hace y se
disfruta pero entonces el pago que hace el mal es el sufrimiento… de pronto me salga una llaga
en un pie, o me caiga… es un karma que yo tengo que pagar por ese daño y perjuicio que cause,
entonces nosotros no tenemos esa mentalidad… vea Jesucristo, lo escupieron, lo crucificaron y
todos, no se murió, el murió ante los ojos de Dios pero volvió, el único que volvió de la muerte,
entonces no más con el hecho de yo creer en él y tratar. Porque si yo digo, señor protéjame, y le
pego una puñalada a una persona que no está haciendo nada, el señor no me mando a eso, él no
puede perdonar eso…
E: ¿usted cree que le falto hacer algo en su vida o se siente satisfecho de todo lo que hizo?
H: Si, claro, me falto, porque a veces uno cree que estando en el camino equivocado ese es el
correcto y sufrir esa superioridad de “ay, yo mañana me muero y ya, nada me llevo, no” a mí una
vez un señor que era muy flojo para el trabajo me dijo: “eso vamos y trabaja en mi finca”, yo me
cogía 33 arrobas y el como 5 arrobas, y no hacía nada, pero entonces él, a pesar de que era flojo,
con su flojera el trabaja para sus cosas y ahí andaba en su carrito y todo.
E: ¿Y usted por qué cree le pasó eso, que le falto?
H: Me falto, porque en vez de yo trabajar a otro, debo trabajar para mí
E: ¿Cómo haberse creado un plan, sí?
H: Varias veces no es que solo uno, sino que uno también necesita llegar a una persona que lo
saque de esa oscuridad y le diga: “vea usted está en la oscuridad y esta es la luz, trabaje para
usted, ya que usted nació con un don, el don de ser alguien responsable y que tiene sus cosas, sin
la necesidad de tal vez levantarse a trabajar a las 2Am para ganarse un miserable sueldo , usted
ya tiene un don, y es un don de vivir bien, de decir bueno si aquí no, aquí sí y aquí también, no es
estar estacionada. La vida de hoy es moderna y evolutiva, entonces el pasado es tan importante
ya que es la base del desarrollo del presente y de la tecnología, hay que disfrutar esté presente ya
que aquí estamos.
E: ¿Y usted se lo está disfrutando?
H: Claro que sí, no ve que este es un don que Dios me dio, estar aquí, que tal yo estar por allá
pasando el tiempo y diciendo: “ay no, yo estoy malo y enfermo”, no, yo estoy disfrutando un
momento que nunca voy a repetir y que tampoco pensaba, y además, acá ando, aprendiendo de
usted que sabe, mientras que yo no sé.
E: No Don Hernando, yo he me he dado cuenta que usted sabe, y mucho, tiene una concepción
bien compleja de la vida y de los demás también.
H: Pero es porque yo estuve en el ejército, y cuando yo llegué allí pues no estaba enseñado a ese
régimen de vida, allá tocaba respetar a un superior. Pero entonces eso es una enseñanza y yo trate
de aprenderla bien, que uno se debe bañar, aprender a estar bien vestido, saberse expresar y dejar
el machismo, hay que usarlo cuando se debe usar, porque si un paciente me va a pegar pues yo
tengo que “pellizcarme” como es que yo me voy a defender y a golpear, si es que me van a
golpear.
E: Pero si a usted no le hacen nada.
H: Pues uno deja así, y no le “para bolas”, si me trata mal, pues dejarlo, porque esas palabras a
mí no me están haciendo nada, eso es un karma que a mi ese señor me está sacando, porque con
esa boca contamina y enferma, entonces yo no le puedo venir a decir a otro esas mismas
groserías porque yo no tengo autoridad moral para decir eso, si es que Dios no hizo unos
parásitos, es como yo hablar de aquí, que la comida es mala cuando tenemos hasta nutricionistas,
aquí la comida es “uno a”, lo que pasa es que yo como no tengo la mentalidad y no acepto que la
sal es dañina que el trago es dañino, el cigarrillo, las drogas, entonces yo quiero vivir como una
persona sin control, entonces así no es, ya tengo que acostumbrarme. Así sea un viejito que anda
en silla de ruedas, no lo puedo insultar, si debo ir a ayudarlo y en caso tal si lo tengo que hacer,
pues lo hago, porque se que le hare bien como ser humano y ya que yo lo puedo hace, pues lo
haré, porque es una persona que por su estado no lo puede hacer por sí mismo, ya que esta en
silla de ruedas y tiene esa necesidad de la cual tampoco tiene la culpa, entonces yo debo tener esa
conciencia y percibir eso. Yo conocí un señor una vez que era muy orgulloso, él nunca se subía
en un bus urbano, que, porque le iban a rayar el zapato, y no es que Dios lo castigo, sino que el
con un cigarrillo prendía el otro, una botella de aguardiente luego de la otra, y los médicos le
decían que eso era malo, y ahí el renegaba contra el mismo, pero el mismo también se buscó eso.
E: Sus propias consecuencias fueron las que le llegaron. Usted la vez pasada me dijo que no se
relacionaba con otros internos, pero yo lo vi ahorita jugando con un señor y me pareció muy
curioso.
H: No, es que él es una persona de esas que ha sufrido ese descontrol de la vida, él no es una
persona que cree que él se muere y tiene un espíritu y que puede tener una evolución en el más
allá, el no, el piensa que ya está muerto y para él su vida, es eso. La violencia y todo, si usted le
da confianza el de una vez le manda la mano y todo, se la va llevando a la cama. Esta así porque
él tenía una costumbre, es una persona que no tiene control ni cree en la evolución de él, sino que
él es así, yo por eso charlo con él, porque si usted no lo molesta es un animal que no le hace mal
a nadie, entonces yo hablo con él, porque me gusta, con el todo es violencia, y no piensa sino en
matar entonces yo disfruto ahí molestar con él y escucharlo, porque una persona como el, ya en
el estado que está en vez de tratar de evolucionar, de concientizarse, dice uno: “Dios mío, Señor
por favor, cámbiame, apiádate de mí e ilumíname, que voy a hacer para salir en este “embolo” en
el que yo estoy”, no, él está sumido en que la muerte es eso y nada más.
E: ¿Él se quiere morir?
H: Si, yo le digo que el cachondo se lo va a llevar y él me dice: “pues que me lleve”
E: ¿A usted le da miedo morirse?
H: Lógico, la muerte para nosotros o para mí, de pronto para usted no, pero para mí sí, porque
bueno, yo no le tengo tanto miedo a la muerte, sino al estado de mi espíritu, eso sí, pero tengo
esa esperanza de que yo siempre practico y mi padre celestial tendrá misericordia y piedad de mí,
de lo de aquí no, pero lo de allá que si me lo de todo, lo de aquí ya pasa a ser historia
E: ¿A usted no le interesa lo material de aquí en la tierra?
H: No, eso ya no.
E: ¿O sea usted con lo que tiene esta satisfecho?
H: Si, figúrate, tengo comida, bebida, tengo muchas oportunidades, por ejemplo, tengo el
proyecto de comprarme una camisa y un pantalón y sé que lo puedo conseguir, entonces para que
más.
E: ¿Y usted tiene algún otro proyecto que le interese hacer antes de que no se…?
H: Claro, yo ayer estuve hablando con un abogado de una tierrita que tengo por allá y de pronto,
de una casita o cosas así.
E: ¿La va a vender o algo así?
H: No, es a ver si las puedo recuperar.
E: ¿Y que dijo, si hay posibilidades?
H: Del 100%
E: Y bueno, si llegara a pasar eso del proyecto ¿sería qué, irse para allá?
H: Lógico, porque desde que yo llegué aquí, hace como 9 años, nunca he tenido en mi mente el
hecho de quedarme, yo siempre tuve la mentalidad que cuando tuve esa tierrita, era hacerme a
una casa con todas las comodidades, todas mis cosas.
E: ¿Y ese es el plan ahora?
H: Y disfrutarlo sin ser sádico, ni nada de esas cosas, entonces pues de pronto yo me compro un
billete de lotería cuando puedo cada 2 o 3 veces, pero yo que me lo gane, lo primero que compro
es un lote donde yo hacer mi casita, si es la voluntad de Dios.
E: ¿Y dónde está ubicada la casa?
H: La tenía en mi parcela.
E: ¿Y dónde queda su parcela, aquí en Santander?
H: Eso quedaba por allá en el Valle del Cimitarra, parte de Antioquia y Santander
E: Esta lejitos ¿no?
H: No.
E: Un poquito.
H: Sino que lógico sí, porque si digamos para irme de aquí a allá a pie, me gasto como 4 días.
E: ¿Se iría a pie?
H: Uf lógico, voy arranco de aquí, llego a Lebrija, allá me quedo, al otro día me levanto a las
4Am, me baño y por ahí a las 8Am voy desayuno, camino por ahí unos 15 o 20 kilómetros, hago
30 minutos de descanso y sigo, cuando son las 12 del día, estoy llegando al puente de Sogamoso.
E: ¿Y si queda para ese lado?, pensé que quedaba como para arriba, para Bogotá.
H: No, eso es por allá, entonces a mí no me daría dificultad llegar allá a pie porque tengo la
forma de llegar, y hay carretera, para ir allá no es sino cruzar un caño, ahí lo cruzo a pie ya que
se cómo se cruza, llego allá a mi parcela y listo.
E: ¿Y no ha pensado lo que quiere hacer allá?
H: No
E: ¿Y por qué no?
H: Porque yo no soy la clase de gente que le gusta hacer lo que no se debe hacer, no soy parasito.
Esos guerrilleros, no son parasito, porque un guerrillero ni secuestra, ni extorsiona, ni mata, el
revolucionario nunca, Jesucristo nunca mato a nadie ni le insinuó a nadie. Dicen que Dios se
entregó por nosotros, pero no, dese de cuenta que cuando a él lo crucificaron Judas fue el que lo
entrego, usted como psicóloga dese cuenta, entonces notará que fue el mejor amigo, por ello
dicen que según eso, la verdadera biblia no la tiene los pecadores, porque son muy
espiritualmente avanzadas, fuera de este mundo hay otra tierra más sagrada donde ya está la
gente más evolucionada, según creo yo, según los libros que he leído.
E: Esta muy bien, porque igualmente no tendrá muy buenos recuerdos de ese lugar, de la finca ¿o
sí?
H: No, ya no, por eso le digo, porque para que llegar uno a un sitio donde uno llego con tanta
ilusión y tanta esperanza y hay…
E: ¿Esa se la compro usted de su trabajo?
H: Si, entonces… llegar uno a salir de allí y casi, yo por lo que no puse a apegarme a mis cosas,
que se quede eso ahí, que se quede esa tierra, yo lo que necesito es curarme de esta enfermedad,
de la muerte y empezar a resucitar y acá estoy bien asentado, cómodo y no tengo que pensar en
la comida, ni en la dormida, ni en bañarme, ni en nada, ahora pienso en ir y lavar mi ropa.
E: ¿Le gusta hacer las cosas a usted mismo?
H: Si, pero esas lavadoras no me van a lavar a mí, mi ropa como yo mismo la puedo lavar y si
pagar lavada con ropa de oras personas que ni conozco y teniendo la oportunidad, pero es que la
pereza es la paga de la destrucción del ser humano.
E: Y está muy generalizada este momento en el mundo, la flojera.
H: No, el mundo está muy generalizado es que yo soy vivo, y querer uno creer al otro más
ignorante, por eso los políticos son unos parásitos indeseables, a esos si les dice es que hay que
cogerlos, llevarlos, amarrarlos y ponerlos a trabajar, esos son parasito que uno debe ir intentando
sacar. Por ejemplo, a una persona que le da una comida para que se la coma y la va a ir a tirar
ahí, entonces eso en un parasito que hay que ir extirpando, sacarlo
E: ya entendí, sí.
H: Eso no es que “ay si, pobrecito el viejito se va morir” no, no, no, eso es alcahuetear, eso es
como cuando uno coge un dinerito que se lo gana trabajando y en vez de ir a bañarse, a vestirse,
a comprar una comida que le de fortaleza, se va a una cantina …
E: Se lo gasta.
H: … Y se va no a gastarlo, sino a que se lo roben, a que una mujer de esas le prenda una
enfermedad bien “culebra” y de ahí a ponerse “ay Dios mío, señor”, no, esos errores son los que
no se pueden cometer y de los cuales uno debe estar pendiente para corregir.
E: ya le entendí cuál es la idea que tiene.
H: Entonces eso sucede aquí, aquí no es que “ay, el viejito”, no, si no quiere estar aquí vea,
salgase, de una vez lo voy es sacando, vea usted no debe estar aquí porque es un parasito y listo
se acabó, las consideraciones a las personas que si cometió un error ¿sí?, pero que se les llamó la
atención y la corrigió, pero el que sigue en las mismas, no, no, no, como va querer que sus padres
que están gozando porque usted sea es esa persona que ellos, porque es que la madre de una hija
la quiere ver doctora, que porque ella no lo pudo ser pero que ella si lo sea pero no para que vaya
a esta edad y en boca de todo mundo, que en el barrio, no, ¿usted no cree que eso es
imperdonable?
E: Si.
H: Entonces a la niña ya por lo menos a la edad suya no necesita que les digan que debe hacer
porque ya saben lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer, eso es imperdonable. No ve que
yo tengo una prima y la mamá eso era “mamita que quiere, mire haga esto” no y no, la niña se la
busco y le dijo de una que ver a ella como va a criar desde ahora, a las 4 de la mañana la llamaba
“a ver, salgase entonces y váyase”
E: Aja, la corrigió.
H: Si, y de ahí en adelante en el segundo ahí si estudiaba, “no, que a mí las matemáticas no me
entran” pero si le entraron de ahí en adelante, ya es una profesional, es una contadora publica,
está haciendo como 6to semestre de mecánica industrial y si le toco que ponerse … entonces yo
hablo con ella y digo: “no, si mi mamá tanto que me lloraba que estudiara y no y no”, y vea para
ser barrendera me toco terminar el bachillerato
E: ¿Ella vino a visitarlo?
H: No, para que, qué necesidad, necesito es tener conciencia de vivir yo mismo bien
E: ¿Pero tampoco habla con ella por teléfono?
H: Si, claro, pero para que voy a estar yo llamándola, no tengo ninguna necesidad.
E: ¿Qué piensa usted de la familia?
H: La familia es algo como un regalo de la vida así si uno tiene de pronto a podido convivir con
la familia, la familia es lo más importante de un ser viviente, sería algo indeseable que yo dijera
algo que no son importantes, pero cuando uno ha tenido por lo menos como esa tragedia la mía,
pues para que, figúrate que por parte de ese señor que murió, una hija que estudio aquí en la
universidad industrial de Santander, recibió como 35 puñaladas y le mataron una niña que eso si
me dolió muchísimo porque la niña no tenía sino como 3 o 4 años y no tenía la culpa de lo que
ella hubiera hecho.
E: ¿Fue acá en Bucaramanga?
H: No, en Barranca, entonces yo ir a decir que esa era una yo no sé qué, que Dios me ampare a
mí que no me suceda eso.
E: ¿Pero usted no tiene hijos?
H: No le digo que yo no he perdido mi virginidad, quiero llegar por lo menos sin contaminarme.
E: ¿Eso le parece una contaminación?
H: No, porque depende, si yo me voy a buscar una mujer que vive en una cantina
E: Ah, obvio, ¿pero si fuera una mujer de casa, como una familia que tuviera hijos?
H: Ese es un don, es una bendición que si Dios le da a uno a la vida es una bendición que Dios le
da a uno de hombre, lo que pasa es que desdichadamente nosotros los hombres somos machistas
y varias veces estúpidos, tenemos la mina de oro en la mano y dejamos el oro por ir a coger la
basura
E: ¿Alguna vez tuvo una mina de oro como esa?
H: Hombre sabe que si, pero, no tenía las cualidades.
E: ¿Usted o ella?
H: Ella, entonces no sé, cometí ese error, no error, sino que tal era algo que no me servía
E: ¿Alguna vez recogió basura?
H: No, porque es que para mí lo más importante en la vida de uno es que si usted se acostumbra
a ponerse cosas de segunda usted vive en eso usted ya debe es tener esa mentalidad de lo que
usted va hacer lo debe hacer bien hecho o lo que usted va a dar debe recibir cosas de calidad o si
no, no reciba, porque si va a recibir basura, cosas que no, no reciba, eso me sucedió a mí y por
eso estoy aquí y vivo tranquilo, tengo mi conciencia limpia de que no puedo decir no, si yo fui
un desgraciado, un bandido porque era un señorita y la realidad, no, no, no
E: ¿Nunca tuvo ese problema?
H: No, no tengo esa conciencia, lo que hizo de niño pues era un niño y yo me ponía a jugar al
papá y a la mamá y yo pues era el papá y ella era la mamá, bueno vamos a hacerlo porque era
muy rico, pero no lo hacía por mandada sino por ignorancia, uno de niño…
E: ¿Por ahí que edad tenía?
H: Por ahí unos 10, 11 años
E: ¿Ella era una amiga?
H: No, ya cuando yo tuve esa relación con esa muchacha ella era una niña de 14 años, ya tenía
25 años, ya había salido del ejercito ¿sí? Pero entonces eso me hacía a mi sentirme incomodo,
porque es muy triste vivir uno con una mujer, que uno diga que se la está presentando al paciente
de uno y uno diga: “vea le presento a mi mujer” y el paciente uy yo amanecí más de 5 veces con
esa vieja, uy no, eso no, para mí no.
E: ¿Y se dejaron?
H: Si, de una vez
E: Si claro, entiendo eso, complicada la situación, ¿pero con ella nunca tuvo hijos?
H: No, no, la relación fue muy corta, como unos 4 o 6 meses no más y listo, se acabo
E: ¿Y con ninguna mujer más ha tenido hijos?
H: No, yo no
E: ¿Seguro?
H: Yo, me parecía como no sé cómo imposible uno apegarse a una sola cosa, y eso decía yo, uy
no, no, no
E: ¿Y todavía le pasa?
H: Obvio
E: ¿No le gusta apegarse a las cosas y por eso cree que no le hace falta como ese contacto con los
demás?
H: No, yo para que voy a tener por lo menos contacto por allá con el otro que no tiene una
evolución de seguir adelante, no eso para que
E: ¿Y con ninguna señora tampoco, con las enfermeras, tampoco?
H: No, porque ellas son enfermeras, mujeres muy jóvenes, la una tiene marido, la otra tiene
novio
E: ¿Pero no habla con ella?
H: Yo si hablo con ella porque me toca, son personas muy importantes por lo menos si tengo un
grano en un pie, me toca “uy jefa, perdone que le interrumpa, pero vea tengo esto en este pie”
entonces yo, me toca por obligación ¿sí? Porque ah si no, toca hacer una curación y ya o uy no,
usted tiene una pecueca muy crónica, vaya báñese, entonces por lógica las tengo que tratar con el
respeto que ellas se merecen, pero no que yo me vaya a ir a bobear, ser amigo de ellas si lógico,
porque si yo no busco la amistad con ellas, pues entonces la atención que me van a dar tampoco
va a ser la efectiva, pero si yo las respeto y se llegarles a ellas, vea me pegue aquí, tengo esto, me
duele esto, pero, tengo que saberles pedirles el favor, ella no tiene la culpa de que me esté
doliendo
E: Si, toca tratarlas con mucho respeto, porque igual ellas trabajan para ustedes cuidándolos
H: Exactamente, es que con ellas es que uno debe valorar todo lo que ellas hacen, que estudiaron,
que se están capacitando, tienen que hacer cursos y toda esa cosa es para bienestar nuestro, no de
ellas, bueno un bienestar de ellas porque están aprendiendo y les toca aprender porque están acá
para ejercer el trabajo que ellas están haciendo, porque si no saben inyectar, no saben poner una
sonda, no saben hacer una curación, pues tampoco les van a dar trabajo, entonces para todo nos
tenemos que preparar.
E: O sea, todo es un aprendizaje en la vida
H: Todo, uno no nace aprendiendo ni muere
E: Todos en la vida somos alumnos y profesores con todos
H: Lógico, usted tiene sus habilidades de psicóloga, pero porque es psicóloga yo le voy a
preguntar este señor que está pensando, no porque usted no tiene telepatía, y el único psicólogo
telepático en el mundo es ese señor que antes de uno pensar el ya sabe
E: Totalmente, si la única manera porque aquí en el mundo real solamente mediante lo que nos
diga el paciente, solamente sobre eso, porque él es el único que sabe lo que le pasa, que le duele,
que no le duele, y pues no todo físico, sino que en el alma.
H: Lo más esencial del alma, del espíritu
E: Si, porque uno esta es enfermo de eso, del alma
H: Vea por lo menos usted se da de cuenta que en esa reunión donde están todos los curas y
brujos, todos allí reunidos, ellos estaban allí era para juzgarlo a él y vea que llegaron esos
pacientes y destecharon esa casa y metieron ese paciente allá y dese de cuenta que el lo primero
que hizo fue curarle el pecado, la enfermedad que el tenia era el pecado, por eso estas curado de
tu pecado, levántate y échate al mar, porque la enfermedad de él era curable pero lo que no era
curable era el pecado y los que estaban allí no tenían esa capacidad para hacerlo, entonces ahí fue
cuando lo juzgaron a el que él tenía más poder que el demonio y ya lo juzgaron ahí, que era más
que el diablo, pero no, ellos sabían que no era así, pero si porque yo de niño caí en manos de
monstros y con mafiosos y de todo he tenido experiencias y me he salido de esos, pero yo mismo
he aportado y me he salido de ellas, no fumo, no tomo, no meto marihuana, no fornicación,
porque se que eso no puede existir en un ser humano, yo no acepto eso, yo no acepto que porque
como voy en la calle llega una vieja de esas “ay venga, venga papi”, no, gracias, no vengo a eso,
estoy es pidiendo limosna, chao, nos vemos
E: ¿Entonces usted también sale a pedir limosna?
H: No, pero yo salgo a hacer mis vueltas
E: ¿A ustedes lo dejan salir, sale y entra, así como…?
H: Si, claro
E: Yo pensé que no los dejaban salir así
H: No, yo sí, es que yo me puedo ir el día que yo quiera de aquí
E: ¿Qué es el trato que tienen con ellos?
H: Entonces yo gozo de eso, pero yo le digo a la jefa, jefa necesito un permiso para mañana, si
que va hacer, no tengo que hacer una vuelta
E: ¿Entonces usted pide el permiso, se va y vuelve?
H: Claro, yo tengo que ir a hacer lo que o tengo que hacer
E: ¿Y qué hace, vueltas de qué?
H: Yo por lo menos le digo jefa, mañana yo tengo que ir a la defensoría del pueblo, y listo, tengo
que ir allá y a la doctora o al doctor, y allá usted ay por favor me da un comprobante de que yo
estuve acá en su oficina, entonces ella me da el permiso y yo mire, yo pedí el permiso para venir
aquí y entonces allá me dicen como si
E: ¿Y a usted no le pagan allá por haber sido destituido? ¿No le dan una mensualidad?
H: No, me dan 80 mil pesos por el adulto mayor
E: Pero pensé que por haber sido despojado de sus tierras deberían pagarle
H: Si, también me dieron
E: ¿Cuánto le dieron, poquito?
H: Pues yo eso tampoco esperaba recibirlo, pero si, entonces no fue que me lo dieron, sino fue
porque yo fui le consulte a una abogada allá en la defensoría del pueblo, “doctora, pasa esto y
esto, vea, yo tengo estos papeles, yo soy un ser que tengo esto, y esto, los resultados de este
examen”, ah bueno, pusimos un derecho de petición directamente a Bogotá y llamar y fuimos
allá y me llamo una abogada de allá de acción social y hablamos y todo, yo soy desplazado de tal
y tal, y cumplí todos los requisitos y me llamaron y bien, pero no fue que porque me llamaron, si
yo no lo hubiera hecho, me dan en la cabeza, la uno porque tengo la edad, lo otro porque tengo
cáncer, la columna, la próstata, la hernia, entonces cumplí con los requisitos de la ley 1448
E: ¿Cuál es esa? No estoy informada
H: Si, yo la tengo por ahí, pero es que ahora no la tengo aquí, cuales son los derechos qué tiene
toda la gente y eso
E: Pero pues para tener todo eso que menciono Don Hernando yo no lo veo mal, la verdad, yo no
lo veo tan mal
H: Yo no le puedo ir a decir a usted que vaya báñese, póngase esa ropa, acta hay tipos que toca
llevarlos a la brava
E: A veces suele suceder eso con las personas, pero con su cuidado personal y eso, es como la
edad o la manera de pensar que tienen
H: Y nosotros los seres humanos hoy en día, yo por lo menos me quedo sorprendido porque en
mi juventud y toda esa vaina los colegios cuando salían esas niñas de esos colegios con esa falda
así, hoy en día es salir casi, se puede decir, mostrado calzones y todo, y ese vocabulario “uy,
q’hubo perra, marica”, uy no, no, no, a mi esa palabra marica, es horrorosa
E: Yo no la digo, pero si la he escuchado, la verdad no soy de palabras fuertes
H: Es que es inaceptable como una niña que está estudiando, la profesora no se atreva ni a
decirle niña o jovencito, usted esto no lo debe hacer en la calle porque es que eso es un
desprestigio.

Entrevista Sujeto MI1


E: ¿Cómo se ha sentido de salud?
M: Bien sumerce.
E: ¿Le ha dolido alguna parte del cuerpo?
M: El ojito me llora, me operaron de la vista, hace mes y medio me la operaron, de la catarata.
Me estaban echando unas gotas pero no me las han vuelto a aplicar, y am llevaron al doctor, y
allá eso me examinaron con una tanda de aparatos y que tal.
E: ¿Aparte del ojito, no le ha dolido otra parte del cuerpo?
M: No señora, no me ha dolido nada, yo soy es muy flojita de sueño, sumerce prende la luz y yo
de una vez me despierto, pero nerviosa, me asusto.
E: ¿No duerme tan tranquila?
M: No duermo tranquila, alguien que tosa y ya de una vez me despierto, yo soy toda nerviosa.
E: ¿Está satisfecha con todo lo que ha vivido durante este tiempo?
M: Si sumerece, Dios me dio licencia.
E: ¿En la vida ha hecho todo lo que se ha propuesto por hacer?
M: Pues si… yo tenia unos familiares que me llevaron al cementerio a recitar en una tumba y me
pararon a recitarle a los muertos, pero yo cuando eso tenía las dos piernitas.
E: ¿Cuál ha sido su mayor logro en la vida?
M: Cantar lindo y charlo con las señoras, el saludo para todos, la bienvenida a todos al hogar, yo
tengo capacidad de hablar con las señoras, los señores, llegan y me saludan, se me sientan al
lado, charlamos, me dicen que les cante.
E: ¿Cuando era joven que sueños tenía? ¿Logró cumplir esos sueños?
M: Yo trabajar, recogía platica, estuve en Bogotá muy bonita, y estuve donde una madrina de
mesera en un restaurante y esos señores de por allá me querían llevar.
E: ¿Qué quería, en un futuro, llegar a ser usted cuando era joven? ¿Qué metas quería alcanzar?
M: Ser como maestra de escuela, es que en la casa donde yo vivía, del campo venían y me traían
niñas y niños y yo tenía un tablero y la tiza, entonces les enseñaba las vocales y le enseñaba y
pintaba arbolitos y casitas y les decía que era eso. Entonces ellos iban del campo y yo les
enseñaba a pintar árboles y casas, y a mí me llevaban huevos pero grandísimos.
E: ¿Cuántos años tenía cuando le enseñaba a los niños del campo?
M: Yo contaba por ahí solo con 23 años.
E: ¿Cuando usted era joven no quiso ser maestra o estudiar para ser maestra?
M: No sumerce, yo únicamente me enseñé a oficios domésticos, yo no pensaba más que en la
pobreza, sin plata pa uno decir… bueno yo voy a estudiar tal cosa, sin dinero ni nada uno no
podía hacer nada. Yo tuve 5 años de colegio en primaria y estuve con las hermanitas de la
caridad que me enseñaban los domingos.
E: ¿ Y no cree que su sueño tal vez era ser maestra?
M: Si… eso sí. Yo deseaba ser maestra porque a mí me nacía, pero no lo logre como yo quería,
yo enseñaba a pintar y esas cosas pero nunca fui maestra, únicamente de pasatiempo, pero ellos
aprendían mucho, yo les enseñaba.
E: ¿Qué cree usted que le falto hacer a lo largo de su vida?
M: yo únicamente tejía, hacia rosas grandes y las remendaba hasta que se hace un tendido para
mi cama allá en Charalá. Tal vez lo que me faltó sería ser profesora, yo como no me pude
graduar para eso. Pero bailar si puedo.
E: ¿Qué hace usted durante el día?
M: Me baño el cuerpo, bien bañadito, salgo acá y nos dan el tintico, el desayunito y todo. Y
luego nos toca salir para acá, estarnos acá y esperar a que alguien venga y nos haga charla,
conversamos y así dialogamos algo, luego la media mañana.
E: ¿Qué actividades hacen acá durante el día?
M: Recortar los delantales y hacer la ropa. Baile, pero yo desde aquí miro.
E: ¿Participa en las actividades que realizan en la institución?
M: No, como estoy recién operada, me dicen que yo no veo bien por el ojito, y como estoy recién
operada pero tengo unas gafas bien bonitas. Pero mientras hacen las actividades yo les hago
barra desde acá. Porque yo le doy la bienvenida acá a la gente, les doy el saludo, les pregunto a
quién busca o que necesita acá en el hogar.
E: ¿Cuál es la actividad que más le gusta hacer?
M: Yo ya estoy cansada de hace actividades, yo colaboro desde acá sentada, les aplaudo y todo.
E: ¿Hay algo que le impida hacer las actividades?
M: si, ahorita no puedo pintar, porque el olor me hace daño para la vista, y como no tengo una
pierna, no puedo bailar bien, pero igual bailo. Pero yo prefiero colaborar desde acá sentada en mi
puesto.
E: ¿Necesita la ayuda de alguien para realizar alguna actividad?
M: si, cuando me voy a acostar, las niñas de enfermería me llevan en silla de ruedas, de resto me
baño solita, yo misma me visto, la ropita, yo misma abro el closet y bajo de los ganchos la que
quiera ponerme y la dejo lista donde duermo, yo como sola también.
E: ¿Se relaciona bien con todos los adultos mayores?
M: todos quieren charlar conmigo, yo también les converso, todo el mundo viene acá a
saludarme, me gusta charlar con todos, el cariño, el amor. Les digo bienvenidos. Me agrada pasar
tiempo con ellos porque yo para donde cojo, de la mesa, a la cama y del comedor, acá sentadita
todo el día.
E: ¿Cómo se relaciona con su familia?
M: Hace tres  días vino mi hijo y la sobrina que me lleva al apartamento como por 10 días.
E: ¿Cómo se siente cuando esta con su familia?
M: Bien porque yo soy bien atendida, me traen y me llevan.
E: ¿Cuándo tiene que volver al hogar, se siente triste de dejar a su familia?
M: no porque ya aquí muero, ellos tienen muchas preocupaciones, yo me siento mejor acá. Pues
si a veces tristeza cuando uno piensa que la ya sin la patica no puedo aspirar a anda, me siento
más bien angustiada, un poquito enguayabada, porque ver uno ya aquí quien sabe hasta cuándo.
E: ¿Cómo se siente viviendo acá?
M: Bien, nos dan la alimentación, vivienda, nos atienden, acá todo nos tienen que tratar con
educación, que merecemos respeto, que bien atendidos, y que todos tenemos que querernos.
E: ¿Le gustaría vivir en otro lugar?
M: No me gustaría, porque yo de arrimada. Ya a mi ranchita no puedo volver, porque ya me
desconectaron el  gas y todo. Ya no hay servicios, quitaron la luz también porque no había con
que pagar.
E: ¿Si tuviera con qué pagar, viviría en otro lugar?
M: claro que si, por visitas si  

Entrevista Sujeto HNI3

E: ¿Cómo se siente de salud?


H: No puede alzar mucho el brazo porque lo tengo partido, atrás lo tengo partido y acá este
huesito también, no lo puedo levantar y por eso es que no puedo jugar tejo bien. Yo juego tejo,
pero me toca es son levantar el brazo mucho.
E: ¿En general como está de salud?
H: yo francamente nunca he tenido una enfermedad, enfermedades que me hayan echado a la
cama no, solo cosas pasajeras, como gripa. Yo soy un tipo muy adariego, recuerdo que mi
mamita me decía que yo nací de pie.
E: ¿La única parte del cuerpo que le duele en este momento es el brazo?
H: si solo el brazo, y la gripa, la gripa que me dio, todavía no se me ha quitado y todavía briego
para respirar.
E: ¿Siente que su vida ha sido valiosa?
H: pues mas bien regular, porque pues he tenido plata pero entonces las mujeres me dejaron en
quiebra, por los hijos, tuve hijos con dos mujeres diferentes.
E: ¿Vive con alguna de esas mujeres o hijos?
H: no, ellas se fueron, me dejaron y sin plata. Una vive acá y la otra en Santa Marta con mis
otros hijos.
E: ¿Con quién vive en este momento?
H: con una hermana mía.
E: ¿Cuáles han sido sus logros
H: la vida militar, preste servicio durante 4 años, lo normal era un año, pero yo seguí la carrera,
ese ha sido mi logro más grande y también fui muy consentido por las mujeres.
E: ¿Cuándo era joven que sueños tenía?
H: pues estudio no me dieron, yo me crie solito. Yo no pensaba nada, quería saber andar y
conocer el mundo, conocer el mundo viajando, yo viajé mucho en barcos, en aviones… yo
soñaba con viajar y lo logré. No más en el ejército logré andar bastante en avión, fui hasta
paracaidista. Allá en Bogotá fueron tres meses de instrucción de paracaidismo para ir a la guerra
con Corea. Yo fui a la terminación de la guerra allá. Esa ha sido la vida mía.
E: Después del prestar servicio militar, ¿no volvió a trabajar?
H: No… yo vivo fornaliando, ganando en ganadería, caballería, y es que yo desde pequeñito era
aficionado a las bestias y como mi papá era un negociante entonces también me enseñó.
E: ¿Qué cree que le faltó por hacer en la vida?
H: Todo lo hice, la vida se la debo a mi Dios primero y el saber uno hablar, yo no he tenido
enemigos… nada.
E: ¿Como es su día a día?
H: Me levanto, me baño en la regadera, mi hermana me hace el desayuno, no hago nada en la
mañana, pues cuando ella no puede yo hago el desayuno y para a acá me vengo a las 10 de la
mañana, a las 10 nos trae el bus. Yo creo mucho en mi madre santísima, yo nunca voy al médico,
cuando me duele algo, le pido a Dios y dios me sana, siento que me sana. Tengo un libro que me
dio mi papá de oraciones buenas.
E: ¿Qué actividades hacen acá en la institución?
H: A las 5 o 6 me devuelvo para mi casa. Acá jugamos domino, jugar naipe, charlar, jugar tejo…
la pasamos bien.
E: ¿Participa en las actividades que hace la institución todos los días?
H: Claro si, por ejemplo, hacemos muñequitos de hilo, cantamos, bailar.
E: ¿Cuál es la actividad que más disfruta o que más le gusta?
H: yo bailar… yo se bailar toda música, lo único que no sabía bailar era joropo, pero aprendí en
los Llanos Orientales.
E: ¿Alguna condición física le ha impedido hacer alguna actividad?
H: si porque por ejemplo, para hacer muchas cosas no soy capaz de sacar el brazo, cuando
hacemos ejercicios, para jugar tejo, tengo que hacer un poco más de esfuerzo.
E: ¿En alguna ocasión necesita de otra persona para realizar alguna actividad?
H: no, todo lo hago solo jajaja.
E: ¿Qué hace en la casa mientras no está a la institución?
H: Yo tengo mi televisor, veo televisión. Me gusta mucho la música, soy muy divertido.
E: ¿Cómo se relaciona con los demás adultos mayores?
H: muy bien, me llevo bien con todos, no tengo problemas con nadie, todo el mundo m,e quiere
y por lo que yo se, oraciones lindas
E: ¿Qué hacen cuando están juntos?
H: Charlar y jugar tejo
E: ¿Cómo es la relación con su familia?
H: Bien, tengo un sobrino y mis hijos, pero ya la familia me nos va acabando, el hermano mío es
el que queda vivo y la hermana con la que vivo, y el mayor soy yo y es el que esta mas vivo y si
me hablo con mis hijos y voy y los visito y Martín que es mi sobrino.
E: ¿Cómo se siente cuando está con ellos?
Me tratan bien, me siento bien.
E: ¿Se siente triste cuando se aleja de su familia?
H: No, para mi no existe la tristeza. Hay que estar tranquilos, eso me lo ha dado mi Dios.
E: ¿Cómo se siente donde vive?
H: Bien, pues donde vivo me siento bien pero claro que si me gustaría ir a otro lado porque como
yo soy tan mandariego, viví mucho tiempo en Venezuela y Panamá. Me gustaría vivir acá porque
ya no hay mas para donde agarrar.
E: ¿Le gustaría vivir acá institucionalizado?
H: pues si, claro, porque uno se divierte, con amigos y eso. Porque acá hay compañía, para mí,
uno mismo se da la vida, si uno le cae mal a una persona, uno se aleja y ya. Yo me sentiría bien
viviendo acá porque todos acá me quieren. Y acá le dan a uno la comida… allá porque esta mi
hermana y charlo con mi hermana.