Está en la página 1de 9

Unidad 2 / Escenario 3

Lectura Fundamental

Lo social, el estado
y los sistemas

Contenido

1 Manifestaciones de expresión en la antigüedad

2 Interpretaciones diferentes del mundo hasta la actualidad

3 Estado, Sistemas Políticos y Modelos Económicos

Palabras clave:
Grupos Humanos, Procesos sociales, Estado, sistemas políticos y económicos
Las sociedades del siglo XXI, en los diferentes continentes del mundo, son resultado de un
proceso histórico que implicó una evolución del género humano no sólo en la manera en que
los primeros homo sapiens se relacionaron con la naturaleza sino que también abarca los
procesos y formas de concebirnos como seres sociales transformadores y constructores de
dinámicas culturales, económicos y políticas. La historia de la humanidad expresa lo complejo
y singular que ha sido entender que los seres humanos nos construimos como seres sociales
y sujetos histórico-políticos en lo colectivo y lo personal mediante las relaciones de poder, la
exploración del entorno, el reconocimiento de otras formas de vida y la capacidad de asumir la
existencia humana en un tiempo y espacio determinado como oportunidad de acción-reflexión-
transformación.

1. Lo social: Grupos, acciones y organizaciones


La mirada analítica sobre los tiempos primitivos y la consolidación de las primeras grandes
sociedades hasta el mundo contemporáneo significa abrir reflexiones críticas frente a cómo
los individuos han “organizado sus relaciones con miras a la satisfacción de sus necesidades
biológicas, psicológicas y sociales” (Uricoechea, 2002, p. 26). La familia, las hordas, las tribus o
los clanes fueron formas primitivas en que las comunidades se organizaron para desarrollar sus
actividades cotidianas relacionadas con la urgencia de dar respuesta a sus necesidades básicas
de alimento y de vida en colectivo manifestando las originarias ideas de organización de grupos
humanos, entendida la organización como proceso y eje articulador de la evolución de la vida en
sociedad.

Para empezar a desentrañar y comprender el asunto, desde las Ciencias Sociales han existido
exponentes que han proporcionado aportes valiosos sobre los avances y legados de las culturas
en el mundo, sus herencias políticas y permanencias axiológicas en las sociedades actuales.
Desde Platón en la antigua Grecia, pasando por Rousseau, Engels y los representantes de la
teoría social crítica tanto en Europa como en América, permiten ampliar la mirada sobre lo
social, brindando elementos para un ejercicio mucho más profundo y problemátizador que no
reduce lo social una linealidad temporal homogénea y conjunto de personas en permanente
relación sino que por el contrario cuestionan -entre otros aspectos- el comienzo de la vida
sedentaria y la conformación de las primeras ciudades, sus lógicas para conservar la cohesión
del grupo y poder alcanzar los fines económicos y políticos que empezaron a surgir en aquellas
comunidades.

POLITÉCNICO GRANCOLOMBIANO 2
Estudiar el proceso de las sociedades primitivas, antiguas, modernas y actuales significa
preguntarse por las estructuras internas que les permitieron, a cada una de ellas en su
momento, dinamizar las formas de relacionamiento con el otro a partir de los fines perseguidos
por la comunidad- unidad, así por ejemplo, en Atenas el primer intento de consolidación de
Estado consistió “en destruir los lazos gentilicios, dividiendo los miembros de cada gens en
privilegiadas y no privilegiados, y a estos últimos, en dos clases, según su oficio, oponiéndolas,
en virtud de esta misma división, una a la otra” (ENGELS, 1983, p. 195). Para el caso de Roma
antigua existió un primer orden social fundado sobre los vínculos de sangre, orden que finalizó
con las luchas entre la plebe y el populus la cual posteriormente dio paso a la constitución de un
Estado, basada en la división territorial y en las diferencias de fortuna. (ENGELS, 1983)

En la antigua civilización China, el objetivo social estaba dirigido a la conservación firme del poder
del imperio, por consiguiente todas las acciones ejecutadas, estaban en función de la protección
del emperador y su territorio, por cuya razón se contaba con un ejército fuerte que evitara las
invasiones y la destrucción del imperio. Estas expresiones culturales y políticas de distintas
sociedades develan cómo se traza el camino de lo social en un sendero singular y complejo según
las construcciones propias de cada grupo humano, de acuerdo a sus organizaciones, preceptos
religiosos y concepciones de mundo, poder y Estado.

El conocimiento de lo social a lo largo de la historia amerita un acercamiento multidisciplinar a las


acciones sociales, a las nociones de estructura y de organización que propusieron y proponen
cada una de las sociedades como cuestiones cambiantes. Tanto la acción como la organización
social en las sociedades “representan diferentes maneras de ver el mismo cuerpo de material; son
conceptos complementarios, no opuestos. En pocas palabras, podemos decir que representan,
respectivamente, la forma y el proceso en la vida social” (Korsbaek, 2010, p. 155)

2. Cambio, Conflicto y transformaciones en las sociedades


La integración de las sociedades es compleja y no se produce en un solo ámbito, ésta se da desde
los escenarios político, económico y, cultural material y simbólico propendiendo por la cohesión o
apertura de las comunidades, dicha integración se teje desde diversas dimensiones y todas estas
interactúan entre sí para poder dar cuenta de su dinámica. Esta compleja trama de relaciones entre
dimensiones y dinámicas posibilita la existencia y desarrollo de lo social desde múltiples maneras.
Es así como en las sociedades primitivas, la cohesión dependió ante todo de las similitudes que
se presentaban entre los individuos, sus roles y las actividades que día a día realizaban, estos
individuos compartieron una serie de costumbres, valores y creencias que con el tiempo fortalecían
la unión del grupo.

POLITÉCNICO GRANCOLOMBIANO 3
La unidad de un grupo o de una organización en las sociedades puede entenderse de múltiples
maneras sin embargo, el sentido de pertenencia a una comunidad o una cultura en particular y el
conjunto de principios e intereses de los sujetos que la integran promueven cambios de proyección
interna y externa que no siempre se dan de manera armónica, los cambios abruptos en las
mentalidades y en el orden establecido pueden desencadenar en conflictos que generan rupturas
profundas en la unidad social.

El conflicto es inherente a la existencia de la sociedad, puesto que si no existiese conflicto no


habría un elemento dinamizador que potenciara el cambio en las organizaciones y estructuras
de esta, aunque parezca ambiguo el conflicto puede llegar a potenciar la cohesión e integración
social ya sea vinculando a los individuos en torno a la resolución del mismo o en la búsqueda de la
condición que provocó el conflicto.

Ahora bien, en las sociedades donde existió diferenciación social dada por las clases sociales
y donde las aspiraciones iban más allá del plano de la supervivencia, la cohesión social ya no
dependía únicamente de las semejanzas culturales y se ponía en riesgo; desde luego, estas
seguían siendo importantes porque los individuos se sentían pertenecientes a un grupo social,
pero no era lo único, así que los diferentes intereses políticos, económicos, religiosos, entraron en
consonancia con las necesidades que afrontaba el sujeto en el marco de la sociedad de su tiempo.
En este sentido es importante entender que las sociedades, se transforman en direcciones que se
abren o limitan por fuerzas internas o incidencias externas; las trasformaciones se dan en unas
condiciones de cambio particulares que pueden restringir o potenciar el desarrollo y posibilidades
de las generaciones futuras para la consolidación del todo social, asumir los conflictos, organizarse
y gobernar.

El descubrimiento del fuego, La revolución del neolítico, la invención de la escritura, la construcción


de mega estructuras, el fenómeno de la esclavitud, el encontronazo entre Colonizadores europeos
y las civilizaciones indígenas de América, la revolución industrial, Francesa, las dos guerras
mundiales, las invasiones armadas de potencias económicas a países ricos en recursos naturales
no renovables, las dictaduras militares, las enfermedades, las conquistas laborales y en materia
de derechos, la llegada al espacio y los avances científicos y tecnológicos son algunos de los
innumerables acontecimientos históricos de la humanidad que han generado transformaciones - o
son trasformaciones en sí mismas- a nivel local, nacional y mundial como también desembocado
tensiones y conflictos entre las sociedades.

Por ejemplo la esclavitud en los albores de la historia de la Unión Americana todavía tiene serias
consecuencias para la sociedad estadounidense con la vigencia de prácticas racistas y de

POLITÉCNICO GRANCOLOMBIANO 4
segregación hacia las personas afrodescendientes. Muchas sociedades continúan perpetuando los
conflictos que se presentan sobre fronteras, religión y creencias muy arraigadas, sin embargo, son
los gobiernos los llamados a dirigir acciones que determinen el cambio social a través de la leyes
o el uso del poder coercitivo que se le ha otorgado al Estado.

Entre los fenómenos que han generado conflictos sociales en el siglo XX se encuentran las oleadas
sucesivas de inmigrantes hacia Europa, la injusticia social y pobreza existente en Latinoamérica, las
confrontaciones religiosas asumidas por fundamentalistas en Asia y el aumento de la población
humana, su concentración en lugares específicos y su patrón de crecimiento. Este incremento
poblacional genera mayores demandas de empleo e indudablemente responsabilidades que debe
asumir el gobierno de turno, de tal manera que se pueda atender a las necesidades de la población
y crear políticas que permitan la distribución equitativa de los recursos.

3. Estado, Sistemas Políticos y Modelos Económicos


En las sociedades modernas los procesos de organización social estuvieron mediados por la idea
de Estado con unas características distintas al Estado teocrático de las primeras civilizaciones,
que se instauró como el órgano que asoció las sociedades y asumió el rol de prevenir la aparición
del conflicto dado por las diferencias entre los miembros de una sociedad, el Estado se consolida
entonces en la modernidad como figura que garantiza la relativa estabilidad entre las personas que
comparten un territorio.

“En la modernidad, lo político hace necesariamente referencia a esta búsqueda de integración o de


orden colectivo. Las unidades aisladas ya no pueden reproducirse por sí solas, sino que empiezan
a depender de su entorno o de su ambiente, de aquello que se presenta como diferencia. Este
proceso es enormemente complejo y contradictorio, y prefigura la imagen del logro de la socialidad
más como efecto impulsivo que como dinámica espontánea (…) El Estado moderno en su larga
fase de consolidación inicial -que se expresa en las iniciales concepciones absolutistas del poder,
las mismas que confluirán luego en las elaboraciones iluministas. En esta fase, el énfasis radicará
en la búsqueda del orden y de la integración colectiva, anulando las diferencias y los conflictos, esto
es, reduciendo drásticamente la complejidad.” (Echeverría, 1997, p. 84-85).

La perspectiva de Estado en la modernidad sigue asumiendo una estructura social organizada


de manera jerárquica en donde en los privilegios los ostentan únicamente un cierto sector de
la sociedad mientras que el resto experimentan la opresión del poder político y la tiranía de
los gobiernos monárquicos, se pasó del señor feudal al monarca, de la influencia de la Iglesia
en asuntos políticos y económicos a una monarquía protestante que expropiaba monasterios

POLITÉCNICO GRANCOLOMBIANO 5
eclesiásticos hasta el punto que fue desapareciendo la autoridad jurídica de la Iglesia en ese
proceso de transición de la Edad media a la Edad moderna las transformaciones sociales fueron
profundas en los ámbitos de la tenencia de la tierra como de las actividades económicas.

Ya en la Edad Contemporánea, más que en ningún otro momento histórico, los individuos que
conforman ese todo social se integran a la par de los mecanismos que emplea el Estado el cual se
concibe desde una perspectiva jurídica como “comunidad política, es decir a aquella organización
que tiene que ver con intereses colectivos, a diferencia de otras organizaciones sociales que
existen desde las primeras comunidades primitivas como la familia” (GÓMEZ, s.f , p. 35). El Estado
contemporáneo establece aparentemente una nueva relación con el individuo el cual vuelve a la
concepción ciudadano y plantea una relación estrecha entre los sistemas políticos y modelos
económicos, este proceso entre las naciones es distinto y difieren entre sí en muchos aspectos, por
ejemplo, las fuentes de capital y las relaciones de gerentes y trabajadores entre sí. La relación
entre economía y política en los tiempos contemporáneos es casi indisoluble.

En la mayor parte de los países del mundo se asigna la autoridad y el poder nacionales a
varios individuos y grupos por medio de la política, por lo general mediante compromisos entre los
intereses en conflicto. A través de los sistemas políticos y formas de participación ciudadana se
eligen o nombran gobiernos o, en algunos casos, se crean por la fuerza armada.

Un sistema político es la expresión organizativa de un conjunto de interacciones estables a


través de las cuales se ejerce la política en un contexto limitado por la población. Este sistema
viene formado por agentes, instituciones, organizaciones, comportamientos, creencias, normas,
actitudes, ideales, valores y sus respectivas interacciones, que mantienen o modifican el orden
del que resulta una determinada distribución de utilidades, conllevando a distintos procesos de
decisión de los actores, que modifican la utilización del poder por parte de lo político a fin de
obtener el objetivo deseado. (GÓMEZ, s.f , p. 36)

Asimismo los gobiernos según el sistema político detentan o no el poder para hacer, interpretar y
aplicar las reglas y decisiones que determinan la manera en que se administran los recursos
de los países y los designios de las naciones. Las reglas que formulan los gobiernos abarcan la
integralidad de los asuntos de la vida humana, incluidos la explotación de los recursos que posee
el territorio. Por lo general, un gobierno nacional o en algunos casos, uno estatal o local es el
responsable de garantizar el ejercicio pleno de sus derechos a sus ciudadanos como también
proveerles de todas las garantías básicas para el desarrollo de una vida digna.

Para el caso en que los sistemas políticos y las formas de gobierno asumen una tendencia en
directa relación con un modelo económico en particular todas las decisiones deben tener el mismo

POLITÉCNICO GRANCOLOMBIANO 6
objetivo. De acuerdo con la teoría capitalista, lo más importante es la acumulación de la riqueza,
la proliferación y protección de la propiedad privada, la disminución de gasto público como el
fomento global del libre mercado para el crecimiento económico no de las naciones sino de una
clase social, la burguesía.

Contrario al modelo económico capitalista, el socialista parte del principio de la distribución justa
de recursos a partir de un ejercicio de planeación que se encuentra en cabeza del gobierno, en el
que se determina qué se produce, quién lo obtendrá y a qué precio. En este sentido, cuando se hace
referencia a un sistema socialista, la mayoría de las empresas son financiadas por el gobierno, y
de esta manera, todos los recursos de producción son del Estado, a fin de evitar la explotación de
unos sobre otros, que se da como consecuencia de la propiedad privada. De acuerdo con la teoría
socialista, todas las personas que se encuentran inmersas en el sistema, utilizan su capacidad y
talento para el bienestar de la sociedad y no para el individual.

En el mundo existen sistemas políticos que han asumido tanto el modelo de producción económico
capitalista como el socialista sin embargo ya en su puesta en ejecución es mucho más compleja
de lo que expresa la teoría económica. En la actualidad China es un ejemplo contundente de
como desde el ejercicio de la política los países pueden experimentar algunos elementos de
ambos modelos económicos, del capitalista asume las leyes de la oferta y la demanda en su
proceso de producción de mercancías que la hacen llamar el “Taller del mundo” no obstante la libre
competencia se ve afectada por el monopolio del Estado que asume todo el control de la dinámica
económica.

En el caso de las economías puramente socialistas, aun cuando puede ser más equitativa, se
corre el riesgo de una ineficiencia marcada por la planeación de la economía nacional, más allá
de la economía basada en la iniciativa privada. Así las cosas, en aquellos países en los que no
se observan las ventajas del sistema y no se motiva a los trabajadores, la productividad tiende
a disminuir. Por esta razón, muchos sistemas políticos socialistas promueven una competencia
abierta en la que se pueda insertar también la iniciativa y propiedad privada.

Como el Estado nació de la necesidad de refrenar los antagonismos de clase, y como, al mismo
tiempo, nació en medio del conflicto de esas clases, es, por regla general, el Estado de la clase más
poderosa, de la clase económicamente dominante, que con ayuda de él, se convierte también en la
clase políticamente dominante, adquiriendo con ello nuevos medios para la represión y explotación
de la clase oprimida. Así, el Estado antiguo era, ante todo, el Estado de los esclavistas para tener
sometidos a los esclavos; el Estado feudal era el órgano de que se valía la nobleza para tener
sujetos a los campesinos siervos, y el moderno Estado representativo es el instrumento del que se
sirve el capital para explotar el trabajo asalariado. (ENGELS, 1983, p. 293)

POLITÉCNICO GRANCOLOMBIANO 7
Referencias
Casanova, J. (s.f ). Historia Social: Una Reacción Ante La Historia Tradicional.

Echeverría, J. (1997). La teoría del sistema político. “La Democracia Bloqueada”, 83-106 .

ENGELS, F. (1983). El origen de la familia, propiedad privada y estado. España: Proyectos


Editoriales, S.A. .

Gómez, D. D. (s.f ). Sistema Político Y Formas De Gobierno.

Korsbaek, L. (2010). Raymond Firth:"La Organización Social Y El Cambio Social". Iberóforum.


Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana, 149-183.

Uricoechea, F. (2002). División del Trabajo y Organización Social: una perspectiva sociológica.
Bogotá: Norma.

POLITÉCNICO GRANCOLOMBIANO 8
INFORMACIÓN TÉCNICA

Módulo: Sociedades antiguas y cambio social

Unidad 2: Integración social y nacimiento de nuevas


formas y estructuración final de la sociedad
Escenario 3: Las sociedades humanas y su sentido de lo
integrativo

Autor: Dalia Isabel Cantillo

Asesor Pedagógico: Jeimy Lorena Romero


Diseñador Gráfico: Henderson Jhoan Colmenares
Asistente: María Elizabeth Avilán Forero

Este material pertenece al Politécnico Grancolombiano. Por


ende, es de uso exclusivo de las Instituciones adscritas a la
Red Ilumno. Prohibida su reproducción total o parcial.

POLITÉCNICO GRANCOLOMBIANO 9

También podría gustarte