Está en la página 1de 3

Totalitarismo del mercado

A lo largo de este capítulo, se observan la forma en que Marx analizó la


teoría Kant, acerca de su filosofía y de la importancia de comprender las acciones
humanas como normas universales. En donde hace una clara alusión a que el
comportamiento de los seres humanos, debe estar encaminado a acciones
positivas hacia los demás, las mismas que deseamos tener para nosotros mismos.

Sin embargo, Marx, considera que, en la ética de mercado, llevar a cabo


este pensamiento de ley universal, es un tanto injusto, pues algunas acciones
como un robo, podía haberse pagado con la muerte, algo que no es meramente
equitativo, incluso es parte de una explotación, pues carece totalmente de
humanización de los seres humanos.

Así logra transformar la ideología de Kant, para tener una nueva postura,
en donde el autor menciona “Obra de tal modo que uses la humanidad, tanto en tu
persona como en la persona de cualquier otro, siempre como un fin al mismo
tiempo nunca solamente como un medio”, de esta manera, las acciones humanas,
se justifican en el beneficio que ambos contratantes obtendrán considerando
siempre a los seres humanos como un fin.

Y es que la forma en que se ha llevado la vida, el movimiento mercantil, y


los intereses ciudadanos sobre el crecimiento económico por encima de la
importancia de la vida misma, ha quita en mucho, la parte humanitaria, logrando
que la mayoría de las personas, perdamos en el camino la ideología de hacer el
bien, sin mirar a quien.

El Papa Francisco, hizo referencia a la inequidad e injusticia con la que


ahora se rigen las sociedades, en donde los pobres, se han convertido en seres
insignificantes, excluidos, pero, que, en realidad, son la consecuencia de esa
absoluta explotación comercial, el consumismo y la falta de humanidad.

Se explica, que vivimos asesinatos dentro del sistema económico, pues se


les arrebata a algunos la forma de subsistir, se les arrebata el alimento de las
manos, para dárselo a otros que no lo necesitan, que lo desechan, es una
absoluta incoherencia que tanta gente muera de hambre cuando hay tanta comida
desechada en las ciudades.

Francisco, aseguraba, que la causa de esta situación social, es la nueva


idolatría, donde ese afán de tener ha terminado con la humanidad de muchas
personas, el poder se ha convertido en algo divino y gran parte de la sociedad,
idolatra a los que tienen poder. Y lo que claramente se demuestra, es que
carecemos de ética, aun cuando muchos toman dentro de sus filosofías
empresariales a la ética como parte indispensable de su labor, pero no es así.

Actualmente, el mundo está enfrentando una grave crisis debido a la


pandemia, sin embargo, aunque muchos han comenzado a entender el sentido
humanitario, transformando sus acciones, siendo más comprensivos de las
situaciones de los demás, hay personas, que siguen considerando su bienestar
como lo indispensable, sin importar el daño que pudieran hacerle a los demás.

En México, las personas de la clase alta, han sido los primeros afectados,
pues fueron el núcleo de contagio, sin embargo, ellos cuentan con la solvencia
económica para mantenerse resguardados, teniendo una cómoda cuarentena en
casa, con alimentos y bienestar.

El problema es, que la clase media y la clase baja, son los que padecen
con mayor fuerza esta situación, se enfrentan a una crisis económica devastadora,
en donde no tienen la forma de abastecer a sus familias, no hay dinero, no hay
alimentos, lo centros comerciales se abarrotan de personas llevándose todo lo que
pueden, mientras los más pobres cuentan los pesos que han podido ganarse para
buscar que llevar de comer a sus hogares.

En conclusión, puede entenderse que esta situación saca lo peor y lo mejor


de las personas, la falta de humanismo es clara en las altas esferas de la
sociedad, su idolatría por el dinero, por la comodidad, los mantiene cegados a la
realidad en la que se encuentra gran parte de la población, donde se asesina a los
más pobres con la absoluta indiferencia.

Fuente:
Hinkelammert, Franz, J. (2016). Totalitarismo del mercado. El mercado capitalista
como ser supremo. Libro PDF.

También podría gustarte