Está en la página 1de 9

MARCO TEÓRICO VIOLENCIA INTRAFAMILIAR.

La violencia es un factor que ha generado diversidad de daños en el mundo y de

los seres que allí habitan, es un concepto que a su vez puede ser muy subjetivo pero que

tiene diversidad de componentes y aspectos a estudiar. Según la OMS (2012) La

violencia es el uso intencional de la fuerza física, amenazas contra uno mismo, otra

persona, un grupo o una comunidad que tiene como consecuencia o es muy probable que

tenga como consecuencia un traumatismo, daños psicológicos, problemas de desarrollo

o la muerte. Es decir que a causa de ella se pueden desencadenar situaciones fatales que

ponen en riesgo la vida y la salud mental a quienes nos rodean, y que es importante

manejar los sanos límites y el autocontrol.

En Colombia para el 2015 se registraron 26.985 casos de violencia intrafamiliar

de los cuales 10.435 fueron violencia contra niños, niñas y adolescentes, donde sus

principales agresores fueron sus padres Los departamentos y sus municipios con mayor

número de casos de violencia contra niños, niñas y adolescentes corresponden a Bogotá,

D.C. (3.238); Antioquia (1.083) donde Medellín aportó 523; Cundinamarca (1.003) con

un aporte de 297 casos en Soacha; Valle del Cauca (562) de los cuales 235 se

presentaron en Cali; y Santander (440), donde Bucaramanga presentó el mayor número

de casos (130)  1.651 violencia contra los adultos mayores donde la violencia la cometía

sus hijos.

De tal manera que la violencia más generada en Colombia es la violencia

intrafamiliar, es decir que es propiciada en el núcleo familiar. Se entiende por Familia

desde un enfoque sociológico que es el ambiente que se forma entre una pareja y sus
descendientes. Dicho lo anterior la violencia intrafamiliar se basa en ejercer algún tipo

de abuso de poder de parte de un miembro de la familia sobre otro, este maltrato incluye

daño físico, psicológico o de cualquier otra índole. La Violencia intrafamiliar tiene

múltiples expresiones que se consideran dañinas para e la salud psicológica, física,

social y sexual de las personas de sus víctimas o victimarios. Considerando que es

víctima de violencia intrafamiliar cualquier persona considerada cónyuge, hijo o

cualquier persona que haya convivido de alguna manera con el agresor, destacando que

dentro de la violencia intrafamiliar se encuentra el maltrato infantil, la violencia hacia el

adulto mayor y hacia los minusválidos. El agresor es considerado una persona violenta

cuando es incapaz de controlarse en una situación determinada, su respuesta puede ser

con gritos o golpes para defender su postura. Son individuos muy dependientes a nivel

emocional que manifiestan dicha dependencia a través de la agresividad se muestran

seguras de sí mismas e incluso aparentan ser altivas. Sin embargo, baja esa imagen que

se crean se esconde ciudadanos que suelen tener problemas de autoestima tienen la

necesidad de humillar y tener a su víctima sumisa para sentirse bien y superiores. Es

frecuente que tengan carencias afectivas y problemáticas de características similares que

arrastran de su infancia o de su etapa adolescente. Tienen celos patológicos y son

incapaces de demostrar sus sentimientos.

La violencia se puede clasificar en tres etapas la primera se ve reflejada por la

tensión o celos donde hay discusiones, falta de respeto verbales, la segunda fase

son episodios de violencia donde se manifiestan golpes de manera habitual

Dentro de los tipos de violencia que se puede presenciar al interior de una hogar

está la violencia física es cuando el agresor infunde miedo generando daño corporal con
golpes u objetos, donde la violencia es infringida de los padres hacia sus hijos o entre

esposos. La violencia emocional es donde se lastima las emociones de la persona por

medio de humillaciones amenazas e insultos generando decaimiento en el autoestima, la

violencia sexual se refiere a cualquier contacto sexual de manera obligada, el abuso

sexual se considera como obligar a otra persona a satisfacer su necesidad sexual ya sea

tocando su cuerpo contra su voluntad y la violación que se refiere al acto sexual

obligado. La violencia económica es el dominio financiero en el seno familiar

restringiendo en lo financiero a sus hijos yo cónyuge. La violencia psicológica es la

ejercida con la intención de causar miedo, intimidación por medio de insultos,

descalificación o intento de controlar a la otra persona haciendo sentirla insegura con

bajo estima. 

Así que, las relaciones de abuso son aquellos vínculos caracterizados por el

ejercicio de la violencia de una persona hacia otra. Enfatizan que cualquier miembro de

la familia, independientemente de su raza, sexo y edad, puede ser agente o víctima de las

relaciones abusivas. Según la concepción de los autores, en la familia tienen la misma

probabilidad todos los miembros de ser tanto víctimas como victimarios, por el énfasis

en el desarrollo de las dinámicas familiares. Es decir, la VIF es considerada todo acto u

omisión intencional, que tiene lugar en el ámbito de las relaciones interpersonales en la

familia y es capaz de producir un daño físico, psicológico o patrimonial a su (s) propio

(s) ejecutor (es), o a otro (s) miembro(s) del grupo, causando irrespeto a los derechos

individuales que cada ser humano tiene.

Las causas que pueden determinar que una persona sea violenta se relaciona con

factores psicológicos como lo son experiencias infantiles de violencia que generaron


secuelas, depresión, estrés factores económicos, factores como el alcoholismo y

consumo de drogas.

Para ley 1542 de 2012 la violencia intrafamiliar es considerada un delito, la

violación a los derechos humanos y al ordenamiento jurídico que debe ser perseguida de

oficio por el Estado, una vez ha tenido conocimiento de la misma. De tal manera que los

Estados consideraron prudente consignar dentro de los instrumentos internacionales una

protección universal de los derechos de las personas en el seno familiar, y especialmente

de la violencia de género hacia la mujer, convirtiendo el tema de la violencia

intrafamiliar, en una problemática que debía ser objeto de atención por todos los

Estados.

Dentro de las dinámicas familiares mencionadas anteriormente se investiga que

las bases de diversas situaciones de violencia nacen en el conflicto, según Fisas, V.

(2001) este es un proceso interactivo que se da en un contexto determinado. Es una

construcción social, una creación humana, diferenciada de la violencia. De tal manera

que se concluye que en un hogar en donde habita la violencia intrafamiliar hay

diversidad de conflictos, los cuales se deben saber conocer e interpretar para poder

mitigar esta violencia.

Como tipos de conflicto intrafamiliares están los conflictos en pareja, se

propagan entre los padres de familia y es cuando hay disociaciones en la comunicación o

se presentan malos entendidos. Conflictos entre padres e hijos varían dependiendo el

desarrollo y madurez de los hijos y este nace bajo la imposición de órdenes y autoridad

frente a los hijos. Los conflictos entre hermanos, este tipo de conflictos son de los más
habituales y los que más perduran independientemente de la etapa vital en la que se

encuentren cada uno de ellos. Estos altercados suelen mantenerse durante muy poco

tiempo y la mayoría de las veces no es obligatoria la intromisión de los padres. Los

conflictos con la tercera edad, pueden ser propiciados a causa de los cambios que se

sufren en las edades adultas, pues es una etapa en donde hay mayor sensibilidad y

deterioro de habilidades físicas y cognitivas que pueden generar un desespero a las

personas que conviven con el adulto mayor.

Frente a este tipo de violencia se encuentra leyes, pero estos delitos no suelen

ser denunciados ya que las víctimas pueden sentir vergüenza, temor o culpa por delatar a

un familiar. Los expertos, sin embargo, insisten y recomiendan a las víctimas que

superen el miedo y hagan las denuncias correspondientes para romper con el vínculo

violento.

Durante el 2018 la Fiscalía General de la Nación recibió 94.442 denuncias,

mientras que en el 2017 recibió 101.276, es decir un promedio de 11 denuncias cada

hora. Por su parte el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, atendió

77.457 casos, muy similar a 2017 con 77.610 casos. De estos 5.093 fueron niños y 5.603

niñas. En cuanto a violencia de pareja, Medicina Legal atendió a 6850 hombres y 42.285

mujeres. Y por violencia contra el adulto mayor, 964 hombres fueron víctimas y 5603

mujeres.

En entrevista a Noticias UNO, María Isabel Covaleda, quien lidera una

fundación de violencia de género, sostuvo que estas cifras son preocupantes y que aún

no se toman medidas suficientes.


“A mí lo que más me parece alarmante de esta situación es que a pesar que hay

más mujeres denunciando, la cifra de impunidad también está aumentando”, señaló

Covaleda.

Añadió que la impunidad en estos casos es cercana al 92 por ciento, que las

políticas públicas del país están fallando, desprotegiendo principalmente a las víctimas.

En su caso particular, Covaleda no ha visto avances en el proceso penal en contra de su

expareja, quien continúa libre tras agredirla con una brutal golpiza. “Mi caso ya va a

cumplir dos años y medio y todavía no hay una imputación de cargos, todavía está en la

impunidad. Se dejaron pasar muchas pruebas”, puntualizó.

En Colombia cada que se arrojan datos comparativos y actuales, se evidencia un

incremento de situaciones de violencia intrafamiliar y lo más preocupante es que a pesar

de aumentar las denuncias, también aumenta la impunidad, pues un factor determinante

al momento de decidir denunciar o no un caso de maltrato, pesa bastante el hecho que no

ocurre absolutamente nada, que la justicia no es efectiva y denunciar lo único que genera

es que agrava la situación para la persona que es víctima y decide denunciar. En los

datos estadísticos quienes son en su mayoría víctimas, son las mujeres, independiente de

su edad, su escolaridad o de si trabaja por fuera de la casa o no, lo cierto es que es el

género más afectado en esta situación.

La mayoría de estudios y de datos existentes, en su mayoría apuntan al maltrato

de adulto a la mujer y del maltrato hacia los niños y niñas, pero hay una cifra que va en

aumento y que es silenciosa y es el maltrato filioparental, donde es el menor el que

genera la agresión hacia el adulto, esto se ve bastante en la pre adolescencia y la

adolescencia y ha venido en aumento, pues en el contexto actual donde la ley es muy


laxa y existen vacíos legales, los jóvenes están viendo en esto, una puerta de escape o

una manera de evitar el control que pueden llegar a ejercer los padres, haciendo que se

trasgredan límites y se llegue a la violencia.

Nuevamente se ve el factor de la actuación de las autoridades y los entes de

control, donde son permisivos antes este tipo de violencia y lo que hace es que el agresor

se vea beneficiado.

Situaciones como la que estamos viviendo en este momento a nivel de especie en

el planeta entero a causa del COVID-19, obligando a la población a permanecer en

cuarentena, ha permitido que se aumenten los casos de maltrato intrafamiliar pues el

hecho de estar con el agresor confinados a tiempo completo, ha permitido o propiciado

el ambiente ideal para el maltratador.

Las cifras dadas a conocer por la Consejería Presidencial para la Equidad de la

Mujer, evidenció que, durante el simulacro de aislamiento realizado en la ciudad de

Bogotá, las llamadas realizadas a la línea 155 donde se brinda orientación psicosocial y

jurídica a las víctimas de violencia en comparación con el mismo periodo del año

pasado, mostró un aumento del 51% más de llamadas y esto mismo se observó en la

línea de atención conocida como al línea púrpura 018000112137, donde se triplicaron

las llamadas entre el 20 y el 26 de marzo.

Los casos de violencia intrafamiliar están presentes sin importar clase social,

religión o género tanto hombres como mujeres pueden ejercerla. Lo importante es no

callarla y denunciar estos hechos ya que el continuar permitiendo estos abusos pueden
generar graves consecuencias para todos los miembros de la familia, provocando daños

irreversibles, muerte y trastornos, en los niños se puede generar que crezcan con traumas

generando que en su adultez sean ellos generadores de violencia.


PASOS A COMPLEMENTAR
INFADAGAR MÁS SOBRE LOS CONCLITOS EN FAMILIA
BUSCAR CONCEPTOS RELACIONADOS CON RESOLUCIÓN DE
CONFLICTOS Y CUALES SON
INDAGAR SOBRE LA JUSTICIA RESTAURATIVA COMO PREVENCIÓN
A LA VIOLENCIA INTRA FAMILIAR

Referencias bibliográficas según APA