Está en la página 1de 2

IDENTIDAD EN LA ING INDUSTRIAL

Las palabras "ingenio" e "ingenioso" provienen del latín ingeniare, que significa crear. Por
tanto, la persona que creaba o diseñaba máquinas de guerra (arietes, catapultas, torres de
asalto, etc.) y otros ingenios mecánicos, vino a ser conocido como el ingeniator o
"ingeniero". No es casual que esto haya ocurrido en esa época, porque fue cuando el
saber teórico se aproximó sistemáticamente al práctico, para producir esos sabios
pragmáticos que son los ingenieros. De modo que una profesión milenaria, coetánea con
la invención del fuego, apenas adquirió su nombre en la Edad Media y vino a definirse
durante el Renacimiento
Los ingenieros industriales comparten un estilo de pensamiento único que se entiende
más allá del pensamiento de procesos —similar a la Ingeniería Química—, según
herramientas básicas del pensamiento de sistemas, y contiene líneas de creatividad y
pensamiento empresarial; pero con un objetivo final diferente como enfoque (Mejías,
2016). Dicho esto, es absolutamente claro que los sistemas, procesos, creatividad y
pensamiento empresarial son vitales para el desarrollo de la disciplina de Ingeniería
Industrial.
Además, la Ingeniería Industrial, como ocupación, no solo se diferencia de otros tipos de
industrias; sino que también se ve modificada de forma radical por distintas estructuras y
modelos de negocios empresariales. Al respecto, los ingenieros industriales de la misma
empresa, pero de diferentes áreas, pueden usar herramientas y métodos,
fundamentalmente, diversos.

DIGNIDAD
Su manejo de las matemáticas, la física, el perfeccionamiento y utilización de la técnica y otras
ciencias, obtenido mediante estudio, experiencia y práctica, se aplica con juicio para desarrollar
formas eficientes de utilizar los materiales y las fuerzas de la naturaleza para beneficio de la
humanidad y del ambiente, considerándose  este como campo de conocimiento específico, unido
a la revolución industrial, constituyendo uno de los actuales pilares en el desarrollo de las
sociedades modernas.
Los gobernantes deben dignificar esta profesión, dándole a proyectos y obras la importancia que
se merecen, con la calidad requerida para un satisfactorio desarrollo y  ejecución para esto
anotamos logros de la Ingeniería, con avances en la contratación de la infraestructura del País

AUTOESTIMA

La autoestima en el mundo laboral del ingeniero industrial es de vital importancia para el


desarrollo pleno y eficaz del trabajo en las distintas áreas  donde se vean involucrados los
ingenieros industriales, para que sean capaces de interactuar con los socios, clientes y la
mano de obra para garantizar el entendimiento en una comunidad laboral Contar con una
valoración personal nos permite estar capacitados para enfrentar las demandas laborales
que el destino llegue a presentarnos en nuestro andar cotidiano, pues nos dará los
argumentos necesarios para el análisis detallado de las ventajas y complicaciones que se
presentaran al iniciar un nuevo proyecto además de bases fundamentes que serán de vital
importancia para un proyecto prospero.

Tener una autoestima alta positiva nos ayuda a ser más solidarios y comprensivos con
nuestro personal, pero sin dejar por un lado el funcionamiento correcto de una empresa,
esto nos ayudara a tener comunicación entre patrón y empleado pues debemos ser
conscientes que podremos estar en las dos partes, pues siempre debemos tener presente
que en la manera de pedir está el dar y para recibir en trato digno hay que otorgar un
trato digno. Contar con autoestima nos ayuda y estar centrados y esto a su vez nos
otorgara la confianza y capacidad para dirigir de manera exitosa un grupo de trabajo para
mantenernos siempre con una autoestima alta pues esto nos ayuda y estar bien
emocionalmente y encontrarnos con nosotros mismos.

También podría gustarte