Está en la página 1de 5

ASPECTOS BIOFÍSICOS Y SOCIOECONÓMICOS DE LAS ZONAS COSTERAS

COLOMBIANAS

La visualización que se tiene sobre las tres regiones de acuerdo con lo descrito en
la base natural, presenta las diferencias evidentes en cuanto a su extensión y
conformación, que obedecen a la importancia que en cada una de ellas se da a
determinados factores físicos, ecológicos, económicos, sociales o políticos.

La definición espacial de las zonas costeras se presenta para cada región de


acuerdo con los sectores definidos en la base natural (7 sectores para el Caribe, 3
para el Pacífico y el Archipiélago como un solo sector independiente), por
considerar esta relación como la más adecuada para determinar diferencias y
semejanzas, áreas críticas y no críticas de importancia y sus relaciones
socioeconómicas. Las unidades ecológicas presentes en la región comprenden
una alta variedad de ecosistemas, caracterizados por su riqueza biológica y alto
valor natural. La región Caribe a través de los sistemas hídricos, es la receptora de
todos los resultantes ambientales de los procesos naturales y antrópicos de la
región Andina que, en conjunto con la propia región del Caribe, alberga cerca del
90% de la población del país, y soporta el mayor grado de transformación de la
base natural. Causas del bajo incremento de población en algunos municipios
están dadas por su cercanía a los polos de mayor atracción, el doble proceso
migratorio, inmigración desde el área rural y emigración desde los municipios o
directamente desde el campo hacia las ciudades capitales debido a la situación de
orden público. Con relación al grupo poblacional étnico dentro del contexto
nacional, presentan índices de necesidades básicas insatisfechas superiores al
promedio nacional y sus posibilidades de mejoramiento dependen en gran medida
del fortalecimiento organizativo, del desarrollo de alternativas productivas
sustentables y de las políticas generadas por el Gobierno Nacional para cumplir
con este objetivo. De otro lado, la pérdida drástica de bosques de manglar,
ecosistema igualmente diverso y productivo, es debida, indudablemente y en su
mayoría a la acción del hombre (construcción de carreteras, canales de acceso,
dragados y tala indiscriminada), lo que ha reducido la cobertura vegetal costera en
un 44% (alrededor de 67.000 hectáreas), presentando sectores críticos como la
Ciénaga Grande de Santa Marta (CGSM), la Isla de Salamanca y la
desembocadura del río Sinú. Sin embargo, la mayor extensión de manglar del
Caribe, así como la mayor diversidad de impactos naturales y antrópicos, se
presenta en el sector comprendido entre Bocas de Ceniza - Punta Gloria con una
mortalidad de un 70 a un 85% aunque esta información es poco precisa,
cuantitativamente hablando, en virtud de la carencia de monitoreos y la
estandarización de metodologías que permitan observar los cambios en el tiempo.
En cuanto a la comunidad de pescadores artesanales se ve progresivamente
afectada por los procesos mencionados, así como por la adecuación de las tierras,
suele verse mas perjudicada por el aumento de la construcción e infraestructura
(caso de las camaroneras y el turismo) y canalización de aguas, desarticulando
así el régimen hidrológico natural en los planos inundables y en consecuencia los
procesos ecológicos y dinámica de poblaciones ícticas en las que se fundamente
la actividad pesquera, propiciando de esta manera la disminución en número de
individuos y especies. De otro lado, los fenómenos naturales cobran importancia
como una presión más sobre las unidades ecológicas presentes en la región, vale
la pena destacar la erosión por alta dinámica marina (oleaje y deriva continental),
la acreción, los fuertes vientos, la acción de organismos sobre la corteza, la
desecación por sobre exposición solar y la hipersalinización.

El archipiélago de San Andrés y Providencia, se encuentra habitado por un


número aproximado de 50.094 habitantes en un área de 72 Km2 y una densidad
poblacional de 696 habitantes por Km2, sin embargo, sólo en San Andrés existen
46.254 habitantes en un área de 25 Km2 con una densidad poblacional de 1850
habitantes por Km2, siendo una de las islas más sobre-pobladas del planeta. En
los últimos años el crecimiento demográfico ha sido del 71.7%. Se generó una
fuerte demanda de vivienda y servicios que superaron las expectativas, pero que
permitió impulsar las actividades de la construcción, el comercio, los servicios y el
turismo generando empleo e inversión. Sin embrago, esta tendencia provoco el
descenso de las actividades tradicionales de la isla, tales como la agricultura, la
pesca y la artesanía, integrando la fuerza de trabajo a actividades del sector
terciario. En cuanto a los principales problemas de manejo en la Isla se encuentra
la presión y degradación de sus atractivos escénicos por parte del desarrollo
turístico y urbano, el cual ha hecho un uso inadecuado de los espacios y los
bienes de uso público. Las tendencias actuales en el desarrollo insular giran
alrededor de su aprovechamiento turístico, el cual presenta la principal actividad
económica de las islas, con efectos sobre todas las demás actividades locales,
sobre su gente y su cultura, donde los patrones fueron sustituidos por modelos
traídos desde el continente y de otras islas caribeñas. Dentro de las unidades
ecológicas más importantes en el archipiélago están los manglares y los arrecifes
de coral, donde se encuentra la segunda barrera arrecifal más grande del Caribe,
en cuanto a extensión de área y longitud, como también se encuentran uno de los
pocos atolones verdaderos de América; las principales causas de deterioro de
estas dos unidades son de carácter antrópico. A raíz de la destrucción del
manglar, los impactos ecológicos más evidentes son: incremento de la
sedimentación, deterioro del calidad del agua y una notable disminución de la
población de peces. En términos generales las áreas donde hay manglar la
calidad del agua ha disminuido a tal punto que se percibe el olor a descomposición
de la materia orgánica. El sector de la agricultura en la actualidad está muy
deprimido ya que todas las zonas aptas en San Andrés, se dedican al cultivo de
coco, perturbando la capacidad de cuencas y por ende el régimen hidrológico de
la isla, y las zonas de Providencia se limita a cultivos de autoabastecimiento; por lo
que en la actualidad dependen de productos importados, además las zonas de
cultivo están afectadas por la erosión (Providencia), lo que sugiere un nuevo
reordenamiento de estas zonas de agricultura. En cuanto al sector forestal en San
Andrés se puede decir que no existe ningún relicto significativo de vegetación
natural, no perturbada en la isla, mientras para Providencia la cobertura vegetal
aún es satisfactoria y mantiene en equilibrio el sistema hídrico de la isla.

La región Pacífico presenta una de las reservas más importantes y más grandes
del país en cuanto a recursos naturales se refiere, especialmente en los recursos
hídricos, forestales y faunísticos, además la región chocoana ha sido catalogada
por sus características biogeográficas como una de las zonas de mayor
biodiversidad que hay en el planeta. Sin embargo, las condiciones generalizadas
de pobreza en la población humana y la introducción de procesos productivos
insostenibles tienden a debilitar rápidamente la relación entre las comunidades
rurales y su propio entorno. La dependencia en un medio natural en el que
predominan recursos renovables, minerales importantes y el bosque húmedo
tropical como hábitat y eje de la organización social, ha originado una cultura
económica estrechamente ligada a este ecosistema con un fuerte sentimiento de
las comunidades a sus territorios. En general, el escaso desarrollo del Pacífico se
evidencia principalmente por la inadecuada infraestructura vial (carreteras),
deficientes condiciones habitables de su población y la insuficiencia de servicios
públicos básicos. Las unidades ecológicas más importantes y más frágiles en el
Pacífico que se han visto afectadas, son los manglares y por ende las lagunas
costeras o estuarios donde estos habitan. Desde 1956 hasta 1996, se han perdido
cerca de 57.276 Ha, registrándose sólo una cobertura de 292.724 Ha, de las
cuales actualmente el 73% corresponde a áreas de manglar poco intervenido, el
24% a áreas de manglar medianamente intervenidas y el 3% a áreas altamente
intervenidas.
Entre los principales agentes antrópicos que impactan las áreas de manglar en el
Pacífico están La tala indiscriminada, la cual ha llevado a procesos de erosión muy
activos por la acción del oleaje o de las corrientes marinas; además de que no
solo se lleva a cabo esta actividad para aprovechar la madera sino también para
cambios en el uso del suelo (cultivos de palma, pastizales, estanques para
producción de sal y camaroneras). El desarrollo de infraestructura, ya que estas
alteran el régimen hídrico, además de que se han talado áreas para la edificación
y adecuación de puertos como Buenaventura y Tumaco. El turismo, donde la
masificación exige un incremento en infraestructura como hoteles, restaurantes,
carreteras, centros comerciales y de esparcimiento, sin tener en cuenta las
variables ambientales, lo que genera pérdida de vegetación de manglar, sin
embargo, para el Pacífico la industria como tal de turismo es aún muy débil y la
región posee un alto potencial para su desarrollo. La acuicultura, como la
instalación de fincas camaroneras por ejemplo en el departamento de Nariño, las
cuales han sido construidas en antiguos bosques de manglar; este auge ha puesto
en peligro este ecosistema y ha cambiado el equilibrio de las zonas contribuyendo
además a la erosión de la línea de costa. Según el INPA (1993), existen
aproximadamente 174.000 Ha. susceptibles de ser utilizadas en cultivos de
camarón marino y están ubicadas en zonas aledañas a las zonas estuarinas y no
están cubiertas por manglar, de ahí la necesidad de la selección del terreno,
debido a que si se escogen zonas bajas de manglar, el proyecto puede fracasar o
demandar mal manejo y altos costos, porque son suelos ricos en materia orgánica,
lo cual ocasiona problemas del agua como el suelo del estanque. Las principales
consecuencias de la deforestación son la destrucción de biodiversidad biológica,
desaparición de los bosques naturales, perdida del ciclo hidrológico, desequilibrio
atmosférico, erosión de los suelos y una alta sedimentación la cual es descargada
por los ríos a la zona costera. Así mismo, dentro del sector forestal una de las
poblaciones más afectadas ha sido la población indígena, de la cual existen en el
país más de 80 etnias o pueblos indígenas, definidos como grupos sociales de
origen amerindio social y culturalmente diferenciado. Los más representativos en
el Pacífico son en su orden, Paece, Emberá y Pasto-Quillacinga, que representan
mas del 50% de la población indígena.

Existe un gran número de Leyes y Decretos relativos al territorio marítimo y al


territorio continental, sin embargo no son claras las relacionadas con el dominio
público marítimo (playas, terrenos de bajamar, aguas costeras, etc). Considerando
la aplicabilidad de las mismas, es importante actualizar los conceptos a la realidad
de los ecosistemas y a la realidad del país. La insuficiencia de la legislación
vigente para la consecución de los objetivos de un programa de zonas costeras es
tan notoria que resulta superfluo insistir sobre ella. En Colombia como en todo
Estado de Derecho, la actuación de los órganos del poder público requiere de la
existencia de instrumentos legales que sirven de fundamento. Estas reglas
sometidas a un riguroso orden jerárquico, comienza con la Constitución Nacional,
la cual contiene los fundamentos primarios sobre los cuales descansa el actuar de
la administración, los cuales están desarrollados a través de leyes, decretos, etc.
conformando el sistema jurídico que rige cada actuar del Estado. La no definición
de la zona marítimo terrestre (zona costera) y la escasa definición de playa que no
llega a cubrir una realidad natural acorde a nuestras características geográficas
biofísicas, la prevalencia de la posesión particular amparada por el registro de
propiedad con reivindicación por parte del Estado, la adquisición privada de los
bienes de uso público del dominio marítimo, las servidumbres obsoletas e
insuficientes, la ausencia total de medidas de protección en el territorio colindante,
la actitud meramente pasiva de la administración en el otorgamiento de títulos de
ocupación o uso, el tratamiento indiferente de las autorizaciones y concesiones y
la generalización de estas, la ausencia de determinaciones y normas
conservacionistas del paisaje y del medio. La lentitud del procedimiento
sancionador e incluso la obsolescencia de algunas competencias frente a la nueva
organización del Estado. A pesar que muchos de los sectores que tienen
influencia en la zona costera han enunciado incluir la variable ambiental dentro de
sus políticas siguiendo los lineamientos nacionales sobre el desarrollo sostenible,
muchos de los mecanismos y estrategias para el cumplimiento de los objetivos
ambientales no están claramente definidos o establecidos o en algunos casos se
aplican solamente a un área del sector. Este es el caso de la política turística,
donde se establecen mecanismos para la incorporación del componente
ambiental. Es importante darse cuenta que el sector turístico, como se ha repetido
en muchas oportunidades, causa un gran efecto sobre la zona costera
colombiana, por lo tanto es muy importante que en la realidad, a nivel de
proyectos, se involucre el componente ambiental dentro de todas las acciones de
planificación e implementación de este sector.