Está en la página 1de 6

Introducción

Llamamos radiación ionizante a cualquier tipo de radiación capaz de


arrancar un electrón de su órbita al interaccionar con un átomo. Al
interaccionar un haz de radiación ionizante con un tejido biológico se
forman iones positivos y electrones libres. El comportamiento de estos
últimos es distinto del que tenían cuando se encontraban ligados al
átomo. La ionización altera la composición y los procesos químicos de
las células vivas. Las sustancias radiactivas emiten radiaciones en forma
de partículas cargadas llamadas partículas alfa y beta y también en
forma de radiaciones electromagnéticas llamadas rayos gamma. La
naturaleza de estos últimos es idéntica a la de los rayos X.

La utilización de las radiaciones en medicina, con fines terapéuticos o de


diagnóstico, constituye sin duda uno de los aspectos más destacados del
beneficio que éstas suponen para la Humanidad, pero en su desarrollo
la radiación produce daños severos en los seres vivos.

“¿Por qué la radiación ionizante no es buena para el ser


humano?”

La radiación puede adoptar la forma de partículas (incluyendo partículas alfa,


partículas beta y neutrones) o de ondas electromagnéticas (rayos gamma y
rayos X), todos con diferente energía. Las diferentes energías de emisión y
tipos de partículas tienen distinto poder de penetración y, por tanto, causan
diferentes efectos sobre la materia viva.

Los rayos gamma y los rayos X son sumamente penetrantes y pueden


atravesar materiales menos densos que una gruesa plancha de acero.

Se conoce que la radiación puede producir efectos a nivel celular, causando su


muerte o alteración, usualmente debido al daño directo sobre las cadenas de
ácido desoxirribonucleico (ADN) en un cromosoma. Cuando el número de
células muertas o dañadas es lo suficientemente elevado, podría resultar en
una disfunción del órgano e incluso la muerte.

Los efectos tempranos en la salud son causados por un daño/muerte celular


extenso; como por ejemplo, quemaduras en la piel, pérdida de cabello o
trastornos en la fertilidad. Estos efectos en la salud se caracterizan por un
umbral relativamente alto que debe excederse en un corto período de tiempo
para que aparezca el efecto.

Generalmente, las dosis agudas mayores a 50 Gy generan tal daño en el


sistema nervioso central que la muerte ocurre en pocos días. Aún a dosis
menores a 8 Gy, las personas presentan síntomas de enfermedad por
radiación, también conocida como síndrome de irradiación aguda. Este
síndrome incluye nauseas, vómitos, diarrea, cólicos intestinales, salivación,
deshidratación, fatiga, apatía, languidez, sudores, fiebre, jaqueca y baja
presión arterial.

Algunos ejemplos de efectos tardíos son los tumores sólidos, cáncer de tiroides
óseo y la leucemia en personas irradiadas, y trastornos genéticos en la
descendencia de personas expuestas a la radiación. La frecuencia de
ocurrencia pero no la severidad de estos efectos en una población parece
aumentar con el aumento de la dosis.

Actividad 1:
Defina en forma precisa con sus respectivas unidades:
a. Exposición y tasa de exposición.

Las unidades de exposición son las encargadas de valorar la capacidad de


ionización que posee un haz de radiación en el aire. Por esta razón, la
magnitud de exposición se define como el cociente X = dQ / dm

Donde dQ, es el valor absoluto de la carga total de todos los iones de un


mismo signo producidos en el aire, cuando todos los electrones liberados
por los fotones absorbidos en la masa dm hayan sido detenidos
completamente en el aire.
La unidad utilizada se denomina Roentgenio (R), en honor del
descubridor de los rayos X: Wilhem Conrad Roentgen. Se define como la
exposición producida por un haz de radiación X o gamma, que absorbida
en 1 cm3 de aire seco (1,293 mg de peso) y en condiciones normales
(Temperatura de 0o C y presión de 760 mm Hg) produce, por
ionización, la liberación de una unidad electrostática de carga (1 u.e.c.)

Sin embargo, tuvo que ser sustituida por una nueva unidad para el
Sistema Internacional: culombio/kg ( C/Kg.), y que se puede obtener
simplemente por una relación matemática.

SISTEMA INTERNACIONAL COULOMBIO / KILOGRAMO (C/KG)


1 C / kg = 3876 R

La tasa de exposición se expresa en R/s o C/kg s. Las unidades de tiempo


día, hora y minuto pueden usarse en el SI.
R equivale al depósito de 98 ergios/g de tejido biológico

b. Dosis absorbida y tasa de dosis absorbida.


En radiodiagnóstico, cuanto más absorbiera los tejidos del paciente, más
radioopaco aparecerían en la imagen; cuanto menos absorbiera el
paciente, más negro y radiotransparente aparecerían los tejidos en la
imagen radiológica. El uso clínico de los rayos X viene determinado por
esta capacidad para ser absorbidos en diferentes grados por los tejidos del
paciente. El resultado de dicha atenuación es la radiación emergente del
paciente, y que impresionará la película radiográfica, con su valiosa
información médica.

Tasa de dosis absorbida: se define como el cociente entre el incremento


de la dosis absorbida durante un intervalo de tiempo, y se expresa en
Gy/s, Gy/mn o Gy/h.

1 Gy = 100 rads
1 cGy = 1 rad
1 mGy = 0'1 rad

c. Dosis equivalente y tasa de dosis equivalente.

Dosis equivalente el promedio de las dosis absorbidas en los tejidos u


órganos irradiados, ponderadas únicamente por el factor de ponderación
de la radiación (WR). Su unidad es el J/Kg, que recibe el nombre de
Sievert. HT = WR . D T,R ∑ donde,
H T = dosis equivalente
D T,R = dosis absorbida en el tejido u órgano
W R = factor de ponderación de la radiación, que depende
exclusivamente de las características de la radiación, en concreto de su
transferencia lineal de energía (LET).

Tasa de dosis equivalente se define como el cociente entre el incremento


de la dosis equivalente en un intervalo de tiempo. Las unidades quedan
expresadas en Sv/h, mSv/mn, microSv/s....
d. Dosis efectiva y tasa de dosis efectiva

Dosis efectiva: Esta magnitud representa la media ponderada de las


dosis equivalentes recibidas en distintos órganos, y viene dada por la
expresión:
E= WT . HT∑

Donde, E = dosis efectiva W T = factor de ponderación del tejido


H T = dosis equivalente de cada tejido

 Actividad 2:
¿Cuál es la diferencia entre dosis absorbida, equivalente y efectiva?

La dosis absorbida nos indica la energía depositada en un pequeño volumen de tejido.

La dosis equivalente se refiere al impacto que este tipo de radiación tiene en este tejido.

La dosis efectiva se refiere al riesgo general a largo plazo de una persona debido a un
procedimiento, y es útil para comparar los riesgos de diferentes procedimientos.

La dosis efectiva no está diseñada para ser aplicada a un paciente en particular.

Actividad 3.
¿Cuál es la relación entre exposición y dosis?