Está en la página 1de 17

Resumen tema 1

El termino Deontología proviene del vocablo griego deon, deber y logos,


razonamiento o ciencia. Es una palabra que por primera vez empleo el
jurista, literato y filósofo inglés Jeremías Bentham (1748-1832), quien en
su libro Deontology of the science of moraly desarrolló una doctrina que
trata acerca de los distintos deberes del ser humano, todos ellos
concebidos sobre una base utilitarista, aplicada a determinadas
situaciones sociales.

Según Bentham, la deontología se refiere a los deberes que cada persona


tiene consigo misma y con los demás; por tanto se diferencia del término
ontología en cuanto que este significa estudio del ser, y deontología
estudio del deber ser. Por tanto el diccionario de la Real Academia lo
define como la “Ciencia o tratado de los deberes”.

Concepto y definición de Deontología jurídica.

Proviene del griego y significa "lo obligatorio, lo justo, lo adecuado". Es la


rama de la filosofía jurídica que tiene como finalidad específica la
Determinación de cómo debe ser el derecho y cómo debe ser aplicado.

La deontología es la disciplina que se ocupa de los deberes de los


profesionales. En el caso de los abogados se trata de una multiplicidad de
deberes como son aquellos consigo mismo, con la sociedad, con la
profesión, con los clientes, con los colegas, con los jueces, con la entidad
gremial.

Es aquella parte de la ética profesional que se ocupa de los deberes


morales de los abogados, de los deberes de estos servidores del derecho.

Sus fuentes.

Llamamos fuentes de la Deontología a las leyes que formulan los deberes


médicos y de donde toman su inspiración y su verdadero vigor moral las
doctrinas que constituyen el contenido de esta ciencia.
 
División: Son tres las leyes principales que deben consultarse: 

1.- La Ley Natural: Llamamos Ley Natural a la misma ley eterna de Dios
que, ordenando y conduciendo todos los seres a sus fines, es
promulgada al hombre, mediante la inserción en su consciencia, para
señalarle el camino que le conduce a su fin. 
2.- La Ley Civil: Es, en nuestro caso, a la que toca precisar y codificar los
deberes, rodeando su ejercicio de determinadas prerrogativas, a cambio
también de determinadas responsabilidades. 
3.- La Ley Canónica: Entendemos por ésta la legislación eclesiástica
contenida principalmente en las disposiciones del Código de Derecho
Canónico, intérprete del derecho natural y encaminada a recordar sus
deberes profesionales en determinados casos y circunstancias en las
cuales la actividad profesional
Establece contacto con ciertos y precisos intereses morales y religiosos.

Sus finalidades.

Esta disciplina filosófica tiene una gran importancia, debido a la


necesidad de instruir, acerca de los valores éticos y morales que deben
estar presentes en el ejercicio de la profesión. Como ciencia que estudia
el deber ser, la deontología jurídica se inserta dentro de la ética jurídica y
halla su fundamento en los valores básicos, necesarios para poder
respetar principios generales como: justicia, equidad, respeto a los
derechos humanos, honradez y dignidad.

Así mismo su finalidad es instruir al futuro abogado en el significado de


su vocación, que debe ser al servicio de la comunidad, a fin de lograr los
valores superiores más que la consecución de un beneficio económico
personal y con esto dignificar la profesión del abogado.

Se puede decir que mientras en Bentham la deontología se entiende a


partir de sus fines (el mayor bienestar posible), para Kant la deontología
es en sí misma es una ciencia de los deberes o imperativos categóricos
en la que no importan los fines, sino la intencionalidad del acto,
independientemente de las consecuencias materiales de aquél.

La base de la ética kantiana se encuentra en el siguiente principio básico:


"Obra siempre de acuerdo con aquella máxima que al mismo tiempo
puedes desear que se convierta en ley universal". Y eso quiere decir que
una persona actuaría éticamente si está de acuerdo en que su regla de
conducta debe ser aplicada por todo aquel que se llegara a Encontrar en
una circunstancia similar.

Su importancia.

La aplicación de las normas deontológicas es hoy día indispensable en el


quehacer cotidiano del hombre, pero sobre todo en aquellas que
desarrolla el jurista, que si bien ejerce una profesión humanista con altos
valores éticos como la justicia, la equidad, la lealtad, la verdad y la
seguridad jurídica, es común que de él se escuchen, de entre la vox
populi, frases tan conocidas y lapidarias como: “entre abogados te veas”,
“Dios libre a esta casa de abogados”, “ojala nunca tengas que caer en
manos de un abogado”, etc. Es claro que las más de las veces estas
expresiones son injustas, pues ciertos pseudoprofesionales del derecho,
denominados con bien ganado sarcasmo “leguleyos”, “pica pleitos”,
“coyotes”, “simuladores”, “tinterillos” etc. se ostentan como abogados
sin serlo y han desprestigiado tan noble actividad.

Por las razones señaladas es importante fomentar y poner en práctica las


normas deontológicas en cualquier ámbito social o del conocimiento en
que nos desenvolvamos, de manera especial entre estudiantes y
profesionales del derecho, a fin que las mismas dejen de ser letra muerta
y se conviertan en una exigencia, tal como lo demandan los tiempos y las
sociedades actuales.

Además es obvio que los aspectos deontológico-jurídicos influyen en


muchos aspectos positivos de la globalización, ya que los temas
deontológico-jurídicos abarcan diversos aspectos del Comercio
Internacional. Por ejemplo: antes de firmar el Tratado de Libre Comercio,

TEMA II: La moral y el derecho.

La Moral 

Son las reglas o normas por las que se rige el comportamiento o la


conducta de un ser humano en relación a la sociedad (normas sociales), a
sí mismo, y a todo lo que lo rodea. Otra perspectiva la define como el
conocimiento de lo que el ser humano debe hacer o evitar para conservar
estabilidad social.

Relación entre La Moral y El Derecho

Las relaciones entre la Moral y el Derecho constituyen una de las


cuestiones más importantes y complejas de la Filosofía del Derecho,
sobre todo si se tiene en cuenta que afectan al concepto del Derecho, a
su aplicación, a las relaciones entre legalidad y justicia o al espinoso
tema de la obediencia al Derecho. La Moral y el Derecho hacen referencia
a una parte importante del comportamiento humano y se expresan, en
gran medida, con los mismos términos (deber, obligación, culpa,
responsabilidad). Se puede decir que el contenido del Derecho tiene una
clara dependencia de la moral social vigente, de la misma forma que toda
moral social pretende contar con el refuerzo coactivo del Derecho para
así lograr eficacia social.

El Derecho y la Moral están íntimamente conectados, y la pista para esa


conexión nos la da precisamente algo que hemos dicho antes: la Moral es
el orden de la persona, y el Derecho el orden de la sociedad. Que la Moral
sea el orden de la persona y el Derecho el orden de la sociedad

Nos muestra que la Moral y el Derecho son distintos, pero a la vez nos
muestra que están íntimamente relacionados, pues la dimensión social es
precisamente una dimensión esencial de la persona humana, y la armonía
social es uno de los fines existenciales del hombre en función de los que
valorar la corrección moral de nuestros comportamientos.
La moral y el derecho tienen un mismo centro aunque con vías diferentes,
debido a que la moral tiene mayores amplitudes que lo jurídico. El
principio es que el derecho debe o tiene que consagrar e instituir la idea
de lo justo y de lo moral, ya que de acuerdo a las concepciones
valorativas de la filosofía no puede haber o no existen derechos injustos.

La Axiología como ciencia de los Valores

La axiología es una rama de la filosofía, que tiene por objeto de estudio la


naturaleza o esencia de los valores y de los juicios de valor que puede
realizar un individuo. Por eso, es muy común y frecuente que a la
axiología se la denomine “filosofía de valores”. La axiología, junto con la
deontología, se constituyen como las ramas más importantes de la
filosofía que contribuyen con otra rama más general: la ética.

La axiología es el sistema formal para identificar y medir los valores. Es la


estructura de valores de una persona la que le brinda su personalidad,
sus percepciones y decisiones.

La Moral interna del Abogado

Ossorio considera que la abogacía no es una consagración académica,


sino una concreción profesional. Y dice que nuestro título universitario no
es de “abogado” sino de “Lic. En Derecho”. Y que para poder ejercer la
profesión de “abogado”, debe dedicar su vida a los consejos jurídicos y
pedir justicia en los tribunales y quien no haga esto será todo lo
licenciado que quiera

Lo Jurídico y Lo Moral

Entre las normas morales y las normas jurídicas existen también algunas
diferencias:

a) la sanción para la violación del precepto moral es fundamentalmente


interna la sanción para la violación del precepto jurídico es externa.

b) la moral gobierna la conciencia interna del individuo, mientras que el


derecho gobierna las relaciones externas de los hombres;

c) el derecho se caracteriza por la coercibilidad, mientras que la moral es


incoercible;
d) la moral tiende hacia el perfeccionamiento de la persona, mientras que
el derecho tiende al perfeccionamiento del orden social.

Tema 3. El abogado

El abogado frente a la sociedad debe cumplir deberes y obligaciones que


son consecuencias de su profesión y que si bien interesan a su propia
dignidad, influyen, de manera indirecta en la dignidad y el prestigio de la
abogacía.

El principio fundamental para que le abogado tenga un compromiso como


es el grupo social a quien se debe, por esto es necesario transcribir el
pensamiento de Carlos Arellano García, que afirma lo siguiente:

a) El abogado en una sociedad en subdesarrollo deberá utilizar sus


conocimientos para que produzca un mejoramiento de los
económicamente débiles, el abogado no puede permanecer indiferente ni
tampoco indiferente a las necesidades de su tiempo.
b) El abogado debe de preguntarse ¿Que hace en beneficio de la
colectividad a la que pertenece?
c) El abogado debe alimentar el espíritu a través del contacto con las
instituciones culturales.
d) El abogado debe de servir a la colectividad cuando se hacer cargo de la
atención gratuita a un desvalido
e) Este debe de ser un campeón del respeto a la Ley y las instituciones.
f) Es responsabilidad del abogado pugnar por el respeto a la libertad y a
los demás derechos inajenables de los gobiernos.
g) La paz en la sociedad interna y mundial son objetivos de el ámbito de
lo jurídico por lo tanto el abogado se debe a esos objetivos.

Deberes Frente a la Profesión

Quien selecciono como ideal de su vida profesional el de luchar por la


justicia, la correcta aplicación de la ley tiene el deber moral de defender
esa investidura y esto solo se lograra mediante la aplicación de los
principios fundamentales de la axiología jurídica.

Enrique Guerrero menciona que hemos presenciado abogados que se


enorgullecen de los procedimientos ilícitos que siguieron. En tales
condiciones es explicable que nuestra carrera de abogado haya sufrido
un enorme desprestigio.

Este panorama sombrío, nos lleva a meditar que se han olvidado las
normas de Ética Profesional, se ha perdido de vista la nobleza tan grande
de nuestra carrera de abogado; y que nuestra meta suprema por la que
debemos de luchar es la obtención de justicia.

El Artículo 2º. Del Código de Ética Profesional de la Barra Mexicana del


Colegio de Abogados, menciona: El abogado debe mantener el honor y la
dignidad profesional; no solamente es un derecho sino es un deber.

La gran responsabilidad de quienes por vocación se entregan a esta


digna y hermosa profesión, en donde debemos ser altamente críticos.

El Artículo 3º. Del mencionado código, establece que el abogado debe


obrar con probidad y buena fe.

Solo con ese basamento ético podemos convertirnos en críticos, para con
ello velar la administración de justicia y sobre todo por el prestigio que
debaten nuestra profesión.

Los deberes con nuestra profesión, podemos resumirlos en el último


mandamiento del abogado “AMARÉ MI PROFESIÓN”, tratare de
considerar la abogacía de tal manera que el día en que mi hijo me pida
consejo sobre su destino, considerar un honor proponerle que se haga
abogado.

El abogado, menciona Jesús Ganem Martínez, hombre de leyes


comprometido en las tareas de moldear un nuevo orden estructural de la
sociedad, requiere una formación acorde con el tiempo que le toca vivir.
En consecuencia, es de urgencia que las Facultades de Derecho,
mantengan patrones confiables que permitan adoptar estudios jurídicos a
las exigencias históricas del momento.

Mi opinión personal:

Pienso que el abogado debe de tener en cuenta y bien firme los valores
con los que debe de contar para el ejercicio de su profesión y para
ganarse un buen prestigio ya que como se mencionaba en el texto en
estos tiempos contamos con abogados que no les importa la ética.
Pienso que los valores más importantes en nuestra carrera son la
responsabilidad, la honestidad y que se nos caracteriza con una gran
nobleza; debemos ser personas conscientes de que en nuestras manos
está el destino de muchas personas y de la saciedad ya que es nuestro
deber el resolver los conflictos que en ella se encuentren y resolverlos
con toda la ética que todo abogado debe de desempeñar.

Tema 4 .deberes del abogado

A) Deberes Fundamentales del Abogado Respecto del Orden Jurídico


 Defender el estado de derecho y afianzar la justicia

B) Deberes Fundamentales Inherentes al Ejercicio de la Abogacía


 Abstenerse de distribuir o participar de los honorarios con
personas que carezcan de título habilitante para el ejercicio profesional y
recurrir directamente o por terceras personas a intermediarios
remunerados para obtener asuntos
 Tener un domicilio fijo y conocido para la atención de los asuntos
profesionales que se le encomienden
 Publicidad sin la mesura y el decoro exigidos por la dignidad de la
profesión o en base al monto de los honorarios a percibir o que pueda
inducir a engaño. Publicidad amenazante
 Fundamentar la solución de todo conflicto en los principios de
lealtad, probidad y buena fe

C) Deberes Fundamentales de los Abogados Respecto del Colegio


Público

 Pago del bono de derecho fijo


 Abonar puntualmente la cuota anual

D) Deberes Fundamentales del Abogado Respecto de sus Colegas

 Respeto a la dignidad y ecuanimidad del colega. Faltas de estilo y


mesura en el lenguaje. Frases injuriosas o calumniosas. Críticas a la
actuación profesional del colega
 Aviso fehaciente al colega que le haya precedido en caso de
reemplazarlo o participado en la representación, patrocinio o defensa
 El abogado no debe tratar, directa ni indirectamente, ni arribar a
ningún convenio o acuerdo con personas representadas o asesoradas
por otro colega, sin intervención de este
E) Deberes Fundamentales del Abogado para con su Cliente

 Atender los intereses confiados con celo, saber y dedicación


 Retardo o negligencia frecuente, o ineptitud manifiesta u omisiones
graves en el cumplimiento de los deberes profesionales
 Retención o disposición de bienes, fondos o documentos de su
cliente - aunque sea temporalmente - sin rendir cuenta oportuna de lo que
percibe
 La relación debe ser personalizada, no colocar a un colega en su
lugar sin su debido consentimiento, salvo impedimento súbito o
imprevisto
 La representación o patrocinio de intereses opuestos
 La falta de información al cliente
 No anteponer los intereses propio al de sus clientes, ni solicitar o
aceptar beneficios económicos de la otra parte o de su abogado
 Las omisiones graves en la defensa penal y en el cumplimiento de
los deberes profesionales
 Libertad de actuación: el abogado puede libremente aceptar o
rechazar asuntos. Si los acepta debe cumplimentarlos con el máximo de
diligencia, celo y dedicación

F) Deberes Fundamentales Respecto de la Administración de Justicia

 Estilo forense. No guardar en estilo adecuado a la jerarquía


profesional ante el poder jurisdiccional y órganos administrativos
 Incurrir en expresiones agraviantes respecto de magistrados,
funcionarios o empleados
 Valerse de pruebas falsas así calificadas judicialmente, constituyan
o no fraude procesal
 El abogado es un servidor de la justicia
 Sanciones disciplinarias. Exclusión de la matrícula
 Competencia del Tribunal de Disciplina. Ejercicio profesional
 Prescripción. Art. 48 de la ley 23.187
 Auto denuncia (Art. 5º del RPTD). Requisitos de la denuncia
 Integración del Tribunal Plenario. Intervención de vocales titulares
y suplentes
 Ausencia de los miembros del Tribunal Plenario a la audiencia de
vista de causa. Validez de la audición de la grabación magnetofónica del
acto
 La revisión de la Cámara. Supuestos de ilegitimidad o Ir
razonabilidad
 La competencia de la Alzada. Infracción ética
 Falta de nombramiento de defensor de oficio. Derecho de defensa.
Domicilios.
Tema 5. El secreto profesional.

El secreto profesional es la obligación legal que tienen


ciertas profesiones de mantener en secreto la información que han
recibido de sus clientes. Al contrario de lo que ocurre con tipos de
deberes de confidencialidad, el secreto profesional se mantiene incluso
en un juicio.
Entre estos profesionales, cabe citar como casos más típicos el abogado,
el médico, el enfermero, el psicólogo, el periodista el trabajador social.
Sin embargo, también puede haber otros casos de asesores o servicios
que tengan ese tipo de obligación, por ejemplo los asesores fiscales (a
veces incluidos dentro de los abogados) o las compañías de seguros.
El secreto profesional del abogado representa uno de los aspectos más
significativos de su actuación, tiene el deber ético de guardar
celosamente la reserva de los asuntos vinculados con la vida privada de
sus clientes.

Ello, porque se debe proteger el bien jurídico correspondiente a la


intimidad de la vida privada de las personas, así como también todo lo
que se haya revelado o descubierto con motivo de requerirse la opinión
del abogado, su consejo o patrocinio, y en general todo lo que él llegase a
saber por razón de su profesión, protegidas por la normatividad jurídica y
la jurisprudencia comparada.

Es por ello, que el abogado ética y jurídicamente está comprometido a no


violar el derecho a la intimidad en la vida privada de aquel cliente que le
confía informaciones que pertenecen.

LEALTAD HACIA EL CLIENTE 

La lealtad está basada en los valores de justicia, verdad y honradez 


Es obvio que quien contrata los servicios de un abogado necesita sentir
que éste le será fiel desde el principio, que no lo va a abandonar o
traicionar, y que siempre utilizará toda su imaginación, creatividad e
inteligencia para contrarrestar los argumentos del litigante opositor. 
DEBERES ENTRE LOS ABOGADOS 

Entre los abogados debe haber fraternidad y respeto recíproco, sin que
influya en ellos la animadversión de las partes; deben ser caballerosos
con sus colegas y facilitarles la solución de inconvenientes momentáneos
cuando por causas que no les sean imputables, como ausencia, duelo o
enfermedad o fuerza mayor, estén imposibilitados para prestar sus
servicios. 

INFLUENCIAS SOBRE EL JUZGADOR 

Es deber del abogado de no tratar de ejercer influencia sobre el juzgador,


apelando a vínculos políticos o de amistad, usando recomendaciones o
recurriendo a otro medio que no sea el de convencer con razonamientos. 
  
Por lo que toca al funcionario público (art. 221 Penal) se regula como
delito el tráfico de influencias que se comete por el servidor público
cuando por sí o por interpusiste persona, promueva o gestione la
tramitación o resolución ilícita de negocios ajenos a su empleo, así como
cuando promueva cualquier resolución a la realización de cualquier acto
que produzca beneficios económicos para sí, o para su cónyuge o
parientes hasta el cuarto grado o para personas con las que tenga
vínculos afectivos, económicos o de dependencia administrativa. 

PROBIDAD Y BUENA FE 

El abogado debe obrar con probidad y buena fe. 

El que abusa de su impunidad, inventa o desnaturaliza los hechos, trunca


o falsifica documentos, invoca mistificando la doctrina o el derecho es
sólo, un mercader de palabras, de mentiras y de injurias. 

El abogado debe saber derecho, pero principalmente debe ser un hombre


recto. 

“La rectitud de la conciencia es mil veces más importante que el tesoro


de los conocimientos. Primero, es ser bueno, luego, ser firme, después
ser prudente, la ilustración viene en cuarto lugar y la pericia en el
último.” 
TEMA VI: El abogado y su cliente y el
asunto de los honorarios.

Honorarios y contratos del abogado 

Todo el mundo tiene la idea que cuando surge un problema legal debe
recurrir a un abogado que conozca su ordenamiento normativo y pueda
defenderlo representarlo. 
Apreciación de los factores para la estipulación de los honorarios 
Suele decirse que los abogados no son de fiar cuando se refiere a los
honorarios que cobran por sus servicios. 

Esto no debe ser de este modo. Existen varios parámetros que pueden
ser utilizados en la relación abogado-cliente para establecer con claridad
los honorarios de los abogados. 

Veamos algunas de las opciones:

 
Honorarios porcentuales: de acuerdo a esta modalidad, los honorarios
que perciben los abogados corresponden a un porcentaje que se calcula
sobre el resultado del proceso o trámite judicial en el que haya un
profesional del derecho. 
Monto Fijo: este es el parámetro que se aplica en aquellos casos en los
que la norma que regula honorarios de abogados, en caso que exista,
establece un monto de honorarios determinado 

Contrato de Cuota Litis: es un pacto suscripto entre el cliente y el


abogado por el cual ambas partes de común acuerdo establecen sumas
mayores a las establecidas en el arancel básico. A cambio, el abogado se
compromete a compartir el riesgo. Es decir, en caso de que el caso se
pierda, el abogado tampoco obtendrá nada. El pacto de Cuota Litis es una
especie de sociedad que establece el abogado con el cliente por la cual
ambas partes llevan un porcentaje del resultado. En todos los países
están establecidos porcentajes máximos de participación que en ningún
caso podrán ser superiores para el abogado en relación al cliente. 

Contrato de Servicios Profesionales o convenio de honorarios: por este


se establece una suma fija independiente de la que establezca el juez. Es
un contrato entre el cliente y el abogado por el cual el cliente se
compromete a pagar por la tarea del abogado independientemente del
resultado. En el contrato deberán establecerse las obligaciones asumidas
por el abogado, sus condiciones y la remuneración correspondiente.
Generalmente este tipo de contrato se utiliza en relaciones cliente-
abogado complejos que involucran una continuidad y van más allá de la
simple prestación de un servicio profesional. 

Honorarios Mínimos: estos honorarios básicos suelen estar reglados o


establecidos en el Arancel de abogados que exista en vigencia en su país.
Establece el límite mínimo de honorarios que los abogados deberán
respetar para determinadas tareas. 
Mencionadas las opciones principales entre las cuales se puede optar
para establecer los honorarios, llega al momento de analizar cuál es el
que más le conviene para su caso particular. 

Eso sí es necesario tener presente que el abogado no está pidiendo un


dinero que no le corresponde sino que por el contrario, como todo
prestador de servicios, debe cobrar un honorario por los mismos.
Además debería pensar que un abogado de renombre cobrará tal vez un
poco más que uno que recién empieza. Pero es posible también que por
esto mismo, el incremento en el honorario sea un certificado de calidad. 

Ahora bien, cualquiera de los casos elegidos por el cliente, y acordado


con los abogados, existen algunos consejos que deberían tenerse en
cuenta. 

En caso de firmar un convenio entre las partes siempre guárdese una


copia escrita firmada por ambas partes y déjele otra al abogado. Si más
adelante surge una diferencia y el abogado reclama un pago superior,
usted podrá hacer uso de su derecho de hacer una denuncia al Tribunal
de ética del colegio de abogados de su circunscripción y ofrecer pruebas
donde conste que el abogado ya cobró lo convenido. 
Recuerde, tomando todas o algunas de estas sugerencias, y conviniendo
de antemano y de manera clara cómo se determinarán los honorarios con
su abogado, la relación se conducirá sin sobresaltos. 

Honorarios abogados no tiene porqué ser un factor de conflicto en su


relación con el profesional; recuerde que el abogado es una persona que
debe despertar su confianza y con cuentas claras una persona de
confianza nunca debería incumplir a lo convenido. 

Tema VII: Violación a las normas deontológicas.


Las acciones disciplinarias.

La disciplina constituye la acción administrativa que se lleva a cabo para


alentar y garantizar el cumplimiento de las normas internas en vigor. Es
un tipo de capacitación que se propone corregir y moldear las actividades
y la conducta de los empleados, para que los esfuerzos individuales se
encaucen mejor, en aras de la cooperación y el desempeño. Existen dos
tipos de disciplina: preventiva y correctiva.

La Acción Disciplinaria

Artículo 66. Aplicación del procedimiento.

 El procedimiento disciplinario establecido en la presente ley deberá


aplicarse por las respectivas oficinas de control interno disciplinario,
personerías municipales y distritales, la jurisdicción disciplinaria y la
Procuraduría General de la Nación.
El procedimiento disciplinario previsto en esta ley se aplicará en los
procesos disciplinarios que se sigan en contra de los particulares
disciplinables conforme a ella.

Artículo 67. Ejercicio de la acción disciplinaria.

 La acción disciplinaria se ejerce por la Procuraduría General de la


Nación; los Consejos Superior y Seccionales de la Judicatura; la
Superintendencia de Notariado y Registro; los personeros distritales y
municipales; las oficinas de control disciplinario interno establecidas en
todas las ramas, órganos y entidades del Estado; y los nominadores y
superiores jerárquicos inmediatos, en los casos a los cuales se refiere la
presente ley.

La Procuraduría General de la Nación, previa decisión motivada del


funcionario competente, de oficio o a petición del disciplinado, cuando
este invoque debidamente sustentada la violación del debido proceso,
podrá asumir la investigación disciplinaria iniciada por otro organismo,
caso en el cual este la suspenderá y la pondrá a su disposición, dejando
constancia de ello en el expediente, previa información al jefe de la
entidad. Una vez avocado el conocimiento por parte de la Procuraduría,
esta agotará el trámite de la actuación hasta la decisión final.

Apelación contra las decisiones disciplinarias

El recurso de apelación procede únicamente contra las siguientes


decisiones:

La que niega la práctica de pruebas solicitadas, En los descargos,


La decisión de archivo Y el fallo de primera instancia.

Las correcciones disciplinarias aplicables por los actos y omisiones en


este Código son las siguientes:

Amonestación, la cual se impondrá siempre en forma estrictamente


confidencial.

Inhabilitación temporal del ejercicio de la abogacía de un mes a cinco


años.

Inhabilitación perpetua para el ejercicio de la abogacía de modo absoluto.

Colegio de abogado, su función y sus creaciones

El colegio de abogados su creación y sus funciones como materia


disciplinaria
Un colegio de abogados es una entidad de derecho público que agrupa a
los licenciados en Derecho (abogados), organizados principalmente para
tratar asuntos referentes al ejercicio de su profesión.
Organizar y unir a los abogados de la República estimulando el espíritu
de solidaridad entre sus miembros. 

Defender los derechos de los abogados y el respeto y la consideración


que merecen y se merecen entre ellos, así como los intereses morales,
intelectuales y mátenlos de su profesión. 

Adoptar un código de Ética Profesional. 

Mantener relaciones con las demás entidades de orden profesional del


país, así como con las similares del extranjero, persiguiendo una amplia y
eficaz colaboración con las mismas.
Asistir y orientar a los abogados recién graduados, en todos los
problemas relativos al ejercicio profesional. 

Promover y obtener la ayuda mutua de sus miembros; concertar toda


clase de seguros que puedan ampararlos en casos de enfermedad,
invalidez o cualquier otro riesgo, así como sus familiares en caso de
muerte u otras causas atendibles. 

Establecer un servicio permanente y gratuito de asistencia y defensa de


las personas de escasos recursos económicos, de acuerdo con el
reglamento que dictará al efecto.

 La suprema corte de justicia en función disciplinaria

El Consejo del Poder Judicial tendrá el control disciplinario sobre jueces,


funcionarios y empleados del Poder Judicial con excepción de los
integrantes de la Suprema Corte de Justicia, de acuerdo a las
disposiciones de la Ley 28-11, Orgánica del Consejo del Poder Judicial.

El régimen disciplinario tiene los objetivos siguientes:

1) Contribuir a que los jueces cumplan leal, eficiente y honestamente sus


deberes y responsabilidades, a fin de mantener el mejor rendimiento del
Poder Judicial. 

2) Procurar el adecuado y correcto ejercicio de los derechos y


prerrogativas que se consagran en favor de los jueces. 

3) Procurar que las faltas disciplinarias sean juzgadas y sancionadas


conforme a su gravedad y en base a estrictos criterios de la legalidad,
equidad y objetividad. 

Hasta tanto Se constituya el Consejo del Poder Judicial, este Poder


Disciplinario reside transitoriamente por disposición constitucional en la
Suprema Corte de justicia.

Este poder disciplinario consiste en el control de la observancia de la


Constitución, las leyes, reglamentos, instrucciones y demás normas
vigentes, y en la aplicación de sanciones en caso de violación a las
mismas. Estas sanciones podrán ser amonestación, suspensión o
destitución.

Los jueces del orden judicial incurren en falta disciplinaria si dejan de


cumplir sus deberes y las normas de trabajo establecidas, si ejercen
incorrectamente o en forma desviada sus derechos y prerrogativas, si
desconocen las órdenes legítimas de sus superiores jerárquicos o
incurren en cualesquiera de las causas de sanción disciplinaria previstas
en la Ley 327-98 de Carrera Judicial y sus reglamentos o en la violación
de otras disposiciones sobre la materia, emanadas de autoridades
competentes.

Los jueces que en el ejercicio de sus funciones cometan faltas o no


cumplan con sus deberes y con las normas establecidas, serán
administrativamente responsables y sancionados en consecuencia, sin
perjuicio de otras responsabilidades civiles, penales o de otra índole,
resultantes de los mismos hechos u omisiones.

Según la gravedad de las faltas, las autoridades competentes podrán


imponer las siguientes sanciones:

 Amonestación oral;

 Amonestación escrita;

 Suspensión sin sueldo, por un período de hasta treinta (30) días


Destitución.

También podría gustarte