Está en la página 1de 23

Universidad Dr.

José Matías Delgado


Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales

Actividad:
Privatización de los Servicios Públicos
Alumnos:
Cristales Recinos, Alvaro José
Quijano Díaz, Alejandro Javier
Valencia Linares, Rodrigo José
Velásquez Valladares, Gerson Armando
Catedrático:
Lic. Víctor Manuel Domínguez Coronado

Antiguo Cuscatlán, abril de 2019


ÍNDICE
Primera parte: introducción a la privatización ……………………………………………...3
Segunda parte: procedimiento para privatización …………………………………………..6
Tercera parte: la privatización de los servicios públicos de electricidad y telefonía en El
Salvador ……………………………………………………………………………………12
Cuarta parte: privatización del agua ……………………………………………………….18
Bibliografía ………………………………………………………………………………...21

2
DESARROLLO
PRIMERA PARTE: INTRODUCCIÓN A LA PRIVATIZACIÓN
Los orígenes de la privatización se remontan a principios de la década de los ochenta en los
Estados Unidos y a finales de la década de los setenta en Gran Bretaña, considerándose a
Ronald Reagan y Margaret Thatcher sus principales impulsores. La privatización forma parte
del esquema económico neoliberal y por lo tanto constituye un medio para la implementación
y funcionamiento del modelo.
Con el derrumbe del socialismo la corriente ideológica predominante en el mundo ha venido
a ser el neoliberalismo, sustentado en los mismos principios de los economistas como Adam
Smith, David Ricardo y Friedrich Von Hayeck. Según la Escuela Clásica había una mano
invisible que regulaba la economía y mantenía el equilibrio macroeconómico. La misma Ley
de Say establecía que la oferta crea su propia demanda por lo que era prácticamente imposible
la crisis de sobreproducción.
Sin embargo, estos principios económicos dejaron de tener validez durante la crisis de 1929
en Inglaterra y los Estados Unidos, demostrando que el mercado no es capaz de lograr una
óptima asignación de los recursos, tal como quedo demostrado con la crisis de
sobreproducción durante el ciclo económico.
Debido al fracaso de la Teoría Clásica para explicar el funcionamiento del mercado y como
una solución al problema de las crisis económicas del capitalismo, aparece la Teoría
Keynesiana que cuestiona la validez de los postulados de la Escuela Clásica y propone una
mayor participación del gobierno en la economía, para compensar la falta de demanda
efectiva.
Durante la crisis del capitalismo de 1929, surgió la teoría keynesiana como la solución al
problema de las crisis económicas, y ésta se mantuvo vigente hasta la década de los años
setenta.
Sin embargo, los problemas de la economía mundial causados por el shock petrolero de 1974,
y la guerra de Vietnam, provocaron en los principales países industrializados abultados
déficits presupuestarios, estancamiento económico e inflación.
En los países subdesarrollados después de la segunda guerra mundial se consideró que el
gobierno tenía que intervenir en la economía para superar el atraso y lograr el desarrollo
económico.
Aparentemente el modelo neoliberal surge como una respuesta ante el fracaso del modelo
intervencionista que colocaba al Estado como principal protagonista para mantener el
crecimiento económico en los países industrializados y para salir del subdesarrollo a los
países pobres.
Si bien es cierto que el crecimiento del sector público fue patrocinado por los organismos
internacionales en los países subdesarrollados, en la actuación son también los organismos
internacionales, tales como el Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional y la Agencia

3
para el Desarrollo Internacional, los principales impulsadores del proceso de privatización
de las economías en los países pobres.
Las circunstancias anteriores explican por qué el sector público ha crecido en los países
subdesarrollados, abarcando cada vez más áreas de la economía nacional. Lo mismo sucedió
en Inglaterra, Francia e Italia en donde el sector público estatizó grandes empresas.
Aunque es innegable la contribución que el sector público ha hecho en la mayoría de los
países desarrollados y subdesarrollados, sobre todo en obras de infraestructura, en la
educación salud y servicios públicos, ahora con el neoliberalismo se cuestiona su
participación en la economía y se promueve su reducción, limitándolo a funciones de
vigilancia, administración de la justicia y regulador de la economía por medio de la política
monetaria y fiscal.
Aparentemente la razón fundamental que sustenta el neoliberalismo es el fracaso del sector
público como productor e inventor y le asigna al sector privado un mayor grado de eficiencia
y una asignación óptima de los recursos de la economía, beneficiando con ello a toda la
población.
La modernización del Estado y el proceso de privatización está avanzando rápidamente en el
mundo, así por ejemplo en Europa ha tenido un mayor impacto en Inglaterra con el gobierno
de Margareth Thatcher, reduciendo la participación estatal de un 20% a sólo un 8%. En este
país la privatización tuvo como objetivos principales y a la vez introducir la competencia y
disciplina del mercado, para tal efecto se privatizaron hoteles, plantas automotrices, líneas
aéreas, aeropuertos, empresas estatales de telecomunicaciones y de gas.
En Italia, los objetivos que persigue la privatización es contrarrestar las pérdidas anuales de
millones de dólares de empresas estatales tales como Alfa Romero, Alitalia y la empresa Sirti
de telecomunicaciones.
En España, Alemania, Francia y Turquía el proceso de privatización está ganando terreno
para lo cual se ha privatizado una amplia variedad de empresas de propiedad estatal que
incluyen empresas de electricidad, seguros, teléfonos, televisión, cemento, fertilizantes, etc.
En el continente asiático los países más involucrados en el proceso de privatización son:
Malasia, Singapur, Hong-Kong, Tailandia, Filipinas, Bangladesh, Japón y China. Este último
país orienta su economía al mercado fomentando la iniciativa individual y la inversión
extranjera. En Japón se ha privatizado empresas estatales dedicadas a las telecomunicaciones
y los teléfonos, compañías de aviación, sistemas ferroviarios y el monopolio del tabaco.
En África la privatización está avanzando lentamente, en parte debido a un financiamiento
limitado, falta de conocimiento y renuncia política de los gobiernos, sin embargo, en algunos
países como Togo la forma de privatización se orienta al arrendamiento de empresas estatales
y contratación de administradores europeos.
En América Latina la privatización ha dado como resultado éxitos y fracasos, siendo Chile
el primer país que abogó por la privatización, iniciando este proceso desde hace más o menos

4
10 años, vendiendo las mayores empresas estatales al sector privado, destacándose la
privatización del sistema educativo. Como resultado de lo anterior hubo quiebras de
empresas, a las cuales el gobierno tuvo que rescatar, pero a su vez el proceso contribuyó al
fortalecimiento del sector privado.
México inició la privatización bajo el gobierno de Miguel de la Madrid, privatizando hoteles
y fábricas de automóviles. Aunque los objetivos fueron ambiciosos, en la práctica, el proceso
de privatización ha sido limitado por la falta de voluntad política del gobierno. En Argentina
existe un plan para llevar a cabo la privatización de empresas petroleras y de producción de
químicos.
Finalmente, en Centroamérica, Honduras y Belice han aplicado diversos programas de ventas
de empresas estatales y se han hecho arreglos de contratación en una amplia gama de
servicios.
Para los fines del presente trabajo se entenderá como privatización la transferencia de la
propiedad y/o del control administrativo de las empresas y otros activos productivos en
manos del Estado, al sector privado, parcial o totalmente. Estas empresas pueden ser del área
agrícola, manufactureras o de servicios públicos. Es decir, la privatización va más allá de la
simple transferencia de la propiedad, y abarca también contratos de administración,
concesiones y arrendamientos, así como la introducción de condiciones de competencia,
descentralización y otros incentivos que promueven la participación e inversión privada en
sectores que tradicionalmente han sido de una exclusiva participación estatal. Por otro lado,
debe tenerse en cuenta que la privatización no es más que un elemento de una política
económica más amplia, que incluye la liberalización y desregulación de los mercados y que
busca aumentar la eficacia y competitividad de la economía en general.
Los objetivos que debe perseguir un proceso de privatización es lograr una mayor eficacia
del mercado y contribuir una mejorar la competitividad del país, la reorientación del papel
del sector público, reducir el déficit fiscal y mejorar la distribución de la propiedad.
El proceso de privatización modificará el comportamiento de las principales variables
macroeconómicas, lo cual dependerá al alcance de la privatización y de la velocidad del
mismo.
A continuación, se presentan las principales variables que podrían ser modificadas:
a) La reducción del tamaño del sector público provocará una reducción del déficti fiscal,
principalmente por la reducción del gasto y la eliminación de las transferencias o
subsidios a las empresas autónomas deficitarias, mejorando de esta forma las finanzaz
públicas.
b) La privatización podría fortalecer, dependiendo del método utilizado, el crecimiento de
la bolsa de valores en El Salvador, canalizando de esta forma el ahorro hacia inversiones
productivas.
c) Al privatizar los servicios públicos tales como la energía eléctrica, agua potable,
comunicaciones, educación y salud, el costo de la vida medido por el Indice de Precios

5
al Consumidor se incrementa bedido principalmente a que los costos de estos sevicios
han estado subsidiados por el gobierno y tendrían que ser ajustados a su coto real. El
costo de esta medida puede minimizar si la privatización de empresas públicas se hace
de manera gradual.
d) Como resultado de la reducción del déficit del sector público cabría esperar una
disminución de la deuda pública externa para los próximos años.
e) La reducción de la inversión pública puede ser compensada en el mediadno plazo por un
aumento mayor de la inversión privada, la cual posee un efecto multiplicador sobre la
producción y los niveles de empleo.
f) La privatización del sistema bancario permitirá que las tasas de interés activas y pasivas
se fijen en base a la oferta y demanda de dinero, es decir, tasas de interés positivas reales,
fomentando de esta forma el ahorro interno y concediendo los créditos con un criterio
de rentabilidad de la inversión.
g) La reducción del sector público liberá recursos hacia el sector productivo lo que
permitirá una mayor tasa de la inversión interna bruta, incrementado de esta forma la
tasa de crecimiento del PIB.
h) El proceso de privatiación provocará una mayor tasa de desempleo abierto y del
subempleo en el país, impactando directamente los niveles de vida de la población. Estos
efectos pueden minimizar utilizando métodos de privatización, como la venta de
acciones a los empleados y diseñando medidas de compensación para los trabajadores
estatales que salgan perjudicadas.
SEGUNDA PARTE: PROCEDIMIENTO PARA PRIVATIZACIÓN
Proceso de privatización en El Salvador
En abril de 1991 se creó la Comisión Nacional de Privatización (CNP), por Decreto
Legislativo No. 768 y en mayo del mismo año el Consejo de Ministros emitió el Decreto
Ejecutivo No. 37, en el cual se hacían efectivas las disposiciones para el funcionamiento de
la Comisión.
La Comisión estaría formada por nueve miembros: el presidente que sería nombrado
directamente por el Presidente de la República, cuatro representantes del gobierno, cuatro
miembros del sector productivo y uno de los vicepresidentes del Banco Central.
La misión principal de la CNP sería presentar una estrategia global de privatización que
defina las alternativas más viables y necesarias de empresas a privatizar, la secuencia y los
métodos más convenientes para su realización. En el campo financiero el BCR es el
encargado de coordinar y dirigir la privatización del sistema financiero.
Etapas de la privatización
A continuación, se desarrollan las siguientes etapas, las cuales no constituyen una receta
clásica, sino más bien constituyen un orden que han seguido algunos países en sus
experiencias de privatización. Su aplicación será diferente para cada caso, dependerá

6
entonces de la realidad propia de cada país, pero se recomienda desarrollar el proceso de
privatización tomando en cuenta cada una de ellas.
Al desarrollar cada una de las etapas, deben ir implícitos los siguientes aspectos
fundamentales:
a) Sencillez
b) Transparencia
c) Gradualidad
Etapa I: Desarrollo institucional
Esta primera etapa contiene cuatro pasos, los cuales sustentan las bases políticas y prácticas
para iniciar la instrumentación del proceso de privatización.
l. Organización de las iniciativas de privatización.
En este paso desarrolla los principales objetivos que el gobierno se plantea lograr:
▪ Investigar y examinar la viabilidad del proceso de privatización.
▪ Desarrollar suficientes conocimientos, experiencia y confianza en el gobierno para
elaborar objetivos viables, entre ellos oportunidades específicas de privatizar.
Inicialmente, en la formalización de los objetivos, el gobierno debe nombrar un alto
funcionario, encargado de establecer las normas a seguir durante el desarrollo de proceso de
privatización. Esta persona seleccionada debe gozar de ciertas características que lo
identifiquen con los intereses sociales en general; ya que durante el proceso estará vinculado
con el liderazgo político del gobierno, e intervendrá regularmente en la toma de decisiones
de alto nivel.
Respecto al personal y los recursos económicos necesarios para el proceso, serán asignados
de acuerdo al contenido de los objetivos del gobierno.
Básicamente, deben existir grupos representativos de cada sector involucrado en el proceso
que puedan ayudar a moldear la estructura e instrumentación de programa.
Deberá existir además un grupo asesor el cual juega un papel importante en todo proceso de
privatización, capaz de ayudar en investigaciones, hacer recomendaciones sobre política,
definir los procesos administrativos, establecer e identificar los objetivos de la privatización
y supervisar sus iniciativas.
2. Hacer un balance del contexto político:
Se deberá determinar en este paso, si la privatización permitirá que los líderes legislativos y
ejecutivos manejen y supervisen mejor la producción y provisión de los servicios.
Adicionalmente, se deberá examinar el impacto que el proceso de privatización tendrá en tres
grupos principales:

7
a) Impacto del proceso de privatización en el público en general. Se deberá a considerar
puntos como:

1. Mantener el control local.


2. Garantizar los intereses de la economía y la sociedad en oposición de los intereses
monopólicos.
3. Garantizar que los precios y la calidad de los productos y servicios sean razonables y
accesibles para toda la población.
4. Garantizar fuentes gubernamentales alternativas que compensen los servicios que
puedan ser suspendidos.

b) Impacto del proceso de privatización en los empleados de gobierno.

1. Se deberá considerar los siguientes puntos: Presentar medidas que protejan los derechos,
beneficios y oportunidades de trabajo de los empleados. De no continuar trabajando con
el gobierno, los empleados deberán tener preferencia de trabajo en el sector privado.

c) Impacto del proceso en el sector comercial:

1. Detallar claramente el porcentaje de inversión a la que tendrán acceso tanto las empresas
nacionales como las extranjeras.
2. Determinar qué parte de la actividad comercial estará a disposición de las empresas
locales, en oposición a las entidades no locales o extranjeras; cuáles ramas de trabajo
recibirá cada sector(director o trabajador, calificado o no calificado); que inversiones
han realizado compañías privadas sobre la base de una relación detenninada con el
gobierno.
3. Prever que tipo de competencia (injusta, real o imaginada) puede esperarse después de
la venta de empresas estatales a una o más empresas.
3. Crear coaliciones del sector privado para apoyar el proceso de privatización:
El sector empresarial debe tener claro cuáles serán los efectos que el proceso de privatización
les traerá a ellos, así como los efectos para la sociedad.
Es importante que exista un programa de educación pública que explique detalladamente los
beneficios y problemas que puede ocasionar el proceso.
Luego de conocer los efectos de la privatización, deben fortalecerse las coaliciones del sector
privado, a fin de que todos los grupos (representativos de los diferentes sectores) cooperen y
trabajen en la búsqueda de mejores oportunidades con el programa.
4. Elaboración de estrategias y pautas del programa:

8
Este paso debe abarcar el contenido y la forma que tendrán las normas administrativas,
considerando los siguientes puntos:
▪ Gradualidad en el avance del proceso de privatización.
▪ Todas las acciones posibles de privatización.
▪ Los factores o criterios a considerar en la elección de objetivos de privatización.
▪ Presentar los posibles incentivos que estimulen la participación de empresas locales en
el proceso.
▪ Debe considerarse los problemas de regulación y la aplicación de reglamentos en
aspectos económicos y sociales.
Etapa II: Elección de objetivos y concretizarlos
Después de haber desarrollado la primera etapa, se pasa a preparar las acciones específicas
de privatización, es decir, a seleccionar los principales objetivos, para luego concretizarlos.
Esta etapa desarrolla cuatro aspectos o pasos fundamentales:
El primer paso consiste en determinar si se ha hecho un resumen de política de privatización
sobre la actividad gubernamental en consideración (si es afirmativo, hay que determinar la
utilidad de su análisis y datos en futuros proyectos).
En este paso se requerirá definir las diversas clases de asesoría experta, principalmente en el
área escogida, en general sobre contratos y políticas.
En algunos casos será necesario formar un grupo de asesoría permanente, lo cual dependerá
de varios factores, entre ellos: el tamaño y la complejidad de la empresa a privatizar;
experiencia en el proceso; disponibilidad de confiables datos de gastos y operación, etc.
El segundo paso consiste en hacer un balance organizativo, el cual debe incluir análisis de
costos. Este paso considera puntos como los siguientes:
Definir claramente el papel de la organización a privatizar, dentro de gobierno, y la relación
con el público al cual sirve:
La organización de la empresa y la extracción de sus empleados. Las prácticas de operación
y las instalaciones y equipos requerido para realizar su actividad.
El cumplimiento de los objetivos de producción y desarrollo por parte de la empresa.
Es necesario recopilar, comprobar y analizar datos, los cuales serán la base de un informe
escrito; en el cual deben señalarse las principales ventajas potenciales, y los puntos débiles
con los que cuenta la empresa, a fin de presentar alternativas que mejoren su actividad.
El informe antes mencionado, debe incluir los siguientes puntos:
a) La misión y los objetivos
b) La organización con que cuenta

9
c) El personal
d) La definición de los beneficiarios del servicio
e) Las prácticas de operación
f) La complejidad y servicios existentes y las proyecciones de la cantidad de trabajo
g) Los objetivos de productividad y desarrollo
h) El equipo y las instalaciones
Un informe bien detallado servirá para hacer una planificación técnica eficaz, ya que a través
del análisis de cada uno de los elementos se podrán identificar las principales necesidades,
problemas, ventajas y fuerzas con las que opera la empresa. Asimismo, estos elementos
constituyen los requisitos del proceso de privatización.
El tercer paso de esta etapa, consiste en elaborar un balance comercial, en el cual se
identifican los gastos de desarrollo de todo el proceso de privatización, para luego determinar
su viabilidad.
Entre los principales factores que relaciona este balance comercial están:
a) "Capacidad local con la que se cuenta para realizar sus funciones.
b) Las cargas de capitalización del gobierno y de sector privado.
c) El interés de los negocios locales.
d) Las mejorías de eficiencia.
e) El aumento de empleos locales.
f) La expansión de oporhlnidades para empresas locales.
g) La minimización de la eliminación de trabajos."
El último paso de esta etapa es de carácter estratégico más que técnico, y consiste en hacer
un análisis estratégico comparativo de las diferentes decisiones de privatización. Se deberá
considerar los siguientes puntos:
a) Detallar claramente las consecuencias, positivas o negativas, que trae la aplicación de
cada opción.
b) Señalar las principales decisiones sobre la forma de como instrumentar el proceso de
privatización.
c) Debe considerarse el presupuesto que sea necesario para financiar las mejoras requeridas
de capital en la empresa.
d) Además deben tomarse en cuenta los problemas que pueden ocasionar el proceso en
cuanto al despido de personal.
Entre las principales opciones estratégicas se menciona: Contratos con el sector privado,
vender los derechos de propiedad, dar en arriendo y abandono, etc.
Etapa III: Transferencia de la privatización

10
Una vez considerada la mejor opción para privatizar una empresa, se pasa a una tercera etapa,
en donde se detallan los principales puntos a tomar en cuenta para realizar la transferencia de
la privatización. Se presentan a continuación cuatro puntos que facilitarán el éxito del
proceso.
1) En primer lugar, debe estimarse el valor de la empresa:
▪ Definir el valor real de la empresa y el valor en libros.
▪ Realizar los inventarios de pasivos y activos mediante auditorías, proyecciones
financieras, obligaciones, etc., a fin de determinar la situación económica de la empresa.
2) Luego de valorar la empresa, se prosigue a un segundo paso, el cual consiste en establecer
las condiciones bajo las cuales se presentará la privatización, así como también a solicitar la
transferencia. Debe considerarse lo siguiente:
▪ Preparar toda la documentación legal necesaria para realizar las transacciones.
▪ Solicitar autorización para realizar la transferencia.
▪ Preparar las bases bajo las cuales se hará la transferencia.
3) En tercer lugar, se debe evaluar y elegir al comprador, considerando los puntos siguientes:
▪ Selección detallada del comprador, que puede ser nacional o extranjero.
▪ Notificar quienes serán los compradores, los cuales deberán gozar de una buena
solvencia.
▪ Fijar las condiciones de promoción bajo las cuales se realizará la transferencia.
▪ Recepción de ofertas.
4) En último lugar, se procede a realizar la negociación y la transferencia o venta de la
empresa. Después de ser aprobada la transferencia, se analizan las diferentes ofertas y se
notifican los resultados a los que se llega; y se procede a firmar la documentación necesaria
entre el gobierno y el comprador, realizando la transferencia.
Etapa IV: Vigilar los resultados
Esta última etapa es de vital importancia, ya que es aquí donde se debe incluir el carácter
legal, bajo el cual se desarrollará el proceso de privatización. El fundamento legal debe
garantizar que el proceso goce de credibilidad, basada en la transparencia y equidad del
proceso. Son dos los puntos principales a tomar en cuenta en esta etapa:
a) Deben establecerse los mecanismos regulatorios y de supervisión, necesarios para
realizar un proceso de privatización integro. Este paso debe incluir una ley de
privatización y un ente de regulación que rija el proceso.
b) Un segundo punto a considerar, consiste en vigilar el comportamiento que tiene y debería
seguir el proceso de privatización, con el objetivo de que goce de credibilidad.

11
De esta forma se han listado las principales etapas que pueden seguirse durante la
implementación de todo proceso de privatización. Estas etapas han sido aplicadas en las
experiencias de privatización de otros países, con el propósito de facilitar y garantizar un
proceso de privatización efectivo. De lo contrario se puede concluir que "la privatización sin
política, procedimientos y sin un equipo comprometido y competente, está condenada al
fracaso".
Estas etapas y pasos pueden realizarse simultáneamente en el tiempo ya que, como ejemplo,
antes de realizar la transferencia, debería existir un marco regulatorio.
Los preparativos para la privatización requieren de la educación, organización y movilización
de cuatro grupos que deben trabajar juntos. Cada uno debe comprender los gastos, la
productividad, la capitalización y otros temas actuales que tienen entre sí las empresas que
posee y opera el estado.
Los cuatro grupos que pueden decidir el futuro de un programa de privatización son:
1. El grupo político: el dirigente político ejecutivo y legislativo (parlamentario).
2. El público: los consumidores y destinatarios de los productos y servicios públicos.
3. Los empleados y directores gubernamentales: el grupo ajeno al dirigente político, por lo
común, los profesionales del ramo civil, supervisores y trabajadores no calificados.
Como ejecutores de la labor del estado, conforman el grupo que más directamente afecta
la privatización.
4. La comunidad comercial: los intereses comerciales expatriados o locales con la mayor
disposición y capacidad para adquirir, arrendar o manejar actividades que tiene y /u
opera el gobierno.
TERCERCA PARTE: LA PRIVATIZACIÓN DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS DE
ELECTRICIDAD Y TELEFONÍA EN EL SALVADOR
Privatización de electricidad y telefonía

El Salvador, mediante Decreto Legislativo no. 370, de fecha 27 de agosto de 1963, creó la
Administración Nacional de Telecomunicaciones (ANTEL). Las intenciones de dicha
institución pública se encontraban vertidas en el artículo primero de la Ley de los Servicios
de Telecomunicaciones, por Decreto Legislativo no. 367. Del 9 de octubre de 1975:

Artículo 1. Declarase de interés público los servicios de telecomunicaciones que estarán


bajo el control técnico de la Administración Nacional de Telecomunicaciones, con arreglo
a la presente ley y a la ley de creación de dicha Institución. La Administración Nacional de
Telecomunicaciones, que en la presente ley se denominará ANTEL, tendrá el control
exclusivo del espectro electromagnético, de acuerdo a los adelantos técnicos, a los tratados
o convenios internacionales ratificados por El Salvador; su utilización en el territorio

12
nacional, se regulará de conformidad a esta ley y a los reglamentos que se dicten para los
servicios de telecomunicaciones.

El marco institucional y regulatorio

Con el arribo del segundo gobierno de ARENA, se crea por Decreto Ejecutivo9 la Comisión Especial
para la Modernización del Estado, dejando con ello establecidas las bases legal e institucional para el
proceso de "Modernización del Sector Público".

Los objetivos del Programa de Modernización del Sector Público enunciaban los siguientes
propósitos: a) reorientar el papel del Estado hacia las actividades que le corresponden en una
economía de mercado, b) cambiar la cultura de la Administración Pública para orientarla a valores y
actitudes de servicio al público, transparencia y responsabilidad, c) lograr incrementar la cobertura,
calidad y eficiencia de los servicios y acciones de la Administración Pública y, d)lograr el
funcionamiento de mecanismos de control de la sociedad sobre los productos y decisiones de la
Administración Pública. El primero de los servicios considerados en el proceso de privatización fue
la distribución de la energía eléctrica. Desde 1991 se comienza a establecer el marco legal y las
condiciones institucionales que posibilitarían la venta de estas empresas públicas, el primer paso se
da con la formulación del Anteproyecto de Ley para privatizar el servicio11, que termina en 1993, y
a partir de entonces se comienzan a crear las condiciones para la privatización, lo que finalmente se
realiza en 1995. A manera de precedente, en 1986 La Ley Transitoria de la Administración de
Empresas Eléctricas12 determinó a favor de la devolución de las empresas distribuidoras de energía
eléctrica al Sector Público (CEL) después de 50 años de haber estado concesionadas a empresas
privadas; sin embargo, ocho años después la misma CEL prepara las bases13 para la reconversión de
la administración del servicio de distribución de energía eléctrica, a través de un la creación de un
Plan Integral de Gestión del Servicio Público de Distribución14, el cual establecía la necesidad de
que las empresas retornasen al sector privado y se establecía el mecanismo a través del cual se podría
transferir a los trabajadores, empleados y funcionarios del sector, parte del capital de las sociedades
distribuidoras. Esto se plasmó en las posteriores legislaciones para legitimar la participación
accionaria de los/as trabajadores/as del sector.

En este contexto, la Central Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL), constituía el principal ente
generador, transmisor y distribuidor de energía eléctrica en el país, seguido por la Compañía de
Alumbrado Eléctrico de San Salvador (CAESS) --cuya función básica era la distribución de energía
eléctrica.

Los pasos fundamentales para llevar a cabo la privatización del servicio se iniciaron con la
reestructuración de CAESS, que consistió en la creación de dos empresas: la Empresa Eléctrica de
Oriente (EEO) y Del Sur, que inicialmente se desarrollaron sin activos propios y subsidiadas desde
CAESS, hasta finales de 1996 que se crearon condiciones para que éstas se independizaran. Por otra
parte, se crea una empresa para la zona occidente del país denominada Compañía de Luz Eléctrica de
Santa Ana (CLESA) y se constituye la Superintendencia General de Electricidad y
Telecomunicaciones (SIGET)15, como el ente público responsable de asegurar el cumplimiento de
las leyes aplicables y regulaciones relacionadas con los sectores electricidad y telecomunicaciones en
el país.

13
La SIGET se define como una institución autónoma cuya máxima autoridad es el Superintendente
General, nombrado por el Presidente de la República, el cuál serviría por un período de 7 años16. Las
responsabilidades de la SIGET incluyen la fijación de tarifas máximas para los usuarios/as finales del
sector residencial con bajo consumo de electricidad que demanda un período transitorio (planteado
inicialmente en un año, desde donde se iría disminuyendo el subsidio), la aprobación de las tarifas
establecidas por los distribuidores en sus propias áreas, hacer cumplir los requisitos regulatorios del
sector de electricidad y pena lisar por el incumplimiento a dicha regulación, así como resolver
conflictos entre los operadores y presentar los correspondientes Reglamentos a su ley de creación a
fin de que fueren aprobados por la Presidencia de la República. Posterior a la Ley de creación de la
SIGET, se aprueba la Ley General de Electricidad17 que viene a sustituir a la Ley de Servicios
Eléctricos de 193618.

La nueva Ley, según se suscribe, tiene como principal objetivo "promover un mercado de electricidad
competitivo en El Salvador"19, con lo cual define el rol de la SIGET en la operación del Mercado
Mayorista y la coordinación del transporte de energía desde las plantas generadoras, así como la
seguridad y la calidad de servicio, la operación de la red de transmisión, e informar a los participantes
en el mercado sobre los efectos económicos de las transacciones en el mercado regulador del sistema.

La Ley General de Electricidad también establece un “esquema de competencia abierta” para


desarrollar la generación termoeléctrica en El Salvador, según ciertas interpretaciones de la ley, dicho
proyecto no requiere de aprobación específica del Órgano Legislativo sino sólo de ser registrados
ante la SIGET; sin embargo, a finales de 1998, fue presentado un Anteproyecto de Ley a la Asamblea
Legislativa proponiendo la privatización de la generación de energía eléctrica, empezando por la
generación de energía termoeléctrica.

A partir de esta ley se espera que las generadoras vendan energía a través del mercado mayorista de
electricidad, el cual consistirá de un mercado de contratos y un mercado regulador del sistema, basado
en un sistema de oferta y demanda de energía.

En febrero de 1997 se aprueba la Ley de Creación del Fondo de Inversión Nacional en Electricidad y
Telecomunicaciones (FINET)21, y en julio de 1998 se aprueba la Ley del Fondo de Inversión de
Electricidad y Telefonía22, en cuyos considerandos destaca “que los servicios de electricidad y
telefonía, son factores determinantes para el desarrollo económico y social de la población, por lo que
es necesario dictar las normas para asegurar la más amplia cobertura de los mismos en todo el
territorio nacional y en especial a los sectores rurales y los de menos ingresos de la población”. El
FINET nace con un patrimonio propio y siendo administrado por el Fondo de Inversión Social para
el Desarrollo Local de El Salvador (FISDL), aunque la representación legal del FINET le
correspondería al Presidente del Consejo de Administración del FISDL, también se relacionaría con
los órganos del Estado a través del Ministerio de Economía. El FINET tiene entre sus atribuciones:
subsidiar la construcción y mejoramiento de la infraestructura para el suministro de energía eléctrica
y la prestación de servicios de telefonía en las áreas rurales de bajos ingresos; subsidiar el consumo
de energía eléctrica y de los servicios de telefonía en áreas rurales de bajos ingresos, siempre que
estos sean de beneficio comunal; y considera como beneficio comunal los consumos de energía
eléctrica asociados a proyectos de extracción, bombeo, y rebombeo de agua y los inmuebles utilizados
para la prestación de servicios de educación y salud, cuando estos sean propiedad o estén bajo la

14
administración de las comunidades, independientes de la forma en que se hayan constituido u
asociado. En abril de 1997 se aprueba la Ley para la venta de acciones de las Sociedades
Distribuidoras de Energía Eléctrica23, en base de la cual se distribuye en porcentajes la participación
accionaria por cada empresa, siendo un 75% para inversores mayoristas, y el resto para
trabajadores/as del sector, con otro porcentaje para la bolsa de valores local. Posteriormente, con la
aprobación del Decreto Legislativo No. 47 se faculta a la CEL a fijar el precio de las acciones para
los trabajadores en un equivalente al 80% del valor en los libros al momento de efectuar la
transferencia.

La estructura del sector eléctrico

El Ministerio de Economía es el ente responsable a nivel normativo de la conducción del sector


energía, y la CEL es la institución autónoma responsable de generar y distribuir la energía eléctrica
en el país24. La CEL posee y opera las plantas generadoras de energía eléctrica más grandes del país,
posee y opera el sistema de transmisión de alto voltaje, administraba como las empresas públicas de
distribución que fueron retomadas en 1986, cuando terminó la concesión que el Estado había dado a
compañías privadas de distribución de energía eléctrica.

La CEL estuvo encargada de la venta de productos de petróleo de la refinería privada (antes del
proceso de privatización de la distribución de energía), del establecimiento de las tarifas eléctricas, la
definición de los límites de autoridad de las empresas de servicios y problemas relacionados eran
manejados por el Comité Económico del Gobierno. CEL construyó cuatro plantas hidroeléctricas
entre 1954 y 1982, desarrolló el sistema de transmisión de alto voltaje que ahora une a casi todo el
país, construyó plantas a base de combustible de petróleo y proyectos geotérmicos. Además de su
propio sistema de distribución, CEL administraba las otras redes de distribución del país constituidas
por 7 empresas, que participaban con el 87.5% de la distribución total de energía eléctrica, siendo el
12.50% restante el distribuido directamente por CEL.

A mayo de 1993 el sector de la distribución de energía eléctrica estaba compuesto por cinco empresas,
cuatro de las cuales (CAESS, CLESA, CLES, CLEA) estaban constituidas como sociedades
anónimas, siendo su accionista mayoritario CEL, y una quinta empresa, DISCEL, encargada de la
distribución rural, esta última se articulaba como una de las siete gerencias de CEL y, por tanto, estaba
sometida al régimen de instituciones autónomas del sector público. En el proceso de reestructuración
del sistema de generación y distribución de energía eléctrica de CEL, para 1996 sus ventas totales
tuvieron una cobertura del 94% con relación a la cantidad de energía demandada en ese año por el
mercado nacional25. El sistema de transmisión de energía durante fue objeto de dos amplios y
exhaustivos programas de reconstrucción, rehabilitación, ampliación y expansión durante 1996, lo
que implicó un significativo monto de inversión por parte de CEL para reconvertir el sistema. Las
empresas que quedaron al final del proceso de reestructuración del sistema de distribución de energía
eléctrica fueron: Compañía de Alumbrado Eléctrico de San Salvador S.A. de C.V (CAEES),
Compañía de Luz Eléctrica de Santa Ana S.A. de C.V (CLESA), Distribuidora de Electricidad del
Sur S.A de C.V (DELSUR) y Empresa Eléctrica de Oriente S.A de C.V. (EEO).

Finalmente, cada una de estas cuatro empresas era propietaria de una red de distribución orientado su
servicio regionalmente: CAEES en la región centro-norte, DELSUR en la región centro-sur, CLESA

15
en la región occidental y EEO en la región oriental; y en su conjunto absorbieron las diferentes zonas
de electrificación rural de CEL. A fines de 1996, las cuatro empresas reestructuradas en el servicio
de distribución de la energía eléctrica quedaron funcionando con perfiles muy específicos a partir de
sus radios de acción y sus antecedentes. En cuanto a la cobertura de los clientes figura en primer lugar
CAESS, luego DEL SUR, CLESA y EEO respectivamente; el mismo patrón se repite con el número
de personal empleado, con la particularidad de que CAESS brindaba la mayor parte de su cobertura
a población rural y al ámbito industrial del país.

En cuanto al nivel de ventas, durante 1996, CAESS registró el mayor nivel de facturación seguida
por CLESA, luego DELSUR y finalmente EEO; y sus ganancias netas también mantienen la relación,
CAESS registra el mayor monto, representando el 42.97% de la suma de las ganancias netas de las
cuatro empresas, seguido por CLESA con un 23.96%, DELSUR con un 19% y EEO con un 9.09%.

En lo que a venta por sector de consumo se refiere, en el sector residencial, EEO registra la mayor
cobertura en términos relativos, con un 57.53%, también sobresale en su cobertura al sector
comercial; mientras que, en el sector industrial, CAESS registra la mayor cobertura con un 43.37%
de su distribución de energía, dada su presencia preeminente en la zona urbana del país.

La calidad del servicio

Esgrimiendo el argumento de la ineficiencia de la administración pública en la provisión del servicio


de la distribución de energía eléctrica se justificó la venta de las empresas del Estado, en este sentido
se preveía con la administración privada una mejora en la calidad, cobertura y el coste del servicio;
sin embargo, la evaluación de la reforma no presenta mejoras significativas en ninguno de los tres
aspectos.

Previo a la privatización, la calidad de este servicio público era muy discutible, esto por los bajos
niveles de inversión y la no renovación de sus equipos realizados antes de ser asumidas por la CEL.
Pese a que esta institución absorbe la deuda pendiente de las empresas privadas concesionadas y los
costos derivados de su reconversión y reestructuración con el fin de que éstas presentaran altos niveles

16
de rentabilidad para hacer atractiva su venta, las empresas privatizadas no han proveído servicios de
mayor calidad.

A pesar de la existencia de un ente regulador y supervisor para el monitoreo de la prestación del


servicio, como la SIGET, los/as usuarios que han presentado demandas a organismos no
gubernamentales como el Centro para la Defensa del Consumidor (CDC), manifiestan anomalías que
van desde facturaciones indebidas por lecturas no correctas de medidores, suspensiones del servicio
sin previo aviso, cortes frecuentes en el suministro del fluido eléctrico, fallas en la dinámica sostenida
de la energía entre otras, pero principalmente, cobros excesivos.

Valoraciones de CAESS y DELSUR sobre la supervisión desarrollada por la SIGET indican que ésta
se ha reducido a auditorias, centradas en aspectos contables y administrativos, lo cual refleja la
carencia de instrumentos de monitoreo y seguimiento integral de qué hacer de las empresas, de
manera que puedan convertirse en herramientas del control de calidad que redunden en un eficiente
servicio para la población usuaria. Esta percepción se ve reforzada en los resultados de una encuesta
realizada por uno de los principales matutinos nacionales, publicada en septiembre de 1999, donde el
81% de la población encuestada a nivel nacional opina que el servicio privatizado no es de mejor
calidad que antes.

Repercusiones en la situación de los recursos naturales y el medio ambiente

La medición del impacto de esta reforma en los recursos naturales y la situación ecológica del país
resulta difícil, dada la poca o casi nula información sobre la situación de los mismos, la carencia de
un sistema de valoración económica de los mismos y la falta de indicadores de calidad que nos
permitirían visualizar sus repercusiones e impactos.

La preocupación por el destino de los recursos hídricos fue planteada en diferentes momentos durante
la consulta a diferentes sectores realizada en el ejercicio SAPRIN, sobre todo por la amenaza que la
población percibe en cuanto a un proceso de privatización del agua en marcha, ante lo cual diferentes
sectores participantes plantearon la necesidad de construir alternativas a esta medida en términos de
construir una Política Nacional para una gestión integral de los recursos hídricos.

En el caso de la distribución de energía eléctrica el impacto al medio ambiente ha sido indirecto pero
no por ello menos importante de tomar en cuenta, ya que según la información cualitativa recibida en
los talleres con diferentes sectores sociales rurales y suburbanos, el consumo de leña ha aumentado36
debido al incremento en las tarifas de energía eléctrica, lo que se traduce en una importante presión
sobre los recursos naturales y el medio ambiente, dado el alto nivel de deforestación nacional; además,
de la contaminación por combustión, que afecta la salud de la población y se refleja en el incremento
de las enfermedades de las vías respiratorias.

17
CUARTA PARTE: PRIVATIZACIÓN DEL AGUA
Privatización del Agua en El Salvador.

Antes de la crisis financiera mundial, el agua ya era un problema económico para los países en vías
de desarrollo. Curioso resulta que en la mayoría de los mismos el agua potable pertenecía a empresas

18
que las explotaban en perjuicio de mayorías de población que tenían el uso vetado a la misma. Ahora
que ya la crisis es real y efectiva (aunque siempre lo fue en realidad) en El Salvador se ha decidido
privatizarla. La comunidad pobre del país protesta por el aumento del precio de la misma y por la
disminución a su acceso. Un acceso necesitado por la amplia mayoría de la población y que, sin
embargo, entra en la contradicción de saber que la calidad del agua local privatizada es cada vez
menor. Al oeste del país esta semana se han dado pequeñas reyertas que han acabado en disturbios
con las Fuerzas del Orden, las cuales emplearon gases lacrimógenos y balas de goma contra los
manifestantes.

Sobre la Ley del Agua

Desde hace algunos años en El Salvador se viene planteando la posibilidad de tratar el tema del agua
en relación a su protección, administración y distribución en una ley específica, siguiendo el ejemplo
de algunos Estados Suramericanos que en sus legislaciones contemplan la protección y
administración del agua o, en otros términos, el monopolio del agua. Desde el año pasado el
Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales entregó un proyecto de ley a la Asamblea
Legislativa, en el que se buscaba regular el tema del agua, sin embargo, el Sector Agrícola y el Foro
del Agua -organización de la sociedad civil- también han presentado otras propuestas.

Actualmente en El Salvador la mayoría de hogares son abastecidas por la Administración Nacional


de Acueductos y Alcantarillados (ANDA), entidad estatal que tiene como función principal la de
abastecer a los distintos barrios y comunidades del vital líquido.

Son dos las principales propuestas: la Ley Integral del Agua y la Ley General de Aguas, ambas con
muchas coincidencias, pero diferentes en el tipo de gobierno. Mientras la primera da cabida en la
junta directiva solo a cinco delegados: uno del Gobierno, dos de las alcaldías (COMURES) y dos de
la empresa privada (ANEP), la segunda abre el espacio a siete: cuatro ministerios (Medio Ambiente,
Salud, Agricultura y Obras Públicas), dos del Consejo Nacional de Aguas y uno de las alcaldías
(COMURES).

La privatización en cuestión de la primera es por el predominio de la derecha en la directiva, pues


además de la presencia de ANEP aducen que la mayoría también de derecha en las alcaldías llevaría
a la designación de los cargos de este sector.

La tensión ha pasado a ser permanentes acusaciones políticas entre los diferentes sectores, con puntos
incluso violentos cuando supuestos estudiantes de la Universidad de El Salvador quisieron entrar de
manera violenta a la Asamblea Legislativa y fueron reprimidos con gas pimienta por los vigilantes
privados.

¿Por qué se ha querido hacer una Ley del Agua?

No obstante, en algunos municipios del interior del país en los que ANDA no tiene la posibilidad de
administrar este líquido, el servicio lo brindan pequeñas empresas privadas, que en ocasiones cobran
cuotas leoninas y bastante altas, aunque también lo hacen algunas alcaldías. Frente a este proyecto de
ley, la principal preocupación que manifestaba la Comisión de Medio Ambiente en la Asamblea
Legislativa, es la relacionada con el control de los recursos hídricos, fundamentalmente en lo

19
relacionado a la entidad que regularía el control del agua, si sigue siendo ANDA, o si en ocasión de
esta ley se creará una nueva entidad descentralizada.

¿Qué debe hacerse?

Es necesario fortalecer el rol estatal de ANDA, en cuanto a su administración, distribución y


evaluación. Esta entidad debe emanar esencialmente desde el Estado, gozando de autonomía y
descentralización; en ella estará controlado el 100% del monopolio del tema del agua -eventualmente
las alcaldías podrían participar en la parte operativa- de manera que la participación privada debe
quedar descartada en su totalidad.

Es esencial que esta entidad incluya la representación de asociaciones de pobladores, sindicatos y


asociaciones campesinas y populares, que fiscalicen y garanticen su funcionamiento transparente.

¿Por qué se origina la escasez del agua en El Salvador?

Un estudio de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), dado a conocer en
2016, concluye que la vida en El Salvador sería inviable en 80 años a causa de la crisis hídrica que se
ve agudizada por el cambio climático.

Según la ONU, El Salvador tiene el mayor grado de deterioro ambiental en América, después de
Haití, con solo un 3 por ciento de bosque natural intacto, con suelos arruinados por prácticas agrícolas
inadecuadas y con más del 90 por ciento de las aguas superficiales contaminadas.

¿Qué consecuencias tiene la privatización del agua?

Si se privatiza el agua se genera un monopolio natural, porque la competencia sólo se puede dar en
el principio de la concesión pública, pero posteriormente desaparece y el usuario queda librado al
criterio económico de la empresa.

Esto provoca un acceso desigual al servicio, un aumento permanente de tarifas, y un deterioro de las
redes de distribución por falta de inversión, lo cual redunda en una pérdida en la calidad del agua.

Además, este tipo de concesiones se ha convertido en lugar común para la corrupción política.

¿Qué pasa en el resto de América Latina?

En la mayoría de los países hay presiones de las multinacionales para apoderarse de reservas y
concesiones.

En México, el Gobierno saliente de Peña Nieto dictó una ley que apunta a la privatización del agua,
la entrega de concesiones a perpetuidad y el aumento de tarifas para uso doméstico.

En Honduras, Perú, Argentina y Brasil hay iniciativas similares. En cambio, en Venezuela, el agua es
un recurso público establecido en la Constitución nacional.

20
También en Uruguay en 2004 se dio un paso singular al aprobar una reforma constitucional que define
al agua como un bien de dominio público.

¿Cuál es la situación en el resto del mundo?

En Europa, luego de un proceso de gradual privatización del servicio, la tendencia actual es volver a
la gestión pública, es decir, a la remunicipalización del agua.

Sólo el 10 por ciento de las 400 ciudades más grandes del mundo tienen privatizado.

En los últimos diez años, más de un centenar de grandes ciudades han remunicipalizado el agua: París,
Berlín, Budapest, Atlanta, Indianápolis, Buenos Aires, La Paz, Johannesburgo, Dar-es-Salaam.

El agua, “oro azul” para la ONU

En el año 2010 la Asamblea General de la ONU aprobó que el acceso del agua y al saneamiento es
un derecho humano. La conferencia de las Naciones Unidas para el Agua y el Medio Ambiente, que
se celebró en 1992 en la capital de Irlanda, Dublín, declaró el agua como el oro azul y fue considerado
como un bien económico.

Consecuencias negativas de la privatización del agua.

▪ Los subsidios para el cultivo de granos básicos se agotarán. Esto causaría un alza en el precio de
la canasta básica.
▪ El sistema energético es el principal método para captar divisas y por lo tanto esto disminuirá al
no obtenerlas.
▪ Habrá menos recursos para los problemas de salud, alimentación, educación, vivienda, obra
pública y bienestar social, ya que se reducirá el gasto social.
▪ Cada año aumentarán los impuestos y no serán destinadas al arca nacional sino a las empresas
transnacionales.
▪ Habrá un aumento de la desigualdad social. Unos ganarán mucho y otros poco.

El debate sobre el manejo del agua en el país se ha agitado en los últimos días, a partir de la decisión
de la Comisión del Medio Ambiente de la Asamblea Legislativa de incluir cuatro entidades privadas
(de siete) en la institución rectora que tomaría las decisiones más importantes sobre la distribución
del agua en el país. Ante este escenario el debate se ha plagado de una serie de mitos, confusiones y
engaños que convierten el tema en algo más complicado de lo que ya era. Lejos de profundizar en las
complejidades sobre el manejo del agua, estas confusiones obedecen a una lógica de la política
partidaria que busca balancear entre los compromisos que los partidos tienen con sus financistas y el
costo electoral de sus acciones.

“No es privatización, porque el ente rector sería una institución pública”


Lo primero que hay que entender es que lo que se está poniendo en juego en el artículo 14 de la
propuesta de Ley Integral de Aguas no es necesariamente la privatización del suministro de agua. Lo

21
que se está proponiendo es la inclusión de cuatro entidades privadas en la junta directiva de la
Autoridad Nacional del Agua, estas son: sector productivo agropecuario, sector industrial, Comures
y juntas de agua. Estas lograrían mayoría frente a 2 entidades públicas (MARN y MAG) y 1a
autónoma de servicio público (UES). Si bien esto no significa una privatización del suministro de
agua, es una privatización de facto en la toma de decisiones importantes sobre el uso del agua,
decisiones que incluyen la emisión de permisos, tarifas, multas, y resolución de conflictos por el agua
en el territorio. En un futuro esto podría conllevar a una privatización del suministro de agua.
“Comures es un ente público porque son las municipalidades”

Comures no es una institución pública. Comures, como lo indica su propio sitio web , es una “entidad
gremial de derecho privado no gubernamental”. El hecho de que esté compuesto por alcaldes no
implica que sus acciones estén en función de la población. Si bien su objetivo, según dicen ellos, es
generar desarrollo local, eso no es tan distinto de cuando la ANEP dice que su objetivo principal es
generar empleo.
Pasando del ámbito del discurso a lo real, lo que debemos entender por “apoyar el desarrollo local”
es el esfuerzo que Comures hace para atraer la inversión privada a sus municipios para incrementar
los ingresos de sus respectivas comunas, pero estos no necesariamente se ven reflejados en proyectos
para la población. Dada la red clientelar que existe dentro del gremio, la función real de Comures es
la de facilitarle la entrada en los territorios a las inversiones privadas; usualmente inversiones de gran
impacto ecológico como hoteleras y residenciales de lujo, como ocurre actualmente en la cordillera
del bálsamo y en la costa de La Libertad.
ANDA no es la autoridad del agua en El Salvador. ANDA es una operadora que administra el servicio
de agua en las zonas urbanas del territorio. Esta no rige como se usa el agua a nivel nacional. Como
la UES, que es una institución autónoma de servicio público. Su junta directiva está compuesta por 5
miembros del sector público y 1 privado de la Cámara Salvadoreña de la Construcción (CASALCO).
Decir que ANDA no funciona porque es pública es no entender el origen de su ineficiencia. Es no
entender cómo, por qué, y para quién ha funcionado esta institución a lo largo de su historia.
ANDA fue creada para satisfacer las necesidades de agua de las poblaciones urbanas, en particular
aquellos sectores acomodados que viven en residenciales dónde el agua raramente hace falta. La razón
de esto no es por su carácter de “servicio público” sino más bien por la incidencia que el sector privado
de la construcción tiene en las decisiones del suministro de agua. Incidencia que no sólo viene de la
representación de CASALCO en la junta directiva sino de la procedencia del resto de sus miembros.

22
BIBLIOGRAFÍA
▪ Zelaya, J. W. (1994). La privatización en El Salvador. Semana del Contador Público
Académico. Universidad de El Salvador.
▪ Chámul Flores, P., España Lemus, A., Hernández Serrano, R., Medrano Alfaro D.
(2010). El impacto social de la privatización de los servicios públicos en El Salvador: el
caso de los servicios de energía eléctrica y telefonía (tesis de pregrado). Universidad
Centroamericana José Simeon Cañas, Antiguo Cuscatlán, El Salvador.
▪ Peñate Guerra, M. I., Bonilla Romano, Y., Váquez Alvarado S. A. (2010) La
privatización, sus formas y su proceso. Biblioteca . Florentino Idoate, S. J. Universidad
José Simeón Cañas. Antiguo Cuscatlán, El Salvador.
▪ http://www.elrevolucionario.org/rev.php?articulo1006
▪ https://www.laprensagrafica.com/elsalvador/Ley-de-agua-entre-la-privatizacion-y-la-
politizacion-20180621-0120.html
▪ https://www.elsoca.org/index.php/america-central/el-salvador/3084-el-salvador-no-a-la-
privatizacion-del-agua
▪ https://www.telesurtv.net/telesuragenda/privatizacion-agua-salvador-20180702-0018.html
▪ https://www.elsalvadormipais.com/consecuencias-privatizacion-en-el-salvador
▪ https://elfaro.net/es/201903/columnas/23151/mitos-y-verdades-sobre-la-privatizacion-del-
agua-en-el-salvador.htm

23

También podría gustarte