Está en la página 1de 2

Alumno: Jesús Alejandro Olguín Rangel

Materia: Cuestión Étnica y Nacional


Antropología Social
2do Semestre, Vespertino

Lectura: ¿El zapatismo es multiculturalista?, Consuelo Sánchez


Puntos esenciales de la lectura:

- Hay que discernir “multicultural” de “multiculturalismo”. El primero es el concepto que


engloba distintas culturas, etnias, etc., dentro de un cuerpo social; el segundo es el
concepto político que asumió el liberalismo para tratar de orientarse respecto a las
demandas de las minorías étnicas, nacionales o culturales. El concepto “multicultural” es
la demanda de una política que reconozca la diversidad étnica y cultural, que considere a
los distintos grupos, que respete su autonomía y proyecte sus necesidades en sus
programas. El multiculturalismo es la estrategia política liberal hegemónica que incorpora
particularidades populares de los grupos dominados para lograr que estos asimilen más
fácilmente la política hegemónica.

- Para el liberalismo, reconocer los derechos de los grupos étnicos implica privilegios que
van en contra del proyecto y noción de civilización liberal, por esta razón surgieron dos
posturas liberales: los no-multiculturalistas y los multiculturalistas. El liberalismo busca
darle primacía a los derechos individuales sobre los derechos colectivos, o sea, fomentar el
individualismo, ya que esto constituye la fuerza de su modus operandi, de hecho de ahí
viene el concepto “liberal”: la “liberación” del individuo y sus derechos personales de los
derechos colectivos. Los no-multiculturalistas han tratado de desprestigiar
mediáticamente (como con el problema del maltrato a la mujer dentro de los grupos
étnicos) y de cualquier forma posible a estos grupos para desarticularlos y así se vuelva
más fácil introducir en ellos sus políticas de individualización y dominación. Los
multiculturalistas buscan involucrarse con los grupos étnicos para el mismo fin:
desarticular su orden desde su ceno para poder introducir sus políticas de
individualización y dominación.

- En este sentido del multiculturalismo, el zapatismo no es multiculturalista, puesto que, de


serlo, se estaría entregando al régimen neoliberal. Para esto, los Acuerdos de San Andrés
que firmaron los zapatistas en convenio con el Estado representaban para estos la
inscripción a su autonomía y construcción del Frente Zapatista de Liberación Nacional,
aunque el Estado neoliberal terminó orientando los Acuerdos hacia el multiculturalismo,
reconociendo parcial y limitadamente las demandas de los zapatistas, como la
transformación del régimen neoliberal en un Estado regido por autonomías particulares
que participen en la construcción de un país para todos. Este efecto multiculturalista que
el estado neoliberal le dio a los Acuerdos de San Andrés se cristalizó en la reforma
constitucional de derechos indígenas en 2001, reforma la cual despolitizaba y achicaba las
reivindicaciones del EZLN, provocando el repudio de los zapatistas, impulsando al EZLN a
retirarse de la política para construir sus propios municipios autónomos y así aplicar los
Acuerdos de San Andrés en sus propios municipios.

- Posteriormente, en junio de 2005, el EZLN declaró, en su “Sexta Declaración de la Selva


Lacandona”, que no sirve de nada el diálogo con el Estado neoliberal e incitó a la
resistencia contra el neoliberalismo en la cual deben organizarse los grupos indígenas, los
trabajadores de ciudad y campo en conjunto con organizaciones de política izquierdista
para juntos ir construyendo un Programa Nacional de Lucha anticapitalista y antineoliberal
que reclame la justicia, la democracia y la libertad de autonomía.

También podría gustarte