Está en la página 1de 21

El Apocalipsis Cientontífico

13 de febrero de 2020|Historias

La palabra "cientontismo" (vease nuestro diccionario quijotesco) nace de la fusión de los


términos "científico" y "tonto", una combinación que se produce cuando alguien toma una
teoría (o hipótesis sin demostrar), y creyéndose que es cierta, comienza a darle vueltas en la
cabeza hasta que se la cree.

Retrato “Copernicano” Quijotesco tomado durante mis investigaciones sobre el


“cientontismo” y los “cientontíficos”.
Retrato “Copernicano” Quijotesco tomado durante mis investigaciones sobre el
“cientontismo” y los “cientontíficos”.

Tonto significa: "Que tiene poco entendimiento o inteligencia." Y como para creerse algo
que no se ha podido demostrar (una teoría) hace falta tener poco entendimiento o poca
inteligencia, vamos a bautizar a esta condición como el "cientontismo". ¡Porque hay que ser
tonto para confundir una teoría, que es una hipótesis, con una realidad!

Hay dos tipos de "cientontíficos", los "pancistas" que sólo piensan en llenar su panza, y los
"interesistas", que sólo piensan en llenar sus bolsillos. Aunque los pancistas son muy pobres
y los interesistas muy ricos, ambos tienen en común una cosa: que son hijos del
materialismo.

Al "cientontífico" se le distingue porque le encanta llenarse la cabeza de fórmulas y


conceptos inútiles, como por ejemplo, las hipotenusas y los catetos. El "cientontífico" es ese
que se dedica a defender teorías científicas repitiendo conceptos que no entiende ni puede
comprobar por sí mismo.

A estos adoradores del "cientontismo", movimiento que podríamos considerar una nueva
religión, se les distingue porque en lugar de santos o budas, ponen en las cabecera de su
cama a San Einstein sacando la lengua y le "rezan" cada noche la fórmula de la Teoría de la
Relatividad.

El truco

Como podrás comprobar fácilmente los "cientontíficos" siempre llevan "razón" y su éxito se
debe a que tienen una "teoría cientontífica" para todo.

Por poner un ejemplo, si el "cientontífico" necesita un estudio para demostrarte que el


alcohol es bueno, encontrará en internet algún "estudio cientontífico" que demuestre que el
alcohol es buenísimo, y si por el contrario, quisiera demostrarte que el alcohol es malo para
tu salud, como hay estudios para todo, encontrará muchos estudios que lo comprueben.

Con este truco tan sencillo el "cientontismo" lleva varios siglos "llevando la razón", porque,
al haber más teorías y estudios que estrellas en el firmamento, el "cientontífico" siempre
puede disponer de un "estudio cientontífico" que le garantice "tener la razón".

Las máquinas

Posando con unos colegas “cientontíficos” a los que visité con una máquina del tiempo que
inventé este fin de semana para no aburrirme. Aunque no pude hablar con los “colegas”
porque casi todos hablaban alemán, al menos me dejaron tomarme la fotografía con ellos.
Como bien dicen en mi pueblo: “tu pégate, que algo se te pegará….”
Posando con unos colegas “cientontíficos” a los que visité con una máquina del tiempo que
inventé este fin de semana para no aburrirme. Aunque no pude hablar con los “colegas”
porque casi todos hablaban alemán, al menos me dejaron tomarme la fotografía con ellos.
Como bien dicen en mi pueblo: “tu pégate, que algo se te pegará….”

La creación más importante del "cientontismo" es la tecnología, y por eso, al "cientontífico"


le gustan tanto las máquinas que sueña con ser tan limitado, tan descerebrado y tan obediente
como ellas.

Según el diccionario maquinar significa: "Llevar a cabo acciones secretas para preparar o
manipular algo que normalmente supone beneficio para alguien y perjuicio para otros." Sin
embargo, el "cientontífico" no cree que puedan existir acciones secretas o conspiraciones
para que las máquinas lo manipulen o lo perjudiquen a él. ¿Cómo van a engañarlo las
máquinas a él si ya se aprendió de memoria la fórmula de Aristóteles y San Einstein lo
protege desde la cabecera de su cama?

La realidad

El "cientontífico", como adora las invenciones "cientontíficas", siente un gran desprecio


hacía la realidad y por eso, en lugar de ver belleza en una puesta de sol o en la lluvia caer, el
"cientontífico" prefiere pasarse la vida observando falsas apariencias en una pantalla 3D o
persiguiendo fantasías en los videojuegos que le venden su amos para alejarlos de la
realidad.

Si alguna vez te encuentras con una persona con unas gafas negras que le cubren
completamente los ojos, poniendo cara de tonto y haciendo movimientos sin sentido con los
brazos, no te extrañes, no estás ante un lunático con un ataque de alucinaciones, estás ante un
"cientontífico" haciendo lo que más le gusta: Jugar con la "realidad virtual" para llenarse la
cabeza de fantasías que le ayuden a huir de la triste realidad en la que, probablemente, se ha
convertido su vida.

El Universo

Los "cientontíficos" sienten un gran desprecio por la naturaleza y la consideran inferior, y es


por esto que sufren una atracción intensa hacia los descubrimientos inútiles que no tienen
ningún beneficio práctico para sus vidas. Mientras más inútil sea la teoría "cientontífica" o el
invento "cientontífico" más le fascina.

Si no vivieramos bajo el yugo de los "cientontíficos", quizá podríamos usar los miles de
millones que se gastan en sus inventos inútiles en sembrar árboles y reforestar la tierra para
crear bosques que recolectarían muchísima agua, producirían lluvias, controlarían las
temperaturas, proveerían de energía y, de paso, alimentarían a muchas personas que lo
necesitan.

Pero los "cientontíficos", que adoran las fantasías vanas, prefieren gastarse miles de millones
de dólares en misiones espaciales completamente inútiles para buscar agua en lugares
lejanos. Expediciones que, hasta ahora, no han servido, en la práctica, para nada.

De los miles de millones de dólares que se gastan en estas expediciones espaciales, lo único
que recibirá el "cientontífico" será un montaje hecho por ordenador (porque no son fotos
reales) en el que le mostrarán unos supuestos "cuerpos celestes" en los que le dirán que
"podría" haber agua, ¡porque seguro, seguro, no lo pueden saber!

¡Miles de miles de millones gastados para buscar agua en Marte y no se les ocurre a los
"cientontíficos" que, con ese dinero se podría reforestar la tierra varias veces completa!
¡Miles de miles de millones para buscar agua en Marte mientras aquí, en la tierra, el 70% es
agua, y los "cientontíficos" con lo inteligentes que dicen que son, no acaban de comprender
que mejor que ir a Marte, se podrían sembrar árboles que recolectaran el agua en nuestro
planeta aquí y ahora!

El método

Retrato tomado después de acuñar, para beneficio de la humanidad, la teoría del


“cientontismo” y los términos "cientonto" y “cientontífico”.
Retrato tomado después de acuñar, para beneficio de la humanidad, la teoría del
“cientontismo” y los términos "cientonto" y “cientontífico”.

Para cuestionar "cientontíficamente" las fantasías e invenciones de los "cientontíficos" hemos


diseñado un método infalible.

Busca una supuesta foto del espacio. En realidad será un montaje con Photo-Paint o
Photoshop, porque todas sus imagenes son montajes. Se recomienda que en la imagen
aparezcan algunos "cuerpos celestes" que supuestamente, estarán a muchos años luz de la
tierra y "podrían" tener agua, porque seguro no lo pueden saber.

Una vez tengas la foto muestrasela al "cientontífico" y hazle esta pregunta:

Si la tierra gira a gran velocidad sobre sí misma, y al mismo tiempo que gira sobre sí misma,
la tierra se mueve a gran velocidad alrededor del sol, y a su vez el sistema solar se mueve
por la galaxia a gran velocidad, y la galaxia se mueve por el universo, también a gran
velocidad, y además, todos los anteriores se alejan unos de otros viajando a gran velocidad
en un universo que está continuamente en expansión: ¿Cómo es posible que una luz enviada
por la cámara de "afotos" de los "cientontíficos", logre cruzar cientos de miles o millones de
kilómetros, durante meses o años, y encuentre el camino de regreso a la tierra sin que ningún
planeta, galaxia, nube, o Dios sabe qué, se cruce en su camino y estropee la "afoto"?

Probablemente el "cientontífico" ni siquiera comprenderá la pregunta, y si lo hace, tratará de


recordar algún "estudio cientontífico" para justificar sus fantasías imposibles. Si, viéndose
desesperado, el "cientontífico" no logra recordar ninguna frase hecha para contradecirte, se
negará a seguir discutiendo y huirá de la realidad diciéndote ¡que sólo un fanático o un
extremista religioso se atrevería a contradecir las "verdades" de la ciencia!

La especulación

Los "cientontíficos" tienen una capacidad impresionante para creerse y defender cualquier
"teoría cientontífica" por muy absurda o inútil que sea.

Según el diccionario, una teoría es un "Conocimiento especulativo considerado con


independencia de toda aplicación". Y especular significa: "Hacer conjeturas sobre algo sin
conocimiento suficiente". Una conjetura es: "Un juicio que se forma de algo por indicios u
observaciones". Y una teoría es a su vez una "hipótesis cuyas consecuencias se aplican a toda
una ciencia o a parte muy importante de ella". Además de esto, una hipótesis es una
"suposición de algo posible o imposible para sacar de ello una consecuencia".

Y sin embargo, a pesar de que como hemos visto arriba, una teoría es una especulación, una
conjetura o una hipótesis por demostrar, los "cientontíficos", que pocas veces se atreven a
pensar por sí mismos ¡acaban creyendo que las teorías son hechos y las defienden como si
fueran verdaderas!

El infinito
Una de las teorías más fantásticas inventadas por los "cientontíficos" en toda la historia es la
Teoría del Big Bang. Una especulación o hipótesis según la cual, hace quince mil millones
de años la materia estaba concentrada en un punto y estalló dando origen a un universo que
se expande.

Creerse que una persona de carne y hueso, usando un telescopio o un microscopio, podría
saber lo que pasó hace miles de millones de años, sería, para un ser humano pensante,
completamente ridículo, sin embargo, no hay que olvidar la capacidad de los "ciéntontíficos"
para creerse cualquier "teoría cientontífica", por muy absurda que parezca.

La gravedad

En mi Diccionario Cientontífico Quijotesco encontrarás una gran cantidad de teorías que, a


diferencia de la Teoría del Big Bang, pueden comprobarse fácilmente.

Retrato “Newtoniano” realizado para conmemorar mi descubrimiento de la “Teoría de la


Gravedad Quijotesca”. Ley que descubrí después de recibir un golpe con una manzana tipo
“golden” en la cabeza.
Retrato “Newtoniano” realizado para conmemorar mi descubrimiento de la “Teoría de la
Gravedad Quijotesca”. Ley que descubrí después de recibir un golpe con una manzana tipo
“golden” en la cabeza.

Un ejemplo es la Ley de la Gravedad Quijotesca, cuya fórmula es tb+cp=cs+fp+bt, lo cual


significa que "Todo borracho (tb) que choca con una pared (cp) cae al suelo (cs) con una
fuerza proporcional (fp) a la borrachera (bt) que tiene."

A diferencia de la Teoría del Big Bang, que todavía no ha podido ser demostrada, la Ley de
la Gravedad Quijotesca es fácilmente demostrable y no necesita estudios matemáticos.

Para "comprobar experimentalmente" mi teoría sólo tienes que pararte en la puerta de un bar
de copas a las tres de la mañana y verás lo "predecibles" que son las caídas de los borrachos.
( Para más teorías "cientontíficas" visita el Diccionario Científico Quijotesco. )

Las procesiones

Debido a su capacidad infinita para creerse cualquier estudio o teoría sin cuestionarlo ni
comprenderlo, al "cientontífico" le encanta hacer colas en "museos cientontíficos" para ver
cosas tan absurdas como las representaciones del Hombre de Nebraska, que fueron
imaginadas a partir de un sólo diente, que al final resultó ser de un cerdo, ver dinosaurios de
yeso reconstruidos a partir de un par de huesos (todavía no encuentran uno entero) o ante la
"piedra lunar" que regaló el astronauta Neil Armstrong a un museo holandés ¡que resultó ser
falsa!
¡No es casualidad que a las procesiones religiosas los antiguos griegos las llamaran "teorías"!
¡Y es que para creerse muchas de las "teorías cientontíficas" hace falta tener muchísima fe!

El Fakebook

Para los "cientontíficos" no hay nada más "sagrado" que la tecnología y las máquinas son sus
dioses. Y por esta adoración sumisa que tienen a las máquinas, el sueño de los
"cientontíficos" sería convertir el mundo en una gran máquina dirigida por una tecnología
que han bautizado como "smart".

El nombre "smart" o "inteligente" le viene estupendo a esta tecnología porque en muchas


ocasiones, ¡las máquinas parecieran ser más "inteligentes" que los mismos "cientontíficos!
Veamos un ejemplo.

Un "cientontífico" toma su teléfono "smart" o "inteligente" y cae en una red social, a la que
nombraremos con el nombre "falso" de "Fakebook" (Fake es falso en inglés).

Y entonces, al entrar en "Fakebook", el teléfono "inteligente" pregunta: Buenos días


"cientontífico" ¿Que estás pensando? Y el "cientontífico", que no es tan "smart" como su
teléfono ¡Le cuenta donde está y todo lo que está haciendo!

Las cadenas

Un "cientontífico" amarra a su perro con una cadena en la puerta de la cafetería y, después, la


"smart tv" que hay la cafetería le pone al "cientontífico" una cadena de televisión en la cual,
con la ayuda del "control remoto", el "cientontífico" elige cual será su programación.

Lo impresionante de esta situación es que muchos "cientontíficos" no parecieran ser lo


suficientemente inteligentes para comprender que, además de estar encadenándolos y
programándolos, su "Smart TV" también los está grabando. ¡Y por eso la llaman "TeVe"!

El problema

En un diario veo una noticia en la que se anuncia que algunos organismos internacionales se
van a reunir con los "cientontíficos" para buscar la solución a los graves problemas que
afectan al mundo. Y entonces me pregunto: ¿Qué me estará pasando?¿Me estaré volviendo
Quijotesco de tanto leer?¿O este diario está diciendo que los políticos y las multinacionales
se han reunido para solucionar el problema que ellos mismos han provocado?

Pedirle a los mismos políticos que crearon un problema que lo arreglen no parece muy
inteligente, pero no se puede menospreciar la capacidad "cientontífica" de los
"cientontíficos" de meter profundamente la pata y culpar a los demás de sus errores.

Y si no, hagamos un repaso y preguntémonos:

¿Quién inventó las máquinas que están destruyendo los bosques a una velocidad infernal y
provocando grandes sequías? "Los cientontíficos."

¿Y quién inventó los coches que, además de atropellar a millones de animales cada día,
contaminan el aire que respiramos? "Los Cientontíficos"?
¿Y quién inventó los productos químicos y plásticos de los que estamos abusando y que,
además de enfermar a muchísimas personas, están contaminando la tierra y acabando con las
especies animales? "Los cientontíficos."

¿Y quién desarrolló las armas atómicas y otra gran variedad de armas químicas y
bacteriológicas para asesinar a millones de personas? "Los cientontíficos".

Y ahora que sus inventos se han convertido en una amenaza mundial los "cientontíficos", sin
mostrar el más mínimo de decencia: ¡Prometen que ellos, los mismos que crearon el
problema, están listos para solucionarlo!

Durante las pruebas de laboratorio que me permitirán descifrar lo que pasó en nuestro
universo hace unos quince mil millones de años.Y todo esto “a puro ojo” y sin usar mi
máquina del tiempo ni nada.
Durante las pruebas de laboratorio que me permitirán descifrar lo que pasó en nuestro
universo hace unos quince mil millones de años.Y todo esto “a puro ojo” y sin usar mi
máquina del tiempo ni nada.

La dictadura

Un "cientontífico" puede creer con asombrosa facilidad las proposiciones más absurdas que
puedas imaginar y para comprobarlo veamos el caso más emblemático: El de las ciudades
"inteligentes" o "smart cities".

Sobre estas ciudades una empresa de energía europea afirma: "Una Smart City, o ciudad
inteligente, se puede describir como aquella ciudad que aplica las tecnologías de la
información y de la comunicación (TIC) con el objetivo de proveerla de una infraestructura
que garantice: Un desarrollo sostenible. Un incremento de la calidad de vida de los
ciudadanos."

Si nuestra sociedad hubiera observado lo sucedido en los últimos años, jamás aceptaría un
proyecto como el de las "smart city". ¿Tendría sentido aceptar un proyecto que ha sido
propuesto por las mismas multinacionales y elites políticas que han destruido el planeta y
han llevado a la humanidad al borde del colapso?¿Tendría sentido que la humanidad aceptara
que los mismos que provocaron el problema se ofrecieran para solucionarlo?

Por supuesto que un ser humano despierto y con los pies en la tierra no volvería a caer en la
misma trampa una y otra vez, pero hay que recordar que estamos en la era del
"cientontísmo", una era en la que las máquinas parecieran ser más "smart" o "inteligentes"
que las personas.

Para ver como funcionarían estas ciudades "smart" o "inteligentes" te recomiendo que leas
1984 de George Orwell y Un Mundo Feliz de Aldous Huxley. En estos dos libros se describe
una Dictadura Científica que Huxley describió claramente en esta entrevista grabada en
1958.

Esta Dictadura Científica, según Huxley, sería un sistema disfrazado de democracia diseñado
para controlar y esclavizar a las personas hasta unos límites que hace pocos años no
hubieramos podido ni siquiera imaginar.

¿No debería preocuparle al "cientontífico" que su "smart car" sería controlado por una
computadora que alguien podría hackear provocándole un accidente?¿Y no debería
preocuparle al "cientontífico" que en las ciudades "smart" se está planeando ponerle un chip
(como si fuera una cabeza de ganado o un esclavo)?¿Y no debería preocuparle al
"cientontífico" que ese mismo chip podría ser usado por un hacker para controlar su
ubicación, suplantar su identidad, o incluso, en casos extremos, alguien podría asesinarlo
para robarle su chip?¿Y no debería preocuparle al "cientontífico" que, como pasó
recientemente, un fallo general del wifi pusiera en riesgo su propia vida ya que al estar todo
bajo el control de las máquinas, si el sistema fallara, no podría hacer ninguna transacción y
ni siquiera podría demostrar su propia identidad?¿Y no debería preocuparle al "cientontífico"
que en la "ciudad inteligente" el dinero sería "electrónico" y si se llegara a averiar su chip o
alguien lo hackeara, no podría comprar ni vender?

Por supuesto que, cualquier persona inteligente se daría cuenta de que no es muy
"inteligente" poner las ciudades en manos de una tecnología tan insegura como la "smart" y
hacer que millones de personas dependan de unas máquinas que podrían apagarse dejando
ciudades enteras en el caos. Pero, tenemos que recordar que estamos en la era del
"cientontismo" y en esta era pareciera que las máquinas son más "smart" o "inteligentes" que
los "cientontíficos"

Los árboles

Debido al amor que tienen por el dinero y el poco respeto que le tienen a la naturaleza, a la
cual consideran inferior, muchos "cientontíficos" reconocidos han propuesto que se
arranquen los bosques, que con sus árboles limpian el aire de la contaminación, regulan las
temperaturas, recolectan agua y son una fuente importante de energía y alimento, para
cambiarlos por unos árboles de hierro que, que además de ser una solución insegura,
costarían una fortuna.

Estos árboles-máquina, que los "cientontíficos" han llamado "árboles urbanos inteligentes",
además de costar muchos millones de dolares, suponen un gran riesgo porque si se produjera
una tormenta solar, una avería general o alguien malintencionado saboteara la red, los
árboles-máquina se apagarían ¡y los "cientontíficos" morirían ahogados sin poder respirar!

Cualquier persona capaz de usar cerebro se daría cuenta del gran riesgo que conlleva poner
el futuro de las ciudades en árboles-máquinas, y no sólo por los accidentes que podrían
suceder, sino porque al estar el aire en manos de las autoridades y multinacionales: ¡La gente
tendría que pagar hasta por respirar!

En lugar de construir estas costosísimas e inseguras ciudades "inteligentes" o "smart": ¿No


sería mucho mejor y más barato reforestar los campos y las ciudades? Las semillas son muy
baratas y se multiplican rápidamente y los árboles además de limpiar el aire, regularían las
temperaturas, recolectarían agua, proporcionarían alimento, alegrarían nuestras vidas ¡y todo
sin el riesgo de que hubiera averías generales!

Con lo que cuesta uno de estos árboles-máquina, con lo baratas que están las semillas, se
podrían sembrar miles de árboles frutales en las ciudades, por ejemplo aguacates, mangos o
naranjos, los cuales, además de limpiar el aire, regularían las temperaturas haciéndolas más
agradables ¡y proporcionarían comida gratis a las personas!

Sin embargo, no podemos menospreciar el gusto de los "cientontíficos" por pagar millonadas
por cosas que podrían tener gratis, y por eso ¡a los "cientontíficos" les encanta la idea de que
los políticos les arranquen los árboles y les pongan árboles-máquinas que les obliguen a
trabajar más para pagar por respirar!
La contaminación

Con el microscopio ultimo modelo listo para descubrir, observando un diente, lo que pasó
hace miles de años en el pleistoceno “cientontífico” superior.
Con el microscopio ultimo modelo listo para descubrir, observando un diente, lo que pasó
hace miles de años en el pleistoceno “cientontífico” superior.

Un informe de la Organización Mundial de la Salud publicado en 2016 indicaba que "el 92%
de la población de todo el mundo vive expuesta a altos niveles de contaminación, y cifraba
en 6,5 millones las muertes causadas en 2012 por las partículas nocivas que se encuentran
en el aire. Un problema que ocupa y preocupa a muchos gobiernos del mundo."

Llama la atención que los "cientontíficos" de la ONU, que han impuesto las políticas
mundiales las últimas décadas llevando al planeta a la situación tan grave en la que se
encuentra ¡ahora digan que están preocupados por encontrar una solución! ¿Y cual es la
solución que los políticos y las multinacionales que los controlan, como la ONU, para
"salvar al mundo"? ¡Las ciudades "smart""

Árboles-máquina

Este artículo promueve la última "maquinación" ideada por los "cientontíficos" y


promociona el negocio-estafa de los árboles-máquina con estas palabras: "Así lo expresaba
en la conferencia Ecosummit Berlín 2015 Zhengliang Wu, uno de los creadores del
‘CityTree’, una estructura inteligente que ejercer labores propias de un árbol en entornos
urbanos. Ya es posible pasear por París y encontrar en la Plaza de la Nación alguna de estas
instalaciones como parte de un proyecto de Smart City".

Leer que las autoridades de París, en lugar de sembrar árboles, están poniendo estos "arboles-
máquina", quizá explique porqué en 2016 esta ciudad batió records de contaminación, y
ahora, para visitar la "smart city" de París es "inteligente" o "smart" ¡llevarte una máscara de
gas!

¿Quién paga?

Si se arrancaran los árboles verdaderos de las ciudades y se sustituyeran por árboles-


máquina, como quieren los "cientontíficos" controlados por las multinacionales y los
políticos: ¿Cual sería el precio por respirar?¿Y quién tendría que pagar la energía, los
repuestos, las reparaciones y las averías de estos árboles-máquina? Si tienes un espejo cerca
mirate en él y encontrarás la respuesta.

El Control

Aunque nos puede parecer que todos estos cambios surgen de manera espontánea, no es
difícil comprender que detrás de la estafa de las "smart city" pareciera existir un plan que
comenzó hace muchas décadas.

Si has sido testigo del efecto "Forrest Gump" y has observado la facilidad con la que una
película, acompañada de una campaña publicitaria, ha puesto a millones de "cientontíficos"
a correr "como locos", no te extrañaría que para promover esta tecnología "smart" se
produjera la serie de televisión Get Smart, en la que el agente “Smart”, de la organización
secreta "Control", le mostraba a los espectadores muchos de los inventos que están
promoviendo ahora los organismos “cientontíficos”. ¿Será casualidad que uno de los
objetivos principales de las "smart cities" es tener un Control total de lo que hacen o
consumen los "cientontíficos"?

Alí Smart

Hace pocos años me contactó un miembro de un grupo ecologista con la intención de


contratarme como fotógrafo. Antes de aceptar le pedí que me explicara de que se trataba el
asunto porque no quería formar parte de ninguna manipulación.

En nuestra conversación, el ecologista explicó que ibamos a fotografíar un proyecto que


estudiaba como meter todavía más gente en las ciudades y me habló de las "smart cities" o
"ciudades inteligentes".

Me costó creerlo pero ¡ahí estaba un ecologista diciéndome que lo "ecológico" era que la
gente abandonara el campo y se viniera a vivir a una ciudad en la que, en lugar de árboles,
habría una cosa que llamó huertos y jardines "verticales"! ¡Y hay gente que cree que estos
falsos "verdes", disfrazados de "ecologistas", van a salvar el planeta!

Hubiera sido "smart" por mi parte seguirle la corriente al "ecologista" y, como buen
mercenario haber aceptado el trabajo, el cual pagaban muy bien. Sin embargo, no pude
controlarme y acabé haciéndole al "verde" algunas preguntas que hicieron que casi se
atragantara con los chilaquiles.

Mis preguntas fueron:


-¿Porqué invertir millones en jardines verticales si con el mismo dinero, subvencionando y
protegiendo a los pequeños campesinos independientes, se podrían descongestionar las
ciudades aumentando muchísimo la producción?
-¿Como es posible que se invierta cierta cantidad de dinero en sembrar un tomate en una
maceta de un balcón de la ciudad, que apenas producirá, si con ese mismo dinero un
pequeño campesino podría recoger muchos kilos de tomates?
-¿Cómo era posible que estuviera proponiendo malgastar las semillas sembrándolas en
macetas urbanas cuando esas mismas semillas en el campo podrían dar miles de kilos de
comida?

Fue después de esta pregunta cuando el "ecologista" se atragantó con los chilaquiles.

Los verticales

Pocos años después leí que un proyecto de "jardines verticales" como el que me propuso
cubrir el "ecologista" (quién sabe si era el mismo), fue un rotundo fracaso y en la Ciudad de
México, que ha perdido muchos miles de árboles en los últimos años, cada día le cuesta más
a las personas respirar.

No hay que ser muy "smart" para comprender que un árbol limpiaría mucha más
contaminación que estos jardines "verticales", promovidos por unas cuantas multinacionales,
y que el amigo "ecologista" se dedica a vender por el mundo como si fueran la "solución".

Con esta anécdota se puede comprender facilmente el negocio disfrazado de "ecología" que
se esconde tras las ciudades "smart" y a las que he bautizado como: "Las Ciudades de Alí
Smart y los Cuarenta Cientontíficos".
A pagar

Reforestar los campos e invertir en ayudar a los pequeños campesinos orgánicos sería una
opción muy sencilla y limpia para recuperar la salud del planeta y mejorar mucho nuestro
nivel de vida . Los árboles recolectarían mucha agua, limpiarían el aire, producirían energía,
equilibrarían las temperaturas, servirían de hogar para muchas personas, proporcionarían
alimentos y le darían vida a muchos animales que ahora están en grave peligro de extinción.

Sin embargo, los "cientontíficos", en lugar de hablar de reforestación están ahora hablando
de la creación de estas ciudades "smart" basadas en tecnología, en chips, en arboles-
máquina, en robots y en computadoras, que además de ser costosísimas, funcionarían con
una tecnología tan insegura y vulnerable que de sufrir una avería o un sabotaje, ¡dejaría en
el caos total a muchos millones de personas!

El peligro

A pesar de los avisos que los científicos serios están haciendo sobre el peligro de poner a la
humanidad en manos de unas máquinas inseguras y estúpidas, los "ecotontistas", que son la
versión ecológica de los "cientontíficos", continúan vendiendo la idea de que es "inteligente"
contruir ciudades "smart", dependientes de tecnologías que pondrían en riesgo la seguridad
de ciudades enteras.

Pero hay otro peligro que los "cientontíficos" no han sido lo suficientemente "smart" o
"inteligentes" para vislumbrar: Que permitir que se arranquen los árboles, que proporcionan
aire gratis, y cambiarlos por "arboles-máquina" le daría el control del aire a los políticos y
a las multinacionales que los controlan, ¡lo que obligaría a los "cientontíficos" a pagar
impuestos hasta para poder respirar!

A esta opción, la de pagarle a los dueños de los árboles-máquinas para poder respirar, es a la
que los "cientontíficos" y los "ecotontistas" llaman smart-city y son el nuevo modelo, según
ellos, de "ecología" y de "desarrollo sostenible".

Los avances

Veamos algunos de los "avances" más importantes que han logrado los seres humanos gracias
a la revolución "cientontífica":

-El armamento bélico.


-Las bombas atómicas
-Las armas de destrucción masiva.
-Los productos químicos del campo que están envenenando el planeta.
-Los productos químicos de "limpieza" que están contaminando el agua de los ríos y mares.
-Los plásticos que están cubriendo mares y océanos matando al plancton que fabrica nuestro
oxígeno.
-La geoingeniería por la que se fumigan cada día los cielos del planeta.
-Las maquinas para la explotación minera que destruyen los bosques en unos días.
-Los robots que, además de desplazar a las personas, están siendo usados incluso en las
guerras.
-Los mecanismos de control y explotación masiva de la población.
-Los organismos modificados genéticamente y los clones.
¿Y cuales son las consecuencias de la generosa aportación de los "cientontíficos", esos que
iba a salvar a la humanidad del atraso en el que, según ellos, se encontraba por culpa de la
religión?

-Que el mundo puede hacer guerras cada vez más sangrientas.


-Que la contaminación con agroquímicos está acabando con la tierra.

-Que las carreteras están atropellando millones de animales cada año.


-Que las especies se extinguen dejando a muchas personas sin alimento.
-Que los plásticos cubren los mares matando al plancton que fabrica nuestro oxígeno.
-Que las mineras arrasan con los bosques que quedan a una velocidad escalofriante.
-Que los químicos y los transgénicos han provocado unos niveles de enfermedad
escalofriantes.

Y pensar que en la escuela me enseñaban que los "cientontíficos" iban a llevar a la


humanidad hasta una "nueva era" de felicidad y bienestar, cuando la realidad es que han
dejado al planeta en una situación de extrema gravedad.

La felicidad

Para convencerme de que gracias al "cientontismo" la humanidad fue salvada del "atraso"
de la religión, una mujer me da el argumento de que cada día hay más gente y que cada vez
vivimos mejor.

Y entonces le pregunto: ¿Si estamos mejor ahora porqué ha aumentado de forma tan
alarmante el consumo de antidepresivos? ¿Y porqué tantos los niños nacen con una
enfermedad crónica que les hará sufrir el resto de vida?¿De qué sirve vivir más si en el
mundo hay muchas más enfermedades que antes?

Como la mujer no sabe que contestar le pregunto: ¿Y la felicidad?¿Cree usted que la gente
vive ahora más feliz?¿Viven las personas más alegres?¿Son más amables?¿Le ha traído el
"cientontismo" más paz y más libertad a la humanidad?

La culpa

Los "cientontíficos" nunca son culpables de nada y si ocurre una tragedia provocada por sus
inventos la culpa siempre es de la humanidad, de la naturaleza o de la religión. Veamos
algunos ejemplos.

Si los "cientontíficos" inventan unos químicos para echarlos en el campo y matar la hierba.
Y estos químicos envenenan a los animales y matan a los que sobreviven de hambre
quemando las flores que los alimentan. Cuando los animales se mueren, en lugar de
reconocer que la culpa la pueden tener los venenos, los "cientontíficos" le echan las culpas al
clima y dicen que los animales se están muriendo por culpa del ¡Cambio Climático o el
Calentamiento Global!

Las industrias, usando máquinas diseñadas con tecnología "cientontífica", deforestan un


bosque y, cuando unos años después, como consecuencia de la deforestación que provocaron
las máquinas, unas lluvias torrenciales provocan que una montaña se desplome o haya
inundaciones. ¡Y los "cientontíficos" le echan la culpa a la naturaleza y llaman a la tragedia
desastre natural!¡Como si la naturaleza tuviera la culpa de la destrucción que ellos
provocaron con sus maquinarias!
El Enfriamiento Global

La capacidad del "cientontífico" para creerse cualquier cosa que le digan sin cuestionarla se
puede comprender mejor con la siguiente anécdota.

Del Enfriamiento Global al Calentamiento Global. Los cientontíficos tienen una capacidad
impresionante de creerse cualquier cosa que publique la prensa. Y como no tienen memoria,
la prensa puede cambiarles la historia completamente y se la creen.
Del Enfriamiento Global al Calentamiento Global. Los cientontíficos tienen una capacidad
impresionante de creerse cualquier cosa que publique la prensa. Y como no tienen memoria,
la prensa puede cambiarles la historia completamente y se la creen.

En el año 1973, la revista Time publicaba una portada en la que salía un hombre congelado
titulada "The Big Freeze" (La Gran Helada). Idea promovida después en la portada de 1977.

Muy pocos recuerdan que en la década de los 70 los "cientontíficos" publicaron numerosos
estudios anunciando que venía una glaciación que provocaría una catástrofe mundial.

Asustados por las predicciones de que el mundo se iba a congelar, los "cientontíficos"
acudieron en masa a comprar ropa de abrigo y víveres para esperar "el fin del mundo" que se
avecinaba. ¡Eran los años del "Enfriamiento Global!

Arnold Reitze , un "cientontífico" de una universidad norteamericana, basándose en la


mentira del "Enfriamiento Global" llegó a proponer que había que "controlar todas las
formas de combustión, limitar la producción teniendo en cuenta lo que se contaminara,
controlar el desarrollo y la investigación, y controlar la población mundial" ¡Y fue así como
este hombre llamó a realizar un genocidio acusando a la humanidad de ser culpable de un
"Enfriamiento Global" que los "cientontíficos" se habían inventado y nunca sucedió!

Basándose en la mentira descarada de este Enfriamiento Global, Reitze llegó a afirmar que:
"La sociedad se vería obligada a renunciar a la democracia para imponer leyes que
protegieran a las personas de la polución", proponiendo lo que podríamos llamar: ¡Asi fue
como se intentó fraguar la dictadura del "Enfriamiento Global!

El Calentamiento

Aunque la glaciación que se inventaron los "cientontíficos" resultó ser una estafa. La mentira
del "Enfriamiento Global" sirvió para justificar políticas agrarias y económicas que
perjudicaron a los pequeños campesinos y las pequeñas comunidades beneficiando a los
monopolios de las grandes multinacionales.

Y como prueba de lo fácil que es engañar a los "cientontíficos" una y otra vez, inventándose
cualquier teoría por muy inverosimil y equivocada que sea, pocos años después de que la
portada de Time anunciara el "Enfriamiento Global", aparecía un "estudio cientontífico" que
afirmaba, de buenas a primeras: ¡que venía un Calentamiento Global! ¡Y así en unos pocos
años pasamos del Enfriamiento Global al Calentamiento Global y todos los "cientontíficos se
lo creyeron y se quedaron tan tranquilos!

La dictadura
En otras palabras: La prensa publicó en la década de los 70 "estudios cientontíficos" que
anunciaban un Enfriamiento Global, y con toda la caradura del mundo, cambiaron
completamente su discurso y anunciaron un Calentamiento Global.

Lo único verdadero detrás del Enfriamiento Global y el Calentamiento Global es que ambos
sirvieron y sirven, como propuso Arnold Reitze, para controlar todas las formas de
combustión, limitar la producción teniendo en cuenta lo que se contaminara, controlar el
desarrollo y la investigación, y controlar a la población mundial intentando implantar una
nueva dictadura:"La del Calentamiento Global!

El huevo frito

En 2001, sólo 23 años después de que la publicidad de Time anunciara la llegada del
"Enfriamiento Global, la revista publicaba una portada con la imagen de un huevo frito
acompañada de "estudios cientontíficos" que afirmaban, sin lugar a dudas: ¡Que la tierra se
estaba calentando y nos íbamos a freír todos como si fuéramos huevos fritos!

Y por si no fuera suficiente, en 2006 la revista publicaba otra portada que afirmaba que venía
un Calentamiento Global que decía: ¡"Preocupate. Preocupate mucho..."!

Si fuéramos inteligentes, en lugar de preocuparnos por "ayudar" a la naturaleza, que sabe


defenderse sola, deberíamos preocuparnos de que nuestro futuro esté en manos de una élite
"cientontífica" capaz de decir que viene una glaciación o "Enfriamiento Global" y pocos
años después atreverse a afirmar todo lo contrario diciendo que viene un calentamiento
global.

Y deberíamos preocuparnos porque esta contradicción demuestra que: ¡O los "cientontíficos"


no tienen ni idea de lo que publican, o forman parte de una manipulación descarada para
engañar y meterle miedo a la gente!

Las mediciones

Decidido a averiguar sobre el asunto del Calentamiento Global entro en internet y encuentro
una conferencia del premio Nobel Ivar Giaever.

El premio Nobel Ivar Giaever's durante su discurso en un encuentro de científicos premiados


con el Nobel el 1 de julio de 2015 presenta las mediciones de la NASA, la cual usó solamente
ocho termómetros para medir todo el continente de la Antártida.
El premio Nobel Ivar Giaever's durante su discurso en un encuentro de científicos premiados
con el Nobel el 1 de julio de 2015 presenta las mediciones de la NASA, la cual usó solamente
ocho termómetros para medir todo el continente de la Antártida.

La conferencia, celebrada en un encuentro de premios Nobel, me sirve para comprender


porqué debido a la falsificación y manipulación generalizada de "estudios cientontíficos" la
"cientonciencia" está pasando una grave crisis de credibilidad. Cada vez menos gente cree
sus estudios y teorías.

El punto "caliente" de la conferencia llega cuando el premio Nobel cita un estudio que
demuestra que la NASA habría usado sólo ocho puntos de medición para calcular la
temperatura de toda la Antartida. ¡Ocho "termómetros" para medir todo un continente!¡Y no
es una broma!
Le cuento a un amigo "cientontífico" que los "cientontíficos" habrían medido la Antártida
desde solamente ocho puntos y mostrando una incapacidad de razonamiento infinita como el
universo, el amigo me dice que, aunque le parece extraño, piensa que debe haber una
"explicación cientontífica" ." ¡Esta persona no comprende lo absurdo que es pretender medir
14 millones de kilómetros cuadrados con ocho "termómetros"!

Por ser educado y no entrar en conflicto, decido no explicarle a mi amigo "cientontífico"


que, si intentáramos medirle a él la temperatura con un termómetro metiéndoselo por el cu..,
tendríamos que asegurarnos de que el termómetro estuviera "bien metido", porque si no lo
"metieramos bien", la medición podría dar una temperatura equivocada. Y si con un
termómetro metido en su cu... podríamos equivocarnos: ¿Cómo podríamos medir con ocho
termómetros 14 millones de kilómetros cuadrados con ocho termómetros? Y además, la
pregunta más complicada: ¿Cómo saben los cientificos donde está el cu...de la Antártica para
meterle el termometro "bien metido"?

La justificación

La respuesta "cientontífica" más popular para justificar los errores de los "cientontíficos" es
que "sus inventos no son malos y que todo depende del uso que se haga de ellos".

Como la mayoría de los "cientontíficos" son ateos, para desmontar esta absurda justificación,
se recomienda usar la misma estragtegia y responderle al amigo "cientontífico" que: "Con la
religión pasa igual que con la ciencia, que la religión no es mala, y que lo malo es el uso que
se hace de ella."

En ese momento, el amigo "cientóntífico", sufrirá un "calentamiento global", le aumentarán


las venas del cráneo y se quedará sin habla. La explicación a este extraño comportamiento
está en que los "cientontíficos" no están acostumbrados a enfrentarse a sus propias
manipulaciones, y aun menos a que los contradigan con los mismos argumentos estúpidos
que ellos utilizan.

El espíritu

Aunque el "espíritu cientontífico" tiene miles de años, el "cientontismo" moderno tiene poco
más de trescientos y nació de la "Revolución Cientontífica", un movimiento que culminó un
personaje llamado Isaac Newton.

Según cuentan, Newton recibió el impacto de una manzana en la cabeza y el golpe le


provocó un "ataque de locura temporal" que hizo que se inventara una historia muy
fantasiosa conocida hoy como la Teoría de la Gravedad.

Hay que recordar, de nuevo, que una teoría es el "conocimiento especulativo considerado
con independencia de toda aplicación". Lo cual se traduce a nuestro lenguage quijotesco
como: ¡Una fantasía hipotética considerada verdadera y que da igual que no sirva para nada¡

Lo triste para la humanidad es que el manzanazo en la cabeza de Newton, no sólo afectó el


cerebro del imaginativo Isaac, sino que provocó que la humanidad cayera en manos de la
Revolución Cientontífica y la Revolución Industrial, dos revoluciones que han llevado al
mundo, trescientos años después, a una situación crítica que podríamos considerar de
extrema gravedad.

La culpa
La capacidad de los "cientontíficos" para echarle la culpa a los demás de los desastres que
provocan su exceso de imaginación y su falta de escrúpulos, se ve muy bien en estos
ejemplos.

El "cientontismo" (y no la religión), ha creado una innumerable cantidad de productos


químicos y plásticos que están contaminando el planeta. ¡Y para el "cientontífico", la culpa
de lo que pasa en el mundo es de la religión!

El "cientontismo" (y no la religión), diseña unas máquinas sin alma que destruyen los
bosques y desplazan a millones de campesinos obligándolos a vivir hacinados en las
ciudades. ¡Y para el "cientontífico", la culpa de lo que pasa en el mundo es de la religión!

El "cientontismo" (y no la religión), diseña sofisticados métodos para cometer asesinatos en


masa, desde ametralladoras hasta bombas nucleares o bacteriológicas que son usadas para
llevar a cabo genocidios. ¡Y para el "cientontífico", la culpa de lo que pasa en el mundo es
de la religión!

El "cientontismo" (y no la religión), pone en manos de la élite poderosísimas invenciones


que se usan para oprimir, vigilar, espiar y esclavizar a la humanidad. ¡Y para el
"cientontífico", la culpa de lo que pasa en el mundo es de la religión!

El "cientontismo" y sus modelos económicos y de "desarrollo" basados en estadísticas


fallidas y conceptos absurdos, hacen que en menos de tres siglos nuestra civilización se
encuentre al borde del colapso moral y material. ¡Y para el "cientontífico", la culpa de lo que
pasa en el mundo es de la religión!

Los estudios

Pero veamos unos ejemplos que prueban que el "cientontismo" tiene "estudios cientontífícos"
para todo:

1. Los médicos confirman la eficacia del consumo de alcohol para prevenir enfermedades de
corazón (Universidad de Cambridge). El alcohol es bueno para el corazón.
2. El consumo excesivo de alcohol duplica el riesgo de arritmia (El Mundo-Circulation). El
alcohol es malo para el corazón.
3. Beber alcohol alarga la vida (Terra - Charles Holahan). El alcohol es bueno y alarga la
vida.
4. El alcoholismo quinta causa de muerte y discapacidad en el mundo ( Adamedtv-OMS). El
alcohol es malo y causa la muerte.
5. ¿Dolor de cabeza? ¡Esta bebida alcohólica te lo quita! (American Pain Society) El alcohol
es bueno y te quita el dolor.
6. El alcohol causa una muerte cada diez segundos. (Universia-OMS). El alcoholismo es
malo y te quita la vida.
7. Beber con moderación podría ser útil a la memoria. (Solo ciencia- Universidad de
Auckland, NZ) El alcohol es bueno para la memoria.
8. El alcohol afecta a la memoria en las tareas diarias (El Pais-Alcoholism: Clinical &
Experimental Research. El alcohol es malo para la memoria.

¡Y si quisieramos seguir podríamos encontrar cientos de "estudios cientontíficos" que, igual


que los anteriores, se contradicen y llegan a conclusiones completamente diferentes!
El observador

Según el diccionario, la ciencia es un "Conjunto de conocimientos obtenidos mediante la


observación y el razonamiento sistemáticamente estructurados y de los que se deducen
principios y leyes generales con capacidad predictiva y comprobables experimentalmente."

Analizando esta definición podríamos preguntarnos: ¿Que sentido tiene entonces que los
"cientontíficos", en lugar de buscar conocimientos mediante su propia observación y su
propio razonamiento, dejen que sus vidas en manos de unos "estudios cientontíficos" que
otros hicieron y que ellos no pueden observar o comprobar por ellos mismos?

En los estudios que compartí en el capítulo anterior veíamos que:

1. El alcohol es bueno para el corazón.


2. El alcohol es malo para el corazón.
3. El alcohol alarga la vida.
4. El alcohol causa muchas muertes.
5. El alcohol quita el dolor.
6. El alcohol es la quinta causa de muerte (y de dolor).
7. El alcohol es bueno para la memoria.
8. El alcohol es malo para la memoria.

Viendo como estos estudios se contradicen de una forma tan descarada podríamos
preguntarnos: ¿No sería mejor si volviéramos a contemplar la realidad con nuestros propios
ojos olvidándonos de los "estudios cientontíficos"?¿No sería mejor hacer nuestras propias
observaciones y llegar a nuestras propias conclusiones?

Los wikipédicos

Existe una versión moderna de "cientontífico" que hemos bautizado como el "wikipédico".
Y este "wikipédico" es la persona que, para demostrarte "cientontíficamente" que estás
equivocado, entrará en "Wikipedia", creyendo de forma supersticiosa que lo que aparece en
este medio es siempre la verdad.

Hace unos años por pura curiosidad, decidí averiguar por mi mismo si Wikipedia era
realmente libre o simplemente se trataba de otra trampa más para mantener a los
"cientontíficos" fuera de la realidad.

Para este experimento me di de alta como editor de Wikipedia y añadí unos enlaces externos
con audiovisuales de la Semana Santa. Cada vez que subía un audiovisual (que no se salía de
las normas) alguien entraba y lo borraba. ¿Quién estaría decidiendo lo que se pone o se quita
de Wikipedia? Me pregunté.

Tardé pocos días en ver que los enlaces que pertenecían a medios oficiales, empresas
importantes y/o autoridades no los borraban, lo que me permitió comprender que Wikipedia
es una herramienta más de manipulación de los medios oficiales y en este espacio no existe,
en realidad, ninguna libertad.

La farmafia

Hace pocos meses me encontré con un "cientontífico" que se quejaba de que, aunque que le
habían puesto la vacuna, se había enfermado de todas formas.
Le dije que mejor no se vacunara y que yo si fuera él no confiaría en la industria
farmaceutica, conocida hoy popularmente como la "farmafia". Y fue entonces cuando muy
enfadado, el "cientontífico" me dijo que no criticara las vacunas porque siempre le
funcionaron de maravilla. Y observándolo me pregunté: ¿Como es posible que esta persona
esté recomendándome una vacuna si a ella no le ha funcionado y se enfermó de todas
formas?

Entonces, quién sabe si debido al efecto retardado de las vacunas, al "cientontífico" le da un


"calentamiento global" en el cerebro y me dice que, personas como yo, que no se vacunan,
ponemos en riesgo a toda la sociedad y que las vacunas deberían ser obligatorias.

Como ya está cruzando los límites de la estupidez y me está insultando, me pongo serio y le
digo : ¿Qué derecho tienes tú a decirme que me vacune si tu al vacunarte has contraído la
enfermedad y vas por ahí contagiandosela a todo el mundo?¿No será que el peligro público
eres tú que, después de vacunarte llevas el virus contígo y me lo puedes pegar a mí?

Como el "cientontífico" no reacciona ni sabe que responder, le pregunto: ¿Si las vacunas
porqué te has enfermado de todas formas?¿No se supone que al ponerte las vacunas ya no te
afecta la enfermedad? Y, además, si la vacuna te protege: ¿Porqué quieres que yo me
vacune?¿No debería ser yo el que debería tener miedo de tí sabiendo que con la vacuna te
metieron el virus y ahora tú me lo podrías contagiar a mí?

Continúo mostrándole al amigo un "estudio cientontífico" publicado por la Universidad de


Stanford que lleva el titular: ¿Porqué la mayoría de los estudios (científicos) publicados son
falsos? y le muestro un artículo en el que el editor jefe de The Lancet, la revista médica más
prestigiosa, reconoce que "La mitad de la literatura científica es falsa".

Después de mostrarle que la mitad de la literatura científica es falsa (la mayoría sobre
vacunas) le enseño este artículo que explica que los estudios que no son falsos, que son la
otra mitad: ¡también están llenos de errores!

Y además de que una mitad de los estudios son falsos y la otra mitad contiene muchos
errores, las estadísticas recientes que le muestro enseñan que ¡los errores médicos son la
tercera causa de muerte en los Estados Unidos!¡Los médicos, que son los que recomiendan
las vacunas, son la tercera causa de muerte en Estados Unidos!

A pesar de todas estas pruebas, el "cientontífico" todavía no está convencido del asunto por lo
que decido mostrarle un video en el que el creador de Microsoft, Bill Gates, dice que en el
mundo sobran "cientontíficos" y afirma textualmente que haciendo "un buen trabajo en
nuevas vacunas, en el Sistema de Salud y en Servicios de Salud Reproductiva (aborto),
podríamos reducir este factor (la población) tal vez en un 10% o 15%”.

¿Comprenderá el "cientontifico", después de ver con sus propios ojos como Gates sugiere
bajar la población usando las vacunas, que él forma parte de los candidatos a ser dados "de
baja"?¿Comprenderá el "cientontífico" que cuando habla de reducir la población, el señor
Gates está refiriendose también a él?

Las consecuencias
01F
4F7Aumento del autismo en Estados Unidos Fuente www.herbogeminis.com
01F
4F7Aumento del autismo en Estados Unidos Fuente www.herbogeminis.com
En el gráfico de la derecha se ve el aumento del autismo en niños de Estados Unidos. Un
aumento que algunos estudios relacionan con las vacunas que los padres se han visto
obligados a ponerle a sus hijos.

A pesar de que una mitad de los estudios médicos son falsos, y la mitad restante está plagada
de errores, y los errores médicos son la tercera causa de muerte en Estados Unidos, y,
encima, una de las figuras más importantes del mundo afirma que se podrían usar vacunas
para reducir la población. ¡Todavía muchos "cientontíficos", actuando totalmente fuera de la
lógica y el sentido común ¡insisten en decir que es "seguro" que se le pongan una gran
cantidad de vacunas a los niños!

Los amantes

Algunos "cientontíficos" han llegado a unos extremos de locura tan peligrosos que
recientemente se anunció la construcción de un robot capaz de tener relaciones sexuales y
¡cincuenta "cientontíficos" se casaron con los robots!

Por supuesto que si encontraras a tu vecino intentando masturbar a su lavadora o a tu vecina


dándole besos "con lengua" a su televisor, inmediatamente intentarías ayudarle a superar su
enfermedad mental.

Sin embargo, la demencia que ha alcanzado la sociedad "cientontífica" es de tal calibre que
la prensa, en lugar de abordar este evento como un peligroso síntoma de locura colectiva
¡Cubrió la noticia de forma positiva!

Viendo la buena aceptación de la sociedad a que estos personajes se casaran con sus
electrodomésticos ¡Seguro que pronto los activistas de "derechos humanos" exigirán que los
"cientontíficos" puedan casarse con sus lavadoras y puedan tener relaciones sexuales sin el
consentimiendo de sus electrodomésticos!

Detrás de estas bromas sobre robots hay un gran peligro latente, y es que los mismos
"cientontíficos" que han diseñado a estos robots sexuales, están diseñando robots asesinos,
con una capacidad de destrucción casi ilimitada y que podrían, en muy pocos años, destruir a
la humanidad.

La marca

Los "chips" son unos productos disfrazados de patatas que las grandes compañías le ofrecen
a los "cientontíficos" haciéndoles creer que son alimento. Mientras en electrónica, un chip
es una marca que se le pone a los animales o a los esclavos para tenerlos controlados y
localizados.

Dicho de otra forma, los chips son una versión moderna del cencerro que le ponen a las
vacas y de las famosas "blackberry", bolas negras que le ponían hace muy poco a los
esclavos.

¿Te has preguntado alguna vez porqué bautizaron "chips" a estos químicos disfrazados de
patatas que te venden en los quioscos?¿Y te has preguntado porqué bautizaron "blackberry"
a los primeros teléfonos con chip?¿Porqué iban a darle a un teléfono el nombre de las bolas
negras que le ponían a los esclavos para tenerlos localizados? No me cabe duda de que estas
casualidades "quijotescas" te habrán dejado pensativo.
Si para venderle a los "cientontíficos" la tecnología "smart" se usaron los capítulos de la
serie "Get Smart" y para ponerlos a correr "como locos" usaron la película Forrest Gamp:
¿No podría ser posible que a las patatas las hubieran nombrado "chips" para ir preparando
subliminalmente a los"cientontíficos" para que aceptaran ponerse el chip que le ponen a los
animales o a los esclavos de algunas empresas?

El Apocalipsis 13:16-18 de la Biblia dice:

La bestia que sube de la tierra:

Y hace que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les dé una
marca en la mano derecha o en la frente,
y que nadie pueda comprar ni vender, sino el que tenga la marca: el nombre de la bestia o el
número de su nombre.
Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, que calcule el número de la bestia, porque
el número es el de un hombre, y su número es seiscientos sesenta y seis.

Dos mil años después de que Juan escribiera estas palabras, algunos "cientontíficos" afirman
estar listos para que los marquen como si fueran esclavos y les pongan el chip. Hecho que
demuestra, de nuevo: ¡Que la tegnología "smart" es mucho más "inteligente" que ellos!

La trampa

Los "cientontíficos, acostumbrados a memorizar y repetir teorías que no entienden, no


parecieran darse cuenta de que el chip sería propiedad de los políticos y las multinacionales
que los manejan, y que, además de servir para controlarlos, el chip podría ser apagado o
hackeado haciendo que el "cientontífico" perdiera su identidad y no pudiera disponer ni de
sus bienes ni de su dinero. Cualquiera que pudiera hackear el chip, incluyendo a delincuentes
y secuestradores, podría saber todo sobre el "cientontífico", suplantar su identidad o incluso
matarlo para extraer su chip y hacerse pasar por él.

Sin embargo, como ya hemos visto a lo largo de este texto, los "cientontíficos" no son lo
bastante "smart" o "inteligentes" para darse cuenta de la trampa en la que los están metiendo.

El peligro

No hay que ser muy "smart" o "inteligente" para darse cuenta de que marcar a millones de
personas con un chip conectado a una red muy fácil de hackear es un peligro, y más porque
estos chips serían manejados por los políticos de los organismos internacionales y las
multinacionales que los controlan.

Y un ejemplo reciente del riesgo que supone el uso de la tecnología de los chips en las
personas lo encontramos en un titular publicado por la prensa hace pocos días que dice: "En
peligro millones de smartphones por un fallo de los chips del wifi."

Aunque parezca una locura, muchos millones de personas no acaban de comprender que,
igual que todos estos millones de teléfonos están ahora en peligro por un fallo de los chips, si
las personas aceptan que les pongan un chip, como si fueran animales o esclavos, los que
estarían en peligro en el futuro no serían sus "smartphones" como sucedió estos días. Sino
que si aceptaran ponerse el chip, en caso de un fallo general, ¡serían sus vidas, y no sus
teléfonos, las que estarían en peligro!
Apocalipsis Cientontífico

La conclusión de este texto es que con la llegada del "cientontismo", el Homo Sapiens
Sapiens pareciera haber perdido por completo su capacidad de razonamiento lógico y la
tegnología lo ha acabado convirtiendo en una nueva especie que hemos bautizado como: El
Homo Pokemonensis.

Debido a la pérdida de capacidad intelectual sufrida por los seres humanos desde la
aparición del "pensamiento cientontífico", la humanidad se ha convertido en una masa
amorfa de "cientontíficos" que vagan, como zombies, con el celular en mano o "cazando"
pokemones.

Las ciudades "cientontíficas" que habita el Homo Pokemonensis, se parecen cada vez mas a
unos campos de concentración en los que cada vez hay más vigilancia pero menos
seguridad, y cada vez hay más control y menos humanidad.

En este video el analista e investigador Mark Dice pone un claro ejemplo de como esta nueva
especie "pokemona", adoradora de la nueva tegnología "smart" (inteligente en inglés), ha
sido completamente "zombificada" y capaz de pasar días esperando en las puertas de los
centros comerciales, como si se fuera a acabar el mundo, a que salga el nuevo "smart
phone" o el nuevo "smart tv". Una tecnología que, demostrando que es más inteligente que
ellos, los espiará, los controlará y los programará para que se destruyan a ellos mismos y a
sus descendientes.

Para bien o para mal, pareciera que si el mundo sigue en manos de los "cientontíficos", la
estupidez "cientontífica" seguirá expandiéndose y El Homo Pokemonensis, estupidizado y
esclavizado por las máquinas y la tecnología, podría ser guiado por el pequeño grupo de
psicópatas y de dementes que lo gobiernan, hacia una caída que hemos bautizado en este
blog quijotesco como: El Apocalipsis Cientontífico.

Enlaces recomendados:
El Homo Pokemonensis. Deporte y manipulación de masas.
Persiguiendo fantasmas. ¿Cambio Climático o distracción?
Los agentes imperiales. El comienzo de la dictadura científica.
La ciencia sin conciencia. La destrucción de las carreteras.
Un Mundo Feliz. Por Aldous Huxley. Sobre la Dictadura Científica)
1984. Por George Orwell. (Sobre el Gran Hermano)
The Resistance Manifesto. Por Mark Dice (En Inglés)
Phantom Self (And How to Find the Real One). Por David Icke (En inglés)
Confesiones de un gangster económico. Por John Perkins
El dilema del Omnivoro. Por Michael Pollan (Control de la alimentación)
La Totalidad y el Orden Implicado. Por David Bohm (Sobre la ciencia)
No te olvides de vivir. En la comprensión del problema está la solución.

Fuente fotos:
Foto 1: Montaje a partir del retrato de Nicolás Copernico
Foto 2: Montaje usando la Conferencia Solvay en 1927
Foto 3: Montaje usando retrato de Antoni van Leeuwenhoek, de Johannes Verkolje, 1686.
Foto 4: Montaje usando la imagen de Isaac Newton @The Royal Society
Foto 5: Montaje usando una imagen de "Mad sciencist lab" (Laboratorio del científico loco)
Foto 6: Montaje usando un retrato de Santiago Ramón y Cajal