Está en la página 1de 10

CASO DE UN MILITAR O

POLICÍA PROCESADO POR LA


JUSTICIA MILITAR EN EL PERÚ

CODIGO PENAL MILITAR

A. - CASO DE UN MILITAR O POLICÍA PROCESADO POR LA


JUSTICIA MILITAR.

WERNER NEIL HUAMANÍ TIPISMANA

SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

En Lima, a los veinte días del mes de junio de dos mil dos, reunido el
Tribunal Constitucional en sesión de Pleno Jurisdiccional, con asistencia
de los señores Magistrados Rey Terry, Vicepresidente; Revoredo
Marsano, Alva Orlandini, Bardelli Lartirigoyen, Gonzales Ojeda y García
Toma, pronuncia la siguiente sentencia.

ASUNTO

Recurso extraordinario interpuesto por don Paulo Werner Huamaní Ávalos


a favor de don Werner Neil Huamaní Tipismana contra la sentencia de la
Segunda Sala Penal Corporativa de Procesos Ordinarios con Reos Libres
de la Corte Superior de Justicia de Lima, de fojas trescientos cincuenta y
dos, su fecha veintisiete de marzo de dos mil dos, que declaró infundada
la acción de hábeas corpus de autos.

ANTECEDENTES

La presente acción de hábeas corpus ha sido interpuesta a favor de don


Werner Neil Huamaní Tipismana contra los integrantes del Consejo
Supremo de Justicia Militar, José Noriega Lores, Mesa, De la Melena,
Marchini, Temple, Contreras y Rojas. Sostiene el promotor de la acción
de garantía que, a raíz de hechos acaecidos el veintinueve de octubre de
mil novecientos noventa y dos, en la zona del río Balsayacu, en donde
supuestamente habrían perdido la vida ocho narcotraficantes, al
beneficiario se le juzgó y sentenció a doce años de pena privativa de la
libertad, atribuyéndosele la muerte de los referidos traficantes. Alega,
además, que la libertad individual del beneficiario ha sido vulnerada desde
el momento mismo en que la justicia militar se avocó al conocimiento de
un delito común (homicidio), el cual es de competencia del fuero civil.

Realizada la investigación sumaria, el Secretario General del Consejo


Supremo de Justicia Militar remite al Juzgado investigador copias
certificadas del auto de apertura de instrucción, del auto ampliatorio del
auto de apertura de instrucción, entre otros, del Expediente N° 138-V-93
seguido en contra del beneficiario y otros, por el delito de homicidio.

El Sexagésimo Sexto Juzgado Especializado en lo Civil de Lima, a fojas


trescientos sesenta y seis, con fecha trece de febrero de dos mil dos,
declaró fundada la acción de hábeas corpus, estimando que, respecto al
delito de homicidio imputado, el beneficiario debe ser juzgado en el fuero
común.

La recurrida, revocando la apelada, declaró infundada la acción de hábeas


corpus, considerando que la privación de la libertad del beneficiario
deviene de la ejecución del cumplimiento de una pena.

FUNDAMENTOS

1. El objeto de la presente acción de garantía es ordenar la invalidez


del proceso penal seguido en el fuero militar contra el beneficiario y,
en consecuencia, la realización de un nuevo juicio en el fuero
ordinario, en el que disponga su inmediata libertad, por cuanto los
emplazados habrían vulnerado los derechos constitucionales a la
libertad personal, a la jurisdicción preestablecida y al juez natural.

2. Siendo así, y a fin de que este Colegiado pueda pronunciarse en


torno a la supuesta violación del derecho constitucional a no ser
detenido en forma arbitraria; en primer término, deberá dilucidarse si
el juzgamiento, en el ámbito de la jurisdicción militar, del Teniente de
Caballería del Ejército Peruano Werner Huamaní Tipismana,
supuso una violación del derecho constitucional a no ser desviado
de la jurisdicción previamente determinada por la ley.

3. Al respecto, este Supremo Intérprete de la Constitución debe


precisar lo siguiente: a) de conformidad con el artículo 139°, inciso
1), y el artículo 173° de la Constitución Política del Estado, el
ámbito de la jurisdicción militar únicamente se ha reservado
para el caso de juzgamiento de los delitos de función que hubiesen
cometido los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía
Nacional del Perú, y en el caso de los civiles, para el juzgamiento de
los delitos de traición a la patria y de terrorismo, previstos en la ley
correspondiente; b) por tanto, una interpretación sistemática de
nuestro ordenamiento constitucional, necesariamente, habrá de
considerar, por un lado, que la justicia castrense no puede
entenderse en otros términos que no estén en franca armonía con
su carácter esencialmente restringido, derivado de los propios
términos de su reconocimiento, y así como con su articulación con el
principio de exclusividad judicial.

4. En el caso de autos, no obstante la naturaleza aparentemente


pluriofensiva de los hechos ilícitos imputados al beneficiario, que
supuestamente implicaron la afectación de diversos bienes
jurídicos, como los concernientes a la disciplina militar
(desobediencia) y al ejercicio del mando o autoridad (abuso de
autoridad), propios de la jurisdicción castrense y expresamente
contemplados en el Código de Justicia Militar; sin embargo, de los
actuados se aprecia que en el contexto del presente caso el bien
jurídico exclusivo y excluyente fue el referido a la vida, el cuerpo y
la salud (homicidio), propio del ámbito de la justicia penal común, y
ajeno, por ello, a la competencia de la jurisdicción funcional.

5. En este sentido, cuando la justicia militar asume competencia


sobre un asunto que debe conocer la justicia ordinaria, se ve
afectado el derecho al juez natural y el principio constitucional
básico de que ninguna persona puede ser desviada de la
jurisdicción previamente determinada por la ley; es en este
orden de consideraciones que, al ser condenado el beneficiario
por los órganos de la jurisdicción militar a causa de un delito común
y no de función, el Tribunal no puede menos que concluir en la
nulidad del proceso que se le siguió en el fuero militar, y,
consecuentemente, ordenar que el beneficiario sea pueto
justamente con la , a disposicion del ministerio public como tiltular
de la accion penal, para que proceda de acuerdo con las
tribucciones.

6. A pesar de que a este Colegiado no le compete evaluar la


culpabilidad o inocencia del beneficiario, sin embargo, se encuentra
en la inexorable obligación de amparar la pretensión que se reclama
por respeto a los principios constitucionales, transgredidos –como se
ha dicho– en el presente caso; no obstante lo cual deja a salvo la
facultad de la jurisdicción ordinaria, a efectos de que proceda según
sus atribuciones legales y constitucionales.

7. Resulta de aplicación en el presente caso el artículo 11° de la


Ley N° 23506, por las circunstancias especiales que han mediado
en el presente proceso.
Por estos fundamentos, el Tribunal Constitucional, en uso de las
atribuciones que le confieren la Constitución Política del Estado y su Ley
Orgánica,
FALLA REVOCANDO la recurrida, que, revocando la apelada, declaró
infundada la acción de hábeas corpus; reformándola, la declara
FUNDADA; en consecuencia, nula la resolución de la Sala de Guerra del
Consejo Supremo de Justicia Militar, de fecha catorce de julio de mil
novecientos noventa y cuatro, en el extremo que condena al beneficiario,
don Werner Neil Huamaní Tipismana, por el delito de homicidio, así como
nula la Ejecutoria Suprema expedida por el mismo Consejo Supremo de
Justicia Militar, de fecha veintidós de setiembre de mil novecientos
noventa y cuatro, que confirma la referida sentencia condenatoria.
Ordena que el Consejo Supremo de Justicia Militar remita dentro del
término de cuarenta y ocho horas los actuados al representante del
Ministerio Público, para que disponga lo más conveniente de acuerdo
con sus atribuciones y conforme a la ley; y, en aplicación del artículo 11.°
de la Ley N.° 23506, dispone se oficie al Ministerio Público y al Auditor
General del Consejo de Guerra para los efectos a que haya lugar, dando
cuenta a este Tribunal. Dispone la notificación a las partes, su publicación
en el diario oficial El Peruano y la devolución de los actuados
SS
REY TERRY
REVOREDO
MARSANO ALVA
ORLANDINI BARDELLI
LARTIRIGOYEN
GONZALES OJEDA
GARCÍA TOMA
B. - EN EL PRESENTE CASO SE RESPETÓ EL DEBIDO PROCESO

Se entiende por debido proceso aquel que se realiza en observancia


estricta de los principios constitucionales reflejadas en las previsiones
normativas de la ley procesal: inicio del proceso, actos de
investigación, actividad probatoria las distintas diligencias
judiciales, los mecanismos de impugnación, el respeto a los términos
procesales, etc.

Debido Proceso implica el respeto, dentro de todo proceso, de los


derechos y garantías mínimas con que debe contar todo justiciable,
para que una causa pueda tramitarse y resolverse en justicia. Ser
juzgado por un juez competente, ser emplazado validamente, poder
contradecir en un plazo razonable, ser procesado en base a un
procedimiento previamente establecido, poder probar sus afirmaciones o
de impugnar las decisiones que no lo conformen, derecho a la pluralidad
de instancias, etc.

B.1- EL DELITO POR EL QUE FUE JUZGADO EL MILITAR O


POLICÍA EN ACTIVIDAD CORRESPONDE A UN DELITO DE
FUNCIÓN.

Si bien los hechos ilícitos imputados al Tnte. Huamaní pudieron


implicar también la afectación de bienes jurídicos castrenses
concernientes a la disciplina y por tanto propios de la jurisdicción
castrense, era pertinente que lo juzgue la justicia militar?. En ese sentido
habría que considerar que la vida es un bien jurídico exclusivo y
excluyente propio del ámbito de la justicia penal común y ajeno
por ello, a la competencia de la jurisdiccional funcional.

C. - ANALISIS:

1) ¿Quiénes cometen delito de función?

El sujeto activo debe ser necesariamente un militar o policía en


actividad.

 La disciplina en las FFAA y PN es el valor que mantiene su


cohesión y que hace posible que los ciudadanos confiemos en las
instituciones castrenses. La disciplina es la ratio legis del derecho
disciplinario militar. La disciplina es un bien jurídico objeto de
protección por parte del DPM.
 Porque así lo establece la Constitución en el Art. 173: “En caso de
delito de función, los miembros de las FFAA y la PN están
sometidos al fuero respectivo y al CJM.

 Tutela Jurisdiccional hace referencia a una situación jurídica de


protección que el Estado asegura a todo sujeto de derecho con
prescindencia de si participa o no en un proceso.

La justicia Militar se aplica a los miembros de las FFAA y PN que hayan


cometido delitos de función, y a los civiles en caso de los delitos de
traición a la patria y de terrorismo.

 El comportamiento humano es la base de la teoría


general del delito. El comportamiento penalmente relevante,
aquel que interesa al Derecho Penal Militar, al igual que en el
Derecho Penal, encuentra dos formas de expresión: La acción
que constituye un “hacer” y la omisión que constituye un “no hacer”.

El Art. 9 del CJM establece que: “son delitos de función militar o policial
las acciones u omisiones dolosas o culposas sancionadas por este
Código”.
Incumplimiento de deberes castrenses.
Para conocer cuáles son y cuál es su sanción hay que remitirse a
diferentes dispositivos legales castrenses como por ejemplo los
reglamentos.

Ej.: incumplimiento de una orden del superior, insulto al superior,


insubordinación, abandono de destino.

 Sujeto activo militar o policial.


 Bien jurídico militar o policial afectado.

En su comentario al Art. 173º el Dr. Daniel Soria Luján, señala los


siguientes elementos para construir un concepto constitucional
del delito de función:

 El delito de función debe afectar o poner en peligro un bien jurídico


institucional del ámbito funcional castrense o policial, como
consecuencia de la infracción de un deber relacionado con dicho
ámbito funcional.

2). ¿En el caso elegido existe una sanción administrativa y a su vez el


delito militar o policial?
No, porque implica una sanción con prisión o reclusión militar en
los delitos de
Desobediencia y de Abuso de Autoridad, si fuera procesado por los
mismos.
pero, como el delito imputado es homicidio, propio del ámbito de la
justicia penal común y ajena, por ello le corresponde ser procesado en el
fuero común.

La vida es un bien jurídico exclusivo y excluyente propio del ámbito de la


justicia penal común y ajeno por ello, a la competencia de la jurisdiccional
funcional

3) ¿El sujeto activo del delito es un militar o policía en actividad?

El SUJETO ACTIVO es un Militar en actividad, en la persona del


teniente de caballería del EP , Wermer Neil Huamani Tipismana

3.1. Explicación

A raíz de hechos acaecidos el veintinueve de octubre de mil novecientos


noventa y dos, en la zona del río Balsayacu, en donde
supuestamente habrían perdido la vida ocho narcotraficantes, al
beneficiario se le juzgó y sentenció a doce años de pena privativa de la
libertad, atribuyéndosele la muerte de los referidos traficantes. Alega,
además, que la libertad individual del beneficiario ha sido vulnerada
desde el momento mismo en que la justicia militar se avocó al
conocimiento de un delito común (homicidio), el cual es de competencia
del fuero civil.

Realizada la investigación sumaria, el Secretario General del Consejo


Supremo de Justicia Militar remite al Juzgado investigador copias
certificadas del auto de apertura de instrucción, del auto ampliatorio del
auto de apertura de instrucción, entre otros, del Expediente N° 138- V-93
seguido en contra del beneficiario y otros, por el delito de homicidio.

El Sexagésimo Sexto Juzgado Especializado en lo Civil de Lima, a fojas


trescientos sesenta y seis, con fecha trece de febrero de dos mil dos,
declaró fundada la acción de hábeas corpus, estimando que, respecto al
delito de homicidio imputado, el beneficiario debe ser juzgado en el fuero
común.

4) ¿Qué bien jurídico protegido se afectó?

Diversos bienes jurídicos, como los concernientes a la disciplina militar


(desobediencia) y al ejercicio del mando o autoridad (abuso de
autoridad), propios de la jurisdicción castrense y expresamente
contemplados en el Código de Justicia Militar; Sin embargo, de los
actuados se aprecia que en el contexto del presente caso el bien jurídico
exclusivo y excluyente fue el referido a la vida, el cuerpo y la salud
(homicidio), propio del ámbito de la justicia penal común, y ajeno, por ello,
a la competencia de la jurisdicción funcional.

En ese sentido Habra que considerar que la vida es un bien


jurídico exclusivo y excluyente propio del ámbito de la
justicia penal común y ajeno por ello, a la competencia de la
jurisdiccional funcional

5) ¿El militar o policía fue correctamente juzgado por la justicia militar


o se vulneró el debido proceso?

Se ve afectado el derecho al juez natural y el principio constitucional


básico de que ninguna persona puede ser desviada de la jurisdicción
previamente determinada por la ley; es en este orden de consideraciones
que, al ser condenado el beneficiario por los órganos de la jurisdicción
militar a causa de un delito común y no de función

6) ¿El militar o policía comprendido en su caso fue sancionado


administrativamente y paralelamente juzgado p o r el fuero
castrense?, de ser así ¿que principio se vulneró?

PRINCIPIOS VULNERADOS

 Libertad personal:

La libertad individual del Teniente Huamaní fue vulnerada desde


el momento en que la justicia militar se avocó al conocimiento de
un delito común (homicidio) el cual es competencia del fuero común

En este acápite analizaremos el concepto de delito de función en la


justicia militar y sus elementos: sujetos activos y bienes jurídicos
protegidos.

 Jurisdicción preestablecida:

En este aspecto habrá que dilucidar si el juicio del Tnte. Huamani


supuso una violación del derecho constitucional a no ser desviado
de la jurisdicción previamente determinada por la ley.
 Juez Natural - Contienda de competencia

Si la justicia militar, en este caso ha asumido una competencia


sobre un tema que debe ver la justicia ordinaria se estaría
afectando el derecho al Juez Natural y obviamente también al
derecho constitucional a no ser desviado de la jurisdicción
previamente determinada por la ley.

 Cuestionamientos:

Sí fue una detención arbitraria, se habría violado los derechos


fundamentales contemplados en nuestra Constitución.

Si es procedente la nulidad la sentencia condenatoria del Consejo


Supremo de Justicia Militar y el pase al Ministerio Público ¿Se
debería abrir un nuevo proceso en el fuero común? No, porque se
incurriría en Doble incriminación en razón de los mismos hechos,
fundamentos y sujeto
GLOSARIO:

 ACTUADOS: Ejercitado o acostumbrado


 AVOCAR: Dicho de una autoridad gubernativa o judicial:
Atraer a sí la resolución de un asunto o causa cuya decisión
correspondería a un órgano inferior.
 EXCLUYENTE: Que excluye, deja fuera o rechaza.
 INEXORABLE: Que no se puede evitar. Que no se deja
vencer con ruegos.
 RECURRIDA: Se dice, especialmente en casación, de la
parte que sostiene o a quien favorece la sentencia de que se
recurre.

BIBLIOGRAFIA:

Fuente: “La Constitución Comentada”, Tomo II, Gaceta Jurídica, 1ª


Edición, Lima, 2005, p.853