Está en la página 1de 11

Preguntas Preguntas

motivacion motivacion

Motivación Motivación y y Emoción Emoción


(Universidad (Universidad de de La La Laguna)
Laguna)
StuDocu StuDocu no no está está patrocinado patrocinado ni ni avalado avalado
por por ningún ningún colegio colegio o o universidad. universidad. Descargado por
Luis Hageo Aristimuño (lat5329@gmail.com)
lOMoARcPSD|4284414

Preguntas TAF tema 1

1. Comparar la definición de psicología que aparece en la A.P.A con cualquiera de las


que aparece en los manuales generales de psicología. A partir de la lectura de Boyano,
selecciona las cuatro normas éticas que en la práctica profesional consideres más
relevantes. Justifica la respuesta.

La .P. define a la psicología el estudio de la mente y el comportamiento. Una disciplina que


abarca todos los aspectos de la experiencia humana de las funciones del cerebro a los actos
de las naciones, desde el desarrollo infantil al cuidado de los ancianos. En todos los ambientes
imaginables, desde centros de investigación científica a servicios de salud mental. Sin
embargo, comúnmente, y de hecho en muchos manuales, se conoce a la psicología como la
ciencia que estudia la conducta y los procesos mentales. Pero dependiendo del lugar donde
busquemos dicha definición, encontraremos diferentes formas de definirla, del mismo modo, a
lo largo de la historia, la psicología ha sido definida de maneras muy diferentes por los propios
autores. Maine de Birán definió a la psicología como “la ciencia de los datos de la conciencia,
de la intencionalidad, del “yo” que se manifiesta en la conciencia”. Sin embargo, Jame Mill la
define solo unos años después como “las ideas permanentes de las sensaciones, postula la
pasividad mental, reduciendo constructos psicológicos como el “yo””. Por último, otro psicólogo
importante como fue Rudolph Hernann Lotte, definió la psicología como “el estudio central del
alma, donde esta se encarga de procesos y actividades mentales, como una unidad de lo
esencial que preservaba la integridad del “yo””. En la práctica, un psicólogo debe actuar
siempre en base al código deontológico, ya que dentro de este se encuentran los principios a
los que debe regirse, aunque muchas veces y en muchos casos, estos vayan en contra de su
propia moralidad. En este caso, los más importantes para mí son: el principio de
confidencialidad, la honestidad para reconocer los límites, la integridad para valorar la
desigualdad de poder y la prestación de servicios psicológicos a través de internet.

• El principio de confidencialidad: puesto que el paciente establece un vínculo con el


terapeuta de modo que pueda generar una confianza en él para contarle lo que está
viviendo, o su problema, y si esta confidencialidad se ve perturbada por culpa del
terapeuta, el vínculo puede llegar a romperse y la confianza esfumarse. Por otro lado, este
principio puede ir en contra de los propios principios del psicólogo, ya que como podemos
leer en la lectura de Boyano donde la paciente sufre acoso, el propio psicólogo podría
querer romperlo para informar a los padres de la situación de su hi a.
• Honestidad para reconocer los límites: dado que las terapias no siempre funcionan en
todas las personas o, por otro lado, tardan en funcionar, es importante saber reconocer el
margen de error de estas y ser honestos con los pacientes o parientes de este.
• La integridad para valorar la desigualdad de poder: dado que el psicólogo en una relación
dual con su paciente tendría cierta “venta a” respecto al otro, no es ético que esta se
produzca. Ya que, además, el uicio del propio terapeuta puede verse afectado por esta
relación. En muchas ocasiones, si esto se diese, el propio psicólogo tendría ciertos sesgos
que pueden afectar al propio paciente y hacer de la terapia un hecho incómodo y no
beneficiaria a ninguno de los dos.
• La prestación de servicios psicológicos a través de internet: dado que es una buena
forma de complementar algún tipo de terapia que trate trastornos graves o una vez
lOMoARcPSD|4284414
Descargado por Luis Hageo Aristimuño (lat5329@gmail.com)
lOMoARcPSD|4284414

que el paciente se traslada a otro lugar y quiere seguir la terapia con el mismo
terapeuta. Y siempre siguiendo las normas deontológicas o sus variantes.

2. Imagínate que vas en el tranvía. Hay dos personas a tu lado hablando de la


tragedia ocurrida este verano en las playas. Hay unas algas cancerígenas que
impiden el baño y que afectarán a las generaciones futuras. Utilizando las estrategias
del pensamiento crítico ¿cómo intentarías explicarles que hay una explicación
científica de lo que está ocurriendo?
ntes de pasar a explicar cómo explicaría a estas personas que hay unas razones totalmente
científicas para lo que está ocurriendo con el tema de las algas, quiero tomarme un momento
para hablar de las teorías de la conspiración y por qué todo el mundo cree en ellas. La teoría
de la conspiración es una teoría que, aunque muy pocos sean conscientes de ella, está a la
orden del día en cada conversación y es que el ser humano, con razón de dar una explicación,
aunque poco lógica, a algún asunto, utiliza este tipo de pensamientos de manera inconsciente.
Una de las casusas por las que la teoría de la conspiración surge de manera periódica, es
nuestro deseo por buscar pautas y una estructura y explicación al mundo. Un experimento
realizado por Twitter (a raíz de uno mucho más elaborado) mostró la relación que existe entre
la necesidad individual de estructura y la tendencia a creer en las teorías de la conspiración. El
experimento simplemente hacía esta pregunta: “¿Puedes ver algún patrón en esto?
00110010010011”. Un 56% de las personas que realizaron la encuesta, contestaron que sí, a
pesar de que ese numero fuese elegido al azar. Por lo que parece, nuestra necesidad de
estructura y nuestra capacidad de reconocer pautas son más bien hiperactivas, lo cual origina
una inclinación a reconocer patrones. Otra razón por la que se es propenso a creer en la teoría
de conspiración es la presión social. Rodearnos de personas que piensan exactamente lo
mismo que nosotros y que no ponen en duda nuestro razonamiento, por muy ilógico que sea,
nos ayuda a seguir creyendo que lo que pensamos es cierto. Dado que somos animales
sociales, nuestra posición en la sociedad, tiende a ser más importantes para nosotros mismos
que estar en lo cierto. De este modo, si nos rodeamos de personas que creen que la llegada a
la luna de Neill rmstrong fue una farsa y a su vez nos dan sus razones de por qué creen esto,
aunque esas ideas sean una locura, nuestros pensamientos van a inclinarse a esa manera de
pensar sin que nos demos cuenta y esto será más efectivo si a parte de esa persona hay más
que piensan igual dentro del mismo circulo social. Un e emplo de esto sería el experimento
realizado por el psicólogo social estadounidense Stanley Milgram en 1961, este experimento
trataba de que una persona se pusiese en un lugar concurrido a mirar al cielo, en este caso
solo se le uniría un 4% de videntes. Cuando esta misma persona se ponía a mirar al cielo con
otras personas (del mismo grupo experimentador), se podía apreciar que se les unía mucha
mas gente, llegando al 40% de personas que estaban por ahí en ese momento. Por último,
pero no por ello menos importante, tenemos al sesgo de confirmación, esa tendencia que
tenemos los seres humanos de descartar aquella información que sea diferente a lo que
nosotros pensamos y aceptar solo aquella que se parezca a nuestro punto de vista para
reafirmar nuestras razones para creer en algo. Sabiendo esto, lo más lógico, es que, si nos
acercamos a una persona intentando imponer un razonamiento sobre el suyo, que, aunque no
para nosotros no tenga sentido, para ellos está bien fundamentado, lo más probable es que
esa persona se refugie en sus razones y en el apoyo de las personas que piensan como él/ella.
Por lo que yo intentaría abordar el tema de una menos “agresiva”, me acercaría a esas
personas intentando entablar una

Descargado por Luis Hageo Aristimuño (lat5329@gmail.com)


conversación acerca del tema que estuvieran hablando antes que el de las microalgas,
intentaría simpatizar con las personas y luego abordar el tema poco a poco. Les preguntaría
algo como “¿Han escuchado sobre el tema de las microalgas?” abriría un pequeño debate y
luego sembraría la duda con frases como “Tengo entendido que todo tiene una explicación
científica y que no se debe a lo que nosotros creemos”, tras crear un ambiente menos hostil,
me dispondría a explicar la razón real de esas microalgas. 3. Describir las características del
conocimiento psicológico que se obtiene por el sentido común, cuáles son sus ventajas
y cuáles sus desventajas cuando lo comparamos con el conocimiento obtenido por la
ciencia psicológica.
ntes de analizar las diferencias, venta as y desventa as, deberíamos definir lo que entendemos
nosotros por sentido común y conocimiento científico. Se llama sentido común a todos esos
conocimientos y creencias compartidos por una comunidad y considerados como prudentes,
lógicos o válidos. Se trata de la capacidad natural de uzgar los acontecimientos y eventos de
forma razonable. demás, cabe destacar la división que se produce en este tipo de
conocimiento, ya que podemos distinguir entre sentido común de primera y de segunda mano.
Según Moscovici y Hewstone (1982), cuando hablamos de sentido común de primera mano
nos referimos a aquel que adquirimos en intercambios cotidianos con otras personas o a nivel
de nuestra propia observación. Sin embargo, cuando hablamos de sentido común de segunda
mano, nos referimos a todo aquello que “escuchamos” sobre los avances científicos, de lo cual
sólo conocemos los términos o resultados, pero no el proceso o la verdadera finalidad.
Entendemos como conocimiento científico al con unto de hechos verificables y sustentados en
evidencia recogidos por las teorías científicas, así como el estudio de la adquisición,
elaboración de nuevos conocimientos mediante el método científico. Tras saber eso, ya
tenemos la primera diferencia entre el sentido común y el conocimiento científico, y es que el
sentido común se basa en una serie de conocimientos fundamentados por nuestro
razonamiento o el razonamiento social, mientras que el conocimiento científico se fundamenta
con teorías científicas y en la nueva elaboración de conocimientos mediante el método
científico.
sí, el sentido común nos proporciona un conocimiento que se basa en el conceso común o
popular (es decir, que un gran número de personas coinciden en ese aspecto) acerca de un
hecho concreto; además, a menudo proporciona respuestas espontáneas que no han sido
sometidas a revisión, sino que son fruto de la tradición o las creencias. Frente a esto, el
conocimiento científico es crítico porque trata de ustificar sus conocimientos a través de los
métodos de investigación y basándose en un plan previo. Junto a esto, decimos que es
sistemático porque los nuevos conocimientos se integran al sistema, relacionándose con los
que ya existían formando un sistema de ideas conectadas entre sí. Por último, decimos que es
universal y ob etivo porque es válido para todas las personas sin reconocer fronteras ni
determinaciones de ningún tipo, no varía con las diferentes culturas. Cabe añadir que la
pseudociencia corresponde al sentido común ya que carece de bases científicas.
lOMoARcPSD|4284414
Descargado por Luis Hageo Aristimuño (lat5329@gmail.com)
lOMoARcPSD|4284414

4. Imagínate que quieres investigar un tema de la psicología que llevas pensando


desde hace tiempo ¿qué pasos seguirías? Poner un ejemplo y comentar su relación
con las ocho características de la ciencia que propone Inés Rodríguez en su artículo. El
estudio sería, por e emplo, la influencia de las drogas en la respuesta de una persona tras
haberle sometido a un previo estrés. Comenzamos con la observación donde identificamos y
planteamos el problema, en este caso la relación de la respuesta agresiva con el consumo de
drogas. continuación, elaboramos una hipótesis, la cual puede ser que el origen de una
respuesta agresiva tras ser sometido a estrés reside en el consumo previo de drogas.
Seguidamente deducimos las consecuencias de la hipótesis, que consisten en que las
personas que hayan tomado drogas antes de ser sometidos a una situación de estrés
responderán de manera más agresiva que los que no. Luego debemos elaborar un experimento
a partir del cual podemos deducir si se trata de una hipótesis verídica o falseada. Este consiste
en la separación al azar en dos grupos experimentales ( y B). En el grupo se les proporciona
algún tipo de droga y se le somete a una situación de estrés, mientras que al grupo B se le
sometió a este mismo estrés con la toma de un placebo. Con la ayuda de este experimento
podremos falsar o verificar nuestra hipótesis. Por último, en caso de que la hipótesis sea
verificada, esto pasará a ser una teoría: las personas que toman drogas responderán de
manera más agresiva a una situación de estrés. En caso de que sea falseada, desconfiaremos
de la hipótesis y volveremos a replantearnos todo desde el principio. En relación a las ocho
características de la ciencia que propone Inés Rodríguez, podríamos decir, que la propia
Ciencia no puede explicar qué es la Ciencia, ya que para ello están los filósofos, quienes hacen
teorías acerca de dicha disciplina. Con esto, se puede llegar a la conclusión de que la Ciencia
es una teoría proveniente de la Epistemología que tiene como ob etivo analizar estructuras
científicas y cómo se verifican. En segundo lugar, no existe una única Ciencia. Podemos
distinguir dos tipos: las formales, como pueden ser la lógica y las matemáticas, que estudian la
mente y cuyas afirmaciones deben tener una coherencia interna; y las empíricas, que se
ocupan de lo que la naturaleza rodea, como las Ciencias Naturales o del ser humano. Pero,
como es tan imperfecta y puede estar afectada por falsas creencias o pre uicios, la Ciencia la
me ora mediante un uso instrumental adecuado y efectivo. continuación, podríamos especificar
que la Ciencia es provisional, es decir, el conocimiento científico no es definitivo, no es algo que
esté completamente terminado y se considera que algunas teorías son hipotéticas. unque hay
otras formas diversas de explicar el mundo, como, por e emplo, mediante dogmas indiscutibles
e inmutables.
demás, la Ciencia siempre va a tener un resultado, es decir, como con unto sistemático de
conocimientos alcanzados por las disciplinas científicas, básicas o aplicadas.
sí como un proceso, o sea, una actividad consistente que genera un conocimiento y es aprobada
por instancias especializadas. Este aspecto nos muestra que la Ciencia ha desarrollados
mecanismos propios de autocrítica y autocorrección. También, esta disciplina está en
constante progreso, pues lleva a cabo procesos de sustitución. Cuando una teoría no puede
ser explicada, surgen otras nuevas similares a las anteriores, como, por e emplo, el mito de
Saturno devorando a su hi o. Esto se encuentra en un continuo debate entre diferentes
autores, pues para algunos se trata de progreso y para otros no. Para concluir, como ya
venimos sabiendo desde tiempos pasados, la Ciencia siempre ha sido la actividad de los
llamados “científicos”, la cual crea conocimiento a partir de los métodos científicos, que
utilizamos, además, en la vida cotidiana. sí, en el siglo XX Paul Feyerabend defendió que, en
cuestión de métodos, todo tiene un valor dentro de la Ciencia, pues los científicos

Descargado por Luis Hageo Aristimuño (lat5329@gmail.com)


no siguen un método rígidamente, y las continuas transgresiones son buenas y necesarias
para progresar. Por lo tanto, la Ciencia acabó siendo definida como “oposición”, es decir, a
partir de esta idea surgió lo que conocemos hoy en día como “pseudociencia”, una falsa
ciencia. Según James Maxwell, físico del siglo XIX, “Tal es el respeto que inspira la Ciencia
que las opiniones más absurdas pueden ser aceptadas a condición de que se expresen con un
lengua e cuyo sonido recuerde a alguna frase científica conocida”. Por consiguiente, para el
filósofo Mario Bunge, una pseudociencia es una falsa ciencia puesto que es dogmática, no
modifica los principios o son sustituidos por nuevos descubrimientos, ofrece explicaciones para
todo, no somete a pruebas sus especulaciones, carece de ciertos mecanismos y rechaza
críticas, busca un conocimiento práctico, no utiliza leyes y suele invocar entes inmateriales. 5.
Analizar y desarrollar la relación que hay entre sentido común, pseudociencias y
religión. Se define al sentido común como los conocimientos y las creencias compartidos por
una comunidad y considerados como prudentes, lógicos o válidos. Se trata de la capacidad
natural de uzgar los acontecimientos y eventos de forma razonable.
la pseudociencia, por otro lado, se la define como una disciplina que se presenta como científica
o que imita las formas de una ciencia, aunque no es reconocida como tal por la comunidad
científica tradicional. Y por último a la religión se la define como con unto de creencias
religiosas, de normas de comportamiento y de ceremonias de oración o sacrificio que son
propias de un determinado grupo humano y con las que el hombre reconoce una relación con
la divinidad (un dios o varios dioses). Se podría decir que una de las seme anzas, es que ni la
religión, ni el sentido común, ni la pseudociencia están fundamentadas en teorías científicas o
en una búsqueda completa de la verdad. La pseudociencia es la única que utiliza ciertas bases
científicas para fundamentarse, pero nunca acaba siendo considerado ciencia por los métodos
que utiliza tras la imitación de una ciencia, un e emplo de esto sería la homeopatía. Otra seme
anza es que las tres se dictan por cierto dogma, creer en algo que, aunque no esté
demostrado como real de manera científica, tampoco puede ser demostrada su inexistencia.

6. Utilizar los conocimientos adquiridos en la práctica sobre pseudociencias, para


explicar cómo identificar una pseudopsicología. Las pseudopsicologías son creencias que
intentan adquirir la categoría de ciencia pero que se ale an completamente de esta. Dentro de
las pseudopsicologías están las parapsicologías, que incluye la terapia de regresión, análisis
transaccional, grafología, frenología... y a su vez también se encuentra el psicoanálisis de
Freud. Hay una gran cantidad de pseudociencias, las cuales son apoyadas en argumentos de
diversos tipos, muchos de ellos basados en principios básicos de la psicología, con una gran
cantidad de tecnicismos, pero sin comprender realmente el significado de los mismos. En
conclusión, una pseudopsicología es aquella que quiere adquirir el carácter de psicología,
pero sin embargo carece de bases para ser denominada de este modo. Podríamos definir
como pseudopsicologías aquellas pseudociencias que abordan temas similares a la psicología
pero que no se basan en bases científicas.
sí, se centrarían en la conducta humana, en sus características fisiológicas y cognoscitivas; y en
su aplicación práctica. De esta forma, sus características principales (extraídas de la lectura
de Mario Bunge) serían las mismas que las de las pseudociencias. Es por ello, que la mayor
parte de las pseudopsicologías no someten sus especulaciones a
lOMoARcPSD|4284414
Descargado por Luis Hageo Aristimuño (lat5329@gmail.com)
lOMoARcPSD|4284414

prueba (son dogmáticas) y rechazan las críticas. demás, no interactúan con otras ciencias y se
mantienen al margen de la comunidad científica. Otras, sin embargo, invocan entes
inmateriales o sobrenaturales inaccesibles al examen empírico. No es de extrañarnos pues,
que, si su ob etivo es extenderse y hacerse popular entre las distintas poblaciones, muchas de
las pseudopsicologías solo se interesen por tener un uso práctico para ser más accesibles, lo
cual se combina con unos principios fáciles de aprender que la hacen muy popular entre la
gente (de ando a un lado el hecho de que propongan curaciones milagro, etc.).
lgunos e emplos de pseudopsicologías serían:
• Parapsicología: este pseudopsicología defiende la existencia de fenómenos paranormales
como telepatía o telequinesis. Sin embargo, no hay pruebas empíricas de que esto sea
cierto y, con el conocimiento que tenemos en la actualidad, esta idea de que la mente
puede desencadenar fenómenos paranormales va en contra de los principios de la ciencia.
Definición de clase y características de Mario Bunge.
• Frenología: según varias fuentes de información la frenología es una pseudopsicología
que afirma que mediante la forma y el tamaño de la cabeza de una persona podemos
conocer su personalidad y cómo se comportará en determinadas situaciones. sí, dicen, el
cerebro estaría integrado por pequeñas partes (a las que llaman órganos) responsables
cada una de ellas de una actividad en común. De esta manera, aquellas personas que
tengan una buena orientación y un don para la música tendrán unas estructuras diferentes
en su cabeza que aquellas que se les dé bien el lengua e y el deporte. El carácter
pseudocientífico de esta disciplina viene entre otras cosas por su imprecisión en las
mediciones prácticas.
Descargado por Luis Hageo Aristimuño (lat5329@gmail.com)

También podría gustarte