Está en la página 1de 6

La gestión integral de los residuos y

desechos sólidos representa una prioridad para el bienestar y la


salud de sus ciudadanos en Guatemala, donde se estima que a diario
se generan 1.14 libras de residuos por habitante al día, según cifras del
Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN).

En el país, los tipos de desechos que se generan son reciclables en un


90% y según los últimos datos oficiales, para 2015, se generaban 2 millones
de toneladas de dióxido de carbono por la generación de desechos (sólidos,
líquidos y aguas residuales) en Guatemala, aunque la cifra se podría duplicar
para el 2050.

La Fundación Centro de Producción Más Limpia (CP+L) indica que las cerca
de 1.5 libras de basura por persona al día que se genera en Guatemala,
parece un dato que no refleja el problema, ya que lo coloca por debajo de
la media mundial (2.2 libras de residuos por persona al día).

La cifra sobre Guatemala se encuentra en el estudio “Un panorama mundial


de la gestión de desechos sólidos hasta 2050”, del Banco Mundial, en el cual
el país aparece como uno de los que menos basura produce por
habitante.
Guatemala es el país de Latinoamérica que menos basura produce por persona al día,
según un estudio del Banco Mundial.
La Fundación CP+L indica que si bien el dato para Guatemala es positivo,
aún se tienen desafíos por resolver en temas de contaminación y se deben
impulsar alternativas, más allá de clasificar la basura.

Guatemala ha vivido en los últimos años un cambio en temas de reciclaje


debido a la conciencia ambiental. Las personas tienen una mayor voluntad
para clasificar la basura en sus hogares.

El Instituto de Cambio Climático (ICC) señala que son muy pocos los
desechos que no pueden reutilizarse y un gran porcentaje de la basura
producida en el hogar es orgánica, y con ellos se puede producir abono.

Reflejo de eficiencia
Las empresas ya buscan generar menos desechos y adoptan materias
primas de fuentes no vírgenes y material reciclado; además ofrecen
productos biodegradables que cumplen su propósito y se degradan con
mayor facilidad.

Otro aspecto al que se suman las empresas, es que apoyan a sensibilizar a


las comunidades aledañas a sus empresas sobre el impacto positivo del
reciclaje en el medio ambiente y el recurso hídrico, uno de los principales
focos de contaminación, por el inadecuado manejo de los residuos y
desechos sólidos.

Las iniciativas empresariales son perceptibles en la biodiversidad, las


cuencas, caudales de los ríos y áreas de influencia, cuando sus modelos no
son “apagafuegos” ni superficiales, sino que ven elementos para influir de
manera positiva lo ambiental, económico y social de las comunidades.

Uno de los casos más conocidos en el país es el río Cahabón, ubicado en


Alta Verapaz. El Plan Estratégico para el Manejo Sostenible de la Subcuenca
del Río Cahabón, elaborado por el MARN (2011), indica que uno de los
principales problemas de la subcuenca del río son los desechos sólidos.
En el reciclaje orgánico a nivel doméstico o industrial, se pueden utilizar los
residuos orgánicos como abono para las plantas.
Al río Cahabón llegan, a través de drenajes y basureros clandestinos,
desechos como plástico, vidrio, papel, chatarra y desechos inorgánicos.
Aunque no se tienen cifras oficiales de la cantidad de basura, la
contaminación motivó a colocar biobardas en puntos estratégicos del río.

Adicional a los esfuerzos de la comuna, se suma el Complejo Hidroeléctrico


Renace, que cuenta con una estrategia diseñada específicamente para la
protección, conservación y recuperación de los ecosistemas, principalmente
en la subcuenca del río Cahabón, que presenta como principales resultados
el retiro anual de 10 toneladas de basura del río.

Renace cuenta con la Normas ISO 14,001:2015 enfocada a la protección y


conservación del medio ambiente, además la implementación de un
programa de gestión integral de residuos para garantizar la reducción en la
generación de estos y la mejor disposición final para cada una de los
diferentes tipos de desechos.
¿Cómo se manejan los residuos en el río
Cahabón?
La recolección de residuos sólidos arrastrados por el cauce del río Cahabón
se recogen con la ayuda de unas rejillas diseñadas para retener la mayor
cantidad de basura, y al mismo tiempo proteger la flora y fauna.

Carlos Mérida, Gerente de Medio Ambiente de Renace, comenta que los


desechos recolectados se separan en material orgánico e inorgánico y es
transportado, según su clasificación, al centro de acopio del complejo
hidroeléctrico.

Renace contrata a personas de la comunidad y los capacita para que


clasifiquen los desechos. Con esto, se apoya la generación de ingresos
económicos para las familias locales y también proporciona educación
ambiental para que lo implementen en sus hogares.

Los residuos orgánicos son llevados al Vivero Forestal de Renace donde son
procesados debidamente para hacer abono orgánico. Aproximadamente
seis toneladas de residuos se convierten en abono orgánico.

Los residuos inorgánicos son llevados a Centro de Acopio de Renace donde


son almacenados. Luego, los recolectores autorizados llegan por ellos para
hacer su disposición final adecuada.

Como parte de la estrategia medioambiental, Renace tiene una Reserva


Natural Privada que consta de 46 hectáreas que captan más de 5 mil
toneladas de dióxido de carbono.

Energía pura, limpia y renovable


Renace, cuenta con cuatro centrales en cascada y suministra
aproximadamente el 13% de la energía consumida en el país, lo que
representa 301 MW de energía pura, limpia y renovable.

Con la generación de energía por medio de la hidroeléctrica, se dejó de


emitir: 128,000 tCO2, que equivale a eliminar del ambiente lo contaminado
anualmente por 500 mil carros, el consumo de energía de 123 mil casas y
como si se hubiera reforestado con más de 4 millón de árboles o más de 3
mil 700 campos de fútbol.

“Renace trabaja constantemente en la generación de energía limpia y


renovable. Implementa Programas Medioambientales que velan el cuidado
de la biodiversidad y la protección y restauración de los ecosistemas”,
según indica Mérida.