Está en la página 1de 2

Casa de la Cascada / Frank Lloyd Wright

Arquitecto: Frank Lloyd Wright


Ubicación: 1491 Mill Run Rd, Mill Run, PA 15464, Estados Unidos
Año del proyecto: 1939

 En Mill Run , Pennsylvania en la reserva natural de Bear Run, donde una corriente fluye a 1298 pies
sobre el nivel del mar y de repente rompe a caer a los 30 pies, Frank Lloyd Wright diseñó una casa
extraordinaria conocida como la cascada que redefinió la relación entre el hombre, la arquitectura y
naturaleza. La casa fue construida como una casa de fin de semana para los propietarios de Edgar
Kaufmann, su esposa y su hijo, quien desarrolló una amistad con a través de su hijo, que estaba
estudiando en la escuela de Wright, el Taliesin. 

Plantas Arquitectónicas

{
Elevaciones

Imá
genes del interior

Estructura. Gran parte de la casa está en voladizo, situado encima del arroyo. Los ingenieros de
Wright no confiaron en que esa estructura fuese a aguantar y aconsejaron a Wright que rectificara. El
orgullo de este arquitecto le permitió ceder poniendo únicamente unas piezas metálicas que sostienen al
voladizo, el cual aun sigue en pié después de sufrir los efectos de un tornado. La casa, de dos plantas, se
extiende horizontalmente con prominentes voladizos y terrazas, sin embargo hay un núcleo que crece
verticalmente, en el que está la chimenea. Tiene unas ventanas que se extienden verticalmente y que
pasan de una planta a otra, mostrando así los forjados. Éste núcleo vertical es el “corazón” de la Casa de
la Cascada.
En la cara norte de la casa, la opuesta a la que “vuela” sobre el arroyo, hay una serie de pérgolas a modo
de told
Los voladizos de la Casa de la Cascada aparte de marcar el plano horizontal de la misma eran un alarde
ingenieril que permitía acrecentar el ego del arquitecto. Ya durante la obra los asombrosos voladizos de
hormigón de las terrazas fueron punto de debate con el contratista que exigía su refuerzo con armados y
se resistía a retirar los encofrados de la estructura.
Las previsiones de Wright para la estructura, como la lógica fuera de alardes adelantaba, no fueron
acertadas; los grandes vuelos con parte de las tensiones transmitidas a muros, algunos sobre otros
voladizos.