Está en la página 1de 7

EL AUTOCONOCIMIENTO

El Autoconocimiento es un proceso por el que descubrimos lo que


somos. Para ello usamos la auto observación o introspección. Vemos
lo que ocurre en nuestro interior, es decir, conocemos nuestro
interior, nuestra subjetividad.

¿Qué se descubre?

a. Motivaciones: Que es lo que motiva mi accionar. Que es lo que me


impulsa a hacer las cosas que hago, las actividades que realizo cada
día, finalmente que le da sentido a mi vida. Me motiva hacer bien las
cosas, cumplir con lo que esperan de mí, el deseo de ganar.
a. Valores: Que considero adecuado para mi vida y para la sociedad.
Creo en la solidaridad, en la justicia, en el trabajo arduo.
b. Personalidad: ¿Que me suele gustar o disgustar? Me gusta las
actividades grupales o estar solo, me gusta la lectura, la música, etc.
c. Aptitudes y defectos.
Aptitudes: para qué soy bueno (soy bueno en matemáticas, para las
letras, para hacer amigos, en los deportes, etc.)
Defectos: en que no ando muy bien (soy un poco ocioso,
desordenado, malhumorado, impaciente)

Para que la autobservación sea eficaz debemos ver las cosas


objetivamente, como si no estuviéramos viéndonos a nosotros
mismos, sino a otro, como si nos viéramos a distancia.

LA AUTOESTIMA

En cierta ocasión en un jardín de infantes, el matón de la clase, que


era mayor en edad y en contextura física se entretuvo en derrumbar
las construcciones que iban haciendo los demás niños con sus cubos.
Otro niño llamado John estaba muy ocupado en construir una torre lo
más alta posible, cuando el matón se le acercó. En cuanto lo vio, John
de inmediato comprendió sus intenciones y le dijo:
-¡Qué grande y fuerte que eres! Ojalá yo fuese tan fuerte como tú.
-Te apuesto a que tengo más fuerza que nadie -respondió el matón-.
Si quiero, puedo tirar abajo tu torre y hacerte llorar.
-Espero que no lo hagas -contestó John-. Ya llegué muy alto, y quiero
que mi torre llegue hasta el cielo.
El matón lanzó una carcajada, y con un fuerte puntapié hizo volar los
cubos por el aire.
- ¿No te dije que podía derrumbar tu torre? dijo riendo
Todos pensaron que John se iba a echar a llorar, o que amenazaría
con contárselo a la maestra. En cambio, el pequeño también se echó
a reír, y dijo:
-¡Qué patada que le diste! ¡Los cubos volaron por todo el salón!
Después de reírse juntos un rato, John volvió a elogiar la fuerza de su
'enemigo' y lo invitó a jugar con él. Los dos niños se sentaron juntos
y al poco tiempo se los veía ensimismados en la construcción de una
torre. Pero no sólo eso: John, el pequeñito, era quien dirigía el juego
y cuando le pedía a su compañero que le alcanzara alguno de los
cubos que habían volado por el cuarto, éste iba corriendo a traérselo.

John es una persona segura de sí misma, miren con qué valor


enfrenta una situación difícil. Y además lo hace de forma positiva y
optimista. Finalmente, vean de qué manera tan especial se hace
respetar. El comportamiento de John muestra a una persona con gran
autoestima: segura, asertiva y que se respeta a sí misma. ¿Porque
una persona muestra estos rasgos? Porque ha hecho una evaluación
de sí misma que lo ha hecho sentir valioso.

La autoestima es el juicio que hace uno de su propia valía y el


sentimiento que ese juicio le produce. Si el juicio es positivo se
genera un sentimiento positivo hacia sí mismo, sino un sentimiento
negativo o baja autoestima.
Para hacer ese juicio se debe uno evaluar. ¿En base a qué?
Al principio en base a las señales que nos mandan la gente de
nuestro entorno. Efectivamente, son los demás los que nos van
dando señales sobre lo que piensan o sienten por nosotros; a veces
nos lo dicen directamente, por ejemplo, tu madre que te elogia
cuando sacas una buena nota. Pero la mayoría de veces en la forma
como nos tratan: si se preocupa por ti, por ejemplo, les prepara su
desayuno al salir o su loncherita, si estas abrigado cuando sales, te
espera con el almuerzo servido, se desvela esperándote cuando sales
a una fiesta, etc. O tus amigos, ¿te guardan sitio? ¿Te llaman cuando
faltas? ¿Te prestan cuaderno cuando faltas? ¿Te acompañan a tu
paradero cuando es tarde? ¿Hacen eso? No, entonces ¡qué haces con
ellos!

Fuente de autoestima

1. Los padres.

2. Los otros significativos: la gente que no es tu familia y que


también es importante para ti: tus amigos, maestros, tu pareja, tus
jefes.
3. La observación que haces de ti mismo. La autoobservación.
Finalmente uno se crea una percepción de sí mismo, que puede ser
realista o distorsionada. Justamente las distorsiones en la
autobservación son las que explican como algunas personas que
tienen grandes cualidades se sienten menos, y también como otras
se quieren mucho a pesar de que sus defectos pueden ser varios.

Vamos a ver tres clases de autoestima:

a. BAJA:

Características:

Área afectiva:
- Que siente: sobre sí mismo: se siente inferior.
Hacia los demás: desconfianza y temor.
- Depresivo: tendencia a sentirse triste y sin ánimo.

Área relacional: como se relaciona con los demás.

- Es muy influenciable por lo que piensan los demás.


- Es Hipersensible a la crítica: cuando lo critican se amarga, se
deprime, se siente mal.
- Labilidad emocional, cambia constantemente de ánimo.

Área cognitiva:
- Se cree inapropiado para la vida: considera que no cuenta con las
habilidades necesarias para valerse por sí mismo. Dice “que no sirve
para nada, nada le sale bien”. O cree que nadie lo quiere y que su
existencia en el mundo es innecesaria: “si dejo de existir nadie me va
a extrañar. Es mejor esta muerto que vivo, soy una carga para mi
familia”.

Área Conductual: puede mostrar dos tipos de reacciones extremas:


-se aísla y se muestra pasivo: no responde cuando es agredido, se
deja vencer sin luchar, dice que ha nacido para perder.
-se comporta de manera agresiva: cree que la gente que le hace ver
sus defectos le tiene cólera y esta siempre a la defensiva.

b. Exagerada

- Agranda sus virtudes. “soy el que más trabaja aquí”. Se cree


infalible y no reconoce sus errores: “yo no he explicado mal, sino que
Uds. no entienden”. “Yo nunca me equivoco, así que Uds. me han
puesto nervioso”.
- Es intolerante a las críticas: “me critican porque me envidian”
- Es narcisista, cree que él es la persona más importante en el
universo y por eso cree que deben cumplirse siempre sus deseos. “No
tengo porque explicar nada, solo acepten lo que yo diga porque soy
mejor que Uds.”
Cuando lo anterior no se cumple, se sienten incomprendidos, y se
deprimen. “esta gente no está a mi nivel, en nada me ayudan. Siento
que estoy peleando solo”

c. Adecuada

- Tienen una actitud positiva: creen que las cosas saldrán bien.
- Confía en su eficacia: cree que va a hacer bien las cosas. “he
estudiado a conciencia, así que sacare buena nota”

Como se llega a la autoestima:

1. AUTOCONOCIMIENTO: saber lo que sucede en mi interior.


2. AUTOCONCEPTO: luego de ver en nuestro interior, llegamos a
una serie de conclusiones en las que definimos que somos.
3. AUTOEVALUACION: Capacidad de evaluar si lo que nos ha
sucedido es bueno o malo; y si esos acontecimientos me ayudaran a
crecer y aprender.
4. AUTOACEPTACIÓN: aceptar lo que uno es, cuales son sus
virtudes y defectos. Definitivamente la persona tiene que quererse a
pesar de que este descontento con si mismo, esta bien sentirse um
poco mal por los defectos que se tiene o los fracasos que se ha
sufrido, pero siempre debe quedar un orgullo propio porque sino nos
abatiremos y no vamos a querer hacer algo para superarnos.
Debemos sentir un amor incondicional a nosotros mismos.
5. AUTORESPETO: respetar y hacer respetar nuestros gustos,
deseos, valores y aspiraciones.

COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS

Para Daniel Goleman una habilidad muy importante es llevarse bien


con los demás, es decir, manejarse bien en las relaciones sociales.
Esta es llamada Competencia Social y está formada por:

1. La Empatía: es la capacidad de detectar las sutiles señales


sociales que indican lo que otros necesitan y quieren. Tienen una
especie de radar o escáner emocional: “leen” tus emociones sin que
tu le digas nada. Pero la persona empática es también sensible a los
demás: cuando otra persona tiene un problema, se muestra
preocupado y además te ayuda. Estas personas se vuelven seres
confiables y uno tiende a recurrir a ellos siempre.

2. Escucha activa: te hace saber de alguna manera que te entiende y


se preocupa por ti. Se entristece cuando te entristeces, se
entusiasma cuando le hablas de un éxito tuyo, se indigna cuando tú
sufres una injusticia. Su cara refleja como un espejo tus emociones.
Utiliza con frecuencia el parafraseo: repite con otras palabras lo que
le has dicho y te hace un resumen.

3. Expresión Constructiva:

Un día un conocido se encontró con el gran filósofo Sócrates y le dijo:


-¿Sabes lo que escuché acerca de tu amigo?
- Espera un minuto - replicó Sócrates- Antes de decirme nada
quisiera que pasaras un pequeño examen. Yo lo llamo el examen del
triple filtro, filtrar tres veces lo que vas a decir”
- El primer filtro es la verdad. ¿Estás absolutamente seguro de que lo
que vas a decirme es cierto?
- No - dijo el hombre- realmente solo escuché sobre eso y...
- Entonces realmente no sabes si es cierto o no
- Ahora permíteme aplicar el segundo filtro, el filtro de la bondad. ¿Es
algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo?
- No, por el contrario...
- Entonces, deseas decirme algo malo sobre él, pero no estás seguro
de que sea cierto.
- Pero podría querer escucharlo porque queda un filtro: el filtro de la
utilidad. ¿Me servirá de algo saber lo que vas a decirme de mi amigo?

- No, la verdad que no.


- Bien -concluyó Sócrates -si lo que deseas decirme no es cierto, ni
bueno, e incluso no es útil... ¿para qué querría saberlo?

En esta historia Sócrates le enseña a esa persona lo que es tener una


expresión constructiva. La expresión constructiva corresponde al
estilo de comunicación llamado Asertivo: Piensa bien lo que va a
decir. Sabe comunicar sus emociones. Sus emociones suelen ser
positivas. Además, una persona asertiva hace que respeten sus
opiniones y emociones. Es también honesta porque te va decir lo que
piensa a si no te guste.

Este estilo de comunicación se distingue de otros:

a. Pasivo: evita expresar su opinión y se pliega a lo que dicen los


demás.
b. Agresivo: usa insultos y agresiones para conseguir lo que desea.
“Esto se hace como yo digo. No se metan conmigo, van a salir
perdiendo”
c. Pasivo agresivo: parecen aceptar lo que otros dicen pero cuando
se le presenta la oportunidad de resistirse, no la desaprovecha.
Clásica de esta actitud es cuando le exigen dar algo que no quiere
dar, la hace larga, se demora. O te saca en cara algo que ha hecho
por ti.
AUTOCONTROL EMOCIONAL

Es la capacidad de tomar control sobre las propias emociones.

1. Autodominio o autocontrol: a un grupo de niños de cuatro años se


les hizo la siguiente proposición: se les puso al frente un chocolate,
podían cogerlo en ese momento pero si esperaban a que regresara el
experimentador, recibirían dos chocolates. Un grupo de niños no
espero ni un segundo y cogieron inmediatamente los chocolates. Sin
embargo, otros niños fueron capaces de esperar los interminables 15
o 20 minutos que el experimentador tardo en regresar. Era
conmovedor lo que hicieron los niños para aguantar: se taparon los
ojos para no ver la fuente de tentación, hablaron solos, cantaron,
jugaron con sus manos y pies, e incluso apoyaron su cabeza contra la
mesa y trataron de dormir. Estos valientes niños consiguieron la
recompensa de los dos chocolates. Doce años más tarde se observó a
esos niños durante la adolescencia. Los que habían resistido a la
prueba, eran seguros de sí mismos y capaces de enfrentarse a las
frustraciones de la vida. Los niños que resistieron la tentación saben
controlar sus deseos, dirigen sus propias emociones hacia un objetivo
y aguantan todo el tiempo necesario hasta que la recompensa llegue.
También, no dejarse llevar por la emoción del momento
especialmente cuando esta es negativa.

2.Escrupulosidad: es tener escrúpulos, es decir asumir la


responsabilidad cuando se ha hecho algo malo, no permitirse
excusas.

También podría gustarte