Está en la página 1de 2

Crístal Alejandra Girón Medina 3010-16-16848

Trastornos del control de impulsos y de la conducta

 Los trastornos disruptivos, del control de los impulsos y de la conducta incluyen afecciones que
se manifiestan con problemas en el autocontrol del comportamiento y las emociones. Mientras
que otros trastornos del DSM-5 pueden tratar sobre problemas de la regulación del
comportamiento y las emociones.
 Los trastornos de ésta categoría, son singulares en el sentido de que se traducen en conductas
que violan los derechos de los demás (p. ej., agresión, destrucción de la propiedad) o llevan al
individuo a conflictos importantes frente a las normas de la sociedad o las figuras de autoridad.
Las causas que subyacen en los problemas del autocontrol del comportamiento y las emociones
pueden variar sustancialmente dentro de los trastornos de ésta categoría y entre los individuos
de una misma categoría diagnóstica.
 Los trastornos disruptivos, del control de los impulsos y de la conducta tienden a iniciarse en la
infancia o en la adolescencia y se dan más en el sexo masculino que en el femenino, aunque el
grado relativo de predominancia del sexo masculino puede diferir entre los trastornos y según la
edad, dentro del mismo trastorno.
 Son trastornos de gran complejidad y diversidad, en el que los niños y adolescentes muestran
conductas destructivas, negativas y antisociales que suelen causar problemas en su entorno
(padres, hermanos, profesores, adultos e iguales). Conductas problemáticas como peleas,
mentiras, destrucción de propiedades o no cumplimiento de normas son habituales en el día a
día de estos niños y adolescentes que son llevadas al extremo.

Los signos y síntomas que marcan estos trastornos, se pueden categorizar en tres grupos diferentes:
Síntomas y signos
Conductuales Cognitivos Psicosociales
Aislamiento social Problemas de concentración. Falta de empatía.
Comportamientos de acoso hacia otras Sentimientos frecuentes de frustración. Falta de remordimiento.
personas. Deterioro de la memoria. Sentimiento de grandiosidad.
Tendencia a las conductas negativas. Incapacidad o problemas para Negatividad persistente.
Conductas de robo o hurto. reflexionar antes de hablar. Irritabilidad constante y persistente.
Destrucción o daños intencionales a la Dificultades para resolver problemas. Baja autoestima
propiedad ajena, pública o privada.
Tendencia a culpabilizar a los demás.
Desafiar activamente la autoridad.
Negativa a cumplir normas o reglas.
Muestras de crueldad con animales.
Tendencia a jugar con fuego.

¿Cuáles pueden ser las causas de éste tipo de conductas? Al igual que ocurre con los síntomas,
cada trastorno de la conducta disruptiva posee una serie de causas propias. Sin embargo, sí existen
una serie de factores de riesgo que favorecen la aparición y desarrollo de estas conductas
disruptivas. Entre ellos encontramos:

 Exposición a la violencia.
 Antecedentes familiares de enfermedad mental o abuso de sustancias.
 Violencia doméstica.
 Sufrimiento de abuso y/o negligencia.
 Crianza deficiente o inconsistente.
Crístal Alejandra Girón Medina 3010-16-16848
Trastorno negativista desafiante Trastorno explosivo intermitente Trastorno de conducta
El trastorno negativista desafiante se define por la Esta alteración de la conducta se trata de un El trastorno de conducta se trata de una versión más
aparición en el niño de un patrón de comportamientos trastorno psicológico en el que la persona grave del trastorno negativista desafiante. Definido
negativistas, desafiantes, desobedientes y hostiles hacia manifiesta un patrón aleatorio de respuestas por el propio DSM como un patrón de conducta
figuras de autoridad. conductuales disruptivas, agresivas y repetitivo y persistente en el que la persona viola los
Un niño con TND puede discutir constantemente con los desproporcionadas. En la mayoría de los casos, son derechos básicos de otros, así como las principales
adultos, perder el control de sus emociones muy estas causadas o provocadas por un motivo normas sociales vinculadas a la edad del sujeto.
fácilmente, negarse a seguir las reglas, molestar concreto, ni sin una finalidad aparente; llegando a Este desorden puede llegar a involucrar agresiones
continuamente a los demás y comportarse de manera ocasionar daños y perjuicios severos en el entorno serias hacia las personas o el daño a animales,
enfadada, resentida y vengativa. En estos casos es muy social de la persona y en ella misma. destrucción deliberada de la propiedad o vandalismo,
habitual que el niño provoque constantes conflictos y robos, faltar a las clases e intentar pasar por alto las
situaciones disciplinarias tanto en la escuela como en normas sociales sin ser atrapado.
casa. De acuerdo con Morrison, (2015, p. 381) guía para el
En una gran proporción de casos, sin un diagnósticos y diagnóstico clínico 1a edición “Incluso desde los 2
tratamiento temprano, los síntomas del trastorno años de edad, los varones por lo general
negativista desafiante empeoran con el tiempo y en muestran un comportamiento más agresivo que
ocasiones, se convierten en lo suficientemente graves las niñas.”1
como para desencadenar un diagnóstico de trastorno de
la conducta.

Trastorno de personalidad antisocial Piromanía Cleptomanía


En este caso, el cuadro clínico es muy similar al del trastorno Conocidos popularmente como pirómanos, Uno de los principales síntomas de los trastornos
de conducta, pero con el requisito de que solamente puede estos sujetos muestran conductas que se disruptivos, es la cleptomanía. En ella, la persona
ser diagnosticado en mayores de 15 años. Además de las distinguen por la reiteración de actos o manifiesta una conducta reiterada de hurto o de
conductas que aparecen en el diagnóstico anterior, el tentativas de provocar incendios o prender apropiación de lo ajeno. Lo que distingue este
trastorno de personalidad antisocial también encontramos fuego, sin un objetivo o motivación aparente, trastorno del acto de robar habitual es que la persona
otras conductas disruptivas como tanto a la propiedad ajena como a cualquier tipo no busca enriquecerse o conseguir bienes materiales,
Falta de adaptación a las normas sociales y a la legalidad, de objeto. sino que el momento del robo es en sí mismo una
impulsividad, incapacidad de adquirir responsabilidades, finalidad.
despreocupación por la propia seguridad o la de los demás.
Morrison, (2015, p.384) indica “Al final del camino que con
frecuencia conecta al TND y el TC se encuentra el TPA, que es
más o menos la culminación del comportamiento agresivo y
destructivo que pone a toda la sociedad
en contra de estos pacientes—a quienes pronto se comienza
a denominar perpetradores.”

1
Morrison James, 2015 DSM-5 : guía para el diagnóstico clínico 1a edición