Está en la página 1de 4

La receta de MI ABUELITA para

Adelgazar rápidamente
Las abuelas son expertas en cuanto a usar la naturaleza a su favor. Ellas conocen todo tipo
de plantas y recetas que pueden ayudarnos a perder peso realmente rápido. No existe
mejor persona en el mundo y que nos pueda asesorar tan bien en cuanto a recetas
naturales que nuestra propia abuela.

La receta de la abuela para Adelgazar rápidamente

Hoy te traemos este excelente artículo de como bajar peso realmente rápido, con una
receta que nos compartió la abuela, reducirá rápidamente tu vientre y lucirás fabulosa
como siempre lo has soñado, a continuación sigue los paso para que sepas todo lo que
necesitas para preparar esta excelente receta.

El abdomen suele ser una parte problemática para bajar de peso, la zona abdominal tiende
ser la zona de nuestro cuerpo que acumula más grasa, y esto es mucho más frecuente aun
en las mujeres, para lograr un figura más torneada y acabar de una vez con esos depósitos
adiposo y la odiada retención de líquidos ocupas los siguientes ingredientes.

 Un limón
 Dos litros de agua
 Una rama de menta
 Una raíz de jengibre
 Un limón

Pasos para preparar el batido:

 Lava bien los ingredientes, es indispensable que estén sin ninguna impureza.
 Después pela el pepino y córtalo en rodajas
 Pela el limón y el jengibre y córtalo en rodajas o cuadros.
 Hervir el agua
 Cuando el agua esté hervida colocarla en un envase y agregar la rama de menta
 Colocamos los demás ingredientes ya pelados y picados
 En el recipiente mezclamos ellas rodajas de pepino, el limón y el jengibre
 Luego dejar reposar de dos a tres horas
 Cuando esté temperatura ambiente refrigerar.

Recuerda consumir esta bebida en ayunas te ayudará a bajar de peso realmente rápido.
También debes consumirla después de cada comida y una toma antes de ir a la cama.

Esta bebida es depurativa y ayudara a tu cuerpo a eliminar toxinas, mejora tu metabolismo


acelerando y haciendo que pierdas peso y grasa de manera más acelerada.
Recuerda que si este artículo te fue de utilidad no olvides compartirlo en tus redes sociales.

Como reducir de manera rápida la grasa de los lados con estos 3 pasos

La grasa a los lados puede ser una de las razones de baja autoestima, inferioridad, entre
otros.

Esta situación suele complicar más a las mujeres que a los hombres, pues estas se fijan
mas en su imagen mil y un métodos caseros dependen de nuestro metabolismo si éste
procesa rápido o lento, no todos los alimentos puede hacernos bajar de peso inmediato.

3 sencillos pasos para obtener una mejor figura.

Método 1: Vientre plano


Esta grasa no se desaparecerá si haces puro ejercicios a diario, sino también debes incluir
en tu rutina una dieta para la eliminación de la grasa acumulada.

Método 2: Eliminación de la grasa


Puedes ignorar a los entrenadores que te ofrecen eliminarla en un dos por tres y ésto es
imposible, se debe tener una rutina para todo el cuerpo, un entrenamiento con
cardiovascular unos 6 días a la semana.

Método 3: Fortalecimiento de músculos.


Organiza tu rutina de ejercicios de cardiovasculares, debes realizar uno cada día por unos
30 minutos para un mejor resultado, puedes realizar pilates, este ejercicio incluye a todas
las partes del cuerpo, realiza lagartijas colócate en el piso de forma recta y apoyando tus
manos o codos en el piso haz una serie de 10 por 3 minutos.

Realiza abdominales oblicuos de la anterior foto, intenta esta posición con una serie de 20
de cada lado por unos 20 minutos. Acompaña esta increíble rutina con frutas, agua, los
alimentos bajos en grasa, aumenta cada serie con más tiempo siempre y cuando te sientas
capacitado. Debes ser estricto con esta rutina y mantener un rendimiento con las comidas.

Al detalle:

Método 1 de 3: Dieta del vientre saludable

Comprende la importancia de la dieta en tu esfuerzo por perder grasa abdominal. La


mayoría de los expertos están de acuerdo que es el 90 por ciento de la solución para
reducir la grasa corporal total. Hacer sólo ejercicio no te funcionará.

Elije alimentos con un bajo índice glucémico. En otras palabras, no te acerques a las harinas
altamente procesadas, azúcar procesada y otros alimentos que tengan pocos nutrientes y
altas calorías.

Comprende cada comida con al menos 50 por ciento de frutas y verduras.

Come grasas saludables monoinsaturadas. Las grasas en el aceite de oliva, aguacate,


nueces, semillas y muchos otros granos enteros en realidad ayudan a perder grasa en el
vientre. Síguete sirviendo porciones relativamente pequeñas, pero cómelas en cada
comida.
Come productos lácteos bajos en grasa diariamente. El alto valor proteico del yogurt griego
bajo en grasas es una excelente opción para mejorar tu pérdida de peso. Reemplaza otro
aperitivo con 113.4 a 170.1 g (4 a 6 oz) de yogurt bajo en azúcar con fruta.

Bebe 2 a 3 L de agua por día. Esto es 8 a 12 vasos de 236.58 mL (8 oz) de agua, té verde,
café u otras bebidas saludables bajas en calorías. La soda, jugo de frutas o bebidas lácteas
no deben contar, por lo tanto reduce tu consumo de calorías líquidas.

Logra reducir tu consumo de calorías en un 10 a 25 por ciento cada día. No es necesario


que cortes todas las grasas o hidratos de carbono, pero tendrás que disminuir el tamaño de
las porciones para un máximo impacto.

Método 2 de 3: Quema la grasa del vientre

Ignora a los entrenadores o programas que pretendan atacar una sola área del cuerpo. Si
tienes una gran capa de grasa lateral, necesitas quemar grasa en todo tu cuerpo con el fin
de reducir tal área.

Planea un entrenamiento cardiovascular 5 días por semana. Cada sesión de ejercicio debe
durar por lo menos 30 minutos o 1 hora para una pérdida de peso rápida.

Incorpora un entrenamiento a intervalos de alta intensidad. No importa qué ejercicio


cardiovascular hagas, mezclando períodos de mediana intensidad con carreras de 1 a 4
minutos de alta intensidad te harán quemar toda la grasa corporal.

Prueba la confusión muscular. Utiliza métodos de entrenamiento cardiovascular diferentes


para aumentar la quema de grasa. Trata de hacer ejercicios militares, correr, ciclismo,
natación, remo, yoga y usar la máquina elíptica.
Haciendo diferentes ejercicios también te puede ayudar a evitar lesiones o sobre-
entrenamiento. También tonificarás los músculos subyacentes en todo tu cuerpo, en lugar
de centrarte sólo en las piernas.

Método 3 de 3: Fortalece los músculos oblicuos

Busca hacer ejercicios de fuerza durante 30 minutos cada día. A medida que reduces la
grasa corporal total con ejercicios cardiovasculares, es necesario que aumentes la fuerza en
tus músculos que se encuentran debajo de la grasa.
Ten en cuenta que cuanto más músculo construyas, más rápido disminuirás la grasa
corporal total. Los músculos queman grasa más eficientemente, y el proceso de
levantamiento de pesas o hacer ejercicios de fortalecimiento aumenta tu metabolismo.

Prueba con Pilates. Las clases centran en el fortalecimiento de los músculos profundos
abdominales, tales como los oblicuos y el abdominal transversal. Aprender a reconocer y
enfocar estos músculos aumentará la eficacia de tu entrenamiento.

Haz planchas. Colócate en posición de lagartija con tu cuerpo formando una línea recta
desde los tobillos a los hombros. Mantén esta posición, mientras te sostienes en tus manos
o codos durante 30 segundos a 3 minutos.

Haz planchas laterales. Pon tu peso corporal en el brazo derecho mientras estás en la
posición de plancha. Gira tu cuerpo hasta que tu peso descanse sobre tu brazo derecho o el
codo y el pie derecho.
Asegúrate de que formes una línea recta desde el pie hasta la cima de tu cabeza. No
permitas que tu cuerpo se hunda en la articulación del hombro. Mantén la posición durante
30 segundos a 2 minutos. Cambia de lado y repite.

Haz fondos de plancha lateral. En tu posición de plancha lateral baja ligeramente la cadera
y elévala. Haz 10 series de fondos, luego cambia de lado.

Haz giros rusos. Siéntate en el suelo con las rodillas dobladas delante de ti. Levanta la
cadera y pliega tus piernas ligeramente, creando la sensación de que tus abdominales
tienen que trabajar duro para que permanezcas sentado.
Toma una pelota pequeña o botella de agua. Inclínate hacia atrás. Tuércete desde la cintura
hasta que la pelota casi toque el suelo a un costado de tu cadera. Vuelve al centro y gira al
otro lado. Muévete lentamente y deliberadamente, haciendo 2 series de 20 repeticiones.

Haz abdominales oblicuos. Ponte de espaldas con los pies en una posición de mesa,
formando un ángulo de 90 grados. Coloca tus brazos detrás de la cabeza y levanta el pecho
del suelo usando sólo los abdominales.
Manteniendo los codos abiertos al nivel de tu cabeza, levántate y gira como si trataras de
que tu codo derecho tocará tu rodilla izquierda. Esto será imposible cuando inicies el
ejercicio, así que simplemente gira y elévate lo más que puedas. Repite 20 veces en cada
lado.

Haz elevaciones de rodillas Colócate en el suelo en la posición de plancha. Levanta la rodilla


derecha hacia adelante tan lejos como puedas, como si quisieras que tu rodilla toque tu
codo.
Regrésala y repite el procedimiento en el lado opuesto. Haz un conjunto de 10 elevaciones
de rodilla en cada lado.
Haz otra serie con la rodilla derecha torciéndola en diagonal hacia tu brazo izquierdo. Haz
10 elevaciones de rodilla laterales en cada lado.

Haz nadadores. Colócate boca abajo con los brazos y piernas pegados directamente por
encima y por debajo de tu tronco. Levanta tu pierna izquierda y el brazo derecho durante 3
segundos, luego bájalos y levanta tu pierna derecha y el brazo izquierdo.

Nada 10 veces lentamente en cada lado. Luego, aumenta la velocidad y agita tus brazos y
piernas durante 30 segundos

Cosas que necesitarás:

 Alimentos con un bajo índice glucémico.


 Frutas.
 Grasas monoinsaturadas.
 Agua.
 Productos lácteos bajos en grasa.
 Intervalos de alta intensidad.
 Ejercicios cardiovasculares variados.
 Tapete de ejercicios.
 Zapatos de apoyo.
 Pilates.
 Ejercicios para el fortalecimiento de los oblicuos.