Está en la página 1de 8

Biblioteca Lazos de Fe

Guión Litúrgico
- Celebración de la Palabra -
en Ausencia del Sacerdote
La Celebración de la Palabra, como acción litúrgica, tal
como su nombre lo determina concentra su atención
en la digna proclamación de la Palabra de Dios en la
Asamblea de Fieles reunidos en respetuosa y atenta
oración y escucha.

La Celebración de la Palabra en sí misma es una


acción que propicia la gracia de Dios y que
efectivamente es recibida por quienes participan de
ésta.

En ningún momento la Celebración de la Palabra ha


de ser tenida como una celebración de menor valor, ya
que, aunque en ella no se consagren las especies de
pan y vino, el Señor se manifiesta a través de la
Palabra que es anunciada y compartida y que ocupa la
centralidad de esta acción litúrgica.

La Celebración de la Palabra no de ser menospreciada,

A manera de Introducción
o tenida su participación en ella como algo de menor
valor litúrgico. Por tanto ha de ser preparada con
tanto o mayor esmero con el que se prepara la Santa
Misa.

P. Yerko Reyes B
Los Si de la Celebración de la Palabra
o SI se toman las oraciones y las lecturas del

Los Si y los No
domingo correspondiente.
o SI se realiza una explicación de las lecturas.
o SI se expone el santísimo antes del Padre
Nuestro.
o SI se realiza el saludo de la Paz.

Es muy importante que consideremos estas cosas antes de realizar la celebración,


además tengamos presente que: el ministro que preside la celebración es uno entre
iguales, por lo tanto no es aquel que por sus méritos ha alcanzado el cargo de ser
ministro, sino más bien es aquel que por gracia de Dios presta el servicio del
ministerio eucarístico.

Los No de la Celebración de la Palabra


o NO se realiza la presentación de los dones de
Pan y Vino.
o NO se reza la Plegaria Eucarística.
o NO se hacen saludos como: “El Señor este con
ustedes”.
o No se extienden los brazos para las oraciones.
o NO se hace la bendición de despedida.
o NO se usa la sede presidencial.
o NO se usará el altar para presidir la
celebración.

La persona que dirige la Celebración de la Palabra no ha de utilizar ningún tipo de


vestimenta litúrgica, más si ha de mantener el decoro necesario en su vestuario.
Solo utilizarán la vestimenta litúrgica aquellas personas que hayan recibido un
ministerio dentro de la Iglesia: Acolitado o Diaconado. En tal efecto utilizaran el
propio a su ministerio u orden.
Ritos Iniciales
Si la Celebración se efectúa dentro de un Templo o Capilla, todo esto se realiza desde el
Ambón, nunca desde el Altar.

T/. Canto de Entrada

D/. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

T/. Amén

D/. El Señor, que dirige nuestros corazones para que le amemos, esté con todos
nosotros.

T/. Amen

D/. Bendigamos al Señor porque nos ha reunido nuevamente a celebrarlo en su


Palabra y en su Cuerpo y nos permite crecer cada día en amor a Él y a los
hermanos.

Ahora, para celebrar con dignidad el misterio que Dios comparte con nosotros
por medio de su Palabra, reconozcamos, hermanos, humildemente, y con
corazón arrepentido, nuestros pecados.

Se hace un breve silencio

Luego del silencio, si se cree oportuno se recita el Yo pecador. También bien puede
utilizarse la siguiente fórmula del Acto Penitencial.

D/. Por nuestras faltas de Fe. Señor ten piedad de nosotros.

Celebración de la Palabra
T/. Señor, ten piedad de nosotros.

D/. Por nuestras faltas de Esperanza. Cristo, ten piedad de nosotros.

T/. Cristo, ten piedad de nosotros.

D/. Por nuestras faltas de Amor. Señor, ten piedad de nosotros.

T/. Señor, ten piedad de nosotros

D/. El Señor Todopoderoso, tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros


pecados y nos lleve a la vida eterna.

T/. Amén.

Se pueden utilizar otras fórmulas del Misal.


D/. Oremos.

Se hace la oración colecta del domingo correspondiente desde el Ambón. Si se cuenta


con un misal, se puede realizar la Oración Colecta propia del día.

T/. Amén.

Toda la asamblea se sienta y se introducen las lecturas.

Liturgia de la Palabra
o Primera Lectura.
o Salmo.
o Segunda Lectura (Si la hubiese)
o Aleluya. (Puede ser omitido o sustituido por el canto interleccional)
o Evangelio.

La persona que va a realizar la Lecutura del Evangelio no utiliza la fórmula: “El Señor
esté con ustedes”. Ni al final besa el Evangelio como lo hiciera un Sacerdote o Diácono.

D/. Escuchemos, hermanos, el Evangelio según San...

Luego procede a dar lectura al Evangelio y al final anuncia:

D/. Palabra del Señor.

T/. Gloria a Ti, Señor Jesús.

La persona encargada de hacer la reflexión a las lecturas se acerca y desde el ambón


hace su presentación o da lectura a algún texto previamente escogido, por ejemplo la
homilía de algún santo sobre el Evangelio que fue proclamado.
También pueda realizarse una reflexión compartida entre los participantes en la
Celebración o hacer un silencio meditativo y reflexivo.

D/. Confesemos todos nuestra fe rezando juntos el Credo.


T/. Creo en Dios...

D/. Presentemos todos juntos, por medio de Jesucristo, nuestro camino hacia el
Padre, todas nuestras intenciones.

Siguen las preces. Una vez terminadas las preces dice:


D/. Te damos gracias, Señor, porque escuchas las oraciones que te presentamos y
todas las que quedan en lo profundo de nuestro corazón, te pedimos que las
recibas de manos de María y por Jesucristo Nuestro Señor.
T/. Amén.
Rito de la Comunión
El ministro extiende el corporal sobre el altar, retira del Sagrario el copón con la
Eucaristía, lo deposita en el centro del altar y hace una genuflexión. Se puede hacer un
momento de Adoración.

Esta Adoración se puede hacer en silencio o a través de cantos eucarísticos apropiados.

D/. Como hijos que somos del mismo Padre y fieles a las enseñanzas de Jesús,
nos atrevemos a decir todos juntos:

T/. Padre Nuestro...

D/. Dios nos libra de todos los males si hacemos el esfuerzo de vivir en paz con
Él y con nuestros hermanos, con este pensamiento, nos damos fraternalmente la
Paz (o: Intercambiemos un saludo de la Paz).

Este momento puede ser acompañado por el canto de paz al cual sigue el canto del
Cordero de Dios.

El ministro abre el copón, hace una genuflexión y muestra el Pan Eucarístico a todos.

D/. Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo, felices nosotros,
los invitados a la mesa del Señor.

T/. Señor no soy digno...

Antes de comulgar el ministro dice:

D/. El cuerpo de Cristo nos guarde para la vida eterna.

T/. Amén

El ministro distribuye la Eucaristía.

D/. El cuerpo de Cristo.

T/. Amén.

Terminada la distribución de la Eucaristía, el ministro guarda la reserva en el Sagrario,


hace una genuflexión y vuelve a su lugar. Se guarda el silencio necesario para hacer
oración o su puede proponer hacer una oración de Acción de Gracias en común.
Rito de la Comunión
D/. Oremos:

Se hace la oración pos comunión del domingo correspondiente o la propia de la misa del
día.

D/. Pidamos todos juntos la bendición del Señor:

El ministro haciendo la señal de la cruz sobre sí mismo dice:

+ Que el Señor todopoderoso nos bendiga, nos libre de todo mal y nos lleve a la
vida eterna, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

T/. Amen.

D/. Podemos ir en la paz del Señor.

T/. Demos gracias a Dios.

T/. Canto Final


.