Está en la página 1de 8

Las dos bestias

13
1
Me paré sobre la arena del mar y vi subir del mar una bestia que tenía siete
cabezas y diez cuernos: en sus cuernos tenía diez diademas, y sobre sus
cabezas, nombres de blasfemia. 2La bestia que vi era semejante a un leopardo,
sus pies eran como de oso y su boca como boca de león. El dragón le dio su
poder, su trono y gran autoridad. 3Vi una de sus cabezas como herida de muerte,
pero su herida mortal fue sanada. Toda la tierra se maravilló en pos de la bestia, 4y
adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia,
diciendo: «¿Quién como la bestia y quién podrá luchar contra ella?»
5
También se le dio boca que hablaba arrogancias y blasfemias, y se le dio
autoridad para actuar por cuarenta y dos meses. 6Y abrió su boca para blasfemar
contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo y de los que habitan
en el cielo. 7Se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se
le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. 8La adoraron todos los
habitantes de la tierra cuyos nombres no estaban escritos desde el principio del
mundo en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado. 9Si alguno tiene oído,
oiga:
     10     «Si alguno lleva en cautividad,
a cautividad irá.
Si alguno mata a espada,
a espada será muerto».
Aquí está la perseverancia y la fe de los santos.

C.1 UBICAR EL CONTEXTO HISTORICO DEL TEXTO.

1. Autor: El apóstol Juan (1:4, 9; 22:8).


2. Fecha: Se dice que fue compuesto durante el reinado de Domiciano, hacia el
95 d.C.
3. Receptores: es un mensaje dirigido, en primer lugar, a iglesias concretas
(iglesias de Asia menor, provincia romana), a comunidades cristianas
contemporáneas del escritor.

4. Motivo: La literatura apocalíptica judía surge en circunstancias de gran


angustia, como cuando el pueblo se halla sometido al poder político y militar de
alguna nación extranjera. En este tipo de condiciones surge el apocalipsis, en
una época crítica, cuando Palestina estaba dominada por el imperio romano. Los
cristianos, quienes, con idéntica energía moral que los judíos, se oponían al
paganismo de Roma y a la religión estatal, expresada en el culto al emperador
divinizado. Este era un culto que, con carácter oficial y obligatorio, se celebraba en
altares y templos erigidos tanto en la capital del Imperio como en sus más lejanas
provincias. Al negarse los cristianos a tomar parte en aquellas ceremonias, se les
tuvo por enemigos de Roma y fueron perseguidos a muerte.

5. Propósito: El Apocalipsis es un escrito destinado a levantar y afianzar la moral


de los cristianos, inquietados sin duda de la persecución tan violenta contra la
Iglesia de la que eran partes: pero estos, estaban confiados de la palabra de
aliento y esperanza dicha por el Señor Jesucristo ¨…pero confiad, yo he vencido al
mundo¨ (Jn 16:33b).

C.2 EL CONTEXTO TEXTUAL

C.2.1 CONTEXTO ANTERIOR: Aparece dos señales en el cielo, una mujer


embarazada con dolores de parto y la de un dragón. Este procuró devorar el Hijo
de la mujer quien gobernaría las naciones, pero le fue arrebatado. La mujer huye
al desierto donde seria cuidada.
Mientras tanto en el cielo se lleva una batalla entre Miguel y sus ángeles contra el
dragón y sus ángeles, la identidad del dragón es Satanás, quienes son derrotados
y lanzados a la tierra.
Así pues el dragón al haber sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer al
desierto, pero esta escapó de él, inutilizado el dragón le declara la guerra a todos
aquellos que obedecen sus mandamientos de Dios y se mantienen firmes en el
testimonio de Jesús.

CONTEXTO POSTERIOR: Juan ve que de la tierra sube otra bestia que tenía
¨dos cuernos como de cordero pero hablaba como dragón¨ (13:11, NVI). Esta
segunda bestia hacia que la tierra y sus habitantes adorasen a la primera bestia,
haciendo así grandes prodigios por medio de los cuales los engañaba. Esta
ordena que hagan una imagen a la primera bestia y se le dio poder para darle vida
a la imagen para que hablara y matase a los que no la adorasen. Además logra
que a todos los habitantes sin excepción, se les pusiera una marca en la mano
derecha o en la frente, y quienes no la tengan no podrían comprar ni vender, esta
marca es el nombre de la bestia o el número de ese nombre (seiscientos sesenta
y seis).

C.3 DETERMINAR LA IMAGINERÍA APOCALIPTICA.

Subía del mar: Los hebreos no eran amantes del mar, temían a sus
profundidades que llamaban también “el abismo”, y en el Antiguo Testamento
vemos que era conocido como el hogar de los monstruos marinos como el
Leviatán lo que respalda una interpretación simbolica, Isaías 17:12 menciona a
naciones que braman como brama el mar; y Daniel 7:3 describe a cuatro bestias
que salen del mar, como referencia a la humanidad. Juan mismo interpreta el
término mar de manera simbólica en 17:15, donde el ángel le dijo, «Las aguas que
viste en las que estaba sentada la ramera, son los pueblos y las multitudes y
naciones y lenguas».

Una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos: en sus cuernos
tenía diez diademas, y sobre sus cabezas, nombres de blasfemia: El término
“bestia” es usado también en sentido figurado, especialmente en visiones
proféticas en las cuales aparece un animal de características fantásticas con una
significación simbólica. Daniel ve “cuatro bestias grandes, diferentes la una de la
otra” (Dn. 7:3, 17) que vienen a representar imperios, reyes y períodos históricos. .
En Apocalipsis se habla de dos bestias. Una sube del abismo (Ap 11.7; 17.8) o del
mar (Ap 13.1); es escarlata (Ap 17.3) y tiene siete cabezas y diez cuernos (Ap
17.7). Interpretes afirman que simboliza al Imperio Romano que persiguió a los
cristianos, y a veces al emperador que se presenta como Nerón. En sentido más
amplio simboliza a todo poder político que se opone a Dios.

En la literatura el empleo de los números siete y diez es muy común, donde


estos no deben entenderse en forma literal sino como una idea. De esta manera
por las escrituras entendemos que el número siete expresa totalidad o carácter
completo y así el número Diez es el número que, en el sistema decimal, indica lo
completo.

Homer Hailey también nos refiere el empleo de estas cifras de la bestia de 7


cabezas y 10 cuernos en la literatura apocalíptica:

“Es prudente entender los números siete y diez de manera


simbólica como representaciones de lo completo y de plenitud, y
aplicarlos a las fuerzas conjuntas de gobiernos del mundo que
persiguen a los santos en la tierra”.(Revelation: An Introduction and
Commentary, p. 283).

Sin embargo podemos encontrar en el pasaje de Daniel 7, una cuarta bestia


que posee 10 cuernos (Dn 7:7), cuyo significado es revelado en el versículo 24,
“Los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes…”. Asi
mismo pues el mismo Juan en el capítulo 17 nos revela :

“Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete
montes sobre los cuales se sienta la mujer, 10y son siete reyes. Cinco de ellos han
caído; uno es y el otro aún no ha venido, y cuando venga deberá durar breve
tiempo. 11La bestia que era y no es, es también el octavo, y es uno de los siete y
va a la perdición. 12Los diez cuernos que has visto son diez reyes que aún no han
recibido reino; pero recibirán autoridad como reyes por una hora, juntamente con
la bestia. 13Estos tienen un mismo propósito: entregarán su poder y autoridad a la
bestia.”
Ciertos intérpretes ven en los siete montes y las siete cabezas una serie de
gobiernos o imperios, como en el caso de las cuatro bestias de Dn 7 (cf. Dn 7.17).
De ser así, reanudando al significado simbólico de este número, podría
representar la totalidad de los poderes del mundo. Así que, los números, las
cabezas, los cuernos y las coronas, todos juntos ejemplificarían una fuerza
tremenda que nadie debería tomar a la ligera.

En sus cuernos tenía diez diademas, y sobre sus cabezas, nombres de


blasfemia. Las diademas eran el ornato regio para la cabeza y se usaba
especialmente de la banda azul marcada con blanco, usada para ligar el turbante
o la tiara de los reyes de Persia. Entre los griegos y romanos era la marca
distintiva de condición majestuosa y regia. Esta palabra se usa en Ap 12.3; 13.1;
19.12, simbolizando en todos estos pasajes, respectivamente, el gobierno del
Dragón, de la Bestia y de Cristo.

El término nombres blasfemos que aparece en las siete cabezas de la


bestia puede apuntar a un eslogan, lema o declaración que ha adoptado un
gobierno. En tiempo de Juan, César era reverenciado como dominus et deus
(señor y dios), que ningún cristiano podía confesar. Para el cristiano, sólo Jesús
era Señor y Dios (1 Co. 12:3). Otros gobiernos han dado a conocer sus
enseñanzas anticristianas con diversos eslóganes; por ejemplo, durante la
revolución francesa se le daba importancia blasfema al eslogan ni Dieu ni maître
(ni Dios ni maestro). Blasfemar es ridiculizar todo lo que es santo.

La bestia que vi era semejante a un leopardo, sus pies eran como de


oso y su boca como boca de león.

El autor de Apocalipsis recurre a Daniel 7. Este versículo también se origina


en ese capítulo. En él Daniel describe a cuatro bestias, de las cuales tres tienen
nombre (león, oso, leopardo, vv. 4–6) y la cuarta se describe como horripilante (v.
7). Estas bestias describen cuatro imperios mundiales sucesivos: Neo-Babilónico,
Medo-Persa, Grecia y Roma. Pero Juan los combina en una sola bestia para
indicar todos los poderes mundiales hostiles a Jesucristo. De eta manera la
representación del leopardo, conocido por acosar a su presa, su enorme rapidez
para capturarla y la velocidad con que lanza el zarpazo mortal. El segundo cuadro
es el del oso, que con sus poderosas pezuñas puede destrozar a su víctima. Y
tercero, la boca del león simboliza la crueldad con que mata y devora a animales
salvajes. Los tres cuadros de estas bestias son una representación de fuerza,
velocidad y brutalidad.

El dragón le dio su poder, su trono y gran autoridad. El dragón el cual


ya sido identificado como Satanás, siendo este el guiador detrás de la bestia, le
concede poder y dominio a esta, siendo entonces esta un colaborador de Satanás.
Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal
fue sanada. El texto no nos dice el causante de la herida mortal, sin embargo nos
recuerda el pasaje de las Escrituras en donde Dios pronunció una maldición sobre
la serpiente en el jardín del Edén, por la cual la simiente de la mujer aplastaría su
cabeza (Gn. 3:15). Podemos observar en la literatura apocalíptica los diversos
paralelismos a manera de contrastes entre Cristo y la bestia, así pues vemos al
cordero que fue inmolado (5:6,9) y esta bestia con una cabeza que ha sido herida
de muerte y sanada, resaltando el hecho de que fue herida y revivió (v.14).

Toda la tierra se maravilló en pos de la bestia, 4y adoraron al dragón que


había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: «¿Quién
como la bestia y quién podrá luchar contra ella?»
Juan manifiesta que la adoración a la bestia es la misma adoración al dragón,
quien le dio autoridad. Se manifiesta una acción directa por parte de la bestia,
quien actúa como instrumento del dragón. La frase “Toda la tierra” obviamente
exceptúa a los santos del Señor como se expresa en el versículo 8 “La adoraron
todos los habitantes de la tierra cuyos nombres no estaban escritos desde el
principio del mundo en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado”.

…y se le dio autoridad para actuar por cuarenta y dos meses.

Cuarenta y dos meses o tres años y medio es lo mismo que 1,260 días. Estas
cifras y equivalencias se mencionan en los dos capítulos anteriores donde Juan
mencionó que los gentiles pisotearían la ciudad santa por cuarenta y dos meses y
los dos testigos profetizarían por 1,260 días (11:2–3). Y refirió que a la mujer, Dios
la cuidaría en el desierto por 1,260 días o tiempo, tiempos y medio tiempo, a
saber, tres años y medio (12:6, 14). En este período, Satanás, por medio de la
bestia, blasfema el nombre de Dios, prohíbe la predicación de su palabra.

Se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos.

Esta idea se repite en apocalipsis 11:7b “la bestia que sube del abismo hará
guerra contra ellos, los vencerá y los matará.” Y hace referencia a Daniel 7:21”Y
veía yo que este cuerno hacía guerra contra los santos y los vencía”. La bestia
recibe el poder para luchar contra el pueblo de Dios y se dice curiosamente que
los vencerá, sin embargo se puede observar el ámbito en el que saldrá victoriosa
la bestia sobre los santos, pues aunque esta los asesine o persiga, estos son los
verdaderamente victoriosos por la sangre del cordero (12:11).

Es Dios quien permite que la bestia ejerza autoridad sobre los santos y
gobierne a los pueblos de la tierra. Aunque es el dragón (Satanás) quien da
autoridad y poder a la bestia (v. 2), es Dios quien tiene el control y permite que se
dé esta transacción, y aunque la bestia parece tener poder sobre los santos,
quienes somos más que victoriosos en Cristo Jesús, quien afirmó “yo les doy vida
eterna y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano”, y asi mismo el
apóstol Pablo nos dice “Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni
ángeles ni principados ni potestades, ni lo presente ni lo por venir, ni lo alto ni lo
profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es
en Cristo Jesús, Señor nuestro.” (Romanos 8:38-39).

C.4 SEMÁNTICA DEL TEXTO:

Bestia (v.1, 2, ): Monstruo (TLA),

Maravilló (v.3): Asombró (TLA), Fascinación (NVI).

Blasfemias (v. 1, 5, 6): Ofensas (DHH), decir que él era Dios, insultar a Dios
(TLA)

Autoridad (v.2, 5): Gobernar (TLA).

Cautividad (v.10): Cárcel (NTV, TLA), presos (DHH),

Perseverancia (v.10): Fortaleza (DHH), soportar con paciencia (NTV),


soportar los sufrimientos (TLA).

C.5 CORRELACIONAR EL TEXTO CON EL A.T.

Es impresionante, mas no casualidad, la semejanza que posee la visión de


Juan en apocalipsis 13 con la visión de Daniel en el libro que lleva su nombre (Dn.
7). para Juan la bestia es la encarnación del mal y que se describe en términos
que proceden de Daniel; el cual, habla de cuatro bestias que surgen del mar, que
corresponden a los cuatro metales de la estatua descrita en Dn 2:31-35, mientras
que Juan habla de una sola bestia que surge del mar. Esta misma bestia descrita
por Juan tiene rasgos similares a tres animales (leopardo, oso y león), mismos
animales que corresponden a las tres primeras bestias descritas por Daniel.
También se habla en Daniel de un pequeño cuerno que sobresale de los diez de la
cuarta bestia el cual se ha representado por el imperio romano, el cual habla con
gran insolencia. Esta misma característica es otorgada por Juan a la bestia de
Apocalipsis 13 la cual hablaba con arrogancia y blasfemias.

Las diferentes bestias y peculiaridades de estas, han significado en Daniel 7


los diversos genios, de los distintos países, pueblos y cultura.

C.6 DETERMINAR EL TEXTO PARA LOS RECEPTORES PRIMARIOS.

¿QUÉ REPRESENTÓ ESTA VISIÓN PARA LOS CREYENTES DE LA ÉPOCA?


Si ciertamente fue escrito durante el reinado de Domiciano, muy bien los
cristianos de la época pudieron haber asociado a la bestia con este emperador,
quien se considera que estaba de turno en aquel entonces, el cual se había
proclamado así mismo Dios y Señor, y obligaba a los habitantes a confesar “Cesar
es el Señor”.

La bestia es un representante quien estará al servicio del Dragón (Satanás) de


quien recibe gran poder y autoridad y que no ha de ser subestimado.

Las grandes muchedumbres y pueblos adoran a la bestia, a excepción de los


creyentes, y esta adoración representa la adoración indirecta al Dragón quien está
detrás de todas sus acciones.

Está se opone, la bestia, y por tanto el Dragón, a Dios y así también a sus
santos y fieles.

Los creyentes son animados a permanecer fieles al Señor a pesar de las


circunstancias adversas y cualquier enemigo que se levante contra Dios, así esto
represente ir a la cárcel o el dar la vida por perseverar en la fe en Jesús.

C.7. APLICACIÓN PARA EL CRISTIANO ACTUAL.

La adoración es única y exclusivamente de Dios quien es el único soberano


quien controla y sustenta todas las cosas y eventos en la humanidad, y aunque el
mundo entero se postre ante cualquiera, el creyente debe permanecer fiel y
soportar con paciencia los sufrimientos que puedan venir a causa del evangelio de
Dios, así esto signifique ir a prisión o incluso morir, así como los apóstoles que
dieron su vida entera por el evangelio de Cristo.
REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
INSTITUTO BÍBLICO LAS DELICIAS
EXTENSIÓN CUMANÁ.

LITERATURA APOCALÍPTICA
APOC. 13:1-10

Prof. Elio Ortiz.


Realizado por:
Ricardo Esteves
C.I.: 21095518

Cumaná, Edo Sucre.