Está en la página 1de 22

Universidad Michoacana De San Nicolás

De Hidalgo

Facultad De Derecho y Ciencias Sociales

Alumna: Erika Alejandra Fernández Cinco

Criminología y Derecho Penitenciario

“Derecho Penitenciario y las Penitenciarias”

Profesora: Janeth Villagómez Galindo

Sección 07

Cuarto año

Matricula: 1135915G
ÍNDICE

Capítulo 1 INTRODUCCIÓN

Capítulo 2 DERECHO PENITENCIARIO

PENITENCIARIAS

LA PENA

Capítulo 3 ANTECEDENTES DE LA PRISIÓN COMO PENA

LA PRISIÓN COMO PENA EN MÉXICO

PENITENCIARÍAS EN MÉXICO

LAS CÁRCELES DE LA INQUISICIÓN

CÁRCEL DE LA ACORDADA.

LA CÁRCEL DE LA DIPUTACIÓN O CÁRCEL  DE LA CIUDAD

LA CÁRCEL DE  BELEM

LA CÁRCEL DE SANTIAGO TLATELOLCO

EL PRESIDIO DE SAN JUAN DE ULÚA

LA CÁRCEL DE LECUMBERRI

LAS NUEVAS INSTITUCIONES DE MÁXIMA SEGURIDAD

LA COLONIA PENAL DE ISLAS MARÍAS

2
Capítulo 4 LOS CONCEPTOS READAPTACIÓN,
RESOCIALIZACIÓN Y REINTEGRACIÓN

READAPTACIÓN

RESOCIALIZACIÓN

REINTEGRACIÓN

EL PRINCIPIO DE LEGALIDAD Y LA ORGANIZACIÓN


PENITENCIARIA

FUNCIONES Y ATRIBUCIONES DE LA ORGANIZACIÓN


PENITENCIARIA

Capítulo 5 PROBLEMAS EN LAS PENITENCIARÍAS 

LA SOBREPOBLACIÓN EN LOS CENTROS PENITENCIARIOS 

EL CONTROL QUEDA EN MANOS DE LOS CONTROLADOS

LA ATENCIÓN MÉDICA E HIGIENE

LOS PRINCIPALES DISTURBIOS EN LOS CENTROS


PENITENCIARIOS

CONCLUSIONES

BIBLIOGRAFÍA

3
INTRODUCCIÓN (Derecho Penitenciario)

Para el Dr. Gustavo Malo, el objeto de estudio del derecho


penitenciario lo debemos entender como el conjunto de normas
relativas a la aplicación de las penas y de las medidas de seguridad
que serán los entes legales en esta materia y además agregan que el
fin de la ciencia penitenciaria en nuestro país es expresamente
limitada a lo establecido en el art. 18 de la constitución política
mexicana y que su ente primordial es la readaptación social del
individuo, que deberá alcanzarse por medio de la educación y el
trabajo así como la capacitación para el mismo.

Se dice que el penitenciario nace paralelamente al derecho penal


surgiendo la penología cuando se convierte en la prisión en una pena
formalmente, y se sigue utilizando hasta nuestros días como un medio
para obtener un cambio de conducta personal y mental de los
delincuentes teniendo como base la sanción correctiva de su privación
de libertad.

El fin del derecho penal es la preservación y protección de los bienes


jurídicos que implican los más altos valores del hombre, para permitir
una convivencia social- armónica y pacifica lo cual puede traducirse,
en un aspecto pragmático de prevención del delito, asimismo el fin del
derecho penitenciario es la ejecución de la pena y todo lo que tiene
señalada en la ley, visto desde un enfoque formal, aun cuando la
doctrina nos refiera que la pena contempla fines más amplios.

4
DERECHO PENITENCIARIO

El derecho penitenciario se define como el Conjunto de normas que


regulan la readaptación de los individuos sujetos a una sentencia
privativa de la libertad.

La materia penitenciaria radica en el Derecho penitenciario, es


estudiado con independencia de cualquier ciencia. Se origina en razón
de la legislación, existe para beneficio del pueblo y tiene autonomía
legislativa en nuestro país; pues se fundamenta en la Ley que
establece las Normas Mínimas sobre Readaptación Social de
Sentenciados.

 PENITENCIARISMO

Conforme se han consolidado las ciencias, también se han esclarecido


los conceptos y se entiende que el penitenciarismo no forma parte
del  ámbito penal.

Para reafirmar el entendimiento de acuerdo con Sánchez Galindo: El


penitenciarismo lo entendemos como el conjunto de elementos que
articulan sustancialmente a los diferentes momentos en los que
se ejecuta una pena o medida de seguridad, impuestas por una
autoridad judicial.

5
LA PENA

El concepto de la pena está determinado por las características que la


sociedad ha convenido en la conformación del Estado, en los términos
de la estructura jurídico política recogida en su constitución.

El Sr. Gustavo Malo Camacho en su obra de Derecho Penal


Mexicano: La pena es la concreción de la punibilidad y su contenido
concreta y refleja todo el sentido y alcance del derecho penal.

La llamada “formal prisión” es sólo una medida cautelar para que el


procesado cumpla con sus obligaciones frente al órgano
jurisdiccional. 

                    ANTECEDENDES DE LA PRISIÓN COMO PENA

Sus antecedentes se localizan desde los siglos  XVI y XVII, cuando la


pena de prisión eran las Casas de Trabajo y de Asistencia que
funcionaron en distintos países, destacando las de Holanda, en las
que se intentó incorporar a delincuentes, vagos , prostitutas, niños y
ancianos, como mano de obra útil y a la generación de capital.

La “Spinhuis”, dedicada a los hilados y tejidos; la “Rasphuis”, dedicada


al trabajo en madera y la “Punchhuis”, dedicada a la producción de las
telas.

Carlos  David Augusto Roedor (1806-1879), es el fundador de la


escuela correccionalista y afirma que la pena debe tener el carácter de

6
tratamiento correccional o tutelar y su duración estará en función del
tiempo necesario para reformar la mala volundad que se aspira a
corregir.

Otras instituciones destacaron en Francia como el Hospital General;


en Inglaterra la “House of Provision”,  en Italia “El Hospicio de San
Felipe Neri”.

Pero con el nacimiento de la Revolución industrial, la demanda de de


empleos creció y ahí nació la pena de prisión realmente, ya que la
diferencia de clases sociales, llevaba a los pobres en deuda constante
con los que poseían riqueza y así el incumplimiento de las
obligaciones de los pobres, en esa época con lo único que contaban
era con su libertad personal; porque así tenían capacidad productiva.
De esta forma el único valor que podía ser afectado era su libertad
pues eliminaba su capacidad productiva.

LA PRISIÓN COMO PENA EN MÉXICO

En el pueblo maya, los caciques tenían a su cargo la función de juzgar


y aplicaban como penas principales la muerte y esclavitud; la primera
se reservaba para los adúlteros, homicidas, incendiarios, raptores y
corruptores de doncellas; la segunda para los ladrones. 

Si el autor del robo era un señor principal, se le labraba el rostro,


desde la barba hasta la frente. A los condenados a muerte y a los

7
fugitivos se les encerraba en jaulas de madera que servían de
cárceles.

En el pueblo Azteca las penas eran las siguientes: destierro, penas


infamantes, pérdida de la nobleza, suspensión y destitución de
empleo, esclavitud, arresto, prisión, demolición de la casa del infractor,
penas corporales, pecuniarias y la muerte, que se prodigaba
demasiado. Esta última se aplicaba principalmente en las siguientes
formas: incineración en vida, decapitación, estrangulación,
descuartizamiento, empalamiento, lapidación, garrote y
machacamiento de cabeza, entre otras.

A partir de la Revolución industrial, llega como consecuencia la época


de las conquistas y el interés por las nuevas colonias, para
incrementar en otros lugares el mercado y la religión. Posterior a los
pueblos que menciono principalmente el Maya y el Azteca (sin
mencionar la importancia del Tasco por carecer de algún tipo de
prisión), surge el concepto de las prisiones como pena en México.

Así en el México prehispánico la prisión fue considerada como un


lugar de detención hasta en tanto se aplicaba la pena, misma que
frecuentemente supuso la muerte. Existió entre los Aztecas el
“Teilpiloyan” como prisión menos rígida, principalmente para deudores
y el “Cuauhcalli”, lugar de destino a cautivos que se quedarían en
prisión hasta el cumplimiento de la pena capital. Existió el “Malcalli”,
que fue una cárcel especial para cautivos de guerra, que también eran
utilizadas para sacrificar a éstos cautivos. Luego existió el petlalcalli,
que servía para encerrar a individuos que cometían faltas leves.

8
Después, durante la Colonia existieron las cárceles y los presidios; los
presidios  tenían fines de fortalezas militares y medios de poblar las
provincias alejadas del centro: un ejemplo de estas fortalezas-
prisiones son las de San Juan de Ulúa y Perote, que se mantuvieron
hasta principios de este siglo. Estas prisiones se pueden visitar  con
fines turísticos, pues se encuentran aun en condiciones de exposición
con sus muros, escalones, torres de mira y cañones de la época, a mí
me parece fascinante haber tenido el gusto de conocerlas en el puerto
de Veracruz.

PENITENCIARÍAS EN MÉXICO

Fundamentalmente, durante la colonia son de recordarse las cárceles


de la Inquisición en que funcionaron la Cárcel de la Perpetua o de la
Misericordia y la cárcel Secreta o de Ropría, la Real Cárcel de Cortes
de la Nueva España; la cárcel de la Acordada y la Cárcel de la Ciudad
o de la Diputación.

LAS CÁRCELES DE LA INQUISICIÓN

Estas cárceles funcionaron en relación con el Tribunal del Santo


Oficio, fueron la cárcel de la Secreta o  “La bastilla mexicana”.
Funcionó la “sentencia de cárcel y hábito” y se aplicó “el San Benito”.

CÁRCEL DE LA ACORDADA.

Esta cárcel también era conocida con el nombre de la Misericordia, se


dice que existió hacia 1710 y que esta cárcel estaba localizada al lado
del tribunal y que tenía calabozos, los que se caracterizaron por una

9
severa represión. Esta cárcel se originó por el Tribunal de la acordada
y se estableció como medio para afrontar y resolver el problema social
de la delincuencia, en especial la delincuencia por los asalta caminos.

LA CÁRCEL DE LA DIPUTACIÓN O CÁRCEL  DE LA CIUDAD

Estuvo localizada en el centro de la ciudad de México, en el edificio


que fuera el Palacio Municipal, en el lado sur del Zócalo Central, hoy
plaza de la Constitución. En 1692 un motín generó un incendio, pero a
partir de 1714, después de su reconstrucción volvió a funcionar.

La población de este reclusorio fue aproximadamente de 200


individuos, siendo su aforo aproximadamente de 150, en una
estructura consistente de dos dormitorios, un patio principal y una
fuente al centro. No había enfermería, pero existía el médico de la
cárcel, el practicante y en caso necesario se hacía un traslado al
Hospital Juárez.

LA CÁRCEL DE  BELEM

Inició en 1863, con la utilización del Colegio de Niñas de San Miguel


de las Mochas, o San Miguel de Bethlem, edificio que había sido
fundado en 1683, precisamente para ser utilizado como Casa o
Colegio, tuvo finalmente el destino carcelario. El edificio estuvo
compuesto de siete grandes patios, el principal de los cuales llamaba
la atención por su belleza en estilo sobrio y severo, que fueron
divididos en departamentos de detenidos, encausados, sentenciados a
prisión ordinara, y sentenciados a prisión extraordinaria. En 1887 tenía

10
una población total de 1, 612 reos, 1199 eran varones y 313 eran
mujeres.

LA CÁRCEL DE SANTIAGO TLATELOLCO

Alojó la cárcel militar de México, estando integrado en 2


departamentos o cuadras, una para la Oficialidad y otra para la Tropa.
Dejó de funcionar al ser inaugurado el Centro penitenciario militar o
Centro militar número 1 de Rehabilitación militar localizado en el
Campo militar número 1, en la avenida Constituyentes.

EL PRESIDIO DE SAN JUAN DE ULÚA

El Presidio de San Juan de Ulúa localizado en el Castillo del mismo


nombre, en el Puerto de Veracruz, frente al Golfo de México, sobre un
islote. Funcionó como fortaleza con posterioridad a la llegada de
Cortés y Grijalva.

San Juan de Ulúa inició su funcionamiento como verdadero Fuerte en


dicha localidad, para la seguridad del puerto, en contra de actos de
piratería, y funcionó después como cárcel, sobre todo para la reclusión
de personas relacionadas con motivos políticos. Se dice que tenía
calabozos húmedos e insalubres de dicho presidio, toda vez que se
encontraba bajo el nivel del mar y su construcción era de piedra
porosa. Entre otros de los nombres que tuvieron las galeras se
encuentran el infierno, la gloria, esta última por el solo hecho de estar
colocada arriba de la anterior el purgatorio.

11
Al triunfo de Carranza como primer jefe del Ejército constitucionalista
quedaron clausuradas aquellas mazmorras. 

LA CÁRCEL DE LECUMBERRI

Surge en 1900, bajo el mandato de Porfirio Díaz, al tratar de


establecer un reclusorio, con las directrices más avanzadas en su
tiempo. Fundamentalmente con edificaciones grandes bajo el sistema
radial del Panopticom. Más o menos inspirado en el Haviland, de
Estados Unidos. Contaba con una arquitectura diseñada a manera que
las crujías estuviesen separadas como gajos de naranja y contaba con
una clasificación interna, según la orientación de la técnica
penitenciaria del momento. Contaba con un Hospital, un centro de
trabajo, una escuela, zonas de visita, un área adaptada de visita
conyugal e incluso área de reclusión especial. Al final Lecumberri
quedó como cárcel preventiva pues los reos fueron trasladados a
Santa marta Acatitla.

LAS NUEVAS INSTITUCIONES DE MÁXIMA SEGURIDAD

Se construyó en Almoloya de Juárez, Estado de México, el centro


penitenciario de máxima seguridad, de jurisdicción federal y con base
en el artículo 18 constitucional.

Posteriormente se construyó en Jalisco un segundo centro de estas


características, solo por mencionar algunos de ellos, existen otros más
en los estados de Veracruz, Nayarit, etc.

12
 

LA COLONIA PENAL DE ISLAS MARÍAS

En 1920, se dictó el Reglamento Interior de Islas Marías integrado por


65 artículos, procurar regular la vida de la colonia penal que, según el
artículo 1, se destina a la regeneración de la los culpables por medio
del trabajo. El artículo 2, señala que la misma depende de la
Secretaría de Gobernación la cual queda a cargo de su
administración. En los artículos siguientes se establecen las
características de la vida en el interior previniéndose la incomunicación
parcial, celular y con trabajo y trabajo en común fuera de la cárcel.

LOS CONCEPTOS READAPTACIÓN, RESOCIALIZACIÓN Y


REINTEGRACIÓN

READAPTACIÓN

La readaptación se refiere al proceso de hacer  que alguien se habitúe


de nuevo a las normas sociales de vida, a rectificar una conducta
equivocada o antisocial y a reincorporar a la sociedad.  Por una parte
Griselda Amuchategui en su obra nos dice que:

 La readaptación es el propósito plasmado en la constitución respecto


del sujeto sentenciado. Se trata de adaptar o readaptar (según el
caso) al sujeto para que pueda, posteriormente al cumplimiento de su
sentencia, vivir en sociedad. Como se mencionó en líneas anteriores,
el artículo 18 constitucional establece las bases para el logro de este
13
propósito, que son la educación, el trabajo y la capacitación para el
trabajo. Deben tenerse presentes también las disposiciones de los
reglamentos internos de las prisiones, la ley que establece las normas
mínimas sobre readaptación social de sentenciados e incluso los
tratados internacionales.

RESOCIALIZACIÓN

El término resocialización se refiere al conjunto de acciones que en


involucran someter al individuo, a brindarle un tratamiento reeducativo,
a volver a hacerlo apto  para que se adapte a las normas sociales y a
transformar a una persona asocial.

REINTEGRACIÓN

La reintegración es la restitución del individuo al medio social, es la


reincorporación modificando conductas que convierten al individuo a
contribuir en la comunidad.

EL PRINCIPIO DE LEGALIDAD Y LA ORGANIZACIÓN


PENITENCIARIA

La organización penitenciaria deberá partir del principio de legalidad,


que deriva de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos en sus artículos 14 y 16. Este principio en general consiste
en realizar actos de autoridad privativos de derechos o de molestia;
estos actos en razón de la ejecución penal deberán ser emitidos por la
autoridad competente cumpliendo con las formalidades del
procedimiento que deriva de las leyes promulgadas con anterioridad y

14
siendo fundando y motivando dicho acto, sólo que deberán cumplir
con  cuatro requisitos que son los siguientes:

1. Que los tribunales hayan sido establecidos previamente, por lo


que deberán ser autoridades ex-ante y de ninguna manera ex-
profeso.
2. Que se cumplan con todas las formalidades del procedimiento,
establecido en la ley y regido por la constitucionalidad.
3. Que las leyes aplicables hayan sido expedidas con anterioridad
al hecho, por lo que quedan prohibidas las leyes ex-porfeso, o
con carácter retroactivo.
4. Que los actos de autoridad sean emitidos por escrito, en razón
de una norma jurídica que sea aplicable legítimamente al caso
particularidad.

Así el principio de legalidad terminará  apegándose a los reglamentos


internos de cada prisión; obviamente estos contemplarán los códigos
penales, las leyes orgánicas, los tratados internacionales y sobre todo
las leyes de ejecución de penas y sanciones. De esta manera derivará
un manual de organización que por supuesto señalará la
administración y técnicas penitenciarias que deberán regir y organizar
debidamente los centros penitenciarios.

15
FUNCIONES Y ATRIBUCIONES DE LA ORGANIZACIÓN
PENITENCIARIA

1.            Dirección general.

2.            Subdirección general.

3.            Subdirección técnica.

4.            Subdirección de custodia.

5.            Unidad de orientación, información y quejas.

6.            Subdirección de servicios educativos.

7.            Unidad de supervisión de servicios escolares.

8.            Unidad de capacitación y actualización penitenciaria.

9.            Unidad de actividades culturales, deportivas y recreativas.

10.         Unidad de observación y clasificación.

11.         Unidad de tratamiento.

12.         Unidad Médico-Psiquiátrica y Psicológica.

13.         Subdirección Jurídica.

14.         Unidad Jurídico-consultiva.

15.         Unidad de control jurídico.

16
16.         Unidad de información.

17.         Unidad de contabilidad, crédito y cobranzas.

18.         Unidad financiera.

19.         Unidad de programación y presupuesto.

20.         Unidad de control de tiendas.

21.         Unidad de adquisiciones.

22.         Unidad de recursos humanos.

23.         Unidad de servicios generales.

24.         Unidad Industrial.

25.         Unidad de planeación y desarrollo industrial.

26.         Unidad de programación y control de la producción.

27.         Unidad de comercialización.

Según estudiosos como Sánchez Galindo y García Ramírez la


distribución de tiempos y horarios del personal que labora en los
centros penitenciarios es tan importante como la misma organización y
estos autores nos señalan que el director de la prisión permanecerá en
ella 24 horas al día, siete días a la semana. Sugieren que para su
eficacia se debe encontrar la casa del director siempre anexa a la
prisión y así también los ejecutivos que ayuden, apoyen y sustituyan al
director.

17
 

PROBLEMAS EN LAS PENITENCIARÍAS 

LA SOBREPOBLACIÓN EN LOS CENTROS PENITENCIARIOS 

Cuando una prisión mantiene el doble o el triple de la cantidad


depresor que debe mantener, todos los esfuerzos de la administración
deberán destinarse a satisfacer sus necesidades básicas, tales como
alimentación, agua, camas y ejercicios. Resulta así, virtualmente
imposible proveerles de suficiente educación, capacitación o trabajo
orientados hacia su liberación.

La mayoría de personas que han sido enviadas a prisión no son


delincuentes serios; son más bien, delincuentes menores o de
bagatela. Una consecuencia de enviarlos a prisión es que
probablemente sean atraídos aún más por la cultura del delito: se
mezclarán únicamente con otros delincuentes y probablemente
aprenderán más sobre las formas delictivas. Existe un peligro real de
que salgan de prisión y cometan delitos más graves. Existe un peligro
particular respecto de los presos jóvenes. Esto es lo que quiere
decirse cuando las prisiones son descritas como “escuelas del crimen”.

EL CONTROL QUEDA EN MANOS DE LOS CONTROLADOS

La causa más de fracasos en el sistema penal son las ocurrencias


irresponsables de algunos operadores políticos, hábilmente
aprovechadas por quienes tienen una clara idea de sus mezquinos
intereses sectoriales y saben cómo extorsionar, amedrentar o

18
estimular a buscadores de prestigio. Esto es lo que determina que, por
lo general, los controles queden en manos de los controlados o que,
en el mejor de los casos, se vuelvan inofensivos y complacientes. 

LA ATENCIÓN MÉDICA E HIGIENE

Con el reciente aumento de la población penitenciaria, brindar


atención médica e higiene apropiadas se ha vuelto el tema más difícil
e importante en la administración de prisiones. 

LOS PRINCIPALES DISTURBIOS EN LOS CENTROS


PENITENCIARIOS

Los disturbios más comunes en los centros penitenciarios son: Las


riñas, fugas, Resistencia organizada, motines, narcotráfico, relaciones
homosexuales y grupos delincuenciales.

CONCLUSIONES

19
El derecho penitenciario en nuestro país se ve reflejado en los
sistemas penitenciarios, en todos sus aspectos. Desde hace años los
cupos en las penitenciarías mexicanas ya rebasaban la capacidad y el
problema es que se hace un sobre uso de las cárceles por parte de la
sociedad en general y además se debe trabajar en la readaptación y
en la reinserción.

La readaptación en sí es contradictoria y no funciona porque no es un


tratamiento personal del individuo y los trabajadores de los centros
penitenciarios no tienen profesionalización para ejercer en sus
puestos.

En las cárceles hay manejo por los internos de teléfonos celulares,


manejo de drogas, existe la delincuencia organizada, creo que esto
propicia a que no haya un orden pero esto se ha visto ya desde hace
muchos años atrás.

Por mi parte digo que el alto índice de reincidencia tiene que ver con el
régimen penitenciario, la infraestructura de las cárceles, la falta de
ética y profesionalización de los trabajadores de los sistemas, la
falta del examen clínico criminológico a los internos.

Considero que hace falta una verdadera organización en el sistema


penitenciario de México, un verdadero orden en el cual las personas
que ingresan a las cárceles, puedan tener un cambio en sus vidas y no
salgan con más vicios que se crean ahí adentro, será un proceso muy
largo pues como se menciona a lo largo del trabajo, hay muchas
situaciones que no dejan que se de un progreso y siempre la

20
burocracia y el poder de la mafia intervienen y es un ciclo sin fin para
poder mejorar las penitenciarias.

21
BIBLIOGRAFÍA

1.    Amuchategui, Griselda. Derecho penal. Oxford.

2. Baratta, Alessandro. Criminología crítica y crítica del derecho


penal. Siglo XXI editores. México, 2004.

3. Luis Rodríguez Manzanera, Derecho penitenciario, Edit. Porrúa

4. http://www.gestiopolis.com/derecho-penitenciario-en-mexico/

5. http://www.criminologia.org.es/aportaciones/segundo/dchopenite
nciario.pdf

22