Está en la página 1de 4

FEMINICIDIOS EN EL PERÚ

Feminicidio en el Rímac: mujer fue asesinada por conviviente


Un nuevo caso de feminicidio. Esta vez, la víctima es Dominica Veliz Caysahuana, de
30 años, quien fue encontrada sin vida debajo de la cama de la habitación de su pareja,
en el asentamiento humano Sagrado Corazón de Jesús, en el Rímac.

Uno de los familiares de la víctima recibió una llamada del sujeto, y señaló que la
víctima se encontraba mal y que la buscaran en su vivienda. Al llegar la Policía al lugar,
encontró el cadáver de la mujer.

Yoel Quispe Jorge, de 31 años, vivía solo y se dedicaba a la venta de golosinas por la
zona. Tenía una relación amorosa con la víctima de dos años.

Ella era trabajadora del hogar y sus días libres se quedaba en la habitación donde dejó
de existir. Según familiares, hace una semana comentó que ya terminaría su relación,
pues ya no era lo mismo. 

Por su parte, familiares del presunto homicida dicen que su salud lo tenía deprimido.
Tres veces por semana recibía diálisis.

Desde hace más de 10 años, Quispe Jorge tocaba el arpa. Amigos y familiares
apreciaban su buen ritmo con este instrumento.

Peritos de Criminalística llegaron al lugar. La mujer habría sido atacada con una piedra,
para finalmente ahorcarla y dejarla en la habitación escondida.

Según la Policía Yoel Quispe Jorge está no habido. En una comunicación que tuvo con
un familiar dijo estar camino al centro del país.
FEMINICIDIO MARISOL ESTELA ALVA
A Marisol Estela Alva le faltaba un año para culminar los estudios de Enfermería en el Instituto
Arzobispo Loayza. Era de Cajamarca, tenía 25 años, y vivía en un cuarto alquilado, en San Juan
de Miraflores, junto a su hermana. No se sentían alejadas de la familia. Su papá, Domingo
Estela, viajaba seguido, desde Bambamarca, a visitarlas y a estar pendiente de ambas.

La última vez que estuvo en Lima fue hace dos semanas. En ese encuentro era imposible
imaginar o sospechar siquiera que, días después, Marisol sería hallada muerta dentro de un
cilindro, enterrado a tres metros de profundidad, en un terral, en Villa el Salvador. Su crimen se
sumaría a la extensa lista de feminicidios ocurridos este año.

Con cincel y comba


La avenida Pachacutec divide los distritos de Villa el Salvador y Villa María del
Triunfo. A lo largo de esta arteria principal uno puede observar montículos de basura,
tierra y desmonte cada tres o cinco metros. “Los de Villa María del Triunfo son los que
dejan su basura en la avenida”, se queja un vecino mientras espanta un mosquerío.
Los más incómodos con esta situación son los que viven en la Zona Industrial, en Villa
el Salvador, quienes andan alertas de quién arroja los deshechos. Gracias a ese estado
vigilante, tres vecinos, que son carpinteros, fueron los que hallaron el cilindro, con el
cuerpo de Marisol, debajo de la tierra.
Todo habría empezado el lunes en la tarde. Los vecinos observaron una retroexcavadora
en un terral elevado al costado de la avenida Pachacutec. A las ocho de la noche, uno de
los carpinteros vio a cuatro sujetos metiendo un cilindro y removiendo la tierra en el
mismo lugar. “Dejen de botar basura que acá hay niños”, les gritó. Los tipos, que
parecían extranjeros, le dijeron que estaban haciendo un “pozo a tierra”, y se fueron en
una minivan.
Con la sospecha de que había basura o desechos tóxicos escondidos debajo, esa noche,
los tres vecinos cogieron sus palas y empezaron a cavar. La tenaz faena tardó hasta las
dos de la mañana. La única luz que los alumbraba en ese momento era la de los
celulares de curiosos, que a medida que avanzaba la excavación, se acercaban al lugar
atraídos por saber qué se ocultaba debajo.
“Era un hoyo profundo, hemos cavado hasta que dimos, por fin, con una manta. Ahí
pensé que, quizá, habían enterrado a un recién nacido. Avanzamos más y dimos con la
tapa del cilindro. Un patrullero de la policía pasó por el lugar, pero ni caso nos hizo.
Hemos sufrido un montón para sacar el cilindro. Los vecinos trajeron sogas, que de
tanta fuerza se rompían, pero al final lo sacamos con ayuda de un policía, que llegó de
madrugada”, cuenta uno de los que excavó por casi seis horas.
Al destapar la estructura metálica, encontraron cemento. Sin darse por vencidos, uno de
los carpinteros trajo un cincel y una comba e hizo el primer agujero en el concreto. “Fue
un hueco chico, pero suficiente para darnos cuenta de que adentro había un cuerpo. El
olor era tremendo y cuando hacía más hoyos, mi cincel salía manchado de sangre”,
relata.
La policía y los bomberos llegaron al lugar y con una sierra eléctrica lograron abrir el
barril por completo. Lo que había dentro era el cuerpo de Marisol en estado de
descomposición. La joven estaba posición fetal y llevaba puesta una chompa que tenía
el logo del Instituto Arzobispo Loayza. Los vecinos estaban consternados, intentaban
ver su rostro para saber si se trataba de alguien conocida de la zona. Los agentes del
Departamento de Investigación Criminal de Villa el Salvador trasladaron el cadáver a la
Morgue Central de Lima para que sea identificado.
Los tres carpinteros, que prefieren no dar sus nombres, se preguntan ahora si hicieron
bien o mal en desenterrar el cilindro. “Tenemos miedo de que nos pase algo malo por
haber hecho eso. No creemos que la policía nos proteja”, comentan preocupados.

Un suboficial del Ejército es el sospechoso


En la Morgue Central de Lima, María Carranza, tía de Marisol confirmó, llorosa, a los
periodistas que el cuerpo hallado era el de su sobrina. No sabían nada de ella. Mientras
se terminaba esta nota, Domingo Estela, el papá de la joven, viajaba desde Bambamarca
a Lima para retirar los restos de su hija y poder velarla. “Exijo la cadena perpetua para
el culpable”, demandó la tía. “Era muy alegre y trabajadora”, dice, con los ojos
enrojecidos, su primo, Marco, afuera de la Morgue.
Marisol tenía una relación de seis años con Luis Genaro Estebes Rodríguez, de 32 años,
el sospechoso del crimen en estos momentos, de acuerdo a las indagaciones de la
policía. Vive en Villa María del Triunfo y desde el lunes, a las seis de la tarde, su
familia desconoce su paradero. Tampoco contesta el celular.
“Lamentamos mucho lo que ha sucedido con Marisol. Era una chica buena, que siempre
llegaba a la casa. Estaba estudiando. No sabemos qué ha pasado. Mi hijo no llega a la
casa”, dice, vía telefónica, María, la mamá de Luis Estebes. La mujer rompe en llanto
cuando se le informa que su hijo es sospechoso del asesinato.
Estebes es suboficial del Ejército del Perú. “En mi casa preparamos pasteles y los
distribuimos al personal del Ejército. Es un negocio que mi hijo tiene y Marisol también
trabajaba con nosotros”, cuenta la mamá.
Bella Calle, prima de Marisol, dice que el teléfono de la víctima dejó de timbrar la
mañana del lunes y que su última conexión en el Whatsapp fue la noche de ese mismo
día. Marisol habría estado sola en su cuarto los últimos días. Su hermana Rosmery, con
quien comparte la habitación, se encontraba Cajamarca. El lunes, Luis la llamó por
teléfono para decirle: “Marisol no está conmigo. Se ha ido a Cajamarca”. Esa llamada le
pareció extraña y, por eso, pidió a sus familiares de Lima que, por favor, acudan a la
comisaría porque temía que algo malo le hubiese pasado a su hermana. Pero, quizá en
ese momento, Marisol ya estaba muerta.
Tras conocer que es el principal sospechoso, el Comando del Ejército Peruano informó
que el Sistema de Inspectoría ha dispuesto abrir una investigación preliminar sobre del
Suboficial de 2da EP Luis Estebes Rodríguez.
Tiene antecedentes
América Noticias reveló que el sospechoso del crimen tiene hasta tres antecedentes
policiales. En el 2015, fue denunciado dos veces por lesiones graves y agresiones físicas
tras protagonizar peleas en la vía pública. En tanto, en 2017 fue intervenido por la
policía al conducir un vehículo en estado de ebriedad.

Confirman que fue acuchillada


El informe de necropsia practicado al cuerpo de la víctima confirmó que Estela fue
atacada con un arma punzocortante. El informe agrega que el cadáver de la mujer de 25
años estaba en descomposición cuando fue encontrado en el cilindro rellenado de
concreto, ácido muriático y cal.

También podría gustarte