Está en la página 1de 7

Ni lavadero ni lavarropas.

Estoy triste y lavo ropa.


(Lavo la ropa en el bidé
y la tiendo en la ventana
en una soga).

En las manos
las burbujas se me han hecho sábanas.
Nuni por mí.
(El frío que me empezó el año pasado
ahora
tiene sueño en todo el cuerpo.

Dice).
(DEL VERBO SOPORTAR)

Las líneas rojas.


La vista
derecho
a la caja.
(Es).

(Soporte, Ortiz.
Soporte).
GRAMÁTICA II

(a Vercellone en el banco de adelante)

Yo me acuerdo que un día me salvaste,


chico triste,
de las garras del abismo.
Y ahora que sé que te cuesta
se me caen,
irremediablemente,
estas letras flacas.
(A modo de homenaje inconsciente).
No me despertó el mensaje.
Me despertó tu gran madurez hecha pedazos a las seis de la mañana.
Y quise meter la mano por el celular
y sacarte aquí por una manga.
¡Y adiviná!: me terminó saliendo una de esas conjunciones estúpidas que no
llevan a ninguna parte.
(También).

(Los gramáticos de la prudencia


me enseñaron a escribir
que los brazos no se tuercen).
Ni siquiera el golpe de horno.
Me quedé cruda.
Y con forma de galleta.
A mí nadie me saluda en las terminales.
Me apropio de saludos que son para otros.

(Y dejo que esta poesía se me vaya.


En realidad
no tengo ganas de escribirla).