Está en la página 1de 5

1.

Breve historia de su origen

La obra Ollantay tiene relación con el fenómeno histórico-cultural de


la tradición prehispánica y colonial en la región andina.Según el
investigador Orlando Rodríguez (1998),esta obra fue hallada en el
siglo XVIII, resultando posible que su fijación textual (en lengua
española) haya sido en dicho siglo o en los previos a éste. Tal
hipótesis exige considerar el proceso de creación del Ollantay como
un texto que, sin lugar a dudas, se inscribe en el marco histórico del
periodo hispanoamericano colonial andino
.
Este fenómeno presenta a la investigador a diversos problemas
teóricos, si he de considerar su valor como documento histórico-
literario y dramático (tal como lo leemos en la actualidad), pero que
para una adecuada comprensión del mismo resulta esencial la
revisión y análisis de algunos aspectos derivados del proceso del 13
descubrimiento y conquista del Nuevo Mundo, así como de las
prácticas,
concepciones culturales y de la lengua en los pueblos prehispánicos.
Ahora bien, no hay más que una alternativa posible respecto a la
conservación del drama desde la época en que se compuso hasta la
de su transcripción: o fue conservado el Ollantay en un quipu que se
pudo salvar de la destrucción de los objetos de esta especie y que
guardado por alguno de aquellos quipucamayos, fue trasmitido de viva
voz a algún religioso aficionado a esa clase de investigación, el cual lo
escribía a medida que el otro le dictaba; o uno de los Harahuicus que
lo sabían de memoria, muchos de los cuales es probable existieran
aún durante los treinta o cuarenta años primeros de la conquista, lo
trasmitió oralmente al aficionado quechuista, que, disponiendo de
nuestra escritura, lo copiaría con avidez.
2. Investiga y explica el papel que jugaron en la conservación y
difusión de Ollantay los siguientes elementos:

 Tradición oral
La posición más aceptada actualmente es que la historia contada
en el drama es de origen inca, que fue conservada durante
mucho tiempo como tradición oral, hasta que en la época colonial
fue adaptada para su escenificación teatral según el molde
occidental, aunque continúa en el anonimato el autor o autores
de tal adaptación. Fue publicado por primera vez en 1857 por
Johann Jakob von Tschudi, en quechua y alemán. La primera
versión en castellano apareció en Lima, en 1868, publicada por
José Sebastián Barranca y subtitulada Los rigores de un padre y
la generosidad de un rey; desde entonces han aparecido
distintas versiones en diversos idiomas.

 Cronistas-traductores
La primera publicación, en quechua y alemán, fue hecha por J. J.
von Tschudi (1853).
José Sebastián Barranca hizo otra en quechua y castellano, en
1868.
José Fernández Nodal, en castellano (1870)
Clements R. Markham, con versión al inglés (1871). Constantino
Carrasco hizo otra adaptación en version castellano, en 1876.
Gavino Pacheco Zegarra publicó una versión en francés (1878),
y otra en castellano (1886), con prólogo de Francisco Pi y
Margall.
Ernst W. Middendorf publicó otra versión en alemán (1890);
Bernardino Pacheco y J. M. B. Farfán, en español, en 1952. Se la
ha traducido incluso al latín, por Hipólito Galante (1938); y al ruso
por Yuri Zubritsky (1974).
Lo cierto es que el Ollantay quedó escrito, aunque olvidado, en poder
de algún aficionado, o tal vez en el convento de Santo Domingo del
Cuzco, erigido sobre las ruinas del famoso templo del Sol; pues el
códice más antiguo del Ollantay de que se tiene noticia, existía hasta
mediados del siglo en dicho convento, y se hallaba tan viejo y casi
ilegible, según un artista de Munich que le copió, llamado Ruguendas,
que nada tendría de extraordinario el suponer que el dicho códice
hubiera contenido la primitiva transcripción.

El primer manuscrito que se encontró sobre el drama Ollantay es del


padre Antonio Valdés, considerado por muchos como autor de la obra,
pues este hombre nació en Urubamba, su infancia transcurrió pues en
el Valle Sagrado del Vilcanota, donde circularía la leyenda ollantina de
rebelión de los Antis, luego vivió durante quince años en Maras,
ubicado en Carabaya, fue maestro y catedrático en Filosofía,
Licenciado, doctor en Teología y rechazó ser Rector de la Universidad
del lugar.

Valdés fue toda su vida cura de indios en Accha, Coasa, Crucero,


Tinta, Sicuani; por lo que dominó a cabalidad la lengua quechua. Tal
vez esto último fue imprescindible para concebir la polémica obra
dramática, basada en un relato que conocía, con personajes sacados
de la historia del pueblo Inca y utilizando el lenguaje tradicional de
esta casta, para darle un mayor realismo al texto.
existen tres teorías acerca de su origen:
A. TEORIA INCAÍSTA O QUECHUA

La sustentan: Sebastián Barranca, Von Tschudi, C.


Markham, Pacheco, entre otros.

Se basa en:
El uso de un aparentemente quechua arcaico conservado
mediante la tradición oral hasta la su fijación en la escritura
ya en la Colonia, la caracterización de personajes y
escenarios incaicos, así como la no inclusión de elementos
del cristianismo.
B. TEORIA HISPÁNICA O COLONIALISTA

La sustentan: Bartolomé Mitre, Raúl Porras Barrenechea,


José de la Riya Agüero.

Se basa en:

La semejanza con la dramatica española la Edad de Oro


(especialmente con Calderón), la presencia del personaje
gracioso (Piquichaqui) y la división en 3 actos (a la manera
propugnada por Lope).

C. TEORIA ECLÉCTICA O INTERMEDIA

La sustentan: Luis A. Sánchez, Carlos García-Bedoya, entre


otros. Es la tesis que prima en la actualidad dejando
rezagadas a las dos anteriores.

Se basa en:

La temática quechua proviene de un relato tradicional inca


reformulado bajo los cánones del teatro español pero
observados elementos de sincretismo cultural, como el
gracioso con rasgos de comicidad andina (Piquichaqui) y el
tópico de la inexpugnable fortaleza asediada por muchos
años y rendida mediante un ardid.