Está en la página 1de 8

P R O G R E S O S D E

Obstetricia y

Revista Oficial de la Sociedad Española


de Ginecología y Obstetricia
Ginecología
Revista Oficial de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia
Prog Obstet Ginecol. 2017;60(4):320-327
Trabajo Original

Disfunción sexual femenina: estudio de prevalencia en mujeres


premenopáusicas
Female sexual dysfunction: a prevalence study in premenopausal women
Sandra Portillo Sánchez1 , Tirso Pérez Medina1, y Ana Royuela2
1
Servicio de Obstetricia y Ginecología. Hospital Universitario Puerta de Hierro. Majadahonda, Madrid. 2Servicio de bioestadística. Universidad
Autónoma de Madrid. Madrid

Resumen
Objetivo: determinar la prevalencia de la disfunción sexual femenina en mujeres premenopáusicas.
Material y métodos: estudio descriptivo longitudinal prospectivo. Se seleccionó aleatoriamente una muestra
de 120 mujeres, de acuerdo al cálculo del tamaño muestral, en un centro de salud de la Comunidad de Madrid.
Las participantes rellenaron de manera anónima el cuestionario diagnóstico validado índice de función sexual
femenina en noviembre de 2015 y de nuevo, tras seis meses, en mayo de 2016. Los criterios de exclusión fueron
edad inferior a 30 años, mujeres con menopausia diagnosticada y encuestas mal cumplimentadas.
Resultados: la edad media fue 38,8, con una distribución no normal según el test de Lilliefors. La mediana fue de
37 años y el rango 23. El corte para el diagnóstico de disfunción sexual femenina fue una puntuación total <26,5
en el índice de función sexual femenina. En la primera etapa, la prevalencia de disfunción sexual femenina en
Palabras clave: nuestra muestra fue de 33,3%. En el 95% de las mujeres con disfunción sexual femenina encontramos más de
un trastorno de disfunción sexual femenina según la última clasificación del Manual Diagnóstico y Estadístico de
Disfunción
los Trastornos Mentales-V, siendo el más frecuente el trastorno del interés o de la excitación sexual femenina.
sexual femenina.
Prevalencia. Las pérdidas no nos permitieron resultados estadísticamente significativos en la segunda etapa.
Premenopáusicas. Conclusión: la prevalencia de disfunción sexual femenina en premenopáusicas en España 33,3% (IC 95%).

Abstract
Objetive: To determine the prevalence of female sexual dysfunction among premenopausal women.
Material and methods: Longitudinal study. 120 women were selected in a clinic in Madrid, according with the
sample size calculation. The participants completed the validated female sexual function index questionnaire to
make the diagnosis of female sexual dysfunction in November of 2015 and in May of 2016 again. They made it
anonymously. Age under 30, previous diagnosis of menopause, and incorrectly completed questionnaires were
the exclusion criteria.
Results: Mean female age was 38.8 in a non-normal distribution according to Lilliefor’s test. The median was 37
Key words: and the range was 23. A diagnosis of female sexual dysfunction with a total punctuation >26.5 at female sexual
function index. The prevalence of female sexual dysfunction was 33.3%. 95% of the women with female sexual
Female sexual dysfunction had more than one type of disorder of female sexual dysfunction according to the Diagnostic and
dysfunction. Statistical Manual of Mental Disorders-V classification. Female Sexual Interest-Arousal Disorder was the most
Prevalence.
Premenopausal
common. We had too many losts to have significance on our results of the second stage.
patients. Conclusion: The prevalence of female sexual dysfunction in premenopausal women in Spain is 33.3% (CI 95%).

Correspondencia:
Tirso Pérez Medina.
Recibido: 04/05/2017 Servicio de Obstetricia y Ginecología.
Aceptado: 30/05/2017 Hospital Universitario Puerta de Hierro.
C/ Manuel de Falla, 2. Majadahonda.
Portillo Sánchez S, Pérez Medina T, Royuela A. Disfunción sexual femenina: estudio de 28223 Madrid
prevalencia en mujeres premenopáusicas. Prog Obstet Ginecol. 2017;60(4):320-327 e-mail: tperezm@sego.es
DISFUNCIÓN SEXUAL FEMENINA: ESTUDIO DE PREVALENCIA EN MUJERES PREMENOPÁUSICAS 321

INTRODUCCIÓN Sin embargo, el DSM-V (2013) ya no hace distinción


entre la disfunción sexual de causa orgánica y la de causa
La primera versión de la disfunción sexual femenina psicógena y asume que la mayoría de las veces el trastor-
(DSF) solo distinguía entre dos tipos de disfunción sexual, no se debe a una combinación de ambas. Los tipos son:
la impotencia masculina y la frigidez femenina. La catego- –– Trastorno del interés o de la excitación sexual feme-
ría de trastornos psicosexuales aparece por primera vez en nina: falta o reducción significativa de interés sexual
el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Men- o excitación, manifestada por tres de los siguientes:
tales-III (DSM-III), definida como "inhibiciones del deseo • Interés ausente o reducido en la actividad sexual.
sexual o de los cambios psicofisiológicos que caracteri- • Pensamientos o fantasías sexuales o eróticas ausen-
zan el ciclo de respuesta sexual" en 1980. Unos años más tes o reducidas.
tarde, en 1987, se publica el DSM-III-R, donde el deseo • Pensamientos eróticos o fantasías sexuales ausen-
sexual inhibido se subdivide a su vez en dos categorías: tes o reducidos y no receptiva a los intentos de la
"trastorno del deseo sexual hipoactivo" y "trastorno de la pareja por iniciar.
aversión sexual". • Excitación o placer sexual ausente o reducido
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la durante la actividad sexual en casi todos o todos
disfunción sexual en 1992 como "la dificultad o imposibi- (75-100%) los encuentros sexuales.
lidad del individuo de participar en las relaciones sexuales • Interés o excitación sexual ausente o reducida en
tal como lo desea". El DSM-IV de 1994, aún basado en el respuesta a cualquier señal sexual o erótica interna
modelo de respuesta sexual lineal de Masters y Johnson, o externa (escrita, verbal o visual).
distingue entre trastorno sexual del deseo, de la excita- • Sensaciones genitales o no genitales ausentes o
ción, del orgasmo y del dolor. Además, los clasifica como reducidas durante la actividad sexual en casi todos
congénitos o adquiridos, dependiendo de su naturaleza, o todos (75-100%) los encuentros sexuales.
y como generalizados o situacionales dependiendo del –– Trastorno orgásmico femenino: presencia de cual-
contexto en el que ocurrían. quiera de lo siguiente en todas o casi todas las oca-
No es hasta 1998, tras el International Consensus Deve- siones (75-100%) de actividad sexual:
lopment Conference on Female Sexual Dysfunction, cuan- • Retraso marcado, marcada infrecuencia o ausencia
do se distingue entre los trastornos sexuales de causa de orgasmo.
psicogénica y los de causa orgánica, clasificándolos inde- • Marcada reducción de intensidad de sensaciones
pendientemente. Además, se introduce una nueva cate- orgásmicas.
goría de trastorno sexual, el "trastorno por dolor sexual –– Trastorno de dolor genitopélvico o de la penetración:
no coital". dificultades persistentes o recurrentes con uno o más
Desde entonces ha habido importantes avances tanto de lo siguiente:
en la definición como en la clasificación de las disfuncio- • Penetración vaginal durante el coito.
nes sexuales. Tanto en 2004 como en 2010 se revisaron • Dolor vulvovaginal o pélvico marcado durante el
las definiciones de función y disfunción sexual en el Inter- coito o intentos de penetración.
national Consensus of Sexual Medicine. • Miedo o ansiedad marcados acerca de dolor vul-
En la última actualización de la ICD, la ICD-10 del 2010, vovaginal o pélvico antes, durante o debido a la
se sigue distinguiendo entre las disfunciones sexuales penetración vaginal.
femeninas de causa orgánica y de causa no orgánica. Entre • Marcada tensión o estrechamiento de los músculos
las de causa no orgánica, distingue varios tipos: del suelo pélvico durante los intentos de penetra-
–– Ausencia o pérdida del deseo sexual. Incluye: ción vaginal.
• Frigidez Todos los trastornos de disfunción sexual del DSM-V
• Trastorno hipoactivo del deseo sexual. requieren un mínimo de duración de 6 meses para ser
–– Rechazo sexual y ausencia de placer sexual. Incluye: definidos como tal. Con ello, se consigue distinguir entre
anhedonia. dificultades sexuales transitorias y disfunción sexual per-
–– Fracaso de la respuesta genital: trastorno del estímu- sistente (1,2).
lo sexual en la mujer. Debido a las cambiantes y diferentes definiciones de la
–– Disfunción orgásmica. Incluye: DSF a lo largo de la historia, es difícil saber la prevalencia
• Anorgasmia psicógena. real, pues en cada estudio se han ido siguiendo los crite-
• Inhibición orgásmica. rios diagnósticos de la época correspondiente.
–– Vaginismo psicógeno. Es indiscutible que a pesar de los avances de los últi-
–– Dispareunia psicógena. mos años, la DSF ha sido mucho menos estudiada que
–– Impulso sexual excesivo. la disfunción sexual masculina. En la mujer es más difí-
–– Otras disfunciones sexuales no debidas a enfermeda- cil evaluar problemas específicos de excitación u orgas-
des o trastornos orgánicos. mo y la disminución de función sexual se confunde

[Prog Obstet Ginecol. 2017;60(4):320-327]


322 S. Portillo Sánchez et al.

frecuentemente con la depresión u otros trastornos médi- distinción por edades, variando la edad de las mujeres
cos o psiquiátricos (1,3). de la muestra entre los 14 y los 70 años. Por otro lado, el
La DSF tiene una etiología multifactorial, por lo que se método diagnóstico que utiliza es la batería exploratoria
deben tener en cuentas múltiples factores biológicos, de sexualidad, una encuesta diseñada por ellos mismos
psicosociales, médicos e inter e intrapersonales a la hora que después no ha sido validada. En cuanto a función
de evaluarla. Debido a estas múltiples etiologías, el diag- sexual femenina en Castilla y León: rangos de normalidad
nóstico de DSF no es fácil. A menudo, su evaluación que- aún utiliza la clasificación del DSM-IV y la distinción que
da limitada por restricciones temporales, la ausencia de lleva a cabo entre pre, peri y postmenopáusicas se basa en
servicios de referencia disponibles, la escasa formación la edad y no en el diagnóstico establecido de menopausia.
de los profesionales o la falta de iniciativa para abarcar el La hipótesis es "la prevalencia de DSF en mujeres
problema por parte de médicos y pacientes. premenopáusicas de la sociedad española es mayor al
Actualmente están validados distintos métodos diag- 30%".
nósticos para la DSF. Los diálogos sobre sexualidad debe- El objetivo de este trabajo prospectivo es el de medir la
rían empezar siempre con entrevistas abiertas, obtenien- prevalencia de la DSF en mujeres premenopáusicas de la
do además información sobre las creencias culturales y sociedad española.
personales sobre la sexualidad, las relaciones interperso-
nales de la paciente o las posibles causas psicológicas u
orgánicas. Así, tanto la historia clínica como la explora- MATERIAL Y MÉTODOS
ción física son fundamentales para orientar el problema.
Una vez establecida la sospecha etiológica y diagnóstica,
para confirmarlo existen distintos cuestionarios validados
(1,2,7,8) que pueden realizarse fácilmente en una con- Diseño y variables a estudio
sulta de atención primaria como el cuestionario breve de
satisfacción sexual para mujeres, el "índice breve de fun- Se ha diseñado un estudio descriptivo, transversal, entre
cionamiento sexual en las mujeres", el "índice de función septiembre de 2015 y mayo de 2016.
sexual femenina", el "cuestionario de función sexual de la La variable principal es el diagnóstico de disfunción
mujer"ó el "detector del deseo sexual disminuido". Tras sexual femenina mediante la encuesta validada índice de
la publicación del DSM-V en 2013, Fertility and Sterility función sexual femenina (IFSF) (Anexo 1). Se ha elegido
propuso un nuevo algoritmo diagnóstico para la DSF (2). este cuestionario debido a que ha sido utilizado por más
Este diagnóstico de DSF debe estar siempre basado en la de 1.500 investigaciones y validado por otros innumera-
preocupación de la mujer ante la aparición del trastorno bles estudios, el último en 2015 (9). La versión española
de tal forma que, si no existe esta preocupación, no puede se validó en 2004. Se han realizado las encuestas en dos
establecerse el diagnóstico. "The Female Sexual Distress tiempos: una primera vez al iniciar el estudio y tras seis
Scale" evalúa mediante 12 ítems si existe tal angustia o meses, de acuerdo con el criterio diagnóstico del DSM-V
no, y la cuantifica (1,2). que establece dicho tiempo como distintivo entre las difi-
Uno de los estudios más recientes, el PRESIDE, deter- cultades sexuales transitorias y la DSF persistente.
mina que la prevalencia de la DSF en EEUU es del 44,2%. Otras variables recogidas fueron la edad y la cumplimen-
Además, la National Health and Social Life Survey asegura tación voluntaria de los datos personales en la encuesta
que el trastorno es más frecuente en mujeres (43%) que para conocer los resultados a posteriori.
en hombres (31%). Añade que el trastorno de deseo es el
más frecuente (64%), seguido del de orgasmo (35%), el de
excitación (31%) y, por último, el dolor sexual con un 26%. Población del estudio
Muchas mujeres se ven afectadas por más de un tipo de
DSF a la vez (4). Hablar de prevalencia de la DSF en Espa- La población del estudio consiste en 120 mujeres ele-
ña actualmente es ciertamente complicado. En toda la gidas al azar de un centro de salud de la Comunidad de
bibliografía revisada internacional encontramos datos que Madrid con los siguientes criterios de inclusión:
varían desde el 24% al 91%, pasando por muchos y diver- Los criterios de inclusión fueron:
sos porcentajes intermedios. En nuestro país son contados • Mujeres con edad superior a 30 años.
los estudios que se han llevado a cabo para conocerla: el • No diagnóstico de menopausia.
estudio epidemiológico sobre la prevalencia de las disfun- • Encuestas correctamente cumplimentadas.
ciones sexuales en la Comunidad Valenciana, de 1995 (5), Siendo, así, los criterios de exclusión:
y función sexual femenina en Castilla y León: rangos de • Varones.
normalidad, de 2010 (6). El primero de ellos es antiguo y • Edad inferior a 30 años.
clasifica los trastornos según el DSM-III-R de 1987. Conclu- • Diagnóstico de menopausia.
ye que la prevalencia de la DSF es del 29 % pero no hace • Encuestas sin rellenar por completo.

[Prog Obstet Ginecol. 2017;60(4):320-327]


DISFUNCIÓN SEXUAL FEMENINA: ESTUDIO DE PREVALENCIA EN MUJERES PREMENOPÁUSICAS 323

Para conseguir una precisión del 10% en la estimación RESULTADOS


de una proporción mediante un intervalo de confianza
asintótico normal al 95% bilateral, asumiendo que la pro- La edad media de la población a estudio es de 38,8, con
porción es del 50%, sería necesario incluir 96 participan- una desviación estándar (DE) de 5,93. La edad mínima es
tes en el estudio. Teniendo en cuenta que el porcentaje de 30 años y la máxima 53 años. La mediana es 37 y el
esperado de abandonos es del 20% se calcula un tamaño rango 23. El test de Lilliefors indica que la variable edad
muestral de 120. Los cálculos fueron realizados por el sigue una distribución no normal.
servicio de estadística del Hospital Puerta de Hierro de Para la realización de este estudio se ha consultado a
Majadahonda. un total de 144 mujeres, de las cuales 120 aceptaron rea-
lizar el cuestionario IFSF y 24 lo rechazaron, siendo la tasa
de respuesta del 83,3% y la tasa de rechazo del 16,6%.
Análisis estadístico En la segunda etapa, 24 mujeres realizaron de nuevo el
cuestionario, mientras que 96 no lo hicieron, siendo la
Los resultados de las encuestas de índice de función tasa de abandono del 80% en esta ocasión y la tasa de
sexual femenina (IFSF) se analizaron según el sistema de participación del 20%.
corrección de los autores originales estableciéndose el De las 120 mujeres que realizaron el cuestionario en la
diagnóstico de IFSF con una puntuación inferior a 26,55. primera etapa, el 65,8% no dejaron voluntariamente sus
Los datos se han recogido en tablas diseñadas con el datos personales para conocer el resultado a posteriori,
programa Excel de Microsoft Office y analizados por el ser- mientras que 41 mujeres (34,2%) sí que lo hicieron. De
vicio de estadística del Hospital Puerta de Hierro mediante estas 41 mujeres, el 43,9% obtuvieron una puntuación
el programa SPSS 21. < 26,5 y el 56,1% superior. Por otro lado, de todas las
Este estudio se ha realizado con el consentimiento del mujeres con puntuación < 26,5, el 45% rellenaron sus
Comité Ético de Investigación Clínica (CEIC) del Hospital datos personales voluntariamente mientras que el 55%
Puerta de Hierro de Majadahonda. no lo hicieron.
Anteriormente a la entrega de las encuestas, se entregó Del total de mujeres que abandonaron el estudio, el
el consentimiento informado a las participantes, así como 40% tenía un puntuación < 26,5 en el primer cuestionario
de explicar cualquier duda posible. y el 60% estaban sanas. El 38,7% de ellas había dejado
Las encuestas de IFSF se realizaron de manera totalmen- sus datos personales voluntariamente mientras que el
te anónima y en un documento aparte del consentimiento 61,3% no. El 24,4% de las mujeres que habían dejado sus
informado, anulando la posibilidad de correlacionar una datos voluntariamente, rellenó la encuesta de nuevo en
encuesta con un nombre. Se compararon las encuestas de la segunda etapa.
la primera y segunda etapa gracias a que están seriadas, Del total de mujeres que participaron en la segunda
y se entregó el número de serie por escrito a las partici- etapa, el 41,7% había dejado sus datos voluntariamente
pantes con el objetivo de que lo escribieran en su segunda mientras que el 58,3% no.
encuesta, pudiendo analizar así la evolución manteniendo Si analizamos los resultados de la primera etapa, de las
el anonimato. 120 mujeres que realizaron el cuestionario, 40 obtuvie-
Las participantes tuvieron la posibilidad de poner algún ron una puntuación menor a 26,55 puntos y, por tanto,
dato de contacto en la encuesta en el caso de que volun- DSF. La puntuación más baja fue de 1,8 puntos, mientras
tariamente quisieran conocer sus resultados. Para estas que la más alta fue 35,4. Esto supone un 33,3% de DSF
mujeres se elaboró un documento informativo basado en en nuestro estudio. Siendo la desviación estándar 4,30,
la última actualización de UpToDate (http://www.upto- con un intervalo de confianza de 95%, concluimos que la
date.com/contents/sex-problems-in-women-the-basics) prevalencia de la DSF en mujeres premenopáusicas de la
para la información de las pacientes de DSF, traducido al sociedad española es de un 25% a un 42,51%.
español y modificado según nuestro criterio tras esta revi- El IFSF consta de 19 preguntas en las que se explora
sión bibliográfica. deseo, excitación, lubricación, orgasmo, satisfacción y
La revisión bibliográfica se ha realizado utilizando los dolor. La puntuación media más baja la encontramos en
buscadores Pubmed, UpToDate y Scholar Google. Se ha deseo, con 3,62 puntos, mientras que la más alta es la de
utilizado la herramienta red privada virtual (RPV) como (ausencia de) dolor, con 4,63 puntos.
conexión con la Universidad Autónoma de Madrid para la La edad media del total de las mujeres con DSF es de
obtención de permisos en la visualización de los artículos 37,92, siendo la menor 30, la mayor 50 y la DE 5,06. La
revisados. puntuación total media en el grupo DSF fue de 16,2, sien-
A esta búsqueda se ha añadido la utilización de libros do la mínima 1,8 y la máxima 26,2, con una DE de 9,07.
relevantes para esta revisión de la biblioteca de la Univer- El 92,5% de las mujeres con DSF obtuvieron una pun-
sidad Autónoma de Madrid. Para la citación de artículos se tuación menor a la media en el dominio deseo, el 82,5%
utilizó la herramienta "Citar" de Scholar Google. una puntuación menor a la media en excitación, el 67,5%

[Prog Obstet Ginecol. 2017;60(4):320-327]


324 S. Portillo Sánchez et al.

una puntuación menor a la media en lubricación, el 75% mujeres que fueron sanas desde el inicio del estudio y 2
en orgasmo, el 90% en satisfacción y el 70% en dolor. Por mujeres que, obteniendo una puntuación < 26,55 en la
tanto, el dominio más afectado es el de deseo, seguido primera ocasión, tras seis meses habían mejorado, y por
del de satisfacción y el de excitación. Según la clasificación tanto, no fueron casos reales de trastorno de DSF sino
actual del DSM-V, con estos datos, podemos concluir que episodios puntuales.
el trastorno más prevalente es el trastorno del interés o Entre estas mujeres sanas, el 46,7% obtuvieron una
de la excitación sexual femenina, seguido del trastorno puntuación menor a la media en algún dominio: el 26,67%
orgásmico femenino y, por último, el trastorno de dolor en solo uno de ellos y el 20% en al menos dos. El dominio
genitopélvico o de la penetración. más afectado fue el de deseo, seguido del de excitación
Además, el 100% de las mujeres con DSF obtuvieron y el de dolor, igualados a casos. Las 2 mujeres que en la
una puntuación menor a la media en más de un dominio segunda ocasión fueron sanas pero no así en la prime-
de los 6 explorados. El 27,5% correspondían a dos tipos ra, ven afectados más de dos dominios en esta segunda
de trastorno sexual según la clasificación actual del DSM-V etapa.
y 67,5% a los tres, siendo sólo un 5% de las mujeres las
que se encuentran afectadas por solo uno de los tipos de
trastorno. DISCUSIÓN
Por otro lado, dentro del grupo de mujeres sanas (pun-
tación total mayor a 26,55), un 47,5% obtuvieron una pun- El término respuesta sexual engloba el conjunto de
tuación menor a la media en un dominio y un 17,5% en cambios psicológicos, neurofisiológicos, vasculares y hor-
al menos dos, pudiendo ser población en riesgo de desa- monales que acompañan a la realización de actos sexua-
rrollar alguno de los tipos de trastorno de DSF. El dominio les. El ciclo de la respuesta sexual humana, descrita por
más afectado fue el de deseo, con un 50% de mujeres primera vez por Dickinson en 1949 (10), se ha explicado a
sin DSF con una puntuación inferior a la media, seguido través de diversos modelos a lo largo del tiempo, siendo
del dominio orgasmo con un 15%, el de lubricación con los más utilizados el modelo de Masters y Johnson (1966)
un 10%, satisfacción y dolor, ambos con un 6,25% y, por y el modelo de Kaplan (1979) (3,11,12).
último, excitación con un 5%. Tras analizar los resultados, podemos confirmar nues-
La edad media del grupo de mujeres sanas es de 39,2, tra hipótesis: la prevalencia de la DSF en mujeres pre-
siendo la menor 30 y la mayor 53, con una DE de 6,21. La menopáusicas de la sociedad española es mayor al 30%,
puntuación total media en este grupo fue 31,42, la míni- siendo el trastorno más frecuente el del interés o de la
ma 26,8 y la máxima 35,4, con una DE de 2,07. excitación sexual femenina. Sin embargo, para conse-
Debido a que la tasa de abandonos fue mucho mayor guir un rango más ajustado sería mejor un estudio con
de la esperada, para la segunda etapa contamos con un un tamaño muestral mayor con el que además pudieran
tamaño muestral de 24 mujeres que, al ser pequeño, no explorarse factores de riesgo como nuliparidad/multipa-
nos permitió sacar conclusiones estadísticamente signifi- ridad, enfermedades crónicas, tratamiento o tipo de rela-
cativas para la población general. No obstante, analizamos ción sentimental, por ejemplo.
los resultados de nuestra muestra de manera descriptiva. Además, de acuerdo con el DSM-V, el diagnóstico se
Del total de mujeres que completaron la encuesta de establece con persistencia de la sintomatología seis meses,
nuevo, el 37,5% obtuvieron una puntuación < 26,55 pun- por lo que para confirmar los resultados sería necesaria
tos, y por ello, DSF. De todas ellas, el 66,7% habían obte- una segunda fase de mayor tamaño muestral. La inmensa
nido de igual forma diagnóstico de DSF durante la primera mayoría de los trabajos sobre DSF son transversales debi-
etapa y confirmamos así la evolución a seis meses del tras- do a esta importante limitación, y por tanto habría que
torno en estos casos. Sin embargo, el 33,3% fueron casos cuestionarse si la mayoría de los datos que manejamos
nuevos de DSF, y corresponde a tres mujeres sanas en la con IC 95% sobre prevalencia, conservan toda su validez.
primera etapa. Una de ellas había obtenido una puntua- En esta línea, recientemente se han publicado algunos
ción menor a la media en uno de los dominios explorados estudios internacionales longitudinales como el Longitu-
en el IFSF en la primera encuesta, mientras que las otras dinal Evaluation of Sexual Function in a Cohort of Pre- and
dos fueron mujeres totalmente sanas. Postmenopausal Women, que estudia la respuesta sexual
De nuevo, el 100% de los casos de DSF tenían afectados de 507 mujeres británicas a lo largo de cuatro años y con-
varios dominios del IFSF a la vez. El 66,7% correspondían a cluye que se mantiene estable (13). Dado que la partici-
los tres tipos de trastorno del DSM-V y el 33,3% a dos de pación de las mujeres en este estudio ha sido totalmente
ellos. Los dominios más afectados fueron el de excitación voluntaria, las pérdidas han sido tremendamente nota-
y el de orgasmo con igual número de casos, seguidos de bles. Basta con comparar la tasa de participación de ambas
deseo y satisfacción, también con el mismo número. etapas. Pensamos por tanto que es necesario invertir en
Por otro lado, el 62,5% resultaron ser mujeres sanas estudios longitudinales que aseguren la continuación de
en la segunda etapa. Tal porcentaje corresponde a 13 las participantes. Lo consideramos fundamental a la hora

[Prog Obstet Ginecol. 2017;60(4):320-327]


DISFUNCIÓN SEXUAL FEMENINA: ESTUDIO DE PREVALENCIA EN MUJERES PREMENOPÁUSICAS 325

de dar validez tanto interna como externa a los resultados. distintos tipos de trastorno de DSF, sus factores de riesgo
Otro factor importante a considerar es que hoy en día y sus posibilidades de tratamiento.
el diagnóstico de DSF no es tal si no supone una preo-
cupación para la mujer o no interfiere en su felicidad. Al
elegir una muestra aleatorizada en un centro de salud, los BIBLIOGRAFÍA
diagnósticos de DSF que se obtienen no tienen en cuenta
1. Chen CH, Lin YC, Chiu LH, Chu YH, Ruan FF, Liu WM, et al. Female
tal argumento. Históricamente se han utilizado distintos sexual dysfunction: Definition, classification, and debates. Taiwanese
tipos de cuestionarios validados como el IFSF en investi- Journal of Obstetrics and Gynecology 2015;2(1):3-7.
gación de prevalencia y hoy en día se sigue haciendo así. 2. Latif EZ, Diamond MP. Arriving at the diagnosis of female sexual
dysfunction. Fert Steril 2013;100(4):898-904.
No obstante para corregir esto, algunos estudios incluyen 3. Mwampagatwa IH. Sexuality and sexual dysfunction in women: A
la realización de un segundo cuestionario que evalúa la review of current knowledge and areas for further research. Sky
preocupación o no de la mujer con su vida sexual, como Journal of Medicine and Medical Sciences 2015; 3(2):14-23.
4. Buster JE. Managing female sexual dysfunction. Fert Steril
The Female Sexual Distress Scale, actualmente no validado 2013;100(4):905-15.
aún en español. Sería necesaria su validación para poder 5. Arnal RB, Llario MG. Estudio epidemiológico sobre la prevalencia
llevar a cabo la realización de mejores estudios de preva- de disfunciones sexuales en la comunidad valenciana. Psicothema
1995;7(1):95-104.
lencia en nuestro país. 6. Castroviejo Royo F. Función Sexual Femenina en Castilla y León: Ran-
gos de Normalidad. 2010.
7. De la Gándara Martín JJ, Martínez AP. Sexualidad humana: una apro-
CONCLUSIONES ximación integral. Ed. Médica Panamericana 2015.
8. Sánchez F, Conchillo MP, Valls JB, Llorens OG, Vicente JA, de Las
Mulas ACM. Diseño y validación del cuestionario de Función Sexual
El estudio de la disfunción sexual femenina sigue siendo de la Mujer (FSM). Atención primaria 2004;34(6):286-94.
9. Rehman KU, Asif Mahmood M, Sheikh SS, Sultan T, Khan MA. The
una asignatura pendiente en todo el mundo. Son nece- Female Sexual Function Index (FSFI): Translation, Validation, and
sarios más estudios con tamaños muestrales grandes e Cross‐Cultural Adaptation of an Urdu Version "FSFI–U". Sexual Medi-
interpoblacionales que nos permitan darnos cuenta en cine 2015;3(4):244-50.
10. Dickinson RL. Atlas of human sex anatomy. Baltimore: Williams and
la comunidad médica de la dimensión del problema y le Wilkins Co, 1949;1049.
prestemos la atención que se merece. De igual forma sería 11. Puppo G, Puppo V. US food and drug administration approval of add-
necesaria la estandarización de planes de actuación ante yi (flibanserin) for treatment of hypoactive sexual desire disorder.
European urology 2016;69(2):379-80.
una consulta por distrés sexual, tanto en el diagnóstico 12. Puppo V. Anatomy and physiology of the clitoris, vestibular bulbs, and
como en el manejo y el tratamiento dependiendo de la labia minora with a review of the female orgasm and the prevention
etiología. Debido a la alta prevalencia y el gran infradiag- of female sexual dysfunction. Clinical Anatomy 2013;26(1):134-52.
13. Burri A, Hilpert P, Spector T. Longitudinal Evaluation of Sexual Func-
nóstico nos parece fundamental la inversión en preven- tion in a Cohort of Pre‐and Postmenopausal Women. The Journal
ción primaria y en educación a la población sobre los of Sexual Medicine 2015;12(6):1427-35.

[Prog Obstet Ginecol. 2017;60(4):320-327]


326 S. Portillo Sánchez et al.

ANEXO 1
Índice de función sexual femenina (IFSF) - Female sexual function index (FSFI)

Instrucciones: Estas preguntas son sobre su sexualidad durante las últimas cuatro semanas. Por favor, responda a las
siguientes preguntas lo más honesta y claramente posible. Sus respuestas serán mantenidas completamente anónimas
y confidenciales. Tenga en cuenta las siguientes definiciones a la hora de responder:

–– Actividad sexual se refiere a caricias, juegos sexuales, masturbación y relaciones sexuales.


–– Relación sexual se define como penetración del pene en la vagina.
–– Estimulación sexual incluye juegos sexuales con la pareja, la autoestimulación (masturbación), o fantasías sexuales.
–– Deseo sexual o interés es la sensación que incluye deseo de tener una experiencia sexual, sentirse receptiva a la
incitación sexual de la pareja, y pensamientos o fantasías sobre tener sexo.
–– La excitación sexual es una sensación que incluye aspectos físicos y mentales de la sexualidad. Puede incluir sen-
sación de calor o latidos en los genitales, lubricación vaginal (humedad) o contracciones musculares.

Marque solo una alternativa por pregunta. c. Alta confianza


d. Moderada confianza
1. En las últimas cuatro semanas, ¿con qué frecuencia e. Baja confianza
sintió deseo o interés sexual? f. Muy baja o nada de confianza
a. Casi siempre o siempre
b. La mayoría de las veces (más que la mitad) 6. En las últimas cuatro semanas, ¿con qué frecuencia
c. A veces (alrededor de la mitad) se sintió satisfecha con su excitación sexual durante
d. Pocas veces (menos que la mitad) la actividad sexual?
e. Casi nunca o nunca a. No tengo actividad sexual
b. Casi siempre o siempre
2. En las últimas cuatro semanas, ¿cómo calificaría su c. La mayoría de las veces (más que la mitad)
nivel (intensidad) de deseo o interés sexual? d. A veces (alrededor de la mitad)
a. Muy alto f. Pocas veces (menos que la mitad)
b. Alto g. Casi nunca o nunca
c. Moderado
d. Bajo 7. En las últimas cuatro semanas, ¿con qué frecuencia
e. Muy bajo o nada sintió lubricación o humedad vaginal durante la acti-
vidad sexual?
3. En las últimas cuatro semanas, ¿con qué frecuencia a. No tengo actividad sexual
usted sintió excitación durante la actividad sexual? b. Casi siempre o siempre
a. No tengo actividad sexual c. La mayoría de las veces (más que la mitad)
b. Casi siempre o siempre d. A veces (alrededor de la mitad)
c. La mayoría de las veces (más que la mitad) e. Pocas veces (menos que la mitad)
d. A veces (alrededor de la mitad) f. Casi nunca o nunca
e. Pocas veces (menos que la mitad)
f. Casi nunca o nunca 8. En las últimas cuatro semanas, ¿le es difícil lubricarse
(humedecerse) durante la actividad sexual?
4. En las últimas cuatro semanas, ¿cómo clasifica su a. No tengo actividad sexual
nivel de excitación sexual durante la actividad sexual? b. Extremadamente difícil o imposible
a. No tengo actividad sexual c. Muy difícil
b. Muy alto d. Difícil
c. Alto e. Poco difícil
d. Moderado f. No me es difícil
e. Bajo
f. Muy bajo o nada 9. En las últimas cuatro semanas, ¿con qué frecuencia
mantiene su lubricación (humedad) vaginal hasta
5. En las últimas cuatro semanas, ¿cuánta confianza finalizar la actividad sexual?
tiene usted de excitarse durante la actividad sexual? a. No tengo actividad sexual
a. No tengo actividad sexual b. Casi siempre o siempre
b. Muy alta confianza c. La mayoría de las veces (más que la mitad)

[Prog Obstet Ginecol. 2017;60(4):320-327]


DISFUNCIÓN SEXUAL FEMENINA: ESTUDIO DE PREVALENCIA EN MUJERES PREMENOPÁUSICAS 327

d. A veces (alrededor de la mitad) a. Muy satisfecha


e. Pocas veces (menos que la mitad) b. Moderadamente satisfecha
f. Casi nunca o nunca c. Ni satisfecha ni insatisfecha
d. Moderadamente insatisfecha
10. En las últimas cuatro semanas, ¿le es difícil mantener e. Muy insatisfecha
su lubricación hasta finalizar la actividad sexual?
a. No tengo actividad sexual 16. En las últimas cuatro semanas, ¿cuán satisfecha está
b. Extremadamente difícil o imposible con su vida sexual en general?
c. Muy difícil a. Muy satisfecha
d. Difícil b. Moderadamente satisfecha
e. Poco difícil c. Ni satisfecha ni insatisfecha
f. No me es difícil d. Moderadamente insatisfecha
e. Muy insatisfecha
11. En las últimas cuatro semanas, cuando usted tiene
estimulación sexual o relaciones, ¿con qué frecuencia 17. En las últimas cuatro semanas, ¿con qué frecuencia
alcanzó el orgasmo o clímax? siente discomfort o dolor durante la penetración vagi-
a. No tengo actividad sexual nal?
b. Casi siempre o siempre a. No tengo actividad sexual
c. La mayoría de las veces (más que la mitad) b. Casi siempre o siempre
d. A veces (alrededor de la mitad) c. La mayoría de las veces (más que la mitad)
e. Pocas veces (menos que la mitad) d. A veces (alrededor de la mitad)
f. Casi nunca o nunca e. Pocas veces (menos que la mitad)
f. Casi nunca o nunca
12. En las últimas cuatro semanas, cuando usted tiene
estimulación sexual o relaciones, ¿le es difícil alcanzar 18. En las últimas cuatro semanas, ¿con qué frecuencia
el orgasmo o clímax? siente discomfort o dolor después de la penetración
a. No tengo actividad sexual vaginal?
b. Extremadamente difícil o imposible a. No tengo actividad sexual
c. Muy difícil b. Casi siempre o siempre
d. Difícil c. La mayoría de las veces (más que la mitad)
e. Poco difícil d. A veces (alrededor de la mitad)
f. No me es difícil e. Pocas veces (menos que la mitad)
f. Casi nunca o nunca
13. En las últimas cuatro semanas, ¿cuán satisfecha está
con su capacidad para alcanzar el orgasmo (clímax) 19. En las últimas cuatro semanas, ¿cómo clasifica su
durante la actividad sexual? nivel (intensidad) de discomfort o dolor durante o
a. No tengo actividad sexual después de la penetración vaginal?
b. Muy satisfecha a. No tengo actividad sexual
c. Moderadamente satisfecha b. Muy alto
d. Ni satisfecha ni insatisfecha c. Alto
e. Moderadamente insatisfecha d. Moderado
f. Muy insatisfecha e. Bajo
f. Muy bajo o nada
14. En las últimas cuatro semanas, ¿cuán satisfecha está
con la cercanía emocional existente durante la rela- Si quiere que nos pongamos en contacto con usted, en
ción sexual? caso de diagnóstico, rellene los siguientes datos. Sus datos
a. No tengo actividad sexual seguirán siendo información confidencial (voluntario):
b. Muy satisfecha
c. Moderadamente satisfecha - Nombre y Apellidos: ..............................................................................................
d. Ni satisfecha ni insatisfecha - Teléfono de contacto: ..........................................................................................
e. Moderadamente insatisfecha - Segundo teléfono de contacto: .................................................................
f. Muy insatisfecha - Dirección de correo electrónico: ..............................................................
- Firma: ....................................................................................................................................
15. En las últimas cuatro semanas, ¿cuán satisfecha está
con su relación sexual con su pareja? Muchas gracias por completar este cuestionario.

[Prog Obstet Ginecol. 2017;60(4):320-327]